One-shot de Naruto - Las palabras no son indispensables [intercambio navideño]

Tema en 'Fanfics Terminados de Naruto' iniciado por Pire, 5 Enero 2015.

  1.  
    Pire

    Pire Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,692
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Las palabras no son indispensables [intercambio navideño]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2002
    Luego de esforzarme y romperme la cabeza hago entrega del regalo :D @Pinkamena , espero que te guste, hice lo imposible para conversar cada esencia y gesto de los personajes, sin salirme de su personalidad, aún poniendo partes dulces para que gozarás, no pude hacerlo más largo, sin más disfrutalo :3

    los ****** son cambios de escenas.



    Jugaba con la manguera simulando que era una boa con un hambre voraz, dejaba salir su alegría con una risa cantarina, el agua rociaba el rosal de la entrada lo cual era su objetivo, sin embargo su prioridad era que el agua no la tocara.

    Las pisadas en la acera resonaron alertándola, un ruido estrepitoso la hizo brincar y perder el dominio de la serpiente. El agua le dio de lleno en el rostro dejándola ciega por unos segundos, de alguna manera logró tomar el dominio y cerrarla.

    Recorrió con la vista el alrededor encontrándose con unos orbes exóticos, un chico caminaba enfrente de ella; poseía el semblante frio y serio marcado en el rostro. Súbitamente el chico sonrió levemente, una sonrisa llena de burla, ella solamente pudo percibir el rostro caliente.

    El chico se perdió al girar a la esquina. La niña convirtió en puños sus manos y dejó salir un grito de vergüenza e ira.


    ****************


    Rocío agua al rosal directamente a sus raíces, el agua en los pétalos libera un perfume embriagador, tarareaba una canción que escuchó en la radio.

    Se escuchan pasos acercándose y por inercia levantó la mirada encontrando dos orbes exóticos mirándola fijamente. Siempre a la misma hora y de aquella manera, tal vez esperando divertirse por alguna escena vergonzosa.

    Era aquel chico pedante y orgulloso, había crecido, su cabello; la firmeza y madurez eran presentes en su rostro y ese par de ojos eran hipnotizantes. Lo negaba más para sí misma, para creerlo pero era apuesto.

    Había pasado ya algunos años, aquel extraño niño pasaba por esa calle a la misma hora aproximadamente, sin retraso miraba a la casa de la castaña para encontrar las escenas más divertidas.

    Tenten gritando por no poder bajar del tejado; intentando hacerse la fuerte ante una herida; cayéndose en el barro; siendo regañada por destruir algo delicado. En esos momentos, al mirar alrededor, se encontraba con aquel niño con sus labios curvándose en una sonrisa burlona, sus ojos brillantes de diversión.


    Cansada de este tipo de juego cerró la manguera y lo miró detenidamente. Se acercó a la entrada, el simplemente siguió de largo, indignada por ignorarla frunció el ceño.

    ―Ey, ¿decepcionado por no irte con una sonrisa?

    Su ritmo no cambio, siguió alejándose sin dar señas de haberla escuchado. Sin pensar en lo que hacía salió de su casa y se acercó al chico. Se posicionó enfrente de él evitando su camino y descubriendo que era más alto que ella. El la contempló de modo inexpresivo.

    ―Estoy hablándote ¿acaso estas sordo?

    Recorrió su rostro de manera rápida, tenerlo de cerca era distinto. Dio un paso hacia atrás, pensando que el aire estaba acabándose. Él le dedicaba una mirada penetrante.

    ― ¿Por qué siempre pasas a la misma hora enfrente de mi casa?

    El chico bajo la mirada para comprobar la hora en su reloj, Tenten molesta interpuso la mano en su campo de visión.

    ―No volverás a reírte a costa mía, ¿me escuchaste o debo decírtelo con manzanas?

    El la miró e hizo con sus manos seis señas, suficientes para indicar lo que más quería. Tenten lo miró detenidamente, parpadeó y miro su boca.


    ―No estoy entendiéndote, vamos háblame, no seas tan arrogante ¿acaso no puedes usar la lengua?―se sonrojo levemente al dejar ir su mente un segundo, lo miró esperando.


    El chico movió las manos formando las mismas señas extrañas, la castaña le prestó la mayor atención posible. El poseedor de los ojos extraños le dedicó una mirada dura al terminar. Tenten abrió la boca y se llevó los dedos a los labios de manera pensativa mientras su vista se detenía en los delgados labios del chico.

    ―Uhm―dejó salir cansado de la situación de entendimiento.


    Las piezas se armaron en su cabeza y la dejaron estupefacta. El ceño de su rostro se suavizó y lo observo curiosa.

    ¿Podía escucharla pero no hablarle de ninguna forma?


    **************



    Logró salir de ahí de alguna manera; aquel encuentro después de que los años habían corrido fue inesperado y absurdo. Realmente era una algo sin importancia, la chica no pudo articular palabra alguna.

    Observó el reloj de la blanca pared de la sala, saliendo de la casa y dirigiéndose al mismo lugar a la misma hora. Caminó por esa curiosa calle detectando que algo había cambiado. Una vez que llegó a la esquina, dobló a mano derecha y salió de la calle lo supo.

    Ella no estaba.

    Al día siguiente el chico cruzó enfrente de la misma casa sin inmutarse ni mirar para localizarla, era indiferente para él.

    Los días corrieron y la chica con los ojos como avellanas no estaba, no se encontraba en el mismo lugar ni a la misma hora, ni lo buscaba con la mirada.

    Al quinto día él miraba indiferentemente al frente, observando aquel camino que ya estaba plasmado en su cabeza. Se encontraba atravesando la calle y sin poder contenerse, quizá por simple inercia sus ojos recorriendo la casa de forma discreta, intentando encontrarla. Su expresión se endureció al notar que hacía y aceleró el paso para salir de aquel lugar.


    Luego del incidente, al día siguiente, caminaba a paso ligero por la acera cuando fue detenido por una persona que brincó enfrente de él. Descubrió unos orbes chocolate mirándolo con un singular brillo. No imaginaba que significaría.


    ―Bueno, bien, me llamo Tenten― movió las manos, prosiguiendo, haciendo señas dirigidas al chico.


    Su rostro se suavizó por un segundo y la contempló con la curiosidad a flor de piel. Miró detenidamente sus manos y la pregunta se formuló sola.


    “¿Tú cómo te llamas?


    Algo dentro de él despertó e hizo señas de manera tranquila, para que ella pudiera leerlas.


    “Hyuga Neji”


    ―Neji, suena tan curioso― se mordió el labio, conteniendo palabras que tal vez no quisiera que sean escuchadas.


    Una risa escapó de sus labios carnosos y lo miró entusiasmada. El la contempló sin imputarse, aunque emociones, incredibilidad, recorrían su interior.


    Tenten lo miró divertida y el simplemente la observó, aquella chica era tan extraña.


    ***************



    ― ¡Espera Neji!―gritó para poder hacerlo virar, ya que había pasado enfrente suyo sin detenerse.

    Él la miro y esperó a que ella se detuviera a su lado, a la misma hora como todos los días.

    ― ¿Dónde vas todos los días a la misma hora?―le preguntó ansiosa, desde hace años quería saber y solamente ahora podía decirle.

    Neji se quedó parado sin indicarle nada, ella frunció el ceño y lo miró de pies a cabeza para darse una pista. Llevaba el cabello en una coleta baja y ropa simple-camisa blanca y pantalones ni ajustados ni estirados- la vergüenza cubrió su rostro, no podía evitar pensarlo, era apuesto.

    ―Mira, esto me cuesta, no puedes responderme y no quiero que tengas la idea que solamente hablo y hablo. Por eso decidí poder entenderte, aun no soy muy buena en ello, pero puedo entenderte, quiero poder entenderte.

    El asintió con la cabeza y ella sonrió. Tenten empezó a hablar, contándole pequeños detalles de ella, con quien vivía, su edad-18 años- algunos pocos de sus gustos, que odiaba la cajeta y que no comía mucho chocolate.

    Aunque no pareciera, Neji la escuchó y escuchó, sorprendiéndose de cuanto hablaba. La observó, sin decir ni intervenir en ningún momento. Su cabello estaba atado en una coleta alta dejando ver la piel delicada y suave de su cuello.

    Tomó un respiro profundo y lo miró con ojos avellana.― ¿Quieres un helado? Muero por uno.

    Neji levantó una ceja curioso, vaya cambio de tema.


    *****************



    Se detuvo al ver como venía corriendo desde la casa. Una curva atractiva adornaba su rostro, iluminándolo, sus labios danzaban al hablar, con tanto que le gustaba pronunciar palabras. Sin esperarlo ella se detuvo y apretó sus labios mirándolo. Sonrió y movió las manos en señas.


    “Hoy quiero hacerlo así. ¿Cómo estás?”


    “Como siempre”


    Ella frunció el ceño y lo miró.

    ―No puedo decir tanto, no así, siento que debo hablar, además no soy muy buena. No sé decir algunas cosas y soy muy lenta. ¿Cómo digo sonrisa?


    Neji movió las manos sin dudarlo. Ella lo observó detenidamente y comenzó a hacer señas lentamente, haciéndolo bien y con forma. Al final resultó.

    “Sardina”

    El negó con la cabeza y una arruga se formó en la frente de la castaña.

    Lo intentó de nuevo, pensándolo detenidamente. Formó las letras y sonrió cuando pudo.

    Lo miró, el asintió y ella soltó una risa. Comenzó a jugar con sus manos, intentando decirle algo. El miró detenidamente sus pequeñas y gentiles manos.


    “Nechi iwga”

    Neji negó con la cabeza, le resultaba divertido. Tenten volvió a intentarlo, no había estudiado las letras de manera detenida, ella se iba por palabras. Iba por mal camino. Sostuvo sus manos y formó las letras de manera calmada para que ella pueda entenderlo. Un ligero calor lo invadió, algo casi inexistente.

    Al terminar la A, se quedó sosteniendo su mano un momento más y la soltó. Ella lo miró, un ligero color pintaba sus pómulos. Movió sus manos.

    “Neji Hyuga”

    El asintió y al mirar aquellos orbes como avellana descubrió que brillaban más de lo que él había notado.


    ***************



    Caminaba a paso lento, la esfera de fuego no estaba oculta e iluminaba las calles. La casa colorida se observaba a lo lejos, le encantaba ver el rosal en la entrada, eso le había atraído desde el inicio. Se acercó hasta detenerse enfrente. Recorrió con la vista y frunció el ceño, Tenten no se veía por ningún sitio. Contempló la gran rosa que florecía cerca de él, tocó los suaves pétalos como la seda, el dulce aroma lo llenaba. Un pequeño movimiento llamó su atención, desvió la mirada unos centímetros encontrando dos grandes y brillantes orbes oscuros. Bajo ellos había una rosa grande, resaltando su color.

    Tenten salió de su escondite con una dulce risa.


    ―Te he asustado, pensé que me habías visto esconderme, soy más rápida de lo que pensé. ¿Jamás has hablado?


    Neji negó con la cabeza; ella comenzó a preguntarle cosas y ser el centro de atención no le gustaba. Él no contestaba cuando no encontraba la razón, pero de alguna manera confiaba en aquella chica extraña.


    ―Entonces vives aquí cerca. ¿Es bonita tu casa?


    El simplemente se encogió de hombros, no podía decirlo con precisión.


    ― ¿Tocas algún instrumento?


    “El piano y el violín”


    ― ¿De verdad? ¡Eso es grandioso! Siempre les he pedido a mis padres ir a una academia pero pensaban que jugaba y lograban dejar ir el tema. Me gustaría escucharte, debes ser bueno.


    Tenten abrió la pequeña reja que tenía en la entrada, arrancó una rosa y la sostuvo en sus manos, jugándola de manera distraída. Y le habló de su escuela, algo que no había mencionado, algo nuevo para él. No era popular, no era muy amigable como el esperaba, los chicos de su escuela no le agradaban en gran medida. La escuchó como acostumbraba, miraba bailar sus labios, narrando un poco de su vida, realizando gestos y soltando risas.

    Se llevó la rosa a la nariz, inhalando esa dulce fragancia, contrastando su piel como la seda.

    La miro a los ojos, ella sostuvo su mirada. Dio el paso que los separaba y sin dudarlo atrapó sus carnosos labios entre los suyos. Un estremecimiento los recorrió, ella dejó caer la rosa al suelo. Un olor a vainilla lo invadió. Él se alejó sintiendo sus labios picar y un calor abrasador en la boca del estómago. Fijó sus ojos en la castaña.

    Un color carmesí adornaba su rostro y esos orbes brillaban, le costaban mirarlo. Una sonrisa escapó de sus labios al mirarla tan pasmada y silenciosa.


    A fin de cuentas el mudo no era él.




    Pire*​
     
    Última edición: 5 Enero 2015
    • Me gusta Me gusta x 4
    • Creativo Creativo x 1
  2.  
    Pinkamena

    Pinkamena Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    10 Enero 2013
    Mensajes:
    867
    Pluma de
    Escritora
    <3 Aww Pire ¡Te amo! *grita feliz* c: No pensé que tu eras mi regalo secreto ^^ Un millón de gracias c: Eres la mejor :*

    Me gusto mucho el ff. He leído miles ff de Nejiten, pero esta es la primera vez que Neji no habla. Pienso que fue una idea original y me gusto mucho como manejaste la trama e hiciste un gran trabajo manejando al cubito de hielo. El hecho de que Neji toque instrumentos lo hace mas perfecto ( soy una locaobsesivafan de Neji) El final me tomo por sorpresa. El hecho que se besaran fue tierno y dulce.

    Me imagino a Tenten haciendo señas hace que me cause diversión, ya veo porque Neji le fascina la ojos de chocolate. Yo también pensaría que Tenten debe ser una chica muy popular, pero veo que sus compañeros no saben apreciar ni observar el carisma que Neji ve en ella.

    Me despido, pero antes te pido que si escribes otro ff del Nejiten me invites a leerlo (sabes que adoro esa pareja) c:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Adicto Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Extrañaba tanto leerte y es bueno que sea algo como este fic que está grandioso.
    A mi me parece muy logico como lo haz puesto pues el amor tantas ocasiones no puede con palabras por que está las deja cortas y a veces hay tanto que surge en pequeñas acciones si en ellas hay intensidad, honestidad si van empapadas de ese sentimiento. Es curioso que le hayas querido poner tantos elementos tuyos me encanta esa minusiosidad, las rosas, con lo que te encantan a ti las flores, como no vas a incluirlas en un fic que por una maravillosa casualidad te toca de tu pareja preferida de Naruto y esa espontaneidad, que te gusta hacer en estos casos con que te nace y que te ocurra.
    Tiene ese toque que siempre ha estado en tus palabras para hacer lo contidiano algo maravilloso. Será un honor ilustrarla.

    Se despide de ti tu amigable vecino y colega Fenix Parker.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - palabras indispensables [intercambio
  1. Insane
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    372
  2. Samantha
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    432
  3. Delilah
    Respuestas:
    29
    Vistas:
    1,297
  4. Maruttabane
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    566
  5. Hyuuga
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    3,232

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso