Me va a extrañar - SongFic

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por kurogane taichou, 1 Noviembre 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    kurogane taichou

    kurogane taichou Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Enero 2010
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Me va a extrañar - SongFic
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1788
    hola!

    hace mucho que no publico nada en ese lugar a esepcion de un FF desafio... pero como ni la que lo pidio deja comentario, no se si de verdad lo leyo o no... y sinseramente no se si aun le importe... pero bueno pasando a este SF. Lo hizo una amiga mia, bueno al menos el primer capi, pero le di una propuesta de que si ella no lo iba a continuar ps a mi me dejararia continuarlo y ella accedio, son solo 4 capis asi que sera un fic corto, ella me dijo que me sedio todos los derechos de autor asi que no creo que haya problemas con eso... al menos eso creo yo...

    Nombre del Fic: Me va a extrañar.
    tipo: Song-Fic.
    Genero: Drama.
    parejas: NaruHina, NaruSaku, ¿SasuHina?
    Autora original: Kenniana (tiene el mismo nick por donde la busquen)
    Link del fic: http://www.forosdz.com/foro/naruto-...xtranar-songfic-sakunaruhina-cap-4-final.html (lo dejo por si alguien quiere verificar lo que digo)
    Advertencias: Tengan pañuelo en mano porque van a soltar lagrimas.

    Me va a extrañar - SongFic
    Cada mañana el sol nos dio​
    en la cara al despertar.​
    Cada palabra que le pronuncié​
    la hacía soñar.​

    - ¿P-Pasa algo? - preguntó acercándose a él mientras jalaba la silla de a lado para sentarse. Era raro estar en esa situación y más si la había citado en un bar cercano. La botella de tequila que estaba a la mitad lo decía todo, sus ojos apagados también lo contaban. Estaba buscándose una salida fácil para su dolor - ¡Vamos, c-cuentame! - sugirió tomándole por el hombro.

    - Sakura… - No hacía falta decirle, ella lo intuía muy bien. Sus ojos perlas lo miraron decepcionados; Sakura era la razón de su estado y eso la ponía celosa y un tanto triste - Ella… me dejó - declaró tomándose el resto de su copa

    - Entiendo - dijo callando un segundo para analizar la situación de su amigo, mismo del cual había estado enamorada desde hace tiempo - Cuéntame - pidió con una sonrisa en sus labios, pero si bien era cierto, por dentro estaba que se moría.

    No era raro verla en el jardín​
    corriendo tras de mí,​
    y yo dejándome alcanzar,​
    sin duda, era feliz.​

    - No entiendo - confesó el rubio mirando la botella que tenía enfrente - Yo hice todo para que fuera feliz a mi lado - sonrió recordando todos aquellos detalles que lo llenaban por completo solo si estaba con ella - Todas las mañanas procuraba despertarme temprano solo para contemplarla dormir a mi lado…

    - Buenos días - sonrió al ver su par de jades abrirse - ¿Como amaneciste? - preguntó cariñosamente mientras le acariciaba la mejilla

    - Muy bien - respondió gustosa de verlo - ¿Y tu? - cuestionó feliz, apegando su frente a la de él

    - ¡Excelente! -respondió para después besarle en los labios.

    Era una buena idea​
    cada cosa sugerida,​
    ver la novela en la televisión,​
    contarnos todo.​

    Le dolía escuchar todos los momentos felices que había pasado con ella, su alma se estremecía cada vez que él la recordaba con cariño, cada vez que él sonreía ante un recuerdo compartido con la pelirrosa; pero no podía reclamarle, ¿Para que?, ellos no eran nada, solo eran amigos y la ojiperla así lo había aceptado.

    - Recuerdo cada vez que nos peleábamos - suspiró ante su recuerdo tan vago - pero siempre le encontrábamos solución a nuestros problemas…

    - ¡Naruto! - exclamó enfadada la pelirrosa - ¡¿Cómo te atreviste a hacer esto?!

    - ¡Oh vamos Sakura-chan!, no me digas que no te divertiste - dijo cruzándose de brazos mientras le dedicaba una mirada cómplice. La pelirrosa sonrió con un rubor sobre sus mejillas al negar con la cabeza.

    - ¡Dios! - exclamó pegándose en la frente - ¡Lo admito! - dijo riéndose - ¡pero si me corren del trabajo será tu culpa! - advirtió acercándose a él para posar ambos brazos alrededor de su cuello

    - ¡No te preocupes amor, Tsunade-obachan entenderá! - respondió juguetonamente

    Jugar eternamente​
    el juego limpio de la seducción.​
    Y las peleas terminarlas​
    siempre en el sillón.​

    - No se que haré ahora sin ella - comentó derrotado - ¡Todo, todo lo que le ofrecí lo tiró a la basura! - lloró impotentemente ante la mirada de su amiga - No entiendo en que fallé, no entiendo por que esto me pasa a mi - dijo sirviéndose otra copa más

    - N-Naruto-kun, no te pongas así - pidió la ojiperla tomándolo de la mano - N-No es bueno que tu desahogo lo hagas tomando, a-además…

    - Hinata, no te llamé para que me sermonees - interrumpió antes de que ella le dijera algo más - quería que alguien me escuchara - dijo quitándole la mano mientras dirigía su mirada hacia otra parte - y por eso te llamé, para que me comprendieras…

    - ¡Y lo hago! - intervino desesperada - pero… no me gusta verte así - a completó desilusionada. Y después de un momento de silencio, formuló la pregunta que empezaba a retumbar en su cabeza - ¿P-Por que Sakura se f-fue?.

    Me va a extrañar, al despertar.​
    En sus paseos por el jardín,​
    cuando la tarde llegue a su fin.​
    Me va a extrañar, al suspirar.​
    Porque el suspiro será por mí,​
    porque el vacío la hará sufrir.​

    - Te mentiría si te dijera que no lo se - respondió viendo hacia la nada para después soltar un suspiro - tuvo que decidir entre su trabajo y yo - dijo decepcionado, frunciendo su ceño - al parecer lo más importante para ella era el trabajo - confesó sintiéndose poca cosa para la mujer a la cual amaba.

    - E-Es lo que tu piensas, p-pero… quizás - se maldijo internamente por darle un esperanza al rubio, pues si bien sabía, aquella ruptura podía beneficiarla.

    - ¡Ja!, no te engañes Hinata - soltó herido haciendo que la ojiperla se sorprendiera - Ella no me amaba… si lo hubiera hecho no se hubiera ido…

    - Espérame - pidió la pelirrosa después de explicarle al rubio que se iría unos años al extranjero

    - No te vallas - pidió el ojiazul - no me dejes - dijo tomándola de las manos.

    - ¡Es mi trabajo Naruto!, compréndeme - pidió desesperada - en unos años volveré y se que después de esto nada nos hará falta - dijo esperando a que el rubio la comprendiera.

    - ¡Pero no nos hace falta nada! - replicó - yo puedo trabajar más y…

    - No Naruto, no seas egoísta - dijo cautelosa - si esto lo hago es por los dos - aclaró - Además…

    - ¡Bien Sakura! - exclamó cansado de aquella situación - ¡Si eso quieres, entonces vete! - exigió soltándola bruscamente

    - Naruto pero…

    - ¡Vete! - exclamó volteándose para no verla - solo te advierto que si cruzas esa puerta, olvídate de regresar - dijo furioso sin pensar en las consecuencias.

    - Naruto - susurró la pelirrosa incrédula por lo que había escuchado

    - Vete - pidió herido

    - Cuídate - dijo después de pensarlo detalladamente - Adiós - fue lo último que dijo antes de salir con maletas en mano de ahí

    Me va a extrañar, y sentirá,​
    que no habrá vida después de mí,​
    que no se puede vivir así.​
    Me va a extrañar,​
    cuando tenga ganas de​
    dormir y acariciar.​

    - Nunca pensé en llorar como en ese instante. Pero lo que si se, esque me va a extrañar… cada vez que se sienta sola me recordará, sabrá que yo fui el primero en amarla y en recorrer su cuerpo con mucho amor… ella extrañará todos esos pequeños detalles que yo le regalé, pues entenderá que no habrá otro como yo - Hinata quiso llorar en esos instantes, internamente odiaba a Sakura por tener el amor el rubio, pero aún así ella seguía ahí, escuchando su lamentar - Sakura jamás me olvidará - despecho o no, él esperaba a que todo lo que decía se convirtiera en realidad

    - ¡B-Basta! - pidió la ojiperla soltando una lágrima; el rubio no la había notado hasta ahora, tenía un semblante triste mientras lo miraba con compasión. Él no entendía nada - ¡Y-Yo te amo! - declaró haciendo que el rubio se sorprendiera por lo dicho - y-y no me gusta escucharte hablar así de ella - dijo desesperada - en cierta forma e-estoy celosa - sonrió amargamente al declarársele así al rubio.

    - H-Hinata yo…

    - ¡Naruto! - escuchó la voz de Sakura aproximarse a la mesa en donde estaba.

    - ¡Sakura! - dijo sorprendido aún más.

    - ¡No pude Naruto, no pude vivir sin ti! - confesó tristemente al llegar hasta él - pregunté por ti y me dijeron que estabas aquí.

    - C-Compermiso - dijo la ojiperla parándose de donde estaba

    - Hinata, espera - pidió el rubio no sabiendo que hacer o decir ante lo que minutos antes estaban hablando

    - E-Esta bien Naruto - dijo sonriente - ya no tiene caso.

    - ¿Pasa algo? - preguntó Sakura no entendiendo nada

    - N-Nada Sakura-san - respondió la ojiperla - solo… solo cuídalo mucho, verás que él vale mucho y te extrañó demasiado. Ya no lo dejes ¿vale? - dijo antes de retirarse de ahí dejando a Sakura y a Naruto solos. La pelirrosa no había entendido de que se trataba todo eso y el rubio solo veía partir a su amiga…

    hasta aqui el primer cap... sera un SF lleno de drama, hasta el final... me han pedido epilogo asi que tal vez en total sean 5 caps. aun no se... no se me ocurre nada para un epilogo...

    sayo!
     
  2.  
    kurogane taichou

    kurogane taichou Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Enero 2010
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Me va a extrañar - SongFic
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2325
    Nombre del Fic: Me va a extrañar.
    tipo: Song-Fic.
    Genero: Drama.
    parejas: NaruHina, NaruSaku, ¿SasuHina?
    Autora original: Kenniana (tiene el mismo nick por donde la busquen) y apartir de aqui si es mio.
    Advertencias: Tengan pañuelo en mano porque van a soltar lagrimas.

    - ¿Me va a extrañar? – Mas que pregunta parecía un susurro de la chica de ojos perlas la cual veía a su amigo de la infancia de forma desconcertada – No… él no me va a extrañar – Dijo mientras bajaba su rostro dejando salir su amargura en forma de finas lagrimas que para ella parecían no tener fin.

    Tan solo la noche anterior por fin le había dicho todo lo que guardo dentro de ella por tanto tiempo, de cierta forma se sintió liberada y el gran peso que cargaba disminuyo en ese momento, pero su tortura comenzó cuando ella regreso, por un momento creyó tener una posibilidad de estar con él, pero ese rayo de esperanza se desvaneció en cuanto ella regreso a su vida.

    No la culpa ni la odia, ¿Por qué hacerlo?, él siempre la amo y solo tubo ojos para ella y nadie más y ella también lo ama, ¿Qué podía hacer?, nunca ha sido egoísta y si él ya la escogió no tiene porque guardar ningún resentimiento, aunque le duela debe aceptarlo e intentar seguir con su vida aun sabiendo que nunca va a olvidarlo.

    Eso lo tenia muy claro, pero no quería seguir mas tiempo ahí, no podría soportar verlos felices mientras ella se Moria por dentro, no podría soportarlo así que simplemente tomo la salida fácil y decidió irse lejos, muy lejos donde nunca la encontrarían e intentaría rehacer su vida en ese lugar.

    - Claro que lo hará, como alguien podría olvidar a alguien como tú así como así – Exclamó el castaño de ojos felinos y aspecto algo feroz frente a ella.

    - S-supongo que tienes razón – Murmuró la de cabellos azulados logrando una sonrisa de victoria en su amigo, la había convencido o tal vez no – E-extrañará a la sumisa amiga que nunca le dijo nada, a la c-chica con la cual siempre se desahogó sin miedo de que le reclamara algo – Con cada palabra sus lagrimas caían por sus mejillas con mas fluidez – ¡A la t-tonta y p-patética chica que siempre lo amó en secreto y no se lo dijo si no hasta un día antes de marcharse! – Vociferó casi gritando la joven Hyuga.

    - P-pero eso se acabo – Habló firme secando sus lagrimas – Adiós Kiba-kun y por favor no le digas a nadie a donde me fui, en especial a él – Pidió la de óselos perlas con la ultima frase casi en susurro perfectamente audible para él.

    - No… esto no es un adiós, si no un hasta luego Hinata – Exclamó con una pequeña sonrisa el Inuzuka – Recuerda que se a donde iras y en cuanto tenga algo de tiempo libre te visitare, eso tenlo por seguro – Dijo tratando de sonar lo mas alegre posible aunque a él también le doliera esa despedida, en un tiempo juraba amar a esa mujer que ahora se despedía, pero al enterarse del secreto de ella no le dijo nada y poco a poco ese amor hacia ella cambio de uno de pareja a uno de hermana, la pequeña y necesitada hermana que nunca tubo, pero de esa forma también le dolía perder a esa hermana por culpa de un idiota como ese.

    - Hontoni arigato – Expresó la de hebras negras azules con una ligera sonrisa algo forzada otorgándole un beso de despedida en la mejilla a su amigo antes de dar media vuelta y marcharse para abordar su avión.

    Él castaño solo la vio abordar su vuelo mientras sonreía y rezaba por que la próxima vez que la viera esa sonrisa fuera desde su corazón y no de esa forma tan forzada como hace unos instantes.

    Mientras tanto en otro punto de la ciudad un rubio, de ojos zafiros y con extrañas marcas en sus mejillas en forma de bigotes de zorro, recién despertaba sentándose sobre su cama quedando en esa posición con sus ojos en dirección a la nada, aun tenia muchas cosas en su cabeza por lo ocurrido la noche anterior, además de una terrible resaca que fue mas notoria al sentir su cabeza dar vueltas como un trompo - Maldición – Masculló con pesadez sujetándose la cabeza.

    - Toma esto te ayudara – Escuchó una voz muy familiar, levantando su vista para encontrarse con un par de ojos esmeralda y una cabellera rosada que recordaba muy bien.

    Ella sostenía en su mano un baso con agua y al lado un antiácido, aunque era un remedio casero, era lo único que tenia que pudiera ayudarlo en ese momento.

    - Gracias – Susurró él rubio tomando lo que la chica le ofrecía intentando no verla a la cara, aun le dolía su abandono y no la perdonaría tan fácilmente, además aun tenia que aclarar las cosas con Hinata, ella le dijo que ya no importaba, pero aun así sentía la necesidad de hablar con ella y aclarar todo eso.

    La chica de cabellos rosas se resigno a solo recibir ese frío agradecimiento, no lo culpaba, ella fue la que se fue dejándolo solo, creyó que era lo mejor, pero en un giro del destino, del cruel destino, se dio cuenta que el único error fue dejarlo, y ahora tenia la intención de recuperarlo, sabia que no iba a ser una tarea sencilla pero lo amaba, y eso era suficiente ¿no?

    - Si necesitas algo mas avísame – Exclamó la de orbes jade desde la puerta esperando alguna palabra de él, esperando que le dijera que era suficiente y la perdonaba y todo regresaría a como era antes, pero fue lo opuesto no dijo absolutamente nada, sin mas cerro la puerta mientras su rostro se tornaba triste y desolado.

    Por su parte él Uzumaki permanecía aun con su vista hacia la nada, recordando todo lo de la noche anterior…

    - Nunca pensé en llorar como en ese instante. Pero lo que si se, esque me va a extrañar… cada vez que se sienta sola me recordará, sabrá que yo fui el primero en amarla y en recorrer su cuerpo con mucho amor… ella extrañará todos esos pequeños detalles que yo le regalé, pues entenderá que no habrá otro como yo - Hinata quiso llorar en esos instantes, internamente odiaba a Sakura por tener el amor el rubio, pero aún así ella seguía ahí, escuchando su lamentar - Sakura jamás me olvidará - despecho o no, él esperaba a que todo lo que decía se convirtiera en realidad

    - ¡B-Basta! - pidió la ojiperla soltando una lágrima; el rubio no la había notado hasta ahora, tenía un semblante triste mientras lo miraba con compasión. Él no entendía nada - ¡Y-Yo te amo! - declaró haciendo que el rubio se sorprendiera por lo dicho - y-y no me gusta escucharte hablar así de ella - dijo desesperada - en cierta forma e-estoy celosa - sonrió amargamente al declarársele así al rubio.

    - H-Hinata yo…

    - ¡Naruto! - escuchó la voz de Sakura aproximarse a la mesa en donde estaba.

    - ¡Sakura! - dijo sorprendido aún más.

    - ¡No pude Naruto, no pude vivir sin ti! - confesó tristemente al llegar hasta él - pregunté por ti y me dijeron que estabas aquí.

    - C-Compermiso - dijo la ojiperla parándose de donde estaba

    - Hinata, espera - pidió el rubio no sabiendo que hacer o decir ante lo que minutos antes estaban hablando

    - E-Esta bien Naruto - dijo sonriente - ya no tiene caso.

    - ¿Pasa algo? - preguntó Sakura no entendiendo nada

    - N-Nada Sakura-san - respondió la ojiperla - solo… solo cuídalo mucho, verás que él vale mucho y te extrañó demasiado. Ya no lo dejes ¿vale? - dijo antes de retirarse de ahí dejando a Sakura y a Naruto solos. La pelirrosa no había entendido de que se trataba todo eso y el rubio solo veía partir a su amiga.


    Su cabeza estaba hecha un caos después de eso, su amiga le dijo que lo amaba y justo después la persona por la cual precisamente estaba en ese lugar llegaba pidiéndole perdón.

    Sakura decidió no darle mucha importancia al comentario de su amiga, ya que al ser amiga de Naruto, ella también la consideraba su amiga, pero en ese momento era mas importante tener el perdón del rubio - Naruto – Lo llamó para sacarlo del transe donde se encontraba.

    - ¿Qué quieres Sakura? – Cuestionó con una extraña frialdad en él.

    - Perdóname Naruto – Pidió mientras las amargas lagrimas se apoderaban de sus mejillas circulado por ellas antes de caer y golpear el implacable piso.

    - Creí que había sido claro Sakura – Exclamó él de ojos celestes de la misma manera fría dándole la espalda, dejando dolida a la de cabellos rosas – Te dije que si cruzabas esa puerta te olvidaras de regresar – Repitió de forma dura las mismas palabras que ella recordaba muy bien.

    Aun podía sentir el dolor de su despedida, aunque la tuviera tan cerca, no podía perdonarla así de fácil, ella lo sabia pero aun así le insistió y ya que no tenia otro lugar donde ir, al final termino regresando a esa casa donde tenia tantos recuerdos de ambos, a pesar de su dolor y su rencor por lo que le hizo no tenia tan mal corazón como para dejarla buscar un lugar donde quedarse a tan altas horas de la noche así que finalmente la dejo volver, pero eso seria temporal hasta que ella encontrara donde vivir.

    Decidió arreglarse lo más rápido que podía, no quería seguir en ese lugar donde le traía tantos recuerdos buenos, como malos, en especial por lo último, además aun tenia algo que arreglar con Hinata aunque era claro que ella no lo querría, él lo haría de todas formas.

    Llego al fin al departamento de la Hyuga donde estuvo tocando y golpeando la puerta gritándole a la dueña que abriera y que no se iría hasta hablar con ella.

    - Pierdes tu tiempo – Pronunció secamente alguien al lado del rubio.

    - Eso es lo que crees, ¡Hinata ábreme, tenemos que hablar! – Gritó él de marcas zorrunas golpeando la puerta con fuerza.

    - Por eso te digo que pierdes tu tiempo – Volvió a repetir él castaño un poco mas cerca.

    - Esto no te incumbe, es algo entre ella y yo – Dijo con fastidio él Uzumaki, nunca se llevo muy bien con él Inuzuka.

    - Si se trata de Hinata por supuesto que me incumbe – Respondió con molestia él de ojos felinos, Naruto estaba por decir algo pero antes de eso volvió a hablar – Pero no es por eso que digo que estas perdiendo el tiempo, Hinata se fue – Vociferó rápidamente, sabia muy bien que si continuaba con los insultos y retos se saldrían del tema rápidamente y tal vez no le diría eso hoy mismo, además por la expresión de su rostro esa fue la mejor venganza.

    Él rubio permanecía con sus obres azules abiertas de la sorpresa, ¿Se había ido?, ¿Hinata se fue? ¿A donde?, ¿Por qué? ¿Acaso por lo de la noche anterior?, tantas preguntas y ninguna respuesta, por un instante sintió que una parte de su mundo se vino abajo, pero reacciono rápidamente.

    - ¿A dónde se fue? – Preguntó rápidamente esperando la respuesta del castaño.

    - ¿Acaso piensas que voy a decírtelo? – Respondió rápidamente a su pregunta con otra pregunta.

    - ¡No estoy jugando Kiba, dime ¿Dónde esta Hinata?! – Volvió a preguntar pero esta vez tomando al chico por el cuello de su camisa con bastante fuerza.

    - Yo tampoco estoy jugando, no voy a decirte donde esta para que la siguas lastimado como hasta ahora – Exclamó desafiante Kiba mientras él de ojos azules mantenía su pose.

    - Tengo que hablar con ella – Expresó un poco más calmado él de marcas zorrunas.

    - ¿Sobre que? ¿Desde cuando te ha amado? – Interrogó él de ojos felinos causando una mueca de sorpresa en él chico frente a él – Pues si es eso yo puedo responderte – Continuó mientras él rubio lo soltó lentamente.

    - ¿Acaso tú…? – Murmuro sorprendido él Uzumaki.

    - Claro que lo sabia – Respondió adivinando el resto de la pregunta – Pero claro, tú eres demasiado idiota como para haberlo notado – Comentó causando de nuevo la ira de su acompañante – Pero aun así, no te diré a donde se fue, eso fue lo que me pidió y voy a cumplir con mi palabra – Sin mas dio media vuelta dispuesto a irse dejando aun confundido chico en el lugar.

    - Solo una ultima cosa – Dijo el de aspecto perruno dando volteando ligeramente – Asegúrate de ser un hombre realmente feliz, por que de no ser así lo que hizo Hinata habrá sido en vano y si es así, no dudare en romperte la cara – Amenazo antes de desaparecer de la vista de Naruto.

    *.-.-.-.-.-.-.-.-.*

    a decir verdad ya me habia rendido con este fic, pero pienso darle una segunda oportunidad en este lugar... sayo!!!
     
  3.  
    blackrose18

    blackrose18 Usuario VIP Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2006
    Mensajes:
    3,374
    Pluma de
    Escritora
    Hasta cierto punto sí hay problema, no permitimos que tomen algo que no les pertenezca y lo continúen con o sin permiso.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso