Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Nami Roronoa, 5 Septiembre 2010.

?

¿A quién elegirías como el malo más malo de todos?

  1. Orochimaru

    23.3%
  2. Madara Uchiha

    73.3%
  3. Kisame Hoshigaki

    0 voto(s)
    0.0%
  4. Misuki (del primer capi de Naruto xD)

    3.3%
  1.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    1,736
    Puntos en trofeos:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2622
    Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    Bueno, pues si, estoy loca xD
    Se me ocurrio escuchando la canción de DC "Independent Woman", me acorde entonces de los angeles de Charlie y bueno, surgio este fic :)
    inicialmente iban a ser los angeles de Kakashi, pero ya veran que Kakashi-sensei tendrá un importante rol mas adelante :o
    veran que les gustará si le dan una oportunidad :D





    Capitulo 1




    Hinata Hyuuga se deshizo de sus ropas e ingresó a la ducha. Bajo la caliente corriente de agua, acarició su cabello azulino con sus níveas manos y suspiró. Por alguna inexplicable razón, estaba cansada. Luego de aplicarse shampoo y crema de enjuague, la muchacha abandonó la ducha, tomando una toalla blanca y envolviéndose con ella su cuerpo para ocultar así sus partes íntimas.

    Ella era una joven simple, delicada y muy tímida. También era muy hermosa, sus ojos perlados le daban un aire misterioso, su cabello era de un azul oscuro y tenía un físico envidiable, en especial por sus increíblemente enormes pechos. Ella era una mujer muy sexy, pero hasta pensar en ello le daba verguenza. Era bastante callada y reservada, pero también muy inteligente.

    Luego de salir del baño, gritó con todas sus fuerzas, tal fue su exhalto que su toalla cayó al piso. Sus dos mejores amigas estaban en la cocina de su departamento, asaltando su refrigerador. Ya debería haberse acostumbrado a que Ino y Sakura siempre invadirían su privacidad.


    —No sabes cuanto te envidio —comentó Sakura por lo bajo, escaneando los senos de la Hyuuga y tocándose su propio pecho, muerta de celos.


    Sakura Haruno era una chica alegre, bonita y optimista. Siempre fresca y sonriente, era una amiga leal e incondicional. Su cabello era su rasgo más particular, de un rosa chicle, un color particular, sí, pero Sakura hacia caso omiso a lo que dijera la gente de ello, aún cuando se lo cortó hasta la altura de sus hombros. Sus ojos eran de un verde jade y vestía una remera negra que combinaba con su falda de jean oscura, poseía unas botas preciosas y una pulsera roja en su mano derecha, que complementaba con la de Ino, que era amarilla, y la de Hinata, que era azul.


    —Ah, buenos días Hinata —saludó Ino, tomando un vaso de jugo de naranja natural mientras Hinata se colocaba su toalla apropiadamente, avergonzada.


    Ino Yamanaka era una mujer divertida y directa, que no le gustaba andarse con rodeos y era algo mandona, pero con un corazón puro y sincero. Su cabello era dorado como el sol y largo, tan largo que la muchacha lo llevaba atado en una cola de caballo. Un mechón de cabello caía sobre su rostro, tapando un poco uno de sus bellos orbes azules eléctricos, y era la más alta de las tres, aunque por sólo unos centímetros. Portaba una polera color azul cobalto y un jean largo y gastado, junto con unas chatitas negras de “Converse” y llevaba un collar con un pendiente en forma de corazón.

    Hinata se retiró a cambiarse, y pronto estuvo lista, habiendose decidido por una remera blanca estampada, una campera celeste y un jean gastado como el de Ino. En cuanto a calzado, portaba unos tacos de cinco centímetros, y se llevaba en su mano una carpeta de un gris pálido.


    —Le… les dije que esa lla… llave era para emergencias —murmuró la Hyuuga, acercándose a las chicas.

    —Fue una emergencia, ninguna de las dos tenía jugo —le informó la joven de irises jade. Ella vivía frente al departamento de la muchacha de ojos perla, y la rubia vivía en el piso superior, pero las tres en el mismo edificio.

    —Ten, toma un poco y relájate, Hinata-chan —dijo la Yamanaka, sirviéndole un poco de jugo a su amiga.

    —Gracias, Ino-chan —le agradeció Hinata, tomando del jugo de naranja.

    —Bueno, se hace tarde, sera mejor ir partiendo, ¿no creen? —opinó la Haruno, mirando el reloj sobre la heladera que indicaba las once de la mañana.

    —Hora de trabajar —suspiró Ino a la vez que la Hyuuga acababa de vaciar su vaso y lo dejaba sobre la mesa, decidida a limpiar todo más tarde.



    Las tres amigas abandonaron el departamento de Hinata, del cuarto piso, para dirigirse hacia el ascensor y abordar el mismo. La oficina a la cual se dirigían se encontraba a una cuadra de su hogar, la oficina de la gran Tsunade Senju, una mujer rica y poderosa. Heredera de la familia Senju, Tsunade era una mujer rubia con alrededor de cincuenta años y un prominente busto, con un trabajo muy particular que ejercía como la última heredera que era del clan Senju.

    Tsunade dirigía a una pequeña empresa de detectives reconocidas mundialmente bajo el nombre de “Los ángeles de Tsunade”. Ella recibía casos como asesinatos, robos, secuestros, entre otros, y se los entregaba a sus equipo de detectives, que con habilidad, poder y destreza lograban que sus trabajos siempre resultaran exitosos. Jamás habían dejado un caso sin resolver.

    Los, o mejor dicho las, detectives que trabajaban para Tsunade eran tan sólo tres, que como ya deben haber adivinado eran Sakura, Ino y Hinata.


    —Entonces, ¿qué paso con este chico, Ino? —indagó Sakura, mirando a la rubia.

    —Nada, era un idiota —dijo la Yamanaka sin darle la menor importancia.

    —Ino-chan… no seas así de… —comenzó a decir Hinata.

    —Tenía como treinta y cinco años para empezar, le gustaba el sadomasoquismo y aún vivía con sus padres —les reveló la joven de ojos azules— ¿Les sigo contando?

    —Mejor en otra ocasión —le pidió la Haruno, deteniéndose junto con una asustada Hinata frente a la puerta de un pequeño edificio.


    Sacó una llave y abrió la puerta de la oficina.

    Por dentro, la oficina era bastante bonita. Todos los muebles eran de roble macizo, color marrón oscuro que Tsunade había importado directamente de algún país occidental, muy finos y elegantes. En el medio de ella, se encontraba un gran sillón negro como la noche, lo suficientemente grande para que las tres amigas pudieran sentarse cómodamente, y frente al mismo había un escritorio del mismo color y material que el resto de los muebles, cuya silla se encontraba ocupada por Tsunade Senju. La mujer les dedicó una cálida sonrisa mientras las chicas se sentaban en el sillón.


    —Buenos días, ángeles —dijo su jefa mientras las muchachas tomaban asiento.

    —Buenos días, Tsunade-sama —saludó la Haruno, que estaba en el medio de las tres.

    —¿Có… cómo está, Tsu… Tsunade-sama? —preguntó Hinata, que siempre se sentía algo intimidada por ella, más allá de todo el respeto que le tenía la Senju era una mujer algo imponente.

    —Oh, como de costumbre, ni bien ni mal, nada que un poco de sake no arregle —sonrió la rubia, elevando la pequeña copa donde tenía servido un poco de ese licor— ¿Quieren?

    —No, gracias —respondió la Yamanaka, a la derecha de Sakura, por las tres.

    —Shizune llegará enseguida con la misión —les informó Tsunade, dejando el sake a un lado— La última fue un éxito, felicitaciones.

    —No fue nada en especial, simplemente un asesinato —rió la otra rubia— Pero quien se lució fue Sakura, por algo es la luchadora menos femenina.

    —¡Cállate! —gritó la aludida— El hecho de que tenga un poquito más de fuerza de lo normal no me hace menos femenina. Además… —y ahora habló en un tono sutil y más sereno— Quien se destapó esa vez fue sin duda Hinata, ¿eh?

    —Etto… —tartamudeó la Hyuuga, recordando el momento— No fu… fue na… nada especi… especial, Sakura-san fue quien se hi… hizo to… todo.

    —Lo único que hizo fue atrapar al malo y darle una golpiza —simplificó la joven de cabello rosado— Pero tú, sin duda, hiciste perfecto tu trabajo de sexy y seductora.

    —¡Sakura-san! —exclamó la muchacha de cabello azulino, mientras sus amigas y su jefa reían un poco y ella se sonrojaba violentamente— E… eso… ¡eso fue por la misión!

    —Por supuesto, nadie pone en duda eso —corrigió Ino, pero con una de sus sonrisas malvadas que daban miedo a la Hyuuga.

    —Es que… me da pena… —murmuró Hinata, mirando hacia abajo apenada.


    En eso, se oyó como abrían la puerta y alguien ingresaba. Todas enmudecieron para averiguar de quien se trataba. Se escuchaban los pasos. Eran dos, no, tres personas las que entraron en la oficina. Se comenzaron a oír sus voces como lejanos susurros, hasta que finalmente los individuos aparecieron.

    Quien los guiaba era Shizune Senju, única hija de Tsunade y además su secretaria. Tenía alrededor de treinta años, cabello castaño un poco más corto que el de Sakura, ojos negros que reflejaban compasión y comprensión a toda hora, y vestía un vestido marrón claro que combinaba a la perfección con su pelo, además de unos tacos de buena marca, también llevaba unos papeles y unas carpetas en sus manos. En resumen, su look era el de toda una secretaria común y seria. Entre sus pies, venía caminando Ton-ton, el pequeño chanchito de Tsunade.

    Shizune era acompañada por dos hombres de la misma edad de las chicas. Uno era de cabello rubio, pero un tanto más oscuro que el de Ino. Sus ojos eran de un azul cristalino como el cielo, y transmitían bondad y amabilidad de tan sólo mirarlos. Llevaba puesto una remera puramente naranja y unos bermudas negros, junto con unas zapatillas de “Converse”. Él otro era un poco más alto, de tez bastante más blanca, con orbes y cabello oscuros, éste último era corto pero lo llevaba bien arreglado. Su vestimenta era toda negra, de pies a cabeza, pero le quedaba muy bien.


    —Tsunade-sama, buenos días —saludó la recién llegada, caminando hasta su madre— Hinata-san, Sakura-san, Ino-san, buenos días.

    —Buenos días Shizune-san —respondieron al saludo las tres al unísono.


    Hinata miró al rubio. Parecía muy bello, la Hyuuga no podía quitarle los ojos de encima. “¡¿Pero qué estoy pensando?!” se decía hacia sus adentros, entre asustada y confundida. El muchacho la notó y le dedicó una amplia sonrisa, que hizo que la chica mirara en otra dirección, levemente ruborizada. El joven la miró extrañado, “¿Y a esta que le pasa? Que raro, dattebayo".

    Ino dirigió su mirada al morocho. Éste no la notó, estaba leyendo un libro. “Hmm… lindo” pensaba con picardía la Yamanaka para sus adentros. Tsunade tosió y todos giraron en su dirección, mientras el muchacho de cabello oscuro guardaba su libro.


    —Bien, Shizune, por favor explica —pidió Tsunade, luego se dirigió a los jóvenes frente a ella y les señaló dos sillas, una a cada costado del sillón, es decir, una junto a Hinata y la otra junto a Ino— Tomen asiento.

    —Tiempo sin verte, Tsunade no baa-chan —dijo el rubio mientras se sentaba en el lugar junto al ángel de cabello azul oscuro, con una voz animada y alegre.

    —Naruto… no me llames así… —Tsunade levantó un puño, a todas luces molesta por el apodo que le asignaba el tal Naruto, y con una venita formandose en su frente (al estilo anime) — Naruto es el nieto de un viejo amigo mío. Es por eso que recurrió a nosotras y se contactó con Shizune.

    —Así es, ellos son Naruto Uzumaki y Sai Ambu —los presentó la secretaria, señalando al rubio y al morocho, éste último se había sentado en la silla cercana a Ino.

    —¿Ambu? ¿Alguna relación con Danzou Ambu? —preguntó la Senju, intrigada.

    —Es mi tío, mi único familiar vivo además de mi hermano —reconoció Sai. Su voz era más calmada y serena, bastante opuesta a la del rubio— Aunque… no lo he visto en años… me alejé de él…

    —¿Por qué? —demandó saber la Yamanaka.

    —Digamos que no era una buena persona... —comentó su jefa.

    —Intentó hacer un golpe de estado y tomar la ciudad —explicó el joven de piel blanquecina— Es un fugitivo, perseguido por la justicia. Pero no es por ello que vinimos.

    —Oh, es cierto, el trabajo —recordó Shizune, y procedió a explicarlo todo— Primero que nada, ellas son Hinata Hyuuga, Sakura Haruno e Ino Yamanaka, nuestros ángeles.

    —Hola ángeles, yo soy Naruto, dattebayo —sonrió él, señalándose y mirando a Hinata, que por alguna razón que no conocía se enrojeció.

    —Como dijeron antes, mi nombre es Sai, mucho gusto —dijo el morocho con una sonrisa.

    —Como ya dijo Tsunade-sama, Naruto acudió a mí tras haber sido aconsejado de ello por Jiraiya-sama, su abuelo —continuó la secretaria de cabello castaño— estamos frente a un caso de secuestro.

    —¿Secuestro? ¿De quién? —preguntó la Haruno, mirando a ambos jóvenes.

    —El nombre del sujeto es Sasuke Uchiha —comentó Shizune, les tendió una carpeta a las tres chicas.


    Sakura abrió la carpeta para encontrarse con la foto de un joven muy atractivo. Tenía un buen porte, bellos ojos oscuros como la más negra de las noches, cabello azabache más largo que el de Sai, y labios finos pero hermosos. Ése era Sasuke Uchiha, y junto a su fotografía se encontraba información del sujeto.


    —Veamos… es el hijo de Fugaku y Mikoto Uchiha, los ex-líderes de una poderosa empresa —leyó Ino, acercándose a la información, Hinata hizo lo mismo por el otro lado de Sakura, apretando un poco a esta última— Ellos dos fueron asesinados el año pasado, los rumores apuntaban a su tío, Madara Uchiha, pero al final fue declarado culpable Itachi Uchiha, hermano mayor de Sasuke, y éste está en la cárcel.

    —Madara se hizo cargo de la compañía, “Industrias Uchiha” —prosiguió con la lectura la Hyuuga— La empresa se expandió y Madara se volvió millonario. Sasuke abandonó a su tío y se fue a vivir solo con sus dos amigos.

    —Aquí dice también que no trabajó más para Madara y se dedicó a trabajar con sus amigos en un bar, ¿esos dos son ustedes? —ahora fue Sakura quien habló, y ambos muchachos asintieron en silencio— Hay algo que no entiendo, ¿por qué Sasuke abandonó a Madara?

    —Porque Madara es malvado, dattebayo —dijo el Uzumaki como toda obviedad— Estoy seguro que él es quien mató a los padres de Sasuke y que culpó a Itachi para salvarse y quedarse con la empresa.

    —Sasuke creía esto, es por eso que abandonó a su tío —agregó Sai— Pero no podía decirselo a ningún juez, a ningún oficial, Madara tenía comprado a todo el mundo.

    —Bien, pero vamos a lo del secuestro, ¿qué fue lo que sucedió? —intervino Tsunade.

    —Lo vimos por última vez el domingo, luego de que vinieron a casa —relató Sai— Los dos se fueron temprano porque había que trabajar al día siguiente.

    —Sasuke y yo vivimos cerca de la playa, donde está el bar en el que trabajamos —reveló el rubio de ojos claros— Mientras caminabamos, se apareció de la nada un tipo alto, de piel muy oscura y todo tapado. Tenía puesta una bata negra con nubes rojas y…




    Continuara…
     
  2.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Puntos en trofeos:
    356
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    Ohayo!!!
    super genial, me encanto el primer capitulo!
    la trama se muestra muy interesante para mi gusto, ademas de que tu forma de narrar es exquisita y tu ortografia impecable, no note errores..
    La idea de "los angeles" es muy interesante, quisiera saber que pasara ahora... ademas, nos dejaste con la intriga del secuestro del cubito de hielo Uchiha...

    Kya!! me fascino el porte de mi bello rubio, diganme ustedes ¿no es hermoso, divino?, ¿no quisieran comerselo a besos?, Honestamente, si yo fuera Hinata ...me derrito ante su majestuosa presencia n_n, y eso que tan solo le sonrió y se sentó cerca de ella...

    creo que ya empezé a enlocarme de nuevo con el Naruhina, asi que creo que es hora de marcharme, aunque por mi fuera escribiria un millon de palabras mas xD

    Me gusto muchisimo el capi!
    avisas!
    besos!

    ATT: Nahi Shite
     
  3.  
    Reyka Akira

    Reyka Akira Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    507
    Puntos en trofeos:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    wow!!!

    suena demasiado interesante la historia... no note faltas de escritura ^.^la redaccion fue buena, ajajaja.... me dejaste intrigada... kiero saber de que forma introduciras en la historia a los Akatsuki ^.^

    esperare la sig, conti.

    sayonara!!!

    Reyk@
     
  4.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Puntos en trofeos:
    183
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    Holaaa amigaaa

    *O* OMG quee interesanteee histooooriiiia XDDD >w< gracias
    por invitarme a leerla n___n estaaa muuuy interesanteee, al principio
    en la descripción de Sai creii que hablabas de Sasuke Jajajaja stoy mediio fumada
    jajaja pero bueno -w- jajaja

    a pesar de que no hay NejiTen me gustooo mucho la historiia, la seguiré jijij, y ademass dicess que luego aparecera el ShikaTema y NejiTen vdd?? *O* jajaja bueno yaa es tu historia y te va quedando supper y a propósito que pasoo con el fanfic de la vida de un pirata??? U...U quieroo leeeer maaas D:! jajaj bueno ya, cuiidateee
    n__n

    avisame cuando subas conti pliss n_n
     
  5.  
    susie

    susie Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Agosto 2009
    Mensajes:
    486
    Puntos en trofeos:
    219
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    Oh, yo no podia faltar aqui Roci, me siempre te sigue y lo hara hasta que muera o le quiten el internet, lo que pase primero x'D
    Deoss, pobre Hinata, la invaden! >_< ;'D Lo de la toalla me traumo (?) Neh, no lo hizo, pero Sakura, dios, es una envidiosa! x'D
    Por Dios, irrumpieron en la privacidad de Hinata por un misero vaso de jugo? x'D Estan igual que yo, asi se hace chicas =D x'D
    ¿Sadomasoquismo? o.O Deoss, me hiciste buscarlo en internet x'D Ahora se que es un masoquista extremo ^^ Cada dia se aprende algo! =D x'D


    ¿Entran a las once a trabajar? Ah, yo entro a la escuela a las siete, que no daria por entrar a las once a la escuela u.uU
    Deoos uwu,,, les queda a una cuadra el trabajo, ¿por que a mi no me queda asi de cerca la escuela? :3 O no, mejor dejemoslo asi. Mientras viva lejos de mi escuela tendre excusa para no ir a esta y andar en la calle x'D
    Ah, Tsunade tiene mucha, pechonalidad x'D
    ¿Los ángeles de Tsunade eh? Dios, Tsunade es tan modesta que nombra una asociación con su nombre -w-U x'D
    No lo adivine -w-U Haha, nah mentira, si lo hize (?) x'D
    Oh, Hinata sacó su lado seductor ^^ Bien por nuestra Hyuuga! ^^
    ¿Chanchito es cerdito? o.O Deoos, cada dia se aprende algo nuevo, hoy ya llevo dos cofcofsadomasoquismocofcofchanchitoescerdocofcof x'DD
    Oh oh!! Me ya sabe que signfica morocho ^^!!! Antes pensaba que era chico, ahora se que es chico de cabello negro x'DD
    ¿Wathhss??!!! ¿Cómo que mi bebe Sasuke esta secuestrado? D:!!!
    Deooss. Itachi es el niño más lindo que puede haber y fue Madara el maldito asesino!! >_< Dejen libre a Itachi, no vayan a darle la pena maxima y me lo maten TwT
    ¿Y que??!! ¿Qué paso?!! Es inhumano que lo dejes hasta allí!! >_< Deoss, un infarto, me va a dar un infarto. Este post esta relargo!! Todo por que por cada parrafo que me leia le bajaba a respuesta rápida (Ni tan rápida x'D) para apuntar algo. Y asi, por eso quedo tan largo deos x'D
    Haha, bueh, me se va por que la quieren sacar del computador, avisame cuando pongas conti Roci nwn.
    Me voy n.n

    /Me se va a lavar su plato
     
  6.  
    himeko hyuga

    himeko hyuga Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Marzo 2010
    Mensajes:
    255
    Puntos en trofeos:
    246
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    hola ^_^
    tu ff es muy interesante pero ... me gustaria que agregaras el Nejiten si se puede porfavor T.T
    no imagine que fueran a secuestrar a Sasuke º.º
    pobre Ino con quien andaba saliendo jajaja , y salio a flote el lado seductor de Hinata >.< , Sakura si que sabe pelear muy bien yo tambien quiero aprender ^_^
    no Itachi debe ser inocente ..Madara es el culpable y va a pagar muajaja ... mejor ya me voy
    adios
    p.d : por favor incluye a Neji y Tenten te lo imploro
     
  7.  
    Cerezo Dark

    Cerezo Dark Guest

    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    ¡¡Konnichiwa!

    Éste es el primer fanfic que leo en este foro *¬*
    y por supuesto que.. ¡me ha fascinado!
    Me gusto mucho la manera en que narras, definitivamente
    una muy, muy buena escritora ^^
    Que mal que hayan secuestrado a Sasuke.... pero me
    conformo sabiendo que habrá una personita que
    lo salvará... y... ¡enamorará!
    ¡Chaaa! Sakura, ¡tú puedes!
    :D
    Creo que ya te diste cuenta que soy fiel amante del
    Sasusaku
    ^^U

    Bueno, espero que estés bien, cuídate
    Quiero continuación *¬*

    Sayonara.
     
  8.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    1,736
    Puntos en trofeos:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2874
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    Hola! bueno, aqui les traigo la conti prometida :D
    me gustaria comentarles algo, pero de verdad estoy cansada, acabo de volver de Porto, y tengo que escribir unas cositas antes de que se me olviden xD
    bye! ojala les guste!
    Rocio








    Capitulo 2





    ¡Misión de infiltración! ¡Visitando a Itachi!




    —Mientras caminabamos, se apareció de la nada un tipo alto, de piel muy oscura y todo tapado —relató Naruto— Lo único que le pude ver fueron los ojos, pero eran muy extraños, dattebayo.

    —¿Qué quieres decir con extraños? —preguntó Sakura, confundida.

    —Eran una especie de mezcla entre rojo y verde, era la única parte de su cuerpo que se podía ver —objetó el Uzumaki— Y además vestía una bata negra con nubes rojas y una capucha que tapaba todo lo demás.

    —¿Y entonces qué sucedió? —ahora fue Ino quien preguntó.

    —Saltó directamente hacia mí y me golpeó fuerte en el estómago, después en la cara y me mandó a volar. Tenía mucha fuerza, no era normal, dattebayo —les contó el rubio— Y luego quedé inconsciente… cuando desperté, el teme ya no estaba.

    —¿Bata negra con nubes rojas? —repitió Tsunade, mirando al muchacho y analizando su historia lentamente.

    —Sí, ¿por qué? ¿Sabe algo, Tsunade no baa-chan? —se ilusionó él.

    —He oído varios rumores acerca de ello —reveló la Senju— Rumores urbanos, nada definitivamente probado, pero lo que oí es factible. Akatsuki.

    —¿Akatsuki? —se sorprendió Shizune, ni ella comprendía lo que ello significaba.

    —Se supone son una organización que trabaja desde las sombras para gente con poder y dinero para pagarles —contó Tsunade— Son asesinos expertos, sádicos y sin moral. No importa el trabajo, mientras haya efectivo de por medio, ellos cumplirán. Matarían a su propia madre si ella fuera el objetivo.

    —Que cruel… —comentó la Yamanaka por lo bajo.

    —Pero Madara Uchiha es alguien de poder —opinó la Haruno, mirando a su jefa— Podría contratar a Akatsuki para sacar a Sasuke, quien sospechaba aún de él.

    —Es una hipótesis válida —dijo Tsunade— Pero no tenemos preubas, es por ello que ya saben que hacer.

    —Por supuesto, Tsunade-sama —dijeron las tres, poniéndose de pie bruscamente.

    —No comprendo… ¿qué van a hacer? —se intrigó el Uzumaki.

    —Buscarán evidencias en la casa de Madara, ¿verdad? —supusó Sai, mirando a Ino.

    —Así es. Pero… —intervino la jefa de los ángeles— Sakura, tú quédate. Ino, Hinata, ustedes ocupense, tengo una misión especial para ella.


    Las dos asintieron con algo de duda. Se miraron con Sakura, que estaba tan confundida como ellas. Entonces fue que ambas jóvenes abandonaron la oficina, seguidas por Naruto y Sai.


    —Las ayudaremos en lo que podamos… —les ofreció Naruto.

    —Aunque… no podemos entrar a la casa de Madara. Nos prohibió la entrada al igual que a Sasuke-kun —recordó el morocho.

    —Nece… necesitamos infi… infiltra… infiltrarnos —opinó la Hyuuga, y miró a su amiga— ¿Ino-chan?


    Ino asintió mientras una idea cruzaba su cerebro y comenzaba a trazar un plan en su brillante mente. Sólo había una manera de infiltrarse en la casa de un empresario como Madara Uchiha, y ella ya sabía cual era.


    —Sakura —la llamó Tsunade, y la chica se acercó más a ella.

    —¿Qué sucede, Tsunade-sama? —preguntó la susodicha.

    —Hay algo especial que debes hacer… —comenzó la jefa, arrojándole las llaves de su auto, un Mercedez Benz azul oscuro último modelo.














    Unas horas más tarde, luego de un poco de investigación, Ino y Hinata se encontraban escondidas frente a la imponente mansión Uchiha, a salvo detrás de unos grandes arbustos. Hinata se ruborizó, observando su vestuario, que consistía en un traje de secretaria muy ajustado al cuerpo, que acentuaba sus pechos. Ino se vestía igual, aunque la rubia llevaba unos anteojos de media luna para aparentar más seriedad. Ambas se miraron y respiraron hondo antes de salir de su escondite.


    —¿Lista? —preguntó lla Yamanaka.

    —¿No pode… podemos ir… irnos si di… digo que n… no? —tembló la Hyuuga, pero al ver la cara de su amiga comprendió que era una pregunta estúpida.

    —Vamos.


    Las muchachas se encaminaron rumbo a la puerta de la mansión Uchiha. Al tocar el timbre, tal y como las chicas lo esperaban, no fue el dueño de casa quien les abrió, en su lugar apareció un hombre alto y delgado, y por sus ropas dedujeron que era el mayordomo.


    —¿En qué puedo servirles, señoritas? —preguntó él educadamente.

    —Sí, nosotras venimos de la empresa —respondió Ino con tono formal— Mi nombre es Agatha Hopkins, y ella es Helena Turner. Ambas trabajamos allí como secretarias, y nos ha enviado el supervisor a hablar con Madara-sama, ¿se encuentra disponible?

    —Como no. Adelante, esperen en la sala, que el señor enseguida está con ustedes —dijo el mayordomo, haciéndose a un lado para permitirles el paso.


    Debería haber sido actriz” se decía Ino, triunfal, hacia sus adentros. Hinata avanzó dejando su timidez en la puerta. “No debo temblar ni una sola vez. Esto lo debo hacer por Nar… ¡por la misión!”.

    La sala era, literalmente, más grande que sus dos departamentos juntos. Había once grandes sillones, seis blancos y cinco negros, todos con el símbolo de una especie de paleta de ping-pong roja y blanca, el logotipo de “Industrias Uchiha”. Las chicas miraron alrededor, inseguras de cual ocupar.

    —Esperen aquí —el hombre les indicó el sillón blanco más cercano antes de hacerse humo.


    Las muchachas miraron alrededor, analizando el espacio. Las paredes eran de un blanco pálido, los muebles oscuros como un ataúd de caoba, y había una mesa de cristal en el medio de los sillones, como si fuera el gran centro de la sala. Sobre dicha mesa, se encontraba un tablero de ajedrez con sus respectivas piezas sobre él, también de cristal.


    —Buenos días, señoritas —saludó una voz tan fría como una cascada de agua helada.


    Ino y Hinata voltearon para encontrarse con un hombre de aspecto tétrico y atemorizante, a pesar de que sonreía parecía amenazador. Su cabello era negro y opaco, tan abultado que un poco de el caía sobre su ojo derecho, y sus orbes eran negros, semejaban dos vacíos túneles sin fin, tan oscuros que pareciera que jamás hubiesen visto el sol.


    —Madara-sama —lo identificó Ino, había estudiado todo lo que venía a continuación a la perfección. “Este plan no puede fallar” se decía la rubia con ánimo, pero con un serio semblante por fuera mientras estrechaba la mano de su “jefe”.

    —¿Agatha y Helena? —preguntó él, algo inseguro. Ellas simplemente asintieron— Bien, las escucho. ¿a qué debo su visita?

    —Es sencillo —explicó la Yamanaka mientras Madara tomaba asiento frente a ellas, en un sillón negro— El supervisor es quien viene por lo general a informarle de las actividades generales de la empresa, las estadísticas, y demás. Pero él esta enfermo, por eso nos pidió a nosotras que nos ocupemos de ello, sólo por hoy. Me sorprende que no le haya informado.

    —No, no lo ha hecho —afirmó el Uchiha, y sacó su teléfono celular— Permíteme, lo llamaré ahora mismo.


    Y marcó el número. No tardo mucho en ser atendido.


    —¿Hola, George? Soy Madara, quien va a ser. Escucha, tengo acá a dos secretarias suyas… Ah, lo olvidaste. ¿Olvidaste avisarme? Bueno, ya veremos que parte de tu salario “olvidaré”. Adiós —y colgó.

    —Disculpe, ¿puedo pasar al baño? —pidió Hinata con amabilidad.

    —Como no, por allí, tercera puerta a la izquierda —le indicó Madara.






    Naruto colgó el aparato y miró a su amigo de cabello oscuros con una gran sonrisa.


    —Bueno, lo engañamos por lo menos —suspiró Naruto, aliviado— Hinata es increíble, dattebayo, ella sola creó este aparato para interceptar llamadas y modificar la voz.

    —Sí… aunque Ino-chan también se lució con este plan —comentó Sai, recordando la gran investigación que había logrado llevar a cabo la Yamanaka.

    —Sólo espero estén bien…


    —Hora del plan… —murmuró la Hyuuga, mirándose al espejo del baño con determinación.














    Sakura Haruno caminó por aquel oscuro pasillo en compañía de ese antipático guardia que parecía una estatua caminante, hablaba tanto como un mimo. Pero ruido sobraba, con todos los presos gritando desde las celdas a sus lados. Así es, Sakura caminaba por el pabellón principal de la prisión.


    —Tenga cuidado, señorita —habló finalmente su acompañante— Muchos de estos no han visto una mujer en años.


    En eso, una mano se estiró y tomó a la muchacha por la muñeca, jalándola contra la reja. Del otro lado de los barrotes, un hombre con expresión psicópata la miró amenazante.


    —Eres bonita… —dijo él, relamiéndose los labios.


    Antes de que el guardia hiciera algo, el hombre ya yacía del otro lado de la celda, contra la pared, adolorido tras haber recibido el potente golpe de la chica de pelo rosado que lo hizo volar de regreso a su lugar.


    —Lo tendré, gracias —susurró ella al volver junto al oficial con una sonrisa triunfal— ¿Continuamos?

    —Es… aquella puerta —musitó el hombre, sin poder salir de su sorpresa.


    Sakura lo dejó plantado y se dirigió a la puerta gris a la derecha del final del pasillo. Al ingresar, el aire súbitamente cambió, se tornó más denso y tenso, y no se escucharon más los sonidos de los convictos. La sala era grande, negra y circular, y no había más que una mesa gris de metal en el centro con dos sillas enfrentadas, una de las cuales se encontraba ocupada.

    Él estaba sentado, esperando pacientemente en su lugar. Para ser un asesino convicto, era muy atractivo. Su cabello azabache iba atado en una coleta, sus ojos eran tan negros como las paredes de la habitación, y su rostro presentaba un semblante serio y sin emociones. Sus facciones ciertamente eran similares a las de Sasuke, así que dudas sobre la identidad del convicto a ella no le quedaron.


    —¿Ahora envían mujeres a interrogarme? —él fue el primero en hablar, con una voz fría pero sexy, mientras Sakura se sentaba en la silla libre frente a él.

    —Itachi Uchiha —dijo la Haruno— Yo no trabajo para la policía. Mi nombre es Sakura Haruno.


    El Uchiha abrió sus orbes negros bien grandes al oír el nombre por un momento, luego regreso a su serenidad usual.


    —¿Qué hace aquí uno de los ángeles? —preguntó Itachi con interés.

    —Bueno, parece que estás informado y no tendré que presentarme —sonrió la muchacha de cabellos rosado— Estoy aquí por él —Le tendió una foto— Sasuke Uchiha, ¿lo conoces, no?

    —¿Cómo no lo voy a conocer? —murmuró él con naturalidad, tomando la foto de su hermano menor en sus manos— No lo he visto en más de un año.

    —Fue secuestrado —informó ella, sacándole la fotografía de sus manos— Y vine aquí porque creo que tú eres el único que nos puede ayudar a encontrarlo.

    —¿Sasuke fue… secuestrado? —repitió Itachi, incrédulo— ¿Por qué debería saber yo que le sucedió?

    —Porque ambos sabemos que tú no mataste a tus padres —reveló Sakura, sin inmutarse. Itachi la miró fijamente— Y Sasuke-kun también lo sabía.

    —¿Qué dices? —reaccionó repentinamente el Uchiha.

    —He hablado con Naruto y Sai, sus amigos, ambos dicen que Sasuke-kun creía que Madara era el asesino. Incluso se escapó de la casa de su tío —relató el ángel de irises jade.


    Itachi volvió a mirarla, sin creer lo que oía. ¿Sasuke… creía en él?


    —¿Y qué quieres que te diga? He estado aquí todo este tiempo, no te seré de ayuda —razonó el azabache.

    —Sólo quiero saber una cosa… la verdad —pidió ella— Quiero saber que sucedió. Porque Madara asesinó a los padres de Sasuke-kun… y como terminaste tú aquí en su lugar…















    Hinata abandonó el baño. Observó que no había nadie en el pasillo antes de dirigirse a la habitación junto al baño. No había nada, ni tampoco en la siguiente. Siguió de cuarto en cuarto sigilosamente, buscando una pista, una ayuda, lo que fuese que la ayudara en su misión. Se le ocurrió entonces sacar su teléfono celular para llamar a Sai y pedirle ayuda.


    —Sai-kun, soy Hinata —dijo ella por el aparato cuando la atendieron— Necesito ayuda, ¿dónde debo buscar lo que se supone que busco?

    —Hinata, jamás he visitado la casa de Madara Uchiha —confesó el morocho, para su desilusión— Pero Naruto-kun sí. Te pasaré.

    —¡Hinata! —el Uzumaki prácticamente le gritó por el aparato, exhaltado.

    —Naru… Naruto-kun —tartamudeó la Hyuuga. “Rayos, ¿por qué me tiembla la voz en un momento así?” — No sé do… donde bus… buscar. Nece… necesito ayuda…

    —Hinata, la casa de Madara es enorme, tiene muchos secretos —decía Naruto con pesar— Podrías estar días buscando y no encontrar nada, tiene todo ordenado a la perfección y sirvientes por todos lados, dattebayo.

    —¿Y qué hago?

    —Escucha, lo que debes hacer es… —comenzó a explicar él, pero…

    —Oh no —murmuró el ángel de ojos perlados, mirando la pantalla de su celular, donde se leía un gran “Sin señal” — Justo ahora…

    —No hay señal en esta parte de la casa —susurró una voz tras ella.


    Lenta y temblorosamente, Hinata dio media vuelta, hacia la voz masculina que había hablado. Era un muchacho, bajo y de unos trece años, con cabello oscuro desarreglado y ojos oscuros y negros. Llevaba unos particulares gogles naranja sobre sus ojos, que parecía el visor que usan los buceadores. Él la miró con desconfianza.


    —¿Quién eres? —preguntó el chico— Yo soy Obito Uchiha, hijo de Madara Uchiha.

    —Soy He… Helena —mintió ella, recordando el plan de Ino mientras guardaba su teléfono.

    —Mentira —detectó Obito, y la Hyuuga tragó saliva, nerviosa— Yo sé quien eres. Estas aquí por Sasuke.


    Los ojos perlados de la chica nunca se abrieron tanto como en aquel momento. ¿Cómo sabía el niño que estaban buscando a Sasuke? ¿Había fracasado la misión? ¿Madara las había descubierto?


    —Tranquila, no diré nada —la tranquilizó el Uchiha— Ángel…

    —¿Có… cómo es que tú…

    —Yo hablo más con Naruto-kun que con mi propio padre —rezongó el moreno, cruzándose de brazos— Y también creo en Itachi. Estoy aquí porque desde aquí soy más útil, de lo contrario me habría ido con Sasuke.

    —¿Útil? —repitió Hinata, sin comprender— ¿Qué quieres decir?

    —No hay forma de averiguar todo desde afuera, se necesita a alguien adentro de esta casa —se explicó el joven— Y ese alguien soy yo. He dedicado todo mi tiempo en investigar los misterios de esta casa y… no he encontrado nada.

    —¿Nada? —se extrañó la Hyuuga— ¿No hay nada?

    —Así es. No encontré ni la más mínima pista sobre el paradero de Sasuke —dijo Obito, luego añadió— Pero averigué algo interesante hace poco. Mi padre tenía un taller, el cual cerró cuando pasó a controlar “Industrias Uchiha”. Es allí donde debemos buscar.

    —¿Un taller? ¿Dónde? —preguntó ella, sacando su celular nuevamente y anotando la dirección de dicho lugar— De acuerdo. Gracias, Obito-kun.













    —Y las acciones han subido considerablemente luego de nuestra campaña de Marzo —relataba la Yamanaka, mostrando todos los datos que había aprendido de memoria horas antes. No por nada era el cerebro del grupo, a cargo de todos los planes y misiones— Personalmente, creo que deberíamos reconsiderar una campaña similar. Ahora, los números nos dicen que no…

    —Agatha-san —interrumpió Madara, haciendo que la chica callase— ¿Sabes jugar al ajedrez? —ella asintió, confundida ante la pregunta— Te invito a jugar una partida.


    La chica aceptó gustosa, esperando así darle más tiempo a Hinata. Se dirigieron a la mesa de cristal, Ino eligió las blancas y Madara, las negras. El primer movimiento le fue concedido a la rubia, quien avanzó con un peón. Sin embargo, el Uchiha utilizó a un caballo en su primer movimiento.


    —Eso es extraño —observó la joven, moviendo su segundo peón junto al otro— Normalmente, se mueve un peón en la primera jugada.

    —No hay nada de común en mí —rió Madara, moviendo nuevamente su caballo y “comiendo” un peón blanco. Luego añadió mientras Ino planeaba su próximo movimiento— Y modestamente admito, soy inteligente. Puedo saber cuando me engañan y me mienten…





    Continuara…







    Olvide añadir esto: xD

    ¿Crees que Sakura logre sacarle la verdad a Itachi?
    ¿Que habrá en el viejo taller de Madara?
    ¿Crees que Hinata ya se esta enamorando? ¿Y Naruto?
    ¿Habra Madara descubierto a Ino? :confused:
     
  9.  
    susie

    susie Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Agosto 2009
    Mensajes:
    486
    Puntos en trofeos:
    219
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    Oh My God (Estilo Janice x'DD) El puede saber cuando le mienten o.O Ino ya valio ma** x'DD
    Vamoss, yo se que nuestro Itachi-kun es inocente, y Obito, Sasuke, Naruto, Sai, y todos lo sabemos ^^ Menos los mendigos de los policías que lo encerraron -..-U Le quiero pegar a alguien ywy...Madara, ponte *Madara se pone* *Yo le pego* x'DD
    Auu, tuvo tan mono, y las parejitas ya andan por las nubes, bueno, en realidad solo la NaruHina uwu x'DD
    Itachi, mi niño sexi, por que cojones sigue alli??!! Ya deberia estar afuera casado y con hijos a mi lado *.* x'DD
    La casa de Madara es grande, no se, yo me puedo perder alli y ya no salgo hasta dentro de dos meses, toda desnutrida por que ni la cocina haye x'DD
    Oh dios, mi post esta corto, pero me tengo que ir, mi hermana jode, si ya sabes como joden las hermanas -w-U Solo una pregunta ¿cuando sale Sasuke-kun? *.*
    ¿Crees que Sakura logre sacarle la verdad a Itachi? Claro ;D Si Sakura es super powosá owo
    ¿Que habrá en el viejo taller de Madara? Emm, ¿condones? o.O Haha, ok no.
    ¿Crees que Hinata ya se esta enamorando? Shii *.* ¿Y Naruto? También *¬*
    ¿Habra Madara descubierto a Ino? :confused: No, puro verbo el del viejo ese todo morocho x'DD
     
  10.  
    Thunder Dragneel

    Thunder Dragneel Ame no gādian

    Libra
    Miembro desde:
    27 Septiembre 2010
    Mensajes:
    112
    Puntos en trofeos:
    175
    Pluma de
    Escritor
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    hola soy nuevo aqui y te digo que me a encantado oh oh sera que madara se dio cuenta de la verdadera identidad de ino? me dejas te con mucha intriga ah y ahora que recuerdo.... PRIMERO xD buen me a encantado (otra vez) y con esto me despido adios
     
  11.  
    Nahi Shite

    Nahi Shite Usuario popular

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Marzo 2010
    Mensajes:
    820
    Puntos en trofeos:
    356
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    Hola! soy yo de nuevo... la loka de la esquina! jaja no se porque dije eso...
    Rochi! mi amiga preciosa! como amo tus capitulos !! :P

    Te digo que me encanto, encanto, encanto, estuvo re-guau!!
    No puedo creerlo... Obito el hijo de Madara... ¡genial!, y Naruto-kun siempre tan... tan ... tan ... ¿el...? ...

    ¿Crees que Sakura logre sacarle la verdad a Itachi?
    -si, obvio! si yo fuera Itachi le diria todo lo que sé, no quisiera que su puño se estrellara en mi hermosa carita xD.
    ¿Que habrá en el viejo taller de Madara?
    -???... Ni idea, alguna pista o con suerte puede estar escondido Sasuke...pero no creo
    ¿Crees que Hinata ya se esta enamorando? ¿Y Naruto?
    - Kiaa!!! no es hermosa ella?...obvio si se esta enamorando de Naruto!! y pues Naruto yo creo que un poco tambien wii!!
    ¿Habra Madara descubierto a Ino?

    -Tal vez... no se, soy mala para adivinar estas cosas ToT

    ¿Como lo dejaste en esa parte??... me fascino!!
    chau! beshos

    att: Brenda.;)
     
  12.  
    himeko hyuga

    himeko hyuga Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Marzo 2010
    Mensajes:
    255
    Puntos en trofeos:
    246
    Pluma de
    Escritora
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    hola estubo genial el capitulo me encanto >.<
    me dejaste con la intriga °.° las habra descubierto ??? espero que no
    si Hinata ya esta enamorada n.n que lindo
    hojala y si pueda Sakura sacarle la verdad a Itachi se que el es inocente T_T
    pobre del preso que intento hacerle daño a Sakura seguro se va a lamentar por mucho tiempo jajaja eso fue gracioso
    espero conti pronto
     
  13.  
    Fran

    Fran Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    2 Mayo 2008
    Mensajes:
    233
    Puntos en trofeos:
    78
    Pluma de
    Escritor
    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    Déjame decirte que este es un muy buen fic. Hace meses que no leía un fic de Naruto y bueno, estoy feliz de que en mi regreso a la lectura me haya topado con un fic que tiene potencial para ser un relato suculento, lleno de intriga, romance y otras cosas que complementan al fic perfecto, según mi persona.

    La trama la veo buena, se puede sacar mucho de ella. Aparte de que siempre me han gustado los Ángeles de Charlie.

    Tienes buen léxico. Cosa que es importante para poder llevar un relato sin repetir la misma palabra más de mil veces en un sólo capitulo.
    Me ha encantado la forma en que narras, es muy buena, te felicito :3.

    Hey, en serio; me ha gustado bastante el fic; espero haya continuación pronto. Puede ser que parezca una persona seria y eso, pero soy de las que cuando se encariñan con un relato, se mueren por leer la continuación.

    Sayonara,
    Atte.
    Fran
     
  14.  
    Cerezo Dark

    Cerezo Dark Guest

    Re: Los ángeles de Tsunade (SasuSaku, NaruHina & SaiIno)

    ¡Wow!
    Eso estuvo ¡wow!
    Perdona por no pasar antes, pero ya cuando vi el aviso
    me emocioné y me vine para acá ¡rápidito!
    Muchísimas gracias por avisar, ^^ Me gustó mucho, mucho la continuación. Espero que pronto encuentren al Uchiha, ya quiero ver SasuSaku *°* Nyaaaa, apareció Obito-kun OwO y también ¡Itachi-kuuun! ¡Que pruebe su inocencia! >.< Madara-baka pagará, buajajaja xD
    Ita-kun es tan guapo que no debe estar escondiendo su guapura tras las rejas U/./U

    Bueno, ¡estaré esperando continuación ansiosa!


    Cuídate.

    Dios te bendiga
    :)

    Sayonara.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso