* Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

Tema en 'Fanfics abandonados sobre Libros' iniciado por Moliry, 4 Mayo 2010.

?

Te interesa la historia ?

  1. Mucho, estare al pendiente =)

    90 voto(s)
    97.8%
  2. Espero que mejore

    2 voto(s)
    2.2%
  1.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    HOla amigas, es lindo leerlas, jajaja eso ya lo saben siempre les digo...

    Han tardado en entrar, pero lo importante es que se toman la molestia en escribir. Grax, son un amor =)

    Esperare a mas amigas que me han dicho por mens de cel (porque estamos comunicadas, jajajaja) que no han podido por tareas o peor, examenes, no se han podido dar sus vueltas y opinar. Esperare unos dias mas para subir cap y asi la mayoria no te trase tanto.

    Que bueno que les esta gustando, eso me tranquiliza, porque eso de no dormir y matarme en pensar que escribir si a dando sus frutitos. jajajaja.

    Las quiero y que sigan teniendo una buena semana.

    Kiss
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    LiFeInu

    LiFeInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Enero 2009
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    Hola amiga... perdona el no haver posteado esque he tenido mucha tarea, pero pues es mejor tarde que núnca... bueno amiga que te podria decir... que me encanto o que me facino... la verdad ne entiendo el porque Charli tenia que correr de esa manera a mi Jacob por que tenia que ser tan dura con él y no darle una oportunidad, oye dime ¿Nessy hara algo para detenerlo? o ¿Sólo dejaras que Jacob se valla y Charli se salga con la sulla?... amiga de verdad que siempre me dejas con él Jesus en la boca - estoy segura de que tu también diras lo mismo que otras personas me han dicho... y por que no te lo sacas de la boca- jejejejexD bueno esperare con hansias tu proxima conti...ejejejeje:D Yana.
     
  3.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    1345
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)




    Amigas !!

    No es por hacerla de emocion, pero es para no agrumarlas como la vez pasada con tantas letras en un mismo capitulo, pues les separare los capitulos... asi creo yo que sera mas facil leerlo, digame que opinan de mi idea....

    Es la 1 parte de la continuacion de nuestra historia, en la NOCHE le subo la siguiente parte...

    Kiss

    Y como siempre espero que las agrade.

    -------------------------------------------------------------------


    Resumen: en los capitulos anteriores leimos como 10 años han favoresido a Reneesme en todos los sentidos, desde su inteligencia y belleza. Graduada por primera vez, y de psicologa, Ness con sus padres dejan Alaska para ir a Forks. Ese tiempo lejos de casa Ness tuvo la oportunidad de concocer a chavos, de todos tipos, humanos como vampiros. Humanos pues todos morian por ella, pero Ness en el unico ser que mostró interes fue por un vampiro: Stephan. Y mas ese interes porque era como su familia, un valiente vegetariano.
    Pero ella se va a Forks y deja en esas tierras frias a su amigo y ahora Ness se prepara para saber que es lo que pasa con ese lobo que a su pesar le robaba seguido sus pensamientos.

    Lo habia dejado de ser, siendo ella una niña, ahora era una mujer, con deseos, pasiones de una joven y salieron a floté cuando de forma inesperada Jacob llega a la casa Cullen.

    En medio de mil emociones recibe Reneesme Cullen Swan su primer verdadero gran beso... y eso bastó para que supiera que no solo en sus pensamientos tenia a Jacob Black, sino en su corazon y alma.

    Solo ella esperaba que pronto esa imprimacion lobuna pasara al olvido y lo que Jake sentia por ella fuera algo mas que eso: Amor.

    Jacob y Ness estaban de acuerdo, amor era lo que buscaban ambos con la misma fuerza y deseo.

    Pero no contaban los jovenes en su primer rotunda negacion de Charlie. El comandate Swan no permitiria por nada del mundo que su nieta termianara con Jake, porque ?

    .....


    No podía creer que Jake confesara tan de pronto e inesperado algo así. No porque eso que lo dijera a los 4 vientos me gustara, al contrario, saber que mi lobo no pretendía mantener eso en secreto me hacia soñar e inmensamente feliz, pero no esperaba una negación así de mi abuelo. Podía creer toda otra actitud, miles, pero todas con una misma conclusión. Felicidad de su parte y darlos los mejores deseos de que si funcione. No era raro imaginar algo así, si Charlie adorada a Jacob como a un hijo.
    ¿Porque será su rotunda negación tan violenta?
    ¿Pensará que merezco algo mejor? Puede ser normal que eso piense, pues soy su nieta y siempre los abuelos quieren lo mejor de lo mejor para su familia.
    No quería que mi abuelo todavía se enterara de mis sentimientos, pero dado la explosividad de la confesión de Jake, tuve que interceder:
    ¾ Abuelo, no te enojes, por favor. Lo que dijo Jake es cierto…
    ¾ ¿Es cierto que?... ¿¡Qué le gustas!? – Exaltado todavía el comandante me contestó.
    Reconozco que era cara roja y las venas saltando por su cuello me intimidaron, por eso con una voz baja y los hombros caídos insistí:
    ¾ Queremos intentarlo.
    ¾ Ness – Se volvió y me tomo de los hombres. Levante la mirada para verlo y vi todo lo contrario a lo que me estaba enfrentando, ese hombre era mi abuelo, con una mirada dulce y tierna como su voz – Eres de buen corazón y quieres darle la oportunidad que Black te pide – Intente interrumpirlo porque le faltaba mas información. “Yo también pedía esa oportunidad” – Eres igual a tu madre, tratando de hacer siempre felices a los demás.
    ¾ Yo…
    ¾ Mi niña, escúchame, por ese gran corazón y esa hermosura no habrá hombre que te acose.
    ¾ Charlie, es más que eso… — por fin Jacob abría la boca, pero mi abuelo con un brusco movimiento de mano en el aire lo calló.
    ¾ Eso es lo que temo, que sea mas que eso – Contestó con una mirada triste pero una voz con coraje – Sigues después de tantos años preguntando por ella…
    Dejando Charlie las palabras al aire encaró a mi lobo, era obvio que esas palabras tenían una información muy profunda, mas de lo quería decir las palabras.
    Ella… quien era ella… ella que llegó antes que yo.
    Saber que había una mujer en el corazón de Jacob claro que me dolió, pero no tanto como esas palabras ocultas de Charlie, pero que las sentía en el aire.
    Jacob parecía que ese recordatorio de “ella” era como un golpe muy fuerte en el estomago, porque sin mas, salió de la casa. No dije nada, no evité su partida, lo ultimo que supe de mi lobo fue su dulce aroma y el azote de puerta en su partida.
    Mi mente a velocidad inhumana hizo todo un recuento y en segundos me di cuenta que era un tema que debería dejar pasar por el momento.
    Las razones de llegar a esa eficiente conclusión de dejarlo pasar para un mejor momento fue: Primera, hacia años que no veía a mi abuelo, y que mejor olvidar ese incidente y platicar de cómo nos ha ido a los dos. Y segunda y la más importante: Me sentí cobarde y por una extraña razón no quería pronto saber de “ella”. No me sentía preparada.
    Sue con sus pasos ligeros se acercó a su marido y lo abrazó. En una intensión de que no escuchara, pero era imposible con un silencio así y un oído como el mío, escuche lo que mi abuelo le decía al oído:
    ¾ Esto a Edward no le gustará nada.
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  4.  
    Dr Ruth

    Dr Ruth Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Octubre 2009
    Mensajes:
    77
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    Que barbara, te gusta hacerme sufrir, COMO TE ATREVES A SUBIR UN CAP TAN CORTO, ehhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh ! Eso es cruel de tu parte, siempre lo dejas en lo mejor... jijijjijiji, siempre está de lo mejor MEDIA NOCHE, eso es verdad. jijijijijiji.

    Duré semanas sin entrar y por fin pude leer los cap que me faltaban para opinar... que mas puedo decir de lo que ya sabes.... super yeah !!!! Me encantan y me emicionan mucho... y de vdd espero que en la noche no me falles con la conti.... porque si no .... grrrr ( tranquis tranquis, respira) Lo siento, me exalté. jijijjiji

    NO me falles y prometo no fallar con mi comentario.

    PD... ¿porque Charlie siempre tiende a arruinar todo?

    Uy por cierto, ELLA ... no es cualquier " ella " ... ¿como lo tomará Ness cuando se enteré ? uy uy uy... quiero leer mas ...........
     
  5.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    Amigas, lo siento por la demora y por lo que falta, pero estoy enferma horrible, tengo bronquitis y con tanta medicina no puedo pensar y menos tener la magia de escribir. La medicina que me recetó el doctor son de esas que solo te atontan y te dan mucho sueño...

    Perdon de verdad, espero pronto ya estar bien y seguir con nuestra historia.

    Espero seguir contando con su apoyo... Las quiero...

    Kiss =)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    babbyfer

    babbyfer Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2009
    Mensajes:
    65
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    Olaaa, aloooo !

    Hace mucho que no me metia a leer los fics de varias de ustedes y me rompes el corazon al ver que subiste un mini mini mini capitulo. Yo que crei que ahorita me iba a aventar sin fin de capitulos y hasta feliz estaba, habia querido que se me juntaran para estar leyendo esta historia un ratote, pero no fue asi, que fea ehhh Moly !!

    Solo te perdono porque nos avisas que te estas muriendo, jijiji, espero que ya estes mejor. Yo tambien enferme de girpe !

    y ya sabes ! Me gustooooooo mucho tu cap, muy interesante. Ese Charlie, siempre echa a perder la emocion.... buuu !!! Saquelo !!! jijijiji

    espero leer pronto esta muy buena historia de amooooooooor !

    besuuuuuuus !
     
  7.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    6838
    * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)




    Primera parte, en unas horas subo la segunda parte, narrada por Ness Cullen.

    Kiss

    P.D.. ya volvi, sana de nuevo.

    Kiss 2

    Mi abuelo estaba refunfuñando entre labios palabras que estaba seguro no tratar de entender.
    Seguía sin comprender la actitud del comandante. Pero tenia que ponerme en su lugar. Él no sabia nada, no entendía lo que pasaba.
    ¿Cómo iba a entender ese afán, anhelo ferviente de Jake de estar a mi lado?
    Era algo que era mejor que mi abuelo se estuviera enterando con el tiempo. Ya con mi presencia era mucho, como ahora tenerle que explicar como se manejan los lobos cuando se les presenta de la manera más inesperada una imprimación.
    Por eso, tratando de tranquilizarlo, ya que Sue no tenía el éxito que esperábamos. Me le acerque y con suavidad tome sus grandes manos toscas. A mi contacto inesperado el señor Swan dio un ligero brinco de sorpresa.
    Por la manera que me vio tan sorprendida, clavándome sus ojos obscuros, me di cuanta que por unos minutos había olvidado mi presencia.
    ¾ Perdón, mi niña – Tomó de mis manos y me vio de frente – Hace años que no nos vemos y así me tenia que poner por unas palabras que salieron de Jacob, que se que ahora se las pensara mejor antes para estar diciendo esas locuras.
    Fruncí el ceño, por un momento me sentí como una niña que le quitan su juguete por esas palabras, pero dolida como toda una joven que era.
    ¿Por qué consideraba una locura?
    Cada vez que pensaba el motivo, no se porque más estaba segura que no era por lo que creí al principio de toda esta confesión: Que era porque mi abuelo creía poca cosa a Jake para mí. Pero no, esa idea cada vez se me hacia mas ridícula. El comandante Swan no era así. De eso estaba segura. Él no juzgaría a mi Jake por lo que puede aparentar por fuera: Un joven descarriado que se la pasa vagando por la Push, con otros amigos con una apariencia de estilo y reputación dudosa.
    Eso a lo mejor los de Forks pensaban eso de ellos: que eran unos maleantes.
    Pero no Charlie, no mi abuelo que los conocía también. Que desde hace unos años uno de esos “maleantes” era su hijo.
    En ese momento me acorde de Seth. Voltee para saber donde estaba en todo ese rato, y no estaba, supongo que salió detrás del alfa para tranquilizarlo.
    ¾ Mi niña, olvídalo, ¿esta bien? – Volvió a sonreír el señor Swan – Es algo que no me debo de meter aunque tu seas mi nieta. Con Edward este Black va a tener para que se le desaparezca esas…
    ¾ Mi amor, yo creo que lo mejor es que ya comamos.
    Noté lo tensa en hablar de esta Sue para decir unas palabras tan comunes. Había algo que ambos no querían que me enterara, algo no muy agradable que Charlie sabia, pero que Sue conocía mejor que él.
    ¿Qué era?
    Es horrible saber que algo te ocultan, tener la convicción que no quieren hablar de más y yo no tener idea de que sea. Sin duda ellos no me lo iban a responder. ¿Acaso Jake lo haría? Eso lo respondería cuando lo viera. Ahora era el momento de estar con mis abuelos y tenia razón él: Debía de olvidarlo… por lo mientras.
    ¾ ¡Que rico! – Dije con toda alegría que si tenía por estar ahí. Olí el delicioso olor que venia de la cocina – He sabido que es muy famoso y querido tu pollo con crema de zanahoria…
    ¾ ¿Y como sabes que vamos a comer eso? – Mi abuelo me tomó por el brazo y también de la cintura de su esposa. Así nos llevó hasta la cocina.
    ¾ Seth debió de haberle avisado – Mi abuela intervino de manera muy ágil, con mucha naturalidad. Supongo que era experta para lo imprevisto cuando ella era parte de un mundo de magia sobrenatural tan inexplicable, que siempre se ha mencionado como una leyenda horrible y monstruosa.
    ¾ Si – Titubee. Una vez mas me di cuenta la forma nefasta que era para las mentiras y menos cuando no estaba preparada para hacer una buena actuación. En eso también era igual a mi madre, pésimas para la mentira. ¡Maldición! – Si, es que él sabía que iba a venir. Me dijo que tenía que llegar a la hora de la comida para poder disfrutar de un buen manjar.
    ¾ ¡Oh, si! – Ya mi abuelo regresaba con esa gran alegría – Cuando tu madre se casó pensé que iba a morir de hambre, a regresar a mis restaurantes que por años no dejaba de ir el día de siempre. Por fortuna la vida me compensó tanta soledad de una forma tan maravillosa: Por una gran mujer.
    ¾ ¡Charlie, no exageres! – Sue se puso roja. Se veía muy apenada por el alago tan apasionado de mi abuelo.
    ¾ Mi amor, sabes que es verdad. ¿o no te lo digo siempre? – Le preguntó juguetón al retirarle la silla se madera en el comer de seis personas.
    Mire a mi abuela y si, ella se sabia amada y lo mucho que era para su esposo, pues lo pude notar por esa mirada de súper enamorada y esa linda sonrisa. Una sonrisa maravillosa que ella de esa manera le decía: Tú también eres mi gran hombre.


    * * * * *



    Yo quise encargarme de volver a servir la comida ya sabrosamente caliente. No quería interrumpir ese amor que mis abuelos se tenían. Era palpable ese amor. Y que gusto me dio ver con mis propios ojos que el comandante Swan era de verdad muy feliz y que una mujer tan maravillosa como Sue lo era.
    La recordaba muy bien. Ella había sido la persona que ayudó poco a poco que mi abuelo asimilara que los Cullen como la gente de la Push no eran de lo todo normal. Gracias a su apoyo, que al principio fue como guardaespaldas cuando iban a la casa de mi familia, él pudo acercarse a mí y volver a ver a su hija cuando la creía enferma por un virus extraño que adquirió en su luna de miel en Brasil. Ahora entendía porque mi madre quería tanto a Sue y le estaba tan agradecía: era una gran mujer.
    Comimos platicando de mil cosas en la hora de comida.
    Yo quería saber que había sido de ellos en todos esos años. Pero mi abuelo parecía insistir mejor saber de mí. Sue se daba cuanta las no muchas ganas de contarles de mi vida, pues no eran cosas que una niña de diez años debía de hacer.
    A mi pesar, pues no quería angustiar a mi abuelo, pues le dije verdades como:
    Que no he tenido muchos estudios, mas que algo sencillo como cuatro años de la universidad, con un reconocimiento por ser la mas sobresaliente de mi generación y recibiendo beca para una maestría y posteriormente un doctorado en la universidad que quisiera.
    Bueno, la verdad es que eso no le dije.
    Solo le mencione muy vagamente que había estudiado y que en Forks mis padres querían que continuara. Él creyó que me refería a esos fáciles años de educación, no de la universidad. Así lo dejare, que crea lo que mas le conviene.
    Dejando que pasara una hora mas, con una actitud toda fresca y ecuánime, emociones que para nada tenia, pues ya quería irme, me despedí de mis abuelos, y agradeciendo su bienvenida y su comida, me retiré.
    No acepte las propuestas del señor Swan. Él quería que me quedara más tiempo, pero no podía, tenia que hacer algo muy importante, que en ese momento mi corazón le daba una prioridad abrumadora.
    Pero gracias al cielo, Sue me entendía a la perfección, con sus muy inteligentes modos de persuasión lo convenció, pudo hacer que mi abuelo se preparara para ir a la casa de mis abuelos Cullen. No pensaba ir de lo más contento a visitar a su hija y nuero, estaba muy molesto que ellos tenían que ir para allá, cuando mis padres no le avisaron nada y le di entender que no tenían la intensión de visitarlos hasta después de unos días.
    Esa distracción fue suficiente para tomar salir de la casa, dándole a ambos un gran beso.
    Al cerrar ellos la puerta de la casa, volteé a todas partes con discreción, por si mi abuelo me estaba viendo por una ventana de la casa.
    ¿Dónde diablos estaba este Jacob?
    No ha de estar pasando algo bueno.
    Eso sentía porque Seth aun no regresaba. Y en la comida el señor Swan no dejaba de decir refunfuñando que Seth nunca se pierde una comida. Tanto así era puntual en la mesa que era un problema, porque comía como un “lobo hambriento”.
    ¡Que ironía!
    Metí las manos en mis bolsas en el pantalón de mezclilla.
    ¡Demonios!... Las llaves…
    Jake las tenía.
    ¿Ahora como encontraría a Jacob?
    Porque si les pedía a mis abuelos transporte, ellos sin duda me llevarían a casa, no donde de verdad quiero ir.
    Me acerqué a mi flamante carro, que ya ni me acordaba que ese día lo estaba estrenando.
    Una vez más me maraville de él.
    Era pequeño a mis gustos, pero sentía que era perfecto para un pueblo como Forks.
    Aunque me di cuenta que era un poco vistoso mi AUDI, porque las pocas personas que pasaban por la calle, en carro o caminando, se quedaban viendo el vehículo, embelesados.
    Si las atenciones de la gente seguía así, definitivamente tendría que cambiar de carro, lo que quería era no llamar la atención. Pero olvidaba que un pueblo como este, la gente se podía maravillar por un AUDI TT.
    Al llegar a mi carro, vi en el parabrisas una nota en una hoja rota. Era al parecer de un anuncio y al reverso decía:
    Te veo en la Push… sigue mi aroma


    ¿Su aroma? Como un perro cazador. Eso se me hacia patético, pero era verdad que era la única manera rápida y eficiente para encontrarlo, y eso me urgía.
    Al levantar un poco mas la mirada vi un trapo muy gastado, que a lo mejor en sus mejores tiempos era un azul marino intenso. Estaba hecho bola en el otro lado de mi parabrisas. Al jalarlo, porque estaba atorado en los limpiadores, salió volando al suelo algo metálico. Supe de inmediato que eran mis llaves.
    Pero no le puse mucha atención, pues el aroma de esa prenda era delicioso, embriagador…
    ¡Era de mi lobo!



    * * * Narrado por Bella Cullen * * *



    No podía describir las miles de emociones que sentía al regresar a casa.
    Esa pequeña casa de piedra era mi hogar, el primero como la señora Cullen y por lo tanto el mas importante y el mas entrañable.
    En los últimos diez años habíamos vivido mi esposo, mi hija y yo en tres sitios:
    Rumania.
    Irlanda.
    Y Alaska.
    En cada lugar hicimos buenas amistades como humanas y de nuestra especie. Más de la ultima, así lo quería Edward y de cierta manera lo comprendí. Era mas seguro, tanto como ellos y nosotros. Aunque era gracioso como mi marido parecía que buscaba las amistades De ser una persona muy solitaria cuando la conocí. En estos últimos años parecía ser otro: Alegre y sociable. Él decía que era porque le era imposible no presumir a sus bellísimas mujeres de la casa, que ambas perfectas y encantadoras.
    Esos tres países que fueron en su tiempo nuestro hogar y la pasé increíblemente feliz, pues estaba con las personas que mas amaba en mi existencia. Pero no eran esas casas físicas nada que ver con esto: Me pequeña casa de piedra en el bosque, con su propio fantástico estante. Suspire, era mas feliz de lo que era y eso lo creía imposible.
    ¡Estaba en casa!
    ¾ Feliz, ¿verdad, mi amor? – Mi marido por detrás rodeó mi cintura y me acercó más a él.
    ¾ Estamos en casa -- Mi nostalgia era palpable.
    ¾ Yo también extrañé nuestro hogar – Confesó dándome vuelta con suavidad para verme de frente.
    ¾ Deseo podernos quedar unos años aquí. En verdad que lo extrañaba.
    ¾ Ojalá que podamos, mi vida – Se inclinó para besarme en la frente, mejilla y así despendio hasta llegar a mis labios.
    ¾ Solo depende de la respuesta de la gente de Forks, ¿cierto?
    No me contestó. Sus labios se unieron con los míos y esa simple distracción para cualquier persona fue suficiente para olvidar de que estábamos hablando.
    Era increíble como los años solo habían intensificado el deseo, la pasión que sentía por mi marido. Era cada noche más intensa y más gloriosa. Era el paraíso estar en sus brazos, ser uno mismo.
    Un solo beso de él era posible derretir el hielo que era mí ser. Con Edward no existía lo frio, lo congelado. En su lado yo era un fierro que era fácilmente moldeable al estar en unas temperaturas exquisitamente majestuosas. Mi esposo era el maestro y yo su alumna, permitiendo que me manejara a su antojo, aunque al último de la explosión de utópicas sensaciones era tantas para los dos que había momentos que sentía que yo llevaba el control de nuestra entrega y como eso me gustaba. Saber que no era la única que el control total se perdía cuando estamos juntos y éramos uno.
    Era la tarde y nos absteníamos de ser lo mas humanos posibles a esas horas del día, lo mejor lo guardabas en la noche, cuando Ness dormía, pero en ese momento, en nuestro hogar, podíamos romper la regla civilizada que los Cullen seguíamos.
    ¡Estábamos solos, aprovechar!
    Al parecer Edward pensó en lo mismo, porque el beso lo intensifico y sus manos juguetonas recorrían los botones de mi blusa de seda color azul. Color que siempre le había encantado muchísimo verme mi marido y me gustaba seguido consentirlo.
    Ya no sabía que seria de mí, ya estaba mi mente, mi alma, mi cuerpo preparada para amarlo cuando unas vibraciones y una melodía conocida empezaron a sonar con insistencia.
    No tenia idea que era esa maldita interrupción que provocaba que Edward terminara el beso con una lentitud abrumadora.
    ¾ Mi amor, es tu teléfono – Diciendo esto me soltó y fue a la mesa para entregarme el maldito celular – Es Alice – Me informó al ver el nombre de la causante de la interrupción en la pantalla.
    ¾ Ignora la llama – Le guiñe el ojo y él me respondió mi sensual invitación con una maravillosa sonrisa que tanto me encantaba de él.
    El celular por fin se calló… ¡Amen!
    Pero después de un segundo volvió a sonar.
    ¾ Mejor contesta, sino vendrá y será peor – Se burló mi marido y me ofreció de nuevo el aparato pequeño.
    ¾ No puedo comprender, Edward, como logras estar como nuevo después de…
    ¾ Créeme, amor, soy el primero que quisiera destrozar ese maldito celular seguidos de mi hermana. Pero tú y Ness la quieren mucho.
    ¾ En estos momentos no tanto, y esa última idea me atrae demasiado. Yo la agarró de las manos – Bromé y a mi pesar por fin contesté abriendo el celular.
    ¾ Alice que demonios es lo que… -- Ese fue el saludo mas amable que pude dar.
    ¾ Bella, ya estaba apunto de ir para allá. Tu padre y su esposa vienen para acá y te advierto porque no viene del todo feliz. Te aviso para darte tiempo en inventarte algo si lo crees necesario. Ya vez como eres pésima para improvisar.
    ¾ Cuanto tiempo me queda.
    ¾ Tres minutos.
    ¾ ¿Cómo se enteró de nuestra llegada?
    ¾ No lo se, no lo pude ver, por eso doy por hecho que fue por Jacob Black y Ness.
    ¾ ¡Ness! – Susurre. Porque no lo imagine antes. Mi marido se acerco más a mí, acariciando mí brazo – Muchas gracias, Alice. Vamos para allá.
    ¾ ¿Otra de sus bromas? – Exclamó Edward enfadado en el momento que colgué.
    ¾ No se – Guarde el celular en mi bolsa planteada de diseñador – No se que decirle…
    ¾ Yo hablare por ti.
    ¾ Gracias – Me encogí de hombros y arregle los botones de mi blusa en su lugar de muy buen humor.
    Con la sonrisa que unos minutos disfruté tanto ahora la odie. ¿Porque Edward podía tener esa sonrisa si yo me estaba pudriendo en coraje por ser interrumpida en la mejor parte? Como envidiaba su temperamento.
    ¾ No es cuestión de temperamento, mi vida, sino de ser buen actor. Ciento vente años de existencia te hace todo un profesional.
    ¾ Eso me tranquiliza – Ahora era yo la que sonreía – Me gusta saber que no soy la única adolescente que pierde el control… por tu culpa.
    ¾ No olvides, amor, que tú eres la experta, eres dos años mayor que yo.
    ¾ Ni hablar de eso y bien sabes que es solo un año.
    ¾ Prácticamente dos – Sabia que estaba bromeando, pero como me molestaba que sacara el tema de las edades.
    ¾ No, es un año, era vampiro tres días antes de mi cumpleaños diecinueve, no llegué a esa edad. ¡Está claro!
    ¾ No dejas de ser mayor que yo – Insistió con jiribilla.
    ¾ En teoría, anciano de mas de un siglo – Ataque con humor.
    ¾ Somos una pareja algo repulsiva.
    ¾ Demasiado diría yo, pero aunque seas un anciano me encantas – Le dije lo que muy bien sabía.
    Con una más grande sonrisa en los labios salimos de la casa, volamos prácticamente a la casa de mis suegros. La puerta trasera estaba abierta, era obvio que nos esperaban.
    En la sala estaba toda la familia acomodados muy ajusto en los sillones de piel blanca.
    ¾ Se tardaron, te queda menos de un minuto, Bella – Alice se parándose de su asiento me regañó – Espero que su tardanza sea porque prepararon una buena escusa para tranquilizar a Charlie.
    Una carcajada hizo eco en la casa.
    ¾ Por favor, Alice – Era Emmet el dueño de esa risa – Hicieron de todo, menos pensar una escusa.
    ¾ ¡Emmet! – Si tuviera sangre en mi cuerpo seguro estaría muy roja – Mi vida intima es algo que no te importa.
    ¾ Oh, hermanita, lo será en el momento que te gane a las vencidas.
    ¾ Ya déjala en paz… por lo menos ahora – Rosalie me defendió “por ahora” tomando de la mano de su pareja.
    La intervención de Ross al parecer fue la señal para que todos tomaran sus puestos.
    Carlisle y Esme en la cocina, al parecer su papel será ser unos buenos anfitriones preparando algo para la visita inesperada.
    Jaspes y Alice estaban en el otro cuarto de juegos, oí como Alice saca las piezas del ajedrez.
    Emmet y Rosaline en la sala de televisión, viendo un partido de americano.
    Edward cerca de la puerta y yo dando vueltas por la sala.
    Oí los neumáticos, se detenían frente en la casa.
    Los puertas cerrarse con un empujón, un empujón mas tosco que el otro me hizo prepararme.
    ¾ ¿De que te ríes? – Esa risa de mi marido me hizo tensarme más.
    ¾ Las preocupaciones de Charlie pueden ser tan divertidas.
    ¾ ¿De que hablas?
    ¾ Ya lo veras.
    ¾ Detesto cuando dices eso – En ese instante, como mi acostumbrada venganza a que me tenga ignorante de lo que pasaba, puse mi escudo en mi cerebro.
    ¾ Y yo detesto cuando haces eso – Reconoció molesto.
    ¾ Lo se – Levante una ceja divertidamente retadora.
    El timbre sonó dos veces seguidas, seguidas de tres golpes en la puerta. ¡Genial! Charlie si estaba molesto.
    Dejando pasar unos segundos, mi marido abrió la puerta ofreciendo una cálida sonrisa.
    ¾ ¡Charlie, Sue, que sorpresa! – Abrió la puerta mas para dejarlos pasar – Íbamos a su casa para darles nosotros la sorpresa, pero vemos que fue a revés.
    En ese momento mi padre pasado la vista seria de mi esposo a mí.
    Esas palabras de Edward me sorprendieron y Charlie lo notó.
    ¾ Claro, seguro que eso iban hacer – Me percate de su sarcasmo, me ruborice.
    ¾ Si, de hecho íbamos para allá – Insistí lo mas segura que pude.
    ¾ Pues les ahorramos el viaje – El comandante Swan sin más saludos, que no hubo ninguno pasó hasta la sala.
    Sue fue la única amable que si pareció estar felices por nuestro regreso.
    ¾ Que gusto es volverlos a ver y mas porque supongo que se quedaran un tiempo en Forks, ¿o me equivoco? – Dijo la esposa de mi padre al saludar primero a Edward de beso en la mejilla y luego a mi seguido de un caluroso abrazo – Espero que no.
    ¾ No, Sue, no te equivocas. Esperamos quedarnos un tiempo – Le constaste al terminar el abrazo de bienvenida.
    ¾ ¿Me podrían contestar ahora algo? – Charlie seguía con un pésimo humor.
    ¾ A mi también me da mucho gusto verte, papá – Mi sonrisa era genuina, me le acerque para darle un beso y abrazarlo – Te he extrañado muchísimo.
    ¾ Ocho años, ocho años que no te veo y ahora entiendo el porque.
    ¾ Trabajo, estudios – La defensa era el mejor ataque, eso llevaba tiempo que lo aprendí.
    ¾ ¡Ay, por favor! – Exclamó Charlie impaciente – Ya mejor cállate, no mientas – Sacó de su chaqueta de piel negra un sobre blanco – Me quieres explicar esto.
    Sin entender el contenido del sobre lo tomé, y antes de abrirlo vi la expresión de mi marido, todo risueño y la Sue algo angustiada.
    ¾ Claro, pero por favor tomen asiento – Los invite señalando los sillones.
    ¾ ¿Gustan algo de tomar? – Se ofreció Edward.
    ¾ Yo nada – Contestó secamente Charlie sin quitarme la mirada chocolate de mis ojos.
    ¾ Si eres tan amable, Edward, yo un vaso de agua, pero te acompaño – Se paró la esposa de mi padre y salió rápidamente de la sala al igual que mi marido.
    ¾ ¿De que se trata esto? – Le pregunte a Charlie y saque el contenido del sobre.
    ¾ Eso mismo quiero saber.
    Las vi, mí el contenido y sonreír, que linda se veía, hace tan poco era de esa edad…
    ¾ Hermosa, ¿no te parece? – Me distrajo el comandante de mis pensamientos – Ness sin duda es una hermosa niña.
    ¾ Lo se – No pude guardar el orgullo que sentía por ella – Pero porque me las enseñas, son las fotos que yo te he estado enviando.
    ¾ Si, esas fotos fueron enviadas hace unas semanas. ¿Y que vemos ahí? – Saca se cartera de la parte trasera de su pantalón y la abre, dejándome ver pequeña foto de mi hija – Una hermosa niña de diez años. ¿Y que me encontré hace rato? Una hermosa joven que parece tener diez años más de los que debía aparentar.
    ¾ ¡Ah! – Maldición, donde estaba Edward cuando necesitaba de su gran imaginación para salirse de los problemas – Eso, entonces Ness fue a tu casa.
    ¾ Hizo algo que debían hacer todos ustedes. ¿Qué no me pensabas visitar? ¿Cuando iba a saber que ustedes estaban aquí? ¿O ya ni eso puedo saber?
    ¾ Papá, no es eso – Soplé – Por favor toma asiento – A regañadientes Charlie acepto por fin mi invitación, me senté enfrente de él, separándonos una mesa central impecable de vidrio – Es que necesitaba tiempo para ti. Para ayudarte asimilar que Ness no es la niña que…
    ¾ Me hicieron creer… ya veo.
    ¾ Si, y de verdad lo lamento. Creímos que era lo mejor. No era nuestra intensión mentirte o que no supieras de ella. Lo que pasa que son cosas que no quieres saber y es mejor así, que no sepas.
    Charlie me vio un rato, callado, su rostro no expresaba nada. Eso no me gustaba nada.
    Tomó las fotos que tenia en la mano y las volvió a guardar en el sobre.
    ¾ Sabes que no soy ningún idiota…
    ¾ Nunca he pensado que…
    ¾ Y entonces sabes que me doy cuenta de las cosas – Entrecerró sus ojos – Bueno, cualquiera, hasta un idiota se daría cuenta que esta familia esta muy infinitamente lejos de acercarse a lo normal. Me di cuenta cuando te vi por primera vez al regreso de tu luna de miel. Eras físicamente otra, no se que te hicieron aquí, pero se que eres feliz y eso me basta para no querer saber mas. Confié siempre en tu juicio y se que por algo has hecho las cosas. Siempre tu madurez me sorprendió y estando seguro que tú sigues siendo mi hija y no han hecho experimentos contigo…
    La risa salió de mi pecho.
    ¾ No, padre, sigo siendo tu Bella, solo con algunos cambios. Mejorada.
    ¾ Ya eras mejorada…
    ¾ Te lo agradezco. Yo también te quiero mucho – Me levante para sentarme a un lado de él. Le tomé sus cálidas manos y Charlie a mi contacto helado respondió con un saltito, pero no me retiró la mano, al contrario, puso su otra mano sobre la mía. Me la estrechó.
    ¾ Mi pequeña – Me acaricio la mejilla – Aunque tus ojos, por una razón que no quiero saber, son distintos, de un dorado lindo, tu piel sea más… fresca y tu voz sea un poco… diferente. Me puede quedar callado y fingir bien que no me doy cuenta, que todo sigue tan normal como siempre – Emboce una sonrisa. Me daba ternura como Charlie quería buscar las adecuadas palabras para no herir mis sentimientos o que no me parezca – Pero en cosas tan importantes que me tengas ajeno, eso si no me parece.
    ¾ ¿A que te refieres?
    ¾ A Ness – Parecía que lo que me quería decir le contaba mucho, porque tomó aire y enderezó sus anchos hombros – Ness… Reneesme a los cuantos años va a llevar a edad anciana.
    Lo miré y en ese segundo comprendí todo. Ahora entendía porque a Edward la llegada de Charlie le era tan graciosa.
    ¾ Oh, papá, esa cara es de preocupado. Yo pensé que estabas molesto.
    ¾ No descartes esa idea. Pero el crecimiento tan acelerado de Ness me preocupa demasiado.
    ¾ Te entiendo y gracias por preocuparte por mi hija…
    ¾ ¡Por supuesto que me preocuparé, son mi familia!
    ¾ Pero no hay nada que preocuparte, en unos años mas Ness terminará de desarrollarse y aparentara una joven de un poco más de veinte años por... mucho tiempo – Siempre, peor eso tampoco debía saber Charlie.
    ¾ Ya los aparenta muy bien – Comentó asombrado.
    ¾ La ventaja es que puede aparentar la edad de diecisiete a veinte años sin problema, hace muy bien el papel cuando quiere. O menos edad, si se calla.
    ¾ ¿Si se calla?
    ¾ El físico puede engañar a los demás, pero suele Ness a ponerse a filosofar con adultos que hace ver una edad mucho más avanzada de lo que debería tener. Sus actitudes y su forma de ser la pueden descubrir. Pero es inteligente y sabe como comportarse con la gente.
    ¾ La inteligencia de mi nieta no la dudo. Pero siguen siendo una niña y las novedades no son muy buena para ella.
    ¾ Yo también creo que el carro que le regalaron sus tíos es muy ostentoso. Supongo que Ness terminaría cambiando. Ella más que yo quiere ser discreta.
    ¾ Su inteligencia y su belleza la harán ser inadvertida para su pesar y lo digo exactamente por las personas…
    ¾ Jacob.
    ¾ Si, él – Charlie se sobresalto furioso – ¡Lo saben y no harán nada!
    ¾ Créeme. Edward no esta de acuerdo con esto. Pero son cosas que ya no nos podemos meter. Ness ya es lo suficientemente madura como saber que hacer y lo que le conviene. Lo único que espero que nadie salga lastimado por la decisión que ella pueda llegar a tomar.
    ¾ Pues al parecer ya lo tomó y ese nombre es Jacob Black.
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  8.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    4518
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)


    Segunda parte !!!!

    Espero les guste mucho !



    Mas que un interes

    El aroma de mi lobo hizo que me adentrará a la reserva.
    Estaba segura que no me había perdido porque esa esencia cada vez era más fuerte, pero lo que hizo estar completamente segura es que un árbol tenía en una rama inferior un listón largo blanco amarrado. Dejándolo caer a unos centímetros de tocar el pasto.
    Estacioné el carro y apague el motor. El camino tan estrecho de los arboles no permitían el acceso de mi regalo. Al parecer el resto del camino lo tenía que hacer caminando.
    Y que bueno, así podría disfrutar del clima tan agradable que recordaba tan bien de mi pueblo natal.
    Eran un poco mas de las seis de la tarde, no iba a tardar mucho el sol en esconderse para dar entrada a una agradable noche. Que en la Push iba a ser muy complaciente.
    Al apretar el botón de mi control remoto de carro y sonar el pitido, estuve segura que estaba bien cerrado. Sabia que aquí no iba a tener peligro mi carro, pero la costumbre de haber vivido toda mi vida en grandes ciudades en donde si las cosas desaparecían enfrente de su cara en un segundo, hace que te hagas precavido por siempre.
    Las llegar a ese árbol, tomé el listón dando por hecho que era parte del plan de Jake para saber donde estaba. Al caminar unos arboles mas, vi otro listón, así me fui siguiendo el camino de listones blancos. Pasaron como quince minutos de camino. Y de esa manera logré coleccionar doce listones.
    Mi camino finalizo en la playa, una majestuosa playa que sus olas armonizaban de una forma paradisiaca la entrada de la noche.
    No tuve que pensar nada ahora donde seria mi destino.
    Solo fue cuestión de voltear a la izquierda y una grande luz rojiza que provenía de una fogata me hizo el llamado.
    Al llegar a ese agradable calor que expandía el fuego me quede contemplando el rompimiento de las olas.
    La madera quemándose era un excelente matiz.
    Me siento en el troco que daba hacia la playa. Así estaré más a gusto.
    Los minutos pasaron y yo ya estaba formando mi paraíso cuando un calor sentí muy cerca de mí, a mi lado izquierdo.
    Gire mi rostro y Jake me regalaba una bellísima sonrisa.
    Su atención fue directa al mar y yo hice lo mismo.
    Ese silencio con esos acompañamientos naturales era maravilloso. Así nos quedamos callados, solo escuchando.
    ¾ Pensé que no vendrías – Dijo en una suave melodía de voz Jake, sin romper la armonía tan perfecta que habíamos creado.
    ¾ Perdón si te hice esperar mucho – Lo volteé a ver – Me quedé a comer con mi abuelo y Sue.
    Jacob bajó la mirada, olvidando la bella naturaleza que el mundo nos presumía enfrente.
    ¾ ¿Qué te dijo Charlie después de mi partida?
    ¾ Lo que todos podemos suponer: Que soy la novedad.
    ¾ ¿Eso crees? ¡Diez años en la espera y crees que todo esto es una simple novedad!
    Apreté los labios con fuerza. No tenía idea que decir. Y dije lo primero que me pasó por la cabeza:
    ¾ Solo quisiera entender lo que está pasando. Es lo único que quiero.
    ¾ Sabes lo que me pasa a mi – Sus ojos se clavaron con los míos -- ¿Y me gustaría saber lo que te pasa a ti?
    ¾ Hay muchas cosas, dudas, respuestas que queremos saber, pero creo que todo eso vendrá a su tiempo.
    ¾ Es verdad – Sonrió – Podemos empezar en platicarnos que fue de nosotros en este tiempo.
    ¾ Empieza – Lo incité regresándole la sonrisa.
    ¾ Muy bien – Se aclaró la garganta – En estos casi diez años que no estuviste, mi vida no fue emocionante. La acción y los problemas los traen los Cullen, sobre todo Bella, tiene un imán a los problemas que hasta parece que ella los busca.
    ¾ Algo así he oído – Reí, esa fama de mi madre eran muy conocida. Toda la familia no se cansaba de hacerle bromas y recordarle eso.
    ¾ Bella es un estuche de sorpresas, una versión humana… bueno, existente de la caja de Pandora. Haber cuando se abre para caernos la plaga – Ambos nos reímos por la exageración, que las historias que he oído no era Jake tan exagerado – Eso le pondrá acción a la Push. Veremos que habrá para el futuro. Pero mi pasado es simple: Cuidar la reserva, de su gente, terminar mis estudios y trabajar.
    ¾ ¡Si que estuviste ocupado! ¿Qué estudiaste?
    ¾ Bioquímica, pero relacionado más con la herbolaria. En la naturaleza podemos encontrar la cura de tantas enfermedades… La naturaleza es una farmacia que muchas veces no valoramos. Hay hongos que… Perdón, es algo que no te debe de interesar mucho. Tu creciste en ciudad, tus intereses van a ser muy diferentes a las que puedes encontrar en un pueblo como este – Se tensó.
    ¾ Lo que eran mis intereses – Tomé de su mano que tenia cerrada con algo de fuerza y la acaricié – ya no lo son, terminó un ciclo de mi vida y quiero saber cual será el otro. Y ver lo mucho que te apasiona estar aquí, enseñarme lo que estudiaste, me gusta y se esta haciendo uno de mis principales intereses.
    ¾ ¿Sabes? – Sus dos manos cubrieron la mía – Esas cosas me apasionan, me gustan, pero tú siempre, desde que tus ojos me vieron, te hiciste mi principal interés.
    ¾ ¿Y sabes? Me gusta en verdad que sea tu principal interés – No pude evitar hacer que mis mejillas agarraran un color rosado.
    ¾ Que hermoso color – Sus palabras halagadoras fueron acompañadas con una suave caricia a mi mejilla con una de sus manos.
    ¾ Es la primera vez que digo unas palabras así – Confesé y Jake embozo una sonrisa traviesa. Una sonrisa torcida que supe en ese momento que me iba a fascinar siempre.
    ¾ Esas fueron las mejores palabras que me pudiste decir -- ¿Era Jacob consiente de lo atractivo que era con esos gestos y mas al guiñarme el ojo de esa manera? – Pero primero cuéntame, ¿Qué fue de ti este tiempo?
    ¾ De mi – Suspire – No muy diferente a ti. Estar con mis padres, dedicarme a mis estudios.
    ¾ ¿Pronto pretendes estudiar una carrera?
    Me reí.
    ¾ Ya lo hice.
    ¾ ¿En verdad?
    ¾ Si – Afirme con orgullo – Soy desde hace unos días oficialmente una egresada de la carrera de Psicología.
    ¾ ¡Wow! Muchas felicidades, Nessy – Me jaló de los hombros para acercarme a un mas a él – No puedo creer que mi niña ya sea toda una joven preparada.
    ¾ Muchas gracias.
    ¾ ¿Y ahora que harás? El Forks no se puede hacer mucho.
    ¾ Pienso matricularme en la misma escuela de mis padres y ahí estudiar los tres años mientras que decido que quiero estudiar esta vez.
    ¾ En la escuela de los cara pálidas… No ha tenido muchos cambios. A lo mejor no te gusta la vida, las amistades de un pueblo.
    ¾ Yo no acostumbro salir mucho. Mi padre me cuida mucho. Es muy desconfiado a los hombres que se me acercan.
    ¾ De algo me ha servido el chupasangre. Sin duda ha sido tan buen padre como lo ha sido de esposo. ¿Entonces no tuviste muchas amistades?
    ¾ Las tuve, era muy popular en cada colegio que estuve. No era mi intensión llamar la atención, ni ser el centro de atención. Pero llegar a lugares nuevos con unos primos que alborotan a los adultos como jóvenes, es muy difícil ser ignorada por los demás.
    ¾ Estoy seguro que tú tuviste tus propias atenciones, muchas atenciones.
    ¾ Es cierto, las tuve. Pero todos fueron grandes amigos…
    ¾ Después que te rogaron y tu los seguías diciendo que “no”.
    ¾ Algo así fue – Reconocí algo penosa.
    ¾ Me imagino lo hermosa que te veías estudiando – Tomó aire – Me hubiera encantado estar ahí, a tu lado.
    ¾ Hubiera sido lindo tenerte ahí.
    ¾ Pero ese chupasangre…
    ¾ Jake, hablas de mi padre –Le recordé con suavidad – Él solo ha pensado lo mejor para mi.
    ¾ Tratare pensarlo de esa manera – Frunció el ceño, se vea tan tierno…
    ¾ Pero tú si tuviste un amor, que como dio entender mi abuelo, la quisiste… quieres mucho – No me gustó imaginarme que ese amor aun este en el presente.
    ¾ ¿Qué te dijo Charlie? – Con la mandíbula tensa, Jacob soltó.
    ¾ Nada. Pero me gustaría saber sobre ese amor.
    ¾ Es algo que ya pasó.
    ¾ ¿En verdad ya pasó?
    ¾ Desde hace muchos años. Antes que tú nacieras.
    ¾ Entonces no interfiero en nada – Bromee pero por dentro estaba que brincaba de felicidad -- ¿entonces porque mi abuelo da por hecho que todavía sientes algo por esa persona?
    ¾ Charlie al parecer malinterpretó las veces que pregunté por ella.
    ¾ Supongo que así fue – No era de mi incumbencia saber mas. Además, por la mirada que Jacob me regalaba sabia que era verdad, que ese gran amor que puedo tener por ella, ya había desaparecido, pues en sus ojos solo había espacio para alguien más y sentí que esa “alguien” era “yo”.
    ¾ ¿Tienes hambre?
    Esa pregunta me hizo darme cuenta que si tenia y mucho.
    ¾ Si, la verdad es que si. Con mis abuelos no pude comer mucho. No los quise espantar.
    ¾ ¿Comes mucho? – Adivinó divertido.
    ¾ La verdad es que si -- ¡Que pena!
    ¾ ¡Que bien! Así me haces mejor compañía – Se levantó del tronco y del otro lado de la fogata saco una hielera, que por que puede ver estaba muy bien surtida.
    ¾ ¿Vendrán más?
    ¾ ¡Eh! – Jake seguía sacando cosas y poniéndolas sobre un pequeño mantel de cuadros vendes claros y blancos – No, no, ¿porque lo preguntas?
    ¾ Por toda la comida que traes.
    ¾ Es que yo también como mucho.
    ¾ No creo que mas que yo.
    ¾ Créeme que si.
    ¾ Ahorita lo veremos.
    Me acomodé en una esquina del mantel y estaba viendo lo que íbamos a cenar: Hot Dogs.
    Abrí la mayonesa, mostaza, cátsup, y otras cositas más que sin duda harían de nuestra cena muy rica.
    Mientras yo preparaba los panes, Jake doraba las salchichas. Parecía todo un experto, porque las doró muy bien, por completo y no estaban ni pisca quemadas.
    Cenamos como lo esperaba, muy rico. Y platicamos de cosas superfluas pero muy agradables. La noche ya estaba por completo y la fogata daba vida a la noche.
    Haciendo que la pasara todavía mejor que podía estar con mi lobo a un lado mío.
    Quise hacerle competencia a Jake de haber quien comía mas, pero yo con siete hot dogs había quedado por completo cuando él, muy quitado de la pena y sin esforzarse como yo como doce. Y sin contar las ocho latas de refresco.
    ¾ ¿No quieres otro refresco? – Me ofreció muy amable pero con una actitud muy satisfecha. Parecía gatito estirándose después de haber comido como él, muchísimo.
    ¾ No, gracias, tres latas para mi están bien.
    ¾ Yo pensé que de verdad comías.
    ¾ Lo hago. Pero tu pareces maquina tragacomida.
    ¾ Te espantara Paul cuando lo veas comer.
    ¾ ¿Paul? ¿De la manada?
    ¾ Si y desafortunadamente hace ya varios años que es mi cuñado oficialmente.
    ¾ ¿¡Se casó con una de tus hermanas!?
    ¾ Con Rachel.
    ¾ Y ya eres tío – Me aventure a imaginar.
    ¾ Desde hace nueve años lo soy. Mi hermana mayor: Rebeca. Nos dio la sorpresa. Ella desde que se casó vive con su marido en Hawái. Ella tiene dos hijos: Su hija Mary y el pequeño Billy.
    ¾ ¿Tu madre se llama Mary?
    ¾ Si, mi hermana se monopolizó los nombres de mis padres. Y Rachel y Paul no tardan en ser papás por segunda vez. El pequeño Dany es que ha hecho pagar sus jóvenes pecados a Paul, es muy travieso. No tengo ni idea como le van a ser con ese engendro del mal y el otro que viene en camino.
    ¾ ¿Entonces ya saben que será un niño?
    ¾ Oh, si y ruego el momento que ese par desquicien a Paul – Su malicia si que era mucha. Daba mucha risa, se veía cómico.
    ¾ Deberías tener más consideración, por lo menos por tu hermana.
    ¾ Eso es lo mejor. Rachel si lo puede controlar, pero cuando Paul y Danny están solos. Explota Troya.
    ¾ Eres algo exagerado.
    ¾ ¿Qué no me crees?
    ¾ La verdad es que no – Negué con la cabeza, muerta de risa.
    ¾ Ya lo veras – Dijo estirando sus piernas y subiéndolas al tronco mas cercano.
    Ambos riéndonos seguimos viendo el movimiento de olas que era ahora mas bruscas que en la tarde. Pero era agradable a los oídos. Los minutos pasaron y cada vez me sentía parte de esa naturaleza.
    ¾ Nessy – De un hábil salto, Jake se puso de pie.
    ¾ ¿Ya nos vamos? – Empecé a recoger los platos y las latas de refresco.
    ¾ No, bueno, si tú quieres. Lo que pasa es que antes te quiero dar algo.
    ¾ ¿Ah, si? ¿Qué? – Me levante sacudiéndome el pantalón de mezclilla la poca apena que se me pegó.
    Detrás de un tronco saco una pequeña caja blanca que tenia como adorno un aplastado listón rosa.
    ¾ Ábrelo.
    ¾ ¿Qué es todo esto, Jake? – Le pregunte al tomar la caja – Los listones blancos…
    ¾ Tienen su significado, es cierto.
    ¾ ¿Cuáles?
    ¾ Ábrelo y te lo explicare.
    Eso hice. Lo abrí y debajo de muchas pequeñas tiras de papel rosa claro estaba una pulsera muy conocida para mí. Era una versión de quileute, intricadamente trenzado.
    ¾ Es una versión de nosotros, los quileute de… de…— se aclaro la garganta varias veces. Pude oír como su corazón se aceleraba, pero no le puse mucha atención pues el mío brincaba mas alocadamente – de un anillo de… de compromiso.
    Sabía que significado tenía esa elaborada pulsera de fino cuero. Pero no estaba preparada para que ese objeto simbólico fue entregado de nuevo por esa persona que le aceleraba el corazón tan solo verlo.
    ¾ ¿Compromiso? – Solté en un suspiro -- ¿Pero compromiso a qué?
    ¾ A ti. A mí. A nosotros… Una relación. Tú y yo, ya sabes… Una pareja.
    ¾ ¿Me estas pidiendo que seamos novios? – El corazón con una palabra mas se ve iba a escapar de cuerpo.
    ¾ Si. Es lo que trato inútilmente de decirte – Sus cejas se unieron, se le veía frustrado y eso me encantaba. No ser la única insegura de nosotros dos.
    ¾ No acepto el regalo, Jacob – Dije algo brusca, pero era mas por todas las mil emociones que sentía.
    ¾ ¿Cómo? No, no me lo des – Vi dolor en sus ojos, pero su voz era grave.
    ¾ Pero…
    ¾ Por lo menos piénsalo un poco mas, no des una respuesta en definitiva. No me des respuesta. Tomate tu tiempo. Pero piénsalo – Repitió tenso – No te precipites, por favor – Rogó.
    ¾ Jake, no puedo aceptarlo.
    ¾ ¿¡Pero porque!? – Gritó – Ni si quiera te tomas la maldita molestia en pesarlo un minuto.
    ¾ ¡Jacob Black, escucha! – También levante la voz, pero no estaba nada enojada – Ten la caja, no la quiero. No la necesito.
    Jake sin verme a los ojos me rebató la caja.
    ¾ ¿Jacob, que significa los doce listones?
    ¾ Los meses de cada año que no te vi. Los doce años que te estuve esperando. Deseando todo ese tiempo ser una persona amada.
    ¾ Jake, yo…
    ¾ No, está bien, Reneesme, debo entender y respetar tu decisión.
    ¾ Me parece muy bien – Di un paso para atrás – No quiero la pulsera por esto…
    Metí mi mano dentro de mi blusa y buscando en mi cuello encontré lo que buscaba.
    ¾ ¿Qué haces?
    ¾ Hace diez años tomé una decisión, que por ser una bebé, nadie respeto, ni hicieron caso lo que mi corazón ya desde antes decía. Lo decidí desde que estaba en vientre de mi madre.
    ¾ ¿De que hablas?
    ¾ Desde antes de verte tu ya eras mi Jacob, mi lobo – Por fin logré desabrocharme mi collar – El compromiso de mi parte esta en el momento que me lo pusiste, Jake.
    Le entregue una pequeña pulsera que él conocía tan bien como yo.
    ¾ Es la que te di cuando eras una bebé – Dijo lleno de asombro y felicidad.
    ¾ Desde entonces tuve mi decisión, Jake.
    Sin perder un segundo más mi lobo tomó de mis labios con los suyos. Y en ese momento más que nunca sabia que eso, que esto era lo que quería: A Jacob, el amor de él.
    Porque el mío desde siempre lo tuvo. Pero ahora como joven sabia significo ese sentimiento que el paso de los años intensifico al sentirme tan sola del alma.
    ¾ Te quiero – Le susurre.
    ¾ No tanto como yo.
    Esas palabras superaron mil emociones que ya sentía.
    ¡Me quería!
    Eso había seguro de ello. Lo podía ver en sus ojos, en la manera de entregarme su beso.
    ¾ Te he esperado tanto.
    ¾ Perdón por la espera – Lo abrace con fuerza.
    ¾ Se que valió la pena – Me dijo llenándome la frente de cálidos besos.
    ¾ Estoy segura que si.
    ¾ ¿Entonces aceptas ser novia de un lobo?
    ¾ ¿Tú aceptas ser de una semi-vampira?
    ¾ Yo quiero a Nessy. Mi Nessy – Me cargó y me dio vueltas cayendo ambos en la suave arena – Mejor regalo de cumpleaños no podía tener.
    ¾ ¿Es tu cumpleaños?
    ¾ Si – Dijo sacudiendo como un cachorro toda la arena que tenia en el pelo.
    Sin duda ese 12 de Agosto ninguno de los dos lo íbamos a olvidar.
    Había llegado por fin con el ser que siempre mi alma había reclamado.
    Para siempre.
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  9.  
    Atenea

    Atenea Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Agosto 2010
    Mensajes:
    51
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    Hellow Hellow !!!

    Hola a todas, en especial a la escritora.

    Uuuuuaaaaaauuuuu !

    Llegaste con todo Moly.

    Que bueno historia... bueno mas que genial.

    Valio la pena la espera (por cierto, que bueno que saliste de tu casi bronquitis)

    No tengo palabras para expresar lo wooooow del finc.

    Como Jake es apasionado a su manera, como Ness corresponde como lo haria toda una hija de Edward y Bella.

    Me encanta que respetas la psicologia, el CARACTER de los personajes que Meyer creó.

    Eso como Fan #1 que soy de la Saga, se agradece y por eso te aplaudo.

    FELICITACIONES por la manera que expresas los sentimientos, haciendo que UNA MISMA SE SIENTA EN EL PAPEL. Sabes transmitir las emociones que provocas que no solo leamos la historia, sino que seamos parte de ELLA.

    Y las felicitaciones son de las mas sinceras, porque pues no eres escritora profecional, eres nueva en esto y sin embargo se ve CALIDAD Y PASION en lo que haces y nosotras, tus fieles fans, te lo agradece y sigue asi

    Me dejaste muy emocionada con este gran amor lobo vampiresco y por FAVOR, no tardes para seguir leyendo.

    Cuidate !!!

    BRAVO !!
     
  10.  
    Dr Ruth

    Dr Ruth Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Octubre 2009
    Mensajes:
    77
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    Ya sabes ! Genial !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Estuvo estos capitulos geniales. Me emocionaron muchisimo :) :) :)

    Me encanta porque el finc hace que la historia que tanto queremos tenga continuacion y no dejarnos en... QUE PASARIA SI... !!!

    Aqui podemos saber que pudo haber pasado y esto cada vez se pone mejor.

    Me da mucho gusto que Charlie por fin no esuviera solo y una mujer tan buena como Sue este a su lado. Se me hace la pareja perfecta.

    Paul y Rachel... Ni me acordaba que ellos en AMANECER habian empezado una relacion. Y que bien es saber que les va tambien con su hijo. Aunque a Paul no se le de mucho eso de los hijos, jijijiji, Como dice Jake, de una manera Paul tenia que pagar todas sus cosas con ese caracter tan explosivo que tiene. jijiji, Supongo que le hijo le salio igual.

    Tambien que saber de Rebeca, la hermana mayor de Jake me encantanto. Porque en Amanecer se menciona que se casó y vivia en Hawaii y ahora ya sabemos como le va con su marido y sus dos hijos. Mary y Billy.

    Me encantara saber que fue de los demas de la manada, pero eso se sabra con el tiempo ..... super !!!!

    Sobre todo de Sam y Emily, que obvio ya casados y a lo mejor tambien varios hijos. Leah... Que seria de ella? Espero saber pronto eso.

    Que hermoso es ese amor tan apasionado de Edward y Bella. que bn !!!

    Jacob y Nessy... wooooow, va a ser esa relacion tan maravillosa como lo es el de Edward y Bella... Uy ... pero siempre tienen sus grandes problemas. Pregunteles a la pareja estelas de Crepusculo. Se las vieron muy muy negras, jijijiji. Pero bien que valio la pena....

    Como les ira a nuestra nueva pareja estelar ??????

    QUE EMOCION !!

    FELICIDADES ESCRITORA. TQM :)
     
  11.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    145
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    Mil gracias amigas !!!

    Woooow, yo soy la que ahora dice eso, pues sus palabras de apoyo y lo contentas que estan con la historia me deja super feliz... porque de eso se trata, de que ambas lo disfrutemos: Usted como lectoras y yo como escritoras. Y veo que asi ha sido...

    Confieso que con todo ese apoyo hace que me estrese un poco y presione, pues estan esperando algo de mi que espero no fallarles...

    gracias por siempre estar aqui... eso siempre les voy agradecer.

    Y por fis... SIGAN PONIENDO SUS OPINIONES y mas si son tan lindos como estas.

    Kiss

    PD. en unos dias subo continuacion.

    ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Re: Esta bien..lo lograste..^_^


    Como te dije en tu perfil, que LINDA de vdd por tus lindas palabras. Con Fans como tu como fa ganas de seguir escribiendo, ese tipo de entusismo es el que necesito y adoro tanto para seguir muy animada e inspirada.

    Y ni creas. Las otras fans que ya tambien escribieron woooow, sus palabras, su apoyo, el entusiasmo que siguen y se apasionan la historia a agradezco y me encanta. Y claro, como fans como ustedes vale la pena seguir en esto, y no las menosprecio. Para nada !!

    Que bueno que ya te registraste y estas ya con nosotras, asi estaremos en continua comunicacion.

    Espero que las demas fans tambien empicen escribir, las que faltan y las personas que como tu leian en las SOMBRAS, osea sin registrarse. Espero que las que falten lo hagan porque asi como puedan leer los demas fincs y comentar, tambien podemos hacer grandes amistades... Creanme, he hecho grandes amigos gracias a Cemzoo, amistades que valen mucho !!

    Besos y faltan 5 comentarios +...

    Me senti en programa de TEleton ( es un programa en mexico que cada año en diciembre esta para juntar millonadas de dinero $ para hacer otro hospital para niños que sufren de alguna dicapacidad y asi la gente de escasos recursos no pagara nada )

    DOs besos a todas
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Re: * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    Amigas !!


    Subo en unos minutos la primera parte del capitulo. Mañana subire la continuacion.

    Kiss
     
  14.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    3586
    * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

    Primer dia de clases...


    No se lo que soy.
    ¿Soy humana?
    ¿Soy vampiro?
    ¿Soy las dos cosas?
    Son preguntas que tal vez nunca tendrán respuesta, porque no existirá un prestigioso científico que decida sacarme de esa incógnita.
    Eso sería imposible, porque no habrá científico, un Einstein, que sepa de mi existencia. Ni la mía, ni la de mi familia.
    A lo mejor viviré miles de años.
    Eso aun nadie lo sabe a ciencia cierta.
    Pero si sabía algo muy bien y claro: Era Nessy… Su Nessy para mi lobo.
    Y eso era lo que más importaba. Porque era lo que me hacía sentirme viva.
    Sentirse importante y única para alguien, era lo mejor que podía uno vivir. Pero ser importante y única con el ser que mas amas y con el tiempo estabas segura que sería el único que amarías. ¡Eso era una verdadera bendición!
    Muchas personas pasaban por esta vida buscando, luchando en la búsqueda de un verdadero amor. Mucha gente se conformaba en encontrar un verdadero amor. Pero, ¿Qué pasaba cuando en lugar de encontrar el verdadero amor, encontrabas a “tu verdadero amor? Una simple palabra cambiaba la fuerza e intensidad que el amor puede realmente llegar a hacer.
    Y aquí yo estaba, con “mi” verdadero amor. Lo era, de eso está segura. Porque todos los días, a cada momento el corazón me lo decía.
    No sabía si tenía alma, era una duda que había tenido desde muy pequeña. Pues mi padre aseguraba que él no tenía alma. Si él no tiene, pues yo tampoco. Eso era lo más lógico. Pero desde niña como ahora, no veo caso tenerla o no, porque sin ella son feliz, muchísimo más de todas esas personas mortales que pueden tenerla, presumir que cuentan con un alma, pero… ¿De qué les sirve tenerla, si sus vidas no pueden ser tan dichosas y plenas como la mía?
    Por eso no me mortificaba como un día lo hizo mi padre al conocer a mi madre. Pues sea muy necesario o no, yo era feliz y el alma de mi Jake es tan radiante y pura que es tan maravillosa que alcanzaba para los dos y hasta para seguir compartiendo.
    Eso me hacia aun ma feliz: No era la única que radiaba felicidad a todas partes. También Jacob.
    ¡Él era tan feliz como yo!
    Ver a Jake todos sabíamos que era muy feliz. No era necesario que me lo dijera. Pero era maravilloso que lo dijera en cada momento que veía una oportunidad y mi Jake siempre ve la oportunidad para decirme lo mucho que me ama y lo feliz que ahora es gracias a mi, a que está a mi lado.
    Que me dijera esas palabras me derretían el corazón, pero si eso aumentábamos también que sus besos, sus caricias tan cálidas eran acompañaras con esas majestuosas palabras, me derretía completamente, literal.
    Uno no sabe que es infeliz al no conocer la felicidad, y es lo mismo al revés: No podemos saber que somos feliz al no probar lo amargo. Es cierto que yo nunca lo he probado, he sido una hija tan protegida y amada que no he tenido la desgracia de saber que es sufrir. Pero si con Jake pude comprar mi vida de antes y lo que es ahora. ¡Y que vacía lo era antes!
    Tenía el amor de todos. Todos me querían. Familia, amigos, pero ese amor no llena a una joven que se estaba convirtiendo en mujer. Por eso supe que estaba, no en lo amargo, pero si en lo insípido, porque no tenía sabor mi vida.
    Con Jake ahora era tan, pero tan diferente que no podía comprender que estaba haciendo yo diez años atrás sin él.
    ¡Todo era perfecto!
    Pero la perfección no existía y eso me asustaba.
    ¿Hasta cuándo iba a seguir viviendo esto tan bellamente utópico?
    Es que era un sueño.
    Pero lo iba aprovechar todo antes de despertarme.
    Me termine de peinar, colocando un delgado listón blanco en mi pelo. Tomando la mitad de él, haciéndome una sencilla media cola de caballo.
    ¾ Ness, faltan veinte minutos para las ocho – Anuncio mi madre al pararse junto al marco de la puerta de mi baño. Pude ver su elegante porte gracias al espejo – Apúrate o se te hará tarde.
    ¾ Ya estoy lista – Dejé el cepillo en mi pequeño tocador de delgado mármol— ¡Ya me voy!
    ¾ ¿Te vas? – Entrecerró mi progenitora sus ojos dorados – Yo pensé que Jake vendría por ti. Es tu primer día de clases, supusimos tu padre y yo que te acompañaría.
    ¾ Con lo protector que es, yo también pensé que lo haría – Sonreí al espejo y mi madre me regreso el alegre gesto. Me volteé – Pero me llamo ayer en la noche, y me dijo que estaría rondando la zona – Le informe – Y sabes que cuando trabaja de noche termina muy cansado, yo supongo que por eso me aviso que no podría hoy pasar por mí.
    ¾ Eso es lo más probable – Se hizo Bella a un lado para dejarme pasar y tomar mi mochila. Le decía “mochila” porque sería por algunas semanas mi compañera de estudios, pero realmente era una bolsa de vestir de piel café claro, de diseñador muy reconocido en Italia, por supuesto era regalo de mi tía Alice. Obvio sabia ella que me iba a encantar pues era cómoda, muy amplia por dentro y claro, no podía faltar lo maravillosamente elegante y moderno – Todo está bien, ¿cierto?
    Note en la voz de mi madre un tono de preocupación que hace mucho no oía en ella, por eso termine de meter mi estuche de lentes de sol y de contacto como mi monedero, que hacia juego con la bolsa.
    ¾ Por supuesto que todo está bien – Le asegure enseguida, pues era esas palabras muy poco de la verdad que era – Soy muy feliz, como nunca.
    ¾ ¿Y es por Jake?
    ¾ ¿Quieres saber realmente lo que pasa con él? – La acuse bromeando.
    ¾ Llevas dos meses de relación. Vino a pedir permiso a tu padre y a mí de tener la autorización de salir, de estar contigo. Siempre estas con él. Cuando llegas estas radiante, feliz, como nunca – Repitió con una dulce sonrisa Bella Cullen las palabras de su hija – Pero no sé cómo es tu relación.
    ¾ ¿Mi padre no te ha dicho nada? – No pude evitar reírme – Vaya, le tendré que agradecerle. No porque tú no sepas, mamá. Sino porque es agradable saber que respeta a su manera mi intimidad, mi vida privada.
    ¾ Ese es el problema – Se cruzó de brazos. Siempre que hacia ese desagradable gesto no era Bella, era “La Señora Cullen”. Como me incomodaba tanta autoridad de una joven que aparentábamos la misma edad casi. Pero como sea, era mi madre y tenía que respetarla – Tú llegas radiante y tu padre esta toda la noche de pésimo humor.
    ¾ ¿Toda la noche? – Burlona toque un delicado tema para Bella – Eso ni tú te al crees, madre.
    ¾ Reneesme Cullen, cuida como me estás hablando. Son temas que no deberías ni saber, menos lucirlos…
    ¾ Mejor dicho: Sacarlos a relucir con mis padres… eso quieres decir – No dejaría el tema por nada del mundo. Si mi madre tuviera sangre en las venas, el color grana en sus mejillas seria poco para como la estaba poniendo por sacar el “tabú” familia: La vida sexual entre los señores Edward e Isabella Cullen.
    ¾ Reneesme, estoy hablando muy en serio…
    ¾ Cambiar de tema es el verdadero arte de nuestra hija – Entró mi padre a mi recamara de paredes de piedra – Quiere que se te olvide el porqué empezó la conversación.
    ¾ ¡Papá, eso no es justo, lo estaba logrando! – Con puchero e incómoda porque no me saldría como siempre con la mía, reclame.
    ¾ Y retomando, dinos – Edward me vio fijamente – ¿Cómo te va con Jacob?
    ¾ Ya sabes – Masculle viendo mis zapatos de piso, color plateados, perfectos por su comodidad para la escuela. Solo por su comodidad porque llevar unos zapatos tan carísimos a la escuela era una gran tontería. Eso mi madre había dicho, pero esta vez sí estuve de acuerdo con ella.
    ¾ Bueno te ayudare – Dijo el señor de la casa. Se dirigió a mi madre tomándola de la cintura – Le va maravillosamente.
    ¾ Lo sé, lo sé – Bella se estaba desesperando – Se que en estas vacaciones de la pasaban en la Push. Nadar, cenas en la playa y las muchas cosas que se puede hacer allá. Pero lo que me interesa es cómo se comportan los dos. Juntos. ¿Entiendes?
    ¾ Muy bien comprendo… De eso estoy seguro – Aseguro Edward – Pero para que esto siga así, pondré barrotes en las ventanas de su recamara.
    ¾ ¿¡Que!? – Grité – Parecerá cárcel. ¿Para qué?
    ¾ Por futuras ideas que pueda tener Jacob Black para pasar más rato contigo – Mi padre lo dijo como si fuera tan lógico. Pero no entendía. ¿Mi Jake entrando de contrabando a mi habitación en la noche? No, no lo haría. Ni me lo había propuesto, ni nada que se le pareciera. ¿De dónde lo casaría mi progenitor? – ¿De dónde sacas eso?
    ¾ Se te hace tarde. Llegaras tarde a tu primer día de clases – Era tan mala mi madre para ocultar las cosas que supe de donde saco Edward ideas tan locas.
    ¾ ¡Ustedes haciendo eso!
    ¾ ¿¡Qué!? – Exclamaron mis padres en unisonó.
    ¾ Si, por eso tanto cuidarme. Mi padre entraba a tu habitación, de cuidaba el sueño, aprovechando que el abuelo duerme como un tronco.
    ¾ Por supuesto que no. Tu padre siempre obedeció las condiciones de Charlie y sus reglas.
    ¾ Aja -- ¡Fiu! Una vez más que me salvaba del interrogatorio – Me dan vergüenza. Con razón naci antes que cumplieran 5 meses de casados. Por eso se casaron tan jóvenes. ¡Mi madre estaba embarazada!
    Por supuesto conocía la verdadera historia, pero me salve y eso importaba, no importaba que dijera para salvarme, por eso sin dejar a mi madre hablar, salí en un segundo de la casa.
    En otro segundo ya estaba en mi carro tomando carretera.
    Sabiendo que nadie me veía, aumente la velocidad y llegue a la escuela en tres minutos, distancia que normalmente tenía que hacer diez minutos. Aparque mi carro del año ochentero y salí.
    Pasó lo de siempre.
    ¡Lo de siempre!
    Todos en cuanto sentían mi presencia que parecía de imán y ellos hierro, no me dejaron de ver. Los hombres sin ocultarlo y las mujeres con discreción. Desagradable discreción.
    No me gustaba, pero como siempre, ellas veian en mi una competencia. Una terrible enemiga de atención varonil.
    ¡Si supieran que eso no me interesaba!
    Nunca me interesó.
    Menos ahora que mi corazón, mi mente pertenecía a mi lobo.
    Respiré profundo. Me sentí como todas las veces que llegaba a la escuela por primera vez: Al matadero.
    Saque el folder amarillo de mi mochila y revise que looker me correspondería.
    El 115.
    Veremos en donde estaría.
    Al entrar vi como la escuela estaba tapizada con frases clásicas de un día como ese:
    ¡BIENVENIDOS!
    Y palabras similares con colores, letras de todos tipos. Era lindo, acogedor. Sentimiento que no se sentía en los colegios tan prestigiosos que estuve.
    A lado izquierdo de las escaleras estaba la zona de los lookers del número 100 al 150.
    ¡Genial!
    ¡Qué bien! Me tocó un looker en la parte de arriba, eso de estarce agachando…
    ¾ Perdón, si no usaras tu looker, ¿me permites abrir el mio? – Una voz tímida, masculina aunque aguda, pero pacifica por ser agradable a mis oídos oí.
    Gire de lado izquierdo para ver a la persona que sin conocerlo sentí que me agradaría como vecino de pasillo.
    ¾ Perdón – Me hice a un lado y lo vi.
    Tuve que levantar mi cara para verlo a la cara. Era un joven de cabello castaño claro y ojos del mismo color. De un amarillo opaco que resaltaba dulzura e inseguridad, que se ocultaban un poco por sus anteojos que se veían cómodos al ser de armazón de plateado delgado. Era muy delgado. Lo común de un joven muy alto de unos quince años, como yo, (que suponía que tenía).
    ¾ Es el 140 – Me dijo, pero no supe porque me daba esa información. ¿Quería hacer amistad de esa forma?
    ¾ El mio el 115.
    ¾ Ah, muy bien, que bueno – Me sonrió y no entendía porque seguía parado como menso, viéndome con timidez.
    Bueno. No tenía tiempo para averiguar. No tardaría en sonar la chicharra y mientras encontraba mi salón… tenía que apurarme.
    Le sonreí como forma de despedida y me fui. Apenas di unos tres pasos y recordé que quería dejar mis plumas de oro blanco en el looker. Otro regalo para ese día de tía Ross.
    ¾ ¿Ese es el que te tocó? – Me sorprendí al ver a un joven de más de uno ochenta y cinco agachado para sacar o acomodar sus cosas de los lookers.
    ¾ Si, este es el 140 – Ahora entendí porque estaba parado cuando estaba ahí, le estorbaba, el 140 estaba abajo del 115. Eran muebles que estaban de 25 en 25. Vi como sufría en estar tratando en sacar sus cosas y evitar que se le cayeran sus lentes al estar agachado.
    ¾ ¿Por qué no te los quitas? Así no estás peleando entre hacer sobrevivir tus lentes o sacar un libro.
    ¾ No puedo ver sin ellos – Se levantó y me sonrió mientras se acomodaba su adorno de la cara.
    ¾ Vaya. Qué pena, tienes ojos muy bonitos.
    ¾ ¿Eso crees? – Tenía una expresión como si fuera más factible que el infierno se congelara. Genial, el vecino de pasillo carecía de autoestima.
    ¾ No lo creo, son bonitos. Pero bueno. ¿Te parece que cambiemos de looker?
    ¾ Pero…
    ¾ Tú eres muy alto. Yo no. Tú tienes que ver con lentes y sufres por donde te tocó. Cosa que yo no. Mi estatura y mi vista me lo permiten.
    ¾ ¿Estás segura?
    ¾ Lo necesitas – Sonreí – Bueno, me tengo que ir. No sé donde me corresponde.
    ¾ ¿Qué…? – Se aclaro la garganta -- ¿Qué clase y salón te tocó?
    ¾ 11 B. Física. Con la maestra Arbrook.
    ¾ Sígueme, yo te llevó – Dijo al cerrar su maldición.
    ¾ ¿Te toca conmigo? – Mi alegría fue sincera.
    ¾ No – Vi en mi compañero un desanimo palpable – Pero mi salón es el 12 A. Supongo que seremos vecinos también ahí.
    ¾ ¿Qué bien?
    Empezamos a caminar del otro lado de los looker. De lado derecho del edificio. Pasamos los baños, luego unos bebederos y sonó la aguda chicharra. Seguimos caminando unos pasos y se paró mi guía.
    Todos estaban apresurándose en entrar a sus salones. Parecian hormigas entrando rápido a su hormiguera al sentirse amenazados. Había mucho movimiento en el pasillo, pero todo tranquilo y mas si se comparaba a mis antiguos colegios.
    ¾ Backer, Isaac Backer.
    ¾ ¿Mande?
    ¾ No te dije mi nombre. Me llamo Isaac Backer.
    ¾ Oh. Lo siento – Me extendió su delgada mano – Mucho gusto Issac – Se la estreche y sentí y vi como se ruborizaba – Yo soy Ness.
    Retire mi mano.
    ¾ ¿Ness es tu nombre?
    ¾ No, es Reneesme, pero los amigos me dicen Ness.
    ¾ ¿De verdad?
    ¾ Si, así me dicen…
    ¾ No… no, sobre que me consideras amigo.
    ¾ Supongo que si al darte mi privilegiado sitio de looker.
    ¾ No, por favor, no te molestes… si tú lo quieres…
    ¾ Quédatelo. Cuando me salga joroba cambiamos y así nos la llevaremos hasta que uno de los dos logre graduarse.
    ¾ Gracias, Ness…
    Al parecer Isaac me quería decir algo más, pero ya había tocado y no estaba en mi salón.
    ¾ Perdón… mi salón es…
    ¾ Ese – Señalo el salón de enfrente. El mio es este. Nos vemos.
    ¾ Hasta pronto, vecino – Bromee y llevándome la imagen tímida y muy sonrojada de mi compañero Isaac, entre a mi salón.
    Muy bien. Ya estaba aquí. Empezando una nueva etapa de mi vida escolar. Otra farsa.
    ¡Qué divertido era eso!
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  15.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Hola, muchas gracias !!! que bueno que estan de vuelta... igual yo. jajaja

    Mi intension era subir conti el Lunes, pero por los arreglos que se hicieron y por celebraciones en mi pais, apenas ahora tuve tiempo de entrar... :p

    Hoy pretendo subir el siguiente capitulo, pero si no es asi, mas tardar mañana en la tarde. Pero que tienemos la conti en menos de 48 horas contando desde ahorita, si lo tendremos. ;)

    Muchas gracias por sus lindas palabras, saben que es mas de lo que necesito para seguir aqui.

    las tqmmm

    P.D: Me gusta muchisimo los cambios del FANFICSLANDIA... wooow !! mucho mejor... Gracias ! :D

    Kiss
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  16.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Amigas. Hola !

    Paso de rapido para decirles que no se me ha olvidado a subir conti del capitulo. Lo que pasa es que soy tia !!! jajaja

    Y he estado yendo al hospital, y ahora voy de nuevo. Por eso no he tenido tiempo de corregir lo que ya escribi y subirlo. Espero en cuestion de par de dias... o mas tardar el martes, ya subir lo prometido. Lo siento de vdd, porque ya habia quedado en algo, pero esta maravillosa sorpresa no la tenia prevista, espero de vdd me disculpen...

    Las quiero mucho.

    Gracias por su comprension

    =)

    Kiss
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  17.  
    Atenea

    Atenea Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Agosto 2010
    Mensajes:
    51
    Lo que me queda por decir es que : YA QUIERO MAS !

    La narrativa, la historia, los sentimientos que podemos sentir en carne viva es maravilloso...

    Felicidades por esta magnifica historia y por ser tia.... woooow !

    Pero espero pronto estes por aqui...
     
  18.  
    babbyfer

    babbyfer Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2009
    Mensajes:
    65
    Que emocion ! Ness conviviendo con humanos, eso me encanta.

    Sin duda Isaac se enamorara de ella, si es que todavia no lo esta, es ella todo lo que un hombre sensato puede desear: hermosa, inteligente, educada y... vivira para siempre... bueno eso todavia tiene sus dudas.
    jijiji

    Excelente !!!
     
  19.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,095
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    3497


    Listo! Por fin la conti...
    Las clases eran agradables, varias cosas ya las sabia, pero a mi corta edad no lo sabía todo.
    Siempre había algo por saber. Eso lo tenía muy claro por mi abuelo Carlisle, él siempre me dijo que no importa la preparación o la forma de pensar de las personas, siempre hay algo como mínimo que aprenderles. Y le creía. Que mejor que mi abuelo para darme ese consejo, si él tenía muchos siglos de vida. Esos siglos que lo han llenado de experiencia profunda para aconsejar a una creatura como yo.
    Por eso disfruté de mis primeras tres clases. Todas eran de ciencias exactas: Física, Matemáticas, Química. Materias que en todas partes del mundo eran igual de odiadas y temibles. Todos mis compañeros en cada clase se quejaron, no era muy bueno tener estos tipos de clases como bienvenida.
    ¾ ¡Vaya! Es obvio que nos quieren asustar antes de tiempo.
    ¾ ¿Perdón? – La había escuchado claro, pero no estaba segura que me estuviera hablando a mí, aunque no hubiera alguien más cerca como para hacer charla.
    ¾ ¿Y sabes que es lo peor de todo? – Ignoró mi pregunta mientras corría el cierre de su mochila de mezclilla – Que lo están consiguiendo. ¿Qué tipo de bienvenida es esta? ¿A quién quieren sorprender con esta demostración de superioridad?
    ¾ Supongo que te refieres a las primeras materias que hemos tenido.
    La joven que estaba a mi lado derecho dejó en paz su mochila y me vio con una agradable sonrisa y mirada divertida de color esmeralda.
    ¾ No hay otra cosa que me hubiera puesto de peor humor – Se rió – Disculpa, has de pensar que estoy loca. Y no te equivocas por completo – Se encogió de hombros – Lo que pasa es que cuando me enfado se me olvida discutir en mi mente y todo lo que me pasa lo grito a los cuatro vientos.
    ¾ No te preocupes, todos tenemos nuestra manera de desahogarlos. Lo lamentable que la tuya no es muy privada – Comenté muy divertida.
    ¾ Lo sé y como te podrás imaginas, me ha causado muchos problemas – Al ponerse de pie mi compañera de escritorio de esta última clase, de química, note que era de estatura baja, bueno, comparado a mí, así lo era, media unos siete centímetros por debajo de mi uno setenta. Pero a ella le sobraba dos tributos femeninos que a mi si tuviera un poco más, estaría mucho mejor. No tan simple como lo era – Me llamo Andrea, bueno e supone porque así aparece en mi acta de nacimiento, pero nadie se digna llamarme así, siempre soy “Adie”. Dudo que mis padres sepan cual es mi nombre. De hecho cuando me vinieron a matricular, pusieron en el formato Abie Carson. ¿Puedes creerlo? ¿Qué tipo de padres tengo que no recuerdan ni el nombre que me pusieron?
    Le sonreí. Me tomó desprevenida, en la clase no dijo ni “pio”. Y ahora no parecía haber poder humano que hiciera que se callara. Cuando el profesor Wescott nos asigno nuestros asientos según el orden de la lista, que era orden analfabético, pensé que iba a tener una compañera remilgadamente callada. Eso aparentó por su actitud sumisa al sentarse junto a mí y también engañó su forma de vestir, muy discreto: Pantalón de mezclilla claro, suéter rosa pálido con una camisa blanca asomándose por el cuello y mangas. Se veía elegantemente discreta. Me gustaba su estilo. Pero Adie en toda esa estampa de niña “ñoña”, ocultaba por una hora a una joven que era más que obvio que era alegre, sociable y muy agradable.
    Me cayó más que bien.
    ¾ Suelen hacer así los padres. Olvidar algunas cosas.
    ¾ ¿Tus padres han olvidado tu nombre? – Levantó una ceja, como cuestionándome un policía.
    ¾ La verdad es que no – Me reí.
    ¾ Lo sabia – Ella se unió a mi risa – Pero te agradezco en no querer hacerme sentir mal. ¿Tienes planes para ahorita?
    ¾ ¿¡Planes!?
    ¾ Si, planes, ya sabes – Se colgó de manera atravesada su mochila, que como la mía, era una bolsa de vestir. Vestía bien Andrea, sin duda si tía Alice la conociera se llevarías muy bien – Tenemos una hora de bella libertad. ¿Cómo lo aprovecharas? Iras a comer, comerás aquí, te fugaras con tu novio. Por favor si harás eso, llámale y dile que se traiga un amigo y así nos vamos de aquí juntos. Porque no creo que seas tan cruel con tu compañera como para dejarme morir aquí sola.
    ¾ Pues la verdad es que me muero de hambre y no creo que mi novio venga lo suficientemente rápido por mí para irnos alguna parte – Me puse de pie y acomode la silla acolchonada es su lugar – Por eso pretendo comer en la cafetería, pero si tú tienes una mejor idea que proporcione felicidad a mi estomago, lo acepto sin titubeo.
    ¾ ¡Vaya! Sí que me agradas. Sabía que lo harías. Bueno, la verdad es que la gente me agrada con facilidad. Pero no con cualquiera acepto tener de compañía de comida en mi primer día de clases en esta cárcel – Empezó a caminar y la seguí. Supuse que ella tendría más idea donde era la cafetería y al ver la seguridad con la que caminaba con por el amplio pasillo del primer piso, estaba seguir que tenía razón.
    ¾ Estaba segura que tenias novio.
    ¾ ¿Si, porque?
    ¾ Eres muy bonita, tienes una belleza misteriosa, porque hacer que los demás volteen a verte. Eso la verdad que nunca lo había visto. Como si fueras famosa.
    ¾ No, para nada. La gente es curiosa, nada más.
    ¾ Pues espero tener mucha “curiosidad” de los demás muy pronto. ¿Y tu novio no es celoso? ¿Y tú con él? Estoy segura que tu novio está al nivel, toda una pasarela de modelos cuando salen. ¿cierto? O sales con un feo para ser la que tenga toda la atención y estar segura que nunca te será infiel. Eso hizo mi hermana y no es tan buena idea. Feos… guapos, son hombres y son mucho de confiar. Mejor tener de novio un guapísimo, por lo menos lo disfrutaste mientras duró. ¿Cuánto llevas con él?
    ¾ Un poco más de dos meses.
    ¾ Vaya, ese es amor o son felices los cuatro, o son seis. Anda, dime no le diré a nadie. Yo una vez anduve con dos y fue divertido mientras duró.
    ¾ ¿Se dieron cuenta?
    ¾ No, pero me aburrí de ellos.
    Entramos a la cafetería. Era todo movimiento. Las mesas llenas, tanto como la fila para pagar.
    ¾ ¡Demonios! – Suspire.
    ¾ ¡Maldita sea! ¿Se supone que tenemos que hacer esa fila?
    ¾ O a menos que tengas una mejor idea – Tome aire y visualice el final de la cola.
    ¾ Por supuesto que la tengo. Tengo todo planeado, por eso te llame en la clase – No entendí lo que decía, pero por su picardía en la mirada, supuse que sería divertido lo que diría – Me voy aprovechar de ti.
    ¾ ¿Así? ¿Cómo? – Me burle y baje la mirada para verla.
    ¾ Sonríe y pon la mejor de tus sonrisas.
    ¾ ¿De qué hablas? – Reí aun más.
    ¾ Si, los hombres nunca dejan pasar y mucho menos ser atentos con una dama en socorro.
    ¾ ¿En socorro?
    ¾ ¿Tienes hambre sí o no? ¿Estás dispuesta a soportar esa fila de media hora?
    Iba a decir que claro, pero en ese momento mi estomago respondió por mí. Y fue de una manera muy ruidosa.
    ¾ No, la verdad que si soy una joven en socorro.
    ¾ Perfecto. Sonríe.
    ¾ Pero…
    ¾ Sígueme la corriente…
    ¾ ¿Qué? – ¿De qué estaba hablando?
    ¾ ¡Como tengo hambre! – Exclamó caminado muy cerca de la fila y se detuvo en donde había dos jóvenes platicando con los brazos cruzados, que no le prestaron atención. Andrea me hizo señas discretas con la mano que me acercara. Al entender que era lo que tramaba… Sería divertido.
    ¾ ¡Qué horror! Que fila, y nosotras que solo pediríamos algo rápido.
    Yo estaba acostumbrada, pero Adie no y al oír mi voz por primera vez con atención, se voltio a verme como todas las personas cerca y de esas no podía faltar ese par de amigos que queríamos aprovecharnos de ellos al estar muy cerca de pagar. Mi voz como siempre se lucio con mi tono de hablar ligero, suave, tentadoramente atrayente. Perfecto como instrumento de caza. Si hubiera querido hubiera podido alimentarme de todos ellos al tener sus oídos cautivos por mi voz.
    Mi compañera de la clase de Química sorprendida por la atención de los demás y feliz, regresaron sus pensamientos para conseguir buen lugar en la fila.
    ¾ Sí, que pena hacer fila, si…
    ¾ Por favor, pasen, fórmense con nosotros – Pidió con voz educada uno de los amigos.
    ¾ ¿De verdad? – Andrea fingió perfectamente perplejidad por aquella oferta – No, como crees, no sería justo para los demás.
    ¾ Y que importa – Dijo el otro joven que eran de estatura un poco más alta que la mía pero con cuerpos que anunciaban que eran jugadores de americano. Espalda ancha y dura.
    ¾ Muchas gracias – Agradecí el gesto y así sin mas fue nuestro turno.
    Los amigos de cuerpo deportistas pidieron el menú del día: Pizza, papas a la francesa, refresco y de postre manzana. Yo pedí lo mismo y Adie una ensalada de pollo y jugo de naranja.
    Nos entregaron nuestras charolas y aunque nadie de los de atrás les gusto que Andrea y yo nos metiéramos, pues oí sus comentarios, no dijeron nada en voz alta y así los cuatro fuimos a buscar mesa.
    ¾ Al parecer este par de guapos comerán con nosotras – Se le veía mucha emoción a Abie.
    ¾ Creo que si – A mi no me gustaba. Porque como siempre ellos querrían de mi algo más que amistad. ¡Como siempre!
    ¾ Bueno, les parece esta mesa – Dijo el joven que nos ofreció compartir fila. La mesa era retirada, era de las pocas vacías.
    ¾ Por mi esta perfecto – Comentó el otro dejando su charola sobre la mesa – Pero si quieren otra, con gusto se las conseguimos.
    ¾ Por mi esta perfecta también – Andrea puso su charola aun lado de la de él.
    ¾ Muchas gracias – Dije de nuevo – Se pudieron buscar problemas por dejar meter gente a la fila.
    ¾ Valía la pena el riesgo – Se sentó junto a mí. La mesa era rectangular, tamaño cómodo para estar seis personas con su comida y tener espacio – Soy Trevor y mi amigo Greg – Señaló al que se sentó junto a Andrea.
    ¾ ¿Se conocen hace mucho? – Al parecer Andrea quería saber todo de ellos lo antes posible.
    ¾ En un pueblo como Forks es difícil no conocer de toda la vida – Trevor sin duda era el que hablaba por los dos. Greg se limitó en dejar ver su agradable sonrisa y tranquilos ojos negros como su cabello. Que ambos lo llevaban corto y un poco despeinado. Haciendo que se vieran muy bien – Nos conocemos desde varios años, pero apenas aquí hemos podido tratarnos más. Sin duda haremos buena amistad.
    ¾ Estoy seguro que si – La voz de Greg era grave y note que tenía el cuerpo de deportista, pero no espalda tan ancha como Trevor. Parecía ser buen tipo. Me agrada.
    ¾ ¿Y que pueden decir ustedes? No me digan – Mordió Trevor su pizza y todos empezamos a comer a nuestros ritmos, el mio era un poco rápido pero educado – Son amigas desde que están en pañales, crecieron siendo más que hermanas y han jurado con pacto de sangre que nunca se iban a separar y cada una daría el punto de vista del novio de su amiga y daría autorización de esa relación y así hasta ser viejecitas -- Todos nos reímos – ¿Caliente?
    ¾ ¡Frio! – Exclamo Andrea -- ¡Congelado, mejor dicho! Nos acabamos de conocer. Somos de primer grado y nos toca Química juntas. Me llamo Adie. Adie Carson y mi amiga se llama… — Se calló y abrió mucho los ojos, dejando ver sus lindos ojos verdes que se veían mas luminosos por el cabello muy claro de ella que le rebasaba solo un poco los hombros, que estaba segura que en el sol, se veía dorado – ¡Que mal! Qué pasa con mis modales, no he dado tiempo que te presentaras.
    ¾ No te preocupes – Parecía molesta por ese punto – Soy Ness Cullen.
    ¾ ¿¡Cullen!? – Dijeron como coro de iglesia al mismo tiempo los tres.
    ¾ Si. ¿Por qué?
    ¾ ¿Cómo que porqué? – Andrea sonrió sin dejar a un lado su gran asombro – La casa más sorprendente de Forks y alrededores es de la familia Cullen. Supongo que son tu familia.
    ¾ Es obvio que si – Trevor como Greg y yo ya habíamos terminado de comer. Andrea con tanta platica no llevaba ni la mitad de la ensalada – No abundan los Cullen. Vives en esa casa del bosque – Lo dio por hecho.
    ¾ No, yo vivo con mis primos.
    ¾ Pero si son tu familia, ¿verdad? – Mi compañera hizo a un lado su comida – Vaya, ahora empecé con el pie derecho, mezclándome con la gente importante. Me agrada.
    ¾ ¿Importante? No para nada.
    ¾ Modesta – Se burló de buena manera Greg.
    ¾ Bueno, no tarda la explotación. ¿Qué clase les toca? – Trevor se puso de pie y sus ojos gris claro me vieron con una coqueta insistencia – Nosotros también somos de primer grado.
    ¾ Deja veo – Andrea saco su carpeta amarilla, que al parecer todos teníamos – Biología.
    ¾ Igual nosotros – Confirmo Greg al tomar su charola -- ¿Y tú, Ness?
    ¾ Biología también.
    ¾ Perfecto – Dijo Trevor— También yo empiezo con el pie derecho. Te ayudo – Se ofreció y tomo mi charola.
    Le agradecí y tome mi mochila. Dejando las charolas arriba del bote de basura, salimos de la cafetería y estando saliendo suena la chicharra.
    Los escuche. No hable mucho. Deje que ellos tomaran la palabra. Nunca me gustó tener el centro de atención y aprovechaba cada momento para no serlo. Andrea parecía ser lo opuesto. No dejó de platicar y coqueteando con Trevor. Greg solo sonreía y prestaba atención a lo que ellos platicaban. Así llegamos a la clase del profesor Evans.
    Al entrar nos indicó que nos podíamos sentar como quisiéramos, pero si veía desorden nos cambiaria como él quisiera y nos advirtió que eso no nos iba a gustar.
    Andrea sin perder el tiempo jaló a Trevor y se sentaron juntos.
    Trevor al parecer no quería eso al voltearme verme y fruncir el ceño. Comportamiento que deje pasar, como si no me hubiera dado cuenta. Porque era algo que no me importaba y lo mejor era que estaba segura que se llevarían bien. Ambos eran similares: Les gustaba tener la atención de los demás, les gustaba la buena vida, vestían muy bien y eran muy atractivos los dos.
    Mi intensión era sentarme con Greg. No era por nada personal, pero pues no veía adecuado sentarme aparte de él si mi compañera se apoderó de su amigo. Iba a tomar la última mesa metálica de lado derecho, pero de lado izquierdo estaba mi vecino de pasillo.
    ¾ Me tendrás que soportar todo un año. Lo lamento – Isaac que tenía toda su atención en el libro de esa materia, acomodándose los lentes me volteó a ver. Vi un gran brillo en sus ojos que agradó mucho – Me aceptas estar contigo y hacer pedazos a los demás con nuestra brillante inteligencia.
    ¾ ¡Ness! — Se hizo inmediatamente a un lado para que yo pasara – Claro, de hecho esperaba que si tuviéramos una clase juntos.
    ¾ Se nota que te gusta la mala vida – En ese instante me acorde de Greg. Voltee para disculparme y asegurarme que no lo tomara a mal mi decisión.
    Él ya estaba sentado en donde yo tenía planeado. Me sonrió y le regrese el gesto. Era obvio que no le gustaba que unos metros nos separara.
    Pero era lo mejor que Greg, como todos los hombres que conozca en Forks y en todas partes de que de mi solo iban a tener una fiel amistad.
    Nada más.
    Porque mi corazón ya tenía dueño.

    Mañana en la noche estara el siguiente capitulo. Narrado por Jacob.

    Saber que tu novia, la mujer que amas es mucho mas que hermosa hace que cualquier hombre se sienta inseguro y mas cuando algunos de los hombres que idolatran a Nessy seran sus compañeros de algunas clases es año y peor: Reneesme se los presentaba como sus amigos.
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  20.  
    DarkHinata

    DarkHinata Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    26 Octubre 2010
    Mensajes:
    84
    Pluma de
    Escritora
    Oooh por dioos!! No me dejes asi!! Espero la conti prontoooo :-O Nos vemos!! gran capii^^
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso