Long-fic Luna Roja

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Sumi Chan, 5 Abril 2010.

Cargando...
?

¿Te gusta el fic?

  1. Siiiii

    31 voto(s)
    96.9%
  2. Bueno tal vez

    1 voto(s)
    3.1%
  3. mmm... ¿Creo?

    0 voto(s)
    0.0%
  4. Mejor no te digo ¬¬

    0 voto(s)
    0.0%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    365
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    jajajaja...!! no maa!!! te juro que me dieron una santa reganisa de hecho tambien estoii en lo de enlace y ya avia acavado y me puse a leer el fic en mi ipod y casi me tiro de la risa por lo de inuyasha pobre kagome...!!!
    jaja yo uviera salido de la casa y gritado!!!! como vil loca y ukio gritando tambien...!!
    esta super pero inu no se dio cuenta.,??
    kyyaa..!! dehecho toodo me lo imagine..!!
    que dawn..!!! bueno sayonarita..!!
    atte: kagomeg y ukio
     
  2.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    732
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Hola amiga ash quitaron mi post pero bueno aqui vengo de nuevo jejeje no puedo quedarme sin comentar waaaa concuerdo con Izayoi-Sama me encanto el cap pero noooo como que Inuyasha por poco mata a Kagome u_u todavia que lo cuida y curo sus heridas con dulzura esa parte me enterneciò mucho... n///n awww obvio no le gusta verla llorar porquè la ama espero la proxima conti cuidate sayo...
     
  3.  
    Tamao

    Tamao Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    128
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Ohayo!!!

    Fue muy lindo que Kagome curara a InuYasha, nacieron el uno para el otro, eso no hay duda.
    ¡Qué lindo!
    Pero fue muy pervertido que pensara así y para mas que le atinara a su pensamiento—De que hablo soy una pervertida—En fin.Bien hecho.
    Buena suerte.
    ¡Gambare Sumi-chan!—Animo—
    Sayonara
    :nyall:
     
  4.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    ¿Pervertido capitulo? ¡Nah! Solo una cosa que paso por ahí, bueno sobre el capitulo te recalcare sobre las tildes, pero desde ahí todo bien. Me gusto el capitulo a pesar de ser un poco corto, es por la trama la hiciste muy bien que ni me di cuenta cuando empecé a leer. Perdona que te comente hasta ahorita amiga, ya sabes que te quiero mucho y que no me perderé ninguna continuación de tus capítulos.
    Sayonara
    :princess:
     
  5.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Luna Roja
    Total de capítulos:
    18
     
    Palabras:
    2045
    Re: Luna Roja

    Lo siento en verdad jejeje pero es que me voy de vacaciones yeahh!!! asi que no podre mandarles continuacion pero espero que les guste
    Capitulo cinoco: Sentimientos.

    ¡Jamás había dormido tanto! Aun estando acostada en la cama eran las doce de la mañana. Gracias al cielo que era sábado. Se estiro y se acurruco de nuevo…Tenia un poco de sueño…Tal vez si dormía otro poco ya no sentiría tan casada. Cerró sus castaños ojos y respiró profundamente.

    -Ahora que lo pienso…Mi cama huele a el-sonrió mientras abrazaba a una almohada. Se sentía tan bien así…

    Por el momento visitare aquí…

    Sonrió ante ese pensamiento…Era su amigo, según ella… Ya hacia tanto tiempo que no hablaba con a gusto, en realidad nunca hablo muy bien con el…De hecho las cosas empeoraban cada vez que venía el sin embargo para ella era alguien tan familiar y a veces lejano. Con emoción tomo su libreta y un lapicero; se dio cuenta que su confidente de secretos ya no tenía mas hojas con escribir…Se levantó…Abrazo ese pequeño libro de memorias y vidas y lo arrojo en su cajón…Apretó la mandíbula, ya se había acabado…Su diario. A veces aquella pequeña libreta no es solamente un cuaderno de hojas o de escritos, es tu alma o amigo a quien pueden escribir y sin juzgarte incluso cuando a veces llorar y ríes, cuando te desahogas, cuando estas feliz o triste. Un diario era todo para ella su único amigo de tantas tragedias, de tantas emociones de tanto sufrimiento. Solamente había una página un poco maltratada o algo así. Miró el cielo, el sol alumbraba a lo alto. Trago duro, el nudo en su garganta seguía allí. Se levanto y salió de la habitación. Después de que se había ido Inuyasha ella limpio todo su cuarto así que nada destruido o algo así. Bajo las escaleras y vio el retrato de sus padres y hermano…Sus lagrimas no podían parar. Se fue directamente a su cuarto.
    Abrió el cajón donde estaba situado su pequeño libro y lo abrió buscando la ultima pagina y tomo su lápiz.

    Si existiera una oportunidad de decidir en vivir o morir, preferiría morir…¿Tanto es mi castigo? ¿Tanto tengo que pagar? Estoy sola y duele…Duele mucho estarlo… Desearía poder tenerlos, abrazarlos, decirles que nunca me abandonaran. Si existiera un día para poder decidir preferiría morir…Sin embargo no puedo suicidarme, no ahora, no hoy…Se que si lo hago no estaré con ustedes…a veces creo que no es una prueba o maldición, creo que es algo por un error, algo imprevisto que los asesino. Quiero morir, deseo morir, Ancio morir ¿Para que vivir? Mi confidente amigo solo le queda esta página, no hay nadie ni siquiera para hacerlo…Puedo hacer otro pero…Para que? Ya no hay nadie se acabó y mis lagrimas no pueden cesar.
    Ojala existiera solo existiera decidir en vivir o morir lo haría, desearía morir…Pero ya no importa nada…Nada…


    Quería continuar pero se dio cuenta ue había escrito de más. Su dolor era tan intenso…

    -Perfecto, quinceañera, sin novio, sin familia y ahora sin diario-su sarcasmo hixzo sonreír…Una risa tan amarga. Lo cerró de a golpe y lo dejo en su cama…Podia escribir otro pero…Seria remplazarlo.
    -En serio…Quiero morir- salió de la habitación para darse una ducha.
    -------------------------------------------------------------------

    Kagome estaba sentada desayunando; Oía pasos pero no le daba importancia estaba bastante deprimida como prestar atención. Miró su pan lleno de mermelada o más bien los restos de lo que fue, estaba totalmente hambrienta. Saco el pan del tostador y lo unto con mantequilla.

    “-Ahora vamos contigo Kosanawa-

    -En las noticias de ayer se comentaba que miles de personas andan perdidas…Antes era diez ahora en total son diecinueve…Se dice que puede ser un secuestrador muy famosos, sin embargo nos comentan…”

    -¿Por qué hay tanta gente desaparecida?-se distrajo viendo la televisión. Ahora se encontraba con las fotografías de las personas,-vaya…Si son demasiado-bajo la mirada hasta que termino de hacer su pequeño y gran desayuno. Otra vez levanto la vista y lo pudo observar-¡Hoyo! ¡Yukka!- fue al televisor.

    “Esas personas desaparecieron ayer por la tarde, si alguien las conoce o saben donde se encuentran por favor llamen a este número..”

    Se había quedado en shock, no era posible, su amiga y… Hoyo. Cerró los ojos y una imagen se le vino a la mente, o era una visión. Yukka estaba sonriendo con crueldad.

    -¿Qué…?-sintió como la carne era traspasada por el cuchillo que tenía en la mano…No se atacaba ella misma solamente el cuchillo mágicamente atravesaba su mano. ¡Ah!- su mano era atravesada por aquel artefacto. Estaba atónita y miro la sangre que escurría sin cesar. Aun dolía, era mucho dolor…Con desesperación se enjuago la herida, lo que vio la dejo sin aliento…Tenia un hoyo en la mano…El agujero provocado por el cuchillo y la sangre no paraba…Se sintió mareada y se sostuvo de la mesa y callo de rodillas. Tuvo miedo.

    Su sangre de ve deliciosa.

    -Aléjate-una voz gruesa se oyó en la cocina. Kagome vio con horror de quien se trataba, era Inuyasha el camino con rapidez y se agacho y tomo la mano de la chica. El olor a sangre le llego a la nariz…Por primera vez en su maldita vida no sintió deseos de comer el alma de una persona por el olor de la sangre…Es más, tenia asco por la sangre. La miró transmitiendo con su mirada la calma para que se tranquilizara la chica…Una cosa había aprendido de los seres de luz era transmitir sentimientos y palabras con la mirada.

    Estoy aquí para protegerte.

    Tomó la suave mano de la chica y la lamio. Kagome se sonrojo al instante, la saliva de el quedo en su mano y observo con sorpresa que mágicamente había dejado de sangrar. La segunda lamida ya no había nada…Solo una cicatriz…Una sensación de alivio la inundo y respiró profundamente, podía sentir la lengua áspera de el, pero a la vez suave…Se estremecía y le encantaba. Difícil de explicar. Pero después de todo le agradaba.

    La sangre manchaba los labios de él, su lengua se deleitaba con la dulzura que a pesar de saborear ese liquido amargo podía captar el dulzor de la piel de la chica, le encantaba…Se detuvo al ver que la tercera lamida ya no había nada. La chica que estaba enfrente de él estaba muy sonrojada…Se lleno de satisfacción tan solo al verla.

    -Gracias…-murmuro viendo su mano…Ya no había nada.-¿No quieres desayunar?-preguntó. El se incorporó y le dio la espalda.

    -No necesito eso…

    -¡Nadie puede sobrevivir sin comer!-pensó Kagome mientras se dirigía a la mesa. Lo miró de reojo, el estaba de espalda. Como si fuera un niño pequeño enojado, cruzado de brazos y dándole la espalda. El cabello negro se deslizaba por su espalda. Ella negó la cabeza sonriendo; sus sospechas eran ciertas…Se divertía con él. Tomo el pequeño frasco y preparó dos panes. Los dejó sobre la mesa. De alguna manera todo ser “vivo” tiene que comer e Inuyasha nos seria la excepción.-Voy a hacer…Aja si eso- salió de la cocina y se oculto en la puerta. Lo vio por varios segundos. Inuyasha no entendió nada de lo que había dicho, suspiró y vio la mesa. Un pequeño ruido se escucho por toda la cocina y no hizo más que sonrojarse. Se acerco un poco la mesa, como un niño curioso viendo que había. Tomo un trozo de pan y se lo llevo a la boca. Un ligero “Crasch” se escucho. Kagome tan solo mordía su labio inferior verlo así le daba un poco de gracia. Se alejo cuando el hombre toma asiento y comenzaba a dar mordidas al pan.
    ----------------------------------------------------------------------------------

    Estaba en su cuarto, podía escuchar claramente las subidas y bajadas de su compañero. Entraba al cuarto, salía. Caminaba por el pasillo y entraba a inspeccioanr a los cuarto. Como si fuera un animalito que entra por primera vez a la casa de su amo. Olfateando cosas, tocando. Después de que rl ruido se calmo ella cerro su libro que estaba leyendo y bajo als escaleras. Se encontraba sentado en un illón viendo la pantalla que estaba apagada.

    -Esto es el colmo- pensó poniendo una mano en su cabeza. Cuando estaba a punto de llegar a la cosina el rapidamete se paro y subió sin decir palabra. Pareciera como si estuviese huyendo de ella. A entrar abrió los ojos como dos lunas. La cosina estaba hecha un desastre: el frasco de mermelada estaba tirado, la televisión encendida, la jarra de agua ya no tenia nada. El plato estaba roto. Una leche estaba tirada por todo el piso. Con horro miró el lavaplatos y se encontraba lleno de mermelda ¡Ni que se diga de la mesa! El vaso roto y las cucharas tiradas.
    ¡Nunca oyó ele scandalo!

    -Ahora entiendo el por que se paseaba.-Suspiró tan fuerte como pudo conteniendo su enojo, tomo la escoba y comenzó a limpiar ese desastre.
    ----------------------------------------------------
    Entro a la alcoba de ella, la fragancia de la chica le lleno los pulmones. Le encantada estar en ese lugar, aun así no lo admitía. Se sentó en el suelo y miro un pequeño libro que estaba arrumbado. Comenzó a hojearlo… Un diario de una persona. El recordaba que hace mucho tiempo Kikyo tenía un libro que cada noche escribía y que nunca le permitió que lo leyera. Nunca supo el por qué. Abrió una página al azar y se encontró con la ultima pagina.

    Si existiera una oportunidad de decidir en vivir o morir, preferiría morir…¿Tanto es mi castigo? ¿Tanto tengo que pagar? Estoy sola y duele…Duele mucho estarlo… Desearía poder tenerlos, abrazarlos, decirles que nunca me abandonaran. Si existiera un día para poder decidir preferiría morir…Sin embargo no puedo suicidarme, no ahora, no hoy…Se que si lo hago no estaré con ustedes…a veces creo que no es una prueba o maldición, creo que es algo por un error, algo imprevisto que los asesino. Quiero morir, deseo morir, Ancio morir ¿Para que vivir? Mi confidente amigo solo le queda esta página, no hay nadie ni siquiera para hacerlo…Puedo hacer otro pero…Para que? Ya no hay nadie se acabó y mis lagrimas no pueden cesar.
    Ojala existiera solo existiera decidir en vivir o morir lo haría, desearía morir…Pero ya no importa nada…Nada…


    Termino de leerlo. Esa chica tenia un corazón bastante herido, más que el suyo podría decirse.

    -¡Deja eso!-Kagome llego y le arrebato su libreta-Nunca vuelvas a tocarlo ¡Nunca! ¿Cómo puedes leer cosas sin permiso?-frunció el ceño…allí estaba de nuevo algo que no podía leer.

    -Me da igualo de todas maneras…

    A penas la chica iba decir algo cuando algo en su interior la llamo. ¿Nuevamente ese sentimiento en la mañana? Su miradas viajaba por el parque central. Allí estaba personas…Las personas desaparecidas.

    -¿Qué…?

    -¿Los viste?-Preguntó inquieto Inuyasha mirando el reloj…Las 18:00.-tenemos que ir allí.

    -Allí esta Yukka-dijo volviendo n sí y mirándolo con sorpresa-¿Crees…?

    -Solo te digo algo…Ellos ya no son humanos, sus almas fueron devoradas…Seres malignos…Como yo.

    -¿Quieres decir…?-pero él la interrumpió.

    -Shh…Vamos no hay tiempo.-Dijo cargándola y saliendo por la ventana.
     
  6.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Tildes y signos de pregunta y de admiración se te escaparon por ahí. Al igual con la ortografía y lasa tildes del tiempo pasado. La trama de este capitulo estuvo totalmente interesante, tanto los sentimientos de Kagome como el misterio de la desapariciones. Me gusto la parte cuando se cortó la mano con el cuchillo, esa parte estuvo tan linda.
    Sayonara
    :luz:
     
  7.  
    Tamao

    Tamao Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    128
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Kon-nochiwa!!!
    Que lindo capitulo.Te fallaron algunas palabras—completarlas—InuYasha es un desastroso,juro que si a mi me pasar eso haría que lo limpiara, como dejo la cocina tan desordenada.—O si no ya vería—Quedo mono.
    Cuídate.
    Sayonara.
    :sonrisa:
     
  8.  
    Kinary

    Kinary Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    15 Abril 2009
    Mensajes:
    67
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Te quedo genial, mas en la parte donde le da el lenguetaso a Kagome, esta super interesante tu FanFic me lo lei por toda una semana, y te juro que me volvi loca con la trama que le pusiste SuMi algo oscura pero a la vez muy romantica, me gusta tu narracion solo que uno que otro fallo se presentan en tu narracion. Nos leemos.
     
  9.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Holaa amigaa!! por fin pude leer tu fic =D esta mui bueno,, me parecio muii original ii muii interesante. Este es el primer fic tuyo qe leo pero no lo abandones!! me gusta mucho la trama,, me podrias avisar cuando este la conti?? Tienes algunos errores de dedo ii te faltan algunas tildes pero nada mas creo. Bueno me voi yendo amiga...Nos Leemos!! =)
     
  10.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Luna Roja
    Total de capítulos:
    18
     
    Palabras:
    2126
    Re: Luna Roja

    Hola por fin regrese con la continuación

    Capitulo Cinco: Conociendo al verdadero demonio.
    A pesar de la hora la oscuridad había gobernado toda la ciudad. Kagome se sorprendió en eso…No podía creer que sea las seis de la tarde y todo estaba envuelto de ese manto nocturno. Estaba en los brazos de Inuyasha, el saltaba en tejado a tejado para ir más rápido. La chica lo miró su rostro estaba totalmente serio, las facciones masculinas se enmarcaban con mayor facilidad. Lo vio tan atractivo.

    -¿Qué sucede?-preguntó él viendo al frente. Ella bajo la cabeza ruborizada, la había pillado mirándole.

    -Nada-mascullo mientras miraba al frente-¿Yukka y los demás están bien?-cuestionó evitando su mirada. Inuyasha se detuvo y la observo con sus ojos dorados como el sol; suspiró derrotado tendría que decirle la verdad. No sabía cómo iba a reaccionar. Suspiró con fuerza y la deposito en el suelo y la tomó por los hombros-escucha. Los seres de oscuridad devoran las almas de las personas; y toman su cuerpo para poder desplazarse en este mundo así que…

    -¿Están muerto?-la chica apretó la mandíbula.

    -Algo así…-

    -¿TÚ también has hecho eso?

    No contesto la cargó nuevamente y pudo sentir una culpabilidad. Era cierto anteriormente antes de todo eso cuando estaba en el infierno…Infierno, gran palabra y cruel verdad. Su vida era un mártir. Jamás se le olvidaría la agonía, rabia, odio hacia a aquellos que podían disfrutar lo que él nunca supo apreciar. Alzo su rostro y vio unas luces… Un parque. Llegaron y este la deposito en el suelo…Silencio absoluto. Nada se podía escuchar.

    -Esto es extraño…Tal vez sea una trampa-pensó el demonio. En un solo momento vio una sombra acercarse tan rápido que apenas pudo detener el ataque en sus manos. Una alabarda estaba enfrente de él. Su mano derecha no permitía acercársele- Ren…Renkotsu.

    -Eres un infeliz Inuyasha- murmura mientras aplica fuerza al arma comenzando a herirle el brazo al chico- cómo pudiste matar a mi querido hermano Bankotsu.

    -¡ja! ¿Acaso no querías asesinarlo?

    -Robaste mi presa-

    -Inuyasha…

    El muchacho de ojos dorados se maldijo mentalmente volteándola ver…¿Por qué no había huido? Renkotsu tan solo se mojo los labios con su lengua.

    Renkotsu uno de los siete guerreros, los demás estaban en el infierno. Tan solo Bankotsu y Renkotsu fueron expulsados en el exilio y luego…Fueron víctimas de los portales. A diferencia de Bankotsu este no tenia cabello en absoluto. Tan solo unas marcas en sus mejillas semejantes a unas quemaduras graves dando un aspecto repugnante. Sus ojos estaban inyectados de sangre, se decía que su alabarda había descuartizado a miles de mujeres y niños, que podía controlar las almas como quisiese…Y era cierto.

    -Ahora entiendo a mi hermano…Mujer hermosa-se incoporo tratando de alcanzar a las chicas pero Inuyasha no lo permitió, lo pateo y lo aventó al suelo, le tomo el cuello inmovilizándolo. Su mirada estaba llena de furia y su color dorado comenzaba a cambiar a un rojo intenso.

    -Huye Ka…Kagome- su voz sonó un poco ronca.-Corre y no te detengas-su voz comenzaba a escuchar más siniestra.
    -Pero…Pero.

    -¡Ahora!-rugió y la miró con crueldad. Ella no dijo nada y obedeció. Volvió su vista a Renkotsu que estaba abajo suyo.

    -¿Crees que será fácil protegerla Inuyasha?-chasqueo los dedos y unas personas aparecieron. Eran los humanos extraviados.-Tras ella.

    En fracciones de segundos todos esos ‘humanos’ fueron tras ella.

    -Primero lo eliminare…Pero tengo que controlarme si no...Tal vez la hiera-No fue consiente cuando Renkotsu lo había golpeado. Estaba tan desconcentrado que ni se dio cuenta que lo había herido con su alabarda en el hombro. Todo comenzó a darle vueltas ¿Por qué se sentía así? Se sintió desfallecer entonces se dio cuenta que la alabarda había atravesado su estomago. El líquido carmesí comenzaba a manchar su ropa y escurrirle el arma goteando abundantemente. Sus sentidos se abrieron, podía escuchar las pulsaciones de Renkotsu, su respiración. Alzo la vista y lo miró con rencor.- contrólate Inuyasha, contrólate Inuyasha….Contrólate…

    -¿Por qué no me enseñas tu verdadera forma estúpido?-dijo con sorda- dicen que los medios demonios como tu son tan hostiles y a la vez tan poderosos…Enséñame tu poder.

    -Contrólate…Contrólate…

    -Inuyasha…déjame ver tu poder-lamio la mejilla de este y el ya no resistió. No se trasformo tan solo saco sus garras y se impulso dándole un zarpazo en el pecho. Renkotsu cayó al suelo. Inuyasha no dio tiempo de que este se incorporara tan sólo lo levantó con su mano derecha su cuello. El chico sin cabellos lo miraba con ira. Inuyasha lo miró de una manera tan cruel y horrenda. Renkotsu tomo su alabarda estaba a punto de clavarle en el pecho, Sin embargo Inuyasha la sostuvo y se la clavo. La misma técnica como le hizo con su querido hermano Bankotsu -Es cierto…Inuyasha…Tú…tú eres una amena…

    -Cállate-dicho esto lo aventó en el suelo, donde se abrió la tierra y el cuerpo de Renkotsu fue absorbido a un portal.

    -Kagome…
    ----------------------------------------------------------------------------
    La chica corría sin cesar, le dolían sus piernas pero sabía que la perseguían. Estaba preocupada por Inuyasha pero tan solo al recordar su mirada le daba escalofríos. Algo paso enfrente de ella, una sombra negra la cual la golpeo, ella cayó cerca de un callejón. No lo pensó antes pero había entrado en el. Otro golpe hizo que sangrara de su labio infeiro. Levantó con temor al vista ys e encontró aquellas personas que estaban desaparecidas. Una de ellas la sostuvo por el cuello. Kagome miraba con angustia la gente que pasaba por el callejón. Erran las ocho por así decirlo…Había gente pero por mas que gritara jamás la harina caso ¿Acaso no la veían?

    -No seas idiota, siempre estuvimos aquí. Nunca desaparecimos-la voz de el estaba distorsionada.
    -Yo pido la boca.

    -Yo los ojos.

    -Yo su brazo.

    -Yo su alma.

    El señor que la tenia aprisionada del cuello lamio la orilla de su boca. Sonrió, su sangre era deliciosa.

    -¡Suéltame!-la chica tenia los ojos lloroso, eso le dio tanta repugnacia. Una luz ilumino su mano, algo parecido cuando ataco a Inuyasha.

    -¡Maldita!-un golpe en su mejilla hizo que sangrara mas, una cortada marco toda su mejilla.

    -¡Malditos repugnantes!-un grito aterrador se oyó. Todas las personas retrocedieron. Inuyasha estaba parado. Su cuerpo sangraba, pero su rostro era cruel y vil. Kagome corrió hacia a él.

    -¿Estás bien?-se preocupo al ver su rostro manchado de sangre.

    -Descuida no es mi sangre-la observo y toco su mejilla.

    -Auch…

    -Esos hijo de…

    Su cuerpo comenzó a sentir aquella sensación, cuando atacaba a Renkotsu. Queria controlarse pero se le hacía imposible, el olor a sangre que ella emanaba despertaba sus sentidos…Su única alternativa era desquitarse con esas personas. Sus latidos del corazón no paraban, tenían un ataque o algo así. Respiró profundo y la miró, la jalo con la mano -Escúchame-dijo mientras la guiaba hacia unos botes de basura, rasgo un poco su ropa manchada de sangre-quiero que te pongas esto y jamás…Escuchaste, jamás abras los ojos.
    Tan solo lo escuchaba. Estaña confusa ¿Por qué? Se pregunta mentalmente. Solo asintió y tomo el pedazo de tela. Inuyasha camino hacia a ellos y no pudo evitar que sucedía. Con el rabillo del ojo miró como Inuyasha cerraba los ojos. Los demás miraban con temor. Sus cabellos negros comenzaron a elevarse, pareciera una descarga eléctrica que los movía. Su cuerpo comenzó a tener una forma mucho mas notoria, sus músculos aumentaron un poco. Sus ojos ya no tenía brillo si no un rojo oscuro que gobernaban sus ojos. Su cabello cambio de color de negro como la noche a uno plateado. Sus orejas desaparecieron pero unas orejas de perro aparecieron en su cabeza, unas garras y colmillos se mostraban ferozmente. Una sorna carcajada se escucho y Kagome abrió mucho los ojos ¿Esa era su forma original? Trago duro, era demasiado temible. El hizo un movimiento en su cuello y trono sus huesos. No supo cuanto fue el tiempo o milésimas de segundos cuando el desapareció. Una de las personas cayeron sangrando terriblemente. Una marca de unas garras estaba en su espalda. Inuyasha apareció sonriendo, riendo con burla mientras descuartizaba un cuerpo, la sangre manchaba más su ropa. Las personas quisieron atacarlas pero les fue imposible.

    -¿Qué piensan hacer?—su voz sonaba ronca y retadora.-¡Garras sangrientas?
    Era magia enfrente en sus ojos. Kagome estaba llorando, la sangre salpicaba el suelo, las personas caían muertas ya sean degolladas o sin ninguna parte de sus cuerpo. Aquel ataque era tan poderoso que marcaba la pared.

    -Son tan débiles-reía a más no poder, se privaba de esa gracia. La sangre le provocaba a ello, no podía controlarlo. Esta consciente de lo que hacía, cada cuabulo de sangre, cada salpicada, cada pedazo de cuerpo lo veía.

    Con desilusión miró cuantos faltaban. Solo cuatro de quince personas…Que aburrido. Trono nuevamente sus dedos y se dirigió corriendo a esas personas que faltaba.

    Las lagrimas caían por sus mejillas, emitía los sollozos, su llanto no paraba. Era tan doloroso ver aquellas escenas. La sangre, los cuerpos, los gritos. Puso unas manos en su cabeza.

    -No…No…-sollozo.

    -¡Por favor piedad!

    Ella volteo al ver las dos personas faltante. Inuaysha sonreí con agresividad, su rostro estaba totalmente manchado de sangre junto con sus ropas y garras. Kagome casi le da un paro cardiaco al ver quiénes eran. Yuka y Hoyo.

    -Por favor no…-susurró y por un momento pensó que la escucho. Inuyasha miraba su supuesto escondite.

    -¡Feh! No soy dios para dar ese perdón.

    Dio un zarpazo y vio como una cabeza rodaba por las calle. El cuerpo degollado de Hoyo había caído. Kagome lloró intensamente tapando su rostro. Pudo oír un grito y ya no quiso ver…La sangre escurría en aquellas calles. Sabía que también Yuka había muerto.

    -Pero ellos están muertos. No eran ellos. No lo eran. -recordó como aquel señor casi la mataba. Toco su mejilla podía sentir la herida viviente.

    -¿Ya viste todo no?-la voz de Inuyasha ya era normal. Se levantó de su escondite y lo vio. El estaba en aquella forma humana.

    Se sentía como un miserable. Lo había visto todo, lo sabía y aun así nunca se detuvo.

    -Sera mejor que te vayas a casa. Ya aquí nuestros caminos se separa-dijo con rudeza y seriedad. ¿Para qué tenerla allí? La había traumado.

    -No te odio-dijo mientras se acercaba a él-no te odio porque me protegiste a tu manera...Pero…Pero-bajo la mirada y vio la sangre. Muchos recuerdos vinieron a su mente--¡No te odio ni nada! ¡No quiero que te vayas!-apretó su puño. Sus mejillas estaban sonrojadas-¡No quiero que te culpes por lo que hiciste por qué no eran humanas! Pero…-un sollozo la interrumpió-¡Me recodo a mi familia!-su gritó fue tan doloroso que él hizo una mueca de dolor y puso una mano en su pecho- la sangre, los gritos...El dolor…Mi familia…-sollozos eran lo que se escuchaban. Ella se abrazó él. El chico se quedo en shock y le correspondió el abrazo. Se sentía tan culpable, lo comprendía ahora todo. Ella estaba sufriendo tanto como él.

    -Perdóname-murmuró. Mientras saltaba y la sacaba de allí.

    Explicaré..Inuyasha es un ser de oscuridad...Bueno el no se sabe controlar me refiero el no quiere ser una asesino pero su instinto lo domina. Lo cual en el siguiente capitulo Kagome loa yuda. Ella recordo a su familia que habia sido asesinada ya que ella habia visto todo y cuando vioa Inuyasha tipo Jack el destripador pues le recordo su trauma, gomene esque no pude evitar que Inuaysha fuera sanguinaro esque vi el capitulo en donde el se convierte en demonio ya sesina a todos los criminales en la serie >.<
     
  11.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    El capitulo fue algo dramático con eso de que InuYasha se trasformó y con las cabezas rodando, debió ser muy traumarte para Kagome verlo de esa manera. Me gusta la narración que tienes: sencilla, sin palabras que puedan complicarnos la vida xD; sobre todo la trama, me gusta la idea de que InuYasha es un ser de la oscuridad. Y el final que le diste al capitulo también me gusto, pero te sigo recordando las tildes en tiempo pasado, es todo lo que te falla. Todo lo demás esta muy bien a mi parecer amiga.
    Sayonara
    :jaja:
     
  12.  
    Tamao

    Tamao Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    128
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Ohayo!!!

    Fue muy buen la trama del capitulo—demasiado—,y algo sangrienta,por las descripciones de todos como los mataron y los pobres amigo de Kagome.Ella si que esta muy herida por lo que paso con su familia—bueno y quien no lo estaría.—Muy bueno.


    Sayonara
    :magic:​
     
  13.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Hola~ Luna Roja, suena muy macabro pero en cierta forma me recuerda a las historias de los niños pequeños, esas lindas historias que ellos no deben escuchar porque seguramente quedarán traumados, lindas historias para quienes les gusta el horror.
    Me parece lindo y sentí como... sentí que quería cerrar los ojos al imaginarme como mataba a Hojo y después para seguir a Yuka, imaginé un grito terrible ._. me parece lindo nuevamente lo repito xD que Kagome se quiera quedar con Inuyasha, aparte~ sólo lo tiene a él.

    Chau~n.n no tardes :D
     
  14.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    365
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    sumi-chan..! son las 5:am y estoii que se me salen las lagrimas...
    saves por que? la respuesta es que siempre, siempre toodo lo que leo me lo imagino y hasta le haumento la intensidad (en este caso sanguinaria) y me lo imahine toodo hasta kagome viendo a su familia.. con gritos, sangre cavezas!! y mas me rompes el corazon con lo que le dijo a inuyasha..!! encerio que si estoii a punto de llorar.. sufren tanto.. ya como que me lo avias adelantado.. pero no asiii y mas con mi imaginacion experta para hasta inventar cosas que no viene incluidas en las historias y la verdad hasta senti feo y me imagine a mi familia asii..!!
    kiero llorar pero si lloro( a mi manera) voy a despertar a mi familia, y haun asii me encanta tu fic..!!* me fustan mucho los fics que tienen que ver con accion y amor etcc..:= inuyasha

    tkmm..!! conti contii,.!!! arihatoo..!!
    atte: kagomeG
     
  15.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Luna Roja
    Total de capítulos:
    18
     
    Palabras:
    2238
    Re: Luna Roja

    Antes que todo debop agradecer a una amiga que gracias a ella la inspiración me llegó a lo profundo y saque lo que tenia aguardado. Digo los personajes se manejan sólitos, créanme. Me suplicaban muchas cosas. Gracias a la canción de Pasión de Sarah Brightman

    Capitulo siete: Recuerdos, promesas y algo más...


    Sollozos. Eso era lo que rompía el silencio de la noche. Inuyasha la estaba abrazando tan fuertemente; ella estaba apoyada en el pecho de este, las lágrimas escurrían por sus mejillas. Le dolía tanto, en verdad su dolor no se comparaba hasta al momento por nada. Inuyasha se sentía un miserable, se sentía el peor del todo el mundo. Le lastimaba demasiado esos sollozos y aquel olor a lagrimas, y sintió una optimación en el estomago y su garganta se cerró. Levantó la vista a la luna. Su maldito instinto, ¿Por qué tenía que suceder esto? En verdad se sentí un asesino, alguien cruel…Él se convertía lo que odia. Esos seres que devoraban las almas sin ningún remordimiento. Sangre, ellos le divertían el dolor.

    Bajó la mirada y se encontró con aquel cuerpecito que estaba acurrucado en su pecho. ¿Esto era lo que ganaba? Reforzó su agarre y tuvo miedo de que el mismo podía herirle. Cerró los ojos y vio tantos recuerdos de su familia…De tanto dolor, de angustia, tristeza, felicidad, coraje. Tantos sentimientos que por primera vez tuvo deseos de llorar. ¿Quería acompañarla en su dolor? La chica no paraba de sollozar.

    -Deja ya de llorar…Por favor…-si supiera que se sentía como una porquería tan sólo verla llorar. Era el remordimiento de esas personas…pero si ella pudiese comprender que también el sufría.-Si tan sólo pudiese hacerte olvidar- vio el rostro de la chica. Su mejilla izquierda estaba dañada, la sangre seca estaba presente y la herida comenzaba a ponerse un color morado. Se acercó a la chica nuevamente-perdóname...-le lamió la herida, ella alzó el rostro sorprendida- en verdad…Lo lamentó-segunda lamida. El sabor amargo se le llenó a la boca, aun así no dejo de lamer. La cortada sí que era grave. El apretó la nuca de la chica y ella dio la cabeza hacia adelante permitiéndole total acceso hacia aquella mejilla. Era mágico, como si aquellas lamidas olvidaran por completo aquellos fatales recuerdos que hace un momento vivía. El se deleitaba de aquel dulzor que ahora disfrutaba. La herida ya estaba curada pero aun así no paraba de lamerle. Era tan adictivo. Se sentía tan agradable la mejilla suave y lisa con su áspera lengua. Jadeó cerca de su oído. Kagome se estremeció y trago duro.

    -Inuyasha…

    El no dijo nada tan solo se detuvo. Y silencio. No obstante ella extraño aquellas lamidas y cerró los ojos, acurrucándose nuevamente en el pecho de él. Ella tomó su mano y sonrió.
    -Está bien…Todo está bien-murmuró, eran palabras de aliento para él. Ella sabía que se sentía fatal, no solo por su voz, si no por la ansiedad de tenerla entre sus brazos-te dije que nunca te odiaría-un cosquilleo en su estomago hizo que se retorciera. El tomó la mano de la azabache y la subió en su corazón. Los latidos de el eran rápidos y su respiración era bastante frenética. Su frente se pulo de sudor ¿Qué sentimiento era? No lo sabía, con Kikyo era tan diferente. Se sentía tan necesitado de aquella chica que estaba en su regazo y a la vez tan lleno de ella. Se sentía tan ligero y a la vez tan pesado. Tan solo verla en aquella postura, la luna quedaba perfectamente bien, con su luz iluminando el rostro de Kagome. Como aquella vez en la habitación.

    -Yo…Yo…-¿Podría confiar en ella? No pensó.- Viví en el siglo XIII…Mi padre fue un marinero que se enamoro de una condesa-ella abrió sus ojos chocolates. Se quedo hipnotizada al ver los ojos de él. Tan concentrados, tan fijos y lo peor o mejor de todo es que la estaba mirando de una forma tan deliciosa- pero mi padre estaba casado. Me refiero, mi madre era quien se veía a escondidas con el. Mi madre quedo embarazada y después de que diera luz tres años después mi padre murió misteriosamente. Siempre pensé que la mujer de mi padre lo había matado aun así…Mi madre no se dio por vencida. Cuando cumplí los veintiún años mi madre cayó enferma. No era por algo en la ambiente si no una criada siempre le daba un té amargo. Esa mujerzuela era contratada por aquella mujer de mi padre. Un día vi como esa mujer mataba a mi madre con una daga. No pude contenerme…-tragó duro y su vista se lleno de maldad. Ella apretó su mano, el suavizó su mirada.- En vez de seguir adelante con el paln que dios tenia destinado para mí, que era perdonar y seguir con la vida no lo hice. Me llene de maldad; tome la daga por la que mi madre había muerto y asesine a la criada y aquella mujer que una vez tuvo lugar en el corazón de mi padre-sus palabras eran seguras-tenía un medio hermano llamado Sesshomaru también lo asesine. El era inocente pero tanta fue mi rabia, mi odio hacia aquella familia que no me di cuenta de lo que había hecho. Al principio no e arrepentí. Nadie supo que yo los asesine. Es más culpé a uno de los sirvientes de esa casa…Un tal Jaken. Que fue encarcelado por toda su vida. Después me suicide-Kagome abrió sus ojos al máximo…¿Qué…¿Qué?-y aparecí en el infierno…Pero yo era un medio demonio. Mi clase es la más peligrosa. Puedo estar en lado de los bueno o malos…

    -Por eso te temían.

    El asintió y dejó de abrazarla. La colegiala ladeo la cabeza.

    -Pero ¿Te gusta asesinar?

    -¡No! ¡Por supuesto que no! Lo odio tanto…Tanto.-Agacho su cabeza y el flequillo ocultó sus ojos…-Es tan horrendo hacerlo, el olor a sangre…Lo que era hace unos momentos era mi única forma de defenderte...Defenderme-corrigió pero ella ya lo había escuchado-no quiero hacer eso…Pero es mi instinto y ya no lo quiero hacer…Ya no más…Ya no-se quebró la voz y alzó la cabeza y puso una mano en su garganta. ¿Quería llorar? Desvió su mirada. Kagome se quedó tan soprendida; a decir verdad siempre pensó que Inuyasha era algo cruel y frío…Pero era tan sólo era un muchacho arrepentido.

    -Descuida…-murmuró poniéndole una mano en su mejilla-…Yo siempre te voy a apoyar-sonrió.

    -¿Cómo murieron?-preguntó el chico sin rodeos. Ella desfiguró su rostro y bajó la miraba. No quería hablar de eso-te conté mi secreto, confié en ti…Ahora dime tú.

    -Pero…Pero –respiró muy hondo y fijo su mirada en el-al menos tuviste a tu madre a los veintiún años…En cambio yo…Solo a los cinco años. –Inuyasha escuchaba con atención. Miraba a Kagome fijamente y ella lo miraba a él. Sus manos comenzaron a moverlas con nerviosismo- yo solo tenía cinco años cuando sucedió eso. Mi padre trabajaba en las compañías textiles de Matsumoto. Su socio Onigumo siempre venia a cenar en casa. Hasta que un día mi padre se peleo con el por una documentación…No recuerdo muy bien…Pero un día mi madre no fue por mí al colegio así que la maestra me dejo en la puerta de entrada-suspiró, esta era la parte difícil. Cerró los ojos y contuvo sus ganas de llorar. Ahora que lo pensaba Inuyasha por un momento se dejo llevar por sus sentimientos…Pero ella ya había llorado bastante.-Yo era una pequeña me extraño cuando la puerta estaba entre abierta. La abrí y los busque. Pero los encontré arrinconados, sus cuerpo unos con otros, parecían marionetas con graves heridas de cuchillas y garras en sus espaldas. La sangre estaba escurriendo por el suelo. Y había muchas telarañas. Cuando llego la policía nunca me creyeron que había telarañas, no las veían. Después mi tía Sukiomi se encargó de mi y hace tres años murió.

    .Kagome yo…

    -¿Tienes manchado el rostro? Vaya que desastre eres-intentó cambiar de tema. Ya no quería llorar, ni quería volver a tratar el tema.

    -Kagome…

    -Mira como estas.-Le toco su mejilla, la sangre ya seca le daba un tono macabro-deberías tener una ducha. Vamos a casa-ella sonrió. Quería mostrarle algo.
    El chico no hizo más que asentir. De cierta manera le encantó que utilizara la frase: Vamos a casa, porque no era de ella y de el eran de los dos.
    ----------------------------------------------------------------------------------------------
    Buscaba entre las cajas en polveadas. Sus manos estaban un poco lastimadas por los cristales rotos en vasijas y platos viejos que estaban allí. Sabía que estaría en aquel lugar. Su tía una vez dijo que todo los objetos de la abuela quedaron arrumando en su casa y si mal no recuerda es que lo que buscaba se encontraba allí. Con cuidado metió su mano en una de las cajas que estaban tiradas por el suelo. La caja estaba cerrada y solo existía un pequeño hueco en dsonde podía extraer las cosas; metió su mano y a tientas lo encontró, sin embargo al sacarlo se corto con un pequeño pedazo de vidrio. ¡Bah! Que importa ahora, después de todo, hoy había visto demaciada sangre.

    -Vaya…Hoy fue un día desagradable y a la vez agradable-murmuró tocándose la mejilla, aun podía sentir la saliva de él. Su corazón se enloqueció, no esperaba esa reacción por parte de Inuyasha…Aun así fue tierno. Ella sonrió y con una venda se cubrió la mano. Con un pañuelo limpio todas las cuencas del objeto que tenía entre sus manos. Un rosario de cuencas moradas y unos colmillo color marfil; decía su abuela que en este rosario podrías tranquilizar a cualquier demonio. Siempre el contaba historias relacionadas a lo que estaba pasando así que… ¿Por qué no intentarlo?
    Subió a la habitación y se encontró con un Inuyasha ya limpió, asustada corrió hacia al baño. Abrió la puerta de a golpe y estaba completamente limpio. Nada de sangre, nada sucio. Un respiró soltó. Después del suceso en la cocina no quería volver a limpiar.

    Llego otra vez a su habitación y el estaba sentado en la cama viendo la luna.

    -No eh roto nada-comentó aun sin verla. Su voz fue como la de un niño inocente, obediente. Casi amenazado de que pudiese hacer algo.

    -Lo sé-musitó la azabache acercándolo a el. Su rostro estaba sin la sangre y eso le tranquilizaba-toma-le ofreció el rosario. Ella se lo coloco en el cuello-una vez mi abuela dijo que este rosario tenía un poder muy poderoso. Que podía tranquilizar a los demonios. Entonces, si los tranquiliza también puede tranquilizar tu instinto asesino ¿No?-ella sonrió y le toco la mejilla. Su corazón latía muy fuerte. Casi le saltaba en el corazón, sus rostros estaban demasiado cerca. Su respiración ceso al ver como inuyasha se acercaba mucho más. Esa era la sensación cuando estaba abrazada con él. Inuyasha también toco la mejilla de ella y sonrió. No acostumbraba a decir gracias, hasta ahora nunca tuvo que decirlas e incluso con Kikyo ¿Por qué las compraba? Si son tan diferentes.

    -Gracias dama mía- murmuró tomando la mano que estaba en su mejilla y la besó. Su madre le había enseñado esa acción de cortesía, después de todo en su tiempo eso era lo más común para agradecer. A excepción de lo de ‘mía’ Ella se sonrojo al instante, el se quedo allí estático, pegando sus labios en la blanca piel de la chica. Era tan dulce. Amaba eso… ¿Amaba? Se separó de ella y la vio. Sentía su satisfacción al ver el rostro de ella. –ahora yo te hare una promesa-mencionó y entrelazo sus dedos con los de la chica-bajo esta luna y este cielo, eh de prometer protegerte, no me importa si muero, me condeno en el infierno si tu vida desaparece en mis manos. Hare lo imposible para mantenerte a salva incluso dando mi misma sangre para que tu estés bien-su voz sonaba entre cortada, pero decidida.

    -Yo… Gracias-la sonrisa lo cautivo. El hizo una reverencia y volvió a besar su mano.

    -Nos vemos.-fue lo único lo que dijo antes de salir de la ventana.-dama.

    Esta cortito el capitulo lo sé, pero si nos damos cuenta Kagpome ayudó a Inuyasha, jejeje les nos vemos

    Los quiere.
    SuMi-cHaN
    :ANYWORD:
     
  16.  
    Zhiiny

    Zhiiny Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Enero 2010
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Hola!!!
    Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    que lindo el capitulo!!!!!!
    Me dio mucha pena la historia de Inuyasha y Kagome ToT
    Inuyasha mato a Sesshomaru ToT
    Me imagino a la pobre Kagome viendo la escena donde encontro a sus padres,
    Tambien adore la parte en donde donde Inuyasha le lame la herida a Kagome fue tan kawaii, y cuando le hace la promesa de que la protegera con su vida, por Dios fue tan hermoso!!!
    Adoro la contii, espero la proxima y gracias por aviasrme!!!!
    Sayo
    ~Zhiiný~
     
  17.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Qué hermoso... a lo de la historia de Inuyasha si estuvo algo cruel, se dejó llevar demasiado por sus emociones y sentí dolor al saber que mató a Sesshoumaru, este capítulo estuvo muy lindo y conmovedor~ el imaginarlo todo --*-*--
    Nos vemos luego, me gusta que se vayan uniendo más y más, le da un toque... haha sonará cursi, pero para mi es un toque mágico n.n
     
  18.  
    Tamao

    Tamao Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    128
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    Kon-nichiwa!!!!

    Me quedo sin palabras,para describir lo que sentí en ese momento,fue tan maravilloso, fantástico,espectacular, increíble,etc—no se me ocurrió nada más—hermoso más que nada el como fue tan gentil InuYasha con Kagome al lamer la herida y luego besarle la mano—me desmayo—Buena suerte.

    Sayonara.
    :carita:​
     
  19.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Luna Roja
    Total de capítulos:
    18
     
    Palabras:
    1639
    Re: Luna Roja

    Hlola tuve que quemar mis neuronas para poder hacer este capitulo xD es dificl hacer las esenas que se unan entre sí.


    Capitulo ocho: Seres de luz.

    Gracias dama mia…

    Suspiró con frustración. ¿Qué había dicho? Nunca había dado las gracias en toda su estancia como medio demonio. ¿Qué era lo que había hecho? Ni si quiera con Kikyo. Emitió un quejido de enojo y se acomodo nuevamente en la rama. Después de ese suceso dos semanas pasaron y el actuaba como si en verdad fuera un humano, cosa que no era. Desayunaba con ella, veían esa cosa llamada Televisión, la veía en las noches estudiando y él incluso le ayudaba con la materia de historia. Inuyasha en algunos momentos recordaba que hechos históricos estaban en su tiempo ¿¡Qué diablos estaba haciendo!? No podía creerlo. Tampoco podía soportar que Kagome lo perdonara de esa forma, es decir… ¿Por qué no lo odia? Asesino a sus amigos cruelmente; Un timbre lo sacó de sus pensamientos, los jóvenes del aula salieron. El chico de ojos ámbar se tranquilizaban; nadie lo podía ver aunque pasaran junto a el, podía hacerse invisible o visible a su antojo. Suspiró al ver la chica de cabello azabache salir del aula., una de las cosas curiosas es que en su tiempo jamás había escuela mixta…

    Bajo del árbol en donde se encontraba y fue directamente hacia la salida del colegio.
    ----------------------------------------------------------
    Definitivamente su vida había cambiado de una forma muy radical. Caminaba tranquilamente. Inuyasha había cambiado mucho después de ese día; era mucho más atento, siempre se quedaba en casa, cuando comían si ella quería servirse un poco se levantaba e Inuyasha también lo hacía e incluso daba reverencias como si fuese una princesa. Al manos ya le quito la costumbre de de besar su mano, aunque en realidad lo forzó a que lo dejara, en realdad para ella no le importaba pero tenía que aprender cosas de su tiempo…Según ella. Por momentos extrañaba esa cordial forma de agradecer, aun podía sentir esos labnios pegados en su mano. Ya pensaría en como quitarle esa costumbre de la comida.

    -Ya vieron ese chico tan guapo.

    -si es tan sexy

    -Ojala que no tenga novia.

    -¿Acaso será?...-volteo alarmada en la estaba Inuaysha apoyado contra la pared, cruzado de brazos. Sus ojos estaban cerrados, no pudo evotar sonrojarse, erala primera vez que lo veía tan…Tan…

    -Sexy.-ella volteo a su compañera. Recordó a Yuka. Ayumi tampoco estaba, al saber la noticia que encontraron los cuerpo se fue a España a estudiar, después de todo era su inseparable amiga. Volviendo al tema Kagome miró a su compañera de clase. Una diva que por ser más bella le daba privilegios-chicas solo admiren.-dijo con sorda mientras caminaba sensualmente hacia ese chico. Kagome sintió una oprimición en el pecho al ver como esa mocosa se le repagaba a Inuyasha.

    -Hola muñeco-murmuró la chica saludándolo tocando su pecho-¿Esperas a alguien?-coqueteaba. La ira inundo a Kagome y apretó los puños, su rabia no le permitía moverse. La joven sonreía con coquetería y acariciaba uno a uno los mechones de cabello del chico.

    -Si-dijo sin rodeos Inuyasha abriendo su ojos y se incorporo- es una chica más o menos de tu estatura, ojos hermoso, cabellos azabaches y creo que van en tu salón de clases y por cierto ¿Qué ganaras por coquetearme? Yo no estoy interesado en ti así que te pido muy amablemente que te largues de mi vista niña.-la voz de el sonó tan ruda y cruel.- ah…Mira allí esta ¡Kagome!-el alzo una mano y se acercó a la chica inmóvil. Estaba en shock, jamás había visto de esa manera a Inuyasha y mas…Así, el sonrió y la empujo un poco para hacerla entrar a la realidad-vámonos o te quieres congelar.

    Inuyasha estaba riéndose por dentro, había podido sentir los celos de ella incluso a un Kilometro de distancia. Kagome tan solo estaba sonrojada y caminaba sin habla, los demás chicos la estaban mirando. Bueno, al menos había aprendido algo en estas dos semana s en el tiempo de ella, como decir hola, adiós, nos vemos, bye, etc. También de que existen más chicas como hace un momento se presento. No tenía idea de por qué lo hacía, que cosa tan mas curiosa. Y ahora que lo pensaba sobre sus nuevas enseñanzas ya no debería pararse cada vez que ella se levanta por algo. Comenzó a empujarla de un lado para el otro, también había aprendido como llevarse con ella. A su respuesta ella también lo empujo, el ahora comenzó a vengarse empujándola más fuerte, ella rio y comenzó a empujarlo varias veces, el se resbalo y cayó sobre la carretera.

    -Oye…

    -¡Cuidado inuyasha!-el volteo y vio un auto que iba a toda velocidad; fueron milésimas de segundo como el auto golpeaba su cuerpo y cayó de forma peligrosa en el pavimento. Kagome abrió los ojos y corrió hacia a él. Inuyasha se paró y se sobo la espalda. Lo había atacado desprevenido.

    -¿Qué eres?¿Un idiota? Fíjate por dónde vas-un muchacho se bajo del auto, era un chico de cabello negro.

    -No vuelvas a insultarme-amenazo Inuyasha tronando su cuello. Por primera vez en su vida le había dolido ese golpe.

    -Inuyasha ¿Estás bien? No te lastimaste-ella inspeccionaba cada parte de su cuerpo.

    -Idiota…-Inuyasha estaba a punto de detenerlo cuando un brazo lo sostuvo, Kagome estaba lagrimeando. Era momento de parar.

    -No paso nada-murmuró mientras comenzaba a caminar. La chica se acerco y coloco su mano en la mejilla del chico la otra tocaba su pecho si no había ninguna herida o algo así. Desvió la mirada avergonzada. El por su parte trago duro, no se sonrojo pero le daba una cierta emoción como ella tocaba su pecho y mejilla, quería que se detuviera el tiempo y se quedara así en esa posición. El ladeo el rostro para que ella pudiese acariciar con mayor facilidad su mejilla pero no, se detuvo ella quito su mano y sonrió.

    -------------------------------------------------------------------------------

    Los ojos castaños se posaron sobre el cuerpo masculino que caminaba. Aun no entendía el por qué se sentía tan bien al estar junto con él; tenia remordimiento, tal vez si ella no lo hubiese empujado todo estaría bien, su expresión parecía molesta aunque no sabía en realidad lo que era, siempre el venia serio, siempre alerta. Su vista viajo por el rostro del chico, su piel un poco tostada, sus ojos dorados…Ámbar, eran tan lindos y profundos que cuando los ves te hipnotizas. Después de un momento de estar anonadada por esos vivaces ojos, su vista viajo por su cuello y finalmente en el pecho del chico. Ahora que lo pensaba a él siempre tenía diferentes vestiduras, por ejemplo. Hoy vestía una chaqueta roja unos jeans negros y tenías rojos… ¿De dónde saca tanta ropa? Se quito esa pregunta en su mente al ver el rosario que tenia puesto alrededor de su cuello. Nunca se lo había quitado, todos los días siempre lo veía con él, casi inseparable.

    -El también quiere cambiar-pensó. En milésimas de segundo Inuyasha se paro y con una expresión seria se dirigió hacia a ella.

    -¿Por qué me miras?-interrogó un tanto curioso y molesto. Kagome no supo que decir… ¿Qué le iba decir? ¿Qué lo estaba mirando por ser tan atractivo?

    -Nunca… Te lo has quitado ¿verdad?- menciono refiriéndose al rosario, esa fue su salvación. Inuyasha se sorprendió ante la pregunta, se detuvo y toco las cuencas del rosario.

    -Dijiste…Dijiste que me ayudaría- mencionó mostrando las cuencas moradas y los colmillos.

    Antes de que Kagome pudiese contestar Inuyasha fue arrumbado por un látigo haciendo que chocara contra la pared, el golpe fue tan duro haciendo que sangrara por la nariz y boca. Ella intento auxiliarle cuando estaba a punto de llegar hacia a él un brazo fue presa de su cintura. Ella se aterró ¿Quién era? Comenzó a patalear y manotear; ninguna persona podía ayudarle. Volvió su vista en el chico, Inuyasha si estaba grave ese látigo comenzaba a herirle gravemente el cuello. Unas gotitas de sangre cayeron al suelo.

    - -¡Suéltame! ¡Suéltame!-insistía la chica intentando zafar del agarra pero el brazo era como el acero.

    -¡Tranquila es por tu bien!-la voz era de un chico, no podía mirarlo a la cara. Ella gritaba con todas sus fuerzas.

    -Ka…Kagome-ella se detuvo y observo como Inuyasha extendía su mano, la respiración de él era lenta y la sangre escurría por su cuello. Los ojos dorados miraron el rostro de la chica, su mano se estiró un poco más como si con ello la pudiera liberar y pudiese tocarla…Tenía miedo, el arma de un ser de luz era muy fatal para ellos. Su vista se torno borrosa, el dolor aumentó y emitió un quejido. ¿Tan pronto seria su final? El olor salino le invadió su olfato, Kagome estaba sollozando.

    -No…No… ¡Suéltame!-exigía la chica.

    - ¿Acaso así me tratas Miroku después de tanto tiempo?-su voz era quebrada y débil pero firme.

    -¿Inu…Inuyasha?
     
  20.  
    dulcekagome

    dulcekagome Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2010
    Mensajes:
    206
    Pluma de
    Escritora
    Re: Luna Roja

    ***!!!hola amiga!!!***
    bueno yo soy nueva en esta discucion quiero decirte que ha gustado
    mucho en fin esta muy interesante eso de los seres de la luz y oscuridad
    me encanto ojala que suvas conti luego bueno me despido in abrazo y
    un kiss atte.dulcekagome:)

    sayanara... ;) :)
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso