One-shot de Inuyasha - Maiko te enseñe todo, excepto… No amar un danna.

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Reyka Akira, 2 Octubre 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Reyka Akira

    Reyka Akira Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    507
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Maiko te enseñe todo, excepto… No amar un danna.
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1926
    Maiko te enseñe todo, excepto… No amar un danna.

    Categoría: One-Shot

    Autor: Reyka Uchiha

    Pareja: Kagome x Sesshôumaru

    Palabras: 995 + 12 =1008

    Advertencias: UA, Occ. Justificado en Kikyo en su comportamiento

    ---- (cambio de escena)

    Aclaraciones: todas esas palabras tienen un significado con bases, por lo que pongo el significado, debajo dejo el link donde obtuve la información.

    Hanamachi: Escuela de geishas
    taka shimada: Un peinado elevado , normalmente usado por mujeres jóvenes, solteras
    zori: sandalias con suela de madera
    tabí: calcetines solo utilizados en interiores.
    danna: hombre rico, a veces casado, tiene los medios económicos necesarios para apoyar los múltiples gastos relacionados a la formación y estilo de vida de la geisha en cuestión.
    maiko: son aprendices de geishas
    onee-san: Ella le enseñará las formas correctas de servir el té, el juego del shamisen, los bailes, la conversación, etc. A la maiko.
    Okiya: casas de geishas
    Shamisen, Shakuhachi : flautas de bambú

    http://www.sexualidad.es/index.php/Geisha

    "Una Geisha no es una prostituta, sino una artista... Una Geisha es capaz de encantar a un hombre y detenerlo solo con una mirada..."


    Discleimer: los personajes de Inuyasha pertenecen a Rumiko Takahashi
    Escrito participante en el concurso anual de Inuyasha. Los escritos para este concurso, fueron los primeros que realice sobre este fandom, espero me den su opinion y consejos ^.^
    Título: Maiko te enseñe todo, excepto… No amar un danna.
    Principios de agosto, en la ciudad Kyoto el clima se palpa templado, las calles son transitadas por diversas personas de distintas clases sociales. Surca la avenida central un auto rojo del año, conducido por el hijo mayor de la prestigiosa y distinguida familia Taishô. El joven de veinte años guía con rostro apacible su vehículo con el mismo destino de todas las temporadas pasadas en sus vacaciones, la zona Hanamachi.


    ----

    La hermosa maiko, de cabellera negra y sedosa sujeto en un peinado tradicional taka shimada, su kimono en color rojo con estampados en blanco, sus zori y tabí les brindan la imagen perfecta al ojo de los danna. Diecisiete años cumplidos en los que ya había superado las primeras y duras etapas de su formación, había adquirido el carácter requerido para convertirse en una maiko, su onee-san la enseñaba en todo lo referente al significado puro de ser: una Geisha.

    Un año más como parte de la Okiya se le sumaba. Este día se le había ordenado servir de guía hasta la enorme sala de recreación a los prestigiosos clientes que llegaran.

    Con su rostro gacho, saluda de manera cortes a los primeros danna cumpliendo así las órdenes de su mentora.

    Las manecillas del reloj marcaban la una de la tarde, hora en la que se le había ordenado ingerir sus alimentos, a punto de dirigirse al comedor, diviso en la entrada un automóvil rojo que el conductor aparco frente a las escaleras que daban a donde la joven se encontraba.

    Saludo al buenmozo de cabellera platinada, orbes albinos y rostro inmutable, lo guio según las ordenes dadas. El chico le dirigió una fugaz mirada a la pelinegra, más sus finos labios no formularon palabra.

    —Sesshômaru-sama, sea usted bienvenido —para sorpresa de la maiko, su propia onee-san era a quien el joven buscaba.

    —Vamos, Kikyô —ordeno el platinado, la bella Geisha se disponía a seguirle en silencio, cuando su inexperta hermana le llamo.

    —Onee-san, voy al comedor —le comunica.

    —Tráela —interrumpe la gruesa voz del Taishô.

    —Como ordené —dijo, con su mano derecha tomo la izquierda de su pupila, haciéndola avanzar con ella siguiendo los pasos del chico rumbo a su habitación, aquella que ocupaban cada vez que llegaba de la ciudad donde estudiaba, Hôkkaido.

    Las piernas le temblaban a la discípula de Kikyô, pues la presencia de Sesshômaru se imponía por donde quiera. La mirada indiferente pero al mismo tiempo se percibe intimidante, el platinado cautiva irremediablemente ha la joven aprendiz en quien, en sus mejillas se prenda un apenas visible sonrojo.

    —Mi señor, ella es Kagome. Una maiko aún —se dirige al Taishô haciendo honor a su reputación.

    Ambas, tutora y discípula entonan suaves y agradables al oído del platinado melodías antiguas de su nación. Kikyo con el Shamisen y Kagome con el Shakuhachi, movían sus cuerpos danzando.

    Kikyo le dijo a la maiko que recitara un poema, los orbes ambarinos observaban en silencio ambas presencias femeninas delante de él. Las horas transcurrieron, al cabo de dos horas Sesshômaru se aproximo a Kikyo.

    —Tomá—le entrego un fajo de billetes —vendré mañana, por tu discípula.

    —Pero mi señor —no le dejo continuar.

    —Vengo a las once de la mañana, por ella —recalco tajante en su decisión.

    Guardaron silencio mientras observaban aún la espalda del joven que se marchaba. Cuando se encontraron solas.

    —Ya escuchaste Kagome, mañana pon en práctica todo lo que se te ha enseñado hasta ahora —comenzaba a caminar rumbo a sus aposentos para descansar.

    —Onee-san, como tú ordenes —acato la orden para después dirigirse a su habitación y estar lo más fresca y descansada posible para cumplir con eficiencia su trabajo, de dama de compañía.


    La salida con el platinado no seria la primera y mucho menos la última. Tan cruel silencio los rodeaba a ambos a pedido de Sesshômaru, solo quería la compañía de la maiko en presentaciones, fiestas realizadas por la gran sociedad durante las dos meses que habitaría en Kyoto.

    Cuando no salían al exterior, se pasaban las tardes encerrados en una de las habitaciones, mientras la joven le danzaba, cantaba para él, recitaba poemas, le daba agradables masajes en hombros y espaldas con sus tersas y bien cuidadas manos, en otras ocasiones recorrían los jardines mientras la chica le platicaba lo que hacia durante el tiempo que no estaba con él.

    Una tarde a finales de octubre, como casi todos los días. Aparco el joven Taishô a la Okiya, en la sala de espera se encuentra aguardando por él, con rostro sereno pero con el corazón latiendo sin frenesí, Kagome. La maiko al verle se pone de píe, lista para seguirle a donde él diga, ve que se detiene frente a ella.

    —Toma—le extendió la mano donde sostenía un pequeño sobre blanco— debo marcharme, el avión me aguarda —rosa con su dedo índice la tersa mejilla de la pelinegra, para después dar vuelta y marcharse.

    Él antes le había advertido que se iría, pero ella no se imagino que fuera tan pronto. Unas finas lágrimas se desbordaron de sus orbes negros, el maquillaje se borraba donde las salinas transitaban. Un nudo se le formo en su garganta mientras se le estrujaba el corazón. Las facciones de tan bello joven se perdieron de su nublada vista.

    Pronto sintió el tacto sobre su hombro derecho de su Onee-san.

    —Tú sabías que este trabajo es difícil. Pero en esto… —con dos de sus dedos secó un poco el caudal de su pupila— yo soy la culpable, por no enseñarte la lección más importante de todas.

    —Una Geisha no se debe enamorar de un danna —finalizo con la voz quebrada Kagome, mientras Kikyo daba una cabezada en afirmación para abandonar luego la habitación.

    Una vez sola, abrió el sobre que momentos antes el platinado le había entregado, en su interior encontró dinero y una tarjeta que citaba:

    Siéntete libre de seguir tocando tu flauta para mí, cuando nos re-encontremos… aún si es, en la otra vida”. Sesshomaru Taishô.


    comenten porfa... ^.^
     
  2.  
    Kairy

    Kairy Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    17 Abril 2006
    Mensajes:
    222
    Pluma de
    Escritora
    Re: Maiko te enseñe todo, excepto… No amar un danna.

    Lo adoré *.* Adoro la pareja Sesshoumaru y Kagome, y me encantó como describiste todo. Me llamó la atención el título y me dije, a ver que tal jeje.
    Como ya he dicho me encantó. Muchos besos.

    Kairy.
     
  3.  
    MelodiaVal

    MelodiaVal Noctambula

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Agosto 2009
    Mensajes:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Re: Maiko te enseñe todo, excepto… No amar un danna.

    muy hermoso, se notaba el amor que sentia kagome por el
    pero cometio un error fatal; esa clase de hombres no son de los que se dejan amar,
    hay que tener cuidado. Me gusto muchisimo y la idea de las geishas, con descripccion y todo fue muy buena y bella, me encanto

    Ruriko-chan
     
  4.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    444
    Pluma de
    Escritora
    Re: Maiko te enseñe todo, excepto… No amar un danna.

    WAAA esa frase se la dijo a Sara la humana q según lo amó y se dejó poseer por demonios creo, bueno hizo lo mismo q naraku xD y murió sniff ToT, y eso le dijo cuando murió creo, así leí, en fin, excelente historia, conmovedora waa, q dificil trabajo de las geishas en esa época, o en esta si es k siguen existiendo, ehm danna es amante?? es k las frases japonesas no son muxo lo mio, en fin me encantó, lástima q no se vio más interés de sessh por ella, no se hubiera inventado un escape xD

    Bueno ya sin más, cdate xau...
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso