Clock Tower [Mansión O'Donell] Comedor

Tema en 'Partidas Inacabadas' iniciado por Reual Nathan Onyrian, 27 Agosto 2019.

Cargando...
  1.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    La sala a la cual ingresan es bastante espaciosa, pero tal vez no tanto como se podría haber esperado, según las dimensiones que la Mansión había estado demostrando con el Vestíbulo. ¿Tal vez este comedor era para el uso diario y común, y tenían otro mucho más ampuloso y grande para cuando recibían visitas especiales? ¿O simplemente a los O’Donell no les parecía demasiado importante el espacio de las comidas? Teniendo en cuenta que los únicos habitantes que habían conocido ahora eran a Marion y al señor O’Donell, y este último solo por nombre, no sería extraño que estos lugares fueran más pequeños de lo que se cabría esperar.

    Sin embargo, el comedor no dejaba de ser una delicia. Pisos completamente encerados y brillosos, con mosaicos que forman bellos patrones en el suelo. La mesa, que parece de roble macizo, fue barnizada recientemente, por su aspecto lustroso, tal vez para recibir a los nuevos integrantes de la familia. Un total de ocho sillas pueden encontrarse allí, todas ellas de madera, acolchadas en el respaldar y el asiento. Una enorme alacena, ubicada en la pared este, llena de cajones, puede verse repleta de vajilla de todo tipo, a través de los vidrios traslúcidos. Pueden ver vasos, platos, cubiertos, servilletas, tazas. Absolutamente de todo. Y además, todo parece ser de excelente manufactura. Varios cucharones de cobre se encuentran colgados de la pared opuesta, y sobre ellos, un estante en donde una paila del mismo metal descansa. Aparte de la puerta por la que entraron, otra puerta puede hallarse, en la pared de la derecha. El desayuno que tienen ante su vista parece incluso querer compensar el tamaño relativamente pequeño de la sala. Frutas, masas dulces y saladas, pasteles, tartas, leche, cacao, café, té. La variedad en especie y en colores es impresionante, pero se nota que algo falta: hay una increíble falencia del color rojo. No había frutillas, cerezas o membrillo. No había té rojo, ni pastafrola. Nada de nada.

    — Se me ha informado de que uno de los niños posee cierta aversión hacia un color en específico, y por ese motivo, he decidido quitar todo alimento que posea mínimamente ese color. No conozco su reacción ante el color naranja, así que decidí arriesgarme para no privar al resto. Si alguno de los pequeños amos y amas desean consumir alguno de estos alimentos, se le proveerá del mismo en una bandeja tapada, para evitar cualquier conflicto. Se le pide encarecidamente que consuma el alimento también fuera de la vista de todos, por la misma razón. Por favor, disfruten su desayuno. Todos los alimentos son caseros o de la mayor calidad posible en el mercado. Espero que sea de su agrado.

    Luego de una pequeña reverencia de cabeza, Marion se retiró a uno de los rincones de la habitación, y se quedó allí, inmóvil. O tal vez no tanto. Summer pudo sentir como los ojos de la sirvienta se posaban en ella, a pesar de que su rostro no se movió. Y además, ¿que había sido ese gesto? ¿Le había guiñado el ojo de forma cómplice? ¿El rostro de Marion era capaz de lograr tal gesto? Ahora que lo pensaban bien, ¿alguna vez habían visto a Marion siquiera pestañear? Jum, que cosas raras.

    Sin embargo, varios de ustedes deben estar emocionados por otro motivo totalmente distinto, ¿no? ¿Acaso su nuevo padre los estaría esperando detrás de esa puerta? ¿Sentado en una de las sillas, con una sonrisa, invitándolos a comer? ¿O tendría un rostro severo y medio amargado? ¿Tendría canas, bigote, o sería pelado? ¿Alto o bajo? ¿Flaco o ancho? ¿Vestido de traje, o con ropas casuales? Pero el opulento desayuno no logra paliar del todo su decepción, al ver que la única persona que allí se encuentra es la Señorita Mary, que los recibe con una sonrisa, sentada en una de las sillas, y con un gesto, los invita a sentarse.

    — Buenos días, niños. ¿Cómo durmieron? El señor O’Donell tuvo que atender un asunto de negocios urgente, y tuvo que desayunar con prisa y salir bien temprano. Se apena muchísimo de no poder haberlos recibido todavía, y promete traerles obsequios cuando vuelva para compensar su falta. Espera también que hayan podido disfrutar de su nuevo hogar, y que encuentren todo en la Mansión de su agrado.— dicho eso, la mujer les dedica otra sonrisa y centra su atención en la mesa.— Ahora a desayunar, que seguramente están hambrientos. Que disfruten.

    Bueno, al parecer no iba a quedar más que esperar para conocer a su padre, ¿eh? Por ahora, sería mejor saciar sus estómagos, que se encontraban lanzando gruñidos de queja desde que bajaron las escaleras.

     
    Última edición: 29 Agosto 2019
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  2.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Anne, que se había mantenido primera en la fila durante todo el trayecto, y ni le había prestado atención al pasillo que atravesaron, tuvo que reunir toda la fuerza de voluntad que le quedaba para no atacar la mesa de inmediato. Estaba completamente hambrienta, y ver todas esas delicias esperándola no hacían más que hacerle agua la boca. Sin embargo, debía mantener la compostura. Era la mayor, después de todo. Pero, en contra de sus planes, no pudo entrar primera, pues Lotte simplemente pasó a su lado, empujándola levemente con el hombro, como solía hacer siempre que había alguien delante suyo, y se sentó, ignorando las quejas de Anne, las explicaciones de Marion, y el saludo de la Señorita Mary. Obviamente, no se encontraba de muy buen humor, o simplemente la mañana lo volvía sumamente cascarrabias. Anne alzó la barbilla, desafiante, y se sentó al frente del colorado, con fuerza, demostrando seguridad. No es que a Lotte le importara, sinceramente.

    Jenniffer asintió ante el saludo de la Señorita Mary, con su rostro ligeramente decepcionado, pero todavía cargado de sueño, y se dirigió arrastrando los pies hacia la mesa, para sentarse. Apoyó los codos en la misma y se sostuvo la cabeza, completamente exhausta, ganándose una reprimenda por parte de la Señorita Mary, al igual que Anne y Lotte, por su mal comportamiento. Anne se puso recta ante el reto, su rostro demostrando un ligero rubor. Lotte simplemente bufó. Y Jeniffer parecía demasiada dormida como para prestarle atención al mundo.

    Laura miró media intranquila para todos lados. Por alguna razón, no se sentía cómodo con el hecho de que su padre adoptivo todavía no los hubiera recibido, la verdad. El sentimiento de inseguridad que había tenido en el viaje por el bosque comenzaba a crecer por su nuca una vez más. Sin embargo, suspiró, sabiendo que no debía alterarse. Debía ser un hombre bastante ocupado, si tenía que mantener una finca como esta, y además, no debía preocupar al resto. Ya seguramente podrían conocerlo. Agradeció con una sonrisa la explicación de Marion. Bueno, al menos, a pesar de la apariencia poco tranquilizadora de la sirvienta, parecía preocuparse por ellos. Conocía el trauma que tenía Summer con ese color, y la verdad que era tranquilizador que alguien se ocupara de esa manera de ella. Tomó a Kaede de la mano, mirándola con una sonrisa.

    — ¿Vamos a desayunar? Me muero de hambre.— dijo, invitándola a entrar con ella.

    Evan, por su parte, se dirigió hacia donde Summer y Hiroshi se encontraban, haciéndoles señas para que se sentaran con él. En cuanto todos estuvieran ya sentados en la mesa, Marion se dispuso a ir de un lado a otro, preguntando a todos los niños que quería tomar, y sirviéndoles la bebida correspondiente en finas tazas de porcelana, acercándoles la miel y el azúcar de ser necesario. Luego de asegurarse de que todos estaban bien servidos y satisfechos, esta se retiró a una esquina, impertérrita, a esperar, atenta a cualquier llamado que los niños hicieran.
     
    Última edición: 30 Agosto 2019
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  3.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Kaede

    Aún tenía el corazón algo acelerado mientras avanzaba junto a los niños hacia el comedor, jugando con su trencita con cierto nerviosismo, intentando disimular pero fallando en el intento. Hanabi había escuchado acerca de su mascota secreta, y a pesar de que Nuvoir intentó fingir lo mejor que pudo, sabía que la curiosidad de aquella pequeña era tan grande o incluso mayor que la suya. Y sabía lo molesto que le resultaba que le ocultaran cosas. Con la cabeza gacha siguió con la mirada a la niña, dubitativa, sin separarse del niño y de Laura, sin prestar demasiada atención a su alrededor.

    Pero era difícil no admirar el lugar al que la señorita Marion les había llevado; el comedor, a pesar de no ser tan enorme como el vestíbulo, contaba con un desayuno de lo más variado, y no tardó en sentir su estómago reaccionar ante tal escena con cierta impaciencia. Saludó con una sonrisa a la señorita Mary y asintió con energía cuando Laura la invitó a sentarse, hecho que no dudó, a pesar de tardar unos segundos en reaccionar, absorta por la cantidad de estímulos que captaron su atención. Mientras tomaba asiento junto a Nuvoir no pudo evitar clavar la mirada en unos cucharones de cobre que parecieron llamar su atención, colgados sobre la pared. Qué curiosa forma de decorar una pared, pensó para sí misma. ¿Podría acercarse y tomar uno?

    Y mientras aguardaba a que la señorita Marion pasase por su lado y le ayudase a alcanzar los platos a los que no llegaba, no pudo evitar girarse y hacerle un gesto con la mano a Hanabi cuando pasó por su lado, invitándola a sentarse a su lado. Se llevó un dedo a sus labios, en gesto cómplice, y tras dirigirle una mirada significativa a Nuvoir, avisándole de lo que estaba a punto de contarle, se acercó a la niña.

    —Verás... Le dije a Nuvoir que guardase el secreto, pero prométeme que no se lo contarás a nadie, ¿sí? —murmuró, de tal forma que solo ella pudiese escucharla. Kaede era tan impaciente que era incapaz de guardar un secreto, por lo que se ve—. Tengo una mascota secreta, la encontré en el bosque, pero la señorita Marion o Mary podría quitármela. ¡Tenemos que protegerla!

    Y rápidamente se tensó, nerviosa, cuando la aludida comenzó a encaminarse hacia donde se encontraban, repartiendo los platos que los niños iban pidiendo desde su lugar, antes de regresar a au sitio. La niña soltó un largo suspiro.

    Uff... Por qué poco.
     
    Última edición: 30 Agosto 2019
    • Adorable Adorable x 2
    • Ganador Ganador x 1
  4.  
    Zireael

    Zireael Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    10,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hiroshi Koizumi.

    Contra todo pronóstico, el mal humor que le causaba el sueño había ido mermando, siendo sustituido por el hambre por fin. Estuvo por dejarse atraer nuevamente por los adornos de las paredes, cuando vio a Evan acercarse hacia ellos, lo saludó animado con la mano y se volteó por fin hacia Summer, esperando que su mal genio también hubiese retrocedido.

    —Vamos. —Le dijo con tono suave—. ¡La señorita Marion ha dicho que no hay nada de ese color!

    A pesar de que intentaba no ser brusco, algo de su energía había salido de todas formas y sintió el color subir lentamente a sus mejillas al pensar que su forma de actuar podría alterar más a la niña; tragó grueso y se limitó a hacerle una seña mientras seguía a Evan para sentarse junto a él.
    Dirigió su vista a la señorita Mary y así como había hecho al ver a Evan, agitó su mano para saludarla, con una sonrisa en el rostro.

    A pesar de que el día anterior no parecía seguro de la situación, la comida frente a él, Marion deshaciéndose del capote rojo, los cuadros, la tela de los zapatos, e incluso la comida de ese color, le daban cierta seguridad. Al menos había alguien preocupándose por ellos, ¿no? Y ponía especial dedicación a la situación de Summer, lo que lo tranquilizaba sobremanera.
     
    • Adorable Adorable x 2
  5.  
    Gigavehl

    Gigavehl Equipo administrativo

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2019
    Mensajes:
    4,099
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nuvoir Drestender

    Cuando llegó el momento de desplazarse, sin dudas no evité suspirar aliviado, al menos, de momento. No tenía que lidiar en fingir demencia por intentar encubrir nuestro secretillo. Avanzamos tranquilamente aunque cada paso lo sentía más extenso de lo normal. El no haber cenado el día anterior empezaba a estresarme. Aunque, como era de esperarse. Pronto llegamos al susodicho comedor. Donde si bien no era tan grande como pensé, sin dudas no dejaba de impresionar la vista de sobre manera.

    —Wow...—fue lo que dije en voz baja mientras observaba el sitio, y la Señorita Mary habló, llevándome una desilusión al no ver al señor O'Donell. Me pregunto. ¿Qué clase de empleo o cosas hará? ¿Se vera viejo producto de tanta labor?

    Aún así, ver toda esa comida y la decoración misma por los alimentos, viendo tanta variedad y sabor que me hizo olvidarme por completo del tema, hasta tal vez, denotaba una enorme sonrisa por la visión.

    No fue que Kaede se comenzó a dirigir a un asiento que yo al fin comencé a desplazarme, después de todo. Creo que le agradaba de sobremedida mi compañía. ¡Hagamoslo más duradero con el desayuno! Me senté a un lado suyo y me quedé algo embobado contemplando a detalle el desayuno cuando vi que Kaede me dirigió una mirada que sin dudas delataba algo significativo, después. Vi a Hanabi.

    —Eh, Kaede. E-Espera- pero antes de poder decir algo más la pequeña ya estaba diciéndole algo a la niña, bueno. Creo que después de todo sabe a quién decirle sus secretos. Esperemos que esto dure bastante.
     
    • Adorable Adorable x 2
  6.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,166
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hanabi

    El camino hasta el comedor había sido más rápido de lo que temía, por suerte. La situación sobre Wooloo había quedado en el aire debido a la intromisión de Marion, y Hanabi utilizó el trecho recorrido para distraerse pensando al respecto. Un amigo imaginario, ¿eh? Eso sonaba... ¿divertido? No sabría decir. Si mal no recordaba, su último amigo imaginario lo había tenido hacía ya seis años. ¿Cómo era? ¿Llevaba... un sombrero de paja en la cabeza? La memoria le estaba fallando. Lo cual era lógico, a decir verdad. Un amigo imaginario no desaparece por voluntad propia, sino cuando acaba lentamente recluido en los pantanos más oscuros de la memoria.

    No por deseo, sino por omisión.

    El comedor frente a sus ojos le robó la respiración por breves segundos; o, más concretamente, la comida repartida sobre la mesa. De repente, todos sus miedos sobre la noche anterior, los adultos y las mujeres malvadas cambia-zapatos se esfumaron. Su mente solo podía ocuparse de desear probar todos y cada uno de esos platillos. Se encaminó a la mesa, ansiosa, cuando captó el llamado de Kaede. Le sonrió, aceptando su invitación sin dilación, y una sonrisa amplia se dibujó en su rostro al oír la verdadera historia sobre Wooloo. ¿Qué era esa sensación tan vibrante y cálida en su pecho? Por alguna razón, le hizo extremadamente feliz y asintió firme con la cabeza, demostrando en su expresión toda la seriedad con la cual manejaría el tema. ¡No se lo diría a nadie, jamás! ¡Ni sobre su propia tumba!

    —¿Es el pequeño escarabajo multicolor? —preguntó, casi en un susurro, luego de que los adultos estuvieran ya lejos—. Te vi con él, y hablamos un poco de eso con Lotte.

    Pronunciar ese nombre pareció activar un recuerdo en su mente. Alzó la cabeza y la sacudió hacia todos lados, en busca de la única cabellera pelirroja de la mesa; pero cuando lo encontró, recordó también de improviso cómo la había dejado sola en el pasillo, ahí con todos sus miedos, y volvió a su posición inicial. Llevaba el ceño fruncido y los cachetes levemente sonrosados del enojo burbujeando dentro de su pecho. Al parecer, Hanabi era una niña bastante impulsiva cuando de emociones se trataba. Podía olvidar un enojo en pocos minutos, revivirlo en un segundo y apartarlo otra vez de inmediato.

    Como ocurrió al sentir el aroma de los pastelillos frente a ella.

    —¡Woah, es tan brillante! —exclamó, tomando uno de durazno glaseado, y le dio un mordisco sin muchas dudas.

    Sus piernitas se agitaron en el aire al sentir la suavidad de la crema derritiéndose en su boca y siguió comiendo, habiendo olvidado toda preocupación, enojo o miedo anterior. Ya no le importaba Marion la cambia-zapatos, ni la Señorita Mary, ni su supuesto padre aún desaparecido. A decir verdad, por lo que a ella le preocupaba, el hombre podía seguir ausentándose toooodo el tiempo que quisiera. Ella sería feliz siempre así: sentada a una mesa llena de comida deliciosa, rodeada por sus hermanos.

    —¡Prueba este! —le dijo a Kaede, tan alegre y enérgica como un sol de mediodía, extendiéndole otro pastelillo del mismo tipo—. ¡Está buenísimo!
     
    Última edición: 2 Septiembre 2019
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
  7.  
    Ceci

    Ceci Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Mayo 2015
    Mensajes:
    744
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Summer ~

    Debía decir que, al igual que todos los niños, su mal humor se había esfumado al ver aquella mesa repleta de más pastelitos de los que pudiera contar, tapizada de las más diversas galletitas. Sí, sin duda era un paraíso que hubiera hecho que cualquier niño sonriera de oreja a oreja y sacara a relucir todas u cada una de sus caries, dispuesto a ganarse más entre tanto chocolate, pero esa no era Summer.

    'Se me ha informado de que uno de los niños posee cierta aversión hacia un color en específico, y por ese motivo, he decidido quitar todo alimento que posea mínimamente ese color', todo un sueño hecho realidad, no podía mentir al respecto, y la mayor de las ilusiones había iluminado sus ojos al saber que esa mañana, a diferencia de las mañanas en el orfanato, no tendría que esconderse a ser la última niña en desayunar para evitar las tazas rojas de los niños, o limitarse a clavar la vista en el mantel para no tener que toparse ni por accidente con el plato de dulce de membrillo, sino que podía darse el lujo de mirar todo lo que estaba en frente de ella, es más, ¡de probar todo lo que estaba sobre la mesa!

    ¿Y entonces cuál era lo que había hecho que Summer marchara a lo último de la fila, prácticamente arrastrada por Evan y Hiroshi, sin atreverse a mirar a nadie a la cara?

    '... para no privar al resto...'

    Y de repente sentía como si sus propios traumas se hubieran vuelto los de todo el grupo, y de pronto pensó que quizás y portaba una enfermedad contagiosa. No podía dejar de pensar en cómo Hiroshi había entrado casi en el mismo pánico que ella cuando habían encontrado el capote rojo en el armario, y cómo había venido Marion a llevarse todo lo de ese color en la habitación. ¿Y si el resto de los niños quería vestir de rojo? ¿Y si llegado el verano todos querían comer sandías, fresas, ciruelas? ¿Iba a tener que volver a esconderse y apartarse de todos y encerrarse en su propio mundo ausente de rojo?

    Agachó la cabeza tal cual lo hacía cada vez que la pescaban huyendo del desayuno en el orfanato, cada vez que la sentaban en la mesa hasta que comiera porque no podía andar por ahí sin comer para evitar a las tacitas rojas, pero esta vez aunque no hubiera nada rojo sobre la mesa a lo que tenerle miedo, Summer sentía miedo de ver la cara de los otros niños.

    Su mera presencia en ese lugar los obligaba a esconder el color rojo detrás de bandejas, de puertas cerradas, a volverlo algo privado. ¿Cuánto tiempo hasta que empezaran a odiarla por ello?
     
    • Sad Sad x 3
  8.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,166
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hanabi

    ¡Bendito cielo! ¿Cuántos platillos había probado ya? Sentía la barriga a punto de reventar, ¡había comido tanto! En el orfanato jamás le habían concedido una comida tan, tan abundante, así que la mezcla de hambre y emoción la había empujado a darse un menudo empacho. Ni modo, si luego le dolía el estómago ya sabría a qué culpar.

    Estiró los brazos en el aire, desperezándose, y soltó el aire de golpe con una sonrisa enorme plantada en el rostro. ¡Se sentía como nueva! Ese lugar quizá no fuera tan malo después de todo. Su cama era calentita, la habitación acogedora, el jardín se veía amplio y verde, y si todas las comidas serían como esa...

    Bueno, puede que lograra acostumbrarse a esa vida.

    Tras estirarse se acabó su taza de leche tibia y apoyó los codos sobre la mesa y le fue echando un vistazo a sus hermanos, mientras tarareaba una canción bajito y balanceaba las piernas en el aire. Todos estaban comiendo y, en mayor o menor medida, se los veía relajados. Hasta que sus ojos repararon en la silueta menuda y encorvada de Summer, y Hanabi frunció el ceño. Su plato se veía impecable, ni una miguita, y la niña parecía no querer alzar la vista del suelo. De un saltito se incorporó de su silla y caminó hasta donde Summer, inclinándose en el espacio entre ella y Hiroshi.

    —¡Hola! —exclamó, quizá demasiado fuerte para las distancias que manejaban—. Oye, Summer, ¿no has comido nada? ¡No puedes hacer eso! Empezarás a adelgazar y perderás fuerzas, ¡y entonces morirás! En serio, yo lo vi una vez. Bueno, fue con un perrito, ¡pero seguro nos pasa lo mismo! Anda, los de durazno están geniales, ¡te lo prometo! ¿A que sí, Hiro? ¿Tú los probaste? —Codeó al muchacho, volviéndose entonces hacia él para esperar una respuesta.


    Qué bueno que hice a una bola de alegría y extroversión, si no ni modo(??
     
    Última edición: 4 Octubre 2019
    • Adorable Adorable x 3
    • Informativo Informativo x 1
  9.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Contra todo pronóstico, y para gran alivio de la Señorita Mary, el desayuno transcurrió sin ningún sobresalto, y en bastante silencio. A pesar de la insistencia de Hanabi para comenzar una conversación con varios de los niños, los nuevos habitantes de la Mansión parecían estar mucho más ocupados en saciar sus estómagos vacíos con los cientos de dulces y golosinas que se encontraban en la mesa que a platicar con sus hermanos. Pero no había problema. Ahora iban a vivir todos juntos en esa Mansión, y tendrían tiempo suficiente para poder disfrutar de la presencia de cada uno en su nuevo hogar.

    Cuando todos parecían estar saciados, la Señorita Mary se levantó de la mesa, para anunciar con voz serena pero firme:

    — Bueno, niños, el señor O'Donell me comunicó, al momento de salir, que hubiera deseado darles un recorrido por la casa, pero como no va a poder encontrarse presente, les dio permiso a todos para que recorrieran el lugar de forma libre.— informó, mientras Marion se ocupaba de levantar la vajilla sucia.— Sin embargo, Marion me avisó que varios sectores de la Mansión todavía no se encuentran condicionados para sus nuevos habitantes, por lo tanto, tendré que recortarles un poco el recorrido.

    >> Tienen permitido moverse de forma libre por sus habitaciones, el primer vestíbulo, el baño de este piso y el de sus habitaciones, los pasillos que conectan esos lugares; y el patio interior. Que no me entere que se han colado por otros lados. Qué disfruten de su nuevo hogar, niños. Estaré en el primer vestíbulo por un rato, por si me necesitan.

    Vaya, era un giro de acontecimientos interesante, casi agridulce, se podría decir. ¡Iban a poder recorrer la mansión! Pero de manera algo restringida, vaya. Bueno, quien sabe, tal vez esos lugares eran más que suficientes, y tal vez se encontraran con personas que no habían visto antes, ¿no?

    ¡Hora de explorar! En estos momentos, comienza el "tutorial", por decirlo de alguna manera, del apartado de exploración. Además, podrán ir conociendo nuevas habitaciones, personas, e incluso, activando nuevos eventos que podrán modificar luego la historia del rol. Iré agregando temas nuevos para las habitaciones que correspondan (1° Pasillo, 2° Pasillo, 1° Baño, Patio Interior), y actualizaré los ya existentes, para que quede la descripción acentada en un solo post, junto con las conexiones que esta habitación posee.

    Les pido por favor que posteen en este tema hacia donde se dirigen, así también me organizo. Tengo muchas cosas encima como para ir creando temas que nadie visitará.

    Y por último, puede que ciertas acciones disparen Pánico en sus personajes, pero no se preocupen, no tendrá un efecto tangible en el futuro. Como dije, esto es solo un tutorial.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  10. Threadmarks: Comedor
     
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Esta sala es bastante espaciosa, pero tal vez no tanto como se podría haber esperado, según las dimensiones que la Mansión había estado demostrando con el Vestíbulo. ¿Tal vez este comedor era para el uso diario y común, y tenían otro mucho más ampuloso y grande para cuando recibían visitas especiales? ¿O simplemente a los O’Donell no les parecía demasiado importante el espacio de las comidas? Teniendo en cuenta que los únicos habitantes que habían conocido hasta ahora eran Marion y el señor O’Donell, y este último solo por nombre, no sería extraño que estos lugares fueran más pequeños de lo que se cabría esperar.

    Sin embargo, el comedor no dejaba de ser una delicia. Pisos completamente encerados y brillosos, con mosaicos que forman bellos patrones en el suelo. La mesa, que parece de roble macizo, fue barnizada recientemente, por su aspecto lustroso, tal vez para recibir a los nuevos integrantes de la familia. Un total de ocho sillas pueden encontrarse allí, todas ellas de madera, acolchadas en el respaldar y el asiento. Una enorme alacena, ubicada en la pared este, llena de cajones, puede verse repleta de vajilla de todo tipo, a través de los vidrios traslúcidos. Pueden ver vasos, platos, cubiertos, servilletas, tazas. Absolutamente de todo. Y además, todo parece ser de excelente manufactura. Varios cucharones de cobre se encuentran colgados de la pared opuesta, y sobre ellos, un estante en donde una paila del mismo metal descansa. Aparte de la puerta por la que entraron, otra puerta puede hallarse, en la pared de la derecha.

    Conexiones:
    • 2° Pasillo
    • Dormitorio Maestro [Tema Bloqueado Temporalmente]
     
    Última edición: 17 Octubre 2019
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  11.  
    Ceci

    Ceci Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Mayo 2015
    Mensajes:
    744
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Summer

    Aunque la pequeña introducción de Hanabi había sido suficiente para sacarla de su pequeño episodio de angustia, había logrado sobresaltarla hasta el punto en el que su corazón dio un pequeño brinco de su pecho, aunque no precisamente de alegría. Aquella niña era muy alegre, y quizás en otro momento Summer podría haber apreciado su alegría desde lejos, pero tenerla en primer plano mientras intentaba salir de sus propios dramas personales era una historia muy distinta.

    «No puedes tenerle miedo al rojo y también al resto de los niños», pensó, y se llevó un puño a su pecho mientras intentaba calmar su respiración, desviando la mirada.

    La triste realidad era que Hanabi había venido con todas las mejores intenciones del mundo pero el mundo no era un lugar en donde las pequeñas Summers pudieran desenvolverse con la misma facilidad.

    "Oye, Summer, ¿no has comido nada? ¡No puedes hacer eso! Empezarás a adelgazar y perderás fuerzas, ¡y entonces morirás! En serio, yo lo vi una vez. Bueno, fue con un perrito, ¡pero seguro nos pasa lo mismo! Anda, los de durazno están geniales, ¡te lo prometo! ¿A que sí, Hiro? ¿Tú los probaste?"

    Entonces Summer abrió los ojos como platos, parpadeando un par de veces mientras se atrevía a volver a subir la mirada hacia Hanabi, incrédula ante la situación. ¿Cuánto había tardado en decir tantas palabras juntas, con tanta confianza? Ni siquiera había sido capaz de entender el mensaje en su totalidad, apenas había escuchado algo sobre un perrito porque a qué niña pequeña no le interesa escuchar de perritos, y aunque no supiera exactamente de qué demonios hablaba esa niña, un nuevo interés había despertado en la pequeña Summer: cómo era que Hanabi podía hablar tan rápido y tan fuerte y con semejante seguridad.

    De pronto un brillo intenso se implantó en sus ojos tan pronto la conclusión la golpeó más fuerte de lo que la golpearía su propio estómago más tarde por no haber probado nada en el desayuno.

    «¡Hanabi es una habladora natural!»

    Fuera uno a saber lo que sería una habladora natural en la mente de Summer, pero en ese momento, se convenció de la idea de que podría aprender algo sobre cómo dejar-salir-palabras-de-su-boca-sin-morir-en-el-intento si se pasaba observándola por el suficiente tiempo.

    'Observándola', palabra clave, porque dudaba de poder devolverle conversación en un tiempo cercano, y seguro Hanabi se aburriría de esperar que Summer pudiera articular palabra para contestarle algo.

    Aunque la idea de ser incapaz de entablar un diálogo con Hanabi le marchitó algo dentro de su pequeño ser, Summer se había decidido a seguir a esa pequeña y alegre niña tan pronto como la señorita Mary interrumpió el ambiente del desayuno para anunciar que eran libres de explorar. A Summer no podía importarle menos lo que fuera que hubiera en esa casa, sino que lo único que buscaba era el mero 'conocimiento conversacional', o así le había llamado ella.
     
    • Adorable Adorable x 3
  12.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,166
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hanabi

    No hubo realmente tiempo a que Hanabi pudiera entablar conversación con sus nuevos hermanos, ya que de inmediato sintió la presencia de la Señorita Mary acercándose hacia ellos y, luego, su voz. Hanabi había permanecido allí de pie, entre ambos niños, sin siquiera girarse hacia la proveniencia del sonido. Sus palabras, de todos modos, le brindaron noticias que encendieron la chispa de curiosidad siempre tan presente y distinguible en la pequeña. Había colocado cada mano sobre el respaldar de una silla, y sus pies habían empezado a dar brincos chiquitos cargados de emoción.

    ¡Podrían explorar! Finalmente podría recorrer a sus anchas esa mansión taaaan enorme. Todas las posibilidades le atraían, pero había una en particular tan seductora que siquiera le había brindado tregua a las demás.

    —¡El patio! ¡Sí!

    Quizá habría sido una mejor idea invitar a alguno de sus hermanos para ir con ella, eso contribuiría a pasar más tiempo juntos y estrechar lazos lo antes posible. Pero Hanabi era apenas una niña y, cabe destacar, una niña muy impulsiva. Se dejaba llevar fácilmente por sus emociones y no reflexionaba mucho sobre sus acciones o deseos. Su panorama de pensamiento era aún muy acotado y no cabía en ella la posibilidad de que, por ejemplo, hubiese alguien con las mismas ganas de ir al patio, pero que algo le impidiera salir corriendo como hacía ella.

    De modo que Hanabi soltó la exclamación al aire, hacia nadie en particular —o quizá sí, era difícil saberlo—, y salió corriendo fuera del comedor, en busca del patio interno. Le habría gustado mucho más explorar ese jardín tan bonito que rodeaba la mansión y lindaba con el bosque, pero la Señorita Mary no lo había mencionado y ella, bajo ningún punto de vista, iría a preguntarle.


    Si no entendí mal, creo que así está bien. Cualquier cosa decime Tom y lo edito
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  13.  
    Zireael

    Zireael Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    10,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hiroshi Koizumi

    El codazo de Hanabi hizo que se le cayera la comida de la cuchara, porque apenas había terminado de pensar en el cuidado que le estaban brindando a su amiga cuando ya se había puesto a comer como si no hubiera un mañana.
    Agradeció que no lo hubiese codeado mientras estaba masticando, de seguro se habría atragantado.
    Recogió la comida que acaba de caer en su plato, se la llevó a la boca y cuando terminó de masticar asintió enérgicamente con la cabeza, incapaz de notar que su amiga estaba en medio de una suerte de crisis existencial.

    —¡Están muy buenos! —Le dio un largo trago a su vaso de jugo antes de seguir hablando—. Vamos, Summer, come algo. Te dará hambre más tarde si no lo haces.

    Otra cucharada de comida quedó en el aire cuando escuchó las palabras de la señorita Mary y sus ojos verdes brillaron con genuina emoción, restaurada por el desayuno. Escuchó la exclamación de Hanabi antes de que echara a correr y de nuevo, apresuró la comida que le quedaba en el plato, el jugo y tomó un pastelillo antes de levantarse de la mesa también.

    —¡Eh, Hanabi, espera! —Se volvió a Summer entonces, olvidando en medio de la emoción que le había dicho que comiera algo—. ¿Vienes? El patio de seguro tiene cosas interesante.
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  14.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Kaede

    La pequeña niña se inclinó sobre su asiento con una sonrisa de oreja a oreja, feliz y satisfecha. Jamás había disfrutado de un desayuno tan variado y completo y se atrevería a decir que en aquella ocasión, incluso los alimentos que acostumbraba a tomar le habían sabido mejor que nunca. Quizás debido a que se encontraba rodeada de aquel ambiente cálido y jovial, donde por primera vez se sintió algo más segura y en confianza. Probó gustosa el dulce que Hanabi le tendía con alegría y sus mejillas se tiñeron ante el gusto que le dio descubrir todos aquellos sabores. ¡Estaba verdaderamente bueno, ojalá pudiera probarlo todo!

    Cuando el desayuno llegó a su fin despidió tímidamente a la niña, viendo cómo se marchaba hacia otra parte de la mesa, y escuchó con curiosidad lo que la señorita Mary les decía. Sus ojillos comenzaron a brillar de ilusión al saberse libre de poder explorar nuevas zonas de la que sería su nueva casa, y no pudo evitar mover sus pies con impaciencia mientras la mujer hablaba, deseando marcharse cuanto antes. De día todo se sentía muy distinto y gracias a lo bien que había descansado y comido, el mundo se veía mucho más colorido e interesante de investigar.

    Se volvió hacia Nuvoir, sentado a su lado, y agachó la mirada con algo de timidez, jugando con las mangas de su camiseta.

    —O-Oye... ¿Te apetece explorar conmigo la casa? —murmuró, bajito en un principio, tomando soltura a medida que dejaba escapar las palabras. Alzó la mirada de repente, clavándola en la suya con algo más de energía—. ¡Tenemos que proteger a Wooloo, y yo sola no podré hacerlo! ¿Lo harás?

    >>Si aceptas te espero en la salida de los baños, ¡q-que me hago pis!

    Y en un visto y no visto, Kaede echó a correr fuera del comedor, con una energía algo distinta a la que había mostrado Hanabi. ¡Lo suyo era una emergencia!
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Gracioso Gracioso x 1
  15.  
    Gigavehl

    Gigavehl Equipo administrativo

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2019
    Mensajes:
    4,099
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nuvoir Drestender

    La comida sin duda alguna fue estupenda. Toda preocupación, todo pensamiento fue erradicado por el paladar el cual recorría todo tipo de sabor y color que me pudiese imaginar, fue en este preciso instante cuando había valido la pena haberse ido a tomar toda esa caminata de un comienzo.

    —¡Ah! ¡Esto es estupendo!—Exclamé a muy satisfecho antes de escuchar a la señorita Mary, eso sin duda alguna me puso más alegre. ¿Dónde iría explorar? ¡Hay tanto espacio! Vaya. ¡Que ni me importaba escuchar que varios sitios estaban reestringidos! Esa personalidad seria y algo solitaria había sido erradicado con tanta alegría junta ¡Qué mas da! ¡Subidón!

    Mientras me recargaba un momento en la silla, asimilando un poco lo acontecido, sentí un par de tirones en mi manga, al voltear, vi que era Kaede, la pequeña sin dudas se le mostraba tímida como siempre. Pero se le veía también animada por lo acontecido. Cuando apenas reparé en lo que me decía ya se había adelantado, saliendo como bala hacia los baños.

    No evité reírme y casi sin pensarlo bajé de un brinco de la silla y exclamé:

    —¡Espera Kaede! ¡Que tu amigo imaginario me agrada! ¡No puedo abandonarlo!—y fui a alcanzarla a los baños.
     
    • Adorable Adorable x 1
  16.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,166
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hanabi

    Sus talones se afianzaron al suelo y casi se va de bruces por la brusquedad con que había frenado. Estiró los brazos a ambos lados, agitándolos hasta recobrar el equilibrio, y se giró riendo hacia Hiroshi, quien la había llamado.

    —¿Vienen? —los invitó, señalando hacia la puerta.

    Podía zamparse dos kilos de comida, ignorar a cada adulto viviente, distraerse por una mera mosca y salir corriendo tras cualquier estímulo, pero jamás podría ignorar cuando otro niño alzara la voz y pronunciara su nombre, el nombre que Hana le había regalado. Volvió sobre sus pasos, hasta Hiroshi y Summer, y les sonrió mientras aguardaba por una respuesta. La niña en particular parecía algo más retraída y Hanabi decidió tener eso en consideración a partir de ahora. ¡Si podía hacer algo para ayudarla, lo haría! Era su trabajo como hermana, después de todo.
     
    Última edición: 28 Octubre 2019
    • Adorable Adorable x 2
  17.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master sixteen k. gakkouer

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    7,166
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hanabi

    No lograba comprender qué era lo que hacía tardar tanto a sus hermanos; aunque, a decir verdad, tampoco le había concedido una gran cuota de reflexión. Sus talones empezaron a golpetear el suelo cada vez con mayor insistencia, hasta que la ansiedad fue más fuerte que sus modales y decidió adelantarse sola.

    —¡Nos vemos luego, chicos! —exclamó, haciendo un extraño saludo por sobre su cabeza y echándose a correr en dirección al patio interno.
     
  18.  
    Zireael

    Zireael Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    10,168
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hiroshi Koizumi.

    Giró la vista hacia Summer y hizo una suerte de mohín, luego regresó la vista a Hanabi quien ya se alejaba.

    —Cuando quieras acompañarnos, ya sabes dónde estaremos —dijo, no muy seguro y luego se alejó siguiendo los pasos de Hanabi.

    No debía ser tan necio, ¿cierto? Un poco de espacio no le caería mal a Summer, tampoco quería agobiarla ni mucho menos presionarla a seguirles el paso. Había cosas que ella debía hacer a su propio ritmo, lo sabía bien.
     
    • Adorable Adorable x 1
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso