Clock Tower [Mansión O'Donell] Habitación A

Tema en 'Partidas Inacabadas' iniciado por Reual Nathan Onyrian, 23 Junio 2019.

  1.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    La habitación que se muestra ante sus ojos no parece nada del otro mundo, sin embargo, no parece faltarles nada. Se encuentran provistas de dos camas, cada una primorosamente tendidas, sin una sola arruga. Al lado de cada una pueden encontrar una mesita de luz, con una lámpara en cada una de ellas. La mesita de luz posee un cajoncito para guardar pertenencias, así como también un espacio para guardar el calzado. A los costados de cada cama se puede encontrar una pequeña alfombra, seguramente para ser utilizada al salir de la misma.

    Sendos armarios se encuentran enfrentados, apoyados sobre la pared, y un escritorio se encuentra bajo la única ventana que posee el cuarto. El escritorio posee también una lámpara de lectura, una silla, y un cajón. Un candelabro, mucho menos ornamentado que los que se encontraban en el vestíbulo, pero igual de manufactura fina, le da iluminación a toda la habitación.

    Y por último, como parecía ser costumbre en toda la casa, algunos cuadros podían encontrarse en las paredes. Vaya, al señor O’Donell parecía gustarle mucho el arte y la pintura.

    Conexiones:

    Esta habitación pertenece a Laura Harrington y a Kaede
     
    Última edición: 14 Octubre 2019
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Marion había llamado la atención de Laura de manera especial. No tanto por el hecho de que ahora tenían sirvienta, al parecer, sino más que nada por su apariencia. El cabello de un extraño color lavanda, la piel pálida, su delgadez que rozaba casi lo enfermizo. Ignoró la mancha de sangre del delantal. Como había suponido, para luego recibir confirmación por parte de la mujer, había sido un accidente de cocina. Nada de que preocuparse, a pesar de que su actitud era bastante extraña. Cada tanto, soltaba esas sonrisas cálidas y tranquilizadoras, pero al segundo siguiente su rostro carecía de completa emoción. Decidió no pensar en ello. Tal vez era el cansancio jugándole una mala pasada.

    En cuanto anunciaron las parejas de cada cuarto, Laura no pudo evitar sonreír. Kaede se había apegado a ella en su tiempo en el orfanato, y el hecho de que la niña tuviera a alguien conocido con quien pasar las noches era algo que seguramente la tranquilizaría. Sabía lo que le costaba abrirse a las personas nuevas. Así que agradeciéndole a Marion con un asentimiento de cabeza, tomó la mano de la castaña con una sonrisa, y la guió dentro de la habitación. Allí, contempló todo el lugar, examinándolo detenidamente, sin soltarle la mano a Kaede.

    — Bueno, este es nuestro nuevo hogar.— dijo, con una sonrisa cansada.— Al parecer seremos compañeras de habitación, ¿no es eso genial?

    Le soltó la mano, y se dirigió a los armarios, para abrirlos por completo y contemplar todo lo que había allí dentro.

    — ¡Mira cuanta ropa! El señor O'Donell de verdad es una persona muy generosa. Las dudas que tenía antes de llegar aquí se van disipando de a poco. Puede que los habitantes de la Mansión sean algo excéntricos, a pesar de que solo conocimos a una, pero mira todas estas comodidades. No podemos quejarnos, ¿eh?

    >> Bueno, yo iré a bañarme. De verdad que necesito sacarme todo este sudor de encima. ¿Tú quieres acompañarme? Sé que Marion dijo que íbamos a ir de a uno, pero no creo que tenga problemas si uno espera fuera a que termine el otro. Y luego decidimos las camas, ¿qué te parece?
     
    Última edición: 26 Junio 2019
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Kaede

    No fue difícil notar la expresión de alivio que iluminó el rostro de Kaede al mencionar el nombre de su nueva compañera de habitación. Se colocó de puntillas entre los presentes, jugando con las mangas de su disfraz de panda con algo de nervios mientras intentaba encontrarla, pero todo aquello se disipó al ver a Laura acercarse y tomar su mano, devolviéndole una radiante sonrisa casi al instante. Se volvió hacia Nuvoir por última vez son borrar su sonrisa, haciendo el gesto de cerrar una cremallera en su labios y tirar posteriormente la llave al aire, pactando así su silencio ante el nuevo secreto que parecían comenzar a compartir.

    Cuando finalmente fueron guiadas hacia la que sería su habitación durante la estancia en aquella mansión, ambas se detuvieron en su interior para admirar con sumo detalle toda la decoración con la que contaban. A pesar de que no se trataba de un lugar tan excéntrico como se había mostrado el vestíbulo, el hecho de que tuviese una habitación propia para ellas solas la hacía sentir emocionada. En el orfanato compartía habitación con muchos de sus otros hermanos, y la convivencia acababa volviéndose algo más difícil. Pero ahora... ¡Ahora tenía cuarto propio, y lo compartía con nada menos que con Laura!

    Cuando soltó su mano se encaminó felizmente hacia una de las camas, palpando el colchón para comprobar que efectivamente era tan cómodo como se veía a simple vista.

    —¡Es la mejor noticia del día! La verdad es que me sentía algo insegura de compartir habitación con el resto, pero así no me puedo quejar —dijo entonces, volviéndose hacia la joven a pesar de que esta parecía estar comprobando el interior de los armarios. Se inclinó como un resorte, dejando de prestar atención a las camas para asomarse sobre su hombro, curiosa—. ¡Hala, cuánta ropa! Supongo que tendré que acostumbrarme... —soltó una pequeña risilla apenada, a sabiendas de que su disfraz de panda estaba por ir de cabeza a la lavadora. Los pijamas de ese armario tampoco se veían tan mal, pero no dejaba de ser inusual para ella, acostumbrada a dormir con este.

    Asintió ante la sugerencia de Laura, puesto que ella también se sentía incómoda debido a lo pegajosa que se encontraba después del viaje, y caminó de vuelta hacia la puerta junto a ella una vez tomaron los recambios necesarios, tras guardar a Wolo cuidadosamente en uno de los cajones.

    —Espero que no le importe, siempre puedo decirle que me da miedo quedarme sola en la habitación —le guiñó un ojo, cómplice—. ¡Cuando eres una niña eso nunca falla!

    A pesar de lo feliz que se encontraba, no podía evitar recordar el rostro de aquella mujer cuando se encontraba subiendo las escaleras, y no se animó a abrir la puerta por su cuenta. No parecía mala persona, pero... De noche, y tan cansada como se encontraba, su mente imaginativa podía jugarle malas pasadas.
     
  4.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Laura sonrió nerviosa mientras veía como Kaede guardaba al escarabajo en el cajón. Tendría que recordar cual de todos era. No quería abrirlo y llevarse una sorpresa bastante desagradable para ella. Agitó la cabeza, sin embargo, para quitarse esos pensamientos, y tomó de la mano a Kaede, mientras con la otra sostenía la ropa que llevaba para cambiarse luego. Le sonrió a la niña, mientras abría la puerta. Sabía lo que le costaba tratar con extraños, así que era mejor que la acompañara. En especial con esa mujer esperándolas al otro lado.

    — Estoy segura de que Marion no tendrá problemas con Wooloo si se lo dices. Tan solo avísale. ¡No vaya a ser que la pobre se asuste encontrando un escarabajo en uno de los cajones!— le dije en un susurro, mientras abría la puerta.

    Se encontraron con Anne, que estaba cabezeando en el pasillo, la espalda contra la pared, un camisón en sus manos, los ojos batallando contra el sueño. Y a Marion, todavía esperando. Sus bucles lavanda se estremecieron levemente al girar su cabeza para ver a las recién llegadas.

    — ¿La señorita Laura y la señorita Kaede desean utilizar el baño para asearse? ¿Quieren que las acompañe?— preguntó, con el mismo tono monótono, pero servicial, que parecía unido a su persona.

    Laura asintió con la cabeza, tragando saliva de manera disimulada. De verdad iba a tener que acostumbrarse a esta mujer. Luego, posó su mirada sobre la niña castaña, sonriéndole.

    — ¿Quieres ir tú primero, Kaede? Estoy segura que estoy super cansada y lo mejor sería que vayas a dormir lo antes posible. No te preocupes, yo me quedaré a cuidar de que Anne no se duerma en el pasillo.— le dijo, guiñándole un ojo.

    Responder en el tema "1° Vestíbulo" porfas :D
     
    Última edición: 27 Junio 2019
  5.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Laura abrió los ojos, estirándose en la cama, mientras murmuraba adormilada. Se frotó los ojos con los puños, para sacarse un par de lagañas molestas, y se acomodó los bucles rubios que se le habían metido en la boca y en el rostro mientras dormía. Se sentó en la cama, y suspiró, observando como el sol se filtraba por la cortina, mientras escuchaba el tañir de la campana. El rostro de Marion la tomó por sorpresa, cuando apareció de repente detrás de la puerta, asomándose a la habitación. Pero se recompuso rápido, agradeciéndole el anuncio con un asentimiento de cabeza y una sonrisa somnolienta. Bueno, no quedaba más que iniciar un nuevo día. Y, a pesar de los sentimientos encontrados que tenía ayer, la verdad que ahora se sentía un poco mejor con respecto a su nueva vida. Las cosas no parecían tan malas, la verdad. Su sueño había sido bastante placentero, en especial después de ese reconfortante baño, y la cama era mullida y cómoda. Sí, seguramente había juzgado mal las cosas.

    La muchacha se incorporó tranquilamente de la cama, se alisó el camisón de color cian y se dirigió hacia su zapatero, para calzarse. Grande fue su sorpresa cuando se encontró no con su calzado lleno de barro y añejado del orfanato, sino con unas prístinas y limpias guillerminas celestes, que hacían juego con sus ojos e incluso con su camisón. La joven contuvo un pequeño gritito de emoción. Si bien actuaba muy adulta, seguía siendo una niña, y tan inesperado y bello regalo la había tomado gratamente por sorpresa. Además, Laura era bien coqueta. Sin esperar un segundo, se las calzó de inmediato, sintiendo que le quedaban a la perfección. Con una radiante sonrisa y los ánimos renovados, se dirigió hacia dónde Kaede dormía.

    — Kaede, pequeña, vamos, arriba, que ya es de día. El desayuno está listo.— dijo suavemente, agitándola con la mano de forma delicada, para luego fijarse en la caja de zapatos de la niña.— Y hay una sorpresa para ti esperándote.
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  6.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Kaede

    Kaede estaba hecha un ovillo entre las sábanas. Abrazaba su almohada rodeándola con sus piernas en un abrazo de koala, y un hilito de saliva se escurría por su mejilla, respirando de forma pausada. Parecía estar en un profundo y reconfortante sueño, por lo que al sentir la mano de Laura moverla suavemente a la vez que escuchaba su voz en la distancia, no pudo evitar sentirse desconcertada.

    —¿Ah~? ¿Laura, ya es de día? ¿Qué haces en mi hab...? Oh —aquel susurro salió de sus labios al reincorporarse con cuidado y abrir los ojos, recordando entonces todo lo sucedido. Se talló los ojos con esfuerzo y parpadeó varias veces, adecuándose a la iluminación. Pronto se volvió hacia la niña, con una pequeña sonrisa plasmada en su rostro producto del sueño—. Ya estoy despierta, ¿qué clase de sorpresa es?

    Pero no necesito más que seguir la mirada de Laura para encontrarse, tras abrir el zapatero, unos hermosos zapatos nuevos de su talla. Su sonrisa se ensanchó y pronto procedió a vestirse, deseando lucir su nueva ropa. Dio una pequeña vueltecita con los brazos extendidos y se volvió hacia Laura, ambas listas para salir.

    —¡Son perfectos! ¡Me encantan! Papá tiene que ser un hombre muy generoso... Me gustaría conocerle pronto —jugó con la manga de su camisa mientras hablaba, algo nerviosa por no generarle una mala impresión, y pronto se volvió hacia su amiga, tomando su mano para salir de la habitación—. ¿Vamos? Seguro que los demás no tardarán en llegar.

    Y tras susurrar un "Hasta luego, Wooloo", cerraron la puerta tras de sí, listas para llegar al vestíbulo con su mejor aspecto y las energías renovadas.
     
    Última edición: 9 Agosto 2019
    • Adorable Adorable x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso