One-shot La sonrisa de un reflejo

Tema en 'FullMetal Alchemist' iniciado por Fushimi Natsu, 20 Junio 2020.

  1.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,009
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    La sonrisa de un reflejo
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1003
    La sonrisa de un reflejo

    La Alemania de los años 20 no era como Amestris, pero a veces se parecían. Mientras deambulaba por las calles nevadas esperando a su hermano, Al se entretenía enumerando las similitudes que conectaban ambos mundos como pasatiempo. Quizás ya no viajaran tanto como antaño, pero cada ciudad que visitaban siempre parecía recibirlos con un conjunto de viejas caras conocidas. En esta ocasión, el reflejo de un feliz Shou Tucker había sido suficiente para atraer la atención de Ed.

    Sin embargo, ya había pasado una hora desde entonces y Alphonse no sabía por dónde comenzar a buscarlo. No quería alejarse del centro por si su hermano terminaba regresando y ni siquiera podía pedir ayuda para encontrarlo más rápido. Sólo le quedaba esperar que aquello que estuviera entreteniendo a Ed no los metiera en algún problema.

    Con un suspiro resignado volvió a echar un vistazo a su alrededor, a punto de cruzar la calle y rehacer sus pasos cuando la vio. Todo cuanto lo rodeaba perdió instantáneamente su sonido y color. Todo a excepción de la mujer que ahora caminaba en su dirección.

    Su madre.

    Como una película en cámara lenta, Al la vio acercarse y pasar a su lado sin detenerse. Como el protagonista de un mal sueño, sólo se quedó allí para verla desaparecer de nuevo. Sin importar cuánto tiempo se había estado preparando para este momento ni cuántas veces la había buscado entre la multitud; ahora, cuando finalmente la tenía a su alcance, su cuerpo no le respondía. Estaba paralizado.

    El compás de sus pasos resonaba a su espalda, burlándose con cada segundo que pasaba. Su mente era un caos de pensamientos y emociones que como un torbellino lo envolvieron, ahogando todo estímulo a su alrededor. Iba a perderla. Perderla, perderla, perderla...


    —Tranquilo. —Una dulce voz lo atrajo a la superficie, una mano cariñosa se afianzó en su hombro. Conteniendo la respiración, Al alzó la vista para encontrarse con la misma sonrisa de su madre—. Todo estará bien.

    Y como una presa que se desborda, el joven Elric se vio aplastado por sus propios sentimientos. Sus piernas finalmente cedieron y cayó de rodillas contra la nieve acumulada. Las lágrimas ya no lo dejaron ver, las palabras se le atascaron en la garganta y su cuerpo comenzó a temblar.

    —Todo estará bien. Por favor, respira. Sólo respira —le repetía la mujer, encorvada a su lado mientras masajeaba su espalda. El sol desapareció tras una nube oscura y el viento revoloteó sobre ellos, despeinándolos. Pronto los copos se asentaron sobre sus cabezas descubiertas.

    Sólo cuando los sollozos de Al se calmaron, ella apartó sus manos para rebuscar en su bolso. Sacó un manojo de pañuelos y, sin usar las palabras, empezó a limpiar el rostro del niño.

    —¿Te sientes mejor?

    —Sí, yo... Gracias —musitó sin fuerzas, apenado por la escena—. Lo... Lo siento.

    —Está bien, no hay razón para disculparse —le aseguró, sonriéndole con calidez. Volvió a buscar entre sus cosas hasta sacar un gorro de lana—. Toma.

    —¿Qué...? No, no, no. Por favor, es suyo.


    —Aquella es mi casa —comentó risueña, señalando una de las pequeñas viviendas al tiempo que le sacudía la nieve de la cabeza—. Y estoy segura de que lo necesitarás un poco más que yo.

    Confiando en sus palabras, Al le permitió colocarle el sombrero sin más protestas. También la dejó tomarse su tiempo en acomodarle el pelo fuera de la cara y aceptó su mano para ayudar a levantarlo.

    Aún tomados de las manos, se quedaron observando la nevada que los acompañaba. Eran dos extraños que ni siquiera conocían el nombre del otro, pero que por la bondad y la necesidad se habían encontrado en el momento apropiado.

    —Me recuerda a mi madre —susurró el menor, abandonando sus ojos el cielo nublado para notar por primera vez un par de ojos castaños en lugar de verdes. También se dio cuenta de que la calidez maternal con que era observado era exactamente la misma.


    —¿Al?

    Ambos voltearon hacia el recién llegando, donde un Edward Elric sin aliento los miraba atónito sin parpadear.


    —Hermano... —respondió emocionado, incapaz de decir algo más.

    La nieve siguió cayendo, el frío acentuándose a medida que la tarde terminaba. Las farolas se encendieron junto a los adornos de las casas, bañando de distintos colores la blancura que se asentaba por todas partes.

    —Me alegra que encontraras a tu hermano, pequeño.

    —Oh... Sí, sí, gracias... Gracias por acompañarme.

    —Gracias por cuidar de él, señora.

    Con un último apretón y una sonrisa, el reflejo de Trisha Elric se despidió.


    Parado uno junto al otro en silencio, la vieron cruzar la calle y alejarse hasta la esquina de esa cuadra. Sosteniendo sus llaves en una mano, los saludó una última vez antes de desaparecer en los confines de su hogar. Como un hechizo que se rompía, el bullicio de la Nochebuena retornó a sus sentidos. Ajenos a ellos, los alemanes iniciaban sus preparativos para cenar en familia.

    —Hermano, dime que la volveremos a ver.


    El rostro de Edward se ensombreció.

    —Primero déjame contarte lo que descubrí, Al. Hay un Tucker que debemos detener.
     
  2.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,834
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    No me he visto la película, está en mis pendientes, pero no deja de ser interesante el hecho de que el mundo de FMA y el nuestro en un pasado no muy bueno estuvieran conectados por la Puerta de la Verdad; qué cada persona de Amestris tuviera su contraparte en la Alemania post primera guerra suena algo descabellado, y por supuesto que es entendible que el corazón de Al palpitara de emoción y dolor al ver a su madre que no es realmente su madre. Al menos la mujer mostró esa dulzura materna para confortarle, y me dejaste con la duda sobre lo que Ed encontró sobre Shou Turcker
     
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Fanático

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,009
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Lo que Ed descubrió sobre Tucker no es nada bueno, eso tenlo por seguro. Sin embargo, en ese momento (e incluiso ahora) no creí estar a la altura para inventarme algo decente que continuara todo esto, así que temo que se quedará a la imaginación de cada quien.

    La peli sirve como conclusión final del viejo anime, aunque si me lo preguntas a mí, una fanática total de esta versión, no es tan necesaria y hasta te puede llegar a molestar con algunas cosas. No es que no la recomiende, pero creo que será mejor que no le tengas expectativas. Y a todo esto, ¿sí viste la película de FMAB? Si la respuesta es no, te doy el mismo consejo con esa también.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,834
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    No he visto ninguna peli y las he pospuesto por lo que me comentas... Lo de Turcker puedo imaginarlo, ese tío era un maldito HDSPM... XDXDXD
     
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...
Similar Threads - sonrisa reflejo
  1. Fushimi Natsu
    Respuestas:
    4
    Vistas:
    997

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso