Two-Shot de Pokémon - La Tormenta

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por LizzaRade, 28 Enero 2018.

Cargando...
  1. Threadmarks: I. Frío
     
    LizzaRade

    LizzaRade Sombra online

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Enero 2017
    Mensajes:
    275
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    La Tormenta
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1374
    Advertencia: el siguiente escrito tendrá contenido sexual. Se recomienda discreción del lector.

    ::..::..::

    I
    Frío

    Fue un viaje largo. Pero al fin había llegado al pie de la Gruta Helada, la criatura frunció el ceño mientras daba leves golpeteos al suelo con su pata izquierda y sus brazos cruzados, estaba esperando a alguien. Recordaba muy bien que cuando despertó su compañera de viaje no hacía acto de presencia. Iba a matarla si volvía a llegar tarde por su culpa, de solo pensarlo seseó unas palabras malsonantes y agachó sus orejas félidas.

    El viento empezaba a estar irregular, no se sentía natural. «Lo hizo de nuevo», pensó echando la cabeza hacia atrás para tener una panorámica del cielo.

    Un hilo de luz atravesó las nubes, dejando mostrar a una criatura similar al que estaba en tierra. Ella volaba hacia arriba, ignorando a su compañero esperándola abajo. Se había levantado temprano para volar, una actividad que le encantaba hacer. Le hacía sentirse completamente viva.

    El clima no era estable, mas a ella no le importaba. Su piel sentía algo irregular en el aire, pero estaba demasiado ensimismada en su tarea como para darse cuenta.

    Al estar a altura suficiente, el ser cerró los ojos y se dejó caer. Era necesario para la maniobra, cuando estuviese cerca del suelo retomaría el vuelo. Era algo peligroso, pero ya había volado hasta la atmosfera hace varias lunas, iba a ser un truco fácil. El aire seguía irregular, el viento meneaba con algo de violencia su cola.

    Estaba a sólo unos metros del suelo cuando una ráfaga de viento golpeó su espalda. La gata intentó ver por dónde venía el golpe sin éxito, su vuelo había sido desestabilizado, pronto iba a caer con fuerza al suelo.

    Su compañero vio con horror como caía, calculando donde iba a precipitarse para amortiguar su golpe. Aunque a la velocidad que iba no iba a llegar para hacer una burbuja de energía.

    La mewtwo tuvo que pensar rápido. Juntó sus manos para crear una esfera de aura, logrando ver unos pocos arbustos, hizo una pequeña bola para sólo impulsarse hacía el sotobosque lleno de nieve. Contó hasta diez y lanzó su ataque logrando caer en los arbustos, sintió algo rasguñando su hombro.

    Vio la sombra de su compañero acercarse, disimulando bien su agitación. Éste suspiró agachándose.

    —Algún día tus deportes extremos te van a matar —dijo observando a su compañera para ver si se había hecho daño.

    —¡Estoy bien! —respondió ella levantándose de un salto.

    Sin dejar que le examinara, la gata se posicionó a su lado lista para partir.

    Mewtwo le observó sin creerle demasiado. Viendo que ya iba a partir unos minutos tarde el clon decidió ya caminar por la nieve de una buena vez.

    Ambos clones caminaron unos kilómetros, no era igual a cuando conoció a Genesect, aquella vez apenas terminaba el invierno en Unova. Mantuvo la cola cerca de su cuerpo para guardar algo de calor, pero de igual forma temblaba. Mewtwo se abrigaba más con su capa, haciéndole ver a su compañera que también estaba harto del frío. Tenían el pelaje extremadamente corto, tan corto que sólo sería posible verlo a través de herramientas humanas.

    Un gruñido salió de la boca de la hembra. No ver nada más allá de un lienzo blanco le estaba desesperando, sintiendo que en cualquier momento sufriría de hipotermia. Mewtwo la vio de reojo, notando que su cuerpo estaba un poco cubierto de nieve, él levantó su brazo sosteniendo la capa.

    —Ven acá —murmuró mirándola a los ojos.

    La psíquica caminó hacia él, sintiendo su brazo alrededor de sus hombros, haciendo que su cercanía aumentara. Ambos felinos reanudaron su caminata. Mewtwo sabía que ninguno de los dos iba a aguantar mucho tiempo en este clima, necesitaban encontrar un refugio lejos de la nieve.

    La vista bien desarrollada del clon mayor pudo divisar una entrada cuando llevaron casi dos horas caminando. Era el último esfuerzo e iban a pasar el resto de la tarde ahí, algo en lo que su compañera estuvo de acuerdo. Ella se aferró más a su cuerpo, queriendo gastar sus últimas fuerzas para impulsar a ambos a la caverna.

    El par de clones llegaron casi a rastras a la entrada. La mewtwo se sentó ya estando dentro agitando su cuerpo hasta la punta de su cola para quitarse la nieve y el líquido de lo que se había derretido.

    —De haber sabido que el clima iba a empeorar te hubiese preparado algo —habló dándole una última mirada al exterior.

    —Creo que habría sido idóneo —murmuró.

    —Pero tendría que pensar en cómo hacer que tus piruetas no se vean torpecitas, Mizu. —Contó hasta tres sólo para ver como ella chilló.

    —¡Mi nombre es Mewtwo!

    Le hacía gracia ver cómo ella cruzaba los brazos, inflaba un poco sus mejillas y desviaba la mirada para que viera su enfado. Admitía que eso la hacía ver adorable en vez de intimidante. Recordaba muy bien por qué había elegido ese nombre para su compañera. Fue cuando le dejó acompañarlo, Mewtwo la encontró haciendo piruetas en el agua; Mizu significa agua en su región natal, en ese momento le quedaba como anillo al dedo, aunque a ella no le hizo mucha gracia el cambio de nombre. Menos si no había confianza entre los dos.

    Y Mizu siempre reacciona de esa manera cuando menciona ese nombre. Mewtwo se sentó junto a ella, ignorando su aún presente puchero.

    —¿Cuánto ha pasado desde que nos conocimos? —preguntó él intentando tener contacto visual con ella.

    —Creo que diez meses —contestó ella—. Volviendo al tema... quieres hacerme una capa, ¿cómo la tuya?

    Mewtwo se vio algo aturdido con la pregunta.

    —Sí, no es mucho, pero te protege del frío. Además, también es para ocultar nuestra especie.

    Mizu entornó los ojos y se levantó.

    —¿Realmente necesito ocultarme?

    Los dos clones se quedaron en silencio, solos entre la poca luz de la tarde que esa cueva dejaba entrar, el sonido del viento llegó a sus oídos con signos de convertirse en una tormenta. Ambos felinos se quedaron callados haciéndose la misma pregunta: ¿por qué ocultarse?

    «Somos un peligro. Nadie debe ver lo qué somos, ya el simple hecho de viajar juntos es arriesgado.»

    —Es necesario, mientras no sepas cómo manipular recuerdos, debes ocultar tu especie —respondió él caminando hasta la entrada para ver el exterior.

    La hembra suspiró.

    —¿Realmente tengo derecho a hacer eso? —volvió a preguntar.

    Un sonido gutural salió de él. ¡Por supuesto que tenía derecho! Su libertad estaba en juego después de todo. Pero para ella no tenía sentido, sólo les daba la razón a aquellos que les miraba como si fuesen fenómenos. Unos parias. Ella sabía que a Mewtwo no le gustaba ese trato, mas disimulaba muy bien su disgusto.

    —Yo he conocido humanos de confianza. —Intentó acercarse a él—. Sé que nada garantiza que todos son así... pero a veces sólo se debe confiar...

    —Prefiero desconfiar que terminar en una jaula.

    El clon mayor dio por terminada la discusión cuando volvió a sentarse. Cruzó ambos brazos, rodeó la cola contra su cuerpo y cerró los ojos para una pequeña siesta. Mizu se dispuso a hacer lo mismo, se sentó a su lado para guardar algo de calor. Mewtwo la sintió apoyarse en su hombro, tomando una fracción de su capa para taparse con él.

    Ella emitió un jadeo.

    —Estás muy frío... —susurró cerca de su oído.

    Mewtwo por un segundo pensó que su pecho se aceleraba y su pelaje se erizaba, tenerla a unos milímetros de distancia le hacía sentirse... No era la primera vez que ella se acurrucaba con él para dormir, confiaba plenamente en el clon como para pensar que él no iba a hacerle nada mientras dormía.

    Pero en esta ocasión en especial, con mucho frío, tener su cálido cuerpo junto al suyo le hacía pensar tenerla entre sus brazos y no soltarla... Tal vez, hacer algo más...

    «Maldición, me estoy sintiendo peor que un enfermo», pensó volviendo la mirada hacia el exterior, observando como la tormenta comenzaba.
     
    Última edición: 3 Febrero 2018
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  2.  
    NeverMore

    NeverMore Líder de críticos

    Acuario
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2015
    Mensajes:
    312
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno, con la mente más descansada vengo a comentar -o por lo menos a hacer el intento-

    ¿Qué me llamo la atención de la historia? Pues sencillo, esa lucha interna que tienen este par de seres, creados de forma artificial, que no pidieron ser traidos a este mundo y que ahora son temidos y perseguidos.

    No deberían ocultarse, pero tienen que hacerlo para protegerse. Eso principalmente, lo otro son las típicas preguntas: ¿cómo se conocieron? ¿por qué viajan juntos? ¿hacia donde se dirigen? ¿que planean hacer cuando lleguen a destino? Ni idea si estas interrogantes sean aclaradas en la segunda y última parte de este escrito.

    Mewtwo que pasó tanto años en soledad, escondiendose ahora se encuentra en compañia de alguien de su misma 'especie' y del género femenino. Comprendo su incomodidad y esos sentimientos que están aflorando ahora que están tan cerca debido a ese gélido clima. Ya veremos como termina eso.

    Ahora retomando la parte técnica, pienso que debes tener especial cuidado en el uso de sinónimos para referirte a los personajes. En cuanto a estructura podría sugerir que a los dialogos le coloques sangría para diferenciarlo del resto de los párrafos, sin espacios entre uno y otro, pero si con respecto a los párrafos.

    En único detalle que me pareció encontrar fue el siguiente:

    de solo pensarlo seseo unas palabras malsonantes y agachó sus orejas félidas.

    Lo correcto, pienso yo, es que debería decir «siseó», que es la acción de sesear.

    Bueno, creo que eso es todo. Me avisas cuando publiques la segunda parte para ver como concluye esta historia. Éxitos y saludos.
     
  3.  
    Merinare

    Merinare Beta-reader

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2018
    Mensajes:
    138
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Tengo que comentar esto exclusivamente para que suba a la página principal y poder decir tranquilamente:
    ¡COMITA DONDE ESTA LA SEGUNDA PARTE!

    [​IMG]
     
    Última edición: 10 Marzo 2019
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  4.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    378
    Pluma de
    Escritor
    ¿Está esto relacionado con Alma Gris? Hasta los nombres se parecen, thou no encaja con cómo se conocen, so...

    Está bonito, siguiendo la línea de que Ñutu es medio paranoico y la otra Ñutu carece de sentido del peligro... o de la gravedad. thou el título miente, ni hay una tormenta ni hay sexo entre clones ridículamente antropomorfos.
     
    • Gracioso Gracioso x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso