1. ¡FFL TE DESEA UNA FELIZ NAVIDAD!
    Descartar aviso

Misión Conquistar A Hinata ¡´ttebayo!

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Nahi Shite, 19 Agosto 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Misión Conquistar A Hinata ¡´ttebayo!
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    611
    Título: Misión Conquistar a Hinata, ¡'ttebayo!
    Tipo: Long-fic.
    Género: Comedia Romántica.
    Pareja Principal: Naruto Uzumaki – Hinata Hyüga.
    Advertencias: // Posible Ooc en algunos capítulos. // Ambiente Ninja, UA. Cambios como: Uchiha Sasuke jamás abandonó la aldea. No les adelanto más, las cosas se irán despejando de a poco.
    Autora: Nahi Shite.





    MISIÓN CONQUISTAR A HINATA ¡´TTEBAYO!
    PRÓLOGO.
    Colores.
    Neblina.

    Oscuridad.

    Mis ojos se resisten a cumplir con su función natural.

    Un murmullo lejano me mantiene alerta…, oigo mi nombre, sí, estoy seguro, pero es dicho con tal suavidad que a duras penas lo reconozco.

    ¿Quién es? Intento gritar, exclamar un poderoso “aquí estoy”, pero mi boca no responde, mis labios pesan… mucho.

    Neblina.

    Oscuridad.

    ¡Blanco! Ahora el suelo es blanco…

    ¡Quién pronuncia mi nombre con tal insistencia! Tristeza, lágrimas… gemidos, no son míos, son ajenos.

    Blanco, blanco, blanco: sus ojos.

    Neblina.

    Oscuridad.

    Blanco: sus ojos.

    Negro, oscuro…

    Azabache: su cabello.

    Mis oídos retumban ante su voz, siento mi corazón desbocado. Sigue llamándome… ¿quién eres? No te preocupes por mí, no llores.

    —¡Naruto-kun!

    El mundo tiembla.

    Mis ojos desorbitados fijos en el resplandor, ya no siento mis piernas; mi razón lo capta como un rayo, mi corazón se estremece.

    Rojo: la sangre.

    Puedo verlo. Un cuerpo herido, el rojo lo posee. Un mechón amarillo se muestra victorioso…

    Ese cuerpo, mi cuerpo.

    De nuevo oscuridad, neblina, siento mareo… mis párpados caen vencidos.

    Tantos colores.

    Blanco, azabache.

    Hinata.




    Notas:
    Decidí retomar mi primer Fanfic, ¿qué les parece?
    Misión conquistar a Hinata ¡´ttebayo! Tán sólo es el nuevo y mejorado “Misión conquistar a Hinata de veras!" / Si sienten curiosidad pueden pasarse por mi ficha.
    He decidido editarlo para poder retomar la historia (ya que está incompleta hasta la fecha) y hacer mucho más amena la lectura. Es mi primer fanfic, como ya dije, y mi calidad como escritora no era muy buena –sobre todo en los primeros capítulos, con los cuales estoy haciendo un esfuerzo increíble editándolos, prácticamente re-escribiéndolos y con detalle de no omitir lo esencial-.
    ¿Qué les parece?
    Ah, claro, es un fic cien por ciento cómico, eso seguro :3 Comedia romántica. <333 Y no sólo es NH... mucho, mucho más.
     
    • Me gusta Me gusta x 12
  2.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    3,028
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Ah amiga, es verdad que has mejorado mucho como escritora desde que ambas comenzamos por aquí, y acá lo noto aún más.

    Ciertamente, este fue tu primer fic, y mediante el cual nos conocimos (al igual que el mío, pero ni me acuerdo cual fue primero XD). Realmente me entretendrá verlo re-escrito y mejorado, pues no lo recuerdo del todo, sólo algunas partes, pero sigue siendo realmente magnífico como lo recuerdo. Aunque no me acuerdo de este prólogo, lo agregaste para esta nueva edición, ¿me equivoco? Cualquiera sea el caso, me gustó esta introducción, ¡por fin voy a saber la historia que nunca revelaste entre Naruto y los Hyuuga que anticipaste años atrás! :D

    Espero la continuación con ansias amiga mía, ¡nos vemos!
    Rocio.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Misión Conquistar A Hinata ¡´ttebayo!
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1559
    Perdonen lo corto.
    Gracias a todos por sus opiniones y los "me gusta". Espero que continúen leyendo y todo sea de su agrado. Lamento la tardanza, el siguiente capítulo estará mucho más rápido y será mucho mejor :3 Recuerden que no me quiero salir de la trama del primero y lo hago lo más fielmente posible. Perdonen las faltas, en este capítulo creo que me descaché bastante. Gomen.
    Nami, te adoro :3 El fic en su totalidad va totalmente dedicado a ti.



    I.
    Promesa.
    Pegados.

    Así estaban sus párpados.

    Un rayo escurridizo se posó sobre ellos y él, fastidiado, se protegió con sus manos del insoportable e inhumano resplandor. Inhumano, sí, inhumano, esa palabra era la correcta, ¡describía perfectamente el hecho de ser despertado a esas horas de la madrugada!

    Aunque aún no había visto la hora, ni siquiera abría los ojos…, pero estaba seguro que debía ser tempranísimo.

    Tan temprano que Sakura todavía no había llegado a tocar el timbre ni a tumbar la puerta de su departamento mientras lo llamaba a gritos con infinidad de insultos y reproches sólo por ir tarde al entrenamiento o a una misión, tan temprano que seguramente Sasuke ni siquiera había conectado su plancha para el cabello –¡porque estaba seguro que tenía una!-o quizá no estaría ni cepillándoselo aún, tan temprano que Kakashi-sensei seguramente no había empezado con su lectura pervertida…

    ¡Y eso ya era mucho decir!

    En una situación así solamente se podía llegar a una conclusión: era endemoniadamente temprano y él un madrugador sin vocación.

    Se removió inquieto entre las sábanas y estiró los brazos con pereza a medida que una ligera brisa le azotó el rostro haciéndole sonreír, pero su sonrisa no fue permanente, casi al instante su nariz se contrajo levemente y frunció el ceño ante un nada agradable pero muy familiar olor.

    ¡Demonios, cómo odiaba el olor a hospital!

    Entonces su mente maquinó con su única neurona como gasolina y de golpe sus enormes ojos azules se abrieron en todo su esplendor para ser invadidos por el blanco; el blanco del suelo, de las sábanas, las paredes… Todo en ese maldito lugar era blanco y lo odiaba.

    “¿Qué diablos pasó, ´ttebayo?”

    Hizo un notable esfuerzo para incorporarse y un extraño, breve y punzante dolor le atravesó el abdomen. Ya sentado, descubrió con asombro las vendas que le cubrían desde el pecho a la cintura, pasando también por el hombro derecho.

    ¿Una batalla…? —se cuestionó en un susurro. Frunció el ceño. No, no podía ser posible, de ser así, lo recordaría. ¡Naruto Uzumaki jamás olvida una pelea! No podía hacerlo si quería convertirse en hokage, ¡y vaya que lo haría!

    Se dispuso a pensar, rascándose el mentón lentamente y entrecerrando los ojos.

    No recordaba mucho.

    Lo último que le venía era un leve flash-back de sí mismo caminando con una sonrisa de oreja a oreja y a paso tranquilo en dirección a Ichiraku, era el tan esperado día de “compre dos tazones de ramen con extra puerco y le encimamos uno de res” y sí: estaba emocionado, muy emocionado. Y cómo no, si se iba a llenar de ramen hasta por las orejas, pensaba comer hasta que se le “soplara” el ombligo y eso lo hacía feliz.

    Sakura no había querido acompañarlo, pero eso no le molestó en lo absoluto, es más, quería comer solo, sería lo mejor… ¡más para él y menos sufrimiento para la billetera de sapo!

    No más, hasta ahí llegaba la memoria.

    Suspiró hondamente sintiéndose algo irritado; no era para nada agradable el estar tan desinformado de su propia vida.

    Un débil gemido llamó pronto su atención y le hizo girar la cabeza noventa grados a la derecha, encontrándose con aquella figura que protagonizaba sus últimamente comunes fantasías.

    Se sonrojó, podía asegurarlo.

    Hinata Hyüga sentada a su lado en una silla, la cabeza recostada al borde de la camilla y los brazos esparcidos en la misma, los cabellos oscuros mezclándose con el blanco de las cobijas y cubriendo el pálido rostro femenino.

    En un impulso algo atrevido se abrió camino con la yema y apartó los rebeldes cabellos para hacer contacto con la piel tibia de sus mejillas. La oyó suspirar y sintió su propia piel erizarse ante este pequeño acto… ¡Dios, habría matado por oírla pronunciar su nombre ahí y ahora!

    Ahora el suspiro escapó de sus labios.

    Ella se veía tan tierna, tan frágil, tan linda, tan infantil, tan tranquila, tan tímida. Era tan bella. Y él se había tardado tanto para reconocerla. ¡Idiota!

    ¡Y es que era un idiota universal! ¡El campeón mundial de los retrasados mentales!; En el diccionario debía aparecer su foto al lado de la palabra idiota, de estúpido, de retrasado, de imbécil, de descerebrado y mil más.

    ¿De qué le servía apreciarla ahora que ya era demasiado tarde? Ahora ya ambos estaban comprometidos en una relación; él con Sakura, ella con Kiba. Claro, y lo peor, lo peor de lo peor, es que fue él quien le pidió a la ninja médico que se volviese su novia y mucho antes de que Kiba intentase algo con Hinata.

    Y es que pensaba que serían felices, pensaba que amaba a Sakura, pero pronto se dio cuenta de lo equivocado que estaba. Muchos fueron los factores que lo llevaron entenderlo, pero sin duda gran parte de su despertar se debió a los endemoniados celos que sentía al ver al perruno cerca de la Hyüga. No era un sentimiento normal y, después de negarlo mucho tiempo, tuvo que aceptarlo.

    Celos que quemaban, que le ardían, que lo carcomían por dentro. Tenía que controlarse de la manera más increíble para no saltar y separarlo de un golpe cuando la abrazaba; afortunadamente jamás los había visto cerca de un beso, porque seguramente no hubiera podido controlarse y Kurama saldría a relucir en todo su esplendor.

    Sentía celos porque en el fondo, muy, muy en el fondo siempre supo que Hinata era suya. Era suya y no quería compartirla con nadie…

    Sacudió la cabeza alejando los pensamientos posesivos y retiró con lentitud sus dedos sobre el rostro de ella. Si ella estaba contenta con Kiba, entonces no podía hacer nada. Él no tenía ningún derecho a proclamarla como suya, no era nadie y, aunque le doliese en el alma admitirlo, no la merecía.

    Si ella era feliz entonces él no podía intentar algo, sería injusto.

    Además, estaba con Sakura, sí…

    —Y llevamos una hermosa relación… —sonrió con amargura, ironía y diversión—, ella enamorada de mi mejor amigo y yo loco por ti.

    ¿Por qué estamos juntos? ¿Por compromiso?

    —No sé, sólo estamos juntos pues, para… ¡ah!, pues para no estar solos.

    Cubrió suavemente la pálida mejilla con su mano. Era adictiva su piel, su tibieza, su textura. Sin darse cuenta ya la acariciaba con lentitud, su mentón era tan fino… y sus labios…

    —N-na…ru…

    Abrió los ojos esperando un “to” que nunca llegó y sonrió con viveza. ¡Aquello había mandado todo al diablo!

    Palpó suavemente los labios carnosos…

    No se daría por vencido.

    ¡Yo soy Uzumaki Naruto, ´ttebayo! El futuro hokage, el hiperactivo ninja número uno de la aldea escondida entre las hojas, qué va, de todo el país del fuego. No me puedo quedar de brazos cruzados, ¡no, señor! Voy a conquistarte, Hinata-chan…

    La conquistaría, la enamoraría cada día por el resto de la vida si era necesario. Aún no sabía cómo, pero lo haría. Terminaría con Sakura, por ella no había problema, seguramente no se molestaría... Y Kiba, bueno, luego se encargaría de conseguirle novia a Kiba.

    A Hinata la enamoraría, la conquistaría, la seduciría...

    —Es una promesa…

    Y sus dedos se enredaron en el negro.




     
    • Me gusta Me gusta x 9
  4.  
    Thunder Dragneel

    Thunder Dragneel Ame no gādian

    Libra
    Miembro desde:
    27 Septiembre 2010
    Mensajes:
    112
    Pluma de
    Escritor
    Jaja, Hola :D, en realidad me ha gustado mucho, se nota lo mucho que has mejorado desde que hiciste la versión anterior :3

    No vi ninguna falta ortográfica ni en este capitulo ni en el anterior ;D

    Espero la continuación, quiero saber que sigue, seguramente va a estar bueno :3

    Adiós :D
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    TuTi

    TuTi Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Abril 2011
    Mensajes:
    279
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    que bellooooooo !!! :') tu narracino a mejorado notablemente ...que orgullo!!! cx de verdad meencanto es como ahhhh :3 esta version esta muy buena
    sige asi (y) llorare de nuevo wuuu que dulce, hahaha no supero de lo que Sasuke tiene una plancha para el cabello xD
    demasiado bueno...espero con ansias el siguiente
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Ino Yamanaka JIT

    Ino Yamanaka JIT Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Mayo 2012
    Mensajes:
    32
    Pluma de
    Escritora
    Hola... Esta super bueno el fic... Me encanto la promesa de Naruto... Estoy de acuerdo con TuTi, aun no puedo superar lo de la plancha para el cabello de Sasuke... jajajaja casi me moría de la risa... >_< Estaré esperando el siguiente capitulo... Se ve que va a estar bueno el desarrollo del fic... ^w^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    NanakoGrey

    NanakoGrey ¡Holo!

    Libra
    Miembro desde:
    17 Diciembre 2007
    Mensajes:
    1,083
    Pluma de
    Escritora
    Konbanwa~
    ¿"Sin compromiso" como las vededores de la costa? jajajajaja

    Brenda-san, como siempre un escrito impecable.

    Una pregunta ¿Tiempo? ¿Antes o después de La Cuarta Gran Guerra Shinobi? Por que recuerdo que el primer fic se encontraba en el espacio temporal antes de que Naruto se fuera de la aldea ¿O me equivoco? Sí es antes de la gran Guerra Ninja recuerda ser coherente con la cronología Naruto no puede saber el nombre del Kyubi antes de eso siendo que no es un AU; sí es lo opuesto ignorame xD.

    Recuerdo haber leido tu fic, pero luego tuve uno de mis largos periodos de inactividad y ya estaba muy avanzado para que le ganara a la flojera y lo leyera xD Me alegra que lo hayas vuelto a comenzar y esperare las contnuaciones.

    Mattane~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Escritora
    Perdóname por no aclararlo desde el comienzo. La verdad es que es verdaderamente imposible determinar el tiempo en que se encuentra la historia, pues porque... sí, es prácticamente un Universo Alterno ambientado en un mundo ninja con muchos cambios. No está ligado en ningún modo con el mundo del anime/manga si nos referimos a cronología.
    No quise ignorarte, Juli-chwaaaaan :3 Me pareció importante, gracias por preguntarme, ya que se me había pasado por completo el aclararlo en el prólogo. -Ya edité-.

    Gracias por tu post <3 Espero tenerte seguido por acá.
    Besos!
     
  9.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Misión Conquistar A Hinata ¡´ttebayo!
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    3271
    Lalalalá :$ Ya sé, demasiada demora, ¡gomen!
    Este capítulo me resultó mucho más difícil de lo que creí. No sé por qué :( Aparte ando en ese embrollo de la entrada a la universidad y blablablá :-3 No los aburriré contando mis problemas.
    No puedo clasificar este capítulo, no sé si sentirme orgullosa... No tengo idea de cómo me quedó. Se me está haciendo difícil escribirlo con las "reglas" del fic anterior, pero es que quiero que sea lo más parecido posible >.< Los antiguos lectores tienen todo el derecho de juzgar...

    Agradezco inmensamente todos sus post y me gusta :3 Me animan a escribir. ¡No al spam, acuérdense!
    Un saludo a ShadowSebas, Dana-chan, maka evans uzumaki, TuTi, Ino Yamanaka JIT, Hina-chan y a mi adorada Juli-ch@n. <3 Te debo tanto por hacerme caer en mi estúpido olvido, por eso te amo tanto, gracias por tomarte la molestia de leerme ¡aw! Colombianita linda ;)

    En este no se pueden quejar por la extensión: 3200 palabras. Espero les guste.

    II.
    VISITAS MÁS QUE INOPORTUNAS ¡´TTEBAYÓ!
    Los ojos azules rodaron por milésima vez; llevaba más de media hora contando las hormiguitas que marchaban ordenadamente sobre la pared como pequeños soldaditos.

    ¿Por qué no se levantaba y echaba un paseíto por la villa?

    Dejando a un lado el hecho de sentirse adolorido y entumido hasta los cabellos, la razón era una sola: Hinata usaba sus piernas como almohada.

    La miró de nuevo y los orbes azules se iluminaron con ternura…

    ¿Desde cuándo estaría ella ahí?

    Seguramente pasó la noche en el hospital, debe estar cansada…

    ¿Estarían turnándose sus amigos para acompañarlo en la noche? Un “piedra, papel o tijera” seguramente fue el sorteo más adecuado para elegir quién sería su compañero en la primera…, porque era la primera, ¿verdad?

    Negó con pesar y suspiró profundamente. No podía estar seguro de nada, pero al menos agradecía que Hinata hubiese sido la perdedora en el juego –porque dejaba de llamarse Naruto Uzumaki si no habían echado suerte para cuidarlo, pudo imaginar a Sasuke haciendo trampa con su sharingan, anticipando los movimientos de los otros, y una sarta de insultos cruzó su mente-. Había sido algo bueno porque lo menos que hubiese querido sería despertar y toparse de lleno con la cara de su insulso mal llamado “mejor amigo”, tampoco le agradaría ni pizca congelarse con las facciones de Neji, o reventarse los tímpanos con un alarido de Lee, o…

    A duras penas pudo percatarse de que la puerta se abría. Una mujer de ojos miel y con el cabello castaño amarrado en una alta coleta le sonrió alegremente, por su vestimenta puso suponer fácilmente que se trataba de una enfermera.

    —¡Uzumaki Naruto, ya despertaste! —exclamó ella con extrema naturalidad mientras abría las persianas y los rayos golpearon de lleno sobre los ojos azules, achicándolos—. Se te iba haciendo tarde, muchacho.

    —Yo… —parpadeó un par de veces para acostumbrarse a la luz—¿Cuánto tiempo llevo dormido?

    —Bueno, no creo que dormido sea el término adecuado, —dudó un momento y continuó con voz de suspenso—yo mejor diría: en estado casi vegetativo.

    Una gota resbaló por su cien. Si esa mujer pretendía calmar a sus pacientes…

    —Bien, ¿cuánto tiempo llevo en estado “casi vegetativo”? —corrigió con cansancio, mientras perdía su mano mecánicamente entre los oscuros cabellos de la dormida Hinata.

    —Ah, pues solamente dos semanas —respondió ella reparando más en tres flores del jarroncito sobre la mesita que en el mismo rubio.

    Y si no hubiese sido porque Hinata estaba en su regazo y porque el cuerpo le dolía de manera jodidamente abusiva, Naruto hubiese llegado al techo de un solo brinco. Y es que, joder… ¡dos semanas eran mucho tiempo!

    Catorce días, cada uno con veinticuatro horas… eso daba trescientos treinta y seis, ¡sí!, y cada hora tenía sesenta minutos, sesenta por trescientos treinta y seis, eso equivalía más o menos a…

    Bueno, el punto es que era mucho tiempo para pasarlo postrado en una maldita cama de hospital.

    —¿Qué? —suspiró con desconsuelo y se echó para atrás con la mirada perdida en el techo—Al menos explíqueme porqué estoy aquí, ¿no?

    —Yo no te puedo decir mucho sobre eso, solamente soy la enfermera de turno y no tengo mucha información que digamos. —confesó la mujer, cada vez más entretenida en las labores de la habitación—Pero si yo fuera tú le preguntaría a ella.

    Naruto supo inmediatamente que se refería a Hinata, aunque la enfermera en ningún momento le dirigió una mirada ni señal, después de todo era la única en el lugar aparte de ellos dos.

    Hinata…

    —Después de todo ella es una de las personas que te trajeron, al menos eso es lo que he oído. Todos con esos hermosos ojitos blancos. ¡Los del clan Hyüga son tan simpáticos!—exclamó ella con voz cantarina y la ensoñación a flor de piel.

    La sorpresa le golpeó nuevamente, cada vez que conseguía una respuesta se abrían paso más interrogantes en su mente.

    ¿Hinata lo había traído?

    ¿Qué estaba haciendo con ella?

    ¿Qué hacía con el clan Hyüga? Según lo que recordaba, no era muy apegado a esta familia-aunque deseaba serlo en un futuro no muy lejano-, pero ya no podía estar seguro de nada. Su mente parecía una máquina dañada.

    ¿Por qué habían sido los primeros en socorrerle?

    Se mordió el labio mientras detallaba con disimulo el angelical rostro arrastrado por Morfeo, y una de las preguntas que había estado dando vueltas en su cabeza desde hace rato surgió al fin: —Y… ¿desde cuándo está acá?

    La joven mujer se dignó a mirarlo y alzó una ceja, posando las manos en las caderas. —Pues desde hace cinco minutos. Si tú me viste entrar, bakka.

    Ahora sí por poco se cae de la camilla. Esa figura femenina le estaba enloqueciendo por completo, colmaba su paciencia, aunque no es como si ésta fuera muy abundante. En fin, lo estaba hartando.

    —¡No estoy hablando de usted, ´ttebayó! —exclamó con desespero, mientras apuntaba exageradamente a la Hyüga con el índice—¡Me refiero a ella, ella, ella, Hinata Hyüga!

    —Ah, ella… —dedujo ella al fin y sonrió complacida.

    ¡Pero qué enfermera tan elevada me mandaron ´ttebayó, ¿por qué a mí?!

    —¡Sí, ella! —ya no le importó alzar el tono de voz—¿será que ya me puede responder o qué hay que hacer en este verriondo hospital para que a uno lo complazcan?

    La castaña frunció el ceño claramente molesta.

    —¡Sshh! Qué muchacho tan maleducado. —suspiró y cerró los ojos resignada—No se ha movido de aquí en dos semanas. Aunque todos le insistiesen en que estarías bien, se ha negado rotundamente a marcharse salvo para darse una ducha o comer algo. Ha sido tan gentil… y tú empiezas a gritar de esa manera tan salvaje mientras duerme…

    Y sí, lo hizo sentir terriblemente mal…, pero no podía olvidar que la culpa de todos los males del mundo los tenía esa mujer por exasperarlo de tal manera. ¡Joder! Y ahora venía a sermonearlo con esa cara de Uchiha Sasuke, niño guay y lo hacía sentir peor que Jiraiya en un baño termal lleno de ancianas.

    —… Deberías ser un poco más considerado con tu novia, sabes, yo de ella ya te hubiera botado a la…

    —¡¿Qué?! —al ver la cara de disgusto de la mujer, se dio cuenta de que otra vez había usado el tono de voz incorrecto—Hinata-chan no es mi novia,´ttebayó —dijo en un murmuro, mientras sus mejillas bronceabas se tornaban de un color rosa y desviaba la mirada a la ventana para no chocarse con la sonrisa burlona de la extraña mujer.

    —¿Que no es tu novia? ¡Sí, cómo no! —una sonora carcajada retumbó en la habitación, y luego otra, y otra, y otra. Ella se llevaba las manos al abdomen, intentando detenerlas, aunque Naruto pensó que no lo intentaba con suficiente fuerza, y después de un largo rato paró. Los ojos aguados y las mejillas sonrosadas de la risa.

    ¿Qué era tan gracioso? Ni idea. Como había pensado desde hace rato: a esa mujer le faltaba un tornillo, o quizá todos.

    —Me encantaría estar riéndome todo el día contigo, pero yo sí tengo muchas cosas que hacer —la vio caminar hasta la entrada y alzar la mano a modo de despedida—, al rato paso a verte.

    Y la puerta se cerró.

    Suspiró, sintiéndose repentinamente aliviado y una oleada de calor le azotó el rostro al recordar que no estaba solo.

    Novia, novia… Hinata-chan.

    Sakura-chan.

    Negó deshaciéndose de sus pensamientos, y deseó de manera inconscientemente consciente que lo dicho por la enfermera sin nombre fuese real.

    Dio un leve respingo cuando Hinata empezó a removerse perezosa y, al ver cómo le miraba sorprendida con esas orbes opalinas y cómo sus mejillas se coloreaban, pensó que Hinata Hyüga era por mucho la mujer más hermosa de Konoha, del país del fuego, del mundo ninja entero.

    Hinata parpadeó varias veces aún sin poder asimilar con tranquilidad la mirada cielo que se mostraba ante ella y, de sopetón, se percató de la posición en que se encontraba, ¡Dios, había estado durmiendo en las piernas de Naruto! Abrió los ojos a todo dar y las manos se movieron solas impulsándole lejos de la camilla en un milisegundo, la silla se balanceó un momento sobre las patas traseras y en menos de lo que canta un gallo la heredera Hyüga estaba aporreada en el suelo y con las piernas arriba.

    Naruto se movió rápidamente a la orilla para verla desde arriba, preocupado e indeciso sobre ir a ayudarla.

    —¿Estás bien, Hinata-chan? —. Y reprimió una sonrisa tratando de no pensar en lo gracioso de la situación.

    Ella brincó como un resorte y en un parpadeo se puso de pie, a una distancia exageradamente prudente de él.

    —S-sí… —pronunció a duras penas, mientras jugaba con sus índices y mantenía la miraba baja.

    Ambos supieron al instante que el rostro femenino estaba completamente rojo, aún sin verlo.

    El rubio suspiró aliviado y le ofreció una radiante sonrisa.

    —¡Qué bueno!, llegué a preocuparme.

    Ella no lo miró, y Naruto no pudo evitar sentirse incómodo; Ahora Hinata estaba más retraída de lo normal y él no podía hacer nada para romper la barrera que los separaba de manera tan drástica.

    ¡Joder, cómo si no estuviera lo suficientemente nervioso!

    Ella tenía que empeorarlo todo con su silencio, ese misterioso jueguito con sus manos y la insoportable mirada al suelo… ¡Por Kami-sama, era intolerablemente linda!

    ¿Y desde cuándo Naruto Uzumaki estaba más de un minuto sin soltar palabra? Lo admitió, por primera vez en mucho tiempo no sabía que decir, pero algo se le ocurriría y mejor que fuera pronto porque no creía que ni Hinata ni él soportaran el tenso ambiente que se creó en un instante.

    Giró el rostro y miró por el ventanal. Algo tenía que hacer…

    Para su sorpresa, Hinata fue la primera en hablar y romper el sepulcral silencio.

    —¿E-estás bien, Naruto-kun? —dijo en apenas un murmuro, observándolo por entre las pestañas.

    Él la miró y le respondió con una sonrisa. —Sí, ¡no te preocupes por mí ´ttebayó! Soy fuerte.

    Aquella línea de dientes perfectamente blancos, los deliciosos labios hermosamente deformados por el gesto, las marquitas en los cachetes tostados..., todo, todo en él era tan adorable, pero sin dudas sus ojos ganaban el premio gordo, eran tan, pero tan, pero tan espectaculares que no pudo resistir su brillo por mucho tiempo y terminó evitándolos demasiado pronto.

    Le encantaba Naruto, aunque nunca hubiese sido lo suficientemente valiente para decirlo en voz alta.

    Él siempre era tan alegre, inmensamente amable, tan constante, jamás se daba por vencido, era gracioso y tierno, en ocasiones también pícaro, gritón, para muchos escandaloso y, para ella, extremadamente apuesto. Además Naruto siempre sabía exactamente qué decir en cualquier situación, él nunca estaba callado…

    Bueno, ahora lo estaba. ¿Qué le pasaba? ¿Acaso se sentía tan débil que se le hacía difícil pronunciar palabra? No, antes, cuando le había respondido sonó perfectamente bien. ¿Entonces? Quizá… ¡le cambiaron a su Naruto-kun!

    Eso solía suceder en los hospitales, ¿no?

    Ah, no, eso sólo pasaba con los recién nacidos, con un muchacho tan mayor era absurdo.

    Tal vez era un impostor… Descartado, reconocería ese chakra donde fuera.

    ¡Ajá! ¿Entonces?

    Lo miró justo antes de que él gritara y se cubriera el estómago con una mueca de dolor pintada en el rostro. Se alarmó en seguida y de un salto se posicionó a su lado. —¡N-Naruto-kun!

    Él la miro con los ojos entrecerrados por el dolor y dejó a la vista su abdomen completamente vendado. —Me duele, ´ttebayó…

    Sin pensarlo siquiera le palpó la zona con extremo cuidado. No le gustaba verlo sufrir y le preocupaba en sobremanera ese dolor. —¿Dónde te duele, Naruto-kun?...

    —Por ahí, Hinata-chan, por ahí…

    Recorrió lentamente cada centímetro del estómago completamente vendado y no pudo evitar notar la asombrosa firmeza de éste, ¿sería así todo el cuerpo de Naruto? No, luego pensaría en eso…

    Frunció el ceño tratando de concentrarse en hallar el origen del malestar. Se le hacía difícil, claro, pero nada era más importante y pronto se halló completamente entregada a la tarea.

    ¿Sería acaso una herida abierta? Era su última hipótesis, pero la descartó al no notar rastro de sangre.

    Naruto no se había quejado desde hace rato,quizás el dolor había desaparecido. Aliviada subió la mirada y descubrió con horror una sonrisa traviesa junto a una mueca picarona desfigurando adorablemente el rostro felino, el cual estaba arrolladoramente cerca.

    Al instante sintió una oleada de calor azotarle el rostro y supo que debía estar más roja que un tomate maduro. Sin controlarse, desvió el cuello con brusquedad y dio un largo paso atrás para alejarse, pero él no la dejó: Naruto había pasado uno de sus brazos por su espalda, justo por la curvatura de su cintura y la acercó aún más a él con firmeza.

    Estaban tan cerca que Hinata tuvo que empuñar las manos en el cuerpo masculino para evitar el roce de sus pechos. Se sintió sorprendida, anonadada por su presencia, mareada y embriagada por su olor terriblemente varonil.

    —Ten más cuidado, Hinata-chan, podrías caer de nuevo…

    Su aliento le golpeaba la frente.

    —L-lo siento.

    —Está bien, ´ttebayó… —el brazo en la cintura la empujó más a él y, abochornada, tuvo que mirarlo a los ojos—, para eso estoy yo, ´ttebayó.

    Y sintió que se derretía lentamente. Entre sus brazos, con aquellos pozos azules ahogándola, sintiendo su respiración, el exquisito calor que despedía el cuerpo de Naruto…, su sonrisa.

    Estaba perdida en él, la habitación giraba a su alrededor e intentó afianzarse más a las vendas de su pecho, pues creía caer..., algo imposible, pues estaba bien segura entre sus brazos.

    ¿Qué estaba haciendo?

    No supo cómo responder cuando él se empezó a acercar. Los orbes cielo brillaron con especial resplandor y Hinata supo que estaba completamente rendida, ella no podía ni moverse…

    Naruto la quería besar y ella ni siquiera tenía fuerzas para desmayarse.

    Ya no le importó Kiba, ni Sakura, ni su padre, ni el clan…, nada. Ahora sólo estaban Naruto y ella, sus respiraciones inestables y los latidos acelerados bajo sus manos y en el pecho propio.

    Suspiró con descarado deseo, pero no se avergonzó. Estaban muy cerca, sólo unos centímetros más y sentiría los labios masculinos abrazando los suyos. Entrecerró los ojos, sus mejillas coloreadas...

    —N-na…ru…

    Y ambos se estrellaron contra el mundo cuando tocaron la puerta. Hinata lo empujó, echándose para atrás y él se acomodó en la camilla, simulando normalidad. Ambos apenados y con la vista en la madera.

    —¡S-siga!

    Dijo él con pena y frustración. ¡Joder! Toda su espléndida actuación se había ido a la mierda…, y estaba tan, pero tan cerca…

    ¿Quién era el desgraciado que se atrevió a atropellar tan mágico momento? Lo despedazaría lentamente.

    Pronto dejó de pensar, ambos lo hicieron, pues tras el umbral de la puerta les sonreían la linda Sakura Haruno y el perruno Kiba Inuzuka.

    La novia de él.

    El novio de ella.

    Ahora sí todo se fue al caño.






    FIN.

    ¿Entonces? :< ¿Merezco un post?
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  10.  
    NanakoGrey

    NanakoGrey ¡Holo!

    Libra
    Miembro desde:
    17 Diciembre 2007
    Mensajes:
    1,083
    Pluma de
    Escritora
    Konbanwa~!

    Bien, si poco a poco voy recordando pedazos de la historia y me sentí incomoda con la ante penultima y penulma frase :/.

    Brenda-chan, como siempre narración impecable casi se me pone el corazón a mil como el de Hinata tan solo con el primer contacto del brazo de Naruto con su espalda. No podría esperar una mejor narración de ese momento de deseo entre estos dos... hubiera muerto por saber como hubieran reaccionado estos nuevos personajes al ver a nuestros dos tortolos en aquella posición... bueno, no, Naruto hubiese muerto también.

    Solo noté un error de dedos en los primeros parrafos, es todo.

    Continua con tu historia, esta muy buena.

    Matta ne~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    TuTi

    TuTi Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Abril 2011
    Mensajes:
    279
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Que o dios ,pero ahhhhhhhhhhhh ... Entiendo a Hinata cuando te pasa eso es como muy wuaiiii grrr me lo imsgine todo ... Muy bueno el cap quiero massss
    Ash que rabia tenia q ser Kiba y Sakura que rabia grrrr ... Siempre pasa tanto como en el anime como en la vida real grrrr
    Bueno me doy cuneta que en este fic Naruti es mas lanzado que en el primera edicion del mismo y Me endanta wuuuu es mas sexy y la historia se pondría mas divertida hahahahah
    Muy bueno sige asi awww me mencionaste me alagas :$ jejejejej nos leemos luego
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Ino Yamanaka JIT

    Ino Yamanaka JIT Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Mayo 2012
    Mensajes:
    32
    Pluma de
    Escritora
    Hola hola......... ^w^
    Vengo a dejar mi comentario... Bueno la verdad no tengo palabras para expresarme en este momento...
    Me has dejado impactada... En el momento en que empezaron acercarse mi corazón se acelero a millón... xD Por desgracia tuvieron que llegar Kiba y Sakura a arruinar el momento...
    Quiero saber que va a suceder en el siguiente capítulo...
    Me encanta como narras... Por cierto también me gusto la parte de la enfermera, me ha causado mucha risa la forma en que Naruto pierde la paciencia y le responde a la enfermera... :D

    Por ahora no tengo nada más que decir...
    Estaré esperando la continuación con muchas ansias y alegría... No dudes en avisarme...
    Nos vemos, cuídate mucho ¿Vale?...;)
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Misión Conquistar A Hinata ¡´ttebayo!
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    2963
    Palabras: 2300.

    Sé que me tardé una eternidad, no tengo excusa. No me sentía con ganas, además... es tan difícil adaptar este fic. Tuve que leer "misión conquistar a Hinata ¡de veras! como mil veces antes de terminar este capitulo.
    A propósito, me di cuenta de algo supremamente Importante: Sasuke sí abandonó Konoha, pero está de vuelta, claro, gracias a Naruto :-D Al principio las cosas se desarrollan de manera lenta -en los primeros capítulos- pero luego las cosas se aceleran, además estoy recortando cosas inútiles y simplificando el numero de chapters. ( Éste constaba originalmente de dos cortos capítulos).



    No tengo más aclaraciones por ahora.

    Un agradecimiento súper, súper especial para Juli-ch@n, TuTi, Ino Yamanaka JIT, Dana-chan, Jey vi, oyukifaelivrin y todos los que se dieron a la tarea de dejarme un post o espichar el hermoso botoncito Like. :-3 No dejen de apoyarme, que desfallezco.

    Estoy demente, terminé este capítulo a las 3: 20 de la mañana... así que si el sueño me embobó háganme saber sin pena.





    III.
    KIBA, SAKURA Y CANASTA.
    Hinata no era una chica mala, hasta se consideraba buena persona: siempre procuraba ser amable con los demás, jamás le escondía el ramen a Naruto, ni una sola vez se burló de la frentesota de Sakura, toleraba a Ice-Uchiha y las eternas cantaletas de Neji sobre la fuerza del destino sin quejarse en lo más mínimo- al menos no verbalmente-, le había dicho a Lee que el verde le quedaba de perlas y hasta había consolado a Sai cuando quién sabe qué idiota dijo que parecía un maldito transexual con esa ombliguera… ¡Si a Sai le gustaba entonces estaba bien!

    A pesar de todas sus buenas acciones, Kami-sama parecía odiarla.

    Y es que se suponía que Kiba estaba de misión fuera de la aldea, pero aquel sujeto parado bajo el marco de la puerta no era ni su hermano gemelo ni un espíritu, no señor, era Kiba Inuzuka en carne y hueso; y algo le decía que a este Kiba de carne y hueso no le alegraba mucho verla allí, en la habitación de su único y supremo rival amoroso.

    Se sintió mal por lo que había casi pasado con Naruto; después de todo ella tenía novio y él tenía novia, después de todo ella misma era amiga de su novia y él amigo de su novio, después de todo eran todos amigos.

    Y, aunque amara a Naruto, no quería que nadie saliera lastimado… y eso la incluía.

    Por un segundo casi agradeció que llegaran, antes de que fuera demasiado tarde.

    Sí, Hinata Hyüga era una buena persona.


    Naruto no era un tipo malo, en ningún mundo un héroe se consideraba malo y Naruto era precisamente eso: un héroe. Sin mencionar el hecho de haber derrotado a Pein, de paso salvando a toda la aldea, Uzumaki había hecho múltiples acciones generosas, buenas, heroicas a lo largo de sus diecisiete añitos de vida. Le pateó el trasero a Neji en las finales de los exámenes chunnin –no le sirvió para una mierda, por cierto, ya que al marica de Orochimaru se le ocurrió destruir la aldea; cosa rara-, soportaba día tras día los pucheros y constantes lloriqueos de Sasuke y sus manías obsesivas de emo; Ah, y claro, a él también le había pateado el trasero hace unos meses para hacerlo volver a las malas o a las malas…

    Pero Naruto Uzumaki no sólo era bueno para patear traseros y hacer de psicólogo, claro que no, él era mucho más que eso; Naruto Uzumaki era una persona gentil, amistosa, generosa y sobretodo sensible, ¡Que lo dijera el cejotas!; hace un tiempo le aconsejó que dejara el verde a un lado, hace décadas que había pasado de moda y no le favorecía para nada a su figura… debía buscar un color que hiciera resaltar sus ojos negros.

    Ah, y hasta le dijo a Sai que andando con esa ombliguera sólo hacía que todos pensaran que era más maricón que Orochimaru, lo hacía ver como un maldito transexual la verdad… ¡Y es que alguien le tenía que ser sincero al pobre pintor con problemas emocionales!

    Si había sido un sujeto tan extraordinario, ¿entonces por qué los dioses le tenían tantísima bronca?

    Primero, aparece en un degenerado hospital con un dolor absurdo en todo su hermoso cuerpito, luego se entera que ha estado allí por dos semanas (¡Dos semanas!), que el clan Hyuuga lo auxilió, no recuerda una mierda, tiene la cabeza vuelta un chiquero y aparte con un jodido hambre del demonio… Lo único bueno que se llevó fue ver a Hinata a su lado, y cuando estaba a punto de probar esos jugosos labios ¡Zas!: al destino se le ocurría aparecer allí a esos dos –y no era por citar a Neji, Dios lo ampare si fuera así-, simplemente estaba salado.

    En fin, una de las características de Naruto era su actitud positiva. Quizá debía tomarse un tiempo para pensar las cosas; si quería empezar algo serio con Hinata, tenía que hacer todo al derecho…, es decir, no podía andarse besando con ella cuando ambos estaban comprometidos de alguna manera, y claro, no era como si a Sakura le fuera a sangrar el corazón si eso pasaba, pero seguramente a Kiba sí.

    Y lo menos que quería Naruto era lastimar a alguien, menos a un amigo.

    Casi agradeció el hecho de que hubiesen llegado para rescatarlo de su conciencia.

    En fin, ya había captado la idea, todo había sido una señal de los dioses, así que primero lo primero, había una manera correcta de hacer las cosas y para no perderse o equivocarse, Naruto recurrió a una lista mental –había que ser ordenado alguna vez, ¡joder!-:

    -Terminar dulcemente con Sakura-chan.

    -Ayudarle en su conquista con Sasuke-teme.

    -Hacer que Kiba se olvide de Hinata-chan, consiguiéndole una novia o ya vería cómo.


    -Conquistar a Hinata-chan.

    -Hacerse novio de Hinata-chan.

    -Hablar con Don Hiashi Hyuuga-sama… (Opcional)

    -Casarse con Hinata-chan.

    -Tener siete hijos con Hinata-chan y vivir con Hinata-chan en la mansión hokage.

    -Vivir feliz por siempre con Hinata-chan, comiendo mucho ramen hecho por Hinata-chan.

    Plan simple y perfecto.

    ¡Dios, sí que era una persona ejemplar!; ya tenía el modelo de su vida totalmente ideado.

    Aparte era un Don Juan completo, así que más valía que Hinata se fuera alistando porque el tren del amor Naruto estaba a punto de zarpar…¡Chú, chú!

    Ah, pero esperen, ¿qué era eso que Sakura-chan traía en las manos?: Una canasta. ¿Con qué, manzanas o…? ¡Jesús, Sakura con una canasta sólo podía significar un caso mortal de HYAPDA! (Horribles Y Asquerosas Píldoras De Alimento), y seguramente se las haría tragar todas, una por una… o a la vez. De sólo pensarlo…

    ¿Es que acaso esa mujer no podía hacer nada con buen sabor?


    —¡Hey, Naruto! —saludó el Inuzuka con su habitual tono jovial, levantando una mano, mientras se adentraba al cuarto, seguido de Sakura—, oí que estabas grave, pero yo no te veo tan mal. Como dicen: “mala hierba nunca muere”, ¿no? —rió.

    Naruto sonrió.

    —Es cierto. Uno esperaría que con tus patéticas habilidades ninjas ya te hubieran asesinado, pero supongo que el dicho se dice por algo.

    El castaño iba a responder, pero al ver a su novia rezagada en un rincón su atención se desvió inevitablemente. —¿Y tú que haces aquí, Hinata? —preguntó, mientras parpadeaba para asegurarse de que el cansancio no le estuviera pasando factura.

    —Etto, pues… Kiba-kun, yo justamente estaba visitando a Naruto-kun —bajó la mirada y ahí estaba nuevamente jugando con los dedos—, como Sakura-chan estaba de misión con Kiba-kun y Kakashi-sensei… entonces yo… pensé que se sentiría muy solo si no veía a nadie al despertar… así que vine.

    ¡Y que maldita mentirosa se había vuelto! La realidad era que le había hecho una corta visita de dos semanas, pero eso ni Kiba ni Sakura necesitaban saberlo, tampoco Naruto.


    —Ah, veo.— Kiba no era tonto, y ardía de celos. Para él no era un secreto que Hinata albergaba todavía sentimientos había el cabeza hueca rubio, sentimientos que seguramente tenían más potencia de los que profesaba a él, pero no podía armar una escenita cada vez que se le viniera en gana, así que fingió ignorancia –como hacía cada vez que descubría un gesto de la azabache hacía el niño zorro- y sonrió con frescura, aunque doliera—Tengo que irme rápido, a Akamaru no lo dejaron entrar y tuve que dejarlo afuera con Kakashi, quien no es muy confiable… ah, y te manda saludos, Naruto, dijo que vendría a verte, pero no quiere interrumpir la lectura de su nuevo libro pervertido, ya sabes, anda verdaderamente enganchado.

    El rubio rió con ganas, Hinata sintió vergüenza ajena y Sakura apretó un puño.

    —Lo entiendo, lo entiendo, así es Kakashi-sensei, ¡gracias por venir, Kiba!

    —Descuida —respondió el castaño con una sonrisa, ya desde la puerta—, ¡adiós, Hinata, Sakura! ¡Que te mejores, idiota! —y salió.

    Inmediatamente después Sakura se acercó a la camilla con gesto amable.

    —Hola, Naruto, me alegra que estés bien —saludó jovialmente—, me tenías preocupada, así que preparé esto para que te mejores.

    Y allí, en ese instante, extendió las manos y expuso la bella canasta ante los orbes azules. El corazón del rubio dio un vuelco; si no tomaba la canasta jamás podría saber lo que había en ella, además ofendería a Sakura y no es que tuviese muchas ganas de tener que recurrir a la cirugía estética…, por otro lado, si la tomaba no ofendería a nadie y mantendría su rostro hermoso, pero tendría que comerse todo el contenido de la dichosa canasta.

    ¡Y se cortaba una bola si no eran las píldoras mugrientas esas!

    Entonces era cuestión de decidir qué le causaba más terror: Un puñetazo de Sakura o ser víctima de sus inmundas píldoras. He ahí el dilema…

    —¡Naruto, ¿me piensas dejar con la mano estirada todo el día o qué, idiota?!

    La excepcional paciencia de su novia lo obligó a decidir en un segundo.

    —¡No, no, no, Sakura-chan! —exclamó tembloroso recibiendo la canasta, luego tragó grueso—y… ¿qué…qué es?

    Ella sonrió, rebosante de orgullo. —Ah, para saberlo tienes que destaparla. Yo misma lo hice.

    —Está bien. —resignado, tomó la manta que lo separaba de la tortura, quitándola lentamente, lentamente, muy lentamente..., ya iba un milímetro. El corazón le retumbaba en el pecho, las manos temblaban y sentía las gotas de sudor rodar en su frente... sólo, sólo dos horas más y se enfrentaría a su destino –de nuevo citando a Neji-.

    Sakura perdía los estribos y alzó el puño —¡¿Quieres terminar de una buena vez, idiota?!

    Y de nuevo la paciencia de su novia le obligó a actuar. Cada hombre sobre la faz de la tierra debería tener una chica como Sakura; ella sí que sabía cómo dar un empujoncito.

    De un zarpazo, y con los ojos cerrados, dejó el contenido a la vista.

    —¡Naruto, no seas imbécil y abre los ojos de una jodida vez!

    ¡Y vaya que era cariñosa! ¿Cómo no complacerla si lo pedía con semejante ternura?

    Lo que vio lo dejó petrificado, anonadado, embobado, maravillado… era, era…

    —¡Ramen!, ¿en realidad es ramen?, ¿ramen?, ¡Kami-sama, ¿no estoy soñando?! ¡Realmente es ramen! —sacó el contenedor y lo abrazó con infinito amor, mientras seguía con su apreciación. Era irritante, pero típico de Naruto, pensó Sakura.

    —Bueno, ya cálmate, si no vas a comértelo entonces creo que será mejor que me lo lle-

    —¡No, Sakura-chan, no te lleves a mi chiquito, mi bebé! —sacó los palillos y se dispuso a devorar los fideos en sopa— ¡Yo fui concebido específicamente para comer este ramen! —y se lanzó al ataque, pero dos segundos después se detuvo pasmado mientras tosía y escupía.

    —¿Qué pasa ahora? —preguntó preocupada la Haruno. Naruto no respondió, no podía, pero su cara se fue coloreando de un lindo tono morado y se agarraba el pescuezo con ambas manos—¡Ah, te atoraste, idiota!; eso te pasa por llenarte la boca y tragar como un marrano, pero ya voy yo a salvarte la vida… otra vez.

    Así, la chica de cabello rosa se dispuso a utilizar cada uno de sus innumerables conocimientos médicos –porque no fue en vano el jodido entrenamiento con Tsunade y no permitiría que su retrasado novio se muriese en sus narices-, e hizo todo lo que se puede hacer en un caso así: estampar un puño en plena espalda del sujeto hasta hacerlo casi doblar.

    Y funcionó, el ramen salió expulsado de la cavidad del Uzumaki, y lo pudo haber hecho también alguno de sus órganos.

    —G-racias, Sakura-chan… —tartamudeó el rubio con dificultad, con la respiración agitada—, pero pudiste haber sido más delicada… ¡casi me sacas los pulmones y me parece que el ramen que salió era el de mi último almuerzo!

    —Gomen, pero… ¿te gustó mi ramen? —cuestionó ella con mirada curiosa.

    —¡Ah, esto! Pues no estaba tan terrible, pero he probado mejores —respondió—, este tenía mucho ajo y poco cerdo, Sakura-chan… ¿será que no le pusiste suficiente empeño?, algunos dicen que el ingrediente secreto es amor, pero quizá también sea que no todos tienen el talento, sabes. No tienes que sentirte mal, Sakura-chan…

    Haruno lo agarró del pescuezo con intenciones totalmente asesinas —¿Mucho ajo…y poco cerdo…, amor, talento… sentirme mal…?

    Fue allí que Naruto cayó en cuenta y supo que estaba frito.

    —¡Ca-cálmate, Sakura-chan, no es para tanto! Sólo te estaba dando una crítica constructiva. —exclamó, tratando de hallar el lado razonable de su novia, pero fue en vano— Si me matas, Hinata-chan estará de testigo y te demandará…¡Ella vengará mi muerte!

    —¡Oh, querido! —bramó ella con una sonrisa maléfica clavada en el rostro e irracionalmente su rostro se fue agigantando ante los ojos del rubio. Era como mirar el infierno—, esta vez ni Hinata ni nadie impedirá que te muela a golpes, ¿me oíste tú también, Hinata?

    —¡Sálvame, Hinata-chaaan! —chilló Naruto, pero al no obtener respuesta de la Hyüga, miró hacía el rincón donde se suponía estaba la azabache, pero ella ya no estaba allí— ¿Hinata…-chan?

    —¡Prepárate, Naruto!

    —¡Sakura-chan, detente!

    —¡Ah, no, de esta sí que no te salvas!

    —¡No, Sakura! ¡Hinata! ¿Hinata dónde está? —exclamó el rubio y, por misericordia de Dios, el puño de Sakura se detuvo a un milímetro de su rostro.

    —¿Eh, Hinata? —Sakura aflojó su agarre un poco y ladeo la cabeza, buscando a la Hyüga con la vista—No lo sé, pensé que estaba aquí… —susurró, deshaciendo su puño y separándose del herido para fijar su atención en el espacio vacío de la habitación.

    —Pues no está —señaló de nuevo.

    Sakura bufó. —Dios, esa chica cada vez se parece más a Sadako…, llega a aterrarme.

    Naruto asintió, siguiéndole la cuerda.

    Al menos se había salvado de una paliza monumental. No tendría que recurrir a la reconstrucción facial, por ahora.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    TuTi

    TuTi Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Abril 2011
    Mensajes:
    279
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    askjdfhssdvh estyo en tu agradecimientoo !! :') gracias a ti por escribir xD
    Okey Hinata de marcho?? que raro l_l , no encerio demasiado raro y que paso si la secuestraron ??
    HAHAHAHA Ame la parte donde Citaban a Neji TT_TT RIP NEJIII SIEMPRE TE AMARE! No aun no supero su muerte x_x
    Me siento mal por Naruto, Sakura no lo trata muy bien :s, Pero bueno hasta el momento todo bien aunque... Fue algiss cortiss pero bastante bueno espero conti y esta bes no nos tortures tanto y actualiza prontito si puedes :D
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  15.  
    NanakoGrey

    NanakoGrey ¡Holo!

    Libra
    Miembro desde:
    17 Diciembre 2007
    Mensajes:
    1,083
    Pluma de
    Escritora
    Konbanwa!!
    Brenda-san, se te hacia tarde para la continuación del ff, no?

    Como siempre una buena narración y escritura. Los puntos de vista de cada personaje fueron bastante buenos y no vi OoC en ningún lado.

    Te aconsejaría que cambiaras la clasificación del ff a jóvenes mayores de 15, o una de esas categorías. La razón: el vocabulario que usas es muy fuerte para una calificación de todas las edades.

    Buena conti, espero con ancias la continuación :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Eliara Adsgar

    Eliara Adsgar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    3 Mayo 2008
    Mensajes:
    321
    Pluma de
    Escritora
    Hola!!!
    ¿como estas Nahi?

    uao veo que estas mejorando el antiguo fic, me da gusto por que ahora si voy a leerlo.
    estam uy interesante. veo que has mejorado mucho en tu forma de escribir, me alegra eso significa que esta creciendo.

    yo no soy beta, ni nada por el estilo pero pude notar un buen uso de los signos de puntuacion y una gran organizacion de la trama.

    no estamos leyendo y como dicen por ahí

    conti, conti!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Azidahara Himelric

    Azidahara Himelric <3 <3 Felices fiestas. <3 <3

    Capricornio
    Miembro desde:
    16 Diciembre 2011
    Mensajes:
    86
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Vaya, ese Naruto siempre tan sincero ¿he? Bueno ¿Qué más se puede hacer cuando se tiene a un cabeza hueca como novio? Kami ampare a Hinata cuando Naruto vaya a hablar con Hiashi, de lo contrarío ese hombre es capaz de sacar a patadas a los dos mientras Hanabi rie como nunca en sus caras xD ya me lo imagine perdón,
    El punto es que debería ser más considerado, creo que la cocina es un arte difícil, sobre todo cuando hablamos de Sakura. Al menos ella se esforzó ^.^ Una felicitación menos ofensiva hubiese hizo muy linda de su parte pero bueno ¬¬
    Me encantó el fic, espero lo continúes pronto; Hasta pronto!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Misión Conquistar A Hinata ¡´ttebayo!
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1855
    ¡A que se sorprenden de verme tan pronto! :-3 Es que bueno, no me pude resistir a escribir cuando vi sus comentarios, en serio me inspiré. Aparte quería escribir algo así desde hace un tiempo y se me presentó la oportunidad en bandeja especial.
    Así que el capítulo 4 es especial. No es tan largo como un capítulo común –o al menos no como los que pienso hacer-, y nos salimos un poquito de la perspectiva de Naruto.
    Espero que les guste. Si notan algún error culpen al sueño…, en serio, no es sano escribir a las tres de la madrugada.

    ADVERTENCIA: Según como lo miren, puede tener un poquitititititittico de spoiler. Manga 614-615. Nada grave, sólo tengo que decirlo. Lean y verán que no pasa nada Xd´D

    Palabras: 1165-


    Misión conquistar a hinata ´ttebayó.
    iv. CONEXIÓN. / ESPECIAL.//

    —¿Alguna novedad, Hinata-sama?

    —¡Neji-niisan!

    Dio un respingo y luego suspiró aliviada. Quizá estaba un poco paranoica aún, cierto, y le alegró como nunca antes el ver esos ojitos blancos tan parecidos y a la vez tan diferentes de los suyos, pero era algo normal considerando que sólo habían pasado dos semanas desde aquel día, y que desde entonces sus nervios estaban de punta todo el tiempo.

    Pero ahora estaba tranquila, Neji estaba ahí y en Neji siempre se podía confiar, con Neji siempre se sentía segura.

    —¡Gomenasai! No fue mi intención asustarla.

    Él lucía preocupado. Aunque no era como si fuese a morir por un pequeño sustico; había tenido emociones mucho más fuertes allá adentro, con Naruto, así que su corazón era fuerte. Además sería muy ridículo e improbable que una kunoichi muriese de un infarto. Para un ninja, la muerte natural podía deberse a algo como… ser atravesado por una katana o, en el peor de los casos, ser víctima del “Jutsu: mil años de dolor” ejecutado por Kakashi-sensei…

    Eso sí que sería horrible para cualquier shinobi respetable, que lo último que sientas sean unos dedos hurgándote el trasero. Humillación total.

    Hinata le dedicó una sonrisa natural y reanudó el paso, siendo seguida de cerca por su primo. Ni siquiera se molestó en decirle que no debía disculparse por eso, que era culpa de ella por ir tan elevada y no haber notado que su él estaba esperándola frente al hospital, ya que eso de nada serviría; después de todo, Neji era Neji. Neji nunca cambiaba, él siempre andaba disculpándose por nimiedades y luciendo tan innecesariamente arrepentido, fijándose exageradamente en su modo de hablar con ella, en su forma de tratarla, Neji siempre tenía un ojo en ella, él siempre la cuidaba, la vigilaba, la complacía, la quería. Y es que así era Neji: siempre protegiéndola hasta de ella misma. Por eso no valía la pena gastar saliva en intentar convencerlo de que Hinata-sama tuviera culpa de algo -¡inmundo sacrilegio!-, simplemente no era sano para él. En vez de eso respondió a la pregunta inicial: —Naruto-kun ha despertado…

    —Qué alivio… —Hinata supo que lo decía en serio, ya que Neji le tenía un sincero afecto al rubio—, estoy seguro que a Hiashi-sama le alegrará enterarse cuando vuelva.

    —¿Qué dices, Neji?

    Al ver que su prima se detenía y lo miraba como si escupiera fuego por la boca –bueno, si fuese el Uchiha sería muy diferente, pero él era un honorable Hyuuga y no tenía técnicas tan poco gráciles, era obvio que Hinata se sorprendiera si fuese el caso-, supo que se había equivocado. —Hm…, creo que a Hiashi-sama le complacerá saber que él se encuentra en buenas condiciones, creo que todo el clan Hyuuga estará contento con la noticia, ya que Naruto se ha ganado…

    Hinata lo interrumpió: —Casi morir por nuestra culpa, eso es lo único que Naruto-kun ha ganado —dijo amargamente.

    —Iba a decir que se ha ganado el respeto suficiente, y otras cosas más.

    Neji apreció su mirada ensombreciéndose lentamente y los pequeños puños apretándose antes de que ella volviera a hablar segundos después: —Neji —le llamó con voz baja, rasposa, pronunciando pausadamente cada silaba de su nombre, y luego, de cada palabra—, el clan Hyuuga, el consejo, mi padre… sólo respeta a los muertos, ¿verdad?

    Y cuando Hinata lo miró de aquella manera, cuando le sonrió de forma tan melancólica, cuando sus ojos brillantes y hermosos lucieron opacos por la resignación y desesperanza, Neji entendió que ya no sólo hablaban de Naruto.

    Y eso le partió el alma.

    —¡Hinata-sama!

    Extendió los brazos tomándola de los hombros y la estrechó contra sí. La abrazó, sí, la abrazó tan fuerte como le vino en gana, porque era lo único que podía hacer. Allí, cobijándola, Neji la sintió rota, desolada y vacía…

    Hinata era fuerte, él lo sabía, pero frágil a la vez. Ella soportaba valientemente todo lo que le venía, todo con lo que había nacido, con lo que había vivido…, pero había que desmoronarse en algún momento.

    Y para ese momento él existía.

    ¡Porque no podía ser tan irremediable el daño! ¡Porque ella no podía estar tan marcada! ¡Porque las huellas del rechazo no podían ser tan terribles! ¡Porque la herida no podía ser tan profunda! ¡Porque no podía ser demasiado tarde para repararlo!

    —Neji-niisan… —. Su voz sonaba cansada, las pequeñas manitas se aferraban a él con ansiedad, el rostro de nieve buscaba escondite en su pecho y Neji la estrujó, la hundió en su ser.

    Quería decirle que todo estaba bien, que él estaba ahí, que se sujetara, que no la soltaría jamás, que vivía por ella, que moriría por ella, quería que sintiera su corazón, que recibiera sus sentimientos, que percibiera su conexión… ¡Quería gritarle que la amaba!

    Pero entre ellos no hacían falta palabras, siempre había sido así.

    —Hinata-sama… —susurró contra su pelo—, la vida de Naruto no sólo le pertenece a él, sino también a quien desee morir por él, proteger lo que él protege, amar lo que él ama, defender lo que él defiende. —sonrió, sintiéndola temblar entre sus brazos—Así como tampoco su vida es sólo suya, ni mi vida es sólo mía. Yo vivo por usted y estoy deseando morir por usted. Estamos conectados…, y esta conexión es la que debe ser admirada, apreciada, amada, la que merece respeto. Quien no la tenga está vacío y no es digno de ninguna manera posible. Creo que Naruto y usted son más honorables que cualquier persona que haya pisado la tierra…

    —Pienso que tú eres… más honorable… que cualquier otro…

    Neji meditó un momento.

    —Sólo porque vivo por usted…

    Si Hinata empezaba a caer, él la sostenía, si lloraba, él la consolaba, sí temblaba, él la mantenía firme, sí dudaba, él la aseguraba, porque si Hinata vivía, él estaría dispuesto a morir en cualquier momento.

    Porque si Hinata se derrumbara por completo, él no tardaría en hacerlo también.

    Porque Hinata era lo mismo que Neji, porque su vida era la suya.

    Simplemente estaban conectados. Y allí, apretándola contra sí, sintiendo su calidez, el latir de su corazón, oliendo su cabello y palpando sus sentimientos, Neji supo que el vínculo entre ellos era tan grande que traspasaría la muerte.

    Porque ellos eran más que guardián y protegida, ellos eran primo y prima, hermano y hermana.

    —Y-yo… —tartamudeó ella al haberse separado, luego de haber estado unidos por quien sabe cuánto tiempo— tengo un poco de hambre…, quisiera pasar por Ichiraku´s… por algo de comer…

    —Y de paso por algo de ramen para Naruto—completó Neji, y al ver los colores en el rostro de su prima, supuso que había dado en el clavo—. La acompaño.

    Hinata sintió el rostro arder –debía estar más roja que un tomate maduro- y bajó la mirada, escudándose también con su jueguito de dedos, mientras caminaba. Quizá si estaban tan conectados como Neji decía. Mierda.


    FIN.

    Opiniones, urgente! :-3 No sé, estoy insegura e.e

    TuTi: Creo que no te defraudé con lo de actualizar rápido Xd´D Sí, es malo que Sakura traté mal a Naruto… ¡Pero también él se lo busca! ¿no? :D Además… no sería divertido si no. Así es Sakura, así es Naruto. No se puede hacer nada. ._. Tampoco supero la muerte de Neji… Y creo que con este especial lo demostré L

    Juli-ch @n: LOL ¡Tú siempre! Mil gracias… e.e Justamente pensé en cambiarlo antes, pero como de costumbre lo olvidé. Menos mal me lo recordaste, ya está corregido. ¡No queremos que los niños se nos traumen! Aunque creo que no habrá mucho más vocabulario fuerte… al menos eso tengo planeado hasta ahora. Voy a bajarle.

    MariHina: Me alegra que te haya gustado. J No, no creo que necesite la reconstrucción, por ahora e,e

    Eliara Adsgar: ¡Kiara para mí! *-* Estoy bien, cariño. ¡Qué sorpresononón! ¡Casi me voy de para atrás al verte por aquí! Me alegra que te haya gustado cómo va todo hasta el momento… Es emocionante tener antiguos lectores.

    Flaky Hiwatari: Séh, la sinceridad e inocencia de Naruto lo puede llegar a situaciones peligrosas Xd´D Más con una novia como Sakura… ¡Jajaja! Si vieras lo que se viene con Hiashi… Bueno, no te digo más.

    ¡Agradezco sus post! :-3 Me encanta saber lo que opinan. ¡Quién dijo que los comentarios no inspiraban al escritor!¡Pues qué ignorancia! Hasta la próxima. PD: Esta vez me castigaron con los Like, ¿eh? Ni uno e.e
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  19.  
    NanakoGrey

    NanakoGrey ¡Holo!

    Libra
    Miembro desde:
    17 Diciembre 2007
    Mensajes:
    1,083
    Pluma de
    Escritora
    Ohayo

    Buen Omake :D Una vsión bastante profunda de la relación de este duo Hyuga, sin embargo en mi opinión le diste mayor profundidad hasta el punto en que creí que había romance. A pesar de todo, los momentos y las palabras que usaste defentivamente describen el sentimiento de Neji por su prima.

    No me detuve a ver ortografía o redacción, estaba muy metida en la lectura ;)

    Continua pronto
    Matta ne~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    TuTi

    TuTi Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Abril 2011
    Mensajes:
    279
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    weee actualisaste rapidoHahahaha lo que dices es cierto
    Dios voy a llorar, voy a llorar, vor a llorar idhkfvhvkyfhubv DIOS FUE HERMOSOO HERMOSOOO y aun quiero llorar con todo lo que dijo Neji sdjfhsvbfh TT_TT ain estoy llorando con todo lo que el dia qie sincero te quedo hermosooo
    Yo tampoco he superado su muerte aun me duele y este cap fue como un homenaje a el simplemente hermoso (llanto y aplauso) Ame este cap mm creo q lo guardare en mi compu para leerlo cada vez que extrañe a Neji xD TT-TT mi favorito hasta ahora (por que se que vendran mejores)
    LLORARE #$"%$& lograste que me ponha emotiva , te quedo excelente ...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso