One-shot de Pokémon - La leyenda de mew - el vínculo

Tema en 'Fanfics Terminados Pokémon' iniciado por Lionflute, 5 Mayo 2015.

  1.  
    Lionflute

    Lionflute Usuario popular Comentarista empedernido

    Aries
    Miembro desde:
    4 Marzo 2006
    Mensajes:
    684
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La leyenda de mew - el vínculo
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2561
    La Leyenda de Mew
    El Vínculo

    Era una noche de luna llena de esas que atraen turistas a Ciudad Silvermoon, el puerto más importante de la Región Ingka ubicado en la costa centro sur de la región y la ciudad con la mayor actividad nocturna de la región. Umbra, de siete años y miembro de la familia Nightfall, se encontraba en su casa al rededor de la chimenea junto a Luna, su hermana menor de cinco años a la espera de su abuela que venía a cuidarlas de noche ya que su madre había muerto a temprana edad y su padre, líder de gimnasio, aprovechaba el turismo nocturno de la ciudad para aceptar encuentros pasadas las nueve de la noche en el gimnasio. Como todas las noches de luna llena, la abuela tenía el compromiso de contarles una historia, ocasión que ambas hermanas esperaban siempre con ansias, ya que ella siempre tenía historias muy entretenidas sobre su vida como líder de gimnasio antes de que asumiera el cargo el padre de las chicas y, antes de eso, como entrenadora viajera. Historias de batallas contra otros líderes de gimnasio y de expediciones peligrosas en distintos rincones de regiones lejanas de las que solamente por boca de ella sabían.

    Aquel día la abuela llegó con Espurr a su lado y las chicas los esperaban ya con la chimenea encendida para comenzar con la historia. Ni bien la anciana hubo puesto su chaqueta en el perchero, las niñas ya la estaban guiando hacia el sillón que le tenían reservado y ordenado para la ocasión. Habiéndose sentado y dejando apoyado el bastón a un lado del sillón, con Espurr en su regazo y las chicas sentadas en la alfombra al calor del fuego, se dispuso a comenzar.

    -Chicas, hoy voy a contarles una historia diferente, puesto que no es sobre mi vida -dijo la anciana ante la mirada inquieta de las niñas -. ¿Han ido ustedes a la Catedral de la ciudad?
    -¿Aquel viejo edificio lleno de vidrios de colores? -respondió la hermana menor

    En efecto ambas conocían el edificio, puesto que sus padres solían ir seguido para admirar los hermosos vitrales y orar en silencio, cosa que a las niñas no les hacía mucha gracia. Estar en silencio y observar a un adulto arrodillado no es la idea de diversión de nadie.

    -No entiendo muy bien qué hace la gente ahí, por qué le oran a ese pokémon rosado de las imágenes -dice la mayor de las niñas.
    -Hay mucho significado en esas imágenes, mi amor -responde la abuela -. ¿Saben acaso ustedes el nombre de aquel pokémon?
    -¡Mew! -responden ambas al unísono
    -Exacto, y a él le debemos mucho respeto -dice entonces la anciana -. A pesar de su pequeño tamaño, él es un pokémon muy poderoso. Es tan poderoso que hace muchos años, cuando alguien intentó capturarlo, se desató el caos en todas partes y el mundo se vio inmerso en la más grande desesperación.
    -¡Cuéntanos abuela, cuéntanos! -
    -Tranquilas mis niñas, tranquilas, que para eso he venido -

    Espurr miraba a la anciana, al parecer, con la misma cara ansiosa que las niñas. La anciana tragó saliva mientras ajustaba los últimos detalles de la historia en su cabeza para ser lo más detallista posible y así no olvidarse de nada.

    -Comencemos-​

    Hace ya mucho tiempo que los pokémon y los humanos coexisten en la tierra unos con otros y desde que han podido formar lazos entre ellos que se ayudan mutuamente. Es así como los pokémon fueron gradualmente insertándose en la sociedad humana como seres de compañía y ayuda, siendo algunos pokémon tipo tierra utilizados para arar los campos y otros tipo planta y agua para plantar y regar respectivamente, mientras que los tipo insecto se encargaban de la polinización de los campos de cultivo. Pokémon del tipo fuego ayudaban en herrerías y panaderías junto a pokémon tipo lucha, acero, roca y psíquico que ayudaban con pesadas cargas. Los eléctricos ayudaban en las centrales eléctricas, mientras que los tipo hielo ayudaban conservando alimentos para los tiempos de necesidad así como refrescando las cosas en verano. Los tipo normal servían de compañía a la gente solitaria mientras los de tipo siniestro y fantasma ayudaban a guiar perdidos en la noche. Los tipo veneno ayudaban también protegiendo algunas propiedades de pokémon salvajes que no estaban acostumbrados al contacto humano y los tipo dragón, hada y volador eran grandes compañeros de exploración para las expediciones que en esa época se llevaban a cabo. En fin, el mundo vivía en una cierta armonía que llevó tiempo en gestarse. Sin embargo, la naturaleza humana empezó a amenazar la ya alcanzada armonía.

    Todo comenzó con la implementación de pokémon como parte de la fuerza patrullera y no era raro ver a los guardias de castillos y palacios acompañados por pokémon que eran usados en principio para controlar a los criminales que, en respuesta a esta medida, comenzaron también a atacar con pokémon. Al ver la eficacia de las criaturas, algunos reyes decidieron implementarlos como fuerza suplementaria en sus ejércitos. Poco a poco las tensiones entre los países comenzaron a incrementarse debido a que el uso de pokémon en los ejércitos fue visto como una forma de lograr poderío militar y entonces todos comenzaron a temer invasiones en sus países y pronto todos los ejércitos emplearon criaturas dentro de sus filas haciendo que las guerras explotaran sin remedio y la población mundial se sumiera en un período oscuro, pero nada de eso era para compararse a lo que vendría después.

    Con el pasar del tiempo, los pokémon fueron ocupando lugares más importantes dentro del ejército hasta llegar a un punto en que, para evitar muertes humanas, los pokémon ocupaban las primeras filas y eran los más afectados en cada combate. Las tensiones aumentaban y todos buscaban nada más que la supremacía en el campo de batalla. Fue entonces que comenzaron a cazar cada vez pokémon más grandes y más poderosos para que se unieran a sus tropas, forzándolos a combatir a fuerza de tortura y entonces fue cuando el equilibrio que existía en el mundo se perdió.

    Hubo un rey que, habiendo escuchado de la existencia del poderoso Mew, dedicó su vida por entero a la tarea de capturarlo y así llevarlo al frente de batalla donde con su fuerza lo llevaría a la gloria por sobre los otros países y entonces ideó un plan para su captura y al cabo de meses de planificación, decidió llevarlo a cabo.

    Si algo tenían en común las historias sobre Mew, era que se trataba de un pokémon de naturaleza juguetona y traviesa, que las veces que había aparecido había sido para jugar y que cada vez que iba a ser capturado, se divertía escabulléndose entre la gente para luego desaparecer sin dejar huella. Entonces el rey llenó varias habitaciones del castillo con diversos juguetes que hasta salían por las ventanas, de todas las formas y todos los colores, para así llamar la atención del pokémon juguetón. Y así, luego de unos meses de espera, finalmente el pokémon entró por la ventana y comenzó a jugar con lo que había encontrado. Cada habitación de estas era custodiada día y noche por un guardia que debía, en el acto, intentar capturar al pequeño pokémon. Claramente eso no sería sencillo, por lo que aprovechando lo travieso del pokémon, lo guiarían hasta el gran salón principal. Dicho y hecho, sin sospechar nada y seguro de sí mismo, Mew fue perseguido hasta el gran salón donde, apenas estuve en medio, unos diez pokémon psíquicos comenzaron a retenerlo con sus poderes. Mew se sobresaltó e intentó contrarrestar el ataque y casi se libera, pero al ver cómo iban las cosas, el rey envió una segunda oleada y luego una tercera hasta que Mew fue completamente inmovilizado.

    Mew no es un pokémon cualquiera. Se dice que es un pokémon que guarda en su ADN la información de cada pokémon sobre la faz de la tierra, pero Mew tiene a demás otro secreto. Así como Groudon, Kyogre y Rayquaza custodian la tierra, el mar y el cielo, o Dialga y Palkia el espacio y el tiempo, Mew también cumple una función en éste mundo. Mew es el encargado de mantener las buenas relaciones entre humanos y pokémon. Habiéndose presentado éste desequilibrio en la tierra, su tarea era restaurar el orden, sin embargo, su naturaleza traviesa y su ingenuidad de corazón lo hizo creer, aun en tan terribles circunstancias, que los humanos cambiarían y que las cosas volverían a su orden. Pero el acto de aquel rey en ese entonces fue la gota que rebalsó el vaso.

    En orden para liberarse y como castigo a la humanidad, Mew se rebeló contra los hombres e hizo que todos los pokémon lo siguieran para liberarse de tan cruel castigo al que estaban siendo sometidos en tan terrible guerra. Los pokémon psíquicos del castillo se rebelaron contra el rey y los soldados y en todas partes del mundo los humanos comenzaron a ser atacados por quienes otrora fueron sus compañeros. Mew había perdido toda fe en la humanidad. Tanta fue su convicción en ese momento que su único fin era ahora el de destruir a los humanos.

    -¡Pero abuela!​

    … ¿Cómo es que aún seguimos aquí si Mew es un pokémon tan poderoso? -preguntó la mayor de las nietas -. A demás, yo nunca he visto a un pokémon atacar a un humano.
    -Paciencia, que ya voy llegando a esa parte. ¿Donde me quedé?

    … Ah, sí -.​

    Años de terrible oscuridad siguieron luego de aquel día. Pueblos enteros fueron arrasados por los pokémon comandados por Mew que, desobedeciendo y desconociendo hasta a sus compañeros humanos, atacaban indiscriminadamente lo que se les pusiera por delante. Los pokémon eras símbolo de terror por donde pasaran y la gente se vio en la necesidad de ocultarse donde pudiesen para no ser encontrados por estas criaturas otrora amables. La población fue diezmada y el panorama era terrible. Ciudades se unieron en ejércitos para combatir la amenaza y muchos perecieron en las garras de las criaturas. Pero a pesar de todo esto, aún había gente que creía que la paz con los pokémon era posible de restaurar, pero eran tratados de locos, de dementes y se les obligaba a levantarse en armas para defender sus tierras y con las manos temblorosas se armaban contra quienes fueron sus amigos y, sin poder hacerles daño y llorando por la impotencia perecieron bajo las tropas de Mew.

    Sin embargo, hubo alguien, un aldeano sencillo que, negándose a dañar a ningún solo pokémon, mantuvo su convicción hasta el final y, en oposición a las palabras del rey, decidió por su cuenta enfrentarse solo al ejército para rogarle por piedad a Mew.

    El ejército se veía venir al horizonte, era un día tormentoso y, caminando hacia la única entrada a la ciudad, un camino entre los cerros (lo que hoy en día sería Ciudad Capullo, al centro de la región), iba decidido a enfrentarse al ejército él solo. Mew, al llegar y verlo ahí en medio del camino, avanzó solo y confiado de ser más que suficiente para enfrentarse a ese molesto humano.

    Él, al ver que Mew avanzaba, se acercó también con la misma seguridad y ya al tenerlo cerca le cerró el paso y comenzó a implorarle clemencia con la humanidad. Mew estaba incrédulo y, habiendo perdido toda fe posible en los humanos, cada palabra que él pronunciaba solamente le generaba más rabia. Mew se había transformado en un ser soberbio y su ira lo había cegado. Tenía frente a él a un humano que estaba rogando por su piedad y no podía pensar sino que le estaban mintiendo para volver a engañarlo. Entonces, justo antes de dar la orden de ataque a sus soldados que se habían quedado unos metros atrás, el aldeano se abalanzó contra Mew para empujarlo. Cegado por la rabia no lo vio venir y el hecho de ser tocado por un humano le hizo hervir más aún la sangre, pero todas esas sensaciones desaparecerían en un solo instante. Lo que no podía ver entre la espesa niebla y la lluvia de ese día era que ahora el aldeano se encontraba bajo una piedra que había caído desde el cielo justo sobre la cabeza de Mew. El camino se encontraba entre dos laderas muy altas y la entrada a la ciudad en un día como aquel era muy peligrosa. Mew, al verse salvado por un humano, cayó en cuenta de todo lo que había causado. Su orgullo lo había llevado a convertirse en el mismo artífice del desequilibrio en el mundo.

    Él y el resto de los pokémon ayudaron al aldeano a zafarse de la roca y lo llevaron a salvo al pueblo. Por todo el mundo el orden volvió a restablecerse. Aún habiendo gente a la ofensiva en contra de los pokémon, los ejércitos estaban ya tan disminuidos que nadie se atrevió a contraatacar a las criaturas una vez que la tregua fue restablecida. Quienes se opusieron a los pokémon luego de eso fueron apresados gracias al mismo Mew y la paz volvió a gobernar sobre la tierra nuevamente. Los pokémon volvieron a ser compañeros y amigos de los humanos y por todo el mundo se firmaron tratados para evitar que una tragedia como aquella volviese a ocurrir en un futuro cercano.

    El aldeano, habiendo sido el responsable de tan valeroso acto, fue confiado por Mew como el vínculo entre él y los humanos y le fue confiado un amuleto que serviría para llamarlo en caso de que alguna vez por algún motivo, el equilibrio volvía a romperse para entonces encargarse el mismo del asunto. Y entonces todos fueron felices por muchos años, incluso el aldeano, quien se dice nunca debió usar el amuleto en su vida y tampoco volvió a ver a Mew, pero que fue conocido hasta el día de su muerte como el hombre que salvó a la humanidad.

    -Pero abuela...​

    … ¿Por qué entonces se venera a Mew y no a aquel aldeano que es quien salvó a la humanidad? - preguntó la mas pequeña de las niñas.
    -El aldeano es fue un gran héroe, de eso no hay duda -comenzó diciendo la anciana -, pero es a Mew a quien le debemos respeto. Él es la representación del vínculo entre humanos y pokémon, es la representación de todas y cada una de las criaturas.
    -Y el amuleto -dijo Umbra -, si él no lo usó en toda su vida, ¿qué fue de él?
    -Eso, mi niña es una historia para otra luna -
    -¡Pero abuela! -refunfuñaron ambas niñas.

    Por más que intentaron que la abuela les contara más al respecto, ella simplemente se levantó de la silla dejando a Espurr en el piso mientras tomaba su bastón y las niñas se vieron obligadas a ir a su habitación para jugar hasta dormirse. Cuando Luna se hubo dormido, Umbra se quedó pensando en la historia que le habían contado esa noche y mirando por la ventana, ahí al medio de la luz de luna llena le pareció verlo. Se frotó los ojos y entonces ya no había nada, pero ella estaba segura que era él, en medio de la luna, era Mew a quién había visto.
     
    Última edición: 6 Mayo 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Adicto Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,252
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Oye, mi pana, esta historia está muy bien planeada... y me sorprende que aún tengas tiempo de escribir luego de tantas obligaciones que tienes. Espero que tu carrera te lleve lejos, pero bien lejos, porque lo mereces ;)

    En todo caso, tu universo siempre ha sido interesante (aunque al añadirle más adaptación a manga quizás sea un poco... uff, no sé, como que Pokémon y la violencia con tanta maldad de fondo no combinan tan bien para mí). Ojalá que sigas escribiendo cosillas de vez en cuando, que yo sigo en eso también xD

    Pero bueno, es una teoría que incluso cabría en el universo canónico de Pokémon y nadie ha explotado aún... y sería mucho mejor poner un especial de esto a la cuestión sobrevalorada que fue Pokemon: The Origins. Y obviamente mejor que esos especiales de mega-evolución.

    Muchas gracias por enriquecer más este universo, pana ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Morde

    Morde Dragón con caverna

    Sagitario
    Miembro desde:
    10 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,093
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Esta historia parece más una parte de la mitología Pokémon canónica que un fanmade, te felicito por ello. Has sabido enmarcarla correctamente, está muy bien narrado y chapó por darle a Mew profundidad en cuanto a su personalidad (algo que, por ejemplo, yo no consigo aún correctamente). Es, en definitiva, un oneshot muy bueno, me gustó y espero que sigas así

    Solo un par de anotaciones: se te ha colado al principio un "al rededor" que debía haber estado junto (si bien la forma que has usado es correcta, me chirría bastante y es preferible junto, según la RAE), además de haber usado guion normal en lugar del largo (auch...) cuando tocaba este último
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    En efecto, realmente se siente como una historia que ocurrió dentro del pokeverse y que ya es parte del folklore de alguna lejana región. Me agrada que el relato no es tan explícito en cuanto a la narración de los eventos de la guerra porque incluso en el anime se han insinuado tópicos de guerras entre regiones (y en los juegos se volaron la barda con lo de AZ) pero no me latería ver algo tan enfocado en eso.

    También imagino que esto es una especie de prólogo o antesala para una historia mayor.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso