Las aventuras de bianca, una chica singular

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por Philou, 5 Abril 2015.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Philou

    Philou Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    30 Octubre 2010
    Mensajes:
    117
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Las aventuras de bianca, una chica singular
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    654
    Hola a los fans de pokemon, hoy vengo con una historia diferente, un fic que narra las aventuras de un personaje que pasó algo desapercibido pero que a mi entender pudo dar mucho mas, se trata de Bel, o Bianca.

    Honestamente no se que va a salir de todo esto, la idea es hacer algo divertido sin faltar al respeto de los fans, ya tengo escritos dos/tres capitulos pero acepto sugerencias, por ahora vamos con el prologo… A leer!!!



    PROLOGO


    Al este de la región de Teselia, perdida en el desierto y cobijada por la Montaña Reversia, se encuentra una población que tiempo atrás contaba solo con algunas casas bajas pero por obra y gracia de algunos locos empresarios del turismo, ahora era conocida como un lugar ideal para la practica de deportes extremos, el nombre de la localidad es Pueblo Chamota.


    Dentro de la urbe, pero alejado del murmullo del turista hay un destartalado bar, cuyo interior refleja en parte su antigüedad, paredes sin revoque, mesas astilladas, sillas con el cuero rasgado, podría decirse que es un lugar de mal aspecto, sin embargo, a los montañeros parece encantarles, seguramente por ser uno de los pocos sitios sobrevivientes de los viejos tiempos de calma que reinaban en otras décadas.


    Pese al humo del tabaco negro, a los gritos de gigantes de la montaña, pese a parecer tan ajena a ese sitio, hay una persona que está sentada sola en un rincón del bar, se trata de una mujer, de unos veinticinco, tal vez treinta años de edad, su piel es blanca como la leche, su cabello color rubio, sus ojos son dos orbes de color verde, hermosos, y lleva por accesorio un sombrero de color verde, su tamaño es enorme.


    Ciertamente hay algo que resalta en esa mujer, tiene la mirada perdida, no parece estar triste, tampoco preocupada, quizás solo piensa en nada, el barman la observa intrigado, ni siquiera tocó la cerveza que había pedido ya hacía un buen rato.


    El ambiente cambió repentinamente, un hombre de aspecto desagradable, con cicatrices en el rostro entró en el recinto, junto a él caminaba un ser de pelaje blanco, sus largas y afiladas garras lo hacían verse muy fuerte
    —Barman, abra la caja registradora, saque el dinero, y los demás entreguen sus poke balls, o mi zangoose les cortará la cabeza.


    Aterrados, todos en el lugar hicieron caso al bandido, quien no paraba de dar ordenes, bueno, casi todos, la muchacha rubia seguía inmersa en sus pensamientos, parecía no conocer el peligro que le asechaba
    —Oiga usted, ¿acaso es sorda o estupida? —preguntó, ya muy alterado, el delincuente.


    De espaldas al paisaje, y sin emitir voz alguna, la extraña sacó de entre sus ropas una poke ball, la cual impactó en el rostro de pokemon bípedo, liberando tras un destello a una criatura curiosa, de piernas cortas y brazos muy largos, el pokemon conocido como Mienshao clavó sus ojos en el Zangoose, quien vacilaba al igual que su dueño
    —Puñodinamico.


    Con una velocidad de vértigo, el pokemon luchador sacó al normal por una ventana, y así como entraron, los ladrones huyeron. Luego de recibir halagos y felicitaciones, la dueña del Mienshao se bebió su cerveza de un trago y pidió otra, la cual fue entregada con celeridad
    —Muchas gracias por ayudarnos —expresó agradecido el barman
    —Por nada, generalmente no soy violenta, pero odio que me digan estupida… Por cierto, mi nombre es Bianca —respondió la chica
    —Señorita Bianca, por lo que pude ver, seguramente usted ha vivido miles de aventuras, a los hombres entrados en años como yo nos encanta oír grandes historias, ¿podría contarme algunas? —pidió el dueño del bar, con entusiasmo
    —De acuerdo, pero a cambio voy a pedirle algo de comida para mis pokemon y mucha cerveza para mi, mañana me voy a meter en el interior del volcán, para buscar al pokemon llamado Heatran
    —Muy bien señorita… Es un trato…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
    • Creativo Creativo x 1
  2.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Wow pero que intro, de lo que he leido en mis ratos de ocio este es el relato que más promete una historia única e intrigante. Toca averiguar como Bianca paso de ser uns ñinata torpe a una ebria de mal caracter (?), el como mando a volar a los ladrones fue awesome. Debo decirbque tienes un estilo muy marcado para narrar y me agrada mucho.

    Ahora, conti, conti (?)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Cranex

    Cranex Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    8 Abril 2014
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritor
    Bueno @Philou , hacía ya tiempo que no leía nada tuyo y me alegro de que hayas podido escribir algo.
    Adentrándonos en la historia, Bell/Bianca nunca ha sido un personaje destacable para mí, siempre pasó de inadvertida como bien has dicho ya sea por su torpeza o el poco protagonismo que se le dio y por ello creo que me resultaran más interesantes sus historias y experiencias. En lo respectivo a fallos no he visto ninguno, una narración y usos de diálogos impecable, como siempre.
    Esperare el primer capítulo. Hasta otra.
     
  4.  
    Philou

    Philou Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    30 Octubre 2010
    Mensajes:
    117
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Las aventuras de bianca, una chica singular
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    626
    Buenas!! Hoy les traigo el primer capitulo de este fic, debo admitir que es algo corto, pero bueno, quiero ir de a poco. Antes de empezar quiero agradecerles a todos los que se tomaron un tiempo para leerme, tambien a los que comentaron el prologo, motiva bastante a los escritores esa clase de cosas, en fin, aca va el capitulo... A leer!!!


    Capitulo 1: El desafío


    Bianca tiene doce años y vive en Pueblo Arcilla, lo que mas ama en el mundo son los pokemon, también preparar postres y pokelitos, aunque esto ultimo no se le da muy bien.


    Ella es una persona especial, es algo torpe y distraída, pero a diferencia de muchas personas, posee una voluntad inquebrantable y por eso siempre sale adelante en sus empresas; lleva algunos meses como aprendiz de la Profesora Encina, la autoridad local en materia de pokemon, su sueño es convertirse en una investigadora renombrada.


    Bianca tiene calor, su corazón late muy a prisa, sus mejillas están completamente rojas, ahora marcha a gran velocidad, es que se distrajo en el campo mientras observaba a algunos Patrat que estaban jugando alegremente, no recordaba que tenia que llevar los resultados de su trabajo de campo al laboratorio, y si hay algo que no quiere, eso es hacer esperar a la profesora, incluso se atreve a meterse en la hierba alta con tal de llegar lo antes posible, causa mucha gracia ver a los pokemon salvajes huyendo del camino de Bianca para no ser aplastados por sus pasos.


    Ya estaba llegando, en su campo visual la niña podía ver el laboratorio y las grandes extensiones de campo que lo rodean, donde infinidad de pokemon capturados por distintos entrenadores comparten el espacio. Tocó la puerta con fuerza, Encina, a pesar del susto la recibió con calidez
    —Pero si es la pequeña Bianca —saludó la docente
    —Perdóneme profesora, otra vez me distraje en el campo —explicó con vergüenza la niña.


    Este era un día muy especial para Bianca, mientras disfrutaban de un refrigerio, Encina la miraba fijamente, la niña no entendía el porque, al parecer se le había olvidado por completo que iba a recibir a su primer pokemon, la pokedex y todo lo necesario para salir sola a recorrer los caminos, si incluso había comprado un bonito sombrero verde, una mochila, hasta un cinturón especial para poke balls.


    Caminaron por el laboratorio hasta llegar a una sala especial, la cual contenía algunos tubos de ensayo y una larga mesa donde reposaba un aparato rectangular de color rosa
    — ¿Eso que está sobre la mesa es la pokedex? —preguntó Bianca
    —Efectivamente
    — ¿Y los pokemon?
    Hubo un incomodo silencio, Bianca supo entonces que no recibiría a su compañero en ese momento.


    Encina confiaba ciegamente en su alumna y esperaba mucho de ella, por eso, consideraba que darle un pokemon inicial y ya entrenado era hacerle las cosas muy faciles. Despues de darle la noticia, la profesora pokemon pidió a la niña que la acompañe hasta un ámplio ventanal desde el cual se podía contemplar el terreno propiedad del laboratorio
    —Mira Bianca, ese es el pokemon del que te estaba hablando.


    Bianca no creía lo que estaba viendo, de pronto su ánimo se fue al suelo, un pequeño pokemon, peludo y desalineado, atacaba con una furia exajerada para una criatura de su tamaño a un enorme hueso repleto de carne. Muchas cosas pasaban por la mente de Bianca, ella pensaba que su maestra la estaba castigando con aquel desafio, sentía que era injusto, tambien trataba de imaginar donde podría haber encontrado un hueso como ese aquella criatura
    —Supongo que aceptas el reto —indagó Encina
    —No profesora, por favor, todo menos eso —suplicaba casi de rodillas la niña
    —Yo sé que puedes —respondió la profesora, con una sonrisa pícara.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Si, realmente ha sido cortito pero has sabido en dónde cortarle para dejar con ganas de más. Tiene sentido realmente, si la profesora quiere que alguien como Bianca mejore no le puedes servir en bandeja de plata porque posiblemene nunca aprenda a capturar un pokemon correcto, a veces las mejores decisiones te obligan a hacer las cosas por las malas. Me dio bastante gracia de que eran los pokemon los que huian de la hierba alta al verla caminando xD
     
  6.  
    Philou

    Philou Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    30 Octubre 2010
    Mensajes:
    117
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Las aventuras de bianca, una chica singular
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1187
    Hola a todos, creo que hoy es un buen dia para subir un nuevo capitulo de Las aventuras de Bianca, espero les guste... A leer


    Capitulo 2: Pulgas


    Un rayo de sol, sol de mañana, logró entrar por la única ventana del cuarto y llegó con gentileza al rostro de Bianca quien dormía placidamente.


    Mas obligada que convencida, la niña puso los pies en el suelo, se vistió, arregló su cabello y bajó a la planta inferior de la casa donde una mujer casi idéntica a ella, solo que con una figura mas estilizada y atractiva, la esperaba sentada a la mesa
    —Buenos días hija, ven a desayunar
    —Hola mamá, creo que hoy lo voy a necesitar mas que nunca.


    Ya llena de energía y pletorica, Bianca tomó su mochila y puso rumbo al laboratorio pokemon, donde su destino la esperaba. Después de un rato de paseo, luego de cruzarse con amigos y vecinos, la niña de cabellos dorados por fin había llegado al edificio de ciencias, una vez dentro, Bianca se acercó a su mentora y la saludó con un beso en la mejilla y mas tarde, caminó directo al amplio ventanal y clavó sus ojos en el pokemon que no la había dejado dormir tranquila la noche anterior, la criatura en cuestión era un Lillipup, un ser del tipo normal, de pelaje marrón claro y con una fuerza que supera por mucho su tamaño.


    Bianca sabía a lo que se enfrentaba, Pulgas, como fue nombrado por la profesora Encina, tenia un carácter bastante difícil, sus razones no eran conocidas para ella, aun así, lo trataba con sumo cuidado, cuenta la historia que una mañana de invierno, Pulgas apareció frente a las puertas del laboratorio, tiritando por el frío y con muchas heridas en el cuerpo, al verlo en ese estado, Bianca, quien hacía poco tiempo había comenzado a estudiar con la profesora intentó ayudarlo, pero asustado, el pokemon le mordió la mano, solo Encina pudo tranquilizarlo, con el paso de los días, el pokemon recuperó su vitalidad, mas no la calma pero al parecer, le había tomado cariño al laboratorio y por eso ya no se fue.


    Bianca tenia serias dudas sobre criar a ese pokemon, además de que no le gustaba su apariencia, el miedo de que la volviese a atacar estaba siempre presente, por otro lado, no podía alejarse así como así, no era su idea defraudar la confianza de su profesora, ciertamente, no sabía que hacer
    — ¿Piensas quedarte ahí parada mucho mas tiempo?
    Las palabras de la profesora sacaron a la niña de su transe y le dieron el empujón que le hacía falta para adentrarse en el campo y buscar al pequeño Pulgas
    —Voy a casa de tu madre, cuando entres a la reserva, no olvides cerrar la... puerta.
    En el momento en que Bianca se disponía a ingresar al campo, fue sorprendida por el Lillipup quien salió de entre las plantas y la embistió con fuerza lanzándola al suelo, luego, y con la agilidad que lo caracterizaba, el pequeño pokemon trepó a una mesa de mármol y desde allí, atravesó una ventana que daba a la calle
    —Mierda —exclamaron Bianca y Encina casi al mismo tiempo.


    Bianca estaba en serios problemas, si quería tener un pokemon, ahora tendría que recorrer todo el pueblo para encontrarlo, por eso, y aguantando el dolor que atacaba a su espalda, la niña se puso de pie, y con más ímpetu que ideas, comenzó la búsqueda.


    Muy alegre, Pulgas paseaba por el terruño conocido como Pueblo Arcilla, su andar seguro lo hacía acreedor de las miradas de otros pokemon a quienes saludaba cortésmente, algunos entrenadores que lo veían tan solito, trataban de atraparlo con pokemon como Patrat, Purloin, e incluso otros Lillipup pero todos volaban por los aires a causa de fuertes embestidas o huían aterrados por los mordiscos de Pulgas.


    Bastante alejada del pokemon, Bianca corría velozmente, en su travesía, la chica se cruzó con varios vecinos quienes desconocían al parecer el paradero de la criatura, no fue si no después de hablar con un entrenador novato, quien reclamó a la niña por las pociones que había tenido que usar en su pokemon, que Bianca creyó saber en donde estaba Lillipup.


    Una vez en el centro de la ciudad, Bianca por fin dio con Pulgas, el pokemon estaba sentado en la vereda y frente a una carnicería, interesada por saber que tramaba el pokemon, Bianca lo dejó actuar y descubrió algo bastante interesante, cada vez que una persona intentaba ingresar al negocio, el Lillipup la alejaba rugiendo, obligado ante la circunstancia, y con tal de alejarlo de su entrada, el dueño del local regalaba comida al pokemon
    —Así que aquí conseguía los huesos —pensó la niña.


    Repentinamente Pulgas dejó su actitud calmada y se puso alerta, el carnicero, cansado seguramente de perder clientes, salió furioso y blandiendo un trozo de manguera de goma, sus intenciones eran bastante claras, al ver aquello, Bianca salió de entre las plantas y se puso entre carnicero y pokemon
    —Ni se le ocurra pegarle —expresó la niña, con un tono que intimidó el vendedor
    — ¿Eh? ¿Tu eres la dueña de ese demonio? entonces tu vas a pagar la carne que he tenido que darle —reclamó el carnicero, quien exhalaba furia por todos sus poros
    —Pulgas, regresa al laboratorio... ahora —mandó Bianca, con una energía diferente a la que normalmente usaba para dar las ordenes, y esta vez, el pokemon si que obedeció.


    De nuevo en el laboratorio, y después de haberse asegurado de cerrar puertas y ventanas, Bianca se puso su gorro de cocinera, buscó algunos utencillos, varios ingredientes y se dedicó a preparar un postre, mas precisamente, pokelitos. Invadido por la curiosidad, Pulgas se quedó sentado a unos metros del horno y mirando lo que hacía Bianca
    —Paciencia, en unos minutos estarán listos —comentó ella, quien ahora lucía mas contenta.


    Los minutos pasaron y los pokelitos estaban listos para comer, con delicadeza, Bianca colocó uno sobre un plato y lo ofreció al Lillipup
    — ¿que? ¿Te gusta? —preguntó la niña, interesada por saber si su trabajo había salido bien.
    La cara de Pulgas lo dijo todo, incluso giró su cabeza en señal de rechazo, una lágrima rodó por la mejilla de Bianca al ver la reacción del pokemon, la pobre estaba deshecha
    — ¿entrenarte? si ni siquiera puedo hacer bien un estupido postre... no sé en que estaba pensando.


    Percibiendo la tristeza de la niña, y tragándose su orgullo, Pulgas se comió el pokelito y hasta se atrevió a pedir otro. Bianca no podía creerlo, aquel pokemon que le había causado tantos dolores de cabeza, ahora le estaba brindando una muestra de afecto genuina, emocionada ante el suceso, la niña tomó entre sus brazos al pequeño ser, aunque estaba sucio y no olía bien, y lo llenó de besos
    —Gracias Pulgas... te quiero.
    En ese instante, el pokemon dejó los brazos de Bianca y corrió hasta llegar a un estante de donde tomó con la boca una poke ball y la puso en las manos de la niña dando inicio a una hermosa relacion y una gran aventura tal vez


    Continuará.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 1
  7.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Asfagsgasfags qué bonita historia *-* si un dia rejuego BW y capturo un Lillipup le pondré Pulgas.
    Me gustan las relaciones conflictivas entrenador-pokémon y aqui más que un contraste de personalidades podemos ver una analogía en donde ambos son muy energéticos a su modo sólo que no han sabido como canalizarlo, pero con una buena relación seguro eso cambia. Hasta pienso que esta capítulo como one shot funcionaría bien.

    BTW, si tuvo Bianca que pagarle al carnicero? xD
     
    Última edición: 14 Abril 2015
  8.  
    Cranex

    Cranex Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    8 Abril 2014
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritor
    Concuerdo con @Plushy , son muy diferentes pero a la vez muy iguales.
    @Philou , lo has vuelto a hacer, has cogido un personaje que no me interesaba en absoluto y has echo que me den ganas de seguir leyendo historias suyas. Vi algún que otro error ortográfico, por ello te digo que lo leas y corrijas pero son errores que le suceden a cualquiera.
    Hasta otra ;)
     
  9.  
    Philou

    Philou Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    30 Octubre 2010
    Mensajes:
    117
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Las aventuras de bianca, una chica singular
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1106
    La noche, casa de la oscuridad, transcurría en calma en el sencillo Pueblo Arcilla, y aunque casi todos los habitantes del idílico lugar descansaban de la ardua jornada, en una casa del centro, todo era diversión y fiesta, pues dos seres, una niña y un pokemon, no se limitaban en lo mas mínimo al momento de expresar su alegría, ella, por haber hecho un buen trabajo y por tener a su lado a un nuevo compañero, un amigo, y él, por sentirse amado por primera vez y por saber que ahora si formaba parte de algo importante, una familia.


    Capitulo 3: Mi sueño es


    Atrás había quedado ya la fiesta de bienvenida para Pulgas, el cuarto de Bianca lucía como un autentico basurero, paquetes vacíos de frituras adornaban el suelo, cobijas colgaban en el respaldo de una silla, incluso algunos almohadones acompañaban a los paquetes de frituras, solo una cosa se había salvado del desorden, un objeto que Bianca adoraba, pegado a una de las paredes del cuarto, un póster gigante dejaba ver a una hermosa mujer posando divertida junto a un pokemon del tipo eléctrico, y sobre ellos letras que parecían brillar rezaban el nombre “CAMILA”.


    A tan altas horas de la mañana, Bianca seguía durmiendo, su bello rostro, tan sereno en ese momento, expresaba mucha dulzura y ganas de vivir, seguramente estaría soñando algo muy bonito, sin embargo la paz no le duraría mucho mas a la niña, una exclamación, mas bien una orden venía desde la cocina
    —Bianca, levántate de una buena vez...


    Como siempre, mas obligada que motivada, Bianca se vistió, luego, también como siempre, la niña luchó un buen rato con su cabello, que tenia la costumbre de enredarse. Una vez lista, la ahora entrenadora pokemon descendió por las escaleras que conectaban los dormitorios con la planta baja de su casa y al terminar de hacerlo se encontró sentado a la mesa a alguien que ella adoraba
    — ¡Hola papi, por fin regresaste!


    El padre de Bianca era un militar de carrera y viajaba constantemente, por eso, casi nunca estaba en casa, y cada vez que regresaba, era todo un acontecimiento, ciertamente era alguien especial, su sola presencia imponía respeto alrededor, pero no era su altura, ni su físico bien trabajado lo que generaba esto, era algo mas, algo que motivaba el brillo en los ojos de Bianca al contemplarlo.


    Después del hermoso reencuentro y tras haber disfrutado de un suculento desayuno, Bianca no tardó en dar el parte de novedades a su padre
    —Mira papá, la profesora Encina me dio esto —exclamó feliz y mostró la pokedex
    —Esa mujer nunca cambiará —sentenció el hombre, quien por un momento se dejó envolver por los recuerdos.


    Mientras tanto, aun en el cuarto de Bianca, Pulgas se despertó preocupado al no ver a su compañera cerca y bajó con velocidad las escaleras
    —Y ese es mi pokemon, también me lo dio la profesora, con él me iré de viaje.
    Al oír aquello, el padre de Bianca no se sintió muy bien
    —Ya sabes lo que pienso respecto de que tengas pokemon y que andes sola por el mundo.


    En ese momento, el hombre recordó una parte triste de su vida, una historia que podría ser el inicio de un fanfic, tenia ocho años de edad, estaba sentado sobre una roca y contemplaba el punto en el que el mar y el horizonte se unen, a su lado yacía un pokemon marrón con rasgos de mapache
    —Zighi, mañana nos vamos de Isla nueva, papá dice que en una región llamada Teselia podremos progresar y...
    En ese instante algo en el cielo aterró al niño, bestias aladas de color anaranjado, similares a dragones, llegaron al pueblo y a las ordenes de hombres que vestían extraños uniformes negros, escupieron fuego sobre todo el poblado, incapaz de hacer algo, el chico contemplaba con un indescriptible dolor como el ataque ambar se llevaba a su familia, sus amigos, sus sueños y veía, en su lucha por sobrevivir, como su vida y sus creencias sobre el mundo se deformaban para siempre.


    Bianca comenzó a chasquear los dedos frente al rostro de su padre, el hombre parecía ido
    —Lo siento hija, solo recordaba...
    —Lo sé, y no quiero que sigas pensando en esa historia triste... ¿que te parece si te muestro lo fuerte que es mi pokemon?


    Ya en el patio de la casa, Bianca y Pulgas esperaban impacientes, el padre de la niña, que se hallaba a varios metros de ellos, sujetaba una poke ball oxidada en su mano derecha
    —Bueno Bianca, no será nada fácil, así que da lo mejor de ti— exclamó feliz y lleno de orgullo el hombre —Viejo amigo, saca a relucir tu fuerza.


    Frente a Bianca y Pulgas ahora se encontraba un pokemon de color crema con un cuerpo largo y aerodinámico, la pokedex de Bianca indicó que se trataba de un Linoone, uno de los pokemon endémicos de Hoenn
    —Es muy bonito papi —decía Bianca quien lucía radiante en ese momento
    —Y es muy fuerte también... Velocidad extrema.


    Cubriéndose de una luz blanca, el pokemon tejon salio disparado como un torpedo, incapaz de hacer algo, Bianca solo pudo ver como su primera batalla terminaba en derrota y como el muro de ladrillos que separa su casa de una vecina se hacía pedazos frente al inmenso poder del Linoone. Volviendo a la realidad, Bianca se preocupó mucho al no ver a su pokemon, lo peores pensamientos llegaron a su mente y la niña rompió en llanto, pronto, su padre le trajo noticias alentadoras
    —Mira hija, sobre el techo.
    Flotando en el aire se podía ver a un Alakazam, y entre sus brazos, al pequeño Pulgas
    — ¿Y cuando apareció ese pokemon? —preguntaba Bianca, aun estupefacta
    —Veo que mis viejos amigos siguen en buena forma a pesar de los años —comentó divertido el padre de la niña.


    Un par de horas después del breve combate, Bianca y su padre charlaban en compañía de los pokemon
    —Ya sabes, me da miedo el que alguien pueda hacerte daño, por eso no quiero que salgas sola, además, la liga pokemon es muy difícil —comentaba el hombre
    —Pero no me interesa la liga, mi sueño es...— En ese instante la niña miró al cielo —Bueno, tengo muchos sueños, y no puedo hacerlos realidad en casa, además tengo que hacerme mas fuerte, imagino que me darás la revancha algún día.


    Incapaces de seguir argumentando frente a la decisión de su hija, los padres de Bianca la dejaron partir, ella, pese a su inexperiencia, dejaba ver a traves de sus ojos, una fuerza arroyadora


    Continuará.


    Espero que les haya gustado el capitulo... Nos leemos!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
  10.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Oh, por un momento creí que la historia estaría un poco más apegada al anime -no recuerdo si era el mismo contexto en los juegos- en el que el padre de Bianca se negaba a toda costa a que ella viajara, al menos en el sentido de ser casi un viejecillo terco y sobrepreocupado de que algo malo le fuera a pasar a su hija, pero aquí además de un contexto también hay un hombre sabio que sabe respetar las decisiones de su hija. Y eso debo decir que lo hace más interesante, además de el hecho de tener poderosos pokemon a su lado.

    Disfruto las historias donde la trama es más bien lo secundario porque cada parte del relato está más centrado en los personajes, tiene su encanto.
     
  11.  
    Philou

    Philou Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    30 Octubre 2010
    Mensajes:
    117
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Las aventuras de bianca, una chica singular
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1294
    Un nuevo día, un nuevo capitulo... espero les guste... a leer!!!


    Capitulo 4: Bienvenido


    Habían pasado varios días desde que Bianca dejó su casa, y en ese lapso de tiempo, la niña recorrió un buen trecho pues ahora se encontraba en la Ruta 2 y de camino a Ciudad Gres ya que deseaba conocer el afamado gimnasio restaurante.


    Bianca aprovechó muy bien su tiempo y con ayuda de su pokedex y una cámara fotográfica, hizo una profunda investigación sobre el hábitat local y los pokemon que lo ocupaban, y además pudo fortalecer sus lazos con Pulgas, y es que a medida que avanzaban, el equipo se cruzó con varios entrenadores que los retaban a combatir, y aunque mas de una vez estuvieron en dificultades, Bianca y Pulgas lograron hacerse con catorce victorias seguidas, lo que les dio una gran cantidad de experiencia, y la atención no buscada de muchos entrenadores, si incluso a Ciudad Gres había llegado el rumor de una entrenadora de sombrero verde que era súper fuerte, aun así, a Bianca le preocupaban otras cosas.


    Si bien Pulgas había crecido bastante y le estaba llegando la hora de evolucionar, Bianca pensaba que tener solo un pokemon no era buena idea, sobre todo porque se había vuelto frecuente que algunos pokemon ataquen en hordas, y entonces se puso a buscar un nuevo integrante para el equipo.


    Hacía un buen rato que estaba internada en la hierba alta, no se veía a nadie cerca y eso comenzaba a preocuparla, aunque pronto sus temores quedaron a un lado, pues un extraño pokemon salio de entre las plantas, tenia aspecto de mono, su cuerpo era de color amarillo, y los mechones de su cabeza, de color azul, parecían formar un chorro de agua, impresionada, Bianca sacó la pokedex
    “PAMPOUR: El agua acumulada en su mata de pelo es rica en nutrientes. Usa la cola para regar plantas con esa misma agua.”


    Sabiendo que era muy raro cruzarse con un pokemon como ese, Bianca mandó a Pulgas a pelear y este atacó con un placaje, pero con gran agilidad, el mono lo eludió y desde una rama alta de un árbol lanzó un pistoletazo de agua, aunque el pokemon normal lo esquivó con tranquilidad.
    De nuevo en tierra, el Pampour se preparó para un ataque directo, y Bianca aprovechó la oportunidad para ordenarle a Pulgas que hiciera un ataque malicioso que funcionó muy bien pues el pokemon de agua fue incapaz de atacar por el susto, finalmente Pulgas debilitó a su rival con un placaje y Bianca usó una de las poke balls que había comprado en Pueblo Terracota, pero al parecer algo no salió bien, pues aunque el objeto hizo contacto con Pampour, nunca se abrió y volvió rodando a su dueña, y si una poke ball no se abría al lanzarla eso significaba que…
    —Pampour, amiguito, ¿Dónde estás?


    Una chica de la misma edad de Bianca apareció de repente, estaba buscando a su pokemon, y al verlo en un terrible estado, clavó una mirada asesina
    —Perdón, creí que era salvaje y quise atraparlo —se excusaba Bianca con apuro
    —Esta bien, hace poco lo atrapé y todavía no se acostumbra a mi, ya es la tercera vez que se me escapa.
    La niña hizo una pausa y miró fijamente a Bianca
    — ¿Eres tú Bianca? ¿No me recuerdas verdad? Soy Nancy, tu antigua vecina.


    Bianca y Nancy fueron muy amigas desde pequeñitas, habían ido juntas al jardín de infantes, eran como uña y carne, pero un día el padre de Nancy consiguió un buen trabajo en Pueblo Terracota, y ya no se vieron. Felices de reencontrarse, las niñas armaron todo para pasar un lindo día de campo, y mientras ellas charlaban y se ponían al día con el chisme, sus pokemon jugaban en la hierba. Al parecer, Nancy era una buena entrenadora pues ya contaba con tres pokemon, un Tepig, su inicial, y dos capturados, el Pampour de antes y un Mincino, quien estaba muy interesado en la mochila de Bianca que era un completo desastre
    —Y entonces me dio la pokedex, y aquí estoy —comentaba sonriendo Bianca
    —Que bien, aunque veo que vienes sola, ¿y Cheren? siempre se preocupaba por ti
    Bianca se sonrojó al oír eso
    —Verás, íbamos a viajar juntos, pero como mi padre no me dejaba salir sola, él decidió irse por su cuenta.


    Viendo que Bianca se sentía incomoda hablando de su amigo, Nancy le propuso hacer un combate pokemon, y para que todos pudiesen luchar, la niña le prestaría un pokemon a Bianca que eligió a Pampour
    —Que se a dos pokemon sin limite de tiempo —pidió Nancy
    —De acuerdo —aceptó Bianca.


    Y volaron las poke balls, el primero en salir fue Tepig, mientras que Pulgas salió por el equipo de Bianca; el pokemon de Nancy fue quien inició las hostilidades lanzando una bola de fuego, por su parte, Pulgas cavó un hoyo y se metió en él, impaciente, el Tepig se quedó quieto intentando escuchar las vibraciones en el suelo y al parecer le funcionó bien, pues cuando Pulgas intentó atacar desde las profundidades, recibió un ascuas en toda la cara y fue lanzado a varios metros. Aunque estaba dolorido, el Lillipup se puso de pie y se preparó para una nueva embestida, en ese momento Bianca observó su pokedex, y leyó un mensaje en la pantalla del aparato, "Lillipup aprendió derribo"
    —Usa derribo —mandó Bianca
    Y aunque el Tepig quiso eludirlo, el golpe fue demasiado rápido, pero si bien el equipo de Bianca había ganado la primera, su pokemon cayó debilitado pues el derribo es un ataque que demanda mucha energía del usuario, y a Pulgas ya no le quedaba mucho.


    Con las cosas igualadas, ambas niñas sacaron a los últimos pokemon, eran Mincino contra Pampour, canto fue la orden de Nancy pero el ataque no logró su cometido pues Pampour, guiado por Bianca disparó su pistola de agua directo a la boca de su rival, preocupada, Nancy mandó a su pokemon que use el recurrente, y una ráfaga de semillas fue en dirección de Pampour que hacía gala de su agilidad y esquivaba todos los embates saltando de rama en rama, la batalla tomó un giro inesperado cuando uno de los ataques de Pampour dio contra un Scolipede que dormía bajo un árbol, al parecer el baño imprevisto no le agradó al pokemon bicho pues rugió con furia y se preparó para atacar
    —Mira Nancy, un Scolipede, vamos a atraparlo —exclamó Bianca muy entusiasmada
    —Corre Bianca, por tus muertos, corre —gritó Nancy y tomó la mano de su amiga, forzándola a huir con ella, justo a tiempo para evitar un rodillo de púas que se les venía encima.


    Niñas y pokemon tuvieron que correr por más de diez minutos para librarse de su perseguidor, quien desistió de su empresa cuando comprobó que aquellas chicas no eran una amenaza. Apoyadas contra un cartel que rezaba "Bienvenidos a Ciudad Gres", Bianca y Nancy respiraban con dificultad
    —Casi nos mata — expresó Nancy, quien estaba al borde del desmayo
    —Pero no puedes negar que fue divertido —a veces Bianca tenia reacciones extrañas — ¿Que pasará con nuestra batalla?
    —Yo creo que debemos dejarlo en un empate
    —De acuerdo, cuando tenga otro pokemon te voy a retar —dijo Bianca, esbozando una calida sonrisa.
    Nancy tuvo una gran idea
    —Bianca, ¿por que no te llevas a Pampour contigo? en la batalla se compenetraron muy bien, y aunque me duele decirlo, a mi no me obedece, seguro que contigo estará feliz
    —Wow, es una gran responsabilidad, me encantaría entrenarlo — en ese momento Bianca observó al Pampour quien estaba comiendo un pokelito que robó de su mochila — ¿Te gustaría venir conmigo? —Inquirió la niña del sombrero verde, y el pokemon respondió dando un saltito —Entonces, Bienvenido al equipo.


    Continuará
     
  12.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Otra capitulito sencillo, aquí realmente no tengo mucho para decir salvo que como imagino que Nancy es un OC no hubiera estado de más una breve descripción física. Lo que sí me encantó fue esto:
    Mi costado xD
    A ver cómo se desarrolla la relación de Bianca y Pulgas con el nuevo miembro.
     
  13.  
    Philou

    Philou Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    30 Octubre 2010
    Mensajes:
    117
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Las aventuras de bianca, una chica singular
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1364
    Hola, creo que este es un buen día para escribir asi que les traigo un nuevo capitulo de las aventuras de Bianca, ojala lo disfruten

    @Plushy gracias por estar en todos los capítulos comentando, la verdad que motiva bastante para seguir mejorando en mis escritos, ojala otros te sigan, me encantaría saber sus opiniones sobre esto.

    En fin... A leer!!!


    Capitulo 5 Ataque onírico


    La madrugada había transcurrido en calma, aun así, y sin que Bianca lo hubiese deseado, el tiempo pasó y los Pidove ya estaban activos y cantando sobre las copas de los árboles.


    Ni bien abrió los ojos, Bianca buscó sus gafas y examinó con mayor detalle que la noche anterior el lugar donde se encontraba, ella y su amiga Nancy habían llegado a Ciudad Gres relativamente tarde, y ahora estaban en una habitación del centro pokemon de la ciudad. Aunque sencillo, el cuarto estaba bien equipado, sus muebles, dos mesas de noche y un guardarropas, parecían estar elaborados con madera muy fina, traída de una región lejana, las camas, altas y con colchones esponjosos y suaves, y las paredes, pintadas de un celeste impecable.


    Alguien dio golpecitos a la puerta, era la enfermera Joy, quien venía a avisarles a las niñas que eran las ocho de la mañana y que estaban por servir el desayuno. Mientras se vestía, Nancy observaba a su amiga, Bianca lucía diferente a otras mañanas, parecía preocupada, no había dormido muy bien.


    Ya en la cafetería del centro de curaciones, las niñas tomaron asiento y se dispusieron a cargar energías para el largo día que les esperaba, frente a ellas había varios platos con panes dulces y salados, tres jarras, una con jugo, otra con yogur y otra con agua, y una bandeja con bayas completaba el banquete.


    Pasaron los minutos y Nancy notó que Bianca solo picaba sus alimentos con un tenedor, y contempló también, que los ojos verdes de su amiga no brillaban como siempre lo hacían, parecían estar apagados
    — ¿Que te sucede Bianca?
    —Se trata de un sueño muy raro, veras...
    En ese momento sonó el videomisor de Nancy
    —Hola... Si... De acuerdo... Tengo una sorpresa para ti... Adiós.


    Con el fin de esa llamada, las chicas pusieron también fin a su desayuno, y tras retirar a sus pokemon de la sala de descanso, ambas se pusieron en marcha. Ciudad Gres es una urbe bastante grande donde conviven casas antiguas con modernos edificios, No tiene el glamour de Ciudad Porcelana, pero en sus calles hay movimiento constante. Ya afuera del centro, Nancy le propuso a Bianca ir a la escuela de entrenadores, allí, su buen amigo Cheren las estaba esperando, curiosamente, Bianca se negó a ir, y aunque una parte de ella se moría por reencontrarse con aquel chico, sus obligaciones eran más importantes en ese momento
    —Lo siento, la profesora Encina me pidió que intente capturar a un pokemon llamado Munna, parece que despiden un gas que induce al sueño y dicho gas se puede utilizar en beneficio de la gente y los pokemon, y se sabe que aquí hay un lugar donde aparecen los Munna
    —Oh, está bien, espero que puedas regresar para ver mi batalla en el gimnasio, nos vemos.


    Tras despedirse de su amiga, Bianca consultó su guía y puso rumbo a un lugar llamado El solar de los sueños, al parecer ese sitio había sido en otro tiempo un laboratorio donde se experimentaba con el gas onírico de Munna y Musharna pero tras un accidente, todo aquello quedó abandonado y en ruinas.


    Al llegar a aquel sitio, Bianca pudo comprobar por si misma el estado del terreno, algunas estructuras del viejo laboratorio se mantenían en pie, por lo que había leído en libros de famosos profesores, Bianca sabía que los pokemon psiquicos se escondían en lugares de difícil acceso para los humanos, por eso, la niña liberó a Pulgas y le pidió que use el rastreo para tratar de identificar algún aroma de pokemon. No pasó mucho de comenzada la búsqueda cuando el Lillipup vio lo que parecía ser un pokemon, era una criatura de color rosa, algunas flores adornaban su parte trasera, preocupada por no confundirlo con un juguete, Bianca lo revisó con la pokedex, efectivamente era un Munna, quien al percibir la presencia de la niña se alejó levitando
    —Espera por favor —exclamó Bianca y comenzó la persecución.


    Había pasado el tiempo y parecía que Munna estaba bastante alejado de Bianca, en su afán por encontrar al pokemon, la niña se introdujo a una especie de subsuelo donde laberínticos caminos llevaban a quien sabe que lugar. A causa de su necedad y aunque una densa niebla comenzaba a hacerse notar, Bianca, custodiada por sus pokemon, siguió caminando y llamando al pokemon tapir, hasta que en cierto momento, y sin que ella pudiese evitarlo, cayó profundamente dormida, pero no sin antes ver una mirada y una sonrisa siniestras.


    Al abrir los ojos nuevamente, Bianca notó que la densa niebla ya no envolvía el ambiente, también pudo ver que se encontraba acostada en el suelo de una amplia habitación la cual solo estaba decorada con una silla donde un hombre estaba sentado. Pese a ser Bianca solo una niña, su intuición de mujer la hacía observar a aquel personaje con cierto cuidado
    — ¿Quien es usted? —inquirió la niña con su voz entrecortada
    —Hmmm, este Lillipup conoce el colmillo ígneo, es una rareza —dijo el hombre, quien acariciaba a Pulgas, que descansaba sobre su regazo
    —Devuélvame a mi pokemon —exigió Bianca, algo más segura de si misma ahora
    —Jajajaja, no estás en posición de dar órdenes pequeña... Mi nombre es Ghechis, soy, digamos, el ex líder de una organización que buscaba crear un mundo nuevo, pero ahora, sigo solo con ese objetivo, y creo, que personas como tu pueden ayudarme a crear ese mundo nuevo
    — ¿Y como sabe sobre mi? —cuestionó la niña casi al borde del llanto
    —Mi pokemon te trajo aquí.


    En ese momento, una criatura se materializó junto al hombre, era un pokemon de color azul, parecido a un calamar, algo en su aura la hacía ver como una criatura peligrosa
    —Esos ojos —gritó Bianca, pues los había visto antes, en un sueño, estaba muy asustada
    —No tengas miedo, mi objetivo no es hacerte daño, quiero hacerte fuerte, quiero que tu familia te valore, que tus amigos te respeten, quiero que les demuestres que todos estaban equivocados cuando te subestimaron.


    Tras oír esas palabras Bianca sintió fuertes puntadas en la cabeza, y al cerrar los ojos recordó a sus padres negándole la posibilidad de viajar, a sus amigos alejándose, a Cheren, su mejor amigo, dándole la espalda
    —Él tiene razón, siempre me han subestimado —pensó la niña, y trató de ponerse de pie
    —Eso es, ven conmigo, yo te haré fuerte —decía Ghechis, y en su rostro se dibujaba una sonrisa.


    Bianca comenzó a caminar en dirección del siniestro personaje, cuando otra voz sacó del trance a la niña
    —No lo escuches Bianca, yo creo en ti.
    La voz era inconfundible, se trataba de la profesora Encina
    — ¿Que es esto profesora? —indagó la entrenadora pero no obtuvo respuesta, solo pudo ver como todo a su alrededor se desvanecía, y a Ghechis diciendo que se volverían a ver, todo había sido un sueño.


    De vuelta en la realidad, Bianca se encontraba en un lugar conocido para ella, era la habitación del centro pokemon donde había pasado la noche anterior, a su lado se encontraban Nancy y una enfermera quien tomaba la temperatura de la rubia
    — ¿Que me pasó? —cuestionó Bianca, quien temblaba y estaba empapada de un sudor frío
    —Un entrenador te trajo hasta aquí, dijo que te encontró inconsciente dentro del solar —respondió Nancy
    —No sé que fuiste a hacer allí, de milagro no eres comida de Liepard en este momento —agregó la enfermera
    — ¿Y Ghechis y Malamar? preguntó nuevamente Bianca pero solo recibió como respuesta la mirada de su amiga y Joy
    —Te dejaremos descansar, aun tienes fiebre —dijo la enfermera, y junto a Nancy dejaron el cuarto.


    Bianca apoyó su cabeza sobre una almohada y antes de dormirse no pudo evitar el pensar en ese extraño sueño
    — ¿Y si Ghechis tuviese razón?


    Continuará.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    oh que buena y amena lectura, ligera, facil de leer, y sobre todo limpia, tienes buena técnica para la narración, o dedicación... llamalo como quieras, me quedé en el capitulo uno(con el prologo incluido) sin mucho qued ecir... la verdad xD solo te daría mis impresiones personales que me llevé del coso;

    La introducción me pareció muy bien lograda, presentando a una Bell ya hecha y arrecha, con esa aura de badass total garganta profunda que hasta se puede tomar un tarro de cerveza de un jalon(técnica borracha que perfeccioné a los 17 años) y toda la cosa xD es una imagen de Bell que, al menos como fan de la franquicia de videojuegos, jamas me imaginé, así que te elogio por esa originalidad de caracterización tan radical, jaja. La batalla fue muy breve para mi gusto, pero no creo que el coso giré en torno a ello, o quien sabe... sería raro xD supongo que con este fic quieres abordar el desarrollo de la rubia dándole un trasfondo mas mental y sentimental en su viaje que solo limitarse a ''volverse mas fuerte'' solo por que si, me gustaría ver sus motivos, anhelos, y en general; por todo lo que tuvo que pasar para convertirse en un buen pedazo de hembra... luce un viaje prometedor, especialmente por que tienes a Bel como prota, y esta rubia me encanta, por lo que diste en el gancho... y mas en su apariencia del Black & white 2 donde complementa su gorro verde con unos lentes y le quedan de... agh, ya no divago mucho, sorry por el spam, pero justamente está rubia y la de coletas que tengo en mi perfil me incitaron a regresar a la serie de videjojuegos la cual ya había abandonado junto a digimon. sin mas que decir que desearte suerte en tu proyecto, ojala sigas con el coso, nos leemos. xD

    oh, y tambien me gustó que fuese un lillipup su inicial, siempre he sentido que es un Pokémon perfecto para iniciar tu viaje si viviese en un mundo real de pokemon, creo que sería de mis mains en mi equipo xD
     
  15.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Realmente Bianca es un personaje muy carismático, la mayoría de los fans casi siempre se inclinan en adoración a los personajes del manga porque... bueno, es un tanto obvio, ahí si hay personajes más complejos, con pasado, con ilusiones que los hacen bastante más reales que sus contrapartes unidimensionales del anime, del juego en sí no se puede decir mucho al menos de los protas porque al ser un avatar de quien juega no es como que puedas intuir mucho sobre como es el personaje. Con todo y ello hay algunos del personajes del anime que sí se pueden rescatar porque tienen cierto carisma.. o al menos tienen "algo" que los hace brillar del resto, pero por lo mismo que no están bien explotados son candidatos perfectos para hacer historias con ellos... inclusive más que los personajes del manga que a veces están tan completos que jugar demasiado con ellos resulta en un desastre, vamos pues, ya no hay tanta tela de donde cortar. Y Bianca es un personaje de ese tipo.

    El cameo de Ghetshis resulta bastante interesante ya que le ha hecho dudar a Bianca sobre el modo en el que el resto de los personajes la ven, si su forma medio inocente y hasta torpe no será interpretada como símbolo de debilidad o de inutilidad y me supongo que la historia estará centrándose en ese aspecto aunque sin caer en un drama telenovelero (aunque si lo hiciese no me molestaría, thou...)
     
  16.  
    Philou

    Philou Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    30 Octubre 2010
    Mensajes:
    117
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Las aventuras de bianca, una chica singular
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1623
    Hola, aquí estamos una semana mas, y primero que nada quiero agradecer su tiempo invertido en mi historia, espero que la estén disfrutando como yo lo hago escribiéndola. Bueno, aora si, aca les dejo el capitulo 6 del fic, ojala les guste...


    Capitulo 6: Yo puedo


    En completa oscuridad, así pasó Bianca su segunda noche en Ciudad Gres, ningún pensamiento, ningún sueño extraño, la oriunda de Pueblo Arcilla simplemente durmió.


    Con el astro rey brillando en plenitud, y a pesar de que ya tenía su equipaje listo y un itinerario marcado, Bianca se tomó un tiempo para salir al bacón de su habitación en el centro pokemon y contempló el horizonte, tal vez, buscando respuestas.


    Bianca usaba sus dedos para jugar con su cabello y a la vez intentaba pensar en una razón por la cual emprendió su viaje, estaba claro que rellanar su pokedex para ayudar a su mentora en las investigaciones era uno de sus propósitos, pero analizándolo con claridad, Bianca se daba cuenta de que eso no era motivación suficiente para iniciar semejante empresa, entonces pensó en sus amigos, en que cosas los motivaban, Cheren quería ser fuerte, convertirse en campeón de liga, Nancy deseaba ser una gran criadora y formar un equipo pokemon fuerte, incluso Romina, otra de sus vecinas, quien hacía tiempo ya había dejado el pueblo, tenia la ilusión de llevar su música por toda Teselia, pero, ¿cuales eran sus deseos?


    Sin poder evitarlo, Bianca recordó que solo había seguido ordenes durante su corta vida, "No vayas a la hierba alta sin pokemon" "Ten cuidado al pisar esas rocas" "No vuelvas tarde". En ese mismo instante, y mientras recordaba, la rubia no pudo evitar el llanto, la amarga verdad le lastimaba el corazón... nunca había hecho algo por si misma.


    Intentando calmarse, Bianca regresó al cuarto y encendió la televisión, donde pasaban un desfile de moda, en el cual la máxima estrella era alguien que Bianca adoraba, la líder de gimnasio y modelo, Camila. Al ver a semejante mujer, Bianca no pudo evitar preguntarse como era capaz de modelar y dirigir un gimnasio, luego pensó en la profesora Encina, ella era una persona muy divertida y agradable, a pesar de tener tantas responsabilidades, y también recordó a su padre, él era un hombre fuerte, cariñoso y sabio, aun tras ver a su familia morir por una historia ajena a ellos, y entonces se preguntó, ¿por que no puedo ser como ellos?


    Algo mas tranquila, Bianca dejó el centro pokemon y se dispuso a seguir con su viaje, mientras caminaba, la niña observaba las boutiques y se imaginaba desfilando en las mejores pasarelas usando la ropa que veía en los escaparates, también pensaba en sus pokemon, ellos no podían estar ahí, como simples adornos, ciertamente, la niña tenia demasiados deseos en su corazón, y uno de esos, el mas urgente en ese momento, era comer, y Bianca sabía cual era el mejor lugar.


    Tras un buen rato de paseo, la joven entrenadora llegó al punto donde calmaría su hambre, el restaurante mas famoso de la ciudad, "La trufa dorada", donde tres cocineros deleitaban a los comensales con elegantes y divertidos platillos, lo mejor de la cocina gourmet. Bianca se sentó en una de las mesas y entusiasmada revisó la carta, había tanto para elegir, lomo de Torchic al champignon, Goldeen a la plancha, asado de Miltank, todas delicias para el paladar, pero Bianca vio algo que deseaba mas que la comida, sobre una plataforma, uno de los chef, un joven de cabello rojo, combatía junto a uno de los monos elementales y contra otro entrenador
    —Wow, no sabía que aquí se permitían las batallas pokemon —exclamó Bianca
    —Si, en éste restaurante brindamos a la gente la posibilidad de disfrutar de batallas bien condimentadas —respondió un desconocido.


    Al girarse para ver quien le estaba hablando, Bianca vio a un chico unos pocos años mayor que ella, quien era bastante parecido al chef de cabello rojo, solo que este tenia su cabello de color verde
    —Siento haberte asustado, mi nombre es Millo y soy uno de los dueños de La trufa dorada —saludó el muchacho
    —Encantada —Bianca tuvo una gran idea — ¿Y yo podría luchar contra ti? —inquirió la niña
    —Bueno, si, supongo —había dudas en el tono de voz de aquel chico — ¿Eres entrenadora oficial verdad?
    Bianca enseñó la pokedex para responder
    —Bien, eso es suficiente para mi, en unos minutos te invitaremos a subir a la plataforma... Disfruta de la comida —dijo Millo, y regresó a la cocina.


    Finalmente la espera terminó, luego de ordenar la plataforma de batallas, un hombre, quien portaba un micrófono, apareció frente a la concurrencia
    —Señoras, señores, La trufa dorada se enorgullece en presentarles una nueva batalla pokemon para su gozo, así que demos un fuerte aplauso a nuestros guerreros —el anunciador hizo una pausa para oír las aclamaciones —él es atrevido, intrigante y muy fuerte, un cocinero tan apasionado como equilibrado... aquí está... Millo —la gente ovacionó al chef —Ella quiere ser modelo, entrenadora e investigadora pokemon, aquí viene, desde Pueblo Arcilla... Biancaaa —solo unos pocos aplaudieron.


    Corriendo a gran velocidad, y aunque casi se cae tras tropezar con un escalón de acceso al rectángulo de combate, Bianca ya estaba lista para luchar, su rostro lucía diferente, al parecer ya había llorado demasiado y decidió que quería demostrarse a si misma que ella podía con todo, y que para lograr sus metas debía intentar sin miedo al fracaso, estaba realmente convencida
    —Bueno Bianca, aquí estamos, ¿estás lista para pelear? —gritó Millo, con tono retador
    —Mas que lista —respondió la niña, y lanzó la poke ball.


    Al ver la elección de Bianca, el publico quedó en silencio, pues Charly, su Pampour estaba en la plataforma dando saltos de un lado a otro; Bianca desconocía que su rival era experto en pokemon de tipo planta, aunque pronto se daría cuenta de su pésima elección, pues una criatura parecida a Pampour, solo que con su pelaje de color verde había aparecido
    "PANSAGE. Comparte las hojas de su cabeza con Pokémon agotados. Posee la facultad de aliviar el cansancio." señaló la pokedex
    —Oh mierda —exclamó Bianca.


    Las hostilidades comenzaron cuando el mono de tipo planta lanzó sus cepas contra el pokemon de Bianca, como respuesta, Charly tomó las cepas y tiró fuerte, atrayendo a su rival
    —Rayo solar —mandó Millo.
    Mientras se acercaba, el Pansage empezó a cargar energía solar en su cabeza pero antes de que pudiese atacar, el Pampour lo frenó en seco dándole lengüetazos en toda la cara, lo cual le produjo una sensación asquerosa al pokemon planta, quien retrocedió varios metros
    —Pistola de agua —pidió Bianca, viendo que había una buena distancia entre los pokemon.
    Con gran habilidad, el Pansage usó la energía que había acumulado y la disparó al suelo, lo que lo propulsó hacia el techo del restaurante dándole a Millo la oportunidad de ordenar el ataque definitivo
    —Acróbata.
    Usando el techo como punto de apoyo, el pokemon planta se empujó y preparó su cuerpo para un violento choque. Bianca sin poder creerlo, miraba como aquella bestia bajaba en picada, lista para dar un golpe critico, así que como ultima opción mandó a su compañero a que use la pistola de agua nuevamente, y Charly tuvo el tiempo suficiente para ejecutar la orden, no obstante, y soportando una terrible presión de agua, Pansage logró dar con su objetivo, lanzándolo contra una pared.


    Una densa nube de vapor impedía ver el resultado final del choque de ataques, había una figura en pie y otra que intentaba incorporarse pero, ¿quien era el vencedor?
    Cuando el vapor se disipó, por fin se pudo ver el resultado, Pansage seguía de pie y parecía estar entero, por su parte, Charly apenas había podido pararse y respiraba con dificultad, al ver a su amigo en tan mal estado, Bianca se preparaba para guardarlo en su poke ball, cuando vio que un liquido verdoso comenzó a chorrear de la cabeza del Pansage, al parecer, el ataque de Pampour fue tan potente que le produjo una herida grave al pokemon planta, pero algo no estaba bien, una pistola de agua no podía producir tanto daño, menos a un pokemon de tipo planta, fue entonces que la pokedex de Bianca trajo claridad
    "Pampour adquirió experiencia para usar escaldar".
    Finalmente, Bianca había ganado.


    Aun sin poder creerlo, Bianca corrió a abrazarse con su pokemon, la niña no tuvo reparo alguno en descargar toda su emoción y llorar desconsoladamente, estaba muy feliz, no por la victoria, mas bien por haber tomado una decisión por si misma, por actuar sin temer a fracasar, porque de alguna manera, se sentía libre y se daba cuenta de que era capaz.


    Lo que siguió a ese momento emocionante fue un acto solemne más que interesante, por orden de Millo, Bianca debía esperar unos minutos, pues iba a recibir un premio. La espera fue breve, y como prometió, Millo estaba de regreso en el centro de la plataforma y esta vez traía con él una pequeña caja
    —Bueno Bianca, como prueba de tu valía te entrego con orgullo la medalla trío.
    Al tomar el objeto metálico en sus manos, la niña no pudo evitar preguntar por que le daban eso, en efecto, Bianca no se enteraba todavía de que había luchado en un gimnasio oficial.


    Una vez terminada la ceremonia, Bianca dejó el gimnasio restaurante, y mientras marchaba a su próximo destino, la entrenadora se permitía pensar en voz alta
    —Supongo que no me hará mal seguir la ruta de las medallas, podré ver montones de pokemon, mi equipo ganará experiencia y fuerza, además tengo que estar lista para poder defenderme de Ghechis, y aun mas importante —en ese momento Bianca respiró profundo — ¡¡Voy a conocer a Camila!!
     
    • Ganador Ganador x 1
  17.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    De verdad me dio gusto que haya ganado la batalla, tal vez no con una gran estrategia, pero sí con un gran ímpetu y determinación por hacer las cosas enmedio de tantas dudas y luego este párrafo
    [​IMG]

    No me sorprende para nada que Bianca quiera muchas cosas en la vida y que irónicamente esté haciendo algunas que posiblemente nunca soñó. Esperando la siguiente parte.
     
  18.  
    Lionflute

    Lionflute Usuario popular Comentarista empedernido

    Aries
    Miembro desde:
    4 Marzo 2006
    Mensajes:
    684
    Pluma de
    Escritor
    Saludos! primero que todo, quisiera decir que me está gustando la forma que toma la historia, espero poder seguirla :)

    Ahora bien, hay algo que me gustaría señalar:

    Tu narración es bastante buena, pero se cae en los signos de puntuación. Éste pasaje debiera ir así:

    "Bianca usaba sus dedos para jugar con su cabello y a la vez intentaba pensar en una razón por la cual emprendió su viaje(.) Estaba claro que rellanar su pokedex para ayudar a su mentora en las investigaciones era uno de sus propósitos, pero analizándolo con claridad, Bianca se daba cuenta de que eso no era motivación suficiente para iniciar semejante empresa(.) Entonces pensó en sus amigos, en que cosas los motivaban(.) Cheren quería ser fuerte, convertirse en campeón de liga(; ) Nancy deseaba ser una gran criadora y formar un equipo pokemon fuerte(; ) incluso Romina, otra de sus vecinas, quien hacía tiempo ya había dejado el pueblo, tenia la ilusión de llevar su música por toda Teselia(.) Pero, ¿cuales eran sus deseos?"

    Debes saber bien dónde separar las ideas, cuándo la siguiente frase complementa o se distancia de lo anterior. El punto y coma no es algo común, pero en éste caso estas separando enunciados que de por sí ya tienen comas en medio. Finalmente, un punto antes de la última frase para dar a entender que con "sus deseos", no se refiere a los de Romina, sino de Bianca misma. Pequeños detalles que hay que cuidar.

    Fuera de eso estoy deseoso de saber cómo y por qué llegó a esa cantina. No es un personaje típico de utilizar y me gusta cómo lo vas desarrollando, porque se está transformando en un personaje querible. ¡Espero ansioso que continúes!
     
    Última edición: 12 Mayo 2015
  19.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    me quede en el capi cuatro(o sea que si lo lei) y ahi te van mis impresiones:

    capitulo 2: oh, este capitulo fue bello, me encantaron las reacciones de pulgas, en el aspecto emotivo veo que le pones mucho empeño y el resultado es sin duda enternecedor, supiste manejar bien ese aspecto, +5 pts por eso xD la narración como siempre es excelente, así que no diré mas de ella por que sonaré reiterativo y como un lame botas, jaja... en cuanto a la ortografia, bien, tendrá sus errores, pero solo es cuestion de pulir y refinar. por mi parte esté fue un excelente capitulo, del que sin duda tengo que aprender, al menos en la aprte emotiva, en la cual me faaalta mucho, manejar las reacciones de un pokémon es cosa dura, y mas si estos tienen una personalidad poco ''convecional'' eso también es una lata, darles una perosnalidad a tus Pokémon, por mi parte me guío en las naturalezas del videojuego, jaja xD es trampa, pero soy un friki de l videojuego de pokemon, y cada insulso detalle que pueda adquirir de ellos es valioso material o:


    capitulo 3: Me gustó la personalidad del padre de Bianca, cuando se hundió en sus recuerdos acerca del equipo rocket atacando el pueblo no pude evitar relacionarlo con esos ''capítulos psicóticos'' que tienen los militares cuando se agregan a la sociedad xD ya sabes, esos episodios mentales donde se hunden en los recuerdos de sus camaradas cayendo en el campo de guerra, como ese síndrome de la guerra del golfo? jaja, se que es cosa seria y no debo reírme de eso, pero no pude evitarlo x) su linoone tiene velocidad extrema? woah! su padre debió sacarlo por evento!! aunque muy breve la pelea para mi gusto, supiste manejarla bien, pues se entendió, y eso es lo que importa. Btw, llamalo una observación idiota si quieres, pero he notado que usas mucho a los Pokes de Hoen... ¿coincidencia? nah...


    capitulo 4: oh, esta capi siendo honestos no me gustó tanto, aunque mi sangre ferviente de fanboy-shippero no evitó pasar por largo esa insinuación de romance entre Cheren y Bell, una de mis parejas favoritas en la franquicie xD la despistada Bell con el siempre correcto y disciplinado Cheren, es cliche, si, pero eficiente, no lo van a negar xD y ademas de que apareció Nancy... aunque no se si se traté de la Nancy que tengo tengo en mente(la de mi perfil) o.o'' así que te concedo el beneficio de la duda, me encantaría que fuese la prota de black & White 2 siendo honesto. xD Aqui para que veas la pelea fue un tantillo mas larga, y básicamente, igual de entendible que la primera, aunque no me quedó muy bien en claro como fue que venció al Tepig, supongo que al tener a pampour de su lado tiene la ventaja por tipo, pero... me hubiese gustado ver el proceso xD


    y bueh, eso vendría siendo notación de todas mis obervaciones, diria que el punto fuerte de está historia es tu narración, es facil cundirse en tu lectura, y de momento no te aburre, aunque siendo honestos el cuatro estuvo un poco flojo s: como sea, suerte y nos leemos para la prox que tenga tiempo(y ganas) de leer el coso que cada vez es mas... entretenido. no diría que interesante.


    pd: el psoter de Elessa es un guiño que ventualmente aparecera y será un perosnaje impotante en el desarrollo de Bell? o: por que si es así ten por seguro que leere xD he visto muy pocos fics donde usen a Elessa(buenos) y creo que con tus habilidades de narración podrías hacer de este perosnaje algo interesante... y mas por que me encanta la rubia, aunque con su look del 2 me gusta mas xD
     
  20.  
    Philou

    Philou Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    30 Octubre 2010
    Mensajes:
    117
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Las aventuras de bianca, una chica singular
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    11
     
    Palabras:
    1009
    Hola colegas, si, ya se, me colgué y me olvidé de subir nuevos capítulos del fic, pido disculpas y espero que esta vez la inspiración no me abandone jeje, en fin, les agradezco los comentarios y sus opiniones me sirven para seguir mejorando.
    Bueno, basta de charla y vamos de una vez con el capitulo de hoy.


    Capitulo 7: Batalla subterranea


    El sol brillaba y los Pidove trinaban, era un hermoso día y Bianca marchaba junto a sus pokemon. Parecía estar contenta, pues no dejaba de cantar, Pulgas, animado tal vez por la energía positiva de su entrenadora, acompañaba los cánticos de ella dando ladridos y aullidos, Charly por su parte marchaba mas calmado, aunque se alegraba bastante con las bayas que recolectaba del suelo.


    Bianca caminaba por una gran pradera, no lo había notado antes pero con el pasar de las horas, el calor se había vuelto insoportable para la niña, para colmo de males, no se veía un alma, y ya ni siquiera se escuchaban pokemon. Finalmente divisó una pequeña arboleda, y creyó que ese podría ser un buen sitio para descansar y esperar que las altas temperaturas bajen.


    Todo era risas y juegos, Bianca lo estaba pasando genial junto a sus compañeros con quienes había aprendido a armar una tienda, e incluso pudo preparar algunos pokelitos con bayas silvestres. Toda diversión cesó de repente, Bianca notó que su Pampour estaba estático y mirando al cielo
    — ¿Sucede algo malo Charly? ¿Acaso crees que va a llover? —inquirió la niña. Ante esta última pregunta, el pokemon asintió, y sin demora, Bianca levantó el improvisado campamento y aceleró el paso, pero el tiempo fue tirano y descargó su furia sobre la niña y sus pokemon.


    Muy cansada, empapada y embarrada, Bianca había podido llegar a una cueva, según su mapa, esa era la cueva manantial, un sitio poco recomendado para quedarse, pero siempre una mejor opción que soportar el aguacero. Mas tranquila y cubierta por la densa oscuridad de la cueva, Bianca pudo cambiarse de ropa y se tomó unos momentos para descansar.


    Ya se estaba durmiendo cuando escuchó el sonido de pasos y gritos en la distancia. Más curiosa que preocupada, la niña se armó de valor y junto a sus amigos caminó en busca del origen de aquellos sonidos.
    Llevaba varios minutos caminando y Bianca ya comenzaba a agotarse, además, otro sonido diferente al anterior la perturbaba, este provenía del techo, eran seres que colgaban, al apuntarles con la linterna, Bianca descubrió que se trataba de Woobat, quienes excitados por la luz se lanzaron en picada pero para fortuna de la niña, sus pokemon supieron defenderla y salio ilesa.


    Bianca siguió caminando, el griterío de los Woobat la alteraba mas y mas hasta que el sonido que había escuchado en un principio se volvió a repetir, pero esta vez con mas fuerza
    —Fairyyyy.
    Intrigada, Bianca aceleró el paso hasta llegar a una galería a cielo abierto, lo que vio allí fue increíble, un grupo de Clefairy guiados por un Clefable danzaban alrededor de una roca gigante de color blanco. Un Clefairy llegó desde otro túnel y se unió al baile, Bianca observaba maravillada como aquellos pokemon hada comenzaban a evolucionar. De repente una de las paredes de la galería voló en pedazos dejando ver una enorme maquina perforadora guiada por un grupo de vandalos
    —Pero miren esa montaña de Clefables, yo creo que nos darán una buena paga por ellos — dijo uno de los recién llegados y tras ello sacó un pokemon bastante asqueroso, era un Muk quien se acercó a los pokemon rosados y sin miramientos comenzó a atacarlos con ataques venenosos.


    Muy enojada por el sufrimiento que veía en los rostros de los Clefables, Bianca plantó cara al grupo de vándalos y con esfuerzo pudo derrotar a varios de ellos con ayuda de sus pokemon, pero el Muk parecía cosa seria, y los derribos de Pulgas y los escaldares de Charly no hacían ni cosquillas en la piel barrosa del pokemon veneno.


    Bianca y su equipo estaban casi derrotados cuando ocurrió lo impensado, Pulgas, con actitud aguerrida se colocó frente a su ama y fue envuelto por una luz blanquecina, a través de los destellos, la niña podía ver como su compañero cambiaba de forma, la evolución era evidente. Finalmente, un can bastante más grande había emergido tras el festival de luces
    "Herdier. Un robusto pelaje cubre su cuerpo a modo de capa y disminuye el daño que recibe en los ataques."


    Con fuerzas renovadas, el pokemon de Bianca se trenzó en una lucha encarnizada con Muk y la balanza esta vez parecía ponerse a su favor. Algo curioso ocurrió, en medio del combate, el dueño del pokemon venenoso sacó su videomisor y entabló una conversación al parecer bastante seria
    — ¿Ya tienen la piedra lunar? —indagó una voz grave
    —Si señor, pero una mocosa nos ha visto y quiero eliminarla —respondió aterrado el dueño del Muk
    — ¿Una mocosa? Ah, ya veo, es la niña del sombrero verde, déjala ir
    —Pero señor
    — ¿Acaso vas a desobedecer una orden? —gritó quien al parecer era jefe de los vándalos, y su imagen en el videomisor pareció hacerse mas grande
    —De acuerdo señor.... Retirada.
    Cubiertos por pantallas de humo creadas por unos Koffing, los bandidos huyeron, dejando a Bianca muy intrigada
    —Yo conozco esa voz —exclamó la niña.


    Bianca se disponía a salir de la cueva cuando el sonido de un llanto le generó gran preocupación. Con ayuda de sus pokemon, la niña pudo ver que quien lloraba sin consuelo era un pequeño pokemon rosa quien estaba atrapado entre algunas rocas, la pokedex indicó que era un Clefa
    —Oh, pobrecito, esos desgraciados se llevaron a tus amigos y te quedaste solito —En ese momento Bianca tuvo una idea — ¿Por que no me acompañas en mi viaje? nos haremos fuertes y buscaremos juntos a quienes hicieron esto.
    El pokemon se aferró al pecho de la niña y aceptó la proposición, no sin antes entregarle un fragmento de roca, seguramente parte de la piedra lunar
    —Gracias, esto nos será de gran ayuda.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso