Las alas perdidas [TRC]

Tema en 'CLAMP' iniciado por Lady Kyros, 6 Agosto 2009.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Las alas perdidas [TRC]

    +1 BelAhome, aunque ahora existen ciertas cosas que me hacen ver no a los de CCS, tampoco a los de TRC para todo caso.

    No sé a dónde quieres llegar, estoy segura de que cuando nos cuentes cuál es tu idea estaremos "¡pero por supuesto!, ¿cómo no lo pensé?", pero ahorita simplemente no entiendo la idea en general.
    Sé que algo tiene que ver Sakura con Syaoran y Tomoyo, que ambos son algo y Sakura es como lo contrario (o su enemigo).
    Lo que me saco de onda es que Tomoyo se fuera, eso es extraño.
     
  2.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Las alas perdidas [TRC]

    Por que demonios hay tanto misterio? No es mas facil decirlo y ya T___________T? Incluso es bueno para ti, dejar de rodear el tema x'D

    Pues en lo que son peras o son manzanas, esto... me confunde mas ._____. No entiendo nada. Espera, solo se que a Tomoyo le cae de perlitas Sakurita y Syaoran como que ya es un poco mas sincero con lo que siento (o simplemente impulsivo). Fuera de eso; no entiendo nada xD

    Nos vemos en la siguiente ^.*
     
  3.  
    Lady Kyros

    Lady Kyros Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    5 Julio 2005
    Mensajes:
    986
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Las alas perdidas [TRC]
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    135
    Re: Las alas perdidas [TRC]

    Necesito la presencia de Sandritah para el beteo: la inspiración me llegó ayer y está listo el capítulo 8. ¡Se llevarán varias, quizás desagradables, sorpresas! Muajajajaja.

    Por ahora esoty tratando de que los personajes se parezcan más a CCS, ya que tienen más o menos la misma edad; luego Sakura será como en TRC y Syaoran como el clon malvado y sexy. :L

    ¡Esas son las pistas que les he estado dando! xP Pero no sé si puedan confiar o no en mí... ¿recuerdan que en Pelotón, Haru, el soldado, resultó ser Kagome, la enfermera? Y dudo que eso se lo hubiesen esperado ( o a lo mejor sí, tratándose de mí podría hacer que Sakura fuera en verdad Syaoran real xD).
     
  4.  
    Lady Kyros

    Lady Kyros Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    5 Julio 2005
    Mensajes:
    986
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Las alas perdidas [TRC]
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1578
    Re: Las alas perdidas [TRC]

    Espero que les guste este capítulo y ojalá se sorprendan jejejeje. Me demoraré en subir el próximo porque me fijaron un nuevo certamen para el miércoles. ToT








    VIII

    Estaba a unos metros detrás de ella, observando hipnotizado el par de resplandecientes alas que habían brotado de su espalda. Una luz blanca bañaba su silueta, sacando destellos dorados de su cabellera. Le parecía estar viendo al ser más hermoso de la tierra; dio un paso hacia ella y se quedó de una pieza. La hermosa criatura lo había escuchado, volteándose en el acto para clavarle la mirada más aterradora que en su vida había visto el joven. Las bellas facciones de la chica estaban contraídas por una sed asesina, mientras sus ojos brillaban rojos, deseosos de sangre. Ni siquiera Yuuko lucía tan aterradora como ella.
    Él quiso huir, apoderado de un miedo indomable, mas se encontraba paralizado, sin saber si por el mismo terror o porque aún veía en su rostro la belleza que había antes. La luz que bañaba a la joven se había teñido de rojo y su cuerpo era cubierto por tinieblas, como si de una túnica se tratasen. Sus alas habían perdido aquella cálida luminosidad, y el ambiente se había vuelto extremadamente gélido.
    Ella sonrió y de su garganta afloró una risa infantil, mientras sus ojos se posaban en los suyos, deseosa de saciar su sed con la sangre de aquel joven. Y sin más preámbulos avanzó hacia él...



    Syaoran despertó sobresaltado, bañado por un sudor frío. No recordaba haber sentido tanto terror en su vida; miró a la durmiente chiquilla que descansaba a su lado con una dulce sonrisa en los labios. ¿Realmente era ella la mujer de sus pesadillas? ¿Era Sakura quien le había inspirado tanto temor?
    Sintió los brazos de ella alrededor de su torso y no pudo evitar estremecerse, no podía permanecer ni un minuto más a su lado o de lo contrario ya no podría controlarse. Delicadamente se deshizo de su abrazo y se marchó de la cabaña, deseoso de encontrarse con Tomoyo y contarle lo sucedido... Tal vez incluso necesitase hablar con Kurogane, él era el único que podría ayudarlo a controlar las ganas que tenía de asesinar...



    La flor de cerezo abrió los ojos, desilusionándose al no hallar al lobito a su lado: ¡hubiese sido tan perfecto haber despertado y ver su rostro cerca del suyo!

    —Será mejor que dejes de pensar estupideces —masculló para sí, vistiéndose lentamente. Entonces una idea escalofriante cruzó por su cabeza—. ¡Tengo que encontrarlo!





    —¿Por qué te llamó tu madre?
    —Necesitaba que le ayudara en la preparación de...
    —Vale, vale —la cortó irritado—; lo de siempre.
    —¿Qué te pasa? —preguntó la amatista con extrañeza—. Hace mucho que no te veía tan agitado.

    El lobito clavó la vista en el suelo, intentando no revivir en su mente las imágenes en que Sakura quería atacarlo. Finalmente, y de modo resumido, le contó a la joven lo sucedido.
    Tomoyo guardó silencio, meditando sobre lo que le había dicho el chico; se preguntaba si sería o no prudente contárselo a su madre.

    —¿Estaba Kurogane en la mansión? —preguntó Syaoran con expectación.
    —No fui allá, sino a la casa que estamos usando por ahora.

    Él puso los ojos en blanco: como si la casa que ocupaban ahora no pareciese una mansión.

    —¡Syaoran!

    El lobito se puso en estado de alerta al oír aquella voz cristalina, flexionó sus músculos y antes de poder razonar sobre lo que estaba haciendo, la atacó.
    El grito de dolor de Sakura lo hizo volver en sí, al momento que era apartado bruscamente por Tomoyo, quien acudía en socorro de la chica.

    —¡Eres un idiota! —bramó al pasar a su lado.

    Él observaba atónito el hermoso rostro de la flor de cerezo bañado en sangre y lágrimas. Aunque había alcanzado a medir su fuerza, le había realizado un feo corte en el labio, de donde la sangre emanaba a borbotones manchándole la camisa. Sin saber qué hacer, dio media vuelta y salió corriendo del lugar, maldiciéndose por lo que había hecho, insultándose por actuar como un animal.

    Tomoyo observó el lugar por el cual el lobito había desaparecido con tristeza, sabía qué cosas estaban pasando por su cabeza en aquellos momentos, pero debía estar al lado de Sakura. Pasados un par de minutos la herida dejó de sangrar, por lo cual se dirigieron a la cabaña, en donde había un maletín de primeros auxilios. La flor de cerezos se sentía desorientada, con la cabeza aún dando vueltas por el golpe recibido.
    La amatista procuró sanarle la herida desinfectando el corte con un poco de alcohol, a lo que Sakura soltó un alarido agudo, y poniendo compresas frías. Luego le indicó que se cambiara la camisa y la lavó frenéticamente para borrar todo rastro de sangre.

    —Descuida, no le diré a nadie que fue Syaoran —la tranquilizó la joven de ojos esmeraldas al ver la preocupación de su amiga.
    —Te pido que lo perdones —rogó la muchacha—, ha estado muy alterado últimamente y...
    —No debí acercarme de esa forma, seguro que lo asusté —sonrió, pero se arrepintió de haberlo echo porque la herida se abrió.
    —Pero no debió lastimarte...

    Esta vez la sangre emanada de la herida fue menos, por lo que rápidamente dejó de sangrar.

    —Y yo que sólo quería pedirle disculpas... —resopló la flor de cerezo, intentando no mover los labios.
    —¿Disculpas? ¿Y por qué? —se extrañó la joven de ojos azules.
    —Bueno, verás... —el rubor se apoderó de las pálidas mejillas de la joven—. Él se quedó conmigo en la noche, ¡no hicimos nada malo! —se apresuró a aclarar—. Pero en la mañana ya no estaba, y supuse que debía haberse levantado tan temprano porque o ronqué y no lo dejé dormir, o me movía mucho o...
    —¿Enserio pensaste eso? —preguntó Tomoyo doblándose por la risa—. ¡Pero qué cosas dices!

    Sakura se sintió aliviada al saber que el lobito acostumbraba a hacer ejercicio en las mañanas, razón por la cual, según le dijo la amatista, el chico se había ido.





    Syaoran no sabía qué hacer. O qué pensar... Debía, por instinto, haber seguido atacando a la chica para evitar que se convirtiese en la amenaza que vio en sus sueños; pero por otro lado se sentía miserable por haberle hecho daño. ¿Cómo podría mirarla nuevamente a los ojos sin sentirse como escoria? ¿Y si Tomoyo estaba en lo correcto al decir que no eran más que casualidades las sensaciones que le causaban ambos hermanos? ¿Y si la flor de cerezo no era más que una simple humana?... Aun si fuese así no debería importarle tanto qué ocurría con ella como lo hacía ahora. Cuando la vio bañada en sangre, gimiendo de dolor, sintió que el corazón se le hacía añicos, ¡cómo había sido capaz de hacerle tal cosa a ella! ¡A ella!
    Las ganas de pelear se habían extinguido al herir a la joven, siendo reemplazadas por unos enormes deseos de llorar. ¡Por qué debía sentirse así! ¿Por qué?




    Regresó al campamento, encontrándose con Sakura a la salida de la cabaña. Tenía el labio hinchado y ligeramente amoratado, resaltando en el pálido y asustado semblante de la joven. ¿Le tenía miedo a él?, se preguntó sintiendo que se le oprimía el corazón.

    —Kinomoto, Li —oyeron a sus espaldas la voz del profesor Yukito—, ¿por qué no fueron a desayu...? ¿Qué te ocurrió, Sakura?

    La flor de cerezo le dirigió una rápida mirada al lobito, pidiéndole en silencio que no dijera nada.

    —Me trepé a un árbol, pero la rama se rompió. Tomoyo y Syaoran cuidaron de mí, es por eso que no hemos desayunado.
    —Ya veo... ¿Y Daidouji?
    —Fue a buscar el desayuno, iba a traerlo a la cabaña.
    —Iré a buscarla para que la autoricen, y Syaoran... gracias por cuidar de Kinomoto.

    El joven apretó la mandíbula fuertemente al oír aquello: ¿cuidarla? ¡Si él la había dañado!

    —Quería disculparme por asustarte esta mañana —murmuró la flor de cerezo, apenas moviendo los labios.

    ¿Ella le pedía disculpas? ¿Por qué no podía culparlo a él? ¡Debería a lo menos estar furiosa...!

    —¡Fui un imbécil! —gritó cerrando fuertemente los puños, luchando por retener las lágrimas que amenazaban con asomarse por sus ojos.

    Ya no le importaba qué había soñado, qué era verdad o no, de lo que estaba seguro era de que jamás se perdonaría por haber dañado a aquella joven. Sintió los brazos de ella entrelazarse alrededor de su torso, su voz susurrándole frases tranquilizadoras, sentía que el tiempo se había detenido en aquel momento, aspirando su dulce perfume. Sin poder contenerse la estrechó con fuerza hacia sí.

    —Perdóname...
     
  5.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Las alas perdidas [TRC]

    Ay! por la ptm!

    Creo que entendi... un poco x'D. Quiere destrozarla y por otro lado protegerla ¿ando bien? o,o Sakurita parece ser una amenaza para él y muchos más, pero ella sabe igual a nada de ese asunto... ñam ¡Que complicado, Kyros ToT!

    Entonces nos vemos hasta que seas libre x'D!
     
  6.  
    BelAhome

    BelAhome Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    7 Abril 2008
    Mensajes:
    272
    Pluma de
    Escritor
    Re: Las alas perdidas [TRC]

    Si que Syaoran está en un tremendo lío, entre las ganas de atacarla y esos sentimientos que no debe tener es raro que no haya perdido la cordura. El final fue extremadamente tierno, me encantó.
    Mencionaste a Kurogane... esto se está poniedo cada vez más interesante.
     
  7.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Las alas perdidas [TRC]

    ¿Y Fai? Quiero a "Gran gato" tot2.
    Realmente no sé qué pensar, insisto. Existen ciertas cosas que me hacen creer algo y luego lo volteas. Creía que Syaoran era peligroso y resulta que únicamente lo es si está Sakura cerca. Luego Tomoyo es igual a Syaoran pero sabe controlarse más.
    Eso es algo interesante: Tomoyo siendo enemigo de Sakura y aún así tratándola bien.

    Syaoran se ha metido en problemas, de cualquier forma.
     
  8.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Las alas perdidas [TRC]

    ¿Y Fai? Quiero a "Gran gato" tot2.
    Realmente no sé qué pensar, insisto. Existen ciertas cosas que me hacen creer algo y luego lo volteas. Creía que Syaoran era peligroso y resulta que únicamente lo es si está Sakura cerca. Luego Tomoyo es igual a Syaoran pero sabe controlarse más.
    Eso es algo interesante: Tomoyo siendo enemigo de Sakura y aún así tratándola bien.

    Syaoran se ha metido en problemas, de cualquier forma.
     
Cargando...
Similar Threads - perdidas
  1. Lady Kyros
    Respuestas:
    11
    Vistas:
    828
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso