La Leyenda de Estefani

Tema en 'Novelas Terminadas' iniciado por Ruriel, 3 Julio 2011.

  1.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    971
    CAPITULO LXXIII: EL PODER SECRETO, LYRA RESURGE




    El trabajo de equipo de Randall y Nasha, permitieron doblegar al malvado Gualon. La técnica empleada por la maestra de Demetria hizo creer a todos que ya la victoria estaba asegurada, sin embargo…


    —Nunca me vencerán, ahora si estoy furioso, voy a enseñarles todo mi poder, esta es mi nueva apariencia, la llamo…¨ Jirodzi ¨


    Gualon volvía a emerger y con más poder que nunca, la batalla interminable está en su clímax y las posibilidades de nuestros amigos son cada vez más escasas.


    La transformación de Gualon hizo estremecer a todos los humanos que hacía unos segundos estaban festejando su supuesto triunfo.


    —Es…un monstruo, él es un verdadero monstruo.


    —No hay forma de vencerle, esto será nuestro fin.


    —Tenemos que irnos de aquí, ¡vámonos!


    La gente que venía acompañando a Randall y Nasha emprendían la retirara, atemorizados por el inmenso poder del demonio.


    — ¡No crean que los dejare escapar, ¨ Rayo negro¨!


    Gualon iba a eliminar a esos estorbos con su ataque, Randall tuvo que volver a generar el campo de protección para cubrirlos, ya que después que el demonio se había trasformado, esta se había deshecho.


    – ¨Campo de protección.¨ — La barrera al principio pudo resistir, pero pasados unos minutos esta no pudo soportar más y se destruyo, haciendo volar por los aires a Randall y el resto de los hombres.


    Nasha preocupada fue en su rescate, pero también era atacada por Gualon y vencida con facilidad, ella ya no tenía la fuerza para seguir luchando contra él, y cayó al suelo gravemente herida.


    — ¡Maestra Nasha! — Demetria corrió hasta allí, pese al peligro y también iba ser atacada, pero…


    —No te preocupes por tu maestra niña, tú la vas acompañar al infierno, ¡Muere!


    La vida de Demetria fue salvada a tiempo por Estefani que alcanzo a enviar una luz de poder desde su medallón de Lyra, hiriendo la mano de Gualon, aunque ella ni siquiera sabía como lo había logrado hacer.


    — ¿Estás bien…Demetria?


    —S-Si, gracias Estefani, me salvaste.


    —Agradécemelo cuando en verdad te haya salvado.


    —No seas presumida Estefani.


    —No lo soy, pero en verdad no creo que salgamos de esta, me parece…que este es nuestro fin.


    — ¡No seas pesimista Estefani!


    —Créeme que no quisiera serlo, pero si te soy sincera…nunca imagine que las cosas se podrían tan difícil. Hasta hoy yo aún conservaba un poco de esperanza, pero…supongo que era solo eso, esperanzas.


    —Y no debes perderlas Estefani. — Se le acercó Gerardo. — En estos momentos lo último que debemos hacer es perder las esperanzas.


    —Gerardo…tú.


    —No te preocupes, algo se nos va a ocurrir.


    Estefani lo veía y no lo creía, desde cuando su amigo era tan confiado de sí mismo, desde cuando mantenía esa fe, no había dudas de que él había cambiado radicalmente.


    —Oye Gerardo, ¿Te sientes bien?


    — ¿Eh?, si, ¿Por qué lo preguntas?


    —No por nada, es que por momentos pareces otra persona.


    — ¿De verdad?


    —Sí, aunque debo reconocer…que me agrada mas este Gerardo que veo ahora.


    Mientras ellos seguían hablando, Gualon libraba una feroz batalla contra Randall y Nasha, y estos últimos parecían estar agotados, mas si tenemos en cuenta que venían peleando contra los demonios de Gualon desde que vinieron de Ideya.


    — ¿Qué les pasa?, ¿No me digan que esa es lo máximo que pueden dar los grandes combatientes de Sefiro? — Gualon presumía de su poder al ver que los dos maestros a dudas penas podían defenderse.


    —Maldición, me queda muy poca energía para seguir. Nasha, ¿Cómo te encuentras?


    —Que pregunta. — La guerrera tomaba sorbos de aire con mucha dificultad. — ¿Cómo quieres que este Randall?


    — ¿Ya no me dices Randy?


    —Déjate de bromas, es que no ves…que estamos por morir.


    —Lo sé Nasha, solo quise hacer un poco menos difícil la situación.


    Gualon los miraba como lastimosamente hacían fuerza para ponerse de pie.


    —Me dan pena, en alguna oportunidad los consideré grandes guerreros, pero veo que los sobreestime demasiado. Una vez que acabe con ustedes dos seguirán esos alumnos suyos y esos insignificantes humanos también, como ven…yo he ganado.


    No quería perder más tiempo, el poderoso demonio iba a acabar con sus últimos adversarios a los cuales podía considerar peligrosos, pero Estefani y Gerardo se volvían a meter en su camino.


    — ¡Detente Gualon, no dejaremos que los mates!


    —Ustedes otra vez, ¿Qué no se dan cuenta que no están a mi nivel?, dense por vencidos y aguarden su muerte que pronto les va a llegar.


    —Eso lo veremos. — Estefani dio un paso adelante como para ser la primera en atacar.


    —Estefani, ¿acaso tienes algún plan?


    —Se me ha ocurrido un último recurso Gerardo, aunque no está desarrollado a la perfección aún. Pero es la única alternativa que nos queda.


    — ¿De qué se trata?


    —Es un poder que surgió mientras intentaba encontrarle un uso apropiado al medallón. — Estefani se concentro y un aura de color amarillo cegador envolvió a la princesa, sus ojos también habían cambiado a un color similar. —¨ Poder de Lyra.¨ — El traje sencillo de Estefani era principalmente violeta y en el mismo llevaba incrustado en su pecho un extraño emblema con el dibujo de una rosa. Pero no se trataba solamente de un cambio de look su transformación, no cabía dudas que su poder había llegado a unos niveles altísimos.


    — ¿Q-Que hiciste? — Gualon comenzó a sentirse atemorizado por el gran poder que emitía el aura de Estefani.


    No solo Gualon estaba acongojado, Gerardo miraba totalmente sorprendido a la princesa, preguntándose que estaba ocurriendo con ella.


    —Estefani… ¿Eres tú?


    Estefani se voltio para verlo y llevaba una mirada desafiante, totalmente diferente al de la chica que Gerardo había conocido.


    — ¿Qué te ha pasado…Estefani?


    Estefani también se convierte en una formidable guerrera y ya está lista para culminar con este combate.




    PROXIMO CAPITULO: EL INCREIBLE PODER DE LA REINA LYRA
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    El Calabazo

    El Calabazo Y dime, ¿Quién soy yo?

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Enero 2013
    Mensajes:
    1,714
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    A pesar de todavia no leerlo todo me gusta un poco. Tal Vez sea el hecho de que cuando empeze a leerlo empeze a asociarlo sin saber por que con The Lord Of The Rings (El señor de los anillos) pero cada vez me atraen mas los personajes y tu manera de escribir no se si en algun capitulo llegaras a contar la historia de los que crearon la ciudad los 5 Ghaulon, el rey fallecido y los otros 3 o si ya lo has hecho.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    1123
    CAPITULO LXXIV: EL INCREIBLE PODER DE LA REINA LYRA




    Gualon estaba usando su máximo poder para derrotar a los humanos que querían derrocarlo. Todo parecía ser que estaba terminado, cuando el malvado demonio se saco de encima a todos sus oponentes, pero fue en ese instante que Estefani volvió a la batalla y con un nuevo poder.


    El destino de todo Sefiro ha estado en juego en esta pelea, y Estefani es la última carta ganadora que les queda a nuestros amigos.


    —Estefani… — Gerardo no estaba seguro que había sucedido, lo que si podía afirmar es que Estefani tuvo un cambio muy drástico debido a su transformación.


    La princesa que escucho oír su nombre por parte de Gerardo se dio vuelta para verlo.


    —Gerardo, mantente alejado. No sé bien cuanto aguante con este poder, pero las pocas veces que practique estando en este estado nunca pude controlarlo a la perfección. Por eso quiero que vayas con los demás, sino podrías resultar herido también.


    —Pero no dijimos que…


    —Sé muy bien en lo que habíamos quedado, pero entiende que ya no estás en condiciones de pelear. Inclusive yo misma llegue a mi límite, este nuevo poder es gracias al medallón de Lyra, estaría acabada también si no fuera por eso.


    —Pero…yo…


    —Entiendo cómo te sientes, pero es lo único que se puedes hacer ahora, además… — Ella dirigió su vista hacia donde estaba Michelle. — Si te pasara algo a ti, habría una persona que se pondría muy triste. — Curiosamente ella también estaba algo triste.


    — ¿Qué?


    —No te preocupes, esta vez voy a ganarle, tan solo obsérvame.


    Gerardo no estaba muy de acuerdo con la decisión de la chica, pero no le quedaba otra alternativa más que aceptarlo, ya que él no podía seguir peleando.


    Estefani se puso frente a frente contra Gualon para librar su última batalla.


    —¨ No cabe dudas, esa aura pertenece a la reina Lyra. Por fin ha llegado la hora de obtener eso que tanto he querido. ¨ — Gualon estaba algo inquieto por la magnitud del poder de Estefani, pero por algún motivo parecía que él estaba esperando esto.


    —Espero que estés listo Gualon.


    —Cuando quieras…Estefani.


    La princesa comenzó su ataque y empezaba a notarse notablemente la gran diferencia de habilidades que había entre ellos dos. En cada oportunidad que Gualon tenía para golpear a Estefani, ella se lo esquivaba con suma facilidad para contrarrestárselo con un golpe de puño.


    Todos los presentes estaban con la boca abierta por la increíble fuerza que había adquirido Estefani, sin decirlo de sus hermanas que eran las que más la conocían y no salían de su asombro por verla en ese estado.


    —Es fenomenal, jamás pensé que Estefani fuera tan fuerte.


    —Es cierto Yaina, ¡Vamos, sigue así rubia, lo haces casi tan bien como yo! — Demetria la animaba a su manera. — ¿Tú también no crees que es grandiosa? — Dirigiéndose a Michelle, pero esta no le respondía, estaba bastante pensativa observando a su hermana menor luchar. — Michelle… ¿Me oyes?

    —¨ ¿Cuando?, ¿Cuándo fue que Estefani se hizo tan poderosa?, Cuando estuvimos en la casa del maestro Randall, ella junto a Gerardo fueron a los que más les había costado mejorar, no me explico en qué momento se hizo tan fuerte.¨


    — ¡Michelle! — Le gritaba Demetria para que la morena le prestara atención.


    —Hey, ¿porque me gritas al oído?, para que sepas no estoy sorda.


    —Pues no lo parece, hace un rato que te estoy hablando y no me contestas nada.


    — ¿En serio? — Pregunto Michelle muy distraída.


    — ¡Ves lo que te digo, estas totalmente en la luna!


    — ¡Eso no es verdad! — Respondió Michelle a los gritos también


    —Entonces dime, ¿de qué te estaba hablando?


    —Haber, me estabas hablando de… ¿tu lanza?


    —Me doy por vencida, eres un caso perdido Michelle. Dios, nunca creí que la rubia tuviera una hermana más molesta que ella. — Demetria siguió viendo la pelea de Estefani, dando por finalizada la charla con Michelle, aunque esa aptitud tan rara de la morena no pasó por alto para Yaina, que se arrimo a su hermana para cerciorarse que todo estuviera bien.


    —Michelle, ¿Tú estás bien?, te noto algo rara.


    —Eh, si me encuentro bien Yaina no te preocupes, solo me sentí algo dispersa por un momento, jajaja.


    Más allá de ese justificativo, Yaina conocía lo suficiente a Michelle como para darse cuenta que algo no iba bien.


    Volviendo a la batalla, Estefani seguía mostrándole la gran diferencia de poder que había entre ella y Gualon, y más que una pelea de igual a igual, esto se había convertido en una verdadera paliza de la princesa contra el demonio.


    En uno de eso tantos ataque que Estefani hacia, Gualon caía al suelo todo ensangrentado y con menos energía de la que tenia al principio.


    —No puedo creerlo, esta mocosa se está burlando de mí, ella…me está humillando.


    — ¿Qué sucede Gualon?, hace unos minutos te veías muy confiado de ti mismo, ¿donde está toda esa energía que tenias?


    — ¡Cállate, me tienes cansado, no eres más que una simple mocosa engreída!


    Gualon se abalanzó contra Estefani nuevamente, pero pese a toda la potencia con la que salió disparado, la princesa logro detenerlo con sus manos sin hacer demasiada fuerza, para luego arrojarlo muy lejos.


    —Es suficiente Gualon, ya has usado todo tu poder, admite que estas derrotado.


    El demonio se quitaba con bronca los escombros que habían caído sobre él luego de ser arrojado por Estefani.


    —Estúpida, ¿Quién te crees que eres?


    —Tienes razón Gualon, yo no soy nadie. Tú me quitaste gran parte de mi identidad el día que asesinaste a mi padre.


    — ¿Con que esta seria tu venganza Estefani?


    — ¡Estas equivocado!, si yo hiciera todo esto tan solo por venganza estaría por un camino totalmente equivocado. Si este es el día que tendrás para pagar tus crímenes no será por una venganza personal, pero si…lo hago por justicia.


    — ¿Justicia?


    —Si justicia, pero no justicia personal, eso sería exactamente igual que tomar venganza. Sino que justicia por mi madre, que no pudo estar al lado del hombre que amaba porque tú lo asesinaste. Justicia por Yaina que a muy corta edad tuvo que hacerse cargo de nosotras por la falta de nuestros padres que murieron por ti. Justicia por Michelle, quien en sus momentos de dolor no tuvo el consuelo de su querida madre, justicia por Sefiro que cayó en desgracia desde que asesinaste a su rey, y por mí…me ahorraré mi dolor en esta oportunidad.


    —Entonces… ¿Qué piensas hacer?


    —Esta de mas que lo preguntes, por todos ellos, yo… ¡Haré justicia!


    Estefani está a punto de dar la estocada final, pero ella desconocía que Gualon estaba ocultando algo en su mano, ¿Qué estará planeando?




    PROXIMO CAPITULO: EL MOVIMIENTO DE VERIS
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Mitsuko-chan

    Mitsuko-chan Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2011
    Mensajes:
    153
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! muy interesante la trama y el capítulo emm bueno es primera vez que lo veo y solo he leído el ultimo capítulo, pero ya me voy a leer el resto jiji como no se muy bien lo que ocurre voy a hablar con suposiciones jeje creo que la hermana de Estefani, Michelle esta un poco celosa o muy confundida de como su hermana tiene tanto poder jeje ese es mi gran aporte :')
    Gracias por avisarme y ya voy a estar al tanto de lo que esta ocurriendo y espero con muchas ansias el próximo capítulo :)
    ¡Sayo y cuídate!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Sheccid

    Sheccid Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    493
    Pluma de
    Escritora
    ¿Exactamente cuanto llevo sin leer este fic}? Ya me estaba olvidando de lo bueno que es, tiene de todo, en unas partes te hace reír, otras llorar, otras estarte seria...y, uff, nada más me leí los capis de esta página (8).Todo por dejar a la desidia leer. Veo que ya tanto Gerardo como Estefani ya tienen dentro los respectivos poderes...ya me dio miedo. Ya ahora si no pienso dejar este fic, así que por favor avisame de la conti y desenreda este triangulo amoroso ¡Y que todos salgan vivos sin destruirse por el poder que Estefani va a usar!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    1485
    CAPITULO LXXV: EL MOVIMIENTO DE VERIS




    La terrible batalla que tenía en juego el destino de Sefiro estaba por llegar a su fin. Estefani en un último intento por salvar el día, logro obtener el gran poder oculto del medallón mágico que había obtenido como un recuerdo de su madre. Dicho poder le otorgaba en gran parte todas las habilidades que tenia Lyra, ex reina y fundadora de Sefiro. Aunque tanta fuerza y dicho por palabras de la misma Estefani, era demasiado difícil de controlar y ella misma dudaba de cuánto podría soportarlo.


    El combate se estaba volcando a favor de la princesa, la diferencia de poder era muy grande y favorable a Estefani. Ante esta situación Gualon comenzó a desesperarse y estaba preparado para iniciar su segundo plan, o mejor dicho, su principal plan, ¿Qué pensará hacer Gualon ahora que está en clara desventaja contra la princesa?


    Gualon caía al suelo, con varias marcas en su cuerpo, producto de los constantes ataques de Estefani.


    —Maldición…esta niña, es increíblemente fuerte.


    —Levántate Gualon, ¿O es que acaso ya no puedes luchar más?


    —¨ Creo que ya ha llegado el momento de emplear mi plan¨ — Gualon sacaba un pequeño recipiente, prácticamente del tamaño de un clavo, de atrás de su cinturón. — ¨ Es mi oportunidad para obtener el poder de la reina Lyra, una vez que esté llegando al límite de mi vida, este recipiente sellada parte de mi energía vital y se introducirá en el cuerpo de Estefani, cuando eso suceda habré obtenido la energía más poderosa del mundo.¨


    La princesa se había acercado a unos pocos centímetros de él esperado a que reaccionara y volviera a atacar.


    —Estoy esperando Gualon, levántate de una vez, no voy a esperar por mucho más tiempo.


    —No seas ansiosa princesa, no presumas porque ahora te has vuelto más fuerte.


    Estefani elevo más su aura de poder e intimidaba a Gualon que incluso comenzó a temblar sintiendo tanta energía.


    —¨Ha aumentado su poder en un abrir y cerrar de ojos, pero algo raro pasa, porque esta niña tiene esa mirada tan fría sin expresión alguna. Ella emana mucha energía maligna, entonces lo que se dice de ese medallón es cierto. Si el usuario de esa joya no tiene el poder suficiente para controlarlo, puede que este objeto te controle a ti por completo y al parecer…eso esta pasándole a Estefani.¨


    Gualon no era el único que comenzaba a percatarse de ese cambio de la princesa, Gerardo que se mantenía en un rincón también la miraba como luchaba, pero por sobre todas las cosas, él observaba esos ojos de ella, que por momentos no mostraba ninguna expresión y por otro se le veía ese deseo de asesinar.


    —Está peleando de una manera espectacular, sin duda tiene el combate bajo control, pero… ¿Por qué?... ¿Por qué tengo un mal presentimiento? — Gerardo sentía algo de alivio al ver que la pelea estaba muy a favor de Estefani, sin embargo no podía ignorar el hecho de que la princesa se la veía muy diferente y con una expresión amenazadora.


    —No tienes que preocuparte por ella Gerardo. — Le dijo Michelle al acercarse al muchacho. Ella venia acompañada del resto de sus amigos que también eran testigos de la feroz batalla. — Es la primera vez que veo a Estefani pelear tan confiada de sí misma, y con ese poder nuevo que tiene, Gualon no va a tener ninguna posibilidad de vencerla.


    —Eso lo sé Michelle, pero no es lo que me preocupa.


    — ¿Entonces qué es Gerardo? — Le pregunto Yaina que también sentía algo de inquietud por la aptitud de su hermana menor.


    — ¿Es que soy el único que lo ha notado?, Estefani no es… ¡Estefani no es la persona que está peleando ahí!


    La rubia princesa seguía luchando de una manera desenfrenada contra Gualon, hiriéndolo en distintas partes del cuerpo del demonio y ella se veía riendo placenteramente, como disfrutando de verlo sufrir.


    — ¿Qué quieres decir con eso de que Estefani no es la que está peleando?, a mi me parece que es la única rubia que hay aquí. — Decía Demetria.


    — ¡Tú no lo entiendes! — Grito Gerardo algo molesto por sentir que se burlaban de su apreciación.


    —Tranquilízate Gerardo, no hace falta que le grites a Demetria. — Jack trataba de hacerlo calmar. — Demetria no estaba burlándose de ti.


    —No pedí tu opinión Jack.


    — ¿Que dices?, háblame de manera correcta, yo no te estoy agrediendo.


    — ¡Si lo haces, me has estado agrediendo con tan solo mirarme! ¡Te has comportado así desde que te conozco Jack, es tiempo de que arreglemos este asunto de una vez por todas!


    — ¡¿Ah sí?, que bueno que piense así, yo también tenía ganas de resolver este asunto contigo, en verdad no te soporto!


    —Chicos por favor, no es un buen momento para que estén peleando. — Demetria quiso apaciguar las aguas entre los dos, pero era totalmente inútil, ellos no la escuchaba.


    —Es cierto, compórtense, son unos verdaderos insensatos en hacer esto ahora. — Yaina en forma calmada también trataba de hacerlos entender.


    —No me digas a mi Yaina, díselo a este imbécil que empezó a gritar sin ninguna razón.


    — ¡¿A quién llamas imbécil?!


    — ¿Quién crees?


    — ¡Ya me cansaste Jack, te daré tu merecido!


    — ¡Voy a hacer que cierres esa boca que tienes Gerardo, nunca vas a ganarme!


    Ambos golpearon sus rostros casi al mismo tiempo, y siguieron así un par de minutos más hasta que hubo alguien que al fin pudo detenerlos.


    — ¡Ya basta! — Les dijo Randall poniéndose entre el medio de los dos y sujetando los puños de ambos. — Si van a seguir con esta estupidez voy a tener que detenerlos a la fuerza, es mi deber como su maestro.


    Los dos detuvieron sus ataques algo avergonzados por el lamentable espectáculo que habían mostrado.


    —Pelear en un momento así sólo los hace unos verdaderos tontos. Es tiempo que empiecen a usar la cabeza y se comporten como hombres. Gerardo, en especial tú, me extraña que no puedes entender que estamos en una batalla, por favor recapacita.


    Tanto Randall como el resto miraban con ojos acusadores a Gerardo, culpándolo del reciente acto bochornoso que había pasado en estas circunstancias tan dramáticas. La única que había estado de su lado era Michelle, justificándole su accionar por la gran presión que sentía, en tanto Jack en su interior también sentía algo de culpa porque todos acusaran al muchacho.


    Gerardo apretaba sus puños de bronca, no sabía que decir, no sabía cómo defenderse, solo se dio media vuelta sin decir una palabra, alejándose del resto de ellos, por vergüenza tal vez, aunque ni el mismo lo sabía.


    Terminada la discusión el resto siguió viendo la batalla de Estefani, que no se entero en ningún momento de lo que estaba ocurriendo. Mientras, Michelle se arrimo al lugar en donde estaba Gerardo, para intentar tranquilizarlo.


    —No te sientas mal, ellos están tan tensos como tú, estoy segura que todo se arreglara muy pronto.


    —No se trata de eso Michelle, ya estoy acostumbrado a que no me tomen en serio.


    —Eres injusto, sabes que eso no es verdad.


    —Lo sé, se que tu eres diferente Michelle y de verdad te lo agradezco.


    — ¿Entonces de que se trata Gerardo?


    —Es que parece que ninguno se da cuenta que Estefani se está comportando de una forma muy rara. Están enceguecidos porque ella le está ganando a Gualon, ¿Pero a que costo?


    —Sé lo que tratas de decirme, y créeme, los demás también se han dado cuenta. Es evidente que está luchando de una forma espectacular, pero que esa no es ella, como que el medallón tuviera una identidad propia que la lleva a moverse contra su voluntad. Pero por ahora tenemos que esperar que ella derrote a Gualon, después haremos todo lo posible para liberarla de ese poder, sólo nos queda esperar. No pienses que ella no nos preocupa también, yo daría cualquier cosa por mi hermana y sé que Yaina y el resto también estarían dispuestos darlo todo por Estefani, como ella por nosotros. Porque debes saber que está peleando para salvar a Sefiro y a todos nosotros, incluyéndote Gerardo.


    —Lo sé…


    Los dos se quedaron viendo a Estefani pelear, hasta que…


    —Hola chicos, que gusto volver a verlos. — Veris salía de la nada delante de ambos.


    —Veris, que… ¿Qué estás haciendo aquí?


    —Oh, princesa Michelle, se que te da gusto verme, pero los asuntos que tengo ahora no son contigo.


    — ¿Qué?


    —Mis asuntos…son con él. — Veris se acercó a Gerardo de forma muy rápida y ambos desaparecieron al cerrarse un hueco dimensional.


    — ¡Gerardo! — Ya era tarde, cuando Michelle reacciono, Veris ya había secuestrado al chico, a quien tomo por sorpresa.


    — ¿Que paso? — Pregunto Nasha cuando se acerco junto a los demás a donde se encontraba Michelle.


    —Veris…se ha llevado a Gerardo.


    Inesperadamente Veris secuestra a Gerardo, y un nuevo problema se suma a nuestros valientes amigos.




    PROXIMO CAPITULO: TORTURA MENTAL
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7.  
    Sheccid

    Sheccid Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    493
    Pluma de
    Escritora
    Ay, no. Primero resulta que Estefani tal vez sea la esclava del medallón de Lyra, que Gualon tal vez ocupé un nefasto plan y aparte ahora secuestran a Gerardo...sabes como tener la atención del público, wow, e capitulo estuvo increíble y me tenías al borde de la silla cuando Jack y Gerardo empezarón con sus provocaciones, aunque no se porque me daba como risa a la vez, al igual que cuando Demetria dijo, con lo que alcancé a retener, que no sé si sea exacto o no "es la única rubia aquí ¿no?", je,je. Gracias pr invitarme y espero seguir este fic pronto
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Mitsuko-chan

    Mitsuko-chan Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2011
    Mensajes:
    153
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! gracias por avisarme (: muy buen capítulo cada vez se pone mas interesante ¡eh! jaja ojalo que todo termine bien ya estoy algo angustiada :/ Que no le pase nada malo a Gerardo por favor D: y que Estefani logre ganar la batalla y que vuelva en si...que rabia Gualon y Veris porque justo ahora que todo iba tan bien :c Gualon tiene un plan que no es nada bueno y ¿que tramara Veris? la verdad no tengo idea, si lo explicaste en algún capítulo lo siento mucho porque no me acuerdo :/ ¡Y ESO ME ASUSTA! D:
    Espero con muchas ansias el próximo capítulo ¡de veras!
    ¡Sayo y cuídate!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    1563
    CAPITULO LXXVI: TORTURA MENTAL




    La pelea decisiva entre Gualon y Estefani estaba a punto de culminar con una amplia ventaja para la princesa, sin embargo algo no estaba del todo bien. El desenfrenado poder que la chica obtuvo del medallón de Lyra era demasiado fuerte, mucho para una simple humana que llevaba muy poco tiempo de haber iniciado lo que respecta de las batallas. Ante esa extraña aptitud agresiva y descontrolada de Estefani, Gerardo comenzó a preocuparse de que esto pudiera cambiar a la chica que él había conocido.


    Sabiendo esto, Gerardo le comento su inquietud al resto de sus amigos, pero ellos no le prestaron demasiada atención, a excepción de Michelle que parecía que era la única que lo entendía. Con esa aptitud por parte de sus compañeros, en especial de Jack que parecía se burlaba de él, Gerardo estallo de bronca y tuvo en exacerbado cambio de opiniones con el ladrón.


    Evitando que las cosas se fueran a poner peor entre los dos, el maestro Randall intervino en la discusión y reprocho el momento inapropiado que Gerardo había elegido para generar un conflicto, a lo cual este se alejo del grupo bastante molesto con todos ellos.


    Pero eso solo fue el principio de los problemas. Más allá de que Estefani estaba derrotando a Gualon, su voluntad estaba siendo controlada por el medallón. A eso también se le sumaba el conflicto interno que tenia Gerardo con el resto de sus compañeros. Sumándose a todo esto, Veris repentinamente aparece delante de Michelle y Gerardo y se lleva consigo al muchacho, desapareciendo en una dimensión paralela, sin dejarle a la morena alguna oportunidad para detenerla.


    La situación cada vez se pone más complicada a medida que pasa el tiempo, ¿Qué otras adversidades se interpondrá en el camino de nuestros amigos?


    Veris y Gerardo se encontraban en un mundo muy extraño. El suelo era totalmente blanco y parecía estar de noche, por las incontables cantidades de estrellas que podían divisarse en el mismo.


    — ¿Qué…es este lugar? — Se preguntaba Gerardo aún confundido por lo que había pasado.


    —Este lugar se llama Eralias, es el mundo estelar, el universo paralelo. — Dijo Veris acercándose un poco a él.


    — ¿Universo paralelo?


    —Así es, existen muchos mundos paralelos y este es uno de ellos. En este lugar se encuentra reflejada la energía de cada uno de los habitantes de Sefiro y esta representadas por esas estrellas que ves a tu alrededor. El brillo de cada una de ellas es dependiente del poder de cada ser humano. Por ejemplo esa…es tu estrella. — Decía señalándole una muy grande que la mitad emitía una luz muy fuerte y blanca y su otra mitad estaba opaca muy apagada.


    — ¿Esa…es mi estrella?, ¿Pero por que esta así?


    —Ese brillo que por la mitad esta luminoso, y su otra mitad apagado, es por causa de tu descontrol interno. Tus emociones son las que causan el opaco de tu estrella.


    — ¿Por mis emociones?


    —Exactamente, cuando alguien esta emocionalmente perturbado genera esa oscuridad, por esa misma causa aquella estrella esta en ese estado. — Señaló a otra igual de grande que la que representaba a Gerardo, a diferencia que esta estaba totalmente oscura y emitiendo una luz muy apagada.


    — ¿A quién pertenece esa estrella?


    — ¿No lo adivinas?, esa estrella… pertenece a Estefani.


    Gerardo no podía creer que aquella estrella totalmente oscura representada a Estefani, no entendía el motivo que hacía que esté de esa forma.


    —Seguramente te debes preguntar por qué esta de esa forma. La causa de esa oscuridad es… por el dolor que siente Estefani.


    — ¿Dolor? ¿De qué estás hablando?, ¡explícate!


    — ¿No te has dado cuenta Gerardo?, déjame que te muestre a que me refiero.


    Veris hizo aparecer una enorme fuente repleta de agua cristalina, tanto que uno podía reflejarse perfectamente en él, como si se tratara de un verdadero espejo.


    —Si quieres saber de qué te hablo, observa detenidamente esa fuente, ahí vas encontrar la respuesta que buscas.


    Gerardo al acercarse a la fuente, esta comenzó a brillar generando una fuerte luz blanca que emergía hasta la superficie. Una vez que esa luz se apaciguo lo suficiente como para dejarlo volver su vista al agua, en ella pudo ver en escena la batalla que tenia Estefani contra Gualon.


    —Esa es…Estefani. — Dijo él al ver claramente la batalla de la princesa.


    —Imagino que debes haberte dado cuenta de la forma extraña de comportarse que tiene Estefani desde que se ha transformado.


    — ¿Tú sabes que es lo que le pasa?


    —Por supuesto que lo se muchacho. La causa de su comportamiento, al igual que el motivo por el cual obtuvo ese gran poder, es por el medallón de Lyra, quien de a poco se está apoderando de su alma.


    — ¿Qué has…dicho?


    —Estefani está desesperada. Ella vio como sus preciados amigos estaban siendo acabados por Gualon, es muy natural que haya recurrido a esto, inclusive sabiendo que esto la pondría en un gran riesgo a ella misma.


    El chico miraba la batalla de Estefani y se daba cuenta que la mirada de Estefani no era la que él conocía, se parecía más a la de un demonio totalmente furioso y carente de sentimiento alguno.


    — ¿Por qué…Estefani? — Gerardo cayó arrodillado con un gran dolor en su corazón, viendo como su compañera sacrificaba su propio ser con tal de proteger a sus amigos. — ¿Por qué tienes que hacer esto?, ¿Por qué tienes que sacrificarte?


    — ¿Por qué dices?, ¿Es que no sabes porque lo está haciendo?


    — ¿Eh?


    —Si ella pelea usando el poder del medallón es porque todos ustedes fueron demasiados débiles para enfrentar a Gualon, en especial tú Gerardo. Has entrenado, has aprendido técnicas, te han incentivado dándote palabras de aliento, pero… ¿qué es lo que has logrado jovencito?


    Como le respondería si Veris tenía mucha razón en sus palabras, Gerardo sólo podía permanecer callado y escuchar la triste realidad por parte de la hechicera.


    —Ya es hora que lo reconozcas, sólo le has causado problemas a Estefani, a quien supuestamente tú quieres tanto.


    —Yo…yo quiero ayudarla, yo… ¿Qué puedo hacer para ayudarla?


    —En estos momentos nadie le está ayudando ya que solo ella tiene el poder para enfrentar a Gualon. Pero si se tratara de habilidad en las peleas, Jack le seria de mucha más ayuda que tú. Al fin y al cabo, Jack es la persona que Estefani más quiere.


    —Cállate…no quiero escuchar más. — Gerardo se tapaba sus oídos, no quería que lo siguiera torturando con sus palabras.


    —Ah me olvidaba, la hermana de Estefani, ella si está interesada en ti. He visto como te protege de todo mal, inclusive se que ella ya se te ha confesado.


    —Tu… ¿Cómo sabes eso?


    —JaJa, hay muchas cosas que yo se que tu desconoces totalmente. Puede ser que esa chica Michelle sienta algo por ti, pero dime la verdad… ¿Crees realmente que mereces una mujer como ella?, ¿No piensas que eres muy poca cosa para una princesa?


    El silencio fue lo único que Veris recibía como respuesta ante esa pregunta.


    —No dices nada…Ja, no me sorprende, no tienes ninguna respuesta para darme. Lamento decirte que ese supuesto amor que siente Michelle hacia ti también es falso. A ella no es que realmente le intereses tú, a ella lo que le atrajo de ti fue tu gran parecido con su verdadero amor, quien murió hace ya algún tiempo. — Veris continuaba hiriendo el solitario corazón de Gerardo que no sabía de qué manera responder las duras palabras de la hechicera.


    El chico se tapaba los oídos, más allá de que no quería oírla, todo lo dicho por Veris lo escuchaba perfectamente, sin darse cuenta algunas lágrimas comenzaron a salir de sus ojos, sufriendo el continuo ataque verbal de ella.


    —Realmente no sé por qué motivo sufres Gerardo. Tú siempre has sabido tu realidad, y aunque intentaste ocultarla con esa falsedad a la que llamabas amistad, siempre supiste la cruda verdad. Gerardo siempre, pero siempre, estuviste solo y es hora que reconozcas que eso…nunca va a cambiar.


    Gerardo no paraba de llorar, odiaba escuchar esas duras palabras de Veris, quizás porque dentro de él creía que no estaba muy lejos de la realidad.


    —Basta, por favor, basta. — Suplicaba entre lágrimas.


    —No creas que yo soy cruel por lo que te acabo de decir. Sólo estoy tratando de hacerte abrir los ojos Gerardo. Pero yo no te he traído solo a contarte todo esto, hay algo que quiero ofrecerte y necesito que me escuches.


    —No voy a escucharte, yo quiero irme ya de aquí, Estefani me necesita.


    —Otra vez con eso, ¡¿cuándo vas a entender que ella no te necesita para nada?! Pero si de verdad quieres seguir con esa idea de ayudarla, entonces de todas formas querrás oír mi proposición.


    — ¿Qué quieres decir?


    —Lo que voy a proponerte puede ayudarte a recuperar a Estefani tal cual era y a su vez podrás derrotar a Gualon.


    —No se supone que tu estas de su lado, ¿por qué nos ayudarías a derrotarlo entonces?


    —Yo solo lo estuve utilizando para cumplir con mis propios objetivos, y como ya estoy muy cerca de lograrlos, ya no necesito que él permanezca conmigo. Por eso te ofrezco mi ayuda, pero a cambio…


    — ¿A cambio?, ¿Qué es lo que quieres Veris?


    Veris está a punto de ejecutar su siniestro plan, ¿Qué tendrá para ofrecerle a Gerardo?




    PROXIMO CAPITULO: SED DE VENGANZA
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  10.  
    Mitsuko-chan

    Mitsuko-chan Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2011
    Mensajes:
    153
    Pluma de
    Escritora
    ¿Por qué lo dejas ahí? D: estaba muy interesante, ¿ qué es lo que quiere Veris de Gerardo? ¿qué es lo que pretende hacer? me has dejado con mucha intriga...Pobre Gerardo, me da pena ese chico, eso fue una tortura psicológica...Ya quiero saber que va a pasar, Continuación por favor esta muy interesante ¡De verás!
    ¡Sayonara y cuídate! ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Sheccid

    Sheccid Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    493
    Pluma de
    Escritora
    Opino lo mismo que Mitsuko, le hubieras continuado, ahora no sé si Veris le este diciendo esto a Gerardo para molestarlo y que negocié con ella o es en serio y el corazónn de Estefani sea de Jack.
    Aparte ¿Mixchelle se quedará con alguien, es decir ¿se volverá a enamorar? Ella no mereció lo que le pasó a Cris, apenas se estaban conociendo y...que triste. Ójala Gerardo sepa lo que hace, independientemente de lo que le ofrezca Veris.
    Hasta la próxima, gracias por invitrarme, muy buen capi
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Ghea Kurai

    Ghea Kurai Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    17 Febrero 2011
    Mensajes:
    188
    Pluma de
    Escritora
    Pues a mi me parece que Veris solo esta abusando de la fragilidad, del punto débil de Gerardo.
    ;)
    Me gusta mucho este personaje, pues es astuto y sus planes son muy simples y exactos, Veris es una villana admirable, por eso ansío leer el proximo capitulo y ver que has pensado para el desenlace.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    1617
    CAPITULO LXXVII: SED DE VENGANZA




    Veris había secuestrado a Gerardo y se lo llevó a una dimensión paralela, ya que había algo muy importante que tenía que hablar con él. Durante toda la charla, la hechicera causaba constante dolor al muchacho torturándolo con sus duras palabras acerca de la realidad del joven, dicha realidad no estaba del todo ajena a su verdadera vida y eso era lo que principalmente le dolía a Gerardo.


    Ante todo esto Veris también le dijo que tenía una proposición que darle, esa oferta de la hechicera le permitiría a Gerardo lograr vencer a Gualon sin que Estefani se sacrifique ante el poder del medallón de Lyra. Pero esa alternativa no iba a ser gratuita, ya que Veris espera algo a cambio por parte del muchacho.


    Veris comenzó su plan, a la vez que Estefani luchaba contra Gualon desconociendo lo que estaba pasando a su alrededor.


    Gualon estaba tirado en el suelo, totalmente dañado en todo su cuerpo. Solo el inmenso poder que tenía desde un principio el demonio era lo que le permitía seguir moviéndose normalmente pese a tal paliza.


    —Mal…dita niña, no puedo creer que tú me estés derrotando de esta forma. — Un chorro de sangre cubría uno de los ojos de Gualon, quien se mordía los dientes de la bronca que sentía.


    —La soberbia es el principio de la derrota Gualon. — Ella a pasos cortos se iba acercando a su enemigo. — Es normal que alguien como tú nunca se le haya pasado por la mente perder de esta forma.


    —Perder, dime algo Estefani, ¿Crees que en realidad yo voy a perder?


    —Deberías verte en un espejo Gualon, tus condiciones son desastrosas. — Mientras Estefani hablaba con él, el malvado gobernante ocultaba un extraño objeto.


    Usando el pequeño recipiente que ocultaba detrás de él, Gualon quiso apoderarse del poder de Estefani, encerrándolo este en ese objeto. Estefani no se esperaba tal movimiento del demonio.


    — ¡Te confiaste mucho, ahora es mi turno de hacerme de todo tu maravilloso poder! — Decía triunfante creyendo que ya había vencido.


    Estefani estaba algo sorprendida, pero eso no le quitaba el semblante tranquilo que venía llevando desde el comienzo.


    — ¿Has dicho que conseguirás todo mi poder?, no recuerdo… ¡Haber usado mi verdadera fuerza contigo!


    El aura de la rubia, que ya de por si era sumamente grande, en fracciones de segundo se había elevado a un nivel incomparable, más allá de la imaginación de cualquier ser vivo en Sefiro. Tras esa explosión de poder, el pequeño recipiente que iba a usar Gualon quedo totalmente destrozado por tremenda fuerza descomunal.


    —Es…mentira, yo creía, yo creía que estabas peleando con todo desde el principio. — Los planes de Gualon se estaban desmoronando, ya no le quedaba nada por hacer, sabía a la perfección que él no era rival para Estefani.


    —Prepárate a morir, Gualon. — Los ojos de Estefani eran siniestros, deseosos de ver sangre, deseosos de hacer sufrir a su rival.


    Nuevamente Estefani atacaba a Gualon, aunque solo usaba sus dedos para lanzar poderoso rayos que desperezaban las partes del cuerpo del demonio que gritaba de dolor. Ante esos gritos de sufrimiento la princesa permanecía inmune, cualquiera que la veía podía darse cuenta que incluso disfrutaba el espectáculo.


    De esa cruel escena de tortura eran testigos todos los amigos de la princesa, incluyendo sus hermanas que veían preocupadas el accionar de Estefani.


    — ¿En verdad…esa es Estefani? — Miraba Michelle a su hermana, no creyendo del todo que se tratara de ella.


    —Esa no puede ser Estefani, esa crueldad no es propia de ella. — Respondía Yaina.


    —Creo que debimos haber escuchado a Gerardo. — Comentaba Jack también muy preocupado por Estefani.


    —Él intento advertirnos de este cambio de la rubia, pero nosotros no lo escuchamos, fuimos demasiados injustos.


    —No sirve de nada que te reproches ahora Demetria. — Le dijo Nasha.


    —Maestra Nasha, es que no puedo evitar pensar que nos portamos muy mal con él, y al final tenía toda la razón.


    —Eso lo sé Demetria, sé que no supimos escucharlo, o quizás no quisimos. Sólo pensábamos en que Estefani consiguiera derrotar a Gualon, pero jamás se nos ocurrió imaginarnos las consecuencias que esto traería.


    La culpa se había adueñado de todos ellos, en especial de una persona que sabía que había cometido un grave error al no escuchar a Gerardo.


    ¨Me burlé de él, no lo tome en cuenta, estas son las consecuencias de mis errores.¨ —Jack se reprochaba dentro suyo.


    Otra persona que estaba muy dolida por lo que estaba ocurriendo era Michelle, que a la vez se le sumaba su enorme preocupación por el bienestar de Gerardo, quien había sido secuestrado por Veris.


    ¨ Si no hubiera usado la técnica Inferno en aquella pelea con Reim, ahora tendría fuerzas suficientes para combatir contra Gualon y nada de esto hubiera sucedido. ¨ — Ella apretaba sus puños. — ¨ Maldición, ¿Para esto estuve entrenando tanto? ¨


    Tal desolador ambiente no era nada bueno para intentar salir a flote, y Randall el maestro de la mayoría de ellos lo sabía a la perfección. Así que algo debía hacer para cambiar esto.


    —Muchachos, entiendo cómo se sienten todos. Si es el caso yo fui el que más duro me comporte con Gerardo. Ya cuando tenga la oportunidad me disculpare con él, pero ahora lo que debemos hacer es encontrar la forma de detener a Estefani, aun estando en nuestras actuales condiciones tenemos que intentarlo. Y otra cosa en la que deberemos ocuparnos es la de encontrar a Gerardo, no podemos dejarlo solo con Veris, su vida corre riesgo.


    —Lo que dice Randy es cierto chicos, debemos idear un plan y cumplir con ambos objetivos cuanto antes. — Se adelanto a decir Nasha.


    —Agradezco tu apoyo Nasha, pero… ¡Déjame de decir Randy, y mucho menos delante de mis alumnos!


    —Oye, oye, cálmate, es solo una muestra de cariño, tontuelo.


    Todos estuvieron de acuerdo y se pusieron manos a la obra en idear cuanto antes algún tipo de estrategia para detener a Estefani y luego ir en rescate de Gerardo. Cosa nada fácil de hacer, mas teniendo en cuenta que ninguno de ellos tenía la fuerza suficiente para hacerlo y menos de hacerle frente a Estefani en su actual estado.


    En tanto Estefani seguía su brutal castigo contra Gualon, desperezando por parte diversos lugares de su cuerpo.


    —Vamos Gualon, esto no es nada divertido. Apenas estoy utilizando mi dedo para atacarte, ¿Es que no puedes hacer nada más que esto?


    —No…no quiero terminar así, yo debía tomarme venganza de ellas y obtener el poder suficiente para que todos sufrieran mi mismo dolor, ¿Por qué?, ¿Por qué esto resultó ser así? — Gualon apenas se arrastraba por el piso para intentar escapar de ella.


    Antes de dejarlo seguir avanzando, Estefani se le apareció de repente delante de él y comenzó a pisarle su mano.



    — ¡Aaaah!, basta, por favor, deja de hacer esto, tu ya…me venciste, ¿Qué más quieres?, ¡Acaba de una buena vez conmigo! —Gualon se quejaba de dolor y suplicaba que terminara de una vez con todo esto.


    —Imbécil. — Ella seguía pisándolo sin piedad alguna. — ¿Crees que estas en condiciones de decirme lo que debo hacer?, vas a sufrir Gualon, me aseguraré que tu muerte sea una bendición para ti.


    Antes de dejar que Estefani siguiera haciendo tal crueldad, sus hermanas se interpusieron entre ella y el demonio.


    —Ya basta Estefani, no es necesario que seas tan cruel, ya lo derrotaste. — Intentaba convencerla Yaina.


    — ¿Qué dices Yaina?, este sujeto asesino a nuestro a padre y a mucha más personas, él no merece piedad.


    —Nosotras sabemos lo que él hizo, no creas que es fácil para mí o Yaina perdonarle todo lo que ha hecho. Pero si tú sigues comportándote de esta forma, ¿no te convertirías en alguien parecido? — Le pregunto Michelle, tratando de hacerla recapacitar.


    — ¡Tonterías!, si yo hago todo esto es por el bienestar de todos nosotros y de Sefiro, ¿Es que acaso no me entienden?


    —No te pedimos que lo perdones Estefani, solo deja que sea el pueblo de Sefiro quien lo juzgue. — Agregó Randall.


    —Por favor Estefani, no sigas. — Jack miraba que la princesa tenía una mirada muy fría y distante, totalmente ajena a lo que ella era en realidad.


    Estefani estaba callada y seria, hasta que finalmente dijo unas palabras.


    —Chicos…les ruego que se aparten de mi camino, si no lo hacen…tendré que quitarlos a la fuerza.


    Los amigos de Estefani no podían creer esa reacción de su compañera que había perdido totalmente la razón.


    —Hermana, ¿Qué estás diciendo?, ¿Te has vuelto loca?, ¿O es que acaso ya no distingues entre tus amigos y tus enemigos? — Michelle se desesperaba de verla en ese estado.


    —Pierden su tiempo. — Dijo Gualon que aún estaba atrás de ellos mal herido. — Esta joven ha perdido su voluntad, el medallón finalmente se apoderó de su alma.


    —Eso no es verdad. — Contestó Jack molesto, no creyendo en sus palabras.


    —Jejeje, no me crean si no quieren, al fin y al cabo ustedes mismos son testigos del cambio de personalidad de la princesa.


    Los muchachos estaban tan ocupados charlando con Gualon que no se dieron cuenta que Estefani ya estaba muy furiosa y con ansias a la vez por atacarlos.


    —Les dije… ¡Que se apartaran de mi camino! — Estefani iba a usar su poder incluso estando sus amigos en el medio, ya nada le importaba a la princesa.


    Como enviada por los cielos, una persona detiene la mano de Estefani justo a tiempo, antes de que ella cometiera una locura.


    —Parece que has perdido el rumbo…princesa. — Decía Morgana mientras detenía con fuerza la mano de Estefani.


    Morgana apareció a tiempo para detener a una desenfrenada Estefani, ¿logrará hacerla entrar en razón?




    PROXIMO CAPITULO: PAGANDO SU DEUDA
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Mitsuko-chan

    Mitsuko-chan Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2011
    Mensajes:
    153
    Pluma de
    Escritora
    Oh estaba muy interesante ¿Por qué lo paraste ahí? :(( okey tu historia no me meto jeje...Que bueno que se dieron cuenta que fueron muy malo con Gerardo, lastima que fue tarde y también que suerte que apareció Morgana ojala que logre volver a Estefani a la normalidad y que ella no cometiera una barbaridad.

    Espero con muchas ansias el próximo capítulo :)
    ¡Sayonara y cuídate!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    missignoneon

    missignoneon Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    16 Julio 2011
    Mensajes:
    55
    Pluma de
    Escritor
    WOW! Al fin te alcance, es grandioso ver "sagas" tan largas en FFL, pero creo que has dejado de lado la narración y no es que no describas bien las acciones de los personajes, sino que la forma e interior del castillo y otros ambientes no los "explotas", espero y mejores esto poco a poco.

    Gracias por invitarme a leer, espero los siguientes capítulos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Aramiza

    Aramiza Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Diciembre 2012
    Mensajes:
    116
    Pluma de
    Escritora
    Gracias por invitarme, mentiría si te dijera que lo he leído todo pero voy a paso de tortuga... XD entre otras cosas me pierdo un poco en tus líneas... me revuelvo un poco con lo que dice cada personaje... Pero hasta el momento esta bastante interesante...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    1340
    CAPITULO LXXVIII: PAGANDO SU DEUDA




    Morgana intervino justo en el momento oportuno para evitar que Estefani cometiera una locura en contra de sus propios amigos.


    — Parece que has perdido el rumbo…princesa. — Decía Morgana mientras detenía con fuerza la mano de Estefani.


    —Tú… ¿Qué haces aquí?


    —Vine a detener el grave error que estabas a punto de cometer.


    — ¿Quien te crees que eres para decirme eso?


    —No me creo nada princesa, pero no puedo permitir que sigas actuando de esta forma. — Le respondía mientras hacía fuerza para detenerle su mano.


    — ¿No te puedes permitir dices?, no me hagas reír, yo no necesito que alguien como tú… ¡me de consejos! — Estefani se soltaba y retrocedía unos pasos para volver a atacar a la Silarus.


    ¨ Que fuerza, tan solo uso un poco de su energía y me obligo a soltarla. Esto no se ve bien, dudo mucho que pueda hacerle frente.¨ — Pensaba para si Morgana notando la enorme diferencia de poderes que había entre ambas.


    — ¿Qué te sucede mujer Silarus?, creí que me harías reflexionar acerca de mis actos, ¿O solo eres una habladora?


    —No soy una habladora, y si…he venido a hacerte entrar en razón Estefani. Está muy claro que ese medallón ha hecho que te descontroles completamente, ya ni siquiera puedes distinguir entre amigos o enemigos.


    — ¿Con que derecho vienes a decirme eso?, tú que la primera vez que te conocimos te hiciste pasar por una chica sensible y tierna, y todo para que, para lograr infiltrarte entre nosotros y así matarnos, eres una verdadera descarada.


    Los demás chicos que habían permanecido apartados luego de la sorpresiva aparición de Morgana, pensaban en la verdadera razón por la cual la Silarus luchaba contra Estefani.


    —Ella es Morgana, creí que se había marchado de Sefiro, ¿Por qué estará aquí?


    —Mas que preguntar eso Michelle, yo me preguntaría cuáles son sus verdaderos fines.


    —Yo también me pregunto eso Yaina, aunque en estos momentos creo que lo que más me preocupa es Estefani, y si Morgana puede ser una solución, entonces que bienvenida sea. — Dijo Randall un poco más relajado y tratando de ver el lado positivo al asunto.


    La Silarus y Estefani se veían fijamente, casi como estudiándose para ver quien daría el primer golpe.


    —Es irónico, hace pocos días tú eras uno de los malvados, ¿tanto ha cambiado esto?


    —Lo mismo debería preguntarte Estefani, dices que yo los engañe y tienes toda la razón, no puedo retractarme de lo que he hecho. Pero en tu caso, es mucho más confusa tu aptitud, no entiendo porque peleas contra tus amigos.


    —Yo los quiero proteger, pero si interfieren en mi camino solo lograran que les haga daño, no me compares contigo.


    Por unos pocos segundos, Morgana recordaba la forma en la que Gerardo se refería a Estefani, casi idolatrándola por su manera de ser, tan gentil y amable con todo el mundo, algo que había logrado conquistar el corazón del muchacho.


    —Escucharte hablar de esa forma solo me hace estar más convencida de que debo detenerte princesa.


    —Inténtalo, si es que puedes.


    La Silarus no tenía intención de matarla, solo quería hacerla desmayar con algún golpe por sorpresa, aunque sabía bien que Estefani con su poder actual la sobrepasaba enormemente en fuerza y no se lo dejaría nada fácil.


    Morgana buscaba la manera de ponerse detrás de Estefani, tenía que encontrar ese hueco en la defensa de la princesa para contrarrestarla con un certero golpe que lograda desvanecerla. Lamentablemente la batalla entre las dos seguía y no se veía ningún punto débil en Estefani, es más, era la Silarus la que comenzaba a dejar muchas grietas en su postura defensiva, lo que la ponía en un gran riesgo contra el poder de la rubia que apenas usaba una parte de su fuerza.


    ¨ No puedo negar que ella es una gran peleadora, por algo la nombraron una Silarus, pero ya no podrá resistir mucho mas.¨


    —Te has vuelto muy fuerte princesa. — Morgana tomaba algo de aire que comenzaba a faltarle.


    —Tú también lo eres Justine, ¿O debo llamarte Morgana?


    —Morgana, ese es mi nombre de guerrera Silarus, no me avergüenzo de llevarlo, pero ahora…estoy buscando un nuevo camino.


    — ¿Un nuevo camino?


    —Yo ya no deseo pelear, tenía pensado enfrentarme a Gualon como mi última batalla, pero viendo los resientes sucesos creo que eso ha cambiado rotundamente. Parece que mi pelea final será contigo.


    —Puedo hacerte una pregunta Morgana, me estaba preguntando qué puede hacer cambiar tan repentinamente la mentalidad de una guerrera como tú que sólo sabe pelear, ¿Por qué debes tener un fuerte motivo no?


    —Es curioso que justamente seas tú quien me lo pregunte Estefani. — Contestaba Morgana ante la pregunta de Estefani. — Si yo he decidido cambiar de vida se debe a uno de tus amigos.


    — ¿Eh?, uno de mis amigos. — Miraba con sorpresa la princesa.


    —Así es, ese sujeto vio algo bueno en mí aún cuando yo quise matarlo. Él confió en mí aún cuando yo tranquilamente lo hubiera traicionado. Por alguna razón que desconozco yo no pude matarlo, quise confiar en alguien, yo quiero creer…en ese perdedor. — La imagen de Gerardo se cruzó por su mente por unos segundos.


    Estefani la miraba extrañada, por alguna razón ella entendía de que hablaba Morgana, o mejor dicho, podía darse cuenta de quien estaba hablando.


    — ¿Ese perdedor?, te refieres a...


    —Si Estefani, me refiero a tu amigo, Gerardo. Él ha logrado cambiar mi forma de ver las cosas, por eso yo quiero compensarle de alguna forma, quizás haciéndote volver en si sea lo mejor que pueda hacer por el perdedor.


    Estefani por unos momentos volvía a ser la de antes y miró a su alrededor, notando la ausencia de su amigo.


    —Parece que te has dado cuenta Estefani, él no está aquí.


    — ¡Donde… ¿Dónde está Gerardo?!


    —Eso no lo sé, ya cuando llegue acá él no estaba con los otros.


    —No puede ser. — Estefani comenzaba a culpase por no haberlo defendido, mientras que su poder desenfrenado comenzaba a disminuir considerablemente.


    —Estefani, veo que comienzas a ser tu misma, me alegro, ya comenzaba a preocuparme de que nunca reaccionaras.


    —Yo trataba de protegerlos a todos, como es que deje que esto sucediera. — Se tomaba la cabeza con ambas manos no entendiendo lo que sucedía.


    —No hace falta que te castigues Estefani, por lo menos ahora has recapacitado, puedes ayudarnos a encontrar a… — No termino de completar su frase cuando vio que Gualon estaba detrás de Estefani ya a punto de atacarla. — ¡Ten cuidado Estefani!


    Al escuchar el grito de advertencia, Estefani se dio vuelta para encontrarse con que el malvado demonio que creía que ya había derrotado estaba aún en pie.


    —Debiste eliminarme cuando pudiste niña, ahora ya perdiste tu oportunidad, ¡morirás!


    El puño de Gualon llevaba la suficiente fuerza para acabarla pero de repente una puerta dimensional se abrió delante de ellos y en el salía un hombre con armadura de caballero de color negra, mismo color de su cabello cuyo largo le llegaba hasta su cuello y de unos ojos amarillentos demasiados profundos y siniestros como para tratarse de un ser humano ordinario. Ante este extraño suceso Gualon detuvo su ataque.


    —No…no puede ser tú… — Decía con temor Gualon, quien estaba delante suyo imponía tanto presencia como miedo a su vez y eso hasta el demonio podía sentirlo.


    —No sé quien seas tú, pero te lo diré una sola vez…vete ya mismo de mi palacio o sufre las consecuencias. — El hombre de la armadura voltio su mirada a donde estaba Estefani. — Lyra… ¿Eres tú? — Le pregunto el sujeto confundiendo a Estefani con la antigua soberana de Sefiro.


    —Y-Yo no me llamo Lyra, ¿pero tú quien eres?


    —Quien soy yo, es extraño que existan personas que no me conozcan. Yo soy el gobernante del reino de Sefiro, soy el príncipe Endinium. — Contesto él caballero ante la sorpresa en el rostro de Estefani.


    De la nada el fundador de Sefiro, Endinium, apareció en el campo de batalla, ¿De qué se tratará todo esto?




    PROXIMO CAPITULO: PALABRAS DE ESPERANZA
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Mitsuko-chan

    Mitsuko-chan Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2011
    Mensajes:
    153
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! ^^ ¡Que buen capítulo! de veras esta genial, me gusto mucho :) fue emocionante y divertido sin mencionar que dejaste la intriga jeje que bueno que Morgana hizo que Estefani recapacitara, lastima que no derrotaron a Gualon, pero por lo menos apareció Endinium para defenderlos.

    ¿Cómo esta Gerardo? seguramente sufriendo por las crueles palabras de Veris :( espero con muchas ansias el próximo capítulo ^^
    ¡Sayonara y cuídate!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Sheccid

    Sheccid Usuario común

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Enero 2012
    Mensajes:
    493
    Pluma de
    Escritora
    Oh, oh, me impactaron los capis (es que me tardé en leer, como ya te diste cuenta)
    Pero wow, creo que Gerardo ahora alberga el espiritu de Endinium, ojala acabe junto con Estefaní con Gualon y ya deje de andar dando lata el muy odioso maldito, pero ojala no tenga conseciuencias en Gerardo en albergar el alma del antiguo rey...le dejaste emocionante, no dejes de invitar
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    Ruriel

    Ruriel Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    346
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    La Leyenda de Estefani
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    100
     
    Palabras:
    1586
    CAPITULO LXXIX: PALABRAS DE ESPERANZA




    — ¿El príncipe Endinium dices? — Preguntó Estefani al caballero que la miraba detenidamente.


    —Así es, pero no entiendo, observándote detalladamente eres la misma imagen de Lyra, no lo entiendo. — El hombre lentamente se puso a la par de la princesa, acercando su rostro cerca de ella.


    —Y-Ya se lo dije señor, yo no soy esa persona de la cual usted habla. — Respondió un tanto nerviosa, ya que el hombre tenía su cara casi pegada a la suya.


    —Hey tú, ¿Quién te crees que eres para tratarla con tanta familiaridad a Estefani?, no te atrevas a tocarla. — Jack se había puesto algo celoso al verlo tan cerca de la princesa.


    — ¡Idiota! — Grita Gualon. — ¿No sabes con quien estás hablando?, ese sujeto es…


    —Endinum, si, ya escuche de quien se trata, pero eso no me importa. Si ese tipo se atreve a tocarla, se las verá conmigo.


    —Jack…tú. — Estefani miraba la férrea defensa del ladrón por su bienestar.


    Endinium decidió acercarse a paso lento hacia donde estaba aquel muchacho que parecía no se daba cuenta con quien hablaba.


    —Eres muy hablador joven, parece que no te han enseñado a respetar a tus superiores.


    —Sí, yo respeto a mis superiores, siempre y cuando ellos muestren respeto también.


    —Huh, que simpático, por lo visto la juventud de estos días no tiene morales. — Endinium en un movimiento casi imperceptible, atravesó el cuerpo de Jack, hiriéndole en su abdomen.


    Evitando la casi segura muerte del ladrón, que hacía apenas unas horas había sido revivido por Lloref, Morgana intervino y cruzo su espada de cristal negro delante de Endinium.


    — ¿Y tu quien eres mujer?, ¿Es que eres amiga de él?


    —No tanto amiga de él, pero si tengo algo más de cercanía contigo príncipe Endinium, ¿Es que te has olvidado que tú no encerraste en el inframundo junto a mis hermanos?, A lo mejor lo has olvidado, pero yo no.


    — Con que tú eres una Silarus… — Comenzando a recordar a la mujer. — Ahora lo entiendo, vaya, creí que en aquella oportunidad me había deshecho de todos ustedes.


    —Lamento defraudarte Endinium, pero para tu desgracia no soy la única que quedó con vida.


    Al escucharla decir eso, los otros muchachos quedaron sorprendidos por la noticia.


    — ¿Qué quisiste decir con eso Morgana? — Le preguntaba Demetria a la Silarus.


    —Lo que acabo de decir es que mis hermanos siguen con vida. — Todos quedaron perplejos ante la novedad, ya que pensaban que los habían derrotado.


    —Pero…no es posible, si nosotros…


    —No te preocupes Michelle. — Le corto la frase Morgana. — No creo que ellos tengan ahora deseos de pelear contra ustedes, ya que han dejado de ser enemigos para nosotros.


    El príncipe Endinium comenzó a reír repentinamente.


    —Jajajaja, ¿Así que los humanos dejaron de ser enemigos para ustedes los Silarus?, ¿Cómo es posible eso?, creí que sus objetivos eran permanentes sin importar las circunstancias del caso, ¿A qué se debe esto?


    —Yo no puedo hablar por el resto de mis hermanos, ya que no creo que ellos aún hayan perdonado del todo a los humanos, pero en mi caso, la razón por la que cambie de opinión tiene un nombre, se llama Gerardo.


    — ¿Gerardo? — Pregunto Endinium, mientras tanto Michelle no esperaba que Morgana dijera tal cosa. Desde cuando la Silarus se hizo tan cercana al muchacho como para pelear ahora por ellos.


    —Viéndola pelear de nuestro lado, me resulta difícil imaginar que en algún momento ella quiso asesinar a Estefani, es como si estuviera viendo a otra persona. — Comentaba Yaina.


    —Es verdad, no sé si podemos confiar totalmente en ella, pero parece ser que por ahora esta de nuestra parte. — Dijo Randall.


    Pese a todo Michelle no se le veía tan convencida de creer tanto en Morgana, es más, claro estaba que no confiaba nada en ella, tal vez era una cuestión de química entre las dos o a lo mejor la inesperada confianza que había entre la Silarus y Gerardo no le causaba nada de gracia a la princesa.


    ¨ No se dejen engañar chicos, ella no es tan confiable como creen.¨ — Se mordía los labios con algo de bronca, o a lo mejor con algo de celos.


    —Mujer, si tu idea es vengarte de mí, me temo decirte que no será posible, ¿Por qué sabes que no tienes ninguna oportunidad?, ¿Lo sabes no?


    —Nosotros los Silarus nunca nos ponemos a medir la fuerza de nuestra oponente, solo combatimos por instinto. Medir a nuestros rivales es algo que no se nos pasa por la cabeza, eso es algo que sólo haría un cobarde para intentar huir de una pelea.


    —Puedes que tengas algo de razón mujer, pero en circunstancias como estas sería mejor… ¡Que fueras un cobarde! — Con tan sólo desplegar su aura de energía, Morgana se vio obligada a retroceder debido a la inmensa energía agresiva que sintió en todo su cuerpo.


    Estefani que se quedó cerca de ella vio como Morgana parecía temblar, posiblemente a causa de esa fuerza.


    — ¿Estás bien Morgana?


    —Yo…Estoy bien princesa Estefani, pero no creo que salgamos vivas de aquí.


    —No digas eso, todos hemos pasado por momentos muy difíciles y lo superamos. No creo que ahora sea distinto.


    —Tú no lo entiendes, no te das cuenta… — Mirando como Endinium se acercaba. — De lo que él es capaz de hacer.


    —Mujer Silarus, al ser la única de aquí que en verdad sabe de lo que soy capaz, debería de advertirle a sus amigos de que desistan de la idea de atacarme. Usted mejor que nadie sabe que eso sería algo realmente estúpido.


    — ¿Por qué dices esas cosa Morgana?, Nosotros acabamos de vencer a Gualon, no veo por qué no… — Estefani si tenía una virtud era la de no darse por vencida, aún en las situaciones más críticas, ¿Pero en realidad esta sería una excepción a esa regla?, ¿Ella realmente puede hacerle frente a alguien como Endinium?


    —Sigues sin entenderlo. — Suspiraba fastidiada. — No por nada eres amiga de ese perdedor. Endinium, junto a Lyra, fueron los guerreros más poderosos que han existido en nuestro mundo. Nadie ha estado ni siquiera en la suela de sus zapatos como para hacerles frente, ¿En verdad crees que una princesa inexperta en combates pueda ser un buen rival para él?


    Estefani tenía poco para discutirle, si en verdad las historias que se contaban sobre Endinium eran ciertas, no había manera de que ella pudiera hacerle frente, pero de todas maneras, eso no sería suficiente motivo para que ella bajara los brazos.


    — ¿Crees que no lo sé Morgana?, ¿Piensas que no he medido la magnitud de su fuerza?, a pesar de ser alguien inexperta en los combates como dices, no puedo dejar de percibir su poderosa aura de energía. Es algo que hasta el menos capacitado en pelear podría hacerlo.


    —Entonces si lo sabes, ¿Por qué insistes en querer pelear contra él?


    —Tú misma lo dijiste Morgana. Así como a ti Gerardo te hizo cambiar de rumbo, las personas que me han rodeado han volcado sus esperanzas en mí. Mis padres, mis amigos, todos ellos confían en que lograré salvarlos de este mal, es por eso que no puedo dejarme vencer tan fácilmente. Es por eso que yo quise cambiar y volverme una mejor persona, todo con tal de conseguir esa tan anhelada paz que todo el mundo desea.


    —Pero Estefani… — Morgana no podía creer la fuerza interior de esta chica, ella que casi toda su vida había peleado, jamás había mostrado una determinación como el que tiene la princesa.


    —Y hay otro motivo Morgana…


    — ¿Qué?, ¿Otro motivo?


    —Así es, y llamativamente tiene el mismo nombre que el motivo de tu cambio. — Ella giro para verle el rostro de la Silarus, mostrando una enorme sonrisa. — No sé porque, pero mi destino precisamente esta involucrado con el de él, y si todo es como la leyenda cuenta…Gerardo y yo, salvaremos a Sefiro.


    Michelle, Yaina, Demetria, los maestros Randall y Nasha e incluso todos los hombres guerreros de la ciudad de Ideya, eran testigos de la fuerte voluntad de Estefani, que parecía inquebrantable.


    Por otra parte, Endinium quien la había confundido con Lyra, también admiraba el coraje de la rubia El hecho de que alguien no le demostrara temor alguno era digno de alabanza.


    —Gerardo, han nombrado mucho ese nombre, ¿Es que ese tal Gerardo es tan fuerte como para que confíen en él?


    —Claro que confió en él. — Contesto Estefani sin sentir temor alguno. — Es por eso que venceremos, es más, yo misma le entregue una valiosa pulsera que perteneció a mi madre, como una muestra de mi confianza en que él me la devolverá cuando todo esto termine.



    — ¿Una valiosa pulsera? — Endinium levantó su brazo derecho y les enseño algo. Se trataba de una pulsera, precisamente la misma que Estefani le había entregado a Gerardo.


    —Esa es…Esa es la pulsera de mi madre, ¿Por qué la tienes tú?, ¿Qué le has hecho a Gerardo?


    —Con que ese tal Gerardo era quien llevaba consigo este pequeño adorno, entonces si ese es el caso, me temo decirte que ese joven a quien le confíate esta valiosa joya…ha dejado de existir.


    Todos quedaron con sus ojos muy abiertos al oírle decir eso a Endinium.


    — ¿Qué has dicho?


    —Dije que ese joven del que tanto esperabas, ha dejado de existir, ya que el cuerpo que ves delante de ti, es lo único que queda de él.


    La noticia cayó como un balde de agua fría para los presentes, ¿Qué es lo que ha pasado con Gerardo?




    PROXIMO CAPITULO: MENTIRAS Y TRAICION
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso