La carcel de cristal [Inu&Kago] [Sessho&Rin]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Pan-chan, 16 Marzo 2010.

Cargando...
  1.  
    siberian

    siberian Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Hola Pan-chancita! (xD)!
    Tu capítulo me gustó mucho (como siempre) y me dejó super intrigada ese ataque de pánico de Rin O.o!!! Qué demonios le pasó?!?!?!?! Pero bueno... supongo que tendré q sperar ¬¬!
    Bueno, tu redacción es muy buena y fluída y me gusta la trama de la historia en general... me pareció lindo como Sesshomaru la hizo volver en sí; lindo toque :P
    Bueno, speraré ansiosa tu continuación y grax x avisar ;)
     
  2.  
    luna sahara

    luna sahara Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Agosto 2009
    Mensajes:
    114
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    hoolaaa!!!

    pan-chan tiempo sin verte
    /bueno la verdad nunca te e visto pero creo qe me entiendes :D/
    me encanta este fic, desde ase mucho qeria leerlo pero no teni tiempo,
    asi qe aprobeche hoy qe no fui a la escuela y lo lei todo desde la tarde,
    qe emocion Sess asutado por Rin,
    pero qe conmovedor ToT,
    no esperava qe fuera Sara,
    es mas yo pense qe seria Kagura,
    pero, nooooooooooo ToT
    Inu como puedes comparar a Kag con Kikyo,
    nada qe ver, son totalmente distintas,
    ay pliss avisame cuando pongas conti siiiiiiiiiiii

    bueno amoga cuidate y nos veremos en la proxima ;)
    bay, bay
     
  3.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritor
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Increíble; me ha fascinado *0*

    No me hubiera imaginado tal conversación entre Inuyasha y Miroku (formal, seria e impáctate (?)) al ser Miroku quién le dijera esas cosas a Inuyasha y no fuera algo al revés, pero razón sí que lleva:si:
    Que mal lo tuvo que pasar Rin, menos mal que Sesshomaru puedo calmarla con sus palabras
    :Ojos:con tanto mencionarlo (xD) me has dejado con la intriga de porque tiene miedo a los aviones; ¿Cuál será el motivo? Me viene alguna idea que otra, pero mejor me las guardo y a ver si más adelante se descubre o si no me quedaré con esa pequeñita dudita.

    Sin mucho más que decir…

    PD: gracias por acordarte de mi pregunta y responderla ;)

    Cuidate =) y hasta la conti que viene

    Matta ne!!
     
  4.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Leí los 3 capítulos seguidos... Me pregunto por qué Rin estaba en ese estado pánico en el cual ni siquiera podía respirar... pero me sentí mucho mejor después de que Sesshoumaru la haga sentir segura con pocas palabras... en parte, con el tema de Inuyasha, me deprime que ni siquiera él pueda dividir a Kagome de Kikyô, debe ser por su parecido... espero que no se lastimen mucho en el futuro.

    Me parece un poco divertido que la mamá de Sessh le diga que lo visite, realmente creí que él solamente la saludaría y fu~ ; D :D espero que se lleve bien con Rin, hacen una linda pareja y creo que para ella no sería muy difícil estar con él, porque sospecho que alguien los intentará unir *--* aunque~ no sé quien es Sara .___.

    Espero la continuación --*-*--
     
  5.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Hola.

    ¡Qué obseción la de Inuyasha! eso destrozaá el corazón de la joven.
    Sinceramente chica, nos tienes muy intrigados con el pasado de Rin, yo ya esque no sé en que pensar. No sé que tendrá planeado esa señora, pero sea lo que sea quiero saberlo.

    pd: Puede que no comente en los capítulos, pero lo intentaré, me voy de viaje el martes y no sé si tendré tiempo, pero juro que lo intentaré.

    Chao, besos ...
     
  6.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    OMG!!! No me puedo creer que me haya perdido semejantez capitulos. Los tres que me perdi han sido fenomenales, el primero me resulto muy triste en el cementerio, y me dio un poco de rabia por Inuyasha, comparandola con Kikyo.

    Cada dia mas me gusta mas los capis de Sess&Rin, tal vez porque me gusta más esa pareja y cada vez más, me come la curiosidad por saber el pasado de Rin, a mi me parece, que ahi hay gato encerrado, la niña resultara no ser una desconocida.

    No vi errores, solo una que otra tilde que ta falta, nada malo.
    Los capitulos fenomemales y hermosos, escenas fascinantes. La del piano estuvo bella.

    Me muero por leer más capis sister, los espero con ansias.

    Y me disculpo por no pasar antes, administro mal mi tiempo.
     
  7.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La carcel de cristal [Inu&Kago] [Sessho&Rin]
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    31
     
    Palabras:
    3078
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Hola a todas!! Lamento mucho la tardanza pero no tenía internet ._. , en fin muchas gracias por sus comentarios, aquí les dejo el siguiente capítulo.

    Los mantenemos ocultos por miedo a que otros los descubran, nos aferramos a ellos aunque nos quemen el alma…deseando no olvidarlos, sufriendo y gozando en silencio.

    Capítulo XI
    Secretos peligrosos.

    Lo más tedioso de ser la única representante del apellido Higurashi era sin duda alguna el no poder zafarse de aquellas largas y monótonas reuniones donde se discutían los mismos temas durante horas y horas. Raras veces le daban la oportunidad de tomar la palabra a una mujer, en especial a una tan joven como ella pero debido a las circunstancias no había otra opción.

    Y aunque todos intentaran negarlo, ella poseía un talento especial, una chispa mágica para los negocios.

    No era difícil averiguar la razón, la familia Higurashi gozó de una excelente reputación en sus años de gloria; incluso luego de la muerte de sus padres esa reputación no se vio tan afectada como todos apostaban en aquel entonces, todo fue gracias a los esfuerzos de Kikyo, su hermana poseía una gran fuerza de voluntad, un inquebrantable espíritu luchador. Pero hasta los más inquebrantables pueden tener sus momentos de debilidad.

    <<Hermana…>>

    Un fuerte golpe contra la mesa la hizo salir de sus pensamientos, fuertes risas comenzaron a escucharse a todo lo largo de la oficina así que se apresuró a acomodarse en su asiento mientras frotaba sus ojos rápidamente.

    —¿Te atreves a dormirte en medio de una reunión importante?—las palabras del moreno eran duras, su actitud lo había molestado y no lo culpaba por ello.

    —Lo siento joven Kouga, estoy un poco enferma—Muy enferma era la palabra correcta, por haberse mojado tanto en la lluvia atrapó un severo resfriado y a duras penas podía moverse.

    —Tu salud es algo que me tiene sin cuidado—sentenció cortante, Kagome sintió como su sangre hervía dentro de ella.

    Pero eso no le importaba al resto del comité, aunque se estuviese muriendo por dentro su obligación principal era estar allí, concretar aquel negocio con el presumido heredero de la familia Ishihara era cuestión de vida o muerte.

    —¿Por qué me ves de esa forma tan altanera?—el moreno no estaba dispuesto a pasar por alto esta situación así que apoyó ambos brazos sobre la mesa y se acercó hacia Kagome, retándola con la mirada— ¿No te gustó lo que dije? Bien, eres libre de marcharte ahora mismo.

    Las cosas no estaban saliendo bien, si se iba en ese momento su plan de acortar la deuda con Naraku estaría más lejos de realizarse. Volteó hasta la esquina derecha, él la estaba observando.

    <<Maldito, ¿Por qué sonríes tanto? ¿Acaso te divierte verme sufrir?>>

    El sonreía satisfecho, ella lo miraba con furia e impotencia; se encontraba entre la espada y la pared, era tragarse su orgullo o marcharse y empeorar la reputación de su apellido. En esos escasos minutos ambos se miraron, era como si pudiesen comunicarse mentalmente así que la respuesta no tardó en llegarle.

    Humillación…

    —Lo lamento mucho, mi comportamiento ha sido inapropiado así que le ruego que me disculpen. En especial usted joven Kouga—Una leve inclinación como gesto de arrepentimiento, el joven moreno se sorprendió un poco por la sumisión repentina de Kagome, pero no por eso abandonó el trato hostil.

    —¿Crees que con una disculpa fingida solucionarás todo?

    —No estoy fingiendo, mis disculpas son sinceras—insistió con el tono más sutil que pudo usar en ese momento, ya que sus ojos le ardían de rabia y su cuerpo temblaba impotente ante las burlas de los demás presentes.

    —Señores, yo creo que debemos darle otra oportunidad, si bien ella no goza de los mejores modales, yo considero que como aliada nos será muy útil en el futuro. ¿No lo cree así, señor Ishihara?

    —Supongo que si…tienes razón Naraku—con eso la discusión había concluido, todos se sorprendieron por la extraña intervención de Naraku, en especial Kagome.

    ¿Para qué desearía ayudarla? La sola idea le parecía absurda, el detestaba a Kikyo y a su familia así que era lógico pensar que deseaba verla en la quiebra o soportando la peor de las humillaciones. Intentó buscar la respuesta en su mirada pero él no volteó a verla en toda la reunión, tal vez le tenía preparada una “sorpresa” especial que descubriría más adelante, una especie de trampa o algo que justificara aquel acto de bondad.

    O tal vez ya se estaba volviendo paranoica…

    Necesitaba olvidarse de lo sucedido, pero le resultaba imposible, tanto así que durante toda la reunión se puso a pensar con detenimiento hasta que una posible respuesta se asomó a su mente:

    <<Seguramente quiere algo a cambio>>
    ¿Era eso? Solo había una forma de averiguarlo y era preguntándoselo personalmente, así que tan pronto como terminó la reunión su objetivo sería hablar a solas con Naraku.

    Kouga había organizado un almuerzo para todos los miembros, desde el platillo principal hasta los más elaborados postres, todos cenaban y charlaban como si se conocieran de toda la vida cuando en el fondo cada uno de ellos sería capaz de matar con tal de conservar su puesto en la compañía. La alta sociedad era la más hipócrita de todas, y sin embargo la más anhelada por muchos.

    Uno a uno se fueron retirando, Kagome esperó que Naraku se alejara para seguirlo de lejos, se estaban dirigiendo hacia el jardín principal. Era la oportunidad perfecta para enfrentarlo y aclarar las cosas, no aceptaría deudas extras por aquel favor de hace un rato, después de todo ella no pidió su ayuda…y tampoco estaba segura de desearla a estas alturas.

    Naraku no se había percatado de su presencia, a decir verdad lucía muy diferente cuando estaba solo, cuando no tenía que actuar frente a otras personas; tal vez la palabra exacta para describirlo era: distraído.

    Era como si tuviese dos identidades distintas viviendo simultáneamente. Una era el Naraku cruel y calculador, y otra era aquel Naraku que presenciaba en ese momento, simplemente contemplando las flores y meditando profundamente. De pronto se halló a si misma espiándolo, deseosa de saber más sobre aquel joven de mirada perdida ¿Por qué nunca ha sido amable? ¿Por qué la odia tanto a ella y al apellido Higurashi? Esa y muchas otras preguntas revoloteaban en su mente, y algo en su interior le advertía que no se debía únicamente a aquella deuda.

    Había algo más…

    Naraku fijó sus ojos en un lugar que Kagome no pudo ver desde donde estaba, así que bajó las escaleras con extrema cautela y avanzó a través de los enormes pilares para no ser descubierta, lo que descubrió en ese preciso instante la dejó pasmada. Naraku sostenía una pequeña flor en su mano y la contemplaba como si de una persona se tratase, su actitud era cada vez más confusa, y la curiosidad de la azabache aumentaba a cada segundo.

    Kikyo…—pronunció aquel nombre como si ni él mismo deseara escucharlo, al fijar un poco más la vista se dio cuenta de que la flor que Naraku tenía en sus manos no era una flor ordinaria.

    —Una flor de campanilla…—le costó asimilar lo que estaba viendo, justo en ese momento sentía una fuerte punzada en su corazón, no comprendía la mitad de lo que pasaba por su mente, ya ni siquiera estaba segura si eso era real o solo un mal sueño.

    Se mantuvo allí para detallar la expresión de Naraku, él había pronunciado el nombre de su hermana mientras sujetaba esa flor. Kagome recordó que cuando era niña siempre pensó que el nombre de su hermana era más hermoso ya que estaba inspirado en una delicada flor, la misma que Naraku tenía en ese momento.

    ¿Casualidad? Imposible, no había forma de negar lo que había visto. Después de todo Naraku no odiaba tanto a la familia Higurashi como pretendía hacerle creer a todos, finalmente pudo ver lo que hay detrás de esa mascara de crueldad, después de todo Naraku también es hombre, y como todo hombre él también posee debilidades. También puede sentir.

    Pero… ¿Qué es exactamente lo que siente? Se preguntaba a sí misma mientras veía como el puño de Naraku apretaba con fuerza a la hermosa flor de campanilla…dejándola sin vida.

    Hermosa flor de campanilla…


    Desde el primer momento en que pisaron Francia supo que algo no estaba bien, sabía perfectamente que la presencia de Sara no era simple coincidencia y las extrañas sonrisas de complicidad de su madre no se debían únicamente a la emoción de tenerlo en casa. Había planeado algo, algo estúpido que seguramente descubriría en poco tiempo.

    Afortunadamente la cena estaba transcurriendo sin mayores problemas, la madre de Sesshomaru había organizado todo un banquete con platillos típicos

    —Y dime, pequeña Rin, ¿Qué te ha parecido Francia?

    —Es sin duda alguna un país hermoso—contestó amablemente— Muchas gracias por permitirme venir hasta acá.

    —Créeme que el placer es mío—una leve sonrisa se dibujó en sus labios, estaba divirtiéndose como nunca, en especial porque su hijo no estaba de acuerdo, a ella le gustaba hacerlo enfadar de vez en cuando.

    —Por cierto Rin—dijo Sara mientras probaba un poco de su postre— ¿Cómo fue que conociste a Sesshomaru?

    Sesshomaru entreabrió los ojos, esa no era una historia muy alegre que digamos, seguramente Rin se incomodaría al tener que explicar cómo consiguió trabajar con él pero para su sorpresa ella ni se inmutó ante tal pregunta, solo sonreía como de costumbre.

    —Yo necesitaba un empleo urgentemente, tal vez fue cosa del destino pero un día nos conocimos y simplemente sucedió. A decir verdad estoy muy agradecida con el señor Sesshomaru.

    —¿Señor?—Sara no podía creer que se estuviese refiriendo a alguien tan joven con aquel término, por otro lado la madre de Sesshomaru no pudo evitar soltar una risilla baja que fue detectada por el muchacho.

    —Sabes, aunque se comporte como un amargado la verdad es que mi hijo solo tiene 22 años.

    —¿En serio? Vaya no lo sabía—esta vez la madre y Sara eran las sorprendidas, ¿Acaso ella no sabía nada sobre Sesshomaru?

    —No te culpo pequeña, debe ser difícil trabajar para mi hijo. Seguramente te obliga a trabajar durante horas sin descanso.

    —En lo absoluto, el señor Sesshomaru es muy amable—dijo sonriendo cálidamente, Sara y la señora Taisho voltearon a ver a Sesshomaru, les costaba creer que estuviesen hablando de la misma persona.

    —Vaya, entonces mi adorado hijo si tiene corazón después de todo—Sesshomaru le dedicó una mirada fulminante, ella sonreía complacida mientras saboreaba su copa de vino— Pequeña Rin, no me has dicho tu edad.

    —Cumpliré 17 años el 9 de Mayo—contestó sonriente, esta vez todos se sorprendieron, incluso Sesshomaru aunque no lo demostrara abiertamente.

    —¡Increíble! Cumples un día después que Sesshomaru—dijo Sara aún sin poder creerlo.

    —Supongo que lo celebrarás aquí con nosotros—añadió la madre de Sesshomaru, aún más emocionada— Supongo que en fechas así lo mejor es pasarla con tus padres, me siento un poco egoísta al haberte pedido que vinieras.

    —No se preocupe señora Taisho, mis padres murieron hace mucho tiempo…

    “Yo no tengo un hogar al cual regresar”…

    Sesshomaru recordó aquellas palabras, fue la primera vez que se topó con Rin, en ese momento no se molestó en comprender su significado, aunque teniendo en cuenta la forma en que vivía antes de conocerlo no era muy difícil entender que era huérfana. Siendo así entonces… ¿Por qué siempre sonríe?

    —Lo lamento mucho pequeña, no quise recordarte algo tan triste—dijo la señora Taisho con extrema sinceridad.

    —Descuiden, fue hace mucho tiempo—su tierna sonrisa se vio levemente afectada por algunos segundos, pero se estaba esforzando para no incomodar a los demás, así era Rin. Siempre amable y servicial, sin esperar nada a cambio— Este postre está riquísimo ¿Cómo se llama?

    —Bavaroise de fresas—se apresuró a decir Sara, intentando cambiar el rumbo de la conversación— Luego te daré la receta si gustas.

    —Muchas gracias Sara.

    —Bien, supongo que deben estar cansados luego del viaje. Por favor acompañen a Sara para que les muestre sus habitaciones.

    —Rin, sígueme por favor—dijo Sara amablemente, ambas se adelantaron dejando a Sesshomaru y a su madre solos.

    —¿Desde cuándo Sara vive aquí contigo?—preguntó Sesshomaru mirando seriamente a su madre.

    —Cuando supo que tú vendrías me pidió que la dejara quedarse unos días también. La casa es bastante grande, además, entre más sean mucho mejor.

    —Te estás aprovechando de esto—sentenció seriamente, ella solo sonreía con ingenuidad.

    —Creo que el viaje te volvió un poco paranoico, ve a descansar hijo mío. Mañana podremos hablar un poco más.

    Razonar con ella era tiempo perdido, se marchó del comedor hacia su antigua habitación, seguido de Sara y Rin, quienes ya estaban subiendo las escaleras en ese momento. La habitación de Rin quedaba un pasillo atrás de la de Sesshomaru, Sara le mostró las instalaciones y continuó caminando junto a Sesshomaru.

    —Yo sé dónde queda mi habitación, no es necesario que me sigas.

    —Eso lo sé, sabes…me alegra mucho verte de nuevo—dijo al mismo tiempo que sus mejillas se tornaban de un leve color rosa— Creo que has cambiado un poco.

    —Quizás…—No deseaba comenzar una conversación con Sara, ya sabía muy bien que nada bueno podía salir de todo eso y tal vez por esa razón su madre accedió a que ella se quedara durante su estadía— Iré a dormir.

    —Que descanses, yo le llevaré estas sabanas a Rin. La noche será un poco fría. Hasta mañana—le dedicó una última sonrisa y se dirigió hacia el otro pasillo.

    —Espera un momento…—la voz firme y autoritaria de Sesshomaru hizo que Sara temblara nerviosamente.

    —Dime…

    Pronto se sabrá la verdad, la razón de tu sufrir…

    —¡Es tan precioso! Parece una habitación mágica…—Decía Rin al mismo tiempo que saltaba de un lado a otro, contemplando maravillada la decoración de aquella habitación.

    Es piso estaba forrado con una fina alfombra blanca y su cama era tan grande que probablemente se perdería dentro de ella, todo era tan cómodo y elegante, definitivamente se sentía como una princesa. Incluso había un balcón desde el cual se observaba un hermoso cielo repleto de estrellas, seguramente el amanecer era igual de hermoso así que sin duda alguna se levantaría temprano para contemplarlo.

    El sonido de la puerta la sacó de sus pensamientos, seguramente Sara había regresado con las sábanas extra, estaba haciendo mucho frío así que se apresuró en abrir.

    —Muchas gracias Sara—pero había hablado demasiado pronto, para su gran sorpresa no se trataba de Sara sino de Sesshomaru. Un leve rubor se apoderó de sus mejillas, su presencia la tomó desprevenida.

    —Ten esto—dijo mientras le entregaba las sábanas, Rin las tomó y le dio las gracias, luego ambos se miraron en silencio.

    —¿Sucede algo?—preguntó algo nerviosa ya que Sesshomaru no le quitaba la mirada de encima.

    —No tenía idea de que fueses huérfana—admitió con seriedad—Hay muchas cosas que desconozco.

    —Pues…yo…—Rin no sabía qué decir, su cuerpo temblaba ante la presión de ser observada por la fría mirada de Sesshomaru, era como si estuviese leyendo su mente y fuese capaz de saber qué le ocultaba sobre ella y su pasado.

    —Descuida…no necesitas explicarme nada si no quieres—dijo cortante mientras se retiraba hacia su habitación. Dejando a Rin con miles de sentimientos encontrados.

    ¿Por qué pensaba en ello?

    ¿Interés? Nunca. No tenía sentido pensar en cosas insignificantes, nada de eso le importaba, ni su pasado, ni ella. Nada era relevante para él…esos pensamientos se fortalecieron en su mente, volviéndolo más distante que nunca, incapaz de darse cuenta de su propia debilidad, caprichoso y orgulloso era al negar sus sentimientos.

    Esa noche de incertidumbre los puso a pensar, estaban muy ocupados con sus pensamientos como para darse cuenta de que alguien los observaba en secreto.

    ¿Por qué te interesas en ella? ¿Por qué, Sesshomaru?
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  8.  
    rin chan

    rin chan Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    128
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    wuuuuaaaa otra vez primerraaa

    jejeje
    me encanttoooo
    haaa
    haces las cosas bn magicas me encanttaa!!!
    pobre sara...ella si me d un pokito de lastima...si hubiera sido kagura..claro q no jajaja
    ok me calmo
    naraku xtraña a kykio u_u
    qiero seguir leyendo jiji
     
  9.  
    Nejiki

    Nejiki Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Julio 2010
    Mensajes:
    42
    Pluma de
    Escritor
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Bueno este es mi primer post en este fan fic, aunque no es la primera vez que lo leo, quiero decir que ya lo llevaba leyendo hace un tiempo incluso antes de registrarme en la web.

    La historia es muy interesante por el simple hecho de que el titulo "la cárcel de cristal" es como un resumen de la historia, el titulo retrata como las personas se meten tanto en si mismo que al final no se dan cuenta que están en desvarió psicológico o bueno eso lo que me llega a mi de la historia.

    Este episodio fue relevante y sugestivo, revelando más matices de Naraku y su conexión con Kikyo. Por otra parte la semi-conexión entre Rin y Sesshomaru va cambiando a tal punto de que el mismo joven se este cuestionando.

    Te felicito por la narración realizada muy buena según piensa este servidor, note varios errores minúsculos, con la falta de algunas comas y Concordancia en el grupo nominal de algunas frases.

    Sin más que decir os dejo.
     
  10.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    OMG!!! Ya he repetido muchas veces esa frasesita xD
    Cada vez que leo tus capitulos, los devoro en un tin tan. Son tan interesnates, una trama muy interesante y entretenida. Sobre todo me gusta las partes de Sess&Rin, porque sigo pensando, que el pasado de Rin va a ser un bomba y estoy muy intrigada por su pasado, comprendo a Sess xD

    No vi errores, y tampoco me puse a buscarlos.
    Nos vemos linda ;) Gracias por avisar ~
     
  11.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritor
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    ¡Hola!^^

    Que larga ha sido esta vez la conti; por lo menos a mi parecer y muy buena :D

    Me pica la curiosidad del trato hacia la flor de campañilla que hace Naraku que en un instante trata a la flor, como si fuera muy delicada pensando en Kikyo y luego la destruye marchitándola como si sintiera amor y odio hacia Kikyo[ por lo menos esa es mi impresión xD]
    ¿Pero que será lo que sienta en realidad hacia la familia Higurashi? ¿Y porque ayudo a Kagome en ese momento de la reunión? Será porque planea algo más aparte de que le devuelva Kagome las deudas de la familia Higurashi(¿?)

    Nunca me hubiere imaginado así a Sesshomaru al decirla aquello de que es huérfana pero de seguro es de su estilo *.*, ya que me parece como que sintiera algo más aparte de amabilidad o afecto por ella, como si la quisiera o amara xD
    Pero a saber… ya que hablamos de Sesshomaru
    Vaya solo se llevan unos 5 años de diferencia; pensaba que serían unos años más, al ser el jefe de una empresa*verguenza* pero es bastante joven o///o
    No será Sara la que este observando la situación de Sesshomaru y Rin; parece por lo que dice, como si estuviera celosa o curiosidad aunque puede que me este equivocando*verguenza*

    Bueno espero con ganas y ansias el siguiente capítulo
    ¡Nos vemos! :)
    Matta ne!
     
  12.  
    aLeTheia_anGeL

    aLeTheia_anGeL Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Junio 2009
    Mensajes:
    360
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Ayer iba a comentar pero justo mi hermano me saca de aquí Rayos!!! Ok amiga también sé que querras matarme pero ya estoy aquí ^^ Lista para postear. Haber recordando lo que leí veamos, primeramente pobre Kagome en serio hasta dormida se quedó en la reunión y naaa naaa ¬¬ Ya me estás cayendo chinche Kouga Ishihara, ya verás cuando llegue la oportunidad te haré pagar todas juntas. Eso es lo que debería proponerse Kagome, en fin pasando a otro tema si!!! Hasta a mi me sorprendio, cuidado chica definitivamente ese tal Naraku quiere algo a cambio de salvarte el pescuezo en la reunión además porque lo de la flor. En serio al principio parecía que recordaba a Kikio con impotencia ya que ella estaba de novia con Inuyasha pero cuando mato a la inocente florcita entre sus manos me pareció más bien que era un odio contenido hacia la misma Kikio ¿Pero Por qué? Mmmmm interesante.

    Con respecto a Rin y Sesshy, supongo que tengo algo más o menos claro, quizas sea Sara la mujer de la que habló la madre de Sessho la otra vez, bueno tal vez aún lo tengo en duda. Además por qué el sonrojo de ella al hablarle, mmmm. Bueno ya pasando a la parte que mas me gusto fue cuando él se animó a entregarle la cobija personalmente, un gesto que sin duda me sorprendió pero conociendo como es él seguro tuvo sus verdaderos motivos para hacerlo. Pobre Rin pero al menos despertó la curiosidad de Sesshomaru por saber más de ella. Bueno amiga me ha encantado tu capitulo espero que publiques conti pronto, nos estamos leyendo y gracias por avisarme :) aioOoOsSss
     
  13.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Me conmoví mucho al leer el capítulo, Sara debe estar enamorada se Sesshoumaru, me pareció algo tierno el hecho de que Sesshoumaru le dé las sábanas, quizás me imaginé muy linda la situación, gracias... n.n la verdad, lo que me pareció más lindo, fue el hecho de saber que Naraku no es exactamente como todos lo conocen, que tiene algo en él que solamente le pertenece, aparte...~ me imaginé una cálida mirada en parte llena de dolor al ver la flor, como si se tratase de otra persona mucho más sensible y tierno, ¿Un aire pensativo? quizás Kagome pueda sentir algo por él, espero muy ansiosa la continuación, mucho :D n_________________n en verdad... --*-*--
     
  14.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La carcel de cristal [Inu&Kago] [Sessho&Rin]
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    31
     
    Palabras:
    3599
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Muchas gracias por sus comentarios y bienvenidos los nuevos lectores, aquí les dejo el siguiente capítulo.

    Mirada ardiente, corazón de hielo…un pasado que dejó cenizas, un presente condenado al abismo.

    Capítulo XII
    La trampa.

    Se odiaba a si misma por seguir pensando en él pero al mismo tiempo no podía sacárselo de la mente, era como si de alguna forma hubiese planeado confundirla para que bajara la guardia; o tal vez solo lo hizo para que comenzara a sacar conclusiones precipitadas, de cualquier forma Naraku adoraba atormentarla, y nuevamente lo había logrado.

    <<Maldito, no juegues con mi mente>>

    ¿Quién jugaba realmente? ¿Acaso no es ella quien sigue torturándose con algo que pudo ser una simple coincidencia? Un simple ataque de amabilidad, cualquiera puede tener uno sin importar cuán vil y despiadado sea.

    No…estaba hablando de Naraku, la amabilidad era algo que no pertenecía a su vocabulario.

    —Kagome, te noto un poco distraída—y estaba en lo cierto, la joven azabache se disculpó apenada. Después de todo Izayoi le había pedido que tomaran el té juntas.

    —Lo siento, es que no me he sentido muy bien que digamos—patética excusa, pero en cierto modo aún no se recuperaba por completo de aquel resfriado, por esta vez se daría el lujo de mentir— ¿Qué me estaba diciendo?

    —Te estaba hablando sobre Inuyasha, últimamente lo he notado más callado de lo normal. Quizás es una epidemia entre los jóvenes de hoy en día, todos parecen estar en las nubes—Kagome sonrió con sinceridad, hablar con la madre de Inuyasha siempre subía sus ánimos con extraña rapidez, tal vez porque veía en ella a su difunta madre.

    —Bueno, ya conoce a Inuyasha, seguramente estará bien. Él no suele ocupar su mente con muchas cosas a la vez.

    —Te escuché…—dijo el mencionado en cuestión, ambas mujeres soltaron una leve risa de complicidad.

    —No creí que te desocuparías tan temprano—admitió la madre al mismo tiempo que lo recibía con un dulce beso en la mejilla, causándole una gran vergüenza.

    —A decir verdad no pude hacer nada—dijo cambiando su semblante a uno molesto— Sesshomaru está fuera del país, el muy imbécil ni se molestó en avisar, ya es bastante humillante necesitar su aprobación para retirar mis acciones en la compañía Taisho y ahora resulta que se fue sin decir a donde.

    —¿Retirarte? ¿Entonces comenzarás a trabajar por tu cuenta?—preguntó la azabache con curiosidad, él solo asintió seriamente.

    —Se que el deseo de nuestro padre era vernos trabajando en equipo, pero dudo mucho que algún día Sesshomaru y yo podamos entendernos—esas palabras entristecieron a su madre, le dolía decirlo delante de ella pero no podía seguir fingiendo— Es por eso que te tengo una propuesta Kagome, me alegra haberte conseguido aquí.

    —¿Qué clase de propuesta?—preguntó curiosa.

    —Seamos socios, justo ahora—Kagome casi deja caer su bebida por la sorpresa, no era común ver a Inuyasha hablando con tanta seriedad.

    —¿Hablas en serio? ¿Hace cuanto estabas planeando esto?

    —Mientras venía de regreso—dijo sin una gota de vergüenza. Típico en él, siempre actuaba impulsivamente.

    —Me parece una buena idea, ustedes dos harían una buena pareja—las palabras de Izayoi no tardaron en ser malinterpretadas por ambos jóvenes, quienes voltearon indiferentes hacia otro lado ocultando su vergüenza.

    —¿En serio está bien? No quiero tener problemas con Sesshomaru, sería como clavarme a mi misma un puñal impregnado de veneno.

    —Ya te dije que no hay problema, lejos de enojarse te aseguro que mi retirada lo hará muy feliz—dijo con fastidio, Kagome lo consideró unos segundos y llegó a la conclusión de que estaba en lo cierto. Incluso se preguntaba cómo la empresa estaba marchando tan bien si dos de los propietarios se odiaban a muerte, es un punto de madurez que debía darle a ambos hermanos.

    —De acuerdo, acepto—su rostro se ruborizó momentáneamente ya que no pudo evitar asociar esa palabra como el típico compromiso entre parejas enamoradas.

    —¿Qué te pasa? Tu rostro luce extraño—dijo Inuyasha mientras se acercaba para detallarla mejor, Kagome recostó por completo en el espaldar de su silla, evitando en lo posible mirarlo a los ojos.

    —No es nada, tengo un pequeño resfriado—le aseguró lo más calmadamente posible.

    —Estás ardiendo en fiebre—dijo frunciendo el ceño mientras tocaba su frente— Necesitas descansar un poco.

    —Te digo que estoy bien, no seas necio Inuyasha.

    —¡La única necia aquí eres tú! No te irás hasta que se te baje la fiebre.

    —¡No puedes obligarme a que me quede!

    Para Izayoi era bastante normal el ver como ambos jóvenes discutían una y otra vez hasta que se cansaban; se levantó sin mucho cuidado y se retiró de la sala para darles algo de privacidad, ellos apenas y notaron su ausencia. Les dio una última mirada y sonrió internamente, definitivamente hacían una buena pareja, pero aún tenían mucho que cambiar en sus personalidades…

    Muchas cosas por cambiar….muchas heridas por sanar.

    —¡Eres una tonta! No me preocuparé más por ti, lárgate si quieres—le regañó con fastidio, la azabache caminó rápidamente hacia la puerta principal, tanta discusión le había nublado las ideas.

    No. No se debía únicamente a la discusión con Inuyasha, realmente estaba viendo nublado; pero antes de poder decir algo su cuerpo ya no le respondía…el sueño la invadió. Sus ojos se cerraron lentamente y el malestar se apoderó de su cuerpo, apenas consciente no hizo más que esperar el fuerte impacto contra el suelo, pero no sintió dolor, más bien todo lo contrario.

    Escuchaba la voz de Inuyasha llamándola una y otra vez, al juzgar por el tono de su voz era obvio que estaba muy nervioso. Por primera vez en su vida sentía que captaba toda su atención, era humillante y a la vez reconfortante, un leve escalofrío se apoderó de su cuerpo al sentir cómo la cargaba entre sus brazos hasta la sala, su nube de ilusiones se destruyó rápidamente al sentir que era depositada lentamente en lo que parecía ser un sofá.

    —Kagome, reacciona por favor—esta vez escuchaba la voz de Izayoi, seguramente regresó al escuchar a Inuyasha preocupado.

    —Estoy bien…descuide—hizo un esfuerzo casi sobrehumano para sentarse e intentó levantarse pero Inuyasha se lo impidió, colocando sus manos sobre sus hombros y obligándola a permanecer sentada.

    —No tienes remedio—musitó con fastidio— Eres como una niña rebelde.

    —Es gracioso que tu digas eso—respondió débilmente, una pequeña sonrisa se dibujó en sus labios— Lo siento, pero realmente debo irme, no quería decírtelo pero debo ver a…

    —Naraku, lo sé—Kagome se sorprendió considerablemente al ver la tranquilidad con la que hablaba— Supongo que es parte de tu trabajo, pero al menos quédate hasta que se te baje la fiebre.

    —Está bien, gracias Inuyasha.

    Él era la razón de su existencia, el causante de todos sus buenos y malos momentos, nunca se atrevería a confesar sus sentimientos pero al menos le agradaba sentirse querida en esas ocasiones aunque fuese por el hecho de desfallecer por culpa de una fiebre. Eso llenaba un poco el gran vacío de su amor no correspondido, manteniéndola en un universo paralelo donde Inuyasha es de ella, haciendo su miserable vida un poco más llevadera.

    Ya era bastante malo tener que ir a casa de Naraku enferma, para colmo con 45 minutos de retraso y todo porque Inuyasha no la dejó marcharse hasta que el termómetro marcara una temperatura normal. Sin embargo debía darle las gracias, aquella bebida caliente la hizo sentir más ligera, su malestar casi desaparecía por completo.

    Pero al recordar hacia donde se dirigía, nuevos malestares se apoderaban de ella.

    El coche la dejó frente al enorme portón de aquella imponente mansión, era la más grande en toda la calle así que siempre la veía desde lejos cuando pasaba por ese lugar durante sus diligencias matutinas; pero esta era la primera vez que la vería por dentro. Nada más por el jardín era obvio suponer que le gustaba la opulencia, supuso que Byakuya la recibiría con su típica sonrisa falsa y sus comentarios que lograban sacar lo peor de ella, así que suspiró profundamente y subió las escaleras para luego tocar el timbre.

    —Buenas tardes señorita Higurashidijo una mujer de mediana edad, probablemente una de las señoras de limpieza— Por favor acompáñeme hasta la sala de espera.

    —Muchas gracias—contestó con cierto asombro, después de todo los empleados de Naraku no eran tan terroríficos como él.

    Por dentro la mansión era impecable y ostentosa, las paredes pintadas de blanco y decoradas con algunos cuadros de colección, el piso era de un impecable mármol color crema, extremadamente brillante. Por un momento dudó en pisarlo ya que el servicio estaba limpiando, al ver que no tenía otra opción simplemente pidió disculpas e intentó caminar lo más cerca posible a la pared. Por supuesto que todos la miraron sorprendidos, Naraku jamás se tomaría semejante molestia, sin importar cuánto tiempo se hubiesen tardado en pulir el piso.

    —Por favor espere aquí, en seguida le avisaremos al señor Naraku de su llegada—dijo la señora con extrema amabilidad, lo cual incomodó de alguna forma a Kagome.

    —No se preocupe, a decir verdad yo he llegado…

    —Tarde. Así que tú eres Kagome Higurashi—interrumpió un niño que no tendría más de doce o trece años, su cabello largo y claro caía un poco más abajo de sus hombros. Casi al instante de verlo supuso que era algún familiar de Naraku ya que compartían algunos rasgos similares, entre ellos la mirada.

    —Joven Hakudoshi, ¿Se le ofrece algo?—preguntó la sirvienta haciendo una pequeña reverencia, Kagome pensó que iba a gritar de indignación ante la reacción del chico, quien solamente miró con desdén a la señora.

    —No quiero nada, puedes retirarte. Yo me haré cargo de la visita—contestó secamente, la señora se retiró de allí sin más, dejándolos solos— Vaya vaya, finalmente te conozco. Los rumores son ciertos, eres mucho más fea que tu hermana.

    —¿Eres familia de Naraku?—preguntó sonriendo falsamente para ocultar su enfado, el chico sonrió complacido, hasta en eso se parecía a Naraku.

    —Soy su hermano menor—dijo seriamente, tanto así que pareciera creerse el mayor inconscientemente— Mi hermano estaba furioso porque no llegabas, ¿Acaso eres una de sus amantes?

    ¿Amante? No podía creer que ese niño tan pequeño usara esa clase de vocabularios, seguramente Naraku había llenado su mente de cosas espantosas, no pudo evitar ruborizarse al imaginarse a Naraku saliendo con “Una de sus amantes” pero en cierta forma era algo lógico, después de todo él era un hombre y no tenía nada de extraño. Lo extraño sería pensar que ella fuese esa amante ¿Acaso parecía ser ese tipo de mujer? Tuvo que meditar algunos segundos ya que se debatía entre ahorcar al niño que tenía en frente o actuar con madurez.

    —Te equivocas pequeño, yo simplemente vengo por cuestiones de negocios. No soy amante de tu hermano—dijo mientras mostraba la sonrisa más convincente que tenía en ese momento, la cual no convenció en lo absoluto a Hakudoshi.

    —No me llames pequeño—contestó molesto, Kagome apretaba los puños con fuerza y se repetía a si misma que solo era un chico malcriado, un chico menor que ella— Pero es un alivio saber que no eres su amante, me preocuparía si mi hermano cayera tan bajo en sus gustos por las mujeres.

    —Escucha mocoso malcriado—musitó con semblante terrorífico y voz casi inaudible mientras tomaba a Hakudoshi por el cuello de la camisa. Éste abrió los ojos de par en par por la sorpresa, no se esperaba ese cambio tan drástico de humor— No me siento nada bien, tu hermano y yo nos odiamos a muerte ¿Entiendes? Solo quiero terminar con esto e irme a mi casa a descansar. Ahora lárgate y déjame sola.

    Soltó su camisa lentamente, el chico sintió que el alma le regresaba al cuerpo cuando la vio un poco más lejos pero en el fondo le enfurecía que una simple mujer como ella le dijera qué hacer. Tenía que vengarse, pero ¿Cómo?

    Y la idea no tardó en llegarle, una leve sonrisa maliciosa se dibujó en sus labios. Debía poner en marcha su plan.

    —Tienes razón Kagome, lo siento mucho—dijo tomándola de una de las mangas de su vestido, la azabache lo miró sorprendida y desconfiada— No quise decir esas cosas, es solo que nunca antes alguien me había tratado sin hipocresías, todos creen que soy un príncipe o algo así por ser el hermano menor de Naraku.

    —Eso no te da motivos para tratar a las personas con desdén—le reprochó aún dudosa, Hakudoshi asintió con fingido arrepentimiento, fue lo suficientemente bueno como para convencerla.

    —¿Crees que puedas perdonarme?—su mirada seria y penetrante dejó a Kagome sin palabras, internamente el chico contenía la risa, no podía creer que fuera tan tonta como para creerle.

    —Está bien, vamos a fingir que nada de esto pasó—le dedicó una sincera y hermosa sonrisa, que por un momento cautivó al chico.

    —Bien, como disculpa por haber sido grosero ¿Qué te parece si me acompañas a mi habitación? Allí tengo unos dulces deliciosos, me gustaría regalarte uno.

    —No es necesario que hagas eso, ya he aceptado tus disculpas—dijo con sinceridad mientras se daba la vuelta para sentarse en el sillón.

    Hakudoshi mordió su labio inferior con frustración, tenía que convencerla lo más pronto posible o de lo contrario su broma no surtiría el efecto deseado. Se apresuró y la tomó de la mano sorpresivamente, Kagome volteó a verlo sin saber qué hacer.

    <<Bien, es ahora o nunca>>
    pensó internamente el chico— Quiero que seamos amigos…por favor…

    —Hakudoshi…—Kagome comenzaba a sentir lástima por el chico, quizás en el fondo solo era un niño carente de atención y amor. Después de todo la madre de Naraku murió cuando él era muy joven, no sabía de la existencia de éste niño pero seguramente él disfruto mucho menos el amor de una madre.

    —No creerás que planeo hacerte algo pervertido, ¿Verdad?

    —Por supuesto que no—dijo con un leve rubor en sus mejillas, le sorprendía lo bien informado que estaba el chico sobre ciertos temas— Está bien. Te acompaño a tu habitación.

    Apenas y podía creer que semejante cuarto le perteneciera a un niño de 12 años, era inmenso y un poco neutral para los gustos de un niño. Pero obviamente él no era un niño como todos los demás, quizás en su empeño por demostrar madurez obligó a todos a que le decoraran un cuarto como a cualquier adulto.

    —¿Te gusta? Yo mismo escogí el diseño y los colores—dijo con orgullo.

    —Es muy lindo—opinó sonriente— ¿Qué era lo que querías darme?

    —Ah sí, lo siento. Creo que me equivoqué, no me quedan más dulces—dijo con fingida sonrisa— ¿Te importaría esperarme aquí mientras los busco en la cocina?

    —Si quieres te acompaño.

    —Descuida, no me tardo—insistió con el último fragmento de sonrisa que le quedaba, se apresuró y cerró la puerta.

    <<Idiota>>

    Mientras Hakudoshi regresaba Kagome comenzó a curiosear en la habitación, el chico tenía suerte al poseer un cuarto tan amplio ¿Cómo se entretenía sin juguetes ni nada típico de los niños de su edad? Quizás su pasión eran los libros ya que justo al frente de su cama había un estante repleto de ellos, incluso tenía una silla y un escritorio donde seguramente pasaba la mayor parte del tiempo.

    Sin duda alguna era un chico maduro.

    Sonó la puerta y supuso que se trataba de él, pero al voltear se dio cuenta de que aún no regresaba. Trató de no darle importancia pero el ruido la sacó de sus pensamientos nuevamente, al parecer provenía de la puerta que estaba al final de una de las esquinas del cuarto.

    —¿Qué hay allá?—se acercó y trató de abrir la puerta pero tenía el seguro pasado, sin embargo notó que el ruido provenía de allí, al acercarse un poco más descubrió algo inesperado…Su cuerpo no le respondía, una mueca de terror se dibujó en su rostro.

    La puerta se abrió lentamente, confirmando su más grande miedo en ese momento. Hakudoshi le había jugado una broma, pero no tenía idea de cuan peligroso era para ella.

    —Na…Naraku…—dijo entre tartamudeos, sorprendida al verlo frente a ella y solamente con una toalla cubriéndole la parte de abajo.

    —¿Qué diablos haces aquí?

    [FONT=&quot]Todos deseamos disfrutar de lo prohibido, aquello que más renegamos es lo que en el fondo más queremos.[/FONT]
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  15.  
    siberian

    siberian Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2009
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Excelente capítulo!!! el XII en special xD!!! Me encanta como escribes xq es fluido y sin muchas compliaciones.
    La propuesta d Inuyasha me sorprendió un poco xq jamás pensé q fuera a pedirle q fuesen socios =O...
    Estuve leyendo sto y me sacaste grandes carcajadas cuando pusist:

    —Escucha mocoso malcriado—musitó con semblante terrorífico y voz casi inaudible mientras tomaba a Hakudoshi por el cuello de la camisa. Éste abrió los ojos de par en par por la sorpresa, no se esperaba ese cambio tan drástico de humor— No me siento nada bien, tu hermano y yo nos odiamos a muerte ¿Entiendes? Solo quiero terminar con esto e irme a mi casa a descansar. Ahora lárgate y déjame sola.

    Ya me lo imagino xD!!! Mi mamá c me kedaba viendo raro O.o... bueno, perdona q tardara tanto en actualizarme jeje :P Bueno, speraré ansiosa tu continuación... ya kiero saber q hará Naraku xD


     
  16.  
    aLeTheia_anGeL

    aLeTheia_anGeL Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Junio 2009
    Mensajes:
    360
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Ohh x Diooos!!!! xD bueno bueno antes de comentar dire Hola :P jeje aki yop reportandome en tu fic kerida amiga ^^ y bueno bueno veamos aah claro retomando mi antigua reaccion Oh x Dioos!!! Este capitulo estuvo de lujo, me ha encantando sobre todo porque se baso en la familia y hogar de Naraku. Bueno si hubo un poco de InuxKag que x cierto me encanto tambien sobre todo la parte en la q Inuyasha le propone ese negocio a Kagome, pienso q esa asociacion le servira de mucho a la chica para librarse de algunos problemas financieros que tiene además de librarse de tener obligatoriamente q verles las caras a los "odiosos" Kouga y Naraku ¬¬ Jum!!! Bueno esperemos entonces que algo bueno salga de todo esto. Y por otro lado le doy toda la razon a Izayoi, esos dos hacen una pareja excelente pero es necesario cambiar esas actitudes para poder mejorar.

    Ahora volviendo a la parte de Naraku, no me imaginaba que pusieras a Hakudoshi como su hermano menor. Sin duda ese niño tiene una personalidad q siempre en todos los fics lo ponen como el chucky de la familia jajaja sin duda me agrada. Y en tu fic no es la excepcion, la forma en la q le hablo a Kagome fue todo un mate de risa además de lo sarcastico q puede llegar a ser ¡¡Genial!! y pss además la repentina reacciona asesina de Kagome jajaja LOL ya ya eso si estuvo de lujo :P Buenisimo como lo sujeto x la camisa y todo jaja pobrecito Haku hasta sintio q el alma salia de su cuerpo Jua Jua Jua. Y bueno al final me emocione es q a pesar de q detesto a Naraku x ser el villano y todo no niego para nada q tiene un toke sexy xD jjaja si es cierto ¡¡asi opino yo!! Ok no me maten, y bueno tan solo imaginarme la escena él saliendo recien de la ducha *¬* Kagome aprovechate con todo jajaja No mentira era un decir pero estoy completamente emocionada por saber como avanzaran las cosas en tu proximo capitulo.

    Bueno PanChan nos estamos leyendo gracias x avisarme y psss espero pronta conti aioOoOsSsS ^^
     
  17.  
    suzuno

    suzuno Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Febrero 2008
    Mensajes:
    264
    Pluma de
    Escritor
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    KAWAII!!! *.*

    Vaya con las discusiones de Kagome e Inuyasha, me dio algo de risa la discusión de que se quedara; por eso y por lo que luego paso. Parece como si fueran una recién pareja de novios con sus pros y sus contras.
    Que lindo fue cuando la cogió al verla que se desmallaba y cuando la paró sosteniéndola para que no fuera donde Naraku por cómo se encontraba en ese preciso instante [como me gustaría que me pasará a mí esa situación xD]

    Nunca me hubiera imaginado que en esta historia se comportaría así Kagome[en ese momento] en tal punto de amenazar a Hakudoshi(? Aparte de que se encontraba algo mal. Que valor y fuerza ha tenido:si:
    Que desagradable y malvado es Hakudoshi, pero sabiendo que tiene algo de relación con Naraku ya se veía saber cómo sería.
    Así que lo que le hizo fue llevarle al cuarto de Naraku O_O como piensa este pequeño dios *verguenza* Y ahora Naraku que pensará por estar ella a ahí(¿?) Y lo que más curiosidad, intriga y ansias es ¿que es lo que sucederá?

    Eres muy mala por dejarlo ahí con las ganas que me has dejado por saber que sucederá buno y también con Sesshomaru y Rin que no has hablado nada de ellos

    Nos vemos :)
    Matta ne!!;)
     
  18.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    OMG OMG OMG Estoy hiperventilando xD en serio.
    Me gusto la parte en que Kagome coge a Hakudoshi, fue muy graciosa y Kagome puede llegar a ser asì. OMG me va a dar un paro cuando leì la ultima parte.
    Quiero Naraku&Kagome pero se que no va a hacer asì, ¡pero no importa! una escena de esa pareja no vendria mal :o

    O.O O.O O.O
     
  19.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    La carcel de cristal [Inu&Kago] [Sessho&Rin]
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    31
     
    Palabras:
    1821
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    Lamento la tardanza, muchas gracias por sus comentarios. Aquí les dejo el siguiente capítulo.

    Cuando todo lo demás falle, intenta decir la verdad.

    Capítulo XIII
    La máscara
    I parte.

    Jamás en su vida había visto a un hombre sin ropa, ni siquiera recuerda haber visto por accidente a su padre sin camisa. Kagome era una chica fuerte, sí, muy fuerte; pero su fortaleza tenía un límite.

    —¿Se te perdió algo ahí abajo?—preguntó sin una pizca de vergüenza, hasta el momento Kagome no se había dado cuenta de que sus ojos se posaban instintivamente en la parte baja de su cintura.

    —¡Lo siento!—exclamó avergonzada mientras se daba la vuelta, su comportamiento era sencillamente imperdonable, no podía creer que su cuerpo le desobedeciera de esa forma y es que hasta ahora nunca había sentido necesidad de mirar a un hombre ya que siempre pensaba en Inuyasha, pero al ver a Naraku se dio cuenta de que algo no estaba bien…¿Era todo eso normal?

    Los animales se dejan llevar por sus instintos, y los humanos no son la excepción.

    —¿Por qué estás aquí?—preguntó firme y serio, Kagome temblaba con nerviosismo, intentó salir de allí pero Naraku la tomó del hombro para impedir que se fuera—No te he dicho que salgas—volvió a decir, esta vez apretando su hombro con fuerza.

    —Me lastimas—susurró aún más nerviosa, Naraku se acercó a su oído y sonrió maliciosamente—Déjame salir, por favor.

    —Dime cómo encontraste mi habitación. ¿Pensabas robarme? O tal vez intentabas entregarme tu cuerpo como parte de pago, sea como sea con eso no lograrás nada—sus palabras eran frías y cargadas de cinismo, Kagome apretaba ambos puños con fuerza, pero no resistió la tentación y volteó para golpearlo con todas sus fuerzas, fue en vano, él logró sujetar su brazo a tiempo—Das lastima Kagome, ¿Qué pensarían tus socios si descubrieran semejante actitud?

    Esta vez Kagome logró pensar con claridad, Naraku tenía la facilidad de convencer a todo el mundo de que ella había sido la culpable de todo ese alboroto ¡Gracias a Hakudoshi sus problemas habían aumentado drásticamente!

    Deseaba llorar de amargura, pero su orgullo no se lo permitía, no le daría el gusto a Naraku de verla débil otra vez, aunque la vergüenza la estuviera consumiendo tenía que contestarle, tenía que entrar en su juego.

    —Naraku, tú eres quien da lástima—el pelinegro frunció levemente el ceño al ver la mirada desafiante de Kagome—¿Realmente crees que estoy interesada en verte desnudo? Si fuese a vender mi cuerpo al menos procuraría hacerlo con alguien atractivo.

    Fue un golpe duro y lo supo de inmediato, el rostro desencajado de Naraku expresaba la completa furia que habían provocado sus palabras, se sentía satisfecha y victoriosa, pero la emoción no le iba a durar para siempre.

    Si juegas con fuego te puedes quemar…

    Todo pasó tan rápido que apenas pudo pensar con claridad, cuando abrió sus ojos nuevamente se encontraba en la cama con Naraku encima de ella, tenía ambas manos apoyadas a los lados, lo cual marcaba una diminuta distancia entre ellos, sus rostros por el contrario se encontraban peligrosamente cerca, al punto de mezclarse sus respiraciones, ella olía su aroma varonil y peligroso, él se deleitaba con el aroma de terror que emanaba de sus poros.

    —Eres buena mintiendo Kagome, pero no juegues a los adultos porque no te conviene—dijo con marcado desdén, ella intentaba quitárselo de encima pero la diferencia de tamaños y fuerza eran obvias— ¿Qué pasa? Ya no luces tan confiada.

    —Tu hermanito fue quien me engañó para que entrara aquí, me dijo que ésta era su habitación ¿De acuerdo?—gritó furiosa e impotente, sus mejillas ardían de la vergüenza por haberse rendido tan rápido ante Naraku— Ya sabes la razón, ahora déjame ir.

    —Ya veo…eres más patética de lo que pensé—dijo levantándose de la cama— Y descuida, no planeaba hacerte algo, jamás caería tan bajo como para fijarme en alguien como tú.

    —¡Pues yo preferiría estar muerta antes de fijarme en alguien como tú!

    Esas palabras resonaron en su mente, le enfurecía escucharlas de esa chiquilla ¿Por qué? Ella no tenía derecho a contestarle, era una mujer de baja categoría; no, ni siquiera podía considerarla una mujer de verdad. Solo era una niña jugando a ser mujer. Una idea maliciosa cruzó su mente y no pudo evitar reírse al respecto, Kagome tragó saliva forzadamente al ver como él se acercaba a paso lento.

    —Ten cuidado con lo que deseas Kagome—Dijo al mismo tiempo que se quitaba la toalla y la depositaba lentamente en el hombro de la azabache, ella inmediatamente cerró los ojos con fuerza, asustada y avergonzada, sin más opción que soportar las burlas de Naraku— Puede que ese deseo se vuelva realidad.

    —Estás loco—dijo entre tartamudeos, intentando no llorar.

    Pero era inútil, Naraku podía ver su rostro sin dificultad alguna, era obvio que estaba aterrada, probablemente la chica nunca había visto a un hombre desnudo en su vida. Podría torturarla todo el día y toda la noche para hacerle entender quien manda, pero no estaba de humor, solo por eso la dejaría en paz.

    Y así pasaron varios minutos, todo estaba en silencio, ninguno de los dos volvió a hablar.

    —Abre los ojos—Kagome se sobresaltó al escucharlo nuevamente, frunció levemente el ceño, no sabía si podía confiar en él— Salgamos de aquí.

    —Está bien…—al escuchar sus pasos supo que llevaba zapatos, lo cual fue un alivio ya que eso significaba que se había vestido. Era la primera vez que lo veía tan casual, solo vestía un pantalón oscuro y una camisa blanca de manga larga, su cabello lo llevaba suelto y un poco húmedo. Si no fuese tan despreciable, podría hasta pensar que lucía atractivo.

    Naraku ni siquiera se molestó en abrirle la puerta, prácticamente se la aventó en la cara, pero eso es algo a lo que Kagome estaba acostumbrada, su conducta amable y caballerosa solo la mostraba delante de otras personas, y hoy por primera vez pudo ver la extraña y pervertida faceta que no conocía de Naraku. No podía quejarse al respecto, todo era su culpa, o mejor dicho culpa de Hakudoshi.

    Bajaron las escaleras y justo allí vio al causante de todos sus problemas, la miraba con una sonrisa de satisfacción y aires de superioridad; Kagome pensó por un momento que no soportaría la tentación de darle su merecido. Por alguna razón pudo lograrlo, mantuvo la calma y eso ya era decir demasiado.

    —Hola hermano—dijo el albino sonriendo y acercándose hacia Naraku, éste le dedicó una mirada llena de frialdad que lo paralizó en un instante, acto seguido le propinó una fuerte bofetada que lo hizo retroceder, llevando una mano a su mejilla adolorida y enrojecida.

    Kagome observaba aquella escena asustada y sorprendida, ¿Acaso Naraku estaba reprendiendo a su hermano por lo que había hecho?

    Aunque se lo merecía, sintió pena por Hakudoshi, ella lo había delatado pero solo lo hizo para que Naraku la dejara en paz. En ningún momento pensó que él saldría lastimado.

    —Hermano…—musitó el albino aún sorprendido por aquel golpe.

    —Ya te he dicho que no te entrometas en mis asuntos—sentenció con frialdad— Y deja de mirarme de esa forma, es repugnante.

    —¡Solo es un niño! No sabía lo que hacía—al final, y para sorpresa de Naraku y Hakudoshi, Kagome terminó defendiendo al causante de sus problemas. Ambos hermanos la miraron sorprendidos, el primero estaba más enojado que sorprendido— Está bien, no pasó nada así que no lo vuelvas a golpear.

    —¿Y quien dijo que estoy haciendo esto por ti?—dijo dedicándole una mirada llena de frialdad, Kagome no comprendía la razón de su cambio de humor, en esta ocasión estaba más furioso que de costumbre— Simplemente no quiero que una asquerosa mujer como tu vuelva a pisar mi habitación. Ahora dame el pago y lárgate, para eso te mandé a llamar.

    Le dolían sus palabras, pero no podía hacer nada al respecto. Fue muy ilusa al creer por un momento que Naraku tenía otra faceta de su personalidad, retiró la supuesta máscara y lo que encontró fue otra máscara mucho más horrible que la anterior.

    Entre más lo conocía mas lo detestaba, pero al mismo tiempo lo necesitaba. Eso hacía su vida más miserable a cada segundo.

    —Espero que algún día mi existencia deje de hacer tu vida miserable—dijo entregándole un sobre blanco que rápidamente le fue arrebatado de la mano.

    —Yo también—respondió secamente, sin darle mayor importancia a las gruesas lágrimas que brotaban de los ojos de la chica. No sentía compasión alguna, nunca podría sentir algo por Kagome Higurashi, además de odio.

    Finalmente salió de aquel lugar, justo en ese momento Byakuya estaba entrando a la mansión y al verla en ese estado solo sonrió con fingida amabilidad. Una vez que terminara de pagar su deuda, se aseguraría de partirle la cara al perro faldero de Naraku.

    —¿Me perdí de algo?—preguntó el peli azul tranquilamente, Hakudoshi se retiró un tanto pensativo, no sin antes dedicarle una última mirada a aquella chica impetuosa que lo defendió incluso cuando no se lo merecía. Byakuya se acercó a Naraku, quien aparentemente no lo había escuchado— ¿Sucede algo?

    —Nada…—respondió tajante, con la vista fija en el sobre que tenía en mano— Absolutamente nada.

    Odio. Cuan peligroso puede ser este sentimiento, al punto de convertirse en un enfermizo amor.

    Sé que esta algo corto pero no deseaba seguir retrasando el fic. La segunda parte se basara en Sesshomaru y Rin, espero que les guste.
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  20.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Re: La carcel de cristal [InuXKag] [SesshXRin]

    OMG OMG Te gusta ponerme hiperventilada, ¿verdad? se me paro el corazon xD En serio. Ame este capitulo, ame a Naraku a Hakudoshi, sin duda es uno de mis favoritos. OMG Quiero que esto se vuelva un Naraku&Kagome, cumpleme ese deseo!!! xD OMG xD Ame la ultima frase, cumplio una de mis fantasias xD

    La historia cada vez se vuelve mejor, y espero el proximo cap, pero te aseguro, que espero màs los Naraku&Kagome, los haces tan geniales!!!!! Hermana mia, continua esto pronto, no me dejes con el corazon en la mano :o
    Nos vemos!!!! pronto ¿no? xD

    PD: Si jodo ¿verdad?
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso