Let It Go [Multi-Saku]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Lee Sang Gun, 29 Septiembre 2014.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Lee Sang Gun

    Lee Sang Gun Reina de Hielo

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Junio 2010
    Mensajes:
    20
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Let It Go [Multi-Saku]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1588
    ¡Hola a todos! Estuve un tiempo fuera de FanFicslandia e incluso de Cz, ¡pero ya estoy de vuelta! Así que espero que les guste esta nueva historia que traigo aquí al foro. También quiero avisar que continuaré la de The Ring, pero como no he visto mucho movimiento de parte de los lectores, pues me desalenté, pero haré un esfuerzo por continuarla :D

    Bueno, sin más que decir, les dejo el fic n.n
    —————————————————————————————————————————————————————
    Disclaimer:
    Naruto y Naruto Shippuden le pertenecen al genio Masashi Kishimoto. Sólo uso sus personajes para mi historia, sin fines de lucro. La historia es completamente mía. Cualquier robo de ésta, ya sea parcial o en su totalidad, será considerado como plagio.

    Título: Let It Go

    Pareja: Será un MultiSaku por ahora, después ya veré la pareja. Sugerencias mandarme un PM.

    Advertencia: Lenguaje vulgar o grosero. Algunas escenas están apegadas, de cierta manera, tanto al anime como al manga, así que me parece que habrá spoilers, pero éstos serán diferentes, puesto que la historia no será la misma. También tengo esta historia en FanFiction bajo el nombre de Lee Sang Gun.

    Autor: Lee Sang Gun
    —————————————————————————————————————————————————————————

    Capítulo 1: El Encuentro.​

    El amor hacía mejorar a las personas. Las hacía sonreír, las hacía hacer cosas impresionantes. Como pelear con poco Chakra— recordó a cierto chico de cejas grandes y traje verde, un poco ridículo, la verdad—. O como salvar a ésa persona encadenada por la maldad, aún en desventaja, sabiendo los riesgos que en ello conllevaba— como cierto rubio hiperactivo de sonrisa zorruna—.

    Pero, en definitiva, no cambiaba a las personas.

    Suspiró cansada al recordar a cierto azabache de ojos negros que, en un abrir y cerrar de ojos, se volvían de un fiero color carmesí... con sed de venganza.

    Sacudió la cabeza. No quería, ni necesitaba, recordarlo en éstos momentos. La única caricia que él tendría el aprecio de darle sería la de su mano atravesando su corazón, con un Chidori.

    Y por lo que recordaba, existió una vez en la que intentó hacerlo. Pero sólo se quedó en éso: un intento. Recordaba ése momento con absoluto y máximo detalle.

    Se había quedado paralizada al volverlo a ver, porque su sola presencia seguía teniendo efectos en ella. Él aprovechó esos momentos de confusión y había decidido acabar con la vida de su fémina ex-compañera de equipo. Kakashi se encontraba demasiado lejos, y el Chidori se acercaba a una velocidad impresionante por su espalda. Su fin estaba cerca, y de alguna forma, ella esperaba que así sucediera.

    Pero Naruto no.

    Su estómago se encogió y sus labios se cerraron con fuerza, reprimiendo un chillido, al sentir unos cálidos brazos rodearla y alejarla de, lo que hubiera sido, su fatídico final.

    Pudo percibir la rabia en los ojos del rubio y se removió inquieta entre sus brazos. Ésa no era la mirada de Naruto, o al menos, de su Naruto. Su respiración comenzó a agitarse, lo sintió temblar y rechinar sus dientes... ahora colmillos.

    —No... toques... ¡A Sakura-chan!— el Chakra del Kyūbi explotó a su alrededor, cubriendo ambos cuerpos por un aura escarlata, como si estuviese reafirmando la amenaza del portador del zorro.

    El Chakra de Naruto siempre había sido cálido, reconfortante. Pero éste era demasiado, la sofocaba.

    Sin su permiso, hilillos de Chakra comenzaron a adentrarse en su cuerpo. Por sus dedos, por sus piernas, ojos y boca. Era demasiado, la quemaba por dentro. El pecho comenzó a arderle y le sintió palpitar con dificultad; el Chakra del Kyūbi se había hecho con su órgano vital más importante.

    "Pero, ¿qué tenemos aquí?". Una voz, mucho muy distinta de la de su Inner, resonó en su cabeza. Nunca, nunca había escuchado ésa voz, ni siquiera en sus peores pesadillas.

    Su frente recibió una fuerte punzada y chilló de dolor. Tuvo que ocupar de toda su resistencia para no dejarlo salir, no ahora. Cuando fuera el momento, lo haría.

    Miró a Naruto y lo que vio en él la espantó.

    Sus ojos eran de un escarlata, tan escalofriante, que sentía que le helaba la piel, a pesar del color de éstos. Sus pupilas se habían extendido y alargado, ahora parecían las de un gato. Sus dientes se habían afilado y ahora parecían los colmillos de un tigre, el rechinar de éstos provocaban que a Sakura se le pusiera la piel de gallina.

    Sus ojos comenzaron a nublarse. Rojo, rojo por todas partes.

    Desvió la vista hacia sus propias manos, estaban cubiertas por el Chakra de la bestia, formando con éste la apariencia de las garras de la misma. Comprendió la razón del porqué sentía que le quemaba: el Chakra parecía hervir como agua al fuego. Las burbujas en éste crecían y, al llegar a su máximo tamaño, reventaban salpicando a las demás.

    Volvió a chillar de dolor y se retorció entre los brazos de Naruto, quien estaba en las mismas condiciones que ella. El rubio clavó sus filosas uñas en la carne descubierta de sus brazos con la amenaza de no dejarla ir. Esta vez gritó de dolor, no aguantaría por mucho tiempo ése calvario.

    Cerró los ojos con fuerza. Al abrirlos, se encontró con lo que, muy pronto, se convertiría en su infierno personal.

    Ya no se encontraba en el claro donde estuvo a punto de perder la vida, de no ser por Naruto, a manos de Sasuke. Ni siquiera se encontraba entre los brazos del rubio. Sino que estaba parada en el centro de lo que parecía ser un santuario. Aunque también debía admitir que parecía también un enorme calabozo. Debajo de sus pies el suelo era de un fuerte color verde, con grandes inscripciones y sellos escritos en él con tinta dorada. La niebla roja— parecida al Chakra del Kyūbi— flotaba por sobre el suelo y serpenteaba entre las piernas de la joven. Parecía provenir de una gigantesca celda con barrotes de acero, prácticamente impenetrables.

    Se acercó a dicha celda con pasos trémulos y tragó saliva ruidosamente, sintiendo un nudo en su garganta.

    Levantó la vista y se fijó en la puerta entreabierta de la misma celda, cuando entonces una sombra distrajo su atención de ésta. Estaba demasiado cerca de la celda, podía incluso tocar los barrotes con sólo alzar la mano. Y éso fue exactamente lo que hizo.

    Acarició el frío metal frente a ella y la sombra dentro de la celda gruñó, al mismo tiempo que hacía aparición.

    Una enorme pata se postró frente a ella. Tan sólo una garra era mucho más grande que Sakura, no quería imaginarse el resto de su cuerpo. Otra sombra se acercó a la puerta: era la cabeza.

    Sus labios temblaron y sus ojos se anegaron en lágrimas.

    —K-Kyūbi— susurró aterrada al distinguir la cabeza del recién nombrado. Éste soltó una carcajada al ver el terror de la chica, dejándole apreciar sus filosos colmillos.

    Sakura no era capaz de apartar los ojos de los de la bestia. Eran de un carmesí espeluznante, con la pupila estirada y filosa, como la de un felino. Como la de Naruto. Pero ésta era la mirada de un asesino.

    Quiso gritar, pero su voz había desaparecido junto con su valentía. Sólo alcanzó a chillar asustada al darse cuenta de que la puerta estaba abierta y, en cualquier momento, la bestia podría salir.

    —Silencio, mocosa—. Bramó el zorro y sus nueve colas impactaron contra el suelo, ocasionando que éste temblara bajo los pies de la portadora de los bellos ojos jades.

    Se mordió la lengua para no maldecir, sólo lo miro en silencio. Esperando cualquier movimiento que delatase que estaba a punto de atacarla.

    La bestia sonrió complacida, dejando entrever sus colmillos de nuevo. "Al menos es más obediente que el chaval". Pensó mientras una imagen del chico rubio hacía aparición en su mente.

    Sakura mordió su labio inferior para reprimir un gemido y observó detenidamente al zorro.

    De pronto, su cerebro entendió todo. Los sellos dorados en el suelo, el Chakra rojo en forma de niebla cubriendo la habitación, el Zorro de las Nueve Colas en la celda...

    —Estoy en la mente de Naruto— susurró incrédula y miró interrogante a la bestia. Éste sólo se limitó a reír con cierta ironía y a negar rotundamente con la cabeza.

    —No lo entiendes, mocosa— el zorro de acercó tanto a la celda que su hocico salía por entre los barrotes—. Soy yo el que está dentro de tu mente.

    Sakura sintió como si le hubiesen tirado con una cubeta de agua fría.

    —¿Qué?

    Mucho muy fría.

    —————————————————————————————————————————————————————————

    Kakashi y Yamato llegaron al escenario de la pelea. Sai tras de Sasuke, quien había escapado al recibir órdenes de Tobi. Kakashi descubrió su ojo izquiero, aquél en donde portaba el Sharingan, y observó detenidamente la escena frente a ellos.

    —Trae a Sai, es mejor que esté aquí para ayudarnos— al ver el asentimiento de cabeza por parte de Yamato, agregó—: y convoca a la Quinta, tiene que saber de esto.

    Yamato desapareció, dejando a Kakashi gruñendo de impotencia. Esto se encontraba fuera de sus capacidades como ninja.

    Frente a él, se encontraba Naruto rugiendo, tratando de contener al Kyūbi dentro de él, quien amenazaba con salir. Ya contaba con tres colas libres.

    ... En sus brazos, Sakura había liberado ya su segunda cola.

    ——————————————————————————————————————————————————————————

    Y bueno, aquí termina el primer capítulo. Aunque más bien parece un prólogo ^^U

    También quiero saber qué piensan del fic, ¿les gusta? ¿Creen que tenga futuro?

    Cualquier duda, crítica o sugerencia, no duden en dejarme un comentario ^^

    ¡Nos vemos!
     
  2.  
    Kuro Neko

    Kuro Neko Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    26 Agosto 2009
    Mensajes:
    186
    Pluma de
    Escritora
    Ohhh… esto… se pone interesante. Debo agregar que no me cae muy bien Sakura, pero la trama de tú historia me dejó atrapada. Ahora solo quiero saber que pasará, Sakura y Naruto… ya con colas del Kyûbi. Perfecto. Me encanta y emociona. La narración que le diste es estupenda, sin errores, y fácil de entender. Espero la continuación ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso