Fantasía La torre del reloj

Tema en 'Novelas' iniciado por Estrella Solitaria, 6 Noviembre 2019.

  1.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lirio del ocaso

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    428
    Puntos en trofeos:
    306
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    La torre del reloj
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1002
    Hola, mucho tiempo sin publicar nada, esta vez traigo un relato en un mundo fantástico, espero les guste, acepto toda clase de sugerencia :3, que la pasen bien.


    Un día de otoño, regresé con mis padres de un largo viaje, debido al trabajo de mi padre, quien era consejero y abogado de una familia de estatus social muy alto.

    Ese día cuando las hojas cafés y doradas caían de los arboles me senté en un sillón del salón tapizado de bordado de flores a descansar y volver a recordar las habitaciones de esta casa. Mejor dicho a recordarme a mí misma, ya no tenía esa libertad de antaño, de mi niñez. Desde el viaje mi madre me había hecho vestir con un vestido largo acampanado de color verde claro, y zapatos de tacón discreto, y un peinado trenzado característico de las mujeres jóvenes de familia acomodada. Simplemente desagradable, me había perdido a mí misma.

    Resignada miré por la ventana a mi costado parecía que pronto se alejarían las nubes de lluvia y saldría el sol.

    –Lady Erin, mientras no estuvo una carta llegó para usted –mencionó mi sirvienta Margaret dándome la carta, ante mi expresión de extrañeza.

    Abrí aquel sobre y un extraño escalofrió recorrió mi espalda, al leerla decñia “Erin la torre del reloj te espera”. Aquel extraño mensaje me sorprendió, no comprendía el mensaje. Pensé que la dirección estaba equivocada, pero mencionaba mi nombre. Busqué un remitente al reverso del sobre, sin encontrarlo, por lo que decidí ir a mi cuarto y guardarlo en el cajón del velador al lado de mi cama y sacudirme aquel temor extraño.

    –Erin, ¿qué te distrae? –dijo mi madre apareciendo por mi espalda, con una sombrilla en su mano lista para salir.

    –Voy en camino madre, ¿a quién visitaremos? –.

    –Tenemos que recuperar amistades en esta ciudad, así podrás crear buenos lazos con buenas y educadas personas. –En tono serio y algo arrogante me insinuó mi madre, de aprovechar la oportunidad de un buen matrimonio.

    –Que aburrido –susurré para mí soplando un mechón de cabello que asomaba en mi frente, siguiendo los pasos de mi madre a una mansión de color blanco por fuera con acabados grises.

    Un jardín ordenado, limpio y floreciente nos recibía en la entrada, invitándonos los sirvientes a pasar.

    –Bienvenida Señorita Erin, mucho tiempo sin vernos –saludó cordialmente la dama de la casa.

    –Buenas tardes Sra. Bontt –mencioné con una sonrisa algo fingida, haciendo una leve reverencia.

    Esta familia era típica, un grupo familiar tradicional. Un hombre corrupto era la cabeza de esta casa, según había escuchado entre el murmullo de las sirvientas de mi hogar.

    Ante mi vista apareció Eliana Bontt, amiga de mi infancia, la recordaba como una chica timida, reservada, frágil, de complexión delgada, ojos verdes y cabello trenzado negro, vestida también con un vestido acampanado azul. No la había visto hace años, la única amiga que había tenido, sin embargo no habíamos logrado ser tan cercanas.

    Me abrazó sinceramente y me sonrío de forma cordial –No has cambiado mucho –mencionó.

    –Espero que volvamos a ser buenas amigas. – Levanté la taza de té de la mesa de centro dando un sorbo y sonriéndole, mientras nuestras madres continuaban hablando de estatus, negocios y chismes por más de una hora.

    Estaba sumamente aburrida al igual que Eliana, ya había perdido la cuenta de cuantas tazas de té llevaba y cuantas sonrisas había esbozado asintiendo en todo a mi madre.

    –Erin salgamos al jardín –me dijo Eliana disculpándose con su madre y la mía con una sonrisa cortés.

    Yo asentí y copie sus discretos movimientos para no airar a mi madre, otorgándonos su permiso.

    –Pensé que me ahogaría allí dentro –despreocupada me dijo liberándose de esa incomodidad.

    –Sí Eliana, me has salvado. Mi madre quiere crear contactos para casarme a toda costa –.

    –Mi madre también, pero casi ya no me habla desde que me expulsaron de la academia de buenos modales de la ciudad –mirando las hojas de los arboles mencionó.

    –Pero tú nunca has sido así, ¿a que se debe este cambio de actitud?, ¿a un muchacho? –.

    –Claro que no, sino que Lady Millan, la encargada seducía a mi padre de forma descarada en la fiesta de fin de año. Le rocié vino en su vestido y la empuje a una fuente de agua, como todos se burlaron de ella me echaron –recordó riéndose sin sentir culpa de sus acciones.

    –Se lo mercería entonces esa arpía. Me alegra que ahora tengas días felices –riéndome mencioné viendo que ella había cambiado mucho desde la última vez que la vi, era más audaz, alegre y libre.

    Continuamos paseando por el jardín, me relató los cambios en la ciudad, la construcción de un nuevo puente, los barrios nuevos, cómo los Iriens, la clase social más alta mantenía aún el control y el estatus más alto.

    –Dicen que los Iriens no son como nosotros, que son más altos, tienen más fuerza y destreza, aunque nunca he visto uno, más parecen personas superdotadas –mencionó solo repitiendo lo que había escuchado.

    –Nunca he visto a una persona de tan alto estatus –.

    –Pero no te he contado el chisme más reciente… dicen que apareció muerta una chica debajo del puente nuevo…una bestia la asesinó a media noche, escucharon sus gritos aterradores, pero nadie se atrevió a salir…no dejo ni rastro de gotas de sangre en su camino –usó un tono aterrador y susurrándome al oído me relató esta tragedia. Me erizó la piel, no pude evitarlo, creí completamente esos rumores, aunque intenté disimular con mi amiga.

    –Sólo son rumores –giré mi mirada para otro sitio, evitando el contacto de miradas.

    Ella se río de mis expresiones de terror y añadió –eres fácil de asustar…dicen que lo más probable es que haya sido su amante –.

    –Quien podría creer en una bestia devorando personas en plena ciudad –mencioné con una expresión seria.

    Luego volvimos al salón para tomar nuestras cosas, nos despedimos prometiendo volver a encontrarnos, y recuperar el tiempo perdido para hacernos más cercanas.
     
    Última edición: 6 Noviembre 2019
  2.  
    George Asai

    George Asai Maestro del moe

    Aries
    Miembro desde:
    15 Mayo 2011
    Mensajes:
    980
    Puntos en trofeos:
    366
    Pluma de
    Escritor
    Nuevo escrito de la Estrella Acompañada, veamos, vas por la fantasía, un género fácil de empezar, pero difícil de seguir. Chale, academia de buenos módales, lo imagino como tipo victoriano o algo así, en todo caso, es bueno ver que regresas a escribir. Yo ya no puedo escribir aquí por mi carrera de autor profesional, pero siempre es bueno pasar de vez en cuando.
     
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso