La Leyenda de Estefani

Tema en 'Novelas Terminadas' iniciado por Ruriel, 3 Julio 2011.

  1.  
    Datenshi

    Datenshi Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    28 Mayo 2011
    Mensajes:
    63
    Pluma de
    Escritora
    holaaaa ya estava esperando tu actualizacion >w< y ahora quero la siguente T^T enfin gracias por invitarme y haver cuando hablamos que nunca te pillo :( gracias por avisarme de la actualizacion y estare esperando el siguente.
    ¿no seria conmociono?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    CerezoNegro

    CerezoNegro Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Agosto 2010
    Mensajes:
    98
    Pluma de
    Escritora
    Me encanto la continuación de veras me encanto, ahora serán tres en contra de Gualon... solo espero que les valla bien y no les ocurra algo malo, aunque por lo que creo esto se pondrá muy triste, en fin gracias por avisarme y espero saques la continuación pronto ^^ Bye!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Sakurash

    Sakurash Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    4 Agosto 2008
    Mensajes:
    155
    Pluma de
    Escritora
    Vayaa.. me perdí un capitulo >.< sorry. Bueno, que decir x) me encantaa la historia ^^ muchas gracias por invitarme y avisarme de la continuación :3 Tienes buena narración, y no me he fijado en detalles ortográficos ya que la trama me invade x)
    Me gustaría que me avisaras del siuiente tambien ^^

    Un dulce saludo: Sksh
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola como siempre la trama esta cada vez más emocionante :3 y me intriga como continuara, aunque me dio mucha pena la muerte de Julio T.T, ese Gualon esta acumulando odios para cuando logren llegar al castillo de él y espero que Gerardo pueda encontrar su utilidad al lado de Estefani XD
    Saludos!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    2427
    CAPITULO XVI: FORJAR UNA AMISTAD

    Superar la pérdida de su única familia será el principio de la nueva vida del ladrón.

    Los dos jóvenes aventureros seguían su camino junto con su nuevo compañero de viaje, Jack. Pero el bandido no había pronunciado ni una sola palabra durante todo el viaje, tal parecía que la muerte de su hermano todavía permanecía muy latente. Aquel recuerdo no lo dejaba pensar en nada más, en su interior Jack sentía que podía haber evitado su muerte, también pensaba que Gerardo era el principal responsable, después de todo Julio había muerto por protegerlo de Madagar. Estefani anteriormente le había tratado de hacer entrar en razón para que no se desquitara con Gerardo, pero dentro de él su sentimiento de bronca era todavía muy grande.

    —ESTEFANI: Gerardo no crees que deberíamos hablar con él, parece estar muy deprimido, quizás podríamos darle algo de charla para que se despeje de todo lo sucedido.

    —GERARDO: No seas tonta Estefani, con todos los problemas que tenemos no podemos fijarnos en cosas como estas, además él todavía me debe seguir culpando, por más que te dijera lo contrario, sé que me culpa por lo de su hermano.

    —ESTEFANI: Él tal vez podría ayudarte a pelear, tiene mucha habilidad en los combates cuerpo a cuerpo. A lo mejor te puede enseñar algunos movimientos, ¿no te parece?

    Ese comentario no le había gustado nada a Gerardo. Por alguna razón Jack nunca fue de su total agrado y que ahora Estefani le dijera que les seria de ayuda para pelear, le había sonado como una broma de pésimo gusto.

    —ESTEFANI: Espera Gerardo ¿a dónde vas?

    —GERARDO: Pues no quiero perder más el tiempo con idioteces. Si tu quieres pedirle ayuda hazlo, pero no me involucres en esto.

    —ESTEFANI: ¨Eres tan inmaduro, yo solo quiero que lo hagas por tu bien.¨– Esta bien Gerardo, entonces yo misma le pediré ayuda.

    La rubia no se dio cuenta que Jack estaba ahí cerca de ellos y alcanzo a escuchar lo que ella dijo.

    —JACK: ¿Ayuda en qué?

    —ESTEFANI: Eh, Ah, Este yo…me refería a…no sé cómo decirlo… – Ella se sentía algo nerviosa por ser escuchada de repente por el muchacho.

    —JACK: Niña deja de tartamudear y dime qué quieres.

    —ESTEFANI: Yo solo decía que nos podrías enseñar a nosotros dos a pelear.

    —JACK: Enseñarles a pelear, debes estás loca, yo no soy ningún maestro de nada. Mucho menos ayudaría al inútil de tu amigo.

    —ESTEFANI: No se aguantan pero son tan parecidos ambos. Realmente son unos chiquillos.

    —JACK: ¿Qué dices?, yo un chiquillo, no te confundas niña, tu amiguito puede ser un chiquillo pero no me compares con él.

    —ESTEFANI: ¿Entonces porque no demuestras mas madurez que él y te comportas como un adulto? Que estén los dos enfrentados de esta forma no ayuda en nada. Necesitamos unir fuerzas, sino jamás venceremos a Madagar y mucho menos a Gualon.

    —JACK: No tengo intensión de unir fuerzas con ustedes.

    —ESTEFANI: ¿Entonces dime por que nos acompañaste hasta ahora?

    —JACK: Yo solo quería…Eso no importa ahora, pero no uniré fuerzas con nadie y se acabó.

    Jack no quería decirle a la chica que él estaba con ellos porque los necesitaba. Si bien el ladrón era muy hábil para pelear, sabía perfectamente que luchar él solo contra Gualon sería una locura. Por otra parte la chica fue también el otro motivo que hizo que el bandido los acompañara, de alguna manera la princesa había logrado ser muy persuasiva.
    Mientras tanto Gerardo había adelantado mucho camino, dejando bastante más atrás a Estefani y Jack.

    —GERARDO: Esa Estefani resulto ser una traidora. Parece que se lleva bien con ese sujeto, no me importa yo seguiré por mi cuenta, allá ella. – Era muy evidente que a Gerardo le molestaba que Estefani se relacionada con Jack. Un poco era por sentir que ella no confiaba en él pero si en el bandido. Y quizás lo que aún le molestaba mas era que Gerardo había comenzado a sentir cierto cariño hacia la chica, cosa que él mismo no quería reconocer.

    Mientras los tres adolescentes seguían caminando por esos bosques tan amplios que era algo que caracterizaba a gran parte del mundo donde vivía Estefani, Jack y la rubia parecía que habían logrado entenderse, pero no pasaba lo mismo entre el ladrón y Gerardo y eso se notaba mucho. Finalmente llegan a un pueblo llamado ¨ Klebe¨ donde pidieron hospedaje. Estefani traía consigo algunas monedas de oro que le había dado Yaina para sus gastos, mientras que Jack también tenía dinero que había conseguido durante sus robos. Pero Gerardo no tenía nada de dinero, eso fue otra cosa más que lo hacía sentir mal, parecía que cada día le mostraba que él era una carga para Estefani y eso lo angustiaba con demasía.

    —JACK: Oye niño, no te preocupes, yo pagare el hospedaje para ti, después me lo agradeces inútil.

    —GERARDO: ¡No quiero nada de ti imbécil! – Realmente lo sacaba de quicio el bandido a él.

    —ESTEFANI: Gerardo por favor compórtate, hay gente viéndote.

    —GERARDO: ¿Por qué no le dices algo a él?, me ha estado provocando todo el tiempo.

    —ESTEFANI: Entiendo que te moleste Gerardo, pero este chico perdió a su hermano, deberías ponerte en su lugar.

    —GERARDO: Yo lo que entiendo Estefani es que estoy demás aquí. – Dicho esto Gerardo se fue del lugar dejando con la palabra en la boca a la chica.

    —ESTEFANI: ¡Gerardo espera!, ¡¿Qué haces?!

    —GERARDO: Dormiré afuera, descuida ya tienes a tu nuevo héroe, ¡Adiós!

    —ESTEFANI: Pero Gerardo no…

    —JACK: ¡Déjalo!

    —ESTEFANI: ¿Qué?

    —JACK: Él se siente frustrado, eso es todo. Vas a ver que volverá. Ese estúpido no podrá ir muy lejos, la verdad es que no se qué haces con un tipo así.

    —ESTEFANI: ¡Basta!, no quiero que sigas insultándolo delante de mí. Tú no lo conoces pero Gerardo es una gran persona y ha venido hasta aquí porque yo se lo pedí. Por más que no supiera pelear o que no tuviera el suficiente coraje, él igual quiere ayudarme.

    —Señorita por favor no hablen tan fuerte, los otros alojados quieren descansar. – El dueño del lugar donde querían hospedarse quería que no gritaran en el lugar.

    —ESTEFANI: Discúlpeme señor.

    —JACK: Estefani ve a descansar yo lo buscaré.

    —ESTEFANI: ¿Lo dices en serio?

    —JACK: No tengo alternativa, sino tú no podrás dormir con este inútil estando afuera.

    —ESTEFANI: Gracias Jack. – Con algo más de alivio se lo agradecía la chica. De alguna manera el ladrón parecía entender muy bien los sentimientos de la rubia por su compañero de viaje y la preocupación que le generaba dejarlo solo.

    —JACK: Espérame aquí y descansa un poco, lo traeré cuanto antes.

    —ESTEFANI: Esta bien pero cuídate tu también, ah y lamento molestarte con todo esto, después de lo que has pasado y encima yo…

    —JACK: Olvida eso quieres, además yo lo hago por ayudarte más a ti que a tu amigo.

    Diciendo esas palabras Jack se retira del alojamiento en búsqueda de Gerardo. Pero él no se dio cuenta que sus palabras habían sonado algo raras para la chica. ¿Qué quiso decir con que lo hace para ayudarla a ella?, esta respuesta le había provocado una extraña sensación a Estefani, aparte de un ligero sonrojo en sus mejillas.

    En las afueras del pueblo Gerardo trataba de encontrar algún lugar seguro para dormir. Él se sentía muy deprimido, era la primera vez que se dirigía de esa forma a Estefani. Su comportamiento con ella tuvo mucho para reprochar. Pero algo le interrumpe sus pensamientos.

    — ¡Aaahh!, ¡Ouch!

    —GERARDO: ¿Qué fue ese ruido?, se oyó como si estuvieran golpeando a alguien. – Ese ruido lo perturbaba un poco al chico.

    Camino un poco hacia el lugar donde escuchó ese ruido y para su sorpresa ve a un pequeño niño que está siendo golpeado por unos sujetos que parecía que querían robarle algo.

    —Dije que me des ese cofre niño, ¿o quieres que te matemos a golpe?

    —No, es mío, no te lo daré por nada del mundo. – El niño se aferraba al cofre que tenía en sus manos.

    — ¡Niño estúpido, vas a lamentarlo!

    —GERARDO: ¡Detente!

    — ¿Tu quién eres?

    —GERARDO: Eso no importa, deja al niño en paz.

    —Eres muy tonto muchacho, te daremos tu merecido a ti también.

    —GERARDO: ¡Inténtalo si puedes!

    — ¡Ya verás muchacho! – Los dos delincuentes comenzaron a atacar a Gerardo con sus cuchillos, pero él iba esquivando fácilmente cada ataque de los ladrones. Parecía que el haber estado peleando últimamente con demonios y otras criaturas lo habían ayudado a ser más hábil para luchar, sin mencionar que su coraje era mayor también.

    Gerardo se quito de encima a unos de los delincuentes con un fuerte golpe que le dio en el estomago del bandido. Las cosas parecía facilitarle a Gerardo pero….

    — ¡Cuidado atrás suyo señor! – El niño que estaba ahí trataba de advertirle algo a Gerardo pero fue demasiado tarde.

    —GERARDO: ¡Ugh! – Un fuerte golpe recibe Gerardo en su cabeza por detrás. Había sido otro sujeto que se escondió de él mientras peleaba con los dos maleantes.

    — ¡Bien hecho Ralph! – Lo felicitaba por su acción uno de los delincuentes.

    —He, He, He, este chico nunca se percato que yo estaba aquí.

    —Oigan muchachos tengo una idea. – Uno de los ladrones tenía un plan en mente.

    — ¿De qué se trata Héctor? – Preguntaron sus colegas.

    —Qué tal si nos llevamos a este muchacho. Seguramente alguien debe estar con él, quizás podamos sacar algo de dinero con una recompensa o algo, ¿No les parece?

    — ¿Hablas de secuestrarlo?

    —Por supuesto, además no debe tener nada de valor el cofre que lleva aquel niño y aparte que parece ser que es de la calle, dudo mucho que pregunte alguien por él. En cambio creo que podríamos sacarle provecho a esta situación con aquel otro chico.

    —Tienes razón Héctor, pero ¿Qué hacemos con aquel niñito entonces?

    —Dejémoslo aquí, nos podría ser de utilidad para que le informe sobre el secuestro a los que buscan a este joven.

    —Está bien, estoy de acuerdo. ¡Oye chico escúchame bien!

    —S-Si señor. – Muy aterrado responde el pequeño niño.

    —Presta mucha atención pequeño. No te llevaremos el cofre que llevas contigo, pero tendrás que hacernos un favor a cambio.

    — ¿Qué favor señor?

    —Vendrá alguien por aquí a preguntar por aquel muchacho que esta desmayado. Lo que quiero es que le digas a quien pregunte por él es que ha sido secuestrado y que si quieren verlo de nuevo tendrán que darnos mucho dinero a cambio. Nosotros vamos a estar en contacto con vos para que los mantengas al tanto de todo.

    —S-Si señor. – Sin poder objetar nada el niño acepta la proposición del criminal.

    ¿Que irá a pasar con Gerardo ahora que ha sido secuestrado por los tres maleantes?, Jack por un lado seguía buscándole por los alrededores y mientras Estefani estaba en la casa de alojamiento donde iban a dormir ella y sus amigos, pero la discusión que había tenido con Gerardo no la dejaba dormir y menos que él se había ido solo a dormir en la calle.

    —ESTEFANI: Se ha tardado mucho Jack, ¿Habrá podido encontrar a Gerardo? – Un gesto de preocupación acompañaba a la muchacha, le remordía su conciencia el haber discutido con su amigo. – Tendría que haber sido más considerada con Gerardo, después de todo él me intenta ayudar como puede. Las autocriticas seguían para la chica, no podía quitarse de la cabeza su culpabilidad por lo que ocurrió, pero extrañamente algo mas paso por su mente en ese instante.

    Flashback

    —JACK: Espérame aquí y descansa un poco, lo traeré cuanto antes.

    —ESTEFANI: Esta bien pero cuídate tu también, ah y lamento molestarte con todo esto, después de lo que has pasado y encima yo…

    —JACK: Olvida eso quieres, además yo lo hago por ayudarte más a ti que a tu amigo.

    Fin del Flashback

    —ESTEFANI: ¿Por qué estoy pensando en algo así en este momento? – La chica no podía creer que sus pensamientos pasaran por esa conversación que había tenido con Jack. Mas allá de haber tenido la pelea con Gerardo, ella pensó en las palabras de Jack antes de irse a buscar a Gerardo. La confundió un poco que el bandido dijera que lo hacía por ella. – Estefani no seas tonta no es tiempo de pensar en estas cosas.

    La rubia se levanto de su cama, y se dirigió a la ventana de su cuarto que estaba abierta. Viendo hacia afuera noto que ya la noche se asomaba.

    —ESTEFANI: Ojala que vuelvan pronto, ya es tarde. Por favor regresen sanos y salvos, Gerardo, Jack, dios mío cuídalos, que no les pase nada malo.

    La princesa dejaba escuchar sus plegarias para que sus compañeros llegaran con bien al lugar donde ella hospedaba, mientras que sus pensamientos también eran compartidos por ambos chicos que habían llegado a ser importantes en la vida de Estefani.

    Continuara…

    PROXIMO CAPITULO: FORJAR UNA AMISTAD- SEGUNDA PARTE.
     
    • Me gusta Me gusta x 23
  6.  
    Datenshi

    Datenshi Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    28 Mayo 2011
    Mensajes:
    63
    Pluma de
    Escritora
    ¡¡hola!! hace mucho que no hablamos verdad? Gracias por avisarme de la continuación, esta muy emocionante ¡¡me huelo un trío amoroso!! ¡¡De verdad sabes como escribir!! ¡espero un aviso con la continuación!
    Ah por cierto ''gracias'' por felicitarme el día de mi cumpleaños ¬¬

    Watashi-tashi
    Datenshi
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    libeika

    libeika Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    26 Abril 2011
    Mensajes:
    75
    Pluma de
    Escritora
    Gracias por nuevamente invitarme a leer tu historia… Muy bueno este capitulo, en especial por que creo que Gerardo esta celoso… ¡hay que bueno!:D Me gusta estos trió, sigue así que vas muy bien.

    Espero el próximo capitulo, hasta luego:oops:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gracias por la invitación, los celos de Gerardo y la confusión de Estefani, además de las palabras de Jack!!!, cada vez se pone más emocionante, aunque nuevamente Gerardo es la damicela en peligro XD, eso le pasa por inmaduro jeje.
    Bueno me ha encantado:3 y quiero saber como continua :D
    Saludos!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  9.  
    muna uchiha

    muna uchiha Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    23 Junio 2011
    Mensajes:
    73
    Pluma de
    Escritora
    me ha encantadoo el fic continualo me avisas para la conti grax por la invitacion y sayooo
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    307
    Pluma de
    Escritor
    Okas,aqui pasandome pues ya tenia rato de no hacerlo,mmm me habria gustado que Jack se uniera al sequito en otras circunstancias,si que fue triste lo de su hermano,Gerardo debe sentirse pesimo por la culpa,la tension entre esos tres es demasiada y para colmo las hormonas haciendo su parteXD XD XD ,Bueno espero me avizes la conti y disculpa por no pasarme antes
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    2910
    CAPITULO XVII: FORJAR UNA AMISTAD- SEGUNDA PARTE

    Un sentimiento de angustia divide su corazón en dos mitades.

    Ya era de noche y Estefani estaba sin poder dormir. Para la chica lo único que le importaba era el bienestar de sus amigos y que regresaran pronto. Por un lado Gerardo se había ido del alojamiento con mucha bronca y fastidio para con la rubia. En tanto Jack por intentar tranquilizar a la princesa se fue en búsqueda del muchacho.

    —JACK: Ese estúpido, solo ha traído problemas. Si no fuera porque ella está preocupada por él, lo dejaría que se pierda. – El ex ladrón no tenía mucho ánimo para buscar a Gerardo, lo único que lo impulsaba a hacerlo era que ella estaba preocupada por el chico en cuestión.

    De repente Jack observa a un pequeño niño que estaba sentado en una banca del parque del pueblo.

    —JACK: Oye niño, ¿estás solo?, ¿Cómo te llamas?

    —Sí señor, yo no tengo hogar, mi nombre es Francis.

    —JACK: Oh ya veo, bien…Francis, yo estoy buscando a un conocido mío, quizás lo hayas visto. Él tiene cabello negro, es algo delgado, pero lo más específico es que lleva puesto unas ropas muy llamativas. – Jack hacía referencia a la vestimenta de Gerardo por ser que él venía de otro mundo, sus prendas eran bastante atípicas para el lugar.

    —FRANCIS: ¿Así que usted es amigo de ese joven?

    —JACK: Es solamente un conocido, ¿Acaso lo has visto?

    —FRANCIS: Señor, ese joven fue secuestrado.

    —JACK: ¿ Cómo?

    —FRANCIS: Que lo secuestraron. Yo vi como unos ladrones se lo llevaban y me dijeron que contactarían con quien pregunte por él.

    —JACK: Pero… ¿cómo ocurrió?, ¿qué paso? – El ladrón no se explicaba cómo había pasado tal cosa.

    —FRANCIS: Lo siento señor, yo no pude hacer nada, en realidad su amigo trato de salvarme de ellos pero…

    —JACK: Se lo llevaron a él. Era de esperarse de ese bueno para nada. Bueno pequeño, tendrás que venir conmigo, tú nos harás falta para rescatar a ese cabeza hueca.
    Mientras tanto en unas construcciones abandonaras, los secuestradores estaban interrogándolo a Gerardo.

    —HECTOR: Muy bien muchacho, espero por tu bien que tus amigos tengan suficiente dinero para tu rescate. – Uno de los delincuentes quería averiguar de alguna manera si el chico tenía alguien con dinero entre sus amigos.

    —RALPH: He, He, He, si no llegasen a tener dinero la vas a pasar muy mal. – Otro de los delincuentes le seguía con las amenazas.

    —GERARDO: No les tengo miedo y no sueñen con que conseguirán algo secuestrándome. Empezando que no tengo amigos y segundo que nadie confiaría en gente como ustedes para negociar.

    —MARKUS: Hm, el niño tiene agallas, o quizás…es muy tonto. – Este último sujeto era el jefe de los rufianes, visiblemente era el de mayor contextura física. Este era un hombre de color que con su exuberante tamaño imponía respeto a sus rivales.

    —GERARDO: A mí no me importa lo que me hagan. Yo no tengo nada que perder.

    —MARKUS: No, te equivocas jovencito, si tienes que perder. Todos tenemos algo valioso en nuestra vida, por más mínimo que esta sea. Veras que cuando eso importante para ti venga a buscarte, ahí te darás cuenta que tienes mucho para perder.

    —GERARDO: Nadie haría eso por mí.

    —MARKUS: Ya lo veremos muchachito, y si no llegase a venir nadie, pues…hay otras personas, victimas siempre encontraremos.

    —GERARDO: Eres despreciable.

    —HECTOR: Ya tendría que tener alguna novedad ese niño. Vayamos de nuevo a ese sitio para estar al tanto.

    —MARKUS: Héctor ve tú con Ralph. Yo me quedare a custodiar a este sujeto, quizás alguien lo encuentre por aquí, sería muy descuidado de nuestra parte dejarlo solo.

    —RALPH: De acuerdo Markus, cualquier cosa que sepamos lo sabrás de inmediato.

    —MARKUS: ¡Vayan!

    Markus queda custodiando a Gerardo mientras que sus camaradas van a buscar al niño para saber de alguna novedad.

    —ESTEFANI: ¿Qué dijiste?

    —JACK: Lo que escuchaste Estefani, unos sujetos secuestraron a Gerardo y este niño que ves aquí es el único que puede ayudarnos a encontrarlo.

    —FRANCIS: Si señorita, su amigo intento salvarme de esos bandidos y termino siendo él su víctima.

    —ESTEFANI: No…puede ser, Gerardo. – La princesa había quedado impactada por la noticia.

    —JACK: Ahora lo importante es pensar en un plan para rescatarlo.

    —ESTEFANI: Esto fue mi culpa…no tendría que haberlo tratado así.

    —JACK: No tiene caso que te culpes. Fue imprudente de su parte haberse marchado como un niño malcriado y además…

    —ESTEFANI: ¡Cállate!, no quiero oír mas. Nunca…Nunca más vuelvas a insultarlo. – Con gran enfado y con lágrimas en sus ojos, Estefani logra hacer callar al ladrón.

    —JACK: Estefani tú… – El joven bandido quedo pensativo por la reacción de la chica. Era lógico que ella se preocupara por él, pero aún así le parecía demasiado. – Lo siento, no tenía esa intención, solo que cada vez que veo a tu amigo recuerdo que mi hermano murió por protegerlo.

    —ESTEFANI: Te lo dije antes y te lo vuelvo a decir ahora. No fue culpa de Gerardo que tu hermano muriera, tú sabes muy bien quien es el responsable.

    Después de decir esto Estefani toma su medallón de Lyra, que lo tenía oculto debajo de su cama, y se prepara para irse.

    —JACK: ¿Qué vas a hacer?

    —ESTEFANI: ¿Es obvio no?, voy a rescatarlo, si quieres puedes acompañarme, es tu decisión, ¿Qué dices?

    —JACK: Claro que te acompañare, ¿qué clase de hombre crees que soy?

    —ESTEFANI: Eso es lo que no pareces entender Jack. Yo no quiero que hagas algo solo porque yo te lo pido, eso no sería sincero de tu parte. Si quieres hacer algo por otra persona… hazlo por que lo sientes de verdad y no porque alguien te lo diga.

    Jack no supo que contestarle, él sabía que ella tenía razón, lo único que lo impulsaba a ayudar a Gerardo era la misma Estefani. En el corazón de Jack no había nada que lo motivada a rescatar al otro muchacho.

    —JACK: Estefani yo no siento ayudarlo a él. – Cerró sus ojos y mirando hacia el suelo Jack trataba de esquivar la mirada de Estefani. – Perdóname, pero no me importa que le pase a tu amigo.

    —ESTEFANI: Lo sabía. Es una lástima, por un momento creí que eras alguien especial, pero veo que estaba equivocada. Tú niño, ¿te llamas Francis verdad?

    —FRANCIS: Eh…si.

    —ESTEFANI: Llévame al lugar en donde secuestraron a Gerardo, ellos deben estar buscándote para enterarse que paso.

    —FRANCIS: ¡Claro!

    —ESTEFANI: Vamos entonces. – Ya cuando estaba por irse Estefani se detiene. – Espero no encontrarte aquí cuando yo regrese, creo que ya no tienes nada que hacer con nosotros Jack.

    La chica se va del cuarto junto con el niño llamado Francis que iba serle de guía, mientras tanto Jack seguía cabizbajo, sin haber levantado su mirada en ningún momento.

    Héctor y Ralph habían vuelto al lugar donde secuestraron a Gerardo pero…

    —RALPH: Rayos, ese niño no se ve por ningún lado.

    —HECTOR: ¡Maldición!, ese mocoso debe haberse escapado, tendríamos que haber sido más precavidos. Quizás le dijo a alguien lo del secuestro.

    —RALPH: No creo que nadie se interese por eso Héctor, tú sabes bien que desde que está gobernado ese monstruo Gualon, la única ley es la suya.

    —HECTOR: Pero entonces, ¿en dónde estará?

    —RALPH: ¡Oye Héctor!, mira eso. – Ralph observa que una persona lo miraba fijamente a los dos.

    —HECTOR: ¡Vaya, Vaya!, que tenemos aquí. Hola preciosa, ¿acaso nos buscabas a nosotros? – El otro secuestrador también la ve, se trataba de Estefani que recién llegaba al lugar del secuestro.

    —ESTEFANI: Así que este es el lugar, ¿no Francis? – La princesa quería asegurarse por medio del niño de haber llegado al lugar indicado.

    —FRANCIS: Eh, S-Si señorita, acá es, y esos sujetos son…. – El pequeño niño que estaba escondido detrás de ella lo ratificaba y aparte reconoció a los secuestradores.

    —RALPH: ¡Ja, Ja, Ja!, niño que trajiste a tú hermanita para liberar al otro chico. Bueno, no importa quién sea la chiquilla, pero es muy atractiva, podríamos divertirnos, ¿no lo crees Héctor?

    —HECTOR: Si Ralph, hace mucho que no estoy con una mujer y esta está muy bien.

    —ESTEFANI: Con que… ¿ustedes fueron no?, ustedes se llevaron a mi amigo, pues será mejor que por su bien él se encuentre a salvo.

    —RALPH: ¿Nos amenazas niña?, serás tú quien se convierta en nuestra próxima víctima, no te preocupes, te trataremos bien si tú eres buena con nosotros.

    Las palabras de los maleantes no hicieron más que enfurecer a Estefani. Ella saco el medallón y haciendo un movimiento de manos…

    —ESTEFANI: Se van arrepentir de lo que hicieron, ¨ Dimensional Radimish¨ – Hacia su aparición la técnica de la puerta dimensional, la fuerza de atracción que generaba ese agujero era inmensa y los ladrones se dieron cuenta enseguida de eso.

    —HECTOR: ¿Qué es esto?, no puedo evitar ser atraído por esa cosa.

    —RALPH: No entiendo…que hizo esta niña.

    —ESTEFANI: Es mejor que me digan donde esta Gerardo, o si no serán succionados por el agujero.

    —HECTOR: Esta niña, hablaremos, pero detén esto.

    —ESTEFANI: No, habla ahora mismo, no confió en ustedes.

    —RALPH: De acuerdo, te lo diremos, tú amigo está en una construcción abandonada, se encuentra muy cerca de aquí, él está junto con nuestro jefe.

    —ESTEFANI: Umm, supongo que dicen la verdad, está bien… ¡Fuera de nuestras vidas! – La princesa acumula más fuerza en su técnica y lleva al interior del agujero a los secuestradores. – Ya no volverán a molestar a nadie más.

    —FRANCIS: ¡Wow! , eso fue extraordinario señorita, pero que fue lo que hizo…

    —ESTEFANI: Solamente los mande a otra dimensión. Esta es una técnica que es capaz de llevar a cualquiera al lugar donde yo esté pensando, pero cuando la haces y no piensas en ningún lugar o persona que viva en ese sitio, simplemente te lleva a una dimensión al azar.

    —FRANCIS: Es sorprendente, no sabía que usted era una bruja señorita, no parecía.

    —ESTEFANI: Bueno es que… ¡Que dijiste!, ¡Yo no soy ninguna bruja! – Estefani se encontraba enfadada por ese comentario del chico.

    —FRANCIS: Lo siento. Lo siento, sólo me parecía raro que una chica tuviera esos poderes.

    —ESTEFANI: Eso no importa ahora. Por lo menos se que Gerardo está con vida, tengo que ir de inmediato a esa construcción abandonada. Francis, mejor quédate aquí. Tuvimos suerte de haber salido con bien con estos sujetos, pero no sabemos que pueda pasar en ese lugar. Espérame si, yo volveré con mi amigo.

    —FRANCIS: Si señorita, pero tenga cuidado.

    —ESTEFANI: No tengas cuidado, veras como vuelvo sana y salvo con Gerardo, ¡Nos vemos Francis!

    —FRANCIS: ¡Suerte señorita!, ¨Claro que va a volver señorita….es su destino después de todo, princesa Estefani.¨– Mientras la miraba irse, el pequeño Francis mencionaba estas palabras tan peculiares sobre la chica, ¿Por qué este niño sabe que Estefani es una princesa?

    En el reino oscuro…

    —MADAGAR: Me pregunto si mi señor ya volvió. – Madagar había logrado que la princesa recuperada el medallón, tal y como se le había ordenado, aunque esas órdenes fueron enviadas por medio del ayudante de Gualon, Miskyn.

    —MISKYN: Oh, veo que ya ha vuelto maestro Madagar.

    —MADAGAR: Otra vez tú aquí, gusano asqueroso.

    —MISKYN: Señor Madagar, le pediría que no me diga gusano asqueroso cada vez que me ve, es que soy algo sensible.

    —MADAGAR: Ni hablar, ¿lord Gualon aún no ha vuelto?

    —MISKYN: Me temo que mi señor Gualon va estar ausente durante un tiempo más. Pero me dijo que estaba muy conforme con su desempeño maestro Madagar. Usted cumplió al pie de la letra las indicaciones de lord Gualon.

    —MADAGAR: No fue tan difícil hacerlo, pero no entiendo porque lord Gualon desaparece así como así. Dime Miskyn, ¿tú no sabes nada de su paradero?

    —MISKYN: Ya se lo había dicho señor Madagar, lord Gualon tiene una misión muy importante en estos momentos, además el me encomendó otra misión para usted.

    —MADAGAR: ¿Otra misión?, ¿de que se trata esta vez?

    —MISKYN: ¨Los Silarus¨

    —MADAGAR: ¿Qué?, los demonios legendarios, ¿Qué pasa con ellos?

    —MISKYN: A mi señor lord Gualon se le ocurrió utilizar la fuerza de estos demonios. Él está seguro que ellos serán una prueba muy buena para saber si la princesa y su compañerito están calificados para llegar a su objetivo.

    —MADAGAR: ¡Es una locura¡ la última vez que esos demonios estuvieron en nuestro mundo casi lo destruyen todo por completo. Ellos casi exterminaron a toda mi raza y….

    —MISKYN: No debe dejar llevarse por esa clase de emociones maestro Madagar, además es una orden de lord Gualon y usted debe obedecer.

    —MADAGAR: Esto no puede ser, que va a pasar si se salen de control.

    —MISKYN: No sea ingenuo, mi señor no haría nada sin pensarlo detenidamente, y por el momento todo va según lo planeado. Tome esto maestro Madagar. – Miskyn le da a Madagar una especie de llave que tenía una rara forma que parecía la imagen de un dragón.

    —MADAGAR: Esto es…

    —MISKYN: Si, esta es la llave de Endinium, con ella podrá abrir la prisión donde se encuentran ¨Los Silarus¨, solamente debe ir al inframundo y liberarlos, del resto se ocupara el señor Gualon.

    —MADAGAR: Esta bien, si el maestro lo pide.

    Una vez más Madagar partía a una nueva tarea, pero la incertidumbre se estaba apoderando de él, ya en su mente las actitudes de Gualon no tenía mucho de lógica, pero él solo podía obedecer a sus peticiones y no objetar nada al respecto.

    —MARKUS: ¡Toma!, ¿quieres más eh?…contesta niñito. – Una y otra vez Markus golpeaba al indefenso Gerardo, que estaba atado a una silla. El secuestrador se encontraba molesto de que sus cómplices aún no había vuelto, sospechaba que algo estaba mal.

    —GERARDO: ¡Ahh!, por favor, basta, ¡Ahhh! – Con gritos de dolor suplicaba que se detuviera, pero Gerardo no era escuchado.

    —MARKUS: No me importa que grites, nadie va escucharte, estoy seguro que los otros dos estúpidos han fallado, ya tendrían que haber vuelto. Al menos me seguiré desquitando contigo muchachito.

    —ESTEFANI: ¡Alto!, ¡Ya es suficiente! – Con sus gritos Estefani detiene la golpiza que recibía su amigo.

    —MARKUS: ¿Quien eres tu jovencita?, ¿Qué haces en este lugar?

    —GERARDO: E-Estefani, viniste…pero ¿por qué? – Gerardo en las pésimas condiciones que se encontraba se sorprende de ver a la chica.

    —ESTEFANI: Gerardo, que te han hecho. Tu miserable como te atreviste a lastimarlo de esa forma, nunca te lo perdonare.

    —MARKUS: ¿Con que tú lo conoces eh?, vaya chico, veo que tienes buen gusto con las mujeres.

    —GERARDO: ¡Déjala tranquila infeliz!, ella no tiene nada que ver en esto, no la molestes.

    —ESTEFANI: No te preocupes Gerardo, yo me hare cargo, ya verás que…–Estefani iba a atacar con su medallón al criminal, pero desafortunadamente se tropieza dejando que se le caiga el medallón de sus manos.

    —MARKUS: Pequeña, no sé qué tratabas de hacer, pero creo que la suerte esta vez esta de mi lado. – Viendo que la chica esta en el suelo e indefensa, Markus saca su cuchilla, ya se sentía vencedor.

    —GERARDO: ¡Estefani huye!, ¡Rápido!

    –MARKUS: Ahora… ¡Muere niña! – la sangre se derrama al sentir el filo de la cuchilla.

    Mientras que la sangre empieza a salir, las lágrimas de una persona caían al mismo tiempo.

    Continuara….

    PROXIMO CAPITULO: FORJAR UNA AMISTAD – ULTIMA PARTE
     
    • Me gusta Me gusta x 21
  12.  
    Yuriko Fate Granger

    Yuriko Fate Granger Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2011
    Mensajes:
    530
    Pluma de
    Escritora
    LA verdad te felicito por tu imaginación! Me gusta cada vez más, me dejaste con la intriga de cómo sigue ahora. Lo que sí para los diálogos no pongas los nombres.

    Gracias por avisarme!!! Espero la conti!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    307
    Pluma de
    Escritor
    vaya vaya aqui en lugar de damisela en apuros es puberto berrinchudo XD XD XD,espero no venga otra muerte en camino,mmm respecto a la redaccion un consejo:en lugar de nombres despues de cada guion podrias poner la accion que hace el personaje antes de hablar o despues
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  14.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lady star

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    441
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola gracias por la invitación, me has dejado con la intriga!!!, ese Gerardo la damisela en peligro XD, me ha gustado mucho, sobre todo el valor de Estefani, pero ese Gualon qué se propondrá hacer liberando a esos seres obscuros :3, espero que Gerardo o alguien pueda ayudar a la princesa :D
    Saludos!!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  15.  
    CerezoNegro

    CerezoNegro Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Agosto 2010
    Mensajes:
    98
    Pluma de
    Escritora
    Woooow amo tu imaginación de veras me dejaste sin palabras por la inmensa intriga y desconcierto que me dejaste por el capitulo, casi lo viví como si yo fuera Estefani, pobre Gerardo, es hora de salvarlo aunque no se al final quien salve a quien, pero bueno en fin, muchísimas gracias por avisarme, de veras eres uno de los escritores que mas me gustan y espero pronto progresos con tu fic, Bye, Te cuidas mucho ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Titiritero de almas

    Titiritero de almas Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    4 Abril 2011
    Mensajes:
    299
    Pluma de
    Escritor
    una salvadora del mundo♥
    por alguna razón me recordó a saya de blood ._.
    Gualon, asdasad me gusta el nombre♥
    un castillo, me ENCANTA!!!
    ok, regresando a la tierra, faltaron signos de puntuacion y redacción,
    está muy buena la trama, pero para envolver tienes que
    describir más todo.
    Tienes demasiado potencial, D: y serás excelente,

    bueno, ya lo eres. Avisas conti, ya me conectaré como antes xD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Naru-Chan

    Naru-Chan Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    653
    Pluma de
    Escritora
    Bueno despues de tanto tiempo termine de leer los capitulos jeje
    gracias por haberme invitado, tu fic se ve muy interesante, el tema de
    personas con poderes, demonios y otros seres se ve bastante interesante n.n
    hay un triangulo amoroso en la historia? ya que parece que Gerardo siente cosas
    por Estefani, y Jack esta medio confundido, al igual que ella, quizas eso se vera mas
    adelante, y ojala que Jack los vaya a ayudar, seria feo que el grupo se separe...
    y que onda con Francis?porque el sabe lo del destino de Estefani, al igual
    que me dejaste con intriga de saber quien fue herido...
    bueno cuando subas la conti avisame si...
    ah una cosa, en los dialogos solo usa el guion, si colocas el nombre se veria como algo
    teatral...bueno me despido....sayonara!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    yuebella

    yuebella Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Junio 2011
    Mensajes:
    67
    Pluma de
    Escritora
    Hola onee-sama gracias por invitarme. Pues lo que quería marcarte ya te lo dijeron (los nombres) y me gustaría recalcar lo de la descripción xq note que hay muchos diálogos y a veces se vuelve tedioso. Eres increíble sigue así
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    libeika

    libeika Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    26 Abril 2011
    Mensajes:
    75
    Pluma de
    Escritora
    sin palabras... !me encanto¡:D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    2794
    CAPITULO XVIII: FORJAR UNA AMISTAD-ULTIMA PARTE

    Enfrentarse a su enemigo para salvar la vida de su amigo, el coraje saldrá a flote sin duda alguna.

    Una persona con sus manos detiene la cuchilla de Markus y evita que lastime a Estefani, aunque él queda herido en su espalda.

    — No puede ser…tú, ¿qué haces aquí? – Gerardo ve con sorpresa a la persona que salvo a Estefani.

    — ¡Tonto!, no haces más que traer problemas, ella vino hasta acá sólo para salvarte a ti, ¿Por qué no dejas de pensar tanto en ti mismo y piensas un poco más en ella? – El joven ladrón que estaba herido por la cuchilla de Markus recriminaba a Gerardo su accionar.

    — Jack, tu espalda, estas sangrando, pero… ¿Por qué viniste?

    — Que clase de hombre crees que soy, jamás te dejaría sola, además…tú tenias razón, yo sigo sintiendo rencor hacia Gerardo, pero…pero eso es algo que debo superar con el tiempo, si él es tu amigo…no debe ser tan mal tipo después de todo.

    — Jack…Gracias. – La chica sentía mucha felicidad por las palabras de Jack, ella se había ido muy triste después de lo que se habían dicho la última vez.

    — Maldito chico, no sé quién eres, pero no importa, te matare junto con ellos.

    — He, eso ya lo veremos, nadie me vence tan fácil.

    — Espera Jack, estas malherido, no te esfuerces yo puedo vencerlo. – Estefani trataba de evitar que siguiera peleando por la herida en su espalda.

    — ¡Claro que estoy bien!, tú déjamelo a mí, veras como lo derroto fácilmente.

    — Pero….

    — Mejor ve a ver como se encuentra tu amigo.

    — Esta bien, pero ten mucho cuidado. – Estefani se preocupaba de igual manera por los dos chicos.

    — ¡Estúpidos chicos, no me subestimen! – El secuestrador se lanzó con furia hacia los jóvenes.

    — Tonto, no eres rival para mí. – Jack ya estaba preparado para enfrentarlo.

    — ¡Toma esto! – Markus iba a usar su cuchilla para cortar a Jack. – ¿Pero qué?, ¿Qué estás haciendo? – El malvado se detuvo porque alguien lo sujetaba por detrás.

    — Te descuidaste, mientras amenazabas a mis amigos yo estuve desamarrándome. ¡Jack, por favor aprovecha la oportunidad, atácalo con tu técnica!

    — ¿Pero qué estás diciendo?, si uso mi técnica tú también resultaras herido.

    — Quieres dejar de perder el tiempo y atacarlo, no voy a resistir mucho más.

    — ¡Gerardo, no lo hagas, es muy peligroso! – Estefani sabía que lo que quería hacer él era muy arriesgado.

    — No quiero….seguir siendo una carga para ti Estefani.

    — Gerardo… – Estefani lloraba al escuchar a su amigo decir eso.

    — ¡Apresúrate Jack!, este tipo es muy fuerte, no podre aguantar mucho más tiempo.

    —Chico, será mejor que me sueltes, lo vas a lamentar.

    — Te equivocas, eres tú quien lo lamentara. – Gerardo dirige su mirada a Jack, como indicándole que actuara de una buena vez.

    — Bien, si es lo que quieres Gerardo…que así sea, ¨ Milares Aindum¨, el ataque especial de los discos de luz de Jack, eran lanzados.

    — Pero… ¡¿qué es eso?! – Markus miraba como Jack arrojaba unos rayos de luz en forma de disco.

    — ¡Estas acabado! – Convencido de su victoria le dice Jack al secuestrador.

    — ¡Aaaaah! – El ataque de Jack golpea a Markus, pero por alguna razón los impactos fueron sólo en sus piernas y brazos, a parte parecía que los golpes tenían mucho menos fuerza que de costumbre.

    Tanto Markus, como Gerardo caen al suelo después del impacto. Aunque la técnica no fue tan poderosa esta vez, Gerardo ya estaba muy mal herido de la golpiza que le había propinado Markus anteriormente y quedo un rato tirado en el piso.

    — ¡Gerardo! – La princesa grita angustiada cuando ve que su amigo cae al suelo también.

    — No…puedo creerlo, vencido de esta manera. Pero... ¿Por qué no me mataste? – Con la poca voz que tenia Markus no sabía el porqué seguía con vida.

    — Porque…pues, creo que es peor castigo para ti estar con vida y que pagues el daño que le has hecho a la gente, que morir y liberarte de todo tus problemas. También no quise matarte porque mi amigo corría peligro al sujetarte.

    — ¿Amigo?, ¿dijiste amigo? – Asombrado decía Gerardo.

    — Oye, no sabía que eras sordo, si dije amigo. Quienes sean amigo de Estefani, también son mis amigos.

    ¨ No sabes cómo agradezco que des el primer paso Jack¨ – En los pensamientos de la rubia se notaba que ella sentía mucha felicidad de que Jack cambiara su actitud con Gerardo.

    — Maldición, no debí confiarme con ustedes. – El secuestrador se dio cuenta demasiado tarde de su error.

    — Gerardo… – La princesa se detiene en frente del muchacho.

    — Estefani, yo… – Cuando el joven iba a disculparse por haberse ido del alojamiento tan abruptamente, el chico recibe una cachetada por parte de la chica.

    — ¡Eres un idiota!, ¿Cómo se te ocurre irte de esa manera?, ¿no te das cuenta del peligro que corrías? – Llorando Estefani recriminaba a Gerardo.

    —L-Lo lamento, no quise… – El chico no alcanzo a disculparse que se detiene por el abrazo fuerte que recibe de Estefani.

    — Prométeme que no harás nunca más algo tan tonto. – Solloza y con una mezcla de angustia y felicidad a la vez Estefani pedía que no hiciera de nuevo algo igual.

    — T-Te lo prometo. – Gerardo arrepentido y conmovido con las palabras de la chica le promete no hacer lo mismo y la abraza con la misma emoción que ella.

    — ¡Huh!, parece que todo está bien ahora. – A simple vista, para Jack, todo había vuelto a la normalidad.

    — Jack, yo quiero agradecerte que me hayas salvado, y también quiero agradecerte que me consideres tu amigo.

    — Olvídalo, tengo que reconocer que todo este tiempo estuve equivocado. Creo que quise buscar a alguien a quien culpar la muerte de mi hermano. – Jack detiene lo que dice y cerrando sus ojos piensa lo próximo que va a decir. – Madagar…Madagar es el asesino de mi hermano, y no me detendré hasta haberlo destruido, tanto a él como a su amo, Gualon.

    — Me alegra que estés de nuestro lado Jack. – Con un gesto de alegría Gerardo apoya su mano en el hombro de Jack y le agradece que colabore con ellos es su misión.

    — Por supuesto Gerardo, no puedo dejar que esta linda chica corra peligro al lado tuyo. – En tono de burla el ex ladrón se mofaba de la incompetencia de Gerardo.

    — Jack… ¿Cómo te atreves a decir eso?, eres un fanfarrón, ¿siempre te quieres hacer el fuerte delante de ella no? – Gerardo se sentía muy enfadado con Jack por lo que había dicho.

    — Chicos, chicos, no discutan, ahora todos somos amigos. Porque no olvidamos este pequeño cortocircuito y seguimos viaje, ¿Qué les parece? – Mientras ella trataba de separarlos, la bella princesa sostenía en su rostro una sonrisa que hacía mucho que no tenía. Para Estefani, el hecho de que Gerardo y Jack se hicieran amigos era como quitarse una gran carga de encima. Ella sabía que de esta forma las cosas iban a estar mucho mejor y que la misión que debían cumplir era más fácil de completarla si estaban los tres unidos. Sin embargo, aún había algo que ella no sabía cómo se iba a resolver, era un sentimiento dividido del cual ambos chicos tenían mucho que ver.

    Después de haber derrotado a Markus, los tres chicos dejaron al secuestrador en manos de la gente de la ciudad. El susodicho criminal tenía un repertorio amplio de crímenes hechos en el lugar de donde él secuestro a Gerardo. Que mejor lugar para pagar sus culpas que en dicho lugar. Estefani no se había olvidado del pequeño Francis y si bien ella le pidió que se quedara en la ciudad con unas personas que habían prometido cuidarlo, el niño prefirió seguir al lado de la rubia, sin importarle que la aventura fuera tan peligrosa. Luego de esto los cuatro siguieron su viaje, pero en el mismo, Estefani noto mucha preocupación en la mirada de Gerardo.

    — Gerardo, ¿hay algo que te preocupe?, noto que estas algo pensativo y triste. – La chica lo veía con preocupación al muchacho.

    —Es que…Estuve pensando en que… – Gerardo piensa lo que iba a decirle.

    — ¿En qué pensabas Gerardo? – Continúa ella.

    — Pensaba que mientras más cerca estemos del Reino Oscuro, enemigos cada vez más fuertes van a ir apareciendo. Yo sigo siendo muy débil, Jack tiene razón en decirme que estas en peligro al lado mío. Cuando algún enemigo fuerte te ataque, yo no sabré como defenderte Estefani.

    —No debes pensar en eso, si estamos juntos nadie podrá vencernos. – Ella trataba de aliviar su pena con una sonrisa que demostraba despreocupación.

    — De todas formas yo…

    — Hmm, supongo que quieres hacerte más fuerte Gerardo. Entonces deberías entrenar para ser alguien poderoso, ¿no te parece? – El engreído ladrón interrumpía la charla.

    — ¿Entrenar?, pero… ¿Cómo?, ¿con quién?

    — Jack, ¿y si lo entrenas tú? – A Estefani le parecía una buena idea que Jack le enseñara a pelear.

    —¡¿Qué?!, ¿Qué me entrene él? – Gerardo no quería saber nada de ser discípulo de Jack.

    —Gerardo no empieces con eso. Jack podría enseñarte algunas de sus habilidades.

    — Espera Estefani, no me malinterpretes. Yo no dije que iba a entrenarlo, sólo dije que tenía que hacerlo para volverse más fuerte. Para empezar, yo no soy un buen maestro, y menos con un alumno así.

    — ¿Qué dijiste? – Gerardo explotaba con los comentarios que daba Jack sobre él.

    — Cálmate, estaba bromeando, veo que no tienes sentido del humor. Yo quiero decir que no se enseñar, pero si se quien podría hacerlo.

    — Conoces un maestro, y ¿quién es él? – La princesa quería saber de quien hablaba Jack.

    —Es el maestro Randall. – Responde Jack.

    — ¿El maestro Randall? – Preguntaba Gerardo incrédulo por no conocer a esa persona.

    — Creo que he escuchado ese nombre antes. – Decía la bella rubia.

    — Es muy posible que así sea Estefani. El maestro Randall fue muy famoso antiguamente, era conocido como uno de los guerreros más fuertes. Pero él de un momento a otro desapareció, casi nadie sabe de él

    — ¿Como lo conociste Jack? – El débil chico quería saber más acerca de Randall.

    — En realidad yo no lo conozco personalmente. Fue mi hermano quien entreno con él en los tiempos en que Gualon invadió Sefiro. Cuando Julio volvió de las batallas que hubo en Sefiro, él me enseño a mí algunas de las técnicas que había aprendido de Randall.

    — Pero, ¿cómo lo encontraremos?, si es cierto lo que dices, no creo que mucha gente sepa sobre la existencia de ese maestro.

    — Lo sé, aunque…según me dijo mi hermano, Randall tenía intensión de volver a su pueblo natal. Ese lugar creo que se llama¨ Ideya¨

    — ¿Ideya? – Gerardo estaba cada vez más perdido.

    — Si, conozco ese lugar, ese pueblo es muy famoso por los grandes guerreros que salieron de ahí. – Al parecer la rubia estaba mucho más al tanto de las cosas que Gerardo.

    — Por ese motivo creo que deberíamos ir ahí. Es muy posible que encontremos a Randall, y en caso de no encontrarlo, quizás podamos acudir a otro maestro. Es el mejor lugar para encontrar a alguien quien te enseñe a pelear Gerardo.

    — Si, sería lo mejor, ¿tú qué opinas Estefani? – El moreno buscaba el consentimiento de la chica.

    — Estoy de acuerdo con que vayamos, creo que puedo también perfeccionar el uso del medallón en ese lugar, nos va a venir bien a ambos.

    — Entonces que no se diga más, vayamos de inmediato a Ideya. – Se apura a decir Jack.

    ¡Sí! – Gritaron con firmeza Estefani y Gerardo.

    — Dime Francis, no tienes miedo de estar con nosotros, créeme que tendremos muchas dificultades más adelante.

    — No se preocupe señorita Estefani. Usted es la única persona que ha sido gentil conmigo, yo no quiero separarme de su lado.

    —Está bien Francis, pero vas a tener que hacerme caso en todo lo que te diga, ¿de acuerdo?

    — ¡De acuerdo señorita Estefani! – El pequeño le da la mano a la rubia como gesto de que cumplirá con su palabra.

    — Sigo pensado que debimos haberlo dejado en la ciudad con esa gente que iba a darle un hogar. Ahora tendremos que hacer de niñeros. – La idea de cuidar de ese chico no le gustaba a Gerardo.

    — Pues si puedo cuidar de un nenito, no creo que dos sean tanto problema. – Irónicamente Estefani lo decía por Gerardo.

    — ¿Qué quisiste decir con eso Estefani?

    — No, nada, olvídalo Gerardo.

    — ¿Cómo que nada?, ¿lo de cuidar dos niños lo decías por mi verdad?

    — Bueno Gerardo, si te sientes identificado con eso no es mi problema.

    — ¿Cómo que no es tú problema?, si tu insinuaste eso.

    — No oigo, no oigo. – La chica tapándose las orejas hacia como que no escuchaba a Gerardo. Ella disfrutaba de hacerlo enojar, le parecía muy divertido.

    Mientras que Gerardo y Estefani, peleaban infantilmente, Jack observaba al pequeño Francis. Desde que lo vio por primera vez, algo del chiquillo abandonado no le cerraba del todo. Era como que sentía que el niño ocultaba algún secreto.

    — ¿Le ocurre algo joven Jack? – El niño se da cuenta que Jack lo miraba de forma extraña.

    — Eh, no ocurre nada niño. Mejor estate atento, nosotros podríamos descuidarte sin querer. Trata de no meternos en problemas.

    — Lo que usted diga señor Jack. – El niño con una sonrisa en la cara le respondía a Jack.

    Jack adelanto sus pasos para ir a la par de la chica y Gerardo, Francis miraba desde atrás a los tres adolescentes.

    ¨Ojala ustedes tampoco se metan en aprietos¨ – Una mirada macabra acompañaba esa sonrisa que llevaba Francis.

    Inframundo

    En el siniestro territorio de los demonios, el general Madagar se adentra en él. Buscaba el lugar donde se encuentra una puerta gigante que llevaba inscrito el mismo emblema de la llave de Endinium.

    — Ni yo creo lo que voy a hacer. Pensar que tengo que liberar a estas repugnantes criaturas. Quisiera saber que irá a pasar de ahora en adelante. – Sin más que decir Madagar introduce la llave en el orificio de la puerta, esta poco a poco comienza a abrirse dando lugar a un fuego azulado que sale desde su interior y se escucha gritos fuertes salir de allí.

    — ¡Muerte!, ¡Muerte!, – Las tenebrosas voces sólo repetían eso al principio.

    — Ha, aún luego de un descanso de miles de años, estas criaturas siguen teniendo una única idea en su mente.

    — ¡Venganza!, ¡Muerte!, ¡Malditos humanos!

    — Van a necesitar más que suerte para librarse de estos monstruos esos niños. Sera muy interesante ver que tan fuerte pueden llegar a ser esa princesa y sus dos acompañantes. – Al general le causaba algo de intriga que irían a hacer Estefani y sus amigos frente a estos nuevos adversarios.

    — ¡Muerte a la humanidad!

    Las voces desafiantes de los seres que permanecieron encerrados durante tantos años elevan sus gritos. Una vez más el manto de maldad generado por las ambiciones de Gualon, va a causar sufrimiento a la gente de este mundo.

    PROXIMO CAPITULO: LOS SILARUS
     
    • Me gusta Me gusta x 24
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso