Los chocolates de juvia

Tema en 'Fairy Tail' iniciado por Aixa-chan, 13 Febrero 2015.

  1.  
    Aixa-chan

    Aixa-chan No se necesita una razón para estar feliz

    Acuario
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2013
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Los chocolates de juvia
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1996
    El día 14 de febrero jamás representó nada demasiado importante para él. No odiaba el día, y tampoco lo esperaba con ansias, solo era un día más. ¿entonces por qué ahora sería diferente? Fácil, había un pequeño problema, un azulado, obsesivo, y adorable (¿él pensó adorable? se notaba que estaba medio dormido) problema. un problema que tenía nombre y apellido: Juvia Loxar. La acosadora personal de Gray Fullbuster.

    No tenía intención de levantarse para ir al gremio, aunque sabía que eventualmente tendría que hacerlo. Simplemente quería posponerlo lo máximo posible, fingiendo que el techo era interesante. Sin ninguna expresión real en su rostro, solo reflexionando sobre lo que tendría que soportar ese día. Estúpido San Valentín. Si Juvia antes era molesta, este día no podría siquiera respirar sin que ella lo notara.

    Se levantó, se puso una camisa-sin saber muy bien por qué, se la quitaría en un rato- y decidió irse de una buena vez y dejar que pasara lo que tuviese que pasar. No iba a morir por ignorarla un poco más y rechazar algo de chocolate. Porque no iba a aceptarlo ni de broma. Por alguna razón se fue sin desayunar.

    El viaje al gremio fue tan normal como siempre, sin contar las molestas parejas exhibicionistas (aunque de exhibicionismo él no podía hablar) que andaban profesando su, probablemente temporal, amor "perfecto". Cuando llegó notó que, a pesar de haber llegado tarde dado su resistencia a salir de la cama, Juvia aún no se encontraba allí. Suspiró aliviado, al menos podría estar tranquilo un rato, "la calma antes de la tormenta", pensó.

    —Oh, Gray, buenos días —Saludó Mirajane, quien pasaba por allí entregando vasos con diferentes bebidas a los miembros como de costumbre —¿recuerdas que día es hoy?

    —Febrero 14, San valentín —respondió él tranquilamente.

    —Que inusual que lo recuerdes ¿hay algo especial este año? —Preguntó, genuinamente sorprendida.

    En realidad, ahora que lo mencionaba ¿a él que demonios le importaba San Valentín? había tenido presente esta fecha en su mente desde inicio de mes, probablemente, se dijo a sí mismo, por precaución. Mira se había alejado hacía tiempo, y estaba hablando con Laxus, cuando Juvia entró al edificio.

    Tragó la bebida que le había dejado la peliblanca secamente, mirando fijamente a la chica de cabello azul claro, vio que traía unas cuantas bolsas y que saludaba a todos alegremente, y decidió en silencio que aún no estaba preparado para rechazar los chocolates, así que se sentó en una esquina apartada, de modo que ella tardara en hallarlo, aunque nunca se sabe, Juvia podría encontrarlo en un segundo con sus poderes de acosadora.

    Vio que se acercaba a Gajeel y... ¿le daba chocolate? bueno, no era sorprendente, ellos se conocían hacía tiempo. La chica y el azabache cruzaron unas palabras que él no podía oír debido a la distancia, y ella siguió su camino, con varias bolsas aun en sus pálidas manos. Lo siguiente sí fue raro, le dio chocolates a todos (o casi todos) los hombres del gremio. Aunque sus miradas se encontraron una vez, ella simplemente lo evitó ¡Lo evitó! ¿qué carajo estaba pasando en el mundo hoy?

    Todo esto estaba muy raro, incluso llegó a pensar que quizás estaba en Edolas. Bueno, eso era absurdo, pero ¿acaso no era absurdo lo que estaba pasando? ¡Juvia lo estaba ignorando sin siquiera disimular! Pero, en fin, no era como si le molestara. En realidad, tal vez era mejor, de este modo no tenía que soportar a Juvia, eran como unas vacaciones o algo por el estilo.

    Juvia le entregó la última bolsa a Natsu.

    —Natsu-san, feliz San Valentín, gracias por cuidar de Juvia hasta ahora— Dijo alegre extendiéndole la caja al Dragon Slayer.

    —Ah, gra... —Miró lo que había dentro de la bolsa y sonrió como un niño pequeño— ¡Gracias!

    —Sí, no hay problema, por favor compártelo con Happy—Pidió mientras se alejaba, mientras Natsu parecía más alegre que de costumbre.

    Juvia se sentó en una mesa sola, suspirando de cansancio luego de haber recorrido todo el gremio entregando chocolates (o lo que fuera que había en esas bolsas, que al parecer hacían tan felices a todos). Se abanicó con una de sus manos, mientras miraba el gremio y a todos en él. Los chicos parecían todos tan felices. Eso la alegraba, en especial si ella había ayudado siquiera un poco. Se encontró con que Gray la estaba mirando fijamente desde una esquina algo apartada. Se confundió por la mirada del chico, parecía algo molesto, pero probablemente solo era su imaginación. La mujer del agua le sonrió y saludó con una mano para luego desviar la vista.

    —¿Qué demo...? —Ya se estaba asustando, Juvia lo había saludado inocentemente y sin lanzarse sobre él gritando "Gray-sama". Algo malo estaba pasando. Además tenía hambre, y estaba considerando seriamente aceptar los chocolates de Juvia.
    Si es que algún día se los ofrecía, en realidad.

    Ya anochecía, y Juvia Loxar no le había dirigido la palabra en todo el maldito día. ¿Así se hacía llamar acosadora? ¡¿quién deja a su victima de acoso solo en San Valentín?! De hecho, no había hablado con nadie, no porque no quisieran hablarle, sino porque él estaba de mal humor y no respondía.

    Natsu pasó junto a él con su estúpida sonrisa habitual, y Gray no vio mejor solución a todo el "problema" que hablar con el dragón de fuego. Le hizo unas señas extrañas para que se acercara, y Natsu, que estaba molesto porque (casi) no había tenido con quien pelear en todo el día, se acercó para ver si hallaba una buena explicación de parte del mago de hielo.

    —¿Qué te dio Juvia? —Susurró el chico de cabello azulado, y, vaya sorpresa, sin camisa.

    —¿Ha? ¿Por qué?—Respondió susurrando también, la verdad no sabía por qué pero... meh.

    —Cállate y dime, idiota —reclamó.

    —Me dio unos chocolates extraños, algunos tenían forma de llamas y otros de pescados. Ahora dime por qué, cubito de hielo.— Explicó, sin subir para nada la voz.

    —¿En serio? se nota que se esforzó.— Dijo para sí mismo, mientras Natsu se iba a pelear con Elfman, vaya Dios a saber por qué.

    Gray comprobó sorprendido que todos los chocolates parecían hechos especialmente para su destinatario. Los de Elfman tenían forma de hombrecitos con crema azul, los de Gajeel de tornillos, Laxus (Laxus, por Dios) tenía unos con formas de rayos, y así todos.
    Y los de Gray parecían ser inexistentes, porque era él único hombre que no tenía los chocolates especiales de Juvia.

    ¡Y estaba celoso!

    Porque era absurdo. Porque él debería haber sido él primero en la lista, porque él tendría que tener chocolates con forma de... al demonio, le daba lo mismo si tenían forma de perro o lo que fuese, solo quería sus estúpidos chocolates. ¿por qué los quería tanto? ¡Porque eran de Juvia! Y se supone que Juvia le regalaría algo a él, no a cualquier hombre que se le cruzara enfrente. Estaba enojado.

    Se acercó a Juvia y, con su mejor sonrisa falsa (que de hecho no era muy buena) le preguntó si podían hablar. La chica de azulados ojos se vio confundida, dudó un poco, y finalmente decidió seguir al joven.

    —¿Qué sucede, Gray-sama?

    —Excelente pregunta.— Dijo casi para sí mismo, porque sí, había arrastrado a Juvia con él, ¿y ahora qué? no podía reclamarle sus chocolates, era patético.—Ah... ¿por qué me estuviste ignorando todo el día? —oh sí, patético.

    —Juvia no ignoró a Gray-sama, simplemente no le habló hoy—Explicó calmada, no se podía decir que lo ignoraba, dado que él no le había hablado, pero ese no era el punto.
    Al menos no para Gray.

    Eso era molesto, simplemente quería reclamar sus benditos chocolates, pero no podía rebajarse hasta ese punto. Se estaba empezando a molestar más. ¡Molestarse! ¿tal vez Juvia estaba molesta? Era ridículo pero...

    —¿Estás molesta?

    —¿Juvia?— Preguntó señalándose a sí misma — Por supuesto que no, Juvia no podría enojarse con Gray-sama. Además Gray-sama no ha hecho nada malo.

    —Entonces ¿qué te pasa? Estuviste actuando raro todo el día.

    —Gray-sama se preocupa por Juvia — Dijo animada, estaba apunto de saltar a abrazar a Gray, pero de repente se detuvo—Sin embargo, a Juvia realmente no le sucede nada, solo ha estado dando chocolates a sus compañeros.

    —¡¿Y por qué a mi no?! Ah...—Gritó antes de darse cuenta siquiera, arrepintiéndose al instante, en especial porque todos lo miraban.

    —Porque Gray-sama no los querría... ¿O sí? —Preguntó confundida.

    —N-no... Pero ¿desde cuando a tí te importa ser rechazada?—Preguntó susurrando y muy sonrojado, esperando que dejaran de mirarlo de una vez.

    —A Juvia no le molesta, pero Juvia conoce a Gray-sama, y sabe que a él no le gusta.

    —Entonces...

    —Juvia quiso dejar a Gray-sama en paz por hoy—Dijo algo apenada—... Aún así...

    —¿Eh? ¿Aún así...?

    —Juvia hizo chocolate para Gray-sama, pero no tenía pensado dárselos...¿Está bien que Juvia se los muestre a Gray-sama?—Preguntó sonrojada y con sus ojos brillando ilusionados.

    —S-sí, claro. No hay problema —Respondió avergonzado, al fin y al cabo ya no podía fingir que no le importaba.

    Juvia corrió hasta donde había dejado sus cosas, sacando una bolsa que Gray no había visto antes, era color azul metálico y con un moño blanco. Dentro había una caja con colores similares, además de algunos tonos de celeste. La presentación sin duda era bonita, pero eso no era lo más importante para Gray -ni para los demás, que aunque seguían mirando, lo hacían disimuladamente- Sino los chocolates ¿Qué forma tendrían los chocolates de Gray? El mago de hielo reparó en que su caja era más grande que el resto.

    —Entonces, voy a abrirlo—dijo Gray mientras recibía la caja de las manos de la chica.

    Abrió el paquete casi en cámara lenta -al menos eso le parecía- y miró detalladamente el contenido. Fue raro, sin duda él esperaba corazones o algo así, pero... había demasiados.
    Y todos tenían formas distintas. Algunos eran como muñecos de nieve, decorados con azúcar blanca. Había algunos corazones, pero en lugar del clásico rosa o rojo, eran color azul. Uno de ellos era un sol, y de alguna forma, le recordaba a la primera vez que se vieron. Habían muchas formas, y varios colores, aunque la mayoría en tonos de azul, celeste o blanco. Pero, y por esto la caja era muy grande, había un pastel. Un pastel con la forma de la marca de gremio. Se atrevió a preguntarse si estaría muy mal aceptarlos.

    —¿Qu-Qué?— Preguntó él al ver a Juvia mirándolo con sus manos extendidas, como pidiendo que los devuelva.

    —Juvia ya dijo que solo se los mostraría, Gray-sama debe regresarlos.

    —¿Por qué?

    —Porque a Gray-sama no le importa esta fecha, y Juvia no quiere forzar a Gray-sama a aceptarlos —Eso era poco común en Juvia, probablemente, pensó Gray, había estado hablando con Mira.

    Gray bajó su mirada de los ojos azulados de la chica hasta la caja que aún se negaba a soltar.

    —¿Puedo quedármelos? —Preguntó, sin desviar sus ojos de la caja.

    Juvia se vio de repente demasiado feliz, luego de gritar unos cuando "claro que sí" por aquí y algunos "Gray-sama" por allá, saltó a abrazarlo como de costumbre. Y como generalmente, él la esquivo, pero cuando la chica subió su mirada, vio a Gray sonriendo y mirándola. El chico se llevó un chocolate a la boca.

    —Gracias.

    De repente algo llegó a su mente... ¿Qué iba a hacer el con tanto chocolate?. Sin duda, últimamente estaba siendo demasiado impulsivo. Pero no le importaba, al menos al fin tenía los tan esperados chocolates de Juvia.

    Fin.


    Sé que no tiene mucho sentido, y que probablemente me salí de la personalidad, pero espero que a alguien le guste... al menos un poco. Aún no es San Valentín pero... en fin. Tal vez (Tal vez, eh) le haga una secuela para el día blanco. (White Day) Y... quería hacer un NaLu para esta fecha, pero se me ocurrió esto así que...
     
    • Me gusta Me gusta x 4
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  2.  
    nAluRules

    nAluRules Atrapo moscas al vuelo, así como Natsu a Lucy.

    Escorpión
    Miembro desde:
    29 Diciembre 2014
    Mensajes:
    70
    Pluma de
    Escritora
    Tan mono Gray *-* Me lo he imaginado en anime y me venía un Gray cantando "quiero mi bocadillo" versión chocolates jajajaj ¿conoces esa canción?
    me ha encantado, espero el siguiente!
    Byeeee:)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Mavia Loxar

    Mavia Loxar Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    15 Abril 2014
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    A mi a cierta mente me gustó. Me encanta el Gruvia, es más es mi pareja favorita y disfrute de un texto de ellos en esta fecha, justo después de ver el episodio "413 Días".
    Si, hay un poco de Ooc se compensa con la trama. Además, lo único que pude notar en cuanto a ortografía fue que casi al comienzo te comiste una mayúscula después de un punto.
    Y ahora, tengo ganas de comer chocolate... pero no tengo. Te culpare por eso. Sigue así, amo tus historias. Cuídate :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,011
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Esto ha estado hermoso, ¡adoro el Gruvia! Me encantó de principio a fin :3

    El gesto de Juvia por regalarle un pequeño pero significativo presente a cada chico me pareció muy tierno porque ella desde el principio se esforzó por encajar en Fairy Tail, ser aceptada por ellos. Y no sé por qué me emocionó tanto cuando le da sus chocolates a Natsu, en cierto modo creo que será porque no se ve que tengan mucha interacción a pesar de que Juvia es una maga muy fuerte (y a él le que le encanta tanto pelear y superar nuevos retos...) o porque es inevitable que Gray se ponga celoso al verlos xD

    Me alegro que Lyon no halla aparecido. No porque no me agrade, todo lo contrario, sino porque el sentimiento de ese día se vio reflejado únicamente en el gremio que tanto adoramos. Claro que quizás con su aparición, Gray habría actuado de una manera más celosa y todo eso, pero para mí te ha quedado perfecto así.

    Sin duda mi parte favorita fue cuando Gray va en busca de respuestas y... Se encuentra con una lógica aplastante. ¡Pero por supuesto que él quiere esos chocolates! Son de Juvia, SU acosadora, nadie más debería merecerlos :D

    Así que por favor, has esa secuela, ¿sí? Me encantaría ver a Gray buscando algo especial para Juvia :)
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Likinmaster Dragneel

    Likinmaster Dragneel Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Junio 2015
    Mensajes:
    4
    Ese Gray y su Tsunderismo Es Molesto.

    Juvia es Vida, Juvia es Amor. todos Amen a Juvia
     
    Última edición: 4 Junio 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Insane

    Insane Adicto Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    2,434
    Pluma de
    Escritora
    Oh por Dios, hermoso, simplemente hermoso, sacaste un grito interno en mí que no sale hace mucho tiempo.

    Amo con todas mis fuerzas esta pareja, es mi favorita de toda la serie, te felicito por tu narración, tan fluida, tan refrescante.
    La personalidad de los personajes estaba tan perfecta, que me dieron más ganas de escribir sobre ellos; indudablemente me hiciste entrar en pánico cuando ella no se dirigía a acosarlo como lo hacía siempre, pues pensé de que Gray mínimo si había hecho algo malo días antes o algo así con otra mujer (?)

    Leeré tus otras historias ya que vi que eran varias y me gustó tu forma de manejar situaciones <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso