Long-fic de Naruto - La ascension de una ninja (Naruko fanfic/AU

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por El fénix ascendiente, 11 Febrero 2020.

  1.  
    El fénix ascendiente

    El fénix ascendiente Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    4 Marzo 2011
    Mensajes:
    150
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La ascension de una ninja (Naruko fanfic/AU
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1661
    Prólogo: Los artista.




    Aclaración del autor: Aún no termino de ver la primera serie de Naruto, estoy en el capítulo 19, así que puedo equivocarme en varias cosas, además este fanfic es el primero que hago de este anime, así que una disculpa adelantada.

    ------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Ya había pasado algunos días, después del ataque que sufrió la aldea Konoha, por parte del kyubi llamado Kurama, el cual fue derrotado por el cuarto hokage, que lo encerró en el cuerpo de un pequeño bebé, aunque había salvado a la aldea, tal técnica, había hecho que el Salvador de la aldea muriese, el último deseo de aquel Salvador, fue que el bebé, fuese tratado como el héroe que era.

    El tercer hokage, tuvo que volver de su retiro como remplazo del cuarto. El líder, se reunió con un grupo de consejeros, para decidir el futuro de la pequeña bebé, que tenía el kyubi en su interior, el líder quería que se respetarse el último deseo de Salvador de la aldea, pero parecía que los consejero, estaba en contra de aquella decisión, ellos temían que la pequeña, se volviese en contra de la aldea, por el kyubi sellado, que tenía en su interior.

    —Esa niña, debe morir, no se debe permitir que tal monstruo camine entre nosotros—La mayoría del consejo, tenía esta postura.

    —Fue el deseo del cuarto hokage, que la niña debía ser tratada como una heroína—El tercer hokage, trataba de convencer a los presentes.

    —Con todo respeto, pero no queremos un segundo ataque del kyubi —Uno de los consejeros, le dijo al hokage y agrego —Bueno, si no eliminas a la criatura, nosotros la mataremos con nuestras manos.

    La reunión terminó, y los consejeros, se fueron a su respectivos hogares, dejando al hokage, pensado, no quería matar a la pequeña, no tenía la culpa del contener sellado al kyubi, pero no quería molestar al consejo, y además estaba el peligro de que ellos mismo, mataste a la pequeña. El hokage, estuvo pensado que podía hacer, y se le ocurrió alejar a la bebé de la aldea un par de años, pero con quien debía dejarlo, no podía confiar en los nobles, ni en los habitantes de la aldea.

    «Ahora que me acuerdo hace unas semanas, había llegado una familia de artista itinerantes, los contactare» pensó el hokage, que se paro de su asiento, debía hablar con aquellas personas.

    Una niña de unos diez años, estaba balanceando una pelota de hule con su nariz, la piel de aquella pequeña, era morena, sus ojos verdes claro, su pelo de un color rojizo como las hojas otoñales, que le llegaba hasta los hombros y tapaban sus orejas, su cuerpo era esbelto, sus piernas eran algo delgadas, y flexibles, sus brazos eran flexibles, la niña, vestía con unos pantalones cortos de color verde oscuros, y una camisa sin manga de color azul, no llevaba zapatos, y en sus manos llevaba unas vendas.

    La niña, se encontraba practicando el balanceo de pelota con su nariz, esto lo hacía para mejor su acto que consistía en hacer equilibrio y malabarismo. Un extraño sujeto, se acercó a la niña, que dejó hacer lo que estaba haciendo y miró al hombre, él cual estaba vestido con el uniforme típico de los ninja de aquella aldea, la niña, saludo al aparecido, mientras aún estaba concentrado en su práctica.

    —La función es dentro de tres horas—La niña, le dijo al ninja, mientras hacia rebotar la pelota que caía en la nariz.

    —No vengo por eso niña, el hokage, necesita la presencia de sus padres—el ninja, le dijo a la niña y agrego—¿Dónde están tus padres?

    —Está adentro de la carpa, lo guio—La niña, dejó de rebotar la pelota, y guio al niña a la carpa.

    Al rato los padres de la niña, se encontraba en la oficina del hokage, frente al líder de la aldea, el cual, estaba terminando de firmar algunos papeles.

    —Necesito, que pedirle un favor—El hokage, terminó de firmar, bajo su lápiz y miró a la pareja, los cuales asistieron con su cabeza, el hokage, dejó la hoja a un lado y le contó lo que había sucedido a la pequeña bebé y termino—Es por eso que necesitamos, que ustedes cuiden a la pequeña, hasta que cumpla cinco años, ya se que es algo fastidioso, tener que cuidar a la niña de otro, pero ustedes son los únicos con lo que puedo contar en este momento, y tranquilo, la aldea pagará la manutención de Naruko.

    La pareja, pidieron unos minutos para conversar el tema, después de discutir sobre sí cuidar de aquella niña, decidieron aceptar el trabajo de cuidar de la pequeña Naruko.

    La niña piel canela, se encontraba haciendo limpieza a la carpa familiar, cuando vio entrar a sus padres, se dio cuenta que su madre, traía un bebé en sus brazos, la niña, con curiosidad se acercó a su madre y observó a la bebé, era una pequeña niña de piel blanca, ojos azulesclaros, pelo rubio como los dorado rayos del sol.

    —Que linda bebe—La niña, estaba muy sorprendida por aquella pequeña criatura y pregunto, con una sonrisa—¿Puedo cargarla?

    —Claro, ten cuidado nos pidieron que la cuidarse durante un tiempo—La madre, le pasó el bebé a la niña y agrego—Esta niña es valiosa, entiende Matsuko.

    —Sí, mama—Matsuko, cargo a la bebe, la cual al ver a la niña de piel canela, le sonrió.

    Naruko, vivió junto con aquella familia de artista itinerario, que viajaba por todas las aldea, divirtiendo a su audición con sus malabares y trucos, pero aunque parecía una familia ideal, padres amables y una hija, que cuidaba muy bien a Naruko, no era tan así, la pareja, siempre discutía por el dinero o porque, el padre llegaba borracho, y esto lo le prestaba atención a la pequeña rubia, la única que la cuidaba era Matsuko, la cual la cuidaba como su hermana, y siempre la alegaba de la discusiones que tenía la pareja, así fue hasta que todo cambió.

    El esposo, llegó borracho y después de discutir con su mujer, como siempre, se alejo de la carpa, para nunca volver. La madre, mantuvo el negocio, pero esto duró un año, cuando ya Matsuko, tenía unos catorce años, y la pequeña Naruko unos cuatro años, la madre, no aguanto la presión, quemo la carpa y abandono a las niñas, Matsuko, mantuvo a Naruko, hasta que se había cumplido el plazo, y una carta enviada por hokage, hizo que ya una joven Matsuko, volviese a la aldea escondida entre las hojas, junto con Naruko, que ya era una niña de cinco años.

    Cuando ambas se presentaron ante el hokage, este agradeció la ayuda que la familia, le había prestado a la aldea, y después pregunto por los los padres de la joven Matsuko, la cual se mantuvo en silencio, esto respondió la pregunta del hokage, el cual le dio el pésame a la joven, y después de una larga conversación, decidió que Naruko, viviese con Matsuko, ya que ambas tenía una relación de hermandad, y esto para el hokage, era bueno para el desarrollo de Naruko.

    —Acepta, ¿está nueva propuesta?—El hokage, le pregunto a Matsuko.

    —Claro, después de todo somos como hermanas—Le contesto Matsuko al hokage.

    —Entonces, se hará—El hokage, le dijo a la joven Matsuko.

    Las chicas, terminaron viviendo en una casa que le proporcionó el hokage, y vivieron como hermanas, mientras pasaba los años, Naruko, creció junto con su hermana, mientras asistía al colegio de ninja, pero aunque contaba con el apoyo de Matsuko, los niños, rechazaba a la niña, esto caló profundo en la pequeña, que creció deseando tener atención y el respeto que quería, por eso se impuso como meta ser una hokage.

    Naruko, ya había crecido convirtiéndose en una preadolescente de unos once años, conocida por su compañeros por ser poco femenina, una chica imperativa, una cabeza hueca, que siempre se metía en problema para llamar la atención de sus compañeros, de forma natural, sus recuerdos de sus primeros cinco años, se haba borrado o lo había bloqueado, pero sus recuerdo con su hermana mayor adoptiva, se había mantenido.

    Unos ninja, perseguía a una niña de piel blanca, pelo rubio largo y vestida con unos pantalones corto y color naranjo, unos calzados azules, que exponía la mitad de sus pies, y un abrigo naranjo, que en la parte superior tenía el color azul, el cual estaba abierto, revelando una camisa blanca, además en su cabeza llevaba unas gafas de aviador, y en su mano izquierda, traía un tarro de pintura y una brocha en su mano derecha, estos objetos lo utilizó para garabatear las caras de los anteriores hokages, y fue la razón que era perseguida.

    [​IMG]

    —Maldita mocosa del demonio, ya verás cuando te atrapemos —exclamó unos de los ninjas.


    —Jamás me atraparan, son muy lentos—Naruko, se burló de los ninjas, mientras se reía.


    Los ninjas, persiguieron a la chica por todo la aldea, pero Naruko, parecía ser más rápida que sus persecutores, que sabía los mejores escondite de la aldea, así que aprovecho sus conocimiento. Los ninjas, perdieron el rastro de la chica, y siguieron buscándola, pasando al lado de ella sin que se dieran cuenta.

    «Nunca, me atraparan», pensó Naruko, que salió de su escondite, que consistía en un camuflaje de una reja de madera y agrego—Soy la mejor ninja de todos.

    —Naruko—la chica, escucho una voz masculina, que le gritaba desde atrás.

    —Iruka-sensei—Exclamó la chica, sorprendida por la aparición de su profesor.

    Iruka, era un profesor de la academia ninja, que estaba encargado del curso de la chica rubia, era un sujeto de piel blanca, pelo oscuro, que tenía un extraño peinado, ojos oscuros, y vestía con el uniforme ninja.

    —Te saltaste las clases, así que debe venir conmigo—Iruka, tomo a Naruko de su camisa, y se la llevó al aula.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso