Libertadores de un Imperio

Tema en 'Gladiadores. Rehenes de un imperio.' iniciado por Amelie, 24 Julio 2014.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Amelie

    Amelie Into the sky. To live or to die!

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    2,538
    Puntos en trofeos:
    377
    Pluma de
    Escritora
    [​IMG]


    Y allí estaban.
    Después de un árduo camino habían llegado al destino más esperado.
    Aquellos barcos que los guiarían en el último tramo antes de alcanzar su meta. Embarcaciones Imperiales, sin ningún guardia cuídandolas; todos estaban defendiendo el centro de Roma. En algunas de ellas lograban distinguir rostros de los esclavos; Vitrion ubicó a aquel esclavo que le enseñaba a hablar. Píctor reaccionó al ver a varios de los esclavos que servían en el Coliseo. Gaius asintió al ver a aquellos que curaban sus heridas.
    Asomándose desde la orilla de un barco estaba Seika; esperando encontrar un rostro que nunca volvería a ver. A su lado estaba Alexandro, con varias heridas por sus brazos.
    En otra embarcación estaba un hombre llamado Santiago, ataviado con los trajes característicos de Sanguine Frates; al ver que Sebastián estaba a salvo sintió que su promesa había sido cumplida.

    Se acercaron rápidamente a una de embarcaciones aún vacías; allí los esperaba un rostro conocido, un rostro que los hizo apuntar sus armas de nuevo a pesar de la falta de energía.
    Un hombre que había perdido ambos ojos, era Gallio
    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Ana inukk

    Ana inukk Adicto

    Libra
    Miembro desde:
    14 Abril 2012
    Mensajes:
    2,202
    Puntos en trofeos:
    391
    Pluma de
    Escritora
    Vitrion me subió al barco ya sin fuerzas, no pude sino disculparme con él mientras mis ojos se cerraban. —Lamento ser un estorbo, hermano— mi cabeza estaba gacha y mis uñas se encajan dentro de las palmas de mis manos; ser inútil en batalla es lo que peor podría golpear el orgullo amazona y esta lucha había dado en el clavo de este.

    A lo lejos pude divisar una figura pelirroja que cargaba otra curiosamente parecida a la primera, creo que eran ellos pero no tengo las fuerzas para hablar tan alto como para llamar su atención. Así que Tertius devuelva mi hermano por su cuenta; otras figuras eran extrañas para mí, reconocí una pocas e incluso Gallio estaba allí... un momento, ¿Gallio?

    —¿Que mierda pasa aquí?
     
    Última edición: 24 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Bruno EVF

    Bruno EVF Rolero Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    2,761
    Puntos en trofeos:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Tertius

    Miraba hacia todas las direcciones habidas y por haber. El niño sobre mis hombros imitaba mi comportamiento. Los dos buscábamos entre la multitud de guerreros la cabeza de Nixiras, a quien habíamos perdido en medio de la trifulca que estalló en las calles dejadas atrás.

    Entonces, el chico habló por primera vez desde que lo dejaron a mi cuidado:

    ¿Estará bien?

    No pude menos que responder con una carcajada.

    ¿Pero cómo te atreves a preguntar cosa semejante? —exclamé, escudriñando las cubiertas de las embarcaciones, tarea vana porque la amazonas no se subiría a las mismas hasta encontrarse con su hermano— Ni mil leones juntos podrían derrotarla. Es más, ni siquiera la pondrían de rodillas... Es una mujer tan irrompible como temperamental... Te lo digo yo, que he convivido largos días con ella en el Subterráneo del Coliseo, lugar de dimensiones diminutas en comparación con la libertad que nos espera al otro lado del horizonte... —hice una pausa, recordando todos los instantes en los que había interactuado con la amazonas u oído de sus andanzas, o presenciando las palizas que daba— ¿Sabes? Nunca estuviste solo —el pequeño se inclinó hasta me encontré con los ojos de su cabeza invertida... era obvio que cuestionaba lo que acababa de decir— Te estoy hablando en serio: En los ojos de Nixiras refulgía siempre tu imagen, correteabas en sus pensamientos y alimentabas todas las luchas que llevaba adelante. Nunca se ha ido sin tí...

    No replicó. Pensé que estaba temiendo por mi cordura, pero qué se le iba a ser: cuando no se trata de seducir, mi elocuencia es más bien pobre.

    Será mejor que sigamos buscando a tu hermana, no debe andar muy lejos...

    "Qué mierda pasa aquí", se escuchó no muy lejos de nosotros ¡Y justamente! ¡Allá estaba! (@Ana inukk ) Corrí raudo hasta su cuerpecito maltrecho. Estuve a punto de saludar alegremente, cuando vi los mismo que ella: a ese hombre sin ojos.

    —¡Un momento! —exclamé, parándome al lado de Nixiras y observando detenidamente al que había sido el mecenas de Priscus— ¡Tú...!
     
    Última edición: 25 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Ana inukk

    Ana inukk Adicto

    Libra
    Miembro desde:
    14 Abril 2012
    Mensajes:
    2,202
    Puntos en trofeos:
    391
    Pluma de
    Escritora
    —A esa mierda me refería justamente, Tertius— allí se había dignado a acercarse haciendo un elocuente comentario, siempre a tiempo pelirrojo.

    —Ven acá chiquillo. Aquí estoy ¿ahora si confiaras en mis promesas?— eso se lo dije a mi hermano que todavía está sobre aquellos hombros fuertes, la batalla no le ha pegado muy fuerte al parecer. Yo en cambio estoy tirada en piso solo sosteniéndome sobre mis codos para mantener mi cabeza alzada aunque mi cuerpo me grite que me deje caer de una vez. @Bruno EVF
     
    Última edición: 24 Julio 2014
  5.  
    rapuma

    rapuma Fanático

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    1,462
    Puntos en trofeos:
    336
    Pluma de
    Escritor
    Sextius

    Finalmente llegó, junto con el resto de sus hermanos, a orillas del mar y la flota inmensa ya estaba allí, esperándolos.
    Estaba realmente fatigado, pero tuvo energía para sonreír hasta qeu sus mejillas comenzaron a arderle, estaba lleno de heridas pero su alma latía con fuerza, como un pájaro libre que pronto escaparía y aunque no tenía un rumbo fijo, creía que ya había encontrado su lugar en el mundo al recorrer sus ojos entre sus hermanos de armas y ahora de sangre.

    Observó su espada ensangrentada y la enfundó entre su ropaje de pieles y caminó hasta uno de los barcos, con una pierna coja. Y cuando se acercó demasiado vio a Gallio con las cuencas de los ojos sangrantes y oscuras. Al parecer se habían encargado de darle una dolorosa paliza al mecenas que habían encarcelado y vendido como esclavo.

    -Finalmente... se termino. Para todos -musitó para si mismo, sintiendo de pronto muchísima hambre. Recordó que no había ingerido ningún alimento desde la noche de encarcelamiento.
     
  6.  
    Amelie

    Amelie Into the sky. To live or to die!

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    2,538
    Puntos en trofeos:
    377
    Pluma de
    Escritora
    Kaito

    Se interpuso entre los Gladiadores y Gallio –El fue quien ha conseguido estas embarcaciones; y fue quién...– Gallio lo interrumpió con su mano –Esto ha sido un acto de venganza hacia Naevius...–Decía Naevius mirando hacia Kaito –...nada más que eso– Dos guardias caminaban detrás de él, no eran guardias del Imperio; más bien parecían mercenarios. Ambos lo guiaron para comenzar a descender el navío–Pero Gallio; usted...–Acotó Kaito siendo interrumpido nuevamente por Gallio –Digamos que todo lo que hice fue para pagarles la muerte del Emperador.– Concluyó bajando del barco.

    Auri se acercó a Kaito y lo abrazó para que no mirara más a Gallio caminar lejos de la costa –El fue quien nos dio el mapa del Palacio Imperial...–
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Ana inukk

    Ana inukk Adicto

    Libra
    Miembro desde:
    14 Abril 2012
    Mensajes:
    2,202
    Puntos en trofeos:
    391
    Pluma de
    Escritora
    —Hmp— fue todo lo que tuve que decir sobre el tema de Gallio, en realidad nosotros tuvimos mucho más que perder que él, cientos de vidas se desperdiciaron haciendo ese brutal ataque al palacio imperial, no me puedo quejar ya que ese ataque me ayudo a recuperar lo único que me queda aparte de mis hermanos de Arena.

    —Tertius ¿Vas a acercar a aquí a Niras o piensas quedártelo tú?— dije ya ansiosa por hablar con mi hermano por primera vez, tenerlo cerca desde que era un bebé, él mismo me miró extraño y yo allí lo comprendí, Zaín no le conto su nombre real, el que yo le puse después de salvarlo ¿en serio se había atrevido?
     
    Última edición: 24 Julio 2014
  8.  
    Bruno EVF

    Bruno EVF Rolero Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    2,761
    Puntos en trofeos:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Asentí, con una pequeña sonrisa en los labios. Hice que Niras se bajara de mis hombros y se pusiera frente a su hermana.

    Promesa cumplida —le dije al niño en el oído antes de alejarme de ellos para explorar la embarcación, en busca de otros rostros conocidos.
     
    Última edición: 24 Julio 2014
  9.  
    Ana inukk

    Ana inukk Adicto

    Libra
    Miembro desde:
    14 Abril 2012
    Mensajes:
    2,202
    Puntos en trofeos:
    391
    Pluma de
    Escritora
    Cuando por fin se aceraca a mí, puedo ver la confusión en sus ojos pero se mezcla con alegria de una manera unica.

    —¿Cómo te llamaba tu padre?— le pregunto tirándome al piso y tapando mi mirada con mí codo apenas escucho su respuesta en un susurro.
    —Aristel— ¿A eso llegaba su obsesión con mi madre? ¿Con esa idiota que estuvo a punto de sacrificarlo? ¿Por qué los hombres se sienten tan poca cosa y necesitan humillarse más? Las Amazonas no queremos a nadie que sea menos que nosotras y ningún hombre así de arrastrado se puede poner a nuestro nivel.
    Suspiro antes de tragar aliento —Ese es el nombre de mi madre ¿Quieres comenzar de nuevo? Yo puedo volver a mí nombre anterior si lo deseas, tú eres el único que lo conoce.— le sonrio suave.
     
  10.  
    rapuma

    rapuma Fanático

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    1,462
    Puntos en trofeos:
    336
    Pluma de
    Escritor
    Sextius

    Sextius, con su porte digno de un hombre que había batallado hasta dejar su sangre y aliento en cada golpe, siguió con sus ojos a Gallio y al pasar por su lado le soltó unas palabras que le hubiera gustado decirle a Naevius, pero no tuvo la oportunidad.

    -¿Por qué nos tenían tanto odio? ¿Tanta repulsión? –se quedó en silencio; sus facciones suaves se encogieron en un gesto de impotencia. -¿Quieres saber por qué? Yo lo sé. Porque nosotros seguimos viviendo en un mundo al que tú y el resto de la escoria del senado no pertenece más. Porque nosotros aun tenemos nuestros anhelos, nuestros odios, nuestros amores y nuestras imperfecciones mientras que ustedes solo son sombras. Pero en la noche y en las hogueras de nuestros pensamientos ustedes pensaban ser nuestros amos. Nuestro reino diario era efímero y débil, pero hoy tú has entrado a ese mundo. Hoy tú y todos los de tu calaña. Y hoy tú tienes tu efímera vida que perder y nosotros no. ¿Tiemblas, maldito cerdo? –escupió al piso con un gesto de odio que poco a poco se suavizó. Ya no había por qué odiar ni lastimar. Ya todo estaba saldado… el karma, el equilibrio, el eje de la vida… estaba en perfecto balance, en una única armonía.
     
    Última edición: 24 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Amelie

    Amelie Into the sky. To live or to die!

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    2,538
    Puntos en trofeos:
    377
    Pluma de
    Escritora
    Kaito se aseguro que nadie quedara atrás; se revisó los perímetros con gran velocidad, nadie más llegaba.
    Aquellos que esperaban en el borde del barco para ver a su ser querido correr en ese dirección; miraron a Kaito subir al navío con el semblante pálido, negando con la cabeza; fue en ese momento cuando las lágrimas comenzaron a brotar incontrolables de varios ojos cristalinos ¿Cuántas familias han quedado incompletas? ¿Cuántos amigos no volverán a reunirse para brindar? ¿Cuántos amores se habrán perdido esa noche?

    Y así los barcos zarparon; alejándose de las costas; en ese momento uno de los guerreros perdió el último pedazo de tierra romana en el horizonte del mar, del cual comenzaba a asomarse el sol. Los dioses les habían sonreído, fue cuando se escuchó el grito de un guerrero mirando al basto mar; un grito que llegó a lo más recóndito del cuerpo; un grito el cual todos comenzaron a entonar.

    –SOMOS HOMBRES Y MUJERES LIBRES; PERSONAS QUE DIRIGEN SU PROPIO DESTINO, JAMÁS DOBLEGADOS, JAMÁS VENCIDOS...– Gritó Kaito levantando sus dos puños hacia el cielo. Y ahí fue cuando todos comenzaron a soltar sus armas; fieles protectoras que ya no necesitarían más...

    –LEVANTEMOS NUESTRO GRITO PARA QUE SEA ESCUCHADO POR LOS DIOSES; QUE SEA ESCUCHADO POR NUESTROS HERMANOS CAÍDOS; AQUELLOS QUE NO PUDIERON GRITAR HOY JUNTO A NOSOTROS PERO QUE SÉ QUE GRITAN CON NOSOTROS DESDE DONDE SUS ALMAS ESTÉN DESCANSANDO. ¡HOY SOMOS LIBRES! ¡LA LIBERTAD ES NUESTRA HOY Y PARA SIEMPRE!Gritó Ambrosius aún ensangrentado; aún recargado a un costado de Gaius el cual gritaba sin controlar sus lágrimas; por fin podría ver a su esposa después de tantos años

    Petro gritó con toda su fuerza abrazando a Píctor, el cual no contenía sus lágrimas mientras levantaba constantemente su brazo con su puño cerrado –¡POR FIN LIBRES!– Petro lo estrujó –NO PUEDO CREERLO HERMANO... LIBRES–Vitrion abrazó a Nixiras al escuchar la palabra libertad de la boca de Ambrosius, el no lloraba pero no dejaba de contemplar el cielo con una sonrisa. –¡NO MÁS PRISIONES!–

    [​IMG]

    El camino a recorrer era largo; aún así lo harían siendo completamente libres; sin ataduras ni reparos; eran merecedores de poder controlar su propio destino.

    "La libertad...es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida"

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  12.  
    rapuma

    rapuma Fanático

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    1,462
    Puntos en trofeos:
    336
    Pluma de
    Escritor
    Sextius

    Gritó con todas sus fuerzas, alzando ambos brazos hacia los cielos; en algún momento sintió el pesado acero de su espada caer pero no le dio importancia, de sus ojos caían gotas de felicidad y su grito desgarró su garganta, la sensación de fraternidad lo invadió y no volteó hacia atrás para ver a Roma arder, jamás miraría hacia atrás, no esta vez.

    Se abrazó con gente que no había visto nunca, con gente del barco, con los gladiadores, con hermanos con los que peleó codo a codo en el Palacio Imperial... la dicha lo quemaba y un nuevo fulgor dorado crecía en su pecho; había demostrado ser casi el mejor en el Coliseo pero no le importaba, le importaba haber sangrado junto a aquellos que crearon un mundo aparte; los que lograron vencer a la muerte... sus hermanos de sangre.

    Observó el horizonte, tan distante, tan lejano... pero que le traería cosas nuevas, inimaginables. ¿Qué haría él ahora? ¿Sería un trotamundos? ¿Contaría la historia de la rebelión, a traves del mundo? ¿La historia de la guerra?

    -Relatar una guerra. ¿Quién puede hacerlo? No yo. Nunca he hallado las palabras justas para encerrar esta locura de sangre, cabalgatas, estandartes y esa indefinida mezcla de estupidez, inconsciencia, grandiosidad, coraje y ceguera que hacen nacer la gloria entre la polvareada y el grito inmenso de miles de gargantas enroquecidas. –cerró sus ojos, sintiendo la brisa salada del mar chocando contra sus cabellos, su rostro, haciéndolo sonreír; este era el sabor de la libertad. –En las tierras altas, la brisa cantará en los sembrados… -y volteó a sus hermanos de sangre, con auquellos con los que tuvo el honor de pelear y sangrar y asintió para si mismo. Su destino estaba ligado de por vida con ellos. Sextius era un hombre nuevo, el sabio que nace tras la desdicha y el fruto de la ignorancia del propio orgullo… y ahora, se sentía inmenso, entre aquellos hombres colosales.

    El trueno inmenso de gritos se elevó en el aire, sobre los miles de cadáveres, sobre los ríos de sangre, sobre la muerte inútil y grandiosa de lo hombres. Y él estaba de pie allí, sordo y ciego, aturdido por ese inmenso bramido…

    Un águila volaba en lo alto, muy alto, muy lejos de ellos. A veces el sol la acariciaba y la pintaba de oro y era como un fantasma increíble y maravilloso a punto de disolverte en el infinito.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13.  
    Ana inukk

    Ana inukk Adicto

    Libra
    Miembro desde:
    14 Abril 2012
    Mensajes:
    2,202
    Puntos en trofeos:
    391
    Pluma de
    Escritora
    En ese momento una sensación de tranquilidad llenó mi cuerpo, no hice sino abrazar a mi hermano con fuerza cuando una lágrima traicionera bajo por mi mentón, corrijo, en ese instante abrace a mis hermanos: a los dos, Vitrion y Niras; no pude evitar levantarme, el dolor era incontrolable y aun así me paro para gritar.


    —!Por los caídos¡ Sin ellos no hubiéramos llegado tan lejos, ¡Por nuestra inspiración! Lo que nos a dado las fuerzas para ser libres... ¡Por nosotros! Que hoy nos hemos quitado las marcas del pasado que nos ataban.


    Al fin pude decirlo, aunque no dije cada una de las cosas que había sufrido ese grito era lo suficiente para sacar el odio de mi cuerpo tal como Maximos quería para mí, dejando de culpar a los hombres, una brecha que el gran Priscus había abierto, sonrío al recordar nuestras peleas y más lágrimas bajan por mi rostro.

    Viejas leyendas que nos contaban de niñas decían que el día que una mujer amazona se doblegara ante un hombre, no por el peso de un látigo o la fuerza de una espada ni tampoco por una necesidad básica de nuestros cuerpos; ese día, el cielo se abriría y las diosas cantarían las historias de esa pareja durante siglos pues nada podría destruir ya esos cuerpos que sobrevivieron a la más peligrosa aventura: encontrar el amor en un corazón indomable.

    Al parecer ese día ya había llegado a este mundo, ahora nada me heriría, ni a mí ni a los míos, ya la más grande aventura de mi vida estaba vivida y lo que pasara de aquí en adelante, cada adversidad y desafío no sería más que una piedra en la sandalia.

    Un nuevo comienzo esta frente a mí, una en que mi destino no será marcado por otros y mis decisiones no serán tomadas como si fuera un animal en apuros.

    —Ya no tengo miedo, hermano— le dije a viejo Vitrion —Dime algo, ¿te gustaría ir a romper corazones Amazónicos?— esa era otra etapa que no podía evitar cerrar, necesito ver lo que queda de mí pueblo y además renunciar a mi derecho divino de gobernar una tribu —Por cierto cuando vuelvas a leer la tela que te di, deberías presentarle más atención a mi nombre— por fin se lo había dicho a alguien, no podía negarle ese derecho a él.

    Miles de gritos tapaban mis palabras y yo me uno nuevamente a ellos, mi familia estaba aquí y aunque no puedo negar que hay muchas cosas que sanar del pasado aquí estaba mi presente. Logro divisar entre los cuerpo un hombre que conozco, con un cuerpo escultural y ojos que ocultan mucho, al parecer aquí también está mi futuro pienso cuando se acerca a mí robándome un beso que le entrego con gusto.

    —Ya no tengo fuerzas para luchar.— le digo al otro hombre por el cual temí: Alexandro. @Yukionnatifa
     
    Última edición: 24 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  14.  
    Amelie

    Amelie Into the sky. To live or to die!

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    2,538
    Puntos en trofeos:
    377
    Pluma de
    Escritora
    Vitrion

    Asintió, aquella propuesta le cayó del cielo mismo; pues Vitrion no tenía planes, había crecido solo y salvaje por tanto tiempo –Parecerme buena idea hermana; siempre y cuando no terminar matándome– se levantó y extendió sus brazos escuchando a Nixiras; y su última frase lo impactó; rápidamente sacó el pedazo de tela, la sangre ya no tenía un color rojizo vivo, ahora era de un café obscuro. Lo leyó con mucho trabajo, tardó mucho por su falta de experiencia; pero al finalizar sonrió. Miró a Nixiras a lo lejos y volvió a guardar el pedazo de tela. "Aprender otra lengua... si no logro dominar esta..."
     
  15.  
    Ana inukk

    Ana inukk Adicto

    Libra
    Miembro desde:
    14 Abril 2012
    Mensajes:
    2,202
    Puntos en trofeos:
    391
    Pluma de
    Escritora
    Me aleje de Alexandro para prestarle más atención a Vitrion y mi hermano, el segundo no parecia entender muy bien la situación. —Somos libres, ya nadie nos perseguira, nadie más morira en mucho tiempo. Quiero que conozcas a muchas personas todavía, campeón— escuche que Alexandro se quejaba por el uso de eso apodo, yo lo habia llamado así primero, lo silecie con un mirada fuerte pero dulce.

    —No te aseguro nada, puedes morir de un fallo al corazón en los aposentos de una de mis hermanas, a pasado muchas veces— bromeo con Vitrion.
     
  16.  
    Amelie

    Amelie Into the sky. To live or to die!

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    2,538
    Puntos en trofeos:
    377
    Pluma de
    Escritora
    Vitrion

    Comenzó a reir; algo que no había hecho en mucho tiempo –Bien entonces; ir contigo a conocer a tu familia...– Dudó en pronunciar su verdadero nombre; era algo que había cuidado por mucho tiempo, no quería ser el responsable de equivocarse al decirlo; o peor aún a no saber pronunciarlo bien –Vamos a casa– Dijo mirando al horizonte.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Ana inukk

    Ana inukk Adicto

    Libra
    Miembro desde:
    14 Abril 2012
    Mensajes:
    2,202
    Puntos en trofeos:
    391
    Pluma de
    Escritora
    --Conocerás a las de mí raza pero mi única familia son ustedes-- mi mirada no es triste sólo con un poco de melancolía. Mi otra familia había muerto hace mucho tiempo hasta que gané está otro a fuego y sangre.
     
  18.  
    Shassel

    Shassel Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    29 Octubre 2012
    Mensajes:
    466
    Puntos en trofeos:
    233
    Pluma de
    Escritora
    Laberius.

    Libertad. Cuantas veces la había saboreada sin saber gozarla en realidad. Tras la muerte de su madre, ya casi nada le quedaba, lo poco se perdía en le horizonte al igual que aquella desecha Roma. Las memorias de las personas que asesinó en batalla eran el único peso que ahora le pesaba un poco. El tiempo quizás sanaría esas heridas. Solo el tiempo.
    Qué hacer desde ahora o a donde ir era lo único que debía importarle. Era libre, finalmente lo era. Las cadenas que lo empequeñecieron desde que asesinó a ese comerciante que se atrevió a... No, ni siquiera perdería tiempo en ese recuerdo. Las cadenas había sido rotas ya, los hombre que ahora alzaban alegres sus brazos al cielo lo había hecho posible, la deuda que tenía con ellos jamás conseguiría saldarse en totalidad. En especial, con aquellos que perecieron el la búsqueda. Aquellos que, a precio de sangre, sacrificaron su propia felicidad por la de otros.
    La vida es un regalo que solo ahora podía apreciar. Con la brisa fresca golpeándole el rostro cubierto aún de sangre, una risa se dibujó en su rostro al sentir una casi olvidada sensación dentro de su pecho. Esa emoción de regocijo puro que, solo un niño con un juguete nuevo, o un hambriento con un trozo fresco de pan pueden sentir, esa sensación de saber que, algo tan simple como un gusano, puede convertirse en algo hermoso y lleno de vida como una mariposa. Había renacido, la muerte y el dolor lo había convertido.
    Madre, puedes verme? Soy libre ahora —susurró débilmente al viento del horizonte—, finalmente, soy libre.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  19.  
    Bruno EVF

    Bruno EVF Rolero Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    2,761
    Puntos en trofeos:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Tertius

    En el estrépito del emocionado griterío, me arrodillé sobre la cubierta de la nave que nos llevaba de una vez y para siempre hacia la libertad. Apoyé delicadamente mi mazo en la madera para poder extender los brazos hacia el cielo, los puños cerrados pero los dedos índice en alto... Y recé largamente por todas las vidas que se habían perdido en el tiempo que me tocó hacer la triste aventura del Coliseo romano.
    El sol empezaba a brindarnos una luz nueva, pero las estrellas de mis camaradas se resistían a abandonar la extensión del cielo, porque también querían ser testigos de la fiesta. Seguí rezando durante largos minutos. Cerré los ojos y un montón de rostros circularon en mi mente: Lucia, Gaea, Priscus, Maximos, Scato, Alethia, Otho, Opelius, los circenses, Felix (aquel al que le destrocé el rostro de un fuerte mazazo), entre otros. También se me apareció la imagen del legionario Druscus... He de admitir que, entre todos los repugnantes seres que alimentaron nuestras desdichas, aquel hombre era el único del que me hubiera gustado despedirme con un amistoso apretón de manos... Pero ya no importaba: la libertad me extendía las suyas, ¡lista para lanzarme a nuevas aventuras alrededor del mundo!
     
    Última edición: 25 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 3
  20.  
    Amelie

    Amelie Into the sky. To live or to die!

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    2,538
    Puntos en trofeos:
    377
    Pluma de
    Escritora
    Todos comenzaron a mirar al horizonte al igual que Vitrion; algunos preguntándose que es lo que harían ahora; otros ya con sus deseos firmes sonriendo a la vida que los esperaba. Por supuesto la mayoría miraba al horizonte, la razón era simple; el panorama se había ampliado ¡Y de qué manera! Un mar abierto es el horizonte más extenso posible. Los oprimidos habían conseguido la victoria; personas fuertes y valientes dispuestas a conseguir su libertad a toda costa y pronóstico; pues como bien se ha dicho, es más valiente aquel que conquista sus deseos que quien conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.


    NO HAY TRIUNFO SIN RENUNCIA; VICTORIA SIN SUFRIMIENTO; LIBERTAD SIN SACRIFICIO
    Todo para poder conquistar lo inconquistable
    Y ahora estaban en camino a un nuevo horizonte...

    [​IMG]

    –FIN–
     
    • Me gusta Me gusta x 4
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso