Long-fic Megaman X: Un pasado distinto

Tema en 'Fanfics sobre Videojuegos y Visual Novels' iniciado por El fénix ascendiente, 11 Marzo 2019.

  1.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    131
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Megaman X: Un pasado distinto
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1611

    Viaje al pasado




    Estamos en el año 21xx, y la tecnología ha avanzado lo suficiente para crear androides muy parecidos a los humanos, a estos seres mecánicos, se les llaman reploids.


    Aunque estas criaturas mecánicas, están programadas para obedecer a las es reglas de las robótica, y en varias cosas superan a la raza humana, pero hay parámetro en que son parecido a los humanos, como el contagio de enfermedades, pero a diferencia de los virus orgánicos, los virus que afectan a los reploids, funcionalidad y pensamiento, es el caso de los marverick, que son reploids infectado por un virus, esto hace que su mentalidad cambie y quieran destruir a la humanidad, ignorando las leyes de la robóticas.


    Para detener a los marverick, se creó el de los marverick hunter, que de encarga de detener esta amenaza, aunque ellos no están exentos de ser invadido por el virus, esto le sucedió a uno de su mejores agentes, Sigma, que después de ser contagiado por el virus, se convirtió en el líder de los marverick.


    En la actualidad los marverick hunter, ha estado en una lucha constante para detener los planes de Sigma, y aquel momento no era la excepción.


    Los marverick hunter, estaban luchando contra los marverick, el grupo de hunter, estaba siendo liderado por X y Zero, dos de sus mejores agentes.


    X, un androide de piel blanca, ojos verdes, y vestido con una armadura azul, fue el original, y de este androide, parte los reploids. Su creador, fue el Dr.Light, que lo creo hacía ya unos 100 años atrás, pero temiendo que su creación fuese inestable, lo puso en hibernación y después de 100 años, fue despertado por el Dr. Caín.


    Zero, otro androide, que dio origen a los reploids, creación del Dr. Willy, rival de Light, el androide de armadura carmesís, ojos azules oscuros, y pelo rubio largo que sobresalía de su casco, su principal arma era el sable z, una espada láser que empuñaba encontrar de sus oponente.


    Willy, rival de Light, el androide de armadura carmesís, ojos azules oscuros, y pelo rubio largo que sobresalía de su casco, su principal arma era el sable z, una espada láser que empuñaba encontrar de sus oponente.



    Zero y X, entraron a la habitación donde se encontraba Sigma, pero para su sorpresa, solo había una pantalla, que al momento en que los maverick hunter, entraron al lugar, empezó a reproducir un mensaje.


    —Jajá, lograron llegar a mi base, pero lamentablemente es muy tarde, para detener mi plan, en estos momentos, estoy viajando hacia el pasado, y pronto lograre dominar este mundo—X y ero, escucharon con detención el mensaje de Sigma.


    —Rayos, ese tipo ha escapo de nuevo—X, se molestó por la situación.


    —X, creo que encontré la máquina, por la que el viajo—Zero, estaba parado frente a una gran bola de metal dorada, la cual tenía una pantalla digital, ahora esta estaba apagada—Debemos hacer que Alia, analice este objeto.


    X, afirmo con su cabeza y tomando su comunicador, se comunicó con Alia.


    Varias horas después, los agentes X y Zero, estaban en una habitación en donde había varias computadoras y cristales que daban a una gran ciudad de grandes rascacielos.


    Los dos agentes, conversaba con una reploid, de piel blanca, cabello rubio y ojos azules, una armadura de reploids de color rosado y blanco, unos auricular de transceptor de color negro y en su pecho y brazos tenía incrustado unos cristales verdes.


    Los dos agentes, conversaba con una reploid, de piel blanca, cabello rubio y ojos azules, una armadura de reploids de color rosado y blanco, unos auricular de transceptor de color negro y en su pecho y brazos tenía unos cristal verde

    —Alia, ¿qué has averiguado sobre esa máquina?—pregunto X a la chica rubia.


    —Estuve analizando esta máquina—Alia, le contestó a X y agregó—Y me di cuenta, que Sigma, no viajo al pasado de nuestro presente, más bien al pasado de otro presente.


    — ¿Qué quiere decir?—preguntó Zero a Alia


    Alía, le respondió que el chico de la armadura carmis, que no solo existe una linea del tiempo, si lo varias líneas, las cuales pueden tener ramificaciones, pero todas tiene un punto en común el principio de los tiempos.


    —Entiendo—Zero, le contesto a Alía, después de la explicación y agregó —Entonces, debemos viajar a ese pasado, para que Sigma, no lo dañe.


    Alia y X, encontraron razón en las palabras de Zero y decidieron, que los tres viajaría a ese pasado, para evitar que Sigma, cumpliese su objetivo.


    Después de que Alía, trabajase en unos aparatos, que le permitiese volver a su presente, después de completar la misión, se subieron a la máquina de Sigma y la programaron para viajar por el tiempo.


    La máquina, lanzo a los tres agente al pasado.


    La alarma de un despertador, se activó, el ruido de aquel tortuoso, pero necesario objeto, hizo despertar a su dueño, que estiro su mano, para apagar el infernal aparato, el dueño del reloj despertador, se sentó en la cama y luego se miró en el espejo.


    Arthur Hammer, es un agente de policía de unos 45 años de edad, piel blanca, su cuerpo musculoso, su pelo rojizo, su cara estaba llena de viejas cicatrices, tenia unos ojos azules oscuros, una barba del mismo color que su pelo, aquel día, le tocaba trabajar, así que se había puesto sus pantalones azules, su camisa blanca, se había puesto su mocasines negros, y su gabardina de color café oscuro, además de su sombrero negro, se había puesto unos guantes blancos.


    Cuando el agente, se dirigió hacia la cocina, para tomar su desayuno, saludo a una joven que estaba preparando el desayuno.


    —Buen día, Amelia—Saludo Arthur a la joven.


    —¿Cómo has estado, Arthur?—saludo Amelia, con una sonrisa a Arthur.


    La joven Amelia, tenía unos 16 años, piel blanca, cuerpo esbelto, pelo negro y largo, que le llegaba hasta los hombros, el cual lo tenía amarrado con una cinta blanca, y tapaba sus mejillas, ojos verdes claros, tenía una prótesis robótica, llevaba puesto una falda negra, encima de unos pantalones cortos de color rojos, unas zapatillas blancas con líneas rojas, unas calcetas cortas, y una camisa azul de manga corta, además llevaba en su ojo derecho un visor azul.


    —Según lo que visto por internet, hoy cierra un día lluvioso, así que te aconsejo que vayas que lleves un paraguas—le recomendó la joven Amelia a Arthur, mientras le servía un café y unas tostada al agente de policía.


    —Sabes que no creó, en los pronósticos dados por internet—le comentó Arthur, mientras tomaba su café y agregó — Hoy saldré tarde, así que no te preocupes por la cena.


    —Bueno, en todo caso hoy me debo juntar con un grupo de amigos, después del colegio, y llegare algo tarde—le comentó Amelia a al agente de policía.


    Después de terminar el desayuno, Arthur, se despidió de la joven, pero al momento de abrir la puerta de su casa, se encontró con una fuerte lluvia.


    —Rayos, odio los nuevos procesos de pronósticos—suspiro Arthur y mirando a la joven, le pidió que le pasase un paraguas.


    —Claro—le sonrió Amelia, que le paso al agente un paraguas.


    Tiempo después, Arthur, estaba manejando un auto verde, y acompañándolo, se encontraba si compañero, un hombre de color, de pelo negro y corto, cuerpo esbelto y vestido, con una camisa blanca, pantalones negros, zapatos negros y una chaqueta americana de color azul.


    —¿Cómo esta Amelia? —preguntó el compañero de Arthur al agente y agregó a su pregunta—Aun tiene pesadilla por lo ocurrido con su familia.


    —Está bien, es una chica fuerte—Arthur, le contestó a su compañero y agregó —Parece que se ha recuperado.


    —Ya veo—le dijo el compañero de Arthur a su colega.


    En eso, se escucha la voz de una persona por la radio.


    —Se ha avistado, varios insectos gigante, que…parecen ser de metal—la voz avisaba a los agentes de policía y agregó—Necesitamos que vayan a revisar.


    —Bien, nosotros vamos a revisar—Arthur, le contestó a la operadora.


    Arthur, dejo el comunicado y mirando a su compañero, fueron a ver el problema, al llegar se encontraron con una caótica escena, había varios insectos que parecía hecho de metal.


    —Esto está mal, en varios sentido—Arthur, le comentó a su compañero.


    X, Zero y Alía, llegaron a ese pasado alterno, a través de un vórtice del tiempo.


    Los agente de los marvericks hunter, estaban parados en el suelo de un bosque, en donde no había nadie.


    —Bien, hemos llegado a este paseo—Comentó Zero a los dos agentes y agregó—Como encontraremos a Sigma.


    Alia, creo la proyección de una pantalla verde y observo varios puntos rojos.


    —Chicos, hay un gran problemas—Alia, le comentó a los agente y agregó —Hay varios marverick, atacando la ciudad.


    X y Zero, se miraron y decidieron acabar con aquel ataque de marverick.


    Mientras tanto, Arhur y su compañero, estaba atrás de su auto disparando a aquellas extrañas criaturas.


    —Parece, que las balas normales, no sirve de mucho—Arthur, le comentó a su compañero y se comunicó con la estación de policía—Necesitamos refuerzo, esos insectos gigantes, existen y son más que eso, parece ser criaturas metálicas.


    Mientras tanto, la joven Amelía, se encontraba en recreo, y estaba sentada en una banca, la joven se encontraba viendo un vídeo, cuando recibió la señal de una interferencia en su visor.


    —Qué raro—Amelia, estaba sorprendida por la interferencia y agregó —Modifique este aparato, para que no pueda recibir interferencia de ningún tipo.


    Amelia, estuvo un rato pensando y decidió, averiguar de dónde le llegaba la interferencia.
     
    Última edición: 12 Marzo 2019
  2.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    131
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Megaman X: Un pasado distinto
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1581

    Invasión



    Un fuerte estruendo se escuchó por toda la casa, y una luz amarillenta cubrió el lugar, y apareció atrás de la casa un gigantesco sujeto con armadura, junto con él se encontraban otras personas todas con armaduras y algún rasgo animal o de algún bicho.

    Por la causa de la llegada de aquel sujeto, la casa, se tambaleó y cayó encima de sus ocupantes.

    Unos minutos después, fue enviada una patrulla al lugar del suceso, un agente de policía de cabello pelirrojo, bajo del vehículo y se sorprendió al ver cómo había quedado aquella casa, se preocupó por la familia que ocupaba la casa, ya que eran conocidos del policía.

    El policía, estuvo buscando algún sobreviviente, pero no encontraba a nadie, iba a reportar la situación frustrado por no encontrar sobreviviente, pero una pequeña y delicada mano, emergió de un montón de un montón de escombros.

    —Aguanta— grito el policía, mientras iba para ayudar a aquella persona sobreviviente.

    El policía, saco los escombros y se encontró con la hija mayor de la familia, una pequeña niña de cinco años, la cual estaba muy lastimada.

    El agente, se dio cuenta que el brazo derecho de la niña, estaba seriamente dañado.

    El pelirrojo, llamo a la central e informo, sobre el suceso, también pidió una ambulancia para la niña.

    Al rato después, la ambulancia había llegado y se llevaron a la pequeña, el policía, investigó lo que había pasado en aquel lugar, y se encontró con unas grandes huellas.

    —Estas huellas…son mucho más grandes, que la de un humano promedio—El agente pelirrojo, hizo un análisis de la huella, mientras escuchaba una grabación de la joven víctima.

    "Observe, por la ventana de mi cuarto un gran vórtice y un extraño sujeto calvo, salió del ese extraño suceso", decía la grabación, el pelirrojo, aún seguía escuchando la grabación, mientras seguía con su análisis, encontró otras pisadas más pequeñas, pero igual de profunda que la primera, "Atrás del hombre, había otras personas más pequeña, pero como el gigante, ellos vestían extraños y colorido, trajes".

    Al terminar su análisis, escribió su reporte a la policía, pero no le hicieron caso, tampoco a la declaración de la niña, el caso se cerró.

    El pelirrojo, termino adoptando a la niña, y pagando por la prótesis, que la pequeña necesitaba, ya que no se podía ser nada por su lastimada.

    El grupo de bichos robo ricos, estaban atacando la zona, mientras que Arthur y su compañero, se refugiaba atrás del auto, no podía hacer nada, ya que sus balas no funcionaba.

    —Estas criaturas son hecha de metal, Arthur—El compañero le dijo a su amigo.

    —Ya sé, pero cómo es posible—Arthur, le contesto a su compañero y agregó guardando su pistola —Voy a darle una paliza a estos chicos.

    — ¿Estás loco?—le preguntó su amigo preocupada—Ellos te pueden matar.

    Arthur, se quitó sus guantes blancos revelando una prótesis de metal.

    —Claro, fuego contra fuego—El amigo de Arthur, comentó—Ten cuidado.

    Arthur, salió de su escondite y se acercó corriendo a una araña que disparaba rayos láser, esquivando los ataques de la criatura metálica, se acercó al bicho, el cual viendo que sus ataques a larga distancia, no daban el blanco, salto sobre el agente pelirrojo, el cual dio una patada a la araña, que cayó aturdida en el suelo, luego el agente de la ley, tomo a la criatura y le atravesó su estómago con su mano.

    —Uno fuera, quedan miles—exclamó Arthur.

    El pelirrojo, empezó a golpear a los robots, mientras era observado por dos figuras, las cuales estaban arriba del techo del edificio.

    —Para ser humano, este tipo es fuerte—comento uno de esas figura y agregó mirando a su compañero— ¿Crees que sería bueno, intervenir?

    —No, sólo debemos observar, el señor Sigma dijo que no estos ataques son solo de prueba—el compañero, le contestó.

    La pelea de los androides contra Arthur, estaba en pleno apogeo, Arthur, esquivaba los ataques de aquellas criaturas.

    Las unidades policiales que Arthur, había pedido, llegaron, y los policías, se quedaron atónitos al ver aquellas máquinas.

    Mientras tanto, Amelia, intentaba ingresar a la computadora que le hacía interferencia, pero cuando estaba a punto de ingresar, la computadora bloqueo el ingreso, y casi quemo el dispositivo de Amelia, la cual tuvo que detener su acción.

    —Rayos, parece que me descubrieron—se dijo Amelia, que reinició su sistema y comprobó que no le hubiese pasado nada—Por suerte, pero esto es extraño, anteriormente ningún computador me había bloqueado, tan rápidamente, pero lo que pude comprobar, es que los símbolo del sistema, son anticuados, esto es raro.

    En ese momento, aparecieron en la escuela un grupo de extraños bichos metálico, que destruyeron la pared del colegio

    Amelia, al ver esto, se paró de su asiento y decidió, que era el momento de escapar.

    En otro lugar, Alia, había alertado un segundo ataque, que estaba sucediendo simultáneamente en otro lugar.

    —Chicos, hay un segundo ataque—Alia, le dij Zero—Es mejor que se separen, para cubrir los ataques, yo les enviare las coordenadas de ubicación del segundo ataque.

    —Entendido, Alia—contestaron los chicos, los cuales estaban corriendo a una gran velocidad, para lo ser visto por la gente.

    —X, yo me encargare del segundo ataque y tu del primero—Zero, le dijo a X.

    X, afirmo con su cabeza, los dos androides se separaron.

    Arthur, que había pateado a varias criaturas robóticas, había pedido el equilibrio a causa de ataque de una gigantesca avispa robótica.

    Varios enemigos, se lanzaron sobre Arthur, pero el ataque fue detenido por una gran bola de energía azul, que destruyo a los enemigos que se había tirado encima de Arthur.

    El agente del orden, miro sorprendido a un muchacho de armadura azul.

    —¿Te encuentras bien?—preguntó el chico azulado a Arthur.

    —Sí, gracias por la ayuda—Arthur, se claro y observó al joven de armadura azul—Disculpa, ¿quién eres?, ¿a qué unidad perteneces?.

    —No soy de ninguna unidad y me llamo X—le contestó el chico de armadura azul y agregó —Mejor, esconder e humano.

    X, empezó a atacar a los enemigos.

    Amelia, se había escondido en una aula, y había puesto varias mesas para tapar la puerta, junto con ella, se encontraba una de su amiga, la cual era una chica de piel blanca, cuerpo esbelto, cintura de reloj de arena, ojos verdes claros, pelo rubio cortado en punta, estaba vestida con una camisa blanca, un pantalón rojo, calcetas azules, zapatos blancos, y guantes de color cafés claro.

    — ¿Que son estas criaturas?—preguntó la rubia a Amelia.

    —No sé, aunque creo haberlas vistos antes, en todo caso me di cuenta que son seres que tiene una computadora como cerebro, así que voy a hacer unas de estas criatura, y la conduciré, para destruir a las demás o para averiguar que sucede —Amelia, le contestó a su amiga, y dijo— Pasa al modo realidad virtual.

    El visor, se alargó y tapó la mitad de la cara de Amelia.

    —Entrando a la red—comentó Amelia y agregó —Buscando un objetivo.

    —Te encontré—sonrió Amelia y exclamó —modo esclavo.

    Zero, había llegado al lugar del segundo ataque, el cual estaba lleno de enemigos.

    El androide de la armadura carmesí, ingreso al colegio y empezó a luchar, con su espada láser, contra los enemigos que se encontraba.

    Cuando estaba subiendo al segundo piso, se encontró con una extraña escena, una avispa, estaba tirando sus aguijones, en contra de uno de sus compañeros.

    La avispa, se dio cuenta de la presencia del androide rubio y se acercó a este.

    —Parece diferente a los humanos, ¿quién eres?—preguntó una vio de chica que salía de la avispa.

    —Espera, ¿no eres un maverick?—preguntó el rubio a la avispa.

    — ¿Maverick?—preguntó la avispa— ¿así es como llama a estos robots?, interesante, no soy un maverick, soy humana, y he tomado el control de este androide.

    Zero, no lo podía creer, como una humana podía controlar de esa forma, pero le surgió una duda, tal vez, esto sea una trampa del enemigo.

    —Espera, puedes ayudarnos, se ve que conoces sobre a estas criaturas metálicas, si quieres pueden acompañarme, necesitamos conocer más de estos enemigos—le contestó la avispa.

    Zero, miro con desconfianza a la avispa, pero aun cabía la posibilidad, que fuese cierto, lo que decía la avispa, era buena idea ir y salvar a civiles, así que decidió que era mejor seguir a la avispa.

    Amelia, había dicho a su amiga, que debía desbloquear la puerta, ya que había contrastado con una persona, que parecía tener más conocimiento de estos androides.

    La amiga de Amelia, desbloqueo la puerta, con algo de desconfiaba al invitado.

    La avispa, guió al androide de armadura de color rojo intenso, hasta el aula.

    —Entra—le dijo la avispa robótica al androide.

    El androide de armadura carmesí, entro al aula y fue atacado por la joven rubia, que le pego en la cabeza con una llave de tuerca, pero la que más sufrió fue la llave de tuerca, ya que esta se partió por la mitad, por la armadura de Zero, el cual no sufrió daño alguno, por ser un ser completamente hecho de metal.

    — ¿Que rayos?—exclamaron Zero y la joven de pelo rubio.

    Amelia, para evitar conflicto, apago a la avispa mecánica, que cayó al suelo, y se acercó al androide de la armadura carmesí y a su amiga.

    —Esperen, no quiero que se peleen— Amelia, detuvo las intenciones de pelea de los dos.
     
    Última edición: 20 Marzo 2019 a las 10:08 AM
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso