Los Jinchuurikis perdidos

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Jinn Kimura, 22 Mayo 2009.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Eiko

    Eiko Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    6 Abril 2009
    Mensajes:
    27
    Pluma de
    Escritor
    Re: Los Jinchuurikis perdidos

    hola!!! wow tu ff esta genial!!! tarde una eternidad en leerlo, pero valio la pena... me gusta la forma de como narras... y esta muy interesante la historia... lastima que ya casi se acaba... espero que si agas la segunda parte... bueno creo que es todo... espero la continuacion... sayonara...
     
  2.  
    Jinn Kimura

    Jinn Kimura Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    16 Mayo 2009
    Mensajes:
    147
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Los Jinchuurikis perdidos
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    4550
    Re: Los Jinchuurikis perdidos

    Muchas gracias, Eiko, y gracias tambien a todos los que me ha leído, me tardé en poner conti, y por eso, hoy hay... 2 Capitulos... va el primero...
    Narra Sakura…
    Primero, Feline y yo fuimos a decirle a Tsunade-Sama lo que había sucedido, me dijo en el camino lo que había pasado, haciendo énfasis en como Itachi había burlado a Jinn, Tsunade-Sama se veía tensa mientras escuchaba el relato de Feline, no era para menos, desde que el Príncipe de Helios y su equipo llegaron, los ataques comenzaron el mismo día, empezando por Itachi. Recordé lo que le dije ese día…
    “Flashback”
    -¿Quería verme, Tsunade-Sama?-dije mientras cerraba la puerta.
    -Así es, Sakura-dijo desde su escritorio, guardando una carpeta en él-tengo una misión para ti, toma asiento-
    Obedecí rápidamente, mirando a mi maestra a los ojos, cuando tenía esa mirada indefinible, solo significaba que estaba a punto de destrozar su escritorio de un golpe, al menos sabía que no era conmigo, podía ver que estaba molesta con un acontecimiento fuera de alguna persona en especifico…
    -¿Qué necesita?-pregunté de forma firme, era solo una de varias maneras de tratarla en sus distintos estados de ánimo, aprendí de Matsuri y la experiencia…
    -La misión que tengo para ti es de vital importancia-dijo ella, entrelazando sus manos apoyadas en el escritorio-Necesito que vigiles al príncipe de Helios-
    -¿Qué es lo que busco?-pregunté, algo consternada, ¿No que eran nuestros aliados?
    -Te parecerá extraño-dijo Tsunade-Sama, mirándome ahora, como si supiera lo que pienso-pero estoy segura de que tú también piensas que es sospechoso el hecho de que hubiera un ataque justo el día en que llegaron-
    -Sí, en eso estaba pensando...-
    -Muy bien, encárgate tú de atender sus heridas, e infórmame de cualquier comportamiento sospechoso que percibas…-dijo, levantándose a mirar por la ventana, para luego agregar-sobre todo cualquier cosa que tenga que ver con Hyuuga Hinata…-
    -Lo haré, Tsunade-Sama-
    “Fin del Flashback”
    Esa misma mañana fui a ver las heridas de Jinn, por lo que pude ver, estaba más preocupado por Hinata que por sí mismo, lo investigué un tiempo, hasta que me di cuenta de algo que era mucho más sencillo: él estaba enamorado de Hinata…
    Me pareció algo triste, pues ella está enamorada del idiota de Naruto… no puedo creer que no se haya dado cuenta en tanto tiempo… pero puesto que ella es una chica muy reservada, me pareció una buena idea que se fijara en el príncipe, quien es muy amable y educado, entonces podría haber dos resultados: Que Naruto se pusiera celoso y comenzara a fijarse en Hinata, o simplemente, que ella terminara saliendo con el príncipe Jinn, en cualquier caso, Hinata se sentiría más confiada consigo misma…
    Se lo conté a Tsunade-Sama, quien parecía que solo eso esperaba para confirmar sus sospechas, eso la había tranquilizado por un tiempo, hasta hoy que estamos en su oficina informándole el suceso…
    -¿Qué tan cerca estaban de la aldea?-preguntó Tsunade-Sama.
    -Aproximadamente a 2 kilómetros de aquí, Hokage-Sama, si me pregunta, creo que era una retirada-sugirió Feline, que actuaba con cautela frente a mi maestra, normalmente ese efecto es el que causa en los extraños…
    -Sí, tal vez… de cualquier forma, no podemos bajar la guardia-replicó Tsunade-Sama, y luego cambió su tono de voz a uno ligeramente más suave, aunque no menos imperativo-quiero pedirle que tenga especial cuidado con Sakura… es una alumna muy valiosa…-
    Sonreí al escuchar eso, era su forma de expresar aprecio, pero el hecho de que lo diga frente a Feline solo significa una cosa…
    -Téngalo por seguro, Hokage-Sama-respondió Feline, mientras nos retirábamos del lugar…
    -Quisiera llevarte a un lugar que encontré, y me parece…-Feline no terminó la frase, normalmente era algo misterioso, y le gusta sorprender a la gente a su alrededor, asentí sonriendo, y él y yo caminamos juntos…
    Tal vez pregunten en que estoy pensando, puesto que de repente me dejé llevar por el extraño shinobi. Debo confesar que al principio era solo un juego…
    Me he decidido a olvidar a Sasuke… sé que él nunca volverá, y si lo hace… nunca volverá a ser el mismo…
    La última vez que lo vi… me di cuenta de que su alma era diferente… y me negué ese cambio durante mucho tiempo… pienso que hubiera sido más difícil si… Feline no hubiera aparecido…
    Es algo extraño… pero siento que en realidad le importo… aún con solo días de conocerme… estaba dispuesto a pelear hasta la muerte por mí, y seguramente lo hubiera hecho si la oportunidad se presentara…
    -Casi lo olvido…-dijo de repente, mientras sacaba una mascada azul de su bolsillo-tienes que vendarte los ojos…-
    -¿Qué? No estoy segura…-
    -Si no confías en mí, no te culpo, y no te obligaré…-dijo él, pero tomé su mano y le dije…
    -No… está bien…-
    Dejé que Feline vendara mis ojos, y ya que no veía nada, tomó mi mano y me condujo a través de un camino que solo el conocía…
    -Ya llegamos…-anunció un momento después-abre los ojos…-
    Me quité la venda y miré el atardecer en un claro abierto sobre Konoha, vinimos de una colina que subía tan suavemente que no se detectaba con facilidad, la vista sobre la aldea era simplemente hermosa, pero entonces volteé a ver a Feline… y quedé aún más sorprendida…
    Sus ojos salvajes se habían vuelto más pacíficos, conservando su bello tono azul, su piel era ahora normal, de color ligeramente tostado, y su cabello rubio dejó de estar encrespado y se veía lacio sobre su espalda, me sonrió con toda normalidad mientras retiraba la máscara de su rostro, una sonrisa confiada, pícara… y muy bella…
    -¿Pero…? ¿Cómo…?-
    -Esta es mi verdadera forma…-explicó en una voz fuerte, pero cristalina-y solo me permito mostrarla bajo ciertas circunstancias…-
    -¿Cuáles son…?-pregunté desconcertada…
    El no respondió, se acercó a mí, deslizando sus manos en mi cintura, y luego, poco a poco, se acercó a mi rostro, hasta que nuestros labios se juntaron bajo los primeros rayos del sol…
    Ahora lo entiendo…

    Narra Hinata…
    Jinn y yo salimos a tomar un pequeño paseo, ¿por qué? Pensé que si quería tomar una verdadera decisión, debía conocer a fondo a Jinn, entender porque de repente es el único que me ha dicho que se siente atraído hacia mí…
    Me ha confundido en gran medida, es muy distinto a Naruto… mientras él era muy hiperactivo, el príncipe era bastante pacífico. Mientras Naruto decía todo lo que sentía de la primera forma que pasaba por su cabeza, lo cual normalmente terminaba levantando el ánimo de la gente, pero aunque Jinn usaba un lenguaje más estructurado y frases sabias, causaba el mismo efecto que el rubio…
    Me lo he planteado día y noche, tratando de encontrar una respuesta para este camino dividido en el que me encuentro de repente… ¿Naruto o Jinn? La pregunta hace presencia en el aire cada minuto del día…
    -¿Quieres comer algo?-preguntó Jinn, quien mientras caminábamos, había logrado recuperar su semblante regular.
    -Claro… sí…-respondí, una vez que Jinn me miró con sus verdes ojos, me di cuenta de que realmente necesitaba ese descanso, ya que su mirada se había ensombrecido por el agotamiento en los últimos días, ahora que estaba recuperado, su mirada de jade recuperaba su peculiar brillo…
    Llevé a Jinn al Ramen Ichiraku… quizás porque es el más conocido por aquí, y pedimos un par de platos…
    Comimos un momento en silencio, hasta que Jinn me preguntó:
    -Hinata… ¿Qué es lo que te atrae a Naruto…?-
    Volteé a verlo, y en cuanto lo hizo, volteó a ver su plato, como si hubiera preferido no preguntar eso, pero a mi no me molestaba, es más, podía entender que se sintiera confundido, incluso celoso, me había dicho abiertamente que me amaba, aunque esa noche se le veía muy apresurado por algo, de cualquier forma, contesté después de un momento…
    -No estoy segura… creo que es porque hemos vivido mucho juntos…-respondí, recordando todas esas ocasiones…
    -Ya veo…-dijo, para luego murmurar-es un lazo muy fuerte…-
    Me di cuenta de que estaba deprimiéndose, pero yo misma quería preguntarle algo…
    -Y… ehh… ¿Qué es… lo que te atrae de mí…?-se sorprendió de que le preguntara, y luego me miró como si la respuesta fuera tan lógica como la diferencia entre kunai y senbon, sus ojos brillaban con un sentimiento difícil de ocultar…
    -No sabría explicarlo… es tu forma de ser… pienso que es muy dulce…-dijo el, mirándome a los ojos con una mirada hipnotizada. ¿Mi forma de ser? Eso tampoco tiene mucho sentido…
    -¿N-no crees que soy débil…?-le pregunté, ya que durante toda mi vida, esa forma de ser me había puesto de por vida la misma etiqueta, con Neji, Kiba y Shino, mi padre… incluso Naruto dijo que le desesperaba mi forma de ser, durante mi pelea con Neji en los exámenes Chunin…
    -¿Débil? Claro que no-dijo, como si le hubiera contado una broma absurda-eres la persona más valiente que he conocido…-
    Nunca me habían dicho algo así, que alguien viera algo más a través de mi frágil apariencia, que alguien me reconociera como una persona que en verdad pelea, ni siquiera yo misma me había considerado de esa manera, aún cuando me lo propusiera, y sin importar cuanto mejorara, podía ver como los demás me veían como la misma de siempre…
    -Jinn… tengo algo que decirte…-comencé, queriendo agradecerle el que dijera algo así…
    -¿Qué pasa?-preguntó, con repentina prisa en su voz…
    -Lo que pasa es que…-
    -¡Oigan! ¡Los he estado buscando!-gritó una voz no muy animada, miramos hacia allá, y vimos a un chico con chaleco de Chunin, y la ropa común de los ninjas de su nivel, tenía cabello negro, atado en un trenza estática sobre su cabeza, tenía ojos cafés, y una mirada perspicaz, aunque caminaba con cierta pereza…
    -Hinata, la Hokage me mandó a buscarte-dijo Shikamaru Nara, mientras miraba a Jinn con cierta desconfianza…
    -¿De que… se trata, Shikamaru?-pregunté, no era normal para mí recibir un llamado de la Quinta.
    -Bueno… no exactamente…-dijo él, rascándose la nuca-es algo muy problemático… me dijeron que te buscara y me asegurara que hubiera alguien contigo… me parece que es él…-
    Jinn no parecía ofendido en lo absoluto, aunque si se le veía algo tenso, entonces preguntó…
    -¿Qué quiere la Hokage?-cuestionó Jinn, en un tono ligeramente autoritario…
    -Como ya dije, es muy problemático… pero a efectos prácticos…-Shikamaru suspiró, como si llevar el mensaje fuera ya demasiada carga-Estaba buscando a Naruto, y nadie lo ha visto en un buen tiempo…-
    Me quedé petrificada al oír esto, pero Jinn realmente se sorprendió, al punto de que el vaso que sostenía explotó bajo el repentino calor en su mano…

    Narra Jinn…
    Faltaba más… Hinata iba a preguntarme algo importante, estoy seguro, y este sujeto llega e interrumpe… con información sobre Naruto…
    (¿Qué no lo estás oyendo? Naruto ha desaparecido, podría ser…)
    Claro, no puedo pensar en eso cuando el Kyubi ha desaparecido… si nadie lo ha visto, tal vez Akatsuki lo atrapó…
    -¿No has oído nada de un chico llamado Yuki…?-pregunté, con el corazón en un puño…
    -La Quinta mencionó algo… sí… me dijo que también se había esfumado…-respondió Shikamaru, y eso en verdad me ponía nervioso…
    -Tenemos que encontrarlos…-dijo Hinata, con voz alarmada y entrecortada… ella tenía más prisa por encontrar a Naruto de la que yo podría sentir, aún así, no puedo ver como es que todo pasa con los brazos cruzados… lo haré por Hinata…
    -Los buscaremos…-dije, tratando de no oírme resignado, y eso ya era un reto…-Shikamaru, revisa el este de la aldea, y si encuentras a alguien más que conozca a Naruto, que se una a la búsqueda…-
    -De ser así, pondré en alerta a toda la aldea…-se quejó Shikamaru-Que problemático…-
    Aún así, se dirigió de una vez a la parte este de la aldea, mientras tanto, Hinata y yo comenzamos a recorrer la parte oeste, usando nuestras habilidades para hacerlo más rápido:
    -¡Allí están Kiba y Shino!-exclamó Hinata, mientras corría donde los había visto, la seguí al encuentro de su equipo, quienes parecían concentrados en un debate sobre cual sería su siguiente misión…
    -No lo creo, ¿Qué clase de uso es ese para un grupo shinobi?-comentaba Kiba cuando llegamos…
    -¡Kiba, Shino!-gritó Hinata al llegar, Akamaru ladró ansioso cuando la vio, mientras los aludidos saludaban sin saber el predicamento en el que estábamos…
    -¡Hola, Hinata!-exclamó alegremente Kiba, luego olisqueó el aire, y su semblante se tornó más serio-¿Cuál es el problema?-
    -Naruto desapareció…-respondió Hinata con agitación, Shino parecía estar haciendo algo con sus manos mientras hablaban
    -Nadie lo ha visto desde ayer en la tarde…-expliqué al compañero de Hinata.
    -Es demasiado tiempo para que pase desapercibido…-se dijo Kiba, y luego le habló a Akamaru-amigo, hay que encontrarlo…-
    Akamaru ladró y comenzó a olfatear el suelo, buscando el rastro del Kyubi, caminó alrededor como lo hacen los perros normalmente, hasta que se detuvo en un punto y ladró de nuevo, Kiba se acercó y olfateó el lugar que indicaba el enorme can, se volteó y dijo:
    -El rastro no es reciente, pero nos dice por donde empezar…-declaró Kiba.
    -Bien, entonces sigan ese rastro-les dije, y luego miré a Hinata, cuya preocupación parecía crecer a cada segundo-nosotros revisaremos el exterior de la aldea… lo encontraremos, te lo prometo…-
    Nos separamos del equipo de Hinata, hacia los límites de la aldea, debía haber algo que anunciara la presencia del enemigo, estoy muy presionado con lo que significaría si Akatsuki ha logrado capturar a Naruto. No es solo las implicaciones de que estén más cerca de su objetivo, sino… por Hinata… ¿Podría ella soportarlo? ¿Qué un agente ANBU llegara de su misión con un cadáver en una bolsa? No puedo dejar que ella sufra de esa manera… debo encontrar a Naruto… pero que ironía…
    Cerca de la Academia Ninja encontramos a Neji, quien estaba acompañado de una chica de cabello café, con dos moñitos sobre su cabeza, sus ojos eran color chocolate, y su piel tenía un leve bronceado, su ropa consistía en una túnica blanca y holgada, con un pantalón verde, y llevaba un enorme pergamino atado a su cintura, venían de los campos de entrenamiento, y ella parecía muy cómoda en compañía del genio Hyuuga… no sabía que Neji tenía novia…
    Pero no es momento para trivialidades…
    -¡Hermano! ¡Ten-ten!-llamó Hinata al verlos, el tono de alarma comenzaba a arraigarse en su voz…
    -¿Qué sucede, Hinata?-preguntó la chica a quien llamó Ten-ten, mientras Neji la miraba inquisitivamente, Hinata estaba ya muy alarmada, y podía ver que si decía una palabra más, no podría evitar romper en llanto…
    -Naruto desapareció…-les dije, Ten-ten se sorprendió visiblemente, y Neji me miró con suspicacia, como si no creyera lo que acababa de salir de mi boca…
    -Neji… por favor…-decía Hinata, pero no necesitaba una palabra más para hacerle entender a su hermano la gravedad de la situación…
    -¡Byakugan!-Ya conocía el Doujutsu de Neji, pero verlo a detalle lo hacía parecer mucho más amenazante, el genio Hyuuga miraba alrededor, si bien estaba claro que no observaba el paisaje, Hinata hacia lo mismo, para acelerar el proceso, yo pude tratar de ayudar, pero si estaban demasiado lejos, no podría verlos, ya que el Seiryugan degenera su capacidad de observación con la distancia, así que solo gastaría chakra inútilmente…
    -Veo pisadas…-dijo Neji de repente-al suroeste de la aldea, acompañadas de marcas, como si hubieran arrastrado algo… son muy leves, pero están a 1200 metros de la entrada de la aldea…-
    -¿Qué hay más allá, Neji…?-le pregunté, y observé como se concentraba para ver aún más allá, pero un momento después…
    -No puedo ver… hay una enorme cortina de chakra que me bloquea…-declaró Neji…
    -Solo hay una explicación…-dije, mientras todos me miraban-ellos sabían que podríamos usar a un shinobi del clan Hyuuga…-
    -Ya que el Byakugan detecta los movimientos del chakra, levantaron una cortina para que no los viéramos…-terminó Neji, y pude ver que el pensaba en lo mismo que yo…
    -¿Pero…?-comenzó Hinata, sabiendo perfectamente de que se trataba…
    -Las marcas son visibles para el Byakugan, y no se molestaron en ocultarlas…-observé, mientras me empezaba a dar cuenta de lo que pasaba…
    -La cortina de chakra funciona para impedir que los veamos, pero está muy cerca de la aldea…-siguió Neji, siento que él y yo pensamos de la misma forma…-lo que significa…-
    -¿Qué significa…?-preguntó Ten-ten, ya que la habíamos excluido un poco de la conversación…
    -Es una trampa…-dijimos Neji y yo al mismo tiempo…
    -¿Pero por que?… si ya capturaron a Naruto…-observó la castaña.
    -La trampa… es para mí…-les dije, Neji asintió, de acuerdo a lo que planteaba, y Hinata soltó un gritito ahogado, Ten-ten se quedó perpleja ante esto…
    -¿Para… ti…?-
    -Los Akatsuki se sienten amenazados por Jinn…-declaró Neji, con fría calma…-Para evitar que interrumpa sus planes futuros, aprovecharán la oportunidad para usar a Naruto y a su colega como señuelo… para acabarlos de una vez…-
    No puedo evitarlo… tengo algo de miedo… ¿A quien enviaron a liquidarme? ¿A Itachi? ¿O acaso a alguien más? Saben que no tengo opción, tienen a Naruto y a Yuki, no puedo dejarlos, ni llamar a alguien más para que me ayuden, el simple secuestro es como una nota de rehenes… y piden un príncipe en bandeja de plata a cambio…
    -Yo los salvaré…-murmuré, sacando toda la entereza que podía…
    -Jinn… hay que pedir ayuda… no puedes ir solo…-me decía Hinata, pero me costaba trabajo escucharla…
    -¡Tiene razón! ¡Si es cierto lo que dicen, no puedes ir sin refuerzos!-clamó Ten-ten, en el tono en el que se le habla a un alumno necio…
    -No tengo opción…-dije. Me siento como caminando por la plancha…-Si no soy yo… quien sabe lo que les pase a Yuki y a Naruto…-
    -Yo iré contigo…-dijo Hinata, lo que me sacó del shock de manera abrupta…
    -¿Qué…?-
    -Iré contigo, Jinn-repitió Hinata, lo que provocó que Neji dejara su semblante normal…
    -No puedes… Hinata… son peligrosos…-replicó Neji, la preocupación por su hermana incluso podía verse en su rostro…
    -Neji tiene razón… quédate aquí… te prometo que los traeré de vuelta…-le dije, tratando de tranquilizarla, no me podía permitir arriesgarla a lo que ya era una muerte segura, pero ella estaba más decidida que nunca…
    -No… voy a acompañarte, quieras o no…-replicó, mirándome de esa forma que hacia que no pudiera contradecirla… pero no me puedo rendir…
    -Neji…-le dije, esperando que el supiera que hacer ahora, pero parecía que ni él ni Ten-ten estaban familiarizados con la situación… como si Hinata no actuara así normalmente…
    -No quiero que nada te pase…-le dije, en un último intento por hacerla desistir…
    -Iré… y eso es todo…-
    Cerré los ojos, sencillamente estoy resignado, no hay nada que pueda hacer para impedir que vaya, lo único que pido es que no le pase nada…
    -Está bien…-dije, lo que provocó cierta reacción en el rostro del genio Hyuuga…-Neji… Ten-ten… díganle a la Hokage… que rodeen el área… no podemos dejarlos escapar…-
    -Bien…-dijo Neji, en tono resignado…-pero antes…-
    Hinata y Ten-ten se quedaron paralizadas cuando Neji me dio un fuerte puñetazo en la cara, puedo comprender su reacción, pero no la esperaba…
    -Cuídala mucho…-dijo Neji, su mirada se había suavizado por primera vez…-Vamos, Ten-ten…-
    Nos separamos, Hinata y yo íbamos al lugar indicado por Neji, solo tardamos un momento en llegar, y aunque no podía verla, pude sentir cuando atravesamos la cortina de chakra…
    Miré a Hinata, corriendo a mi lado… “No me importa morir… pero no dejaré que nada te pase…” pensé, y ella pareció escucharlo, pues volteó a verme con cierto desconcierto, pero solo fue un momento, antes de que divisara un claro en el bosque, y en el…
    -¡Yuki!-grité, arrodillándome junto a mi amigo, estaba muy herido, con una gran quemadura en el pecho y muchos cortes profundos, de milagro seguía despierto…
    -L-lo… siento…-dijo Yuki, en voz poco audible, antes de desmayarse…
    Pero entonces sentí otra presencia, saliendo de entre los árboles, aquella persona que me ha tendido la trampa ahora estaba saliendo de las profundidades del bosque…
    Miré en sus ojos, y pude ver que Hinata pensaba en lo mismo que yo… ¿Qué es lo que pasa?

    Avance: La única persona capaz de provocar todo este sufrimiento se presenta ante nosotros... no es posible...
    Siguiente capitulo: Revelaciones
     
  3.  
    Jinn Kimura

    Jinn Kimura Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    16 Mayo 2009
    Mensajes:
    147
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Los Jinchuurikis perdidos
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    4875
    Re: Los Jinchuurikis perdidos

    Sí, son dos, y muy inspirados, jajajajaja, estamos llegando (Ahora sí) a los últimos capitulos, y agradezco todas sus opiniones...
    Capitulo 13: Revelaciones
    Lo miré durante un largo rato, incapaz de pronunciar palabra, y cuando logré recuperarme, un largo momento después, usé mi Seiryugan, para asegurarme de que no fuera una ilusión, aunque lo más sorprendente fue comprobar su existencia…
    -N-no puede… ser…-
    -Jinn… ¿Qué está pasando?-preguntó Hinata, aunque yo lo supiera, no hubiera podido encontrar las palabras para responder…
    -Sí, ¿Qué te sucede, Jinn? Te ves sorprendido…-
    Cuando habló, le dio un shock a mi mente, haciéndome reaccionar…
    -Ahh… ¿E-eres…-me costó trabajo pronunciarlo, e hice mucho esfuerzo para deshacer el nudo de mi lengua…-K-Kai…?-
    La figura salió de entre las sombras del bosque, su largo cabello negro se agitaba al viento, y sus ojos verdes miraban con absoluta paz, caminó unos pasos al centro del claro, y volvió a hablar…
    -Así es, mi amigo…-
    -¿Pero…? ¿Cómo…? No importa…-mi mente regresó a Yuki, quien seguía inconsciente, su vida pendía de un hilo tejido en tiempo…-Kai, ayúdame, atacaron a Yuki, hay que regresarlo a la aldea…-
    Kai sonrió de la misma forma que había usado durante tanto tiempo, y luego me dijo:
    -Temo que no, Jinn… me costó trabajo dejarlo así…-
    Mi mente tardó en asimilar lo que acababa de decir…
    -¿Qué… d-dices?-
    -No puedo creer que no lo entiendas, te estuve dando pistas todo este tiempo…-
    -¿Pistas…?-repetí, de repente el mundo está de cabeza, nada tiene sentido, de ninguna forma…
    ¿O sí…?
    -¿T-tú los atacaste…?-pregunté, pero sentía que mi voz venía de un lugar lejano, que yo no pronunciaba esas palabras…
    -Venía siendo tiempo, pensé que nunca lo dirías…-respondió, esas palabras tenían una malicia interior que la voz de Kai no demostró, me hizo recordar lo que me dijo esa noche, cuando confesé mi amor a Hinata…
    “Tu ingenuidad llega a cegarte…”
    Pistas… esas palabras… me lo estaba diciendo en la cara… y yo no me había dado cuenta, todo este tiempo…
    -No es posible…-le dije, con una vana esperanza-yo vi tu cadáver… todos en la aldea lo vieron…-
    -Conociéndome, Jinn, no puedo creer que no me consideres capaz de realizar un Jutsu de Alma Muerta…-explicó con calma, eso significa que la tarde en la que Sakura descubrió a Kai muerto, era un cadáver manipulado a su antojo, y sabía que era suficientemente hábil para mantener el Jutsu durante tantas horas…
    -Pero… Akatsuki… ellos estaban aquí…-dije, tratando de encontrar una explicación a esta locura…
    -Sí claro… ¿No te has preguntado como es que sabían exactamente donde atacar?-replicó Kai, su voz y semblante eran imperturbables, como si no estuviéramos discutiendo nada importante…
    “Las cosas no siempre son lo que parecen…”
    -¿Te uniste a Akatsuki?-pregunté de repente, esa posibilidad es lo único que tendría sentido…
    -No exactamente…-respondió Kai, echando por tierra mi creencia de que seguía en un mundo normal-Solo hice un trato con ellos, bajo mis instrucciones, yo les entregaría al Kyubi…-
    Hinata dio un respingo ante esto, su mirada estaba perdida cuando Kai reveló su conexión con Akatsuki ¿Acaso ya es tarde?
    -Pero no pongan esa cara…-dijo tranquilamente Kai-el Kyubi está con nosotros…-
    Lanzó un kunai a la parte superior de un árbol, dejando caer la manta de camuflaje que cubría a Naruto, quien estaba encadenado y amordazado al tronco, si bien estaba consciente y no tenía heridas de importancia, no podía zafarse…
    -¡Naruto!-gritó Hinata, corriendo en su dirección antes de que pudiera reaccionar, Kai saltó donde estaba Naruto, y puso un kunai cerca del cuello del Kyubi…
    -Ni un paso más, o no volverás a verlo…-dijo Kai, lo cual provocó que Hinata se detuviera en seco, paralizada ante la amenaza de la inminente muerte de su amado…
    -¿Por qué haces esto, Kai?-le pregunté, si bien quería hacer tiempo, tenía que saber que ha motivado su traición…
    -Me parece que ya te he dicho algo al respecto…-ese otro mensaje…
    “Para entender los sentimientos, debes remontarte al pasado…”
    -¿Qué es lo que pasa, Kai?…-
    La mirada de Kai se tornó cristalina en ese momento, pensé que podría ser la oportunidad para liberar a Naruto de alguna manera, pero subestimar su concentración era solo un error…
    -Hace 12 años…-comenzó Kai, la tranquilidad se había quebrado en su voz-mis padres partieron en una misión, enviados por el Rey del Sol, en ese tiempo, tu abuelo… ¿Tienes idea de cual era la misión…?-
    Negué con la cabeza, no sabía a donde habían ido, pero si sabía los resultados de este hecho, aún así, dejé que Kai continuara…
    -La leyenda…-dijo Kai, recuperando un nuevo sentimiento: furia-La maldita leyenda descrita en el Gran Grimorio… mis padres fueron obligados a entrar en zona de guerra… las tropas de la Aldea de las Nubes pensaron que eran de Konoha… y jamás volvieron…-
    Me quedé paralizado, si esa era la razón por la que Kai guardaba tanto rencor, por la que formó una alianza con Akatsuki con el propósito de vengarse de mi familia, no hay mucho que pueda hacer…
    -Naruto no te sirve si está muerto, solo provocarás a los Akatsuki…-le dije, tratando de persuadirlo, que viera su desventaja, pero el sonrió de una manera que jamás le había visto…
    -Obviamente no lo sabes, pero los Akatsuki son solo mis marionetas… yo persigo un premio más grande del que ellos pueden darme…-clamó Kai, y eso me sorprendió, ¿Qué es lo que planea…?
    -¿De que se trata…?-
    -Busco al guerrero elegido…-dijo Kai, y una sombra de terror llenó mi mente…-La busco a ella…-
    Kai señaló a Hinata, y ella dio unos pasos atrás, victima de la sorpresa y el temor, yo mismo me quedé perplejo, eso solo significa que me estuvo vigilando esa noche, cuando Feline me reveló su hallazgo, y eso solo significa una cosa…
    -¿Haces todo esto solo para vivir más tiempo? ¡No vale la pena, Kai!-le dije, me enfurecía que se haya dejado llevar por esa leyenda que le había arrebatado a sus padres…
    -No me sorprende que no lo sepas…-respondió sonriente, con superioridad-Pero como el guardián del Gran Grimorio, solo yo se el engaño que tu familia urdió sobre nuestro pueblo, y que nos ha costado tantas vidas…-
    -¿De que hablas? ¿Qué engaño?-pregunté, las piezas no tenían sentido con mi conocimiento, pero tal vez lo siguiente que Kai respondiera me diría lo que pasa…
    -Obviamente no lo sabes, el consejo lo ocultó de tu padre, el rey Marcus, cuando tu abuelo murió…-respondió Kai, con un destello oscuro en su mirada-pero la causa de su muerte fue muy distinta, lo de la leyenda fue una excusa para apresurar la búsqueda, y durante mucho tiempo, el consejo eliminó a todos aquellos de cierta edad, reforzando la creencia de que había que encontrarla lo antes posible…-
    -No lo entiendo…-
    -Como guardián del libro, yo se todo lo que en él está escrito…-replicó Kai, sonriendo con malicia desde su posición-yo sé que el consejo nos ha estado engañando… el ritual no sirve para otorgar una larga vida a nuestro clan…-
    Todo comenzaba a tener sentido, pero aún faltaban cosas por descubrir-¿Para que sirve…?-
    -Muy sencillo, sirve para darle mayor poder al portador del Seiryugan que lo realice, al punto de volverlo invencible si usa toda la sangre del guerrero escogido…-me quedé paralizado al oír esto, entonces las intenciones de Kai se están desvelando…
    -¿Por qué haces esto…?-
    -Borraré a la familia de Helios, luego me encargaré de Akatsuki, y de todos aquellos que se interpongan en mi camino… crearé un nuevo mundo… y nadie pasará por mi sufrimiento de nuevo…-
    Esas son sus intenciones… asesinar a Hinata, llevado por una obsesión demente ¿Hasta que punto llegaría él para lograr su objetivo?
    -Kai, no puedes hacerlo, piensa en las consecuencias…-
    -Ya es tarde, Jinn, es demasiado tarde… el nuevo mundo… comienza hoy…-
    Me quedé sin esperanzas cuando vi lo mucho que su mirada había cambiado: una ira contenida durante varios años, combinada con una locura de nivel febril. No es en lo absoluto el Kai que conocí…
    -Hinata… vete, llévate a Yuki y huye…-le dije, y ella iba a hacerlo, hasta que Kai amenazó una vez más…
    -Si no vienes aquí por las buenas, lo pagarás con la sangre del Kyubi…-dijo Kai, sonriendo de manera más maliciosa, yo tampoco podía hacer nada, Kai nos tenía donde quería, así que Hinata comenzó a caminar lentamente hacia él…
    Pero todo dio un giro cuando un segundo Naruto apareció del árbol tras el original y golpeó a Kai con su puño, este aterrizó limpiamente unos metros a la izquierda, mientras otros dos clones liberaban a su original…
    -¡Nunca subestimes al próximo Hokage! ¡De veras!-
    Me quedé sorprendido ante esto, tanto que casi no noté como Hinata cargaba a Yuki y comenzaba a correr de regreso a la aldea, me impresiona el manejo de chakra de Naruto, no entiendo como logró invocar esos clones sin que lo viéramos…
    Pero a Kai no le afectó en lo absoluto esto, más bien, parecía estar esperándolo…
    -Claro, el chakra del Kyubi es muy intenso…-dijo Kai, sonriendo-convocar clones sin señales de manos debió llevarte tiempo, y lo lograste… pero me temo que eso no cambia nada, solo me desharé de ustedes, y luego atraparé a la chica…-
    -Cometes un error, Kai…-le dije, mi último intento de persuadirlo…
    -El único error es que confiaras en mí…-
    -¡Entonces cometes otro error al enfrentarme!-gritó Naruto, al tiempo que se abalanzaba sobre Kai-¡Jutsu Clones de Sombras!-
    Los clones eran muy numerosos, pero yo vi cuando la mirada de Kai cambió a un tono llameante, y lleno de odio… los puños de Kai se deshicieron de los clones con la velocidad de un parpadeo, si Naruto hubiera sido alcanzado por sus golpes, lo habría liquidado…
    -¡Seiryugan!-Solo hay una manera de derrotarlo, y eso implica que tengo que pelear al lado de Naruto, todo sea por el bien de esta tierra… y por Hinata…
    -¿Piensas combatir fuego con fuego? Que así sea…-Kai y yo comenzamos a pelear, pero la brecha entre nuestras habilidades quedó clara muy pronto, el era más rápido, no podía ir a su ritmo, todo este tiempo ha ocultado su verdadero potencial…
    -¡Rasengan!-Naruto atacó a Kai con su técnica, pero era tan rápido y hábil, que logró engañarlo de manera que su ataque pasó rozando mi brazo, provocándome una herida leve…
    -¡Ahh…! ¡Lo lamento! ¡Yo quería…!-
    -No importa… no es grave-le dije, lo que me preocupa es la facilidad con la que me guió frente al ataque de Naruto, no será nada fácil…

    Narra Hinata…
    Corrí pasando la cortina de chakra, aunque no quería abandonar a Naruto y a Jinn, si Yuki moría, sería agregar otro peso a la mente del príncipe…
    La respiración del rubio era muy débil, y sus heridas eran tan profundas que la sangre ya se extendía a través de mi ropa, tenía que darme prisa, o si no el moriría, y no podría ver a Jinn tan triste como en esa ocasión por mi causa…
    -H-Hinata…-llamó Yuki, en voz casi inaudible, no me detuve, pero me sorprendió que siguiera consciente…
    -No hables… te llevaré a la aldea…-le dije, pero estaba más preocupado por dejar a Jinn pelear solo…
    -Regresa… tengo que ayudarlo… Kai… nos traicionó…-decía, pero no podía volver, el tiempo contaba mucho para que sobreviviera…
    -Jinn ya lo sabe…-
    -T-tengo que… a-ayudarlo…-insistía Yuki, pero oírlo en ese estado lastimero solo me estaba exasperando…
    -Yuki, si no dejas de hablar, te dejaré inconsciente yo misma…-
    Yuki se rió suavemente, tanto que pensé que se estaba ahogando, su sonrisa tenía un aire pícaro, a pesar de que no estaba en posición de alegrarse…
    -E-eres más… ruda de l-lo que… te ves ¿No?-me dijo el chico, antes de quedarse dormido en mis brazos, ya debíamos de estar a mitad de camino.
    Pero en ese momento, vi que alguien más se acercaba por el mismo sendero, no pasó mucho tiempo antes de que me diera cuenta de que mi hermano Neji se dirigía al campo de batalla. No me sorprende ver que Ten-ten no lo acompaña, aunque lo niegue con su actitud, Neji se preocupa por ella más allá del compañerismo…
    -¡Hinata!-llamó Neji, deteniéndose frente a mí, miró a Yuki en mis brazos, y luego preguntó:
    -¿Qué pasó? ¿Y Naruto?-
    -Él y Jinn están peleando contra Kai…-le expliqué, pero Neji quedó obviamente desconcertado…
    -¿Kai? ¿No era ese…?-
    -Larga historia…-lo interrumpí, ahora tenía algo más que hacer…-Neji… llévate a Yuki… yo los ayudaré…-
    -Hinata, esto es peligroso, yo voy a reforzarlos…-no puedo dejar que eso pase, sencillamente no puedo sentarme a ver como ellos arriesgan su vida por mí…
    -No, Neji, es algo que yo tengo que hacer…-le dije, lo que provocó que Neji se desesperara…
    -Hinata… ¡Solo quiero protegerte! ¡Entiéndelo!-
    -¡No puedo dejar que todos peleen por mí, Neji!-le dije, sintiendo lágrimas inundando mis ojos…
    -Hermana… si algo te pasara…-
    -No puedo dejar que todos sigan sacrificándose por mí…-repliqué a Neji, soltando el llanto que ya no podía soportar-me hace sentir culpable… como lo que pasó con tu padre…-
    Neji me miró con comprensión, sabiendo mi papel en la muerte de su padre, Hizashi Hyuuga, mi sola existencia había hecho que tuviera que sacrificarse…
    -Has cambiado, Hinata…-comentó Neji, en sus ojos podía ver la resignación…-de acuerdo… lo llevaré a la aldea…-
    Neji pasó el brazo de Yuki sobre sus hombros, al parecer, el rubio tenía suficiente conciencia para caminar de esa manera, pero antes de irse, Neji me miró de nuevo…
    -Hinata…-
    -No, Neji… no puedes detenerme-le dije, el tiempo contaba mucho en esta situación, y ya no podíamos retrasarnos…
    -No es eso…-dijo él, abrazándome repentinamente con su brazo libre-cuídate, hermana…-
    -Lo haré, hermano…-
    Y entonces me fui, tenía que ayudar a Jinn y a Naruto de cualquier forma posible…

    Narra Jinn…
    El último golpe me lanzó fuertemente contra un árbol, me quedé aturdido mientras trataba de enfocar de nuevo mi vista, vi como Kai pateaba sucesivamente a Naruto antes de azotarlo contra el bosque, ni nuestro esfuerzo combinado había logrado golpear una sola vez a Kai, hasta este momento, no me había dado cuenta de por cuanto tiempo había estado planeando esto. Debió entrenar durante días y noches enteras, sin que nos diéramos cuenta, solo esperando una oportunidad para acabarnos…
    -¿Es todo, Jinn?-se burló Kai, con una mirada llameante y oscura-¿Todo el potencial del príncipe de Helios y el Jinchuuriki del Kyubi?-
    -Falta mucho para derrotarnos, Kai…-le dije, levantándome y preparándome a seguir la lucha…
    -Es cierto ¡No te confíes tan rápido!-gritó Naruto, mientras se reincorporaba, pero a pesar del optimismo de sus palabras, yo tenía clara una cosa: el poder de Kai superaba por mucho el nuestro, incluso combinado, era como enfrentar una estampida con un castillo de arena…
    Pero no me puedo rendir así como así, tengo que usar mis mejores cartas para terminar con él, y evitar la amenaza que se cierne sobre la Tierra del Fuego, y sobre el resto del mundo… sobre Hinata…
    Me acerqué a Naruto, mientras lanzaba unos kunai hacia Kai, quien los evadió hábilmente, y cuando llegué cerca del Kyubi, le dije:
    -¿Te encuentras bien?-
    -¿Bromeas? Puedo hacer esto todo el día, ¡De veras!-respondió, eso me relajó un poco, casi no puedo creer que tenga ese nivel de confianza, pero necesitamos un plan para vencerlo…
    -Naruto… tengo una idea… pero requiere que lo distraigas…-sugerí, el me miró, como si todo estuviera bajo control, pero luego me dijo:
    -¿Qué tienes en mente?-
    -Atácalo, pero aléjate de sus puños, es muy peligroso-tenía que prevenir a Naruto de cualquier cosa que Kai pudiera hacer-También usa Ninjutsu de alto poder, ten cuidado…-
    -No creo que sea tan difícil-respondió el Kyubi sonriendo, sacó un pergamino de su bolsillo, y convocó una enorme shuriken, que lanzó con velocidad contra Kai, pero solo fue para distraerlo, ya que Naruto y un clon de sombras preparaban su mejor ataque…
    -¿No intentaste ya eso?-preguntó Kai burlonamente…
    -¡Esto es nuevo! ¡De veras!-gritó la voz de Naruto detrás de Kai, este se volteó cuando vio que la shuriken que lanzó antes se había transformado y le lanzaba varios kunai, que si bien logró evadir, le impidieron ver el ataque del verdadero Naruto…
    -¡Rasengan!-Kai intentó evitarlo, pero el Rasengan rozó su brazo, limitando su movimiento, pero eso mismo atrajo su atención a lo que yo estaba haciendo…
    El plan era ese, mientras Naruto pudiera detener a Kai, yo concentraba mi chakra para lograr una técnica que debía lograr vencerlo, pero ahora que se había dado cuenta, y sabiendo lo que planeaba, quitó al Kyubi de su camino con una patada, y se abalanzó a toda velocidad contra mí, evitando que terminara de concentrar el chakra que necesitaba…
    -Ni siquiera lo pienses, Jinn…-amenazó Kai, mientras me lanzaba una gran patada, que solo de milagro logré esquivar-yo conozco todo tu Jutsu, y se como contrarrestar todas tus técnicas… pero tú no tienes esa ventaja…-
    Kai hizo señales de manos a gran velocidad, preparando una intensa ráfaga de llamas…
    -¡Jutsu de Bola de Fuego!-esquivé el ataque, pero el siguió disparando alrededor, y un par de veces estuvo a punto de alcanzarnos, Kai volvió a hacer señales de manos, muchas más y a gran velocidad…
    -¡Jutsu Clones de Ceniza!-me quedé perplejo mientras veía como Kai realizaba ese Jutsu prohibido de nuestro clan, de los árboles quemados se levantaron replicas de Kai, no lo creía posible, por lo complicado del Jutsu, pero Kai logró hacer tres réplicas, mantener la ceniza junta era difícil, pero si estaba bien hecho…
    -¡Naruto! ¡Ten cuidado!-previne a mi compañero, pero Naruto no era el tipo de persona que se amedrenta ante cualquier cosa, por lo que trató de golpear al clon más cercano, sin embargo, en cuento lo golpeó, la ceniza volvió a juntarse y atacó a Naruto con una fuerte patada…
    -Esto lo complica un poco…-comentó Naruto, pero el no tenía idea… puedo deducir para que es ese número de réplicas: dos de ellos nos liquidan a Naruto y a mí, mientras el tercero protege al verdadero Kai, debo acercarme a él para romper su concentración y eliminar a las réplicas…
    Corrí contra él, esquivando los golpes de las réplicas, y con toda la velocidad de la que pude hacer uso, preparé un golpe que Kai no tenía oportunidad de esquivar…
    -¡Hokaken!-
    Mi puño chocó en el pecho de Kai con un gran estruendo…
    Fue cosa de una fracción de segundos para que me diera cuenta de que Kai se estaba deshaciendo en cenizas, para mi sorpresa, aquel que creía un réplica ahora me daba una patada, que me lanzó contra un árbol, con tanta fuerza que me impidió recuperarme con agilidad, solo vi como los clones pateaban a Naruto antes de deshacerse, pues Kai se concentraba en un nuevo Jutsu:
    -¡Jutsu Sables de Fuego!-Kai atacó a toda velocidad con la cuchilla llameante al frente, y no tuve forma de escapar…
    Pude ver la sangre salpicar en mi rostro…

    Narra Hinata…
    Tenía que ayudarlo… de cualquier forma…
    Pero solo ahora entiendo lo que conocerlo implicaba desde el principio…
    De lo poco que percibo a mi alrededor, veo a Kai, con una mirada de profundo odio, y el terrible ardor a través de mi vientre… no tenían que decirme que la espada había atravesado de lado a lado…
    Kai retiró violentamente la cuchilla de mi cuerpo, con un dejo de frustración, me derrumbé al suelo, mientras escuchaba voces en la lejanía, tardé un momento en darme cuenta de que era la voz desesperanzada de Jinn…
    -¡HINATA!-Jinn se arrodilló junto a mí, sus ojos volvían a ser verdes, y estaban inundados en lágrimas, luego susurró-¿Por qué regresaste…?-
    No podía responderle, por más que quisiera… en vez de eso, una pregunta cruzó mi mente: ¿Estás llorando por mí…?
    Naruto estaba perdiendo el control… sus ojos se volvieron rojos y salvajes, y las marcas de sus mejillas se volvieron más pronunciadas, una capa de chakra semejante a un zorro lo envolvió… la mirada de Jinn se ensombreció cuando Kai volvió a hablar…
    -No va a sobrevivir-dijo él, pero eso no me hace sentir miedo…-entrégamela de una vez, y le daré una muerte rápida…-
    Pero Jinn no respondió, me levantó en sus brazos y me alejó del campo de batalla…
    -Perdóname por esto…-dijo Jinn, yo le sonreí en respuesta, pero no se cuanto tiempo pueda mantenerme despierta, Jinn sacó un pergamino negro de su bolsa, y quitó el hilo que lo mantenía cerrado, ante la sorpresa de Kai…
    -¿Vas a romper el sello? ¿No te preocupa lo que pase después…?-dijo Kai, sonriendo con incredulidad…
    -Ya nada me preocupa…-abrió el pergamino y lo selló con sangre, para lo cual provocó que el chakra se liberara sobre Jinn-nada… más que Hinata…-
    Me conmovieron sus palabras, y no lo niego… pero ahora Jinn se transformaba también, me miró de nuevo, mientras sus ojos se volvían salvajes, y sus colmillos crecían, junto con su cabello que se volvía cenizo…
    -Hinata… si no vuelvo a ser el mismo…-me dijo, mientras aparecía una cola de lobo detrás de él…-recuérdame como fui…-
    No podía mantenerme despierta durante más tiempo, solo veía a Naruto y a Jinn, completamente transformados, solo con la esencia interior de aquellas personas que amé… la imagen se volvió borrosa hasta desaparecer…

    Avance: Ya no hay nada que hacer, las cosas se complican cuando se rompe el sello y el alma de la bestia desata su furia...
    Proximo capitulo: Indomable
     
  4.  
    Jinn Kimura

    Jinn Kimura Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    16 Mayo 2009
    Mensajes:
    147
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Los Jinchuurikis perdidos
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    4354
    Re: Los Jinchuurikis perdidos

    Como todo inicia, tambien debe terminar, y esta historia no es la excepción. Pero antes del inicio del fin, tengo una lista kilométrica de agradecimientos, ahí les va...
    -A Sayu Uchiha (La mera primera)
    -A Selie
    -A Blackrose18 (Por las sugerencias)
    -A Eiko
    -A "El nuevo mundo ninja"
    -A Family Akatsuki Ultimate
    -Al Clan Uchiha
    -A "amigos de Baldur, Sayu y Sasuke"
    -A Sweet Angel
    -A Tomoe Asashi
    -A Cindyhyuuga
    -A Sakumix (Donde quiera que esté...)
    -A Babu
    -A Alessa Gillespie
    -Y a Akira Hyuuga...
    Les dije que era kilométrica ._. Aquí comienza:

    Capitulo 14: Indomable
    Narra Jinn…
    No creí que el día llegara…
    Me habían dado ese pergamino para romper el sello que mantenía a mi bijuu controlado, con instrucciones explícitas de solo romperlo en situaciones en las que no hubiera salida…
    Pero no me importa… de todas formas, ya no hay salida… tengo que terminar con Kai, de cualquier forma posible, y llevar a Hinata a la aldea… no puedo dejar que muera…
    Y aún así, no puedo dejar que mi mente se nuble… si hago eso, el bijuu dejará salir su poder mucho más rápido de lo que puedo controlar… la simple presencia del Kyubi en Naruto ya está llamándolo…
    Veamos… aún tengo control sobre mis acciones, por lo menos hasta que aparezca la quinta cola. Lo que más me preocupa es dejar Konoha en manos de dos bijuu sin control…
    -¿Este es tu plan, Jinn? No muy ingenioso, si me lo preguntas, en especial porque tengo esto…-Kai sacó un papel de su bolsillo, este tenía un símbolo con la palabra “suprimir” en el…-usando este sello, dispondré de tu bijuu con facilidad, en cuanto al Kyubi… no es una amenaza en ese estado…-
    Naruto miraba a Kai con una furia más allá de los límites de la humanidad, me pregunté si en realidad podía derrotar a Naruto con el intenso chakra que podía sentir en el…
    Me limité a atacar a Kai lo más rápido posible, y como pensé, el trató de colocarme el sello, si lo dejo hacerlo, esto es el fin…
    -No vas… a lograrlo…-dije, tratando de controlarme, el bijuu expande su ser más rápido de lo que pensé, y ya está minando mi capacidad racional, me convertiré en una bestia a este paso… Hice señales de manos tan pronto como pude, tratando de acorralar a Kai…
    -¡Jutsu Bola de Fuego!-mi ataque fue más rápido y fuerte, pero Kai lo evadió de todas formas, Naruto usó el momento para tratar de golpear a Kai, pero este lo esquivó de nuevo, provocando que el golpe de Naruto destrozara una enorme parte del bosque, obviamente el no tenía ni pizca de su conciencia, toda su mente estaba envuelta en la de la bestia, y yo pronto seré como él…
    Volví a atacar a Kai, tratando de golpearlo de la manera más efectiva posible, pero el me esquivaba fácilmente, e intentaba colocarme el sello para eliminar mi posible ventaja sobre él, pero mientras me mantuviera atento y Naruto interfiriera, no serviría de nada…
    -¡Estilo de Fuego: Jutsu Flor de Fénix!-Kai disparó una ráfaga de bólidos llameantes contra Naruto y yo, si bien el fuego no fue difícil de esquivar, lo próximo que mi oponente intentó fue aún más complicado, golpeándome en el estómago, en otras circunstancias, eso me habría liquidado en el momento, pero ahora Kai venía contra mí con el sello preparado, traté de moverme, pero me di cuenta de que colocó sellos explosivos a mi alrededor, creando un campo minado que explotó con violencia, entre el humo, no fui capaz de ver cuando se acercó a muy poca distancia de mí…
    Kai salió volando, sacudido por el fuerte puñetazo que Naruto le había enviado, pero además de eso, un hecho que consideré como suerte se presentó…
    El sello estaba fijado en el puño de Naruto, obligando al chakra del Kyubi a retroceder, Naruto miró alrededor, muy confundido…
    -¿Qué es lo que pasa…?-
    Me alegré al ver una oportunidad que antes no era posible…
    -Naruto…-llamé, conteniéndome lo mejor que podía…
    -¿Ehh…? ¡Ahh! ¿¡Qué es lo que te pasa…!?-exclamó Naruto, evidentemente sorprendido.
    -Eso no importa…-me cuesta trabajo hablar, y mi voz se oye profunda y feroz…-Naruto… llévate a Hinata… Tienes que salvarla…
    Ante la mención de la chica Hyuuga, la mente de Naruto recordó lo que había sucedido, miró alrededor, buscándola, y cuando la vio sangrando en el suelo, corrió hacia ella rápidamente…
    -¡Hinata! ¡Responde! ¡¿Estás bien?!-Naruto trataba de reanimarla, pero la herida era demasiado grave, y estaba perdiendo sangre a cada segundo…
    -¡Naruto! ¡Llévatela! ¡Pronto!-El Kyubi me miró un momento, su mirada dudaba de que ella siguiera con vida, lo cual me asustó terriblemente, sin embargo, el rubio la levantó en sus brazos y corrió de regreso a la aldea…
    -No escaparás… ¡Estilo de Fuego: Colmillo de León!-Kai invocó varias bestias llameantes para que persiguieran a Naruto, pero las destruí a todas sin problema, dándole el tiempo requerido al Kyubi para escapar con Hinata… espero que llegue a tiempo…
    -Parece que las cosas no salieron como querías, Kai…-le dije, mirando su expresión de furia mientras veía como Naruto se llevaba a su objetivo…
    -¿Cuánto tiempo crees que el Kyubi puede protegerla?-preguntó Kai con fiereza-la perseguiré durante días, meses, años de ser necesario… el Kyubi y el resto de Konoha cometerán un error en algún momento, y entonces me volveré invencible…-
    -Solamente si sales vivo de aquí…-le dije, esperando su siguiente movimiento, de todas maneras, lo que más me preocupa es el hecho de que si no lo derroto pronto, y me alejo de la aldea, todo el esfuerzo que hemos hecho sería en vano…
    Kai y yo comenzamos a pelear, si bien mi chakra se había incrementado, aún no era suficiente para igualar la terrible fuerza de Kai, tan llena de rencor que encendía terriblemente su chakra, me pateó antes de que lograra cualquier movimiento, y preparó su puño para un último ataque…
    -¡Hokaken!-
    Hubo un tremendo estruendo…

    Narra Naruto…
    Acaba de oírse un ruido, muy parecido a un trueno, pero no tengo tiempo para esas cosas, debo llevar a Hinata con la anciana, ella podrá salvarla…
    Parece que perdí el control un momento, pero si Hinata no estuviera herida, yo mismo hubiera acabado con ese sujeto por haberme atado al árbol ¡De veras!
    Pero en primer lugar, me molesta que nos haya engañado de esa manera, y que haya traicionado a sus amigos, sobre todo cuando ese Jinn lo hizo quedar como un héroe frente a todos nosotros, me hace recordar lo que dijo Kakashi durante nuestro examen, cuando el equipo 7 fue formado…
    “En el mundo ninja, los que rompen las reglas son escoria, es cierto. Pero… aquellos que abandonan a un amigo, son peor que escoria…”
    Eso me recordó a Sasuke… el muy idiota… si se fue con Orochimaru… ¿Significa que no será el mismo idiota de siempre…? ¿Qué si vuelve, será igual que con ese traidor de Kai? No lo admito frente a Sakura, pero extraño cuando hacíamos misiones todos juntos, el equipo 7 original… hicimos muchas cosas entre todos, cosas peligrosas, divertidas, tristes, y emocionantes. Extraño esas cosas…
    Pero un gemido débil de Hinata me sacó de mis pensamientos, no tengo idea de cuanto tiempo le quede, y sería terrible si…
    Crucé la puerta de Konoha a gran velocidad, en dirección a la oficina de la anciana, la respiración de Hinata era tan débil que si no estuviera emitiendo leves quejidos, pensaría que he llegado tarde…
    Pateé la puerta de la oficina, no creo importantes las formalidades en este momento, ni siquiera si la anciana es Hokage.
    -¡Anciana! ¡Hinata necesita tu ayuda ahora! ¡De veras!-me quedé frío un momento cuando me di cuenta de que la anciana no estaba sola…
    -H-Hinata… hermana…-Neji Hyuuga estaba ahí también, por lo visto alertando la presencia del enemigo con la anciana, su mirada se perdió al frente, y su semblante habitual se quebró en pedazos, nunca había visto a Neji así…
    Pero la anciana reaccionó con mucha más rapidez, barriendo las cosas del escritorio con sus brazos…
    -¡Naruto!-bramó la anciana, mientras sacaba muchas cosas de médico de su escritorio-¡Recuéstala y saca a Neji de aquí!-
    Puse a Hinata en el escritorio, sus ojos cerrados soltaban lágrimas por el dolor, pero la sangre parecía empezar a detenerse, luego, me volteé hacia Neji, quien seguía mirando a la puerta como si Hinata y yo siguiéramos allí…
    -Neji…-
    No me respondió, solo caminó lentamente a la puerta, poniéndose frente a la pared como si la anciana lo hubiera castigado, yo salí también, y en cuanto lo hice, la anciana cerró la puerta tan fuertemente que me sorprende que no se haya roto…
    No se que hacer en estos momentos, pienso que podría ayudar en la pelea con Kai, pero si somos realistas, vencer a ese desgraciado no está en mis manos…
    Pero hay algo más… no me había dado cuenta, hasta que mordió a Hinata ese día, pero Jinn es… como Gaara y como yo… un Jinchuuriki… puede que sea un príncipe y lo que quieras, pero se que ha sido tan rechazado como cualquiera de nosotros, él me lo dijo cuando Hinata se desmayó…
    “Flashback”
    -¿Y tú, de donde vienes?-
    Jinn salió de sus pensamientos, para luego mirarme con algo de distanciamiento…
    -¿Ehh…? Perdona… de ningún lugar en especifico… somos nómadas…-
    -¿Nómadas? ¿Qué es eso…?-
    El sonrió con la pregunta, pero no es una sonrisa de esas que dejan en evidencia cuando eres ignorante, más bien era comprensiva en ese aspecto…
    -Viajamos de un lugar a otro…-respondió, volviendo a ver por la ventana del cuarto de Hinata-no tenemos un hogar…-
    -Ya veo… ¿Eres un sujeto fuerte?-pregunté, tenía que serlo si pensaba pelear con Akatsuki, aunque no se veía más fuerte que yo…
    -Me entrenaron con las técnicas avanzadas que solo conoce la realeza de Helios…-dijo el, tiene cierto orgullo en su voz, pero no es algo hartante como el de Sasuke…
    -Entonces… ¿Eres como la anciana, como un Hokage?-
    -No… me falta mucho para llegar a ese nivel, mientras tanto, soy el príncipe del clan de Helios…-se presentó, haciendo una reverencia y un gesto con su mano.
    -Príncipe… vaya, seguro tu clan te respeta mucho…-
    -Te sorprenderías… la gran mayoría piensa que soy un monstruo indomable… desconfían de mí…-contestó, con algo de melancolía…
    -¿Por qué pensarían eso…?-le pregunté, no tiene mucho sentido, a menos que haya hecho algo malo.
    -Algo… relacionado con…-dudó un momento, como si no encontrara las palabras…-no importa… te lo contaré en otra ocasión…
    “Fin del Flashback”
    Ahora entiendo de qué se trata… no importa si se es un príncipe, una persona normal, o un Kazekage, la gente le teme a los Jinchuurikis, los odia, y los margina…
    Espero que Jinn le gane al otro sujeto, pienso que sería genial que fuéramos amigos, después de todo, muchas veces la gente como nosotros solo se tiene a sí misma…
    Neji seguía mirando a la pared, como si hubiera una ventana o algo interesante en ella, pensé que debía hablarle, asegurarle que la anciana podría curar a Hinata, pero me detuve cuando me di cuenta de que estaba apretando los puños, miré al piso, y descubrí que el suelo frente a el estaba mojado…
    Lo rodeé lentamente, para que no se diera cuenta, y lo que me encontré fue algo que me dejó perplejo…
    Neji apretaba los dientes, mientras sus ojos color perla enrojecían frente al río de tristeza que ya no podía soportar…
    El Genio Hyuuga lloró ese día…

    Narra Feline…
    Un estruendo interrumpió la parte más interesante de la “comida” a la que invité a Sakura, mis oídos normalmente son muy finos, pero estando en mi forma humana, no estaba seguro de quien combatía o donde, pero tenía un mal presentimiento…
    -Sakura… quédate conmigo…-le dije, recuperando mi forma felina y colocando la máscara sobre mi cara, lo primero que debía hacer era asegurarme de que ella estuviera a salvo, pero por lo que podía oír ahora, era un combate muy intenso…
    -Feline, quiero ayudar…-decía Sakura, con un tono muy decidido en su voz, de hecho, idéntico al de la Hokage, tal vez ayudar era una buena idea, pero por otro lado, para ese momento, lo más seguro es que el enemigo trace un plan para distraernos, o tendernos un trampa. Sé que Sakura es una gran Kunoichi, pero no puedo evitar preocuparme por ella.
    -Tenemos que dar un rodeo a través de la aldea, no sabemos lo que podría pasar-propuse a la chica de cabello rosa, ella asintió entendiendo la situación a la perfección, pero no es la única razón que tengo…
    ¿Dónde está Jinn…?

    Narra Jinn…
    Me quedé atónito cuando descubrí que mi mano levantada instintivamente retenía el puño llameante de Kai…
    La respuesta a este fenómeno llegó más rápido de lo que creí, cuando sentí la conciencia salvaje en mi interior crecer aún más… la aparición de la segunda cola…
    Kai estaba tan furioso que las llamas de su chakra se extendían sobre todo su brazo, la ira se extendió cuando se dio cuenta de que el momento para eliminarme con facilidad ya había pasado…
    -Maldición…- murmuró Kai, me alegraba no ponérselo fácil, pero la pelea estaba lejos de terminar, y uno nunca sabe cuando la pelea puede dar un giro…
    Lo peor era tratar de mantenerme controlado… hacer eso era como tratar de seguir despierto después de recibir un fuerte golpe en la cabeza, si me dejo llevar estando tan cerca de Konoha, podría terminar destruyendo toda la aldea…
    -Parece que se te acaba el tiempo, Kai…-le dije, sacando una media sonrisa…
    Kai sonrió a su vez, de una manera tan retorcida como su mente…-no me engañas, sabes bien que no tienes control sobre el bijuu…-
    Kai tenía un muy buen punto a su favor, el solo tenía que evadirme hasta que perdiera el control, entonces, entre la confusión causada por el bijuu, el podría llevarse a Hinata… no puedo permitirlo, aunque me convierta en un monstruo, no puedo dejar que el mate a Hinata….
    -No te lo voy a permitir…-hice señales de manos, preparando un Jutsu muy efectivo-¡Estilo de Fuego: Aves del Paraíso!-
    Las llamas salidas de mis manos tomaron la forma de aves de brillante color escarlata, lanzadas contra Kai a gran velocidad, logró esquivarlas, pero estas dieron la vuelta, siguiendo a su objetivo, hasta acabar con él, logró hacer que una de las aves se estrellara en un árbol, volándolo en pedazos, pero Kai era incapaz de librarse de mi Jutsu…
    Hasta el momento en que lanzó shuriken hacia las aves, haciéndolas estallar en el acto. Me sentí perdido durante un momento, y luego me di cuenta de que había destrozado una gran cantidad de árboles con mi puño, estoy perdiendo el control demasiado rápido, sobre todo puesto que usé mucho chakra en mi último ataque, el cual necesito para retener al de mi bijuu…
    Mi mente estaba perdiéndose rápidamente, cuando la tercera cola apareció, debo eliminar a Kai tan pronto me sea posible…
    -Ya veo… de pronto eres demasiado fuerte ¿No?-comentó Kai, sin perder su sonrisa. Yo no respondí, mi cerebro empezaba a perder la capacidad para coordinar el habla, solo lo miré de la forma más asesina posible, transmitiéndole todo el dolor que nos había causado a nosotros, sus hermanos…
    -Pero no es suficiente… prepárate para la técnica más secreta de nuestro clan…-Kai concentró una gran masa de chakra, que se expandió a través de todo su cuerpo. Podía ver como fortalecía cada uno de sus músculos, y la intensidad de su chakra es cada vez más fuerte, nunca he sentido nada así…
    -¡Sello del Guardián Infernal!-La mirada de Kai estaba repleta de oscuridad, y la locura envolvía cada fibra de su ser. Ya había oído de esa técnica, pero… es un Jutsu prohibido, usando las esencias negativas del espíritu, combinadas con chakra, se incrementa en gran medida el poder natural de un shinobi, pero… se corre el riesgo de destruir la propia esencia… ya podía ver los efectos… Kai jamás volverá a ser el mismo…
    -Bien… si es así como lo quieres…-le dije, encendiendo mis puños, me lancé a pelear contra Kai, sus ataques eran más rápidos y fuertes, tanto que rivalizaban con los míos, los golpes eran tremendos, e impactaban contra la carne como si se trataran de meteoros, con un gran estruendo que resonaba entre los árboles…
    Ataqué a Kai con mi puño, impactándolo contra su pecho, pero resulta que el logró lo mismo, y ambos salimos disparados contra el bosque, me apoyé sobre mis manos y rodillas, escupiendo sangre y con un intenso dolor en el área afectada. No lo dudaba, el Taijutsu de Helios era capaz de destrozar cada hueso del cuerpo con un solo golpe, y por lo menos había alcanzado mi corazón, pero Kai estaba en mis mismas condiciones, tosiendo sangre y asiéndose fuertemente del árbol junto a él, pero eso no nos detuvo, si bien nuestras condiciones eran pésimas, la pelea no terminaría hasta que uno de nosotros muriera…
    -¡Estilo de Fuego: Bola Gigante de Fuego!-Kai me atacó con una fuerza impresionante, pero al esquivarlo, yo también preparé mi Jutsu…
    -¡Estilo de Fuego: Círculo del Sol!-Del suelo bajo Kai salió un gigantesco torrente de llamas, que el evadió con toda su velocidad, la pelea se desarrollaba de forma cada vez más intensa, Kai no podía superarme, pero yo tampoco a él, solo peleando con nuestros puños, causando el mayor daño posible en cada golpe que acertáramos. Alguna vez combatimos de esa manera, cuando todo era diferente, cuando la leyenda era solo un simple cuento para entretener a la gente, cuando salíamos todos juntos a hacer misiones, cuando Tsuki iba de mal humor y terminó por golpear a Yuki y sus ocurrencias, cuando perdí un documento importante y Kai, Yuki, y Thomas cubrió su desaparición frente a mi padre y el consejo, cuando fuimos testigos de cómo Yuki era rechazado por cada chica del clan, a causa de su irreverencia innata… cuando Kai y yo nos perdimos en territorio enemigo… y el me sacó de allí con vida…
    Desearía que las cosas volvieran a ser como antes…
    Pero ahora ya no hay más que una sola salida…
    La aparición de la cuarta cola marcó el inicio de la siguiente fase del combate, con ataques cada vez más fuertes y veloces, para este momento, me pregunto si lograré retener al bijuu el tiempo suficiente, ya casi no tengo control sobre mis acciones.
    El siguiente golpe que lanzamos volvió a alcanzar al otro en el pecho, si bien nos hizo retroceder, no fue lo suficiente para terminar la pelea, pues a ese golpe siguió otro, y otro, y otro más, el cual logró dispararnos de nuevo contra el bosque…
    Me levanté rápidamente, viendo a Kai haciendo lo mismo, el bijuu estaba a punto de liberarse, corrí contra mi antiguo amigo, dejando atrás cualquier esperanza de que todo volviera a ser igual, esto termina aquí…
    -¡Hokaken!-gritamos al unísono, soltando el golpe con todo el poder del que podíamos hacer acopio…
    Mi conciencia regresó de golpe, seguida de algo muy desagradable…
    Dolor…
    Un terrible dolor en mi pecho… sentía que no podía respirar… y la sangre salía de mi boca en espasmos muy incómodos… Kai enfrentaba la misma situación…
    El golpe a máximo poder había impactado al mismo tiempo…
    Caímos al suelo, mirando a Kai frente a mí, su respiración estaba agitada, y tenía los ojos muy abiertos, una mezcla de sorpresa y sufrimiento, lo miré, recordando los viejos tiempos…
    Pude percibir la mirada del viejo Kai, esa mirada de paz y serenidad, que siempre tenía algo que decir cuando tenías problemas, y que enfrentaba los días nublados con una sonrisa, esa mirada estuvo allí durante un tiempo, en los profundos ojos verdes de Kai, antes de que los cerrara y dejara escapar su último aliento…
    Me volteé sobre mi espalda con dificultad, mirando al cielo azul… mi conciencia caía a pedazos… tengo la impresión de que voy a morir… pero al menos tengo la certeza de que Hinata está a salvo…
    Cerré los ojos… lentamente… nunca he necesitado más un descanso…
     
  5.  
    Jinn Kimura

    Jinn Kimura Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    16 Mayo 2009
    Mensajes:
    147
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Los Jinchuurikis perdidos
    Total de capítulos:
    16
     
    Palabras:
    4421
    Re: Los Jinchuurikis perdidos

    Y esto, es el epílogo, de nuevo agradezco el apoyo y la amistad de aquellas personas en la comunidad, y de los que vengan. Pero aprovecho para anunciar que dado que se me ocurrió cambiar el final del fic, habrá una continuación :) si, lo que van a leer no es lo que tenía planeado cuando empecé, pero es que de repente se me prendió el foco... y no lo podía dejar así. Comienza...
    Último Capítulo: Un Nuevo Mundo…
    Los árboles susurraban con suavidad lo que el viento les decía al pasar en la Aldea Escondida entre las Hojas. El cielo tenía un color azul intenso, y la temperatura era demasiado agradable para permanecer en el interior, las aves distribuían su arte con alegría, dándole a ese día aquello que te hace querer despertar en las mañanas…
    Excepto en mi caso…
    Lo que me ha despertado esta mañana… es la chica a mi lado…
    Hinata dormía entre mis brazos, mientras estábamos recostados en la suave hierba de una colina sobre Konoha. Se recuperó completamente de sus heridas en tan solo un par de semanas, gracias a la ayuda de Tsunade-Sama… en cuanto a mí… mi hermano y Sakura me salvaron de una muerte segura, por desgracia no lograron lo mismo con Kai…
    Les costará trabajo entenderlo, pero insistí en que el monumento a Kai permaneciera ahí. Era una memoria del Kai que todos conocíamos, aquel que no estaba cegado por el odio y el rencor, si bien no sé si ese Kai realmente existió, es así como lo recordaré…
    En los últimos tres meses, Hinata ha tenido montones de misiones, una tras otra, y solamente hoy han parado, por ende, ella está muy agotada, y ahora duerme junto a mí. No es necesario que diga cual fue su decisión final…
    Ella se removió en sueños, quedando con la espalda al suelo y mis brazos alrededor de su vientre, realmente me hace feliz estar a su lado al fin, con la seguridad de que ya no está en peligro…
    Siempre he creído que se ve muy bella mientras duerme, y ahora no es la excepción, un pequeño rubor aparece en sus mejillas, mientras respira con tanta tranquilidad que uno diría que no lo está haciendo, su blanca piel resplandece bajo los rayos del sol, es casi como si no fuera humana, como si fuera una criatura tan sobrenatural como hermosa…
    Apoyé mi cabeza sobre su pecho, y escuché atentamente…
    -¿Jinn…?-llamó su voz, sacándome del pequeño trance en el que estaba.
    -Lo siento… ¿Te desperté?-pregunté, aunque era obvio que a ella no le importaba eso ya…
    -No… ¿Qué estabas haciendo…?-preguntó ella, sus mejillas habían tomado un adorable color rojizo…
    -Si te lo digo… ¿Prometes no reírte?-le pregunté, realmente no pensaba que fuera a burlarse, pues por lo visto le preocupaba algo más de este hecho, pero de todos modos se lo dije, como por instinto. Ella negó con la cabeza, y su mirada exigía una respuesta convincente… suspiré profundamente…
    -Es solo… que…-empecé a hablar, pienso que es algo ridículo, pero no puedo evitarlo-Me gusta escuchar el sonido de tu corazón…-
    Ella me miró con alivio, y luego pude ver que ciertamente le conmovía lo que en los últimos meses se ha convertido en una pequeña obsesión, es solo que me alegra tanto que ella haya sobrevivido a una herida de esa magnitud…
    Acaricié su mejilla con mi mano, apartando su cabello de su hermoso rostro, ella se acercó un poco a mí, y yo tenía la intención de hacer lo mismo, cuando una voz apareció subiendo por la colina…
    -¡Hinata!-Kiba Inozuka se acercaba a lomos de Akamaru, y al llegar, ladró con emoción y lamió el rostro de Hinata-Kurenai-Sensei necesita verte…-
    -¿Otra misión?-preguntó Hinata con cierto hastío, no me sorprende, con tantas misiones, pero ella no tiene idea de lo que en realidad pasa…
    -Así es…-dijo Kiba, intercambiando una mirada de complicidad conmigo…-Sube en Akamaru…-
    -Te alcanzaré luego, amor-le dije a Hinata, dándole un beso en la mejilla-tengo que ir a ver a Thomas y a Yuki…-
    Hinata asintió con resignación mientras subía a lomos del enorme perro blanco, yo no quería separarme de ella, pero sería solo durante un corto tiempo, antes de volver a verla y que todo salga como está previsto, el simple hecho de que ella esté tan agotada sirve a mis propósitos…
    Hinata se alejó velozmente a lomos de Akamaru, con Kiba corriendo a su lado, me dirigí tranquilamente a la aldea…
    Me planté a la entrada de un edificio, esperando…
    -¡Oye! ¿¡A quien esperas?! ¡estúpido!-gritó una voz de tono pícaro y alegre, me volteé en esa dirección, y vi la típica sonrisa de Yuki, junto al serio semblante de Tsuki, quienes salían al sol del mediodía desde el hospital, esperé durante tres meses a que lograran recuperarse, hasta el día de hoy…
    -Me alegra volver a verlos… en una pieza…-les dije sonriendo…
    -No es una muy buena broma…-respondió Tsuki, siempre será el mismo…
    -Eres un aguafiestas, eso es lo que pasa-le espetó Yuki, mientras aspiraba profundamente el aire fresco del nuevo día…
    Yuki se alejó un momento, al ver pasar a una chica de cabello castaño y largo…
    -Es cuestión de tiempo…-dijo Tsuki, negando con la cabeza…-¿Estás bien?-
    Tsuki se dio cuenta de mi ensimismamiento, pero es solo que ver a todos seguir el curso de sus vidas me ha traído memorias…-Te parecerá extraño… pero…-
    -Extrañas a Kai…-terminó Tsuki, mirando a Yuki hablar con la chica castaña…-No te culpo…-
    -Me siento mal por él…-le dije al chico de cabello plateado…
    -Hiciste lo que tenías que hacer…-dijo el frío tono de voz de Tsuki-no había nada más que pudieras hacer-
    Una parte de mí sabía que eso era cierto, pero el recuerdo de la última mirada de Kai seguía diciéndome que tal vez pude hacer algo por él…
    -Las chicas en la tierra del fuego tienen poco sentido del humor…-se quejó Yuki, mientras regresaba con la marca de la bofetada que le había dado la chica castaña-¿Qué hacemos ahora?-
    -Pero que idiota eres…-le dijo Tsuki-Justo ayer Jinn nos dijo lo que tenía planeado hoy, tarado-
    -¿¡Pero que has dicho?! ¡Te reto a repetirlo!-respondió Yuki, soltando chispas por los ojos…
    -Ya, calma…-les dije, antes de que hubiera otra pelea entre miembros de un mismo equipo…-recuerden lo que hay hoy…-
    -Tienes razón, de hecho, ya deberíamos irnos-dijo Tsuki, mientras mi rubio amigo asentía con emoción…
    -¡Nos vemos luego, Jinn!-gritó Yuki, antes de comenzar a caminar junto a Tsuki por la aldea…
    Seguí recorriendo la aldea, pasando frente a la florería, una chica de largo cabello rubio y ropa púrpura apareció en la puerta de esta…
    -¡Hola!-saludó Ino Yamanaka-ya está arreglado lo que pidió, príncipe Jinn…-
    -Muchas gracias-dije, con una reverencia-y por favor, no me llames príncipe…-
    -Como digas-dijo sonriendo, y en ese momento, mi hermano Feline apareció caminando por la calle, con una bolsa de viaje al hombro…
    -¡Hermano! ¡Que hay de nuevo!-saludó alegremente, lo abracé y chocamos las manos, lamentablemente, Feline abandonaría la aldea durante un tiempo, para notificar los resultados de la misión con nuestro padre, en cuanto él lo supiera, el consejo sería disuelto, con cargos de alta traición…
    -¿Estás seguro de no querer quedarte un tiempo más?-le pregunté, no tanto por lo que va a pasar hoy, sino por Sakura, quien seguramente no lo pasaría muy bien en la ausencia de mi hermano…
    -No puedo, entre más pronto se sepa, mejor, será en otra ocasión…-respondió Feline con firmeza.
    -Bien, pero antes de que te vayas… ten esto…-le lancé una pequeña botella, que tenía un líquido color rojo oscuro… sangre…
    -Esto es… sabes que no es suficiente para todos…-dijo Feline, mirando la botella con la sangre de Hinata, que recogí cuando Kai la atacó ese día… no estoy seguro de porque lo hice…
    -Úsala de ser necesario… los miembros del consejo no deben ser subestimados…-previne a Feline, pero el no parecía muy preocupado por eso…
    -La guardaré… pero no creo necesitarla… nos veremos luego, Jinn…-Feline saltó sobre los edificios y se fue…
    Me quedaría a decir sutilezas, pero ya voy tarde a algo muy importante…

    Narra Hinata…
    Kurenai-Sensei no quería ninguna misión… ¿Qué rayos le pasa a Kiba? Me dejó con la Sensei y luego desapareció rápidamente…
    Pero bueno, de todas formas, he tenido muchas misiones estos días, y estoy algo cansada… y me gustaría ver a Jinn en este momento…
    Pensé que sería buena idea hacer acto de presencia en mi casa, ya que Neji se ha preocupado mucho por mí estos días. Me hizo llorar ese día que desperté en una cama de hospital, y cuando Neji me vio, estuvo a punto de llorar, cosa que nunca había visto en él…
    Desde ese día, Neji espera en la sala de la casa cuando no está en misión, y se porta muy atento conmigo, le he dicho que no tiene de que preocuparse, pero sigue comportándose así, me conmueve…
    -Tengo que llegar a casa, o Neji va a angustiarse-lo dije en voz alta, solo para ver si se oía un poco más lógico de esa forma, pero… no…
    Llegué a mi casa, por alguna razón, tengo la sensación de que hay algo raro con este día, pero no se que es…
    Abrí la puerta lentamente…
    -Hola, Hinata…-la voz en la oscuridad de la casa me sobresaltó, y la puerta se cerró de repente…

    Narra Jinn…
    -Hinata, te he estado esperando…-dije, acercándome a ella, me miraba con mucha confusión…
    -¿Jinn? ¿Qué haces aquí?-preguntó, confundida y un poco asustada…
    -No puedo creer que no te hayas dado cuenta…-le dije, acercándome un poco más a ella, Hinata retrocedió un poco…
    -¿Q-que haces… Jinn?-preguntó ella, con vacilación en su aguda voz…
    -Algo que tenía planeado desde el principio…-respondí, acercándome aún más, ella se recargó en la pared, incapaz de retroceder un poco más, tenía una mirada algo asustada… yo alargué la mano…
    Y encendí el interruptor de la luz junto a ella…
    -¡Sorpresa!-gritaron todos, dejando caer sus cortinas de camuflaje…
    -¿Q-que es e-esto?-preguntó Hinata, muy confundida, justo como pensé…
    -Amor…-le dije, abrazándola con suavidad-debes estar muy cansada… hoy es tu cumpleaños…-
    -¿Hoy?-Me di cuenta de cómo ella repasaba los últimos días en su cabeza…-¡Es cierto!-
    -¿Por qué esa cara de susto?-pregunté algo consternado…
    -No… no es nada…-me respondió sonriendo la bella chica Hyuuga…
    Invité a todas las personas que conocían a Hinata, los famosos “nueve novatos” de su generación, el equipo Gai, incluyendo a Neji, con un regalo envuelto en papel de brillante color azul, además de una expresión que solo podía traducirse como que no podía creer que Hinata hubiera llegado a los diecisiete años. También ahí se encontraban tres personas cuya ropa a primera vista era muy desentonada para la del estilo de la tierra del fuego, yo ya los conocía, pero bajo otras circunstancias, el primero era un sujeto con un traje negro de cuerpo entero, y se veía muy corpulento, además de tener unas marcas en morado en su rostro, la segunda persona era una chica vestida con un kimono negro, en su espalda cargaba un enorme abanico de metal, ojos azules, piel clara y cabello pardo atado en cuatro moñitos en su cabeza. Pero el tercer sujeto, a pesar de ser el más joven, algo en él lo hacia ver muy fuerte, con un traje color rojo parduzco, y una especie de chaleco gris, y una enorme jarra en forma de calabaza de color pardo como la arena y marcas negras, el pelirrojo miraba con unos ojos azules claro, llevaba una marca a un lado de la frente, un símbolo que significa “amor”. Naruto contactó con Kankurou, Temari, y el Kazekage Gaara, quien en cierto momento fue jalado del brazo por el Kyubi. El Kazekage se veía algo reticente en cuanto a acercarse, y aprovechando que Hinata estaba en un muy emotivo encuentro con Neji, me acerqué a ver que sucedía…
    -¿Cómo están?-saludé alegremente a mis hermanos Jinchuuriki…
    -¿Ehh? ¡Ahh! No los he presentado…-dijo el Kyubi, rascándose la nuca y sonriendo pícaramente, para luego voltearse con Gaara-el es Jinn… es príncipe… o algo así…-
    Sonreí al ver a Naruto repasar nuestra conversación en su mente, mientras tanto, estreché la mano del Kazekage-me da gusto conocerlo en persona, Kazekage-Sama-
    -Igualmente, príncipe Jinn-respondió Gaara en lenguaje ceremonial, esto último pareció desesperar a Naruto
    -¡¿Qué les pasa?! ¡¿No pueden dejar sus puestos ni cinco minutos?!-nos gritó Naruto, con una venita saltando en su frente-¡Aparenten ser personas normales! ¡De veras!-
    Gaara y yo sonreímos, lo cual solo hizo enojar más al Kyubi, pero solo un momento antes de ponerse a reír igual que nosotros…
    -Eres un Jinchuuriki-Afirmó Gaara, normalmente me sorprendería que se hubiera dado cuenta a simple vista, pero desde que rompí el sello, el chakra del bijuu se filtra a través del mío, y se refleja en mis ojos…
    -Así es, igual que tú y Naruto…-le dije sonriendo, Feline era también un Jinchuuriki, pero puesto que en el clan Kenshin se valora el salvajismo de un Jinchuuriki más que cualquier otra cosa, lo más normal era que no entendiera lo que significa el rechazo de las personas normales. Uno se siente muy cómodo en compañía de personas que entienden por lo que ha pasado…
    -¿Y bien? ¿Por qué la reticencia, Gaara?-le pregunté, él no respondió, aunque no hizo falta, ya que Naruto contestó por él…
    -Le dije que tenía que hacer más amigos, para que ya no lo vieran como el psicópata sanguinario que antes era… sin ofender, Gaara…-dijo Naruto, mientras el Kazekage miraba al vacío, recordando lo que el Kyubi contaba…
    -Es buena idea, ¿Cuál es el problema?-pregunté, aún intrigado. El Kazekage me dijo en su mirada que si lo hubiera conocido en ese tiempo, no preguntaría…
    -Bueno…-dijo Naruto-El Gran Kazekage está nervioso, por que le dije que debía empezar por darle su regalo de cumpleaños a Hinata…-
    Gaara se sonrojó muy ligeramente, pero recuperó la compostura rápidamente y le dije:
    -Naruto y yo te acompañaremos…-propuse, mientras el Kyubi asentía con emoción, Gaara sonrió y nos dirigimos con Hinata, quien recibía en ese momento un equipo de entrenamiento de parte del entusiasta Rock Lee, Hinata se veía muy feliz con la celebración, pero yo lo estaba mucho más solo de verla con vida…
    -¡Hinata! ¡Gaara tiene un regalo para ti! ¡De veras!-gritó Naruto al llegar, haciendo que la presión del Kazekage incrementara, me imagino que intentar cambiar la imagen que tienen de ti debe ser algo difícil…
    Hinata miró al Kazekage con algo de desconcierto, pero Gaara no se detuvo ante esto, sacó de su porta-shuriken un medallón de color parduzco, con una gema azul incrustada en esta, dentro de la joya se podía ver el símbolo de la arena, era una artesanía muy elaborada y valiosa…
    -Acepta este humilde regalo, por favor-dijo Gaara, haciendo una ligera reverencia…
    -Ya te dije que no es necesaria tanta ceremonia, de veras-replicó Naruto, Hinata tomó tímidamente el medallón de la mano del Kazekage, lo miró un momento, y luego sonrió al pelirrojo…
    -Gracias, Gaara-Sama-respondió Hinata, con un rubor en sus mejillas. El Shukaku la miró con ojos apacibles y aliviados, por lo menos hay una persona que ya no lo considera un monstruo en Konoha…
    -Pero aún no acabamos…-dijo Naruto riendo, y de inmediato sacó su regalo de la mochila en su espalda, era un paquete envuelto de forma inexperta en papel rojo brillante, Hinata lo abrió y sacó su contenido. El Kyubi sonrió cuando la chica Hyuuga observó su reflejo en un alhajero de cristal en forma de rosa…
    -Me lo dieron por ser el héroe en la aldea de la cascada, hace algún tiempo-dijo Naruto sonriendo, para luego agregar-pero creo que tú fuiste la heroína en esta ocasión, ¡De veras!-
    -No… yo…-balbuceó Hinata, sonrojada por las palabras del zorro de nueve colas, quien no iba a dejarla contradecirlo…
    -Claro que sí, de no ser por ti, el muy descuidado de Jinn no estaría aquí ahora…-mi reacción fue reírme por eso, tiene razón después de todo, pero ahora era mi turno…
    -Y ahora, para que veas que existen tres Jinchuurikis que te admiran…-saqué mi regalo de la mochila, un rectángulo en una envoltura de colores rojo y dorado, los regalos los había estado colocando con el resto en la mesa detrás de ella, y aunque aún no eran muchos, el número se incrementaba rápidamente. Toda la aldea estaba muy feliz de que Hinata hubiera sobrevivido después de salvarme…
    Pero antes de que ella abriera la envoltura, un cachorro de tigre entró repentinamente por la ventana, llevando una caja larga de color negro en sus dientes, a Hinata le sorprendió que una criatura tan pequeña pudiera cargar algo tan grande, pero yo sabía que solo significaba una cosa…
    El cachorro dejó la caja a los pies de Hinata y desapareció en una nube de humo…
    -Hay una nota…-observó Gaara, Hinata tomó la caja y la leyó…
    -“Esto es un regalo de agradecimiento, más que de cumpleaños-Leyó Hinata, en voz alta-de no ser por ti, estaría en el funeral de mi hermano. Gracias.
    Atte.
    Feline Pantaro
    Escuadrón Asesino del Clan Kenshin.”
    -Bien, que sean cuatro…-le dije sonriendo, ella abrió la caja, y se encontró con una katana de plata, con un mango negro en incrustaciones de oro…
    -¡Genial!-exclamó Naruto.
    -Es un reconocimiento a los que arriesgan la vida por una persona querida…-les expliqué, mi hermano no pudo elegir algo mejor…
    -Dale las gracias de mi parte…-dijo Hinata, sonriendo de forma encantadora, le sonreí de vuelta, mientras colocaba la espada en la mesa detrás y volvía a abrir la envoltura de mi regalo, ella se quedó sorprendida cuando lo vio…
    -Yo lo hice… bueno… la mayor parte…-dije, cuando se encontró con una bella flor de color escarlata brillante encerrada en una caja de cristal con adornos de flores tallados, se me ocurrió darle algo que representara lo que siento por ella…
    -Esa flor está cultivada de manera especial, no se marchitará a menos que algo se interponga entre nosotros-le expliqué, tomando sus manos que a su vez sostenían el cristal-es una muestra de lo mucho que confío en que estaremos juntos… por siempre…-
    Ella se sonrojó mucho, con un brillo en sus ojos, se acercó a mí, e inesperadamente me besó. Neji sonrió de lado, con cierta resignación, pero feliz, el sonido de los aplausos inundó el lugar, antes de que Naruto gritara más alto que su sonido.
    -¡Muy bien! ¡Tengo hambre! ¡¿Dónde está el pastel?!-Hubo una caída masiva estilo anime, y mientras nos levantábamos, pregunté…
    -Es cierto, ¿donde está el pastel?-
    -Shikamaru debía traerlo-acusó Temari.
    -Fui a la pastelería, pero escogerlo era muy problemático…-respondió Shikamaru, apoyado en la pared con indiferencia.
    -Mejor aléjense un poco-previno Kankurou-es hora de los reclamos de pareja…-
    -¡¿Qué insinúas, ehh?!-gritó Temari, de veras que daba miedo…
    -Nada, nada…-respondió el marionetista-de todas formas lo tengo cubierto…-
    Kankurou movió sus dedos en dirección a la puerta, y dos marionetas de combate llegaron cargando un pastel con fresas en él…
    -No estoy seguro de si elegí bien, pero espero que te guste, Hinata-dijo Kankurou con una sonrisa…
    -Muy bien, ahora si podemos iniciar la fiesta, ¡De veras!-gritó el Kyubi, mientras el atardecer caía de repente…
    Fue una fiesta inolvidable… en parte por que a Naruto se le escapó decirle gordo a Chouji y tuvimos que reparar la sala… pero antes de eso, fue algo muy divertido, y todas las personas reunidas ahí le daban honor a quien lo merece, a Hinata, una heroína de la que se contará durante mucho tiempo… Las historias deben tener un héroe, y debo admitir que no soy yo, pero hay más historias que la mía, la gente puede contarlas de mil formas diferentes ¿Cuál es la tuya?




     
  6.  
    Sayuri UF

    Sayuri UF Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    5 Febrero 2009
    Mensajes:
    194
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Jinchuurikis perdidos

    Holas amigo!!!!!!!!
    Primera!!!!!!!! *¬* Crep O.o
    Te confieso que no me e leido el fic completo, pero lo hare ;)
    Me dejo impactada el ultimo capi O_O
    La pelea estuvo msuper fuerte
    Pobre de Hinata, ojala se salve .-.
    Jinn?? No te mueras!!!!!!!!!!!! ToT
    Me cae que si llore e el final ToT
    En cuanto a lo de querer poner más conti amigo, te apoyo, cuentas para todo conmigo ;)

    *¬*
    Muchas gracias amigo!!!!!!!! *lo abraza* Por dedicarme el capi ;)
    Y = te agradesco por esos grupos :)
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso