1.  
    DiKa

    DiKa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Loba
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    2546
    Los personajes de Inuyasha no me pertenecen, pertenecen a la genialisima Rumiko Takahashi, yosolo los utilizo por entretenimiento y sin ánimos de lucro.

    Summary:
    Después de la desaparición de la perla y la muerte de Naraku Inuyasha cree que Kagome regreso a su época, pero 3 años han pasado y esta a punto de descubrir que esto no fue así…

    LA LOBA

    Capitulo 1​
    MEMORIAS
    "Recordar es fácil para el que tiene memoria. Olvidarse es difícil para quien tiene corazón."
    (Gabriel García Márquez)

    La negra noche era solo iluminada por la intensa luz que brindaba la luna llena, en la punta de un risco se encontraba la esbelta figura de una chica, de ojos chocolate y cabello azabache, vestida con pieles, contemplando el infinito, sus ojos denotaban tristeza, una tristeza que ella no comprendía, sentía un gran vacío en su alma sin saber por que..​

    Su nombre según le habían dicho era Ayame… pero incluso su nombre le parecía vacío.. como si no significara nada para ella… se supone que su vida era perfecta.. entonces por que sentirse así… ella era la prometida del líder de los lobos, Kouga, el era un poderoso youkai lobo, que non hacia mas que complacerla… pero aun así ella se sentía acongojada por no poder amarlo… su vida era confusa la verdad tal vez el vacío que sentía era por la perdida de su pasado.. el no recordar l historia que kouga le había contado…​

    Flash back​
    Hacia ya tres años había despertado en la profundidad del bosque sin recordar absolutamente nada, sin saber siquiera su nombre empezó a vagar por el bosque, al parecer había tenido algún accidente o algo, se sentía algo desubicada… de pronto un remolino se acerco a ella a toda velocidad y frente a ella apareció el líder de los lobos.. su agotamiento era demasiado así que sintiendo que esa persona era de confianza se desmayo cayendo en sus brazos… el siguiente día cuando despertó se encontraba al parecer en una cueva junto a ella se encontraban dos youkais lobo, al parecer cuidándola apenas trato de incorporarse cuando ambos se acercaron a ayudarle..​

    -señora se encuentra bien? Hablo uno de ellos..- el señor kouga a estado muy preocupado por que usted no despertaba..​
    -El señor kouga?- pregunto confusa la miko..​
    -así es – dijo el otro lobo, si se entera que no atendimos bien a su mujer nos ira mal- dijo el otro llamándola así mas por costumbre que por que esta fuera la realidad,​
    -su mujer? Quienes son ustedes? Donde estoy?.. – pregunto desesperándose…​
    -que qu8ienes somos?- pregunto uno de los lobos..- que acaso no nos recuerda, yo soy hinta y el es hakaku,- dijo el lobo sin comprender..​
    -la verdad.. no se quienes son ustedes… -se tomo la cabeza- de echo no se quien soy..- dijo empezándose a desesperar por no recordar nada..​
    -no recuerda nada? Usted es..- dijo hinta sin embargo hakaku le tapo la boca..​
    -señora seguramente se dio algún golpe y perdió la memoria..- dijo hakaku con una sonrisa nerviosa aun cubriéndole la boca a hinta, -hinta Serra mejor que se loo informemos a kouga.. – dijo al otro lobo​
    -un momento primero díganme quien soy y que me paso..- dijo comenzando a llorar la miko​
    -el señor kouga le explicara todo – dijo hakaku llevándose jalando a hinta… - usted no se preocupe por nada ..​
    -esperen un momento no pueden dejarme aquí sola, díganme por favor quien soy yo.. – decía llorando la miko obserrvando9 como ambos lobos salían del lugar, en eso escucho una voz conocida no era que lo recordara pero loo había escuchado antes de desmayarse…​
    -p0ero que pasa aquí?- pregunto un joven de piel moreno ojos azules y con una coleta en su cabello… o ya despertaste,- dijo brindándole una en9orme sonrisa, - te encuentras bien?- pregunto tomando las manos de la confundida miko… - en eso uno de sus al parecer sirvientes llamo al lobo..​
    -señor antes debo hablar con usted..- dijo hakaku.. el líder molesto lo arrojo de su lado – que no vez que estoy ocupado!..-grito el lobo​
    -ahí!- dijo asustado abrazando al otro lobo..- se..se..señor creo que es importante.. – dijo aun temblando..​
    -que es mas importante que ver que mi mujer este bien!- grito molesto el lobo..​
    -tu..tu mujer? Yo soy tu mujer? – pregunto la azabache, el lobo volteo a verla confundido, -contesta!- dijo empezándose a desperar…​
    -espera un momento.. –dijo volteando a ver confundido a hakaku y hinta​
    -señor no recuerda nada.. –dijo hinta.. – apenas iba a decirle que ella es..-nuevamente hakakiu cubrió su boca..-​
    -que usted le explicaría todo..- interrumpió hakaku…- usted decida..​
    -comprendo dijo kouga pensando un momento..​
    -ya por favor -dijo la azabache.. ya no soporto no saber – lloro angustiada.. el lobo la miro a los ojos y se puso serio..​
    -tranquilízate pequeña..- dijo tiernamente..​
    -pero como quieres que me calme? Que no entiendes la desesperación que sintio al no saber quien soy.- decía amarrándose la cabeza de manera desesperada…​
    -tu eres… -dijo pensando un momento.. – tu eres.. –decía perdiéndose en los chocolate ojos de la azabache, quien estaba ansiosa por escuchar quien era ella..-tu eres Ayame… mi prometida..- soltó el lobo… dejándola algo impactada…-​
    -Ayame?.. -pregunto confusa, ya que el nombre no le sonaba para nada.. –y que me paso? ¿Por qué no recuerdo nada? –dijo llorando nuevamente como una niña angustiada…​
    -no lo se, tranquila- dijo abrazándola, un abrazo que a pesar de ser dulce, y ya sabiendo que el era su prometido no hizo a la azabache sentir nada.. no se supone que si era u prometido devia amarlo.. pensar esto le provoco una angtusti8a.. como había podido olvidar a su prometido… miles de dudas llegaron a su cabeza… ¿Cómo es que ella era su prometida?. Ella no era una yokai..​
    -se que tienes muchas dudas… pero creo que ah sido demasiado impactante despertar y no saber quien eres y todo eso, así que será mejor que sigas descansando.. mañana vendré y te contare todo sobre ti esta bien..- dijo besándole las manos.. ahora me voy.. hinta, hakaku! Vengan acá déjenla descansar sola..- dijo llevándoselos con el…​

    Dejando a una confundida chica.. la idea era que descansara pero no podía hacerlo.. había un gran vacío en su cabeza, quería recordar, pero por mas que intentara lo único que conseguía era que le doliera la cabeza… así que decidió dormir, tal vez en sueños lograra recordar.. recordar el amor que le debía tener a su prometido, su pasado…​

    El día siguiente apenas salía el sol, kouga entro a donde se encontraba la miko… seguido por hinta y hakaku quienes permanecieron en la puerta..​
    -¿Cómo te encuentras?- pregunto el lobo..​
    -¿Cómo quieres que me encuentre?- pregunto con algo de molestia..- no recuerdo absolutamente nada de mi pasado- bufo con molestia.. sabia que el lobo no tenia la culpa pero no podía evitar su mal humor​
    -es por eso que estoy aquí…- dijo el joven lobo- e venido a contarte todo tu pasado… Ayame..- al escucharlo nombrarla no sintió nada era como si el le hablara a otra persona sin embargo permaneció seria para escuchar al lobo..​
    -como ya sabes tu nombre es Ayame, se supone que deberías haber regresado con tu manada a las montañas del Norte, pero al parecer después de un ataque de innumerables youkais… -guardo silencio un momento..- tu manada al parecer pereció por completo.. –​
    -por dios..- dijo la azabache cubriéndose la boca..-​
    -así es.. la verdad creo que es un verdadero milagro que hayas sobrevivido..- dijo este abrazándola con afecto.. – pero no debes preocuparte.. pues me tienes a mi..- ambos guardaron silencio y permanecieron abrazados así un rato, Kagome no dejaba de sollozar, no solo había perdido la memoria también había perdido a toda su familia.. familia de la cual no tenia ni un recuerdo.. pero después de un rato una nueva interrogante le llego a su cabeza…​
    -kouga..- dijo esta separándose un poco de el…​
    -dime, preciosa..- dijo el lobo observando esos intensos ojos chocolates llenos de sentimientos encontrados…​
    -ustedes son youkais… y yo.. soy humana.. – dijo refiriendo lo obvio, si su familia y su prometido eran youkais… por que ella era humana?..​
    - esa es otra historia..- dijo el lobo suspirando… - lo que pasa es que tu abuelo, el gran sabio era un youkai … -dijo jugueteando con sus dedos- el se enamoro de una humana, tu padre era un hanyou, se separo de la manada y conoció a tu madre, tu madre era humana… una Miko muy poderosa.. es por eso que cuando naciste ella decidió purificar tu parte youkai.. y naciste siendo humana.. cuando eras pequeña tus padres murieron y quedaste a cargo de tu abuelo… - suspiro nuevamente – aun recuerdo el día que te conocí.. – tomo las manos de la azabache entre las suyas, sus ojos parecieron brillar..- fue el día del arco iris lunar .. cuando llevabas a cabo la prueba encomendada por tu abuelo, unas aves del paraíso te atacaron y estuvieron a punto de comerte.. afortunadamente yo andaba por los alrededores y te rescate.. a pesar de que eras una niña quede prendado de tu belleza, recuerdo que llevabas contigo un lirio, me dijiste que era eso lo que significaba tu nombre.. después te dije que no debías esforzarte tanto, y que cuando bajaras de las montañas nos casaríamos..- dijo cerrando los ojos con una sonrisa triunfante..​
    -valla ahora si se acuerda de esa promesa..- dijo hinta a hakaku en voz baja, kouga votio molesto..​
    -ustedes cállense y lárguense de aquí!- grito molesto, el par solo se abrazo temblando y salio del lugar..​

    Kagome se encontraba muy confusa con la historia, y se sentía frustrad que aun siendo su propia historia no pudiera recordar nada, era sin duda una hermosa historia esa de cómo se conocieron y la promesa.. promesa que le era vacía… esperaba con el tiempo recuperar ese sentimiento que debía tener por kouga…​

    Fin del flash back…​

    Esa prácticamente había sido el inicio de su vida.. ya que no recordaba nada mas… después de eso se la habían pasado viajando cada vez a lugares mas lejanos, sin una razón aparente, kouga decía que debían permanecer en movimiento por el bien de la manada.. por su lado Ayame se había dedicado a entrenarse, para estar ala altura de la manada, no le gustaba ser una parte vulnerable del clan, afortunadamente kouga había aceptado posponer su matrimonio hasta que ella se sintiera lista… pero ella sabia que su paciencia se estaba acabando… y por su parte.. sentía algo raro en su corazón.. como si extrañara a alguien.. como si alguien mas bien le hiciera falta… era una extraña añoranza, pero no sabia de quien se trataba.. tal vez su abuelo.. tal vez su familia… no era algo diferente.. incluso sentía como si ese alguien la llamara y también necesitara de ella… si tan solo supiera de quien se trataba..​

    En otro lugar…​

    Tres años había pasado desde la destrucción de Naraku, la pequeña aldea había crecido bastante, y reinaba la paz gracias a que contaban con la protección de Inuyasha, Sango y Miroku habían formado una hermosa familia, tenían unas preciosas gemelas, y un nuevo heredero en camino, de vez en cuando eran visitados por kojaku, y por Shipo, quien se encontraba en su entrenamiento como zorro demonio, Rin también estaba viviendo en la aldea, Seshoumaru la había dejado al cargo de la anciana Kaede, para que supiera lo que era vivir como humana ya después ella decidiría donde quedarse.. sin embargo no todo era felicidad… Inuyasha no era el mismo desde la partida de Kagome, la mayor parte del tiempo permanecía ausente, o trataba de mantenerse ocupado…​
    Y aun que no lo dijera todos sabían que era por que le hacia falta Kagome… todos sabían que cada tres días visitaba el pozo.. muchas veces entro en desesperación intentando escarbaren el o destruirlo con su espada, en sus ojos no se percibía el antiguo brillo de antaño.. era Ovio que estaba sufriendo aun que no lo admitiera…​

    Ahora se encontraba sobre el goshimboku, pensando como siempre en su Kagome.. por que era su Kagome… que estaría haciendo ahora?.. seria feliz e su época? Estaría alguien a su lado? Eso le producía escalofríos una rabia infinita.. pero sabia que era lo mejor, ella ahora reencontraba en su mundo… el lugar al que pertenecía… sana y salva… aun así no podía evitar ese deseo egoísta de tenerla a su lado.. aun recordaba ese beso.. ese beso que se dieron en la oscuridad de la perla, ese beso que a pesar de ser corto, quiso trasmitir en el todo lo que sentía por ella.. si… por que aun que no se lo hubiera confesado nunca… el la amaba.. se había dado cuenta de eso ya hacia mucho tiempo, pero fue tan cobarde y orgulloso que nunca se lo confeso.. ahora se encontraba ahí en ese árbol que había sido testigo de tantas cosas, esperando que un milagro hiciera que ese pozo se abriera y se la regresara….​

    Continuara….​

    Bien lo prometido es deuda.. después de haber terminado húmedos sueños secos despertares dejo para ustedes este nuevo fic, dejo este capitulo que aun que fue algo vacío era necesario para explicar el por que de las cosas =) espero les guste, enserio aprecio bastante los rewievs que son los que me animan a continuar…​
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    DiKa

    DiKa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Loba
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    5353

    Capitulo 2​
    REENCUENTRO​
    "y volverte a ver es como reecontrarme con mi mismo… recuperar mi alma"
    (Anonimo)

    El invierno había caído, inesperadamente habían tenido que emprender un viaje de regreso al este, justo del lugar que habían partido, al principio kouga se había mantenido renuente a la idea de regresar pero su presencia era necesaria ya que como líder de los clanes de los lobos era su deber atender cualquier problema que se presentara.

    A pesar de que insistió mucho a "Ayame" para que se quedara esta había insistido en acompañarlo, sentía que algo había en esas tierras que la atraía…
    Las ordenes de Kouga habían sido claras, el poca vez se había portado tan estricto con ella..
    Flash back…
    -Kouga, también quiero regresar!- dijo firmemente la pelinegra – si tu vas a regresar por que no puedo hacerlo yo..
    -eh dicho no..- dijo tajantemente el lobo,-ya te lo dije este asunto no me tomara mucho tiempo, volveré pronto…
    -pero quiero ir también!. – decía cada vez mas molesta la miko, el lobo parecía demasiado firme..
    -ya te eh dicho que no!, tu no iras a ningún lado te quedaras aquí con Hinta y Hakaku, ellos te cuidaran bien!- sentencio el lobo
    -Kouga no es justo! Ya te dije que si iré y si no me llevas contigo iré sola!- grito furiosa
    -Maldita sea! Soy el líder del clan y tu prometido me debes respeto! Así que obedece , te quedaras aquí y esa es mi ultima palabra!- le dijo sin darse cuenta que le daba las armas necesarias a la miko para contraatacar..
    -Si es así, en ese caso en este momento rompemos el compromiso y también abandono la manada, así podré ser libre de hacer lo que se me plazca!- dijo furiosa la chica… los ojos de kouga parecían desencajarse, el rostro se puso pálido..
    -¿por que eres tan terca?, ¿cual es la razón que tienes para querer regresar?, maldita sea,-maldecia el lobo mlesto- esta bien vendrás conmigo pero con la condición de que no hablaras con nadie, ni te alejaras de la manada!- sentencio el chico.. – entendido.. aya tengo muchos enemigos.. enemigos que no dudarían en vengarse de mi haciéndote daño.. – miro hacia el cielo.. y continuo hablando..- enemigos que te alejarían de mi…
    -Enemigos? ¿Qué enemigos?- pregunto la joven, sin comprender los miedos del lobo..
    -ya sabes enemigos de mi clan, demonios que emos vencido, aya todo es peligroso.. así que prométeme que no hablaras con nadie ni te dejaras ver por nadie!...
    -creo que eres un exagerado, además creo saber defenderme sola, pero esta bien con tal de ir también, prometo no hacerlo..- dijo la chica ya mas tranquila y feliz por haber ganado..
    Fin del flash back…
    Ahora se encontraba en la guardia del clan, la primera que había conocido después de que despertó aquel día, Kouga había salido a arreglar los asuntos del clan , ya se había tardado bastante, y ella estaba demasiado aburrida, la había dejado a cargo de Hinta y Hakaku, seria fácil burlarlos, después de todo Kouga le había prohibido que la vieran o hablar con alguien, pero no le prohibió salir.. así que saldría, ese encierro la estaba volviendo loca.
    Estuvo corriendo por el bosque, la verdad ese lugar le era bastante familiar, pero había algo que la intranquilizaba, volteo al cielo y observo que había luna nueva.. por alguna extraña razón, cuando la luna estaba en esa fase, sentía un extraño sentimiento de angustia, sentía como si alguien la necesitara y la llamara.. a esto debía agregarse ese extraño sueño que tenia a veces, veía unos intensos ojos dorados observándola.. pero nunca podía ver el rostro de la persona que los poseía…
    En otro lugar no muy lejano un chico de cabello negro paseaba por el bosque, al parecer se encontraba muy molesto por algo o mas bien con ciertas personas…
    Flash back..
    -después de mucho tiempo y aun me sorprende ver a Inuyasha así..-dijo Sango mientras preparaba la comida..
    -si, lo se.. pobre.. debe extrañar mucho a la señorita Kagome y mas en estos días ella siempre lo acompañaba..-suspiro el monje..
    -dejen de hablar como si no estuviera aquí! Y deja de estarme compadeciendo!- volteo muy molesto el hanyou ahora humano..
    -ahí.. si pobre..- dijo sango..- ahora quiere evadir el tema..
    -Inuyasha siéntete libre de expresarte amigo, todos sabemos lo mucho que extrañas a la señorita Kagome- dijo el monje en su típica posición seria..
    -todos lo hacemos..- completo la exterminadora..
    -si querida sango pero no como el lo hace.- completo el monje..
    -maldita sea si van a seguir hablando de mi como si no estuviera será mejor que me largue de aquí! – dijo poniéndose de pie y yéndose muy molesto del lugar..
    Fin del flash back
    La verdad ellos tenían razón, extrañaba a Kagome como nadie, pero le molestaba que sus amigos se lo estuvieran refiriendo a cada rato, además en esas noches de luna nueva prefería estar solo, la verdad es que era cuando mas la necesitaba, su día mas vulnerable y no dejaba de pensar en ella para nada..
    -¿Qué estarás haciendo?...- dijo mas como un suspiro…
    Siguió caminando adentrándose mas en el bosque absorto en sus pensamientos, se sentía sumamente angustiado y a merced de sus propios sentimientos de añoranza..
    Estaba tan ensimismado que apenas y alcanzo a percibir que estaba siendo seguido por algo o alguien…
    -quien quiera que seas sal de ahí!- grito poniéndose en guardia preparándose para atacar, aun siendo humano no era alguien débil, y estaba dispuesto a dar batalla, al verse descubierta de entre los arbustos salio una enorme serpiente.. de un color amarillo con franjas rojas…
    -fhe! No eres mas que basura, - dijo el hanyou ahora humano, desenfundando su espada colmillo-aun sin transformarse podía repeler al demonio con su campo de energía.. la serpiente sigilosamente empezó a dar vueltas a su alrededor sin acercarse mucho, Inuyasha permanecía quieto, en posición de ataque siguiéndola con la mirada..
    -no te recomiendo que intentes nada… - gruño el chico.. por los colores vivos de la serpiente podía descifrar que se trataba de un yokai venenoso, de repente la serpiente se quedo inerte observándolo, directamente a los ojos s… la paciencia de Inuyasha no era muy buena y menos con ese mar de emociones que lo estaban dominando, fastidiado decidió lanzarse a atacar, su velocidad como humano no era tan buena como siendo hanyou, pero aun así decidió arriesgarse, no dejaría que esa serpiente lo amedrentara, pero el yokai fue mas rápido esquivándolo, con facilidad, y con un rápido movimiento con la cola logro hacer que el chico lanzara la espada que usaba para protegerse… después con rápidos movimiento apenas predecibles para el ojo humano, se oculto entre los arbustos, nuevamente..
    Inuyasha no comprendía por que había echo eso si a simple vista la serpiente tenia la ventaja, pero no podía bajar la guardia sabia que algo planeaba no parecía una simple bestia tonta… la espada había quedado a unos metros de el solo tenia que dar unos pasos y la espada estaría nuevamente en sus manos…
    apenas y dio un paso cuando algo se topo lanzándose contra sus pies provocando que este cayera en seco al suelo con la mano estirada para alcanzar la colmillo, no cabía duda esa maldita serpiente estaba jugando con el, pronto sintió como se enredaba en sus pies subiendo por sus muslos hasta inmovilizarlo, el empezó a lanzar golpes inútilmente, la piel de la serpiente parecía ser bastante dura y su cuerpo estaba cubierto de escamas filosas que se calaban en su cuerpo, pronto se lanzo con las fauces abiertas.. apenas y alcanzo a detenerla colocando una mano en cada lado de su quijada evitando que se cerrara en su cabeza, la larga y áspera lengua de la serpiente le recorrió el rostro, Inuyasha estaba haciendo un esfuerzo sobrehumano deteniendo la serpiente, pero esta lo estaba aplastando demasiado con su cuerpo, comenzaba a costarle respirar y la fuerza de sus brazos se estaba yendo, pero no, no se dejaría vencer por un yokai tan débil..el el gran Inuyasha, el, quien había derrotado al mismísimo Naraku y había enfrentado mil batallas, el no podía morir de una forma tan patética, pero estaba siendo estrangulado de una manera brutal, y al parecer las escamas contenían veneno por que estaba sintiéndolas como agujas perforando su cuerpo….
    Era patético pero estaba a punto de darse por vencido.. después de todo.. nada valía la pena.. pensándolo bien el ni siquiera tenia un motivo para seguir… y nuevamente en un momento tan difícil.. la recordó.. sus ojos.. esa sonrisa que le iluminaba los días… si tan solo la hubiera vuelto a ver una sola vez… estaba a punto de perder el conocimiento cuando una luz atravesó a la serpiente.. haciendo que esta aflojara el agarre..cayendo al suelo recociéndose mientras era purificada.. y el callo junto al yokai.. prácticamente sin fuerzas, el veneno estaba haciendo efecto su visión estaba demasiado borrosa.. "maldita debilidad humana" pensó el hanyou tratando de enfocar quien había disparado esa flecha.. apenas y distinguió un cuerpo femenino acercarse a el… aun que sabia que era imposible no pudo evitar pensar el nombre de la chica..
    "Kagome.." fueron sus últimos pensamientos antes de caer inconsciente…
    La chica al verlo inconsciente corrió para ver si se encontraba bien, había durado horas vagando por el bosque sin rumbo fijo, se supone que solo había salido a tomar aire, pero luego vio la escena de esa serpiente atacando a ese chico, tenia bastante claro que no debía hablar con nadie, pero no podía permitir que ese yokai devorara a ese chico, ella era una miko, tenia la obligación de ayudar a quien lo necesitara… bueno la verdad no había sido solo por eso, desde que lo vio sintió su corazón latir a un ritmo descontrolado, una desesperación invadió su cuerpo haciéndola actuar casi instantáneamente para salvar a ese chico de vestimenta roja, y así lo hizo lanzando esa flecha luminosa, ni siquiera ella sabia que podía hacer eso, después de eso al verlo caer inconsciente, nuevamente una angustia la invadió, corrió hacia el y lo observo ahí tirado, nuevamente su corazón se oprimió, se veía tan débil ahí tirado bajo la luz de la luna nueva, cuando lo giro para ver si aun respiraba, vio su rostro y quedo paralizada.. era simplemente perfecto, no pudo evitar abrazarlo, al sentir su cuerpo pegado al suyo una extraña sensación la invadió, era como si se sintiera de alguna manera plena, se olvido por un momento del vacío que sentía en su vida… lo observo tan débil ahí… tan herido… por alguna razón no quería que le pasara anda, lo acuno en su regazo acariciando su rostro con ternura, la verdad es que estaba actuando extraño, ni siquiera ella lo comprendía…
    -OH por dios! Estas ardiendo en fiebre!- dijo esta mas para ella misma ya que el joven se mantenía inconsciente.. sentía una gran necesidad de cuidarlo, y así lo hizo con ayuda de unas ramas, lo movió como pudo colocándolo en una cueva, no muy lejana de ahí, pero que estaba segura que seria seguro, tenia que retirar las escamas de la serpiente que parecían haberse incrustado y cortado su cuerpo, abrió su ahora rojo y después su cosode, era tan increíblemente perfecto, se regaño internamente al pensar en eso, cuando lo que intentaba hacer era salvar su vida, se ruborizo furiosamente, necesitaría vendar algunas heridas pero para eso necesitaba algunas hiervas y agua para que no se infectaran, así que salio en busca de esto.
    Afortunadamente en sus viajes con kouga había aprendido algo sobre hiervas medicinales, y sabia de algunas que servirían para contrarrestar el veneno de la serpiente, le dolía dejarlo solo, esto se sentía extraño ya que apenas y conocía a este chico, de echo ni lo conocía solo lo había visto.. se apresuro lo mas que pudo en buscar las hierbas y el agua, afortunadamente había un pequeño riachuelo cerca, cuando volvía, paso nuevamente por el sitio donde había sido atacado, un calofrío recorrió su cuerpo al pensar en que si ella no hubiera estado ahí quizás ese chico habría muerto.. sintió una gran punzada en el corazón al pensar esto.. algo llamo su atención ahí tirada, se encontraba una vieja y oxidada catana, debía pertenecerle, decidió recogerla para llevársela, era vieja pero algo le decía que tendría un gran valor para el, al momento de acercarse y tocarla, sintió una extraña energía recorrerla, algo calido y agradable.. la tomo como si fuera un gran tesoro y regreso ala cueva.
    Apenas y entro y lo vio ahí tumbado parecía estar dormido tranquilamente.. le despertaba tanta ternura, incluso le asustaba todo lo que estaba sintiendo, jamás le había pasado.. entro e improviso una pequeña fogata, para preparar las hierbas, mientras las preparaba, mientras estas hervían en un recipiente que había encontrado abandonado en el río, se dispuso a limpiar sus heridas, corto un pedazo e sus ropas para humedecerlo, nuevamente abrió su kosode, estaba demasiado herido tardaría días en recuperarse si es que se salvaba del veneno, al colocar el trapo húmeda sobre s piel, tuvo una extraña sensación, era como si eso ya lo hubiera vivido antes, lo limpio con sumo cuidado y dedicación, tratando de provocar el menor dolor posible, ya que veía como apretaba las ojos y los dientes en señal de dolor cuando pasaba el trapo por una de sus heridas, le dolía verlo así, después de terminar de limpiarlo, arranco otros trozos de sus ropas, los mas suaves para utilizarlos como vendas, nuevamente mientras lo vendaba le invadía un extraño sentimiento, como si esto ya lo hubiera vivido, no una si no muchas veces… si es cierto que algunas veces le había tocado vendar ya tender las heridas de Kouga, pero nunca había sentido algo así.
    Después de que termino de vendar sus heridas, le dio a beber las hierbas colocándolo en sus piernas inclinándolo un poco para que las bebiera..
    -vamos bebe, te ara bien..-indico mientras ponía el recipiente en su boca, este aun estando inconsciente lo bebió por instinto, la sed lo estaba acabando..
    Incapaz de moverse ahí se quedo con el joven recostado en sus piernas, nuevamente estaba presente ese sentimiento de haber vivido antes esa situación, y con ello la angustia de no poder recordar nada… observaba su respiración agitada, observaba como su pecho subía y bajaba en un vaivén desenfrenado, retiro con cuidado unos mechones de su cara y se quedo velando su sueño… era un extraño sentimiento el que este humano le provocaba. Algo que no comprendía…
    De repente el chico empezó a mover la cabeza de un lado a otro violentamente, gotas de sudor perlaban su cara y empezaba a apretar mas sus ojos y quijada, al parecer estaría delirando de la fiebre..
    -no! No!- gritaba.. esta se asusto un poco al verlo si, pero solo intento consolarlo..
    -shht shhht shht.. tranquilo todo estará bien.. –le decia acariciándole el rostro y observándolo con mirada tierna..
    -por favor regresa!- decía entre delirios el joven..
    -a quien estarás llamando? Con tanto ímpetu.. – se preguntaba la joven curiosa, mientras seguía secando su frente…
    -Por favor quédate conmigo!- decía cada vez mas angustiado el chico..
    -tranquilo… todo ira bien..- intentaba tranquilizarlo..
    -Kagome.. te necesito…- dijo en un ultimo susurro antes de volver a la calma, al escuchar este nombre la chica sintió como todo su cuerpo se tensaba, y su corazón dejo de latir por un momento… "Kagome.." pensó ella, "pero que.. por que siento todo esto… al verlo llamar a esa chica.." pensaba al mirarlo, al darse cuenta que su corazón latía de una manera desbordada.. y la fuerza de su cuerpo se iba.. todo lo que había sentido esa noche era demasiado extraño.. era como si conociera ese nombre, y algo significara para ella… ¿pero que? .. sin pensarlo dos veces, solo con la necesidad que sentía de calmar al chico le respondió algo sin pensarlo..
    -tranquilo… estoy aquí..- dijo nuevamente acariciando su rostro, nuevamente se sorprendió de las palabras que le dijo, le extrañaba haberle dicho esto, tal vez había sido parte de la angustia y la necesidad que tenia por consolarlo.. pero ¿Por qué? Si ni siquiera lo conocía.. sin embargo le despertaba un gran sentimiento.. cosa que solo la confundía mas y mas..
    Ahi paso la mayor parte de la noche velando su sueño, estaba demasiado intranquila se sentía culpable, estaba comprometida con kouga.. y sentía como si lo estuviera traicionando de alguna manera.. pero por que si solo esta ayudando al chico.. no no solo eso.. este chico movía algo dentro de ella…
    Pronto la fiebre empezó a decender, esto causo un gran alivio en la chica, con cuidado lo retiro de su regazo colocándolo en el suelo, mientras lo observaba con infinita ternura y un gran alivio por que ya se encontraba mejor, nuevamente reacciono, no podía sentirse así.. no con un extraño.. estaba sintiendo cosas que no sentía ni siquiera por kouga.. agito la cabeza intentando sacar eso de la cabeza.. pero estaba muy confundida, e inquieta.. de pronto se levanto en seco, estaba por amanecer, kouga debía estar muy preocupado de echo era extraño que no la hubiera ido a buscar.. le dolía tener que dejar solo al chico.. pero parecía estar mejor, iría a la guarida y regresaría rápido a ver como seguía.. y llevar algo de alimento, se levanto y desde la entrada de la cueva volteo a observarlo nuevamente ahí inconsciente..
    -aoow por que me cuesta tanto dejarte aquí?..- se pregunto en voz alta… giro los ojos y regreso nuevamente a donde se encontraba el joven, sin poder evitarlo se inclino y dio un beso en su frente…
    -volveré… lo prometo.. – le susurro al oído.. después de esto se puso de pie dirigiéndose a las hierbas que había traído, de entre ellas saco unas aromáticas de olor muy fuerte, que Kouga le había enseñado que servían para ocultar su aroma, no quería que algún youkai siguiendo su aroma encontrara al chico ahí solo.. después de esto salio corriendo rumbo a la guarida de los lobos..
    corrió lo mas rápido que pudo, quería llegar pronto para poder regresar luego para ver como seguía el chico y quizás por lo menos saber su nombre… apenas salía el sol cuando llego a la guarida, pronto fue interceptada por hinta y hakaku…
    -Señorita Ayamee!- gritaron al unísono..
    -donde se había metido? – pregunto hinta
    -si, si kouga hubiera regresado nos hubiera matado al ver que usted no estaba..- completo hakaku..
    -eh?, kouga aun no regresa?, lo siento solo quería dar un paseo..- dijo brindándoles una sonrisa..
    -por favor no vuelva a hacernos eso!, atábamos demasiado asustados,- dijo hinta..
    -bueno no es para tanto, yo ya estoy aquí y Kouga no tiene por que enterarse de este pequeño percance, o los afectados serán ustedes,-dijo con una sonrisa algo torcida, dándose cuenta que había acertadlo en su comentario..
    -aria eso por nosotros?- preguntaron ambos- no le dirá nada al jefe
    -esta bien no lo are, pero les advierto que saldré de nuevo, solo quiero darme un baño..- dijo entrando a la madriguera por algo de ropa..
    Mientras tanto en la cueva, Inuyasha apretaba los ojos al darse cuenta que el sol empezaba a entrar a lacuela, ya había recuperado su estado hanyou, y gracias a esto su cuerpo había erradicado de una mejor manera el veneno.. confundido volteo a todos lados, ¿Cómo había llegado ahí? … lo ultimo que recordaba era que una miko lo había salvado, seguro habría sido ella quien lo atendió, y si así fue donde se encontraba ella..
    Recordaba haber estado con kagome toda la noche,
    -fhe! Seguro deliraba por el veneno..- se dijo a si mismo mientras agitaba la cabeza, eso que acababa de pensar era casi imposible.. empezó a olfatear el aire, ¿Dónde se encontraría la miko que lo había salvado?
    "tal vez se asusto al ver que era un hanyou" , no detecto el olor e esta, solo percibía un olor a lirios, era como si hubiera borrado su tratro, aun que era lo mas seguro para protegerse de yokais.. mientras salía de la cueva y se dirigía de regreso a la aldea, recordaba todo lo que había soñado mientras se encontraba inconsciente, había la había sentido a su lado… recordaba bien la dulzura de sus palabras, incluso el suave tacto de sus manos al limpiar sus heridas.. y sus palabras consolándolo, prometiendo que regresaría…
    -fhe! Deja de pensar tonterías..- se regaño nuevamente, el veneno de esa maldita serpiente, era demasiado potente, considerando que aun siendo ya hanyou , le provocaba extrañas sensaciones…
    Poco a poco se acerco a la aldea, el olor a comida era mas fuerte, la verdad es que el hambre se estaba haciendo presente, después d todo no había cenado nada por culpa de sango y Miroku, y había sido una noche demasiado pesada, había perdido demasiadas energías, le urgía probar aun que sea algún bocado…
    -oh Inuyasha, que bueno que regresaste,- le dio la bienvenida con una sonrisa sango..
    -Amigo donde te habías metido, nos preocupaba que algo te hubiera pasado..- comento el monje sentado junto al fuego esperado que su mujer terminara la comida..
    -Fhe! Ni que fuera un débil humano como ustedes, - contesto con fastidio el hanyou..
    -amigo te recuerdo que anoche si lo eras..- corrigió el monje
    -aun así, puedo cuidarme solo,- dijo, aun que recordó como habia estado apunto de morir, pero su orgullo le impediría contarlo..
    -bien que bueno que regresaste, tenemos visitas, alguien a regresado y a estado preguntando por ti – dijo el monje con una amplia sonrisa
    -eh?- volteo rápidamente el hanyou esperando una respuesta de la exterminadora, acaso podría ser que.. sus ojos se empezaron a iluminar al pensar, tal vez no había sido un sueño después de todo... – acaso se trata de..- no termino la pregunta cuaando el monje lo interrumpió nuevamente
    -si Inuyasha.. ah regresado.. y te a extrañado mucho, - dijo moviendo las Sejas picadamente, Inuyasha se paro de inmediato tratando de percibir su aroma pero este no le llegaba.. sango frunció el seño en dirección a su esposo..
    -esta ahora con las gemelas..- dijo el monje con una amplia sonrisa.. Inuyasha dudo un momento, se había quedado estático, los nervios y la ansiedad lo carcomían..
    -Vamos Inuyasha que no piensas ir a saludar a Shippou?- pregunto el monje, soltando una sonora carcajada, el color del hanyou se fue por completo quedando totalmente pálido… y sin mover un solo músculo, una aura demoníaca lo rodeaba, estaba demasiado furioso, fue entonces que sango empezó a temer por la vida de su esposo..
    Este se encontraba aun riendo a carcajadas…
    -Mi… ro,, ku..- lo llamo el hanyou con las manos apuñada, solo al observarlo noto la intensidad de lo que acababa de hacer, se encontraba realmente en problemas..
    -vamos amigo, que te pasa? Por que te pones así?- dijo de manera inocente, pero temblando por dentro..
    -maldito monje… - dijo el hanyou, sentándose esta vez, no no mataría al monje, después de todo tenia una familia por la cual velar, aun que sabia que sango seria capaz de sostenerla sola.. no la verdad no era eso, no tenia ánimos de siquiera golpearlo, por un momento se había ilusionado, para después sentir como un balde de agua fría lo inundaba, pero aun que huyeran sido esas las intensiones del monje, no podía recriminarle nada, después de todo el nunca le dijo que se tratara de kagome, el y su tonto inconsciente había deseado que se tratara de ella, así que simplemente se sentó con la mirada ausente a esperar la comida, esto asusto aun mas al monje..
    -Inuyasha, amigo.. te encuentras bien?- pregunto el ojiazul preocupado..
    -ahora si te pasaste Miroku!- dijo furiosa sango
    -oye amigo, solo era una broma no es para que te pongas así..- comento asustado al verlo ahí sentado Sin expresión…
    -ya, olvídalo monje..- dejo volteando a otro lado..
    Un silencio incomodo invadió el lugar, sango solo mandaba miradas furiosas al monje, y este no hacia mas que sentirse culpable, esto duro hasta que llego Shippou convertido en caballito, con ambas gemelas enzima, sango se acerco tomándolas con cuidado..
    -oyee tonto! Que no piensas saludarme!- se acercole chico zorro dando un coscorrón al hanyou..
    -deja de molestarme mocoso..- dijo furioso este ignorándole..
    -oye vamos que no me has extrañado – dijo saltando e n su hombro el zorrito..
    -ya te dije que me dejes en paz!- dijo mas furioso el hanyou..
    -Inuyasha eres un idiota! – intento molestarlo el niño, para hacerlo reaccionar.. –bha la verdad es que eso siempre lo eh sabido, además eres un insensible, vengo a visitarlos después de un tiempo y no haces mas que ignorarme.. ahora entiendo pro que kagome mejor se quedo en su época, es que eres un insensible y grosero hanyou!- dijo el zorrito cerrando los ojos de manera sabia, sango y Miroku, lo miraron en shock, es lo peor que podía haber echo el zorrito, acababa de firmar su sentencia…
    -Inuyasha.. es solo un niño, no sabe lo que dice..- intento arreglarlo sango, pero el fleco de Inuyasha cubría su rostro, la ira estaba haciéndose presente de nuevo en el..
    -amigo tranquilo..- intento calmar el monje, pero cuando menos lo espero Inuyasha ya tenia al zorro de la cola..
    -oye bájame! Bájame! Bruto! Bestia! – decía el zorrito haciendo que este solo se enojara mas..
    -ahora veras, ya estoy arto de ti!,- grito el hanyou
    -no quieras desquitarte conmigo! –grito el zorrito sacando una bola de arroz y metiéndosela a la boca al hanyou, este arrojo al zorrito al suelo poniéndose las manos en la garganta, Shippou aprovecho para correr tras sango para protegerse… Inuyasha empezó a toser colocándose las manos en el cuello, lo que sea que fuera que le había arrojado el zorro, le estaba quemando.. rápidamente escupió lo que pudo y tomo el agua mas cercana, sin parar de toser..
    -por dios Shippou que hiciste – dijo sango asustada acercándose..
    -el quería golpearme- empezó a llorar el zorro tratando de evitar el regaño..
    -Shippou eso esta mal!- volvio a regañar sango – que fue lo que le diste?- pregunto alarmada viendo como el hanyou aun se tocaba la garganta
    -no es nada grabe- dijo serio el zorro – solo es una bola de arroz de hi* aprendí a hacerlas en la escuela zorruna -Inuyasha parecía haberse calmado, solo lanzo una mirada de odio hacia el zorrito
    -ya basta!- dijo sango muy molesta,- no abra comida para ti Miroku ni para ti Shippou!, ambos se han portado demasiado mal con el pobre de Inuyasha, no es razón para que se burlen de el que extrañe a Kagome! Y menos es su culpa que se fuera! Así que no quiero ni una sola burla mas hacia el entendido!- sentencio la exterminadora con el cucharón en su mano.. Inuyasha intento hablar y decirle que ella también ya se callara, que estaba arto de que todos lo compadecieran y se burlaran de el, pero este no pudo pronunciar palabra debido a la hinchazón de su lengua por la quemadura, de su boca solo salieron balbuceos, haciéndole sentirse frustrado y as furioso, solo gruñidos salían de su boca..
    -tranquilo Inuyasha en una hora o dos se pasara el efecto..- dijo la exterminadora intentando calmarlo, este siguió gruñendo y mejor se dio la vuelta corriendo hacia el bosque nuevamente muy molesto con todos, nadie lo entendía…
    Por otro lado Kagome nuevamente había salido de la guarida de los lobos, se Moria de ganas de volver a ver al chico herido, que había dejado en la cueva, estaba muy preocupada, pero también se Moria de ganas por volver a verlo, no había podido dejar de pensar en el en ningún momento, algo había en ese joven que la perturbaba de sobremanera, solo esperaba que se encontrara mejor…
    Cuando llego a la cueva, se alarmo al ver que el joven no estaba en el lugar que lo había dejado,
    -¿Dónde esta?- se pregunto, no abría podido salir ni ir muy lejos aun estaba muy malherido y dudaba que el veneno hubiera salido de su cuerpo, preocupada salio para buscarlo a los alrededores, estaba bastante preocupada y si un youkai lo había atacado.,.
    Muy cerca de ahí se encontraba Inuyasha sobre la copa de un árbol, aun gruñendo y maldiciendo al mundo, como se atrevían a jugar de esa manera con sus sentimientos, de pronto algo lo saco de sus pensamientos,
    "no puede ser!" pensó al correr a toda velocidad en dirección a donde provenía ese arma.. ese aroma que era tan conocido para el aun que hain pasado ya tres años.. corrió lo mas rápido que pudo hasta detenerse detrás de unos arbustos, el aroma venia de del otro lado de estos, se quedo parado un momento, aun le costaba trabajo creerlo, no seria otra ilusión suya… no podía ser, era su aroma.. estaba ahí.. destrozo los arbustos que le estorbaban rápidamente, y ahí la vio parada de espaldas, estaba vestida extrañamente con pieles, aun estando de espaldas el estaba completamente seguro que era ella, cuando iba a voltear a verlo le pareció que pasaron siglos en vez de segundos, vio lentamente como volteaba a verlo, con esos intensos ojos que tanto había extrañado.. era ella.. era su rostro… su delicioso aroma.. su cuerpo.. era su Kagome….
    Continuara…
    Hi* : ¨Fuego en japones
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  3.  
    Iyame

    Iyame Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    9 Febrero 2009
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritor
    que sugoi el fic!
    mira que koga-kun engañe a kagome-san
    que habra pasado para que ella no recuerde nada?
    ya quiero saber que paso, espero la continuacion
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    DiKa

    DiKa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Loba
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    4401
    DECEPCIÓN
    "duele más una decepción que una traición."
    (Pacoyo)​
    Los al sentir la presencia de alguien, Kagome volteo a ver de quien se trataba, se quedo paralizada el ver ese par de ojos que tantas veces había soñado, no había duda de que eran esos ojos, clavados en ella, le provocaron un escalofrío y un extraño sentimiento, su corazón parecía haberse detenido por un momento para después latir desenfrenadamente, el parecía estar igual, parecía como si hubiera visto un fantasma, tenia una expresión tan llena de confusión y tan dulce..
    El dio un paso hacia ella, estirando su mano intentando decir algo, pero de su boca no salieron mas que balbuceos… maldijo internamente a Shippou por su maldito truco, involuntariamente salio un gruñido de frustración de su garganta, se sorprendió al notar como la azabache daba un paso hacia atrás alejándose de el, parecía estar a punto de salir corriendo, sus ojos demostraban confusión e incertidumbre al igual que su aroma, respiro embriagándose con su dulce aroma, aroma que había extrañado por tres largos años, y a el llego también otro olor, apestaba a lobo, quiso preguntar el por que, quiso preguntar que había pasado pero se sentía frustrado al no poder hablar, era seguro que cuando regresara mataría a Shippou..
    Por su parte Kagome se encontraba demasiado confundida perturbada, se supone que debería huir del lugar, nadie debía verla, además a decir por su cabello plateado, los colmillos que sobresalían de sus labios, las garras y esas orejas que sobresalían en su cabeza, se trataba de un hanyou, podía ser peligroso, pero al mismo tiempo su cuerpo no respondía muy bien, no sentía miedo, sentía como si el fuera incapaz de hacerle algún daño… lo vio gruñir algo, al parecer no poseía la capacidad de hablar, acercarse a ella, dio unos pasos hacia atrás, no podía confiar en un extraño, no estaba bien, así que decidió escapar del lugar, intento escapar del lugar dando vuelta, pero sintió como una fuerte mano se apoderaba de su muñeca, deteniéndola, volteo a ver su agarre y nuevamente observo sus dorados ojos, se veían suplicantes, era como si quisiera decir mil cosas, bajo la vista y observo su catana, era la misma del chico al que había ayudado, sus ojos se abrieron como platos, acaso ¿el le había echo algo?, le costaba creerlo, pero tenia las pruebas entre sus ojos, jalo su mano liberándose del agarre…
    -Donde esta?- pregunto molesta la azabache, Inuyasha se sorprendió por la manera tan brusca en que se soltó, pero quedo unos instantes atontado al escuchar su voz.. era su voz, esa voz que tanto había extrañado, pero por quien le preguntaba?..
    -Dime donde esta? Que le hiciste? – pregunto cada vez mas alterada.. el quería preguntar de quien hablaba, pero no podía decir una sola palabra bien, mas gruñidos salieron de su garganta frustrado y desesperándose por los reclamos de la miko.. de pronto vio como sacaba su arco y su flecha..
    -no estoy jugando Hanyou y no te tengo miedo!, será mejor que hiciste con el chico, si no quieres que dispare!- le grito empezando a desesperarse, aun se sentía incapaz de herirle, los ojos de el se llenaron de mas confusión, incluso tuvo un Dejavu, sin poder creerlo dio un paso adelante, una flecha paso rozando su mejilla..
    -K..K..me…- intento decir su nombre el hanyou impactado por su acción, que demonios le estaba pasando, noto como se tensaba apunto de correr, intento nuevamente sujetarla pero esta respondió manoteando, tratando de evitar ser atrapada, dio un salto hacia atrás, el chico decidido fue tras ella, no la perdería de nuevo, el necesitaba una explicación, la observo correr y fue tras ella no le costaría trabajo, sin embargo era bastante ágil,¿desde cuando tenia esa habilidad?.
    Nuevamente la miko lo encaro, apuntando con un flecha..
    -deja de seguirme!- le grito, mientras el hanyou trataba de acercarse, quería saber el por que de su actitud, de pronto fue como si el cielo se nublara, sin pensarlo dos veces se lanzo sobre ella, ambos cayeron al suelo, la miko abrió lo ojos como platos, le había sorprendido esa acción, al verlo acercarse pensó que la atacaría, y ahora se encontraba ahí en el suelo, el sobre ella.. pero no sintió miedo.. un escalofrío le recorrió el cuerpo, podía sentir cada centímetro de su ser sobre ella, su respiración se empezó a agitar, el estaba gruñendo. Saliendo de su ensimismamiento ella alerto la presencia de una horda de aves del paraíso, estaban siendo rodeados, una paso muy cerca rasgando la espalda del hanyou, sin embargo no tenia miedo, era extraño, por primera vez se sentía protegida, aun siendo atacada por esas aves.
    EL no la había pensado dos veces, en cuanto se dio cuenta que serian atacados no pensó en otra cosa que no fuera el protegerla, un ave venia a toda velocidad, lo primero que sintió fue el pequeño cuerpo de la miko sobre el, después como un ave le clavaba sus garras en la espalda, tenia que levantarse atacarlas, bastaría con ondear una vez colmillo de acero para acabar con todas, pero en ese lugar dejaría muy expuesta a Kagome, eran demasiadas aves podía llegar una por detrás y atacarla, estaban rodeados, con cuidado se levanto, tratando de no dejar a la intemperie a Kagome, la tomo en brazos y corriendo hacia una zona rocosa, ella estaba confundida, el hanyou la estaba protegiendo, y ahora la llevaba cargando, ¿pero a done? ¿Qué era lo que pretendía? Sin embargo al sentir sus fuertes brazos cargándola no opuso resistencia, confiaba en el, a pesar de creer que el tenia la espada del chico, algo le decía que seria incapaz de hacerle algo..
    Con cuidado bajo a la miko dejándola entre las piedras y su espalda, la miko comprendiolo que intentaba hacer y se escondió tras su espalda, lo vio sacar su espalda que rápidamente se transformo, pero eso la sorprendió, después la ondeo, un intenso viento salio de ella acabando con todas esas aves..
    El se giro quedando nuevamente frente a ella, iba dar un paso pero la fuerte punzada en su espalda le hizo hacer una mueca de dolor y detenerse en su espada.. ella instintivamente camino hacia el…
    -te encuentras bien?, -dijo preocupada tocando su mano, la vista de el se clavo en ese pequeño contacto que estaba teniendo con ella subiendo por la nivea piel de su brazo, su hermoso cuello, hasta llegar ah sus apetecibles labios rosados, labios que moría por probar una vez mas, aun que solo había sido un beso corto, aun podía sentir la calidez de sus labios y sus sentimientos en aquel beso que se habían dado en el interior de la perla, se detuvo un momento ahí, para luego continuar con sus hermosos ojos, esos hermosos ojos llenos de preocupación, preocupación por el, como la había extrañado..
    Intento acercarse mas , decirle como la había extrañado y pedirle que nunca mas se alejara de el, pero pronto sintió un fuerte golpe en su espalda.. y quedando entre el y Kagome..
    -Sueltalaaaaaaaa!- grito aquel que le había propiciado el fuerte golpe, abrió los ojos como platos y una ira invadió su cuerpo al darse cuenta de quien se trataba..
    -Por dios Kouga! Que le hiciste! –grito asustada la chica, que ahora se encontraba tras el lobo, el rostro de el parecía estar desencajado, como si hubiera visto al mismísimo diablo, su morena piel se veía pálida su respiración era agitada, la verdad es que si, desde que percibió el aroma de Kagome y el del hanyou juntos, un pánico lo abordo, tenia miedo de que esta hubiera recordado todo, y al verlos ahí parados juntos, no dudo en correr e interponerse…
    -Aléjate de mi mujer bestia!- gruño el lobo, preparándose para pelear… Inuyasha intento hablar peor al recordar que no podía, solo gruñidos salieron de su garganta, que se creía ese maldito lobo, esta vez le dejaría claro que ella no era su mujer, saco a colmillo de acero preparándose para atacar.
    Al lobo le había sorprendido bastante que Inuyasha no le reclamara nada al respecto, pero al parecer no había hablado con ella tampoco.. tenia que encontrar la manera de alejarla de el antes que este le contara algo…
    -Kouga! No por favor! Ya déjalo!- grito asustada la miko, tenia miedo que le hiciera algo a ese hanyou, además estaba herido, a pesar de haber demostrado que era bastante fuerte, Kouga era un yokais completo, y podía dañarlo, -Perdona no Devi acercarme a el!- grito tratando de calmar Kouga, era obvio que no debía hablar con nadie, esas habían sido sus ordenes, pero las palabras de la miko, empezaron a dar vueltas en la cabeza del hanyou, que no debía acercarse a el?, cada vez estaba mas confundido..
    -Por favor Kouga ya vámonos!- pidió angustiada, esas palabras dolieron mas que la herida en su espalda, acaso pensaba irse con Kouga? ¿pensaba dejarlo de nuevo? Sus ojos se abrieron de nuevo, y soltó a colmillo de acero, en el rostro del lobo se formo una cínica sonrisa..
    -Esta bien amor.. lo dejare solo por que tu me lo pides..- dijo girándose y besando la mejilla de la chica, sabiendo el efecto que tendría en el hanyou, este al velo acercarse se lleno de ira, apretó los dientes y un sonoro gruñido salio de su garganta, tomo nuevamente su espada y se lanzo a atacar al lobo, este solo salto con la chica en brazos, era imposible que Inuyasha usara el viento cortante o la dañaría a ella…
    -Por favor a vámonos!- le pidió la miko al lobo, tratando de proteger al hanyou,
    -Ya la escuchaste chucho! Se va conmigo! así que te prohíbo que te acerques a mi mujer! – dijo el lobo retirándose, dejando al hanyou paralizado del coraje..
    Se quedo ahí parado unos minutos, tratando de acomodar los pedazos e hilar lo que acababa de suceder…. Ella se había ido con Kouga.. sin darle una sola explicación había decidido largarse con ese lobo, y esas ropas que usaba, eran de la manada.. ella había regresado y se había largado con ese maldito lobo sin ni siquiera tomarse la molestia de darle una explicación…
    -ghrrraaaaaaaaaaaaa!- grito dando un fuerte puñetazo a una pared rocoso haciendo que se derrumbara,. Se sentía un completo idiota, el había estado sufriendo por su ausencia por tres largos años, y ella ella quien sabe cuando había regresado y había decidido largarse con el lobo, se sentía decepcionado.. defraudado.. traicionado… apretó los ojos y la mandíbula en un gesto de dolor…
    En otro lado entrando a la guarida, kouga entro muy molesto jalando a Kagome, soltándola bruscamente, ahí dentro se encontraban hinta y hakaku muy asustados…
    -ustedes par de idiotas! Les pido algo simple! Cuiden a Ayame! Y que es lo primero que hacen? Descuidarla y dejarla salir sola! – les gritaba cada vez mas molesto, estaba a punto de golpearlos pero fue interrumpido…
    -Detente! – grito Kagome algo avergonzada, era su culpa, no podía permitir que pagaran ellso por algo suyo, se encontraba parada con los puños apretados y la mirada gacha..- fue mi culpa Kouga…
    -no fue su culpa fui yo quien se escapo- dijo la miko tratando de defender a los lobos, pero esto no disipaba el enojo de kouga contra ellos..
    -no los justifiques Ayame, era su deber cuidarte, no debieron haberte descuidado.. –ustedes mejor salgan de mi vista antes de que cambie de opinión y les de una paliza,- les grito el lobo furioso, estos enseguida salieron corriendo abrazados y temblorosos…
    -ya por favor..- dijo esta tomándole el brazo para tranquilizarlo, - además no es para tanto, no paso nada..
    -Ayame te pudo haber pasado algo, te advertí que no salieras, ya vez! Te atacaron esas aves.. – dijo con tono de preocupación, la miko se sentía algo culpable por no haberle echo caso, pero necesitaba saber como seguía aquel chico al cual no había encontrado.. eso claramente también ala tenia angustiada..
    -pero no paso nada,, recuerda que puedo defenderme sola, además el han..- iba a llamarlo hanyou, pero esa palabra no le gustaba, sentía una opresión en el corazón al llamarlo así, sentía que era una manera tan despectiva..- el chico de cabello plateado me salvo…- dijo esta tratando de calmar al lobo, sin embargo lo que logro fue alterarlo mas, este como desesperado se volteo hacia ella tomándola bruscamente de los brazos, sus pupilas parecían mas dilatadas, empezó a sudar frío..
    -Ayame que paso con ese tipo! ¿te dijo algo? Respóndeme! – dijo apretándola mas y zarandeándola un poco, la pelinegra solo lo veía un poco asustada por su reacción.. –Kouga, suéltame me estas lastimando.. – dijo esta, apenas se Safo del agarre, le respondió..
    -no al parecer no podía hablar,- dijo seria la miko robándose donde antes la había sostenido Kouga, este soltó un suspiro de alivio ..- además ¡por que tanta insistencia en saber si me dijo algo? ¡que me podría decir? si ni siquiera lo conozco.. – la verdad es que la reacción del lobo no le parecía nada normal,. Algo debía haber tras ese chico para que Kouga se pusiera de esa manera, y no dudaría en averiguarlo..
    -claro que no lo conoces, y es el problema, que te dije que no hablaras con extraños, sabes lo peligroso que podría ser..- regaño nuevamente..
    -Kouga, no soy una niña, además no veo cual seri el peligro, si hubiera querido hacerme algo, simplemente lo hubiera echo y no me hubiera salvado de las aves..
    -Ayame, eres demasiado inocente, además no solo te pones en peligro tu , si no a toda la manada, recuerda que te conté que fue culpa precisamente de un hanyou que perdieras a tu familia.. acaso no piensas en la manada Kagome? En los cachorros? Que hubiera pasad si ese hanyou te hubiera seguido y yo no hubiera estado? ..- sermoneo a la joven de manera seria..
    -Kouga ya te dije que ni siquiera hable con el, además, el no seria capaz de hacerlo..- dijo en un susurro..
    -que no seria capaz?- pregunto el lobo, -¿y como es que sabes eso, si ni siquiera lo conoces? – pregunto..
    - no lo se.. solo lo siento así..- dijo bajando la cara..
    - ah..- suspiro el lobo..- mi dulce e inocente Ayame..- se acerco a ella para besar sus labios, pero apenas lo sintió acercarse ella instintivamente se movió, permitiéndole solo besar su mejilla.. – la próxima vez , no solo pienses en ti, si no en el bien de la manada.. –le susurro casi en el oído a la miko, para después separarse de ella.
    -bien, ahora tengo que salir nuevamente, no puedo llevarte conmigo, pero tampoco te dudes quedar en esta guarida.. "el chucho no tardaría en venir por ti" pensó el lobo,
    -hinta y hakakau te acompañaran a otra guarida que se encuentra mas alejada de aquí, cerca de la cascada.. – sentencio..pensando que con el olor del agua, le seria imposible al hanyou dar con ella..
    -te iras de nuevo? Kouga de que se tratan esos asuntos? Y por que tengo que irme de aquí?- pregunto la miko
    -ya te lo dije, son asuntos de la manada, nada relevante, pero aun así no dejan de ser importantes.. y te vas por tu seguridad, no quiero que corras riesgos aquí..-
    -Kouga , no se supone que soy parte de la manada?, entonces por que no me informas?
    -ya te lo dije son tonterías, son pleitos entre varias manadas y yo como futuro líder tengo que intervenir.. – dijo serio –Hinta, Hakakau!- grito el lobo.. enseguida llegaron nuevamente corriendo ambos sirvientes..
    -lleven a Ayame a la guarida de la cascada, y mas les vale que esta vez no la pierdan de vista entendido! – grito molesto..
    -si!- dijeron ambos abrazándose y temblando..
    -Kouga no me quiero ir de aquí!-grito la miko,
    -ya te dije que esta vez no te daré opción, comprende que es por el bien de la manada, y no discutas..muchachos llévensela ya..- ordeno el lobo..
    -si señor, señora Ayame acompáñenos por favor..- indico hinta,..- la pelinegra se encontraba aun con el cejo fruncido, no le gustaba para nada, que le ordenaran lo que tenia que hacer, o ser tratada como un objeto y aun que se le hubiera dicho una y mil veces que como futura mujer de Kouga le debía respeto y tenia que ser mas sumisa con el, era algo que jamás aceptaría, esta vez lo hacia solo por que se trataba del bien de la manada, sin mas remedio camino tras ellos.. pero sin poder sacar de su mente al chico que había salvado la noche anterior, ni los ojos intensos y dorados del que la había salvado a ella…
    Por otro lado Inuyasha se encontraba sumamente furioso , arrancaba todo el árbol que se le atravesara, se sentía defraudado, traicionado.. el sufriendo por tres malditos años por esa perra, y ella, cuando regresaba lo primero que hacia era ir y buscar a ese entupido lobo, la ira le estaba nublando los sentidos.. además no se había siquiera a dignado a darle una maldita explicación, y por culpa del maldito de Shippou y sus entupidas bolas de fuego, no había podido gritarle en la cara todo lo que se merecía esa maldita perra traicionera, furioso corrió hacia la aldea, le daría su merecido al estupido zorrito, por su maldito hechizo, lo cierto es que lo único que quería era desquitarse con alguien, por la frustración que sentía, no quería pensar en eso peor no podía evitarlo, el imaginar a Kagome con el lobo lograba que sintiera u fuerte dolor en el pecho que subía por su garganta y lo ahogaba, no podía definirse que era lo que reinaba, si su rabia, la desesperación, los celos, la frustración o la tristeza al verla perdida.. estaba echo un completo loco, destrozando todo cuanto de le ponía enfrente, arrojando enormes piedras, destrozando árboles desde la raíz.. pronto diviso la pequeña aldea, percibió el olor de sus amigos y estaba ahí también el de Shippou, a corrió divisándolos a lo lejos.
    Fuera de l cabaña se encontraba, sango tendiendo la ropa, y Shippou mostrando unos trucos nuevos a las gemelas y a Miroku, de repente vieron la figura roja dirigirse a ellos, a toda velocidad, y antes de que pudieran decir algo ya tenia a Shippou del cuello, respirando de una manera fuerte, los ojos llenos de ira casi parecía que se transformaría y gruñéndole…
    -Inuyasha! –grito sango asustada, al ver la escena!
    -es tu.. culpa!- gruño el hanyou, sintiéndose menos frustrado al darse cuenta que ya había pasado el efecto del hechizo del zorrito..
    -Inuyasha por dios, suéltalo, lo estas asfixiando! – decía mas alarmada la exterminadora, acercándose a abrazar a sus hijas,
    -Inuyasha basta!- trataba de calmarlo el moje jalándolo para que soltara al niño, pero este lo arrojo con un solo brazo!
    -i.. i..nu.. ya.. inuyash..- intentaba decir el pobre kitsune el cual tenia uno de sus ojos cerrados, sentía que perdería el conocimiento en cualquier momento, pronto sintió como Inuyasha bufaba y lo arrojaba al suelo. Dándoles la espalda..
    -Inuyasha que demonios te pasa!- le regaño Miroku, las gemelas parecían asustadas, empezaban a llorar..
    -Kagome regreso..- dijo serio sin soltar a verlo, pareciera que sus palabras dolían al mencionarlas..
    -que? – pregunto Miroku- y no deberías estar feliz por eso?
    -k..kago..me?- pregunto el niño aun robándose el cuello
    -y donde esta ella?- pregunto sango emocionada!
    -se largo con el maldito lobo! – volteo a verlos, la ira nuevamente se apoderaba de su rostro y de sus palabras, - la muy maldita quien sabe desde cuando regreso! Y yo que hizo fue ir a buscar al maldito sarnoso! – grito
    -no.. no puede ser..- comento sango..- Inuyasha.. hablaste con ella?-
    -como demonios querías que hablara con ella, si por culpa de este maldito mocoso no podía hablar!-grito furioso
    -Inuyasha! Basta! No le grites así a mi mujer!, - grito furioso el monje..
    -ah! Ya cállense! Me tienen arto! No se que demonios hago con ustedes! Lo mejor seria que me largara! Después de todo nunca debí confiar en nadie, todos son unos malditos traidores como esa estupida perra- grito casi histérico, de pronto sintió como algo se estampaba con su mejilla, se lo toco instintivamente observando en shock a sango que le haya dado una bofetada..
    -Inuyasha deja de portarte como un Patan! Kagome no es así, en vez de estar haciendo esta escena, deberías ir y buscarla y pedirle una explicación!- le grito la exterminadora
    -se fue con el sarnoso en mi cara..- dijo mas calmado..- no pienso siquiera buscarla..
    -Inuyasha.. estos 3 años no has sido ni la sombra de lo que eras, te la pasabas siempre distante y deprimido..- el hanyou iba a hablar pero la exterminadora lo interrumpí..- no intentes negar nada, que todos sabemos que es por que no esta Kagome, todos la extrañamos, pero tu mas que nosotros, y estoy completamente segura que ella también nos extraña, y a ti, por eso me extraña que me digas que regreso y no nos busco, no te parece que eso es bastante sospechoso..
    -fhe!.. que no entiendes, ella eligió largarse con el, además cuando intente acercarme a ella, ,me apunto con su flecha..- dijo bajando el rostro, al parecer eso le dolía demasiado..
    -y si así fuera?, piensas rendirte tan fácil?- pregunto la exterminadora..
    -rendirme?- pregunto confuso el hanyou..
    -cuantas veces no elegiste tu irte a ver con kikyo , dejando a Kagome de lado.. –pregunto la exterminadora sabiamente, al parecer estaba haciendo reflexionar al hanyou.- y aun así, ella siempre estaba dispuesta a perdonarte.. no crees que lo justo es que tu también le des la oportunidad de explicar las cosas? - ¡pregunto mas calmada
    -no, es igual sango.. yo jamás me marche con kikyo.. solo la veía en hoazines..- bajo la mirada avergonzado..
    -aun siendo así, que crees que sentía Kagome… además.. no comprendo por que dices que te traiciono.. acaso hay algo entre ustedes.. por lo cual ella no Deva estar con Kouga? Alguna vez le dijiste que la querías? O algo? – pregunto sango..
    - no.. pero .. pero.. ella prometió quedarse siempre conmigo! – contesto nuevamente molesto..
    -Inuyasha.. por favor solo te pido que hables una sola vez con ella, todo esto debe tener una explicación.. aaaaarrrgg… -no pudo terminar de hablar por que dio un grito de dolor..
    -sango!- dijo corriendo hacia ella, el monje que hasta el momento se había mantenido en raya..
    -estas bien?- pregunto asustado el hanyou..
    - si, Miroku, creo que ya viene el bebe, - dijo abrazándose a el,
    -Inuyasha! Ve por la anciana kaede!-grito el monje
    -no!-grito sango, - lárgate de una maldita vez por Kagome, Shippou puede ir por la anciana.. dicho esto el hanyou dudo un momento, pero decidió obedecerla.. después de todo ella tenia razón, el no podía darse por vencido tan rápido, necesitaba que Kagome le diera una explicación, y no regresaría sin ella, quisiera o no..
    Continuara…
    Hola mis niñas, disculpen la tardanza, es que primero demaciado trabajo depuse demaciada fiesta 8-), pero ya me di uun tiempesin para escribirles esto espero se den el tiempo para comentar tmb,
    tarde tambien pk me tarde mas pensando en el titulo del capitulo, tarde mas en eso que en escribirlo, ademas encorregirlo u.u odio la ortografia.
    A ps como ven los detalles que parecen mas simples pueden llegar a tener importancia en la historia xD asiqie a abir bien los ojso jsjs, quien iba a decir que algo tan simple comoun echizo tonto e Shippou complicaria tanto este capitulo jsjsjs poreso ojoo mucho ojo a los detalles, quisiera decir que detalles de este capi peor no puedo,medelataria jojojojo y ps mejor esperen para ver que pasa, porsierto necesitaba que golpearan a Shippou! Ya era hora de que alguien pusiera en su lugar al mocoso u,.u aveces deverdad lo merece jsjsj no no me cae mal, solo siento que necesita limitesese niño malcriado u.u
    Eaa les adelantare un poquito jsjsjs no deveria perr no puedo evitarlo..
    ¿A dónde va siempre Kouga?
    ¿Cuáles son esos asuntos a los cuales no puede llevar a Kagome, arriesgándose incluso a que Inuyasha la encuentre por dejarla sola?
    Descúbranlo en lso siguientes capitulos xD
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    DiKa

    DiKa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Loba
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    6412
    Los personajes y el sengoku, pertenecen a Rumiko, Dika solo los utiliza por ocio y sin ánimos de lucro xD
    Capitulo 4
    PROMESAS
    "Prometemos según nuestras esperanzas y cumplimos según nuestros temores."
    (
    La Rochefoucauld)
    La llevaban algunas horas caminando, incluso hakaku y hinta parecían tener hambre, la noche acababa de caer, habían llegado casi a las cascadas, era una zona bastante apartada de donde habían estado, y sobre todo fría, incluso la visión era difícil, debido a la brisa que despedía el agua al chocar las corrientes, le parecía algo demasiado exagerado las medidas que estaba tomando Kouga, pero tal vez tenia razón, si era por el bien de la manada ella aceptaría, después de todo, ellos eran como su familia, aun cuando se sentía que no pertenecía a ese lugar, les había tomado un gran cariño, la verdad durante los tres años que había permanecido con ellos, siempre estaba al pendiente de todos, siempre llevo una buena relación con toda la manada, en especial con los cachorros, ya que le encantaba pasar tiempo con ellos, no solo eso incluso los lobos la apreciaban, a pesar de la peligrosidad de estos animales, incluso eran ellos los que la ayudaban a entrenar, una sonrisa en su rostro se dibujo al recordar los años de entrenamiento y como había conseguido que Kouga la dejara entrenar …
    Flash back..
    Entre la maleza se podía apreciar la figura de una chica corriendo a toda velocidad, tras de ella la seguía lo que parecía ser una manada de lobos, a pesar de su condición humana la pelinegra demostraba una velocidad increíble, apenas y estuvo en un campo abierto se decidió darles frente a los animales, se paro en guardia siendo rodeada por estos, entre cerro los ojos teniendo un mejor ángulo de sus atacantes, tenia que ser lo suficientemente rápida, y no perder la guardia para poder librarse de ellos, uno de los lobos dio un paso al frente lanzándose contra la miko, inmediatamente esta salto hacia el otro lado esquivándolo, después fueron dos los que se lanzaron, de un salto alcanzo a esquivar a uno y propino una patada a otro lanzándolo contra una roca, después sintió como toda la manada se lanzaba contra ella, cruzo los brazos, cerro los ojos, para luego abrirlos y sacar a todos los lobos que la rodeaban volando con una ráfaga de poder espiritual… su respiración aun parecía agitada, su pecho bajaba y subía con rapidez, pronto unas palmadas, la desconcentraron un poco haciéndola buscar con la mirada de donde provenían, sin perder la guardia.. de entre la maleza salio a paso lento sin dejar de aplaudir Kouga..
    -Impresionante..mi querida Ayame..- dijo sin dejar de aplaudir, caminando hacia ella, la mirada de esta se suavizo y mostró una sonrisa..
    -verdad que si… no pensé poder hacerlo,- dijo sonriendo.. después de esto se hinco –oh muchas gracias chicos,-dijo con una enorme sonrisa dirigida a los lobos, que ahora se estaban incorporando, y pasando junto a ella, - siento si los lastime- dijo agachándose a acariciar sus cabezas como si fueran cachorritos, estos solo movían la cola, con la lengua de fuera graciosamente, no parecían las salvajes bestias con las que peleaba hace unos minutos..
    Kouga se detuvo un momento, después de pasa con Kagome, los lobos pasaban a su lado nuevamente serios, este solo les dirigió una mirada seria, indicando que podían retirarse, apenas y se fueron, nuevamente se dirigió hacia la miko..
    -si a sido impresionante, pero aun así, sabes que no me gusta que estés entrenando, no tienes por que, no lo necesitas..- dijo serio el lobo
    -vamos Kouga, claro que lo necesito, sabes que no quiero ser un estorbo para ti ni para la manada, - dijo con una calida sonrisa..
    -Ayame tu jamás serias un estorbo, basta que te encargues de atenderá la manada, cuidar a los cachorros.. cosas simples, además sabes que yo siempre te protegeré, no necesitas entrenar..
    -cuidar a la manada..- dijo bajando la cabeza…- lo siento Kouga, pero no estoy echa para quedarme sola en la cueva, cuidando heridos, dando de comer y cuidando cachorros.. digo, no me malinterpretes, no es que me moleste, de echo lo hago, pero yo quiero algo mas.. – dijo dándole la espalda observando el cielo..
    -algo mas?..- pregunto confuso el lobo- que es lo que quieres, sabes que yo cumpliría cualquier deseo tuyo, siempre y cuando no te ponga en riesgo..
    -quiero aprender a defenderme sola Kouga, quiero poder domina mis poderes espirituales, después de todo soy una miko,… además no se supone que seré la hembra alfa?, no se supone que seré la encargada de dirigirá las hembras del clan?- pregunto sin voltear a verle, entonces sintió como Kouga pasaba sus manos por su cintura desde su espalda, colocando su cabeza en su cuello.. y susurrando en el..
    -claro que lo serás…mi hembra alfa..- susurro en su cuello, mientras lamia con suavidad su tersa piel, instantáneamente la miko s se puso tensa, e intento zafarse de su agarre, era como si su cuerpo lo rechazara, no le agradaba tener tan cerca a Kouga..
    -que pasa?- pregunto el lobo, notando como la chica forcejeaba un poco para zafarse..
    -Kouga, tranquilo,- dijo tímidamente lográndose safar del agarre, pero esta vez Kouga la abrazo de frente..-
    -¿Por qué?..- dijo acercándose peligrosamente a sus labios..- si serás mi hembra alfa, por que no serlo de una vez.. –dijo acercándose lentamente, pero al ver como Kagome se tensaba y apretaba fuertemente los ojos y los labios y giraba un poco la cabeza, decidió soltarla, aun en contra de su voluntad, la verdad es que moría por hacerla suya y marcarla, peor no aria nada que ella no quisiera..
    -gracias..- suspiro Kagome.. al verse libre del abrazo del lobo.. estas palabras le dolieron a Kouga.. y no pudo evitar responder..
    -no des las gracias, eso me hace sentir aun peor, es como si te hiciera un favor al no tocarte, haces mas evidente tu rechazo..- dijo dolido, la verdad es que Kagome no había pensado al decir eso , solo se le escapo, no le gustaba ver al lobo de esa manera, dolido, aun cuando ella no lo amaba, estaba mal rechazarlo de esa forma, después de todo estaban comprometidos..
    -oh.. Kouga.. yo lo siento.. no quería..-no pudo terminar de hablar la miko por que fue interrumpida por el lobo..
    -no querías que estuviera cerca de ti, eso es todo..- dijo aun dolido..
    -no es eso Kouga.. tu sabes que seré tu hembra, después de todo estamos comprometidos, pero es que.. aun no me siento preparada para eso..- dijo agachando la mirada, provocando que un brillo de esperanza surgiera en el lobo,.. con una sonrisa algo melancólica respondió..
    -no te preocupes Ayame..- dijo abrazándola, -será cuando tu desees.. –dijo besándole la frente… esta vez la miko no se resistió, ya que sentía este abrazo mas de amigos, no como el anterior, tan posesivo…
    -gracias por entenderme..- dijo correspondiendo el brazo.. –y.. seguirás dejando que entrene?- pregunto aun abrazándolo.. este la soltó muy a su pesar.. y suspiro..
    -esta bien, siempre y cuando no sea nada peligroso, y no intentes nunca pelear sola..- dijo resignado el lobo..
    -oh gracias!.- Grito la miko, abrazándose a su cuello y brindando un beso en almejilla, - seré cuidadosa lo prometo.. y así fue como una vez mas consiguió lo que quería..
    Fin del flash back..
    Una sonrisa se dibujo en su rostro, gracias a eso, ella había podido perfeccionar sus habilidades tanto espirituales, como físicas, aun que si había sido bastante duro, ya que apesar de las quejas de Kouga, se había dedicado a entrenar cerca de tres horas diarias…
    En fin eso ahora salía sobrando, cuando Kouga la había enviado a esa cueva alejada, que era acaso que aun pensaba que no podía defenderse, pronto le demostraría lo contrario, como había mencionado anteriormente si había aceptado por el bien de la manada, pero ya estando lejos no había modo de que la pusiera en riesgo, lo que trataría de hacer ahora era reencontrarse con aquel hanyou, el le debía una explicación, necesitaba saber donde estaba el chico pelinegro que ella había ayudado.. pero eso lo aria en cuanto se descuidaran los hombres lobo que la acompañaban..
    Por fin habían llegado a la cueva, Hinta y hakaku, habían echo una improvisada fogata para poder ver su interior, hinta había salido, a buscar algo de comida dejando a hakaku al cuidado de la miko, esta aun parecía pensativa, tenia su mirada clavada en elfuelo, ahondando mas en sus recuerdos..
    Esa había sido una de las ocasiones en que Kouga había querido hacerla su mujer, la verdades que no había sido ni la primera ni la ultima, sabia que no podía seguir dándole largas, cada vez estaba mas insistente, pero no estaba en ella, lo único que sentía cuando el hacia eso, era que su cuerpo lo rechazara, no era que Kouga fuera desagradable ni nada por el estilo, pero aun así su cuerpo se ponía tenso al solo sentirlo cerca.. al contrario de… no ella no podía pensar en eso, pero aun así estaba impactada, de cómo se había sentido cuando un completo desconocido la había abrazado… y la verdad es que era inexplicable, todo lo que sintió cuando el hanyou que la había salvado la había abrazado, el escalofrío que le provoco, como su cuerpo se relajaba en sus brazos, se sentía protegida y plena, como si siempre hubiera pertenecido a ese abrazo.. agito nuevamente la cabeza, no podía estar pensando eso, era como traicionar a su prometido, peor no solo había sido con el, también cuando abrazo al extraño en la cueva, el pelinegro vestido de rojo, eran inexplicables todas las sensaciones y sentimientos que le había despertado.. en fin ya se encargaría de buscarles después para ver que había pasado con el si seguía vivo.. sintió un pinchazo en su corazón al pensar lo contrario.. peor no no podía estar muerto.. ella lo había curado bien, estaba segura que con unos días se repondría por completo.. pero si lo había atacado otro youkai.. no no podía pensar en eso.. se sentó abrazando sus piernas, sintiendo nuevamente una desolación y un vacío en ella.. como si necesitara de alguien…
    Por otro lado, a oda velocidad se encontraba corriendo Inuyasha en dirección a la guardia del clan de Kouga, recordaba muy bien el camino, ya en el pasado había tenido que ir a rescatar a Kagome, cuando ese asqueroso lobo la había secuestrado diciendo que seria su mujer, esta vez también iría por ella, le gustara o no, la aria regresar con ellos.. no concebía la idea de verla con el lobo, y asesinaría al lobo si era necesario, la había extrañado, la había necesitado, la había perdido ya una vez, esta vez no seria tan fácil darse por venido, aun cuando ella hubiera regresado y no lo hubiera buscado, alguna explicación tenia que haber, agradecía tener a Miroku y a sango, que lo habían echo darse cuenta de eso, si no hubiera sido por eso ahora se encontraría maldiciendo al mundo por ahí, dejando vencer su orgullo, pronto sintió el asqueroso olor, estaba cerca, unos lobos se interpusieron en su camino, y no dudo en arrojarlos lejos, no eran mas que estorbos, cuando se acercaba mas diviso Kouga parado frente a el con una arrogante sonrisa… enseguida se detuvo frente a el..
    -sabia que vendrías, - dijo el lobo con una sonrisa torcida,- aun que no se para que..
    -donde esta Kagome!- pregunto furioso…
    -no te importa donde esta, ahora lo único que debe importarte es que esta conmigo..- respondió firme..
    -quiero hablar con ella! –grito cada vez mas alterado, la cara seria y segura del lobo, lo asqueaba..
    -ella ya no esta aquí.. y aun que lo estuviera que te hace pensar que te dejaría hablar con mi mujer..-no alcanzo a terminar la frase cuando Inuyasha ya lo estaba sosteniendo por el cuello furioso..
    -ella no es tu mujer, y si no quieres morir mas te vale que me digan donde esta,. –dijo apretando los dientes y gruñendo, - se le estaba acabando la poca paciencia que tenia.
    -y aun si me mataras que conseguirías?- pregunto el lobo sin oponer resistencia..- ella ahora me quiere a mi.. y si me hicieras algo ella terminaría odiándote- dijo el lobo aun calmado aun cuando estaba siendo tomado por l cuello, o pensaba oponer resistencia, estaba tan seguro de su victoria, que solo necesitaba hablar para dañarlo..
    -mientes!- grito Inuyasha estampándolo contra unas rocas.. este rápidamente se incorporo, notando las marcas que habían dejado las garras de Inuyasha sobre su cuello,
    -oh valla, me has herido, -dijo tocándose el cuello,- ya parece que siento sus delicadas manos acariciando y curando mi herida…- dijo nuevamente con una sonrisa torcida, sin duda estaba jugando con fuego, no hacia mas que provocarlo, cada palabra era peor que un golpe para Inuyasha, el solo pensar en Kagome currando y tocando al asqueroso lobo, hacia que se le revolviera el estomago de ira, cada palabra del lobo lo hacían perder el control aun mas, quería asesinar al lobo, pero tenia razón si lo mataba ella lo odiaría, ¿estaba preparado para soportar su odio? No.. la verdad es que no, pero su instinto le estaba dominando…
    -que te pasa chucho? Es que acaso no sabes perder? No viste que ella misma quiso quedarse conmigo?.. no comprendo que haces aquí.. ella me quiere ami.. prometió ser mi hembra.. ella quiere mi marca.. la marca de un youkai completo y no de un simple bastardo hanyou como tu.. –dijo el lobo nuevamente riéndose..-
    -ya cállate!- grito Inuyasha levantando su espada y corriendo hacia Kouga quien evadió el golpe..
    -no me callare, por que seré yo el unico que saboree su deliciosa piel, que respire su dulce aroma cada mañana después de pasar una intensa noche.. no precisamente durmiendo,.- dijo con esa sonrisa cínica, mostrando un colmillo.. Inuyasha no soporto mas la ira, y sin pensarlo lanzo un kaze no kistzu en contra del lobo, sin embargo este logro con mucha dificultad esquivarlo… sin embargo este lanzo mas ataques, cada vez se le dificultaba mas al lobo esquivaros, sin embargo estos ataques estaban dando de lleno a la guarida.
    El pecho de Inuyasha subía y bajaba rápidamente, el lobo era rápido, pero no tanto como para no poder con el, no le costaría matarlo si el quisiera, sin embargo, se estaba controlando…un poco, primero recuperaría a Kagome, y después le daría sus razones para matar al lobo…
    -para de una vez!- grito el lobo, - que no vez que has destruido casi por completo la guarida! , que crees que pensara Kagome cuando se de cuenta que has destruido el hogar de los cachorros que ella adora, de SU manada!- grito el lobo..
    -esa no es su manada!- contesto el hanyou, aun que conocía demasiado a Kagome, como para saber que se molestaría de que destruyera el hogar, de inocentes…
    -ahora lo es..- respondió Kouga,- e una vez por todas por que no aceptas que perdiste y te largas de aquí y nos dejas en paz!
    -no desistiré hasta hablar con ella y que ella me diga en mi cara que quiere quedarse contigo y que me de una explicación!-grito molesto..
    -una explicación?, quien te crees que eres para pedir una explicación? Siempre fuiste demasiado cobarde como para reclamarla como tuya, no vengas ahora con eso, ahora ella es mía!,..- dijo el lobo con su voz llena de seguridad, aun estando bastante malherido, incluso cuando ninguno de los ataques de Inuyasha le había dado directamente, si habían alcanzado a herirle, de entre los arbustos empezaron a salir todos los lobos, incluso las hembras con los cachorros, al parecer Kouga los había enviado a todos fuera, era obvio que sabia que iría.. de reojo pudo ver y oler el temor en los cachorros, las hembras los abrazaban protegiéndolos y los demás machos empezaban a rodearlo, con facilidad podría deshacerse de todos ellos, pero no lo aria.. no causaría un desastre.. sin dejar de ver a Kouga y gruñirle hablo..
    -no perderé mas mi tiempo contigo..- dijo con el flequillo cubriéndole los ojos, -se que no me dirás donde esta, y también se que no esta aquí..así que la buscare y veremos por fin con quien quiere quedarse..- dijo en hanyou dando la vuelta y perdiéndose en el bosque a toda velocidad..
    -maldito..- susurro el lobo con odio en su mirada, cuando percibió que este se había alejado lo suficiente, la verdad sentía una gran rabia de solo tenerlo enfrente pero debía controlarse… y mas al pensar que aun cuando Kagome había perdido la memoria no lo había olvidado por completo..
    Flash back..
    La respiración de Kagome era demasiado agitada, y estaba sudando demasiado, cualquiera que la viera pensaría que estaba teniendo una pesadilla, pero el sabia que no era así, el presente aroma a excitación en el aire lo hacían percatarse de la clase de sueño que estaba teniendo la miko, el deseo en el se estaba haciendo presente también, que seria lo que soñaba para ponerla así de excitada, o mas bien con quien, se acerco peligrosamente hacia donde se encontraba recostada la miko, y observo su delgado y provocativo cuello su yugular saltaba por las pulsaciones de su sangre, su pecho suba y bajaba, seria tan fácil clavar sus colmillos y marcarla.. tan fácil.. fue acercándose lentamente hacia su cuello, pero esta entre abrió sus labios..
    -inu.. ya.. sha..- dejo escapar entre un leve jadeo, enseguida los ojos del lobo se abrieron de manera inmensurable, frunciendo el seño molesto y alejándose de ella, estaba soñando con el, el era el motivo de su deseo, una ira le inundo todo su ser, y con el el miedo, acaso ella estaría recuperando la memoria.. se acerco a ella esta vez agitándola levemente…
    -Ayame.. Ayame despierta… - dijo de manera suave en contraste con lo que relámete estaba sintiendo..
    .esta apretó los ojos antes de abrirlos lentamente… su respiración aun estaba agitada, se incorporo volteando a todos lados, percatándose de la presencia de su acompañante,,
    -oh.. Kouga.. eras tu..- dijo con algo de desanimo..
    -claro que soy yo, quien esperabas?- pregunto tratando de averiguar si había recordado algo, pero esta solo nego con la cabeza..
    -no, nadie..- dijo bajando la mirada
    -que soñabas?-no pudo evitar preguntar el lobo.. aun sabiendo la respuesta.. la miko se ruborizo un poco, a pesar de estar oscuro el lobo con su vista de youkai lo noto..
    -estabas muy agitada.. soñabas con alguien?.. creo que mencionaste un nombre..- dijo temiéndola respuesta….
    .-no..- dijo mirándole el rostro..- sinceramente no recuerdo bien, y no recuerdo ningún nombre solo.. unos ojos..
    -unos ojos?- pregunto confuso..- estabas tan alterada por unos ojos.?-
    -no.. bueno si.. bueno la verdad no puedo recordar con quien soñaba.. solo.. esa mirada.. esos ojos.. eran de un intenso dorado.. no se explicar bien todo lo que me provocaban.. -pensó en voz alta.. la chica, la rabia del lobo estaba a punto de estallar.. así que seria mejor dejarla sola..
    -deja de pensar en tonterías Ayame, fue solo un sueño…- dijo molesto, -será mejor que vuelvas a dormir… dijo saliendo del lugar dejando un poco confundida a la chica…
    Un fuerte etruendo se escucho, al parecer se estaba desquitando con los pobres árboles..
    Fin del flash back
    Si la verdad era que su subconsciente aun lo recordaba, por eso era que tenia miedo de que se encontrara de frente con el hanyou, y ahora que lo había echo no permitiría que hablara con el, aun que sabia que ahora que el la había visto no descansaría hasta hablar con ella.. el punto ahora era evitar que ella lee creyera.. volteo hacia lo que quedaba de su giarida, como los miembros del clan, trataban de recuperar las pocas cosas que había, ya había pocas por que de echo ya se estaban cambiando de lugar, jha! Con tales destrozos, no le costaría evitar que Kagome confiara en Inuyasha.. se supone que debía haber ido a las montañas del norte resolver sus asuntos, pero sabiendo que se presentaría Inuyasha había decidido mejor quedarse, ahora pasaría con Kagome antes de ir a arreglar su.. pequeño asunto…
    Mientras tanto en la aldea se escuchaba el llanto de un bebe..
    -lo hiciste bien sango- decía la anciana kaede muy emocionada mientras limpiaba al pequeño, siendo ayudada por Rin- es un niño muy saludable,- sonrío
    -parece estar perfecto,- agrego con una sonrisa la pequeña, mientras la anciana le entregaba el pequeño a su madre, en ese momento entraba el moje Miroku a la pequeña cabaña con una enorme sonrisa..
    -ha nacido el bebe?- pregunto acercándose..
    -si ven, tómalo,- dijo sango aun recostada, siendo rodeada por las gemelas, el monje se acerco quedando recostado junto a ellas…
    -la encontró?- pregunto sango al monje sabiendo que entendería su pregunta…
    -no lo se, aun no regresa, - respondió seriamente..
    -Inuyasha ah cambiado mucho en estos tres años.. ¿crees que se sienta solo?- pregunto sango
    -sabes que el nunca habla del tema, pero es evidente que extraña a la señorit.. espero logre traerla de vuelta..-
    En el bosque seguía corriendo Inuyasha, no sabia que rumbo tomar, se sentía desesperado, pero sabia que el quedarse y tratar de obligar a Kouga hablar era imposible, mientras corría mieles de cosas pasaban por su cabeza.. ¿Por qué Kagome estaba con Kouga? Es acaso que siempre había estado interesada en el.. entonces por que le había pedido permanecer a su lado.. no Sango tenia razón, había algo que no cuadraba.. Kagome siempre le había demostrado que lo quería, incluso sobre el lobo.. aun recordaba la vez que callo en un río de lava junto con el lobo, al salir Kagome corrió a abrazarlo, llorando por el, por el no por el lobo.. necesitaba encontrarla.. tenia que hablar con ella, tenia que recuperarla, acaso había olvidado que había prometido permanecer a su lado.. no solo una si no dos veces le había pedido quedarse a su lado, y el había jurado protegerla con su vida… necesitaba hablar con ella, saber el por que de ese cambio..
    -Kagome.. prometo que te encontrare, así sea lo ultimo que haga.. te recuperare – se juro a si mismo
    En otro lugar, al parecer una especie de cueva, se encontraba de espaldas la figura de una mujer.. entonando una hermosa melodía con una flauta, tras ella se acercaba lo que parecía ser una serpiente de dos cabezas..
    -tras novedades?- pregunto a la serpiente, la cual solo siseo … -ya veo..- respondió la mujer.. – así que esta aquí.. –sonrío de medio lado de manera maligna..- eso facilitara bastante las cosas.. –
    Kagome se encontraba bastante aburrida, en compañía solo de de hinta y hakaku, uno de estos de pronto se paro olfateando el lugar..
    -es el jefe!. Se acerca .- grito..- y esta herido! – dijo aun mas alarmado… -hakaku, quédate con la señora iré a ver que le sucedió.. no termino de decirlo, cuando Kouga entraba al lugar, se veía bastante mal, al parecer había tenido una pelea..
    -Kouga, por dios!- grito la miko corriendo a sostenerlo evitando que este cayera..
    -Ayame..- dijo este abrazándose de ella..
    -que fue lo que paso?- pregunto ayudándolo a sentarse..
    - atacaron la guarida..- dijo bajando la mirada.. – quedo totalmente destruida..-
    -oh por dios!- dijo conmosionada la miko – pero, quien pudo hacerlo.. y dejarte así.. – dijo viendo su estado…
    -fue el hanyou.. que vimos antes..- al escuchar estas palabras los ojos de Kagome se abrieron como platos, no podía ser cierto.. no podía creer que fuera capaz de algo así.. ella no había sentido maldad en el..
    -pero por que?- pregunto aun conmocionada..
    -no lo se.. es un salvaje.. te lo dije Ayame, no puedes confiar en extraños..
    -y la manada? Como están todos?-pregunto aun asustada..
    -ellos están bien, afortunadamente estuve ahí para enfrentarlo.. si no.. hubiera acabado con todos.. es una bestia.. –dijo muy seguro..- te estaba buscando.. – la miro a la cara..
    - a mi?, ¿pero por que?- pregunto confundida..
    -se le ah metido que te quiere para el.. y que ara todo lo posible por tenerte.. – estas palabras indignaron a la miko, si bien era cierto que este joven le había llamado la atención, ella no era ningún objeto, nadie podia decidir por ella, además jamás le perdonaría haber destruido la guarida,
    -que? Pero quien se cree?..- pregunto mas para ella misma..
    - esta loco Ayame.. y no es confiable.. es por eso que no quiero que hables con extraños..- repitió Kouga..mirándola seriamente
    -pero quiero hacerlo.. quiero dejarle bien claro, que yo jamás estaría con alguien como el.. me refiero a alguien que no le importa destruir cualquier cosa, y a quien no le importan los sentimientos.. –dijo la pelinegra.. el lobo sonrío por su respuesta , pero aun así era peligroso que se encontraran.
    - no, ya te dije que no quiero que te le acerques.. es peligroso… además jamás dejaría que alguien te apartara de mi lado.. – dijo tomándola de los hombros,
    -no tienes de que preocuparte..- dijo seria, - jamás me iría con el, solo por que se le puso que debo ser suya..
    -Prométemelo Ayame..- dijo con tonada seria el lobo..- prométeme que jamás me dejaras.. y menos por un hibrido.. – sus ojos parecían angustiados, Kagome sintió un pinchazo en su corazón, sentía como si fuera un error prometerle algo así..
    ´-Kouga….- suspiro, bajando la mirad, - este la sacudio un poco de los hombros obligándola a mirarlo..
    -prométemelo!- dijo esta vez firme..
    -yo.. yo… - dudo un momento, pero después de todo el era su prometido, se suponía que se casarían, entonces por que dudar en prometerle que jamás lo abandonaría, .-yo lo prometo.. permaneceré siempre a tu lado..- dijo seria sintiendo otro pinchazo en su corazón como si tuviera un deja vu, pero sintiendo que se las decía a la persona equivocada..
    -y yo te protegeré con mi vida..- dijo el lobo..- jamas permitiré que nos separen..-dijo abrazándola, dejándola a ella con los ojos abiertos como platos… sin corresponder el abrazo… de nuevo sentía que ya había escuchado eso, pero no de el… ahora se encontraba en un abrazo en el cual no sentía nada, se sentía vacía
    -Kouga..- dijo separándose de el..
    -dime ..- dijo el lobo buscando su mirada,
    -saldré a buscar unas hiervas para curarte..-dijo poniéndose de pie, seguida por el lobo..
    -no es necesario, recuerda que soy un youkai, mis heridas sanaran pronto..- dijo tomándole el brazo…
    - aun así.. deben ser incomodas y dolorosas…- dijo soltándose..
    -no, es necesario, además ya debo irme, tengo asuntos que atender con la manada de las montañas del norte, solo necesito descansar un rato.. y comer algo – dijo sentándose de nuevo
    -nosotros traeremos la comida jefe-dijeron al unison el par de lobos que hasta el momento se habían mantenido al margen de la conversación..- saliendo corriendo del lugar.. mientras tanto Kagome se sentaba cerca del fuego..
    -Kouga.. ¿puedo acompañarte?.. estoy demasiado aburrida aquí..
    -no..- dijo secamente el lobo, cerrando los ojos, no es lugar para ti, además son asuntos sin importancia ya te lo dije..
    -y si son sin importancia por que no me llevas…- pregunto insistente la miko.. – ya no soporto estar aquí..
    -Ayame, pero si apenas llevas una tarde aquí..-
    -si, pero sabes que no soporto estar encerrada,- la verdad es que no era que quisiera acompañar a Kouga, pero se sentía demasiado asfixiada en ese lugar, y la presencia de hinta y hakaku, era de verdad aburrida,
    -eh dicho que no..- dijo nuevamente el lobo..- y no insistas, mira lo que paso por que no me obedeciste la ultima vez..- dijo tratando de hacerla sentir culpable..
    -lo siento… no era mi intención..- bajo la mirada la miko..
    -tu intención o no, las cosas ya están echas.. así que será mejor que de ahora en adelante controles mas tus desplantes, -dijo con reproche
    -y ya te dije que lo siento, que mas quieres que haga!-dijo empezándose a molestar la miko. Poniéndose de pie y poniendo sus manos en forma de jarra.. la verdad es que también tenia su carácter y el lobo lo sabia perfectamente, en estos tres años que llevaba conviviendo con ella, sabia lo explosiva que podía llegar a ser.. sabia que lo mejor era controlarse o terminaría arrepentido y pidiendo perdón..
    -esta bien, tienes razón.. no fue tu culpa.. la culpa fue de ese hanyou..- dijo suavizando el tono.. – solo por favor trata de ser mas cuidadosa,
    -esta bien.. dijo la miko, ya mas calmada,
    -ven aquí.. -dijo el lobo estirando su brazo.. la miko obedeció sentándose a su lado..
    -a veces eres tan terca.. pero sabes.. así te quiero tanto..- le susurro en el oído, provocando que la miko se estremeciera, separándose un poco del lobos,
    En eso entraron hinta y hakaku, con un par de conejos, Kagome suspiro agradeciendo al cielo, la interrupción de este par..
    -oh, ya están ahí chicos, - dijo con una sonrisa nerviosa la miko, poniéndose de pie, - denme esos conejos para prepararlos,- dijo prácticamente quitándoselos de la mano, mientras el par de lobos se ponían a temblar al notar la mirada furiosa que les enviaba el lobo..
    -perdí el apetito..- dijo el lobo..- será mejor que me valla de una vez..
    -pero Kouga ya esta oscureciendo..- dijo la miko observando fuera de la cueva..
    -oh mi preciosa Ayame, me da gusto que te preocupes por mi, -dijo tomándole las manos dejando de lado el tono serio que tenia, - pero no es necesario, yo estoy bien, pobre del que se le ocurra enfrentarse a mi- dijo con tono orgulloso..
    -esta bien..- sonrío la miko
    -y ustedes par de inútiles, mas les vale que cuiden bien a mi mujer!-dijo mirando con una mirada retadora a los dos lobos, los cuales se pusieron a temblar nuevamente..
    -sii señor..- dijeron al unison, después de esto, como si no hubiera estado herido antes, le guiño el ojo a la miko haciéndole un gesto con la mano, despidiéndose..-volveré pronto… espérame aquí.. indico saliendo corriendo del lugar..
    Apenas se fue, Kouga, la miko se dispuso a preparas los conejo que habían traído el plan de lobos, ya estando listo se dispusieron a comer, asi se la pasaron un rato en silencio hasta que la miko hablo…
    -y bien?- dijo mirando al par.. –ahora hablen!- sentencio la miko..
    -hablar .. a que se refiere señora..-misito hinta confundido..
    -quiero que me digan que tanto hace Kouga, en las montañas del norte..
    -ahii… nosotros no sabemos nada,- respondió Hakaku, nervioso..
    -además si dijéramos algo el jefe nos mataría..- agrego hinta..
    -entonces si saben lo que hace..- cuestiono nuevamente la miko..
    -por favor señora Ayame, no nos presione con eso, aun que quisiéramos no podemos decir nada.. – rogó Hakaku..
    -vamos chicos, yo no le diré nada que ustedes me dijeron..- rogó curiosa la miko…
    -perdónenos, pero ya lee dijimos que no podemos decir nada..- dijeron temblorosos ambos…
    -no comprendo por que le tienen tanto temor a Kouga..- dijo la miko dejándose caer en el suelo..
    -discúlpenos señora, pero no es por temor, es cierto que cuando se enoja de verdad que asusta, pero si lo hacemos es por lealtad, jamás traicionaríamos al jefe.. –dijo mirando al fuego Hakaku..
    -así que lo sentimos..- dijo bajando la mirada hinta..
    -esta bien.. –dijo en un susurro la miko..- los entiendo chicos.. –perdón por insistir…-dijo guardando silencio por un rato…
    Las horas pasaron, provocando que el par de lobos cayeran exhaustos, después de todo llevaban días sin dormir, y no habían tenido oportunidad de descansar la noche anterior debido a que perdieron a Kagome, esta al contrario no podía dormir, se encontraba recargada en una de las paredes de la cueva, no podía sacarse de la cabeza a esos dos jóvenes, al pelinegro y al hanyou, y aun cuando había visto las heridas de Kouga, no podía creer que el hubiera sido capaz de hacer eso, cuando lo vio no le pareció le tipo de personas que se comportaban de esa manera, aun que recordaba que la había tratado de detener… estaba demasiado confundida, sus ojos, algo tenia su mirada, que la perturbaba, era tan parecida a la que había visto tantas veces en sueños, de echo juraría que se trataba de la misma, no aguantando todas esas cosas girando en su cabeza, decidió olvidar la orden de Kouga de no salir, volteo a ver al par de lobos que se encontraban en la puerta recostados uno en el otro, se supone que estaban vigilando pero era bastante evidente que se habían quedado dormidos, sin pensar mucho, salio de la cueva, alejándose un poco del bullicio de las cascadas, necesitaba despejarse un poco, sin darse cuenta se había avanzado hasta un prado, desde el cual se podía apreciar, bastante bien el cielo, siguió caminando cuando de pronto vio la figura de alguien parado bajo la luz de la luna, sintió algo familiar en el, era como si ya lo conociera, lo observo, su larga cabellera blanca y lacia, sus finos rasgos, sus puntiagudas orejas, sin moverse dirigió su mirada hacia ella dejándola sin aire, la observo como analizándola, con sus dorados ojos, ella se quedo quieta por un momento, a pesar de ser dorados como los de su sueño, esos ojos eran fríos, no como los de aquel joven hanyou..
    Pronto lo vio girarse y caminar hacia ella….
    Continuara,..
    Y biiien que les parecioo? Espero por favor por favor, dejen comentarios, enseriolos necesito para seguir escribiendo, si no, siento que a nadie le gusta =(, en fin.. eh aquí un capitulo mas, x) dejenme confesar algo, en mi historia "sueños humedos secos despertares" vease en mi perfil quien no la haya leido xD,nunca tenia ni la minima idea de cómo continuar, la historia iba al dia xD lo escribia en el momnento, jsjs a diferencia de esta, que esta planeada desde un principio que pasara en cada capitulo =) ya se que me eh alargado un poco en cuestion del encuentro inu y Kagome, pero no se preocupen x) que prometo ya viene ya vine!
    Por el momento quedna pendientes dos preguntas aun
    ¿a que demonios va Kouga a las montañas del norte, y pk no lleva a Kagome, arriesgandose a que la encuentre Inuyasha?
    Y una nueva ¿Quién es la chica de la flauta? Parararan
    Habeer divinen, espero en sus comentarios digan a que creen que va xD jsjsjs
    Prometo dedicarle un capitulo a quien adivine jsjsjs
    Bueno saliendome del tema de este fic, tambien queria mencionar algo, en mi otro fic "vacia" me dejaron un comentario anonimon preguntandome que si me sentia orgullosa de escribir con mala ortografia, y me tomare la molestia de responder aquí, no no me siento orgullosa, pero que quieren que haga, o es eso o dejo de escribir, la verdad hago lo que puedo, estoy consiente que soy pesima ortografia, pero ps si no les gusta mi manera de escribr, simplemente no me lean y listo , leer un fic de Dika por feo que suene implica aguantar mis errores ortograficos =(, y miren que hago lo que puedo por corregir.. en fin me despido, mil gracias a los que se toman el tiempo de comentar =) y un bhuu para los k me leen y no comentan xD
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  6.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Orale...me gusto tu fic. Aunque no te preocupes, también ami tengo faltas de ortografía y hagot odo lo posible para poder seguir adelante. Cada dia aprendes algo nuevoa si que no te sientas mal. Aqui hay gente que te apoya :D

    Sugerencias:
    Utiliza el guión largo.
    Pon espacios, es que me custa leer así, es una peticion por favor.
    Bueno creo que hay que releerlo para poder checa si escribiste mal las palabras, puedes arreglar la textura , etc.

    Me da curiosidad que va hacer Kouga, aun así me gusta eso. Otra cosa, cada dialogo empieza con mayúscula. Me gustaría que leyeras fics, para ver los errores que tienes, espero que no te molestes mis criticas. Sin más que decir adiós.
     
  7.  
    pinkprincess

    pinkprincess Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    28 Octubre 2008
    Mensajes:
    159
    Pluma de
    Escritora
    Hola! Soy nueva en ti fic, y quiero decirte que me ha encantado!! (L)
    Dios! Kouga es un mentiroso!!!!! >< Qué rabia que Kagome no pueda recordar nada! Y de seguro no la quiere llevar a las montañas del norte porq allí está la verdadera Ayame ¬¬ Menudo manipulador!! Grrrr
    Pobre Inu! Primero casi lo matan, y luego le rompen su corazoncito :(
    Ainsss! Seguro el que se encontró Kagome es Sesshomaruu!!!! (L) Espero que no sea malo y le explique algoo :)
    Bueno, me voy ;) Bss! Y espero la conti con ansias!
     
  8.  
    Iyame

    Iyame Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    9 Febrero 2009
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritor
    nyaa me atrase mucho¡¡ recien ayer rebise y ya haba conty!
    kagome esta por recordar algunas cosas, mira que koga le haga creer que inuyasha le ataco solo por querer
    demo...donde esta la verdadera ayame?!
    nyaa sesshomaru aparecio! que pasara espero el proximo capi!!
     
  9.  
    DiKa

    DiKa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Loba
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    3683
    Capitulo 5​
    CONFUSIÓN
    “La confusión está clarísima”.
    (Les Luthiers)

    La miko dio unos pasos, para acercarse al demonio, algo hacia que llamara su atención, había quedado casi en shock ante su presencia, era Ohio que el también la había visto, pudo ver sus fríos ojos dorados posarse en ella examinándola..

    —Así que regresaste…—dijo con desinterés el youkai, con su fina y aterciopelada voz…
    —Regresar?..—pregunto ella, este solo la miro y dio un paso hacia ella, fue solo cuestión de segundos para que aparecieran a toda velocidad el par de lobos, con una cara de pánico, al verse en la presencia del youkai.. se encontraban temblando ferozmente, pero tenían que llevársela de ahí, sin pensarla dos veces y sin dar explicación alguna tomaron a la soprendida miko y huyeron corriendo del lugar…
    ­
    El taiyoki se detuvo en su lugar, solo observando el camino que habían tomado los lobos y la miko.. resoplo y se giro sin darle importancia,
    —amo bonito al fin lo alcanzo— decía la pequeña criatura verde saliendo de los matorrales, con la respiración agitada —OH.. Kagome regreso? ¿Qué hacia con esos lobos? ­—pregunto sorprendido Jaken.. volteando también por donde se habían percatándose que su amo ya lo había dejado atrás de nuevo.. y corriendo tras el
    —no es mi asunto— musito el youkai continuando con su camino..

    Mientras a toda velocidad trataban de alejarse del lugar el par de lobos con la miko en brazos
    —nos esta siguiendo?— preguntaba hakaku sn dejar de correr con Kagome en sus brazos
    —no lo se pero será mejor que aumentemos la velocidad, ahí no esto no puede estar pasando— lloriqueaba cada vez mas asustado Hinta
    —chicos paren ya!— ordeno la miko molesta oponiendo resistencia..
    —lo sentimos señora pero no podemos parar hasta llegar por lo menos a la cueva.. OH si tan solo Kouga estuviera aquí..— lloriqueaba Hakaku
    —Les he dicho que paren!— Kagome se estaba poniendo cada vez mas furiosa, afortunadamente a habían llegado a la cueva, la bajaron con cuidado, sosteniéndose ambos de sus rodillas, totalmente agitados, prácticamente tenían la lengua de fuera..
    —bien hablen ya chicos, por que reaccionaron así?¿y por que ese youkai dijo que había regresado?— puso sus manos en forma de jarra la pelinegra enfrentando al par de lobos, ambos se miraron, esperando que el otro respondiera, necesitaban darle una respuesta creíble o estaban muertos..
    —nuestra misión es protegerla señora, como no quiere que nos pongamos así, ese youkai daba miedo con solo verlo..­— intento justificarse Hinta
    —ahí, espero que Kouga regrese ya, el sabrá quehacer, solo espero que no nos haya seguido— temblaba, alterado Hakaku..
    La actitud de ambos lobos era demasiado sospechosa, si bien sabia que eran un par de miedosos, ahora iba mas allá, estaban totalmente aterrados, es cierto que solo la presencia de ese youkai le hacia sentir escalofríos, pero algo había detrás de la actitud de los lobos..
    —es acaso que nos conocemos?— miro la miko a los lobos
    —ahí.. nosotros no sabemos nada­— negaron ambos lobos con las manos,— por favor espere al amo..—

    Estaba claro que seria imposible sacarle algo a ese par de lobo, suspiro resignada, no había otra opción que esperar al lider de los lobos, el le tendría que dar una muy buena explicación…

    ---

    En otra cueva un poco lejana se escuchaba una hermosa melodía de una flauta, al parecer el sonido atraía a una gran cantidad de youkais con formas de serpientes,
    Y frente a ellos se encontraba tocándola una mujer con una especie de armadura, una capa morada, su cabello negro azabache y ojos rojos.
    De pronto dejo de tocar y los observo con una sonrisa..
    —La hora a llegado— dijo con una siniestra mirada… — la miko esta de regreso..— los youkais solo la observaban, esperando instrucciones, algunos giraban alrededor suyo.. —quiero que la traigan aquí.. al parecer esta siendo cuidada por un par de lobos debiluchos, vallan de una vez antes de que regrese el otro lobo.. ese es mas poderoso— indico la pelinegra girándose y empezando a tocar la flauta nuevamente…
    Unos minutos después dejo de tocar, nuevamente se le dibujo una sonrisa en el rostor..
    —ya casi.. mi amor.. pronto seré digna de ti..mi amado Sesshoumaru…—

    ---

    Aun que no lee gustaba acercarse mucho a las aldeas humanas, Sesshoumaru ahora se encontraba a las afueras de la aldea de anciana kaede, observo como una niña corría a su encuentro..
    —señor sesshoumaru!! Ah venido a verme!!— corría alegremente la niña deteniéndose junto a el..
    —ten — estiro su mano entregando lo que parecía ser un kimono a Rin
    —OH señor sesshoumaru, es usted muy amable, es hermoso!— los pequeños ojos de la niña brillaron, si bien se trataba de una fina prenda, lo que enrealidad alegraba a la pequeña era que su señor sesshoumaru fuera a verla..
    —amo bonito, de nuevote dejo atrás!—llego corriendo jaken al lugar..
    —señor jaken! — grito Rin corriendo a encontrarlo y abrazarlo con fuerza.
    —suéltame mocosa!— intento safarse el pequeño youkai
    —Jaken! — dijo con voz firme el taiyokai..
    —ahí perdóneme señor.. — dijo guardando silencio y dejando que Rin lo abrazara..
    —Rin a extrañado mucho al señor sesshoumaru y también al señor JAken — dijo algo triste la pequeña — Rin se ah sentido sola — bajo la mirada Sin dejar de abrazar a Jaken..
    —Rin, por que estas sola? ¿no se supone deberías estar con esa vieja? — pregunto el peliplateado observando serio ala niña, esperando que esta respondiera..
    —si pero la anciana Kaede es aburrida, aun que ayudamos en el parto de la señora Sango, ahora nadie esta con Rin, al parecer la señorita Kagome regreso, pero esta desaparecida, Inuyasha esta como loco buscándola, las cosas están bastante tensas por aquí..
    —que no la encuentran.. pero si..— no termino de hablar el sapo, por que fue golpeado por su amo...
    —Jaken! Ya te dije que ese no es asunto nuestro.. nos vamos—
    —esta bien, muchas gracias por venir a ver a Rin, señor sesshoumaru— decía mientras ondeaba su mano despidiéndose, las visitas de su señor siempre eran igual de cortas..
    Inuyasha llevaba horas buscando a Kagome, volvería a la aldea, tal vez ella había regresado y estaba ahí, ya había examinado todo el bosque sin encontrar pista alguna, estaba a punto de llegar cuando sitio el aroma de sesshoumaru.. este la parecer venia de la aldea, era algo normal verlo por ahí, desde que había dejado ahí a Rin para que conviviera con humanos.. pronto se toparon frente a frente.. Inuyasha no tenia tiempo para perderlo con el así que decidió ignorarlo y seguir su camino pero este le hablo.
    —no cabe duda que eres el mimo inútil de siempre..— lanzo una mirada al hanyou..este se detuvo molesto, Sesshoumaru era experto en ponerlo de peor humor..
    —que has dicho! — gruño furioso, pero no estaba para juegos.. lo mejor era ignorar a su medio hermano y continuar con su búsqueda
    —ni siquiera puedes cuidar a tu humana— estas palabras en verdad le calaron se voltio furiosamente encarando al youkai..
    —tu que sabes!— dijo furioso el hanyou, el demonio se giro ignorando al hanyou dispuesto a seguir su camino..
    —que eres un incompetente como para no encontrarla estando tan cerca de aquí— siguió caminando..
    —la has visto? Sabes donde esta? Respóndeme! o ya veras!— Inuyasha fue tras el tratando de jalarlo de la ropa, pero este con una mano lo arrojo lejos evitando lo tocara
    —deja de ladrar!, en vez de estarme amenazando, deberías ir por ella a las cascadas del sur— dijo dándole la espalda al hanyou y continuando su camino…

    Inuyasha permaneció unos segundos en shock..
    —las cascadas del sur!— sin pesarla dos veces, corrió a toda velocidad hacia el lugar…
    No tardaría mucho en llegar, estaba corriendo a la mayor velocidad posible, mas le valía al maldito de sesshoumaru que fuera verdad, o ya vería como le iría por hacerlo perder el tiempo .. mientras mas se acercaba, pudo darse cuenta de la presencia de cientos de youkais volando hacia las cascadas..
    —Kagome! — grito, apurando mas el paso.. no haya visto tal cantidad de youkais juntos desde la destrucción de naraku..

    ---

    En la cueva tras la cascada, se encontraba cada vez mas aburrida la miko, los lobos no dejaban de temblar, pronto empezó a sentir grandes cantidades de youki, parándose enseguida para ver hacia fuera, se llevo rápidamente las manos a la boca en señal de pánico..
    —chicos vienen hacia acá!— alerto a los lobos, estos al percatarse nuevamente se pusieron pálidos..
    —hay que escapar! — gritaron al unison..
    —no! Es tarde para eso, abra que pelear!— dijo l miko corriendo a tomar su arco —maldita sea nos tienen rodeados! — grito disparando flechas y evadiendo algunas de las serpientes
    —ahhh!!! — gritaron asustados los lobos, comenzando a patear y golpear algunos youkais — estamos acabados!
    —chicos no es momento para acobardarse!— seguía lanzando flechas la miko, corriendo de un lado a otro, esquivando algunos, pero eran demasiados, pesar de que logro purificar algunos los demás la rodearon, uno de ellos logro enredarse en su pierna haciéndola caer..
    —ah! Maldición!— grito al estamparse contra el suelo, rápidamente clavo una de sus flechas en el que la había tumbado, pero otros la rodearon tomándola de la otra pierna , sintió como uno se enrollaba en su cintura y otra sn sus manos inmovilizándola..
    —señora!— gritaban los lobos intentando rescatarla, pero eran demasiados yokais contra ellos dos..
    —aaah!! — dio un grito la miko desprendiendo una gran cantidad de energía espiritual, purificando a los yokais que la estaban sujetando en el aire, haciéndola caer de varios metros de altura.. la miko dejo salir un grito de dolor al caer de lleno sobre el piso rocoso, intento ponerse de pie, peor un intenso dolor la recorrió, se habia lastimado un tobillo, rápidamente lograron acercarse a ella el par de lobos..
    —señora Ayame esta bien!— dijo Hinta, ayudándole a ponerse de pie.. pero una horda de youkais lo arrojaron lejos, nuevamente Kagome se encontraba sola, apenas y podía mantenerse en pie, pero no se daría por vencido, su arco estaba roto y se encontraba lejos , intento correr, pero nuevamente fue atrapada.. estaba siendo estrangulada por esos youkais, estaba a punto de perder el conocimiento, cuando pudo observar una figura roja, que se acercaba a toda velocidad a ella, y derepente se sintió liberada.. sintió como su cuerpo caía libremente.. esta vez estaba mas alto.. seguro el golpe seria fuerte.. apretó los ojos esperando.. pero el golpe nunca llego.. al contrario sintió como alguien la tomaba en brazos.. después de esto se desmayo..

    Inuyasha había llegado ahí, al percibir el olor a la sangre de Kagome, corrió aun mas rápido, al acercarse al lugar había observado como los youkais empezaban a asfixiarla enredándose en ella, sin pensarlo dos veces, con sus garras acabo con los que la tenían sujeta, todo había sido demasiado rápido, apenas y alcanzo a atraparla en sus brazos evitando su caída, con sumo cuidado la puso tras de el, se veía tan frágil.. mostraba varias cortadas en su piel.. esto lo lleno de ira, sin pensarlo saco su espada, y con un solo movimiento acabo con todos esos demonios..

    —fhe! Basura!— musito el hanyou.. girándose rápidamente a ver como se encontraba la miko… tenia un gesto de dolor en su rostro, al parecer estaba herida, pero se encontraba viva, suspiro al darse cuenta de esto, si algo le hubiera pasado jamás se hubiera perdonado por no llegar a tiempo… escucho algunos ruidos detrás de el y noto que eran los ayudantes de Kouga que se empezaban a levantar, se veían muy malheridos..

    —ustedes! Como han dejado que pase esto!— grito furioso el hanyou
    —Kagome pudo haber muerto y todo por culpare ese maldito sarnoso! — grito cada vez mas molesto el hanyou caminando hacia los lobos, esto se abrazaron al instante..
    —no nos mate! No fue nuestra culpa! — decían llenos de temor, la verdad es que tenia ganas de asesinarlos.. pero no.. guardaría toda su ira para Kouga… ahora lo mas importante era que había recuperado a Kagome.. y ni de loco la dejaría nuevamente..
    —fhe! No son mas que basura!- bufo tomando en brazos a la miko disponiéndose a irse..
    —no puedes llevártela! — grito Hinta
    —y quien lo impedirá?— preguntó molesto el hanyou sin voltear a verlos..
    —si lo hace Kouga nos matara por no cuidarla— dijo Hakaku, el hanyou se detuvo..y dijo
    —pues suerte con eso.. yt agradezcan que los dejo vivir..— dicho esto comenzó a saltar entre los árboles a toda velocidad, con Kagome inconsciente en sus brazos.. necesitaba llevarla a un lugar seguro para curar sus heridas. Si bien era cierto que podía llevarla a la aldea, no quería perder tiempo, además no tenia ganas de responder preguntas de sus amigos, el necesitaba hablar primero con ella.. instintivamente pego mas su cuerpo inconsciente al suyo.. y respiro una vez mas su aroma.. que aun que apestaba a lobo y a sangre.. aun tenia ese dulce aroma que tanto le gustaba…

    Encontró una cabaña abandonada, afortunadamente muy cerca de un riachuelo, necesitaría agua, y no quería alejarse ni un segundo de ella, la coloco con sumo cuidado en el suelo de la cabaña, necesitaba limpiar sus heridas, no quería que fueran a infectase, al parecer solo eran rasguños superficiales, busco en la cabaña algo que le sirviera para limpiar sus heridas, un recipiente para llevar agua, afortunadamente encontró unos recipientes, a pesar de que no quería dejarla sola, tuvo que salir rápidamente por algo de agua, y unas ramas, necesitaba hacer una fogata para hervir el agua, mientras el agua hervía, se sentó junto a ella, a observarla.. sus ojos que durante tres años se habían tornado un tanto apagados, ahora se encontraban de un dorado calido.. y un suave gesto en su rostro.. le había echo tanta falta.. y ahora estaba ahí, era como si el tiempo no hubiera pasado.. se veía tan hermosa como siempre.. ahí tranquilamente dormida.. seria tan fácil.. agito la cabeza bruscamente.. ese no era momento para estar pensando nada, se dirigió al agua que había traído, ya había hervido pero completo, la retiro del fuego esperando un rato a que se enfriara, como no tenia mas con que limpiarla, se quito el ahori rojo mojándolo un poco, después se dirigió a la miko, pasando delicadamente la prenda `por el rostro de l la miko, quitando cada rastro de tierra o sangre.. se encontraba ensimismado, pasando la prenda delicadamente como en una suave caricia.. no pudo evitar observar sus labios.. entra abiertos.. e imágenes de ellos dos en el interior de lamerla surcaron su cabeza, logrando un sonrojo en el.. aun recordaba lo suaves que eran.. eran tan apetecibles.. pero no era momento de pensar en eso, primero debían hablar, además necesitaba terminar de limpiar sus heridas, hizo los mismo en sus brazos, tomándolos con mucho cuidado como si de porcelana muy fina se tratara, a pesar de sentir su piel sobre el trozo de tela, su piel era tan suave.. y tersa… nuevamente el color subió a su rostro, al percatarse que lo unico que quedaba por limpiar eran sus piernas.. pero pronto supero esos pensamientos al percatársele la hinchazón en su tobillo, necesitaría hielo para desinflamarlo tal como ella le había enseñado hace años, pero no sabia de donde sacaría, por el momento lo único que podía hacer era poner compresas de agua fría, con cuidado masajeo la zona, moviendo sus oreas al percibir un quejido de dolor por parte de la miko, se detuvo un momento, pero siguió al otra que seguía dormida.. arranco un pedazo de su koseode blanco para utilizarlo como venda.. apenas termino de vendarlo, se dispuso continuar con su tarea de limpiar las heridas, esta vez e las piernas, tomo si ahori introduciéndolo en el agua, nuevamente se sonrojo, peor era necesario, con cuidado paso la tela por sus piernas, limpiando con cuidado .. quedo tan ensimismado que no logro notar que la miko estaba recuperando la conciencia ….
    Se encontraba algo mareada y cansada, había perdido demasiada energía en la lucha con los yoikais, sentía un punzante dolor en su tobillo, y sentía una suave caricia en su pierna , con dificultad abrió los ojos para encontrarse con un chico de cabellera plateada acariciando sus piernas, esta movió su brazo alcanzando un pedazo de tabla suelta junto a ella, y lanzo un golpe directo al rostro del hanyou, logrando que este cayera haca atrás.. tocándose la cara, al verlo se percato que era el mismo hanyou con el que se había encontrado antes.. este aun sentado tocándose el rostro, se quedo mirándola como si estuviera maravillado, al percatarse que ya había despertado, después lo vio como agito la cabeza y frunció el seño!
    —oye! Que demonios te pasa? ¿Por qué me golpeas!— grito tratando de parecer molesto, ocultando la alegria que le provocaba poder ver nuevamente sus hermosos ojos.., la miko se sentó, también con el seño fruncido!
    —que eres un maldito pervertido!— grito molesta, luego se quedo pasmada, al percatarse que había hablado..
    —De que demonios hablas si lo único que hacia era limpiar tus heridas! deberías estar agradecida!— dijo pero se calmo al percatarse que la miko se había quedado callada..
    —que .. que te pasa? Te duele algo?— no pudo evitar el tono de preocupación..
    —tu.. tu .. puedes hablar..— dijo confusa
    —fhe! —frunció nuevamente el ceño —tonta, por supuesto que puedo hablar! —
    —deja de llamarme tonta! Tengo mi nombre! — dijo molesta
    —entonces deja de actuar así!— le reto el también, había extrañado tanto incluso esos pleitos. Quería parecer molesto, pero temía que una sonrisa de felicidad se asomara en su rostro, incluso extrañaba los abajos, era como si el tiempo no hubiera pasado.. Pero esta se veía contrariada..

    La miko estaba cayendo en cuenta, que no debía estar ahí, el había destruido la guarida, no era alguien confiable, además donde estaban sus amigos, al notar que el hanyou se acercaba comenzó a gritar algo histerica…

    —aléjate!— grito tratando de ponerse de pie, sintiendo un punzante dolor al instante..
    —tonta! Que demonios haces! Te lastimaras!— intento acercarse nuevamente el hanyou preocupado..
    —no te atrevas a acercarte un solo centímetro o créeme que te arrepentirás!— lo miro retadora la miko..
    —donde están Hinta y Hakaku? Les hiciste algo?— había un tono de preocupación en su voz
    —cálmate, están bien, fhe! Seguro ya le fueron a lloriquear al Sarnoso de Kouga— dijo enojándose al mencionarlo
    —Kouga.. El debe estar preocupado, debe estarme buscando! Así que no te atrevas a acercarte a mi o ya veras! El vendrá por mi!—grito en su cara , los ojos del hanyou se abrieron de manera exagerada, eso le había dolido, la ira se hizo presa de su rostro, se paro enérgicamente y un gruñido salio de su garganta..
    —que se atreva a venir! Esta vez no vivirá! — dijo lleno de ira, estaba sintiendo una intensa rabia contra la miko, lo había traicionado, ahora no había duda, como había podido confiar en esa maldita perra..
    —no!, además no necesito de el para defenderme!, no dejare que un maldito Patan como tu se salga con la suya!, ¿Cómo pudiste destruir la guarida! — dijo molesta, Inuyasha se calmo un poco…
    —ah.. ese es el maldito problema entonces! Aun así no me interesa lo que digas, ni creas que te dejare que te vallas de nuevo con ese maldigo lobo!— dijo dandole la espalda
    —estas loco! ¿Por qué me secuestraste?¿y que hiciste con le dueño de esa espada?— interrogo aun molesta, al escuchar esto Inuyasha se giro para verla..
    —De que demonios hablas Kagome! Es que te has vuelto loca! Esta espada es mía! Tu misma me ayudaste a encontrarla y deja de decir que te secuestre!, — la chica nuevamente se quedo callada, la había llamado Kagome.. era la segunda vez que escuchaba ese nombre,..
    —Kagome? ..— se quedo contrariada, pero luego lo enfrento nuevamente..— me estas confundiendo con alguien mas! Mi nombre es Ayame!

    Continuara…

    Y bien aquí esta el capitulo, =) fue un poco mas corto, pero me moría por publicarlo es que ya me urgia que se encontraran x).. en fiin que decir de Inuyasha u.u nunca cambiara sus modos, ¿Qué esperaban? Que apenas abriera lso ojos Kagome le declarara su amor xD ps nooo, el no es asi u.u, bueeno no hay dedicatorias por que nadie adivinoquien era la mujer xD y bueno lo de a que va Kouga aun no se sabe eso pasara en otros capitulos =) . ahí no que horror si supieran en las que me veo para ponerle nombre al capitulo u.U tardo mas que escribiendo el capitulo, eeen fin me retiro, porfa dejen comentarios, deverdad me animan a escribir y asi los subo mas rapido =) me despido nos vemos la próxima =)
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  10.  
    pinkprincess

    pinkprincess Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    28 Octubre 2008
    Mensajes:
    159
    Pluma de
    Escritora
    Hola!
    Ainsss! >< Qué monos!! (L) Si es que no, Inuyasha nunca cambia! :p Pero así está muy bien xD
    Quien es esa mujer¿? Sara, Kagura¿? Quién¿?!! Me has dejado con la intriga ¬¬
    Bueno, me tengo que ir, lo siento por el comenterio taaaannn cortoooo..... :( Bss! Y espero la conti con muuuchasss ansias! (L)
     
  11.  
    Iyame

    Iyame Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    9 Febrero 2009
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritor
    sugooiii!!!
    por fin el reencuentro y la platica
    ayame o kagome! vamos inuyasha-san tu puedes hacer que kagome-san recuerde todo!!!
    la mujer pienso puede ser sara, porque kagura ya murio no?
    quiero contii
     
  12.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    XDD dios ya em quede picada. ¿Cómo habra actuado Inuyasha después de eso? ¡Ah!, la angustia me amata xD.
    Vuelvo a repetir, pon espacios, es confuso de leer, adíq ue por favor te pidoq eu lo hagas. En la ortografía vi errores de dedo (descuida, también los tengo yo) además vi que no terminaste de colocar. Tanto como signos de interrogación como exclamación ¬.¬ hay que mejorar eso. En la trama bueno, como ya lo había dicho me pica de curiosidad saber que sucederá; seria estupendo que Kagome volviese a recordar todo, incluyéndolo su amor por el xD, aun tengo esperanza que terminen junto. Así que no quites mis ilusiones... Bueno también, Inuyasha este nunca cambia y que genial que mantengas su personalidad a flote. Eso me impresiona, ojala lom pongas pronto y te recomiendo que lo leas antes de publicar (también haré eso yo)
     
  13.  
    Dark Phoenix

    Dark Phoenix Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    161
    Pluma de
    Escritora
    Jjaja lo siento no sabía que tambien lo publicabas aqui, aprovecho para comentar.
    Me gusta mucho mucho narracion, pues describes a la perfeccion lo que esta ocurriendo en la historia ademas que sabes como dejarlo en suspenso. Personalmente no creo poder hacer un trbajo tan bueno como el tuyo.
    Pienso que la trama es buena he interesante, no había leido algo parecido... es frustrante eso de perder la memoroia y que te digan falsos recuerdos...
    Pobre Kagome, pobre Inuyasha, aunque los dos se aman, un terrible mal entendido los a separado :(
    waaa va a estar muy buena la cosa jejej, amo la actitud de Sesshy, entre su maldar fria le dijom donde se encontraba su amada...

    En fin, como siempre espero con mucha ansias el siguiente capitulo.
     
  14.  
    kaome

    kaome Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    4 Julio 2010
    Mensajes:
    61
    Pluma de
    Escritora
    hay que lindo que esta tu fic me gusto mucho mira que kagome perdio la memoria e inuyasha esta detras de ella eso me causa risa porque siempre es kagome la que esta detras de inuyasha jaja, pobre de mi inu lindo mira que esta sufriendo por culpa de ese lobo idiota que solo la quiere egoistamente para el bueno me gusta mucho como escribes y espero que en la iguiente conti inuyasha sepa que kagome esta sin memoria y que ella sepa toda la verdad para que se quede con inuyasha y no con el mentiroso de koga espero la conti bye
     
  15.  
    DiKa

    DiKa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Loba
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    4501
    Capitulo 6​

    VERDAD​
    “Intento comprender la verdad, aunque esto comprometa mi ideología”

    (Graham Greene)

    — ¡Mi nombre es Ayame!— grito la miko tratando de alejarse del hanyou. Los ojos de Inuyasha se abrieron como platos se volteo a con rapidez a verla.

    — ¿Qué demonios dijiste?— camino más hacia ella.

    —ya me escuchaste ¡mi nombre es Ayame, entiéndelo! ¡Y ahora quiero que me dejes ir o ya veras!— frunció las cejas la miko

    — ¡Kagome! ¿Qué acaso ahora si te volviste loca? — Pregunto molesto, la verdad es que su paciencia no era muy buena, se desesperaba con facilidad —Ayame es el nombre de la novia del lobo sarnoso — vocifero molesto tratando de hacerla entender sn comprender el mismo que le pasaba y por que decía eso

    — ¡si, Exacto! ¡Que no te quedo claro que yo soy su prometida!— lo encaro cada vez mas molesta.

    —No digas tonterías, Kagome, ¿o es que ahora quieres hacerte pasar por ella para estar con Kouga?— la rabia no lo dejo pensar y sin darse cuenta ya la estaba encarando tomándola de los brazos — ¡responde maldita sea! — gruño en su cara

    El rostro de la miko pareció verse turbado por un momento, de verdad la actitud del hanyou había cambiado por una totalmente violenta, pero no se dejaría amedrentar por un patan como el. — ¡suéltame! —Grito molesta — ¡me estas haciendo daño invesil! — lo reto nuevamente con la mirada e intento safarse. — ¡yo no me estoy haciendo pasar por nadie! ¡Yo soy Ayame! — lo miro con seguridad

    Inuyasha estaba demasiado sumergido en la ira, pero al darse cuenta que la estaba dañando, aflojo el agarre, tratando de tranquilizarse, la soltó por completo y camino dándole la espalda a la miko, algo desesperado se tomo el cabello y se giro nuevamente rápidamente hacia ella...

    — ¿de donde rayos sacas que tu eres Ayame? ¡Ayame es una loba! — definitivamente Inuyasha no era nada bueno para aclarar las cosas...

    — ¡yo soy una loba! — lo miro molesta, los ojos de el parecían perturbados y confundidos, pero había algo en el que a pesar de la situación en la que se encontraban, le indicaba que el no era una mala persona... tal vez solo estuviera confundido...

    —Deja de decir tantas estupideces, ¡tú no eres una loba! ¡Tú eres una humana! — cada vez se notaba mas desesperado...

    —Tal vez mi apariencia es humana, pero mi corazón es el de una loba, ¡yo pertenezco a la manada! ¡Yo soy la prometida de Kouga! — Al decir esas palabras la actitud del hanyou nuevamente cambio, se veía realmente molesto de nuevo, pero ella trataría de hacerlo entender... — ¡y me convertiré en la líder del clan de los lobos! Mi abuelo era el líder de la manada de las montañas del norte— dijo ya mas seria, tratando de hacerle entender...

    El hanyou por un momento se puso serio, analizando lo que le acababa de decir… es que acaso ella en realidad creía que era Ayame...
    —lo que me estas diciendo son cosas sin sentido, no se de donde sacaste eso, tu nombre es Kagome Higurashi, tu abuelo no es un lobo, si no un humano que atiende un templo, tu vienes del futuro ­— la miro serio —Kagome... es acaso que no lo recuerdas…— dio unos pasos hacia ella

    —Y tu me dices a mi que yo digo cosas sin sentido— se burlo la miko, — y no se te ocurra dar un paso mas hacia mi...

    —Kagome mírame… y dime que es lo que te pasa en realidad…— se sentó nuevamente cerca de ella.

    La mirada del hanyou de verdad demostraba preocupación, la verdad el tenerlo tan cerca comenzaba a marearla, pero no ella no debía caer en su juego, seguidamente había investigado y se había enterado que había perdido la memoria y quería aprovecharse, cerro los ojos y agito la cabeza de un lado a otro. — ¡deja de llamarme así! ¡Y no te acerques más a mí! ¡Se lo que quieres! — Lo miro molesta, — ¡solo quieres aprovecharte de mi! , Kouga me contó de su último enfrentamiento cuando acabaste con la guarida —

    Lo observaba con notorio enojo, — me dijo... ¡me dijo que tu habías dicho que me arias tuya así de cualquier forma! — dijo esto cerrando los ojos y sonrojándose...

    El hanyou parecía no comprender muy bien...
    — ¿Hacerte?.. —pareció analizarlo dicho...— ¡hacerte mía! ­ abrió los ojos de par en par, pero se dio la espalda para evitar que Kagome notara lo rojo que estaba…— ¡Fhe! — cerro los ojos aun dándole la espalda — ¿de donde… de donde rayos sacaste eso? ­— trato e parecer calmado, pero la verdad es que se encontraba demasiado rojo ante tal pensamiento...

    Kagome estaba casi en igual estado, se encontraba jugando con sus dedos y observando el piso...
    —no trates de negármelo… es por eso que tratas de hacerme pensar que yo no soy la prometida de Kouga, quieres confundirme para después aprovecharte de mi— ante tal pensamiento dejo de lado la vergüenza que sentía y se sintió furiosa, lo vio a la espalda y le grito —¡pero ni creas que caeré en tu juego! ¡Jamás m entregare a un desconocido como tu!

    Inuyasha se giro molesto y aun sonrojado, quien creía que era para hacer una cosa así... el no era Miroku

    — ¡Fhe! ¡Como si yo pudiera desear a una chica tan tonta y desagradable como tu! — la encaro molesto...

    Kagome apretó sus puños y ojos y sin pensarlo de su garganta salio un grito de
    — ¡Abajo! — que retumbo por toda la pequeña cabaña. El escucharlo decir esas palabras, le habían dolido bastante, pero no entendía por que le había afectado tanto, de un momento a otro sentía ganas de llorar, ¿pero por que?, cuando bario los ojos se topo con el hanyou estampado en el piso de la cabaña, incluso había causado un hueco en el piso por la fuerza con la que callo, no comprendió el por que, pero al parecer había sido un fuerte golpe...

    El golpe había sido inesperado, apenas Kagome grito el sonoro abajo, Inuyasha se estampo con todas las fuerzas del rosario contra el suelo, apenas y paso el efecto levanto la cabeza molesta topándose con la miko totalmente sorprendida y los ojos llenos de líquido como si quisiera llorar...

    — ¿y a ti que demonios te pasa? ¡Primero me estampas al suelo y ahora quieres llorar!— grito molesto
    —yo... ¡yo no hice nada! — Grito entre confundida y molesta— yo solo... grite sin pensar y tu...

    — ¡No te hagas la inocente Kagome, acabas de demostrarme que tu supuesta confusión no es mas que una mentira!— dijo molestándose mas el hanyou... — ¡y ya me canse de hablar!, mejor regresemos a la aldea. — dijo tomándola del brazo

    — ¡suéltame! y si tus intenciones no son las de tocarme ¿entonces por que me secuestraste? ¿Y por que me quieres llevar a la fuerza contigo? —dio tratando de alejarlo

    — ¡Con un demonio! ¡Ya te dije que yo no te secuestre, deberías estar agradecida que te salve! Y ahora que veo que ya estas mejor será mejor que regresemos a la aldea...— sentencio el hanyou — y ni creas que me importa si te vas o no con Kouga!— dijo molesto, desviando la mirada

    — ¿entonces? ¿Por qué no me llevas con el? Digo... después de todo mi presencia te molesta tanto, acabas de decírmelo… — dijo con reproche en su voz la miko

    — ¡fhe! Ya te dije que me da igual si te vas o no, si hago esto es… — Dudo un momento el hanyou para darle una buena escusa… no podía decirle que era por que se moría por verla, por que no soportaba la idea de que el asqueroso de Kouga estuviera cerca de ella, que moría a cada segundo que estaba lejos de ella... que la había extrañado como al aire...

    — ¿Por qué? ¡Dímelo! — le grito la miko, algo dentro de ella quería escuchar el por que...

    — ¡por que... por que si no lo hago Miroku y Sango no me dejaran en paz! —frunció el ceño molesto…

    —Miroku… Sango… ­ — esos nombres le eran tan familiares, como si los hubiera escuchado en algún otro lugar... miro al suelo confundida… ¿Dónde los había escuchado? O es que ¿ya los conocía?

    —si, Miroku y Sango, ¡fhe! Ellos te han extrañado demasiado... — dijo esto desviando la mirada...

    —no los conozco, no se de que me hablas— dijo la miko cruzándose de brazos y desviando la mirada del hanyou...

    Inuyasha volteo a mirarla, parecía estar en medio de un berrinche, puso los ojos en blanco algo fastidiado y se dirigió a ella, tomándola en brazos…

    —que demo...— no termino de decir la frase por que ya se encontraba envuelta en los fuertes brazos del hanyou... — ¡oye! ¡Bájame o si no...!

    — ¿o si no que? ¿Qué me aras? Si te atreves siquiera a lanzar el maldito conjuro, caeré sobre ti, y créeme que no sabes lo que duelen esas caídas, y ya basta de juegos, así que ¡ya cállate! — sentencio saliendo de la cabaña y empezando a correr.

    -------------------

    En otro lugar... algo alejado de la cueva donde anteriormente se encontraba Kagome un par de lobos se encontraban temblando, su líder no tardaría en llegar, y estaban seguros que les daría una buena golpiza…

    —Hinta piensa, tenemos que tener una buena escusa...— decía al otro lobo que se encontraba sentado con las rodillas a los lados de su cabeza...

    — ¿Excusa? ¡Para que si de todos modos nos matara!—decía casi llorando el lobo

    —pero no fu nuestra culpa, nosotros estábamos malheridos, además no somos rivales para Inuyasha...­ — trato de justificarse Hakaku, cuando les llego un aroma bastante familiar…

    —Es el fin... — dijo Hinta poniéndose de pie dispuesto a afrontar su castigo..., rápidamente apareció de entre la maleza la imagen de su líder al parecer venia bastante molesto...

    —estas malditas hembras locas, me voy a volver loco, no son mas que problemas — venia discutiendo consigo mismo, al parecer había tenido problemas en las montañas... se sorprendió al ver al par de lobos fuera de la cueva...

    —y ustedes dos... ¿Qué rayos les sucede? ¿Y por que están aquí y no con Kagome?— pudo percibir el olor de su miedo, y muy cerca el hedor a muerte, apestaba a Yokais descomponiéndose, abrió mas los ojos y los observo temblar... se veían mal heridos— Kagome… — dijo e inmediatamente se dirigió corriendo a la cueva, dándose cuenta que no se encontraba ahí, un hedor rodeaba la cueva, había cuerpos de cientos de youkais destrozados, era el claro rastro del viento cortante de Inuyasha, nuevamente corrió dirigiéndose a donde se encontraban sus compañeros…

    Los vio parados, con la mirada baja, al parecer temblaban, apretó los puños por la ira y les hablo

    — ¿Qué paso?..— Su voz sonaba gruesa y seria... — ¿donde esta ella?

    Sin levantar la mirada Hinta respondió…
    —Fuimos atacados… - dijo serio
    —cientos de youkais serpiente— coleto el otro lobo de igual forma apenado
    —no pudimos hacer nada… casi acaban con nosotros... — dijo Hinta levantando la mirada...— si no hubiera sido por que llego...­ — no termino la frece ya que el líder lo interrumpió...

    —Inuyasha...— dijo apretando los dientes y los puños…

    —si... el nos salvo— dijo bajando la mirada avergonzado Hakaku...

    —Y se la llevo...­— completo Hinta — ahora señor... considerando los años que le hemos servido y la lealtad que le hemos demostrado... Por favor pedimos que nuestra muerte sea rápida y no tan dolorosa...

    — ¿Qué?— Dijo impactado Hakaku, observando sorprendido la actitud de su compañero — Kouga no le hagas caso — dijo moviendo las manos de un lado a otro, nervioso, no sabe lo que dice, le rogamos nos perdone... — Se arrodillo Hakaku

    —No digan tonterías, como creen que los matare por algo así, es evidente que hicieron lo que pudieron…— dijo serio... — ahora... vallan a curar sus heridas… yo me encargare de este asunto... — dijo dirigiéndose a la aldea

    -------

    Ya casi llegando a la aldea se encontraba Inuyasha saltando entre los árboles con Kagome en brazos, hasta el momento ninguno de los dos había dicho una sola palabra, Kagome se encontraba con un gesto molesto en el rostro observando hacia a un lado, aun que no lo confesaría, se sentía bastante cómoda en los brazos del hanyou, aun cuando el la llevaba en contra de su voluntad, ni siquiera en los brazos de Kouga se había sentido tan cómoda y protegida, por su lado Inuyasha tenia una sonrisa de lado en su rostro, le encantaba sentir los brazos de Kagome alrededor de su cuello, en ocasiones saltaba mas alto y bruscamente solo para que se apretara mas ah el, amaba sentir su respiración en su pecho, respirar el aroma que emanaba de su cabello, aun debajo de la peste a lobo que tenia, aun mantenía su aroma… pronto llegaron a la aldea..
    Apenas iba entrando cuando los aldeanos empezaron a salir y mirar sorprendidos que Inuyasha había regresado...

    Kagome se encontraba bastante confundida, por el comportamiento de los aldeanos, no se suponía que los humanos odiaban a los hanyous… sin embargo lo saludaban con sonrisas, y alegría sincera, aun que el hanyou los solo los ignoraba, de una cabaña observo a una niña de unos doce años correr hacia ellos…

    —Señor Inuyasha! — Los alcanzo con una gran sonrisa la niña — ¡la ah encontrado!, —

    —Inuyasha…— dijo mas como un susurro la miko, conmocionada… ese nombre le era tan familiar… lo había soñado tantas veces… hasta ahora lo recordaba…

    — ¿Qué sucede?— preguntó el hanyou al escuchar su nombre

    —tu nombre... ¿tu nombre es Inuyasha? — pregunto algo confusa, viéndole el rostro,
    Inuyasha al sentir su mirada sobre el con tanta insistencia, se sonrojo un poco y miro a otro lado...
    — ¡Fhe! Como si no lo supieras… — dijo ignorándola y entrando a la cabaña, seguido por Rin

    —Señora Sango, Señor Miroku! ¡Inuyasha ah regresado! — grito feliz la niña, inmediatamente salieron de uno de los cuartos Miroku cargando a dos pequeñas y Sango con un pequeño en brazos...

    Inuyasha bajo con cuidado a la miko colocándola en el piso, esperando que ya pudiera sostenerse en pie...

    —Kagome! — corrió la exterminadora a encontrarla, el monje simplemente se mantuvo de pie... con una sonrisa…

    —cuanto tiempo... Señorita Kagome­— le sonrío amablemente

    Kagome solo se quedo un momento observándolos confundida, esas pronas lee eran tan familiares... y la habían llamado... Kagome… sus rostros demostraban una enorme felicidad al verla, sentía un cariño sincero en sus auras…

    —Kagome no sabes cuanto te hemos extrañado, oh tenemos tantas cosas de que hablar, nos has hecho tanta falta.­— dijo feliz la exterminadora

    —yo... yo yo lo siento... yo no se quienes son ustedes — bajo la mirada la mijo…

    — ¿Cómo que no nos conoces? ¿Acaso bromeas? — pregunto la exterminadora…

    —no... En verdad yo no se quienes son ustedes… lo siento...

    —Kagome… ¿en verdad no nos reconoces? Somos tus amigos… no nos recuerdas... ni a el… — dijo apuntando hacia el hanyou

    —Yo… lo siento — creo que me confunden con otra persona...— levanto la vista nuevamente y los miro algo confundidos

    — ¿otra persona? — dijo confundida sango, observando a Inuyasha... ­—Inuyasha, ¿Qué le sucedió, por que dice eso?

    — ¡Fhe! Como si yo lo supiera, dice que no es Kagome, que su nombre es Ayame...— dijo Inuyasha cerrando los ojos y poniéndose las manos en la cabeza

    — ¿Ayame?— pregunto dudoso el monje...— algo no anda nada bien aquí... dijo observando a su compañera

    —Es que ese es mi nombre, y este Hanyou me a secuestrado, y veo que ustedes también me han confundido con otra persona…— intento razonar con ellos la miko

    — ¡Ya cállate! Kagome ya te dije que tu no eres Ayame —se molesto el hanyou

    — ¡Deja de callarme! Y ya te dije que quiero irme con Kouga! — grito molesta la miko

    ­—Chicos, cálmense , será mejor que nos sentemos a hablar y a aclarar esto, Rin podrías cuidar a los niños un momento... ­— pidió el monje a la pequeña, mientras se dirigía al cuarto a dejar a las gemelas y sango le entregaba al pequeño a Rin.. Quien solo asintió….

    En un momento todos se encontraban sentados... Inuyasha se encontraba un poco apartado, en su típica pose india...

    —y bien señorita… ¿podría decirnos por que dice que su nombre es Ayame? — pregunto el monje con mucha calma...
    —es que ese es mi nombre, Ayame, soy la prometida del Líder de los lobos Kouga… mi abuelo es el Líder de de la manada del norte... el murió hace años... ­— dijo bajando la mirada... por alguna extraña razón estas personas la hacían sentirse en confianza, tanta como para contarles su historia aun cuando Kouga le había prohibido hablar con alguien... Cualquiera pero estas personas era evidente que la estaban confundiendo… recordó algo que le había contado Kouga hacia aproximadamente dos año, cuando se había topado con unos campesinos que la habían saludado como si la conocieran…

    …..Flash back….

    Caminaba por una vereda junto al clan de los lobos, a lo lejos se observaban un par de campesinos, al parecer viajeros, ella había pedido de favor a Kouga que no atacaran humanos, y este había accedido, al pasar junto a esto, estos la miraron con una enorme sonrisa como si la conocieran de años y recelosos por los lobos se acercaron a saludarla, Kouga estuvo a punto de lanzarse contra ellos, pero si lo hacia ella amas se lo perdonaría, eran bastante mayores..

    —oh Miko-Sama, dijo uno de ellos inclinando la cabeza para hacer un a reverencia… —pero si es usted...— decía algo incrédulo el hombre

    — ¡oigan! ¡Mas les vale que la dejen en paz! se acerco el lobo furioso—

    — ¿Qué, es acaso que ustedes me conocen? — pregunto algo confusa la miko

    —por supuesto que si... esta usted idéntica... — dijo uno de estos, al instante el lobo se tenso completamente

    —bueno no la vemos hace 51 años, pero esta usted idéntica… — dijo el campesino, Kouga pareció dar un suspiro de alivio...

    — ¿51 años? O me temo queme han confundido... — dijo la miko con una sonrisa amable...

    —no, claro que no, escuchamos que había regresado a la vida y al parecer los rumores eran ciertos... por favor dénos su bendición, — ella accedió, y después estos se marcharon…

    —Creo que me confundieron… — dijo la miko observando como se alejaban...

    —es evidente que si...— dijo Kouga mas relajado….— y deberías acostumbrarte, por que muchos lo aran, la verdad es que es verdad eres muy parecida a esa miko...— dijo el Lobo, derepente la historia pareció interesarle mas a Kagome y no pudo evitar preguntar…

    — ¿tu la conoces? — pregunto llena de curiosidad, el lobo parecía serio...

    —Yo… la vi un par de veces...— confeso el lobo…

    — ¿Y tan parecida a mi es?—pregunto llena de curiosidad…

    —Olvídala Ayame, ella ya murió...— continuo con su camino serio el lobo...

    —Solo dime si tan parecida a mi era...— insistió la miko

    —La verdad…—se detuvo mientras observaba el horizonte... — físicamente eran casi iguales… pero por dentro esa mujer era muy diferente a ti... por eso va a ser común que encuentres personas que te confundan…

    — ¿cual era su nombre? — no sabia el por que esa necesidad de saber mas acerca de ella...

    —No lo recuerdo y ya olvídalo y continuemos — finalizo la plática el lobo...

    ­­­---- Fin del Flash back---

    Kagome se quedo seria un rato pensando, tal vez seria que estas personas en verdad creían que ella era esa otra sacerdotisa, no parecían ser malas personas… parecían estar respetando su silencio, ya que mientras pensaba no la habían interrumpido ni interrogado, solo esperaban que ella continuara..

    —es evidente... que me están confundido con alguien mas, este chico no deja de llamarme Kagome y ustedes también lo hicieron… una vez... Kouga me contó de una sacerdotisa muy parecida a mí... —

    Al escuchar esto Inuyasha quien aparentaba estar dormitando, movió sus orejas y abrió un ojo…

    —La verdad lamento no ser quien creen — dijo con sinceridad... — ahora podrían dejarme ir, Kouga debe estar muy preocupado por mi...

    ­Sango parecía empezarse a molestar... Miroku se mantenía serio aun…

    —tu no eres Ayame, tu nombre es Kagome, nosotros conocemos a la verdadera Ayame, no se que te paso ni por que crees que eres ella, pero tienes que creerme, tu nombre es Kagome, eres nuestra amiga... ­ — dijo algo alterada la exterminadora...

    —Basta, ya les dije que no es así, y no traten de confundirme...— dijo tapándose los oídos

    —señorita… se que debe ser difícil, pero solo respóndame… ¿desde cuando a estado con Kouga?…

    —tr... tres años… desde que mi abuelo murió...— dijo algo triste, en ese momento Inuyasha quien supuestamente se mantenía al margen se levanto enérgico…

    — ¡tres malditos años! ¡Maldita sea! ¡Siempre estuviste aquí y nosotros creyéndote en tu época! — se sentía tan frustrado... de nuevo su ira regresaba, en realidad ella nunca se había ido, y el sufriendo por esa maldita... iba a continuar pero fue interrumpido por Miroku...

    — ¡Inuyasha! ¡Cállate!, ¡que acaso no te das cuenta que a perdido la memoria! — lo fulmino molesto el monje

    — ¿Qué?.. ¿La memoria?— pregunto confuso el hanyou…

    —Por dios Inuyasha llevas horas con ella y no te habías dado cuenta— pregunto sango...

    —Yo... yo... yo pensé que solo lo decía por irse con Kouga… — dijo molesto

    —Inuyasha, no puedo creerlo como puedes pensar algo así de Kagome!— regaño molesta sango…

    — ¡ya basta! Dejen de tratar de confundirme, ¡quiero irme ahora!— dijo intentando pararse, se estaba desesperando...

    —Por favor señorita, tranquilícese y trate de recordar que es lo que paso hace tres años, y como era su vida antes... y dígame ¿de donde saca que su nombre es Ayame...? piense bien las cosas y sabrá que le decimos la verdad…

    ­—yo...— se tomo la cabeza, empezando a llorar— yo no lo se… hace tres años solo me encontró Kouga y dijo quien era yo, pero antes no recuerdo nada…

    —desgraciado, como pudo haber echo algo así... — dijo la exterminadora molesta..., Inuyasha estaba de pie sus ojos denotaban la ira que llevaba dentro, casi podían notarse las marcas de youkai…

    — ¡Maldito desgraciado! ¡Lo voy a matar! — dijo apenas comprendiendo el hanyou lo que el lobo había echo, sin pensarlo dos veces salio corriendo de la cabaña... aun que le dolía dejar a Kagome en esas condiciones, la rabia era mayor, ahora si acabaría con Kouga... como se había atrevido a hacer algo así…

    Sango se acerco a abrazar a Kagome…
    — ¡Miroku! ¡Tienes que detenerlo! ¡Lo va a matar! — dijo notablemente angustiada la exterminadora, mientras el monje salía corriendo en busca de kirara

    — ¡no! — dijo horrorizada la miko, no quiero que a nadie le pase nada por mi culpa... ­

    —Tranquila, — trato de calmarla sango… ­ — pero se encontraba demasiado angustiada, sabia que Miroku, jamás podría detener solo a Inuyasha…

    —Kagome por favor tranquilízate, necesito dejarte sola un rato para ir a ayudar al Miroku… — le decía sango, pero Kagome no dejaba de llorar, se sentía tan confundida, de verdad Kouga había sido capaz de invencerle algo como eso… no no podía creerlo, pero esos desconocidos se lo decían con tanta seguridad, lo cierto es que ya no sabia que pensar, si lo que querían era confundirla, lo habían echo… necesitaría aclarar su mente y hablar con Kouga... el no era el monstruo capaz de hacer algo así que le querían hacer creer.. ­asintió, a la exterminadora en señal de que estaría bien...
    —Trata de estar tranquila, tratare de regresar lo mas rápido posible — dijo tomando su hiracotzu y saliendo corriendo para ver si lograba alcanzar al monje… afortunadamente cuando iba saliendo se topo con Shipou
    — ¿Regreso Kagome?— pregunto lleno de alegría el zorrito,

    — ¡Luego te explico!— le dijo Sango llevándoselo con ella, — ahora ayúdame a alcanzar a Miroku e Inuyasha!

    Kagome apenas y espero un rato a que se marchara sango, para ponerse de pie y como pudo, salir de la cabaña, aun cojeando por el dolor en el tobillo…

    --

    Inuyasha no había necesitado buscar mucho muy cerca de la aldea pudo percibir el aroma del líder de los lobos al parecer iba en dirección a la aldea, al percatarse de la presencia del hanyou se paro en seco y lo observo molesto, preparándose para cualquier ataque, saco las legendarias Gorashi…

    ­— ¡Ahora si te matare! — rompió el silencio el hanyou, lleno de rabia…

    — ¡No te será tan fácil!

    Continuara…

    Y bien? Que les pareció esta vez? No saben el trabajo que me costo, quería hacer que Inuyasha supiera la verdad, por no podía hacer que entendiera a Kagome.. u.u sinceramente en este fic Inuyasha se me sale de control aun cuando yo lo escribo, a veces escribo algo y lo borro por que me quedo O.o que onda esto no suena a Inuyasha, el jamás se portaría así u.u .. Y ps por eso es que trato de hacer los personajes lo mas parecidos al anime posible, aun que admito que lotice en este capitulo demasiado despistado..pero ps que esperaban? ¿Qué le dijera no no eres ayame eres Kagome y te amo xD e inmediatamente lemon ps nooo Pero en fin.. Esperen el siguiente capitulo, espero les haya gustado… si se que prometí dedicatorias, pero lo are cuando se descubra por fin quien es la mujer y a donde va Kouga XD ya sabrán quienes acertaron ..

    por sierto sobre los espacios entre parrafos, no es que yo los escriba pegaados, de echo en el word me aparecen bien incluso en fanfiction salen bien, es solo aqui que cuando le doy publicar se pega todo...

    En fin me despido nos vemos la próxima, besos y buena vivra =D

    Ashuuu! U.u ando super mal de la garganta y resfriada..

    A si se me olvidaba deen muchos comentrios ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  16.  
    Iyame

    Iyame Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    9 Febrero 2009
    Mensajes:
    17
    Pluma de
    Escritor
    increiblee!!!
    es hora de la gran batalla!!
    que es o que le habra pasado a la verdadera ayame?
    espero shippo pueda hacer algo para que kagome recuerde todo.
    Mira que inuyasha pensaba que todo era un invento para estar con koga, los hombres son unos mal pensados jeje
    espero la continuacion
    esta genial la historia!
    sayo ne!!
     
  17.  
    pinkprincess

    pinkprincess Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    28 Octubre 2008
    Mensajes:
    159
    Pluma de
    Escritora
    Hola!! Me encantó la conti ;)
    Menudo despistado que es Inu ¬¬ Pero la rabia hace eso v.v Que se le va ha hacer...
    Kagomeee!! Acuerdateee!! TT-TT No te dejes engañar por Kogaa!! :( Menudo mentiroso que es Koga ¬¬ Es un tontooooo! ><
    Sango y Miroku siempre tan buenos :) No pierden la calma ni por un segundo ;D
    Dios! Espero que Inu no mate a Koga! O.o Sino Kagome lo odiará! ><
    Buenoo! Besitos :) Y no te preocupes por lo de los párrafos, lo que tienes que hacer es dejar doble espacio en el Word :) Bueno, ya si me voy! Adioss! Nos vemos en la conti!


    PD: Sabes que canción estaba escuchando mientras leia el fic?? La loba de Shakira! XDDDD Y ha sido pura casualidad! :p
     
  18.  
    DiKa

    DiKa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    jajaja muchas gracias por su apoyo =D ya `pronto estara el siguiente capitulo de echo ahorita me llego una racha de inspiracion y ya escribi la mitad del siguiente capitulo, de echo aun que ya tengo todo planeado, se me ocurrieron detalles que agregue en este sjsjs tambien ya no tarda en sacar Kagome su actitud de la loba, aun que no me inspire en la cancion de Shakira, si tratare de ponerla algo asi como esa loba xD espero les guste no tardare mucho en suvirlo, ahorita tmb me consentrare en continuar con mi fic Vacia, aah y oara las que no me han leido,les recomindo sueños humedos secos despertares, ese ya lo acabe, aun que no lo puboique en este foropor que tenia dmaciado lemon xD bueno adiosiin mil gracias y nos vemos la proxima
     
  19.  
    DanyNeko

    DanyNeko Tú imaginación es el camino a la felicidad

    Sagitario
    Miembro desde:
    30 Enero 2011
    Mensajes:
    61
    Pluma de
    Escritora
    Para Dika
    Cariño yo ya lo lei sueños humedos secos despertares y si tiene mas o menos lemon pero solo pon una advertencia junto al titulo.
    Por cierto me encanto el fic sobre todo por lo ingenuo de inuyasha y despues el dice que aome es la ingenua bn espero que aome recupere la memoria pronto y mande al cara.... al lobito de koga APROBECHADO!!!DESCARADO!!!!!
    Nose que le pasa a mi cabecita loca pero yo soñe que inuyasha se habia transformado en inuyokai y matá a .... perdon ,perdon que lastimaba grabemente a koga y a aome no le molestaba del todo nisiquiera lo mando al suelo
    y despues se lleva a aome en brazon a una cueva y pasa lo que ajaaa y mejor no sigo porque no quiero quitarte tu derecho de escribir tu fic y no quiero que me tomen por sapa ni nada por el estilo poruqe quiero llevarme bn con todos besos.
    AHhhhhh poe ciret yo opino que koga sale es a las montañas del norte a intentar romper su compromiso con la verdadera ayame y para si poder estar con aome
    pero me dejaste gringa con lo de la mujer

    ATT: DANY-CHAN
     
  20.  
    James Francis Ryan

    James Francis Ryan Iniciado

    Capricornio
    Miembro desde:
    15 Noviembre 2010
    Mensajes:
    31
    Pluma de
    Escritor
    me perece muy interesante y me gustaria que continuaras tienes mucha imaginasion pero la falta de autografia no es un problema tan malo si lo vez de otra manera y espero que te recuperes y puedas seguirle a tu historia XD me encanto mucho besos CX
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso