Los Fantasmas del Pasado.

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Shimari, 2 Febrero 2010.

Cargando...
  1.  
    Atsushi

    Atsushi Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    15 Agosto 2009
    Mensajes:
    250
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    kyah! cada vez se vuelve mas tenebroosoo :x3:
    quiero conocer los secretos del colegio ¬w¬
    pero aun asi, no dice como se corto, o si y yo no lo vi? o,O
    en fin, tu fic esta muy interesante y tienes muuucha imaginacion ;)
    me encanto lo de el sentimiento mas lindo ToT
    contestame algo, que *&!#$" te fumaste antes de ecribir estooo??! xD mentira
    me encanta tu manera de escribir, si bien te falto uno que otro tilde esta muy bien escrito :si:
    sigue asi, y espero con ansias el proximo cap :D
    se despide,
    Evil-chan, cambio y fuera.
     
  2.  
    Roxette

    Roxette Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Julio 2009
    Mensajes:
    225
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    ¡OMG! ¡Me encantó!
    Por dios, me dejaste con una expectativa enorme. Y ahora, me hiciste dudar si de verdad Julio César se quedará con Beatrice; con lo que pasó con Vanessa.

    La trama me sigue atrapando totalmente, siempre me dejas con ganas de más; la verdad lo disfrute. Adoro que plantees estos secretos sobrenaturales del colegio como tabúes, ya que lo hacen más interesante.

    La narración, es excelente, descriptiva y muy bien equilibrada con los diálogos.

    Con respecto a la ortografía, ¡sólo un error!

    Es "encontrarse", no lleva tilde

    Increíble, mejoraste drásticamente, "cielo" xD.
    Me encantó, la verdad me dejaste con una enorme expectativa. Me muero por leer el próximo capítulo ;)

    ¡Besos!
     
  3.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    Ohayo Santos-kun...exelente conti *-* definitivamente amo tu forma de narrar...concuerdo con Meii-chan, ya no se si Julio se quedara con Beatrice -w- me confundes >w<
    Debo decir que me agrada la pequeña Angeline +.+ esa forma tan, tan...facil que tiene para confundir a Julio es increible...La narracion, perfecta, no tengo nada de que quejarme, tu imaginasion es desvordante, me recuerdas a alguien...La trama es atrayente e intrigante, no solo por el hecho que todo lo que ocurre en ese colegio sea paranormal, tambie influye esa confusion de sentimientos que refleja Julio hacia las chicas...La ortografia, bueno ya te dijeron tu pequeño error.
    Me fasino, sigue asi, eres genial...me avias cuando subas conti que espero y sea pronto...Ja ne
     
  4.  
    MelodiaVal

    MelodiaVal Noctambula

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Agosto 2009
    Mensajes:
    665
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    Hola SantosCullen, pues... decidi hacerte caso y pasar a ver tu fic...
    no me arrepiento!!!!
    esta genial, intrigas, secretos... miedo,
    (para mi lo mas importante XD)
    espero anciosa la nueva continuación, mis saludos

    Ruriko-sama
     
  5.  
    GaByAkUgAn

    GaByAkUgAn Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Junio 2009
    Mensajes:
    532
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    ¡Dios mío! ¡Qué capitulo!

    Secretos que no deben ser revelados... a mi también me decepcionó oír eso.
    Pero ya quiero saber como hará Julio para descubrirlos.

    ¿Qué ocurrió con Vanessa? Eso fue raro, creí que Julio quería a Beatrice pero ya no sé.

    Qué pena por la hermana de Vanessa, pero sigue habiendo muchas dudas con respecto a ella.

    Angeline es tétrica, me da miedo imaginármela, pero hay algo en ella que parece bueno.
    Ni yo me entiendo, esperare la continuación con ancias, mi vida.

    ¡Te amo!
     
  6.  
    Alicia

    Alicia Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    27 Junio 2008
    Mensajes:
    13
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    Me gusta la trama. Podrías darles más personalidad a los personajes, sacarlos de ese aspecto perfecto que parecen tener las chicas y darles defectos que las hagan más originales, también a los personajes masculinos :bigo3:. El tema del misterio, hiciste que le sentara muy bien, pero podrías hacerlo menos obvio, por ejemplo Angeline en lugar de ayudar de alguna manera al protagonista, podría ponerle obstaculos, convencerlo de que lo que ve es irreal; aunque no parece que esta 'fantasma' este realmente en contra de Julio César.
    Bueno, es lo que pienso de la historia, ya que jamás opino/posteo cuando leo algo e_e pero este me llamo la atención xD.
    Buena suerte con la continuación, te esta quedando muy bien. Y restale importancia a las faltas ortograficas :gexx:
     
  7.  
    Shimari

    Shimari Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Agosto 2009
    Mensajes:
    379
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Los Fantasmas del Pasado.
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    1125
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    ¡Hola! :3 Gracias a todos por sus post, comentarios, sugerencias y críticas. Estoy muy alegre. Bueno, sin más que decir, les dejaré el capítulo.


    Capítulo 4: Nada es para siempre.


    Sus orbes color oliva brillaron con intensidad, pues algo le decía que Angeline quería ayudarlo. Su vista se clavó en el pensativo semblante de la niña; embelesado con su belleza extraordinaria, no se dio cuenta de que ésta ya lo miraba.

    Un rubor se apoderó de las mejillas del moreno, quién giró su rostro al oír la risa melodiosa de la infantil musa del teatro abandonado.

    Su estómago hizo extraños sonidos, mientras que el moreno se daba cuenta de el hambre que tenía. Miró de reojo a la niña, ésta le veía con interrogante inocencia en sus ojos color cielo.

    —Deberías ir a comer— sugirió tranquilamente la rubia.

    El chico asintió aceptando, aunque entristecido por dejar a su pequeña amiga misteriosa. Caminó con calma, dándole la espalda a la diminuta figura que yacía desolada en el fondo del escenario.

    Miró dos veces el escenario antes de marcharse; sin embargo, cuando iba a mirar por tercera vez, Angeline ya no se encontraba en ese lugar, ni en ninguna parte del viejo auditorio.

    Un escolofrío recorrió su espalda, lo ignoró y siguió su camino a la cafetería. Iba pensando en Vanessa; por muy raro que fuese, le confundían los sentimientos pues aún no los manejaba ni los entendía muy bien.

    Empujó la puerta que daba al comedor del colegio. De pronto, el bullicio invadió la mente de Julio César. Las personas que se encontraban dentro del lugar hablaban sin cesar, llenando el ambiente.

    Al fondo del establecimiento, se encontraba sola en una mesa una muchacha de azabache cabellera revuelta, que le daba un aspecto desaliñado.

    El moreno la reconoció al instante, se acercó a ella con paso rápido y decidido. Carraspeó la garganta para llamar la atención de la muchacha mulata.

    —¿Puedo sentarme?— preguntó, cuando la mirada color miel de la joven se centró en la suya olivácea.

    —Claro, Julio— aceptó cortés, arreglándose con los dedos su cabello desaliñado—. ¿Cómo va todo?

    —Bien, Ana— contestó el moreno, sentándose al frente de ella—. ¿Cómo está Vanessa?

    Un silencio repentino e incómodo llenó el vacío que dejó Ana Julia, al no contestar la pregunta que el moreno le hizo. Sin embargo, el suspiro de la chica sacó a Julio de las cavilaciones repentinas en las que la joven le hizo caer.

    —Está mejor, pero insoportable— masculló con un deje de molestia en su ronca y grave voz.

    Julio carraspeó nuevamente la garganta antes de responder a lo que la chica le afirmaba. Si bien parecía ser cierto, le sorprendía en el tono con el que lo decía.

    —¿Por qué lo dices?— inquirió con fingida inocencia, queriendo saber si había algún pleito entre las muchachas.

    Antes de hablar, Ana miró el reloj en su mano derecha. Se levantó súbitamente y besó la mejilla ruborizada del muchacho Narducci.

    —Me tengo que ir— anunció antes de marcharse con paso decidido en dirección a la puerta.

    Justo en ese instante, cruzó la puerta Beatrice. Ambas chicas se miraron con desprecio y el ceño fruncido. Entonces, fue cuando Julio descubrió que algo andaba mal entre el trío.

    Agitó su mano en alto, esperando llamar la atenció de la pelirroja Beatrice. La chica le sonrió y se acercó a él. Se sentó a su lado con la sonrisa ya desvanecida.

    Julio detalló a la muchacha: tenía aspecto enfermizo. Su extrema delgadez y palidez en sus labios le hacía parecer agotada. También contaban las notorias ojeras y sus ojos ya no tenían ese brillo que al moreno tanto le había gustado de ella.

    —¿Te sientes bien?— preguntó preocupado.

    Ella asintió, intentando no cabecear por el cansancio que la invadía.

    Julio se mordió la lengua y clavó la cuchara en su yogurt, luego la llevó a su boca, saboreando el sabor a durazno mezclado con leche algo agria.

    Volvió a colocar la cuchara en el envase, y le apartó de en frente de él. Su mirada se dirigió a la desgastada figura de Beatrice.

    —Noté cierta tensión entre tú y Ana Julia— mencionó con incomodidad el muchacho—. ¿Sucede algo?

    La muchacha asintió con pena, cerrando los ojos por unos instantes.

    —Vanessa se puso muy terca luego de lo de su hermana— confesó la joven, apoyando el mentón en su mano—; y Ana se molestó con ella. Le dijo cosas muy crueles.

    Julio prestó atención a cada palabra dicha por la pelirroja de aspecto deplorable. Suponía que aquél cansancio era por estar cuidando a la rubia dolorida por la pérdida de su hermana.

    Acarició el cabello lacio de la joven, dándole un poco de apoyo emocional, el cual ella agradeció con un sonrisa falsa. Julio supo que era falsa por ese deje entristecido en sus ojos y la sonrisa pronto se desvaneció.

    Un gutural alarido al otro lado del salón llamó la atención de ambos. En la esquina se hallaba Felipe Mijares, en conjunto con un par de chicos más. El primero llamaba insistente a Julio César.

    El moreno miró suplicante a la chica, y ésta asintió. Él se levantó de la mesa y plantó un beso en la mejilla de la Cold, luego se acercó a las jóvenes con un trote grácil.

    —¿Qué pasa, Felipe?— preguntó curioso, apoyando su cuerpo en la pared.

    —¡Hola, Julio!— saludó el aludido con entusiasmo—. Ellos son Nicolás y Paul Burton; son gemelos.

    El primero, que parecía ser Nicolás, tenía el cabello castaño oscuro y grasoso. Su tez era pálida y su rostro estaba cubierto por rojizas espinillas de adolescente.

    Por su parte, Paul era más agraciado que su hermano. Aunque aún tenía aspecto desgarbado y delgaducho; en su rostro ya no habían tantas marcas de la adolescencia.

    —Chicos, él es Julio— dijo el castaño, rodeando el cuello del aludido con un abrazo amistoso.

    Ambos hermanos gemelos saludaron con la mano, mientras que Julio hizo lo propio. Entonces, se le ocurrió algo.

    oOoOo

    Por cierto, yo nunca dije que Angeline está en contra de Julio. Porque, ella quiere que descubra los secretos. Pero pronto se manifestará más obviamente, lo prometo. Gracias por los post.
     
  8.  
    YaNoExistoMásYEEEY

    YaNoExistoMásYEEEY Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    16 Enero 2010
    Mensajes:
    199
    Pluma de
    Escritor
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    ¡Holita! Parece que soy primera aquí. :gex2: Y no me lo creo . Aunque siempre estoy entre las primeras

    Bien, a postear bien .

    ¡Jodida Ana Julia y sus estúpidas cosas feas que le habrá dicho! La odio (?) Ok, no
    Bien, a ver... Beatrice es una buena amiga (L) Aguantando a Vanessa . Y Julio, ¡que cariñoso! (?)

    LOL, me reí con la descripción de los gemelos . Más con la de Nicolás. LOL, pobre

    Ok, que yogurt de shit . Estaba agrio :gex1:
    Como casi siempre remarco, narras muy bien y me lo haces imaginar como una película xD. Faltas ortográficas no vi, si existieron... Ya llegará la súper Meii a decírtelo xD.



    Menuda forma de asustarme :silbar:
    ¿Y qué le pasó ahora a esa chiquilla misteriosa :(?
    ¡Me lo dirás en el capítulo que viene (L)!
    En fin, me gustó el capítulo y me dejó más intrigada aún .
    Sigue escribiendo, me haces fangirlear (?)

    Ok, adiós (:

    ¡Te cuidas!

    Att: Chechuus.
     
  9.  
    Yeska

    Yeska Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Abril 2009
    Mensajes:
    204
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    Ohayo Santos-ku...gomen por no pasarme antes >w< ni siquiera habia podido conectarme.
    Bueno al fics *-* esta genial...me encanta que incorpores esta nueva trama al hacer que el trio se dispersara...ademas que has hecho que Julio este confundido +.+ genial.
    La narracion sigue siendo perfecta pero note un pequeño error
    supongo que era "los" pero son errores que Word no corrigue...de resto todo bien.
    Me ha encnatado todo...adoro a esa pequeña Angeline +.+ es tan misteriosa y genial.

    Nos leemos e la proxima conti...Ja ne
     
  10.  
    Shimari

    Shimari Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Agosto 2009
    Mensajes:
    379
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Los Fantasmas del Pasado.
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    1502
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    ¡Holetas! :) yo y mis intentos de saludo x'D Well, whatever. Vengo con la conti, especialmente dedicada a mi HermosA Gaby, el amor de mi vida y mi musa. ¡Te amo de aquí a Wonderland! :beso: Gracias a todos por sus post y comentarios.
    Bueno, creo que no hay nada más que decir. Sólo, ¡disfruten de la conti! :D Por cierto, a partir de hoy, en todos los capítulo iniciará con el pensamiento de algún personaje.


    .&.


    "A veces no somos quién creemos ser. A veces no encajamos en donde pertenecemos... No siempre somos lo que queremos. Nunca amamos a quién verdaderamente debemos amar. Por eso es que la muerte es el momento de suprema sabiduría; porque entiendes quién te pertenece y quién no. Yo sé, Julio César, que tú eres mío..."

    Angeline.



    Capítulo 5: El Pasado no significa tristeza... La muerte no significa olvido.



    Una hermosa niña yacía caminando sin sentido alguno por aquél viejo escenario en ruinas. Era deprimente de cierta forma, ya no era como antes solía ser... ya no brillaba como la joya del Instituto.


    Pues ese escenario fue el hogar de muchos estudiantes de generaciones anteriores. Muchos ex-amigos de ella habían saludados al público al concluír una obra; y, justo en ese instante, era la habitación más despreciada de todas.


    Los profesores ya no iban a supervisar los ensayos de los alumnos, ahora lo hacían en otro lugar... Otro teatro. Los estudiantes ya no trotaban felices para ir a ensayar; ya no esperaban con ansias a que llegasen los viernes, los días que debían practicar sus obras.


    Y a Angeline eso le afectaba, pues aquél teatro había sido una vez su hogar. Su cielo y su infierno; el sitio donde sus penas se marchaban, donde las risas y el libreto eran lo indispensable, a parte de los propios actores. Ya nada era igual.


    Caminó despacio, sumida en sus transparentes pensamientos. Con el dolor plasmado en su rostro, en un gesto que lograría conmover a cualquiera. Porque ella extrañaba su ayer, porque ya de nada servía su hoy.


    Recorrió un extenso pasillo, varias puertas con estrellas. Camerinos y salones. Hasta llegar a la última puerta. Se detuvo y agachó la cabeza por unos segundos.


    Luego, y sin dudar, su mano cayó en la perilla y la giró. Un sonoro crujido llenó aquél silencio sepulcral. Entró y la puerta blanca se cerró tras ella.


    Y, justo encima de la decolorada estrella, yacía un nombre añejo y antiguo. Sin embargo, aún se leía con letras claras aquél nombre: Angeline...


    Encendió una vela con sus manos perfectas y suaves. La luz pronto invadió a la oscuridad, venciéndola con su intenso resplandor. Con sus ojos celestiales, Angeline pudo divisar su destrozado camerino.


    Hojas de libretos desgastadas yacían tiradas por el piso amarillento. Los espejos se hallaban llenos de polvos, con ligeras telarañas por encima. Ella se deslizó calmada y se arrodilló en el suelo para tomar algo.


    Sus diminutas manos acariciaron una vieja portada de libreto. Cuyo nombre era 'Las Pléyades'. Recordó la oportunidad en la cual le había tocado protagonizar tan hermosa tragedia griega. Sin duda alguna, nunca lo olvidaría.


    Leyó más abajo, donde en letras grandes estaba la lista de personajes. Y, más abajo de esta, estaba la fecha de la obra... 1927.

    Sonrió, mostrando sus perlados dientes. De sus ojos azules nació un brillo maquiavélico, un brillo que no pertenecía a la dulce Angeline que Julio César conocía.


    Tomó otra junto a ésa. Leyó la portada con calma. Sus manos aplastaron el papel al leerlo. La vela encendió en llamas aquél funesto recuerdo de tan dolorosa pérdida. Porque Angeline aún recordaba ese momento, y aún lo sentía a flor de piel.


    .&.


    Una cabellera rojiza y sin brillo yacía meciéndose con el trotar grácil de la fémina, portadora de esta. Más alejada se hallaba una azabache, con el cabello atado a su nuca.


    La pelirroja se acercó decidida a la morena, y sus níveas manos tomaron con firmeza el brazo delgado color canela de la muchacha.


    Rápidamente, Ana Julia se libró del agarre, mientras que su mano plantaba una bofetada en la mejilla huesuda de Beatrice. Ésta sofocó el dolor con su mano helada, y en su rostro se formaba un gesto de violenta sorpresa.


    —¡Ya estoy harta de tu egoísmo, Ana Julia!—gritó con evidente molestia, sin prestar atención a que la mayoría de los alumnos se encontraban viendo el espectáculo.


    —¡¿Y la profunda envidia que sientes te hace una santa, pérfida?!—respingó con violencia, empujando levemente el hombre de la pelirroja débil.


    Beatrice bufó con arrogancia, y en su rostro se dibujaba una sonrisa llena de sorna. Lo cual molestó demasiado a Ana Julia, pues estaba hastiada de la máscara de Beatrice.


    —¿Eso me hace diferente a ti? Qué vives en riñas y ardides malsanos con quién se te cruce por delante—replicó con su voz habitual, exageradamente calmada, Beatrice—. Por ello es que nadie te soporta.


    —¿Crees que eso me afecta? ¡Yo lo disfruto!—admitió con petulancia la morena.


    —¡Creando caos por doquiera vas!—masculló nuevamente Beatrice, al borde de su paciencia.


    Un cuerpo femenino se abrió paso entre la multitud, con empujones y patadas. Separó a Ana Julia y Beatrice, quienes se hallaban peligrosamente cerca; y sus ojos eran una bomba de emociones, amenazando con explotar.


    —¡Ya basta, fieras!—concluyó la riña con su voz aguda de soprano— Se acabó el show.


    Julio César se encontraba también entre la multitud, con los brazos cruzados y el ceño fruncido. Junto a él, Felipe Mijares y sus dos amigos: Los Burton. Ciertamente, eran un trío tal para cual. Inmaduros y agobiantes...


    Las dos muchachas se marcharon, sin dejar de mirarse hasta perderse entre el gentío. Los presentes abuchearon y bufaron a la chica que las había separado. Ella simplemente los ignoró y caminó.


    —¿Qué fue eso, Evangelista?—exigió molesto Felipe—¡Arruinaste la diversión!


    —¡Ya cállate, idiota!—ordenó molesta, con las mejillas levemente sonrojadas. Luego pisó el pie del Mijares y abofeteó a los gemelos—¿Cómo te llamas?


    Preguntó la que parecía llamarse Evangelista, en un tono extrañamente dulce. Ella era trigueña, su cabello castaño oscuro era rizado y gracioso. Se esparcía alborotado por sus hombros juveniles.


    —Julio César—respondió secamente, detallando a la chica de baja estatura.


    —Evangelista—se presentó ella, extendiendo su brazo largo y delgado—Soy hermana de éste par de imbéciles.

    Concluyó y señaló a los Burton. Julio César se rió entre dientes al ver la expresión enojada de los gemelos. Luego tomó la mano de Evangelista y la estrechó amablemente.


    —Y bien, principiante—comenzó a hablar Evangelista, apodando al Narducci—: ¿De dónde vienes?


    —Estados Unidos—contestó secamente y rápido. La chiquilla sonrió de medio lado, mientras se subía los pantalones de skate.


    —Algunos por aquí dicen que vienes de Roma—dijo ella, mirando disimuladamente a un grupo de chicas que veían de arriba a abajo al Narducci—¡Ya largo de aquí, babosas, él tiene novia!


    Las chicas suspiraron y se marcharon depepcionadas entre gemidos de molestia. Dejando al pobre de Julio César más que avergonzado. Sus mejillas se tiñeron repentinamente de un color rojizo escarchado.


    —Lo siento, es que son tus fans—se excusó la niñata.


    —Mi familia es de Roma, pero vivía en Estados Unidos—informó el Narducci, mientras una duda se cruzó por su mente—¿Sabes porqué discutían Ana y Beatrice?


    Evangelista suspiró, girando los ojos levemente. Su mano cayó en su mentón, pensando en cómo iniciar una larga historia.


    —Bien, te diré—aceptó—; pero no aquí. Es un tema bastante peliagudo.


    —Entonces, ¿dónde?


    —Teatro abandonado, hoy en la madrugada—le dijo Evangelista a Julio, en un susurro lejano a los oídos de imprudentes.


    Julio César asintió, recordando que en ése lugar se encontraba siempre con su diminuta compañerita. La cual era más especial para él de lo que imaginaba.


    —Yo conozco todos los secretos de esta institución—admitió Evangelista con el mismo tono de antes—. Cuándo desees conocer algo, debes recurrir a mí. Pero te costará una buena cantidad.


    Terminó y salió corriendo, dejando al Narducci con la palabra en la boca. ¿De verdad lo sabría todo? O era sólo un truco malvado.




    .&.


    This is it. (??? Nos vemos después. ​
     
  11.  
    GaByAkUgAn

    GaByAkUgAn Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Junio 2009
    Mensajes:
    532
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    ¡Aww! Te amo tanto, mi vida. :OuO: Eres absolutamente el mejor. No existe frase o cifra que describa lo mucho que te amo. Eres el más dulce que exite en este planeta. Te amo mil veces :besito:


    ¿Julio de Angeline? Debo admitir que eso no me lo esperé. Tambiéwn admitiré que algo en ella no me parece bueno. ¡Ash! Yo sacando conclusiones y quien decide eres tú, amor. Pero bueno.

    Evangelista apuesto a que ayudará mucho a Julio con el misterio y ella debe e tener algo que ver con Angeline. Pero no puedo concluir nada.

    Espero la continuación con ansias, amor.
    ¡Sayonara! ¡Te amo!
     
  12.  
    Yuuko Uchiha

    Yuuko Uchiha Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    21 Agosto 2009
    Mensajes:
    214
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los Fantasmas del Pasado.

    ¡Hola nuevamente, SantosCullen! Posteé por primera vez en tu historia 'El Diario de Castolia', qué por cierto me encantó. Luego, me encontré con otra historia de tu autoría, y algo me decía que sería bastante buena. Y no me equivoqué.
    Una perfecta trama que equilibra a la perfección con tu otra historia. Suspenso y Fantasía. Muy ingenioso de tu parte. Ya que no confundes la una con la otra. Cada una tiene su toque mágico y divino.
    Me encantó esta, sobretodo por el toque de suspenso paranormal. Soy fan de esas cuestiones, lo admito. Tu historia me ha dejado embelesada, narras como los dioses. Nuevamente, te vuelvo a decir cómo lo hice en tu otra historia, que la ortografía está impecable. Ya tan pronto te has vuelto mi ídolo.
    ¡Tus historias son magníficas! Mis felicitaciones, querido.
    Att: Lady Analie.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso