La carcel de cristal [Inu&Kago] [Sessho&Rin]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Pan-chan, 16 Marzo 2010.

Cargando...
  1.  
    gacric

    gacric Guest

    es la primera vez que te escribo pero te he estado siguiendo desde tu otra historia nada mas que me daba flojera crearme una cuenta pero pienso que tus historias son únicas y quisiera que siguieras escribiendo ....................
    sigue así
     
  2.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La carcel de cristal [Inu&Kago] [Sessho&Rin]
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    31
     
    Palabras:
    2679
    Muchas gracias por sus comentarios, aquí les dejo el siguiente capítulo dedicado a la segunda pareja de este fic. Espero que les guste.

    Si tienes miedo de sufrir…ya sufres por temer.

    Capitulo XIX
    Dulce compañía.

    ¿Cómo no se dio cuenta antes? La pregunta daba vueltas una y otra vez dentro de su mente mientras se dirigía a toda velocidad hacia la casa. Estaba tan ocupado en sus propios asuntos que había olvidado lo más importante.

    Y pensar que todo comenzó aquella mañana…

    —Buenos días—dijo seriamente al ver a la joven bajando las escaleras, era poco común que ella se quedara dormida.

    —Buenos días—respondió sonriente y apenada—lamento haberme quedado dormida, en seguida preparare el desayuno.

    —Ya comí—dijo de manera neutral, la chica hizo una mueca que él no comprendió—Ya tengo que irme.

    —En verdad lo siento—musitó encogiéndose de hombros.

    —No es tu obligación, no eres mi sirvienta—le aclaró tranquilamente, tomó su maletín y su abrigo, seguramente el día estaría lluvioso.

    —No lo hago por obligación, me agrada poder atenderlo—insistió la joven sonriendo cálidamente. El volteó a verla y por un segundo algo llamó su atención, por alguna razón ella lucía diferente.

    —Rin…—lo pensó unos segundos, pero luego se dio la vuelta— Nada, volveré en cuanto pueda.

    —Cuídese muchoy con una cálida sonrisa lo despidió en la puerta.

    Decidió no darle importancia, quizás solo fue su imaginación. Entró en su auto y se dirigió hacia su oficina, muy a su pesar tenía que resolver personalmente algunos problemas laborales. Afortunadamente su medio hermano había decidido independizarse y tomar su propio camino, el sueño de su difunto padre para que ambos jóvenes Taisho estrecharan lazos jamás daría sus frutos; quizás es mejor que ya no esté vivo para presenciar tantas decepciones. Por su parte Sesshomaru se sentía más tranquilo, hacía ya mucho tiempo que no veía a Inuyasha o a Izayoi, era realmente frustrante fingir que le importaban los estúpidos lazos familiares, afortunadamente había recuperado su soledad. Aunque ya no se encontraba tan solo…

    <<Rin…>>

    —Lamento interrumpir, señor Sesshomaru—dijo cordialmente la secretaria al ver que su jefe había fruncido levemente el ceño— toque la puerta pero creo que no me escuchó.

    Imperdonable, no podía seguir pensando tonterías en un momento así. Las distracciones no existían en su vocabulario.

    —¿Qué ocurre?—preguntó aún molesto, la mujer se estremeció al verlo en ese estado, Sesshomaru era aún más aterrador cuando intentaba ocultar su enfado.

    —Hay un alguien afuera que dice venir de parte de su hermano, es decir del joven Inuyasha—corrigió de inmediato, lo peor que podían hacer en la compañía era resaltar los lazos sanguíneos entre Inuyasha y Sesshomaru.

    —Déjalo pasar, ya puedes retirarte—ordenó seriamente, apoyando los codos sobre la mesa como si estuviese meditando detalladamente algo importante. La mujer estaba tan aterrorizada que creyó que se iba a desmayar. Dicen que trabajar para Sesshomaru deja buena recompensa si es que sobrevives, quizás no lo dicen en broma.

    —Sesshomaru, hace tiempo que no te veía.

    —¿Inuyasha no tuvo el valor de venir en persona?—preguntó con sarcasmo.

    —Veo que después de todo si extrañas a tu hermano, aunque sea para pelear—contestó sonriente sin darle importancia al evidente enfado del líder Taisho— Ya en serio, Inuyasha no pudo venir, está ocupado atendiendo otros asuntos.

    —Yo también debo atender otros asuntos, así que dame el estúpido documento y lárgate Miroku—dijo con frialdad, el ojiazul suspiró y se encogió de hombros, ya estaba acostumbrado al difícil carácter de Sesshomaru.

    —Sabes, es muy gentil lo que estás haciendo. Te lo agradezco.

    —Solo hago esto para librarme de Inuyasha, lo demás no me interesa—le recordó seriamente. Ambos se miraron durante unos segundos, en silencio— Ahora vete, tengo cosas que hacer.

    —Aunque ese sea el motivo, de todas formas te lo agradezco—musitó con la tranquilidad que le caracterizaba— Incluso Inuyasha te lo agradece, aunque no sea capaz de decírtelo.

    La puerta se cerró, dejándolo solo con sus pensamientos. Últimamente recibía muchos agradecimientos, aunque la mayoría provenían de Rin. Tomó su pluma y comenzó a redactar los documentos, era mejor distraerse y pensar en otra cosa.

    Aún recordaba aquel día en que la conoció, estaba sola en medio de la calle, confundida y débil; su encuentro no parecía algo casual y no es que Sesshomaru creyera en el destino, simplemente no comprendía cómo o por qué sus caminos se cruzaron de esa forma.

    Detuvo su escritura luego de algunas horas, para su desgracia le resultaba fácil escribir y “pensar” al mismo tiempo. De pronto recordó como lucía Rin en la mañana, tenía algo diferente pero ¿Qué era? ¿Por qué semejante insignificancia le causaba tanta inquietud?

    El teléfono sonó y lo sacó de sus pensamientos, en el fondo agradecía por ello.

    —Hola Sesshomaru—dijo una voz familiar, se produjo un pequeño silencio y luego un ligero suspiro— Al menos podrías fingir un poco de entusiasmo cuando tu hermosa madre te llama.

    —¿Qué quieres?—preguntó sin mucho interés, la madre hizo un gesto que denotaba ligera curiosidad— Estoy ocupado.

    —Siempre estas ocupado, pero al menos podrías llamarme de vez en cuando para decirme que te encuentras bien.

    —Estoy bien—dijo intentando finalizar la conversación, su madre sonrió ligeramente.

    —Por supuesto…y dime, ¿Cómo está la pequeña Rin?

    —Bien—respondió luego de un breve silencio. Su madre supo de inmediato que algo no andaba bien.

    —¿Estás seguro? Creo que pensaste mucho para responder esa simple pregunta—el rostro de Sesshomaru mostró una ligera sorpresa ante aquellas palabras, después de todo su madre seguía siendo muy astuta— espero que no hayas hecho algo estúpido.

    —¿Desde cuándo te importa tanto la vida de Rin?—cuestionó molesto, si bien su madre era un poco más extrovertida eso no significaba que fuese diferente a él. Ella procuraba disfrutar su soledad, apenas con la compañía de Sara y unos cuantos amigos cercanos.

    —Me importa porque creo que es adorable—dijo con sinceridad— además…nunca podré agradecerle lo suficiente por todo lo que ha hecho.

    —No recuerdo que ella te haya hecho un favor—refutó serio.

    —No fue a mí, fue a ti—las palabras de la mujer lo sorprendieron más de lo que pensaba ¿Por qué se empeñaba en decir que Rin era importante?— ¿Alguna vez te has molestado en hablarle de algo que no sea trabajo? Ella siempre sonríe, Sesshomaru, pero recuerda que una sonrisa no siempre significa felicidad.

    No pudo responderle, su mente se detuvo en la mañana cuando vio a Rin despertarse. Sabía que algo andaba mal, lo supo desde el momento en que la vio bajar las escaleras, su rostro tenía algo diferente; sus ojos estaban un poco enrojecidos y ella no lo miraba directamente como de costumbre ¿Había estado llorando? Seguramente, pero Rin jamás lo molestaría con ese tipo de cosas, ella es frágil pero no le gusta demostrar sus debilidades ante los demás.

    —Debo colgar—dijo serio, una leve sonrisa se escuchó del otro lado.

    —Que hijo tan tonto me ha tocado, tienes mucho que aprender.

    ¿Cómo no se dio cuenta antes? La pregunta daba vueltas una y otra vez dentro de su mente mientras se dirigía a toda velocidad hacia la casa. La lluvia lo retrasó más de la cuenta pero aún tenía tiempo, y pensar que salió de su oficina e interrumpió todo un itinerario de trabajo por una estúpida llamada de su madre y una repentina corazonada. Definitivamente había perdido la cabeza.

    Abrió la puerta y todo estaba en silencio, Rin no estaba en la casa.

    <<¿Por qué?>>

    Una extraña sensación lo invadió de repente, buscó en la habitación de Rin pero no estaba, tampoco estaba en el jardín ni en los alrededores de la mansión. De pronto recordó ese rostro enrojecido que tenía en la mañana, apretó ambos puños con fuerza, se sentía impotente por no saber lo que pasaba.

    Y peor aún…sentía miedo y furia porque no comprendía los sentimientos tan extraños que lo albergaban. Decidió calmarse y salir a buscarla, seguramente no estaba muy lejos; Rin solía pasear de vez en cuando por los alrededores, pero nunca antes había salido sin avisarle. Recorrió las calles más cercanas por unos 30 minutos pero la lluvia dificultaba un poco su visión, dio la vuelta y cruzó nuevamente hacia la plaza. De pronto detuvo el auto y observó un pequeño mirador que daba justo hacia el lago de la plaza, creyó ver a alguien adentro ¿Sería ella?

    Se bajó y caminó hasta que pudo divisarla fácilmente, seguramente se quedó allí a esperar que dejara de llover. Ella al verlo se sorprendió, en especial porque él lucía molesto y no se preocupaba en ocultarlo como de costumbre, esta vez no lo ocultaría.

    —Señor Sesshomaru, ¿Qué hace aquí?—musitó sorprendida y nerviosa por su penetrante mirada.

    —Te estaba buscando—la chica se encogió de hombros, él intentó suavizar un poco su expresión.

    —Creí que usted volvería luego de las 7, salí a caminar un rato pero la lluvia me hizo refugiarme aquí—sonrió nerviosa, Sesshomaru solo la miraba sin decir nada— Lo lamento, debí decirle.

    —Vámonos—dijo mientras se quitaba su abrigo para ponérselo a Rin, ella de inmediato se acurrucó con fuerza, en pocos segundos dejó de temblar de frío.

    En el camino de regreso nadie dijo nada, ambos se encontraban perdidos en sus pensamientos y a decir verdad en esos momentos las palabras quedaban sobrando, las acciones hablan por sí solas. Luego de ducharse y cambiarse la ropa Rin bajó a la sala, necesitaba disculparse apropiadamente con Sesshomaru, al verlo sentado en un sofá leyendo un libro sintió ganas de salir corriendo, obviamente aún estaba molesto.

    —Hola…—musitó tímidamente, el joven volteó a verla seriamente mientras cerraba su libro—¿Me puedo sentar a su lado?

    —Si…—dijo con cierta aspereza, Rin suspiró y tragó saliva. Esta vez sí lo hizo enfadar.

    —Se que está molesto conmigo, y tiene todo el derecho de estarlo. De verdad lo siento, no debí salir sin avisar.

    —No estoy molesto por eso—dijo sin voltear a verla, Rin lo miró confundida ¿Entonces qué le molestaba?— Esta mañana antes de irme, lucías diferente—hizo una breve pausa, realmente le costaba hablar de esa forma con ella— Estabas llorando.

    —¿Cómo supo que…?—no terminó la pregunta, en realidad le sorprendió mucho que Sesshomaru lo notara— No es nada importante, descuide.

    —No tienes que contarlo si no quieres—le dijo con seriedad, Rin se encogió de hombros— Pero si deseas hacerlo…

    —Señor Sesshomaru—esas eran quizás las palabras más amables que él le había dicho, a pesar de su seriedad él se estaba ofreciendo para escucharla ¿Se preocupaba por ella? Por alguna razón eso la hacía sentir muy feliz, un ligero rubor se asomó por sus mejillas al mismo tiempo que contenía las lágrimas; lentamente y para sorpresa de Sesshomaru se recostó en su hombro mientras se aclaraba los ojos— Hoy soñé con mis padres…

    —Ya veo…—ahora todo tenía sentido, Rin extraña a sus padres, después de todo ellos murieron cuando apenas era una niña.

    —A pesar de que me sentí feliz de soñar con ellos, había algo diferente—hizo una pausa y comenzó a juguetear con los dedos de sus manos, como intentando decir algo que no podía— Yo…no pude ver sus rostros, a decir verdad me cuesta recordarlos, a medida que pasa el tiempo se me hace más difícil.

    Se produjo un largo silencio, ambos permanecieron allí sentados. Sesshomaru no era bueno para consolar a la gente, ni siquiera en la muerte de su padre recuerda haber visto a su propia madre llorando o diciendo abiertamente que lo extrañaba. Pero allí estaba junto a Rin, no podía hacer nada para ayudarla pero por alguna razón ella le agradecía.

    —Gracias por escucharme, me alegra haberlo conocido—musitó cálidamente, Sesshomaru se tensó ligeramente por la sorpresa, ella lo notó y sonrió divertida. Permanecieron así durante un largo tiempo, hasta que se quedaron dormidos.

    La lluvia continuó hasta altas horas de la madrugada, Sesshomaru se despertó y contempló a Rin en silencio, quien se encontraba acurrucada en sus brazos. Nunca antes había estado con una mujer de esa forma, sus relaciones anteriores solo se basaban en un placer momentáneo; pero Rin era diferente. Allí estaba ella, dormida tranquilamente en sus brazos sin preocuparse en lo más mínimo por lo que pudiera pasarle ¿Tanta confianza le tenía?

    Sesshomaru…— se sorprendió al escucharla, creyó que había despertado pero al parecer solo estaba soñando, había dicho su nombre de manera informal.

    Un ligero movimiento de la chica hizo que quedaran más cerca uno del otro, sus rostros se encontraban a escasos centímetros, Sesshomaru retiró el cabello de su rostro y continuó mirándola, su inocencia era mucho más evidente mientras dormía. Rin era una mujer, pero no era como las demás mujeres, por esa razón no podía tener esa clase de pensamientos cuando estaba cerca de ella, Rin era dulce e inocente, quizás demasiado ingenua.

    Cerró sus ojos para volver a dormir, no quería poner a prueba su propia fuerza.
     
    • Me gusta Me gusta x 14
  3.  
    RomAnce

    RomAnce Soleanimetrix

    Leo
    Miembro desde:
    12 Septiembre 2010
    Mensajes:
    214
    Pluma de
    Escritora
    Aw! (saltanto por toda la oficina xD!) te felicito, te ha quedado de mil maravillas mi estimada Pan-chan
    eres única *---*
    (calmandose in...1...2..3...)
    Bien! a lo que vine.
    Vaya! que seco es el hombre en cuanto a los lazos familiares xD! no podría esperar menos de parte del heredero mayor; a veces es tan inverosílmil que ni el mismo se da cuenta ( se enreda pior que un espaguetti con salsa! xD!
    siendo tan obvias las circusntacias) pero hay que entenderlo; el hombre nunca se ha enamorado como Dios manda :p y verlo tan...Aw! me deja enbobadamente fanguirleada :D!
    pobechita mi querida Rin...tan martirizada que me punza las tripas; pero con semejante compañia...se me olvidaría hasta las ganas de comer xDDD!
    Ella crea en él, cosas que ni el mismo sabe que tiene; como un enorme corazón que sólo queda al descubierto con todo lo que es ella; quien encaja en su mundo tan solitario, que sin saber se está convirtiendo en una compañía en su soledad, tal cual es el signigficado de su nombre Rin= compañera.
    Hay! yap!
    se le quiere a chorros xD!
    ÉXITOZZZZZ!!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Tomoee

    Tomoee Elfases de los bosqueses Espectroses Comentarista destacado

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    2,180
    Pluma de
    Escritor
    Huy, ya pusiste el siguiente, y para ponerlo mejor, acerca de Sesshômaru con Rin, enserio que me da tanta ternura esta historia, y más porque dejas a él en su personalidad muy bien puesto :si: si que sí.

    Lo amé, en verdad, sobre todo la llamada de Irasue xD jajajajajajajaja, amo a esa mujer, como le dice las cosas a su hijo, y su fingida tonalidad en lo voz, además que le dijo tonto, y eso fue lo máximo.

    Me gustó como fue a buscarla, fue como sentir en los capítulos de InuYasha cuando se nota apenas el sentimiento de él por Rin, realmente sublime.

    Se quedaron dormiditos... awwwww, además de cómo la mira y piensa de ella, y sobre todo la línea final.

    Me imagino que, cómo hombre, puede sentir cosas que piensa no son adecuadas para la ingenuidad de Rin. Así que se contiene...

    ¡Hermoso! Espero el otro con ansias °--°
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    ¡Mmmmmmmm!¡ Que capítulo más bello!. Dios, casi salto de la silla.
    Me has dejado prendadita, y sé que este capítulo se repetirá en mi cabeza una y otra vez.
    Te puedo asegurar que éste es uno de esos capítulos que dan ganas de leerlo y leerlo. Estuvo buenísimo.
    Espero que actualices prontito.
    Bye, October.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Cami Chan

    Cami Chan Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Marzo 2011
    Mensajes:
    305
    Pluma de
    Escritora
    Hooooooola!
    Aaaaay me encanta cuando Sesshomaru muestra su lado tierno, aunque sólo logre mostrarlo con Rin jiji
    Y yo que pensaba que la mamá de Sesshomaru era mala... pues le dijo algo muy cierto a lo que él no pudo responder.
    Aún tengo la duda de lo que estará sucediendo con Inuyasha y Kagome, ojalá que ese tiempo que se están tomando les sirva para darse cuenta de ciertas cosas...
    Bueno, muchísimas gracias por avisarme, espero conti!
    Saludooooooooos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    rin chan

    rin chan Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    128
    Pluma de
    Escritora
    ERES INCREIBLEEEE!!! para escribir, de grande quiero ser como tuuu!! xD
    hermosa forma de narrar, ay los personaje son perfectos nada de ooc justo como son cada uno
    asi q no tengo ningun problema en imaginarlos , ay me encanta como Rin va cautivando poco a poco su corazon
    es increible, felicitaciones amigaaa,
    me gusto mucho el final:
    jaja nisiquiera sabe lo que le pasa al pobre, pero definitivamente sabe q es la unica que ha caitivado su corazon, me encanta niñaaa
    sigelo :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La carcel de cristal [Inu&Kago] [Sessho&Rin]
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    31
     
    Palabras:
    3463
    Hola, gracias por sus comentarios me alegra que les haya gustado el capitulo. Ahora regresamos al tema de Kagome e Inuyasha…y por supuesto Naraku.

    Te queman el alma y sacan a relucir tus debilidades, mostrando lo más egoísta de tu ser… ¡Que peligrosos son los celos!

    Capítulo XX
    Celos

    Se sentía como un recluso que visita por primera vez la cárcel, sabía lo fácil que era entrar y lo difícil que sería salir sin problemas, además que su relación con el joven Ishihara no era la mejor de todas había que agregar otro detalle que hasta el momento prefirió pasar por alto; quizás fue un mecanismo de autodefensa que creó su subconsciente para alejarse del estrés innecesario pero ya era hora de afrontarlo. Naraku también estaría presente en la fiesta.

    Inuyasha la miraba sin decir nada, aunque sus ojos lo decían todo. Estaba preocupado por ella, lucía más nerviosa de lo normal y algo en su interior le decía que no le estaba siendo del todo sincera cuando le preguntó si “le ocurría algo” pero así era Kagome, débil y temerosa pero incapaz de abrirse abiertamente para aceptar sus propias debilidades ya que en cualquier momento toda esa debilidad podía transformarse en una fuerza inimaginable, así era ella y nada la haría cambiar. Pero en estos momentos la chica no se sentía tan valiente como en otras ocasiones.

    El coche se detuvo, ella suspiró. Inuyasha le ofreció su brazo y juntos entraron a la mansión.

    —No te dejaré sola ni un minuto—musitó serio y con la vista fija al frente.

    —Muchas gracias—dijo aferrándose a su brazo, quizás para intentar reunir las fuerzas que le faltaban.

    Algunos de los presentes los miraban con curiosidad, otros se acercaban para saludarlos y charlar sobre cualquier cosa, aunque en el fondo solo intentaban probar la inteligencia y madurez de Kagome. Después de todo no es muy común que una mujer de 16 años y soltera logre ser tomada en serio por sus propios medios, rápidamente se daban cuenta de su potencial oculto y cambiaban su actitud hacia la chica, finalmente comenzaban a aceptarla como una de ellos. A medida que pasaba el tiempo Kagome se sentía más segura, aunque aún no pasaba lo peor, si bien no había rastro alguno de Naraku, pudo notar la presencia de Kouga, quien venía acompañado de una joven que aparentaba su edad. Seguramente era su prometida.

    —Buenas noches a todos—dijo a los invitados, quienes habían posado su atención en él al verlo en el centro de aquel gran salón— Muchas gracias por venir el día de hoy, por favor siéntanse cómodos y disfruten de la fiesta.

    La música continuó, algunas parejas se acercaron al centro del salón para bailar un poco y otras simplemente se mantenían dispersas conversando o simplemente admirando las decoraciones de la mansión Ishihara. Kagome contempló unos segundos a Kouga y a su acompañante, realmente no parecían una pareja, al menos no una muy amorosa. Al detallar mejor la situación se dio cuenta de que la joven buscaba a cualquier costo llamar su atención pero a duras penas solo recibía un gesto de fingida aprobación ¿Acaso no la amaba? Quizás era demasiado arrogante para demostrarlo.

    El moreno sintió que alguien lo observaba y por accidente sus miradas se cruzaron, al ver a Kagome se sorprendió notablemente. Ella llevaba un vestido lavanda ceñido a la cintura y con corte tradicional un poco más abajo de las rodillas, su cabello arreglado en un moño y algunos mechones caían elegantemente sobre sus hombros, al ver que él se acercaba decidió caminar hacia la misma dirección, acompañada de Inuyasha.

    —Buenas noches, joven Kouga—saludó cortésmente, haciendo una pequeña reverencia que el joven respondió con la misma educación.

    —Debo admitir que luces encantadora—dijo un poco frustrado—Esperaba poder burlarme de tu apariencia pero creo que no será posible esta noche.

    —Supongo que debo tomar sus palabras como un cumplido—dijo con cierto aire de ironía— Es bueno saber que cumplo con sus exigencias de etiqueta.

    —Lamento si mi cumplido no fue el mejor, no soy bueno halagando a las damas.

    —Descuide, yo tampoco soy buena para agradecer los cumplidos.

    Ambos sonrieron. La atmosfera presentaba una ligera tensión disfrazada de calma, de pronto la acompañante del moreno aclaró levemente su garganta, en señal de que aún no había sido presentada, además que no le agradaba ese repentino debate entre su prometido y aquella joven impetuosa.

    —Lo olvidaba, ella es mi prometida Ayame—dijo de manera neutral, la joven hizo una pequeña reverencia y sonrió amablemente.

    —Es un placer—se apresuró a decir, le dirigió una mirada al acompañante de Kagome y sonrió un poco más confiada— ¿El es tu novio?—preguntó con fingida inocencia, haciendo que el joven de mirada ámbar se tensara por unos segundos.

    —Su nombre es Inuyasha, somos amigos de la infancia—le aclaró Kagome, la reacción de Inuyasha la sorprendió un poco pero quizás solo estaba nervioso.

    —Ya veo, es que hacen una linda pareja—insistió la pelirroja sonriendo al ver la cara que ponía Inuyasha, era obvio que esa conversación le resultaba incomoda.

    Era obvio que intentaba hacerla enfadar, pero ¿Por qué? Apenas y la conocía, tal vez por eso estaba comprometida con Kouga, seguramente ambos eran insoportables y disfrutaban burlarse de la gente; por un momento creyó que la pelirroja era amable y es que realmente lo aparentaba. No era la primera vez que se equivocaba en su manera de juzgar a la gente.

    —No tan linda como tú y el joven Kouga—fue como un dardo venenoso que daba justo en el blanco, Ayame apenas y pudo sonreír con nerviosismo. Después de todo no era ningún secreto que Kouga la trataba con sequedad.

    Kagome se arrepintió al ver la reacción de la chica, pero no podía arriesgarse a continuar esa conversación que seguramente no terminaría en nada bueno. Inuyasha se mantenía en silencio, a pesar de su carácter no era prudente ni beneficioso para Kagome que el interviniera, guardar silencio era una mejor manera de ayudarla. Kouga por su parte se divertía observando y él pudo notarlo, sus miradas se cruzaron por algunos segundos como si intentaran escudriñar algún secreto.

    Inuyasha desvió su mirada, algo en ese sujeto le resultaba simplemente insoportable.

    —Luego de tanta platica me dieron ganas de bailar—dijo rompiendo el repentino silencio que se había creado—Kagome, ¿Me concederías una pieza?

    Kagome asintió resignada y miró por última vez a Inuyasha mientras se dirigía al centro del salón. La música comenzó a sonar de nuevo y ambos bailaron ante la vista de todos. En ese momento la azabache entendió la razón del extraño comportamiento de Ayame, con solo mirar su rostro la respuesta vino a su mente.

    Celos…

    ¿Por qué? No lograba comprender cómo la prometida de Kouga podría sentirse amenazada por ella, quizás no le agradó la pequeña conversación que tuvieron hace un segundo ¿Acaso no se dio cuenta de que se trataba de una pelea recatada?

    —¿Por qué lo hace?—preguntó casi en un susurro, el moreno se acercó para escucharla mejor—¿Por qué le hace daño?

    —No sé de que hablas—dijo tranquilamente, Kagome dirigió su vista hacia Ayame y torció el gesto en señal de desaprobación— Simplemente te invité a bailar, eso es todo. Si ella no puede comprenderlo entonces es más inmadura de lo que pensaba.

    —Te ama…—se apresuró a decir, sin preocuparse por la sorpresa que había provocado en su compañero de baile— Ella te ama mucho, puedo verlo en su mirada. No está bien que provoques celos innecesariamente.

    —¿Por qué te preocupan tanto sus sentimientos? Hace un segundo estabas discutiendo con ella—le recordó sonriente, Kagome suspiró pensativa lo cual confundió un poco al joven.

    —Si alguien te quiere de esa forma no deberías herir sus sentimientos—dijo mirándolo fijamente a los ojos, un brillo especial se formó en su mirada mientras pronunciaba aquellas palabras— Si alguien me quisiera de esa forma…aunque no le correspondiera, creo que intentaría hacerle feliz de cualquier manera, protegería a esa persona por siempre.

    La música terminó, ambos se quedaron mirando por algunos segundos. El moreno le dedicó una sincera sonrisa al mismo tiempo que colocaba su mano sobre la cabeza de Kagome, con cuidado de no arruinar su peinado.

    —Eres una buena persona a pesar de todo—confesó en tono afable, lo cual sorprendió notablemente a Kagome— En otras circunstancias, quizás tú y yo…

    —Disculpen—interrumpió Inuyasha, quien venía acompañado de Ayame— La pieza ya ha terminado.

    —Claro…—contestó Kouga mirando seriamente a Inuyasha, Ayame y Kagome guardaban silencio confundidas; finalmente el moreno tomó de la mano a su prometida, dedicándole por primera vez una leve sonrisa, ella le respondió de la misma forma y juntos bailaron la siguiente pieza.

    Nuevamente Kagome se encontraba a solas con Inuyasha, aunque no entendía la razón de su enfado, tal vez estaba siendo demasiado protector pero no podía culparlo. Sonrió tranquilamente y lo tomó del brazo ya que se encontraba algo distraído.

    —¿Te encuentras bien? Tal vez estés cansado.

    —Estoy bien—contestó serio. Kagome asintió y guardó silencio, no sabía qué decirle y no deseaba iniciar una discusión— Oye Kagome…

    —¿Si?...—dijo sin voltear a verlo, por un momento se distrajo al ver a Kouga y Ayame bailando, realmente hacían una buena pareja. Solo les faltaba un pequeño escarmiento para acercarse más.

    —¿Qué tanto hablabas con Kouga?—preguntó en voz baja, Kagome volteó a verlo sorprendida ¿Acaso Inuyasha estaba celoso?

    No…imposible. Kagome se había prometido a sí misma no volver a ilusionarse con ese tipo de pensamientos, seguramente solo se preocupaba por ella y aunque fuesen celos seguramente solo se trataban de celos fraternales, solo eso.

    —Solo le decía que debería sacar a bailar a su prometida, no es de buena educación dejarla a un lado en su fiesta de compromiso—dijo tranquilamente, mientras observaba la reacción de Inuyasha— ¿Por qué lo preguntas?

    —Por nada, solo preguntaba—contestó cortante, era obvio que estaba molesto y no podía disimularlo. Kagome intentaba hacer caso omiso a las palpitaciones de su corazón, no deseaba alegrarse en vano.

    —Ya veo…—se limitó a decir, lo mejor era guardar silencio en ese tipo de situaciones. Respiró profundo y mantuvo su vista perdida en la pista de baile.

    La música se volvió más lenta a los pocos minutos, más y más parejas se acercaban al centro del salón para bailar al compás de aquella melodía. Kagome recordó la primera vez que tuvo que bailar, su hermana Kikyo pasó todo el día enseñándole los pasos de baile pero ella era a duras penas podía imitarla; sin embargo eso no la hizo desistir, lo intentó muchas veces hasta que finalmente logró bailar correctamente. Todo gracias a Kikyo.

    Una leve sonrisa escapó de sus labios, le agradaba recordar esas pequeñas anécdotas con su hermana que creía olvidar con el paso del tiempo.

    —Kagome…—la voz de Inuyasha la sacó de sus pensamientos, ella volteó a verlo como si intentara descubrir qué le ocurría, justo en ese momento recordó las palabras que le dijo en la tienda de ropa ¿A qué se refería con eso? Deseaba preguntarle pero quizás ese no era el mejor momento para hacerlo, así que solo lo miró intentando parecer calmada— Baila conmigo.

    Su petición sonó casi como una orden, sus ojos ámbar la observaban fijamente analizando cada uno de sus gestos. Kagome se ruborizó casi al instante, esta vez no pudo disimular su asombro pero eso no pareció notarlo el joven Taisho. Se colocaron en la pista de baile, Inuyasha la tomó de la cintura y la acercó a su cuerpo, Kagome mantenía la vista hacia el suelo, si subía el rostro y se encontraba con aquella mirada una vez más seguramente no lo resistiría.

    Ella lo sujetó del hombro casi aferrándose, su mano temblorosa tomó la de Inuyasha y con un lento movimiento comenzaron a bailar. El vals era suave y hermoso, dándole un toque romántico al ambiente; apenas y se movían en círculos, ella intentó distraerse observando a las demás parejas, todos lucían felices y enamorados ¿Cómo luciría Inuyasha?

    Sonrió melancólica, después de todo ellos no eran pareja y nunca lo serían pero de vez en cuando caía en la tentación y se dejaba llevar por sus deseos reprimidos. Inuyasha por su parte la observaba, queriendo descubrir sus más profundos pensamientos ¿Estaría ella igual de confundida que él? Seguramente, y no la culpaba, su comportamiento no era el más apropiado pero aunque tratara de explicarlo ni el mismo lograba entender ese sentimiento ¿Por qué estaba tan molesto? No era justo que se comportara así con Kagome, se supone que él debía apoyarla, no complicarle la vida más de lo usual.

    De pronto la chica reunió valor para mirarlo a la cara, nadie decía nada pero era como si sus miradas intentaran decir todo lo que sus labios no podían, Kagome deseaba confesarle toda la verdad, Inuyasha deseaba poder entenderse a sí mismo y hacer que ella le entendiera ¿Por qué era tan fácil desear algo y tan difícil actuar para que se hiciera realidad?

    No lo sabían…por eso continuaban así en silencio, mirándose detenidamente.

    A pesar de todo la estaba pasando bien, Kagome intentaba no torturarse con preguntas que quizás nunca serían respondidas, seguramente ese momento lo recordaría por siempre ya que se encontraba al lado de su amado Inuyasha, era un momento casi mágico.

    Lamentablemente…no existe tal cosa como la magia.

    Una fuerte punzada en su corazón fue lo que pudo sentir al ver a aquel hombre a lo lejos, él aún no notaba su presencia pero no tardaría mucho en hacerlo. Inuyasha notó la mueca de terror en el rostro de Kagome y de inmediato le preguntó si le pasaba algo, ella paró de bailar, su cuerpo simplemente no dejaba de temblar.

    <<No lo recuerdes…no lo recuerdes>>

    Llevó una mano a su pecho para intentar controlar los latidos de su corazón, no esperaba asustarse tanto por ver a Naraku ¿Por qué ese miedo? Era como si su cuerpo inconscientemente estuviese recreando todo lo que ocurrió aquella nefasta noche, rápidamente Inuyasha la sacó de la pista y buscó un poco de agua fría.

    —¿Estás bien? Te ves algo pálida—inquirió Inuyasha sorprendido por su repentino cambio de salud.

    —Solo necesito tomar aire fresco—sonrió con dificultad. Naraku se encontraba de espaldas hablando con algunos socios, estaba a una distancia considerable pero aún así no deseaba arriesgarse a que la viera, prefería huir de allí— Salgamos un rato, por favor.

    —Iré al baño un segundo, no me tardo—Kagome asintió y salió lo más rápido que pudo de aquel salón, intentando no llamar la atención de los presentes.

    Afuera se sentía más segura, aunque la noche estaba un poco fría pero era un precio que estaba dispuesta a pagar. Caminó un poco hacia el balcón y se perdió en el vasto cielo repleto de estrellas, a los pocos minutos escuchó unos pasos y se sintió aliviada, por ningún motivo deseaba quedarse sola.

    —Regresaste…—su sonrisa se esfumó al ver a quien tenía al frente, solo pudo retroceder dos pasos, intentando no demostrar miedo alguno.

    —Eres tú…—dijo sin mucho interés mientras se sentaba en uno de los bordes del balcón, no le dio importancia a la reacción de Kagome, a decir verdad ni siquiera parecía con intenciones de molestarla.

    —¿Qué haces aquí?—preguntó desconfiada, él se mantuvo serio contemplando el cielo.

    —Deseaba estar solo. No me gustan las reuniones sociales—Kagome guardó silencio sorprendida, a fin de cuentas ellos tenían eso en común y tuvieron la misma idea de alejarse de la fiesta— ¿Y tú qué haces aquí? Deberías estar disfrutando tu noche con Inuyasha.

    Kagome lo miró sorprendida, entonces si la había visto desde el principio. Por alguna razón comenzó a sentirse mal, no le agradaba saber que Naraku la estaba vigilando, aunque seguramente todos los presentes habían malinterpretado su aparición junto al joven Taisho en la fiesta.

    —Solo me acompaña como amigo. No estamos saliendo ni nada por el estilo—dijo tranquilamente, Naraku sonrió con ironía.

    — ¿Y por qué crees que eso me importa?—preguntó sarcástico— No me interesa tu vida privada.

    —Lo sé…pero no quiero que se creen rumores innecesarios—respondió seriamente. Naraku la miró por un segundo y desvió nuevamente su rostro hacia el cielo.

    —Te ves ridícula—dijo en tono seco, Kagome abrió los ojos más de lo normal— cuando hablas de él, cuando estás con él. Luces más desagradable que de costumbre.

    —Kagome…—la voz de Inuyasha interrumpió aquel extraño momento, Kagome volteó a verlo sorprendida ya que no había notado su presencia. Rápidamente se acercó y la tomó del brazo, dedicándole una mirada llena de rencor a Naraku— Vámonos ya.

    Ella solo asintió y se marchó de allí, no sin antes dedicarle una última mirada a Naraku. Algo en su rostro era diferente… ¿Acaso él?...

    “Te ves ridícula… cuando hablas de él, cuando estás con él. Luces más desagradable que de costumbre”
     
    • Me gusta Me gusta x 13
  9.  
    AlexMarie Kagamine

    AlexMarie Kagamine Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    765
    Pluma de
    Escritora
    wowww genial ya me lei todo tu fic me costo como medio dia pero al fin lo termine de leer todito y debo decirte que tienes una manera de relatar y mostrar los sentimientos de los personajes impresionantes Inu-sama en este fic me parece una persona un poco mas madura que en el anime, pobre Kikyo tubo que suicidarse por culpa del tarado de Naraku y la pobre de Kagome tiene que sufrir su perdida y que las personas le digan que es la sombra de su hermana hasta tiene que aguantar que InuYasha se haya enamorado de ella y por temor no puede mostrar sus sentimientos eso si me dio tristeza la verdad y ese Naraku asqueroso como puede ser tan sucio y tan vil!! hay de veras que me pone los pelos de punta ok ya me calme enserio me parecio una novela tragica y romantica que gira en torno a una chica llena de tristezas y que tiene que sufrir al igual que su hermana.
    No dudes en avisarme de tu conti es que enserio es genial tu fic cuidate y nos estamos posteando, ¡di no a las drogas! y se feliz que las sonrisas son lo mejor
    Atte: Alex
    Pd: eres una genialisima escritora y seras una de las mas reconocidas para mi
     
  10.  
    RomAnce

    RomAnce Soleanimetrix

    Leo
    Miembro desde:
    12 Septiembre 2010
    Mensajes:
    214
    Pluma de
    Escritora
    Hiii! Pan-chan! °-°
    Wow! me estas acogiendo con la trama que llevas con estos dos :p!
    y de Naraku de por medio,que resulta ser encantadoramente atormentable( Sorry! soy una sádica, me encata el villano °-°) ejem...
    ¿Qué es lo que esta pasando con Inuyasha? pobre...creo que lo sabe, pero lo ignora o se le a olvidado como se siente tener
    embargados por todo su ser (-_-')!
    Ough! pobre Kagome, si sige teniendo esos colapsos de espanto por tan sólo ver el villano favorito (creo que sólo mío x'D!) se me puede petatear tan chiquilla! :eek:!
    la compadezco °--°
    Basta el silencio...pues declaran más que mil palabras sin sentido.
    Aw! preciosa, eres genialosa :D!
    Le espero, hasta siempre!
    hasta la próxima!
    *Éxitos! ;)
     
  11.  
    Tomoee

    Tomoee Elfases de los bosqueses Espectroses Comentarista destacado

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    2,180
    Pluma de
    Escritor
    No... ¡no! Noooo:eek: ¿Ya se terminó el capítulo?

    Yo lo sé, está celoso, esa noche fue de puro celos, enserio, quién diría que sería un sentimiento tan abundante en una reunión social xD

    Ayame como siempre, manejaste muy bien su personalidad, así como la de todos, ¡estupenda! enserio, no haces para nada OoC, inclusive, a Naraku haces que me de miedo a mí, y eso que me gusta el Naraku&Kagome mucho, pero awwwwwww, ya me imagino a la pobre.

    Y bueno, al parecer se ve cosas parecidas con él ¿será que sentirá algo por Naraku? Oh :o puede ser (?)

    InuYasha celosooooooo, es obvio que sí, pero deberían dejarse de cosas y hacer lo que dicte el corazón <3!, espero que todo vaya bien, pero ahora va genial, oh, ojalá Naraku le robé un mega beso a Kagome xDDD Ok ya, ando fumada.

    ¡Hermoso! me gustó mucho, espero lo siguiente.

    Me tienes de un ala, un gran FF <3!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Pluma de
    Escritora
    Me gustaron mucho los dos últimos capítulos... me pareció realmente tierna la escena en la que Sesshoumaru y Rin se quedan dormidos y acurrucados... sin darse cuenta... él ha cambiado, me pregunto cuando será el momento en el que piense con palabras sus propios sentimientos.

    Y este capítulo, hmm será de Kouga se sienta incomodo con Ayame, es decir... tal vez en verdad le molestan sus sentimientos, quizás no esté acostumbrado y sienta algo, algo por ella ¿y se frustre sin darse cuenta? D:

    Naraku, me pareció lindo... no lo puedo odiar, no después de tener esa imagn en mi mente, una que describiste muy muy atrás n..n

    Inuyasha estaba celoso de Naraku : D me sentí muy muy feliz, digo o.ó tal vez con eso aclare sus sentimientos, también pasó con kouga

    haam y n...n esperaré la continuación, por cierto ¿A qué se refería Inuyasha aquella ves?[​IMG]
     
  13.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    Mmm Muchos celos, I love it.
    Con cada capítulo esto engancha más, una fiesta interesante que me deja deseando más el próximo capítulo.
    Me gusta que Inuyasha ya empiece a tener sus dudas, sólo espero que no tarde tanto en aclararse, sin embargo, lo de Naraku también me deja con una emoción macabra. Una vez más esta historia tuya va atrtapando más y más. Estaré muy pendiente a tu próxima actualización.
    Hasta luego, October.
     
  14.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La carcel de cristal [Inu&Kago] [Sessho&Rin]
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    31
     
    Palabras:
    1607
    Hola, muchas gracias a todas por sus comentarios, aquí les dejo el siguiente capítulo que se centrará especialmente en Naraku. Es hora de conocer más a fondo a este peculiar personaje.

    El deseo corre por nuestras venas y nos carcome el alma, el corazón, ingenuo y tonto acepta el llamado y lentamente recorre aquel sendero desconocido…Sin sospechar que al final del camino encontrará su propia destrucción.

    Capítulo XXI
    Obsesión.
    **
    Hace mucho tiempo existió un apuesto príncipe que tenía todo lo que cualquier persona podría desear, por desgracia, un día cayó víctima de un poderoso hechizo y se convirtió en una estatua a su imagen y semejanza, no podía moverse pero al menos podía hablar. La única manera de deshacer el hechizo era que una doncella se atreviera a besarlo en los labios. Pasó el tiempo y el príncipe, inmóvil y desesperado, comenzó a creer que jamás volvería a ser humano, y es que muchas doncellas escuchaban la increíble historia y se animaban a besarlo, pero todos los intentos fueron en vano. El príncipe prometió fortunas inimaginables, e incluso prometió desposarse con la joven que lo liberara de su cruel prisión, aún así nada funcionó.

    Un día, cansado de tantos fracasos decidió rendirse y aceptar su maldición hasta el final de los tiempos, desde ese día no volvió a hablar y tampoco se preocupó por volver a ser humano. Poco a poco su corazón se volvió de piedra…Hasta que ya no quedó nada.

    —¡No! ¡Ese no puede ser el final!

    —¿Por qué no? Yo inventé la historia y puedo darle el final que quiera.

    —Se supone que los cuentos de Hadas tienen un final feliz.

    —Está bien, si le di otro final pero ya deja de hacer pucheros. Tanto drama por un cuento.

    —Eres cruel, Kikyo…

    **

    Abrió los ojos lentamente, todo había sido un sueño. Ya había amanecido y hoy tenía muchas cosas que hacer; se sentó y miró a su acompañante, un gesto de desagrado recorrió su rostro al sentir que ella lo abrazaba por la espalda.

    —¿Dormiste bien?—le preguntó al oído mientras acariciaba su pecho con ambas manos— Parece que estabas soñando algo interesante.

    —Es tarde, vístete de una vez—contestó seco mientras intentaba levantarse, pero ella lo sujetó y lo acostó nuevamente en la cama quedando encima de él, comenzó a besarlo en el cuello una y otra vez, hasta que se detuvo a escasos centímetros de su boca.

    —Aún tenemos tiempo—susurró en tono sensual— Podemos hacer lo que tú quieras.

    —¿Lo que yo quiera?—inquirió con una sonrisa maliciosa. Con un brusco movimiento la empujó hacia atrás, quedando esta vez encima de ella, una mueca de desdén fue lo único que le dedicó antes de acercarse lentamente a su oído— Quiero que te largues, me aburres demasiado y eres pésima en la cama.

    Entró al baño y cerró la puerta con llave, sin prestarle atención al llanto que había provocado en aquella mujer.

    Naraku era bastante popular con las mujeres pero sus relaciones no iban más allá de un placer momentáneo, ellas eran juguetes que lo satisfacían cada vez que él quisiera y a decir verdad en los últimos días la intensidad de sus necesidades había aumentado considerablemente. Byakuya obviamente se encargaba de “Sacar la basura” como él solía decir.

    Terminó de ducharse y comenzó a secarse el cuerpo, curiosamente recordó aquel día en que Kagome había entrado por accidente a su habitación, afortunadamente la escuchó y se puso una toalla, aunque estuvo tentado a salir desnudo como de costumbre, si ella se desmayaba de la vergüenza la culpa sería solamente suya por entrar sin permiso. Recordaba el rostro desencajado y ruborizado de Kagome, aunque ella actuaba con rebeldía en el fondo solo era una chiquilla ingenua y completamente ajena a las experiencias de la vida; exponerla a la fuerza y observar su rostro lleno de confusión le resultaba verdaderamente placentero.

    Placer…Una delgada línea que te lleva a lo prohibido.

    —Byakuya, encárgate de todo mientras no estoy— ordenó seriamente mientras se disponía a marcharse. El peli-azul contestó con una pequeña reverencia.

    Al salir de la mansión pudo divisar a alguien a lo lejos, sus miradas se cruzaron de manera desafiante, Naraku caminó lento y seguro, el joven Taisho se puso en medio al ver que él intentaba ignorarlo.

    —No tengo tiempo para jugar contigo Inuyasha, a decir verdad hoy no estoy de muy buen humor.

    —No me interesa, además no te quitaré mucho tiempo—contestó de manera ruda, Naraku lo observó el silencio, realmente se podía observar la tensión en el ambiente, incluso los sirvientes de Naraku observaban detenidamente la situación— Supongo que ya te enteraste de lo que pasó.

    —¿A qué te refieres?—preguntó con fingida inocencia— Ah sí, tu pequeño acto de valentía, felicidades Inuyasha, tienes un gran corazón.

    —Se acabó Naraku, la deuda de Kagome ya está saldada—dijo en tono firme, Naraku frunció levemente el ceño pero luego mostró una retorcida sonrisa.

    —Te felicito, debo admitir que fue muy inteligente de tu parte. Aceptaste renunciar a la compañía de tu hermano con la condición de que él asumiera la deuda de Kagome, de esa forma la historia termina con un final feliz.

    —De esa forma Kagome ya no tendrá que verte nunca más—le aclaró en tono amenazador— Tu jueguito termina aquí.

    —Si eso era todo lo que tenías que decir entonces me marcho, tengo cosas importantes que hacer—dijo dándole la espalda con arrogancia, dio unos pasos hacia el frente y se detuvo nuevamente— Por cierto, ¿Cuándo dejarás todo este teatro? Ya es hora de que Kagome sepa la verdad ¿No lo crees?

    —Se lo diré, cuando sea el momento adecuado—contestó molesto e impotente— Será mejor que te mantengas fuera de esto.

    —No me interesa lo que hagas, tampoco me interesa ella en lo más mínimo.

    Retirarse era lo mejor, si se quedaba un minuto más seguramente terminarían peleando. Hace algunos días Sesshomaru había hablado con él, al principio le pareció extraño que él mostrara esa clase de amabilidad, pero a cambio de deshacerse de su hermanastro era obvio que las intenciones que lo motivaban eran otras. Por su parte Kagome, la chica cuyo destino miserable estaba marcado por la muerte de sus padres y el suicidio de su hermana mayor, finalmente podía comenzar de nuevo, ya nada la ataba a él…Absolutamente nada.

    — ¿Estabas escuchando la historia de Kikyo?

    Por supuesto que no.

    —Pero yo te vi parado detrás de los arbustos del jardín. A mí me pareció que si escuchabas. ¿Acaso te gustó?

    —Es una historia estúpida. Por supuesto que no me gustó.

    —Eso es porque no escuchaste el final verdadero. Te lo contaré: Al final aparece una doncella que logra cautivar el corazón del príncipe, ambos se enamoran y cuando ella accede a besarlo él vuelve a la normalidad. Lo que necesitaba para romper el hechizo no era un beso cualquiera, sino un beso de amor. Así su corazón no se volvería de piedra.

    —Es una tontería…No sé cómo puedes creer algo así.

    ¿Por qué recordaba aquella anécdota de su infancia? Hoy había sido un día muy extraño y por alguna razón su mente no dejaba de mostrarle aquella imagen que se asomaba una y otra vez, con más fuerza y nitidez que la anterior. Apretó sus puños con fuerza, su mirada se mantenía fija en la ventanilla de su limusina; Naraku no estaba acostumbrado a la confusión, mucho menos si la culpable de todo era esa chiquilla malcriada.

    —Kagome…Esto apenas comienza.

    Poco a poco su corazón se volvió de piedra…Hasta que ya no quedó nada.

    Bien, esa pequeña anécdota que Naraku recordó a lo largo del capítulo nos deja claro que él conocía a Kagome y Kikyo desde la infancia, al igual que Sesshomaru e Inuyasha. Sé que todavía hay algunas dudas ¿Qué fue esa conversación extraña entre Naraku e Inuyasha? Les doy una pista: ¿Se recuerdan aquel capítulo donde Inuyasha dijo “blah blah blah” y aquel capítulo donde Kagome se sentía mal porque “Blah blah blah”? XD bueno recuérdenlo y piensen un poco. La deuda de Kagome está saldada pero los problemas todavía no se acaban.
     
    • Me gusta Me gusta x 13
  15.  
    rin chan

    rin chan Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    128
    Pluma de
    Escritora
    ahh primerasz nn , me encantho esta anectota de narakuu , el se parece mucho al principee de la historia de kykio, espero no termine
    como él , con un corazon de piedra :(, aunque es lo que se merecee ¬¬
    ya te lo he dichoo mil veces y continuare diciendotte que me encanta como narrasz, eres gennial,
    deberias ser senseix)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    RomAnce

    RomAnce Soleanimetrix

    Leo
    Miembro desde:
    12 Septiembre 2010
    Mensajes:
    214
    Pluma de
    Escritora
    Oh! es un grato placer poder leerte
    Sorry! parece que soy un lanbona de primera ¬¬
    ..ejem...
    *El cuento con que adaptastes al singular Naraku, va a corde con todo lo que es...
    en ciertas ocasiones inspira compasión, en otras simplemenete el disgusto y el rencor.
    sie...suelo ser un poco inverosímil, ya sé -_-')! pero no sé, eso es lo que hasta el momento me manifiesta; aunque , a decir verdad da pena, Lo tiene todo y a la vez nada. Un ser sin corazón es simplememente inexiste para todos...inclusive para sí mismo.
    Es enigmático este tipo, se escuchará masoquista pero ha decir verdad es así :p!
    Ough! tengo que releer ese capi! TTwTT[FONT=%value]) pero básicamante con la pequeña pista me guio [/FONT]
    AaWw! Inuyasha es un primor de amigo! lo que tubo que hacer, es digno y noble:oops:
    Síguele por favor! No te detengas! Aquí se le esperará ansiosamente, gracias por el capítulo tan gratificante en seerio!
    *Hasta la próxima~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Tomoee

    Tomoee Elfases de los bosqueses Espectroses Comentarista destacado

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    2,180
    Pluma de
    Escritor
    Claro, eso del blah, blah, blah, me recordó todo en un instante. xD Ok no, pero deberé echarle memoria, o leer otra vez algunos capítulos, creo que debía poner mejor atención en los blah blah xD

    Oh enserio, que si lo terminas con un Naraku&Kagome y no el InuxKag yo te amaría mucho más, no es que no me guste, pero me agrada mucho lo alterno y que bueno, no suele ser lo ideal.

    No me hagas caso, ya sabes que soy fangirl del NaraxKag D:

    Me gustó, Naraku siempre es tan... ¿libertino? xD LOOOL, es que enserio, de plano a él le gusta andar de flor en flor (8) xDDD Awwwww, su recuerdo de infancia, y ahí haciéndose el rudo, awwww, me gustó mucho esa parte <3!

    Cómo siempre, tú narración encantadora, admito que esto me puso bien fangirl

    Oh sí, apenas comienza, eso me agrada :oops:

    <3! espero la conti pronto.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  18.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    Me alegro que este fic no tuviera sólo 10 capítulos como propusiste en un principio, tanta emoción no puede ir en un tarro tan pequeño.
    Que malo es Naraku, cada día le quiero más. Al parecer los cabos se van atando, pero mi cabeza está cada vez más confundida. Y aquí me dejas querida deseando tu continuación conmo agua de mayo.
    No tardes ^ - ^.
    Hasta luego, October.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    AlexMarie Kagamine

    AlexMarie Kagamine Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    765
    Pluma de
    Escritora
    Wow amiga Pan eres excelente me estas dejando muy intrigada con este hermoso fic, me encanta que sean tan bellos me encanta me encanta!! Te amo Inu-sama!!! eres lo mas cool pero ese Naraku no puedo creer lo malo y tonto que es primero mata a la pobre Kikyo y despues sale con que va a seguir sufriendo la pobre de Kag si tu le haces algo a mi querida Kagomecita yo te....hecho a Inu-sama para que golpee en el trasero jajajaja (y porque yo?, no que tu muy defensora) hay pues que tu eres el fuerte yo la que apoya jajaja ok siguiente la conti me encanto el final espero que pronto lo maten! el y bobo me caen del nabo pero bueno me la aguanto no mas porque no puedo ya con mi alma de veras que te felicito
    superrrr el blah blah blah yo hago lo mismo por eso eres cool cuidate chica eres genial Pan nos veremos en la proxima y disculpa el retrazo me entretiene la escuela pero ya solo hoy y adios jajaja cuidate y si tienes internet ahi nos posteamos
    Atte: Alex una chica como tu y como yo
    Pd: Arribaaa InuxKag
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Naraku&Kagome, esa pareja debe ser la final hermanita, vamos, no seas mala y profundiza esa pareja *-* Yo sé que muchas, incluyendote a ti, estarían fantasiando con una escena de ellos. Genial, no te tengo que repetir más que conservas bastante bien las personalidades de los personajes, envidio como narras, es tan natural y fluído, tan fácil de leer. Me leí estos últimos tres capitulos rapidito, para mi mala suerte porque quiero más D:
    Nos vemos cora, espero que actualizes pronto, porque nos tiene pegadísima a este fic.

    PD: ¡Naraku&Kagome ever *-*! (sin presiones) x'DDDD
     
    • Me gusta Me gusta x 2

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso