Long-fic de Inuyasha - La Realizadora de Deseos (InuxKag)

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por KagoRinneSama, 19 Junio 2010.

?

¿Te gusta este fic?

  1. Si ^^

    96.9%
  2. Mas o menos -_-

    1.6%
  3. No T-T

    1.6%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    692
    Pluma de
    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    waaaaaaaaaa sensei gracias por avisarme de la conti me encanta noooo rayos yo creì que Kagome sederia un poco màs (Lo siento mi imaginaciòn volo) n///n ahhhhhh maldita clausula grrrrr pero tiene que ser anulada wajajaja XD por lo menos la relaciòn entre ellos a avanzado mucho màs que antes waaaaaaaa y ahora busca cualquier cosa para besarla n///n me encanta como le pide que no se acerque a Koga: – A mí no me agrada él. La verdad no quiero ordenártelo…- susurré dulcemente, me detuve un instante y deposite un pequeño beso en su cuello.– Por eso te lo pido. Oh dios que tentaciòn... pero donde si me emocione fue en: Tomé su rostro entre las manos y me acerque lentamente. Ladeó el rostro, cerró los ojos con fuerza. Estaba esquiva nuevamente y eso me encantaba. Era un reto, amaba los retos ¿Por algo me había hecho tenista no?

    La besé en el cuello debido a que ella me prescindió el rostro. Las manos las coloqué en su cintura y Kagome pareció al fin rendirse. Esta vez ascendí los besos dejando una camino en su piel hasta alcanzar por fin su boca.

    El beso fue casi fiero, lleno de pasión retenida, contenida. Apenas respiraba con mi pecho chocando con el suyo, deje una mano en la cintura y la otra la posé en su mandíbula.

    Estaba impaciente, deseoso, que cualquiera me remplazará en el partido de hoy porque no iría. Fui empujando con mí cuerpo a Kagome, hasta chocar con la pared de la habitación.

    – No… po…podemos… hacer…esto.- declaró entrecortadamente.

    Me separé solo un poco de sus labios y la miré fijamente a los ojos chocolates que tanto me enloquecían, que demostraban tanto amor, ternura, anhelo, fuerza, belleza, pureza, confusión…todo.

    – No… pasa nada..solo es un beso.- dije agitado, volví a besarla.

    Bajé la mano que tenía en su quijada lentamente, deslicé la manga de su camisa desde el hombro, entreabrí los ojos mirándola agitadamente.
    Desvié los besos a los hombros, miré a Kagome, quien ahogó un gemido, entreabrió los ojos y mordió su labio inferior.
    Sus manos se colocaron a mis costados, abrió la chaqueta del equipo lentamente, luego la bajó por mis hombros, dejando mi camiseta a la vista. Sonreí ante ese acto.

    La besé nuevamente en la boca, Kagome inclinó la cabeza, esclavizada. Pero al notar esto me aparté y sonreí malvadamente, ella pestañeó intrincada.

    – Tenemos que… ir al partido.- dije entrecortadamente debido a lo agitaba que se encontraba mi respiración.
    n///////n eso fue mucho.... Noooooooo ¿Porquè lo dejaste ahì? Ahhhhhh Inuyasha debe ganar el partido y muero por saber cual es esa icognita de la luna llena espero la conti ansiosa pero sobre todo que te recuperes para que no te internen T^T cuidate sayo...
     
  2.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,243
    Pluma de
    Escritor
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    Hahh amiga dios mío! ha se me herizó toda la piel cuan do Inuyasha la beso tan salvaje haaah, que envidia! xD
    Esta super tu fic! espero conti!
    Dios mío como quisiera se Kagome en estos momentos, asi me lo como todito xD xD
    (disculpenme por mi perversidad, es que es tan guapo, dulce y sexy!! xD)
    Bueno, gracias por avisarme me gustó mucho n_n.
    Cuando pongas conti me dices Chaito[​IMG]
     
  3.  
    exel

    exel Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    13 Agosto 2009
    Mensajes:
    27
    Pluma de
    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    holaaaa XD me necnato la conti
    es bella bella bella bella *-*
    me encanta la parte en donde se besan en el cuarto *o*
    ha :( kagome se puso triste pobechita vale
    que cuchitura es inu con kag
    me encanto esta parte "Ella me indico que me acercara al agujero, así lo hice. Acerco su rostro al mío y deposito un rápido beso en mis labios. Si la red no hubiese estado dividiéndonos lo hubiera prolongado. Al separarse de mí, la red reapareció frente a nosotros. Kagome me enseño la más dulce sonrisa que hubiese podido ver hasta el momento. Le sonreí también y me regrese al partido." es muy cuchi *-*

    espero la conti te abia dicho que amo tu ficc pues amoooo tu fic <3<3<3<3

    bye cuidate besos
     
  4.  
    Elen Takmi

    Elen Takmi Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Mayo 2010
    Mensajes:
    35
    Pluma de
    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    hola hay amiga esta conti como siempre te quedo expectacular me encanto :P me quito un poco el dolor de cabeza por la resaca de la fiesta de anoche lo unico que pude concluir de esa fiesta es que el licor y yo no combinamos y mas si estoy tomando medicamentos :( no se por que le hice caso a mi geme :mad:

    Bueno volviendo a la magnifica conti aaaaaaaaaa que hermosa cuantos besos aaaaa me encanta y mas como tu describes las escenas me elevan, me trasportan a ese lugar, como quiciera ser Kagome y que inu me besara asi

    Huy me quede sorprendida con la situacion del cuarto, aa queri ver que pasaba pero todo quedo en un beso, un lindo, tierno, atrevido beso

    mm Que sorpresa Inu distraido por ver a Kagome triste, vaya si que le pego el amor eso es raro en un chico, si es raro y mas que llego hasta el punto en que le anotaran y con un remate simple :( pero eso me agrado mucho ya que significa que si quiere mucho a Kagome, mm creo que no la quiere sino que la ama :P

    Sango es una verdadera amiga, se preocupa tanto por Kagome como por Inu ;) si eso es demostrar verdadera amistad ;)

    Que pasara en la luna llena ???? mmm estara super interesante la siguiente conti :P

    Ja Kagome siempre se hace la dificil pero siempre termina sediendo.

    El ultimo beso aaaaa que tierno, y mas que ese beso animo a Inu :P aaaaaa

    Espero con ansias la siguiente conti ;)

    Se despide de ti tu amiga que te quiere muchooooo ROSA AZUL

    besos y abrazos hasta la proxima conti :P
     
  5.  
    ISYLU

    ISYLU Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Octubre 2008
    Mensajes:
    136
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    que linda conti!!! ame que inu besara a kag antes de ir al juego!!
    y que raro el despistado por verla! el amor lo dejo bobito jaja
    ok, espero otra hermosa conti pronto, nos vemos!!!
     
  6.  
    ISYLU

    ISYLU Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Octubre 2008
    Mensajes:
    136
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    que linda conti!!! ame que inu besara a kag antes de ir al juego!!
    y que raro el despistado por verla! el amor lo dejo bobito jaja
    ok, espero otra hermosa conti pronto, nos vemos!!!
     
  7.  
    jeniYasha

    jeniYasha Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    hola!!! me gusto mucho!! en especial los besos!!
    x ke kagome estaba triste??
    inu perdio puntos x kagome *_* ke tierno
    pero al final ganara!!! como siempre!
    veo ke esta conti no fue opacada x kikyo ¡Que bueno!!!!!!
    no kiero ke los separen!! y hay alguna manera de ke esten juntos!???
    espero la conti!! y gracias x avisarme!!
    ~~~sayito~~~
    ~~~dulcceammor~~~
     
  8.  
    Lucy Nyu

    Lucy Nyu Lectora y amante de las buenas historias ❤

    Aries
    Miembro desde:
    28 Marzo 2010
    Mensajes:
    25
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    awwww q lindo estubo!!!! Q bello Inu, se preocupa bastante por ella awwwww.
    Pero q le pasa a Kagome??? xq la luna llena le afecta??? o.O Q intriga.

    Bueno, lo siento por hiten pero Inu ya resivió su batería, un beso de Kagome xD aunq fuera rápido, pero algo es algo :P

    Quiero conti!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Ya quiero saber como les irá a Inu y Kagome!!!!!! y como les irá en los partidos tambien!!!! :) xD

    Bye!!! Cuidate!!!! :rosa:
     
  9.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    Hola! te diria morocha pero no es adecuado, me encantan tus fics creo que ya lo habia dicho ¿no? (sip, ya lo habias dicho) lo importa te lo repito Me ENCANTAN tus fics, anteriormente comente pero creo que se borro, la verdad no estoy segura.

    Me gusto mucho el capi, es decir, cuanto apuesto que si no fuera por las reglas hubiese habido lemon,(ahhh, eres toda una pervertida, alejate demonio de santan) mira deja de insultar, el demonio pareces tu, ademas el lemon no es porno ni nada por el estilo: es hacer el amor, con pausas y sin prisas, demostrando todo lo que se quiere a una persona sin necesidad de las palabras, a traves de caricias y besos, de susurros y suspiros dando todo el uno al otro, provocando nuevas emociones y sensaciones que recorren el cuerpo del individuo trasportandolo a otro mundo, a un mundo en donde esta el ser amado. (wuaw, que profundo, nadie pensaria que eres virgen) amar en un sentimiento, no una manera de que las personas conozcan tu cuerpo, (Alabo tu sabiduria), ejeje, no puedo evitar sentirme identificada, amr es algo del corazon que luego se manifiesta a traves del cuerpo que contiene el alma y las emociones...

    Pd: (eta loca ya se inspiro, si la vieran aqui dando vueltas y dramatizando manteniendo la sinfonia de un vals) ya me tranquilice, por cierto voy a tomarme la libertad de colocar mis links, es que tienes tantos visitantes que quien quita y se interesen en mis historias, todos estan cordialmente invitadas...

    No soy tu enemigo: http://foro.cemzoo.com/f85-fanfics-.../215380-no-soy-tu-enemigo.html#post1232310264

    la Sonrisa de una Dama: http://foro.cemzoo.com/f85-fanfics-...nrisa-de-una-dama-inu-kag.html#post1232255947
     
  10.  
    KagoRinneSama

    KagoRinneSama Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2007
    Mensajes:
    801
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La Realizadora de Deseos (InuxKag)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2232
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    :hola: Muchas gracias por sus post y comentarios. Bueno les tengo noticias, este es el antepenúltimo capitulo de esta historia, a ¿qué no se lo esperaban cierto? Pues así es, además mañana colocaré el penultimo capitulo y pasado mañana el final de esta historia. Bueno espero que disfruten el capitulo.

    Capitulo 16: Pasado.

    Era de noche, el partido contra los Brothers Thunder, había sido muy fácil. El tonto de Hiten se había quedado con los ojos abiertos por perder tan rápido. En todo el juego lo único que había hecho era lanzarme jugadas tontas, ni siquiera tuve que realizar la jugada del Gran Willy.

    Nos encontrábamos reunidos todos los del equipo, además de Sango y Miroku, en el salón Karaoke. Algunos estaban catando bebidas alcohólicas debido a que mañana no jugaríamos nosotros. Habíamos ordenado un plato de ostras para todos, después de todo, eran bastante sabrosas con limón y solo se daban en esta época del año.
    Además de que no solo había ganado yo el partido, sino que fue una paliza rotunda en dobles por parte de los gemelos Akitoki y Hojo, y en otros individuales, Shippo demostró que por algo estaba en el equipo, derrotando al tonto de Manten.

    – Señorita Kagome ¿por qué no canta?- preguntó Miroku luego de darle un enorme sorbo a su botella de sake.

    – No sabía que cantaba, Higurashi.- admitió Hojo impresionado.

    – De seguro ha de cantar precioso, igual que ella.- comentó Akitoki un tanto sonrojado.

    Lo miré con rabia, no me gustaba que la alabara de ese modo.

    – Cuidado con lo que dices, recuerda que Inuyasha es el único que puedo tratar a Kagome de esa manera.- pronunció Takada de modo burlón.

    No me estaba gustando nada esta conversación, me estaba enojando, lo que causaba que mí ligero tic regresara. Mi ceja comenzó a moverse de arriba a bajo al igual que mí pierna.

    – Es cierto, el muy tonto detuvo el partido solo para darle un beso a la linda Kagome.- concordó Shippo.

    Mis compañeros reventaron de la risa. Kagome y Sango estaban absortas a la conversación, era como simplemente no estuviesen allí.

    ¿Dónde estaba Sesshomaru cuando se necesitaba? Claro donde más, con Rin. Estaban en la piscina, desde la mesa se podía ver como esos dos miraban las estrellas románticamente. Pues si Sesshomaru no estaba para callarlos, lo haría yo a los golpes porque ya me había artado de sus comentarios.

    – Oye Inuyasha ¿por qué no nos habías dicho que ese era tu secreto para ganar?- Preguntó en broma Kohaku.

    – Claro, yo también ganaría cualquier partido con un besó de motivación por parte de la linda Kagome.- aseguró Akitoki, dando un sorbo a su bebida.

    – Tal vez, no deberíamos dejar que Inuyasha comiera ostras.- Bromeó Miroku.

    – Son un afrodisíaco...- Continuó Hojo, dándole un sorbo a una de ellas.– O eso he oído.- agregó con su sonrisa de “inocente”.

    Exploté, en ese momento me levante furioso de la mesa y la golpee fuertemente, causando que todos mis compañeros me vieran asustados.

    – Tranquilo Inuyasha.- Dijo Miroku con su rostro serio, como si estuviese a punto de decir algo muy importante.– lo que pasa es que tus compañeros están todos ebrios.- continuó en el mismo tono.

    – Oye Miroku.– llamé enojado.– ¡Pero tu eres el que más ebrio esta!- reclamé enojado al ver a mi mejor amigo alcoholizado.

    – Je je si, no lo niego.- admitió avergonzado.

    Me estaba preguntando algo muy importante ¿por qué no los había golpeado aun? Volví a sentarme en la silla, era obvio que aunque los golpeará hasta cansarme no se iban a callar, además con los borrachos no se discute.

    – Ya saben lo que dicen Inuyasha, “Hombre que no come de su plato, se deshonra a sí mismo”- Jugó Takada, dando nuevamente un sorbo a su bebida.

    – Si Takada, pero sabes lo ¿qué dicen de Inuyasha?- preguntó Shippo burlón.

    – No ¿qué dicen?- inquirió, dando otro sorbo a su botella.

    – Si te metes con Inuyasha, date por muerto jajajaja.- Expresó el pequeño Shippo.

    Los compañeros volvieron a reír descontrolados, simplemente me di por vencido, esos idiotas no se iban a callar, y la verdad era que no habían dicho mentiras, si continuaban los mataría a todos.

    – Linda Kagome ¿Por qué no nos cantas algo?- preguntó Akitoki cuando todos se callaron.

    – Déjala.- Advertí en modo amenazante.

    – Lo siento, pero realmente Kagome no se siente en condiciones de cantar.- dijo Sango interviniendo por fin en la conversación.

    – ¿Por qué no? Sanguito, además ella canta esplendido.- aseguró Miroku.

    – Porque dije que no, Miroku.- su voz sonó un tanto celosa.

    – Bueno si Sango dice que no, entonces es no.- apoyé.

    Los demás dijeron una largo “Buh” de disgusto, la verdad me sentí bien porque ella no deseará cantar, después de todo, aunque no podía olvidar el espectáculo que realizó en el bar, cerca de casa.

    – Si, mejor que no se enoje tu novia Miroku.- comentó Kohaku animado.

    – Porque cuando se enoja, es capaz de lanzarte por un barranco para romperte las piernas y no que volvieses a caminar.- Admitió Shippo un tanto nervioso.

    – Es cierto, Sango es capaz de eso.- Concordó Kohaku con una sonrisa.

    – ¿Qué dicen?- preguntó retóricamente Sango, con un tonó de voz molesto.

    – No se metan con la bella Sango, una mujer tan dulce y hermosa como ella no podría hacer semejante cosa.- Objetó Takada.

    Le dirigió una mirada muy coqueta a Sango. Lo que causo un sonrojo por parte de ella.

    – Cuidado como la ves, Takada.- advirtió Miroku.

    Al parecer Miroku se había enojado por la galantería de Takada, porque lo mirada un tanto disgustado.

    – Ya no te enojes, y continuemos molestando a Inuyasha.- Bromeó Shippo.

    Le di un par de golpees en la cabeza, para desquitarme…

    Kagome se levanto de la silla sin decirnos nada, capto nuestra atención cuando subió a la tarima. Le dijo algo a los que tocaban los instrumentos y comenzaron a tocar un ritmo algo lento y sensual.

    – Al parecer si va a cantar.- pronuncié confundido.

    – Uhhh, ¡Vamos Kagome!- se escucho por parte de los gemelos.

    Me crucé de brazos y vi a mis compañeros haciendo el ridículo, mientras gritaban.

    – Kagome ¡cántanos!- gritó Shippo.

    – ¡Vamos, linda Kagome!- Vociferaba Akitoki.

    – ¡Higurashi, encántanos con tu voz!- clamó Hojo.

    Vamos, vamos…
    Un siglo llevo en soledad atrapada queriendo escapar,
    Soñando que alguien...me libere…


    Sango se me acercó al oído disimuladamente, Miroku estaba muy emocionado al igual que los demás, observando placidamente a Kagome cantar.

    – Presta, mucha atención a esa canción, Inuyasha.- musito Sango.

    Me lanzas un beso y yo te quiero amar,
    Pero hay un precio que tendrás que pagar,
    para que me entregue, para que me entregue.

    (mi cuerpo dice quiero)

    (pero mi alma tiene miedo
    )

    Kagome cantó bajo esas palabras, estaba absorto a lo que decía su canción. Si debía prestar atención, debido a que ella hablaba de un “genio”, en otras palabras, de un realizador de deseos.

    Si me quieres junto a ti,
    Frota bien y ya veras,

    Como un genio liberado,
    Haré tus sueños realidad,
    Sí me quieres junto a ti,
    Gánate mí corazón,

    Tres deseos te concedo,
    Si me juras tu amor.


    – Debo decirle lo ¿qué siento? Es por eso ¿qué ella esta triste? Sango.- pregunté en voz baja.

    – En parte, pero no es lo que la tiene así de deprimida. Esta noche Inuyasha, sabrás la verdad.- explicó seria.

    Como un genio atrapado espero,
    liberarme con tu amor sincero,
    como un genio atrapado espero.
    Ven, ven a sacarme de aquí…


    Luego de un par de horas Kagome y yo regresamos a la habitación. Ella entró primero y tomó asiento en la cama. Yo tranqué la puerta con seguro y me senté junto a ella.
    La miré detalladamente preguntándome ¿Qué estará pensando?
    Sus manos estaban entrelazadas entre sí, sus brazos apoyados en sus piernas, mientras que se encontraba perdido en algún lugar del mundo.

    – ¿Estas dispuesto a gastar un deseo para saber la verdad de mí pasado?- inquirió en voz baja, sin mirarme.

    – ¿Debo desearlo?- pregunté confundido.

    – Si, para conocer mí pasado, el amo debe desearlo. Por eso es que no revelo nada de mí.- explicó ignorándome.– También al desear eso, dejará de perseguirme el fantasma de Bankotsu, haciéndome recordar esa noche.

    – Bien. En ese caso, deseo que me cuentes tu pasado.- pedí.

    – Como desees.- pronunció.

    En ese momento el cuarto se volvió totalmente oscuro. Kagome se encontraba junto a mí, observando el vacío con tristeza. Después de unos segundos, la oscuridad desapareció, y me encontraba ahora en lo que parecía ser una cabaña junto al mar.
    Dentro de la cabaña, había una mujer como de unos 30 años, se parecía mucho a Kagome, aunque su cabello era corto. Estaba atendiendo a un pequeño niño sobre un futón, al parecer tenía fiebre.

    – Esa es mi madre y mi hermano Souta.- comentó con tristeza.

    – Entiendo.

    La señora colocaba desesperadamente compresas de agua fría sobre la frente de su pequeño hijo.

    – Rayos, ya se acabo el agua. Kagome aun no regresa.- dijo la señora preocupada para sí misma.

    En ese momento, entro a la cabaña un hombre de contextura alta, piel morena, y un largo cabello negro, atado únicamente con una crineja.

    – Buenas tardes, señora Higurashi.- saludó cortésmente.– He venido a ver a la hermosa señorita Kagome.- aviso.

    Ya de por sí no me gustaba ese hombre, y luego de preguntar de esa manera tan caballerosa por ella, era más que natural que no me agradara nada en absoluto. Instintivamente sujeté su mano.

    – Kagome no se encuentra, capitán Bankotsu.- aclaró la mujer con voz desconfiada.

    – Por favor dígale en ese caso que vine a verla.- dijo sonriente, sin embargo esa sonrisa desapareció por completo.– Más le vale que no intente huir, después de todo usted me prometió la mano de su hija.– dicho esto salió de la cabaña.

    Todo volvió a tornarse de oscuro.

    – Entonces Bankotsu ¿era tu prometido?- pregunté incrédulo.

    – Si, mi madre me comprometió con él debido a la enfermedad de mi hermano. Bankotsu se ofreció a pagar las medicinas si yo me casa con él.

    Se encendió nuevamente el escenario, esta vez estábamos en un lago, en el se encontraba una Kagome sentada a las orillas del río. La realizadora de deseos aún continuaba a mí lado, sin moverse.
    La joven del río se estaba mojando la piel con suma delicadeza. De repente se encontró con lo que parecía una botella y la frotó. DE allí salió una realizadora de deseos, me supuse Sango.

    – Puedes cumplir entonces cualquier cosa ¿qué te pida?- preguntó la joven inocentemente.

    – Así es, aunque hay unas reglas.- explicó Sango.

    – Pero, esas reglas ¿me prohibirían curar la pulmonía de mi hermano?- inquirió rápidamente.

    – No, eso si puedo hacerlo, solo debes pedirlo adecuadamente.- dijo amigablemente.

    A continuación regresamos a la oscuridad, miré a Kagome con cierta preocupación, tenía el presentimiento que el hecho de que ella deseara el bien de su hermano, le iba a traer problemas. Volvió la luz nuevamente.
    Esta vez el escenario era diferente, nos encontrábamos en una cabaña un poco más decorada, más limpia sobre todo. Ya no lucía pobre, al contrario, se encontraba en un estado excelente para ser una cabaña. El pequeño niño que antes estaba enfermo ahora jugaba tranquilamente, mientras que Kagome y su madre estaban sentadas frente a Bankotsu, que las miraba con desprecio.

    – No pueden hacerme esto, invertí mucho dinero en las medicinas de ese mocoso.- objeto enojado.

    – Por eso mismo, aquí esta su dinero, si lo cuenta notará que no falta ni una sola moneda.- aseguró Kagome con voz seria.

    – El trato era que si el niño se salvaba, Kagome seria mi prometida.- le recordó molesto a la madre.

    – Pero como yo ya he pagado lo que usted dio por mí, soy libre de mi compromiso señor.- escupió Kagome.

    El hombre se levanto enojado y golpeó fuertemente la mesa del centro con su mano derecha, causando un gran estruendo en la cabaña.

    – No me quedaré de brazos cruzados ¡Kagome será mía!- gritó molesto y salió de la cabaña.

    Todo volvió a tornarse oscuro, regreso la luz, solo que esta vez era tenue. Era la noche que había soñado. La luna llena remontada en el cielo oscuro, luminando el oscuro paisaje.
    Kagome corría desesperada por la arena de la playa, era perseguida por Bankotsu en su caballo negro. Logró alcanzarla atrapándola con su caballo. el descendió de este y Kagome comenzó a correr en dirección contraria, pero tropezó con una piedra y cayo al suelo.

    Sentí como la realizadora de deseos presionaba mi mano fuertemente al tener que contemplar esas imágenes.

    – Conozco lo que sucede. No deseo ver más esta escena.- le dije mientras cerraba los ojos.

    – Como desees.

    En un parpadeo, regresamos a la alcoba. Kagome se encontraba aún bastante tensa por lo que había visto. Yo no podría decir que estaba tranquilo, al contrarío estaba alterado, pero no lo iba a demostrar si no Kagome se pondría peor.

    Continuara_________________________________________________
    Espero que hayan disfrutado el antepenúltimo capítulo de esta historia
    Nos vemos MAÑANA en el PENÚLTIMO capítulo.
    :bye:
    :anyword:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    KagoRinneSama

    KagoRinneSama Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2007
    Mensajes:
    801
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La Realizadora de Deseos (InuxKag)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2228
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    :hola: Muchas gracias por sus post y comentarios. Bueno les tengo noticias, este es el penúltimo capitulo de esta historia, a ¿qué no se lo esperaban cierto? Pues así es, colocaré el último capitulo mañana, el final de esta historia. Bueno espero que disfruten el capitulo.

    Capitulo 16: Pasado.

    Era de noche, el partido contra los Brothers Thunder, había sido muy fácil. El tonto de Hiten se había quedado con los ojos abiertos por perder tan rápido. En todo el juego lo único que había hecho era lanzarme jugadas tontas, ni siquiera tuve que realizar la jugada del Gran Willy.

    Nos encontrábamos reunidos todos los del equipo, además de Sango y Miroku, en el salón Karaoke. Algunos estaban catando bebidas alcohólicas debido a que mañana no jugaríamos nosotros. Habíamos ordenado un plato de ostras para todos, después de todo, eran bastante sabrosas con limón y solo se daban en esta época del año.
    Además de que no solo había ganado yo el partido, sino que fue una paliza rotunda en dobles por parte de los gemelos Akitoki y Hojo, y en otros individuales, Shippo demostró que por algo estaba en el equipo, derrotando al tonto de Manten.

    – Señorita Kagome ¿por qué no canta?- preguntó Miroku luego de darle un enorme sorbo a su botella de sake.

    – No sabía que cantaba, Higurashi.- admitió Hojo impresionado.

    – De seguro ha de cantar precioso, igual que ella.- comentó Akitoki un tanto sonrojado.

    Lo miré con rabia, no me gustaba que la alabara de ese modo.

    – Cuidado con lo que dices, recuerda que Inuyasha es el único que puedo tratar a Kagome de esa manera.- pronunció Takada de modo burlón.

    No me estaba gustando nada esta conversación, me estaba enojando, lo que causaba que mí ligero tic regresara. Mi ceja comenzó a moverse de arriba a bajo al igual que mí pierna.

    – Es cierto, el muy tonto detuvo el partido solo para darle un beso a la linda Kagome.- concordó Shippo.

    Mis compañeros reventaron de la risa. Kagome y Sango estaban absortas a la conversación, era como simplemente no estuviesen allí.

    ¿Dónde estaba Sesshomaru cuando se necesitaba? Claro donde más, con Rin. Estaban en la piscina, desde la mesa se podía ver como esos dos miraban las estrellas románticamente. Pues si Sesshomaru no estaba para callarlos, lo haría yo a los golpes porque ya me había artado de sus comentarios.

    – Oye Inuyasha ¿por qué no nos habías dicho que ese era tu secreto para ganar?- Preguntó en broma Kohaku.

    – Claro, yo también ganaría cualquier partido con un besó de motivación por parte de la linda Kagome.- aseguró Akitoki, dando un sorbo a su bebida.

    – Tal vez, no deberíamos dejar que Inuyasha comiera ostras.- Bromeó Miroku.

    – Son un afrodisíaco...- Continuó Hojo, dándole un sorbo a una de ellas.– O eso he oído.- agregó con su sonrisa de “inocente”.

    Exploté, en ese momento me levante furioso de la mesa y la golpee fuertemente, causando que todos mis compañeros me vieran asustados.

    – Tranquilo Inuyasha.- Dijo Miroku con su rostro serio, como si estuviese a punto de decir algo muy importante.– lo que pasa es que tus compañeros están todos ebrios.- continuó en el mismo tono.

    – Oye Miroku.– llamé enojado.– ¡Pero tu eres el que más ebrio esta!- reclamé enojado al ver a mi mejor amigo alcoholizado.

    – Je je si, no lo niego.- admitió avergonzado.

    Me estaba preguntando algo muy importante ¿por qué no los había golpeado aun? Volví a sentarme en la silla, era obvio que aunque los golpeará hasta cansarme no se iban a callar, además con los borrachos no se discute.

    – Ya saben lo que dicen Inuyasha, “Hombre que no come de su plato, se deshonra a sí mismo”- Jugó Takada, dando nuevamente un sorbo a su bebida.

    – Si Takada, pero sabes lo ¿qué dicen de Inuyasha?- preguntó Shippo burlón.

    – No ¿qué dicen?- inquirió, dando otro sorbo a su botella.

    – Si te metes con Inuyasha, date por muerto jajajaja.- Expresó el pequeño Shippo.

    Los compañeros volvieron a reír descontrolados, simplemente me di por vencido, esos idiotas no se iban a callar, y la verdad era que no habían dicho mentiras, si continuaban los mataría a todos.

    – Linda Kagome ¿Por qué no nos cantas algo?- preguntó Akitoki cuando todos se callaron.

    – Déjala.- Advertí en modo amenazante.

    – Lo siento, pero realmente Kagome no se siente en condiciones de cantar.- dijo Sango interviniendo por fin en la conversación.

    – ¿Por qué no? Sanguito, además ella canta esplendido.- aseguró Miroku.

    – Porque dije que no, Miroku.- su voz sonó un tanto celosa.

    – Bueno si Sango dice que no, entonces es no.- apoyé.

    Los demás dijeron una largo “Buh” de disgusto, la verdad me sentí bien porque ella no deseará cantar, después de todo, aunque no podía olvidar el espectáculo que realizó en el bar, cerca de casa.

    – Si, mejor que no se enoje tu novia Miroku.- comentó Kohaku animado.

    – Porque cuando se enoja, es capaz de lanzarte por un barranco para romperte las piernas y no que volvieses a caminar.- Admitió Shippo un tanto nervioso.

    – Es cierto, Sango es capaz de eso.- Concordó Kohaku con una sonrisa.

    – ¿Qué dicen?- preguntó retóricamente Sango, con un tonó de voz molesto.

    – No se metan con la bella Sango, una mujer tan dulce y hermosa como ella no podría hacer semejante cosa.- Objetó Takada.

    Le dirigió una mirada muy coqueta a Sango. Lo que causo un sonrojo por parte de ella.

    – Cuidado como la ves, Takada.- advirtió Miroku.

    Al parecer Miroku se había enojado por la galantería de Takada, porque lo mirada un tanto disgustado.

    – Ya no te enojes, y continuemos molestando a Inuyasha.- Bromeó Shippo.

    Le di un par de golpees en la cabeza, para desquitarme…

    Kagome se levanto de la silla sin decirnos nada, capto nuestra atención cuando subió a la tarima. Le dijo algo a los que tocaban los instrumentos y comenzaron a tocar un ritmo algo lento y sensual.

    – Al parecer si va a cantar.- pronuncié confundido.

    – Uhhh, ¡Vamos Kagome!- se escucho por parte de los gemelos.

    Me crucé de brazos y vi a mis compañeros haciendo el ridículo, mientras gritaban.

    – Kagome ¡cántanos!- gritó Shippo.

    – ¡Vamos, linda Kagome!- Vociferaba Akitoki.

    – ¡Higurashi, encántanos con tu voz!- clamó Hojo.

    Vamos, vamos…
    Un siglo llevo en soledad atrapada queriendo escapar,
    Soñando que alguien...me libere…


    Sango se me acercó al oído disimuladamente, Miroku estaba muy emocionado al igual que los demás, observando placidamente a Kagome cantar.

    – Presta, mucha atención a esa canción, Inuyasha.- musito Sango.

    Me lanzas un beso y yo te quiero amar,
    Pero hay un precio que tendrás que pagar,
    para que me entregue, para que me entregue.

    (mi cuerpo dice quiero)

    (pero mi alma tiene miedo
    )

    Kagome cantó bajo esas palabras, estaba absorto a lo que decía su canción. Si debía prestar atención, debido a que ella hablaba de un “genio”, en otras palabras, de un realizador de deseos.

    Si me quieres junto a ti,
    Frota bien y ya veras,

    Como un genio liberado,
    Haré tus sueños realidad,
    Sí me quieres junto a ti,
    Gánate mí corazón,

    Tres deseos te concedo,
    Si me juras tu amor.


    – Debo decirle lo ¿qué siento? Es por eso ¿qué ella esta triste? Sango.- pregunté en voz baja.

    – En parte, pero no es lo que la tiene así de deprimida. Esta noche Inuyasha, sabrás la verdad.- explicó seria.

    Como un genio atrapado espero,
    liberarme con tu amor sincero,
    como un genio atrapado espero.
    Ven, ven a sacarme de aquí…


    Luego de un par de horas Kagome y yo regresamos a la habitación. Ella entró primero y tomó asiento en la cama. Yo tranqué la puerta con seguro y me senté junto a ella.
    La miré detalladamente preguntándome ¿Qué estará pensando?
    Sus manos estaban entrelazadas entre sí, sus brazos apoyados en sus piernas, mientras que se encontraba perdido en algún lugar del mundo.

    – ¿Estas dispuesto a gastar un deseo para saber la verdad de mí pasado?- inquirió en voz baja, sin mirarme.

    – ¿Debo desearlo?- pregunté confundido.

    – Si, para conocer mí pasado, el amo debe desearlo. Por eso es que no revelo nada de mí.- explicó ignorándome.– También al desear eso, dejará de perseguirme el fantasma de Bankotsu, haciéndome recordar esa noche.

    – Bien. En ese caso, deseo que me cuentes tu pasado.- pedí.

    – Como desees.- pronunció.

    En ese momento el cuarto se volvió totalmente oscuro. Kagome se encontraba junto a mí, observando el vacío con tristeza. Después de unos segundos, la oscuridad desapareció, y me encontraba ahora en lo que parecía ser una cabaña junto al mar.
    Dentro de la cabaña, había una mujer como de unos 30 años, se parecía mucho a Kagome, aunque su cabello era corto. Estaba atendiendo a un pequeño niño sobre un futón, al parecer tenía fiebre.

    – Esa es mi madre y mi hermano Souta.- comentó con tristeza.

    – Entiendo.

    La señora colocaba desesperadamente compresas de agua fría sobre la frente de su pequeño hijo.

    – Rayos, ya se acabo el agua. Kagome aun no regresa.- dijo la señora preocupada para sí misma.

    En ese momento, entro a la cabaña un hombre de contextura alta, piel morena, y un largo cabello negro, atado únicamente con una crineja.

    – Buenas tardes, señora Higurashi.- saludó cortésmente.– He venido a ver a la hermosa señorita Kagome.- aviso.

    Ya de por sí no me gustaba ese hombre, y luego de preguntar de esa manera tan caballerosa por ella, era más que natural que no me agradara nada en absoluto. Instintivamente sujeté su mano.

    – Kagome no se encuentra, capitán Bankotsu.- aclaró la mujer con voz desconfiada.

    – Por favor dígale en ese caso que vine a verla.- dijo sonriente, sin embargo esa sonrisa desapareció por completo.– Más le vale que no intente huir, después de todo usted me prometió la mano de su hija.– dicho esto salió de la cabaña.

    Todo volvió a tornarse de oscuro.

    – Entonces Bankotsu ¿era tu prometido?- pregunté incrédulo.

    – Si, mi madre me comprometió con él debido a la enfermedad de mi hermano. Bankotsu se ofreció a pagar las medicinas si yo me casa con él.

    Se encendió nuevamente el escenario, esta vez estábamos en un lago, en el se encontraba una Kagome sentada a las orillas del río. La realizadora de deseos aún continuaba a mí lado, sin moverse.
    La joven del río se estaba mojando la piel con suma delicadeza. De repente se encontró con lo que parecía una botella y la frotó. DE allí salió una realizadora de deseos, me supuse Sango.

    – Puedes cumplir entonces cualquier cosa ¿qué te pida?- preguntó la joven inocentemente.

    – Así es, aunque hay unas reglas.- explicó Sango.

    – Pero, esas reglas ¿me prohibirían curar la pulmonía de mi hermano?- inquirió rápidamente.

    – No, eso si puedo hacerlo, solo debes pedirlo adecuadamente.- dijo amigablemente.

    A continuación regresamos a la oscuridad, miré a Kagome con cierta preocupación, tenía el presentimiento que el hecho de que ella deseara el bien de su hermano, le iba a traer problemas. Volvió la luz nuevamente.
    Esta vez el escenario era diferente, nos encontrábamos en una cabaña un poco más decorada, más limpia sobre todo. Ya no lucía pobre, al contrario, se encontraba en un estado excelente para ser una cabaña. El pequeño niño que antes estaba enfermo ahora jugaba tranquilamente, mientras que Kagome y su madre estaban sentadas frente a Bankotsu, que las miraba con desprecio.

    – No pueden hacerme esto, invertí mucho dinero en las medicinas de ese mocoso.- objeto enojado.

    – Por eso mismo, aquí esta su dinero, si lo cuenta notará que no falta ni una sola moneda.- aseguró Kagome con voz seria.

    – El trato era que si el niño se salvaba, Kagome seria mi prometida.- le recordó molesto a la madre.

    – Pero como yo ya he pagado lo que usted dio por mí, soy libre de mi compromiso señor.- escupió Kagome.

    El hombre se levanto enojado y golpeó fuertemente la mesa del centro con su mano derecha, causando un gran estruendo en la cabaña.

    – No me quedaré de brazos cruzados ¡Kagome será mía!- gritó molesto y salió de la cabaña.

    Todo volvió a tornarse oscuro, regreso la luz, solo que esta vez era tenue. Era la noche que había soñado. La luna llena remontada en el cielo oscuro, luminando el oscuro paisaje.
    Kagome corría desesperada por la arena de la playa, era perseguida por Bankotsu en su caballo negro. Logró alcanzarla atrapándola con su caballo. el descendió de este y Kagome comenzó a correr en dirección contraria, pero tropezó con una piedra y cayo al suelo.

    Sentí como la realizadora de deseos presionaba mi mano fuertemente al tener que contemplar esas imágenes.

    – Conozco lo que sucede. No deseo ver más esta escena.- le dije mientras cerraba los ojos.

    – Como desees.

    En un parpadeo, regresamos a la alcoba. Kagome se encontraba aún bastante tensa por lo que había visto. Yo no podría decir que estaba tranquilo, al contrarío estaba alterado, pero no lo iba a demostrar si no Kagome se pondría peor.

    Continuara_________________________________________________
    Espero que hayan disfrutado el penúltimo capítulo de esta historia
    Nos vemos MAÑANA en el ÚLTIMO capítulo.
    :bye:
    :anyword:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    jeniYasha

    jeniYasha Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    ¿¡Que!? es una broma!!!!???? ya se va a acabar!!!???
    aaaa!!! voy a llorar en dos dias!!! maldito bankotsu!!!!
    asi ke por eso kagome estaba triste... espero ke inu la consuele!! jeje
    u.u no kiero ke termine!!! esta muy bueno!!!
    espero la conti!! con muchas ansias!!!
    ~~~sayito~~~
    ~~~dulcceammor~~~
     
  13.  
    dulcekagome

    dulcekagome Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2010
    Mensajes:
    187
    Pluma de
    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    ***!!!Hola amiga jesiret!!!***
    !ES MENTIRA! NO PUEDE SER! LE DARAS TERMINO !!!!!!!!!!!!!!
    por que haces esto yo no queria que se acabara (todabia )
    amiga esta muy bueno tu fic T.T lastima que lo terminaras
    espero que termina en algo sumamente bueno (mi mete pervertida)
    gracias por avisarme de tus contis y siento muchisimos haberme perdido algunas
    espero que este al crriente de las finales
    cuidate nus vemos pronto (demas que tienes otra historia jijijiji)
    cuidate un abraxo y un kiss de mi parte atte.dulcekagome

    sayito...;)
     
  14.  
    Carrie

    Carrie Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    8 Abril 2009
    Mensajes:
    20
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    Ya se va a acabar, pensar que solo faltan dos capitulos mas.. Waaaa...aunque snceramente Bankotsu fue malo, muy malo con al pobre Kag. Estoy ansiosa por saber que pasar en los dos capitulos siguientes ya que Inu me imagino que debera hacer algo apra que Kagome sea libre *w* Bueno espero las contis con ansias...cuidate mucho y leere mañana tu penultimo capi ^^
     
  15.  
    exel

    exel Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    13 Agosto 2009
    Mensajes:
    27
    Pluma de
    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    0.0 ya se acaba buuuuuuu :(
    me encanto la conti *-* pero eres malita ToT la dejaste en una parte toda emocionante
    pero que pasa luego de eso ha ha?¿ cuenta cuenta mujer no me pudes dejar asi D:
    me encanto la parte donde kagome canta *o*
    jajajaajjajajaja inu como siempre de agresivo XD

    me encanto la conti lastima que ya se acaba :(

    bye kiss ^^
     
  16.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    692
    Pluma de
    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    waaaaaaaaa sensei no puedo creer que ya vaya a terminarse u.u es muy pronto yo crei que quedaban unos cuantos caps màs pero bueno... la conti de hoy estuvo ecxelente como de costumbre wow asì que ese era el misterio de la luna llena y del porquè Kagome sentìa tanto miedo ahhhh yo sabia que Inuyasha ganaria el partido waaaaaaaaaa amo la canciòn que canto Kagome jejeje Inu celosito n////n jajaja esta vez Hoyo fue el que se paso: - Tal vez, no deberíamos dejar que Inuyasha comiera ostras.- Bromeó Miroku.

    – Son un afrodisíaco...- Continuó Hojo, dándole un sorbo a una de ellas.– O eso he oído.- agregó con su sonrisa de “inocente”.
    Awww fue muy dulce que usara uno de sus deseos para conocer su pasado n/////n
    sabemos muy bien que Inuyasha no necesita ningun afrodisiaco >/////< etto... ya hablo demàs ahhh espero el final curiosa intrigada y ansiosa al igual que tu nurvo fic cuidate sayo...
     
  17.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,243
    Pluma de
    Escritor
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    Ahhhh! Maldito Bankotsu! lo odio! hojala halla muerto de la forma mas vil y terrible el desgraciado ese!
    Amiga! ¿Penultimo? haaaa! no es justo! ToT
    me puso trizte y enojona esta parte:

    Todo volvió a tornarse oscuro, regreso la luz, solo que esta vez era tenue. Era la noche que había soñado. La luna llena remontada en el cielo oscuro, luminando el oscuro paisaje.
    Kagome corría desesperada por la arena de la playa, era perseguida por Bankotsu en su caballo negro. Logró alcanzarla atrapándola con su caballo. el descendió de este y Kagome comenzó a correr en dirección contraria, pero tropezó con una piedra y cayo al suelo.

    Sentí como la realizadora de deseos presionaba mi mano fuertemente al tener que contemplar esas imágenes.

    – Conozco lo que sucede. No deseo ver más esta escena.- le dije mientras cerraba los ojos.

    – Como desees.


    Pobre Kagome! buaaaaaa!!!! ToT
    Bueno, espero conti, Snif, Snif! ToT
    Chaito.... ¡Pobre kagome! haaaaaaa! *LLanto* ToT
     
  18.  
    KagoRinneSama

    KagoRinneSama Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2007
    Mensajes:
    801
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La Realizadora de Deseos (InuxKag)
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    3434
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    :hola: Pues lo prometido es deuda, Muchas gracias por seguir mi historia hasta el final. Y espero contar con su apoyo para la siguiente (aunque no se cuando la escribiré) en fin, disfruten el capitulo.

    Capitulo 17: Te amo.

    – Te quedan 4 deseos.- dijo mientras se sentaba nuevamente en la cama.

    Me senté junto a ella, no me importaba mucho que me quedaran 4 deseos. Le primero había sido por limpiar la casa, el segundo por recuperar las cosas de la casa, el tercero obligarla a perder su libertad ya no mentirme, el cuarto ver su pasado y el quinto dejar de verlo.

    Tomé una de sus manos, Kagome me miró con tristeza.
    Ahora comprendía esta fecha, Kagome lo había perdido todo al convertirse en realizadora de deseos. Había quedado atrapada y a punto de ser violada en una noche de luna llena. No sabía que decirle, yo había perdido a mis padres en un accidente, sin embargo no había sufrido de esa manera, ella había perdido todo lo que conocía, todo lo que quería incluso su libertad, solo en una noche.

    – Eso pasó hace mucho tiempo, no debes sentirte afligido.- dijo en voz baja.

    Le di la mano para consolarla, mientras estruje su cuerpo fuertemente contra mi pecho.

    – Me gustaría poder sentir tu tacto cuando me das la mano.- pronunció en voz baja.

    – No me sientes ¿cuándo te toco?- pregunte sorprendido.

    Ella negó con la cabeza.

    – Cuando haces esto…– pasó su mano delicadamente por mí rostro en una caricia.– solo siento tu energía que me hace estremecerme, sin embargo no puedo sentirte a ti.- explicó con un hilo de voz.

    – Kagome, me temo que ahora solo me quedaran tres deseos, porque deseo que puedas sentir mí tacto en todo tu cuerpo, deseo que puedas sentirme cuando te toco, como si fueras una humana.- pedí.

    Kagome tronó los dedos y asintió.

    – Esta hecho.- pronunció.

    Acerqué la mano a su rostro, Kagome cerró los ojos en forma placentera. Los abrió y por primera vez en su mirar, pude ver deseo, deseo hacía mí.

    – Tu mano es tan suave… tan calida.- musitó dulcemente.

    Comencé a pasear la mano libre por su rostro, memorizando con cuidado cada parte de este. Kagome solo me miraba nerviosa, como si tuviese miedo de que algo pasará.

    Depositó nuevamente su rostro en mí pecho, la abracé y comencé a acariciar sus cabellos con mis dedos.
    Me sentí tan triste de repente ¿Cómo había sido tan idiota? Soy un imbécil por haber dicho en aquél momento que la vida de los humanos eran porquería. Esto que ella llamaba “vida” era basura.

    – Inuyasha…- llamó con voz baja.

    – ¿Qué ocurre?- pregunté gentil.

    Odiaba admitirlo, pero solo con ella era dulce, gentil, una persona diferente a la que siempre había sido. Ella me había hecho cambiar mí forma de ser, tan de repente que ni cuanta me había dado.

    Aborrecía verla triste, pero entendía que lo estuviera, como deseaba que estuviese todo el tiempo feliz y a mí lado, ya no lo negaría más…yo la amaba con locura y mí deber era protegerla.

    Kagome se separó un poco de mí y me miró fijamente a los ojos…entendí lo que deseaba, y lo que yo deseaba en ese momento. Haría que olvidará esta noche como su desgracia, y que la recordará de ahora en adelante como algo hermoso que jamás olvidaría. Sin importarme que en la mañana apareciese muerto. Esta noche seria solo de ella y mía.

    – Quiero estar…– No la dejé terminar. La besé dulcemente en los labios.

    La estreché más fuerte acercando más la boca a la suya, sus labios y los míos se movieron con suavidad solo unos instantes, luego la incliné levemente sobre la cama, besándola con pasión desmesurada, porque la amaba…

    Probar nuevamente su boca y lo dulce que eran sus labios era algo que me hacía explotar de alegría. Kagome alzó sus brazos hacía mí cuello, sin dejar de corresponder aquel beso de la misma manera pasional en la que se estaba tornando. Me encontraba sobre ella, besándola con pasión y delicadeza.

    El tiempo podía detenerse o avanzar, no importaba, porque ya no pensaba en otra cosa que no fuera estar con ella. El calor de su cuerpo aumento considerablemente al igual que el mío, jadeé volviendo a demostrarle y recordarle, que eso era lo que ella provocaba en mí.
    Sonrió nerviosa jugueteando con mí cabello, deslicé la mano hasta su espalda, dando pequeñas caricias que hacían que la Kagome se estremeciera.
    Me separé de ella solo un poco, y busqué en sus ojos temor. Ella había sido victima de algo que pudo convertirse en una violación, podría haber quedado gravemente aterrada por hacer algo así con cualquier hombre.

    – No tengo miedo…- musitó con una sonrisa dulce.

    – ¿Segura?- inquirí preocupado, mientras tomaba su mano entre la mía.

    – Si, quiero hacer esto contigo…solo contigo.

    – Kagome, quiero decirte que yo…- rayos ¿por qué me trancaba ahora?

    – Te amo.- musitó ella.

    – No se vale, me ganaste.- me quejé en broma mientras la acariciaba dulcemente en el rostro.

    Ella solo se echo a reír, era tan hermosa cuando sonreía. Me acerqué junto a su oído y susurre dulcemente.

    – Yo también, te amo.– la besé nuevamente



    Esa noche fue la más importante de mí vida, la más maravillosa y encantadora de todas. Acababa de despertar, me encontraba con recostado sobre la cama con Kagome recostada sobre mí pecho desnudo, durmiendo tranquilamente.

    La acariciaba con delicadeza en la espalda. La miré tiernamente y deposite un dulce beso en la frente. Se movió un poco y abrió los ojos lentamente.

    – Buenos días, pequeña.- saludé animadamente.

    – Buenos días.- saludó un tanto sonrojada.

    – ¿Cómo te sientes? ¿Anoche te lastime?- inquirí preocupado.

    Ella negó con la cabeza y me sonrió dulcemente, su mirar estaba completamente feliz, lleno de amor y ternura.

    – No me hiciste daño en ningún momento, la verdad es que nunca me imagine, que hacer el amor con la persona que más amas, fuera tan maravilloso. – dijo feliz.

    – La verdad, es que yo tampoco había sentido esas emociones con nadie. Jamás había amado a nadie, como te amo a ti, tal vez es por eso que fuimos uno.- concordé.

    – Por cierto ¿Quién era tu antiguo amo? Ya sabes él que me odiaba.- inquirí, ahora que lo recordaba no me lo había dicho.

    – Oh, pues era Nobunaga.- dijo sin mucha importancia.– Pero debido a que intento propasarse conmigo, lo atropello un auto y no sobrevivió.- explicó con falsa lastima.

    – Que mala eres ¿me vas a atropellar?- bromee.

    – Tonto, no te haré nada. – aseguró con dulzura.

    – ¿No temes a las consecuencias por lo que hicimos?- pregunté preocupado.

    El medio día se hizo presente en pocas horas. Kagome se había quedado en la habitación durmiendo mientras que yo, estaba en una de las sillas blancas de la piscina, descansando.

    Sango había llegado al poco rato de que yo estuviera recostado allí, el lugar parecía desolado, sin embargo no pareció importarle.
    Tomó asiento en la silla continúa a la mía. Se colocó loción bronceadora y unos lentes de sol.

    – Hola Inuyasha ¿Cómo estas hoy?- preguntó cortésmente.

    – Mejor que nunca.- le dije muy animado.

    Ella se volteó hacia mí y me observo, como si me registrará con la mirada.

    – ¿Con quién te acostaste?- preguntó fastidiada.

    – ¿Por qué piensas que me acosté con alguien?- inquirí con falso ofensa.

    Me había descubierto, Sango era muy lista, después de todo por algo Miroku era su novio y le era lo más fiel posible, debido a que ella podría descubrirlo fácilmente en caso de cualquier infidelidad.

    – Y bien ¿quién te revivió? No me digas ¿Kikyo? ¿Volviste con ella?- indagó preocupada.

    – No, por supuesto que no. Jamás cometería ese error, mucho menos ahora que soy tan feliz.- comenté relajado.

    Sorbí un poco del refresco de cola, que se encontraba en la pequeña mesita de madera que nos dividía.

    – Entonces ¿Quién te volvió a la vida? Por esa actitud podría jurar que fue Kagome, pero no serías tan idiota como para romper esa regla.- dijo distraída.

    – A ¿qué te refieres?- su comentario si me había alterado un poco.

    – No es nada, jamás romperías la regla principal de los realizadores de deseo, mucho menos Kagome lo permitiría.- comentó en el mismo tono despreocupado.

    – Dime a que te refieres Sango.- pedí ya bastante nervioso.

    – Deja de actuar tan preocupado. Lo que pasaría si Kagome pierde su virginidad, es que vendría la realizadora de deseos más poderosa de todas y rompería su botella en miles de pedazos, causando que ella desapareciera para siempre.

    – ¿Cómo en cuanto tiempo pasaría eso?- Inquirí nervioso.

    Sango giró el rostro un poco alterada, me miró como si analizará mi angustia. Se sentó precipitadamente en la silla y me vio muy asustada.

    – ¿Te acostaste con Kagome?- preguntó aterrada.

    La miré nervioso, asentí levemente con el rostro. Sango dejo caer su boca al suelo de la impresión.

    – ¡Kagome esta en grave peligro Inuyasha!- gritó enojada.

    – Cálmate Sango.- pedí nervioso.

    – ¿Dónde esta ella?- preguntó colocándose de pie muy rápido.

    – En la alcoba, durmiendo.- expliqué intentando tranquilizarla y calmarme también.

    – Apresúrate, ve por ella, es posible que Enju ya este allá.- exclamo alarmada.

    Me halo de la silla y comenzó a empujarme para que me diera prisa de regresar a la habitación, no duró mucho empujándome porque al instante de ponerme de pie, corrí más rápido que Flash. Llegué a los pocos minutos y abrí la puerta rápidamente.

    – ¡Detente!- grité alarmado.

    En la habitación se encontraba una hermosa mujer, con un traje similar al de Kagome. Sus ojos eran color rojizo, al igual que su cabello que se encontraba atado en una cola alta. En su mano derecha tenía la botella de Kagome y estaba apunto de romperla, justo antes de que yo llegará. Pasé a la habitación y tranque la puerta. La mujer solo me observaba como si yo fuera una grave amenaza.

    – Tú eres el causante de este ultraje ¿no es así?- preguntó con voz fría esa mujer.

    – Debes ser Enju, deja a Kagome en paz.- advertí enojado.

    Ella comenzó a reírse cínicamente, como si la amenaza no le hiciera ni cosquillas. Se acercó cuidadosamente la silla junto a la pequeña mesa.

    – Creo que no has entendido quien soy yo.- comentó con una sonrisa en su rostro.– yo soy la primera y más poderosa realizadora de deseos, de mi es que obtienen poderes las demás. Yo soy la que decide si castigo o no a los que rompen las reglas, tú en cambio no tienes nada que hacer aquí.- explicó con frialdad.

    – ¿Cómo puedo liberarla?- pregunté rebelde.

    – No se puede, además ella rompió la peor de las reglas. Permanecer virgén hasta terminar su sentencia. Su pena será quedar atrpada de por vida en la botella sin derecho a libertad.- explicó indiferente.

    Eso no era posible, por lo que había causado no podía perderla, no la perdería. No ahora que ella era mía, no ahora que comprendía lo mucho que la amaba y que moriría sin ella.

    La mujer me miraba como si sintiera lastima por mí en ese momento, depositó la botella sobre la mesa.

    – ¿Cuánto amas a Kagome?- preguntó seria.

    – Más que a mí vida.- aseguré.

    Se colocó de pie, dio un enorme suspiró y me enfrento, colocándose de pie frente a mí.

    – Te ofrezco un trueque.- ofreció seriamente.

    –¿Qué quieres por la libertad de Kagome?- pregunté nervioso.

    Comenzó a caminar por la alcoba de un lado a otro, luego se detuvo y tomó asiento en la cama.

    – Serías capaz de sacrificar tus sueños, todo el trabajo por l que has luchado en la vida, perder aquello que siempre anhelabas, y romper la promesa que le hiciste a tu padre…si, conozco la promesa que le hiciste cuando niño.

    – Yo…-me pedía algo realmente difícil.

    – ¿Serías capaz de dejarlo todo por ella?- preguntó seriamente.


    4 años después…

    Hoy había sido un día muy largo en el trabajo, llegué a la casa y aparque el auto en el garaje. Estaba más que exhausto.
    Entre a la sala, lancé las llaves del auto sobre la pequeña mesita sobre la puerta, cargaba en la mano derecha una pequeña bolsa color azul, que coloqué en el suelo. Luego me quité la chaqueta y la colgué en el armario junto a la puerta.

    – Ya llegué.- avisé al no escuchar ruido proveniente de adentro de la casa.

    En ese momento se escucharon unos pasos bajando a gran velocidad por la escalera, unas pequeñas niñas hicieron su aparición en la sala. Una tenía los ojos dorados al igual que su padre, el cabello negro como el de su madre y la piel un tanto morena. La otra pequeña tenía el cabello plateado y ojos chocolates, y la sonrisa más dulce que se pudiera imaginar.

    – ¡Papi!- gritaron unísono las pequeñas.

    Ambas salieron corriendo hacía mis brazos, con unas sonrisas en sus rostros. Las cargué a ambas, una en cada brazo. Las pequeñas se abrazaban a mí cuello y camisa.

    – Papi, te extrañamos mucho.- dijo la pequeña Izayoi mirándome dulcemente con sus ojitos chocolates.

    – Si y eso ¿por qué?- pregunté divertido.

    – Porque mamá no nos trae nada de sus viajes.- dijo la pequeña Aiko.

    Las coloqué a las dos en el suelo y las observé con falso enojo, ellas me miraron un poco nerviosas.

    – Así ¿qué solo me quieren porque les traigo juguetes?- pregunté fingiéndome ofendido.

    Las pequeñas me miraron confundidas y luego se abrazaron de cada una de mis piernas.

    – No, te queremos porque eres un papá que nos ama mucho.- contestó Aiko.

    – Pero si nos traes juguetes, no nos molesta.- admitió Izayoi con una sonrisa desvergonzada en su rostro.

    Como se notaban que eran mis hijas, después de todo habían sacado la misma actitud que su padre.

    – ¿Dónde esta su madre?- les pregunte, al notar que mi radiante esposa no había llegado a recibirme.

    – En la playa, dijo que necesitaba pensar.- me comunicó Aiko.

    – Bien, iré a buscarla. Quédense aquí y no destrocen nada.- les ordené antes de salir por la casa.

    – Si papi.- contestaron unísonos las pequeñas. Pero me di vuelta y las vi intentado agarrar un pedazo de papel metálico.

    – No se les ocurra volver a meter papel de aluminio en el microondas, recuerden que la última vez estallo.- advertí.

    – Ayy, esta bien.- contestaron desilusionadas.

    – Por cierto casi lo olvidaba. Les traje algo.- les dije animadamente.

    A las niñas comenzaron a brillarles los ojos esperando a recibir el regalo, me acerqué a la bolsa de color azul y rebusqué en ella. De allí saque dos cajitas medianas, envueltas con sus respectivos papeles de colores.

    – Tomen, pequeñas interesadas, que solo me quieren porque les traigo obsequios.- bromeé.

    Les entregué las cajas, inmediatamente Aiko arranco el papel como si su vida dependiera de ello, mientras que Izayoi, desenvolvió cuidadosamente el regalo, sin dañar el papel. Cuando vieron el obsequio sus ojos brillaron. Aiko estaba más que encantada con su regalo, una hermosa muñeca de porcelana china, que había visto por la televisión. Mientras que Izayoi estaba fascinada, con la cajita de música que salía su película favorita “Anastasia”, replica exacta de la original.

    – ¡Gracias papá!- dijeron ambas, mientras saltaron hacia a mí dándome un fuerte abrazo.

    – De nada, iré a buscar a su madre. Así que tranquilas.- pedí. Les sobe a cada una las pequeñas cabecitas, causando que sus cabellos se alborotaran.

    Aun vivía en el mismo lugar, la casa era muy segura y más peligro corría cualquier persona que se le ocurriera entrar. Tanto tiempo de ver “Mi pequeño angelito y las secuelas”, las había convertido en expertas creadoras de trampas para ladrones.

    Camine por las arenas de la playa descalzo, me detuve cuando vi a una hermosa mujer, su cabello negro moviéndose al compás con la brisa, su vestido verde de seda que me permitía observar mejor la figura tan perfecta de dicha dama, que observando el mar absorta a su alrededor. Me acerqué sigilosamente y la abracé por la espalda rodeando su cintura. Ella se estremeció por un momento ante la sorpresa.

    – ¿En que piensas?- pregunté sensualmente junto a su oreja.

    – En mi amor.- musitó con una sonrisa.

    – ¿Me estas engañando?- pregunté en broma. Ella simplemente rió ante mi chiste.– En ¿Qué piensas? En serio.- pedí gentilmente.

    – En el día en el que me liberaste.- expresó gentil.

    – ¿Qué hay con ese día?- inquirí mientras besaba su cuello delicadamente.

    Ella desenvolvió mis brazos alrededor de su cintura y me miró de frente, prohibiéndome así que continuara besándola en el cuello. Me estaba castigando y yo no me había portado mal, quería seguir besándola en el cuello.

    – No te arrepientes de lo…¿qué hiciste?- preguntó nerviosa.– Me refiero, renunciaste a tu carrera de tenista, perdiste a tus fans, también aceptaste tu derrota ante Kouga…- continuó hablando rápidamente.

    Esa mención si no me agrado mucho, lo admito, aceptar mi derrota había sido demasiado humillante para mí. Aunque cuando se entero que yo era el prometido de Kagome, me desquité todas las burlas que me hizo por haberme ganado en el torneo.

    Decidí que ya había dicho suficiente, además jamás podría arrepentirme de esa decisión. Es cierto que había roto la promesa que le había hecho a mi padre, con respecto a ser el mejor tenista del mundo, sin embargo había cumplido una mucho más importante. “Promete que serás feliz” esa promesa podía cumplirla al 100% desde que me había casado con Kagome. Además no me había alejado del todo del tenis ya que ahora era el manager del pequeño Shippo. Quien se la pasaba metido más en mi casa, que yo mismo. Coloqué un dedo sobre sus labios y me miró confundida.

    – Kagome, jamás podría arrepentirme de esa decisión. Tu eres mi vida. Míralo de esta manera: si te perdía y hubiese sido el mejor tenista del mundo no hubiese sido feliz, porque no habría estado junto a lo único que me da felicidad plena en mí vida. Tampoco hubiese tenido aquellos dos “solecitos” que me vuelven loco y me animan.

    – Pero aún así, tal vez hubieras regresado con Kikyo y hubieses sido…- interrumpí.

    – ¿Feliz con ella? Te aseguró que no. La verdad es que yo si tuve una historia de muchos años con ella, pero nunca fui feliz. Supongo que solo me entendía con ella porque fue una de las pocas personas que no se acerco a mí solo por ser buen tenista, o hijo de un sujeto con dinero. Además yo creó que ella esta bastante feliz casada con Onigumo.- admití mirándola dulcemente a los ojos.

    – ¿Entonces no cambiarías nada?– Pregunto sonriente.

    – Tu eres mi felicidad. Kagome tú eres lo más importante en mi vida, por eso me case contigo, por eso tuve hijas contigo. Porque soy feliz es que estoy contigo, porque te amo, porque si no estoy a tú lado siento que me falta oxigeno, porque eres mi todo.

    – Yo también te amo Inuyasha, y sin ti no se vivir.- Admitió un tanto sonrojada.

    Era tan hermosa, teníamos años de casados y aun continuaba sonrojándose como la primera vez. Ahora era una humana, y era solo mía.
    La sujete fuertemente por la cintura y la atraje hacia mí cuerpo. Ella se estremeció un poco sin embargo no borro la enorme sonrisa dulce de su rostro. Acerque el rostro al de ella hasta chocar nuestras frentes, mientras nuestros alientos se entremezclaban.

    – Deseo que me hagas el hombre más feliz del mundo, por el resto de mí vida.- pedí con una sonrisa.

    – Como desees.- bromeó ella, mientras que acercó sus labios a los míos en un beso dulce, llenó de mucho amor y ternura…

    Un besó que estaba seguro sería el inicio de muchos otros ese día, después de todo no cualquiera se casa con una realizadora de deseos.
    En la vida hay muchas cosas que al principio resultan imposibles de alcanzar, sin embargo a veces las cosas que sacrificamos por la felicidad resultan no ser tan valiosas como lo pensábamos, después de todo yo di mi carrera pero a cambio del verdadero amor…Kagome.

    FIN
    Espero que les haya gustado.
    Nos vemos en otra de mis locas historias sin sentido.
    :bye:

    :ANYWORD:
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  19.  
    zeroxyuki

    zeroxyuki Guest

    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    Hola!!! wiii primero post xD
    no puedo creer que Inu dejo todo por Kagome *w*
    2 hijas..wau no perdieron el tiempo :D
    T-T no queria que termine
    pero me necanto!!! ojala escribas mas fics..
    Sayo
     
  20.  
    exel

    exel Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    13 Agosto 2009
    Mensajes:
    27
    Pluma de
    Escritora
    Re: La Realizadora de Deseos (InuxKag)

    no me van a ganar 2 XD jaajajajajajajaj

    waoooooooooooooooooooooooooooooo *o*
    me encanto el final lastima que es el final XD ajjajajajajja
    que bellooo *-* Inuyasha lo dejo todo por Kagome
    me encanto esta parte
    - No tengo miedo…- musitó con una sonrisa dulce.

    – ¿Segura?- inquirí preocupado, mientras tomaba su mano entre la mía.

    – Si, quiero hacer esto contigo…solo contigo.

    – Kagome, quiero decirte que yo…- rayos ¿por qué me trancaba ahora?

    – Te amo.- musitó ella.

    – No se vale, me ganaste.- me quejé en broma mientras la acariciaba dulcemente en el rostro.

    Ella solo se echo a reír, era tan hermosa cuando sonreía. Me acerqué junto a su oído y susurre dulcemente.

    – Yo también, te amo.– la besé nuevamente

    fue muy linda *-* y que bellas son las niñas jajajajajja se parecen a mi XD lo primero que hacen cuando llega el papa de vieje es preguntar por el regalo e.e jajajajaj

    te habia dicho que amo tus fic *-*

    bye kiss , si cuando escribas otro me dices *o*
     
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso