Lazo de fuego.

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por Cygnus, 11 Julio 2012.

  1.  
    Cygnus

    Cygnus Usuario VIP Comentarista destacado

    Libra
    Miembro desde:
    28 Abril 2011
    Mensajes:
    4,163
    Puntos en trofeos:
    671
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Lazo de fuego.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    837
    Prólogo.



    No era diferente al resto de los días precedentes. Su gesto entre la exacerbante multitud, más que de furia, fue ya de resignación plena. Luego alzaba la vista con una mezcla de temor y timidez: vio las botitas azules y presurosas de Marcela, que corría a ocultarse tras los salones de tercer grado. Acto seguido, el resurgimiento del vacío y la respuesta en el área inmediata a sus pies: su desayuno, curiosamente esparcido en el piso de cemento agrietado. El tocino quedaba separado del jamón, y ambas rebanadas de pan cayendo boca abajo, dejando sus respectivas manchas amarillentas a su alrededor, como dos enormes estrellas de mostaza.

    Alguien podía pisarlo y arruinar su zapato, ya había sucedido antes, hacía tres días, y sencillamente había sido desagradable. Todo un patán el accidentado, al insultar a la pobre chica por haberse ensuciado su calzado. Pobre Paula, y maldita Marcela! ¿Cuándo la dejaría desayunar en paz? ¿Por qué empeñarse a seguirla a cada rincón de la escuela, para hacerle la vida imposible?

    Apretó uno de sus puñitos, pero lo deshizo en un suspiro. La comida ya estaba en el suelo. “Pues cómela de ahí, aún no se pudre”, le había aconsejado una vez Valentina. Jamás siguió su sugerencia. Paula podría ser la burla de la clase, pero de ningún modo era una idiota.


    Exploró, escudriñó con la vista el terreno. La multitud era brava: una cascada de estudiantes atiborraba la entrada de cafetería escolar en busca de sus alimentos. Y la señora de la limpieza simplemente no se veía en las proximidades.
    Antes bien, descubrió los ojos felinos de Juliett, quien como siempre, se había encaramado a la copa de un árbol cercano y filmaba la escena.
    Las náuseas aparecieron en el estómago de la pequeña Paula. Vio a su enemiga y le recordó a la figura de un mono, colgado de las ramas. Ya era usual encontrar circulando en las redes sociales los videos de Juliett, en su mayoría en donde captaba las cotidianas pullas despiadadas hacia Paula de parte de sus compañeros. ¿Qué le iba a impedir? Esta era la sexta vez que la descubría sobre el árbol grabando cómo le tiraban el desayuno que acababa de comprar.

    Paula giró su vista hacia otro lado, la paciencia era una de sus más veraces virtudes. No le captarían un rostro de desconcierto, sino de entereza ante lo que sucedía. ¿Salir de la escena era lo ideal? Salir con la cabeza en alto, de modo que demostraría ante el cruel lente que sus bromas patéticas no la afectaban en lo más mínimo.

    —Un día, se van a aburrir de todo esto, idiotas —murmuró la pequeña con un indestructible nudo en la garganta—. O quizá, sea que se arrepientan…

    Y ya había tomado la decisión de comprar un nuevo desayuno, en silencio, sin rabietas. Que la señora de la limpieza se encargara de recoger lo derribado.
    Juliett cerró su lente y sonrió. Ya podía bajarse.


    La pequeña salió con completa precaución de la cafetería, esta vez con un nuevo desayuno, otro emparedado, aunque éste le parecía menos sustancioso que el anterior. Volteaba a todos lados. Marcela podía volver y sorprenderla. Saskia también quizá estuviera cerca. Y Juliett, trepada a algún otro árbol, preparando su cámara.


    Sin embargo, parecía que nada ocurría: por esa tarde la habían dejado en paz.
    Caminó lentamente por un pasillo angosto de su escuela secundaria, aún con su desayuno intacto en sus manos. ¿Quién lo diría? No sentía ni un ápice de hambre. Se pensaría que tenía un corazón de hierro al enfrentar con tanta singularidad las bromas despiadadas de los compañeros –casi todo el grupo tenía algo contra ella-, pero la verdad es que se sentía prácticamente al borde del abismo.

    El pasillo era infinito, los salones iban deslizándose casi a su paso lento. Ella miraba el desayuno en sus manos, y más abajo, sus pies que se movían sin que nadie se lo pidiera, automatizados.
    Su mente corría en una altura muy cercana a la de las nubes, ella se encontraba ausente, su vista ahora estaba completamente perdida.


    De pronto se detuvo para tomar aire. Sentía que le faltaba oxigenación, lo sentía en su cabeza, comenzaba a marearse. Recargándose en la pared, cerró los ojos y aspiró con rapidez y algo de susto. Un mal presentimiento recorrió su cuerpo. ¿Por qué le sucedían esas cosas a ella?
    Dejó deslizar su cuerpo por el muro y se sentó sobre el suelo. Respiraba con agitación. Sus manos temblaban, y hubo de dejar su desayuno a un lado suyo para evitar tirarlo esta vez por ella misma. Abría los ojos sólo un poco, y registraba ambos lados del pasillo esperando no encontrar un rostro conocido. Pero dicho pasillo estaba completamente desierto, ella era la única alma sobre aquél lúgubre sitio.


    Paula, joven estudiante de secundaria de tan sólo 13 años de edad, estaba a punto de pasar por la experiencia más increíble y terrorífica de su vida…



    ___
    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  2.  
    Kai Stavros

    Kai Stavros Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Puntos en trofeos:
    491
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Bullyign escolar, la cosa más deplorable que puede existir. Presuntos compañeros, bah, son bobadas :< Siento un nudo en la garganta por la joven Paula. Otra víctima más de lo pasa diariamente en todo instituto.
    Bien, no tengo una idea clara de lo que desencadene el estar sola allí, se pueden ocurrir mil ideas, per contigo mi cisne, nunca se sabe. Siempre entiendo al revés tus escritos, o es que soy tan corta de miras cuando los leo, que ya sabes que varios ni los comento. Divago.

    Es raro verte con escritos largos, ¡no valen lo que has escrito ante y no he leído! Aún así, lo digo porque siento que no son tu estilo, que te cuestan más de lo debido. Y este tipo son los más apreciados, si bien siento que le doy vueltas al asunto, espero ver pronto qué sucede con Paula. Aww, su nombre es el segundo mío traducido, y así mismo mi personaje en cierto colectivo~ Me da cierta, melancolía.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3.  
    Kei

    Kei Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    7 Enero 2012
    Mensajes:
    826
    Puntos en trofeos:
    178
    Pluma de
    Escritora
    Muy interesante :). No puedo ni imaginar qué es lo que le espera.
    Aunque bueno, el bullying me cayó fatal e.é. No debería existir uwú.

    Un texto casi perfecto :)
    Un error de dedo, te has comido un signo de exclamación:
    Ya nos veremos en el próximo capítulo :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Mangaka

    Mangaka Guest

    Seré sincero, este tipo de redacción no me gusta (es como si el 85% me lo estuvieses narrando tú de algún modo tipo filosófico); no te confundas, esta muy bien narrada y se siente profesional.

    Este tipo de trama es de mis favoritas (perturbadoras XD), no encontré ningún error, simplemente fue cuestión de gusto.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso