Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Chela-sama, 23 Septiembre 2007.

  1.  
    Chela-sama

    Chela-sama Guest

    Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    ¿Se imaginan a Inuyasha, Sesshoumaru y Miroku como profesores en una preparatoria? ¿Se animarían estos hombres a tener relaciones prohibidas con sus alumnas? ¡Pasen y lean esta comedia romántica de amores prohibidos!

    *****

    Mi amado profesor

    Capítulo 1: tres profesores nuevos

    Como todos los días tres adolescentes de dieciséis años se dirigían a la preparatoria. Como todos los días tendrían que prestar atención a sus aburridos profesores. Como todos los días esperarían con ansias el hermoso sonido que emitía la campana a la tarde avisando que el día escolar había llegado a su fin.

    - ¡Qué bueno que en las primeras horas tenemos literatura con ese viejo! – exclamó una chica de larga cabellera negra y una simpática mirada azulina – Así voy a poder dormir un rato –sonrió mostrando los dientes.

    - Sí, tenés razón Kagome. La hora de literatura es la mejor para dormir – concordó otra joven también de cabello negro. Pero ésta tenía un mechón atado al costado de su cabeza que le daba un toque infantil. Sus dulces ojos eran del color de los chocolates.

    - Pero en lo posible traten de no hablar dormidas, sino van a volver a pasar el día haciéndole mandados a la directora – les aconsejó a sus compañeras otra muchacha de un lacio cabello castaño atado a una cola y unos tranquilos ojos café.

    - Esta bien. ¿Después nos pasás a Rin y a mí los apuntes de la clase, Sango? – pidió Kagome juntando sus manos en forma de suplica.

    - Ustedes dos en verdad que se aprovechan de mi bondad – contestó la castaña frunciendo el ceño y mirándolas de reojo.

    - ¡Muchas gracias! – exclamaron las otras dos abrazando a su amiga.

    Finalmente, el trío llegó a la preparatoria, la cual se llamaba Takahashi Koukou. Se fueron hacia su aula, se sentaron en los pupitres en los que se sentaban habitualmente y esperaron, al igual que el resto de los alumnos de segundo año, a que el profesor entrase. Sin embargo, la que entró fue la directora Kaede, una señora de edad avanzada.

    - Alumnos, vengo a informales algo. El profesor que tenían de literatura renunció por ciertas cuestiones que no viene al caso enumerar. Es por eso que espero que reciban de buena manera a su nuevo profesor: Daiyoukai, Inuyasha.

    - ¿Será otro viejo aburrido? – murmuró Kagome con el mentón apoyado en la palma de su mano y una expresión aburrida en el rostro.

    En eso, un joven hombre vestido en un traje gris entró con un paso decidido a la clase. Su cabello era de color plateado y largo hasta la cintura. Sus ojos eran de color ambarino y la mirada que portaba era atractiva.

    - ¿Esa belleza te parece un viejo? – le cuestionó Rin en un susurro a Kagome mientras no desviaba los ojos del hombre que estaba frente a ellas.

    Kagome se quedó atontada al ver a un ser tan apuesto. No podía creer que de tener a un viejo aburrido, tendría a un hombre tan buen mozo como el que estaba frente a sus ojos.

    - Buenos días alumnos, espero que podamos tener una buena relación – sonrió el profesor.

    Todas las chicas del curso temblaron de felicidad al ver esa sonrisa tan hermosa. Los chicos, en cambio, sólo desviaron sus miradas a cualquier otro punto del aula.

    - Bueno, comencemos con la clase… según me informaron estaban leyendo una novela de Kawabata, Yasunari.

    - ¡Así es! – respondieron todas las estudiantes al unísono con corazones alrededor de ellas.

    - Bien, me gustaría que… - Inuyasha sacó de su portafolio la lista de alumnos del segundo año y comenzó a pasar la punta del dedo índice por la hoja – Me gustaría que la alumna Higurashi me resumiera hasta donde leyeron.

    - ¡No! ¡Yo no leí absolutamente nada de ese libro! – Kagome se agarró la cabeza con las manos y su expresión era una horrorizada.

    - ¿Higurashi? ¿Quién es Higurashi, Kagome?

    - Yo, sensei – levantó la mano la pelinegra, pero no se atrevió a subir la mirada por miedo a encontrarse con la del profesor.

    - Bien, hable por favor.

    - Etto… Verá… Yo no leí el libro, así que…

    Inuyasha cerró los ojos, aspiró y luego suspiró. Volvió a mirar la lista y dijo:

    - Suzuki, Rin.

    - A-acá – tartamudeó Rin. Ella tampoco había leído nada.

    - Podría contarme hasta donde leyeron – el hombre se cruzó de brazos y la miró fijamente.

    - Sensei, yo tampoco lo leí – la jovencita terminó de decir la frase con gran temor.

    Inuyasha golpeó con las dos manos el escritorio. Movía sus ojos de Rin a Kagome y de Kagome a Rin. Luego, se alejó del lugar donde estaba y pasando dos filas de pupitres llegó hasta donde se encontraban las muchachas aterrorizadas, en especial la de mirada chocolate que por poco le caían lágrimas.

    - Traté de ser paciente con la primera de ustedes, pero que ya dos alumnas no lean lo que hay que tener leído, ¡no lo soporto! – gritó Inuyasha golpeando el pupitre de la alumna Higurashi.

    - Etto, ¿no se supone que la tercera es la vencida? – preguntó Rin inocentemente.

    Inuyasha la fulminó con su salvaje mirada ambarina.

    - ¡Qué dijiste!

    - ¡Oiga, debería mantener la calma! – exclamó Kagome – Usted es un profesor, no se puede poner como un loco por el simple hecho de que no hayamos leído algo para su clase, que en realidad comenzó a ser SU clase recién ahora.

    - ¿A usted le parece bien no cumplir con los deberes? – cuestionó el plateado acercándose peligrosamente a la de mirada azul.

    - N-no, pero…

    - Nada de pero. ¡Para la próxima clase quiero que ustedes dos me traigan un resumen escrito de todo el libro! ¡Y usted Higurashi, por atrevida deberá pasar al frente y hablarnos de toda la novela! – la apuntó el profesor en cólera a la última chica mencionada.

    - ¡Qué yo qué!

    >>>>


    Tanto a Rin como a Kagome las rodeaba un aura desanimada. Las dos adolescentes se encontraban con sus cabezas apoyadas sobre el pupitre. Sango, desde el suyo, sólo suspiraba cada vez que las miraba. ​

    - Oigan chicas, yo sé que este nuevo profesor resultó ser portador de muy poca paciencia, pero también es su culpa por no ser responsables – opinó la castaña con el mentón descansando entre las dos palmas de su mano.

    - ¿Portador de muy poca PACIENCIA? ¡Yo diría que directamente no tiene paciencia! – exclamó Kagome incorporándose inesperadamente y lanzándole una mirada aniquiladora a la de ojos café.

    - Tranquila, tranquila – dijo Sango alejándose temerosamente de su amiga con el pupitre.

    - Alumnos – habló Kaede entrando nuevamente al aula de segundo año – Debo informarles que también renunció su profesor de filosofía. Por lo tanto, acá los dejo con el nuevo. Sean buenos chicos.

    - Prefiero que sea feo y no tan malo como Inuyasha-sensei – comentó Rin aún con el aura desanimada alrededor suyo y una expresión deprimida.

    El hombre que entró no tenía absolutamente nada de desagradable. Todo lo contrario, poseía una mirada violeta oscura muy sensual, al igual que su sonrisa. Tenía el cabello castaño oscuro y un mechón le colgaba de su nuca. Vestía un traje azul muy oscuro.

    - Buenos días. Soy Kazaana, Miroku. Un placer conocerlos a todos – se presentó haciendo una reverencia y luego, al incorporarse, sonrió sensualmente.

    - ¡Kya! ¡El placer es nuestro! – gritaron todas las chicas.

    Los chicos no parecían muy felices.

    - Muchachos y bellas muchachas, seguro que durante el año les hablaron sobre Sócrates, Platón y otros filósofos – comenzó a decir el castaño – Pero yo quiero hablarles de la vida, ya que la filosofía es parte de la vida. Esta ciencia se cuestiona la vida, nuestra existencia…

    - Ay, no. Primero tenemos a un profesor impaciente y violento, y ahora tenemos a uno divagador - protestó Kagome con una expresión resignada en el rostro - ¿Qué nos falta?

    - Yo creo que uno sumamente frío e inflexible – dijo Rin con un aire meditabundo mientras miraba el techo con el dedo índice sobre su mentón.

    - A mí no me desagrada tanto este - comentó Sango mirándolo fascinada mientras éste hablaba sin cesar.

    - Ay, por favor Sango – se limitó a decir Kagome.

    - En serio, me agrada.

    Luego de dos horas de puro monologo por parte del profesor, llegó el descanso entre clase y clase. Ese tiempo, Sango decidió aprovecharlo para ir a comprarse algo al kiosco del colegio. Cuando se disponía a salir del aula también se disponía a hacerlo Miroku.

    - Por favor bella dama, pase – dijo haciéndose a un lado de una manera muy considerada.

    - Gracias – se sonrojó Sango - ¡Además de saber mucho sobre la vida y ser re lindo es atento! ¡Creo que me voy a enamorar! – pensó emocionada.

    Esa emoción desapareció al sentir una mano rozar su trasero.

    La cabeza de Sango fue girando lentamente hasta tener los ojos puestos en su profesor de filosofía.

    - Se-sensei – tartamudeó toda colorada.

    - Ay, perdón. Quería acomodarte tu pollerita porque la tenías- - no pudo terminar de decir nada ya que recibió una cachetada.

    - ¡Retiro todo lo dicho! ¡Es un pervertido! – exclamaba en su mente y la expresión que portaba su rostro era una de ira.

    >>>>>

    La tarde había llegado, sólo faltaba la hora de inglés y el primer día de la semana terminaría. Todos los alumnos guardaban sus bentos y se preparaban para el comienzo de esa última hora escolar.

    La directora Kaede volvió a entrar al aula de segundo año con un rostro aburrido y una gotita le caía del costado de la frente.

    - Esto ya se volvió un hobbie el día de hoy – pensó mientras esperaba que los estudiantes tomaran asiento – Jóvenes, les quiero decir que… - suspiró resignada y dijo – Nuevo profesor de inglés, ya saben, trátenlo bien y blablabla.

    Cuando la veterana se retiró del lugar, inmediatamente apareció una figura alta.

    - ¿Pero qué pasa hoy? ¿Vienen todos los modelos a darnos clase? – preguntó Rin al aire.

    El hombre que había entrado tenía una larga y lacia cabellera plateada. Su mirada ambarina era penetrante, pero parecía carecer de emoción alguna. Vestía un traje negro.

    - Daiyoukai, Sesshoumaru – se presentó el profesor con firmeza.

    - ¡Un placer! – exclamaron todas las chicas.

    Sesshoumaru tan sólo se limitó a levantar una ceja. Su rostro seguía sin expresar emoción. Luego, procedió a sentarse y dejó el portafolio arriba del escritorio y comenzó a sacar algunas cosas de allí.

    - Parece que el más lindo de todos es más mudo que un mudo – le susurró Rin a Kagome.

    - Para mí era más lindo Inuyasha-sensei – opinó la de mirada azul sin pensar.

    - Yo pensé que lo odiabas – comentó Sango levemente sorpendida por lo que acaba de decir su compañera.

    - Eh… es decir… yo no lo soporto, pero eso no significa que no me parezca lindo – comenzó a balbucear Kagome mientras cambiaba su vista de Rin a Sango – Pero eso no significa que me guste.

    - Silencio – habló Sesshoumaru con tranquilidad, pero autoritariamente.

    El trío se calló.

    - Yo sólo les voy a hablar en nuestro idioma cuando esté sumamente cansado de las estupideces que ustedes puedan llegar a hacer o decir. Sino, la clase será dada toda en inglés y al que hable en japonés le bajaré un punto en el próximo examen que haya. – sentenció el profesor.

    Todos los estudiantes tragaron saliva y sus piernas temblaron.

    - Now we’re going to start with the class (Ahora vamos a empezar con la clase) – dijo dándose la vuelta y comenzando a escribir algo en el pizarrón.

    Rin se inclinó un poco para el costado y se acercó lo más que pudo al oído de Kagome y dijo:

    - Mirá que lindo trasero tiene. Tan formadito – río la chica.

    Sesshoumaru, al escuchar unos murmullos, se volteó y miró para el lado de donde provenía la risita.

    - Who has laughed? (¿Quién se río?)

    - Etto… Yo – murmuró Rin toda apenada.

    - One point less in your future exam (Un punto menos en tu futuro examen).

    - ¡Ay, sensei, pero es que me olvidé! – volvió a hablar en su idioma natal poniéndose de pie.

    - Another point less (Otro punto menos).

    - Pero…

    - Another one (Otro).

    A la pelinegra se le llenaron los ojos de lágrimas, y con enojo se sentó en su lugar cruzándose de brazos y haciendo puchero.

    La clase siguió hasta que la hermosa y placentera campana sonó.

    - Qué día – comentó Sango guardando sus cosas.

    - Ni me lo digas, tengo que preparar una clase oral de literatura – respondió Kagome con aspereza al recordar a Inuyasha-sensei.

    - Y yo tengo lo de literatura y tres puntos menos en el examen de inglés – se quejó Rin con lágrimas cayendo cual si fueran cataratas por sus mejillas coloradas.

    - Sin duda Rin es la más desafortunada – opinaron a la vez Sango y Kagome acercándose a su abatida amiga.

    Así finalizó el primer día con esos peculiares, pero hermosos docentes nuevos. ¿Qué les depararía el futuro a esas tres chicas con esos tres profesores?

    Continuará…

    *****
    Hola, soy Chela-sama.
    Espero que hayan podido disfrutar del primer capítulo de este fic. Yo lo hice, y mucho.
    La idea de este fic me surgió recordándome en tercer año de secundaria (Creo que en otros países sería primero de preparatoria). Ese año a mí me gustaba muchísimo un profesor de geografía con el que me llevaba muy bien (A veces me lo encontraba cuando iba caminando al colegio, es por eso que terminábamos yendo juntos y hablábamos de nuestras vidas. No saben que feliz me ponía ^^). Claro que nunca pasó nada. Pero ese no será el futuro de nuestras tres protagonistas con sus hermosos y sensuales profesores (¡¡Kya!!).

    Algunas aclaraciones:
    Etto: este...
    Bento: esa viandita que en tantos animes se ve donde llevan la comida.
    Sensei: profesor, maestro.
    Por último: en Japón para presentarse primero se dice el apellido y luego el nombre.

    Nos leemos en el próximo capítulo.

    Matta ne ^^
     
  2.  
    AyumiYasha

    AyumiYasha Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2007
    Mensajes:
    210
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    ¡Hola!
    Acabo de leer el 1er capítulo y te felicito.
    Muy bueno, espero la continuación pronto...
    Y que te valla bien en todo.
    ¡Chao!
    PD: ¡Continúalo pronto! :)
     
  3.  
    kaon

    kaon Usuario común

    Miembro desde:
    6 Septiembre 2007
    Mensajes:
    350
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    wa buenisimo tu fics me encantan las historia asi espero ver como transcurre la historia mucha suerte
     
  4.  
    Dehianira

    Dehianira Entusiasta

    Miembro desde:
    19 Enero 2007
    Mensajes:
    170
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    me encanto el fic aunke pobrecillas los xicos se an pasado los 3 sin escepcion bueno me gusto mucho espero k lo continues pronto xao wapa
     
  5.  
    Graciela C.

    Graciela C. Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    29 Junio 2007
    Mensajes:
    293
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    tu fic esta buenisimo, tienes mi apoyo, conti pronto! felicitaciones!
     
  6.  
    Kagome--1551

    Kagome--1551 Guest

    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    Acabo de leer el primer capitulo y dejame decirte que ha sido muy divertido.
    Me ha gusado mucho la idea que has tenido para el fic.
    Pero Sesshomaru se ha pasado mucho bajandole 3 puntos a Rin.
    Por lo demas todo muy divertido.
    Plis continualo cuano antes.
     
  7.  
    ingi

    ingi Guest

    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    olaaaaaa!!! ^^
    soy nueva y me acabo de leer el primer capitulo y me encanto!!!! ^^ jeje
    probrecia rin, lo siento por ella pero esque solo imaginarmelo y me meo de risa!!!!!!! xD xD xD xD :P
    espero que lo continues pronto y tienes mi apoyo!!!!!!!!!!
    bye!!!!

    Atte: InGi ^^
     
  8.  
    Chela-sama

    Chela-sama Guest

    Título:
    Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    2730
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    Antes que nada, quiero agradecer sus post a AyumiYasha, Kaon, Dehianira, Graciela C, Kagome--1551 e ingi.
    Sí, sé que los encuentros con estos profes no fueron los mejores -sobre todo el de la pobre Rin jeje-, pero es que soy malita.

    Algunas aclaraciones:
    Matta ashita: hasta mañana.
    Acerca de Japón: Akihabra es una zona donde hay negocios que se dedican a vender electrónicos, videojuegos, computadors, etc. Pero también es el lugar donde se concentran los negocios relacionados con el anime y el manga.

    Al capítulo...

    *****

    Mi amado profesor

    Capítulo 2: confusión – sentimientos que despiertan

    Otro día escolar volvió a comenzar. El trío de amigas se acomodó en los pupitres, y una de ellas, la que se sentaba en el medio, sacó una revista de su mochila. Era una revista de economía japonesa.

    - Kagome, ¿desde cuando te interesan esos temas? – preguntó Sango algo extrañada – Yo pensé que nada más leías temas superficiales, como los chismes de los famosos.

    - ¿Y qué hay con que me gusten ese tipo cosas? – cuestionó la de mirada azul frunciendo el ceño y mirándola de reojo a su amiga – Traje esta revista sólo porque encontré algo que creo que les va a interesar.

    Kagome la abrió y pasaba rápidamente las páginas hasta que llegó a la que le interesaba. Era una foto de un hombre algo avanzado de edad, pero que aún mantenía cierto atractivo junto a otros dos jóvenes hombres. Esos dos hombres eran…

    - ¡Inuyasha-sensei y Sesshoumaru-sensei! – exclamó Rin al ver la imagen - ¡No puedo creer que sean hermanos – aunque pensándolo bien tienen el mismo apellido- y encima hijos de… “Del empresario más rico de todo Japón: Daiyoukai, Inutaisho”.

    - Así es, me imagino que ese tal Inuyasha debe ser un nene de papá – río Kagome burlonamente mientras hojeaba la entrevista que le hicieron al padre de estos – Seguro le cumplían todos sus caprichos.

    - ¿A quién le cumplían todos sus caprichos, Higurashi? – preguntó Inuyasha entrando al aula.

    La pelinegra cerró la revista inmediatamente.

    - ¿Y bien? – alzó una ceja el profesor con una sonrisa arrogante.

    - A un amigo nuestro – mintió girando sus ojos para un costado.

    - Ya veo. Bueno, usted y Suzuki me debían un resumen de la novela de Kawabata, ¿verdad?

    Las dos muchachas de cabello negro se pusieron de pie y se dirigieron hasta donde estaba el hombre plateado para entregarle el trabajo encomendado. Cuando Kagome se estaba por retirar a su lugar, él la tomó suavemente del hombro. Ella quedó con su espalda pegada contra el pecho del profesor, podía sentir su calor corporal.

    - Higurashi, recuerde que usted también tenía que darnos una clase – le murmuró en el oído.

    Kagome tembló al sentir la respiración de ese atractivo hombre en su nuca. Pero trató de controlar sus hormonas y recordar que en realidad era un tipo impaciente, gritón, violento y unos cuantos defectos más.

    - Esta bien – asintió con un tono lleno de veneno.

    La jovencita se paró frente a la clase y comenzó a contar su trabajo. Inuyasha se quedó impresionado con la soltura que tenía al hablar.

    - Muy bien alumna, ya puede volver a su lugar – al decir esto, él, que estaba sentado en el pupitre de ella, volvió a su escritorio cruzándose en el camino con la muchacha.

    Kagome regresó con sus amigas que la felicitaron por la gran lección oral que había dado. Cuando finalmente se sentó y miró al profesor, nuevamente sus mejillas tomaron color.

    - Tranquila Kagome, no caigas bajo los encantos físicos de ese tipo. No caigas – se decía mientras se apretaba la sien con una mano.

    - Por cierto, Higurashi – la joven levantó la vista – Tiene razón. Siempre me cumplen mis caprichos. Usted leyó un libro que no lo había ni tocado y todo porque yo se lo ordené – sonrió con arrogancia mientras guardaba unos papeles en su portafolio.

    - Qué hijo de… - no pudo terminar de decir la frase ya que Rin le tapó la boca para no provocar una nueva pelea.

    >>>>

    La hora del almuerzo estaba por finalizar y las tres amigas, que solían comer en el patio del colegio, regresaron al aula.

    - Ahora tenemos inglés – se quejó Rin haciendo puchero y dirigiéndose a su pupitre.

    - Lo único que tenés que hacer es mantener la boca cerrada – dijo Sango sentándose.

    - Quiero a mi antigua profesora de inglés – murmuró Rin descansando el mentón entre sus dos manos.

    - Lo odio, lo odio, lo odio – alrededor de Kagome había un aura oscura.

    - No pienses más en Inuyasha-sensei – la de mirada chocolate le dio una palmadita en la cabeza.

    - Es que ya se la tomó conmigo. Estoy segura – hablaba Kagome con furia apretando sus puños.

    En eso, Sesshoumaru entró al aula elegantemente. Se dirigió a un paso tranquilo al escritorio y sacó un par de fotocopias que procedió a repartir. Cuando llegó al pupitre de Rin se la quedó observando lo más inexpresivamente posible. Él sabía que la gente odiaba no poder leer las emociones de una persona.

    - Si Inuyasha-sensei se la agarró con Kagome, Sesshoumaru-sensei se la agarró conmigo… Él es el más lindo, ¡pero también el que da más miedo! – pensaba Rin mientras le caía sudor de la frente por la incomoda mirada de su profesor.

    Luego de dar los papeles, comenzó la clase de inglés en donde nadie se atrevía a hablar, donde no volaba ni una mosca.

    Pasadas las horas de inglés, tocó la campana. Sesshoumaru tomó sus cosas y partió del lugar.

    - Qué antipático que es. No nos saluda – opinó Kagome colgando su mochila en sus hombros.

    - Y tampoco cambia esa expresión fría – añadió la castaña.

    - En fin… chicas, me tengo que ir. Hoy cumple mi hermanito, así que le tengo que ir a comprar el regalo – se despidió la de mirada azul agitando su mano y yéndose del aula.

    - ¡Matta ashita! – saludaron Sango y Rin a la vez.

    >>>>

    Kagome paseaba por las tiendas de Akihabara mientras se preguntaba en cuál de todos los negocios de videojuegos entraba para comprarle alguno a su hermano, pero que en lo posible fuera barato.

    - Cómo detesto estas cosas. Souta… las cosas que hago por vos – pensaba la pelinegra viendo por las vidrieras.

    >>>>

    Inuyasha, con portafolio en mano, se encontraba por la zona de Akihabara. Él era un fanático de los videojuegos, es por esa razón que se había ido a comprar uno. El hombre estaba muy concentrado observando en las vidrieras, cuando de repente, a pocos metros de él, vio una cabellera negra.

    - Ahora que recuerdo, yo le dije a Kikyo que estaría por acá – el plateado sonrió al pensar en su novia – Seguro que está buscándome – pensó y se abalanzó hacia la chica de cabello oscuro.

    Sin embargo, el profesor se olvidó en percibir que la portadora del pelo negro vestía una pollerita color vede y una camisa de mangas largas, con unos mocasines negros y medias que le llegaban cerca de la rodilla. En otras palabras, el uniforme escolar de la preparatoria en donde él daba una asignatura.

    - ¿Qué hacés acá? ¿Querías verme? – preguntó Inuyasha abrazando desde atrás a su supuesta novia – Me hubieras mandado un mensaje de texto y nos encontrábamos en algún lugar – le dijo con un tono lleno de dulzura mientras escondía su cara en el cuello de ella – Hoy tenés un olor muy rico.

    Las piernas de Kagome temblaron. Todo su cuerpo parecía querer desvanecerse. ¿Qué hacía su profesor abrazándola? Seguro era una confusión.

    - Yo… yo creo que usted se equivocó de persona – balbuceó la joven completamente sonrojada.

    Inuyasha se paralizó. Se incorporó con lentitud y, sin sacar los brazos de alrededor de la cintura de Kagome, se la quedó observando como si la muchacha en frente suyo fuera un ser de otro planeta.

    - Higu…rashi – habló entrecortado – Usted no es Kikyo.

    - ¿Kikyo? – preguntó Kagome – No, ciertamente no – se separó del hombre – Perdón por desilusionarlo - y con eso dicho, entró al negocio que minutos antes tenía pensado entrar, cuando fue sorprendida por el abrazo de Inuyasha.

    El plateado estaba boquiabierto. Cuando pudo reaccionar, pasó a mirarse las manos. Entre esas manos estuvo la cintura de una alumna suya. Luego tocó su rostro. Ese rostro estuvo refregándose por el cuello de una alumna.

    - ¡Menos mal que no la besé! ¡Sería un degenerado! Metiéndome con alumnas mías – se puso una mano en el pecho como tranquilizándose un poco.

    Inuyasha se quedó en el mismo lugar por algunos minutos. Parpadeando una y otra vez y reproyectándose una y otra vez lo que acababa de hacerle a una alumna.

    - ¿Esta bien? – preguntó una voz gentil

    El plateado posó sus ojos ambarinos en Kagome, quien lo miraba con un rostro de cierta preocupación.

    - Sí, sí. Estoy bien – respondió algo nervioso.

    - Me alegro. Nos vemos, sensei – se despidió la chica, pero repentinamente sintió que le tomaron la mano.

    - Espere – la detuvo el hombre – Perdón por lo de recién.

    - ¿Lo de recién? – la pelinegra se llevó un dedo al mentón e hizo trabajar su memoria - ¡Ah, eso!

    - Sí, eso.

    - ¿Qué hay con eso?

    - ¿Cómo qué hay con eso? ¡Yo la abracé, la toqué, la olí, por poco la beso! – explicaba Inuyasha con desesperación.

    - ¿Besarme? – Kagome se sonrojó.

    - Así es. Es que su cabello es muy parecido al de mi novia.

    - Ya veo – esto lo dijo con cierta desilusión – No se preocupe sensei. Tan sólo fue un malentendido. No lo voy a mencionar. Es más… ya está, hagamos que no paso nada. Yo no recuerdo más nada – sonrió la muchacha.

    - ¿No recuerda más nada de qué?

    - De lo del abrazo y blablabla.

    - ¡Ajá! ¡Sí lo recuerda! – la apuntó el plateado como si ella fuera culpable de algún crimen.

    - ¡Usted me preguntó de qué! – le respondió elevando su tono de voz con irritación - ¡Ay, con usted no se puede hablar! Me voy.

    - ¿No dirá nada?

    - Ya le dije que no. Confie en mí – con eso dicho, la alumna desapareció entre la multitud que solía caminar por Akihabara.

    >>>>

    La noche llegó. Kagome se dirigía a su habitación luego de haber terminado de ayudar a su madre a lavar los platos que ese día habían sido muchos por la presencia de los amigos de su hermano.

    La jovencita se desplomó en la cama y luego se dio perezosamente la vuelta quedando boca arriba. Su mirada azul parecía estar perdida en recuerdos. Pero no en recuerdos lejanos, sino que en los sucesos que habían ocurrido esa misma tarde.

    - Así que tiene novia… ¡Ay, pero que me importa eso a mí! ¡Es un tipo demasiado gritón e impaciente! – pensaba mientras fruncía el ceño – Pero cuando me habló pensando que era la novia lo hizo con una dulzura…

    Kagome tomó un almohadón y con él se tapó la cara.

    - ¡No, no, no! ¡Pensá que él es impaciente y gritón, impaciente y gritón! – pero a pesar de que trataba de convencerse de que no era un buen hombre, no podía dejar de sentir sus manos entre su cintura y su rostro en su cuello.

    Kagome procedió a golpearse con el almohadón, luego lo agarró y lo abrazó.

    - ¡Se sintió tan bien ese abrazo! – terminó confesando al aire. – Espero que me vuelva a confundir con… ¡Pero qué estoy diciendo! – gritaba en el cuarto.

    Finalmente volvió a abrazar el almohadón y suspiró nostálgicamente.

    - De verdad quiero que me vuelva a abrazar – murmuró al aire – Sensei, confúndase más seguido…


    Continuará...
    *****
    Hola, ¿cómo están?
    Concluí el segundo capítulo, ¡qué feliz! Cómo verán tuvo cierta linda interacción entre Inu y Kag. El próximo capítulo no sé si será para Sessh y Rin o para Sango y Miroku. De todos modos habrá uno dedicado para cada pareja restante.
    Por cierto, hay una razón por la cual Kagome tiene los ojos azules. Una vez vi un doujinshi de ella muy lindo donde sus ojos estaban azules. Es por eso que decidí describirla así.

    Nos leemos en el próximo capítulo.

    Matta ne ^^
     
  9.  
    kaon

    kaon Usuario común

    Miembro desde:
    6 Septiembre 2007
    Mensajes:
    350
    Puntos en trofeos:
    16
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    waa buenisimo el capitulo
    espero que lo continues tu tienes que seguirlo mucha suerte
     
  10.  
    Remus Lupin

    Remus Lupin Usuario popular

    Sagitario
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2006
    Mensajes:
    952
    Puntos en trofeos:
    88
    Pluma de
    Escritor
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    Hola.
    soy nuevita es tu fic.
    me encanto*-*
    ese Inu, que buena confucion.jejeje.
    adios
     
  11.  
    ingi

    ingi Guest

    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    uolaaaaaaaasss!! ^^ hehe
    si!!! buena contiiii!! ^^ ejej
    que tonto confundir a kagome con kikyo............ (yo creo que ni se parecen xD) jaja
    bueno, escribe prontito conti que yo ya tengo más ganas de leer!!!!! ^^ jeje
    bye!!!!

    Atte: InGi ^^
     
  12.  
    Dehianira

    Dehianira Entusiasta

    Miembro desde:
    19 Enero 2007
    Mensajes:
    170
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    pero k suerte tiene kag yo tambien kiero y pobre rin sessho la tiene atemorizada jeje espero k pongas conty pronto xao wapa
     
  13.  
    victoria_7

    victoria_7 Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Agosto 2007
    Mensajes:
    261
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    olaaaaaa!!!!
    acabo de leer tu fic y.... esta MUUUY bien!! ^.^
    pobre rin.... 3 puntos menos en el examen... u.u
    espero q lo continues prooooontooooo jeje

    xaoO!! y bsS!!
     
  14.  
    Kagome--1551

    Kagome--1551 Guest

    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    Ei!!!!!
    El segundo capitulo de tu fic ha estado muy bueno.
    Me gusto la parte en que Inuyasha se quedaba parado porque Kagome sabia exponer oralmente muy bien.
    Y tambine me gusto la parte en que Inuyasha abrazo a Kagome por error y luego se quedaba parado pensando en lo que habia hecho. Pero habria estado aun mejor si la hubiese besado, jejeje.
    Por favor coninualo cuanto antes que este fic esta siendo muy ineresante.
     
  15.  
    gene

    gene Guest

    Título:
    Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    59
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    Me encanto el fic... en realidad me gusta mucho como escribes y la idea de que sea una relacion entre profesores y alumnas esta genial.. espero lo sigas pronto que aquí hay otra seguidora de tu fic mas

    Besos gene
     
  16.  
    Hacky Sack

    Hacky Sack Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Diciembre 2006
    Mensajes:
    584
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    ¡Hola!
    ¡Muy bien el fanfic n.n! Jajaja, InuYasha gritón, y al rato con voz dulce ¡@_@! ¿Será que Kagome se esté enamorando de él? O.O, espero que sí.
    Sigue el fanfic pronto, esta buenísomo y sobretodo como escribes ^^.
    Saludos.
     
  17.  
    Dāni

    Dāni Usuario popular

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Julio 2006
    Mensajes:
    504
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    Hola!!
    Ahh que linda conti!!! *-*
    que terino que Inu abrazara a Kag *.*
    pero lo malo fué que lo confundiera con Kikyou ¬¬
    bueno espero la conti pronto pelase!!! ^^
    Bye!
     
  18.  
    AyumiYasha

    AyumiYasha Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2007
    Mensajes:
    210
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    ¡Hola!
    Muy lindo el capítulo. *-*
    ¡Me encanto! si, si...
    Bueno pero difinitivamente apoyo a Aiko, lo
    único malo fue cuando confundió a Kag con Kikyo... ¬¬
    Bueno espero la continuación ansiosa.
    ¡Chao!
    PD: ¡Cuidate!
     
  19.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    He borrado algunos post tipo conti-conti.
    Les recuerdo que están prohibidos.

    Chela-sama, buen fic, de los mejores que he leído por aquí.
    Tienes errores con los guiones, si deseas aprender como corregirlos envíame un PM.
     
  20.  
    Chela-sama

    Chela-sama Guest

    Título:
    Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    2714
    Re: Mi amado profesor [InuKag/SesshRin/MirSan]

    Muchas gracias por sus post! ^^ También quiero darle la bienvenida a toda la gente que comenzó a leer mi fic, espero que lo disfruten mucho.

    ingi: yo tampoco creo que se parezcan mucho físicamente, sobre todo en el anime ( En el maga el parecido es mayor). Pero fue Inu, en los primeros episodios, que cuando vio a Kag recordó a Kikyo.

    Kagome--1551: jeje, no seas impaciente con el beso. Ya va a venir... Supongo, niaka niaka (risa malévola).

    Pami: gracias por lo del los guiones, traté de aplicarlo en este cap. No sé si me salió bien. Pero en fin... Gracias.

    Por lo que veo a la mayoría no le gustó lo de la confusión, jejeje. Ya veremos que pasa entre esos dos.

    Ahora, al capítulo...

    *****
    Mi amado profesor

    Capítulo 3: asociaciones pervertidas

    El viernes había llegado. Los estudiantes del Takahashi Koukou ni bien pisaron el establecimiento ya querían irse de allí debido a la ansiedad que provocaba que comience el fin de semana.

    Sango, que siempre solía llegar temprano junto a sus otras dos amigas, estaba en el baño lavándose las manos. Al salir de allí, luego de echarse un vistazo en el espejo, tuvo un encuentro no muy agradable con cierta persona.

    - Ahí está ese pervertido. Encima las primeras dos horas son con él. Qué suerte la mía – pensaba la castaña con irritación mientras caminaba detrás de su profesor de filosofía.

    Repentinamente, éste se dio la vuelta e identificó enseguida a la alumna a la cual “sin querer” le quiso tocar su trasero.

    Sango, al percatarse de que Miroku recordó quien era, quiso pasar de largo, pero él se interpuso en el camino. El hombre siempre sonriente.

    - Creo que tenemos una charla pendiente – habló Miroku mientras se pasaba una mano por el cabello.

    - ¿Me quiere seducir haciendo ese gesto? No lo va a lograr – se decía Sango con el ceño fruncido – Usted y yo no tenemos nada de que hablar.

    - Yo creo que sí – la volvió a detener y le hizo una pequeña reverencia -.Te debo una disculpa.

    - ¿Disculpa?

    - Por lo de la otra vez. Porque yo…

    - Sí, no me lo recuerde – dijo la castaña con los ojos cerrados y aún con una expresión irritada.

    - ¿Tengo su disculpa? – preguntó Miroku aún agachado, pero con su rostro elevado.

    - Sí, la tiene – la muchacha desvió la mirada.

    - Que bueno.

    - Pero se puede saber cómo se atrevió a hacer algo así, y encima a una alumna. Es decir, soy menor de edad – cuestionó Sango con los brazos cruzados con un tono de reprimenda.

    - Me trata como si fuera un niño – el castaño sonrió mientras contemplaba las facetas de su alumna. La cual encontró muy atractiva.

    - ¿Tengo algo en la cara?

    - No.

    - ¿Me va a responder?
    - Sí – río mientras comenzaba a agitar una mano –. La verdad es que fue un impulso de ella.

    - ¿Un impulso? – la castaña alzó una ceja incrédula.

    - Sí. Verá, usted me hizo recordar a mi ex novia. Una persona muy especial en mi vida - el rostro de Miroku se mostró algo nostálgico –. Yo siempre solía tocarle esa parte y ella siempre me sonreía… Ah… Esa sonrisa.

    -Veo que la debió haber querido mucho – comentó Sango apoyando una mano en su corazón –. No se preocupe, si esa es la razón, yo no voy a decir nada de nuestro incidente. Pero recuerde que yo no soy ella.

    - Gracias – contestó el otro –. No sabe cuánto la extraño a veces.

    - ¿Estuvieron mucho tiempo juntos?

    - Fue con la mujer que más tiempo estuve.

    - ¿Cuántos años habrán sido? – se preguntó Sango en su interior.

    - Ah…. Qué maravillosos dos meses y medio.

    Sango cayó al piso por la respuesta de su profesor.

    - ¿Dos meses y medio? ¿Qué clase de hombre es este? - se preguntaba aún tirada en el suelo.

    >>>>

    El descanso entre clase y clase llegó. Miroku tomó sus cosas para retirarse, no sin antes saludar a todos sus alumnos, pero en especial a la muchacha de ojos color café. Ésta, al ver que él le dedicó una sonrisa especial para ella, no tuvo más opción que devolverle otra, aunque un poco forzada.

    - Vaya, vaya… ¿Qué pasó entre Miroku-sensei y vos? – preguntó Kagome mientras le golpeaba el brazo a su compañera con el codo.

    - Nada. Absolutamente nada.

    - Pero te sonrió de una manera tan linda – el tono de la pelinegra ya tenia algo de juguetón.

    - Basta, no quiero hablar al respecto – Sango se cruzó de brazos y cerró los ojos dejando en su rostro una expresión enfadada.

    - ¿Será qué a él le pasarán cosas con vos? ¡Kya, qué romántico! – se expresó Kagome muy excitada.

    - No digas idioteces – Sango se sonrojó -. No pasa nada entre nosotros y yo nunca voy a gustar de alguien tan pervertido como él.

    - ¿Pervertido? – apareció Rin en la conversación – ¿Quién es pervertido?

    - ¡Nadie!

    - Miroku-sensei le hizo algo a Sanguito – Kagome ya tenía un tono burlón en su voz y no podía parar de reírse.

    - ¡Basta! Les voy a contar todo, pero sólo una vez – sentenció la castaña golpeando la mesa con su mano.

    Las dos chicas se sentaron en sus respectivos pupitres y se la quedaron observando intrigadamente y dispuestas a escuchar toda la historia.

    - Él me tocó mi parte trasera… - confesó Sango totalmente apenada.

    - ¡¿Qué?!

    - Esperen, esperen – las interrumpió a sus amigas antes de que éstas comenzaran a decir disparates -. Hay una razón, y la razón es que supuestamente me parezco a su ex novia. Él me dijo que siempre le solía tocar… ya saben…

    - Ohh… entonces Miroku-sensei no está enamorado de vos – dijo la de mirada azulina algo decepcionada.

    - Ni me interesa.

    - Pero no estaría bueno que un profesor te pudiera ver como a una mujer – habló Kagome soñadoramente.

    - ¿Te gusta Inuyasha-sensei? – preguntó Rin muy directamente.

    - ¡¿Qué?! – exclamó Sango.

    - Shhh – las hizo callar la del medio – A mí me pasó algo muy similar a lo tuyo, sólo que Inuyasha me confundió con su novia actual.

    - ¿Te tocó el trasero? – preguntaron las jóvenes al unísono.

    - No, no. Me abrazó… Pero no pasó nada más. Después se disculpó y se sentía terriblemente mal. Sin duda, nunca se va a fijar en mí – suspiró con derrota.

    Las otras dos tan sólo se quedaron mirando a Kagome con un rostro algo entristecido, pero que no se comparaba al de desilusión de su amiga. Sango apoyó una mano sobre el hombro de Kagome y le sonrió para tratar de darle ánimos, Rin también hizo lo mismo.

    - Gracias, chicas – dijo suavemente –. Me encantaría que Inuyasha-sensei me sonriera como lo hizo Miroku-sensei con vos.

    >>>>

    Sango se encontraba en su habitación estudiando para un examen que tendrían la semana entrante. Pero llegó un momento en el que su mente necesitó alejarse de las formulas matemáticas, es por esa razón que la muchacha decidió ir a dar un paseo. Tomó la chaqueta verde del colegio y salió a caminar.

    Ella cuando se quería despejar iba a un parque que quedaba bastante cerca de su casa. No era uno muy grande, pero estaba muy bien cuidado. Uno podía sentir el olor húmedo que provenía del pasto cortado prolijamente y también podía admirar los bellos árboles que ya se mostraban anaranjados por la llegada del otoño.

    Sango se dirigía al banco en el que siempre se sentaba. A lo lejos pudo percibir que había alguien sentado allí, pero en fin, el banco no era de su uso exclusivo. Sin embargo, al acercarse más al lugar pudo ver de quien se trataba la persona.

    - ¿Miroku-sensei? – preguntó al aire, pero su voz llegó a los oídos del joven.

    - Ah… Pero si es usted… Taijiya, Sango – dijo con una voz tranquila -. Vio, me aprendí su nombre.

    - ¿Por qué me trata tan bien? ¿Es porque me parezco a su ex? – cuestionó Sango sentándose junto a él.

    - No. Yo soy todo un caballero con todas las mujeres. Creo que a todas hay que tratarlas como a princesas – sonrió.

    - ¿A todas? ¿Y no haría diferencia con alguna mujer a la que quiera mucho?

    - Obvio que haría una diferencia. A ella la trataría como a una reina – contestó inmediatamente.

    - Ay, este hombre debe ser sumamente mujeriego. Ya veo porque no le duran las relaciones – a la muchacha le cayó una gotita de sudor por la frente.

    - Mire que bello atardecer – señaló Miroku mirando el cielo con un aire abstraído.

    - Sí. Yo siempre vengo a estas horas al parque. Me encanta verlo.

    - Qué coincidencia, a mí también me gustan ver los atardeceres.

    Sango se sonrojó, pero no entendía el por qué. Posó su mirada unos segundos sobre su profesor que aún estaba contemplando el cielo. Luego, la desvió y recordó que era un hombre poco serio para las relaciones. Si ella quería tener un hombre a su lado tenía que ser uno definitivamente fiel. Es decir, Miroku no sería ese hombre.

    Luego de que pasaron algunos segundos, el hombre, del bolsillo de su chaqueta azul oscura, sacó una foto. La miró y sonrió. Se perdió en recuerdos hasta que sintió una insistente mirada. Se dio media vuelta y ahí estaba Sango tratando de poder darle un vistazo a la foto.

    - Ella es mi ex novia. Es extranjera – le mostró la foto.

    Sango ladeó la cabeza y su rostro tomó una expresión confusa. La mujer que estaba en la foto tenía un largo cabello rizado y rubio. Sus ojos eran verdes y su cuerpo muy voluptuoso, o por lo menos comparado al cuerpo de las japonesas. La adolescente trataba de encontrarle alguna semejanza con ella, pero en la foto no la podía ver.

    - Sensei…

    - ¿Qué pasa? ¿No te parece que era bellísima?

    - Sí, es muy linda, pero…

    - Pero…

    - No le veo el parecido conmigo – dijo tomando la imagen entre sus manos y observándola más de cerca.

    - Ah… lo que pasa es que allí no se ve lo que ustedes dos tiene de parecido – contestó Miroku mientras le quitaba con delicadeza la foto a su alumna.

    - ¿No? ¿Y qué es entonces?

    - Pues verá… no sé si sea bueno decírselo – el hombre se comenzó a inquietar un poco.

    - Vamos, sensei. Quiero saber – insistía la chica.

    - Es que – Miroku se rascaba la nuca y desviaba la mirada, pero la joven seguía reclamando -… De acuerdo.

    - Bien… ¿Qué es?

    - Verá…

    - Sí…

    - Lo que tiene parecido es…

    - El parecido es… – Sango se estaba comenzando a exasperar, pero trataba de mantener un rostro calmo. Aunque sus manos estaban estrujando fuertemente la pollera que vestía.

    - La forma de tu trasero es casi idéntico al de ella – habló el hombre finalmente.

    Un viento sopló y el silencio rodeó a la pareja que estaba en el banco.

    - ¿Qué dijo? – cuestionó Sango con una sonrisa en el rostro que uno podría señalarla como falsa.

    - Que tiene un trasero similar. Es decir, no sé si es idéntico porque del suyo nada más pude ver su contorno porque nunca la vi desnuda, Taijiya – Miroku recibió una cachetada.

    Luego, sólo se escuchó un fuerte grito.

    - ¡HENTAI!

    Continuará…

    *****
    Pobre Sango. Cuando Miroku se comporta bien, siempre tiene que venir con algo que lo arruina todo, jeje.
    Espero que se hayan divertido con el capítulo. El próximo va a ser de Sessh y Rin... ¡Kya, mi pareja favorita!
    Obviamente que voy a volver con Inu y Kag. Se podría decir que en este fic las tres parejas son protagonistas por igual. Espero que me salga bien.

    Nos leemos en el próximo capítulo.

    Matta ne ^^
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso