Cargando...
?

Te gusta la historia

Poll closed 13 Octubre 2009.
  1. Me encanta

    83.3%
  2. Mas o menos

    16.7%
  3. Mejorale un poco

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    sangura

    sangura Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Diciembre 2009
    Mensajes:
    65
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amada vampiresa

    Me gusto mucho

    espero la conti pronto,

    me encantan tus capitulos

    estan largos asi uno disfruta mas.

    Ya quiero que Inu sepa lo de Kagome.

    Sayo, te leo luego
     
  2.  
    NutS

    NutS Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    83
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amada vampiresa

    Hola!!

    *--* Ame el capi! por fin se dieron un beso! gracias a osado de Inu x'D,
    y Oh! en el cine con todos allí jaja por suerte nadie los vio
    que lindo que Kagome haya encontrado por fin el amor junto con InuYasha.
    PY pobresitos tambien que siempre los acosan, menos mal que no caen en las trampas de los seductores x'D
    Uy me dio rabia Kanna que se cree! D'x y me dio risa como Kagome le paró el show a Kouga jaja para que aprenda

    sin nada mas que decir jaja

    Bye!! espero que se mejore tu mamá :D

    :vacabaila:
     
  3.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Mi amada vampiresa
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    6968
    Re: Mi amada vampiresa

    Capitulo 6.- Sentimientos desenfrenados, sentimientos sinceros.

    A partir de ese día tan especial de ambos en que se dieron su primer beso que fue desde hace un mes los dos se volvieron inseparables; y en verdad fue su primer beso, porque Inuyasha nunca había besado a nadie, y además no dejaba que ninguna mujer lo besara, aunque estas intentaran de todo para robarle un beso de los labios. Y Kagome, durante varios siglos, jamás dejaba que un hombre la besara, ni mucho menos la tocara, cuando alguien se atrevía, lo asesinaba sin piedad.

    Pero ese beso fue especial para los dos, ya que fue uno de amor y no de lujuria. Iban juntos a citas tan diferentes y únicas en cada ocasión; a veces los visitaban sus familiares o viceversa, ya sea Houjo y su familia. Houjo le tomaba mucha confianza a Inuyasha y el a Houjo, se llevaban muy bien ya que ambos querían ser lo mejor para cada uno; Inuyasha para que el mellizo de su adorada Kagome lo vea como un hombre excelente para ser su cuñado; y Houjo para que lo vea como un excelente cuñado y que se case pronto con su gemela Kagome y le den un sobrino pronto.

    A veces también visitaban a la familia de Inuyasha, pero para la vergüenza de Inuyasha, su madre Izayoi atosigaba a ambos con lo del compromiso de matrimonio; ya que según, quería ser abuela pronto. Su padre no decía nada al respecto, en cambio el pequeño Shippo le encantaba jugar con Kagome, y algunas veces la actitud de Sesshoumaru respecto a ambos se ponía muy sospechosa, pero se mantenían a raya. Sango ya estaba emocionadísima de que ellos dos salieran en citas; aunque fuese solo como amigos, pero esperaba que pronto pasaran a ser algo más que eso.

    ///////////////////////////////////////////////////////////////

    Era domingo y Kagome estaba de paseo por el centro comercial, ya que estaba buscando un regalo para su sobrino Tenshi, que ya pronto iba a cumplir tres años. En eso entra a una tienda de juguetes y ve un juego de bloques que le encanto para el pequeño; ya que a Tenshi le encantaba armar cosas; según Kagome y Yuca, Tenshi salió igualito a su padre en varios sentidos, y ese era uno de ellos. Escoge el juguete y lo manda a envolver en una tienda de novedades, y se prepara para ir a comer en la plaza de restaurantes del centro comercial.

    -Hola Kagome.- dijo una voz conocida para ella, al tiempo que su dueño la abrazaba cariñosamente por su espalda, haciendo que Kagome se ruborice y se sienta débil, solo había una persona que la hacía sentir así, además por el olor de su sangre lo supo de inmediato.

    -Hola Inuyasha, como estas, que haciendo por aquí?.- le pregunta Kagome mientras se volteaba a verlo a la cara, pero sin soltarse de su abrazo.

    -Vine a ver unas cosas que necesitaba para mi casa, y tú?.- le decía Inuyasha mientras la seguía abrazando, la necesitaba tanto como el aire a sus pulmones, que cada vez que se separaban se sentía vació y solo, la amaba tanto como para dejarla.

    -Vine por un regalo para mi sobrino Tenshi, y mientras me lo envuelven vine a comer.-

    -Qué te parece si te invito a comer conmigo, ya que ambos estamos aquí?.- le pregunta y pide Inuyasha con un toque de alegría en su voz.

    -Claro, si es que no estás muy ocupado.- le dice Kagome alegremente.

    -Claro que no lo estoy, jamás estaré ocupado para estar contigo.- le dice Inuyasha en su oído en un tono romántico y seductor, haciendo que Kagome se sonroje al máximo.

    Entran a comer en la plaza de restaurantes acompañados del uno y del otro, pero como había muchas personas hay, fueron el centro de atención; las mujeres que estaban presentes tenían cara de molestia y enojo, ya que esa mujer estaba con Inuyasha, y muchas de ellas habían hecho lo que podían a su alcance para salir con el, pero el siempre las rechazaba fríamente.

    También había ahí presentes algunos hombres que antes querían seducir a Kagome, pero ella los rechazaba con frialdad, y ahora que la veían acompañada de Inuyasha, tenían ganas de golpearlo. Al llegar ambos a una mesa con sus pedidos, empiezan a comer mientras platicaban y reían sobre diferentes cosas.

    ///////////////////////////////////////////////////////

    -Quieres un helado?.- le ofrece Kagome a Inuyasha al terminar de comer.

    -Claro Kag.- le dice Inuyasha feliz, se sentía más enamorado de ella cada momento que se la pasaban juntos. Piden el helado, y en eso Inuyasha se excusa para ir al baño, mientras que Kagome estaba en la mesa terminando su helado tranquilamente.

    -Hola doctora Kagome.- dice de repente una voz muy fría, pero con ligero toque sensual. Kagome reconoció de inmediato el dueño de esa voz.

    -Que quieres Sesshoumaru?.- le dice Kagome con una voz aun más fría que la de él, dejándolo sorprendido, nadie lo trataba así, a excepción de su hermano, pero ese era otro asunto, además lo que más le sorprendió y molesto fue la frialdad de esa mujer, nadie lo trataba así, le tenían miedo.

    -Solo estar contigo, y quiero saber qué es lo que tiene mi hermano que yo no tenga?; yo soy mucho mejor que el.- le dice Sesshoumaru mientras intentaba tomarle la mano; pero ella se lo impide; Inuyasha había llegado del baño, y al ver ahí a su hermano mayor queriendo conquistar a Kagome, se enfureció y ya iba a golpearlo, pero Kagome le hace una seña de que se detenga; Inuyasha le hizo caso, pues pensó que ella lo tendría bajo control, pero de todas formas aun estaba preparado para cualquier situación.

    -Si hubiese querido ser una más de tus calientacamas, ya me hubiera ido contigo, pero ya te deje claro que no me interesas para nada.-

    -Vamos Kagome, todas se hacen las difíciles para que suplique, yo te haré sentir mujer y que sientas el fuego de la pasión y que sigas deseando y suplicando por mas, soy mejor en lo que hago ya que soy más experimentado, mientras que mi hermanito nunca estuvo con una mujer, así que él no te puede complacer como yo lo haría.- le dice Sesshoumaru mientras quería tocarle el rostro, pero Kagome le pega en la mano impidiendo que lo haga, ya que lo que dijo Sesshoumaru le dio asco, dejándolo sorprendido y a Inuyasha sonriendo burlón.

    -Ya te lo dije, no quiero nada que ver contigo, además que tu acompañante está molesta, y me quiere pegar. Y el que seas un casanova no me atrae para nada, me dan asco esos hombres que presumen su hombría y tu das asco, yo quiero a Inuyasha porque el si me sabe tratar mejor- le dice Kagome para deshacerse de una vez de él y seguir disfrutando la compañía de Inuyasha; el único hombre que si quiere y ama.

    -Bah, yo no estoy acompañado de otra mujer, vengo solo. Y espero que recapacites y decidas venir conmigo y dejar a ese inútil.- miente Sesshoumaru sin remordimientos; ninguna mujer lo rechazaba y Kagome no sería la primera, ni la ultima.

    -Que no sabes escuchar idiota?; ya te dejo mas que en claro que ella no quiere estar contigo; además tu mujer en turno esta atrás de ti y escucho todo.- dice Inuyasha molesto agarrando a Kagome posesivamente por medio de un abrazo y viendo a su hermano con furia. Sesshoumaru voltea y ve que su amante en turno estaba queriendo dar lagrimas y con ganas de hacer un berrinche y reproche.

    -Como que no estas acompañado y estas solo?; Sesshi, yo estoy aquí contigo mi vida.- dijo Kagura con lagrimas en los ojos mientras le hacia un berrinche. Ella era una mujer atractiva, de buen cuerpo y rostro, con ojos de rubí y cabello negro amarrado casi siempre en un chongo. Ella ya había estado con varios hombres por dinero; y ahora era una de las tantas amantes de Sesshoumaru, y ya se sentía enamorada de el según ella, y lo que acababa de escuchar le dolió.

    -Vámonos mejor de aquí.- le dice Kagome a Inuyasha en un tono bajo, y el estuvo de acuerdo y se retiran sin que Sesshoumaru o Kagura lo noten.

    /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

    -Como me pudiste negar ante esa mujer para acostarte con ella, que hay de lo nuestro?.- le reprocho Kagura mientras le salían varias lagrimas de rabia y tristeza.

    -No hay nosotros Kagura, no como tú quieres o crees que es.- le dice Sesshoumaru frió y sin remordimientos.

    -Que acaso las noches en que estuvimos juntos no significaron algo para ti?.-

    -Solo fueron noches de sexo Kagura; tu nada mas me sirves para eso.- le dice Sesshoumaru con cinismo y frialdad, haciendo que ella se sorprenda.

    -Pero para mí si fueron momentos especiales cuando estábamos juntos en la cama.- le dice Kagura con llanto furioso.

    -Tal vez para ti si fueron así; pero para mi solo fueron otras noches de sexo para satisfacer mi deseo.-

    -Solo por sexo me usaste, que hay de tus palabras, que me decías que era hermosa y me querías y era la única mujer en tu vida?.-

    -Eso se lo digo a todas Kagura, no deberías creer en todo lo que te dicen.- le dice Sesshoumaru fríamente sin culpa y se retira de ahí, dejando a Kagura sorprendida y con las lágrimas en los ojos.

    ///////////////////////////////////////////////////////////////////

    Estaban los dos en el departamento de Inuyasha, junto con Sango, Miroku de visita también. El departamento de Inuyasha era uno de lujo, de dos pisos, con amplia sala, cuarto enorme de cocina y otro igual del comedor, la cocina estaba bastante amplia y equipada, cinco habitaciones con su respectivo baño en cada una y un medio baño en el piso de abajo; un estudio y un cuarto de lavado.

    -Y como se zafaron de Sesshoumaru?.- pregunta Sango mientras platicaban todos en la sala.

    -Cuando su amante en turno hablo de inmediato; el no sabe rendirse cuando se propone algo.- dijo Inuyasha molesto al recordar lo sucedido horas antes.

    -Bueno eso es algo característico de ti también querido primo, tampoco te rindes ante nada cuando te propones algo.- le dice Sango con burla.

    -Tienes toda la razón Sango; el me insistió mucho en casarse conmigo cuando era un pequeño niño de cinco años, y al parecer aun sigue con su promesa, a pesar de que ya paso mucho tiempo.- pensó Kagome cuando escucho decir eso a Sango, lo cual le hizo recordar la primera vez que conoció a Inuyasha ya hace tiempo, en eso se va al baño un momento.

    -Pero por lo menos no me propongo en conquistar a unas cualquieras como Sesshoumaru.- dijo Inuyasha molesto cuando Sango lo comparo con Sesshoumaru.

    -Pero que hay cuando te propusiste en pedirle una cita a Kagome, mientras estabas hospitalizado?.- dijo Miroku con cara de pervertido, lo cual provoco que Inuyasha y Sango le dieran dos coscorrones.

    -Deja de estar pensando de esa forma Miroku.- le dice Sango molesta al darle un golpe en la cabeza.

    -Eso es totalmente diferente; yo me propuse en pedirle a Kagome una cita normal, no una cita para acostarme con ella como lo hace el desvergonzado de mi hermano.- le dice Inuyasha enojado al pegarle igual que Sango.

    -Que sucedió, porque Miroku tiene dos chichones en la cabeza?.- pregunta Kagome de repente al llegar a la sala cuando salio del baño.

    -Rayos; que tal si ella escucho lo que Miroku dijo?; si fue así, es capaz de ya nunca mas querer verme ni salir conmigo de nuevo.- pensó Inuyasha asustado al escuchar a Kagome; no quería que ella pensara que era igual a su hermano y ya no quiera salir de nuevo con el; y jamás poder ser su novio y luego pedirle matrimonio mas adelante como el quería.

    -Nada en especial, solo que Miroku andaba con sus perversiones.- dijo Sango tratando de omitir ciertos detalles que podrían poner en riesgo la relación de Inuyasha y su amiga, esperando que ella le crea.

    -Aaayyy, Miroku deja de ser un pervertido, ya tienes novia y debes comportarte decentemente.- dijo Kagome en un suspiro, haciendo que los presentes respiren de alivio, al parecer Kagome se creyó lo que Sango dijo y no sospecho nada más.

    ////////////////////////////////////////////////////////////////////

    Era tarde y Sango y Miroku se fueron a sus respectivas casas cada quien; Kagome también estaba a punto de irse a la suya.

    -No quieres que mejor te acompañe y lleve a tu casa?.- se ofrece rápidamente Inuyasha. Aun quería estar cerca de ella.

    -No te preocupes Inuyasha; puedo tomar el transporte, no esta muy lejos mi casa.- le dice Kagome amablemente.

    -Pero que pasa si te sucede algo?.- le dice Inuyasha preocupado con carita de borrego a medio morir, Kagome se ríe de la cara que hizo, era tan tierno cuando el hacia eso.

    -No te preocupes Inuyasha, no me sucederá nada.-

    -Pero siempre hay imprevistos, anda déjame que te lleve a tu casa, no perdonare si te sucediera algo.- le insiste Inuyasha de nuevo; de tantos ruegos Kagome acepta que el la lleve a su departamento.

    -Gracias por traerme Inuyasha.- le agradece ella, mientras estaban frente a la puerta de la casa de Kagome.

    -Gracias a ti por aceptar.- le dijo Inuyasha mientras bajaba su rostro a la altura del rostro de ella y le da un suave beso en sus labios sorpresivamente mientras la abrazaba por la cintura. Kagome no lo rechaza y le corresponde a su beso al igual que su abrazo, y pone sus brazos alrededor de su cuello, lo cual pone a Inuyasha completamente feliz, ya que sentía con eso que ella también lo amaba como el a ella, y la besa con mas fuerza sin dejar de ser cariñoso. En medio del beso se separan por falta de aire, lo cual siempre le molestaba a Inuyasha, ya que le fascinaba sentir ese manjar en sus labios.

    -Gracias por todo Inuyasha, te veré luego.- dice Kagome al despedirse, abre su puerta, pero antes de entrar a su casa, le da un último beso a Inuyasha, lo cual lo deja sorprendido, pero a la vez muy feliz, Kagome se separa de el y se mete a su casa y cierra la puerta.

    -Hasta luego, amor mío.- dice Inuyasha al ir a su auto para regresar a su departamento, las cosas entre el y Kagome estaban teniendo un buen rumbo hasta ahora; mañana le prepararía una sorpresa, en donde le pediría que las cosas suban al siguiente nivel.

    ///////////////////////////////////////////////////

    Era lunes, y ya ambos estaban en sus respectivos trabajos. Kagome acababa de salir de cirugías, en donde opero a una mujer que tuvo un accidente automovilístico, y le daño unos órganos dejándola en estado grave, pero afortunadamente Kagome y demás doctores lograron salvarla a tiempo, antes de que tuviese complicaciones graves; ahora ella estaba en sala de recuperación.

    -Kag; que sucedió ayer cuando nos fuimos a nuestras casas Miroku y yo?; se que te quedaste un poco mas con Inuyasha.- le dice Sango en forma picarona mientras estaban en la cafetería del hospital.

    -Nada en especial Sango, ya me iba también yo a mi casa y el insistió mucho en llevarme a mi casa.-

    -Y después que sucedió?.-

    Kagome le contó todo lo que había sucedido, pero trataba de omitir los detalles de los besos que se dieron ella e Inuyasha, ya que Sango era igual de entusiasta e insistente que su gemelo Houjo, que no quería decírselo, porque sabía que si lo hacia se pondría tan entusiasta que le insistiría en una boda y tener un sobrinito, tal como Houjo. Pero Sango presentía que ella le ocultaba algo más, y le insistió tanto en que le contara todo, y en verdad TODO; que Kagome termino por decirle ese detalle que le quería ocultar.

    -Que lindo, eso demuestra que si te quiere para algo más, y con todo lo que ha pasado en este tiempo que llevan conociéndose, al parecer si habrá algo mas que solo una amistad.- dice Sango feliz.

    -Eso mismo creo Sango; bueno iré a descansar un poco a mi consultorio, allí me buscas si necesitas urgentemente.- le dice Kagome al retirarse de la cafetería. Va a su consultorio y se acuesta en el sofá que estaba allí, y se dispone a dormir un rato.

    ////////////////////////////////////////////////////

    -Hola Sango, y Kagome?.- pregunta Inuyasha al llegar al hospital, aprovechando que tenia un descanso, fue al hospital para entregarle una invitación a Kagome, ya que quería proponerle algo importante; y le hizo una sorpresa en el restaurante para ello.

    -Esta en su consultorio descansando, así que entra con cuidado y despacio, y porque la urgencia de verla ahora mismo?; si saldremos de aquí en una hora.- le dice Sango con mucha curiosidad.

    -Es que aquí le tengo una invitación para que vaya a verme al “Shikon” en un rato mas, le tengo preparado ahí algo especial.-

    -Que cosa tan especial le hiciste primo?.- pregunta Sango emocionada.

    -Es que veras…- dijo Inuyasha serio, lo cual preocupo a Sango.- Voy a pedirle que sea mi novia.- dijo Inuyasha alegremente, lo cual puso del mismo animo a su prima.

    -Que emoción!!!!!!; te llevo ahora mismo con ella.- le dice Sango tan feliz y se lleva arrastrando “literalmente” a Inuyasha por los pasillos, hasta llegar al consultorio privado de Kagome.

    -Bueno, aquí estamos, te dejo para que puedas hablar con ella.- le dice Sango en un tono pícaro a Inuyasha al retirarse de ahí; dejándolo bastante sorprendido y sonrojado.

    -A veces pienso si Sango es en verdad mi prima y no mi hermana pérdida que al nacer se la dieron a mi tío.- pensó Inuyasha con sarcasmo a que la actitud de Sango se parecía un poco a la de su madre, entra con cuidado de no despertar bruscamente a Kagome. La ve en el sofá dormida tan pacíficamente; se acerca despacito y le pone la carta entre sus manos, y una rosa roja también, la ve antes de irse y le da un beso pequeño en sus labios y se retira al restaurante a terminar de preparar la sorpresa.

    En ese momento Kagome se despierta, porque había sentido que alguien la había besado mientras dormía, pero no había nadie cerca de allí. Y en ese momento ve entre sus manos una rosa roja y un sobre del mismo color; abre el sobre y era una carta que decía así:
    Hola mi pequeña Kagome
    Espero que estés bien y que te guste esta hermosa rosa que al verla me recuerda justamente a ti; ya que eres tan hermosa que no hay forma de describirlo; te quiero y adoro tanto, que te necesito siempre a mi lado.
    Cuando salgas, ven al “Shikon”, hay algo especial para ti, y además te pediré algo que será de suma importancia entre los dos.
    Te adoro tanto que te extraño.
    Inuyasha.
    Kagome termina de leer la carta y se a pone en su corazón, ya que sentía lo mismo que él; lo extrañaba cada vez que se separaban, aunque solo haya pasado un día. Observa su reloj y ve que faltaba solo media hora para salir, así que se prepara para ir al restaurante como Inuyasha se lo pidió. Va al cuarto donde tenía una camilla, que era en donde revisaba a sus pacientes en privado, ya que ahí tenía un closet con ropa de ella. Se quita su bata blanca, y se pone una blusa negra ajustada a su cuerpo y un pantalón azul de vestir, con zapatos negros, se deja el cabello suelto, y se maquilla un poco.

    Sale del hospital después de haberse despedido de sus compañeros y de Sango, quien le deseo suerte en su cita en una forma picara, que puso a Kagome con los pelos en punta; pero primero va a una florería cercana y compra un pequeño y hermoso arbolito bonsái para Inuyasha.

    /////////////////////////////////////////////////

    -Seguro que quieres hacer esto Inuyasha?.- pregunta Miroku mientras le ayudaba a su amigo a preparar la oficina de Inuyasha en un buen lugar. Inuyasha había planeado una cena especial para Kagome y así poder proponerle que sean novios. Inuyasha tenia puesto un pantalón negro con una camisa blanca y zapatos negros.

    -Como nunca en la vida Miroku.-

    -Solo te aconsejo que te relajes a la hora de pedirle la propuesta, si te pones nervioso, sonaras desesperado y ella puede huir de ti.- le aconseja sabiamente Miroku a Inuyasha.

    -Gracias Miroku.-

    -De nada Inuyasha; y de preferencia cierra la puerta con llave cuando este con ella aquí a solas.- dice Miroku pervertidamente mientras se iba, ya habiendo terminado de preparar el lugar; dejando al pobre Inuyasha sonrojado y nervioso.

    -Señor Taisho, aquí afuera hay unas personas que quieren verlo.- dice de repente entrando a la oficina una de las meseras del lugar.

    -Gracias Karoro.-

    -Porque tan arreglado el lugar, es que tiene algo importante que hacer?.- pregunta Karoro curiosa; ella era una de las pocas meseras que no estaban interesadas en Inuyasha de la forma en que lo estaban las demás mujeres del lugar; ya que ella tenia una pareja que amaba con todo su ser.

    -Si, es que quiero pedirle a la doctora que me atendió la vez que me hospitalizaron, que sea mi novia, ella es tan especial para mí y me quiere a mí tal como soy; no por quien soy y por lo que tengo en el bolsillo.- le dice Inuyasha mientras caminaban por el pasillo; Karoro era una amiga especial para el, ya que lo escuchaba y le aconsejaba, pero nunca se le insinuaba.

    -Bien por usted señor Taisho; espero que todo le salga de maravilla; y hágala feliz y ella hará lo mismo con usted.-

    -Gracias de nuevo Karoro.- le dice Inuyasha de nuevo; llega a la mesa en donde lo solicitaron, y era una familia, que eran un señor mayor, quien tenía dos hijos, una muchacha adulta y un adolescente, solo que se joven no los estaba acompañando ese día.

    -Oh, no por favor, no hoy.- maldijo Mentalmente Inuyasha, ya que esa familia lo atosigaba, porque la hija lo acosaba y el padre lo quería casar con ella, solo para poder obtener su dinero.

    -Hola Inuyasha, como estas?.- dice de repente el padre de la familia, con falsa modestia.

    -Hola Inu, te extrañe.- dijo de repente la chica al querer lanzarse a sus brazos y besarlo, pero el se lo impide alejándose rápidamente de ella, dejándola sorprendida y molesta.

    -Buenas tardes señor Mayura.- dijo Inuyasha molesto al tener que aguantar de nuevo a esa familia, ya quería que el tiempo se pasara rápidamente y así poder disfrutar la compañía de su futura novia Kagome.

    -Queríamos felicitarte por el excelente trabajo que haces; y además quería saber si ya pensaste en mi propuesta de ser mi socio en el restaurante que planeo abrir; ya sabes que para eso debes estar comprometido en matrimonio con mi hija.- le dice el señor Mayura con avaricia en su voz.

    -Y yo le diré una vez mas que no planeo ser su socio en nada, y no me comprometeré en matrimonio con la mujerzuela de su hija.- le dijo Inuyasha mas que enfadado.

    -Si hablas por la vez en que publicaron esa noticia escandalosa de mí en donde decían que me metí con un hombre casado; solo fue un pequeño desliz; solo necesitaba un préstamo; además yo no lo amo como te amo a ti.- dijo la joven con cinismo queriendo abrazar a Inuyasha de nuevo, pero el la empuja suavemente otra vez.

    -Si claro, solo fue un desliz que hiciste no Misuki, y que hay también en donde había noticias de ti dónde estabas internada en un centro de rehabilitación, donde te atraparon a pleno día robándole a la gente y en donde estabas en escándalos de meterte con varios hombres casados y ricos; o es que ya lo olvidaste?.- dijo Inuyasha con burla.

    -Pero ella ya dejo esa vida, y prometió que ya tendrá una vida mas seria.- dijo el padre de la chica con voz falsamente arrepentida.

    -Y le diré de nuevo que no quiero nada ver con usted o su familia, además tengo novia, y es la mujer que amo y con quien me casare.- dijo Inuyasha de repente dejándolos sorprendidos; ve que Kagome estaba en la entrada, sosteniendo un pequeño arbolito bonsái, y él le hace una señal desesperado en que lo ayude, a lo cual ella entiende, pues se veía a primera vista que esa familia lo estaba molestando.

    -Hola cariño, ya salí del trabajo y vine para estar contigo; te traje este bonito bonsái querido, se que te encantan.- dice Kagome al llegar con él y ayudarle a deshacerse de esa familia.

    -Gracias amor.- dice Inuyasha mientras la abrazaba y besaba enfrente de esas personas, para demostrar que ya está ocupado, y además porque le hacía falta sentir los labios de Kagome con los suyos.

    -Oye tonta suéltalo, el es mío.- dice Misuki llena de celos, de repente al jalar a Kagome por el cabello, separándola de Inuyasha.

    -Déjala en paz tonta.- dijo Inuyasha furioso al empujar a Misuki lejos de ambos.

    -Así que Inuyasha, entonces aceptaras ser mi socio en el nuevo negocio?; solo debes dejar a esta, que dices que es tu novia y comprometerte con mi hija; ella será mejor esposa para ti.- dijo Mayura con furia y hablando despectivamente de Kagome para humillarla por arruinar sus planes de casar a su hija con él y obtener el dinero de la familia Taisho, lo cual pusieron furiosos a Inuyasha y a Kagome.

    -Ya dije; no seré su socio en nada y no quiero dejar a mi novia por esa, que es su hija.-

    -Pero anda acepta; así nos beneficiaremos ambos, tu negocio crecerá más al igual que tu fama, y por fin podre pagar las operaciones de mi hijo, es que esta muy grave, tiene cáncer de estomago.- dijo Mayura con llanto falso para que Inuyasha caiga en su trampa.

    -Pues para poder tener el dinero para las operaciones que necesita su hijo; deje de desperdiciarlo en cosas que no necesita y no lo gaste más en licor o en restaurantes caros; y deje de darle a su hija lo que ella quiere y póngala a trabajar.- dijo Kagome con burla hacia ellos; sabia que cuando alguien tenía un familiar con cáncer, no actuaban así y además trataban de hacer ajustes.

    -Cállate mujer, esto no es de tu incumbencia.- dijo Mayura molesto; porque Kagome lo descubrió y lo dejo en ridículo.

    -No le hable así a mi novia idiota; así que lárguese de aquí y no vuelva por aquí.- dijo Inuyasha molesto por la forma en que le hablo a Kagome. -Kagome, ve a mi oficina y ahí espérame, ahora vuelvo.- le dice Inuyasha a Kagome en su oído, lo cual ella afirma y se retira.

    -Pero Inuyasha, ten piedad de mi hermanito; el pobre se esta muriendo.- dijo Misuki con falsa tristeza.

    -Si claro, y yo soy el rey de España; se que tu hermano esta mas que sano, así que ustedes lárguense de aquí y no vuelvan, que ya no son bienvenidos por aquí.- dijo Inuyasha molesto y sarcástico mientras llamaba a seguridad y daba órdenes de prohibirles el paso en el futuro.

    ////////////////////////////////////////////////////////////////////////

    Kagome estaba dentro de la oficina de Inuyasha, y observo que estaba arreglada bellamente para la ocasión, ya que había una mesa y dos sillas con la comida y vino en ella; el mantel era de color rojo, y había pétalos de rosas en el suelo. Pone el pequeño bonsái en el escritorio y con unas tijeritas, le quita las ramitas secas. En eso siente que alguien la abraza por atrás.

    -Hola Kagome, gracias por venir, espero que te guste lo que prepare y perdón por lo de hace momentos.- dijo Inuyasha mientras la abrazaba y olía el aroma a rosas de su cabello.

    -Gracias Inuyasha; y además tu no tuviste la culpa de lo de hace momentos, ellos te molestaban.- dice Kagome con tranquilidad.

    -Te gusta mi sorpresa?.-

    -Me encanta.-

    Ambos se ponen a cenar lo que Inuyasha había preparado con esmero para ella; era pollo relleno de jamón y queso, el platillo se llamaba “cordon bleu”, un platillo muy delicioso con ensalada de pasta. Ambos se la pasaban muy bien; bromeaban entre ellos, y en ocasiones Kagome le daba de comer a Inuyasha en la boca o viceversa para luego terminar entre besos. Y tomaban algo de vino con la comida.

    Después de cenar, ambos se sientan en el sofá, e Inuyasha se pone enfrente de Kagome y le toma su mano.

    -Kagome, en la carta te dije que te pediría algo que será de importancia entre ambos. En este tiempo que llevo conociéndote me he dado cuenta de lo especial que eres para mí; que cuando estamos juntos, es el momento más feliz de mi vida, y quiero decirte esto.- dijo Inuyasha serio, mientras tomaba aire y se preparaba para lo que quería decirle; Kagome estaba algo tensa por lo que estaba sucediendo. -Kagome, quieres ser mi novia?.-

    -Qué cosa?.- pregunta Kagome sorprendida.

    -Lo que escuchaste; quiero que seamos novios; te amo tanto y quiero estar a tu lado.-


    -Yo también te amo Inu; y si acepto ser tu novia.- dijo Kagome sumamente feliz; lo cual puso a Inuyasha muy contento y se abalanza sobre ella y le da un fuerte beso en sus labios, lo cual Kagome corresponde.


    http://blogs.cemzoo.com/sara-butler/blog/u98349/135940-semilemon-de-mi-amada-vampiresa.html.



    Estaban tan perdidos en el placer que se daban el uno al otro; en medio de caricias, gemidos y gruñidos de placer; que en eso escuchan que abren de repente la puerta.

    -Señor Taisho, quería decirle que…..Perdón lo siento.- dijo el mesero que los acababa de interrumpir.

    -Demonios Satoshi; que no sabes tocar?.- dijo Inuyasha molesto mientras se levantaba encima de Kagome rápidamente; y la cubría a ella con su camisa. Kagome estaba tan avergonzada de que los hayan visto de esa forma.

    -Perdóneme señor; solo venía a decirle algo que lo necesitábamos en la cocina.- dijo el mesero estando afuera de la puerta; ya presentía que Inuyasha lo quería matar, después de todo, lo interrumpió de su momento.

    -Enseguida voy.- dijo Inuyasha molesto mientras se acomodaba los pantalones y se ponía de nuevo su camisa. Kagome estaba tan avergonzada que no se movia para nada.

    -Lamento esto amor.- dijo Kagome mientras agarraba su blusa y sostén, para ir al baño.

    -No tuviste la culpa linda; solo fue el quien nos interrumpió.- dijo Inuyasha para calmarla mientras la abrazaba por detrás y besaba su cuello.

    -Bueno en parte es cierto; pero nosotros estábamos a punto de hacerlo en este lugar que está lleno de gente y no hay privacidad.-

    -Te arrepientes de estar así de esa forma conmigo, mi amor?.- dijo Inuyasha temeroso de que ella no haya querido estar en esa forma especial con él.

    -Claro que no amor; si lo estuviese te hubiera detenido desde antes. Lo que quise decir, es que es mejor que estemos solos, en un lugar privado y especial, para que podamos estar juntos, sin interrupciones y así entregarnos a los dos con todo nuestro amor, pero en el momento adecuado.- dijo Kagome sensualmente mientras gateaba y se subía encima de Inuyasha besándolo.

    -Vaya, con que a mi gatita le gusta ser traviesa, pero debe esperar su travesura; pues tienes razón; mejor esperemos el mejor momento para estar juntos y que no nos interrumpan otra vez.- dijo Inuyasha igual de pícaro, mientras giraba quedando encima de ella y la besaba con pasión.

    -Es mejor que me vaya, o no nos detendremos y nos seguirán molestando.- dijo Inuyasha al levantarse de ella, termina de arreglarse; pero antes de irse le da un último beso a Kagome.

    -Suerte cariño; te amo.- dijo Kagome al separarse de ese beso.

    -Gracias Kag; yo también te amo.- dijo Inuyasha al separarse de ella; ambos se sentían extenuantes, ya por fin se dieron a conocer cuales eran sus sentimientos hacia el otro.

    CONTINUARA…….

    GRACIAS POR TODO SU APOYO Y POR ESPERAR LA CONTI DEL FIC; CON LO DE MI MAMA, ELLA YA ESTA MUCHO MEJOR Y EL PROBLEMAS NO PAOS A MAYORES POR SUERTE. MUCHAS GRACIAS Y ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO LA CONTI.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Mi amada vampiresa
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    50
    Re: Mi amada vampiresa

    Hola chicas; lamento no haber podido poner la conti, pero es que he estado algo atareada ya que entre a hacer servicio social y me lleva tiempo; pero prmeto ponerla en uno de estos dias, ademas de otras cosas. espero que me entiendan y comprendan.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Mi amada vampiresa
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    8616
    Re: Mi amada vampiresa

    Capitulo 7.-Convención de Gastronomía.-




    Inuyasha salió de su oficina feliz porque uno de sus más grandes sueños se logro: ser novio de su querida Kagome, se sentía el hombre más dichoso del mundo porque ella le correspondía sus sentimientos, lo amaba como él a ella. Pero a la vez estaba molesto con su mesero por haberlo interrumpido en el momento más inoportuno con Kagome, cada vez que lo veía le dirigía miradas asesinas, y el pobre mesero se ponía nervioso cada vez que lo veía así.



    -¿Porque el señor Taisho te ve con ganas de matarte, que hiciste mal Satoshi?.- pregunto Karoro, quien era novia y prometida de Satoshi.



    -No creo que quieras escucharlo Karoro.-




    -Claro que quiero, el señor Taisho desde que salió de su oficina te quiere asesinar, ¿que fue lo que paso?.- pregunta muy seria Karoro, y a Saotoshi no le quedo de otra más que contarle todo lo sucedido cuando interrumpió a Inuyasha, la pobre Karoro casi se infarta cuando el contó el estado de cómo vio a Inuyasha y a Kagome, y que era lo que estaban haciendo en el sofá.



    -Pero con mucha razón te quiere asesinar Satoshi, eres muy inoportuno en momentos inadecuados, ya sabes que debes tocar antes de entrar así como así.- dijo Karoro molesta por el relato de su novio, el siempre es inoportunista y se le olvidan ciertos modales, como tocar antes de abrir una puerta.



    -Lo siento, es que no creí que eso pasaría en su oficina.- dijo el pobre Satoshi avergonzado.



    ///////////////////////////////////////////////////////



    -¿Qué sucedió Inuyasha, porque tienes esa cara, es que Kagome no acepto ser tu novia?; pero si se veía que ella también te quería como tú a ella.- pregunta Miroku curioso, desde que Inuyasha entro a la cocina, lo veía molesto por algo.




    -No es eso Miroku; ella si acepto ser mi novia, solo que Satoshi fue inoportuno.- dijo Inuyasha serio mientras preparaba codornices rostizadas.




    -Por eso te dije que le pusieras seguro a la puerta cuando estuvieras con ella dentro, ya supiste porque.- dijo Miroku pervertidamente mientras preparaba sopa de verduras con carne.



    -Déjate de tonterías Miroku y termina esa sopa.- dijo Inuyasha molesto casi ladrando. Miroku solo se quedo callado mientras terminaba de cocinar; Inuyasha se quedo pensando en Kagome, tan pura y noble, como ella le dijo que también lo amaba, sus besos en su pecho, sus manos en su espalda recorriéndolo todo incendiándole el cuerpo de deseo y de amor. Como él le beso sus labios tan deliciosos, su suave piel del cuello, y sus pechos perfectos; todo ella era hermoso, más combinado con su personalidad era perfecta.



    Lo único que le causaba intriga eran las cicatrices que le había visto marcadas en su espalda desde hace un mes, le preocupaba saber que era lo que le había sucedido a Kagome; pero mejor decidió esperar para preguntarle eso, ya que tal vez si lo hiciera ahora, ella no quisiera contarle.



    ///////////////////////////////////////////////



    -Señor, aquí afuera quieren que vaya en persona, porque lo quieren felicitar personalmente por los platillos.- dijo Satoshi con voz nerviosa, por lo de hace momentos.



    -Allá voy Satoshi.- dijo Inuyasha frio, sale de la cocina a la mesa en donde lo querían felicitar, vio que estaba ocupada por dos mujeres jóvenes hermosas. Ellas al verlo, sonrieron con coquetería al ver a tan guapo chef.



    -Hola señor Taisho; yo me llamo Kioko y ella es mi hermana menor Megumi, solo queríamos decirle en persona que sus platillos estuvieron excelentes.- dijo Kaguya con coquetería, tratando de conquistarlo.



    -Gracias señorita Kioko.- dijo Inuyasha frio, estaba hastiado de que las mujeres siempre le hablen con ese tono de voz, tratando de conquistarlo.



    -Y ahora queremos saber si quiere salir con alguna de nosotras, o con las dos en una cita ¿Qué dice?.- dijo Megumi con la misma voz coqueta y sensual que su hermana, tratando de seducirlo, al verlo vio porque decían que el chef Inuyasha era un rompecorazones.




    -No me interesa salir con ninguna de ustedes señoritas; yo tengo a mi novia para eso.- dijo Inuyasha con su misma voz fría, a punto de perder la paciencia.



    -¿Qué tiene de malo?, ella jamás se enterara, y le aseguramos que a nuestro lado se divertirá en grande y se sentirá muy satisfecho al estar con una de nosotras, su novia no tiene porque impedirle que se divierta como hombre.- dijo Kioko tratando de convencerlo, poniendo muecas seductoras, al igual que Megumi, pero a Inuyasha le pareció de lo mas asqueroso, mas aun cuando ellas lo estaban agarrando de los brazos y trataban de abrazarlo.



    -Ya dije que no acepto salir con ninguna de ustedes.-




    -Está bien; pero si cambia de opinión, aquí están nuestros teléfonos, para que nos llame si quiere salir o solo platicar con nosotras.- dijo Megumi al anotar en un papelito el número de casa y celular de ella y su hermana y se lo trata de dar a Inuyasha.



    -Ya dije que no quiero salir con ninguna de ustedes, ni mucho menos quiero tener sus teléfonos; mujeres como ustedes que se ofrecen al mejor postor no me interesan, dan asco. Si quieren estar con un hombre que las satisfaga, vayan al centro de la ciudad; o mejor aún, háblenle a mi hermano mayor Sesshoumaru, ya que a el no le importa si sale con una o más mujeres a la vez. Así que no vuelvan a pedirme nada de eso otra vez o ya no les permitiré su entrada a este lugar.- dijo Inuyasha frió y molesto al retirarse de ahí, dejando a ambas hermanas sorprendidas de su respuesta.



    ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



    Inuyasha regresa a su oficina después de terminar sus deberes en la cocina; esperaba verla vacía o algo por el estilo, pero se lleva la grata sorpresa de ver a Kagome en su sofá dormida. Ella debió haberlo esperado en ese par de horas en que estuvo ocupado. Se acerca despacio al sofá, se acerca a su rostro y le da un beso, despertándola.



    -Hola Inu, ¿cómo te fue?.- pregunto Kagome al despertar, mostrándole a Inuyasha sus grandes ojos verdes.



    -Excelente; pensé que te irías.- le dice Inuyasha al ver a Kagome levantarse para sentarse en el sofá.



    -Como crees, ¿y dejarte solo así nada mas?, jamás.- le dijo Kagome mientras le daba un beso corto.



    Ambos salieron del lugar, después que Inuyasha cerró el restaurante, se van de paseo a un parque cercano, se divertían juntos, aunque Inuyasha se sentía más nervioso de que ella tal vez no se la pase bien; Kagome le decía que Exageraba, pues se sentía a gusto con él cuando están juntos, siendo amigos o pareja.



    ////////////////////////////////////////////////////////////////////



    Al día siguiente, estaban todos ocupados en su trabajo; Kagome le estaba haciendo la revisión semanal a una paciente con problemas graves del corazón, pero con el tratamiento y medicina que le estaba dando, estaba presentando buenos resultados, y se veía con condiciones buenas para una operación cardiaca y hacer que su corazón mejore para bien.



    Sale de la sala de revisiones, y mientras caminaba para ir a comer algo, se topa con Sango.



    -Hola Kag; ¿como te fue ayer en tu cita con mi primo?.- dijo Sango feliz, mientras ambas se dirigían a la cafetería.



    -Muy bien Sango, todo fue tan hermoso.-




    -Supe que mi primo Inuyasha te iba a pedir que fueras su novia.- dijo Sango picadamente haciendo que Kagome se sonroje.



    -Pues sí, así fue. Me lo pidió de una forma tan tierna y sincera. Me sorprendí cuando me lo pregunto.-




    -¿Y que paso, aceptaste?.-




    -Claro que si Sango; yo también siento lo mismo por él, el es el primer hombre que si me quiere de verdad, me escucha, me comprende, y me hace sentir feliz.- dijo Kagome con total alegría en su voz.



    -Así es Inuyasha, muy respetuoso con todas y todos. Espero que sigan así, prima Kagome.- dijo Sango con burla y voz picara, provocando un fuerte sonrojo en Kagome.



    -¿Oye, a que vas con eso de prima Kagome?.-




    -Como eres la novia de mi primo Inuyasha, eso te convierte en mi nueva prima, Kagome.- dijo Sango sin dejar su voz picara mientras ambas reían al entrar a la cafetería para comer.



    ///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



    En el fin de semana, viernes, para ser preciso, Kagome había salido del trabajo y tenia de visita en su casa a su gemelo Houjo, Yuca y el pequeño Tenshi. Kagome les había dicho sobre su creciente relación con Inuyasha, claro que omitió ciertos detallitos que pasaron cuando Inuyasha se le declaro en aquel día tan importante en sus vidas; y como era de esperarse, Houjo se puso muy feliz con la noticia, y casi la ahogaba con la insistencia de un matrimonio.



    -¿Quieres calmarte un poco hermano?; solo empezamos a ser novios.- le dice Kagome algo molesta por la insistencia de su hermano. Yuca estaba con cara de desaprobación, también pensaba que Houjo presionaba a Kagome para que se case, Tenshi en cambio estaba entretenido jugando con el juego de bloques que le había dado Kagome por su cumpleaños numero tres; le encanto y ya armaba varias cosas.



    -Jeje, perdón gemelita, es que es la primera vez en quinientos años que ya tienes pareja, un hombre que en verdad si te quiere como eres y no como un juguete cualquiera.- le dice Houjo rascándose la cabeza mientras reía.



    -¿Kagome, por cierto, hasta cuando piensas decirle a Inuyasha la verdad; que en realidad eres una vampiresa y no una humana, y más importante, decirle que fuiste tú quien lo rescato hace tanto tiempo, desde que el era un niño pequeño?.- le pregunta Yuca con tono preocupado.



    -De eso me encargare luego Yuca; a su debido tiempo se lo diré.- dijo Kagome sabiamente.



    -¿Papi, mi tía ya se va a casar?.- pregunta de repente Tenshi a Houjo.



    -Todavía no me caso pequeñito, pero después lo haré.- le contesta Kagome con ternura.




    -Tenshi, ya te he dicho muchas veces que no estés de chismoso en conversaciones ajenas.- le reprende Yuca al pequeño.



    -Si mami.- dice Tenshi cabizbajo. En eso escuchan que tocan la puerta del departamento.



    -Abres, Houjo ¿por favor?; debo ir al baño.- le pide Kagome a su hermano mientras se dirigía a donde menciono. Houjo en cambio, va abrir la puerta y ve que quien ha llegado, fue Inuyasha, quien estaba vestido de forma causal con pantalón de mezclilla y camisa negra, tenía el cabello amarrado en una coleta alta y tenía en sus manos un hermoso ramo de rosas rojas.



    -Hola Inuyasha, pasa, ¿cómo has estado?.- dijo Houjo amablemente mientras lo dejaba entrar.



    -Hola, hasta ahora me ha ido bien, ¿y Kagome, no está?.- pregunta Inuyasha al no ver a su novia ahí. Yuca lo saluda amablemente y se va al cuarto de Kagome, para ayudarle a arreglarse, ya que su novio llego.



    -Hola tío, mi tía esta en el baño, dijo que ahorita viene.- dijo Tenshi mientras lo abrazaba en forma de saludo.



    -¿Tío?.- dijo Inuyasha algo confundido de cómo lo llamo el pequeño.



    -Es que papi y mami dicen que como ya eres novio de mi tía; entonces ya eres mi tío también.- dijo Tenshi con toda su inocencia, mientras se sentaba en las piernas de Inuyasha quien lo dejo, pero cuidaba que las rosas no se maltraten. Se sintió raro cuando el pequeño lo llamo “tío”, pero no se enojo ni nada, al contrario, se sintió muy halagado.



    -Sabes? Kagome me ha estado contando todo sobre su nueva relación, debo felicitarte, ya que al ser pareja de mi hermana, te has llevado una valiosa joya.- le comenta Houjo al estar ambos en el sofá sentados, mientras Tenshi aun seguía en las piernas de su nuevo tío, jugando con sus muñecos.



    -Lo sé, lo supe de inmediato cuando la conocí, siempre supe que ella era una joya sumamente valiosa, cuyo valor es incalculable.- dijo Inuyasha en un suspiro; desde que la conoció (o más bien desde que la reencontró, lo cual no se ha dado cuenta que ya la conoció desde niño), que ella era algo tan valioso que no debe dejar escapar jamás de sus manos.



    -Lo sabe desde que la conoció de niño, o desde que la reencontró después de quince años?.- pensó Houjo al escuchar la respuesta de Inuyasha.




    //////////////////////////////////////



    En eso entran a la sala, Kagome y Yuca. Yuca tardo un poco en convencer a Kagome de que ponga otra cosa; pero Kagome no lo creía necesario, solo quería arreglarse un poco el cabello y maquillarse, pero al final, logro convencerla y se puso una blusa verde entallada y una falda de color negro que le llegaba hasta la rodilla. Se dejo el cabello suelto y se maquillo ligeramente.



    -Hola cariño, ¿como estas?, te extrañe mucho.- dijo Inuyasha al abrazarla y darle el ramo de rosas, el cual Kagome acepto feliz.



    -Muy bien cariño, yo también te extrañe.- dijo Kagome feliz.



    -¿Sabes?; hace rato que llegue, este pequeñito me acaba de decir que ya soy su tío.- le comenta Inuyasha con voz divertida mientras se sentaba en el sofá con los demás, mientras tenia abrazada a Kagome.



    -¿Que tanto le enseñas a tu hijo, Houjo Higurashi?.- dijo Kagome con seriedad.




    -Solo la verdad de las cosas, hermana.- dijo Houjo tranquilamente mientras abrazaba a su esposa, Tenshi fue a sentarse en las piernas de Kagome.



    -¿Pero el si es mi tío, tía Kag?.- pregunto Tenshi al verla con sus ojitos verdes esmeralda, iguales a los de Houjo y ella.



    -Si lo es pequeño, solo regañaba al impulsivo de tu padre.- dijo Kagome mientras le acariciaba su cabecita.




    -¿No huelen algo raro?.- dijo Inuyasha de repente al sentir un olor a comida a punto de quemarse.



    -LA LASAGNA!!!!!!!!!.- Dijo Kagome de repente al dejar a Tenshi en las piernas de Inuyasha e ir corriendo a la cocina de repente, los demás se quedaron confundidos por la acción de Kagome. Inuyasha va tras ella para saber si necesitaba ayuda en algo.



    -¿Papi, que paso?.- pregunta Tenshi al estar con su padre en sus piernas.



    -Es que a tu tía se le paso retirar la comida de la estufa, fue a ver si no paso nada. Como tu tío Inuyasha es chef, fue a ver si necesitaba ayuda.- le dijo Yuca a su hijo, mientras le limpiaba su nariz con un pañuelo humedo.




    ///////////////////////////////////////////////////////




    -¿Todo bien linda?.- pregunta Inuyasha al entrar a la cocina, ve que Kagome sacaba el recipiente de la comida y revisaba si no paso a mayores.



    -No te preocupes Inuyasha; solo fue un descuido mío.- dijo Kagome mientras revisaba que no haya quemado fuertemente la pasta. Al parecer estaba a punto de ser quemada.



    -Déjame ver.- dijo Inuyasha mientras revisaba la pasta.-Al parecer, solo se endureció un poco las capas de lasagna de abajo, pero no pasó a mayores.- dijo Inuyasha mientras termino de revisar, Kagome sacaba los platos para servir la cena, pero en eso siente los fuertes brazos de Inuyasha abrazándola por detrás, rodeándola.



    -Inu, ¿que haces?.- dijo Kagome nerviosa mientras sentía los abrazos de Inuyasha en su espalda, y sus labios dándole suaves besos en su cuello.



    -Solo mimándote amor mío; y recordé que no te salude como se debe.- dijo Inuyasha mientras la volteaba y le besaba en sus labios. Ella solo se deja llevar y le corresponde, pero en eso escuchan un ruido acercándose a ellos, provocando que se separen de su beso.



    -Lo siento Kagome, es que se tardaron un poco, y quería saber si necesitaban que los ayude.- dijo Houjo mientras se retiraba.



    -No seas chismoso Houjo, además ella ya tiene a un profesional que la ayude.- dijo Yuca Molesta mientras sacaba a rastras a su chismoso marido de ahí. Los pobres de Inuyasha y Kagome se quedaron nerviosos y callados con lo que paso, era la segunda vez que los interrumpían mientras estaban solos y juntos. Sirven la cena en el comedor, ya que todos estaban ahí, solo que Yuca controlaba un poco a su marido, para que no salga con sus indiscreciones de siempre y asuste Inuyasha o haga enojar a su gemela.



    Inuyasha era feliz cenando como en familia, como cuando era niño y mas grande, cuando aún vivía con sus padres, Kagome se sentía feliz también, ya que era una de las pocas veces en que sentía paz, estando con una pareja que en realidad si la amaba como debía ser y no solo utilizarla de juguete.




    /////////////////////////////////




    Habían pasado dos semanas, y en la casa de los padres de Inuyasha había mucho trabajo, ya que estaba por celebrarse un evento importante, el cual era “Convención Anual de Gastronomía” y ese año le toco al padre de Inuyasha organizarlo, así que decidió hacerlo en su mansión, en el jardín trasero, ya que era bastante amplio. Y a Inuyasha, le tocaba ser anfitrión y dar el discurso de bienvenida.



    ///////////////////////////////////////



    -Anda Kagome, ven de compras conmigo; además necesitas ropa nueva para el evento de gastronomía.- suplicaba Sango a Kagome cuando salieron del trabajo, a Kagome casi no le gustaba salir a comprar ropa, ya que le daba jaqueca al final, después de ver que debía llevarse.




    -No es necesario Sango, yo ya tengo bastante ropa para escoger que ponerme ese día.- dijo Kagome sin dar su brazo a torcer. Inuyasha la había invitado junto con su hermano y su familia a la convención.



    -Pero es necesario que tengas algo lindo que ponerte, anda ven de compras conmigo; es que necesitas estar hermosa para mi primo Inuyasha.- dijo Sango con voz picara, haciendo que ella se sonroje.



    -Este bien, pero nada con escotes en la espalda.- dijo Kagome al fin; puso esa regla ya que no quería que sus cicatrices se le vieran.



    -De acuerdo Kagome, entonces vámonos.- dijo Sango emocionada al arrastrarla hacia su auto. Fueron al centro comercial y vieron muchas tiendas, y miles de prendas de vestir que podían llevarse.



    ////////////////////////////////////////////////////////////



    -Qué tal si te llevas este hermoso vestido a la convención del sábado Kag?.- pregunto Sango al mostrarle un hermoso vestido verde esmeralda, el cual le gusto para ella, ya que le combinaba con sus ojos, la falda llegaba hasta el suelo, era amarrado al cuello en forma de halter, era hermoso a la opinión de Kagome, pero había un detalle que no le gusto: estaba demasiado escotado en la espalda, en pocas palabras dejada la espalda totalmente descubierta, llegando hasta la orilla del trasero, en pocas palabras, con ese escote era súper provocativo.



    -Esta hermoso, pero no creo, dije que nada de escotes en la espalda no me gustan.- dijo Kagome rechazándolo con total amabilidad.



    -Esta bien, que tal este?.- dijo Sango mostrándole otro vestido, el cual le fascino a Kagome: era un vestido negro cubierto con una fina tela color café, llegando hasta la mitad de la falda en forma de triangulo, y el resto de la falda era del color negro, llegando a las rodillas, el escote de enfrente le llegaba hasta el ombligo, en definitiva ese era perfecto.



    -Me encanta.- dijo kagome con voz ilusionada al ver tan hermoso vestido.



    -Me alegra que te guste; ven busquemos zapatos para combinar con nuestros vestidos.- dijo Sango feliz al llevar ambos vestidos, ya que ella se llevo el de color verde, que le había mostrado antes a Kagome. Estaban en el departamento de zapatos, viendo miles de pares de hermosos calzados para llevar, Kagome escogió unas sandalias de fiesta de tacón de aguja mediano, de color café oscuro que se amarraban en el tobillo.



    -Que te parecen estos para mi vestido, amiga?; ya que eres la que mas sabe de moda.- dijo Kagome al mostrarle eso zapatos a Sango.



    -Son perfectos Kag; tienes buen gusto; porfa ayúdame, todavía no encuentro unos para el mió.- se quejo Sango al no hallar el calzado perfecto. Kagome de inmediato vio unas hermosas sandalias plateadas parecidas a las suyas, las agarra y se las muestra a Sango.



    -Que te parecen estas sandalias que encontré para ti?.-



    -Son hermosas; gracias Kag.- dijo Sango chillando de felicidad al abrazar a Kagome.



    -Me alegra haber ayudado.- dijo Kagome apenas respirando por el fuerte abrazo de Sango.



    /////////////////////////////////////////



    Llega el día de la tan esperada convención de gastronomía, en la mansión Taisho. Sango y Kagome habían ido al salón de belleza para maquillarse y peinarse de lujo. Después van por Houjo y su familia, para guiarlos hasta el lugar. Inuyasha en cambio estaba más nervioso y estresado que nunca, ya que le tocaba ser el anfitrión de este año y todo debía salir bien, para que la convención salga de maravilla. Y por culpa de lo mismo, no había podido salir con Kagome esa última semana, pero se consolaba llamándola por la noche.



    ////////////////////////////////////



    -Bien, aquí llegamos.- dijo Sango al bajar de su auto con Kagome e iban hacia el auto de Houjo donde estaba con su familia.



    -Aquí estamos Houjo.-



    -Mami no me gusta el moño, me lo quiero quitar.- se quejo Tenshi al querer quitarse el corbatín.



    -Ya te dije que solo será por hoy Tenshi, así que compórtate.- le reprende su madre.



    -Además así te ves igual de guapo que tu papi Tenshi.- le dice Kagome con dulzura para animarlo a que se deje el moño del cuello.



    -Sango, tengo una duda; como es que eres dueña de un hospital cuando el resto de tu familia es propietaria de varios restaurantes?.- le pregunta Houjo al caminar hasta la entrada.



    -Es que mi padre fundo varios hospitales; ya que le ha gustado siempre la medicina; mientras que mi tío le encantaba la gastronomía; siempre decían que había que apoyarse, para enviar al hospital de confianza a un enfermo por intoxicación culinaria.- dijo Sango riéndose al recordar lo que su padre le platicaba.




    /////////////////////////////////////



    -Cielo por fin llegas, te extrañe mucho en esta semana que no pude estar contigo.- dijo Inuyasha al ver a Kagome entrando a la casa, la cual recibe con un abrazo cariñoso y un tierno beso. El estaba vestido con traje de gala negro, con camisa y corbata negras. La mansión estaba repleta de personas, ya sean invitados o meseros. Había orquesta en vivo en una esquina, tocando melodías clásicas; en el jardín trasero, estaban varias mesas en donde varios chefs invitados estaban preparando sus platillos.



    -Yo también te extrañe amor.- dijo Kagome al besarlo en los labios.



    -Hola Inuyasha, como estas?.- dijo Houjo alegremente al saludarlo.



    -Hola Houjo, Yuca.- dice Inuyasha amablemente al saludarlos, en eso ve al pequeño Tenshi escondido detrás de su madre.



    -Hola Tenshi, no te asustes, soy yo, el tío Inu.- dijo Inuyasha para que se anime a dejar de esconderse.




    -Es que hay mucha gente tío.- dijo Tenshi al abrazarlo; e Inuyasha lo carga entre sus brazos.



    -Lo se; espera un poco, que creo que habrá alguien con quien quieras jugar.- dijo Inuyasha al ir con sus padres, en donde estaba también el pequeño Shippo.



    -Hola Sr. Y Sra. Taisho.- dijo Kagome amablemente a modo de saludo.



    -Hola Kagome, es un gusto tenerte aquí.- dijo Inuno al devolver el saludo; en eso ve a Houjo y se sorprende al ver el enorme parecido con ella.



    -Hola Kagome, me alegra que vinieras, y mas me alegra que seas por fin mi nuera, la novia de Inuyasha; espero que la boda sea pronto.- dijo Izayoi feliz de recibirla.



    -Hola Kag.- dijo Shippo al acercarse a Kagome y abrazarla por las piernas.



    -Hola Shippo.- dijo Kagome tiernamente.




    -Cálmate mama, aun somos novios, no llevamos ni dos meses apenas.- dijo Inuyasha algo fastidiado al escuchar a su madre; Yuca se rió al escuchar a la suegra de Kagome, era igual que su impulsivo esposo.



    -Es igual de entusiasta e impulsiva que tú.- dijo Kagome en voz baja a su gemelo en forma sarcástica. Izayoi ve a Houjo y da un grito de sorpresa.



    -Que sucede cariño?.- pregunta Inuno preocupado.



    -Algún problema señora?.- pregunta Kagome.



    -Solo me sorprendí al ver el parecido de este joven contigo, no es nada.- dijo Izayoi ya calmada.



    -Aahh, OK jejeje; el es mi hermano gemelo Houjo. Houjo, ella es la madre de Inuyasha, Izayoi, el es su padre Inuno, y el es su pequeño hermanito Shippo.- dijo Kagome mas tranquila al presentar a su hermano con la familia de Inuyasha; solo faltaba Sesshoumaru, pero debía de estar conquistando mujeres en algún lugar de la fiesta.



    -Un gusto Houjo. Soy Inuno para servirte.- dijo Inuno cordialmente al saludar.



    -Un gusto señor Taisho; ella es mi esposa Yuca y mi hijo pequeño Tenshi.- dijo Houjo al saludar y presentar a su familia.



    -Hola soy Izayoi, perdón por lo de hace rato, solo me sorprendí.-



    -No se preocupe señora; eso nos pasa a cada rato a mi gemela y a mi.- dijo Houjo de lo mas tranquilo.



    -Mira Tenshi el es mi hermanito Shippo, tiene siete años; puedes jugar con el.- dijo Inuyasha al bajar a Tenshi de sus brazos y acercar a Shippo con el.



    -Hola Tenshi; quieres jugar en mi casa del árbol con mis robots?.- Dijo Shippo al querer llevar a Tenshi hasta allá.



    -Puedo ir mami?.- pregunta Tenshi.




    -Si, solo ten cuidado y además.- dijo Yuca al acercarlo mas a ella.-no le vayas a decir al niño lo que en realidad eres; ni se lo muestres, porque se asustara mucho.- dijo Yuca en voz baja para que nadie la escuche.



    -Si mami.-dijo Tenshi al soltarse de Yuca.



    -Vayan con cuidado Shippo; y no vayas a ser brusco ni mandón con el pequeño; solo tiene tres años y tú siete, así que no se te ocurra ser dominante.- le dice Izayoi al pequeño.



    -Si mami.- dijo Shippo al llevarse a Tenshi a Jugar.



    -Cuantos años tienen tu, Yuca y Houjo?.- pregunta Izayoi curiosa; a ellos dos no les quedo de otra más que fingir la edad que supuestamente tienen.



    -Veinte años, señora.- responde Houjo tranquilamente al ocultar su edad.- Aunque más bien Kagome y yo tenemos 560, y Yuca 120.- pensó Houjo de inmediato.



    -Tan jóvenes y ya son padres de un pequeño de tres años?.- pregunto Inuno sorprendido.



    -Pero lo planeamos con amor; además soy responsable en su crianza, no soy de esos que dejan niños regados; nuestros padres nos ensenaron a ser responsables de nuestros actos.- dijo Houjo serio y sin titubear, dejando a los Taisho sorprendidos.



    Se dirigen al patio trasero donde estaba llevándose a cabo el evento; el cual parecía marchar sobre ruedas, cada puesto estaba bien organizado y los chefs invitados parecían conformes con los instrumentos y lugares que les dieron.



    -Hola Kagome.- dijo de repente una persona con voz alegre. Kagome observo que era Ayame quien saludaba, estaba vestida con un bonito vestido verde aqua.



    -Hola Ayame, como estas?.-



    -Muy bien; representando el restaurante de mi padre; ya que según él, mi hermano Kouga no es digno de hacerlo, debido a su fama.- dijo AYame en un suspiro de tristeza; ya que su hermano es un mujeriego de primera y no le interesa lo que digan de él.



    -Pero alégrate que seas tu quien lleve ese honor.-



    -Bueno, en parte tienes razón; pero se supone que quien debe representarlo es el primogénito.- dijo Ayame con voz melancólica; viendo como Kouga estaba coqueteando con unas chicas cerca de ahí. En eso se acerca donde está su hermana y Kagome.



    -Que tal hermanita?, estamos en el cielo o es que se extravió un ángel?.- dijo Kouga seductoramente al ver a Kagome ahí; se veía muy hermosa como recordaba; ese vestido que llevaba le hacía verse bien.



    -Estamos en tontolandia; o se te fugo la masa encefálica?.- dijo Kagome de forma fría y sarcástica al escuchar lo que Kouga le dijo; haciendo que Ayame se ría por como contraataco Kagome a su hermano; Kouga se sorprende al escuchar la respuesta y más aun, el tono de voz; ya que eso hacía que las chicas se sonrojen. Inuyasha, quien estaba platicando con Miroku, al ver como Kouga estaba tratando de coquetear con su novia; se enfurece y se acerca a él para alejarlo de ella; pero cuando escucho como Kagome lo contraataco; casi se cae de la risa.



    -Perdón linda; estaba con Miroku hablando sobre ciertas cosas.- dijo Inuyasha de repente al abrazar a Kagome por detrás, rodeándola con sus brazos.



    -No te preocupes cariño.- dijo Kagome al recargarse en el.



    -Ustedes dos ya están juntos?.- pregunto Ayame contenta; Kouga en cambio, se veía sorprendido y a la vez furioso.



    -Desde hace tres semanas que ya somos novios Ayame.- le respondió Inuyasha feliz mientras besaba a Kagome, así le restregaría a ese lobo que ella ya está ocupada y que no se atreva a hacer algo.



    -Que emoción; eso me alegra a montones.- dijo Ayame feliz y alegre.



    //////////////////////////////////////////////////////////////



    Ya era tiempo de que Inuyasha empezara a decir el discurso de bienvenida y apertura de la convención; ya que como era el anfitrión, era su deber.



    -No sé si pueda hacerlo, mejor le pido a mi padre que lo haga.- dijo Inuyasha sumamente nervioso a Kagome, quienes estaban en una mesa junto con Sango, Miroku, Houjo y Yuca, cerca de la mesa principal, donde estaban los padres de Inuyasha.



    -Nada de eso Inuyasha, tu eres el anfitrión, asi que debes hacerlo tu.- le dice Kagome seriamente.



    -Es que este es un gran evento; no quiero echarlo a perder.-



    -No lo harás; yo estoy aquí para apoyarte.- le dice Kagome tiernamente, y en eso le da un beso; con el cual Inuyasha sintió las fuerzas necesarias para decir el discurso, sube al frente y empieza a carraspear para llamar la atención del público.




    -Su atención por favor; quiero darles la bienvenida a la Convención Anual de Gastronomía; el cual se hace con el fin de que cada chef importante de este país nos reunamos para que los demás conozcan nuestros platillos y fortalecer nuestros vínculos de cocina y de compañerismo más que nada; ya que todos los chef somos uno solo, porque todos dedicamos nuestro esfuerzo y labor a la tarea de cocinar un buen platillo para la comunidad. La cocina no es solo poner ingredientes a freír en una olla o revolver vegetales para una simple ensalada cesar; es elaborar una exquisita obra de arte; las cuales se presencian este día; gracias y que disfruten el evento.- dijo Inuyasha al terminar el discurso; recibe un aplauso y el respira relajado y se va a la mesa donde estaban los demás.



    -Felicidades primo, estuviste excelente.- dijo Sango al felicitarlo.



    -Estuviste de maravilla amor.- dijo Kagome al abrazarlo y besarlo con esmero. En eso hacen su recorrido por cada puesto que veían; solo que a veces Kouga se ponía molesto entre ellos, pero lo dejaban de lado, pues no se fiaban de él. Después de tener un plato lleno cada quien con lo que querían; van a su mesa.



    -Debo ir por Tenshi, ya es hora de que coma algo.- dijo Yuca al levantarse.



    -No creo que solo quiera comer Yuca.- dijo Kagome queriendo aguantar la risa.



    - A que te refieres?.- pregunta Yuca confundida; Kagome solo apunto a un lugar y cuando los demás voltean, se llevan una enorme sorpresa: Tenshi se había quitado el corbatín que tanto le molestaba; pero se había quitado algo más que eso, se quito todo su traje y estaba corriendo por todo el lugar desnudo usando solo su pañal; y no solo él, también Shippo estaba en las mismas condiciones corriendo con él riendo a carcajadas, usando solo sus bóxers infantiles, ya que a él tampoco le gustaba usar el traje de corbatita que le puso su madre y a cada rato se lo quería quitar.



    -TENSHI !!!!.- gritaron Houjo y Yuca al levantarse rápidamente de la mesa e ir tras de su hijo.



    -SHIPPO!!!!!!.- gritaron Inuno e Izayoi al levantarse de inmediato como Houjo y Yuca e ir corriendo tras de su hijo. Los demás solo se quedaron en sus lugares atacados de la risa de ver a esos niños corriendo sin su ropa y a sus padres ir tras de ellos.



    -Bueno, el evento dice que se debe estar en sus mejores galas.- dijo Inuyasha atacado de la risa al ver a su hermanito menor y sobrinito en tales condiciones, y ver como los padres de Tenshi y los suyos van corriendo tras de ellos.



    -Pero al final Tenshi logro lo que quería; lo cual era quitarse el corbatín que no le gustaba.- dijo Kagome al estar riéndose.



    -Aunque digas que ella sea tu novia; aun no acaba todo; tarde o temprano esa lindura será mía; a mí nadie me rechaza, ni me deja humillado y se va tranquilo.- dijo Kouga mirando con furia hacia donde estaba Inuyasha; ya que tramaba algo para quitarle a Kagome.


    CONTINUARA……………

    BUENO CHICAS, AQUÍ TIENEN EL NUEVO CAPITULO, ESPERO QUE LES GUSTE Y PERDONENME POR ATRASARME, YA QUE HABIA ESTADO OCUPADA, Y MAS QUE NADA, SE ME HABIAN AGOTADO LAS IDEAS, PERO YA VOLVIERON A MI. COMO EN DOS O TRES CAPITULOS MAS PONDRE LEMON AHORA SI DE VERDAD. COMO SUPE QUE EN MARZO FUE EL CUMPLE DE LUNA SAHARA, ESTE CAPITULO SE LO DEDICO A ELLA; Y TAMBIEN A MI CUMPLE, JEJE, YA QUE EL 16 DE MARZO CUMPLI MIS 21 JEJEJE.

    CUIDENSE

    SE DESPIDE

    OSORE JAYLIN
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    luna sahara

    luna sahara Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Agosto 2009
    Mensajes:
    114
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amada vampiresa

    muuuuchaass graaasiiiiiaass!!!!

    me encanto, se manific, pero que orror a inu no lo dejan aunque ya tenga novia, que varbaros shippo y tenshi si que me moria de las risa jajajajajajajajajajaja, bueno espero la conti con ancias y creo que ya es bien tarde /bostesando/, :o por favor no me criticais, que buestros pensamientos no jusgeis a los demas, sus rasones tendreis para estais a las 2:55 de la mañana por qui.

    la verdad no tenia sueño y asta ahorita me dio :D , bueno cuidate
    nos vemso, besos bay!!!!!!!
     
  7.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Mi amada vampiresa
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    7586
    Re: Mi amada vampiresa

    Capitulo ocho.- Pelea y propuesta.


    En ese momento los padres de Shippo y Tenshi, lograron atrapar a los dos chiquillos que estaban haciendo un escándalo al estar sin su ropa; y cada familia le dio un buen regaño a su propio hijo, de cómo debe comportarse decentemente al estar en una fiesta.

    -Ya sabes Shippo, que debes comportarte decentemente como tus hermanos en estas reuniones; sobre todo como Inuyasha.- le reprendió Inuno a su pequeño hijo.

    -Si papi.- dijo Shippo cabizbajo por la reprimenda.

    -Tenshi, no quiero que vuelvas a hacer lo mismo de nuevo, esta claro?.- le reprende Yuca a Tenshi.

    -Si mami.- dijo Tenshi cabizbajo.

    /

    Por otra parte Inuyasha y Kagome estaban solos en un balcón en la mansión, disfrutando la hermosa vista que había frente a ellos; estaban sentados en una mesa negra de metal, diseñada hermosamente, Kagome estaba sentada en las piernas de Inuyasha, cuidaba que el largo escote de su vestido no se le abriera y enseñara más de la cuenta. De vez en cuando se daban besos tiernos llenos de amor.

    -Como adoro estar contigo Inuyasha.- dijo Kagome suspirando al recargarse en su pecho.

    -Yo adoro aun mas tenerte aquí entre mis brazos, mi pequeña.- dijo Inuyasha besándola otra vez, pero en eso el escote del vestido de ella se mueve un poco, pero sin enseñar de mas, permitiéndole a Inuyasha que viera sus pechos, eso lo puso a temblar, pues además noto que no tenia sostén. Solo recordó cuando estaban en su oficina semidesnudos, disfrutando del otro. Pero hizo lo que pudo para contenerse, o si no sería igual que su mujeriego hermano. Pero sin que ambos lo noten, alguien los estaba espiando, esperando el momento perfecto.

    -Espera aquí un poco amor; iré por vino.- dijo Inuyasha al incorporarse.

    -De acuerdo cielo, pero no tardes.- dijo Kagome al besarlo; en eso Inuyasha va por donde estaban los vinos. Mientras que Kagome se quedo viendo la hermosa vista que se apreciaba desde el balcón, quedando maravillada de la misma.

    -Que vista tan hermosa.- dijo Kagome al contemplar el paisaje.

    -Pero no tan hermosa como tu.- dijo de repente una voz; Kagome de inmediato noto el olor de la sangre, y no era de su novio; era de Kouga.

    -Que quieres?.- dijo Kagome molesta de las insistencias de ese humano; no quería llegar a los extremos de matarlo como lo hacía desde hace siglos, pero parecía que no le dejaba opción.

    -Que modales; no te enseñaron a ser más amable?.- dijo Kouga burlón, mientras la contemplaba lascivamente; no podía creer que esa belleza fuese novia de Inuyasha, pero no hay mujer que se le resista.

    -Y a ti no te enseñaron a no ser molesto con las personas?.- le contraataca Kagome; haciendo que se le borre a Kouga la sonrisa burlona, poniendo mueca de sorpresa; esa mujer era bastante diferente.

    -En fin, solo vine para tenerte conmigo hermosura; deja a esa bestia de tu novio y ven conmigo, que yo te enseñare las maravillas del mundo, y no son las siete maravillas conocidas.- dijo Kouga tratando de abrazarla, pero ella se alejo de él, llena de asco, a Kouga no le gusto eso.

    -Y yo te dije que no quiero estar contigo; me das asco.-

    -No te hagas del rogar preciosa.-

    -Ella dijo que no quiere estar contigo; así que deja a mi novia en paz.- dice Inuyasha furioso al llegar y ver que Kouga trataba de sobrepasarse con su amada Kagome; deja las copas y el vino en la mesa y se pone frente a su rival para encararlo.

    -Te propongo algo entonces bestia, que tal si compartimos a esta belleza?; entre semana te la quedas tu; y los fines de semana será toda mía; que te parece?.- dijo Kouga descaradamente, viendo a Kagome de mala manera; tanto ella como Inuyasha se enfurecieron de tan asquerosa propuesta; queriéndola compartir como si fuera un objeto cualquiera.

    -Estás loco lobo rabioso.- dijo Inuyasha furioso al darle un golpe; a lo cual Kouga no se queda atrás y le responde con otro golpe, armando así una pelea. Kagome estaba aterrada y fue a buscar ayuda para separarlos.

    /

    -Que sucede Kagome, porque tan asustada?.- pregunta Houjo al ver a su gemela en ese estado.

    -Es que Inuyasha está peleando con otro hombre y busco ayuda para separarlos.- dijo Kagome aterrada; los padres de Inuyasha escucharon eso y se van hacia donde estaba la pelea con otros invitados; incluyendo Ayame y su padre.

    Cuando llegan, ven que ambos rivales casi se estaban acabando a golpes, lo cual aterrorizo aun más a Kagome, al igual que a Izayoi, Yuca y Houjo. A Sesshoumaru no le importo, pues seguía bastante frio. Tenshi y Shippo estaban escondidos detrás de sus madres, asustados de la pelea.

    -Basta ya!.- dijeron el padre de Kouga e Inuno molestos por la actitud de sus hijos, separándolos inmediatamente, cada quien separo a su propio hijo; ambos tenían golpes bastante marcados.

    -Porque pelearon de esta forma?.- pregunta Inuno molesto, al sentar a su hijo; mientras que Ayame trataba de curar a su hermano.

    -Fue por culpa de este rabioso; quiso sobrepasarse con Kagome, y más aun tener el descaro de proponerme que la compartamos; como si fuera un objeto.- dijo Inuyasha furioso; lo cual provoco asombro en los demás; pero la furia de la familia de Kouga.

    -Es cierto eso?.- pregunta el padre de Kouga enojado.

    -Así es; él se quiso pasar de listo conmigo; proponiéndome que deje a Inuyasha por el.- dijo Kagome enojada.

    -No le creas lo que ella dice papa, solo quiere perjudicarme.- dice Kouga cínicamente, tratando de humillarla por rechazarlo.

    -No mientas Kouga, sabes que lo que ella dice es muy cierto. Acaso se te olvido que hace horas estabas coqueteando con ella frente a Inuyasha; y por si fuera poco la primera vez que la conociste, te hiciste el desmayado para que te haga respiración boca a boca y así besarla?.- dijo Ayame enojada de la actitud de su hermano causando asombro en los demás, pero furia en su padre. En ese momento todos se van a seguir disfrutando la convención, pero solo se quedan la familia de Inuyasha, de Kagome, Sango y Miroku.

    -Muy bien Inuyasha, ve a tu habitación para curarte, y pídele a Kagome que te ayude, ya que es doctora.- le dice Izayoi. En ese instante ambos se van a la vieja habitación de Inuyasha, la cual era color azul, grande con un armario, escritorio, un baño privado y cama matrimonial.

    -Donde tienes tu botiquín Inuyasha?.- pregunta Kagome al estar ambos en esa habitación, Inuyasha estaba sentado en la cama y se quito la corbata y saco quedando semidesnudo, para que Kagome lo cure.

    -En el baño, en el mueble del espejo.- le indica Inuyasha, apuntando donde quedaba el baño; Kagome entra y sale con una caja, de la cual saca pomada y vendas.

    -No te duele Inuyasha?.- pregunta Kagome al tocarle el pecho, en donde se había quemado principalmente hace cuatro meses; es que esa zona le quedo sensible por quemaduras.

    -No duele Kagome. Linda, no estarás enojada por la pelea de hace rato?.- le pregunta Inuyasha temeroso de que eso sea cierto.

    -Sé que crees que debería estarlo, pero no es así, aunque parezca raro me siento feliz; nadie me había defendido de esa manera cuando alguien se quería sobrepasar conmigo, excepto Houjo y mi padre.- dijo Kagome con tranquilidad mientras lo vendaba; Inuyasha quedo sorprendido de su respuesta. En ese momento ella termina de vendarlo, pero Inuyasha se le quedo mirando a su escote, y ya no pudo contenerse más.

    -Kagome.- dijo Inuyasha con tono seductor y sensual.

    -Que paso?.- pregunta Kagome al verlo, pero en eso siente que la abraza hacia el dándole un enorme beso lleno de pasión en sus labios, ella no pone resistencia y le corresponde; en eso siente que la parte superior de su vestido esta abajo, quedando medio desnuda; ella no se queja y lo sigue besando.

    En ese momento Inuyasha la recuesta en el colchón, quedando encima de ella. La besa de nuevo, sintiendo las manos de Kagome recorriéndole la espalda. Pero en eso Kagome escucha muy de cerca de la habitación; en ese momento se separa de Inuyasha, quien estaba besando su cuello.

    -Que paso linda?.- pregunto Inuyasha al separarse de ella abruptamente.

    -Perdón cielo, es que acabo de escuchar un ruido cerca.-

    -Debe ser un ruido que provenga de abajo.- dijo Inuyasha, al recostarla besándola otra vez; pero Kagome no se quedo tranquila, así que se pone encima de Inuyasha y se acomoda de nuevo su vestido; Inuyasha no le gusto que se separara de ella; pero al verla encima de el, se quedo pasmado de la magnífica vista que tenia frente a él.

    -Lo siento amor, pero es mejor que sigamos esperando. Recuerdas la última vez cuando nos interrumpieron?.- dijo Kagome, haciendo que él se ponga nervioso, pues habían pasado un momento sumamente vergonzoso; y ahora era más probable que la metiche de su madre venga y los descubra bastante ocupados trabajando en un bebe. Así que se pone erguido y abraza a Kagome, mientras la besa.

    -Tienes mucha razón amor, es mejor esperar hasta que nos casemos para poder entregarnos.- le dice Inuyasha mientras la besa, y en eso ambos salen de la habitación y llegan con sus amigos.

    -Porque tardaron, aprovecharon la oportunidad de estar solos?.- pregunta Miroku con cara de pervertido, pero siente un golpe por parte de Sango.

    -Deja de pensar así Miroku.- le reclama Inuyasha. Con Kagome casi fue lo mismo; Houjo le pregunto si estaban trabajando en un sobrino, recibiendo golpes de su esposa y gemela.

    -Tía, a que se refirió mi papi, con que estabas con tío Inu trabajando en mi primo?- pregunta Tenshi con toda inocencia, poniendo a sus padres y tía nerviosos.

    -Es que llego una cigüeña a preguntar si queríamos un bebe, pero le dijimos que no, y se fue volando al cielo, diciendo que estaría lista para traer un bebe cuando la llamáramos.- le dice Kagome al pequeño, haciendo que los padres respiren de alivio.

    -Esa es la cigüeña tia?.-pregunta Tenshi al apuntar a un ave que estaba volando en los cielos en ese momento.

    -No pequeño, la cigüeña que nos visito ya se fue desde hace rato.- le dice Kagome queriendo reír de la inocencia de Tenshi

    /

    Era día siguiente y en la mansión Wolferst, en el estudio principal estaban Kouga y su padre sentados en el escritorio del estudio. Su padre estaba enojado con su primogénito por lo de ayer, y quería hablar con él para hacerlo entrar en razón, o si no llegaría al extremo que nunca quiso usar.

    -Me puedes decir que pensabas ayer cuando peleaste con Taisho para quitarle su novia, y más aun pedir que la compartan?.-

    -No harías lo mismo si vieras una belleza así?.- dijo Kouga sonriendo cínicamente.

    -Déjate de bromas que hablo en serio; no sabes la vergüenza que me dio cuando me entere de lo que paso, mas aun de lo que tu hermana dijo.-

    -Por favor papa, no era nada serio, además ella no tenía que decir patrañas sobre mi.- dijo Kouga molesto cuando recordó lo que AYAME dijo, poniéndolo en evidencia grave con su padre.

    -Sabes bien que es cierto; y Ayame no miente y nunca supo hacerlo bien; en cambio tú siempre has sido un rebelde que nos mentía a mí y a tu madre, que está en la gloria con Kami. Siempre denigras nuestro nombre con tus escándalos-

    -Por favor, no es grave lo que hago solo me divierto.- dijo Kouga tranquilamente.

    -Pues para tu información, si lo es, tienes más fama de escandaloso heredero que de chef respetable como Ayame y el joven Taisho; en cada periódico están en primera plana tus escándalos que dice así "Joven Kouga Wolferst fue visto ayer en una discoteca con su amigo Bankotsu y varias chicas; después se dirigieron a un hotel cercano a pasar la noche"; y también este "Kouga Wolferst fue arrestado por manejar en estado de ebriedad luego de salir de un bar; lo detuvieron varios oficiales, y al ver su estado lo llevaron a la delegación más cercana". Que dices ahora Kouga?.- le dice su padre al mostrar los periódicos.

    -No es nada que deba preocuparme, solo son deslices que tuve.- dijo Kouga tranquilo.

    -Ah sí?, y que me dices de esta noticia que acaba de salir este día? : "Ayer en la convención de gastronomía, que fue llevada a cabo en la mansión Taisho, el joven Wolferst y el joven Taisho armaron tremenda pelea, según algunos testigos y la hermana menor de Kouga, Ayame Wolferst dijeron que se debió, a que Kouga quiso sobrepasarse con la novia del joven Inuyasha, proponiéndole que deje a su novio por el; al joven Inuyasha no le gusto eso y salio a la defensa de su novia, de nombre Kagome Higurashi de veinte años. Todos saben que el joven Kouga Wolferst tiene fama de "playboy chef" debido a que se le ve siempre con diferentes mujeres en bares, clubes nocturnos y hoteles, y varias veces tiene la costumbre de quitarles a otros hombres sus mujeres. En ese momento Kouga tuvo el descaro de proponer que compartan a su novia; lo cual fue del desagrado de Taisho y empezaron a pelear."- dijo su padre al ponerle enfrente el periódico con esa noticia.

    -Por favor padre, solo es una noticia más de las que salen sobre mí; eso no justifica que estés enojado conmigo por mis costumbres.-

    -Claro que lo justifica; me avergonzaste a mí, y a la memoria de tu madre con tus escándalos de ayer. No se que paso contigo, que empezaste a tomar esa vida de heredero rebelde; y nunca te intereso ser parte de los negocios familiares.-

    -Claro que me interesan nuestros negocios padre.- dijo Kouga defendiéndose.

    -No es verdad y lo sabes bien. Solo te interesa el dinero que produce el negocio para despilfarrarlo en tus andanzas. Jamás estuviste siquiera un día completo en tu vida ayudando en el negocio; solo tu hermana es la que si lo ha hecho, y para tu información, lo hace mejor que nadie, y tiene solo diecinueve años.- dijo su padre encarándolo; el mejor que nadie sabia, que su hijo jamás se intereso en ayudar en sus restaurantes, solo le interesaba agarrar el dinero.

    -Vamos padre; sabes que Ayame solo es una niña comparada conmigo, yo puedo hacerlo mejor que ella, pero soy joven y debo vivir mi vida.-

    -Sabes Kouga? Con tu actitud, demuestras que no te importa nada de lo que te dije y acabo de demostrarte; no me dejas opción. Estas fuera del testamento y la parte que tenías como tu herencia pasara a ser de Ayame. Ella será mi única heredera y la dueña de mis negocios.-le dice su padre, haciendo que Kouga le caiga esa noticia como balde de agua fría.

    -Pero padre, no puedes desheredarme, soy tu hijo, tu primogénito.- dijo Kouga tratando de que su padre cambie de opinión.

    -Serás mi hijo, pero no actúas como debe ser, solo avergüenzas nuestro nombre con tus escándalos. –

    -Pero no puedes quitarme lo que me pertenece por derecho.-

    -Lo que te tocaba, no fue tuyo por derecho; te lo debías ganar, y no hiciste nada por hacerlo, a causa de tus excesos y pleitos lo perdiste; así es la vida hijo, nada se da de a gratis. Si quieres recuperarlo, tendrás que demostrármelo, pero será hasta que cumplas los treinta años y demuestres que en verdad cambiaste; hasta entonces no tienes derecho a tocar la fortuna de la familia.- le dice su padre bastante serio; Kouga solo queda enojado por la decisión de su padre al desheredarlo. Va hasta su auto y se dirige al departamento donde vivía Ayame.

    -Hola Kouga como estas?.- le dice Ayame al recibirlo.

    -Que como estoy, tu que crees?; por tu culpa mi padre me desheredo.- le dice su hermano furioso al sentarse en un sofá.

    -Disculpa?; no fui yo quien quiso quitarle la novia a Inuyasha, y mas aun proponer que la compartan como si fuera un objeto cualquiera.- le dice Ayame enojada de la actitud de su hermano.

    -Porque tuviste que decir todo eso ayer?; solo empeoraste la situación hacia mi padre.- le reclama Kouga de nuevo.

    -Pues tú quisiste que ella pareciera una mentirosa cazafortunas enfrente de todos y eso me enojo. Además, no comprendo porque quieres quitarle a Inuyasha lo que tiene.-

    -Es que ese rabioso; no soporto que sea mejor que yo, que haya tenido mejores calificaciones en la escuela de cocina; que siempre atraiga las mujeres mas bellas que quiero. Y para colmo que tenga como novia a la doctora más hermosa de todas.-

    -Por eso mismo papa te quito tu herencia y no quiso que representaras tú el restaurante en el día de la convención gastronómica. Siempre por tus escándalos y peleas con Inuyasha, no obtienes lo que quieres.-

    -No obtengo lo que quiero?; y que me dices tu, que cuando estudiábamos, estabas enamorada de ese perrucho y el jamás te correspondió?.- dijo Kouga tratando de avergonzar a su hermana con ese dato; Ayame solo se puso furiosa de la actitud de Kouga.

    -Porque a diferencia de ti, yo se rendirme cuando debe ser el momento apropiado. Es cierto, yo estaba enamorada de Inuyasha, pero el solo me vio como amiga y estaba enamorado de una mujer que vio en su infancia; admito que me entristeció al saber que no me quería como yo a el, seguí luchando pero fue inútil, y mejor decidí rendirme y ser solo su amiga; y es por eso que sigo teniendo una buena relación de amistad con el.- le dice Ayame enojada del despotismo de Kouga. Era cierto que amaba a Inuyasha hace tiempo, pero lo dejo ir, y ya no siente nada por el mas que una relación cordial de buenos amigos.

    -Si claro Ayame; de seguro cuando lo viste con Kagome, te sentiste furiosa de que ella tenga el corazón de Taisho y tu no. Te propongo entonces que me ayudes a recuperar lo que me pertenece y destruir la relación de Taisho con Kagome, así tú obtendrás a Inuyasha para ti sola, y yo me quedare con esa dulce y hermosa doctora.- dijo Kouga cínicamente; pero en eso recibe una enorme bofetada y una mirada de odio de su hermana.

    -Largo de aquí Kouga; como pudiste proponerme algo así?; yo ya no quiero a Inuyasha de esa manera; y no me sentí furiosa al verlo con Kagome, es mas me sentí feliz de verlo feliz con una mujer. Como dije, yo se rendirme cuando debe ser el momento; ahora vete.- le dice Ayame enojada al correr a su hermano de su casa. Jamás pensó que Kouga llegara al extremo de tener el descaro de pedirle algo así.

    /

    Desde el día de la convención y la decisión del padre de Kouga pasaron tres meses más; la relación entre Inuyasha y Kagome iba mejorando y yendo a buen rumbo. A pesar de los problemas que querían causar hombres y mujeres dispuestos a sepáralos, para quedarse con Kagome o Inuyasha, pero ellos jamás caían en sus trampas. Algunas veces Kouga se puso molesto entre ellos; pero nunca salía victorioso en sus planes; Ayame solía recordarle el hecho de que por eso mismo, estaba desheredado.
    Era un nuevo día, y todo mundo estaba trabajando para ganarse el pan de cada día.

    -Doctora Kagome, la necesitan en urgencias.- dice una voz femenina por el altavoz del hospital. Kagome va para allá, encontrándose con un hombre joven bastante herido.

    -Que sucedió?.- pregunta Kagome al prepararse para cirugía.

    -A este joven lo asaltaron en plena calle y por lo mismo tiene tres heridas de bala alrededor de su pecho, afortunadamente no tocaron el corazón, pero esta perdiendo mucha sangre, si no le operamos pronto, morirá.- le dice Sango al estar junto con ella, lista para operar.

    Comienza la operación, la cual fue intensa y larga, debido a que estaban operando en una zona bastante sensible y un mal movimiento, podía acabar con la vida del paciente. Después de estar ahí cuatro horas operando, por fin terminaron, logrando salvar la vida del joven paciente. Kagome y Sango salen de urgencias bastante exhaustas; aunque Kagome no tanto, por ser vampiresa, tenía más resistencia a diferencia de su amiga, que solo es una humana.

    -Que pesado no Kagome?, pero pudimos salvar a ese joven. No se como le haces amiga, en estos meses que trabajas aquí, jamás se te ha ido ningún paciente, logras curar a todos los pacientes que te tocan en el quirófano o en ortodoncia.- le dice Sango mientras comían en la cafetería un refrigerio antes de retirarse a sus casas.

    -Es porque es mi misión salvar la vida alas personas y curarles sus males; para eso nos hicimos doctores, no crees?.- le dice Kagome tranquilamente sonriendo, mientras terminaba su sándwich.-Aunque también y mas importante, es que tengo experiencia de doscientos años trabajando como doctora.- piensa Kagome de inmediato.

    -Tienes mucha razón, si no, no estaríamos aquí salvando vidas, bueno amiga me tengo que retirar a mi casa; te veré mañana.- le dice Sango al despedirse y dirigirse al estacionamiento donde estaba su auto. Kagome apenas sale del hospital, a punto de ir a la parada de autobuses; pero en eso siente que la abrazan por la cintura, mientras la besaban.

    -Hola mi pequeña, como te fue?.- le dice Inuyasha mientras la besaba.

    -Todo bien cielo, y tu?.- le pregunta Kagome mientras lo abrazaba.

    -Mejor, ahora que estoy aquí contigo.- le dice Inuyasha mientras le daba una rosa roja.

    -Es hermosa amor.- dijo Kagome maravillada al recibirla.

    -No tanto como tu.- le dice Inuyasha al oído mientras caminaban hasta el auto lujoso de el. Suben y se dirigen a un parque de diversiones que estaba en un puerto.

    -Que te parece Kagome?.- dijo Inuyasha mientras bajaban del auto y se dirigían a la entrada principal.

    -Se ve divertido, jamás he estado en un lugar así.- dice Kagome asombrada de ver el lugar; de noche se veía hermoso por las luces.

    -Jamás habías venido a un parque de diversiones?.- pregunta Inuyasha asombrado mientras se dirigían a la rueda de la fortuna.

    -No cielo; es que en mi pueblo de Rumania no eran comunes; además que no podíamos costearnos una salida como estas.- le dice Kagome al subir a la atraccion.

    -Es que no lo necesitaban, pues ya tenían a Drácula como atracción principal en Rumania.- le dice Inuyasha en broma al tenerla abrazada mientras subían por la rueda de la fortuna.

    -Inuyasha, que cosas dices.- dijo Kagome riéndose de las ocurrencias de su novio.

    Después de subir a varias atracciones y divertirse como nunca; Inuyasha la lleva a un restaurante para cenar, el cual estaba cerca del puerto con vista al mar.

    -Mesa para dos?.- dice el mesero al verlos llegar.

    -Así es.- le dice Inuyasha mientras tenia a Kagome agarrada de su mano con la suya, entrelazando sus dedos.

    -Síganme.- dijo el mesero al indicarles su mesa; la cual estaba afuera en la terraza cerca de enorme árbol de Sakuras plantado en una gran maceta, dándoles una vista hermosa del mar y las estrellas.

    -Qué te parece mi amor; tú y yo cenando bajo las estrellas?.- le dice Inuyasha mientras la abrazaba.

    -Es hermosa; la vista es bellísima.- dijo Kagome mientras se sentaba en una de las sillas; Inuyasha un día antes pidió esa mesa en especial, ya que quería darle una sorpresa a su amada. Sonrió al recordar lo que sucedió.

    Flash back

    Inuyasha estaba en su oficina muy pensativo; estaba pensando la forma de pedirle a Kagome que se case con él; era muy apresurado, pero no quería esperar más. Quería encontrar el anillo perfecto, pero no hallaba uno que fuera de su gusto. En ese momento entra Karoro con una bandeja con té de manzanilla.

    -Señor Taisho, aquí le traigo un poco de té para que se relaje, se que estuvo estresado este día, no se preocupe que yo misma lo prepare.- le dice Karoro al entrar en su oficina y poner la bandeja en el escritorio.

    -Gracias Karoro.-

    -Que tiene señor Taisho, porque tan serio?.- le pregunta Karoro con curiosidad.

    -Veras, es que quiero pedirle a mi novia que se case conmigo, pero no encuentro el anillo perfecto y no sé como pedirle matrimonio de la mejor forma.- dice Inuyasha poniendo sus manos en la cabeza en señal de estrés.

    -Si me permite señor; yo le sugiero que escoja un anillo que le haga recordar lo que mas le gusta de ella; por ejemplo su sonrisa, su bondad; o puede ser el color de sus ojos.- le dice Karoro sabiamente al aconsejar a Inuyasha; ella lo quería como amigo y trataba de ayudarlo en lo más que podía.

    -Un anillo que me recuerde lo que me ha gustado de ella?.- pregunta Inuyasha sorprendido; en ese mismo instante recordó que lo que se fijo primero en Kagome fue en sus hermosos ojos verde esmeralda; como los que recordaba de pequeño.

    -Así es señor Taisho; que fue lo que le gusto de ella cuando la conoció?.-

    -Sus ojos verde esmeralda.-

    -Entonces consiga un anillo que al verlo le recuerden sus ojos; y con respecto a cómo proponerle que se case con usted; sea creativo, haga una sorpresa inolvidable.- le dice Karoro sonriéndole mientras le sugería eso; ella ya había conocido a Kagome y le agrado mucho que fuese ella la novia de su jefe; ya que se veía una buena muchacha que lo amaba con sinceridad; y no como las otras mujeres que querían conquistarlo para conseguir algo a cambio.

    -Muchas gracias Karoro; resolviste mis problemas.- le dice Inuyasha feliz.

    -A donde tan apresurado amigo; veras a Kagome?.- le pregunta Miroku al verlo salir con tanta prisa.

    -No, iré a una joyería para comprar un anillo de compromiso; voy a pedirle que se case conmigo.- le dice Inuyasha feliz mientras se dirigía al estacionamiento por su auto.

    -Tan pronto?; pero si apenas tienen cuatro meses de novios.- le dice Miroku asombrado.

    -Se que es muy pronto, pero no quiero esperar mas.-le dice Inuyasha decidido.

    -En ese caso, buena suerte en encontrar el anillo; solo espero que mi Sanguito ya me de el si; se lo he pedido varias veces, pero no me lo quiere dar.- dice Miroku desanimado, tenia saliendo con Sango un año y medio, y desde hace seis meses que le propone matrimonio pero ella se niega, porque no se siente lista aun, y además lo cree un inmaduro para dar el siguiente paso.

    -Jajaja, ya sabes como es ella; no te lo dará así como así, a menos que demuestres que realmente lo dices de verdad y no como algo apresurado.- se burla Inuyasha de el, y en ese momento se despide de su amigo y se sube a su auto con rumbo a su destino. Se dirige a una joyería fina; en donde estaba viendo los anillos de compromiso, pero ninguno le convencía; hasta que vio el anillo perfecto: era uno fino de color plata con una piedra verde esmeralda, que al verlo le hizo recordar los ojos de Kagome, tan llenos de vida y alegría. Compra ese anillo y se va a su casa a descansar mientras pensaba en como entregarle el anillo a Kagome de la mejor e inolvidable manera posible.

    Al día siguiente mientras salió de trabajar, fue directamente al restaurante que estaba en el puerto, para hacer una reservación en una mesa que estaba fuera en la terraza.

    -Una mesa en la terraza cerca del árbol de Sakuras, señor Taisho?.- le pregunta el anfitrión al hacer la reservación.

    -Así es, la quiero lista mañana para la cena.- le dice Inuyasha serio al confirmar su reservación; se va de ahí sonriendo, pensando en todo lo que tenia preparado para mañana cuando le pidiera a Kagome ser el hombre mas feliz del mundo.

    -Mañana es el gran día, en el cual deseo que mi Kagome acepte casarse conmigo; ella es mi ángel de ojos verdes que me salvo de pequeño, lo se, puedo sentirlo.- dijo Inuyasha mientras veía el anillo que consiguió para el momento.

    Fin de flash back.

    Inuyasha estaba anonado recordando todo lo que preparo, que no se da cuenta que lo llamaba el mesero.

    -Señor Taisho la carta.- dijo cordialmente el mesero llamándolo por segunda vez.

    -INUYASHA!.- dijo Kagome con voz alta para llamar su atención.

    -Que, que paso?.- pregunta Inuyasha al recobrar el sentido.

    -Que el mesero te esta llamando para darte el menú, tontito.- dijo Kagome riendo de lo despistado que es su novio, pero aun así lo amaba.

    -Ah si, disculpe.- dijo Inuyasha al agarrar la carta, como pidió ayer solo le debían dar una, así para que Kagome se acerque con el, dando un toque romántico.

    -Que es lo mejor de aquí cielo?.- pregunta Kagome al acercarse a el y ver el menú. Inuyasha aprovecho ese momento para besarla.

    -Tu eres lo mejor en este lugar mi Kagome.- le dice Inuyasha mientras se separa por falta de aire.

    /

    Después de terminar de cenar y pasar un momento agradable entre ellos, Inuyasha pide el postre, el cual consistía en dos pasteles de queso con fresa, el favorito de Kagome. En el de ella pidió que pusieran el anillo, y así poder sorprenderla. Casi amenaza de muerte al anfitrión como a los meseros si le sucedía algo al anillo.

    -Como supiste que adoro este pastel amor?.- pregunta Kagome maravillada; a cada rato Inuyasha la sorprendía cuando salían juntos.

    -Yo se todo lo que a mi pequeña le gusta.- dice Inuyasha mientras la besaba y abrazaba, en ese momento sopla el viento haciendo que unas flores del árbol se caigan a su mesa, Inuyasha recoge una y se la pone a Kagome de una forma tan tierna.

    En ese momento comen los pasteles que les habían traído, y estaban ellos dos jugando y haciendo bromas mientras comían; en ese momento Kagome sintió algo raro en su boca; Inuyasha estaba nervioso pues ya presintió que lo que ella tenia era el anillo. Kagome saca lo que tenia en la boca, y se asombra de ver un hermoso anillo con una esmeralda en su centro.

    -Inuyasha que es esto?.-pregunta Kagome asombrada; el no le responde, simplemente agarra el anillo, se coloca frente a ella de rodillas, le toma su mano mientras le colocaba el anillo en el dedo correcto.

    -Kagome; quieres casarte conmigo, formar una familia conmigo, ser la madre de mis bebes y la abuela de mis nietos?.- le pregunta Inuyasha tiernamente mientras esperaba su respuesta. Kagome se maravilla de la proposición de Inuyasha. Jamás creyó que en sus 560 años de vida le sucedería algo así; era claro porque había dejado de creer en el amor, pero Inuyasha le hizo revivir esa creencia de amor que tenia antes de ser transformada en vampiresa; cuando sus padres le decían que encontrara muy pronto el hombre que merece, y le decían a Houjo que encontrara a la mujer de su vida, y como debía tratarla.

    -Si quiero.- dijo Kagome sumamente feliz que no sabia como describirlo; Inuyasha se sintió tan feliz de que ella acepto casarse con el, que de inmediato la besa con mucho amor. Algunos comensales estaban viendo esa escena, los hombres se burlaban de el mientras que las mujeres suspiraron de ver el amor y ternura que Inuyasha le tenia a su novia.

    -Mira vieja; otro mandilón mas que quedara condenado a las exigencias de su mujer.- dijo un hombre algo mayor burlándose de Inuyasha.

    -Cállate viejo; que tu no sabes hacer nada bien desde que nos casamos; porque no pudiste ser tan tierno y detallista, como ese joven a la hora de proponerme matrimonio?; se ve que hará muy feliz a su novia.- le reclama su esposa, a lo cual su marido se queda callado. Mientras tanto, Inuyasha se separa de ese beso, y ve tan feliz a su futura esposa.

    -Prometo hacerte la mujer mas feliz en este mundo Kagome, te amo tanto.- le dice Inuyasha mientras la sentaba en sus piernas, sin importarle las chismosas miradas a su alrededor.

    -Y yo prometo hacerte el hombre más feliz en este mundo Inuyasha.- le dice Kagome mientras lo abrazaba; en ese momento se pone muy seria recordando el único detalle que no le había dicho a su novio; ella era una vampiresa de mas de cinco siglos; no una humana de dos décadas como le dijo a todo mundo.

    -Solo espero que cuando sepas la verdad, comprendas todo y sepas porque soy una vampiresa en lugar de la humana que te hice creer que soy.- pensó Kagome angustiada al recordar ese detalle; por fin era feliz con un hombre, y no quería que las cosas se pongan feas cuando descubra la verdad.

    CONTINUARA….

    HOLA CHICAS, SE QUE QUIEREN MATARME, PERO LA VERDAD ES QUE NO TENIA INSPIRACION NECESARIA PARA EL SIGUIENTE CAPITULO; PERO POR FIN VOLVIO A MI. Y UNA COSA: EN EL SIGUIENTE CAPITULO HABRA LEMON DE VERDAD, PARA QUIENES ESTUVIERON ESPERANDO ESE MOMENTO.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    yitipXkagome

    yitipXkagome Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Junio 2010
    Mensajes:
    31
    Re: Mi amada vampiresa

    Holaaa!!!!!
    Esta muy bueno tu fanfic ya tienes nueva fans
    estuvo muy bonito tu capitulo sobre todo en la parte en que inuyasha le pide matrimonio a kagome
    y estuvo buena la parte en que el viejo hizo ese comentario y la viejita lo reprendio jajajaja
    esperando tu continuacion
    yitipXkagome
    inuyashaaaaaaa
     
  9.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amada vampiresa

    hola!!!
    sabes, yo leia tu fic desde hace mucho tiempo, cuando apenas lo publicaste pero aun no me registraba en cemzoo y por eso nunca comente, hace un largo tiempo lei el ultimo capitulo y me alegro mucho el hecho de que no abandonaras tu fic y pusieras la contiiiii.Y ahora como ya estoy registrada, pues me alegra mucho poder comentar en tu fic, pero quiero que sepas que yo era fan de tu fic desde que lo publicaste, porque tu fic era uno de mis favoritos en cemzoo y nunca se me olvido el titulo de fic, al contrario recordaba hasta el ultimo capitulo que leí, espero que pronto subas el siguiente capitulo, y disculpa que no haya comentado antes, pero es que aun no me registraba, espero me disculpes ^^!!
    y con respecto a este ultimo capitulo:
    me gusto muchísimo la forma donde Inuyasha le pide a Kagome matrimonio, fue tan tierno n///n
    además me alegro que desheredaran a Koga, el se lo tenia bien merecido n_n
    espero con ansias el siguiente capitulo, ya quiero que Inuyasha y Kagome se casen!!
    además me pregunto como reaccionara Inuyasha al saber la verdad sobre Kagome?????
    PD: la imagen del anillo es preciosa!!!
    espero la contiiii
    bye n_n
     
  10.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Mi amada vampiresa
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    9009
    Re: Mi amada vampiresa

    Capitulo nueve.- Boda y entrega.


    Al día siguiente, Kagome estaba en su trabajo, estaba en su consultorio terminando unas cuentas, cuando vio en su mano derecha el hermoso anillo que Inuyasha le regalo el día de ayer, cuando le pidió que se case con el. Fue tan romántico, lo único que a ella le preocupaba era que tarde o temprano debía saber la verdad de lo que ella es en realidad; mas aun, decirle que ella fue quien lo rescato de pequeño.

    -Doctora Higurashi, aquí hay una paciente que quiere verla.- le informa una enfermera de repente.
    -Gracias, hágala pasar por favor.- le dice Kagome, la enfermera hace lo que le pide, y resulta que la paciente era Ayame, quien pidió ser atendida por ella.

    -Hola Ayame, como estas, que haciendo por aquí?.- le dice Kagome feliz mientras saludaba a su amiga.

    -He estado bien; solo quiero hacerme chequeos para ver si estoy bien de salud; tú me entiendes, sobre el nivel de azúcar de mi sangre; colesterol, presión sanguínea, etc.- le explica Ayame mientras se sentaba frente a ella en su escritorio.

    -Te has sentido muy mal últimamente?.-

    -No; pero la verdad quiero saberlo de una vez, para prevenir.- le explica Ayame riendo de la cara de sorpresa de Kagome.

    -Entiendo a que vas; y es bueno que lo hagas de una vez tus chequeos, ponte en esta camilla y relájate, que comenzaremos desde ahora.- le indica Kagome, mientras entraban donde tenia su camilla. Le inyecta una aguja y le saca sangre, la cual pone en análisis; mientras espera le hace la prueba de presión sanguínea, la cual salio positiva en cuanto a buena salud.

    -Y bien, como estoy?.-pregunta Ayame temerosa de los resultados.
    -Hasta ahora todo bien en cuanto a la presión sanguínea y azúcar; la cual la tienes en un nivel aceptable.- le dice Kagome mientras leía los resultados.

    -Que nivel aceptable es el de el azúcar?.-

    -La tienes en 50 puntos; si la tuvieras al doble o triple, seria critico; pero en cuanto a colesterol lo tienes en nivel medio; es mejor que empieces a cuidar tu alimentación, para que no se te suba.- le explica Kagome mientras le da los resultados.

    -Gracias Kagome, sabia que podía contar contigo.- le dice Ayame feliz, en eso ve que en su mano estaba un hermoso anillo de compromiso.

    -Ya eres la prometida de Inuyasha?.- pregunta Ayame contenta.

    -Eehh, si claro, desde ayer que nos comprometimos.- le explica Kagome nerviosa; Ayame solo se puso a dar brinquitos de la emoción.

    -En serio ya te comprometiste con mi primo, porque no me lo dijiste antes?; que mala eres.- dijo Sango haciendo un reproche mientras entraba al consultorio de su amiga para darle unos informes y en eso escucho la noticia.

    -Así es Sango, disculpa que no te lo haya dicho, pero estabas ocupada en la operación de un paciente.- le explica Kagome; viendo como ambas amigas se ponen emocionadas como locas.

    -Avisa cuando es la boda, yo quiero ser una dama de honor.- dijo Ayame emocionada.

    -Y yo también quiero ser la dama de honor.- le explica Sango feliz.

    -Eso me honraría bastante, que ambas fueran a mi boda y sean mis damas de honor.-


    /////////////////////////////////////////////////////


    -En serio Kagome acepto casarse contigo?.- le pregunta Miroku asombrado mientras estaban cocinando; el estaba haciendo chuletas asadas; mientras que Inuyasha estaba preparando unos cangrejos hervidos.

    -Así es; ella acepto de inmediato casarse conmigo.- le explica Inuyasha feliz, mientras preparaba el platillo de los cangrejos.

    -Que suerte tienes; tu novia acepto desde el primer momento, y la mía no lo ha hecho aun, ya perdí la cuenta de cuantas veces me ha rechazado.-dijo Miroku desanimado al terminar de preparar las chuletas.

    -Jeje, yo que tu esperaba sentado.- dice Inuyasha burlón.

    -Que amigo tengo; que para el colmo es el primo de mi novia.- dijo Miroku bastante desanimado, haciéndose el dolido.

    Ya estaba Inuyasha en su oficina, descansando un poco, aprovechando que no había pedidos urgentes en la cocina, estaba acomodándose el cabello atándoselo en una coleta baja, cuando suena el teléfono.

    -Diga?.-

    -Hola hijo, soy tu madre.- le contesta Izayoi al otro lado del teléfono.

    -Hola mama.-dijo Inuyasha molesto; siempre que su madre lo llamaba, era para preguntarle si ya se iba a casar pronto con Kagome. Pero esta vez le confirmaría su ya tan acostumbrada pregunta.

    -Que tal Inuyasha?; solo llamaba para saber si te podemos visitar Shippo y yo en la tarde, al igual que tu padre.-

    -Claro mama; esta tarde los espero, además que tengo un anuncio que darles.-dijo Inuyasha contento al recordar el día de ayer, cuando se comprometió con Kagome, eso haría que su madre sea feliz y deje de molestarlo con la boda; ahora lo molestaría con un nieto. Puso cara de horror al pensar en eso; conociendo a su madre, eso haría. Que no le bastaba con su hermanito de siete años?.

    -Que es Inuyasha?.-pregunta Izayoi contenta de escuchar eso; ya se intuía lo que era.

    -En la tarde sabrás mama.-dijo Inuyasha mientras colgaba el teléfono. En eso marca unos números y espera que le contesten.


    //////////////////////////////////


    Kagome acaba de regresar de ortodoncia, donde reviso la dentadura de una anciana; la cual estaba perdiendo casi todos sus dientes. Entra a su consultorio y escucha sonar el teléfono.

    -Consultorio de la doctora Higurashi del hospital “Sengoku”, buenas tardes.- dijo Kagome formalmente al contestar.
    -Hola cosita linda, como estas?.- dijo Inuyasha tiernamente al otro lado de la línea.

    -Hola Inuyasha, como estas tu; a que debo esta sorpresa?.-dijo Kagome sintiéndose feliz al escuchar a su prometido en el teléfono.

    -Pues solo quería decirte cuanto te amo y como me haces falta en este momento; además de invitarte a mi casa en cuando salgas del trabajo; allí estarán mis padres; así que seria bueno darles la noticia.-

    -Muy bien amor; allí estaré, para que ambos le digamos la buena nueva.-

    - Además, llama a tu hermano para que vaya, y así el también se entere.-

    -Muy bien Inuyasha, eso haré; te amo.- dice Kagome al pasar un beso en el teléfono; lo cual también hace Inuyasha.


    /////////////////////////////////////////


    Estaban todos en el departamento de lujo de Inuyasha. Kagome le marco a su hermano en su trabajo de la armada; y le comento la invitación de Inuyasha a ir a su casa para dar una noticia. Le costo trabajo convencerlo que esperara a que todos estuvieran presentes; pues Houjo era muy insistente. También estaba Sesshoumaru en la casa de su hermano; quien fue allá por petición de su padre. Sango y Miroku tambien estaban ahí; aunque ya sabían la noticia.

    -Que sorpresa tienen tu y el tío Inuyasha, tía?.- le pregunta Tenshi mientras estaba sentado en las rodillas de Kagome.

    -Ya veras Tenshi; solo espera un poco.-

    -Que es lo que nos van a decir Inuyasha?.- le dice Shippo a Inuyasha mientras lo picaba en un costado.

    -Espera un poco enano; y deja de estar picándome las costillas.- le reclama Inuyasha a Shippo por sus travesuras.

    -No quiero; esto es divertido.- le dice Shippo riéndose de el, mientras seguía picándole las costillas.

    -Ya veras mugroso enano travieso.- dijo Inuyasha molesto mientras que Shippo se ponía a correr para que no lo alcance, e Inuyasha estaba tras de el.

    -Shippo, deja de molestar a tu hermano; que no se ponga de mal humor cuando nos diga lo que tiene que decirnos.- le dice Izayoi al atrapar a su pequeño hijo.

    -Bueno ya que todos están aquí solo queremos decir que..- dijo Inuyasha mientras le daba a Kagome una señal para que se acercara.

    -Que es cuñado?.- dijo Houjo impaciente.

    -Houjo!!.-le reclama Yuca por su impaciencia.

    -Queremos decir que Inuyasha y yo estamos comprometidos, y pronto nos vamos a casar.- dijo Kagome finalizando la frase mientras mostraba el anillo como prueba.

    -3, 2, 1.- pensaron Inuyasha y Kagome al mismo tiempo, mientras esperaban su respuesta. Aunque Inuyasha esperaba la respuesta de su madre, quien lo a atosigado con la cantaleta de que se case, desde que se graduó de la universidad. Y Kagome esperaba la de Houjo, quien le insistía en que se casara desde hace cien años.

    -Muchas felicidades hijo, me haces tan feliz. Ya debo preparar todo para la boda.- dijo Izayoi feliz.

    -Que gran noticia hermana; por fin te casaras con alguien que te hace feliz; eso significa que pronto seré tío.- dijo Houjo contento de escuchar la noticia que ha esperado desde hace cien años; solo que en eso sintió un codazo.

    -Cálmate Houjo, hay que esperar a que se case primero.- le reprende Yuca; mientras que ambos prometidos estaban nerviosos de lo que Houjo dijo al ultimo.

    -Solo para eso nos llamó?; que pérdida de tiempo, llamarnos para decir que estará atado a una sola mujer por la eternidad.- dijo Sesshoumaru bastante frió.

    -Por lo menos el tiene decencia, de considerar a las mujeres como iguales, no como objetos de satisfacción momentánea. – le reclama Sango su primo; haciendo que se quede callado.

    -Cuando se casan tío Inuyasha?.- pregunta Tenshi al acercarse a Inuyasha.

    -Después te diremos pequeño.- le dice Inuyasha mientras lo carga y juega con el.

    En ese momento empiezan a preparar la comida, la cual fue guiada por Inuyasha; en cuando se sientan para comer. En ese momento Inuno proponer hacer un brindis por los futuros esposos.
    -Brindemos por la felicidad de los futuros esposos.- dijo Inuno al ponerse de pie con su copa en la mano. Todo mundo lo sigue y aplauden felices por la futura unión de Inuyasha y Kagome.

    - Después vera como su vida es transformada en un infierno al estar atado a una mujer y no poder divertirse.- dijo Sesshoumaru frió y sarcástico, haciendo que Inuyasha se enoje por el comentario.

    -Por lo menos tengo a alguien que me ama de verdad; y no a alguien que solo me busca por dinero y placer físico como a ti te pasa con las mujeres que andas.- dijo Inuyasha molesto cuando escucho a su hermano decir esas palabras. Sesshoumaru se quedo molesto y enojado por lo que dijo su hermano menor; era cierto lo que decía, las mujeres solo lo buscaban principalmente por dinero; aunque no las rechazaba para acostarse con ellas. Con eso las mujeres que fueron amantes de el, creían haberle atado con ellas para obtener su dinero, pero no era así pues el las botaba después sin darles lo que buscaban en primer lugar.

    -Ya cálmense ustedes dos.- dijo Izayoi al separarlos.

    Después cada quien se retira solo se quedan la familia de Kagome y la misma Kagome en el departamento de Inuyasha; estaban planeando la boda, sobre quienes serian los padrinos, el niño que lleve los anillos etc.
    -Opino que quien lleve los anillos sea Shippo, ya que el esta mas grande; y que Tenshi sea quien lleve las flores al altar para que Kagome haga su entrada.- dijo Miroku dando su opinión; haciendo que los demás se rían de su idea de que Tenshi sea el niño de las flores.

    -Miroku hombre, por si no te acuerdas quien debe llevar las flores es una niña, no un niño.- dijo Sango riendo.

    -Y que haremos; si no tenemos una niña en la familia?.- le reprende Yuca.

    -Ya pensaremos en eso después.- dijo Inuyasha.

    -Y bien entonces hasta ahora queda así: los padres de Inuyasha serán padrinos de lazos; ustedes dos Houjo y Yuca serán padrinos de anillos; Shippo será quien lleve los anillos al altar; Tenshi por ahora será el paje que sostenga la cola del vestido cuando entre a la iglesia; y cuando salga lo acompañara Shippo.- dijo Kagome al repasar los planes.

    -Así es; las damas de honor de Kagome serán Sango y Ayame; el padrino de Inuyasha será Miroku.- Dijo Yuca al repasar también lo que tenían hasta ahora acordado.

    -Y que serán de Sesshoumaru y Kouga?.- dijo Miroku de repente, sintiendo miradas penetrantes de Inuyasha.

    -Mi hermano solo será un invitado mas, puesto que no tengo opción, y ese lobucho no será invitado a la boda; que no recuerdas lo que paso la ultima vez que nos vimos?.-reclama Inuyasha molesto.

    -Calma amigo; solo lo decía porque Kouga es hermano de Ayame y ella si fue invitada a la boda.- dijo Miroku nervioso.


    -A veces necesitas aprender a cerrar la boca Miroku.- dijo Sango de repente, haciendo que se rían los demás.

    -Bueno entonces así queda todo para la boda.-dijo Yuca tratando de aligerar el ambiente.


    /////////////////////////////////////////


    El tiempo estaba pasando rápidamente para unos; pero lentamente para los futuros esposos, quienes ya querían que la fecha de su boda se acercara ya. Mientras tanto Inuyasha les pedía a los cocineros de su restaurante que fuesen ellos que organizaran el banquete de bodas.

    -Será un honor servirlo en su boda, señor Taisho.- dijo uno de los cocineros fieles que tenia Inuyasha.

    -Y que platillos va a querer en el banquete?.- pregunta la cocinera encargada de postres.

    -Ahora mismo les diré cuales; y por cierto Korin; podrías hacer tu el pastel?.- le pide Inuyasha a la cocinera que le pregunto por los platillos.

    -Por supuesto señor Taisho; dígame como lo quiere y así se lo preparo.-dijo Korin emocionada; ya que uno de sus sueños de repostera era hacer un pastel de bodas; y que mejor que hacer el pastel de bodas de su jefe.


    /////////////////////////////////////


    Mientras tanto Kagome estaba en el centro comercial con Yuca, Ayame, Sango e Izayoi buscando su vestido de novia perfecto; habían visto varias opciones pero ninguno les convencía.
    -A este ritmo, no encontraremos el vestido perfecto.- dijo Kagome desanimada.

    -Calma hija; ya veras que lo encontraremos; y así lucirás preciosa cuando te cases con mi hijo.- le dice Izayoi animándola.

    -Solo espero que el sepa tratarte bien y no se comporte como el perro que es jaja.- dijo Shippo burlándose de Inuyasha.

    -Shippo Taisho; no te vuelvas a dirigir a tu hermano así.- le reprende su madre.

    -Mira Kagome; que te parece esta tienda de novias?.- dijo Yuca al apuntar a una boutique para novias que estaba frente a ellas.

    -Si se ve que tiene hermosos vestidos; entremos para ver si encontramos aquí el tuyo Kagome.- dijo Ayame emocionada; entran a la boutique y empiezan a ver diferentes modelos de vestido de novias; todos eran hermosos, pero no se decidían.

    -Que te parece este Kagome?.- dijo Sango al mostrar un vestido que tenia mangas largas y mucha pedrería en el pecho.

    -Hermoso Sango; este me lo probare.- le dice Kagome al ver el hermoso vestido.

    -Y que tal este también?.- dijo Yuca al mostrar un vestido strapless, con diseño en la parte superior estilo corsé, al igual que la falda, la cual era muy ancha, pero hermosa.

    -También es muy buena opción.-

    En ese momento, Kagome entra a probadores para medirse los diferentes vestidos de novia que entre todas escogieron. Estaba probándose casi todos, pero ninguno le convencía a ella y las demás.

    -Que les parece este?.- dijo Kagome saliendo del probador con un vestido de novia; que en lugar del vestido que se supone que es para casarse; parecía de una nudista. Estaba muy provocativo, sobre todo del pecho, ya que el escote estaba muy grande.

    -Creo que no; con ese vestido provocaras celos a tu esposo; jaja porque los demás hombres te van a desear. Se supone que quien debe hacerlo es el novio.- dijo Ayame riéndose; al igual que las demás.

    -Tienes razón, mejor algo más discreto.- dice Kagome al entrar al probador de nuevo; sale con otro vestido, pero era lo contrario al otro, pues parecía un vestido de novia para abuelita.

    -Jaja; que extremista Kagome, dices que algo discreto, pero sales tapada hasta los dientes.- dijo Sango. Kagome sigue probándose los vestidos de novia; hasta que sale con un vestido que Yuca sugirió al inicio.

    -Y que tal este?.- dijo Kagome al salir de nuevo de probadores; todas se quedaron maravilladas de lo hermosa que se veía con ese vestido.

    -Pareces un angelito tía.- dijo Tenshi al ver a su tía Kagome con ese vestido de novia.

    -Concuerdo con el pequeño Tenshi, te ves hermosa.- dijo Ayame maravillada.

    -Gracias; y a decir verdad; también me encanta este vestido, me lo llevo.- dijo Kagome al verse en el espejo. Se mete de nuevo al probador y se pone su ropa. Van a cajas para pagar el vestido; Kagome ya iba a sacar el dinero para pagarlo; pero en eso siente la mano de su suegra deteniéndola.

    -Deja que yo lo pague Kagome.-dijo Izayoi al detenerla y sacar una tarjeta de crédito.

    -Pero señora Taisho; no me sentiría a gusto que usted lo pagara.- dijo Kagome sorprendida de la reacción de Izayoi.

    -Anda Kagome, dame ese gusto; siempre ha sido mi sueño comprar el vestido de novia para mi nuera cuando uno de mis hijos se casara; considéralo un regalo de mi parte.- le dice Izayoi despreocupada mientras le daba la tarjeta a la cajera.

    -Pero…-

    -No digas mas Kagome, solo disfrútalo cuando lo uses en el altar.- le dice Izayoi; en ese momento la cajera le devuelve la tarjeta y todas salen de esa tienda.

    -Muchas gracias señora Taisho.-

    -Fue un placer.-

    -Y ahora vamos a buscarte lencería atrevida para que seduzcas a mi primo en la noche de bodas.- dijo Sango picaramente al pasar frente a una tienda de ropa interior; Kagome solo se sonrojo de la vergüenza; no le gustaba pasar a ese tipo de tiendas, porque le avergonzaba que vieran que compraba lo que usaría debajo de su ropa.

    -Creo que después Sango; recuerda que hay pequeños niños presentes.- dijo Ayame apuntando a Shippo y Tenshi; quienes no entendían nada de lo que dijo Sango.
    -Opinamos lo mismo.- dijeron Kagome e Izayoi.

    Siguen paseando por el centro comercial, viendo cosas que Kagome necesitaría en su boda y luna de miel; en ese momento pasan a un restaurante de comida italiana para descansar y comer; además que los pequeños ya se estaban quejando del hambre.

    -Y que pasara con el banquete y pastel?, nos falta ese detalle.- dijo Kagome mientras estaban descansando en una mesa; comiendo y revisando lo que llevaban hasta ahora.

    -Si, que esa es la mejor parte.- dijo Shippo mientras terminaba de comer su pasta.

    -Tu que sabes Shippo?; si jamás has ido a una boda.- le dice su madre casi retándolo.

    -No importa mami; pero en una fiesta lo mejor de todo es la comida que dan.-

    -Aaay Shippo; no hay duda que eres mi primo y hermano de Inuyasha; los dos son muy comelones.- dijo Sango riéndose de la respuesta de su pequeño primo.

    -Bueno, de ese detalle se encargara el restaurante de Inuyasha; me lo acaba de confirmar.- dijo Izayoi al limpiar a Shippo de la salsa que se le embarro en su boca y camiseta.


    //////////////////////////////////


    -Porque tengo que salir a comprar mi traje ahora papa; no lo puedo hacer después?.- se quejo Inuyasha cuando su padre, Houjo y Miroku lo sacaron del trabajo y se lo llevaron a una tienda de finos trajes para hombre.

    -Porque es indispensable que tengas todo listo cuando te cases Inuyasha; que a última hora estarás muy apurado y no encontraras nada.- le dice Inuno mientras veía opciones de traje nupcial para su hijo.

    -Tiene razón tu padre Inuyasha; me paso lo mismo cuando me case con Yuca. Faltando una semana para mí boda compre un traje cualquiera a las carreras, el cual fue con una costurera corriente que me avergonzó mucho. Pero lo bueno es que a Yuca no le importo. Como crees que se sienta mi gemela cuando te vea con un feo traje en el día de tu boda, mientras ella usa un hermoso vestido de novia?.- le dice Houjo mientras le mostraba un traje blanco muy hermoso.

    -Pero a Kagome no le importara eso Houjo.- le dice Miroku mientras escogía otro traje.

    -Pero de todos modos se debe estar preparado desde antes.- dijo Inuno viendo mas trajes ideales para una boda.

    -Tienen mucha razón papa y Houjo; quiero que todo este perfecto para mi boda con Kagome.- dijo Inuyasha emocionado mientras veía mas trajes que podía usar en su boda. Después de medirse varias opciones; escoge finalmente uno el cual le quedo de maravilla.

    -Me recuerdas a mi mismo cuando me case con tu madre; hace ya veinticinco años.- le dice Inuno contento de ver a su hijo en el traje que escogió para la boda.

    -Se nota que esta muy enamorado de ella señor Taisho.- le dice Houjo al ver la mirada de de Inuno; el tenia la misma cuando se caso con Yuca hace cien años.

    -Así es; gracias a esa unión pude tener a mis tres hijos.- le dice Inuno al salir de la tienda, después de comprar el traje nupcial, y los que ellos usarían en la boda como invitados. En ese momento van a una agencia de viajes, donde Inuyasha compro boletos de avión y reservo una suite de lujo en un buen hotel, donde quería llevar a Kagome para la luna de miel.
    /////////////////////////////


    Ya era el día de la boda, y los futuros esposos estaban muy nerviosos. Inuyasha estaba arreglándose en un vestidor de la iglesia, y Kagome estaba en otro. Un día antes Inuyasha convenció a Kagome que se mudara de su departamento al de él ya que el departamento de Kagome era pequeño comparado al de Inuyasha. Quien decía que su casa era mejor para poder criar juntos a una familia sin problemas., para que así no tengan problemas al regresar de su luna de miel. Y así fue, se efectuó la mudanza, con ayuda de su familia y amigos.

    Inuyasha estaba siendo acompañado de su padre, sus hermanos, Miroku, Houjo y Tenshi.

    -Como te sientes Inuyasha?.- le pregunta Houjo al acomodarle la corbata. Para darle toque de elegancia, se amarro el cabello en una coleta alta.

    -Ando bastante nervioso.- le dice Inuyusha a punto de desfallecer, pues las piernas se le estaban debilitando.

    -Calma amigo, ya veras que todo saldrá bien en este día tan especial.- le dice Miroku tratando de animarlo.

    -A no ser que Kagome salga huyendo porque se arrepintió de tener que casarse contigo.- le dice Shippo burlándose de el, haciendo que Sesshoumaru se ría y que el pobre Inuyasha se ponga mas nervioso de lo que estaba.

    -Bien dicho Shippo.- dijo Sesshoumaru riéndose; pero se callan al ver la mirada de su padre.
    -Shippo, no digas tonterías; que no ves que tu hermano Inuyasha ya esta muy nervioso?.- le reprende Inuno.

    -Si papi.- le dice Shippo.

    -Muy bien Tenshi, recuerdas lo que debes hacer?.- le dice Houjo a su hijo mientras le acomodaba su trajecito.

    -Si papi; debo sostener fuerte la cola del vestido de mi tía cuando entre y salga de la iglesia.- le dice Tenshi repasando lo que le dijeron que debe hacer.

    -Así es mi pequeño pajecito; recuerda que debes ir despacio como tu tía cuando entre de la iglesia; o sino le pisaras su vestido; también lo debes hacer cuando salga.-

    -Tu también Shippo; recuerda que cuando lleves los anillos debes caminar tranquilo y calmado, o si no tiraras los anillos. Cuando se termine la ceremonia debes acompañar a Tenshi como otro paje y sostener bien la cola del vestido de Kagome, entendido?.- le dice Inuno al pequeño mientras le ponía una corbatita de moño, y le pulía sus zapatos.

    -Si papi, debo hacerlo bien por mi hermano Inuyasha.- le dice Shippo contento; aunque fuera bastante travieso con Inuyasha, de todos modos lo quería mucho.

    -Muy bien, nosotros debemos retirarnos, soy quien debe entregar a mi hermana en el altar, y mi pequeño será el primer pajecito de ella.- dice Houjo al retirarse con Tenshi.

    -Tu también amigo, ya debes estar en el altar; recuerda que es la novia que debe hacerte esperar y tu no.- le dice Miroku al salir del vestidor junto con los demás rumbo al altar.


    /////////////////////////////


    Kagome estaba en un vestidor aparte arreglándose para la boda, la acompañaban Yuca, Izayoi, Sango y Ayame. Todas estaban vestidas de color lila por ser damas de Honor; solo que Izayoi estaba de color azul cielo; ya que ella solo era madrina de lazos y la madre del novio. Estaban ayudándole a la novia con el maquillaje; Kagome se peino de tal forma que su cabello tapara sus cicatrices de la espalda; siendo también ayudada con el velo.

    -Preparada, como te sientes Kagome?.- le pregunta Ayame mientras le acomodaba su velo.

    -Muy nerviosa.- le dice Kagome; jamás en su vida se había sentido así; pero ya se estaba acostumbrando, porque estaba a punto de unir su vida con Inuyasha.

    -Es normal; yo me sentí así cuando me case con tu gemelo Houjo; pero ya ves, somos felices y tenemos un hijo; tu también pasaras por lo mismo.- le dice Yuca tranquilizándola.

    -Estas hermosa Kagome, quiero que mi primo te vea.- dijo Sango contenta al verla con su hermoso vestido de novia.

    -Tiene razón mi sobrina, mi hijo quedara impresionado de tu belleza.- le dice Izayoi contenta, mientras se retocaba el maquillaje.

    -Ya están listas?.-pregunta una voz masculina entrando de repente al vestidor.

    -Que haces aquí Houjo?.- le pregunta Yuca al ver a su marido.

    -Pues la ceremonia ya va iniciar; y recuerda que soy quien entregara a mi hermana; que por cierto Kagome, te ves linda.- le dice Houjo al ver a su gemela en su vestido de novia.

    -Es cierto, bueno nosotras vamos a nuestros lugares.- dice Sango mientras se retira con las demás, dejando a Kagome, Houjo y Tenshi.
    -Te ves hermosa hermanita.- le dice Houjo de nuevo.

    -Gracias de nuevo hermano, tú también te ves bien.- le contesta Kagome de vuelta.

    -Mama y Papa estarían muy orgullosos, les encantaría estar aquí.-

    -Lo se, pero en donde están, siento que están felices de que tu y yo hallamos hecho nuestras vidas.- dijo Kagome algo triste; pues siempre había deseado desde pequeña, que sus padres estuvieran en sus boda y su padre fuese quien la entregue en el altar.

    -Animo, no te pongas así; sonríe que es tu día. Vamos ya que tu prometido se va a desesperar.- le dice Houjo animandola, logrando que sonría de nuevo; la toma del brazo mientras partían al altar; mientras que Tenshi agarraba la cola del vestido.

    ///////////////////////////


    -Donde esta, porque tarda tanto?.- dijo Inuyasha desesperado caminando de un lado a otro en el recinto.

    -Calma amigo, que ya pronto viene.- le dice Miroku al estar cerca de el, ya que era su padrino.

    -Qué tal si lo que dijo Shippo es cierto, que ella huyo porque se arrepintió de casarse conmigo?.- dijo Inuyasha asustado recordando lo que su hermanito dijo minutos atrás.

    -Ya sabes que Shippo es muy travieso Inuyasha; no lo dijo en serio.- le dice Inuno tratando de calmarlo, Sesshoumaru no le dijo nada para calmarlo, el solo se dedicaba a disfrutar de la compañía de una de sus amantes que llevo como acompañante. En eso escuchan la música que anunciaba el arribo de la novia; y todos se ponen en sus lugares.

    -Está muy hermosa.- pensó Inuyasha al ver a Kagome acercándose, siendo llevada por Houjo. Muchos invitados murmuraban sorprendidos del enorme parecido de la novia con quien la esta entregando. El solo sonrió ante esos murmullos, pues el también se había sorprendido la primera vez, pero primero fue empujado por celos, creyendo que Houjo era otra cosa.

    -Muy bien aquí estas, se feliz Kagome.- dijo Houjo al ponerla a un lado de Inuyasha y le hacia una seña a Tenshi para que se fueran a sentar.

    La ceremonia estaba dando inicio, todos presenciaban como Inuyasha y Kagome unían sus vidas. Houjo tomaba fotografías desde su lugar, mientras que Inuno tomaba video desde el suyo.

    -Los anillos por favor.- dijo el sacerdote, en ese momento entra Shippo con un cojín donde estaban ambas sortijas; llega donde estaban su hermano y cuñada haciendo lo que le piden.

    -Espero que Kagome sea feliz contigo hermano; jejeje; porque si no pobrecita al haberse casado contigo.- dijo Shippo travieso; siendo callado por un gesto amenazador de su padre e Inuyasha. Kagome solo rió en silencio.

    -Inuyasha Taisho, aceptas a Kagome Higurashi como tu esposa; amarla y respetarla para siempre?.- dice el sacerdote que estaba dando la ceremonia.

    -Acepto.-dijo Inuyasha al estar de frente con Kagome, tomándole las manos.

    -Y tu Kagome Higurashi, aceptas a Inuyasha Taisho como tu legitimo esposo, amarlo y respetarlo por siempre?.-

    -Acepto.-dijo Kagome al ver de frente a Inuyasha.

    -Muy bien, entonces los declaro marido y mujer, puede besar a la novia.- dijo el sacerdote; Inuyasha besa a Kagome finalizando su unión, haciendo que los invitados celebren dando gritos de jubilo y felicidad. Izayoi y Yuca se secaban las lágrimas de felicidad con un pañuelo; mientras que sus esposos las calmaban abrazándolas; y enviaban a sus respectivos hijos pequeños a que hagan de pajes. Shippo y Tenshi van a sostener la cola, mientras que ambos esposos salían de la iglesia.


    ///////////////////////////////////////


    Todos estaban en un salón social, dando una fiesta por la boda de Inuyasha y Kagome; quienes estaban sentados en la mesa principal. En ese momento Tenshi se acerca para sentarse en las piernas de su tía.

    -Tenshi, no molestes a tus tíos.- le dice Houjo mientras lo quería quitar de ahí.

    -No te preocupes Houjo, no hay problema.- le dice Inuyasha, permitiendo que Tenshi se acerque.

    -Hola tía; te venia a entregar esto como regalo.- le dijo Tenshi mientras le daba una flor.

    -Gracias pequeño.-

    -Y para mí no hay nada?.- dijo Inuyasha fingiendo reproche.

    -Si tío; también tengo algo para ti.- dijo Tenshi mientras se bajaba de las piernas de su tía, quien cuido que su vestido no se maltrate. Tenshi se sube a las piernas de Inuyasha y le da un abrazo.

    -Gracias pequeño.-

    En ese momento dan inicio a la danza que tenían que dar ambos novios; la hacen dando un toque romántico a la fiesta. Después de eso, llega la parte donde los invitados bailaban con los novios; Yuca bailaba con su hijo, mientras que su marido hacia lo mismo con su gemela.

    -Y cuando me vas a dar mi sobrinito hermana?.- dijo Houjo, recibiendo como respuesta un pisotón de Kagome, haciendo que Houjo gima del dolor.

    -Quieres esperar un poco?; me acabo de casar.- le reclama Kagome, mientras que el y su esposa se retiraban dando oportunidad a los padres de Inuyasha bailar con los novios.

    -Puedo bailar con mi tía papi?.- dijo Tenshi al ver a su tía bailando con Inuno, mientras que Inuyasha bailaba con su madre.

    -Claro pequeño.- le dice su padre, Tenshi va donde estaba Kagome y le pide un baile, provocando a los demás una mirada de ternura al ver al pequeño bailar con la novia.

    -Qué lindo se ve mi niño.- dijo Yuca mientras tomaba una foto de ese acontecimiento.


    ////////////////////////////////////////////////////


    Después de la fiesta, los novios se retiran al aeropuerto para su luna de miel en Sapporo; ambos estaban muy nerviosos, pues ya sabían lo que iba a suceder después; y ninguno tenía experiencia, pues era la primera vez de ambos. Estaban en el avión tranquilos, Kagome estaba dormida acurrucada de Inuyasha, mientras que el estaba mimándola con sus brazos. Llegan a su destino, donde todos estaban parándose de sus lugares, bajando del avión.

    -Mi amor, despierta que ya llegamos a Sapporo.- dice Inuyasha al despertar a su esposa.

    -En serio cariño?.- dijo Kagome al despertar. Ambos bajan del avión, toman un taxi hasta el hotel de lujo donde Inuyasha hizo reservación; y le tapo los ojos a Kagome con una venda para la sorpresa. Llegan, bajan y suben a la habitación que Inuyasha tenía reservada; subió con Kagome en sus brazos al estilo nupcial.

    -Mira Kagome; que te parece?.- dijo Inuyasha mientras le quitaba la venda a su esposa al entrar a la habitación del hotel; que mas bien era una suite estilo penthouse; porque tenia una gran sala, cocina, barra de bar, dos habitaciones grandes con baño propio; y un balcón con vista al mar.

    -Es hermoso.- dijo Kagome admirada de lo que había enfrente. En ese momento entran a la recamara; donde la cama tenia pétalos de rosas rojas y blancos, velas del mismo color que los pétalos, dando un toque romántico al lugar. En ese momento, siente que Inuyasha le abraza por detrás mientras que le empieza a besar el cuello.

    http://blogs.cemzoo.com/sara-butler/blog/u98349/145299-lemon-de-mi-amada-vampiresa.html


    Kagome se recarga en el pecho de Inuyasha, respirando agitadamente después de ese ritual tan agotador, Inuyasha la ve y le da de nuevo un beso.

    -Eso fue hermoso Inuyasha.- Dijo Kagome al estar recargada en su marido, pero sin separarse aun.

    -Yo también digo lo mismo hermosa.- dijo Inuyasha al acariciar la espalda de Kagome, sintiendo sus cicatrices, pero eso no le da importancia.

    -Te amo Inuyasha; promete que estaremos juntos por siempre.- dijo Kagome al quedarse dormida.

    -Te lo prometo Kagome. Te amo.- dijo Inuyasha al arropar a ambos con las sabanas y quedarse dormido también.

    CONTINUARA…..

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    dulcekagome

    dulcekagome Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2010
    Mensajes:
    206
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amada vampiresa

    **//Hola amiga que buen fic el tuyo!!!//**
    me encanto saves es primera ves que me paso por el, claro eso si ya me he estado pasando antes para leerlo desde el inicio n.n
    me ha encatado muchisímo esta super bueno en cuanto a su trama y el desenlace que ha estado llevando hasta el momento.
    que maravillosa la forma en que se conocen ambos y mas aun que con el paso de las contis se enomran y llegan a casar
    me encanto y me gustaria segguir leyendo y si me avisas mejor (que aprovechadora)
    bueno cuidate bexos y baxos de mi parte atte.dulcekagome

    sayito...;)
     
  12.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Mi amada vampiresa
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    4720
    Re: Mi amada vampiresa

    Capitulo diez.- Luna de miel.




    Era de mañana en Sapporo; Inuyasha empieza abrir los ojos perezosamente al sentir rayos del sol en su rostro. En eso siente que su lado, donde debía estar su amada esposa estaba vació y en su lugar solo había sabanas arrugadas y una mancha de sangre, producto del despojo de la virginidad de Kagome.


    Se asusta mucho y en eso ve una notita en la almohada. La agarra asustado, deseando que no sea una nota de despedida por que ella se arrepintió de estar con el.


    Mi amor
    Espero que no te asustes al leer esta nota. Te amo tanto y jamás seré capaz de dejarte. Solo te escribo esta nota para decirte que estaré en la bañera dándome un baño, por si me quieres acompañar. No te desperté porque te veías muy lindo dormido.

    Con amor
    Kagome.


    Al leer esa notita Inuyasha se relajo y regaño así mismo por creer cosas indebidas. Al leer de nuevo que su amada esta en la bañera; se la imagino desnuda en la tina con la espuma en su cuerpo. En eso siente de nuevo una erección y se levanta de la cama desnudo, se mete al baño de su habitación; en donde ve a Kagome tapada con un toalla, sentada a un lado de la tina preparando el agua y poniendo sales aromáticas. En eso ella siente que su esposo la abraza por detrás, besándole el cuello.


    -Buenos días Inuyasha; ¿cómo amaneciste?.- dijo Kagome dejándose mimar por Inuyasha.


    -Pues desperté y mi amada esposa no estaba a mi lado. ¿Por qué no me despertaste desde antes para darnos un baño?.- le reprocha Inuyasha, poniendo cara de niño regañado; haciendo que Kagome se ría.


    -Pues te veías como un angelito dormido, que no quise despertarte por una tontería.-




    -Si bañarme con mi esposa no es tontería; es una necesidad.- dijo Inuyasha mientras le quitaba su toalla y se metía con ella en la tina bañándose juntos; mientras deleitaban sus cuerpos.


    -Te amo.-dijo Kagome al besarlo.


    -Yo aun más.- dijo Inuyasha al corresponderle.


    -Creo que nos metimos en problemas con la señora de limpieza.- dijo Kagome riendo.


    -¿Por qué linda?.- dijo Inuyasha curioso mientras la mimaba. Kagome apunta al suelo, y él se sorprende de ver una gran cantidad de agua regada por el suelo; producto de la prueba de amor que acababan de tener en la tina.


    -Bueno, mejor terminemos de darnos un baño para arreglarnos a desayunar.- dijo Inuyasha mientras le frotaba una esponja a su esposa por el cuerpo.


    ////////////////////////


    Después de bañarse y deleitarse mutuamente en la mañana; ambos salen a desayunar en el balcón. Y en eso salen para dar un paseo y disfrutar su luna de miel. Dan un largo paseo por la playa; pero Inuyasha observaba como algunos hombres miraban con descaro a su Kagome, sin importarles que ella estuviese acompañada; así que para dejarles bien claro que ella no estaba disponible los fulmina con la mirada asustándolos de inmediato.


    No se daban cuenta, pero había alguien en Sapporo, que sin importar su situación personal y la de esa pareja; los seguía esperando el momento indicado para atacar. Inuyasha iba a pagar caro por todo lo que le sucedió, y por tener a Kagome. Había ido a esa ciudad para probar su suerte y así demostrarle a su padre que cambio. Pero más que nada era para ganar de nuevo su lugar en su familia y que le devuelvan su dinero de herencia, el cambiar de actitud y forma de ser no le importaba nada, no iba a dejar de estar con chicas solo por falta de recursos.


    /////////////////////////////



    Mientras tanto la feliz pareja se fue a comer en un restaurante de mariscos que estaba cerca siendo perseguidos por este sujeto. Se sientan a comer y el mesero llega para tomar su orden; la cual consistió en un par de langostas y vino blanco de la mejor marca.


    -¿Eres feliz en nuestra luna de miel cielo?.- le pregunta Inuyasha mientras le agarraba su mano al estar de frente.


    -Así es; más que nada soy feliz porque estoy contigo cariño.- le dice Kagome muy feliz y sincera. En ese momento Inuyasha la besa y se excusa para ir al baño.


    -¿Así que ese perrucho te hace feliz?; porque no lo creo.- dice el sujeto que los seguía, aprovechando la oportunidad para acercarse a Kagome.


    -¿Que haces aquí Kouga; que no vez que ya estoy casada e interrumpes mi luna de miel?.-dijo Kagome mas que molesta. ¿Que no aprendió su lección cuando Inuyasha lo golpeo hace dos meses en la convención gastronómica por querer sobrepasarse con ella, y aun cuando fue desheredado a causa de eso y sus excesos?.


    -Que va, se que aun quieres estar conmigo y estas casada con ese por dinero.- dijo Kouga con cinismo, queriendo sentarse en el lugar de Inuyasha y agarrarle la mano a Kagome; pero ella le impide ambas cosas.




    -Qué asco me da de solo pensar que estaré contigo como imaginas, yo no soy como las demás mujeres con que te metes; me case con Inuyasha porqué lo amo.-dijo Kagome furiosa. Inuyasha había salido del baño y al ver que Kouga de nuevo quería pasarse de listo, se enfurece y se acerca a el, alejándolo de su amada.


    -El que las mujeres con que te metes te busquen por dinero, no significa que ella también sea así. Yo la amo y ella a mí, así que esfúmate de una vez de nuestras vidas.¿ que no aprendiste tu lección al ser desheredado?.- dijo Inuyasha furioso al abrazar a Kagome a modo de protección.


    -Pagaras caro por eso perrucho inservible; por culpa tuya mi padre me quito mi herencia y nombro únicamente a mi hermana como heredera universal pero la puedo recuperar, y más aun pagaras por tener a esta hermosura contigo. Debiste aceptar mi propuesta y evitarme estos problemas.- dijo Kouga fuera de sí.


    -¿Qué propuesta, compartir a mi amada contigo como objeto cualquiera sin voluntad?; eso fue lo más repulsivo que me hayas dicho, mi esposa es solo mía y de nadie más. Además, las mujeres son seres humanos que se deben respetar, no objetos de diversión.- dijo Inuyasha aun más furioso. Kagome se maravillo al escuchar a su esposo defendiéndola, en cuando escucho lo que el opina de las mujeres se maravillo mas, porque esa era la creencia de su padre siglos atrás.


    Kouga ya estaba fuera de sí, y en medio de su locura ciega ataca a Inuyasha, quien hizo a un lado a Kagome para que no le suceda nada. Inuyasha evitaba golpear a Kouga porque estaban en un lugar público, y quería evitar problemas. La gente alrededor estaba estática de ver esa escena. Uno de los meseros llamo al gerente de seguridad, quien de inmediato llego para detener ese ataque.


    //////////////////////////////////////////////


    Cuando estaban en la oficina del gerente de seguridad tratando de aclarar ese lio, Inuyasha y Kagome dieron su testimonio tal cual, pero Kouga trato de desmentirlo, diciendo que ella se le ofreció a él y que su esposo lo ataco primero al estar celoso de que su esposa se le haya ofrecido.


    -¿En serio señor Wolferst?.- dijo el guardia algo sarcástico, dejando a Kouga confundido.-Porque el video de seguridad dice otra cosa.- lo dice de inmediato el guardia poniendo la cinta en donde se veían claramente las imágenes de Kouga molestando y tratando de acosar a Kagome, también se mostraba como Inuyasha defendió a su esposa sin golpes y a Kouga tratando de golpearlo.


    -Señor y señora Taisho, pueden retirarse, están libres.- les dice el guardia amablemente.


    -Supongo que yo también me retiro, con su permiso.-dijo Kouga tratando de huir, pero el guardia y otros más lo detienen y lo esposan.


    -Usted no irá a ninguna parte; queda arrestado por molestar a personas ajenas, y más que nada por ataque en lugar público.- le dice el guardia haciendo que los demás se lo lleven a prisión.


    ///////////////////////////////////////////////


    El padre de Kouga había recibido una llamada hasta su oficina en Tokio, donde le informaron la noticia del arresto de su hijo mayor en Sapporo. Parte para esa ciudad, en donde se dirige a la comisaria a pagar la fianza de Kouga, pero no dejaría así como así las cosas, habla con el comisario y este deja libre a Kouga, sin antes advertirle que otro desorden mas y no podrá salir por medio de fianza. Kouga y su padre se dirigen al hotel donde Kouga se hospedaba.


    -¿Qué sucede contigo Kouga?; te envié a Sapporo para que me demostraras que puedes manejar mis negocios gastronómicos, y así demuestres que eres capaz de recibir tu herencia de vuelta. ¿Y qué me vienen informando?, que el jovencito caprichoso se quiso sobrepasar con la ahora esposa del joven Inuyasha, causando escándalo en el lugar y por lo mismo fue arrestado.- dijo su padre, evidentemente molesto.


    -Pero solo fue una vez; ya no habrá más noticias de mí sobre eso. Aun te puedo demostrar que puedo recibir mi herencia.- dijo Kouga tratando de defenderse y justificarse.


    -Ya no más oportunidades Kouga. Con este último escándalo de ti se acabo, tú ya no podrás recibir tu herencia jamás. Me acabas de demostrar que no te importo que te haya dado una oportunidad, si quieres trabajar en mi negocio, será en un puesto regular; pero jamás de un ejecutivo dueño de la empresa.- le dice su padre bastante firme.


    -Padre no sabes lo que dices, no hagas decisiones tan apresuradas.- dijo Kouga sorprendido de la decisión final de su progenitor.


    -Ya lo decidí; la última noticia escandalosa de ti fue la gota que derramo finalmente el vaso. Estas fuera del testamento permanentemente y ya no podrás tener tu parte de la fortuna familiar, será Ayame mi heredera universal.- dice su padre finalmente al retirarse de ahí y regresar a Tokio, dejando a su primogénito muy sorprendido y dolido de su decisión.


    El señor Wolferst no quería ser un desalmado y cruel con él; pero la circunstancia lo llevo a esa decisión, tal vez y así aprenda a cambiar de actitud. Se va al aeropuerto dirigiéndose a Tokio, pero antes de pasar a su mansión a descansar, pasa con su notario para cambiar su testamento, el cual no ha cambiado aun desde que desheredo temporalmente a Kouga hace dos meses. Pero con lo sucedido, lo hará de una vez y permanentemente.


    /////////////////////////////////////////////////


    -Ya no se que hacer contigo hermano; porque jamás aprendes tu lección?.- dijo Ayame enojada al escuchar el relato de Kouga, sobre su padre desheredándolo permanentemente, sin oportunidad de recuperar su parte.




    -No me critiques y ayúdame a convencer a papa de que no me quite mi parte permanentemente.- le dice Kouga molesto. Ambos estaban en Tokio, precisamente en el departamento de Kouga, quien llamo a su hermana mayor para que le ayude a recuperar su herencia; solo que no esperaba esa reacción de ella.




    -Como quieres que te ayude, si tu mismo provocaste que te desheredara permanentemente?.-




    -No se, piensa en algo.- le dice Kouga caminando de un lado a otro.


    -No te voy a ayudar, porque te lo tienes bien merecido. Debes dejar en paz a Inuyasha y Kagome, que no ves que ya están casados y felices?.- le dice Ayame, haciendo que su hermano se sorprenda.


    -Soy tu hermano, y como tal me debes apoyar.- dijo Kouga chantajeándola; recibiendo un fuerte golpe de su hermana.


    -El que seamos familia, no significa que deba apoyar tus fechorías; ya me tienes harta de tus intentos de chantajes, aprende que no todo gira a tu alrededor para tu conveniencia. Me voy de aquí, pero antes le pediré a la policía que te pongan una orden de restricción, para que no acerques más a Inuyasha y su esposa.- le dice Ayame a punto de irse.


    -No puedes hacer eso, soy tu hermano.-




    -Puedo y lo haré; algún día aprenderás a valorar lo que tienes ahora y a respetar a los demás y ser mas humilde, porque si no te quedaras solo por el resto de tu vida, lo cual esta sucediendo ahora mismo.- dijo Ayame al retirarse. Kouga se queda pensativo en lo último que dijo su hermana. Tal vez ella tenía mucha razón, por querer quitarle a Inuyasha lo que tiene y a los demás hombres, se estaba creando enemigos.


    Además ahora que meditaba las mujeres con que se metía, siempre querían estar con el a cambio de dinero, y este de tonto caía y las llevaba a lugares caros y les comparaba lo que querían ellas. Cuando por primera vez conoció a Kagome, solo pensó en una conquista más para la cama, y para tenerla, debía hacer lo mismo como con las demás.


    Cuando ella lo rechazo, se cegó por su orgullo y no pensaba bien las cosas; causando que su padre lo desherede temporalmente hasta los treinta. Se dejo llevar por esa oportunidad e intento de nuevo conquistarla, causando una desheredación permanente. Su hermana debía tener mucha razón, debe aprender a valorar lo que tiene y ser más humilde con los demás.




    /////////////////


    -¿Ya estas mejor bebe?.- dijo Kagome al estar ambos en su suite de hotel. Desde el incidente, terminaron de comer y se dirigieron a su hotel en donde permanecieron juntos en la hamaca del balcón disfrutando la vista al mar.


    -Ya mucho mejor con tu compañía amor, solo que no comprendo porque ese tuvo que aparecer de nuevo.-dijo Inuyasha molestándose de nuevo, pero Kagome lo besa calmándolo de inmediato.


    -Calma Inuyasha, el ya recibió su merecido observa.- dijo Kagome al mostrarle el periódico de hoy donde había una noticia que decía así:


    Joven Wolferst vuelve a lo suyo, pero pago con creces

    “Hoy en la tarde, en el lujoso restaurante de mariscos “Perla negra”, el joven Kouga Wolferst fue visto en el lugar tratando de molestar y acosar a una comensal, que según nuestras investigadoras y testigos, es la esposa del joven Inuyasha Taisho, uno de los mejores chefs de Japón; quien se caso ayer por la tarde con la joven Kagome Higurashi, reconocida doctora y una de las mejores en Japón y que labora en el hospital Sengoku.


    El joven Wolferst estaba acosando a la señora Taisho, quien lo rechazo y su esposo salió a su defensa, solo para salir Wolferst arrestado y llevado a comisaria; donde horas más tarde su padre pago su fianza y fue liberado. Solo para recibir la noticia que está permanentemente desheredado debido a ese escándalo y otros que tuvo en el pasado.”


    Inuyasha leía una y otra vez la noticia mientras tenía una sonrisa de satisfacción, tal vez ahora ese lobo los deje en paz y así poder estar tranquilo y disfrutar de su esposa.


    -Como decía mi madre: “Siempre recibes lo que mereces, porqué Dios jamás se equivoca.”- dijo Kagome leyendo de nuevo esa noticia, que venía acompañada de una foto en donde se mostraba a Kouga arrestado siendo llevado a la comisaria.


    -Tiene mucha razón tu madre cielo.- dijo Inuyasha al besarla y acomodarla con cuidado bajo suyo en la hamaca. Se siguen besando con amor y pasión, Inuyasha se levanta junto con ella cargándola en sus brazos hasta llegar al sofá más grande de la sala. Es que si le hacía el amor en el balcón, alguien los podía espiar y eso era lo que menos quería. La deposita en el sofá con cuidado, quedando encima de ella, le hace de nuevo el amor de la manera mas dulce, siempre anhelando que ella resulte embarazada de un bebe; lo único que faltaba para poder ser feliz.


    Kagome queda dormida encima del pecho de Inuyasha, después de acabar de hacer el amor, mientras que Inuyasha estaba viendo la televisión, al mismo tiempo que mimaba a su amada esposa; en eso ve un programa de farándula que demostraban escándalos de celebridades; estaba por cambiarle ya que le aburrían esos programas, en eso ve que pasan los escándalos de su eterno rival Kouga; donde mostraban los escándalos mas fuertes de el, como cuando fue arrestado por manejar ebrio hasta cuando le quitaba a otros hombres sus mujeres, solo para que ellas salgan lastimadas al final.




    Estaba riéndose bajito al ver como los presentadores lo criticaban, y en eso pasan el escándalo de Kouga en la convención de hace dos meses, cuando quiso sobrepasarse con Kagome, los presentadores estaban criticándolo diciendo si quería hacer un trato de paz compartiendo a la novia de Inuyasha, que desde cuando quiere ser tan generoso. Y el más reciente que paso esa tarde, donde fue arrestado y su padre permanentemente lo desheredo.




    -Como dijo mi suegra que en paz descanse, según Kagome: todos obtienen lo que merecen porque Kami no se equivoca.- dijo Inuyasha bajito, mientras se levantaba del sofá, cargando con cuidado a Kagome y yendo a la cama para poder dormir




    ////////////////////////////////////////////////////////////////




    Pasaban los días, hasta convertirse en un mes, donde Inuyasha y Kagome disfrutaban al máximo su luna de miel. Solo que a veces cuando hacían el amor, a Inuyasha le parecía verle a Kagome unos ojos azul zafiro en lugar de sus ojos verdes y colmillos largos como una bestia o un vampiro cuando llegan al orgasmo; pero siempre pensaba que eran visiones a causa del placer que obtenía al hacer el amor con ella.




    -Te gustaría tener un bebe amor?.- le pregunta Inuyasha mientras ambos estaban en la cama recostados, después de unirse a cuerpo y alma nuevamente.


    -Mas que nada en este mundo. Me gustaría que nuestro primer bebe se parezca a ti.- dijo Kagome recostada en el pecho de su esposo.


    -No, porque nuestro primer bebe y todos los demás se parecerán a ti.- le dice Inuyasha al voltearla a ver.


    -Pues mi instinto maternal me dice que se parecerán a ti.- dice Kagome desafiándolo juguetonamente.


    -Pues mi instinto paternal me dice lo contrario, y si no lo aceptas tendré que castigarte.- dijo Inuyasha juguetón al ponerse encima de ella y torturarla a besos y caricias.



    ////////////////////////////////////////////////////


    Llega el día en que ambos esposos debían regresar a Tokio para su vida normal; lo que le alegraba a Inuyasha, es que Kagome ya vivía con el en su departamento, así no tendrían problemas para cuando llegaran. Abordan el avión con destino a Tokio. Llegan y toman un taxi rumbo a la mansión de los padres de Inuyasha, en donde también estarían sus amigos y la familia de su esposa. Pero no sabían que tendrían la sorpresa de su vida, sobre todo Inuyasha.


    -Por fin llegan, como les fue en Sapporo?.- dijo Izayoi al recibirlos en cuanto llegan a la mansión.


    -Muy bien mama.- dijo Inuyasha al abrazar a su madre.


    -Que tal Kagome, cuéntame como te fue en tu luna de miel.- le dice Houjo al abrazar a su hermana.


    -Y dime Inuyasha, que tal las noches?.- dijo Miroku pervertido, recibiendo un buen golpe en la cabeza por parte de su novia y amigo.


    -Deja de ser un pervertido Miroku.- le dice Sango molesta.


    -Eso es parte de mi vida privada que no te incumbe.- le responde Inuyasha golpeándolo en la cabeza.


    Se dirigen al jardín trasero para platicar y convivir un rato en eso, Houjo y Kagome olfatean sangre de unos vampiros enemigos tratando de atacar. Houjo saca un par de armas especiales que el mismo invento, y le lanza una a su gemela.


    -Que sucede Houjo?.- pregunta Yuca asustada, pero su pregunta fue respondida cuando una malvada vampiresa ya muy vieja, según el olor de su sangre y sus seguidores, que eran mas de veinte los atacaron.


    -Ustedes vayan adentro, Houjo y yo nos encargaremos.- ordena Kagome a su esposo y los demás, quienes estaban asustados de ese ataque repentino. Ella y su hermano estaban disparando a cuantos podían, convirtiéndolos en cenizas.


    -No cielo, no te dejare sola para que ataquen.- dijo Inuyasha sin alejarse como los demás.


    -CUIDADO!!!!!!!!!.-grito Houjo cuando tres vampiros estaban por atacar a Sango y Miroku; pero el alcanzo a disparar a tiempo.


    -Vaya, vaya los gemelos Higurashi, cuanto tiempo ha pasado.- dijo la líder de esos vampiros, quien era una vampiresa parecida a Kagome, solo que con cabello lacio, ojos cafes sin brillo ni vida y muy fria y sadica.


    -Kikio?, creímos haberte eliminado.- dijo Kagome sorprendida al verla, después de cinco siglos, desde que ella y su hermano mataron a Naraku y los demás y escaparon de esa prisión.


    -Pues ya vez que no, mientras los demás murieron, yo sobreviví y planee mi venganza contra ti y tu gemelo durante estos quinientos años.- dijo Kikio fríamente, mientras que su sequito atacaba a los demás, siendo asesinados por Houjo.


    -Quien rayos eres tu?.- dijo Inuyasha molesto de que esa vampiresa quiera matar a su esposa, y lo dejo confuso cuando dijo que quería matarla a ella y Houjo desde hace cinco siglos.


    -Soy Kikio, una vieja vampiresa que te transformara en viudo cuando mate a tu linda esposa. Ella debe pagar por lo que me hizo: me quito a Naraku y después lo asesino.-



    -No te atrevas a tocar a Kagome.- dijo Inuyasha furioso, solo que Kagome lo hizo a un lado y apunto con su arma a Kikio.


    -Yo no te lo quite, jamás lo quise, lo odiaba porque fue el quien mato a mis padres y me transformo a mí y Houjo en lo que somos en contra de nuestra voluntad.- dijo Kagome enojada, sorprendiendo tanto a su esposo, amigos y familia de Inuyasha.


    -Que quieres decir con que los trasformaron a ti y Houjo en lo que son?.- pregunta Inuyasha sorprendido.


    -Veras amor, algún día debías enterarte de esto: no soy una humana como tú de veinte años al igual que mi hermano, el y yo somos unos viejos vampiros de 560 años.- dijo Kagome algo triste, dejando tanto a su esposo y los demás sorprendidos.


    -Ahora que todo esta aclarado, morirán!!!!!.- dijo Kikio abalanzándose hacia Kagome.




    CONTINUARA……………..




    BUENO CHICAS AQUI ESTA EL CAPITULO NUEVO, ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO. EN POCOS CAPITULOS MAS SE ACABA LA HISTORIA. LO LAMENTO, PERO TODO LO QUE TIENE UN INICIO, DEBE TENER UN FINAL.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    dulcekagome

    dulcekagome Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2010
    Mensajes:
    206
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amada vampiresa

    ***//Hola querida amiga sara butler!!!//***

    muchas gracias por avisarme de tu continuación.
    estaba super buena, muy romantica y llena de sorpresas
    (es verdad me dejaste muy conforme y sorprendida)
    bueno quiero felicitarte por tu cap. muy bueno, sobre todo
    el trozo donde a kouga lo deseredan (mori de ka risa en esa parte)
    me gusto la parte donde discutian por como ivan a ser sus hijos.
    por ultimo me dejaste muy intrigada con el final, como sera la reacción de inu
    bueno espero que subas conti prontito.
    cuidate bexos y abaxos de mi parte atte.dulcekagome
    PD: nu acabes tan prontito la historia

    sayito...;)
     
  14.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Mi amada vampiresa
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    7367
    Re: Mi amada vampiresa

    Capitulo once- Verdad y decisión.

    Todos los demás estaban sorprendidos de la confesión de Kagome, que en realidad ella y su hermano son vampiros de medio milenio de edad. Ahora todos estaban encajando piezas que eran muy obvias: ambos decían ser sensibles a la luz solar, por eso usaban bloqueador en todo momento, eran muy fuertes, energéticos y sobre todo no comían ajo, según por ser alérgicos.


    Houjo ya había exterminado a los vampiros que formaban el grupo de Kikio, ahora los únicos vampiros que quedaban eran su familia, él y su hermana, al igual que Kikio, que seguía luchando con Kagome. Los demás estaban sorprendidos de la gran lucha que se estaba presenciando.


    -Pagaras caro por lo que hiciste. Yo debía ser la mujer de Naraku, siempre hacia lo que me ordenaba durante los trescientos años que estuve a su servicio, lo complacía en la cama cuando el quería. ¿Y después que paso?, llegaste tú y me lo quitaste y lo asesinaste.- decía Kikio furiosa atacando a Kagome, mientras que ella se dedicaba a esquivarla. Apunta con su arma a su cabeza para dispararle y convertirla en cenizas, pero Kikio le patea la mano, lanzando la pistola lejos de ahí.


    -Ya te lo dije maldita loca, yo siempre lo odie porque mato a mis padres, me transformo a mí y mi hermano en lo que somos y fuimos esclavos por setenta años. Jamás te lo quite, ¿Por qué me reprochas eso, si tú fuiste una de sus amantes preferidas?.- dijo Kagome mientras luchaba con ella, cuerpo a cuerpo.


    -¡¡¡¡Kagome!!!.- grito Inuyasha desesperado al ver como su querida esposa luchaba sangrienta y ferozmente, pero siente unos brazos que lo detienen.


    -No intervengas Inuyasha; es una pelea entre esa vampiresa y mi hermana. Kikio quiere saldar cuentas con ella.- le dijo Houjo al detenerlo.


    -Pero …..-


    -No te preocupes. Kagome es fuerte y no se deja vencer.- le dijo Houjo para que se calmara. Pero Inuyasha seguía preocupado por su amada.


    /////////////////////////////////////////


    -Es cierto, fui su mejor amante. Pero a ti te quería para que fueras su esposa y así reinar juntos. Eso no te lo perdono, yo debí ser a quien quería como esposa y reina de los vampiros para gobernar a su lado por la eternidad, no una chiquilla como tú que solo estuvo ahí setenta años.-


    -Estas muy trastornada y loca. Debí asegurarme de matarte bien cuando Houjo y yo matamos a Naraku y a los demás para escapar.-


    Seguían luchando, mientras que los demás miraban como luchaban ferozmente con todos sus poderes esas vampiresas. Los humanos estaban asustados al ver la sangrienta lucha, porque ellas dos se mordían y cortaban con sus garras sacando mucha sangre. Shippo y Tenshi estaban siendo protegidos por sus padres para calmarlos y que no vean la lucha. Inuyasha estaba asustado, y se sentía impotente al no poder ayudar a Kagome a terminar todo eso. En eso ve cerca de él una de las pistolas de Houjo que él y su gemela usaron para terminar con los demás vampiros, así que la agarra y se la lanza a Kagome, para que así acabe con esa malvada mujer.


    -¡¡Kagome!!!.- grita Inuyasha para atraer la atención de su amada y así que atrape la pistola que le mismo le lanza.


    -¡¡¡¡Muere!!!!.- grita Kikio al enterrarle un cuchillo en el cuello con intención de decapitarla, pero no lo logra, porque el cuchillo solo toco un hueso y no llego al disco de nervios, que era esencial cortar para decapitar un vampiro. En pocas palabras solo le corto la garganta, haciéndole brotar sangre en exceso.


    -Mejor muere tú, y así descansa en paz y espero que en tu otra vida, seas una mujer humana feliz.- dijo Kagome al dispararle con su arma una bala de rayos solares, quemado a Kikio, convirtiéndola en cenizas, dejando únicamente sus huesos.


    -¡¡KAGGGOOMMMEEE!!!.- grita Inuyasha asustado al ver a Kagome con la garganta y mitad del cuello cortado chorreándole sangre en exceso, aún permanecía en cuchillo en su cuello. Inuyasha corre hacia ella y la toma en brazos. Tenía lágrimas en los ojos al ver el estado de Kagome.


    -Inuyasha.- dijo Kgaome débilmente, tratando de retirarse el arma. Se podía curar, pues el cuchillo no le cortó un nervio de la columna vertebral del cuello, los cuales permitían el movimiento.


    -No hables pequeña, se complicara todo.- dijo Inuyasha impidiéndole que retire el arma ella misma. La carga en brazos y la lleva a su habitación.


    -Pero Inuyasha…- decía Kagome aun con la voz débil. Trataba de decirle que no era necesaria una intervención quirúrgica, pero apenas podía hablar.


    -Calma linda, te recuperaras.- dijo Inuyasha mientras le ponía una toalla en el cuello para hacer presión e iba con ella en brazos a su habitación, al tiempo que le pedía a su prima Sango que le ayude a su esposa.


    Suben a su habitación, donde deja a Kagome en la cama con cuidado y el sale para meter a su prima para que le ayude. Entra Inuyasha y Sango para ayudar a Kagome, pero se sorprenden al verla parada como si nada y con el cuchillo en su mano.


    -Kagome, recuéstate, que no estás en condiciones de levantarte.- le dice Sango en forma de reproche.


    -No será necesario Sango.- le dice Kagome tranquilamente.


    -Si lo es bebe; te cortaron hasta la mitad del cuello.- le reprocha su esposo.


    -Ya estoy bien, miren.- dijo Kagome al retirar la toalla que tenía en su cuello para que absorbiera su sangre. Ambos primos se sorprenden al ver que su cuello estaba como nuevo, como si jamás le hubiesen cortado, y en su lugar solo había una cicatriz.


    -Es la ventaja de ser vampiro, nos curamos rápidos, hasta de las heridas mortales.- dijo Kagome tranquila, sorprendiéndolos. Después Sango sale de la habitación para que ambos esposos pudieran hablar.


    -Kagome ¿Por qué no me dijiste antes que eres una vampiresa?.- dijo Inuyasha serio, al estar ambos sentados en la cama.


    -Inuyasha, antes de todo debo decirte que te amo, y no te mentí respecto a lo demás, si soy de Rumania y en realidad te amo. Tuve que ocultarte lo que soy por protección tanto mía como tuya. No es fácil ser vampiro en este mundo, especialmente cuando tienes medio milenio de edad. Estaba esperando el momento indicado para decírtelo, pero se adelantó- le dice Kagome al arrinconarse en una esquina de la cama, agachando la cabeza por vergüenza, esperando una reprimenda o golpe de Inuyasha, pero solo sintió como le levantaba la cabeza por el mentón, obligándola a verlo. Se sorprende de ver en los ojos dorados de su esposo duda, sorpresa, amor, jamás vio odio o resentimiento.


    -¿Cómo fue que te transformaron a ti y Houjo?.- le pregunta Inuyasha mientras la recargaba en él. Estaba dispuesto a perdonarla por ocultarle ese detalle importante, porque vio en sus ojos pureza y sinceridad, y jamás vio maldad ni crueldad. Pero quería saber la verdad de todo.


    -Veras Inuyasha la verdad: Houjo y yo nacimos en el año de 1449 en Rumania, así que tenemos 560 años, nacimos y crecimos en una granja pobre pero éramos muy felices, fuimos hijos únicos de nuestros padres Akira y Sonomi Higurashi, quienes nos enseñaron valores, y jamás nos trataron diferente por ser de sexo diferente.- dijo Kagome sincerándose con su esposo, quien escuchaba atento mientras le pasaba la mano por el cabello.


    -Y ¿Qué paso después, como fueron convertidos en vampiros?.-


    -Fue en un día común en el año de 1469 cuando Houjo y yo teníamos veinte años, mi padre y mi hermano descubrieron animales muertos en el establo, producto de los vampiros. Mi padre estaba furioso, pues de los animales dependíamos para sobrevivir. Era muy terco, nada lo cambiaba de parecer. En la noche, el se quedo vigilando el establo, mi madre no estaba a gusto y se fue con él y ahí fue cuando empezó todo. Los atacaron sin piedad; mi hermano y yo fuimos a ver lo que pasaba y fue una visión horrible, a mi padre lo mataron golpeándolo en la región del corazón provocándole un paro cardiaco que acabo instantáneamente con él; a mama le chuparon sangre suficiente hasta matarla.- dijo Kagome al pasarle lagrimas por los ojos al recordar eso, en eso siente como Inuyasha se las limpia tiernamente.


    -Cuando desatas tus poderes de vampiresa; cuál es tu apariencia?.- le pregunta Inuyasha curioso.


    -Esta.- dijo Kagome, mientras desataba sus poderes, haciendo que sus ojos se vuelvan azul zafiro y le crezcan un par de colmillos largos.


    -Eso era lo que me parecía ver en ti cuando hacíamos el amor, a punto de llegar a nuestro orgasmo.- dijo Inuyasha recordando esos detalles, que creía que eran ilusiones.


    -Veras; ya puedo controlar mis poderes a voluntad. Pero cuando mis emociones son fuertes y me dominan, se sueltan por si mismos; como tú dijiste cuando estábamos en la cama a punto de culminar me veías así, es que en ese momento me dejaba llevar por lo que sentía y se desataban mis poderes.-


    -Jejeje, pues así era mejor, porque eras más salvaje al hacer el amor.- dijo Inuyasha algo pervertido.


    -Travieso pervertido.-


    -Pero aun así me amas.- le dice Inuyasha juguetón al ponerla sentada encima de él y besarla, mientras la dejaba terminar su historia. Kagome termina de contarle lo que vivió con Naraku durante setenta años, el infierno que soporto del cual siempre deseaba morir para escapar de ahí, como eran obligados a atacar a humanos inocentes, y si no lo hacían, los azotaban cruelmente con un látigo.


    -¿Así que las marcas de tu espalda son latigazos?.- pregunta Inuyasha sorprendido de su relato, mientras le acariciaba la espalda sintiendo sus cicatrices, recordando el día que las vio por primera vez; solo sintió ira hacia quien lo hizo.


    -Así es amor; son latigazos que me daba a mí y a Houjo ese maldito por desobedecerlo. También me azotaba porque no quería ser su esposa, me daba asco de solo pensarlo, como Houjo me protegía de él, también era azotado. Esa vampiresa que nos ataco estaba enamorada de Naraku, y era quien le fascinaba azotarme con crueldad, y así para que el la escogiera como su futura reina.- le dijo Kagome; Inuyasha sintió ira hacia ese maldito por torturar a su amada por setenta años. Kagome termino de contarle todo lo que tuvo que pasar por estos quinientos años; y como a causa de eso, dejo de creer en el amor. Al terminar vio a Inuyasha sollozando con lágrimas en sus ojos.


    -¿Por qué lloras Inuyasha?.-


    -Por todo lo que pasaste por estos siglos, ¿Cómo alguien tan puro y hermoso como tú, tuvo que sufrir así?.- dijo Inuyasha recargándose en el hombro de su esposa, terminando de sollozar.


    -Calma, eso ya paso.-


    -Si dejaste de creer en el amor hace siglos, ¿entonces no me amas?.- pregunta Inuyasha temeroso al verla de nuevo a los ojos.


    -No te preocupes; si te amo y si creo en el amor desde hace poco. Veras hace quince años, en el año 1994 estaba en el parque, haciendo un picnic con Houjo y Yuca. En eso veo que un hermoso y tierno niño de cinco años con cabello plateado y ojos dorados se sube a un pino hasta la punta.- dijo Kagome tranquilamente; sorprendiendo bastante a Inuyasha, pues esos eran sus recuerdos favoritos de la niñez.- El pequeño niño estaba en la cima del árbol, en eso una brisa fuerte se asoma y empieza a mover al pino, haciendo que el pequeño caiga bruscamente. Yo corrí a salvarlo, y logre atraparlo en mis brazos antes de caer al piso. El pequeño niño de nombre Inuyasha me promete y pide que cuando el creciera me case con él; yo le dije que eso lo veríamos cuando el creciera. Y al parecer este pequeño cumplió lo que prometió.- término de contar Kagome su relato. Inuyasha estaba tan sorprendido y a la vez feliz, pues en verdad encontró a su ángel de ojos verdes que lo salvo de pequeño, logrando cumplir su sueño de casarse con ella, así que se abalanza a ella feliz, llenándola de besos.


    -Te amo tanto Kagome, me haces tan feliz.- dijo Inuyasha llenado de besos a su esposa.


    -¿Aun a pesar de lo que tuve que esconderte, quieres permanecer conmigo?.- pregunta Kagome sorprendida.


    -Así es. Desde ese día, estuve empeñado a encontrarte para cumplir mi sueño, a pesar de que me decían que estaba loco, eso no me importaba. Tú me diste esperanza y fidelidad al verte. Cuando te vi en el restaurante la primera vez después de quince largos años, sentí que mi espera había terminado, y así fue, quiero estar contigo toda la vida mi hermoso ángel.- dijo Inuyasha al besarla y ponerse encima de ella.


    -De acuerdo pequeño; nos quedaremos juntos por siempre.- dijo Kagome al ponerse a horcajadas en el besándolo.


    -Oye, ya te dije que no soy pequeño, soy el hombre con el que te casaste después de quince años.- dijo Inuyasha fingiendo un reproche, mientras seguía besando a su amada. No le importaba que ella fuese vampiresa, la amaba sin condición porque ella era y siempre será la primera mujer que ama y amara por siempre. Se alegraba que aun a pesar de lo que ella paso; se mantuvo pura y virgen hasta su noche de bodas, y él también se mantuvo en celibato para entregarse a ella, ser el primer hombre para ella.


    -¿Crees que aun con tu edad, podamos tener un bebe?.- pregunta Inuyasha al dejar de besarla para tomar aire.


    -Así es, además de la apariencia de veinte años que tengo, mi cuerpo sigue permaneciendo joven por dentro, como si se hubiese congelado el tiempo en el. Jamás envejeceré por dentro ni afuera. Mira a mi hermano, tiene un siglo de casado con Yuca, y apenas hace tres años pudieron tener a Tenshi.- le explica Kagome tranquilamente.


    -¿En serio, todavía hay esperanza de tener un bebe; en ese caso porque no me transformas en vampiro y seguimos intentándolo así?.- le pide Inuyasha ilusionado. Kagome se sorprende al escuchar a su esposo, pedirle que lo transforme en un vampiro.


    -¿Quieres ser vampiro por siempre?, una vez transformado, no hay marcha atrás.- dijo Kagome al verlo a los ojos, pero vio en sus ojos dorados mucha decisión y determinación.


    - Así es, si estaremos juntos por siempre, es mejor como inmortales y hacer por toda la eternidad, una gran familia.- le dice Inuyasha muy decidido.


    -Dame tiempo para pensarlo, y también date ese tiempo de pensarlo en serio, jamás he transformado a nadie; así que tu serias el primero.- le dice Kagome algo seria.


    -De acuerdo cielo, ambos pensaremos un tiempo ese detalle.- dijo Inuyasha al besarla otra vez.


    //////////////////////////


    Ambos bajan de su habitación a la sala, donde estaban todos reunidos. Houjo y Kagome les tuvieron que contar toda la verdad a los presentes dejándolos sorprendidos de lo que tuvieron que pasar por esos cinco siglos.


    -Yuca también es de su edad?.- pregunta Miroku sorprendido del relato.


    -No, yo tengo 120 años.- dijo Yuca tranquilamente, mientras arrullaba a Tenshi.


    -Como son esas cicatrices que tienen atrás?.- pregunta Sango curiosa. Houjo y Kagome voltearon hasta dar la espalda; Houjo se levantó la camisa, mientras que su gemela movió su cabello ya que su blusa tenía un poco de escote por atrás y se lo tapaba por su largo cabello. Cuando ambos mostraron sus cicatrices horrendas, la mayoría se sorprendió bastante; hasta Sango e Izayoi gritaron de la sorpresa. Ambos gemelos se acomodan su camisa y cabello, y vuelven a sentarse.


    -Que cosa tan cruel les hicieron.-dijo Izayoi sorprendida aun; solo que Inuno estaba muy serio, raro en él.


    -Pero eso ya paso; ya no estamos atormentados.- dijo Houjo muy tranquilo.


    -Inuyasha; ahora que sabemos lo que tu esposa y cuñado son en verdad; te divorciaras de inmediato de ella.- dijo Inuno muy serio; causando sorpresa en todos, furia en Inuyasha; pero una gran tristeza en Kagome, quien salió al jardín para relajarse mientras que los demás la acompañaron.


    -Pero papa; porque me quisiera divorciar de ella?; yo la amo y eso debes entender.- dijo Inuyasha enojado por la decisión de su padre.


    -Es porque demostró que es un monstruo; que no entiendes que destrozo la casa hace rato con esa pelea?, correrías peligro al estar con ella, porque puede matarte para saciar sus instintos.-dijo Inuno furioso por la rebeldía de su hijo.


    -No es un monstruo y no destrozo la casa, fueron los demás vampiros. Ella y su hermano nos protegieron, jamás me mataría.-


    -Inuyasha obedece a nuestro padre.- dijo Sesshoumaru frio al ver la discusión.


    -Tú no te metas.- le contesta Inuyasah groseramente.


    -Papa es sabio y quiere lo mejor para ti.- dice Sesshoumaru al retirarse de ahí; solo para asistir a una cita de una amante.


    -Si claro; este lamebotas apoya a papa, porque sabe que si me deshereda parte de esa herencia se junta con la suya y con la de Shippo.- pensó Inuyasha sarcásticamente; pues sabía que era cierto. Aunque eso no le afectaría para nada en lo económico, pues con el éxito de su restaurante a nivel nacional, hizo sus propios millones para poder vivir sin problemas; aunque el dinero no le importaba en lo absoluto.


    -Y bien; te divorciaras de esa vampiresa pronto.- dijo Inuno imponente.


    -Y yo te digo que no lo haré.-


    ////////////////////////////////////////////


    Los demás estaban afuera en el jardín tomando aire fresco; pero podían escuchar como padre e hijo discutían, lo cual ponía triste a Kagome.


    -Relájate Kagome; Inuyasha no se dejara dominar por su padre.- le dice Izayoi para calmarla. A diferencia de Inuno y Sesshoumaru; a los demás no les importo lo que ella y su gemelo y la familia de él son en realidad. Podían ser vampiros, pero demostraron que eran personas buenas que jamás los matarían por saciar instintos asesinos por placer.


    -Lo sé; pero me duele lo que el señor Taisho dijo de mí y mi hermano. Creí que nos aceptaba en verdad.- dijo Kagome triste.


    -No te preocupes; ya se arreglara todo.- dijo Sango calmándola. En eso Inuyasha sale hecho una furia por la insistencia de su padre al querer divorciarlo de su amada. El y su esposa se retiran a su casa a descansar.


    -Tranquila pequeña ya está bien todo.- dijo Inuyasha al abrazarla cariñosamente.


    -Es que me da tristeza al saber que tu padre quiere separarnos.-


    -Eso jamás sucederá; lo prometo, te hice una promesa en nuestra noche de bodas y pienso cumplirla.- dijo Inuyasha dándole un beso tierno; calmando a su esposa.


    ///////////////////////////////////////


    La mañana siguiente transcurrió sin problemas. Ambos esposos estaban en sus trabajos. Kagome estaba en su consultorio atendiendo a un niño, que estaba enfermo de la garganta. La madre y padre del infante le agradecen su atención y se retiran de ahí; en ese momento entra Sango a su consultorio.


    -Si me despedirás en este momento por lo que soy; dímelo ahora.- le dice Kagome al verla muy seria.

    -No te despediré amiga. Aunque me ocultaste lo que eres en verdad; sé que lo hiciste por protección a los demás y a ti misma y que jamás has hecho daño alguno a los pacientes, porque siempre leo los reportes. Solo quería decirte que tus cicatrices de la espalda y la de tu hermano se pueden retirar con cirugía, yo me encargare personalmente de eso.- le dice Sango feliz, sorprendiendo a Kagome.


    -En serio harías eso, por nosotros?.-


    -Así es, eres mi amiga y quiero ayudarte. Mañana mismo puedo hacerles la cirugía a ambos, solo que la recuperación tardara un mes- dijo Sango animándola; lo cual ella agradece.


    -Para nosotros, eso significa que tardara una semana, te agradezco mucho tu ayuda amiga.- le dice Kagome feliz al abrazarla, en ese momento Sango es llamada a urgencias, mientras que Kagome le marca a su hermano para comentarle lo de la cirugía; quien estuvo de acuerdo en ser operado lo antes posible.


    /////////////////////////////////////////////////////


    -Inuno, deja de insistir en querer divorciar a nuestro hijo de su esposa, que no vez que él es feliz?.- le dijo Izayoi enojada a su marido, cuando el llamo a un abogado para solicitar trámites de divorcio.


    -No lo haré; él debe saber que lo hago por su bien.- dijo Inuno sin desistir.


    -Más bien lo haces por ti mismo.- le reclama su esposa; mientras que Shippo estaba jugando en un rincón con sus juguetes.


    -Izayoi, lo hago por el bien de todos al protegernos de esos vampiros.-


    -Por eso mismo nuestro hijo está molesto contigo, y yo también.- le dijo Izayoi al retirarse de ahí enojada por el prejuicio de su esposo. Inuno no le presto mucha atención a eso; pues solo pensó que era uno de los enojos más de su esposa.


    /////////////////////////////////


    Kagome había salido del trabajo y se va al restaurante de su esposo para darle una sorpresa. Llega y le dicen que espere en su oficina mientras llamaban a Inuyasha.


    -Señor Taisho; alguien lo espera en su oficina.- le informa un mesero; Inuyasha se dirige hacia allá y se alegra de ver a su amada ahí mismo.


    -Hola linda; como te fue?.- dijo Inuyasha al abrazarla y besarla.


    -Muy bien amor; vine para sorprenderte.-


    -Y lo lograste.-


    -Además para decirte que Sango se ofreció para hacer cirugía de retiración de cicatrices a mí y Houjo y mañana mismo es la operación.-


    -Eso es maravilloso pequeña; así borraras esos recuerdos de ese maldito que te torturó por mucho tiempo.- dijo Inuyasha feliz por la noticia al sentarse en el sofá y besarse.


    -Además estaba pensando. Como tardare una semana para recuperarme he decidido transformarte en vampiro cuando acabe esa semana; ya lo pensé y quiero hacerlo para permanecer contigo siempre.- le dice Kagome de repente, sorprendiendo y alegrando a su esposo, pues eso era lo que quería, ser inmortal para estar siempre con su amada.


    -Mi pequeña te amo, no sabes lo feliz que estoy al escuchar esa noticia.- dijo Inuyasha al besarla de nuevo.


    En un rato más se retiran a su casa con la intención de descansar para que mañana, Kagome esté lista para su cirugía al igual que su hermano.


    ///////////////////////////////////////


    En la mañana siguiente, se hacen las cirugías como Sango había prometido; ella misma se encargó de supervisarlas. Los doctores casi se desmayan de la impresión al ver ambas espaldas muy cortadas, pero mantuvieron su postura y estuvieron operando. La familia de ambos estaba en la sala de espera, los únicos que no estaban ahí eran Inuno y Sesshoumaru. La familia estaba nerviosa por cómo iba a salir las operaciones, pero tenían confianza en Sango.


    -Calma hijo; ya verás que estarán bien.- dijo Izayoi para tranquilizar a Inuyasha.


    -Esperemos que asi sea.- dijo Yuca algo nerviosa.


    -Mami; papi y tía Kag están malitos?.- pregunta Tenshi inocentemente.


    -No pequeño; les quitan marcas feas de su espalda.-


    En ese momento sale Sango anunciando que ambos gemelos están bien y que las cirugías fueron un éxito; y que ahora ambos hermanos se arreglan para salir; pero antes debía darles indicaciones para cuidarse mientras se recuperaban.


    ///////////////////////////////////////////////


    -Cómo te sientes de tu espalda bebe?.- pregunta Inuyasha al estar ambos en su casa.


    -Bien cielo; solo ligeras molestias, pero me recuperare en una semana, y así te recompensare como te dije.- dijo Kagome seductoramente mientras lo besaba. Cenan tranquilamente y se disponen a dormir; pero en eso escuchan el timbre. Inuyasha va a abrir y se pone serio al ver a su padre en la puerta.


    -Que se te ofrece padre?.- dijo Inuyasha serio.


    -Vine para que firmes estos papeles ya solicite el divorcio por ti, así que tú y ese monstruo con el que vives firmen esos papeles y todo estará listo.- dijo Inuno al mostrarle los papeles del divorcio. Inuyasha estaba enojado de la terquedad de su padre al querer divorciarlo de su amada; y más aún por decirle monstruo a su esposa querida.


    -Ya dije que no me divorciare de ella; y deja de decirle así a mi esposa. Ella no es un monstruo, tú lo eres por estar tan ciego en tu prejuicio y decisión que no ves que lastimas a mucha gente.- dijo Inuyasha enojado al romper en la cara de su padre esos papeles.


    -Que no entiendes que lo hago por tu bien?; solo sufrirás con ella estando casado con un vampiro; el cual te matara a ti y los demás en cuando se den la vuelta.-


    -No lo haces por mí; lo haces por ti mismo. Tienes tanto miedo de Kagome que te escondes en ese pretexto que tienes para protegerme.-


    -O te divorcias de ella pronto; o quedas fuera del testamento.- dijo Inuno enojado al amenazarlo.


    -En ese caso; prefiero quedarme sin mi herencia que quedarme sin mi amada; hasta luego.- dijo Inuyasha al cerrarle la puerta. Se dirige a su habitación donde ve a su esposa triste por lo que acaba de escuchar.


    -Tranquila pequeña ya está bien todo.- dijo Inuyasha al abrazarla cariñosamente.


    -Es que me da tristeza al saber que tu padre quiere separarnos.-


    -Eso jamás sucederá; lo prometo, te hice una promesa en nuestra noche de bodas y pienso cumplirla.- dijo Inuyasha dandole un beso tierno; calmando a su esposa.


    -Y que harás ahora?.-


    -Seguir contigo pequeña. No le haré caso a mi padre a lo del divorcio solo por un prejuicio suyo; prefiero ser desheredado y estar contigo; que tener mi herencia y no tenerte jamás.- le dice Inuyasha sinceramente mientras la calmaba.


    -Lo dices en serio?.- pregunta Kagome con sorpresa e ilusión al verlo a los ojos.


    -Muy en serio mi amor.- le dice Inuyasha sonriéndole mientras la besaba y se disponían a dormir.


    ///////////////////////////


    Inuno se dirige molesto a su casa por lo sucedido hace momentos con su hijo. Estaba decidido a ir con el notario mañana y cambiar su testamento, dejando fuera a Inuyasha. Llega a su casa y se extraña de que el pequeño Shippo no corra a él como siempre, tampoco ve que su esposa lo reciba con amor. Los busca y no los encuentra; hasta que ve una nota en su recamara que decía así:


    Inuno:
    Ya no puedo seguir con esta situación de que quieres separar a nuestro hijo de Kagome. Estas tan obsesionado con eso, que el hombre tierno y amoroso con que me case hace veinticinco años desapareció y ahora solo está un hombre frió y cruel, que lastima a su familia y no se da cuenta de eso, solo está ciego por su obsesión que ya no sé quién eres en verdad. Y ahora me iré de este lugar con mi pequeño hijo. Y espero que seas feliz con tus decisiones.
    Izayoi.
    Inuno lee una y otra vez esa carta, pasándole lagrimas por su rostro; repasa todo lo que sucedió y era cierto; tanto que quería separar a su hijo, que terminó lastimándolo y perdiéndolo; y no solo a él; sino a su esposa amada y pequeño hijo. Ahora debía hacer algo para remediar las cosas.
    CONTINUARA……..


    HOLA CHICAS, ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO. GRACIAS POR TODO SU APOYO Y PARA QUE LO SEPAN, NO ACABARE TAN PRONTO LA HISTORIA.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amada vampiresa

    hola!!!
    muchas gracias por avisarme de la contiii
    lamento no haber podido postear antes ^^!
    ya lei todos los capitulos que estaba atrasada y todods me encantaron, es que la verdad todods los capitulos estuvieron geniales!!!!
    de este ultimo capitulo, me gusto mucho como Inuyasha le dice a Kagome que el quiere convertirse en un vampiro para estar siempre a su lado n///n
    pero lo que más me sorprendio fue la aptitud de Inuno cuando se entero de que Kagome y Hoyo son vampiros, la neta que yo no me esperaba que reaccionara tan mal, pero bueno lo importante es que al final se dio cuenta de su error ^^
    espero que logre enmendar sus errores y que acepte de una buena vez por todas la relación de Inuyasha y Kagome!!!!
    además te hago mil reverencias por tus continuaciones, cada vez se ponen más interesantes!!!
    espero la contiiiiiiiiiii
    bye n_n
     
  16.  
    dulcekagome

    dulcekagome Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2010
    Mensajes:
    206
    Pluma de
    Escritora
    Re: Mi amada vampiresa

    hola amiga !!!
    bueno pero muy bueno me gusto mucho tu conti
    en verdadc te doy las gracias por avisarme de tu conti n_n
    me alegra que no lo terminaras tan pronto en verda muchas
    gracias por que me interesa bastante este fic.
    me gusto como lo narraste, tambien me gustaron barias partes
    de este lo que mas me gusto es que inuyasha quiera ser vampiro
    para poder vivir con ella asi tambin su padre no los podra separar.
    bueno espero ancios la continuacio nos vemos luego atte.dulcekagome

    abaxos de mi parte sayito...;)
     
  17.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Mi amada vampiresa
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    4940
    Re: Mi amada vampiresa

    Capitulo 12.-Una transformación, un perdón.




    Inuno estaba leyendo una y otra vez esa nota, sintiendo su corazón desgarrado; tenía tantas ganas de golpear a alguien para desquitar ese dolor que sentía en su alma; aunque sabía perfectamente que nadie era culpable más que el mismo de su dolor.


    Tanto se empeñaba en separar a Inuyasha de su esposa; solo por miedo a lo desconocido, por descubrir lo que la esposa de su hijo es en realidad y dejarse llevar por habladurías que decían sobre los vampiros, que olvido la agradable convivencia que ha tenido con ella y empezó a despreciarla bastante feo, diciéndole monstruo chupasangre; Inuyasha tenia razón, ella no era el monstruo, el monstruo era el mismo por su obsesión de separarlo de Kagome. Y lo más grave es que perdió a su esposa y pequeño niño. Ahora estaba dispuesto a hacer algo para enmendar sus errores; coge sus llaves del auto y se dirige a su cabaña vacacional, la cual estaba a las afueras de la ciudad. Estaba bastante seguro que Izayoi y Shippo estaban ahí. Llega esperando encontrarlos ahí, baja del auto y se mete al establecimiento; ya que el mismo tenía su juego de llaves; busca en la cabaña principal a su familia y los encuentra en el jardín jugando un rato.


    -¡¡¡¡¡Papi!!!!!.- dijo el pequeño Shippo al correr hacia el, mientras que Inuno lo carga y abraza fuertemente; Izayoi solo lo ve muy seria y a punto de meterse adentro.


    -Izayoi espera.- dijo Inuno de inmediato al bajar al pequeño y correr hacia su esposa, deteniéndole el paso.


    -Inuno, por favor déjame entrar.- dijo Izayoi muy seria, queriendo hacerse a un lado para pasar.


    -No hasta que hablemos.-



    -No tenemos nada de que hablar.- le dijo Izayoi fría, lo cual destroza a Inuno pues su esposa dejo de ser dulce con el, aunque sabia que lo merecía.


    -Merezco todo lo que sucede, pero déjame enmendar lo que hice.- dijo Inuno suplicando.


    -Papi, mami tengo sueño.- dijo Shippo bostezando con su carita adormilada.


    -Ahora te llevo a dormir a tu cama Shippo.- le dice su padre al cargarlo y subirlo a su habitación, lo arropa con cariño y el pequeño se duerme; cuando lo hace Inuno sale para hablar con Izayoi, pero ve que ella estaba entrando a la habitación principal a punto de cerrar la puerta; corre hacia ella y detiene la puerta de inmediato, y entra a la habitación.


    -Por favor Inuno, vete y déjanos en paz.- le dice Izayoi dándole la espalda.


    -No hasta que me escuches.-




    -No lo se; ¿como se que quien esta aquí es mi amado y dulce esposo y no ese hombre cruel que quiere separar a mi hijo de su esposa, solo porque descubrió que es una vampiresa?.- dijo Izayoi soltando unas lagrimas. Aun amaba a su esposo, pero ya no sabia que pensar.


    -Se que lo que hice fue mal; lastime tanto a Inuyasha y a Kagome; que termine perdiendo a mi hijo ganándome su odio. Pero lo que también perdí fue a mí querida esposa y mi pequeño niño; ahora quiero hacer lo posible e imposible por recuperarlos.- dijo Inuno queriendo abrazar a su esposa, pero Izayoi solo se aleja.


    -¿Acaso habías olvidado también, que a nosotros también nos costo trabajo estar juntos, porque tu padre no me aprobaba solo por ser “pobre”, y quería casarte a la fuerza con Irasue Takami, ya que era hija de un empresario y mas a tu “nivel”?. Juraste jamás ser como el y mira lo que hiciste. Lastimaste a Inuyasha, desaprobando su matrimonio de inmediato.-le dice Izayoi encarándole ese detalle. Era cierto ese detalle cuando eran jóvenes, la familia de Inuno ya era rica, mientras que la de Izayoi era de nivel medio. Ellos dos al conocerse de inmediato se enamoraron; pero el padre de Inuno no aprobaba ese noviazgo y quería comprometerlo forzosamente con Irasue para mantener el prestigio y reputación familiar. Inuno no quería casarse con ella ya que era muy fría, egocéntrica, vanidosa, carente de sentimientos y su ego era elevado; tanto que despreciaba a los que no eran ricos como ella. Por lo tanto le hacia daño a Izayoi, pero ella siempre contó con el apoyo de Inuno. Cuando el padre Taisho amenazo a Inuno con hacerle algo a Izayoi si no la dejaba y se casaba con Irasue, su hijo lo demando para que lo deje en paz tanto a el como Izayoi; el salio victorioso y a su padre no le quedo de otra mas que aceptar su relación. A partir de ahí, fue cuando el mismo prometió jamás ser como su padre; y ser tolerante y respetuoso con las demás personas, y con las relaciones de sus futuros hijos.


    -Lo se, había olvidado eso y me convertí en lo que no quería y jure no ser, y eche a perder de inmediato veinticinco maravillosos años que estuve contigo solo por mi desconfianza y prejuicio. Solo perdóname, ¿si Izzy?.- le dice Inuno mientras la abrazaba por detrás y le besaba la nuca y cuello. Izayoi se sorprende cuando le dijo Izzy. Ese era su apodo que le dio cuando eran novios desde los 18 años y durante los dos años siguientes; no la llamaba así desde que nació Sesshoumaru cuando ambos tenían veinte, hace veinticinco años. Sintió lágrimas de nuevo al recordar bellas memorias.


    -No me llamabas así desde que nació nuestro primogénito.- le dice Izayoi al voltear a ver a Inuno.


    -¿Significa que ya estoy perdonado Izzy?.- dice Inuno queriendo besarla; pero ella se hace a un lado.


    -No del todo; recuerda que los afectados principales de todo esto fueron Inuyasha y Kagome; a ellos principalmente debes pedirles perdón Inuno.- le dice firmemente su esposa al soltarse de su agarre.


    -Lo se, te prometo que lo haré. Pero por el daño que provoque, dudo que Inuyasha quiera verme.-


    -Pues solo seguirás intentando hasta lograrlo.- le dice Izayoi. Ambos se quedaron a dormir en la misma cabaña; Inuno mañana intentara hablar con su hijo para reconciliarse, aunque sabia que le costaría trabajo.


    ///////////////////////////




    En la mañana siguiente, después de que Izayoi y Shippo regresaran a casa con Inuno, el de inmediato fue al restaurante de Inuyasha para hablar con él y pedirle perdón, aunque le costaría algo de trabajo, pues su hijo es muy orgulloso y el coraje le duraba mucho tiempo.


    -Quiero hablar con mi hijo.- dijo Inuno a un mesero al llegar al “Shikon”.


    -Enseguida señor Taisho.- dijo de inmediato este mesero para irse a la cocina en donde Inuyasha estaba en esos momentos.


    -Señor Taisho, su padre lo busca.- le informa este mesero de inmediato. Inuyasha tan solo puso una mueca de desagrado por eso mismo.


    -Dile que ahora no lo puedo recibir, estoy ocupado.- dijo Inuyasha fríamente que sorprendió a todos; aunque sabían que el a veces era así, esta vez sonó bastante tétrico.


    -En seguida señor.- dice este mesero para salir de la cocina.




    -Inuyasha, ¿Por qué no quieres recibir a tu padre, diciendo que estas ocupado?, cuando Kagome viene, no importa cuánto trabajo tenemos, siempre vas a verla. Y ahora que no tenemos mucho, viene tu padre y no vas con el.- le dice Miroku sorprendido de la reacción de su amigo.


    -¿Por qué recibiría a alguien que insulto a mi esposa diciéndole monstruo, solo por descubrir lo que es, además de tener el descaro de querer obligarme a divorciarme de ella?; eso jamás se lo perdonare.- dijo Inuyasha bastante frio.


    -¿Pero qué tal si quiere hacer paces contigo?; no por nada quiere verte.-




    -No lo creo, mi padre es alguien firme en sus decisiones, y casi nunca se arrepiente de nada.- dijo Inuyasha sin dejar de ser frio, mientras preparaba pato relleno.


    -Eso mismo dijiste, “casi”, porque parece que si se arrepintió de lo que hizo.- dijo Miroku tratando de convencerlo de que hable con su padre, pero sin resultado alguno, pues Inuyasha era muy orgulloso y terco.


    //////////////////////////////////


    -Lo lamento señor Taisho, pero su hijo esta bastante ocupado.- le informa este mesero, sin saber la situación de padre e hijo. Inuno solo se puso serio, pues ya se intuía que Inuyasha diría algo para no verlo.


    -Gracias de todas formas.- dice Inuno al retirarse, pero iba a espera a que el salga para hablar con su hijo menor.


    Ya era hora de salida y cierre del restaurante. Inuyasha se va al estacionamiento por su auto e ir a casa con su amada esposa. Pero en cuando se acerca nota que alguien lo agarra del brazo, voltea y pone cara de frialdad al ver que era su padre.


    -Así que estabas muy ocupado para verme, pero sé que es porque estas enojado conmigo.- le dice Inuno al verlo de frente.


    -¿Qué planeas ahora, primero obligarme a divorciarme de Kagome, amenazándome con desheredarme. Y después venir así como si nada conmigo?.- le dijo Inuyasha enojado, a Inuno le dolió eso, pero sabía que lo merecía.


    -Veras hijo, la última vez que te vi, fui a casa y no vi a tu madre y hermanito ahí. Resulta que tu madre me había dejado porque ella no aguantaba tampoco todo esto; ahí fue cuando me di cuenta del daño que hice por mi terquedad. Ahora quiero hablar contigo y Kagome para disculparme.- dijo Inuno con toda intención de recuperar a su hijo, pero este no le creyó media palabra.




    -¿Acaso olvidaste que le dijiste a mi esposa monstruo chupasangre, y que eso a ella le dolió además de tu terquedad de separarnos?, Ella ha sufrido mucho en estos años, y cuando empezaba a verte como el padre que le hizo falta porque el suyo fue asesinado, la desprecias y me amenazas y obligas a divorciarme.- le dice Inuyasha encarándole lo que su padre hizo.


    -Lo sé, se que hice mal y por lo mismo quiero disculparme.-




    -Pues ni creas que repararas el daño así como así viejo. Si insultas a mi esposa, me insultas a mí.- dijo Inuyasha al subir a su auto. Su padre se queda serio, pues le va a resultar difícil que su hijo lo perdone.



    ////////////////////////////////


    -Ya estas mejor de tu espalda Kagome, tienes mucha mejoría.- dijo Sango al examinar la espalda de su amiga. Ya estaba pasando la semana de recuperación de los gemelos Higurashi. Houjo acaba de irse después de ser examinado, no sin antes agradecer a Sango por ayudarle. Como Kagome trabajaba ahí, no podía retirarse aun.


    -Gracias Sango por todo.-




    -No fue nada, lo hice con gusto para ayudarte a ti y tu gemelo.- dijo Sango feliz, mientras que Kagome se acomodaba su ropa.


    -¿Y que harás ahora que ya no tienes cicatrices?.-




    -Pues le prometí a Inuyasha que lo transformaría. El me pidió eso porque quiere estar conmigo por siempre y yo también.- le dice Kagome, cuando recordó ese día en que el descubrió que es vampiresa. No le importo y le pidió que lo transforme.


    -¿Y cómo lo harás?; tengo entendido que la mordida y transformación es dolorosa, según me cuentas.- le pregunta Sango curiosa. Kagome le conto a ella su historia, dejándola sorprendida.


    -Ya lo pensé.- dijo Kagome con voz picara, haciéndole saber a Sango lo que hizo.


    -¿Y ya tienes todo listo para esta noche?.- pregunta Sango pícaramente cuando salieron del trabajo y fueron al centro comercial. Kagome se sonrojo, pues le dio a entender a su amiga lo que planeaba. Pero ella era tan insistente, que termino contándole todo.


    -Con eso, Inuyasha tendrá suficientes ganas para hacerlo toda la noche.- dijo Sango con voz picara, sonrojando a un mas a su amiga.




    -Esteee, si.-




    -¿Por qué te pones así?, si a tu edad esto no es novedad.-




    -Recuerda que fui educada en tiempos diferentes, cuando esto era un tabú.- le recuerda Kagome.


    -Si es cierto; ¿entonces te pondrás un sexy camisón para la ocasión?.- le pregunta su amiga al pasar a una tienda de lencería fina, aun a pesar de los reproches de Kagome.


    -De hecho, pensaba mejor natural.-




    -Mejor aun; así le ahorras tiempo y energías a mi primo, pero mejor ten unos cuantos para las noches siguientes.- le dice Sango, haciendo a Kagome sonrojarse a más no poder, podía ser bastante vieja, pero esas cosas todavía le daban pena hablarlas. Compraron cuatro camisones seductores, además de unos conjuntos de ropa interior para seducir, rosas y velas para la ocasión.




    Llegan a la casa de Kagome, donde Sango le ayuda a acomodar todo para la sorpresa que tendrá Inuyasha. Terminan y ven que faltaba poco para que Inuyasha llegara a casa.


    -Hasta luego amiga, si me quedo seré multitud.- dijo Sango muy picara mientras se iba a su casa, dejando a Kagome nerviosa. Ella solo ve que faltaba casi diez minutos para que llegue su esposo, así que se va a su habitación, se quita su ropa, quedando como Eva y se mete a la cama debajo de las sabanas, esperando el arribo de su marido.


    http://blogs.cemzoo.com/sara-butler/blog/u98349/147078-lemon-2-mi-amada-vampiresa.html


    La mañana siguiente, Inuyasha empieza a despertarse poco a poco; se acomoda de nuevo en la suavidad de su almohada bajo el; pero recobra sus sentidos de golpe cuando recordó que no se acomodo encima de algo, levanta su rostro y ve que estaba encima de Kagome; pero observa que ella no estaba incomoda por este hecho, sino feliz porque sonreía aun dormida. Se siente aliviado por este hecho, cuando se mueve ligeramente se siente aun dentro de ella y sus piernas estaban enrolladas; le empieza a besar haciendo que ella despierte.


    -Buenos días Inuyasha, como amaneciste?.- dijo Kagome al despertar.


    -Buenos días mi amor.- dijo Inuyasha mientras seguía encima de ella besándola y moviéndose otra vez; en medio de un beso Kagome da un gemido de dolor.


    -Que tienes Kagome, te lastime?.- pregunta Inuyasha asustado de que tal vez no se haya controlado y la mordió con sus nuevos colmillos.


    -Me quemo.- dijo Kagome con dolor señalando abajo; el voltea y observa que un rayo de sol que se coló desde una ventana, reflejaba su pierna y empieza a quemarla produciéndole ronchas y ampollas; la retira rápidamente de ahí, levantándose con ella.


    -Lo siento Kagome; que te parece si nos bañamos?.-




    -Muy buena idea.- dijo Kagome mientras su esposo la llevaba en brazos hasta la bañera.


    //////////////////////////////


    Inuyasha con el paso del tiempo se estaba acostumbrando a sus poderes de vampiro, le estaban gustando porque no importaba cuanto trabajo tenga, tenía suficiente energía para llegar a su casa, ayudar a Kagome con las labores y más tarde disfrutar de ella.




    -Me está gustando ser vampiro porque tengo más resistencia; pero cuando olfateo sangre se desatan mis poderes por si solos y quiero atacar.-dijo Inuyasha cuando estaban ambos en su cama para dormir.


    -Sé cómo se siente eso; lo que funciona es recordar quien eres en realidad: Inuyasha Taisho, un exitoso y talentoso chef; que tiene a alguien a su lado que lo ama y desean tener un bebe; no un monstruo chupasangre desalmado.- le dice Kagome mientras le mimaba el cabello.


    -Tienes mucha razón; no te pedí que me transformes para ser un monstruo asesino; lo hice para estar siempre a tu lado; además que los siguientes siglos te hare muy feliz.- dijo Inuyasha feliz mientras la besaba.


    ////////////////////////////


    Una tarde de fin de semana estaban la familia de Inuyasha en su casa, pero nada más Izayoi y Shippo estaban de visita, pues Inuno estaba ocupado con su trabajo. Izayoi ya se enteró que su hijo se transformó en vampiro por amor y lo entendió; pues sabia cuanto amaba a Kagome.


    -Espero que seas feliz Inuyasha.- le dijo Izayoi cuando le conto.


    -Lo soy mama.-




    -Pues te ves igual; transformado o no de todas formas eres igual de feo.- dijo Shippo burlándose de su hermano.


    -Ven para acá enano mugroso.- dijo Inuyasha molesto persiguiendo a Shippo, mientras que este solo se reía mientras corría.


    En ese momento tocan el timbre, Kagome va abrir y resulta que era Inuno quien había llegado; Kagome amablemente lo dejo pasar, pero Inuyasha puso cara de molestia al verlo.


    -Que haces aquí?.-




    -Vine por tu madre y hermanito, pero lo más importante es que quiero hablar con mi hijo mediano.- dijo Inuno al verlo de frente.




    -Ah sí, y que te hace pensar que tu hijo mediano si quiere hablar contigo?.- dijo Inuyasha frio y sarcástico.


    -Entiendo por qué tú enojo; pero creo que ya es tiempo de que hablemos.-




    Inuyasha; creo que es mejor que hables ya con tu padre.- dijo Kagome seria, mientras se retiraba al balcón con su suegra y pequeño cuñado.


    -Sé que hice mal, pero ya pasaron dos meses desde que sucedió todo esto; es mejor que lo aclaremos.- dijo Inuno al estar sentado en un sofá frente a Inuyasha.


    -Como sabré que en verdad quieres disculparte, y que no lastimaras a mi esposa de nuevo?.- le pregunta Inuyasha desconfiado; eso fue un balde de agua fría para Inuno.


    -Entiendo tu desconfianza, pero debes entender y darme el beneficio de la duda. Esa noche que quise forzarte al divorcio, llegue a casa y tu madre y hermanito no estaban, ahí fue cuando entendí el mal que te hice tanto a ti como a Kagome. Cuando fui en donde ellos estaban lo entendí todo, pues me convertí en alguien que odio y jure jamás ser.-




    -De veras?.-




    -Así es, cuando tenía menos de tu edad, a los dieciocho, conocí a tu madre y me enamore de ella, pero tu abuelo Tottosai no la aprobaba, pues ella era familia clase media mientras la mía era rica. Eso a mí no me importo pues amaba a tu madre, pero tu abuelo no lo quería entender y me quería forzar a casarme con otra mujer llamada Irasue Takami, hija de un empresario rico. Pero esa mujer era lo contario a Izayoi, ella era cruel, fría, egoísta, vanidosa y despreciaba a quienes no tenían buena economía; cuando mi padre amenazó con hacerle algo horrible a tu madre lo demande y Salí ganando; tu abuelo no tuvo más opción que aceptar mi relación con tu madre. Cuando me case con Izayoi dos años después y nació tu hermano Sesshoumaru, prometí jamás ser como mi padre y ser tolerante con los demás sin importar que fuesen. Cuando nos enteramos lo que Kagome y su gemelo son, olvide de repente esa promesa y me comporte igual que mi padre.- le conto Inuno con arrepentimiento.


    -Jamás me contaste eso.- le dice Inuyasha sorprendido.


    -Pensé que no sería necesario que lo supieran tú y tus hermanos.-




    /////////////////////////////////////




    Mientras que Kagome estaba con Izayoi y Shippo en el balcón, esperando que padre e hijo arreglen sus diferencias; las dos mujeres estaban tomando él te mientras que el pequeño jugaba con sus juguetes.


    -Crees que ya arreglaron sus diferencias?.- pregunta Kagome mientras tomaba un sorbo de su te.


    -No sé, mi hijo es orgulloso y mi esposo es bastante insistente.-




    -Espero que si puedan hacerlo.-




    -Mami, Inuyasha sigue enojado con papi?.- pregunta Shippo al acercarse con Izayoi, mientras se sentaba en sus piernas.


    -No lo sé pequeño, pero ellos ya están hablando y es un comienzo.- le dice su madre mientras lo mimaba.


    -Que buen niño es.- dijo Kagome sonriendo al ver a Shippo.


    -Lo sé, lo curioso es que fue imprevisto que me embarazara de él, pero no me arrepiento de eso; aunque tuve que estar con más cuidados que con Sesshoumaru e Inuyasha cuando estaba embarazada de ellos, pues ya me faltaban dos años para tener cuarenta cuando me preñe de este pequeño.-



    -Como fue que debía tener más cuidado cuando estaba embarazada de Shippo?.-




    -Pues como ya estaba muy grande, el riesgo era grande tanto para mí como para él, hubo amenaza de aborto en los primeros tres meses de embarazo; tú me entiendes ya que eres doctora; un susto grande o noticias sorprendentes; al igual que un paso en falso y había peligro de perderlo, o que yo también muriera. Inuno me interno en el mejor hospital con los mejores doctores que encontró cuando faltaba un mes de concepción, al nacer el me operaron para que no me embarace más, pero ya ves ahora tenemos a este niño que nos alegra mucho con sus risas y juegos infantiles.- le dice Izayoi contenta mientras acurrucaba a Shippo, quien ya estaba dormido.


    -Que lucha dieron usted y el señor Taisho; se nota que son padres que dan todo por sus hijos.-


    -Y ustedes, hasta cuando tendrán niños?.-




    -Estamos trabajando en eso, queremos ya un bebe pronto.-


    -Pero deberás ir con cuidado como yo lo hice con Shippo, pues ya tienes más de cinco siglos y como sería el primer bebe, será riesgoso.-




    -Lo sé, pero mi cuerpo tiene veinte años aunque tenga cinco siglos de edad; al transformarme mi cuerpo tanto afuera por dentro no envejecerá jamás.- le explica Kagome, quien dejo maravillada a Izayoi con eso, pues significaba nietos pronto y una nuera saludable




    -Kagome, mi padre quiere hablarte, al parecer se quiere disculpar contigo.- dijo Inuyasha al aparecer de repente.


    -Ya lo perdonaste?.-




    -Le dije que hasta que se disculpe contigo en verdad.- dijo Inuyasha dejándola sorprendida. Ella llega a la sala, en donde Inuno se le acerca con cautela.


    -Kagome, me quisiera disculpar contigo por lo que te dije; hice mal al tratarte así, además que olvide la agradable convivencia que teníamos, solo quiero saber si esta vampiresa tiene buen corazón para perdonarme.- dijo Inuno claramente arrepentido; se sorprende tanto el como los demás cuando Kagome lo abrazo en señal de perdón.


    -Claro que lo perdono.-




    -Gracias por ser tan bondadosa; ahora veo porque mi hijo se fijó en ti.- dijo Inuno al separarse de su abrazo.


    -Y porque no celebramos esto?.- dijo Izayoi feliz de que su esposo e hijo se hayan reconciliado. El pequeño Shippo estaba dormido en la cama de su hermano y cuñada. Todos estaban felices de ser familia unida de nuevo, y los padres de Inuyasha eran los padres que a Kagome le arrebataron.


    -Hijo, pero que pasara si tu envejeces mientras que Kagome no lo hace?.- pregunta Inuno consternado; él no sabía que su hijo fue convertido ya en un vampiro.


    -No te preocupes papa, mira.- dijo Inuyasha mientras le mostraba su hombro donde fue mordido.


    -Bueno Inuyasha, mientras seas feliz, eso no importa.- dijo Inuno al fin, alegrando a los demás.


    -Cambiando de tema; que querrás para tu cumpleaños Inuyasha?, falta un mes para esa fecha.- pregunta Izayoi.


    -Primero celebrar tambien el cumpleaños de Kagome, ya que cumplimos el mismo dia; lo segundo es celebrar juntos en familia.- dijo Inuyasha mientras abrazaba a su esposa.


    -Tu cumples tambien el mismo dia que el?- pregunta Izayoi.


    -Asi es, pero no solo yo, tambien Houjo pues es mi gemelo.-




    -Entonces celebremos a nuestro hijo y gemelos Higurashi ese dia.- dijo Inuno feliz.


    Después la familia Taisho se va a su casa, mientras que Inuyasha y Kagome se van a la cama después de un rato; hacen el amor para poder tener a su bebe pronto.


    -Que te gustaría en tu cumpleaños cielo?.- pregunta Kagome al recostarse en el pecho de su esposo.


    -La noticia de que tendremos un hermoso bebe parecido a ti.- dijo Inuyasha mientras la besaba y le pasaba la mano por su espalda.


    -Pues sigamos esforzándonos en eso.- dijo Kagome juguetonamente.


    -Te amo tanto Kagome, me alegra el haberte conocido de niño; así supe desde antes quién sería el amor de mi vida y madre de mis bebes.- dijo Inuyasha tan feliz al besarla con mucho amor.


    -También me alegra de conocerte desde antes pequeño; así supe quién es el hombre que me hará feliz.- dijo Kagome feliz al corresponderle.


    -Te castigare por decirme pequeño; sabes que no lo soy, ya soy un hombre.- dijo Inuyasha mientras la torturaba a besos. De nuevo le hace el amor; sin saber que pronto tendrían una gran sorpresa que cambiara sus vidas.


    CONTINUARA……
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Mi amada vampiresa
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    4651
    Capitulo 13.-Sorpresa de cumpleaños.

    Casi se acercaba el día de cumpleaños de ambos esposos, y los dos trabajaban arduamente para tener un bebe; pero hasta ahora sin resultado.

    -¿Sabes que es lo mejor de que aún no estés embarazada?.-dijo Inuyasha después de ver la última de prueba de embarazo fallida.

    -¿Qué?.- pregunta Kagome después de tirar esa prueba en la basura del baño.

    -Que podemos seguir intentándolo.-

    -Travieso pervertido.-dijo Kagome riendo mientras Inuyasha la besaba.

    -Pero soy el travieso pervertido que te ama.- dijo Inuyasha al besarla de nuevo. Esa misma noche mientras estaban dormidos, Kagome se despierta y siente un gran antojo de comida, así que agarra una sábana para taparse y se baja con cuidado para no despertar a su esposo; baja a la cocina y se prepara un sándwich de mermelada y queso crema, después de comer su tentempié se sube de nuevo a su cama, donde por fortuna su esposo aún seguía dormido.

    /////////////////////////////////////

    Una tarde ellos estaban paseando con la familia de Houjo por el parque, cuando deciden comprar dulces para la sorpresa de Houjo, Kagome quiso unos dulces de tamarindo.

    -¿Gemelita, desde cuando te gusta el tamarindo si tú lo detestas?.- pregunta Houjo extrañado.

    -Tengo hambre Houjo.-dijo Kagome de lo más tranquila mientras comía esos dulces y le daba a los demás.

    -¿Qué tiene de malo que pida algo diferente?.- le pregunta Yuca mientras le daba a Tenshi sus chocolates.

    -Cielo, llevo conociéndola quinientos años, sé que le gusta y que no. Y desde que éramos niños ella odia ese condimento.- le dice Houjo muy tranquilo, mientras que Inuyasha estaba pensativo, también había notado algo raro en su esposa: se levantaba a medianoche a comer algo y ella no es de las que cumplen un antojo por capricho, come comida que a ella no le gusta con el pretexto de que tiene hambre, y tiene uno que otro cambio de humor.

    -Sabes Houjo, yo concuerdo contigo. Estos últimos días mi esposa ha estado algo cambiada.-

    -¿En que he cambiado?, sigo siendo la misma.-dijo Kagome al estar comiendo sus dulces y jugar con Tenshi.

    -Cielo, he estado notando que cada noche bajas a comer algo y eso nunca lo haces, comes lo que antes no te gustaba comer, además de que no toleras los olores de los perfumes y además cambias de humor a cada rato.- le dice Inuyasha mientras la besaba en su nuca. Kagome está repasando lo que le dijeron su esposo y su hermano. Era cierto lo que le dijeron, tenía ciertos cambios además que está retrasada de dos semanas.

    -Kagome, ¿No estarás…?.- le dice Yuca sorprendida.

    -No creo, la última prueba fue un fracaso.-

    -¿Hace cuando te la hiciste?.-

    -Dos semanas.-

    -Yo creo que si lo estás.-

    -Tía ¿Qué quiere decir mi mami con eso?.- le pregunta Tenshi mientras se sentaba en sus piernas. Kagome solo le murmura algo en el oído, lo cual sorprende a su sobrino.

    -Pero no digas nada Tenshi.-

    -Si tía.-

    ///////////////////////////

    El tiempo paso normal, pero Kagome seguía con esos cambios mencionado anteriormente, además que su energía y actividad ya no era la misma, se rebajó a una “energía humana”, ya que como era vampiresa tenía el doble de energía que los humanos, pero ahora ya no, algo la debilitaba.

    -¿Qué tienes últimamente amiga?.- le pregunta Sango cuando ambas comían en la cafetería del hospital.

    -¿A qué te refieres?.- pregunta Kagome mientras comía una ensalada de atún con picante y cebolla, dos cosas que no le gustaban.

    -Es que últimamente no tienes tu energía acostumbrada, además que tienes varios antojos y comes lo que no te gusta.-

    -La verdad no sabría decirte, Inuyasha me dice lo mismo.-

    -¿Hace cuánto que no te baja?.- le pregunta Sango mientras comía, sospechaba que era.

    -Hace tres semanas, lo que es raro porque siempre me baja en la segunda semana del mes sin fallar.-dijo Kagome tranquilamente sin darle importancia.

    -Amiga, creo que estas esperando un bebe.- le dice Sango mientras Kagome se sorprende.

    -¿Pero cómo?, la última prueba me la hice hace tres semanas y resulto negativa.- dijo Kagome sorprendida de la hipótesis de su amiga.

    -Ay Kagome ¿cómo no te diste cuenta de eso?, siendo tu una de las mejores doctoras y no sabes cuando estas embarazada.-

    -Amiga, el que conozca por medio de libros los síntomas de un embarazo y sus puntos a detectar si una está encinta; no significa que yo las sepa en mi cuerpo, no es lo mismo saber por libros que saberlos por experiencia propia.- le dijo Kagome algo sarcástica borrando la sonrisa burlona de su amiga, haciendo que ponga una cara de sorpresa.

    -Jeje tienes razón lo siento. ¿Por qué no te hacemos una ahora mismo?, el único inconveniente es que los resultados tardan tres días.-

    -Mejor después, no quisiera ilusionar en vano a Inuyasha.-

    -Te entiendo, cuando quieras aquí te la hago personalmente.- le dice Sango sonriendo, ella sabía que Kagome no le gustaba dar falsas esperanzas a nadie a menos que tenga pruebas contundentes. En ese momento llaman a Sango a urgencias y a Kagome en odontología. Se dirige para allá y su paciente era un joven de veinte años que estaba acompañado de otro joven de su edad, no le gustaba atender ese tipo de pacientes porque siempre querían conquistarla, pero su deber no le permitía elegirlos. Además con su actitud fría siempre los dejaba en su lugar.

    -Buenas tardes ¿cuál es su situación?.-pregunta Kagome al estar frente a ellos.

    -Pues mi problema ya se resolvió al verte hermosura.- dice un joven viéndola descaradamente.

    -Deja de fastidiar a las mujeres como lo haces Jako.- le dice su acompañante regañándolo.

    -¿Cuál es su situación?.- dijo Kagome fría tratando de no perder la paciencia.

    -Disculpe a mi amigo, soy Ren. Lo que pasa es que mi amigo Jako se está quejando últimamente de un dolor detrás de las ultimas muelas de la parte inferior de su mandíbula, no pude comer sin estar quejándose.- dijo Ren bastante tranquilo, a Kagome le agrado este joven, por lo menos la trataba con respeto.

    -Puede que sean las muelas del juicio que le están saliendo, lo revisare ahora mismo, si es así, se las sacare de inmediato.-

    -¿Cuánto tardaría en sacar esas muelas?.-

    -En menos de quince minutos.- dice Kagome ordenándole al joven que la cortejó sentarse en la silla para revisarlo, y en efecto esas muelas mencionadas le estaban saliendo.

    -¿Entonces que tengo?.- pregunta Jako.

    -En efecto te están saliendo las muelas del juicio, ahora te las sacare, joven si gusta puede quedarse aquí o salir.- dijo Kagome al dirigirse al joven que estaba sentado en otra silla.

    -Me quedo para hacerle compañía a mi amigo.- dijo Ren, pero más que hacer compañía, lo hacía para calmar a su amigo y que no salga con las suyas de nuevo con esa doctora.

    -¿Qué edad tienes lindura?.- dijo Jako tratando de conquistarla.

    -La que me adorna.- dijo Kagome muy fría mientras preparaba la anestesia, mientras que Ren se reía, esta vez le resultaría difícil a su amigo tener otra conquista.

    -Vamos linda no te pongas así, por lo menos dime lo que te gusta hacer y de qué forma y yo te lo cumpliré.- dijo Jako dándole doble sentido a eso, pero Kagome en vez de contestarle, le pone la jeringa de la anestesia en donde debía ponerle, pero se la pone algo brusca, haciendo que su paciente se queje del dolor.

    -Ay lo siento.- dijo Kagome con sarcasmo y frialdad, mientras que Ren trataba de hacer lo posible por no reírse, esa mujer no iba a ceder a su amigo, ya había escuchado de ella, una doctora que jamás cede ante los hombres y además casada con un hombre rico y poderoso, que le puede hacer algo a su amigo si no dejaba en paz a su esposa.

    Kagome empieza a hacerle la extracción de muelas, durante la operación el joven trataba de hacerle algo a ella, pero Kagome jamás cedía, e incluso Ren había tenido que intervenir para que la deje en paz, o ella sería capaz de llamar a seguridad, su amigo le tuvo que amarrar sus manos para que no toque a la doctora.

    -Gracias muchacho.- dijo Kagome.

    -Un placer doctora, así mi amigo no la enfadara más.-

    Kagome termina de operarle, y en eso le estaba dando indicaciones de que cuidados debe tener y que comer y que no, y le da la receta médica a Ren.

    -Gracias doctora, ¿ahora me ayudaría con otro dolor que tengo aquí?.-dijo Jako señalando su erección tan descaradamente.

    -Muchacho, yo estoy casada con un hombre maravillosos el cual amo con toda mi alma, y aun si no lo estuviera jamás estaría con alguien como usted, a menos que no haya más hombres en este mundo. No entiendo porque las chicas lo buscan si solo con verlo da asco, así que no me moleste más o ya verá.- dijo Kagome soltando sus poderes para asustarlo, y en efecto puso a ambos muchachos tan espantados que salieron de ahí rápidamente.

    /////////////////////////////////////////////////////////////

    -Doctora ayúdeme por favor. Es que mi esposo murió en un accidente hace una semana y lo que nos dejó y gano con mi trabajo apenas nos alcanza para comer mis tres hijos y yo y para pagar las cuentas, además estoy embarazada de tres meses. Así que por favor ayúdeme a abortar a este bebe para que se solucionen mis problemas.- dijo una señora desesperada en el consultorio de Kagome. Ella tan solo se le queda mirando seria.

    -Dígame señora, ¿aquí tiene a sus tres hijos?.- le pregunta Kagome seria, dispuesta a darle una lección.

    -Claro están afuera con una amiga, ahora se los traigo.- dijo la señora mientras salía del consultorio por sus hijos. Cuando regreso observo que Kagome tenía un bisturí en sus manos.

    -Muy bien señora ahora dígame ¿cuál de sus hijos quiere que mate?.- dijo Kagome seria viendo a la señora mientras seguía con el bisturí en sus manos, la señora se queda helada con lo que Kagome le pregunto.

    -¿Pero cómo se atreve a preguntarme cual de mis tres hijos quiero que muera?; es una asesina, la denunciare con las autoridades.- dijo la señora histérica.

    -Usted dijo que quería solucionar sus problemas; así que se los solucionare matando a uno de sus hijos.- dijo Kagome aun seria y fría viéndola penetrante y fijamente; la señora con esa mirada entendió lo que pasaba: Kagome no quería en verdad matar a uno de sus hijos, hizo todo eso para darle la lección de que si abortaba al bebe que esperaba era como si asesinara a uno de los hijos que ya tenía, el matar a una criatura no era la mejor forma de solucionar todo, al contrario los empeoraba; ella solo se soltó a llorar.

    -Lo entiendo doctora; sé que abortar a este bebe no es la mejor solución.- dijo la señora llorando en el asiento.

    -Eso lo sé; pero no se preocupe que aquí esta una solución. En este lugar dan apoyo a mujeres que son madres solteras y no tienen mucho para sostener a sus hijos. Aquí les dan una pensión económica semanal para que pueda mantener a sus hijos, además de programas de apoyo como alimentación y nutrición para sus hijos y para él bebe que espera y muchos programas más.- le dijo Kagome dándole una tarjeta con el nombre y dirección del lugar que le menciono.

    -Gracias doctora, le agradezco toda su ayuda, le prometo que haré lo mejor para apoyar a mis tres hijos y al bebe que espero.- dijo la señora al retirarse de ahí con su familia, en el momento que lo hacía entra Inuyasha al consultorio de su esposa.

    -Hola amor, ¿cómo te fue?.- dijo Kagome al dejar el bisturí en su escritorio y besar a su esposo.

    -Muy bien cariño. ¿Porque la señora que salió estaba llorando?.-pregunta Inuyasha curioso mientras estaba sentado en el sofá con Kagome en sus piernas. Ella sin preocupación le cuenta lo que la señora quería que ella haga, y que fue lo que hizo para que recapacitara.

    -Eso estuvo bien bebe, ¿pero no crees que fue extremista?; tú no eres así con tus pacientes normalmente.-

    -Lo sé, pero tenía que hacer reaccionar a la señora de una vez.-

    -Esta dicho, vamos a tener un bebe.-dijo Inuyasha feliz.

    -¿Porque dices eso cielo?.-

    -No es normal en ti ser así de extremista, eso quiere decir que es uno de tus cambios de humor.-dijo Inuyasha mientras la besaba.

    -Para que estemos tranquilos. ¿Porque no me hago de una vez la prueba de embarazo?; así no estaremos solo en suposiciones.- le dice Kagome, a lo cual su esposo estuvo de acuerdo. Van con Sango a que le haga los análisis por medio de una muestra de sangre, cuando ya tenía el tubo de ensayo con la sangre de Kagome, la manda al laboratorio.

    -¿Y hasta cuando sabremos los resultados Sango?.- pregunta Inuyasha casi desesperado.

    Calma primo, los resultados tardaran tres días.- dijo Sango muy tranquila.

    -¿Pero porque tanto?.-

    -Así es la cosa Inuyasha; haré que la envíen a casa de mis tíos, ya que será tu cumpleaños cuando se sepan los resultados.-

    -Bien pensado Sango.- dijo Kagome feliz.

    -Lo sé, pero también estoy impaciente por saber si seré tía.-

    -No eres la única que quiere saber si se convertirá en tío.- dijo Inuyasha burlon, recordando a Houjo, quien le insistía a su esposa desde hace un siglo que le dé un sobrino.

    //////////////////////////////

    Los tres días pasaban hasta llegar por fin el día de cumpleaños de ambos esposos vampiros. Inuyasha cumplía veintiún años, mientras que Kagome y Houjo cumplían 561.

    -Feliz cumpleaños bebe.- dijo Kagome al despertarse y besar a su esposo por todas partes.

    -Feliz cumpleaños a ti también mi amor.- dijo Inuyasha al corresponderle sus besos; ambos se levantan y abrazan dejando caer la sabana permitiendo mostrar su desnudez.

    -Un regalo para mi esposo amado.-dijo Kagome al darle una caja de regalo, él la abre y era un reloj de oro de la marca Rolex.

    -Gracias bebe, aquí también un regalo para mi amada.- dijo Inuyasha al ponerle una fina cadena de oro con un dije en forma de corazón que tenía la inicial de su nombre y el de su esposo que juntos formaban “IK”; ambos tenían mini diamantes incrustados.

    -Es hermosa.-dijo Kagome maravillada al ver su cadena.

    -No más que tú, sin ti solo es oro y diamantes sin valor. Estoy ansioso por saber los resultados de las pruebas de embarazo, para saber si tendremos un bebe-dijo Inuyasha al besarla y cargarla para ir con ella a la bañera a tomar una ducha.

    -Pues solo hay que ser pacientes; además tenemos una eternidad para formar una familia juntos.- dijo Kagome al estar en la bañera con su esposo.

    ///////////////////////////

    Estaban todos en la mansión Taisho celebrando el cumpleaños de Inuyasha y de los gemelos Higurashi, solo estaban como invitados gente cercana a ellos como la familia de Houjo, Sango y sus padres, Miroku.

    -Feliz cumpleaños hermana, Inuyasha.-dijo Houjo al darle sus regalos, a Kagome le dio un adorno de angelito, y a Inuyasha le dio un arma y balas de rayos ultravioleta, además de un permiso de portar armas de fuego.

    -¿Y esto?.-pregunta Inuyasha sorprendido de su regalo por parte de su cuñado.

    -Es que ahora que eres vampiro; estarás en peligro constante así que es mejor que estés preparado con lo necesario.-

    -Tío esto es para ti y tía Kag.-dijo Tenshi al darles un regalo, el cual era una fotografía en un marco de cartoncillo con brillantina verde; algo que debió haber hecho en su casa o kínder.

    Los demás siguen dándole regalos, pero hubo unos peculiares: Izayoi les dio ropita y juguetes para bebe, diciendo que una madre lo sabe todo; y Miroku les dio revistas para adulto y utensilios que venden en sex shops, ganándose unos coscorrones de Sango e Inuyasha.

    -¿Cómo SE TE OCURRE DARLES ESO PERVERTIDO????.-grito Sango enojada mientras le pegaba a su novio.

    -¿Qué NO SE TE PASO POR LA CABEZOTA QUE HAY NIÑOS PRESENTES???.- DIJO Inuyasha mientras le pegaba. Los demás estaban desaprobando la actitud de Miroku, mientras que Ayame y Yuca estaba sonrojadas de semejante regalo.

    -Es que pensé en darles una ayuda para la eternidad que estarán los dos juntos.- dijo Miroku mareado por los golpes.

    -Ellos no necesitan esa ayuda.- dijo Sango molesta.

    -No sabes pensar bien las cosas.- dijo Inuyasha molesto.

    -Miroku te daré un consejo: de ahora en adelante cuida lo que haces y dices; si haces enojar a un vampiro será lo último que hagas en tu vida.- dijo Houjo despreocupado.

    -¿Para qué es esto tía?.-pregunta Tenshi inocentemente mientras agarraba un vibrador para la parte intima de la mujer; Kagome le quita el regalo rápidamente.

    -Es algo para los adultos pequeño.-dijo Kagome sonrojada al igual que su esposo.

    -¿Por qué no tienen ropa estas mujeres, no les alcanza el dinero para comprarla?.- pregunta Shippo igual de inocente mientras veía una revista pornográfica donde en la portada se veían mujeres desnudas totalmente, la cual su madre le quita de inmediato y la pone fuera de su alcance junto con las demás cosas que Miroku les dio a Inuyasha y Kagome.

    -No Shippo, es que ellas están…-dijo Sesshoumaru a punto de decir algo pero lo interrumpen.

    -Es algo que no deberías saber hasta que seas mayor de edad Shippo.-dijo Inuno de repente, dándole una mirada penetrante a Sesshoumaru, como queriendo regañarlo. Aparte de eso, la fiesta estuvo de lo mejor; solo que Kagome empezaba a mostrarse más pálida de lo normal y daba señales de cansancio.

    -¿Te sientes bien Kagome?.-pregunta Inuno al ver a su nuera casi débil.

    -Si no se preocupe estoy bien.-

    -Cariño, si te sientes mal dímelo.-le dice Inuyasha bastante preocupado. Pero ella insistía que estaba bien de salud, pero los demás casi no le creían.

    -Señor, le llego esto por correo.-dijo uno de los sirvientes al darle un sobre a Inuno, eran los resultados de la prueba de embarazo que Kagome se hizo hace tres días.

    -¿Y esto, que es querido?.- pregunta Izayoi curiosa al ver el sobre que tenía Inuno en sus manos.

    -Mama, Papa; eso es el resultado de una prueba de embarazo que Kagome se hizo hace días, pedimos que las enviaran aquí, si no es molestia.- dijo Inuyasha de repente.

    -¿Hablas en serio hijo?.-dijo Izayoi ilusionada.

    -Al parecer festejaremos algo mas este día.- dijo Inuno contento al igual que su esposa.

    -¿Que se festejara papi?.- pregunta Shippo.

    -Tal vez tu serás tío pequeño; tendrás a alguien con quien jugar.-dijo Inuno mientras le hacía cosquillas a Shippo. Fue inesperado que su esposa se embarazara de él cuándo creían que no iban a tener más hijos; pero no se arrepiente de tenerlo, pues un hijo es bendición. En eso escuchan un grito de espanto desde el jardín, corren hacia allá y descubren a las mujeres amontonadas en círculo torno a algo; cuando logran ver que era, resulta que Kagome se desmayó.

    -¿Qué paso?.- pregunto Inuyasha desesperado mientras cargaba en brazos a su esposa.

    -Estábamos platicando, de repente Kagome se empezó a marear, le preguntamos que le pasaba pero ella decía que se sentía bien que no nos preocupemos y en eso perdió el sentido.- dijo Ayame muy asustada por su amiga; la suben hacia la habitación de Inuyasha, donde el coloca suavemente a su esposa en la cama, mientras que Sango buscaba alcohol con que reanimarla, Inuyasha lo consiguió y Sango estaba examinando discretamente a Kagome para ver que era lo que le paso.

    -Papi, ¿mi tía estará bien?.- pregunta Tenshi casi llorando.

    -No te preocupes pequeño, ella estará bien, ahorita la despertaran.- dijo Houjo reconfortándolo. En ese momento Inuyasha le pasa un pañuelo con alcohol para reanimarla, consiguiéndolo de inmediato

    -¿Qué paso?.- pregunta Kagome levantándose de la cama, sintiendo mareo y pesadez en su cabeza.

    -Te desmayaste cielo; no vuelvas a preocuparme así de nuevo; si te sientes mal dímelo.- le reprocha Inuyasha molesto.

    -Lo lamento; es que no me gusta preocupar a nadie; además que no sabía lo que tenía si hace cinco siglos que no me enfermo.-

    -Kagome; te desmayaste por falta de vitaminas; ahora debes ingerirlas diariamente por los dos.- dijo Sango al ver los resultados.

    -Quieres decir que…-dijo Inuyasha contento por la conclusión que iba a venir.

    -Así es, Kagome tiene exactamente un mes de embarazo; sé que la prueba casera falla muchas veces, esas no son exactas.-dijo Sango muy feliz por la noticia; los demás también dieron exclamaciones de alegría por la noticia, a excepción de Sesshoumaru.

    -En ese caso, feliz cumpleaños Inuyasha y feliz cumpleaños Houjo, espero que les haya gustado su otro regalo.- dijo Kagome al besar a Inuyasha y abrazar a su gemelo; quienes eran los más felices del grupo. Ya que Inuyasha quería un bebe pronto con Kagome y Houjo que espero cien años para esa noticia.

    -Ahora debes cuidarte bien por ti y mi sobrino hermana.-dijo Houjo con una sonrisa de oreja a oreja.

    -Mami, ¿qué es eso de que Kagome embarazada?.- pregunta Shippo a Izayoi.

    -Quiere decir que va a tener un bebe.-

    -¿Y mi primito donde esta tía?.- pregunta Tenshi.

    -Aquí en mi barriga, mira.- dijo Kagome al ponerle una manita en su vientre donde se estaba formando su bebe.

    -Ten cuidado cielo.- dijo Inuyasha de repente al ver a su sobrino pasar la mano en el vientre donde se encontraba su hijo.

    -No te preocupes.-dijo Kagome tranquilamente. En eso bajan a comer, Inuyasha estaba tratando a Kagome con tanta fragilidad que la desesperaba.

    -Inuyasha, ya te dije que ya no quiero comer más, me llene.- dijo Kagome de nuevo cuando Inuyasha quiso obligarla a comer otro plato de comida.

    -Kagome entiende que debes comer por dos.-le dijo Inuyasha mientras le pasaba de nuevo el platillo.

    -Hijo no fuerces jamás a una mujer embarazada.-dijo Izayoi al ver la escena.

    -Hazle caso a tu madre hijo, que yo sé de eso.- dijo Inuno; él ya había experimentado y sufrido los cambios de humor de su esposa cuando ella estaba embarazada de sus hijos; pero valió la pena.

    -Ella debe comer lo necesario, pero que tenga más vitaminas para él bebe y ella.- dijo Izayoi sabiamente.

    -¿Y qué les gustaría que sea él bebe?.-pregunta Ayame feliz.

    -Una niña igual que su madre me encantaría.- dijo Inuyasha orgulloso al poner una mano en la barriga de su esposa.

    -A mí no me importaría que fuese, con tal de que este bien y sano.- dijo Kagome feliz.

    -Y que no salga igual de feo que Inuyasha.-dijo Shippo burlón; recibiendo una mirada furiosa de su hermano.

    -Shippo, si quieres seguir vivo cuida lo que dices.- le amenaza Inuyasha mostrando sus poderes.

    -Inuyasha, no amenaces a Shippo con tus poderes.-le reclama Inuno. Más tarde cada quien se va a su casa; Inuyasha y Kagome se van a su casa donde celebran a su manera su cumpleaños, solo que yendo despacio por consideración del bebe.

    -Me encanto saber que pronto seremos padres Inuyasha.- dijo Kagome al estar a un lado suyo, acomodada de tal forma para comodidad de su bebe.

    -Igual a mi pequeña; ahora nos esforzaremos para que todo salga bien en el embarazo y así nuestro bebe nazca bien y podamos darle más hermanitos.-dijo Inuyasha al quedarse dormido al igual que Kagome.

    CONTINUARA….

    Bueno chicas, aquí tienen un nuevo capi del fic. Últimamente se me ocurrieron dos ideas para fic, pero no me decido cual publicar primero, ya que solo podre hacer una a la vez. Ustedes me ayudaran a elegir, pero recuerden que lo podre hacer cuando acabe este fic; ya que no quiero sobre cargarme.

    La primera se llamaría “Jefe de mi corazón”. Trata de que Inuyasha es jefe y propietario de una empresa, es un joven de 23 años viudo con una hijita chiquita de 24 meses, la cual solo tiene ojos para ella; es un rompecorazones pero el solo quiere una mujer que lo ame tanto a él como a su hija. Kagome es una joven hermosa prodigio con un iq de 300 puntos de dieciocho años que termino la escuela desde antes por su ingenio; siempre le hace caso a la lógica cerebral. Ella entra a trabajar en las empresas de Inuyasha. Él quiere que ella se fije en él y sea su mujer y nueva madre de su hija; pero ella dice que no tiene interés; pero descubrirá que la verdad es lo contrario.

    La otra es “Mi profesor, mi salvador”. Kagome es una joven deprimida y cambiada desde la muerte de sus padres transformándose en una joven fría, seria y gótica; quedando a cargo de su tía que quiere que vuelva a ser la misma joven alegre de antes. Inuyasha es hijo de un empresario famoso a nivel nacional. El entra a dar clases de literatura en la escuela de Kagome, ya que es su afición; él dice que solo quiere ayudarla a salir de su depresión y que vuelva a ser la misma de antes o será que quiere algo más; tal vez ganar su corazón?

    Voten cuando den su comentario; después sabrán cual gano.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    blackrose18

    blackrose18 Usuario VIP Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2006
    Mensajes:
    3,378
    Pluma de
    Escritora
    Dos cosas, NO escribas en negrita, se ve mal y tampoco todo en mayúsculas, a poco estás gritando todo?
     
  20.  
    dulcekagome

    dulcekagome Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2010
    Mensajes:
    206
    Pluma de
    Escritora
    hola querida amiga!!!!
    muchisimas gracias por darme aviso de tu continuación (me espaba desesperando un poco ya que no podía encontrar tu fic XD)
    estubo super buena. me alegra que al fin inuyasha y kagome puedan tener un hijo o hija. muy buena me gusto mucho el como narraste el capitulo, pero aqui entre nosotras las palabras que escribiste en mayuscula y con sigon de exclamación era por que lo estaban gritando????
    pues fue eso lo que me coinfundío por que no sabía si gritaban o solo levantaban la voz...
    bueno espero que lo sigas continuando y avisandome de las contis claro. cuidate nus estamos viendo atte.dulcekagome
    PD: me gustan ambas historias asi que nu te preocupes por cual sale primero... ;D

    sayitooooo.....
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso