Long-fic La Escuela que Cambio mi Vida

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Yoko Higurashi, 27 Mayo 2011.

  1.  
    Syel

    Syel Extraña

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    984
    Pluma de
    Escritora
    ola!!!
    muchas gracias por esta continuación que te ha quedado realmente llena de emociones. Ahora resulta ser
    que Inuyasha es el malo, pero...¿cómo puedo creer algo tan feo como eso el torpe de Kouga? ¿No era más fácil que tomará a Kagome y se fuera con ella dejando a Inuyasha cólerico? Todo a sido su culpa si hubiera dejado escapar a inuyasha nada de esto estuviera pasando, pero por el contrario si lo hubieras hecho así este climax tan lleno de acción no abría existido. Me encanta tu forma de narras la acción porque sabes expresarte muy bien lo cual (como algunos sabemos) es muy difícil. Me has dejado con la duda de saber quien es la mujer que apareció de verdad me has dejado muy confundida así que esperaré hasta el próximo.
    pobre sango, que impotencia ha de sentir al ver a su hermano atacandola y no poder hacerle nada por ser de tu sangre, miroku dañado y como siempre naraku disfrutando desde lejos sin ensuciarse las manos.
    se despide
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Misuzu

    Misuzu Usuario VIP

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Septiembre 2012
    Mensajes:
    1,239
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola Yoko, siento no haber comentado antes estaba atrasadicima y ocupada con las clases no me perdono a misma yo he leido este fic desde el principio y nunca he comentado. Pero ahora si, de ahora en adelante lo hare : ) y me encanta y al igual te felicito el capitulo 47 y apenas va por la mitad de la historia, wao primer ff tan largo que tengo el placer de leer :D.
    Bien, primero los pequeños errores que vi, nada grave:


    Te comiste la letra "e" : )


    Segun las reglas del guion largo: "Cuando los guiones encierran las palabras del narrador, siempre van pegadas a este y no a las del personaje. Al igual que el dialogo anterior. Quedaria así:


    Si quieres puedes echar un vistazo a herramientas de escritores, hay estan dichas reglas. Espero que no te moleste, solo te quiero ayudar : )

    Ahora sobre el fic; me dejaste asombrada me imagine la esena de accion las balas, el auto a toda velocidad, los golpes de Koga, todo ; ) y yo ya creia que por fin se liberaria de sus garras( ese Naraku siempre con una mente tan abominable, malvada y vil, simplemente me cae pesimo como puede haber alguien tan enfermo ) y Kagura, que comprensiva ya me lo esperaba, sabia que ella ayudaria Kagome a escapar y apuesto que es ella la que le proporciona las armas, espero que algun dia Kagura sea libre eso seria si vencen a Naraku :( en verdad esto es pura pelea cada quien con un oponente, al principio crei que el niño de cabello blanco era Jakudoshi, pero el no tiene cabello blanco jijiiji >_<
    No me imagino como va terminar todo esto, pero espero que bien claro : )
    Bueno amiga me despido espero ansiosa la conti, por cierto ¡Felicitaciones! por ganar el primer lugar en la actividad "Alicia en el país de las Maravillas" pronto me paso por alla. Sayonara :*
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Yoko Higurashi

    Yoko Higurashi Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    27 Mayo 2011
    Mensajes:
    374
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La Escuela que Cambio mi Vida
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    58
     
    Palabras:
    2589
    Nota de la Autora: Konichiwoa!!! ¿Cómo están todos? Yo aquí reportandome para el siguiente capitulo de "La Escuela que Cambio mi Vida" creo muchos me van a mentar la mamá cuando lean este capitulo porque (spoiler) pero debo decir que a mi este episodio me agrado, por fin ya no tuve que redactar tanta violencia, no es que no me guste, pero es difícil, sobre otras noticias voy a subir hoy nuevo episodio de mi fanfic vocalid "Un Pequeño Tercer Milagro" apenas acabe de escribirlo, pero mientras les dejo nuevo episodio, diciéndoles que odio a mis compañeros de Basketball ¬¬ ayer tuve basketball, pero un día antes había ido al centro de la ciudad con la maleta que suelo llevar para basketball, en eso me dan propaganda para contratar striptis o como se escriba, yo la guardo, y ayer cuando fui a Basketball, saque casi todo, solo deje un libro, un manga y metí mis cosas de basketball, y es que ayer era día de partidos, pero no me tocaba jugar, en eso saco el libro y el manga para leer y llega una Kouhai y me pide el manga, lo empieza a leer, pero en eso al final del manga se había colado esa publicidad y ahora piensan que soy una pervertida ¬¬ le digo "Solo es un hombre en calzones" tratando de molestarla, llamando la atención de otros compañeros a lado, y uno dice "Es que ella no tiene la mentalidad tan sucia como otras" ¬¬ yo solo digo, ¡Solo es propaganda! y que... ¿¡Acaso los hombres no usan ropa interior!? ¬¬ pero bueno es la pequeña anécdota de mi vida que a muchos de ustedes no les interesa :D y mientras tanto algunos se saltaran esto e irán directo al capitulo donde les espero XD
    ¡Sean felices y tengan buen día!
    Atte.
    YokoHigurashi
    =X

    Capitulo 48: Discusiones Absurdas...

    — ¡Koga!— Inuyasha parecía utilizar todas sus fuerzas en decir tan solo esa palabra— ¡Para esta tontería!

    Naraku parecía más tranquilo, bebió un sorbo de su copa para luego dejarla caer al piso dejando derramar el resto del contenido en el mismo, luego miro al niño y dijo palabras totalmente inaudibles para mí, para luego darse la espalda y aparentemente retirarse del lugar.

    — ¡Naraku!— grité mientras entre todas las armas tome la única que sabía más o menos manejar— ¡Alto ahí!— tome las flechas y el arco, apuntando a Naraku, el cual antes de voltear le había insertado una flecha en su hombro, el cual empezó a sangrar.

    — Parece ser…— el tomo la flecha con sus manos y la arranco— que te pareces mas a Kikyo de lo que esperaba— el me ignoro, empecé a aventar más flechas pero las evadió con excelente habilidad para entrar a la casa, después de unos minutos de pelea y yo buscando otra arma que pudiera usar, se escucho el ruido de un motor y por la parte trasera, totalmente distante de mi, era un auto negro y se veía la sonrisa de Naraku, escapando de lo que era esa pelea.

    — ¡Carajo!— gritó Inuyasha— ¡Ese maldito cobarde!

    — ¡Tú…!— Koga parecía iba a aventar un golpe, pero en ese momento su expresión se vio de dolor, empezó a presionar con su mano izquierda su brazo derecho mientras caía lanzando un grito de dolor.

    — ¿Qué?— Inuyasha parecía desconcertado al ver a Koga caer al suelo de la nada.

    — Parece que el juego a terminado por hoy…— dijo el niño de pelo blanco mientras con un movimiento le quitaba de las manos el bastón a Miroku, dejando la punta de su lanza en su cuello— ¡Kohaku!— grito mientras lanzaba un silbido para que apareciera un caballo blanco con un pelaje pelirrojo.

    Sango que se enfrentaba a Kohaku, estaba exhausta de evadir los golpes, pero de la nada Kohaku al oír la voz de aquel niño, usando su cadena y apoyándose en una de las columnas se apoyo para subir al caballo rápidamente mientras el niño de cabello blanco tiraba de las riendas y salían corriendo.

    — Eso me dio un susto…— Miroku estaba paralizado por haber tenido tan cerca la punta de la lanza de aquel niño.

    — ¡Kohaku! ¡Kohaku!— gritaba Sango tratando de correr hacia él, pero tropezando con una piedra cayó al suelo llorando, Miroku apenas vio esto reacciono y fue a abrazarla.

    — Este lobo…— Inuyasha se levantaba sacudiéndose la tierra de la ropa sin poder mover su brazo izquierdo— ¿Qué carambas te pasó?— Koga tenía los ojos abiertos, pero perdidos, se veía le dificultaba respirar y no podía moverse, era como si agonizara— ¡Debería…!— Inuyasha iba a lanzar una patada a su cara pero antes de que lo hiciera yo corrí hacia Koga y loa abrace fuertemente.

    — ¡Inuyasha!— grité mientras lo veía a los ojos— ¡No puedes atacar así a Koga!

    — Tu…— decía Inuyasha a regañadientes— ¿¡Por qué estas defendiendo a ese lobo sarnoso!?

    — Esta mal herido— dije mientras acariciaba su cabello— algo le ha pasado, ¡No se mueve!— empecé a lagrimear.

    — ¡Pero nos ha atacado sin razón!— me grito furiosos— ¡Incluso me ha roto el brazo!— dijo aún más enojado, mas yo solo lo vi a manera de suplica.

    — El no sabía lo que hacía…— fue todo lo que dije mientras le entregaba las fotos que anteriormente me había dado Koga.

    — ¿Qué esto?— decía Inuyasha sorprendido apenas vio las fotos— ¿Soy yo?

    — Inuyasha…— Miroku iba hacia nosotros cargando a Sango en su espalda— déjame ver eso— Inuyasha obedeció y le dio las fotos en la mano a Miroku.

    Por un rato todo era silencio, Inuyasha pareció envuelto en ira contenida hacia mí, yo mientras había recostado la cabeza de Koga en mis piernas mientras acariciaba su cabello, pareciera que él hubiera sido engañado por Naraku, era claro, por lo menos para mí, que Koga no era el enemigo.

    Miroku saco una pequeña lupa de su pantalón y empezó a inspeccionar las fotos, parecía serio mientras con cierto esfuerzo seguía sosteniendo a Sango, su rostro empezó a volverse cada vez más reservado en cuanto a la situación, pero de un momento a otro se dirigió a Inuyasha para volver a hablar.

    — Está claro que este es un fotomontaje— dijo mientras con una mano trataba de separar una de las fotos, en la que estaba Inuyasha.

    — ¿Qué hay de las demás?— le pregunté a Miroku.

    — Son reales…— su rostro se veía sombrío y algo triste, como si aún negará esa realidad— trate de buscar detalles que le delataran, pero no lo encuentro, solo me deja pensar que son reales, pero esta foto— refiriéndose en la que sale Inuyasha— es obvio es falsa, a simple vista parecerá parte de las otras, pero si notamos detalles, Inuyasha está parado firmemente no en una pose de combate como la que está manteniendo en este momento, también su mano derecha cerrada en forma de puño, deja a entender que Inuyasha está sosteniendo algo, ya que este siempre cierra su puño completamente, y otro detalle es la ropa de Inuyasha, lleva la ropa de la escuela— Miroku sacó una leve sonrisa de seguridad— está claro que ese Inuyasha fue tomado de espaldas cuando iba camino a la escuela, aunque debo admitir pusieron mucho detalle en la foto.

    — Este lobo tonto fue engañado tan fácilmente— Inuyasha parecía enojado aún, pero su expresión se había suavizado un poco.

    — En realidad es entendible— decía Miroku.

    — No todos conocen a Inuyasha en su rutina diaria— Sango hablo levemente— para cualquiera que no está habituado a ti o no te conoce, es claro que serias el culpable.

    — ¿Sango estas consciente?— decía Miroku tratando de ver el rostro de Sango.

    — Si…— dijo casi en un susurro, ella parecía triste y trastornada.

    — Pero… ¿Qué hacemos con Koga?— dije interrumpiendo el silencio— parece ser que está en un estado totalmente grave— apenas dije eso, Inuyasha lo levanto con solos su mano derecha y lo acomodo en su hombro.

    — Hay que llevarlo al hospital— su rostro se veía serio y un tanto molesto— yo lo llevo.

    — Pero tu brazo…— le dije un tanto angustiada— ¡Tu tampoco estas bien!

    — ¡Cállate!— me gritó furioso— tampoco soy un debilucho que no pueda hacer nada.

    — Inuyasha…— mis ojos lagrimeaban mientras el cargaba a Koga, Miroku con una sonrisa mientras aún cargaba a Sango me ofreció su mano y salimos caminando de ahí, pero una duda invadió mi mente y tuve miedo, si todas esas muertes eran reales y el culpable no había sido Inuyasha ¿Quién era?

    El infierno había llegado a su fin, o eso pensé… Koga e Inuyasha habían llegado al hospital, Miroku solo tenía heridas menores al igual que Sango, y yo, parecía haber sido la única en salir ilesa de la situación, lo cual me había hecho sentir culpable, pues todo eso había sido mi culpa.

    En el hospital, era demasiado tarde, yo tenía frío y mucho sueño, estaba sentada sola en una de las bancas, aún no había llamado a mi familia, Miroku estaba en otro lado hablando con Sango, debía admitir hacían linda pareja, yo… me sentía sola, solo quería ver a Inuyasha.

    — Señorita Kagome… —decía Miroku mientras se dirigía a mí en compañía de Sango — ¿Está bien? —dijo mientras se sentaban a mi lado.

    — Si, estoy bien… —estaba un tanto triste, y tenía tanta culpa al ver los vendajes de ellos, que habían ido a salvarme y yo estaba totalmente bien, aún así ellos se preocupaban por mí.

    En eso Inuyasha salió de una de las habitaciones con un yeso en su brazo izquierdo, se sentó en otra de las bancas, un poco alejada de donde estábamos nosotros, me miro y luego giro su cabeza con cierto desdén, como si yo le hubiera hecho algo, cosa que me sorprendió.

    — Parece ser que la batalla con Naraku fue más fuerte de lo que pensábamos —dijo Miroku con una sonrisa.

    — Más sorprendente fue ver a Koga —mi rostro se mostro serio y preocupado por él— aunque parece fue engañado por Naraku.

    — Kagome… —dijo Sango mientras me sostenía las manos— ¿Crees que él esté bien?

    — Es probable que los médicos lo salven Sango—dijo Miroku— parece ser que le habían insertado un tipo de droga en su cuerpo y necesita lo limpien de ella —yo solo me mantuve en silencio, mire un momento a Inuyasha y luego pensé que Koga aún no sabía la verdad y que ahora Inuyasha lo detestaba más aún.

    — ¿Y creen…—les dije a Miroku y Sango, los cuales rápidamente me dirigieron la mirada —…qué cuando Inuyasha y Koga vuelvan a verse habrá una batalla como la ocasión pasada? — tenía tanto miedo de volver a ver una situación así.

    — Por favor Kagome… —dijo Sango— haz algo para que Inuyasha recupere su buen humor —yo la mire fijamente sin entender a que se refería.

    — ¿Eh? —esa pequeña petición me había desconcertado, mientras yo volvía a dirigir mi mirada hacía Inuyasha.

    — El se mostraba muy preocupado por ti —dijo nuevamente Sango, mientras yo aún estaba sorprendida, ¿Inuyasha? ¿Realmente le había preocupado tanto mi secuestro?

    — Ve con él… —dijo Miroku— no merece seguir así Kagome— yo solo les hice casi y me levante para dirigirme hacía Inuyasha.

    El se mostraba molesto, mirando hacia la pared, su mirada era un tanto enojada y preocupada, su mano derecha se aferraba a la banca, y sus piernas estaban cruzadas, no se movía en ningún momento, como si estuviera vigilando algo, en cierto modo Inuyasha si se me figuraba como un perro.

    — Hola…—me puse frente a él con una sonrisa—Inuyasha…— el solo giro su rostro y cerro sus ojos, como si no quisiera verme—perdona por haberte preocupado y gracias por rescatarme —le dije tratando de suavizar el ambiente.

    — ¿No crees que hubiera sido mejor dejarte con ellos? —su voz parecía calmada, pero se notaba algo de coraje en ella.

    — ¿Eh? —nuevamente escuchaba cosas que no entendía.

    — Te dejaste llevar por las tonterías que dijo ese inútil—yo aún no entendía a que se refería Inuyasha.

    — ¿Dices tonterías?—le pregunté a Inuyasha mientras me sentaba a su lado— ¿Te refieres a cuando el joven Koga me dijo de su familia y de qué tú eres demasiado peligroso?—dije tratando de recordar a que se refería Inuyasha— ¿Estás molesto por eso?

    — ¿¡Por qué nunca me entiendes!?—gritó mientras se levantaba en menos de un segundo y me miraba con una cara totalmente roja— ¡Claro que no estoy molesto por eso!—me dijo, mientras yo lo miraba a los ojos y pensaba “Si está molesto”

    — Inuyasha… —le mire a los ojos— solo quiero que sepas que nunca creí ni una sola palabra del joven Koga.

    — ¡Aún así lo protegiste! —me gritó, como si ese pequeño momento le hubiera molestado.

    — Pero yo no siento nada por el joven Koga— le dije.

    — ¡Ah! ¡Pues si! —volvió a decirme—yo no obligue a que me lo dijeras Kagome—se volteo para no mirarme, mientras hacia una cara de puchero, como la que hacen los niños pequeños— ¡Esas cosas no me interesan!… lo mejor será olvidarlo— y así se quedo de pie mientras yo suspiraba, nunca podía entender al 100% que era lo que realmente quería Inuyasha.

    — Oye… —me llamo Inuyasha, mientras volvía a sentarse para verme al rostro— por favor ya dime qué fue lo que pasó entre ustedes para que lo defendieras tanto— su cara se veía curiosa y preocupaba, y ante mi sorpresa yo solo sonreí.

    — Inuyasha… —le dije tiernamente, para cambiar mi rostro sonriente a uno furioso— ¿¡Me puedes decir de qué rayos estas dudando!? ¡Por esa razón me ves de esa manera! ¿¡Verdad!?—le grité mientras el volvía a levantarse de golpe.

    — ¿¡Eh!? ¿¡Por qué siempre buscas algo para molestarte conmigo!?—su rostro seguía rojo de enojo, mientras yo acercaba mi rostro al de él.

    — ¡Porque siempre malinterpretas las cosas!—le dije totalmente enojada.

    — ¡Ay! Cierra la boca—me dijo— ¡No quiero volver a ver tu horrible cara! ¡Vete lo más lejos que puedas!

    — ¿A si? —le pregunté, mientras lo miraba con una cara un tanto decepcionada— ¡Sango!—grité de la nada.

    — ¿Si? Dime… — ella parecía asustada.

    — ¿¡Tienes celular!?—le grité enojada, no hacia ella, sino hacia Inuyasha.

    — Si claro… — ella se veía todavía más asustada.

    — ¡Por favor! ¿¡Me lo prestarías!? —le volví a gritar.

    — ¿A quién piensas llamar?—Sango parecía angustiada como si creyera que iba a cometer algún delito o algo parecido.

    — ¡Ay si! —Inuyasha seguía en su actitud de niño berrinchudo que ya me estaba cansando— Ahora resulta que vas a dejarle un mensaje a tu amado Koga—apenas dijo eso, me puse todavía más furiosa y lo vi a la cara para gritarle nuevamente.

    — ¡Voy a llamar a mi casa para decirles que regreso! ¡Tonto!— lo dije en tan alta voz que Inuyasha cayó al suelo mientras mi voz resonaba en los pasillos del hospital, para lo que varios médicos al mismo tiempo abrieron sus puertas para silenciarme mientras tomaba el celular de Sango y llamar a mi familia.

    — No es cierto… — decía Inuyasha temblando en el piso mientras me alejaba de ahí con el celular en mano—esta mujer no me da miedo…—dijo aún temblando en el suelo— ¡Maldita seas!— me gritó.

    — Hola mamá… — dije una vez marcado el número de mi casa.

    Kagome…—se escuchaban las lágrimas de mi madre mientras alegremente decía— ¿Dónde estás?— yo solo ignore sus lágrimas para tratar de contener las mías, lo cual fue imposible.

    — Voy de regreso a casa… — con una sonrisa colgué el teléfono y salí del hospital, esperando nunca volver a repetir ese incidente.

    CONTINUARA...
     
    • Me gusta Me gusta x 11
  4.  
    Syel

    Syel Extraña

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    984
    Pluma de
    Escritora
    jajaja
    me ha fascinado el capitulo, me ha gustado mucho la parte de su discusión por que lo
    hiciste igual al del capitulo (no recuerdo si es el 36 o 37) en donde el desconfia de ella, solo que aqui
    te falto cuando shippo dice que da miedo, como amo a esa pareja, que gracioso!!!
    me gusto como cambiaste la frase de "sango, me prestas a kirara" por "sango me prestas tu celular"
    no sabes, eso me ha matado de la risa, aunque me gusta mucho que Inuyasha sienta celos, muchos celos, si!!
    se que enloqueci jaja pero gracias por todas las invitaciones y esperare a lo que sigue. solo espero que sea inuyasha el que pida perdon y no kagome ya que ella es la que siempre va a pedir perdon aunque no tenga la culpa
    se despide
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    kikyo taisho

    kikyo taisho Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    24 Junio 2012
    Mensajes:
    14
    wow despues de tanto suspenso y tanta accion ya hacia falta un momento de relax y a como me rei con la discusion de inuyasha y kagome jejeje ay mi inu le tiene miedo jejeje espero conti pronto y ke aya reconsiliasion, no me los vayas a dejar enojados ok??

    bueno nos lémos luego sayonara n.n
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Yoko Higurashi

    Yoko Higurashi Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    27 Mayo 2011
    Mensajes:
    374
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La Escuela que Cambio mi Vida
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    58
     
    Palabras:
    2089
    Nota de la Autora: ¡Konbawa a Todos! ¿Cuántos me sintonizan para otro emocionante capitulo de este fanfic? Haber... levanten sus manitas, xD ok no... en realidad quería tomar esta vez este pequeño rincón para hablar con ustedes pero... (sacando hojita) me he dado cuenta llevo mucho tiempo sin agradecerles su apoyo y el estarme soportando las tonterías que escribo, bien ahora que nos acercamos a épocas navideñas, como saben mañana es noche buena y pasadomañana navidad ¿Qué esperan de Santa? No lo sé, pero yo solo quiero agradecerles a las que siempre (o casi siempre) me comentan, como son "Sakura Michealis", "Kikyo Taisho", "Bella Luna", "Dark Diabla", "Kagome Taisho", a las que no muy seguido me comentan pero igual me son gratos sus comentarios porque por lo menos se que están pendientes de este fanfic, como son "Misaky-chan", "Lilit", recientemente "Yurimaru Taisho", así mismo les agradezco a los que le dan "Me gusta" aunque no se si realmente leen el fic, O.o pero bueno, le dan "Me gusta" como son "Natasya Taisho", "Melpómeme" y "Dark Moon" entre otros, en si les doy gracias a todos aquellos que han seguido este fanfic, perdonen si no menciono a todos pero menciono a los mas recientes, ya que sin ustedes hace mucho hubiera abandonado este fanfic porque no hubiera tenido la motivación suficiente para continuar escribiendo nuevos capítulos, en realidad les estoy muy agradecida, y debo decir que este fanfic no es mio ¡Es de ustedes! por todo el apoyo que me han dado (ya se que sueno muy cursi, pero es la verdad) y debido a eso les tengo un regalo que escogeré a petición de mayoría de votos para a mas tardar el 25/12, las opciones son estás.
    A) El siguiente capitulo trate sobre este capitulo pero desde la versión contada de... (cualquier personaje que escojan menos Naraku)
    B) Un Capitulo Especial (Cualquier personaje que escojan, de no ponerse de acuerdo pero pidan un episodio especial, lo haré yo de quien escoja)
    C) El Capitulo Normal, es decir el siguiente de este (Ya no quieren especiales) pero que traiga pregunta para ganar una imagen como la que hiciste capítulos atrás
    D)El siguiente capitulo normal pero desde el punto de vista de Inuyasha

    Esas son las opciones de regalo que les ofrezco, checo votaciones a mas tardar mañana en la mañana para tener tiempo de hacer el capitulo, así que espero lean esto, sino... pues ya ni modo XD, aún así muchas gracias por su apoyo y ya no les detengo más y les dejo con el siguiente capitulo el cual nos regresa al trama de la vida escolar tranquila de Kagome.

    P.D: Para quien no lo noto ¡Gané la pluma de Estaño! ¡Gracias en serio a ustedes y este fic! Por ellos tengo este gran logro.

    Atte.
    YokoHigurashi
    =X

    Capitulo 49: La Distancia entre Tu y Yo

    — Voy de regreso a casa… — con una sonrisa colgué el teléfono y salí del hospital, esperando nunca volver a repetir ese incidente.

    Apenas regrese a casa un tanto cansada, mi madre lloraba de felicidad mientras me abrazaba, mi hermano y mi abuelo igualmente estaban a mi alrededor gritando “Kagome, Kagome ¿Estás bien?” yo solo los veía con mis ojos lagrimosos mientras decía “Ya estoy en casa” en ese momento ya no pensé en Inuyasha, ni en nada…solo en mi familia.

    — ¡Kagome! ¡Kagome! — era el pequeño Shippo que iba corriendo hacia mí con lagrimas en los ojos mientras se aventaba a abrazarme.

    — ¡Shippo! — y yo así mismo lo abrazaba fuertemente.

    Aquella noche hable con mi familia de lo asustada que estaba, pero no les conté nada de lo sucedido, no les conté ni de Naraku, de Kagura, de Koga, de las peleas que se suscitaron ahí, no les dije de Inuyasha.

    Y en la noche sufrí de insomnio mientras recordaba una y otra vez la batalla entre Koga e Inuyasha, los golpes, la furia de los dos, aquellas fotos, mientras recordaba la mirada de Inuyasha en el hospital y las palabras de él:

    — ¡Ay! Cierra la boca¡No quiero volver a ver tu horrible cara! ¡Vete lo más lejos que puedas! — resonaban una y otra vez dentro de mi mente.

    — Tonto… — susurre mientras me cobijaba la cara y abrazaba al pequeño Shippo que dormitaba en mi cama.

    Así pasaron los días sin que Inuyasha me buscará estando yo en casa descansando antes de asistir nuevamente a la escuela, cada día estaba más furiosa y una mañana cualquiera con un día que tal vez era precioso mi cara estaba tensa y cada que metía un bocado en mi boca de aquel pescado asado, que había preparado mi madre, suspiraba con ganas de querer gritar “¡No quiero verte tampoco Inuyasha!” o algo por el estilo, mi hermano y Shippo me miraban curiosamente, mi madre sonreía mientras comía de su tazón y mi abuelo parecía pensativo.

    — Hermana… — decía Sota con una sonrisa en su cara — dame la salsa por favor.

    — No te cuesta ningún trabajo levantarte y tomarla — le dije furiosa mientras él me miraba con miedo.

    — Olvídalo, mejor me lo como así… — su cara aún parecía perturbada mientras comía el arroz silenciosamente.

    — ¿Se puede saber por qué tienes ese mal genio estos últimos días? — mi abuelo se mostraba estricto — sabemos que hace unos días sufriste una situación angustiosa y no sabemos los detalles, pero estamos una comida en compañía de todos ¿No podrías sonreír un poco más? — empezó a sonreírme mientras ridículamente levantaba su plato y movía los palillos con los que comía — ¡Se feliz! ¡Se feliz como una lombriz!

    — No fue… — decía mi hermano mientras yo seguía comiendo ignorando todo — gracioso — mi abuelo puso cara de no creerlo.

    — ¿Ah? — apenas dijo eso me levante de la mesa asustando a mi hermano nuevamente.

    — Gracias… — fue todo lo que dije mientras recogía mis platos para lavarlos y tanto mi abuelo como hermano suspiraban del estrés.

    — Oye hija… — alcancé oír a mi abuelo — ¿Tu sabes que sucedió? — pregunto.

    — No lo sé — si algo tenía mi madre es que era demasiado calmada y aquel día mientras dejaba de tomar su té — ¡Una varita en el té! Es de buena suerte — me sonreía amistosamente mientras yo la veía con cierto escepticismo mientras lavaba los platos.

    Camino a la escuela estaba un tanto más relajada, respiraba hondo mientras cargaba mi mochila y caminaba lentamente hacia la puerta del instituto con una sonrisa en mi rostro.

    — Hace mucho que no venía a la escuela… —dije en un suspiro.

    — ¡Kagome! —oía unas voces a mis espaldas.

    — ¿Eh? — apenas me di la vuelta vi las cara de mis amigas con alegría — ¡Yuka! ¡Eri! ¡Ayumi! ¡Buenos días!… Hola — dije con una sonrisa.

    — ¡Oye! ¿¡Cómo puedes estar tan tranquila!? —dijo Eri con una cara un tanto molesta, mientras yo recordaba haber hablado con mi familia el hecho de que en la escuela evitaron dar a conocer mi incidente.

    — Tenemos algo que contarte —le siguió Yuka, para mi sorpresa.

    — ¿Eh? — ¿A qué se estarían refiriendo?

    — Mientras faltabas a la escuela por sufrir el síndrome del turista, sucedió algo — dijo Ayumi con cara de preocupación mientras yo estaba más desconcertada con eso de “Síndrome del Turista”

    — ¿Ah? ¿Qué diablos es el síndrome del turista? — dije en voz alta mientras pensaba el hecho de que mi abuelo estuviera investigando nuevas enfermedades para dar excusas.

    Pero mientras yo consideraba el hecho de las absurdas excusas de mi abuelo para poner cuartada a un asunto un tanto grave que había vivido, mis amigas no perdieron tiempo en llevarme a una parte de la escuela, donde se encontraba Hojo, el cual estaba acomodando su bicicleta en la sección correspondiente.

    — ¡Buenos días Hojo!—aparecía corriendo una linda senpai de cabello ondulado y obscuro, ojos cafés tono verdoso por lo que logre discernir, y cargaba a su lado una raqueta de tenis.

    — Hola… —dijo Hojo con una sonrisa mientras se iba con ella en dirección a la escuela.

    — Mira eso —dijo Eri en un susurro.

    — Esa niña es de último curso—agrego Yuka, mientras los veíamos hablar amistosamente de camino a la entrada de la escuela —últimamente permanece todo el tiempo con Hojo —estábamos concentradas en aquella imagen, que no lograba entender— y al parecer a él no le molesta su presencia— termino de decir Yuka.

    — ¿Qué piensas Kagome?—dijo Eri velozmente mientras me miraba, pero… ¿A qué se refería? ¿Qué debería pensar?— ¿Qué vas a hacer?

    —Nada— le dije sin dudarlo y con toda sinceridad—eso no es malo Eri…

    — ¿Qué dijiste?—pregunto Eri como si no creyera que le respondiera eso.

    — Si no lo cuidas te lo robaran—dijo Ayumi un tanto angustiada.

    — ¿¡Hace poco se te confeso Hojo!? ¿No?—dijo Yuka furiosa.

    — ¿Eh? Si—no recordaba haberles contado de aquel incidente.

    — ¡Pues tu rival es una de último curso! —Yuka parecía realmente preocupada, como si le estuvieran quitando el novio —tienen un aire más maduro, más experiencia, una mujer así puede engañar fácilmente a un chico “distraído” como Hojo —siguió diciendo — ¿No crees?—pero aunque me dijera eso, mi mente estaba en otro lado “¿Qué estará haciendo Inuyasha?”, por un momento aquella pregunta pasó por mi mente.

    — No me interesa salir con Hojo…—dije mientras seguía viendo a la nada, donde hasta hace unos segundos Hojo estaba platicando con aquella superior—porque la verdad somos completamente diferentes—finalicé.

    — ¿¡No me digas qué…!?—dijo Yuka mientras la interrumpía levantándome de los arbustos donde estábamos escondidas para espiar a Hojo.

    Camine unos pasos para dirigirme a la entrada de la escuela, pero Yuka y Eri, las cuales a veces se me hacían un tanto fastidiosas, impertinentes y metiches, corrían hacia mí para ponerse delante y verme a la cara con una mirada acusadora de “Tienes que contarnos” y yo las miraba con cierta indiferencia.

    — ¡Lo sabía! Estas saliendo con otro chico y no quieres decirlo —dijeron de la anda para mi sorpresa.

    — ¿Qué?—pregunté todavía tratando de asimilar aquella acusación que no sabía si era falsa o cierta, ¿Yo estaba saliendo realmente con alguien? ¿Con Inuyasha? ¿Era por eso que había perdido el interés en Hojo? Era una situación un tanto confusa para mí.

    — ¡Si tú tienes novio!—volvió a decir Eri animadamente.

    — Pues si…—le siguió Yuka— de lo contrario no estarías tan tranquila, eso es fácil de saber.

    — Y ¿Quién es el chico?—volvió a atacar Eri con su mirada fija en mi.

    — ¡Dínoslo! —dijo Yuka posteriormente también fijando su mirada en mi.

    — ¡Confiésalo de una vez!—finalizaron las dos con una cara y una actitud que trate de ignorar ¿Qué les podía decir?

    Inuyasha era el único en quien pensaba, pero hace poco había tenido una discusión con él, “¿Había sido culpa mía?” Pensé por un momento, ¡Claro que no! Él también había cooperado a ello, él era celoso, impertinente, enojón y no entendía razones, era… ¡Fastidioso!

    — ¡Ya déjenme! —les grite a Yuka y Eri— ¿¡No ven que no quiero saber nada de ese muchacho!?—termine diciéndoles.

    —Si tiene novio—dijo Ayumi un tanto sorprendida a mis espaldas mientras esa frase me hacía enojar más, Inuyasha no era mi novio, aunque era importante en mi vida.

    — ¡Por eso…!— “No puedo pensar en Hojo como pareja” mi frase quedo incompleta pues en ese momento sonó la campana de la escuela, ¡Aquella maravillosa campana! — ¡Eh!—dije con alivio— las clases van a comenzar ¡Hay que darse prisa!— empecé esta vez a correr hacia el instituto y mi salón dejando atrás a mis amigas con sus preguntas y acusaciones incómodas.

    — ¡Kagome espéranos!—podía escuchar a Yuka y a Eri a mis espaldas corriendo.

    — ¡Espérenme!—y posteriormente a Ayumi.

    Apenas entre al salón y me senté a mi pupitre para desgracia mía lo único en lo que pensaba era en ese idiota de Inuyasha, “¡Ah! Como detesto esto” me dije a mi misma en voz alta recordando aquel momento en que él había desconfiado de mi sobre mi situación con Koga, el siempre malinterpretaba las cosas y me culpaba a mí de ello sin darme razón alguna ¡Era realmente fastidioso! Y era obvio no le importaba.

    En todo ese tiempo que estuve ausente no me visito ni una vez, ni si quiera me llamo, aunque para empezar ni si quiera tenía mi número, así mismo ahora en mis clases no me busco ni una sola vez, ni si quiera dejo algún mensaje, nada… y yo… me sentía sola.

    CONTINUARA...
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  7.  
    Syel

    Syel Extraña

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    984
    Pluma de
    Escritora
    hola!!
    wii, Primer comentario :p
    Antes que nada debo decirte que es un placer leer cada capitulo de tu historia y mucho más comentar para darte en apoyo así que esta de más decir que "no es por nada". En segundo lugar me gusta la opcion D) el capitulo narrado por Inyasha, me interesaría saber que es lo que pasa en la cabezota de ese tonto, es decir, sus celos, su enojo, su triteza...su amor si, si, sixD
    y en tercerra, me gusto mucho tu continuación. Kagome se esta guardando muchos sentimientos y eso no es bueno porque a la larga le vendrán afectando tanto a ella como a los que la rodean, por ejemplo su hermano, pobre, él solo quería salsa y su abuelo solo queria hacerla reir (auqnue a mi si me hizo reír con lo de la lombriz jajaj =D). Luego estan sus amigas, se que son fastidiosas pero tampoco es para que las traté así, ellas solo buscan que Kagome tenga una relación en lo que a su parecer es el chico más lindo de la escuela, nadie tiene culpa de su enojo. Además ella también esta enojada por que Inuyasha ya ni la volvió a buscar (y todo por culpa de Kouga) ni a llamar, en pocas palabras, tanto Kagome como el cabezota hueca de Inuyasha tienen la culpa (en especial Inuyasha por celoso compulsivo)
    Te deseo una bonita noche buena y por supuesto una gustosa Navidad!!!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    kikyo taisho

    kikyo taisho Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    24 Junio 2012
    Mensajes:
    14
    wow wow wow estuvo genial la continuacion pobre kagome (bueno mas bien lod ke la rodean jeje) tiene muchos sentimientos guardados y el tonto de mi inu ke n parece ke no se preocupa por ella n.n

    bueno ahora kisiera decirte ke para mi es un plaser leerte porque eres genial escriviendo y me encanta tu historia

    y sobre tu pregunta mr gustaria la opcion D) o algun especial sobre el punto de vista de inuyasha me encanta como narras usandolo a el de referencia n.n

    bueno te dejo, eres genial, te cuidas n.n sayonara
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Misuzu

    Misuzu Usuario VIP

    Capricornio
    Miembro desde:
    8 Septiembre 2012
    Mensajes:
    1,239
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola amiga gracias por siempre avisarme cuando actualizas, ya se que no comentó siempre pero ya n pasará ahora va a ser siempre :) wao felicitaciones la pluma de estaño es un honor tenerla. Yo levante la manita jeje ok no, que linda con lo que escribistes: Este no tu Fic es de nosotras tus lectoras, lindo pero recuerda que la que lo escribe eres tú y yo te agradezco a por seguirlo e uno de mis favoritos y uno de los primeros que leí cuando llegue aquí :3

    Wao me gusto mucho, hay Kagome aceptado te estas enamorado de Inuyasha sin darte cuenta :3
    Cuando estaban comiendo me hizo recordar a uno d los primeros capítulos d la serie jeje ese genio de Kagome cuando se molesta hay que tenerle miedo >_< y sus amigas no es que me caen mal sólo que son fastidiosas.

    Sobre el regalo escojo está opción: es la que te suponías XD
    D)El siguiente capitulo normal pero desde el punto de vista de Inuyasha

    Se despide con cariño tu amiga y fiel lectora, felices fiestas. Sayoo :-*
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Yoko Higurashi

    Yoko Higurashi Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    27 Mayo 2011
    Mensajes:
    374
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La Escuela que Cambio mi Vida
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    58
     
    Palabras:
    2262
    Nota de la Autora: Konbawa a Todos!!! ¿Cómo se la están pasando? Espero que bien xD Porque por aquí todo tranquilo, y yo cumpliendo mi promesa para su regalo de Navidad y por mayoría de votos el regalo es "El siguiente capitulo normal pero desde el punto de vista de Inuyasha" es decir que seguimos con la historia normal pero desde el punto de nuestro amado protagonista je je je :D en si es un episodio ligero lleno de risa y algunos recuerdos de Inuyasha, debo admitir a este punto él ya narra más fluido y menos traumado con Kikyo :D pero así mismo algunas sentirán la hostilidad de él xD volviendo al tema, este es (por si no lo habían notado) el capitulo 50 de este fanfic que lleva más de 1 año en este foro, debo decir que este capitulo es muy especial por muchas razones, ya que 1º es un regalo de navidad para ustedes, también porque es el capitulo 50, este fanfic lleva más de 1 año en fanficlandia, porque es desde la perspectiva de Inuyasha, porque es mega gracioso y lo hice con mucho amor, así mismo espero lo disfruten mucho y espero recibir aunque sea un comentario por él, cualquier corrección o critica son bien recibidas, ya saben ¡Buena actitud! Y sobre todo ¡Feliz Navidad! ¡Que disfruten sus regalos! ;)
    Atte.
    YokoHigurashi
    =X

    Capitulo 50: ¡Tu tienes la culpa!


    ¿¡Qué Rayos le pasa a Kagome!? Nunca considera como me siento, ¿¡Quién la entiende!? Voy a salvarla y ella defiende a ese ¡Estúpido Lobo Sarnoso! Luego se enoja conmigo, es obvio que voy a estar enojado ¿¡Por qué hace esto!? Pero… ¡Me las va a pagar! Si piensa que iré a pedirle disculpas está muy equivocada, a pesar de todo lo que hemos pasado ella me sigue tratando así, pues que sea ella ahora quien se disculpe conmigo ¡Ya dije!

    — ¿Todavía enojado Inuyasha?—me despertaba de mis pensamientos Miroku mientras desayunábamos en la mesa para ir a la escuela.

    — ¿¡Quién está enojado Miroku!? —le dije mientras comía rápidamente mi tazón de arroz para servirme más — ¡Deja de decir tonterías!

    — ¿Sabes? No deberías estar tan enojado por la situación de la señorita Kagome —empezaba él a comer un poco de arroz mientras yo volvía a sentarme a la mesa —si le pidieras disculpas yo creo que todo esto se resolvería.

    — ¡Patrañas! ¡No iré a pedirle disculpas! —le grité mientras volvía a comer— ¡Yo no hice nada malo! —Miroku acababa de comer y dejaba el plato en la mesa.

    — Esta bien, haz lo que quieras… —dijo mientras se levantaba de la mesa— pero por lo menos haz algo con tu carácter— tomó su mochila y se dirigía a la puerta.

    — ¡Ese es mi problema! ¡No tuyo! —le alcancé a gritar pero ya no respondió, yo llenó de ira seguí comiendo, casi atragantándome y apenas deje de comer me incline un poco sobre la silla dirigiendo mi mirada al techo mientras recordaba los hechos.

    Curiosamente llevaba mucho tiempo que no pensaba en Kikyo, ahora mis pensamientos se llenaban de Kagome, ¿Qué significaba eso? ¿Acaso estaba olvidando a Kikyo? Pensaba en el peligro en que ella había estado hace poco por mi culpa, aún así tampoco quería que ella no estuviera a mi lado, de algún modo… me había acostumbrado a ella.

    — ¡Achu~! —estornude estrepitosamente de la nada, rompiendo mis pensamientos — ¡Maldición! —dije reaccionando rápidamente— ¡Alguien está hablando mal de mí! ¿¡Quién demonios será!? —pero obviamente no recibí respuesta y solo me levante de la mesa, me puse el sacó del uniforme, tome mi mochila y salí camino a la escuela.

    Mientras caminaba recordando hace poco el escándalo que había hecho en la mesa, recordaba una conversación que tuve hace mucho tiempo con la abuela de Kikyo, cuando yo me había peleado con esta y ella no quería dirigirme la palabra, estaba tan molesto como hoy, pero no estaba enojado con Kikyo, sino conmigo.

    Recordando que mientras le ayudaba a aquella anciana de Kaede a ir a comprar cosas para la comida estornude de la nada y volví a hacer aquel escándalo.

    — ¡Maldición! ¡Alguien está hablando mal de mí! ¿¡Quién demonios será!? —volví a repetir en aquella época.

    Inuyasha… —me decía aquella anciana mientras estaba concentrada en sus cosas — es normal que la gente hable mal de ti —su voz era calmada, ignorando mis gritos, como si tratará con un niño pequeño, a pesar de que no era tan pequeño— sueles cometer tonterías de las cuales te arrepientes.

    — ¿¡Qué dijiste!? —le gritaba enojado, la culpa no había sido mía, había sido de Kikyo o eso pensaba en aquel entonces— ¡Oye anciana Kaede! ¿¡Por qué dices que suelo cometer tantas tonterías!?

    — Porque eres un tonto —dijo sin chitear— ¡El mayor de los tontos! —agrego mientras terminaba de pagar sus compras y la cajera le miraba algo divertida.

    — Muy lindo su nieto —le decía mientras le daba el cambio, a lo que la anciana Kaede no dio respuesta.

    — Sabes Inuyasha que Kikyo te quiere mucho —dijo aun queriendo conversar conmigo— y a pesar de que eso sea algo tan importante para ti dejaste que se molestará y dejará de hablarte.

    ¡Ah! —grité en desesperación— ¡No molestes! Además ella dejo de hablarme por su propia voluntad —replique.

    — ¡Voy a llamar a mi casa para decirles que regreso! ¡Tonto! —dije volviendo a la realidad mientras arremedaba las palabras que hace unos días Kagome me había dicho en el hospital — ¡Que coraje! ¡Maldita Kagome! —grité nuevamente de la nada.

    — Inuyasha… —dijo Miroku en la entrada de la escuela después de haberme escuchado, tenía una cara seria que pensé que iba a reprenderme— no sabes imitar a la señorita Kagome— eso hizo que me sorprendiera y casi cayera al suelo por lo mismo.

    — ¡Eso es lo que menos importa Miroku! —le grité mientras me dirigía a la escuela con él a mi lado.

    En cuanto llegue a la escuela, el sol cubría la mayoría de los pupitres mientras yo botaba mi mochila en el mío, Miroku en silencio de igual manera acomodo sus cosas y se dedico a su típico coqueteo con las chicas en aquella típica mañana.

    Por la ventana logre distinguir a Kagome en compañía de sus amigas, parece que por fin había decidido venir a la escuela después de su ausencia de varios días, ella se veía bien para mi, aún así me dio curiosidad que fui a verla, pero en cuanto baje y fui a donde se encontraba, ella ya no estaba ahí.

    Entonces usando mi olfato trate de sentir su aroma, dulce, agradable, un aroma que siempre me había gustado, me recordaba tanto al aroma de Kikyo, aún así Kagome tenía algo distinto, algo… especial.

    Cuando fui tras ella no sabía que esperaba, no sabía que quería, pero la veía hablando con sus amigas desde lejos, parecía que veían algo peor no lograba distinguir por la cantidad de arbustos que cubrían y desde mi ángulo que no me daba mucho rango de visión.

    Al ver que no tenía nada que decirle a Kagome presione mis puños con enojo y me dirigí de nuevo a mi edificio y a mi salón, me senté en mi pupitre y apoye mi cabeza acomodando mis brazos aparentando dormir, ¿Qué era lo que pasaba conmigo?

    Cuando salí de la escuela, iba en mis pensamientos o enojos, recordando palabras viejas y algunas nuevas, estaba confundido sobre mí y lo que estaba experimentando y quería dejar de pensar por unos momentos, tal vez debería correr o tal vez entrenar, pero sentía flojera.

    — No tiene caso que nosotros nos apresuremos —era la voz de Miroku que parecía hablar con alguien— ya que en este momento no podemos hacer nada para aclarar la mente de Inuyasha —por lo que vi era a Sango cargando a Shippo ¿Qué hacía esa cosa aquí? No sabría decirles.

    — ¡Si! —dijo Shippo con una cara molesta desde los brazos de Sango— ¡Pero lo tonto jamás se le va a quitar! —dijo mientras yo trataba de controlarme para no ir a pegarle en su cabezota por bocón— lo conozco muy bien y va a ser muy difícil que Inuyasha acceda— termino diciendo.

    — ¡Ah! Por cierto… —dijo Miroku— no quiero que ninguno de ustedes hablen de esto con Kagome —dijo Miroku mientras yo me acercaba cada vez más a ellos.

    — ¿Y por qué no quieres? —dijo ese enano de Shippo.

    — Piensen en el carácter de Inuyasha —prosiguió Miroku mientras yo me cocía de coraje, hablaban de mi como si me conocieran a la perfección ¡No soy tan incoherente!— Si él sabe esto, el no se armara de valor para pedirle disculpas a la señorita Kagome —está bien Miroku ¡Te mataré por metiche!— ustedes saben muy bien que Inuyasha es muy orgulloso —es mas Miroku ¡Te herviré vivo con harina tempura!

    Al final no le hice nada a Miroku puesto parecía muy cómodo hablando con Sango, yo les pasé de largo, ellos no me habían notado, ¿¡Qué carajos hablaban!? ¿Por qué debía disculparme con Kagome en primer lugar? ¡Siempre el problema era yo! ¡Eso me tenía harto! Pero a pesar de que me decía eso a mí mismo mis pasos me llevaron a la casa de Kagome, mientras me trepaba en el techo cerca de una ventana de donde provenía la mayor parte de su olor, supuse era su cuarto, pero no miré solo me quede en el techo recostado.

    — Nadie puede verme… —dije mientras miraba al cielo un tanto molesto— Esa tonta de Kagome… ¡No se lo voy a perdonar! —grité para mi mismo mientras me levantaba del techo dejando mi mochila y sacó de la escuela en el mismo, tomaba con mis manos un tubo del techo para girar y entrar velozmente por aquella ventana— ¡Le pediré que se disculpe!

    Al entrar rápidamente sin que nadie me viera me di cuenta que aquella habitación tan ordenada estaba vacía, parecía que Kagome aún no volvía de la escuela, tal vez se había ido por ahí con sus amigas o algún otro lugar, de algún modo sentí cierto alivio cuando vi que no estaba, era como quitarme una obligación de encima.

    — Que curioso… —dije para mi mismo mientras aspiraba el aroma de aquella habitación— este cuarto huele mucho a Kagome —por unos segundos disfrute la cálida esencia de Kagome, adoraba tanto ese aroma, esa sensación que inicie a mirar hacia su ventana pensando en ella.

    — ¡Ah! Pero si es… —la puerta se abrió de repente mientras yo empezaba a gritar histéricamente por la sorpresa— Inuyasha —voltee precipitosamente para ver al hermano menor de Kagome comiendo una bolsa de papas fritas.

    — Ah~ ay ay ay —dije sin poder reaccionar aún a la situación.

    — Todavía te acuerdas de mí —me dijo ignorando mi expresión— ¿Verdad que si? —parecía contento de verme— Soy el hermano menor de Kagome, mi nombre es Sota —yo tenía la mente en blanco y no podía moverme por la sorpresa o más bien susto que me había dado este niño.

    — ¿Ah? ¿Eh? —dije empezando a tranquilizarme mientras le miraba fijamente.

    — ¿Nos visitas? —me preguntó, como si para él fuera lo más normal del mundo que me metiera por una ventana a escondidas al cuarto de su hermana.

    — Si, claro que si —a pesar de la situación dije eso un tanto nervioso y tratando de calmarme por el susto que me había llevado hace unos segundos.

    — ¡Bien! —decía aquel niño con una papá en su mano— eso me da gusto, oye… peleaste con mi hermana ¿Verdad? —me pregunto de la nada para mi leve sorpresa.

    — ¿Eh? — ¿Kagome les habría dicho algo a su familia?

    — Es que mi hermana últimamente ha estado de mal humor —dijo con una enorme sonrisa en su cara— ¡Es terrible! —concluyó mientras yo solo me agachaba y sentaba en cuclillas en el suelo cerca de la lateral de la cama de Kagome— ¿Qué te sucede? —preguntó Sota mientras me miraba fijamente y yo me sonrojaba ¿Todavía estaba molesta Kagome? ¡Qué mujer tan orgullosa que es!

    — ¡Ya llegue! —era la voz de Kagome que se oía desde la planta baja mientras se abría la puerta de su casa.

    — ¡Qué bien! Mi hermana llegó —dijo aquel niño mientras se preparaba para gritar— ¡Oye hermana! El chico Inuyasha está aquí… —rápidamente le tape la boca mientras él se movía sorprendido por mi acción.

    — ¡Escúchame bien enano! —le dije mientras lo agitaba y él me veía un poco asustado— quiero que guardes en secreto mi visita ¿¡De acuerdo!? —le grite y el solo acento la cabeza un poco atolondrado.

    — Si… si —me alcanzo a decir mientras el viento entraba por la ventana y los nervios aumentaban de que Kagome me descubriera, entonces de un brinco llegue a la orilla de esta poniendo mis manos en la parte de arriba del techo para brincar hacia el mismo.

    — ¡No se te olvide! —le dije volteando hacia él antes de hacer mi maniobra— ¡Es un pacto entre hombres!

    — ¡Una promesa entre hombres! —dijo el pequeño mientras con una mirada decidida asentaba su cabeza dándome a entender que podía confiar en él.

    — ¡Ja! —dije mientras velozmente subía al techo, tomaba mis cosas y salía de ahí justo a tiempo que Kagome entro a su cuarto.

    ¿Así que Kagome estaba enojada aún? ¿¡Qué carajos quiere esa mujer!? Fue ella la culpable, que quede claro ¡Fue ella! ¡No yo! Y si alguien tenía que pedir disculpas de todo esto era ella, no yo ¿Quedo claro? ¡Ella!

    CONTINUARA...
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  11.  
    Syel

    Syel Extraña

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    984
    Pluma de
    Escritora
    hola!!!
    Antes de comentar tu capitulo, quiero decirte que espero que te hayas pasado una feliz navidad y pues proximamente te deseo unn prospero año nuevo.
    Ahora si...amm, pues me gusto mucho!!! Aunque Inuyasha siga siendo un tonto, pero tienes razón estaba muriendome de la risa, tanta que mi mamá me mando a callar XD.
    Ahora resulta que la pobre de Kagome es la culpable? osea ella solo trató de ser amable con Kouga, el que Inuyasha sea celoso ya no es su prolema. Esa parte donde estornudo, supongo que era porque Kagome hablaba de él, y la escena donde imitó la voz de Kagome y Miroku le dice que no sabe imitar me dio tantas ganas de volver a ver el anime (además de que me dio risa)
    Hay si no, ahora la que tiene que pedir perdón es ella y es él quien la va a buscar para exigirle que ella le pida perdón. Lo que quiere es verla, esa es la verdad. Ambos son orgullosos, solo falta esperar quién es el que va a pedir perdón. A algunas palabras le faltaron acentos pero en general esta bien redactado tu escrito, solo en esta parte me confundi, no se si es un error de dedo o así va la historia:
    supongo que tendría que ir:
    y otra parte
    creo que usaste mucho dijo...sustituye el primero por no se..."señaló, murmuró, contestó" o algo así, sin más esperare otro capitulo. Me gustó haber leído la perspectiva de Inuyasha.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Yoko Higurashi

    Yoko Higurashi Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    27 Mayo 2011
    Mensajes:
    374
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La Escuela que Cambio mi Vida
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    58
     
    Palabras:
    2601
    Nota de la Autora: Hola a Todos!!! La 8º página de este fanfic ¡Vaya! Si que ha sido largo ¿No es así? Perr aún falta mucho, mi meta es tener el fanfic mas largo de todo el foro (Mentira) :p En realidad mi meta es entretenerlas un rato sino es que hacerlas reír a veces, en realidad este fanfic va entrando poco a poco al clímax aunque tranquilas... Tienen historia para el rato, ahora bien se que me he tardado mucho pero estoy en época de reinscripciones, aparte de que soy de último curso y próximamente haré examen de admisión en lo que es la universidad y si es algo angustiante, no quiere decir que dejaré de escribir, solo tenganme paciencia ya que si tardaré en sacar, así mismo que tengo otros proyectos, aparte de que pronto (el 3 de Marzo para ser exactos) es mi cumpleaños ¡Yap! -.-" 18 años ¿Saben que significa eso? ¡Si! :D ¡Ya puedo ir a la cárcel!.... (sonido de grillos) Ok no... ese no es el significado, en realidad significa mas responsabilidades y mas estrés a mi lista ¿Acaso no es maravilloso? :D Pero bueno... espero no todo sea tan malo, pero les aviso ya que tengo planeado darles algo especial ese día, y volvemos a las votaciones, ya que a muchas les debo tiempo por lo que pasó la última vez, esta vez les daré a ustedes un regalo en mi cumpleaños, pero esta vez solo les dare tres opciones, así que escojan bien y expliquen el porque la escogieron xD o sino... por lo menos digan que piensan de mi idea... así mismo... ¿Acaso soy la única que sigue viendo los emoticones de Halloween? Ya estamos en Febrero y siguen aquí ¡Ea! ¡Halloween for Ever and Ever! xD Bueno, Bueno... regresando a las opciones tenemos:
    A) Siguiente capitulo desde el punto de vista de Inuyasha
    B) Capitulo Especial de:
    1. -Historia de Miroku
    2. -Historia de Sango
    3. -Historia de Shippo
    4. -Historia de Inuyasha
    • Inuyasha y Kikyo
    • Sentimientos de Inuyasha hacia Kagome
    C) Capitulo normal pero con probabilidad de una imagen especial hecha por mi

    Esas son las opciones, si escojen la B que les dan 4 opciones, pongan solo, Ejemplo: "Queremos la opción B4 punto 2" o algo así, ok... sonó muy código espía, pero es para ser mas específicos y a la mera hora no haya quejas... ahora bien sigue este capitulo que para gusto y honra ¡Adivinen! ¡Si! Inuyasha y Kagome siguen peleados :D Pero este capitulo volvemos a la visión de Kagome y veremos que tal avanzan estos dos ¡Qué disfruten el capitulo!

    Atte.
    YokoHigurashi
    =X

    Capitulo 51: ¿Dónde estás?

    — ¡Vamos Kagome! Dinos —decía Eri mientras todas después de clases habíamos ido a comer al WCdnal— ¿Quién es tu pareja?

    — ¡Ya les dije! Tiene muy poca paciencia —yo tampoco estaba muy feliz, ese tonto de Inuyasha no había ido a buscarme en todo el día escolar— es violento y se molesta por todo…—hice una pausa mientras reconsideraba todo lo sucedido— y lo peor, es muy celoso ¡Ya no lo soporto!

    — Pero para que muestre esos celos quiere decir que le gustas mucho Kagome ¿O me equivoco? —dijo Ayumi mientras Eri y Yuka se veían un tanto aburridas a pesar de que ellas me habían obligado a contarles.

    — Las cosas van bien entre ustedes… —dijo Yuka mientras terminaba de comer una papa de la orden que pidió y suspiraba como si le cansará mi situación— ¡Yo pensé que se trataba de un relato más interesante! —bueno tampoco es que pudiera contarles a ellas toda la situación que había vivido, lo de Naraku, y la batalla que se llevó a cabo hace unos días, ellas no lo entenderían.

    — Entonces no está mal… —decía Eri con su rostro entre sus manos de sus brazos que se apoyaban en la mesa de aquel restaurante de comida rápida mientras me miraba fijamente— significa que ese hombre solo tiene ojos para ti Kagome— eso tampoco era del todo cierto, ahora que lo pensaba, desde que nos conocíamos Inuyasha había amado solo a Kikyo, incluso me llamo por su nombre una vez.

    — ¡Ojala fuera así! —dije casi en un suspiro— pero en el pasado había una chica que amaba demasiado y por más que lo intenta no puede olvidar, es por eso que es muy indeciso — ¡Es cierto! Si está enamorado de Kikyo ¿Por qué se pone celoso cuando alguien más se fija en mí?

    — Ese chico es sensible a los ataques de celos que tu le provocas —volvió a decirme Ayumi con una sonrisa mientras yo recordaba las veces que intento matar a Hojo o a Koga.

    — ¡Es probable! —dije con una sonrisa mientras sacaba una mirada soñadora mientras pensaba en él— porque siempre quiere matar a cualquier hombre que se me acerca —apenas dije eso Yuka y Eri se levantaron violentamente azotando sus manos contra la mesa haciendo que las cosas rebotarán.

    — ¡Espera! —gritó Eri enfadada.

    — ¿Qué clase de hombre es él? —dijo Yuka igualmente enfadada.

    — ¿Eh? —siempre molestando con Hojo o de que saliera con alguien, pero ahora estaban en desacuerdo, me tenían un tanto confundida.

    — ¡Kagome! —Eri seguía enfadada— ¿Cómo puedes salir con un hombre como ese?

    — ¡No puedes salir con él! —le siguió Yuka— ¡Por ningún motivo vuelvas a verlo! —finalizo mientras yo las veía aún un tanto extrañada de su reacción.

    — ¿Eh? Pero… —estaba un tanto nerviosa por su comportamiento.

    — ¡Es agresivo y egoísta! ¿Cierto? —dijo Eri.

    — ¡Y eso no es todo! Te causa muchos problemas —le secundo Yuka.

    — Si a veces es así —dije suavemente mientras recordaba todo lo que había hecho Inuyasha en múltiples ocasiones para ayudarme o salvarme— pero también tiene su lado bueno, suele ser muy gentil conmigo, tiene mucha fuerza y puedo confiar en él —de repente sus rostros cambiaron a una expresión de “No puede ser”.

    — Kagome… —dijo Eri.

    — ¿Eh?

    — ¿No me digas que ya te enamoraste de él? —apenas dijeron eso yo ya no supe que contestar, si hablábamos que sentía algo muy fuerte por él, eso era cierto, pero igualmente cada día era más confuso por la actitud de Inuyasha.

    ¿Qué es lo que realmente sentía por él? Muchas veces me lo había cuestionado, pero en realidad cuando llegaba a una respuesta el resultado era un gran amor, pero en parte era confuso, se revolvía con las diversas confesiones de Hojo, o la de Koga, se revolvía con la terquedad de Inuyasha y al final ya no sabía que pensaba de él, así mismo… solo me limite a tomar de mi refresco mientras mis amigas me miraban fijamente.

    Al salir del WCdnal, tome mis cosas y me dirigía a casa, el camino se hacia un tanto largo y solitario ¿Por qué sería eso? No lo sé, aún así creo tenía que ver que estaba pensando en las palabras de Eri y Yuka, “Deberías romper con él ¡De Inmediato!” decía una, “Encuentra un chico mejor” decía la otra, ¿Qué pasaba con ellas? Inuyasha tampoco era un chico tan malo.

    — ¡Ya llegue! —acababa de abrir la puerta de mi casa tranquilamente mientras subía las escaleras hacia mi cuarto, para solo encontrar a Sota tirado en el piso de mi habitación y una bolsa de papas fritas tirada alrededor, recuerdo que lo regañe por eso— ¡Sota! ¿¡Cuántas veces te he dicho que no entres a mi cuarto sin permiso!? —eso fue todo, de ahí en fuera no hubo detalles.

    Después de eso me quite la ropa y me metía a la tina del baño, en ese momento recordé el brazo izquierdo de Inuyasha ¿Acaso no se había roto? Ya estaría bien, ¿Aún seguiría con el yeso? Creo había ignorado todo eso, tal vez realmente… me estaba volviendo una egoísta que solo pensaba en mi, encerrada en mi propio mundo.

    — ¡Ah! Cuando pienso sobre eso… —me dije a mi misma mientras me apoyaba en la orilla de la tina— aquella vez, justo cuando Inuyasha había ido a rescatarme me fui del lado de Koga —supongo que todo es mi culpa después de todo.

    Salí del baño un tanto triste y me recosté en la cama mirando el techo, realmente Inuyasha tendría razón de enojarse conmigo, tampoco fue justo lo que le hice, creo que realmente soy una chica demasiado egoísta… tal vez… Inuyasha me odia por eso.

    — Kagome… —mi puerta empezó a abrirse lentamente— ¿Puedo dormir contigo? —era el pequeño Shippo que venía sujetando una pequeña mantita.

    — ¡Claro que si Shippo! —dije con una sonrisa mientras abría mis cobijas para que subiera a dormir conmigo.

    Esa noche dormía acompañada de Shippo, aún así me sentía sola, no sé porque por mi mente paso el recuerdo de cuando dormía en la cama de Inuyasha junto a él, a pesar de que no pasó nada más haya que abrazarnos, mi corazón latía fuertemente y sentía una calidez que extrañaba, era algo fuera de mi alcance y comprensión lo que realmente sucedía conmigo.

    Al día siguiente en la escuela, de igual modo en la mañana no hubo nada fuera de lo normal, chicos en los pasillos, el sol brillaba y un aura tranquila nos rodeaba, no estaba Inuyasha y a veces me preguntaba si realmente le preocupaba o realmente solo soñaba que llegaría a preocuparle, eran cosas que sin sentido pasaban por mi cabeza.

    Recuerdo acomode mis cosas como siempre en mi pupitre, mientras pensaba “Tal vez debería buscarlo” y suspiraba suavemente “Tal vez debería pedirle disculpas” lo cierto era que extrañaba a Inuyasha mas de lo que pensaba, pero eran cosas relativas, yo estaba molesta porque desconfío de mi, pero… creo tuve la culpa.

    — ¡Hey Higurashi! Veo que llegas temprano —era Hojo con una sonrisa que estaba en la puerta del aula, llevaba tiempo que no hablábamos, en realidad la última vez que hablamos fue antes de los sucesos con Naraku y después la última vez que lo vi fue con aquella senpai— y dime… ¿Te gustaría ir al cine? —sin rodeos y sin darme tiempo de darle los buenos días preguntó.

    — ¿Ir al cine? —pregunté mientras él se acercaba más a mi hasta que quedamos uno frente al otro.

    — Si —dijo Hojo con su sonrisa tan calmada como siempre— es que últimamente no hemos tenido tiempo para vernos— ¿Qué hago? Era la pregunta del millón, yo estaba pensando en ir a buscar a Inuyasha y arreglar la situación y así después de unos minutos de silencio Hojo vuelve a hablar— ¿Crees que puedas ir el Sábado, Higurashi?

    — Bueno… —debo ser honesta con Hojo, seguro entenderá— es que… —pero antes de que pudiera decir algo, dos personas me sujetaron de ambos brazos… ¡Yuka! ¡Eri! ¡No puede ser! ¿¡De dónde salieron estás dos!?

    — ¿¡Verdad que vas a ir con él!? —decía Eri velozmente ante mi sorpresa.

    — ¿Eh? —ni si quiera me dejaban pensar.

    — ¡Que si quiere ir! —dijo Yuka antes de que pudiera reaccionar.

    — ¿Eh? — ¿¡Qué rayos estaba pasando!?

    — ¿En serio? —Hojo parecía feliz y yo parecía angustiada.

    — Un momento… —por fin iba a hablar pero en eso Hojo empezó a dar media vuelta cuando otro chico lo llamo y mientras me hacía ademán de despedirse.

    — ¡Muy bien! —dijo— Nos veremos el próximo sábado —y yo me sentía totalmente ignorada, ¡Esto era horrible!

    — ¿¡Qué les pasa!? —decía mientras me soltaba de las manos de Yuka y de Eri— ¿¡Por qué deciden por mi!?

    — Kagome, a ti te conviene salir con un chico guapísimo como el joven Hojo —decía Yuka como si en serio fuera mi única opción.

    — ¡Así es! —le secundo Eri— si sigues saliendo con ese chico rebelde que le gusta ser agresivo con todos y no te respeta ¡Tu futuro se convertirá en un desastre! —y con eso último ella me fusilo, ¿Estaban hablando de Inuyasha?

    — Pase lo que pase tienes que ir —dijo Yuka finalizando mi regaño.

    — Esta bien —y finalmente cedí sintiéndome acorralada y un tanto decepcionada.

    Al caminar de regreso a casa pude ver el edificio y ubicar de lejos el aula de Inuyasha, no podía verlo pero era probable el siguiera ahí, posiblemente hablando con Miroku o enfurruñado en su asiento, por un momento me quede parada allí, inmóvil, contemplando aquella aula mientras soñaba despierta.

    “Seguramente Inuyasha aún debe estar enfadado”, me dije a mi misma cuando apareció ante mí la idea de irle a buscar, “Ya que tiene un carácter terrible” me repetí a mí misma, y así mismo recordaba las últimas palabras de Inuyasha “No quiero volver a ver tu horripilante cara” ¿Algo así había dicho verdad?

    — No iré a buscarlo —me dije a mi misma con una cara un poco decepcionada— si lo hago ahora volveremos a pelear —apenas me dije eso di media vuelta para dirigirme a mi casa mientras miraba el cielo y pensaba en Inuyasha.

    En mi casa estudiaba, llevaba tiempo que no lo hacía, desde que conocí a Inuyasha rara vez tocaba un libro o cuaderno para estudiar y eso era debido a los varios problemas que tuve desde ese momento, era algo raro pero cualquier cosa me recordaba a Inuyasha.

    En ese momento mientras intentaba concentrarme, mi hermano Sota jugaba con Buyo en la cama y el viento frío de la noche entraba por la ventana, era raro, pero no podía concentrarme.

    — Hermana… —habló Sota— ¿Cuándo volverás a ver a Inuyasha?

    — ¿¡Qué dices!? —le pregunté un tanto molesta— ¿Está mal que a veces me quede en casa sin estarlo buscando? Lo siento pero estoy ocupada con mis estudios —ni si quiera sabía porque estaba tan irritada, pero así era— ¡Así que no puedo estar todo el tiempo a lado de Inuyasha! Sota… —finalice mientras volvía la mirada a mi libreta.

    — Pero siempre estas con él —dijo Sota.

    — Eso es porque Inuyasha siempre me está buscando —dije sin dirigirle la vista a Sota.

    — ¿No crees que venga a verte? —apenas dijo eso me estremecí, me sentí irritada y rompí la punta de mi lapicero y me gire estrepitosamente.

    — ¿¡Quién eres para decir eso!? —grité furiosa— ¡Sal de mi habitación! —exclamé.

    — ¡Wa! —decía Sota asustado mientras rápidamente soltaba al gato y bajaba de la cama y se dirigía a la puerta con todo y gato— ¡Siempre estás enojada! ¡Por eso él no viene! —gritó por último mientras cerraba la puerta.

    — El no viene porque siempre estoy enfadada —me repetía a mi misma las palabras de Sota como tratando de procesarlas, ¿Eso era cierto? ¿Por eso no has venido por mi Inuyasha? ¿Por eso no me buscas? ¿Por qué siempre estoy enfadada? — Entiendo… —me dije a mi misma totalmente decepcionada, una parte de mi quería llorar, pero… no lo hice.

    Entonces camine hacia la cama, estaba un tanto cansada, solo quería desactivarme de la realidad, ya no pensar que quizás Inuyasha me odiaba, ya no pensar que él no me había buscado, ya no pensar que él no estaba aquí conmigo, simplemente ya no quería pensar ¡Estaba demasiado cansada!

    — ¡Ah! Me levantaré temprano a estudiar —dije mientras programaba la alarma y me sentaba en la orilla de la cama— no puedo concentrarme —apenas dije eso acomode la alarma en el buro y me acomode en la cama— ¡Ah! —suspire— ¡Que cómoda es mi cama! Cuando dormí aquella vez con Inuyasha no estaba tan tranquila — ¡Ah! No es cierto… aquella vez me sentía más segura que nunca entre los brazos de Inuyasha, porque él estaba velando por mí, me preguntó… ¿Qué estará haciendo en este momento? Y así cerré mis ojos y deje el sueño se apoderará de mí… Inuyasha ven pronto por mi ¿Si?

    CONTINUARA...
     
    • Me gusta Me gusta x 10
  13.  
    Syel

    Syel Extraña

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    984
    Pluma de
    Escritora
    Bueno contestando a tu pregunta yo quiero la opción B4 punto 2, lo siento pero quiero ver que es lo que pasa en el cabezota hueca de Inuyasha. Muchas felicidades! (aunque aún no es tiempo) por ir a la cárcel, ok no pero si ójala que ya se detenga tu cumpleaños (es que todos dicen que cumplas más cuando uno lo que quiere es cumplir menos)
    Regresando al fic, me parece injusto que Kagome sea la que más este sufriendo, aunque dice que es su culpa yo creo que él también la tuvo por decirle de esa manera y no controlar sus celos, sin embargo quiero que ella no se deje doblegar por el sentimiento de culpa, que haga lo que sea y no piense en él a cada cinco segundos simplemente que salga con Houjo al cien y ahí los encuentre él y se la arrebate y...awwww sería hermoso, los celos, el coraje y la felicidad por que Inuyasha le hablará, se que me emocione pero adoro los celos en los chicos.
    Perdoname por la tardanza, he tenido algunos inconvenientes con la escuela...demasiada tarea y exposiciones que hacer, peor espero que me sigas avisando de cada uno de tus maravillosos capítulos
    Gracias
     
  14.  
    Yoko Higurashi

    Yoko Higurashi Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    27 Mayo 2011
    Mensajes:
    374
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La Escuela que Cambio mi Vida
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    58
     
    Palabras:
    2658
    Nota de la Autora: Perdonen la tardanza, pero es que por ser inicio de semestre los profesores se pasan de trabajos, apenas salí de vacaciones y he visto que casi nadie comenta, y de la votación anterior solo voto Neitiry Yagami, por un capitulo especial de Inuyasha sobre sus sentimientos hacia Kagome, el capitulo ya lo estoy haciendo, ya que primero acabaré esta pelea de Inuyasha, que será en unos 2 capítulos más, es decir, este y el que sigue, pero ya lo estoy haciendo, y pues... viendo que la audiencia se reduce he decidido tomar la sabía decisión de acelerar el proceso de este fanfic y acabarlo en 20 capítulos más (quitando los especiales) perdonen, pero si es algo triste tener un fanfic tan largo y sin muchos lectores, entonces no quisiera aplazar el sufrimiento de este fanfic, pero aún no es una decisión del todo definitiva, pero si algo que tomo mucho a consideración :(.

    Pero cambiando noticias, parece ser que por fin tengo la foto del chico que me gusta :p No se si les conté que me confesé a un chico el 18 de Diciembre, nunca recibí contestación (fui rechazada) y heme aquí, como toda acosadora consiguiendo solo una foto del chico, oh si! ¡Estoy enferma mentalmente! :confused: (risa) pero bueno, así mismo soy buena en matemáticas pero odio a mi profesor de calculo, no se si les pasa de esos profesores malditos que gustan de traérsela con un alumno y con una sonrisa reprueban :mad: ¡Detestable! Pero ya va, esta es la capsula de mi vida que no les interesa y ahora si les dejo el capitulo 52 del fanfic de Inuyasha, en el cual aparece Shippo y es relatado por Inuyasha. ¡ Disfrútenlo!
    Atte.
    YokoHigurashi
    =X

    Capitulo 52: Cuento de Gatitas y Perritos

    “Últimamente mi hermana ha estado de muy mal humor” —esas habían sido las palabras de el hermano de Kagome.

    — Ah~ — iba camino a la escuela, Miroku había decidido acompañar a Sango, es molesto esos dos se quieran y no empiecen a andar.

    Aunque más patético es que mi único amigo sea Miroku, en realidad no habló mucho con nadie, solo con Miroku, a veces con Sango y hace algún tiempo también con Kagome, pero desde que discutimos esos momentos se habían acabado… estoy solo de nuevo.

    — ¡Inuyasha! —grita alguien a espaldas mía, una voz aguda y molesta.

    — ¡Ah~! —gritó de la sorpresa ¡Qué molesto! ¿¡Por qué interrumpen mis pensamientos!? ¿Quién era esta vez? Pienso eso mientras caigo al piso por el desconcierto.

    — Luego nos vemos Nobu-chan —me reincorporo inmediatamente y al voltear me encuentro con este mocoso de Shippo despidiéndose de aparentemente una amiga de la escuela.

    — ¡Nos vemos Shippo! —así la niña sale corriendo y Shippo se queda junto a mi… ¡Que coraje!

    — ¡No vuelvas a asustarme de esa manera Shippo! —le gritó totalmente molesto.

    — ¿Por qué no te decides y vas a verla? —pero él me ignora para sorprenderme otra vez, pero esta vez con una pregunta— Kagome es buena y te perdonará —apenas digo eso me empiezo a dar la espalda para volver a irme.

    — ¡Tsh!… ¡Ay! ¿Cómo se te ocurre decir eso? —le digo eso a Shippo mientras lo miro por encima de mi hombro— me estás haciendo ver como si yo fuera el culpable de este problema.

    — ¡Claro que lo eres! —dice Shippo como si él hubiera estado ahí— Kagome nos contó todo, como sigues dudando de la pobre de Kagome ¡Bestia! —dice Shippo, ¿Qué sabe un mocoso como él de estas cosas?

    — ¡Agg! —pero es molesto que sus palabras me afecten ¡Este mocoso del infierno!

    De solo recordar ese momento, después de toda la preocupación que me causó, ella parecía bastante bien como para proteger a Koga… ¡Ese lobo sarnoso!

    ¡Inuyasha!— me gritaba llena de decisión— ¡No puedes atacar así a Koga! Esta mal herido, algo le ha pasado, ¡No se mueve!— no le importaba lo mal que estaba ella ni la angustia que habíamos sufrido todos por ella— él no sabía lo que hacía…— solo supo defenderlo.

    — Ah~ —suspiré, la verdad no comprendo a Kagome ¿Qué quiere de mi? Es normal que me enoje, porque es obvio tiene ella la culpa ¿Por qué todo el mundo me culpaba a mi?

    — También por lo que dijo Miroku sé que ella encubrió a Koga para que saliera ileso —siguió hablando Shippo— y aunque se supone que él es tu rival y así mismo fue el causante de muchos problemas en aquella situación cuando Naraku la secuestro, aún así a ella no le importo —por unos segundos guardo silencio— ¡Es cierto! Se supone que Koga fue el que dificulto las cosas ¿Por qué Kagome se puso de su parte y lo defendió? —me pregunta algo que me causa más coraje ¡Este mocoso! ¿Quiere acaso hacerme enojar? — Inuyasha… —me dirige la palabra.

    — Uh… —lo miró fijamente, como no queriendo la situación.

    — ¿Tú crees que Kagome realmente se haya enamorado de Koga y quiera estar con él? — ¡Agg! ¡Molesto! ¡Molesto! ¡Ese estúpido lobo sarnoso! ¡Esa tonta de Kagome!

    — ¡No me lo preguntes! —le gritó desesperadamente a Shippo que parece no entender que está tocando la herida que Kagome se encargo de hacerme ¡Eso es lo que más me molesta de las cosas! Y me importa poco que Shippo se asuste— ¡Si tanto quieres saberlo! ¿¡Por qué no vas a enterarte de todo!? —tomó a Shippo de su mochila, ya que al parecer, al igual que yo iba de regreso de la escuela— ¡Y luego me lo cuentas! —y así con parte de mi fuerza lo aviento— ¡Mejor lárgate! —él cae sobre un árbol— no te quiero volver a ver —apenas digo eso, me doy la espalda para irme.

    Shippo parece ser un mocoso no solo persistente, sino más hábil de lo que pensé, no sé cómo pero bajo rápidamente del árbol y al poco tiempo estaba nuevamente detrás de mí, siguiéndome camino a casa, mas solo lo ignore.

    — Por favor Inuyasha… —decía a mis espaldas— está bien, yo tuve la culpa por eso, por decirte qué…

    — ¡Ay! ¡Como molestas! —ya me había desesperado— ¡Cierra tu bocota! Si dije que no pienso ir a verla es porque no iré ¡Y no quiero más problemas!

    — Por favor… ¡Solo quiero que me escuches! —dice Shippo enojado— ya que se me acaba de ocurrir que para un problema con una mujer sería recomendable pedirle un consejo a otra mujer… como Sango.

    — ¡Ja! Eso no le incumbe ni a Sango ni a ti Shippo —le digo algo más tranquilo.

    — ¡No te preocupes! —dice Shippo alegremente— te prometo que no mencionaré tu nombre, le diré que es un conocido mío y con eso bastará ¿Sí o no? —eso no sonaba tan mal si lo decía él de esa forma, aparte ya no sabía qué hacer con Kagome.

    — Entonces… —le digo ya cayendo en la sugerencia de Shippo— si vas a ser eso, no estaría mal consultarle algunas cosas a esa Sango.

    — Entonces… ¡Andando! —dice Shippo mientras agarraba la orilla del sacó de mi uniforme escolar.

    — ¿¡Eh!? —eso me agarro de sorpresa, mientras seguía a Shippo, ni si quiera sabía que el supiera donde vivía Sango— ¡Espera! Solo será por un momento —él solo estaba riendo e ignorando lo que decía, y sin darme cuenta ya estábamos en casa de Sango.

    — ¡Hey Sango! Venimos a preguntarte sobre algo, ya que un amigo mío tiene problemas con una chica— yo solo estaba ahí sentado en la sala, mientras Shippo desde el piso hablaba con Sango que no llevaba mucho de haber regresado a casa, Miroku se había ido en seguida.

    — ¿Problemas con una chica? No será… —por un momento Sango me miró.

    — ¿Eh? —reaccione rápidamente, no quería ella se enterará— No Sango, no soy yo, yo solo acompaño a Shippo —apenas dije eso, Sango volvió a dirigir su mirada a Shippo.

    — Y dime Shippo… ¿Qué pasa con tu amigo? —Sango tenía una sonrisa serena en su boca, era raro para mí verla así, pero esa apariencia linda de Sango solo se daba cuando Miroku no estaba cerca.

    — Pues verás… a mi amigo le gusta mucho una gatita —Shippo entonces sacó de su mochila hojas blancas y varias crayolas, por unos minutos todo estuvo en silencio mientras el dibujaba.

    — ¡Ay que lindos! —dijo Sango con una enorme sonrisa ante los dibujos de Shippo— me sorprende que puedas dibujar tan bien.

    — ¡Ja! ¿En serio? —Shippo se sonrojo por un momento, yo solo guardaba silencio atrás.

    — ¡Sí! ¡Son estupendos! —Sango los tomo por un momento en sus manos— una gatita, este creo es un perro, un lobo y ¿Un pulpo?

    — ¡Sí! Deja te explique —Shippo volvió a tomar los dibujos— el perro es mi amigo, la gatita la chica que le gusta, el pulpo es el villano y el lobo es alguien que no le agrada al perro— ¿Me iba a representar con un perro? Eso me molesto a primera instancia, pero no reaccione, puesto no quería Sango se diera cuenta.

    — Entonces prosigue Shippo —Sango acarició la cabeza de Shippo— ¿Cuál es el problema de tu amigo?

    — Pues… —Shippo tomo así uno de los dibujos— cuando estaban jugando el perro y la gatita, un día apareció un pulpo que decidió llevarse a la gatita —iba rotando los dibujos— y el perro angustiado al no saber dónde estaba la gatita empezó a buscarla por todos lados —creo cada dibujo representaba una escena de la situación que escasamente Shippo conocía— cuando el perro encontró a la gatita y cuando este iba a rescatarla, el lobo, un rival que también estaba enamorada de la gatita, se interpuso en el camino del perro, ya que el pulpo lo había engañado —cada dibujo iba siendo cambiado conforme Shippo avanzaba en su relato— pero el perro venció al lobo desenmascarando al pulpo que huyó, así rescatando a la gatita, sin embargo, el perro pensaba darle su merecido al lobo por su intervención —volvía a rotar el dibujo— a la gatita no le agrado la idea ya que el lobo solo había sido utilizado y estaba herido, así que protegió al lobo para que quedará a salvo.

    — Mmmm… —Sango parecía pensativa, mientras los dos seguíamos escuchando el relato de Shippo.

    — La gatita solo había protegido al lobo ya que estaba mal herido, pero el estúpido del perro malinterpreto las cosas y comenzó a dudar de ella, pensó que tal vez había algo más entre ella y el lobo, así la gatita se molestó mucho por su desconfianza y se fue a su casa sin dirigirle palabra —así Shippo termino de rotar el último dibujo— bueno y eso fue lo último que sucedió, y ya que Sango tiene a Miroku y seguro también problemas como estos…

    — ¿¡Pero qué dices Shippo!? —Sango se puso realmente colorada mientras empezaba a reír nerviosamente, cosa que Shippo ignoró.

    — ¿No sabes de algún modo para que la gatita y el perro se reconcilien? —Shippo termino de hablar en espera de la respuesta de Sango, la cual seguía sonrojada.

    — Ejem… —Sango empezó a aclarar su garganta con cierto nerviosismo— pues Shippo… creo que… quizás… — ¡Lo sabía! Sango no sabe qué hacer en estas situaciones— quizás el perro ¡Si el perro! Debería disculparse primero con la gatita y admitir su error al dudar de ella — ¿¡Qué!?

    — ¿¡Y por qué Sango!? —me levante precipitadamente del sofá, Kagome era la culpable, era ella quien había botado a la basura todos mis esfuerzos por ella.

    — Inuyasha… —dijo Sango— ¿Qué pasa? Se supone que estamos hablando del amigo del pequeño Shippo — ¡Demonios! ¿Qué estaba haciendo?

    — ¿Eh? —había reaccionado precipitadamente— perdona, continua con lo que ibas a decir Sango —volví a sentarme en silencio con la advertencia de tener más cuidado con mis reacciones.

    — Pues Shippo… —decía Sango mientras tomaba la jarra de la mesita de la sala y empezaba a servir el té— tal vez la gatita esta aún enojada y solo espera que el perro vaya por ella y se disculpe, ya que finalmente lo que pasó fue un mal entendido —Sango estaba sonriendo mientras me daba la taza de té— debe entender tu amigo Shippo que las cosas no están bien.

    — ¡Aja! —dijo Shippo mientras a él le daban una taza de leche.

    — Primero deben verse y hablar —Sango se volvía a sentar para tomar un trago de té mientras yo la miraba fijamente— deben arreglar las cosas, y pues… pienso que esa sería la forma más correcta y sencilla para llegar a una solución.

    Apenas termino la frase, tome rápidamente mi té dejando la taza en la mesita de la sala, me levante lentamente del sofá, mientras tomaba mi maletín de la escuela, creo ya había entendido lo que debía hacer, o lo que debí hacer desde un principio, pero no me había atrevido a hacer.

    — Gracias por el té —le decía a Sango.

    — ¿Ya te vas Inuyasha? —me pregunto Sango mientras me acercaba a la puerta de su casa y me ponía los zapatos.

    — Si, lamentablemente tengo cosas que hacer —dije eso dejando incluso atrás a Shippo.

    Después de eso, por fin iba camino a casa, estaba pensando que quizás lo que decía Sango era la verdad, me recordaba mucho a las palabras que solía decirme Kaede cuando peleaba con Kikyo, me preguntó que me hubiera dicho ella, pero era seguro que me hubiera dicho algo muy similar a Sango.

    Así que llegue a la casa y deje el maletín en la esquina, Miroku estaba en su estudio, pero la verdad no me interesaba saber que estaba haciendo él ahí, solo me limite a subir a mi habitación y quitarme el uniforme.

    — Tal vez debería tomar un baño… —me dije a mi mismo mientras quedaba en ropa interior en mi habitación, pero la idea se fue cuando mire encima de uno de mis muebles, una de mis fotos, la foto mía y de Kikyo.

    La tomé entre mis manos y suspiré, Kikyo tenía su carácter, recuerdo que hubo veces que tuve discusiones con ella, aunque no tan ridículas como las que suelo tener con Kagome, pero así mismo con Kikyo era más fácil solucionar las cosas, pero ahora que lo pienso era ella quien siempre venía a mí.

    Kagome era diferente, ella no era Kikyo y me lo había demostrado infinidad de veces, pero al parecer aún no entendía del todo ese concepto, no podía esperar que ella viniera y arreglará las cosas, quién debía hacerlo era yo.

    Entonces, a pesar de ser tarde, me empecé a vestir de nuevo con un pants gris y salí por mi ventana para ir a casa de Kagome, yo debía hablar con ella, teníamos que arreglar las cosas.

    Entre por la ventana, parecía que ya había adquirido práctica desde la última vez, pero a diferencia de aquella vez, esta vez Kagome se encontraba en casa, solo que acostada en su cama… estaba dormida, yo solo pensando en eso me acerque silenciosamente a la orilla de su cama.

    — Inuyasha… — ¿Está hablando dormida? ¿Estará soñando conmigo? — ¡Idiota! —se giro de la cama dándome un susto pensando que estaba despierta, pero no fue así.

    ¿¡Qué estará soñando!? Para llamarme idiota y darme un susto así, me gustaría saber que estaba pasando por su mente, que estaba imaginando o pensando, esta Kagome solo sabía hacer eso… insultarme.

    — ¡Ring! ¡Ring! —empezó a sonar la alarma, yo me asusté más, toma el reloj despertador pero por la desesperación no podía apagarlo.

    — ¡Wa! —mis manos eran torpes ante cual situación, solo logre romper el despertador y al ver que Kagome ya estaba despertando, rápidamente solo salí por la ventana.

    El viento frío de la noche enmarañaba mi pelo, era más cómodo cuando tenía el cabello corto, pero mi pelo largo era un deber, así como mi deber era disculparme… ¿Pero cómo? No sabía qué hacer, pero por ahora no me preocuparía por ello, lo pensaría mejor mañana con la mente más clara… Lo siento Kagome.

    CONTINUARÁ...
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  15.  
    Dayana Inu Saotome

    Dayana Inu Saotome Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    2 Febrero 2012
    Mensajes:
    2
    Hola amiga Yoko, que bueno que nos regalaste la siguinte continuacion, animo sigue con tus palanes de acabarlo como tenias pensado, yo se que es largo pero es buena, bueno buenisima tu historia y muchos queremos verla terminada para estar como dicen por hai contentos y pues que tu tambien estes feliz de terminarla y mas como eran ya tus planes,.. saludos y nos nos hagas sufrir mucho esperando el siguiente capi..
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Yoko Higurashi

    Yoko Higurashi Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    27 Mayo 2011
    Mensajes:
    374
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La Escuela que Cambio mi Vida
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    58
     
    Palabras:
    1430
    Nota de la Autora: Perdonen la demora, ¿Cómo están? Espero que bien, aquí estoy yo de vuelta con un nuevo capitulo de este fanfic, el capitulo 53, ahora bien... debo decir que estoy empezando en este capitulo un poco de la acción de lo que será el resto de la historia, aunque también les informo que el siguiente capitulo será un especial de Inuyasha sobre los sentimientos que tiene hacia Kagome, si... el capitulo especial que prometí será el siguiente, como notarán... a este punto de la historia estoy empezando a rotar visiones entre personajes, ya que es importante entiendan sus motivos y su historia para que al final no se revuelvan, aparecerán nuevos personajes y nuevas historias, espero estén ansiosos y disfruten de este fanfic.
    Atte.
    YokoHigurashi
    =X


    Capitulo 53: El día que me quede a tu lado, la perla regreso

    ¿Sabes? Anoche tuve un sueño, un extraño sueño, soñé que estábamos debajo del árbol del tiempo, soñé que tú estabas conmigo, soñé que la brisa tocaba nuestros rostros y tu sostenías mi mano, soñé que me sonreías, que yo te sonreía, que tu pronunciabas mi nombre, casi como un susurro que desaparecía con el viento, soñé que me sonrojaba y que agarraba tu mano más fuerte.

    En mi sueño tú eras tú, y yo era yo, no había mascaras entre nosotros, ni mentiras, no había celos, ni rasgos de una pelea, o eso pensaba, era una paz absoluta, ojala así hubiera sido todo mi sueño.

    — Kagome… tengo algo que decirte —tus labios se movían temblorosos, como si fueras a confesar algo.

    — Inuyasha… —digo tu nombre casi como deseando que no lo escucharás.

    Perdóname… —las palabras que he estado esperando todo este tiempo— debí entender que amabas a Koga —arruinadas rápidamente.

    — ¡Idiota! —de solo pensar que pienses que amo a otro, de solo pensar que me mires así… ¡Me hace enfadar!

    — ¡Ring! ¡Ring! —suena la alarma del reloj, es cierto, todo es un sueño y debo levantarme para ponerme a estudiar, mi mano busca la alarma pero no la alcanza, más bien, no la encuentro.

    — mmm… uh… —aún no despierto completamente— no está el despertador —digo eso mientras abro mis ojos para ver la razón por la que mi mano no palpaba lo que buscaba.

    La ventana está abierta, entra el aire frío, ¿Quién la dejo abierta? Quizás… ¿Fue Inuyasha? Tal vez el vino, con esa idea me levanto rápidamente para mirar afuera, pero para mi sorpresa no hay nadie, cosa que rompe mi esperanza, peor al voltear de nuevo, a la orilla de mi cama, en el piso, hay huellas de zapato, una talla grande, un chico, si… Inuyasha estuvo aquí.

    Eso me da alegría, al final Inuyasha vino a buscarme, al final a él le importo venir, no sé que hubiera hablado conmigo si yo hubiera estado despierta, pero a él le importo buscarme, cuando pensé eso me di cuenta de algo.

    Si hasta el estúpido e inseguro de Inuyasha era capaz de armarse de valor para buscarme a mí, para tratar de verme, entonces yo debía ser sensata y dejar de forzarlo, debía empezar a buscarlo por mis propias manos esa felicidad y dejar de esperar las cosas se solucionarán por sí mismas, con esa idea al día siguiente voy a la escuela.

    — ¿Eh? ¿Asuntos urgentes? —la voz del amable Hojo suena en la entrada de la escuela, después de haber acomodado nuestros zapatos lo detengo para hablar.

    — Si… —dijo juntando mis manos en modo de disculpa— por eso no puedo ir al cine el sábado —le digo— lo siento.

    — Ta veo… —Hojo se ve desanimado ¡No quiero eso! Necesito decir algo para que quite esa cara triste.

    — Emm… —digo nerviosa— verás… —por un momento mi mente dio vueltas sobre cuáles eran las palabras más indicadas— no te preocupes por mi —al final logro armar algo— y mejor ve con esa chica de grado superior.

    — ¿Eh? —Hojo parece extrañado, como si algo estuviera mal.

    — ¿Qué esa chica no estaba enamorada de ti Hojo? —al final le pregunto con toda la sinceridad posible.

    — Higurashi… —Hojo me mira a los ojos como buscando una respuesta— ¡Eso es tonto! No me digas que has estado preocupada por eso.

    — ¿Eh? — ¿Qué acaba de decir Hojo?

    — Así que era eso… —dice Hojo para sí mismo— pero a pesar de todo me siento feliz— ¿Feliz? ¿Feliz de qué? — haz estado celosa de mi Higurashi — ¿¡Eh!?

    — Eso… eso… no es… —digo, pero parece que él no me escucha.

    — ¡Te invitaré a salir otra vez! —se va con una gran sonrisa y eso me hace pensar que realmente Hojo es muy fuerte.

    Al ver eso en Hojo, esa sonrisa, por un momento pienso que sería estupendo que fuera Inuyasha el que tuviera esa confianza en mí, en mis sentimientos, si solo él pudiera verme como Hojo lo hace, entonces yo sería muy feliz.

    Hoy no importa qué, quiero verte, hoy no importa qué, quiero disculparme contigo, quiero ver tu cara enojada o preocupada, quiero oírte gritarme, o llamarme tonta si quieres, no importa, solo… solo… ¡Quiero verte!

    Ahí estás tú, sentado encima del pupitre viendo hacia la ventana, todos se han ido, las clases han terminado, solo estás tú y yo sudando después de correr lo más rápido posible, solo para poder escuchar tu voz, para poder decir las cosas que debí haber dicho desde un principio.

    No me importa lo impertinente que seas, no me importa las tonterías que digas o si eres demasiado celoso, todo eso forma parte de ti, todo eso eres tú, y aunque lo sabía desde un principio, aún debo admitir, no he sido capaz de asimilarlo como se debiera, se que hemos cometido los dos errores, pero en serio quiero estar a tu lado, sin importar que, solo a tu lado.

    — Ka… ¡Kagome! —voltea precipitosamente, su cara no se ve enojada, se ve más bien aliviado, yo solo me rio levemente.

    — Hola… —digo con una sonrisa— vine a verte —apenas dije eso me senté a su lado mientras pensaba en lo que debía decir.

    Inuyasha en realidad no tiene nada de que disculparse, todo fue un malentendido, algo que sucedió, entre miles de situaciones que no soy capaz de comprender, no se la angustia que él vivió, o todo lo que hizo para encontrarme, no sé nada de lo que vivió en esos momentos, yo sé bien que si me mantengo tranquila, tal vez, pueda arreglar esta situación.

    — Por cierto Inuyasha… —le digo con una sonrisa.

    — Es mi culpa —dice antes de que pueda terminar la oración, para sorpresa mía, me quedo atónita ante ese comportamiento demasiado extraño en Inuyasha.

    — ¿Eh? —no puedo evitar reaccionar así.

    — ¿¡Por qué pones esa cara!? —me grita enojado, pero luego se tranquiliza— supongo no estás enojada —dice con una cara un tanto impaciente.

    — N-no para nada… yo… —realmente es increíble ¡Un milagro! Que Inuyasha se haya disculpado por…

    — En verdad es mi culpa —apenas dice eso, saca de su maleta de la escuela mi despertador totalmente roto.

    — Umm… “es mi culpa…” —me parecía demasiado bueno— ¿Sobre el despertador? —como para ser verdad.

    — ¿Hay algo más por lo que debería disculparme? —dice Inuyasha mirando hacia otro lado, como queriendo omitir el tema.

    — En realidad no… —y en realidad no importaba— Ahora que finalmente nos volvimos a ver —dije eso mientras me recargaba en su hombro, en aquella banca— solo déjame quedarme a tu lado.

    — Bah —decía Inuyasha como si no le importará, y a pesar de eso, yo era sumamente feliz.

    — Ejem… —se escucha la voz de Miroku en el marco de la puerta— disculpen si interrumpo —Inuyasha reacciona rápidamente y se sobresalta, levantándose precipitadamente de la banca y casi tirándome.

    — ¡Miroku! —grita totalmente rojo, y con una cara furiosa.

    — Yo también estoy aquí Inuyasha —Sango también aparece en el salón, en realidad no entiendo nada.

    — Inuyasha… —vuelve a hablar Miroku— tengo algo que podría interesarte —muestra un folder en sus manos y lo pone sobre un pupitre.

    — ¿Qué es? —pregunta Inuyasha más calmado.

    — Tiene que ver con Naraku —un brillo en sus ojos delata el interés de Inuyasha, como si un cazador estuviera viendo a su presa— y… la perla de Shikon —pero el resto de la oración cambio totalmente la expresión de Inuyasha, a una cara tensa y nerviosa.

    — ¿De qué hablas Miroku? —Inuyasha dijo eso con una voz ahogada, como si estuviera reviviendo la escena más terrible de una película de terror.

    — Sigue existiendo… —dice Miroku— ¡Ha sido encontrada!

    CONTINUARA...
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  17.  
    Factummale

    Factummale Straightn't

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Febrero 2013
    Mensajes:
    4,061
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola!!
    Soy nuev leyendo tuyo fanfic, lo empece ac unos 3 dias.
    Esta interesante, y creo q mejoraste en lo de la escritura, pero te doy un consejo, cuando escribes algo leelo nuevament para eviatar las confuciones o errores (no me mates o cortes los pulgares XD), no importa si te demoras mucho en publicar
    Y se nota q sabe mucho de inuyasha por q se parece mucho a la historia real
    P.D: perdon por las faltas de ortografia es q estoy en el tablet y es dificil corejir por q es algo lento
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Misaky-chan

    Misaky-chan Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Junio 2011
    Mensajes:
    171
    Pluma de
    Escritora
    Yoko-chaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan! cuanto tiempo sin vernos o en este caso leernos *sniff sniff* la verdad no habia podido volver a conectarme, he estado muy ocupada pero eso no quita las ganas que tenia de leerte y dejarte un buen comentario, he notado ultimamente que tus capitulos ya no son mas largos como antes :c ¿por que? jejeje no mentiras asi como estan, estan bien, he notado tambien que en los dialogos a la hora de hacerlos se repiten frases jejej pero no te preocupes a mi todavia me pasa -.- es dificil encontrar sinonimos y hay hasta momentos en donde tenemos toda la historia armada en nuestra cabecita y no encontramos las palabras para describir los dialogos y que no suene tan monotono ... o bueno puede ser que solo me pase a mi :c que bien inuyasha por fin empieza a pensar en kagome como ella mismo y no comparandola con kikyo, ese es un gran avance ya que antes ni siquiera admitia que le agradaba su compañia solo decia que le gustaba su parentesco con kikyo.
    Los ultimos capitulos me recordaron mucho al anime, es como si lo estuviera viendo de nuevo jejeje ver a kagome volver a pelearse con inu, en sus peleas infantiles es algo que me encanta y que a mi parecer les da su toque y es su esencia la forma en que se relacionan y se caracterizan, jejej por sus peleas, ademas de esa actitud caprichosa e infantil que toma inuuuu owww es adorable me encanto he notado que te has esforzado mucho en tratar de mantener lo mejor posible la esencia de los personajes de la serie inuyasha, pues en algunas ocasiones al ser la historia un universo alterno las personalidades varian, pero a pesar de que en agunas ocasiones no son las mismas en si se nota su esencia y pues si en algunas ocasiones no es igual me imagino que es por que se debe adaptar a un nuevo entorno pues al ser diferentes circunstancias su personal obviamente va a variar, jejeje me encanta simplemente me fascina no se como decirtelo pero esta en una de las pocas historias que realmente a mi me generan suspenso, alegria, tristeza, etc. jejeje espero que continues pronto y cuidate mucho... que sigas teniendo ese toque tan caracteristico tuyo en las historias que nos cautivan jejeje ...
    sin mas me despido

    att: Misaky-chan
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    DANY

    DANY Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Mayo 2012
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    hola, ya llevo unos dias leyendo tu historia y me ha encantado, es muy buena, cada vez que leo un capitulo me emociona
    hay situaciones en las que muero de risa, sobre todo las peleas de inuyasha con kagome y miroku.
    ojala no te demores en subir el siguiente capitulo, y cuando lo hagas te agradeceria que me avisaras, te felicito por tu historia
    estare pendiente, bye!
    ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    Syel

    Syel Extraña

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    984
    Pluma de
    Escritora
    Hola!!!
    Llegué tarde a comentar, lo sé, soy un fracaso como Fan.
    Bueno, te ha quedado maravillosamente lindo, aunque odie un poco al lelo de Inuyasha, yo en verdad creí que se estaba disculpando por lo de Koga y Kagome y solo era por el despertador, ash! si que me dio coraje. Fue lindo el que hayas puesto los sentimientos de Kagome, esas ganas increíbles de volver a ver a Inuyasha, y sin duda que bien que este también la haya ido a ver para disculparse (aunque termino haciendo un desastre).
    Me has dejado intrigada con respecto a lo de la perla de Shikon y Naraku, ¿Qué hará Inuyasha? ¿Será que tendrá que pedirle ayuda a Koga? Eso si sería muy gracioso jaja XD. Solo noté un pequeño error de dedazo, es cuando ella esta hablando con Hoyo y el dice "Ta veo" en vez de "Ya veo" solo noté eso, lo demás esta impecable, me gusta tu redacción y la historia de Shippo con sus dibujos en verdad me recuerda y me da muchas ganas de volver a ver el anime :3
    Espero me avises del próximo capitulo porque me has dejado intrigada.
    Nos vemos, Fighting!! ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso