La última jugada

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por Plushy, 21 Marzo 2015.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
Cargando...
  1. Threadmarks: 1. El plan maestro
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La última jugada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    1564
    Summary:
    Era el plan perfecto, le haría creer en el amor para tenerla entre sus garras y por fin concretar su venganza. Era una idea tan idiota que tenía que funcionar, aunque no fuese con los resultados deseados.

    FAQ:

    ¿Es esto una historia romántica?
    Depende de qué consideres romance, si por ello entiendes a un protagonista locamente enamorado con temor a expresar sus sentimientos que sólo sueña estar en brazos de su ser amado... No. Si entiendes por ello un largo viaje de auto-reflexión donde los personajes se dan cuenta que a veces las cosas no son lo que parecen, sí, algo de ello tiene. Pero más que nada es una comedia con tintes satíricos con algo de acción y eventualmente... THE FEELS!!!

    ¿Si sabes que a nadie más le interesa tu ship, verdad?
    Sí, lo sé, y he sido consiente de ello desde mi primer relato, pero siempre he escrito para mi, aún con el temor de que no importa lo mucho que me esfuerce por ofrecer una buena redacción o una historia diferente, no dejaré de ser una pequeña curiosidad de museo, pero hasta eso puede tener su nicho, siempre habrá alguien que busque algo diferente.

    Considerando quién es el protagonista... ¿Leeré algo que me haga querer vomitar?
    Posiblemente no, es un arrebato fangirlero de mi parte pero no creo tener la habilidad -aún- de hacer cosas que le hagan estallar la vesícula a la gente

    ¿Sale Drew? ¿Y... y... hay hermoso y bello Contest?
    Seh...

    Te da miedo saber de qué va esto? Bueno, la historia tiene dibujitos =p

    I​

    No se veía claro el final del encuentro, tan escasos eran los segundos en el marcador como las energías que aún les restaban a los pokémon, mas no así la sed de triunfo de sus entrenadores. No, ninguno de los estaba dispuesto a ceder, no por el listón ya que ambos habían juntado los cinco reglamentarios para entrar a la gran final; aquel sólo era un pequeño entremés en lo que aguardaban por el plato fuerte.

    Las luces de los reflectores se posaron sobre el Gastrodon.

    —Lindo, ¡usa chapotelodo y embiste con todo!

    La babosa iluminó brevemente el escenario con una segadora luz ámbar y a su pie el suelo se inflaba como globo. Esa despreciable masa de lodo parecía cobrar vida al dirigirse a toda velocidad hacia Glaseon, ensuciando sus delicadas patitas de terciopelo celeste. Aquella pérdida de pulcritud también le había costado puntos; ahora no existía la más mínima ventaja por sobre su adversario. Frente a él se abría un sendero pantanoso, el terreno ideal para que el pokémon molusco se encaminara a toda velocidad para asestar el golpe de la victoria.

    De haber sido uno de sus primeros encuentros, ella hubiese dudado, habría quedado inmóvil sin poder articular palabra alguna sólo para ver cómo llegaba el final. Pero aquellos días habían quedado atrás; ya no era la pequeñita que conocía más de marcas de maquillaje que de pokémon, ni la chica que en los momentos críticos sólo sabía echarse a llorar. El tiempo es un aliado poderoso que a cambio de sudor y esfuerzo, entrega como recompensa el temple para salir adelante de situaciones complicadas.

    —¡Rayo de hielo y esquiva!

    El agraciado pokémon de hielo obedeció al instante lanzando un gélido rayo hacia su oponente. Parecía que no iba a funcionar ya que la velocidad a la que venía era aterradora, pero para su buena fortuna la intensidad del rayo había sido lo suficiente como para congelarlo en el acto y más milagrosa parecía la forma en que en el instante preciso Glaseon había dado el salto hacia un costado para evitar el embate. La bola de hielo en la que había transformado Gastrodon terminó chocando de lleno en la pared justo en el momento en el que el reloj marcaba cero.

    El perdedor lanzó un grito de frustración y desesperación, mismo que era acallado por las ovaciones del público que estallaba de emoción de haber presenciado una demostración de tan alto nivel. No tardó en volcarse en la ira al oír el resultado:

    —¡Y la ganadora de esta vibrante batalla es May! ¡Muchas felicidades a la ganadora!

    ¡Era el colmo! Su tercera derrota seguida ante ella, ¿sería alguna clase de maldición? Sentía que últimamente su vida y su suerte eran dictaminadas por alguna clase de fuerza mística que seguramente lo despreciaba, algo así como si algún escritor de poca monta lo hubiese elegido como el villano de alguna historia cursi y mediocre donde el bien siempre triunfa. Asqueado por todo, Harley regresó al pobre de Gastrodon a su pokébola y salió a toda prisa sin decir nada más.

    Sin saber bien cómo, había llegado hasta el parque de la ciudad, se encontraba cansado y definitivamente no estaba dispuesto a dar un paso más. Se tiró a la sombra de un árbol, lugar poco propicio para alguien acostumbrado a tomar siestas en hoteles lujosos, pero tampoco tenía demasiadas opciones si al fin y al cabo Pastoria era un pueblito de montaña sin nada interesante para ver; y además, el coraje no se le había bajado lo suficiente como para empezar a preocuparse por la suciedad. Logró quedarse dormido un rato hasta que un sonido lo sacó de su ensoñación. Era el sonido del cuchicheo de una joven pareja. Lo que le faltaba.

    Los tortolos parecían tener un combate de práctica, tal vez para enfrentarse al líder de gimnasio del pueblo. Él tenía un Glameow; ella, un Croagunk. El felino intentaba asestar una serie de arañazos, pero el Croagunk era lo suficientemente rápido como para evitar los golpes. "Cola férrea" escuchó gritar al joven entrenador. Por su parte el Croagunk ya tenía cargada en su mano una puya nociva, un ataque lo suficientemente poderoso como para dejar al Glameow varios días en el Centro Pokémon, lo que le llamó poderosamente la atención fue que la entrenadora no le dio orden alguna a su compañero… ¿Por qué? El pokémon recibió el ataque de tipo acero y ¡Pum! Directo al suelo.

    —Vaya que fue un buen combate, ¿no lo crees así Trickie?

    —Claro que sí, Blank. No cabe duda que cada día estás mejorando tus habilidades.

    Más tardaron en entablar un diálogo que en abrazarse y darse besos que le causarían diabetes a cualquiera. Harley sólo bajó su sombrero para no terminar dando en el hospital. Poco después la pareja se retiró del lugar.

    —Vaya par de tontos —se decía para sí mismo—. Primero se nota que el chico es un pobre perdedor que no sabe cómo entrenar a sus pokémon y luego esa chica… es fácil darse cuenta que se dejó ganar, el ataque era fácil de esquivar y cualquier ataque hubiera servido para ganarle al debilucho. No cabe duda que eso del amor es la cosa más horrible del mundo, deja a la gente más tontita y hueca de lo normal. ¡Já! No me quiero imaginar cómo se pondría la odiosa de May.

    Casi a punto de caer nuevamente dormido, una idea cruzó por su mente. Sí, era una idea muy pero muy estúpida, tanto que estaba casi seguro de que tendría éxito.

    ¿Qué pasaría si May estuviese enamorada?

    Y no sólo eso.

    ¿Qué pasaría si May estuviese enamorada… DE ÉL?

    Por mucho tiempo se planteó fastidiarla con Drew, ya que; bueno, era demasiado obvio que los dos niños eran tal para cual y que aun así eran demasiado cobardes para dar el salto. Pero también sabía que emparejarlos significaría su eterna felicidad y, peor aún, la unión de sus fuerzas para darle una buena patada en el trasero y definitivamente no quería eso… con todo y que no decidía cuál de esas opciones era más reprobable.

    Pero… ¿Y si era él la razón de sus suspiros? Ella caería rendida a sus pies y su voluntad estaría a merced de sus caprichos. No sólo eso, si lo lograba, si en verdad lo lograba y un día antes le revelaba su plan, que todo aquello había sido una mentira, le partiría el corazón, tanto que no le quedaría ánimo alguno para participar en el gran concurso.

    No iba a ser fácil, ya había gritado muchas veces ¡Mightyena! Y ella le creyó por mucho tiempo, pero ya no estaba seguro de que existiera un de nuevo. Pero bastaría con hacer creíble la farsa, total, si estaba convencido de ser tan buen actor como para salir en una película de Cleavon Schpielbunk. Y al fin y al cabo ¿qué era el amor sino un mal pretexto para venderles novelas a los adolescentes? Era el plan perfecto, en el que se jugaría el todo por el todo. El que no podía fallar.

    Pronto, ella estaría comiendo polvo de su mano; y él, su tan ansiada venganza.

    Empezó a reír como loco y se levantó para empezar los preparativos, como siempre, meneando la caderita y tarareando una alegre canción.

    En todos los episodios he decidido poner bonus, estos pueden variar dependiendo de que vaya la historia.
    Respecto a la frase de "ella estaría comiendo polvo" mie inspiré en esta escena que a su vez está inspirada en la cita de un libro... que por cierto he editado el texto original :3[​IMG]
     
    Última edición: 4 Enero 2016
    • Me gusta Me gusta x 6
    • Ganador Ganador x 1
    • Creativo Creativo x 1
  2.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Fanático

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    1,085
    Pluma de
    Escritor
    MUY BUEN INICIO, ME GUSTÓ CUANDO ESCRIBISTE: "DELICADAS PATITAS DE TERCIOPELO CELESTE", ME ENCANTA TU FORMA TAN ELOCUENTE DE ESCRIBIR.
    TAMBIÉN ME GUSTÓ CUANDO HARLEY PENSÓ QUE EL RUMBO DE SU VIDA PODRÍA SER DIRIGIDO POR UN ESCRITOR DE SEGUNDA QUE LO HACE VER COMO EL MALO DE LA PELÍCULA
    ¿POR QUÉ ESA CHICA NO LE DIO UNA ORDEN AL CROAGUNK? ¿REALMENTE LO DEJÓ GANAR?
    ¡VAYA! ESA PARTE DONDE HARLEY IDEA UN PLAN MALÉFICO DE ENAMORAR A MAY.... LA VERDAD SÍ ME LA CREO, SUENA COMO ALGO QUE HARÍA EN LA SERIE REAL.
    SÍ TANTO REPRUEBA EL AMOR DEBE ESTAR DESESPERADO SI LO USA COMO RECURSO PARA GANAR.
    EN FÍN, SIGUE ASÍ
    ROJO Y NARANJA ¡CAMBIO Y FUERA!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3.  
    aniberadrian

    aniberadrian Izumi Sakai

    Escorpión
    Miembro desde:
    3 Julio 2014
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritor
    Oh... es el shipping más crack que he leído en mi vida... nel el de Ash y Crystal es más crack y soy el primer autor de esa pareja jaja
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Threadmarks: 2. Como en un cuento de hadas
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La última jugada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    1998
    Dada la naturaleza del fanfic puedo asumir que no tendré más lectores, por lo que procedo a continuarla no sin antes un poco de feedback

    @Rojo y naranja lo que puse sobre la fuerza mística que controlaba su vida era una forma de romper la cuarta pared, es decir, una especie de chiste donde los personajes son más o menos autoconscientes que son manipulador por un narrador, pero ahora caigo en la cuenta que esa frase realmente se puede interpretar de modos interesantes, porque en el 99% de los fanfics donde aparece él... no termina siempre siendo el villano? bueno es casi obvio porque en la serie realmente lo es, y eso es algo que ni del TR puedo decir, pero perder sólo por ser el malo es casi la regla en el mundo pokemon y no creo que eso sea muy de su agrado. Y sí, en verdad está desesperado, ya que tal cual dice la historia lleva tres derrotas seguidas y la gran final se acerca, medidas desesperadas requieren soluciones desesperadas.

    @aniberadrian OMG! a mi me gusta el crystalshipping pero ese si que es crack xD
    Aunque también debo darme algo de mérito, el 99% de los fics cracks sólo funcionan en AU o con chingo de OOC... hasta buena parte de los fics de Ash x hembra son así, y sin embargo todos los fics que he hecho de esta pareja los he hecho funcionar IC y dentro del canon, lástima que nadie me lo reconoce.

    II
    De los muchos adjetivos calificativos que se le podían atribuírsele a May el de 'madrugador' no era uno de ellos. No despertó hasta bien entrada la mañana cuando los rayos del sol ya eran lo suficientemente intensos como para atravesar las cortinas de su habitación en el Centro Pokémon. Tras un par de estiramientos se levantó y abrió la ventana. Miró el paisaje y sonrió.

    Sinnoh era una región muy fría, llena de valles y montañas nevadas, cosas completamente exóticas para alguien que viene de un lugar tropical. Recordó el primer día en que llegó a uno de los puertos de la zona oeste, cerca de Snowpoint, donde antes de emprender su viaje tuvo que pasar a una boutique a comprar un abrigo rojo que estaba en rebaja y unos mallones térmicos, vestimenta que conservó durante casi todo el trayecto. Por eso, al contemplar aquel paisaje primaveral se sintió tan feliz; el verde de la pradera bajo las montañas le recordaba a la vasta vegetación de Hoenn, lo cálido del sol, la franja de flores que bailaban a ritmo de vals con el viento y los pokémon que le daban un toque colorido a ese cuadro de ensueño.

    Lo único que le impedía disfrutar plenamente aquella visión era el hecho de tener que partir de inmediato; si bien era cierto que faltaba un mes para el gran concurso, había prometido llegar al Lago Valor con bastante anticipación para verse con Solidad… y Drew. Nunca olvidaría todos los buenos momentos que pasó junto a Ash, Brock y su hermano, ni el sentimiento de tener a alguien siempre apoyándote. A veces deseaba volver a esos días y olvidarse de la soledad que por breves momentos le aquejaba, pero también había aprendido las virtudes de la privacidad y de la reflexión a solas, aunque no por ello dejaba de gozar la compañía de sus buenos amigos y rivales.

    Eso y que, al llegar, seguramente también se toparía con cierto coordinador greñudo, molesto y patán. Era una lástima que todo cuento de hadas tuviera una bruja en su historia.

    Estaba a punto de salir de la habitación cuando notó algo inusual: en el florero que estaba sobre la repisa cercana a la puerta había un tulipán negro. No recordaba que hubiese algo colocado ahí el día que se hospedó, pero tal vez se trataba de alguna clase de servicio a la habitación o simplemente a la enfermera le gustaba poner flores por todo el lugar.

    Bajó a toda prisa por las escaleras y antes de que llegara a la entrada fue interrumpida por la Enfermera Joy.

    —Disculpa, ¿tú eres May, verdad? —La castaña respondió afirmativamente—. Me solicitaron entregarte esto.

    La enfermera le acercó una hoja de papel color rojo.

    —¿Y quién la manda?

    —No pude verlo bien, era un sujeto encapuchado. Tan pronto como apareció, alzó la voy y dijo “Entréguele esto a la coordinadora May” y desapareció.

    Más que a un relato romántico sonaba a uno de terror. ¿De qué se trataría todo eso? May desdobló la hoja y leyó su contenido. Estaba escrito en una bonita y elegante caligrafía cursiva:

    Querida May:

    No puedo evitar sentir algo más que admiración por tus habilidades en batalla, tu buen vestir y tu alegre sonrisa. Espero que nos veamos pronto.
    Atte. Tu admirador secreto. XOXO


    ¡Qué inesperada sorpresa! Ya antes había recibido halagos por sus presentaciones y no podían faltar las rosas que ocasionalmente Drew le mandaba para conmemorar sus victorias, pero aquello era completamente nuevo. No pudo evitar sentirse como una princesa en espera de su príncipe azul; reía y cuchicheaba poniéndose la carta frente a la cara para que no pudieran ver su rostro ruborizado. ¿Sería acaso una confesión de…? No, era imposible, ni era su estilo ni estaba en la ciudad. Pero, ¿de quién más? Tener un admirador secreto resultaba intrigante; se preguntaba si él se lo tomaría a bien una vez que llegara al Lago Valor y le contara lo sucedido.

    Salió del Centro Pokemon con un “buena suerte y felicidades” de parte de la enfermera. Quizá allá fuera le esperaba su amor verdadero.


    Por desgracia, lo que le aguardaba unos metros enfrente sólo eran problemas.


    —La señorita Tentacruel se ve muy feliz hoy, ¿algo de lo que me haya perdido?

    —¡Harley! —Gritó con sorpresa… más desagrado que sorpresa—. ¿Qué haces tú aquí? Bueno, de todos modos no es algo que te importe.

    —¡Pero cómo no me va a importar tu felicidad, es decir, como no me va a importar si no viene de mua! —¿¡Qué rayos se había desayunado!? No tenía idea de qué estaba hablando.

    —Mira, si no te molesta tengo prisa y no pienso perder mi tiempo contigo.

    —Oh, May ¿por qué el trato hostil? ¿No soy yo el que debería sentirse ofendido por la triste derrota de ayer? No me mires como si te hubiese hecho algo malo —terminó de decir haciendo una pose dramática.

    —¿Es en serio? ¿Quieres que te haga una lista?

    —Bueno, bueno; es verdad que en el pasado he cometido un par de fechorías pero… ¿Nunca te has preguntado las razones?

    —Amm… —Esa realmente era una buena pregunta, desde que lo conoció se había dedicado a hacerle la vida imposible y jamás supo a ciencia cierta los motivos. Se lo pensó un poco antes de responder—. ¿Es porque estás loco?

    —¡A QUIÉN LE DICES LOCO TÚ…! —Las alarmas sonaron en su cabeza, debía calmarse; el plan apenas empezaba a ponerse en movimiento y el show no podía terminar antes de empezar. Aspiró profundo y puso su mente en blanco—. Ejem… lo que trato de decir es que hay una verdadera razón, y esa es…

    Hizo una pausa. El silencio se volvió incómodo.

    —Es…. ¿Cuál?

    Estaba en un grave aprieto, era bueno fingiendo pero ni él se atrevía a decirle una mentira así de grande, sentía que se le quemaría la lengua y que posiblemente después de eso el mundo explotaría.

    —Verás… yo… tú…

    —Mira, te he dicho que tengo prisa, y realmente no quiero escuchar nada de lo que digas, así que me voy.

    Se volteó sin decir nada más, no podía dejarla marchar así por lo que la tomó del brazo con fuerza.

    —¡Harley suéltame! ¡Me estás lastimando!

    —¡Escúchame bien mocosa! —Gritó en un tono bien serio—. Tú…

    No podía verla a los ojos, claro que le hubiera encantado ver su reacción en ese momento pero tenía presente que la farsa no iba a terminar ahí, se esperaría a deleitarse con el gran final de su truco. Teniéndola sujeta, la acercó lo más que pudo hacia él y se inclinó lo suficiente como para que sus labios estuvieran a la altura de su oído izquierdo.

    —… Me gustas, cariño.

    La soltó y dio un paso atrás. Sin perder el porte volvió a realizar otra pose amanerada.

    —Y es por ello que te daré el GRAN HONOR de que seas mi novia.

    La observó de reojo, estaba petrificada, sus palabras eran como veneno y ahora tenía a su víctima inmóvil.

    —¿Y bien?

    El efecto de su malvado hechizo iba cediendo, poco a poco empezó a recuperar movilidad. Ella… ella…

    … empezó a reír.

    Primero era una risita burlona, luego se tornó una gran carcajada. No era la clase de reacción que estaba esperando.

    —¿Yo? ¿Gustarte? ¡AJAJA! ¡POR FAVOR!

    —Oye…

    —¿De verdad piensas que te voy a creer? ¡De todas las mentiras que me has contado esta es la más ridícula! ¡JAJA!

    —¡OYE! —¿Qué se estaba creyendo? No era como si no pudiera ser todo un Don Juan si se lo proponía… o al menos eso se imaginaba.

    May trató de contener la risa lo más que pudo.

    —Además… creo que llegas un poco tarde —sacó la carta que anteriormente le habían entregado en el Centro Pokémon—. Tengo un admirador secreto y seguramente se trata de un chico caballeroso, gentil, elegante y romántico. No como tú —y le sacó la lengua.

    Tenía ganas de sacar a su Ariados para que la envolviera en su seda y se volviera la cena de su pokémon, pero esta vez le había dado una jugada a su favor.

    —Sí May, claro —repuso en tono sarcástico—, ¿te piensas que no me he percatado de tu habilidad en batalla, tu buen vestir y tu alegre sonrisa?

    —Es… espera ¿¡Cómo sabes lo que dice!?

    Esta vez la sonrisa era la que se pintaba en su rostro.

    —Porque YO la escribí.

    Era como si el dulce sueño se hubiese tornado una pesadilla, May sentía rayos y centellas a su espalda y dejó caer la nota de la impresión. No quería creerlo, en verdad tenía la ilusión de ser la protagonista de una novela romántica con misterio, pero la realidad era horrible y ya no había vuelta de hoja. En verdad estaba furiosa.

    —¿Te han dicho que te ves tan linda cuando te enojas? El rojo de tu cara combina fa-bu-lo-so con tu vestuario.

    —¡Eres detestable! ¿Cómo puedes jugar con los sentimientos de la gente? ¡Ojalá un día alguien te haga lo mismo para que veas lo horrible que se siente!

    —¿Es eso una amenaza o una forma boba de decirme que no me crees?

    —¡Ni en un millón de años te creería!

    La fase uno había fracasado, como estaba previsto, era momento de subir otro peldaño.

    —Ay, mujer de poca fé, si quieres pruebas te las daré, y te darás cuenta que mi amor por ti quema más que el fuego de un Moltres —¿De dónde rayos había sacado esa frase? Seguramente de alguna revistucha que cogió mientras esperaba en la estética—. Son tres días de camino hasta Lago Valor, pero verás cómo se nos pasa el tiempo como agua si vamos juntos, como la pareja hermosa que somos.

    Ni siquiera la dejó gritar, nuevamente la tomó de la mano, esta vez de una forma alocada y desenfrenada y la llevó arrastrando hasta el final del pueblo. Iba a ser un viaje muy largo, horrible y doloroso. Para los dos.


    Si alguien no pudo visualizar la escena les dejo una imagen guía aunque no esté relacionada xD

    [​IMG]
    Por cierto, para aquellos que han jugado la saga de Phoenix Wright, alguien más nota ciertos paralelismos entre la relación de Max Galáctica y Regina con el cookie xD?
     
    Última edición: 3 Junio 2015
    • Me gusta Me gusta x 4
    • Gracioso Gracioso x 2
  5.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Fanático

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    1,085
    Pluma de
    Escritor
    LA REACCIÓN DE MAY ANTE LA DECLARACIÓN DE HARLEY ME SORPRENDIÓ, AUNQUE NO DEBÍ, ERA LÓGICO QUE REACCIONARÍA ASÍ.
    HARLEY, SI QUIERES DARLE UN REGALO BONITO A UNA CHICA, UN TULIPÁN NEGRO QUIZAS NO SEA UNA BUENA OPCIÓN, CLARO QUE NO ESTOY DICIENDO QUE LE DES UNA ROSA ROJA, ESO HACE EL MARICA DE DREW.
    LÁSTIMA QUE LAS ILUSIONES DE MAY DE TENER UN PRÍNCIPE ENCANTADOR SE ROMPIERON, CREO QUE HARLEY CONFESÓ MUY PRONTO.
    ¿LA FRASE DE QUE SU AMOR QUEMA MÁS QUE UN MOLTRES LA SACÓ DE UNA REVISTUCHA? SE QUE HARLEY NO ES ROMÁNTICO NI POÉTICO, PERO YO PENSÉ QUE HABÍA TOMADO PRESTADO UN LIBRO DE POESÍA Y TOMÓ LO PRIMERO QUE SE ENCONTRÓ.

    ¡ME ENCANTA CUANDO HACEN ESO! NO SÉ POR QUÉ PERO ES DIVERTIDÍSIMO

    YO NO, MAX Y REGINA SE LLEVABAN MUY BIEN, Y REGINA NO SE PARECÍA A MAY, ERA MUCHO MÁS CABEZAHUECA ¡SE IBA A CASAR CON UN MUÑECO DE VENTRILUCUO! (YA OLVIDÉ CÓMO SE LLAMABA)
    ROJO Y NARANJA ¡CAMBIO Y FUERA!
    P.D: PLUSHY ¿LE PONDRÁS NUEVOS POKÉMON A HARLEY? EN EL ANIME TENÍA A CACTURNE, BANETTE, ARIADOS, OCTILLERY Y WIGGLYTUFF, TÚ YA LE PUSISTE UN GASTRODON ¿PERO REEMPLAZARÁS ALGUNO DE SUS VIEJOS POR NUEVOS O LOS DEJARÁS INTACTOS?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Adicto Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,252
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Estuve meditando el leerte, Plu... qué lástima que normalmente no me leas, pero bueno xD

    Como sea, este fanfic romántico está bastante bien hecho y bien narrado como dijo RyN hace un tiempo... jeje... ese Harley xD. Es un personaje de esos que puedes odiar pero al mismo tiempo DEBES admitir que hacen interesante la trama. ¿Qué le cuesta a este tonto estudiar un poco más de estrategia en lugar de recurrir a artimañas? Pero está bien, creo que personas así son un mal necesario...

    En fin, ya quiero ver cómo avanza la historia.

    Por cierto, Drew NO es marica... es metrosexual, que es distinto. Nunca se le han visto actitudes de ese tipo con hombres, así que no es considerado así... quizás si "amanerado" pero NUNCA un marica ;)

    Me pregunto qué papel le dará Plushy a Drew si llegara a meterlo por acá xD. Con tal que no sea puro bashing y ponerlo como psicópata (putos Advanceshippers .l.) está bien...

    ¿Cómo evolucionará este poké-fic? Ya lo veremos xD

    Adiosito, Plushenka ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Threadmarks: 3. Pesadilla
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La última jugada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    2748
    Feedback
    @Rojo y naranja sip, es obvio que estando en otra región iban a capturar un par de pokes nuevos aunque también es lógico que se lleven a algunos de sus viejos compañeros, de hecho en este que sigue se revela el equipo de May.

    @J.Nathan Spears hace tiempo que empecé a leer tu fic y el comic de RyN, aunque si no mal recuerdo fue por la época que me empecé a enfermar... y a deprimir, aunque considerando que ando en esta etapa estable creo que debería volver a hacer el intento, aunque soy sincera, del mismo modo que soy incapaz de escribir historias del largo de un libro también me cansa mucho leer varios capítulos ya sean de un fic o de un libro de jalón. Creo que es algo que debo de empezar a alternar con mis lecturas normales. Respecto a lo de Drew por supuesto que sale y a diferencia del relato original aquí si tiene un papel super importante, pero será hasta que lleguen a lago valor y de ahí serán tres semanas de pura diversión.... muajaja. Ah si, también sale Solidad pero esa a nadie le importa (?)


    III​

    Había un aroma agradable en el ambiente. Olía a miel y manzanilla. El campo de flores no tenía fin y el estar ahí, rodeada de vegetación que fácilmente le llegaba a la altura de la cintura, le hacía olvidar que un par de horas atrás el mismísimo diablo se le había presentado con lo que ella consideraba un horrible y aterrador cosplay de un pokémon que ya de por sí daba miedo para decirle algo más aterrador… ¡Que la quería, que estaba loco por ella -aunque la parte de estar loco era real- y que haría LO QUE FUERA con tal de que ella cayera en la telaraña de su retorcido amor!

    ¿Qué había hecho para merecer tal castigo? ¿En verdad estaba tan enfermo como para llegar a tales extremos sólo porque un par de años atrás comentó que unas míseras galletas no estaban tan mal, sin ninguna mala intención o afán de ofender? ¿Sería acaso por todas las derrotas en los concursos pokémon? No lo sabía, no quería saberlo y no le importaba realmente. Tan sólo quería contemplar la paz que le inspiraba ese bello lugar. Tal vez por ello cuando sintió una mano rodeando su cintura casi se muere de la impresión. Otra mano le acercó un ramo de flores. Finalmente la serpiente habló, suave y pausado:

    —Las flores más bellas, casi tanto como yo, para ti, mi pequeñita.

    Estaba rodeada y sin poder huir; con resignación y ganas de llorar, tomó el ramo, ¿qué otra le quedaba? Se sentía bastante humillada después de que Harley se puso a gritarle a toda la villa disparates que en alguna dimensión eran piropos y cumplidos y estaba harta de tenerlo como sombra siguiendo cada uno de sus pasos y no poder huir por culpa de su Banette que revelaba su ubicación cada que intentaba ocultarse. Inhaló lo más fuerte que pudo cerrando los ojos; ahora tenía recuerdos lindos de lavanda, laurel y romero e imaginó, por un breve momento, que el regalo florido venía de Drew. ¡Oh! Si tan sólo pudiera decirle…

    Y en verdad fue una alucinación breve, ya que un grupo de Combees furiosos salió del ramo de flores y se lanzó sobre la coordinadora. Los gritos suplicando auxilio se perdían en la carcajada del chico Cacturne, y es que no era algo que tuviese contemplado; de hecho, el pequeño incidente le dificultaría bastante su plan, pero ver a May corriendo como desesperada, agitando los brazos y gritando “¡QUÍTENMELOS! ¡QUÍTENMELOS! ¡AY…. HARLEY ERES UN…. AHH DUELE, DUELEE!” valía las futuras desveladas.



    La conocía lo suficiente como para saber que la verdadera forma de llegarle era por medio de la comida, fue por eso que se detuvieron al llegar a un famoso chalet alpino de la Ruta 213. Y en efecto, no se negó, hacerlo implicaba morir de hambre y posiblemente una sugerencia de su parte para preparar comida al aire libre… ¡Y May valoraba mucho su vida como para permitirlo! Había gente y sólo una mesa para dos en el centro de todo, ¡qué horror! Tan pronto como llegó un mesero de cabello relamido y nariz respingada a dejar las cartas regresó para tomar la orden.

    —Tráigame una ensalada de bayas dulces con salsa mil islas. A la niña una de hojas de Oddish y dos tés verdes, por favor.

    —¿¡Qué!? Pero si yo no… espere, ¡las cartas! —Ahora sí estaba enojada, nadie se mete con ella y la comida—. ¡Harley! ¿Por qué has ordenado por mí? ¿¡Y cómo que niña!?

    —Porque eres mi invitada, por lo tanto yo decido el menú; además, si comes como Snorlax te vas a poner peor que tu Munlax, y mira que desde aquí se te notan los kilos de más.

    —¡NO ESTOY GORDA! Y encima, ¿quién quiere ser un palo como tú?

    —Disculpa, pero cuidar la dieta no tiene nada de malo y tú deberías hacer lo mismo, me niego a andar con cualquier bola de grasa que pese más de sesenta kilos.

    —Oh, ¿en serio? —Harley pudo notar las malas intenciones en su rostro.

    —Bueno, pensándolo bien… tú serás mi única excepción porque… emm… te quiero tal cual eres y… eso. Es más, pide lo que quieras, lo que sea con tal de tener a mi bomboncito feliz.

    Y enhorabuena, el mesero acaba de hacer su triunfal aparición con los platos.

    —¡Deme eso! —Tomó May una de las cartas por la fuerza—. ¡Camarero! ¡Traígame TODO el menú infantil!

    —¿Disculpe, mademoiselle?

    —Dije… TODO… EL MENÚ… INFANTIL..

    —May —dijo titubeando— ¿No estarás hablando en seri…?

    —¡TODO! —Exclamó contundentemente y ante su mortífera mirada lo mejor era obedecer.

    El verdadero espectáculo aconteció al llegar los quince platos a la mesa. Uno tras otro eran devorados por la joven de Hoenn, aunque más parecía que se trataba de un pokémon salvaje que no había probado bocado en días, ni tampoco que conociera algo de modales, porque el tenedor y el cuchillo salieron volando después de haberse atragantado con los nuggets en forma de Magikarp. La gente no podía evitar observar aquel espectáculo con repulsión y reprobación. Las miradas también se clavaban como navajas ante el insensato que había traído a la bestia a la mesa y por más que intentó ocultar su vergüenza tras la carta, no pudo callar el grito agudo que lanzó cuando le llegó la cuenta y chirrido infernal cuando May le dijo que no cargaba ni un centavo con ella.



    Antes de caer la noche arribaron a un pequeño Centro de Pokemon que servía como refugio para los senderistas que gustaban de la ladera que se encontraba varios kilómetros adelante. May estaba molida y necesita descansar con urgencia, tal vez él también estuviera cansado y con suerte se pudiera despertar un poco antes para perderle el rastro. En cuanto recibió la llave de su habitación corrió a encerrarse y a poner un taburete frente a la puerta. Al menos tendría una una noche tranquila, o eso pensaba.

    Cayó de inmediato sobre la almohada y comenzó a soñar con la victoria en el Gran Festival de Sinnoh, por fin dejaría de ser una eterna princesa para coronarse como la reina de los concursos y a su lado estarían sus mejores amigos, y aquel sueño de noche de primavera, su príncipe apuesto compartía la corona y el gran listón con ella.

    Un sonido, algo así como un golpe, la sacó de su ensoñación. Se limpió la baba y se asomó por la ventana. Esperaba que fuera alguna rama o en su defecto un pokémon pájaro que hubiese perdido el rumbo intentando llegar a su nido. Pero bajo su balcón había algo salido de sus peores pesadillas.

    —¡Yuju, May! Apuesto que nadie nunca antes te había traído serenata.

    —Esto es… ridículo.

    ¡Vaya que se veía ridículo! Había dejado su característico traje por uno mucho peor: En la cabeza un sombrero verde de ala ancha con un extremo doblado hacia arriba, con una cintilla color dorada y una enorme pluma roja; camisa color verde esmeralda de manga larga con rombos negros al frente; una capa negra exageradamente larga; unos cervantinos negros y unas mallas color musgo que terminaban con unos botines largos. Todo eso no era lo peor, el verdadero horror se reveló al momento de sacar una guitarra de fina caoba.

    —Oh… no...

    Y con la voz más desafinada que había escuchado en su vida, comenzó a recitar una serie de versos sin sentido alguno; eran frases con antónimos, metáforas absurdas que sólo trataban de rimar y la palabra amor cada tres estrofas. ¿A quién demonios le podía gustar eso? Un Loudred gritando de dolor sonaba mejor.

    Antes de terminar su primera actuación en vivo… ¡Splash! Un cubetazo de agua helada justo en la cabeza… con todo y cubeta.

    —¡PIÉRDETE Y DÉJAME DORMIR! —Vociferó azotando con todas sus fuerzas la ventana.

    Se lanzó contra la cama y se tapó con una almohada esperando volver a conciliar el sueño. Y casi lo logra de no ser porque el ruido generado por las bocinas se escuchaba a kilómetros a la redonda. Más por el impulso de las ondas sonoras que la hicieron volar por los aires que por voluntad propia se acercó de nuevo a la ventana.

    Se llevó las manos a la cara de pena ajena.

    —Nena, déjate seducir por el poder del metal.

    Esta vez estaba vestido de payaso, es decir, de alguien que no teme hacer el ridículo: Unos lentes oscuros, a plena luz de luna; se había hecho un permanente en el cabello dejándoselo como melena de león; chaleco abierto de cuero atascado de brillantina que dejaba al descubierto su falta de músculos; un cinturón con la hebilla en forma de Duskull; los pantalones más risiblemente pegados que pudo encontrar y botas diseñadas para patear Tauros.

    Al menos su dominio con la guitarra eléctrica era bastante mejor que el de su voz, pero el ruido era mil veces peor ya que May odiaba esa clase de música. Para su beneplácito, también lo hacían los pokémon que vivían a los alrededores que se lanzaron contra Harley por osar interrumpir su sueño.



    Amaneció en esa esquina del mundo y la joven de ojos azulinos despertó al quinto timbrazo del reloj, debía moverse de prisa y huir de su cazador. Asomó la cabeza habitación por habitación pero no vio a nadie más, fue bastante precavida al salir, primero un pasito silencioso y luego otro… y estaba fuera. ¡Por fin! ¡Bendita libertad! Si se apuraba, recuperaría el tiempo perdido y podría llegar lo más pronto a Lago Valor. Continuo su viaje, esperaba poder llegar a la bahía que se encontraba en el entronque que la llevaría a la ciudad y ahí podría tomar un pequeño descanso para olvidarse de la pesadilla.

    Una brisa como salida de la nada empezó a soplar y con ella un diente de león se estampó en su cara, nada realmente inusual salvo porque llevaba sujeto una pequeña nota. Por mera curiosidad le dio una hojeada y en ella venía escrito uno de esos pensamientos que vienen en chocolates que sólo se venden los catorce de febrero. El tormento no había terminado, ¿Cuándo iba a despertar? Apresuró el paso esperando que nada más entorpeciera su camino pero nuevamente otra brisa sopló y esta vez tres notas se le enredaron en el cabello. Sin notarlo, comenzó a correr, esperando poder encontrar refugio; caperucita roja huía del temible lobo feroz. Avanzó un hasta donde sus piernas y sus pulmones le permitieron, suplicaba haberlo perdido y tras recuperar el aliento y ver que nada raro acontecía se alegró.

    Pero todo lo bello en la vida es efímero y se sospechó del Jumpluff que ahora estaba por encima de su cabeza… ¡con un saco lleno de tarjetas! Ya ni siquiera se tomó la molestia de gritar cuando la correspondencia le cayó de golpe encima.

    Harley regresó al pokémon a su esfera y se posicionó frente a la montaña de notitas. No estaba seguro de si le gustaría su humilde ofrenda, pero no había sido fácil tener que buscar tantas frases de internet, al menos debía darle crédito por eso.

    La pila comenzó a arder… y de ella salió una figura que le puso los pelos de punta. Por una fracción de segundo pudo esquivar el lanzallamas de Blaziken.

    May echaba chispas… literalmente… y estaba dispuesta a acabar con toda esa farsa por las malas. Llamó al resto de su equipo: Glaseon, Beautifly, Cleffa, Cherrim e Hippowdon.

    —¡Estoy harta! ¡Déjame en paz o te las tendrás que ver con todos mis amigos!

    Le costaba trabajo conservar el temple ante esa mirada asesina y el brillo en los ojos de sus compañeros ansiando mandarlo a volar por los aires. Tragó saliva y dio un paso al frente.

    —Si das un paso más, yo…

    —¿Me atacarás? ¿Acaso tienes las agallas de atacar a alguien indefenso?

    —¿Indefenso? ¡Déjate de bromas tontas y llama a tus pokémon a combate! —Después de mucho tiempo, comprendía el ímpetu de Ash por buscar batalla, aunque las razones fuesen opuestas.

    Harley se cubrió parte del rostro con su sombrero y volvió a dar un paso al frente. Blaziken estaba listo para atacar aún si su entrenadora no daba la orden.

    —Esto no tiene nada que ver con los pokémon, esto es algo únicamente entre tú y yo —volvió a avanzar.

    ¿Qué hacer? Aunque moría de las ganas, la moral le impedía atacar a una persona, por muy desgraciada que esta fuera. Sus pokémon tomaron posturas defensivas y si él le hacía algo no se contendrían, el ser pokémon de concursos no los hacía debiluchos y seguro que le darían la tunda de su vida. Una vez que estuvo frente a ella Blaziken soltó una patada, pero May gritó que se detuviera. La fornida pata del pokémon quedó rozando la mejilla del coordinador. En otro acto sorpresa, llamó nuevamente a sus compañeros a descansar a sus esferas.

    May era inocente, frágil y tenía problemas para conciliar con demasiadas emociones a la vez. Porque tenía miedo. Porque tenía resentimiento. Porque tenía a la fuente de sus problemas frente a ella y no podía simplemente destruirla, no sin destruir un poco de sí misma. Cerró sus puños, ya no podía contener las lágrimas; llanto de octubre, lágrimas de hielo.

    —¿Por qué? —Preguntó primero apenas susurrando, luego en tono desesperado—. ¿¡Qué te hice para que me hagas esto!? ¡Yo jamás quise ofenderte! Por favor… ¡Por favor! … Déjame en paz.

    Y él la miro, como aquel que contempla el paisaje a la orilla del mundo; mundos perdidos en la arena del tiempo, contemplando sueños que mueren antes de poder nacer. La sujetó, la pegó contra su pecho y puso su mano derecha sobre su cabellera. No bajó su mirada. Estaba tan inmóvil como ella.

    —Honey, te lo dije antes y te lo vuelvo a decir ahora: me tienes loco, mueves mi mundo ¿es que no lo comprendes? ¿Por qué no quieres ver que todos esos arrebatos son por ti? ¿Tan difícil es de creer?

    No… no podía ser, él siempre le mentía, sólo era un sucio truco, no podía estar en lo cierto.

    —¿Aún no me crees? —Había algo… malvado en esa frase, algo que por primera vez le hizo sentir verdadero pavor. ¿Era miedo a encontrar la verdad?

    En un suspiro creyó oír su nombre. ¿Sueño o delirio? Porque lo que pasaba no podía pertenecer a la realidad, simplemente no podía estar pasando… él, tomando por un instante sus labios, robándole el aliento. Aquel no era el beso inocente que siempre se imaginó, el que daría después de una cita romántica a la luz de las velas; no, aquella era sólo la huella de un sucio ladrón que le había arrebatado uno de los momentos más mágicos de su vida. Breve, fugaz. ¿Así era como se vivía la experiencia?

    Escuchó su nombre de nuevo. “¿Ahora lo crees?”

    Dio un paso atrás, lo miró a los ojos, reflejaban un brillo extraño, algo que jamás había visto. Dudó.

    Le siguió otro, y otro. Se echó a correr en dirección a la ladera.

    ¡Maldita sea, estaba seguro de que eso iba a funcionar! Ya pensaría en comprar el enjuague bucal después y se dispuso a darle caza.

    Ah, 80's, horribles 80's
    [​IMG]
     
    Última edición: 3 Junio 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Gracioso Gracioso x 2
  8.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Adicto Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,252
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    May odia el Metal... otra razón por la que no me cae bien XD. Ok, no... es que los Pokémon odian que los despierten con riffs pesados... y May solo quería dormir, seguro solo es eso.

    Aún así, May no es capaz de arrancarle la cabeza a Harley de un patadón cortesía de Blaziken. Y totalmente opuesto a ella, mi personaje adoraría abofetear como mínimo a Jessie de los Rocket xD. Pero bueno, May es May n_n... así la queremos, supongo.

    En fin, técnicamente todo está bien hecho y estructurado en este episodio. Y ojalá que May deje de sufrir por un rato. Hasta parece que Harley la va a derrotar de un modo que jamás imaginó. A este ritmo, ni él ni ella van a alcanzar a calificar para el festival XDDD...

    Y coincido en algo contigo: A NADIE le importa Solidad xD. Al menos Zoey es más linda y joven y se le puede shippear con Dawn -///- jejeje

    Dejando mi lado pervert de lado, espero que pronto tengas la conti xD... oye, y tómate tu tiempo n_n
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. Threadmarks: 4. Cuando todo cae
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La última jugada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    3367
    Pensé tardar más tiempo en escribir pero este capítulo fue de los primeros que planee y ya lo tenía todo en mente.

    Feedback
    @J.Nathan Spears Años y felices días de no reveer algún epi de la temporada de Advance y aunque May tampoco es una perita en dulce y cuando se enoja se enoja tampoco creo que sea al grado como para querer hacerle daño ni físico ni emocional a otra persona. Este episodio es un poquito de feels... culpa de ver un maratón de Steven Universe (?) pero los que le siguen hasta bien avanzada la trama son pura comedia con un par de momentos ouchies por ahí

    IV​

    Antes de llegar a la ladera había una pequeña arboleda, pero los árboles del lugar eran tan frondosos que daban la impresión de ser un enorme bosque y se veían más impresionantes en medio de una pradera. Se alejó de la senda principal y se adentró entre los tocones y la hojarasca. Si no mal le fallaba la memoria, en la mañana que revisó el PokeNav se percató que Lago Valor quedaba a unos cuantos kilómetros subiendo el paso y que posiblemente sólo le llevaría medio día arribar, verificó que su mente no le siguiera jugando tretas y en efecto, si lograba subir por ahí estaría mucho antes en su destino, a la espera de sus amigos y lejos del monstruo que asechaba su vida. La parte baja no se veía tan complicada, pero llegado a cierto punto, la pared de rocas se alzaba casi en vertical y no serían menos de cincuenta metros en caída caída si llegaba a fallar. Era mucho el riesgo, pero más era el que conllevaba no intentarlo.

    Paso a paso comenzó su acenso al paraíso, llegaría a la ciudad, se escondería y esperaría a la llegada de Drew y Solidad, se olvidaría de todas esas horribles mentiras y se lo haría pagar en batalla, como debía ser.


    Se sentía todo un extraño entre la maleza y el desprecio era mutuo: él no soportaba el aroma a humedad y vegetación pudriéndose y los pokémon que lanzaban alaridos y graznidos al pasar tampoco parecían muy alegres por su visita. Siempre que podía tomaba un ferry, el tren, un mugroso autobús si no quedaba más opción porque adentrarse a tener aventuras en lugares sucios y solitarios sólo era digno de niñatos que soñaban con convertirse en Maestros Pokémon. No seguiría jugando al adivino y llamó a Banette para rastrear el paradero de May, mientras tanto se sentó en la roca menos sucia e irregular que encontró. Deseaba llegar a la ciudad, hospedarse en el hotel más fino que pudiera pagar y tomar un relajante baño de burbujas ¿era mucho pedir? Quería olvidarse de su plan, de ella, de todo. ¿Y si no valía la pena todo esto? Tal vez habría otros modos… No que va, pensar en otras opciones era dar por sentada una dolorosa derrota en el festival y a su persona y él no caería ante la niña tonta que tanto odiaba.

    Jamás rendirse, esa era la lección más valiosa que le había dejado su mentor; aun cuando todo se veía perdido, cuando ya nada tenía sentido, Ash se ponía de pie y junto a su Pikachu lograban lo imposible. No era magia: era dedicación, esfuerzo y una férrea voluntad por luchar por lo que tanto anhelas incluso cuando el miedo te come por dentro. ¡Y vaya que moría del miedo cada que miraba hacia abajo! Sentía el estómago en la garganta cada que daba un paso y sentía además que la tierra se aflojaba un poco… o un mucho. Caer y ser devorada por la oscuridad o seguir por el inseguro sendero para alcanzar el cielo. Ni siquiera era para cuestionarlo.


    En cuanto Banette señaló la ladera, Harley no pudo más que maldecir su suerte, de todas las personas con las que había tenido la desdicha de toparse, ¿por qué tenía que haberse obsesionado de la más imprudente, de la más ingenua, de aquella que por más intricadas que fuesen sus jugadas no se dejaba caer ante él? Obsesión… Vaya, era un buen momento para empezarse a cuestionar cómo es que había llegado a eso, pero se dejaría las tonterías filosóficas para después ya que si le perdía el rastro todo su esfuerzo sería en vano. Miro a su alrededor y no vio más que tierras, rocas y un par de arbustos que no se veían apetecibles aunque fueses un pokémon herbívoro muriendo de hambre. Fue cuando tuvo que fijar su mirada al infinito. Y la encontró. Llevaba casi la mitad del recorrido.

    Podía usar a Banette, no le sería mucho problema llegar hasta donde se encontraba, el problema sería bajarla ya que si llegaba a perder la concentración usando confusión la haría caer al vacío… y no es que lo más oscuro de su ser no lo deseara, pero sería una derrota vacía y poco satisfactoria. Ella debía sufrir a costa suya. Para Ariados tal vez la tarea sería más sencilla pero al revisar su equipo recordó que en Centro Pokémon intercambió a la araña por Jumpluff, en buen momento se le había ocurrido hacer un cambio. No quedaba de otra, tenía que subir por cuenta propia y si todo salía bien, si lograba ponerle las manos encima, le haría pagar muy caro… ¡Le obligaría a pagarle el manicure que iba a estropear!

    Comenzó a subir en línea recta para ganar algo de tiempo, tres metros adelante ya le faltaba el aire y se sentía como su hubiese escalado el monte más alto, un coordinador no debería estar enfrentándose a esa clase de cosas,en su opinión. Observó lo pobre de su avance y le dieron ganas de morirse… o de matarla, lo que sucediera primero.

    —¡May, baja de ahí ahora, te vas a hacer daño! —Gritó como esperando que le fuera a hacer caso. Obviamente ella lo ignoró.

    —May, en serio, es peligroso, ¡detente ya! —Al terminar su frase recibió respuesta, pero no como hubiese querido ya que la coordinadora le lanzó una bola de fango directo al pecho. Al ver su hermoso traje hecho a mano sucio, la mirada de Harley se tornó roja, nunca antes se había sentido tan ofendido y como posesionado por su Ariados trepó a toda velocidad, la atraparía, mandaría todo al diablo y le daría la tunda de su vida.

    La buena fortuna se volvió a sonreír a la pequeña de alegre mirada al mandarle a un persecutor con nula condición física. El macabro coordinador tuvo que recuperar el aliento sobre una plataforma de tierra. May se encontraba casi por encima de él y a unos cuantos saltos de terminar con el trayecto. Trató de ubicarla y al hacerlo se percató de algo preocupante: daría el salto a una mini bahía y de ahí sólo tenía que subir metro y medio para llegar a la cima, pero el que estuviera a nada de escapársele no era lo malo, sino que desde donde él estaba podía observarse que la plataforma no era nada más que tierra seca y erosionada. Si llegaba de un salto no estaba seguro de que aguantara su peso y se vendría abajo.

    —¡Tent, no vayas a saltar ahí, pesas lo mismo que un Wailord y la plataforma no te va a aguantar! —Pff, ¿y después de ese insulto se pensaba que lo iba a obedecer? No era un tonto, era un soberano idiota. Preparó su salto.

    —¡Por una vez en la vida hazme caso, te vas a caer si saltas ahí!

    Con todas sus fuerzas May saltó… y aterrizó sin problemas. Oh, tal vez sí estaba exagerando, al final no paso na…

    El montículo cedió con todo y chica.


    Dicen que en los momentos cruciales cuando no hay garantía de volver a ver la luz del día, tu vida pasa frente a tus ojos como si de una película se tratase, pero la realidad es que el miedo consume todo, no había nada en su mente, todo era el vacío en el que caía. ¿Es el fin? No hay nada…

    … salvo su mano sosteniéndola.

    Reaccionó. Sus pies aún iban y venían en el vacío y si no hacía algo, pronto estarían estampados contra el suelo.

    —Pesas… mucho… comienza a trepar… no voy a aguantar…

    No rendirse nunca. Jamás. May hizo todo por poner sus pies contra el muro de piedra para impulsarse y casi en un solo movimiento logró estar a la altura suficiente como para sujetarse del borde. Ni se cuestionó la reacción de Harley pero agradeció que por una vez en su vida no se comportara como el mentecato que vive para hacerle daño.

    —Te lo dije, ¡TE LO DIJE! A ver si empiezas a hacerle caso a tus mayores. —Ok, se lo había pensado muy rápido. Otra cosa que también fue a toda velocidad fue la plataforma donde se encontraban.



    El silencio reinó por un largo rato hasta que la lluvia irrumpió con su incesante sonido. No era la lluvia torrencial de las zonas boscosas, más bien era el tipo de llovizna que se encargaba de mantener alegre y contenta a la vegetación. La sensación de frío le hizo encorvar la espalda y después ir hacia el frente ya que debajo de ella se sentía tibio y agradable. Poco a poco fue recuperando el sentido; a su alrededor no había pokémon a la vista, bajo ella…

    —¿Har.. Harley? ¡Harley!

    Había caído encima de él. Volvió a llamarlo por su nombre; una, dos, tres veces. No reaccionó.

    Elevó la vista, habían caído desde un punto bastante alto y al parecer todavía rodaron un tramo hasta llegar a la arboleda. Desconocía la fuerza con la que se había golpeado pero no parecía tener un daño de gran consideración, o al menos no se percató si estaba sangrando o algo peor.

    Sentía que era su culpa, si ella lo hubiese… no, ¡si ÉL no se hubiera metido en su hueca cabezota esa idea tan descabellada! La lluvia se intensificó un poco, no era momento para buscar culpables sino para buscar un refugio… ¿Pero cómo? Por muy poco que pesara simplemente no podía agarrarlo del cabello y arrastrarlo hasta la ciudad. No quedaba de otra, llamó a su Hippowdon porque era el único pokémon grande que llevaba consigo. Al hipopótamo de tierra no le hizo ninguna gracia salir en medio de un chubasco, pero no por ello iba a decepcionar a su entrenadora. May le pidió inclinarse lo más posible para poder subirlo, aunque sería Blaziken quien se encargaría de hacer esa tarea. Le sorprendió la facilidad con la cual el poderoso gallo lo subió al lomo de Hippowdon, no debía pesar mucho más que ella… ¡Oh, qué vida tan triste esa de vivir bajo una rigurosa dieta y hacer ejercicio para desfallecer! Mejor se guardaba esos pensamientos para más tarde y empezaba su recorrido.

    Anduvieron por unos quince minutos por la senda hasta encontrar una pequeña cueva que en realidad era una vieja veta minera, no se veía demasiado profunda pero al menos venía perfecto para refugiarse. El pokémon era muy grande, así que tuvo que regresarlo a la pokébola… sin antes bajarlo, por lo que cuando el pokémon se volvió una luz roja, se oyó un golpe en seco contra el lodo. ¡Qué bueno que seguía inconsciente porque si no le estarían zumbando los oídos con tanto insulto! Lo metió como pudo y estando a salvo del agua volvió a llamar al pokémon de fuego para encender un par de ramitas y hojas sucias que había en la entrada, no servirían para hacer una gran fogata pero al menos mitigarían el frío. Tras un rato, parecía que sus buenas intenciones no habían servido de mucho; aún no recuperaba la conciencia pero se encontraba temblando, si lo dejaba enfriarse seguramente se pondría peor. ¿Por qué tomarse tantas molestias con alguien tan despreciable? Bueno, sencillamente para no volverse su clon malvado.

    Después de un rato comenzó a volver en sí, su ropa estaba húmeda y su cuerpo estaba helado con excepción de su espalda que ardía por el dolor del golpe. Apenas y podía moverse, deseaba ponerse en posición fetal para generar un poco más de calor pero por más que lo intentó le fue imposible. Fue cuanto sintió algo cálido a su lado, no pudo ver bien quien o qué era porque su visión aún era borrosa y el lugar estaba como boca de lobo. Se volteó lo más que pudo para pegarse a esa espalda tersa y caliente.

    —May… —Suspiró casi soñando.

    —¿Blai? —Le contestó una áspera voz.

    —¡Blaizeken! —Coreó asombrado.

    —¿Harley? —Replicó May del otro lado del pokémon.

    —¿May? —Estaba confundido.

    —¡Blaziken! —Exclamó entusiasmado.

    —¿Blaziken? —Volvió a preguntar confundido.

    —¡Blai! —Esta vez le pegó un bofetón a Harley.

    —¡May! —Reclamó el coordinador.

    —¡Blaziken! —Regañó la chica.

    —¿Blai? —¿No acaba de cometer una buena acción?

    —¡Esto no tiene sentido! —Gritó May tratando de poner fin a tanto diálogo y regresó a Blaziken—. Disculpa, no quería que pasaras frío… ¿Estas bien?

    La miró con rencor. “¿Acaso te parece que estoy bien?” fue lo que expresó sin decirle nada. Intentó ponerse de pie para abandonarla a su suerte pero no lo logró, de hecho, no pudo soportar su propio peso y se golpeó de lleno en el área lastimada. May tuvo que taparse los oídos porque los gritos agudos le taladraban el alma, nunca había escuchado a alguien tan dramáticamente. Gritaba a todo pulmón que le dolía, que se iba a morir y que todo era culpa de la coordinadora.

    —¿Mi culpa? Todo lo malo que te pasa… ¡Es porque te lo mereces, bobo! Eres un tramposo y ya era hora de que recibieras tu merecido.

    —¡Tú… pequeña…! ¡Si pudiera moverme te haría polvo!

    —¡Hazlo!

    —Tienes suerte que no pueda, me duele tanto que apenas y puedo respirar, ¡ni con grúa podría pararme! ¿Y mencione ya que todo es por tu imprudencia, señorita Tentacruel? Tu culpa y sólo tu cul…

    Un rugido interrumpió su verborrea.

    —¿Qué… qué fue eso?

    —¡Seguro es un pokémon furioso y hambriento que acabará con nosotros! ¡Voy a morir sin haber sido campeón! ¡Me voy a morir sin haber viajado por todo el mundo!

    —No seas tan dramático…

    Se oyó otro estruendo que hizo retumbar la cueva y May que estaba de pie pudo percatarse de una sombra al final del oscuro túnel. La paranoia del escandaloso comenzaba a afectarle.

    —Harley, no quiero asustarte pero creo que tenemos compañía…

    Su semblante quedó en blanco, era el fin… o tal vez no. De algún lugar logró obtener el impulso suficiente como para levantarse por detrás de May.

    —¡Cómetela a ella, es la que está gorda! ¡Yo sólo soy un fideo que sabe horrible! ¡Llévatela a ella!

    ¿Con que ni una grúa podría levantarlo, eh? Su rostro mostraba el arrepentimiento de no haberlo dejado en la lluvia cuando pudo. De pronto sintió algo en su hombro, era su cabeza buscando respaldo, dijo algo casi tartamudeando.

    “No debí… ponerme… de… pie.”

    La última palabra apenas y era audible, sintió como temblaba y después se desplomó sobre ella. Genial, tenían a un pokémon furioso frente a ellos, y ella era presa de un tarado desmayado. Cerró los ojos como esperando que todo lo malo desapareciera de buenas a primeras…

    Y funcionó. Abrió los ojos y no vio nada más, sea lo que hubiese ahí, se había ido. Tras liberarse invocó nuevamente a Blaziken para cerciorarse de su corazonada. El pokémon no tardó nada en regresar y negó con la cabeza cuando su ama le preguntó si había encontrado algo.

    La lluvia llevaba rato de haber concluido, nuevamente era el reino del silencio. May intentó conciliar el sueño, pero no podía. ¿Cómo? Después de todo lo ocurrido su mente era un caos y de nuevo ese maldito sentimiento de soledad, si estuviese viajando con sus viejos camaradas ¿se sentiría igual? Sentía que no tenía el control de las cosas que pasaban en su vida; de nuevo era una novata en cosas de la vida, de nuevo era la perdedora.

    Un sonido rompió con la tensión de nuevo, provenía del chico de larga cabellera. Se acercó lentamente y notó que algo no iba bien. ¿Sería una secuela del golpe? Sudaba en frío y su rostro reflejaba un gran dolor. Si estaba fingiendo debían darle un premio por su actuación porque era tan pero tan realista que en verdad parecía que estaba sufriendo por algo. Y su débil corazón no pudo evitar sentirse asustada por tal escena, lo sacudió un poco y le rogó despertar, pero era inútil, era como si estuviese teniendo una horrible pesadilla. Creyó sentir una mirada clavarse en ella, no una cualquiera, una espectral. Miró su rostro pero tenía los ojos cerrados. Lentamente las convulsiones cedieron y su respiración regresó a un ritmo calmado. Cuando May quiso apartarse sintió algo... era su mano rosando levemente la suya, no lo había notado hasta ese momento y casi instintivamente la apartó de golpe, como si quemara.

    ¿Preocupación? ¿Curiosidad? Tal vez un poco de ambas. Volvió a acercarse para ver que siguiera vivo. Su sobrero había quedado de tal modo que cubría su rostro y cual explorador que teme agarrar la joya del templo sin que se active alguna trampa, puso su mano sobre el pedazo de tela verde y lo retiró. Estaba… ¿sorprendida era la palabra? Si no lo conociera de tanto tiempo y lo viera por primera vez, ni por asomo se le ocurriría pensar que se trataba de alguien que disfruta con el sufrimiento ajeno, dormía tan inocentemente; las facciones de su rostro no eran tan toscas como aparentaban, de hecho desde ciertos ángulos daba la impresión de ser una chica…

    Le habló de razones, ¿serían las mencionadas? Seguramente no, pero ¿y si en verdad no era tan malo como siempre aparentaba? Al fin y al cabo la pudo haber dejado caer del risco y no lo hizo. Era infantil, vengativo y horriblemente egoísta pero sentía que el adjetivo de malvado estaba de más. Había un mundo de posibilidades, mismas con las que soñó al caer dormida a su lado.


    El alba despuntaba en la región, los primeros rayos se colaban tímidamente en aquella madriguera, iluminado las líneas de mineral que se extendían por todo el techo, no eran auroras boreales pero un espectáculo digno de ver, uno que movió sentimientos de alegría en la chica de rojo.

    —¿Estas despierto?

    No respondió. Se levantó y comenzó a estirarse, si tenía suerte tal vez encontraría un par de bayas para desayunar, casi al borde de la veta una tenue voz la detuvo.

    —¿Te vas?

    —Oh… Harley, buenos días, sólo iré a buscar el desayuno, ya sabes, la comida más importante del día.

    Sólo recibió un “… ah” por respuesta. Su voz sonaba bastante triste.

    —Sabes, yo… quiero disculparme, en verdad debí escucharte cuando me advertiste de no ir por ahí. Fue mi culpa.

    Esperaba algo así como un “¡Ya era hora de que te dieras cuenta de tu error!” O algo similar; y sin embargo… nada. Miró el amanecer, contempló su belleza… Si tú también pudieses apreciarlo.

    —No importa May. Después de todo nadie nunca me hace caso...

    Lejos de sonar como un reproche se oía como un lamento y May lo resintió, no del mismo modo del que recibía sus insultos y sus burlas, eran palabras que pasaban por sobre ella dejando marca.

    —No… no tardo, procura no moverte, ¿de acuerdo? Estaré de vuelta pronto —y salió sin mirar atrás, sin poder ver que ahora una sonrisa se pintaba de lado a lado en su rostro. No había planeado nada de eso y estar postrado en el suelo casi sin moverse era lo peor, pero su pequeño accidente le ayudaría a ganar la confianza ciega que requería, llegaría a ella por la vía del dolor y la senda sería su infantil bondad.

    Su estómago rugió, sus pensamientos nuevamente mutaron en rogar a toda la corte celestial para que May tuviera la habilidad de cocinar algo y no morir intoxicado en el proceso.

    Lo siento, no he resistido a hacer una parodia de esta escena...
     
    Última edición: 4 Junio 2015
    • Me gusta Me gusta x 4
  10.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Adicto Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,252
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Te hubiera comentado hace una hora, pero hubo problemas con la caja de texto xD. En fin... ahi voy

    Si bien es cierto que hemos visto a Ash, sus compañeros de turno y a los Rocket caerse y sacarse la mierrr... xD, JAMÁS hemos visto a Harley sufrir una caída así... y además que May (que según él, pesa lo mismo que Wailord -w-U ) le caiga encima... auch, pobre... casi siento lástima por él. CASI

    Y así y todo Harley piensa en seguir con su plan... pero lo entiendo. Si ha llegado tan lejos como para arriesgar su frágil físico así, el retractarse no es una opción o_ó. Ahora él sabe lo que la perseverancia puede hacer ;)

    Y la escena en donde May, Harley y Blaziken "conversan" (y sobre todo cuando el poke de Fuego/Lucha le pega una bofetada al tramposillo) fue encantadora n_n. Recordándome de ciertas películas que he visto xD

    También me resulta irónico lo rápido que tenías listo el capi xD. Si yo le digo a otro "quiero conti pronto" o algo por el estilo, se demoran hasta un mes... si es que la ponen. Pero a vos te digo "toma tu tiempo" y me sales con esto... bueno, como Roketta que eres, seguro que lo haces pa llevar la contraria LOL

    Suerte en la vida, Plu... LI KANJI!! >=D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Fanático

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    1,085
    Pluma de
    Escritor
    ¡HOLA! DISCULPA QUE TARDARA TANTO EN COMENTAR, PERO ME SALTARÉ LAS EXCUSAS
    EL CAPÍTULO 3: ¡HE HE! ADMITO QUE ME CAUSÓ GRACIA QUE LOS COMBEES PERSIGUIERAN A MAY Y LA PICARAN
    ¡POR ARCEUS! ESA NIÑA PIDIÓ TODO EL MENÚ INFANTIL Y SE LO TRAGÓ, LUEGO QUE NO SE QUEJE SI HARLEY (O DREW) LE DICEN GORDA.
    AUNQUE NORMALMENTE ME GUSTA LA FACETA COMELONA DE MAY, EN ESTA OCASIÓN ME DIO ASCO IMAGINÁRMELA COMIENDO COMO WAILORD EN AYUNAS
    ¿HARLEY LE DA UNA SERENATA AL ESTILO METAL? ¿QUIÉN HACE ESO? ESO ES..... RARO Y MUY TONTO, Y SI LO VA A HACER, DEBERÍA ESTAR ACOMPAÑADO DE UN POKÉMON TIPO ACERO (NO DIGO QUE ÉL DEBA TENER UNO, PODRÍA ALQUILAR O TOMAR PRESTADO ALGUNO)
    ¿HARLEY TIENE A JUMPLUFF? ESE POKÉMON COMO QUE NO LE QUEDA
    ¡MAY CON UN HIPPOWDON! ESTOY FASCINADO, SOBRETODO PORQUE ELLA ACABA DE COMER COMO UNO
    ¡YUCK! HARLEY LA BESÓ ¡ES MUY PRONTO! DEBE ESTAR REALMENTE DESESPERADO.
    POBRE MAY, ME DIÓ LÁSTIMA VERLA LLORAR ASÍ.
    EDITADO: YA LEÍ EL CAPÍTULO 4, NO HAY MUCHO QUE COMENTAR.
    ERA OBVIO QUE MAY NO IBA A ESCUCHAR A HARLEY.
    MAY HA APRENDIDO MUCHO DE VIAJAR CON ASH, SE HA VUELTO TAN VALIENTE Y DETERMINADA COMO ÉL.
    YO PENSÉ QUE EL RUGIDO EN LA CUEVA ERA DE UN URSARING... O AL MENOS UN TEDDIURSA
    ¡HE! SE ME HIZO SIMPÁTICO CUANDO HARLEY LE DIJO A LA BESTIA QUE ELLA ERA GORDA Y ÉL UN FIDEO HORRIBLE
    ROJO Y NARANJA ¡CAMBIO Y FUERA!
     
    Última edición: 5 Abril 2015
  12. Threadmarks: 5. Sabor a tierra
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La última jugada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    1919
    Ando con un gran dilema moral... técnicamente es relleno, bueno, en realidad no es tan relleno porque algunas de las partes tienen eso que los snobs llaman desarrollo de personaje y un par de cosas que tendrán más peso en capítulos posteriores. Pero como siento feo ver que el capítulo más largo sea un "relleno" mejor lo separo en dos partes más cortas. La buena nueva es que de aquí a ya bien entrada la historia es pura comedia. Después serán torturados con feels de todo tipo.

    Feedback
    @J.Nathan Spears La gente del mundo pokemon es ridículamente resistente, buen ejemplo es el TR que a diario reciben impactruenos, embestidas, lanzallamas, hidropulsos y cuanta cosa para mandarlos a volar, se estampan contra montañas o caen en riscos y no les pasa nada. Por otro lado también tenemos ejemplos donde un golpe contra un árbol es razón para quedar inconsciente o caerse de un caballo es fracturarse el brazo porque, ya saben... consistencia. Por eso traté de trabajar en un punto medio donde las acciones imprudentes tengan consecuencias pero tampoco sean motivo para terminar en el hospital 6 meses. Y bueno, aunque suene a recurso barato y trillado, hay una razón muy importante en la historia para que terminaran en esa cueva, pero spoilers y como que no. No se si se adjuntó el video en el bonus pero me inspiré en una escena concreta del Show de horror de Rocky, me gusta meter referencias sobre algunas cosas de cultura pop o internet y tengo como objetivo meter más en futuros episodios.

    @Rojo y naranja Es una lástima que el diseño de personajes en pokemon casi no varíe, en parte eso es lo que me gusta más de la animación occidental donde la forma del personaje cambia por completo dependiendo de su personalidad o el estilo del autor. En realidad a May siempre la he imaginado un poco más llenita, como a Bee.
    [​IMG]



    V​

    La vida suele ser una montaña rusa con sus altas y sus bajas, momentos relativamente tranquilos y otros que te dejan el estómago por los suelos y normalmente suele ser divertido; pero la vida de May se había tornado una atracción de terror y no sabía cuánto más iba a resistir así.

    —Tengo sed, dame agua.

    ¡Era como la décima interrupción del día! Por estar haciendo pausas llevaban casi veinticuatro horas de retraso sin contar el tiempo perdido en la veta y ella todo lo que quería era llegar a la ciudad.

    —El lomo de esta cosa es demasiado duro, ¿no tienes un cojín o algo así?

    —Si tan incómodo te parece, ¡bájate! —Hippodown secundaba la noción.

    —Parece que has olvidado por qué me he tenido que rebajar a ser carga de un transporte de quinta, sencillamente no puedo andar ¡Ni aunque mi vida dependiera de ello!

    —No creo que estés TAN mal —le recriminó.

    —¡Es que a ti nada nunca te parece! —Contestó de modo habitual, como toda una reina del drama.

    Por un largo rato no volvió a pronunciar palabra alguna, May rogaba que se hubiese quedado dormido o mejor aún… que un Staraptor gigante se lo hubiese llevado a su nido.

    —May, ¿tienes señal? —A veces lo único que pasaba volando era su imaginación… ¿Y a qué rayos se refería con señal? Tras preguntar recibió una risa burlona—. ¿Cómo que cuál señal? ¡La única que importa! Pero mi DevNav 10S no quiere entrar a PawDex. ¿Tú si puedes?

    No tenía pero ni la más remota idea sobre qué le estaba hablando, pero de igual modo sacó su PokéNav.

    —Pues… el mapa funciona.

    —¿Al menos anda bien el GPS?

    —¿El qué?

    —No sabes nada, dame acá.

    Ah, con resignación de nuevo pausaron y pidió al pokémon de tierra hincarse para poderle entregar el artefacto. En vez de respuesta recibió más burlas.

    —¡Oh May! Sabía que no estabas a la moda pero nunca me imaginé que anduvieras paseándote con un dinosaurio —continuó riendo mientras ella le reclamaba aunque seguía sin comprender qué era lo gracioso de todo eso—. ¡Y encima es la versión limitada que le dan a los entrenadores! ¿No te da vergüenza ni siquiera tener el modelo plus? —Y siguió carcajeándose sin escuchar ninguno de sus reclamos—. En verdad debes ser pobre, ¿si tienes para comer todos los días? Eso explicaría por qué cuando lo haces es como si no hubiese mañana.

    Completamente indignada, le arrebató el dispositivo y le ordenó a su pokémon seguir en marcha, no perdería más el tiempo con sus niñerías. Harley por su parte alzaba su DevNav como desesperado, llevaba casi una semana sin subir una foto suya en una pose ridícula a PawDex y sin comentar frivolidades por Pidgett, la falta de atención era casi tan dolorosa como su malestar. Lentamente se deslizó hacia las posaderas del hipopótamo ya que hacia ese lado marcaba una franja de señal. Se estiró más y más, ya casi tenía la potencia necesaria como para acceder a internet. Pero en ese instante, Hippodown tropezó haciendo que cayera como plomo al suelo. May al escuchar el golpe supo que algo horrible iba a pasar.

    —¡Harley, hagas lo que hagas, no vuelvas a gritar como ese día! —Podía ver que en verdad intentaba contenerse pero era inevitable, estaba a punto de dar el grito de dolor del siglo—.Si lo haces, seguramente una horda vendrá tras nosotros— en realidad era que quería perder la audición hasta llegar a vieja y no en ese instante, aunque la posibilidad de enfurecer a un montón de pokémon era real.

    Empezó como un quejidito que poco a poco se fue tornando un ruidoso lamento y antes de que se volviera un sonido que los Exploud envidiarían… ¡May colocó una pokébola en su boca! El ¿pobre? seguía convulsionando y revolcándose como gusano, en parte por el dolor, la otra para quitarse a May de encima. Oírla decir “lo hago por tu bien” no le ayudaba a su nula sanidad mental. Tras un rato terminó exhausto y con la sensación de que se ahogaba.

    —Tú… ¡Tú sólo intentas matarme!

    —¡Tú eres el que te vas a matar por ser un zopenco!

    —¿A quién le dices zopenco, enana?

    —Al zopenco que se cayó por andar en la luna.

    Intentó alzarse para darle la tunda que llevaba días relegando, y en verdad lo intentó pero no pudo. Ya antes había pasado por una serie de golpes y malestares incómodos pero era la primera vez que se hacía daño de consideración y no estaba lidiando bien con la situación; claro que todo pudo terminar mucho peor pero ¿qué importaba el hubiera? Tenía recuerdos vagos de lo que sucedió en ese instante: cuando la plataforma cedió tuvo miedo y posiblemente por mera inercia se sujetó a ella con la esperanza de que le amortiguara la caída; por desgracia -para él- fue al revés.

    —Déjame revisarte —¿Qué acababa de escuchar?—. Hippodown, usa pisotón.

    El pokémon obedeció. Alzó la pata lo más que pudo y la hizo arremeter contra el piso, creando una onda de choque lo suficientemente poderosa como para hacerlos flotar un instante. May cayó sentada mientras que Harley cayó de ‘panza’ llevándose un buen golpe en la nariz. Ya nada podía ser peor que eso… ¿Verdad?

    —No… te… muevas…

    —¡May! —Gritó genuinamente asustado—. ¿Qu.. Qué me vas a hacer?

    —Algo que debí hacer en el instante que ocurrió esto—parecía estar disfrutando la breve inversión de papeles. May puso su mano sobre su espalda y el más mínimo contacto le hizo tener escalofríos que no se tomó la molestia en ocultar. Lo que más le aterraba era la sensación de no tener el control con lo que pasaba a su alrededor. También sintió como lentamente le levantaba la camisa.

    —¡Oye, oye! ¡Ya sé que soy hermoso pero tampoco es para que abuses de mis momentos de debilidad!

    —Tranquilo, sólo voy a aplicarte una poción, verás que te sentirás mucho mejor.

    —Oh, así le dicen los chicos ahora ¿no? —Dijo sin poder evitarse el sarcasmo.

    —¿Ah? ¿Decirle a qué?

    La niña era tan ingenua… y él de verdad estaba enfermito. Puso cara de sabelotodo. —Nada, nada, era un chiste que no entenderías ni en un millón de años. Además, ¿te crees que soy un pokémon? ¡Y ahórrate el chiste de que me veo como uno! —exclamó adelantándose a lo que posiblemente le diría aunque en realidad solo alguien como él sería capaz de pensar.

    —Si no lo hago te seguirá doliendo… ¡Y no es que me preocupe por ti! Pero ya no quiero estar aguantando tus quejas lo que resta del camino. ¿Puedo proseguir?

    Deseaba decirle que no, mas la consecuencia de hacerlo sería tener que lidiar con su semi- invalidez por un par de días y esa no era la mejor opción. Volteó y la miró con ojos de borrego a medio morir, faltaba un fondo rosa y amarillo lleno de brillos y burbujitas para coronar la escena.

    —Se gentil —suspiró.

    —Eres… raro.

    May prosiguió con su práctica de enfermería, alzó lo más que pudo su camisa e hizo a un lado su abundante cabellera, cosa que le hizo cuestionarse seriamente sobre la marca de shampoo que utilizaba, tal vez le pediría una botella como pago a su labor social. Pensaba que sólo era dramatismo de su parte, pero en verdad tenía un horrible moretón y raspones varios a lo largo de su espalda y su costado.

    —¡No me digas que ahora tengo joroba! ¡Prefiero estar muerto a ser un ser horrible… horrible he dicho!

    —Claro que no, sólo tienes un gran moretón. Es feo, verde y morado… Ah, ¡se parece a ti!

    —Ja,ja, muy gracioso, Tent.

    La chica tenía la poción lista en la mano, para un pokémon herido bastaban un par de aplicaciones, pero en humanos no estaba segura de las dosis… o de si en verdad funcionaría… pero de algo debía servir vaciarle la botella completa.

    Como alguien que siempre busca lo más fino para sus estimados aliados, las pociones fueron una de las primeras cosas que se cercioró que funcionaran; por aquel entonces le pidió a Cacnea darle un pinchazo en el dedo, si aquel objeto era incapaz de curar una herida tan leve, entonces de nada le serviría llevar una mochila llena para recuperar la salud de sus fieles compañeros después de la batalla. Recordó el ardor, recordó el horrible aroma que desprenden esas cosas, pero también que con una sola rociada la marca desapareció por completo.

    “Cacnea, no dejaré que nada malo te pase.”

    Postrado al suelo, herido… vencido. Así debían sentirse ellos con cada derrota, cuando ella ingresaba al campo de batalla. Pero, si todo salía bien, no habría más derrotas en su historial de coordinador. Por ello debía aguantar lo que fuese: lo frió de la loción, el inmenso ardor que le provocaba, el aroma a hospital y por sobre todas las cosas, a ella.

    Sus pequeños no volverían a probar el sabor de la tierra, se alzaría con ellos por sobre todos y su manjar no sería otro que el de la eterna gloria.

    —¿Vez? No fue tan malo, tengo mano para estas cosas —dijo May sonriente sin poder evitar darle una palmadita en la espalda.

    El grito debió escucharse como a diez regiones a la redonda, y tampoco tardaron en oírse los rugidos de los Luxray a la distancia. Lo subió como pudo y emprendieron marcha a toda prisa.
     
    Última edición: 27 Marzo 2016
    • Me gusta Me gusta x 4
    • Gracioso Gracioso x 1
  13.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Adicto Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,252
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Jajajajaja XD buen filler, Plu xD. Ese Harley es toda una Drama Queen LOL. Y sí, supongo que tu explicación en el Feedback es coherente. Uhh... ¿Moretón verde? Auch... ya debe estar medio infectado por lo menos. Espero lleguen pronto a un hospital

    Aunque la escena en donde compara eso con lo que sienten sus Pokes, le da a Harley algunos puntos buenos... la motivación es un poco incorrecta pero está bien. Él tiene que mejorar... solo debería aprender a no hacer trampotas -w-U.

    Y todo eso del PawDex y el Pidgett xD. Jodido adicto a las Selfies xD. Pero bueno, de ese tipo se espera cualquier huevada...

    Técnicamente hablando, no hallé ningún defectito... está todo OK n___n

    Sigue así y hasta el 5.b (supongo) xD

    PD: Me reí también con el final que le diste al capi... palmadita en la espalda. Eso es mucho peor que encontrar "creepy" a Cacturne o encontrar "nada mal" unas simples galletas... pero bueno, pobre Harley. Aún no llega a conmoverme pero seguro debe sentir DOLOOORRRRRRRRRR
     
    Última edición: 7 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  14. Threadmarks: 6. Contigo en una playa azul
     
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    La última jugada
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    2396
    VI
    Las mañanas se vuelven tardes y después noches para entrar en un ciclo sin fin, todo parecía progresar con cierta tranquilidad. Quizá el hecho de que el coordinador herido lograra conseguir señal más adelante ayudaba a tenerlo con la boca cerrada. Esa noche May sintió un verdadero alivio.

    El sol en lo alto le molestaba bastante la vista, ¿Cómo esperaba poder ver un video en MewTube hecho por alguno de sus fans si el reflejo le impedía disfrutar el HD? ¡Qué día tan horrendo! Si su vida en ese instante fuese una narración, seguramente alguien ya hubiese metido la parte en donde los Pidgey trinan y vuelan sobre el cielo azul porque ese era un día típico y trillado. Tal vez algo de la red lo tuviese más animado.

    Pidgett Chat – Status Online

    @Shadow_Cacturne: Mi vida es horrible, alguna buena nueva para alegrar a tu primo favorito?
    @Sommelier_C: Tmb ando depre x culpa del pelos d brocolli :/

    @Shadow_Cacturne: Tranqui, ya podras vengarte de el =3 yo ando en eso​

    @ Sommelier_C: Todavia andas tras la chica tentacruel? Eso ya me huele a amor, primis

    @Shadow_Cacturne: oh callate, yo no te ando emparejando con todos los tipos con los que te peleas :mad:​

    @ Sommelier_C: como si fueran muchos, a ti ya te perdi la cuenta pero esta ya te duro :s

    @Shadow_Cacturne: de que hablas si tu ya odiabas al cilantroso desde la ultima vez que mama me llevo a verte​

    @ Sommelier_C: Es malo, me insulto y se burlo de mi :(

    @Shadow_Cacturne: Creo que es una maldicion de familia que un pelos de ensalada se ponga en nuestro camino o.o​

    @ Sommelier_C: Sip U_U te dejo, byeeeee!!!

    Sus pequeñas estancias en las lejanas tierras de Unova casi siempre eran placenteras, se hubiese mudado para allá desde hace años pero los concursos pokémon eran casi desconocidos en aquella región, la gente era más de ir al cine que de apreciar espectáculos en vivo. Y ser un completo desconocido en una tierra lejana no era para él. La voz de May lo sacó de sus ensoñaciones.

    —¡Llegamos!

    —¿Ya, tan rápido llegamos a Lago Valor?

    —No exactamente.

    El PokéNav estaba en lo cierto, en donde se curvaba la ruta había una pequeña bahía con algo de arena, no era exactamente una playa pero estaba completamente solo, nada de turistas curiosos ni gente que deseara broncear cada parte de su cuerpo. Era una cita entre el mar, la tierra y ellos.

    Quizá ese “ellos” fuese el único problema.

    Era como regresar a casa, era cierto que las zonas costeras de Hoenn eran mucho más bonitas pero se alegraba de ver una gran masa de agua después de tanta zona árida y montañas sin fin. Se relajaría un rato sobre las olas y tal vez tendría la fortuna de encontrarse con algún pokémon acuático como Corsola o un Lumineon. De golpe, su visión se tornó oscura… ¡No podía ver nada frente a sus ojos! ¿Qué rayos había pasado? Se quitó lo que cayó justo encima de su cabeza… ¿Era un chaleco? Antes de poder pensar en otra cosa, nuevamente una camisa le dio de lleno a la cara y a eso se le sumó un pantalón y un sombrero. Cuando se quitó el guardarropas de encima tuvo una visión aún más… grotesca… era Harley con unos shorts verdes con rombos justo delante de la franja de mar.

    —¡El último en meterse es un Togepi podrido! —Gritó el coordinador antes de darse un buen chapuzón en el mar, con tan fuerza que una buena parte de la ola mojó a May.

    Antes de poder formular un insulto que no hiciera desear a sus padres lavarle la boca con jabón, el chico de aspecto extravagante salió rodando del mar cubierto por algas.

    —Estaheladaestaheladaestahelada —repetía sin cesar.

    Siguió rodando hasta llegar a pies de May y esta vez no pudo contener la oportunidad de darle una buena patada.

    —¿¡DESDE CUÁNDO PUEDES CAMINAR!?

    Se lo pensó un poco, no demasiado puesto que le estaba empezando a entrar arena.

    —Desde esta mañana.

    —¿¡Y POR QUÉ NO ME LO DIJISTE!?

    Entonces se puso de pie para poner una pose como sólo él las sabe hacer.

    —Porque sé que tú me amas tanto que no dejarías que tu amorsito corazón se cansara en esa larga y aburrida caminata —otra vez iba a empezar con eso, era más feliz con sus quejidos, que al menos eran reales, que con sus mentiras sin pies ni cabeza.

    —¡ESTÁS LOCO! ¡A QUIÉN LE PODRÍA GUSTAR UN MENTIROSO COMO TÚ! ¡NI A LA PERSONA CON EL PEOR GUSTO DEL MUNDO LE PODRÍAS SIMPATIZAR SIQUIERA!

    —¡Oh May! Casi haces que me derrumbe, ¿cómo puedes ser tan cruel con alguien que sólo busca ser la luz en tu mundo? —Ahí supo que de algo le había servido pagar por clases de actuación dramática—. Casi me haces llorar ¿qué no vez las lágrimas de cocodrilo que me guardo? Por fortuna estoy seguro que ese es sólo tu infantil modo de corresponder mi amor y que algún día serás lo suficientemente madura como para aceptar que me amas con locura.

    Seguramente por ahí había algún madero, el mar siempre trae consigo varios, cogería el más grande, lo dejaría bien noqueado y saldría corriendo sin arrepentimientos.

    —¡Ay May, estás toda roja! ¿Será que te ha afectado el sol? O tal vez… —Se volvió a acercar peligrosamente a ella, esta vez tomó sus brazos y la obligó a sujetarlo por la cintura—. Te has puesto así al verme ¿verdad?

    Estaba furiosa porque además de abusar de su buena fe, la había usado de bote de ropa sucia, pero ahora estaba completamente pálida por lo que acababa de hacer. Su primera reacción fue la de huir, la segunda de pegarle un buen puntapié en la rodilla, cosa que hizo. May dejó de ser la única en desarrollar instintos asesinos.

    A esas alturas sabía que huir ya no le servía de nada, todo lo que quedaba era sonreír y aguantar hasta llegar a la ciudad.

    —¿Sabes que voy a hacer? Me voy a meter al mar y no me importa si el agua está fría; voy a nadar, voy a pensar que estoy en la playa más bonita del mundo y lo voy a disfrutar mucho, con o sin ti —vociferó la coordinadora de pañoleta.

    Realmente odiaba cuando se tomaba sus artimañas a la ligera, disfrutaba cada segundo contemplando su rostro haciendo una mueca de desagrado y el placer se intensificaba cuando se trataba de una de sufrimiento. Era un maldito sádico y eso no le molestaba en lo absoluto.

    —¿Y te vas a meter con todo y abrigo? —Ese era un buen punto, necesitaba un lugar para cambiarse y no se veía ninguno cerca. Aquello era un verdadero problema.

    —¿Podrías darte la media vuelta? Yo… —Eso era realmente embarazoso. Harley la miró de cabo a rabo, aumentando más su vergüenza, tanto que no pudo evitar sonrojarse aunque no por las razones que él hubiese querido.

    —Hazlo aquí mismo, total, no creo que tengas algo que no haya visto ya.

    ¡Qué cínico e inmoral! ¿¡Cómo se atrevía a decirle eso a una chica decente!? ¿Acaso no tenía el más mínimo pudor? La respuesta era obvia.

    —Blaziken, mantenlo ocupado.

    Y el pokémon salió ansioso por tener una práctica de ganchos altos y patadas ígneas. Lo tomó del cabello y el jaloneo formó una nube de arena de la cual sólo salían brazas generadas por los ataques y un montón de gritos. Fue un “¡Ta-Chan!” el que detuvo la pelea.

    Tanto Blaziken como Harley estaban asombrados con la “transformación”. El traje de baño consistia en una blusa lisa tipo top de color rosa de manga corta y unos mini shorts del mismo color, ambos con el estampado de un Skitty.

    Por un momento, May fue presa de ese instinto que casi todas las chicas tienen por sentirse lindas con ropa nueva y de la manía por presumirlo, y alguien tan fijado en las cuestiones estéticas debía decir algo al respecto.

    Y en efecto, estaba sorprendido.

    —May… ¡Por favor, cámbiate! Te vez tan… ¿Quién te dijo que es buena idea andar enseñando el ombligo estando pasada de peso? Y el rosa no te queda, tienes que usar colores oscuros que contrasten con tu tono de piel.

    —Blaziken, continua jugando con él.

    Era hora del segundo round. Mientras el poderoso gallo se regocijaba con su nuevo juguete, la castaña disfrutaba un merecido chapuzón en el agua, era verdad que el agua era bastante más fría que en otros lugares pero tampoco era comparable con zambullirse en el hielo y para el peculiar calor del día se disfrutaba bastante. Tras unos minutos de andar como pez en el agua se oyó un “splash” a lo lejos. Recordó algunos momentos de playa con su hermano y sus amigos, la diversión en el mar siempre es mejor cuando la gente te rodea...

    Pero ahora, lo único que la rodeaba eran sus brazos en medio del fondo oceánico y el muy malvado empezó a hacerle cosquillas, no pudo aguantarse y comenzó a reír como loca, pero en cada carcajada se le iba el aire por lo que se zafó como pudo para regresar a la superficie. Respiró, pero ansiaba aspirar aire de libertad.

    —No había necesidad, linda, pudiste haberte surtido de oxígeno entre mis labios.

    May volvió a sumergirse. La verdad era que se sentía más tonto de lo habitual diciendo esas frases, pero por ver esa mirada perpleja valía la pena. La de chica de ‘malos’ gustos se dirigió hacia donde estaban unas enormes piedras, límite entre la había y el mar abierto, un camino sin salida. Trepó por la roca lo más rápido que pudo.

    —Oh, ¿ya no quieres nadar conmigo? Te estabas divirtiendo.

    En medio del mar no podía llamar a su pokémon de fuego y tampoco tenía otro que se pudiese encargar de hacer el trabajo sucio.

    —Deja de fastidiar, si es necesario… ¡No me moveré de aquí nunca!

    —¿En verdad? —Preguntó con una alegre sonrisa, parece que se había precipitado en decir eso—. No aguantas nada, tendré que seguir disfrutando de esto yo solito —y nadó como Goldeen por sobre la superficie, tarareando alguna canción desconocida. May volteó hacia otro lado para no ver. Ah, como extrañaba a sus amigos ¿volverían nuevamente los viejos días?

    Silencio, le sorprendió que el ruido cesara de golpe. Regresó la mirada y no vio nada, sólo agua a su alrededor. Un poco preocupada, lo llamó y no obtuvo respuesta inmediata…

    Y después una mano emergiendo del mar.

    —¡May, un Tentacool agarró mi pierna, ayud…!

    Tan rápido apareció, algo lo regresó a las profundidades del mar. Ella estaba a nada de lanzarse a recatarlo… pero lo pensó un poco mejor.

    —Lo siento Harley, esta vez no va a funcionar, no voy a caer en una trampa tan obvia —y volvió a sentarse en aquel trono de tierra.

    Esta vez, una parte de su rostro regresó a la superficie para intentar tomar todo el aíre que le fuera posible y de nuevo desapareció.

    —Esfuérzate todo lo que quieras, pero no me voy a meter al agua.

    Creyó escuchar el sonido de una pokébola… a lo mejor sólo era un Wingull volando por ahí. Creyó ver un resplandor en el fondo del mar… a lo mejor y era un Chinchou tomando un paseo. Creyó sentir un temblor pero… ¡Oh por Arceus, era el Tentacruel más grande y feo que había visto en su vida! El enorme pokémon acuático destruyó la roca donde se resguardaba y May nadó aterrada hasta la orilla, no tardó en sumarse en sumarse su ‘compañero’ de viaje a lado de su Cacturne.

    —¿¡Qué rayos hiciste!?

    —Parece que uno de los misiles aguja se clavó en su gema. —Cacturne fue el que ofreció disculpas por hacer un disparo tan poco acertado, pero la gente debía comprender que no estaba acostumbrado a los combates acuáticos.

    Mientras discutían, un ejército de Tentacool arribó a la playa, y definitivamente no tenían cara de querer tener una charla civilizada. ¿Quién de los dos se aterró más? Era difícil saberlo porque ambos corrieron a toda velocidad y llegaron a la par a la zona donde la tierra se transformaba en arena.

    May odiaba a esos bichos y mágicamente habían aparecido en cantidades industriales, no sabía como pero debía ser su culpa.

    —Vaya, sí que estuvo cerca, qué desagradable son esas cosas… ¡Y qué fresco se siente aquí! May, mi ropa —ordenó extendiendo el brazo hacia ella.

    —¿Serás tonto? ¡Yo no la tengo!

    —Espera… me estás diciendo que…

    Y ambos miraron en la misma dirección, habían dejado TODAS sus pertenencias en la bahía… incluyendo sus preciados listones. ¡Estaban acabados! Sin ellos todo el esfuerzo…

    May se echó a llorar.

    —¿Qué se creen esas bolsas de agua? ¡No voy a dejar que le pongan sus sucios tentáculos a mis cosas. May, vamos por…

    —¡No! —Gritó tajantemente. —¡Odio a los Tentacool! ¡Odio esto! ¡Te odio tanto!

    Por primera vez su llanto no le producía dicha, era más bien una molestia, como la que se genera al ver a un niño haciendo berrinche. La llamó por su nombre, sonaba del mismo modo que su padre cuando trataba de darle consuelo…

    Pero la tomó violentamente por los hombros y clavó su fiera y siniestra mirada en sus ojos estallando en llanto.

    —¿¡En verdad te vas a dejar vencer por eso!? ¡Vas a permitir que esos asquerosos pokémon te arrebaten todo por lo que has luchado!

    ¿En verdad era Harley quien le decía eso? Más parecía como algo que le diría…

    “No te dejes vencer”, su voz era confortarte pero firme, su mirada hechizaba y la rosa que había puesto en sus manos…

    Soy yo quien va a hacer eso”. Fue la frase que rompió el hechizo, pero ¡sus labios no se movían! ¿Lo imaginó? Tal vez, al igual que un extraño brillo azul eléctrico en sus ojos.

    —May ¿estás escuchando lo que te digo o te entró agua en los oídos? ¡May!

    No contestó. Tomo su mano. Sintió extraño…

    —Vamos —en sus ojos ya no habían más lágrimas de resignación, el fuego la pasión y el deseo por enfrentar los miedos evaporaron todo temor. Y como contagiado por ese deseo la siguió.
     
    Última edición: 27 Marzo 2016
    • Me gusta Me gusta x 2
  15.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Adicto Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    2,252
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Bruja! ¡Ya desearía yo tener tanta inspiración para escribir 2 capítulos en 3 días! Mi mente está hecha una madeja de alambre... xD. Te envidio...

    ¿De verdad crees que Borgoña y Harley son primos? Nunca había escuchado esa teoría antes, la verdad... solo que al menos Borgoña no es tramposa, pero el nivel de odio hacia Cilan es enfermizo xD.

    Y bueno, el animé nunca enfatizó tanto el miedo de May hacia los Tentacool y su evolución... pero creo que tú hiciste un adorable y gran trabajo ;). Takeshi Shudo estaría orgulloso ;). Te mira desde el cielo...

    Pero bueno, a ver cuánto más debo esperar para el episodio 5.c o el 6... No, no te estoy desafiando -w-U

    Oh, qué loco ese Harley. Aunque al menos su espalda está mejor xD. Hay que pelear por lo que amas... y ambos aman su vocación de Coordinadores. Además, Harley ama torturar a la inocente May... y yo amaría pegarle una patada en las bolas... si es que tiene xD

    Te veo en otra ocasión, Roketta del demonio ;)
     
  16.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Fanático

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    1,085
    Pluma de
    Escritor
    ¿POR QUÉ HARLEY LE DICE TENT A MAY?
    ESE HARLEY... ENTIENDO QUE LE DUELA ESE MORETONZOTE (QUE MÁS QUE MORETÓN DEBERÍA SER SU HIJO PERDIDO... O SU GEMELO SIAMÉS) PERO QUE NO SEA TAN SOBREACTUADO.
    ESE HARLEY ES UN ADICTO A LOS APARATOS MÓVILES Y REDES SOCIALES, SOLO FALTA QUE SUS SELFIES LAS SUBA A INSTAGRANBULL
    ¡NO SABÍA QUE LA POCIÓN SERVIRÍA TAMBIÉN EN HUMANOS.
    EN LA ETIQUETA DE PERSONAS QUE HAN VISTO EL TEMA, SE VE QUE HAY UNA BUENA CANTIDAD ¿POR QUÉ NO POSTEAN?
    ROJO Y NARANJA ¡CAMBIO Y FUERA!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Plushy

    Plushy PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,866
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Seh, estoy conciente de la regla de que no se puede contestar hasta la siguiente publicación pero más que el feedback vengo a traerles más contenido adicional. Es la primera vez en muchos muchos muchos años que me pongo fangirl por un fanwork y mientras estuve activa en otro fandom vi lo común que era hacer Doodles (dibujitos boceteados) sobre fics ¿Por qué aquí y no en mi blog o me abro una galería en la zona de arte? Dos razones:

    La primera porque es una recompensa a los lectores, como dije al inicio, no es fácil que la gente lea una historia que de entrada no sea un shipping que incluya a Ash y muchos otros en cuanto hacen scroll y descubren quién es el prota de la historia, huyen. Segunda porque también es un aliciente para la gente que piensa que esto va a ser una historia mal hecho de besos y arrumacos con una pareja que hace decir a la mayoría de la gente DO NOT WANT cuando está muy lejos de ser eso, esto es una comedia y espero con esto darle a la gente una razón para perderle el miedo tanto a leer como a comentar, aunque sea lo primero y carece de total sentido que lo publique como algo ajeno que lejos de crear curiosidad por la historia sólo me va a acarrear más burlas por lo burdo del arte y que sólo voy a estar produciendo cada 4-5 episodios de un máximo de 20.

    La gente bonita que sabe dibujar suele hacer estas cosas en su tableta mágica y con sai, pero como soy pobre sólo dispongo de hojas blancas, lapiz y un escaner chafa.
    Las escenas son de los capítulos 1 al 5, obvio no es todo y ahora que lo terminé me di cuenta que no incluí la mejor escena.... ¡lo del restaurante! pero bueno, eso da para su propio dibujo bien hecho a color y todo, estos nada más son rayones xD

    [​IMG]

    Regresando los comentarios
    @J.Nathan Spears No me había puesto a pensar en el golpe "moral", lo vi que si tenía lastimado y te acaban de echar algo que arde como el carajo lo que menos necesitas es que toquen, menos que te den una palmada xD. Lo de Cabernet (lo siento estoy más familiarizada con los nombres japos a partir de BW) es un headcanon que tengo de tiempo, es verdad que en caracter se parece más Ursula, pero esa tipa sólo es un Harley wannabe que no convence a nadie y en realidad con ella comparten más gestos, sobre todo lo dramático y ya que ambos son pelimorados de ojo azul pues que sean primos. Lo de los tentacruel no es tanto que es a lo que más miedo le tenga, pero pienso que en ese momento May debía estar tocando fondo emocional por haber perdido sus listones y entonces sólo estalló en llanto odiando todo lo malo que le pasaba.

    @Rojo y naranja En la versión japonesa, Harley le dice Meno-chan, meno porque tentacool se llama Menokurage. En inglés lo tradujeron como Miss Tent y creo que en español le pusieron señorita tentacruel o algo así, pero es común en el fandom que se refiera a ella como Tent a secas. Y sí, tenía que ser que alguien tan necesitado de atención se la pase tomándose selfies a cada rato y bitcheando en redes sociales. Pawpal es la parodia de Facebook, btw

    Y bueno, el capítulo 6 requiere bastante más cuidado en los detalles ya que es una batalla pokémon, así que esta no creo que este antes del domingo.
     
    Última edición: 9 Abril 2015
    • Me gusta Me gusta x 2
  18.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Fanático

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    1,085
    Pluma de
    Escritor
    ME GUSTARON TUS DIBUJITOS, SOBRETODO EL DE HARLEY FASCINADO CON "PAWPAL" Y "PIDGETT", Y TAMBIÉN LOS 2 ÚLTIMOS DIBUJOS DE MAY, Y AL PARECER UNO ES CUANDO USA SU PIJAMA.
    ¡COMBEE ES...! UNA GEMA DE CRISTAL, EL MUNDO HAY QUE SALVAR, Y AUNQUE CREAS QUE NO, LA FORMA VAMOS A HALLAR
    EN CASO DE QUE TE PREGUNTES, ES LA LETRA DE LA CANCIÓN DE STEVEN UNIVERSE EN ESPAÑOL LATINO (TE LO DIGO PORQUE ES PROBABLE QUE SOLO LO VEAS EN INGLÉS)

    NO ME GUSTA DIBUJAR EN TABLETA, SON MUY FRÍAS Y RÍGIDAS, PREFIERO EL TRADICIONAL PAPEL

    ¡OH! GRACIAS POR DECIRME.
    ROJO Y NARANJA ¡CAMBIO Y FUERA!
     
  19.  
    RichardParker

    RichardParker Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Octubre 2014
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritor
    woah, me quede en el capi tres, que decir... ciertamente es un shipping no extraño, demasiado extraño, azaroso, diría... pero a fin de cuentas bastante original, esos si. Tu narración es excelente, sabes, o tienes la pautas correctas para darle coherencia a tus escritos, y mantienes un ritmo estable, lo que hace bastante ''leible'' y ligera tu lectura. Aunque eso si, diré que la trama no es tan convincente, y mas si gira en torno al shipping... prueba por meter algo de emoción! eso es todo por el momento, hasta luego :) btw, que es un fractic? en tu coment de mi historia hiciste mención del termino pero no me quedo muy en claro a que te referías con Fractic xd bueno, saludos.
     
    Última edición: 16 Abril 2015
  20.  
    Rojo y naranja

    Rojo y naranja Fanático

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Mayo 2004
    Mensajes:
    1,085
    Pluma de
    Escritor
    ¿MAH? ¿POR HORA? ¿CUANDO SUBISTE LA VERSIÓN 5.B? NI ME FIJE, POR ESO NO LA HABÍA COMENTADO.
    EN FÍN, YA HABÍAS DICHO QUE CONSIDERABAS A BURGUNDY LA PRIMA DE HARLEY POR EL COLOR DE CABELLO Y LA ACTITUD, Y TU FIC LO HIZO CONVINCENTE.
    ALGO QUE BURGUNDY Y HARLEY NO SABEN ES QUE AMBOS TIENEN ALGO MÁS EN COMÚN: UNA RIVALIDAD CON UNO DE LOS COMPAÑEROS DE ASH.

    cilan..... (snif!) ¡CIIIIIIIIIIIIIILAAAAAAAAAAAAANN!!
    ¡EXTRAÑO A MI AMIGUITO CILAN! CLEMONT ME CAE BIEN PERO CILAN ERA MUCHO MEJOR. AUNQUE TRACEY SIGUE SIENDO MI FAVORITO, ACTUALMENTE PIENSO QUE CILAN ES EL MEJOR COMPAÑERO VARÓN DE ASH.
    EN FÍN, OTRA RAZÓN POR LA QUE HARLEY NO PUEDE IR A UNOVA ES PORQUE EN VEZ DE CONCURSOS HAY "MUSICALES" Y CRÉEME, NO SON NI LA MITAD DE BUENOS
    YO TAMBIÉN ME PREGUNTÉ ¿DESDE CUÁNDO HARLEY PUEDE CAMINAR?
    YO QUERÍA VER A MAY DESNUDA (BABEA...)

    CREO QUE OMITISTE ALGO EN TU ESCRITO ENTRE ESOS 2 PARRAFOS
    A QUIÉN MAY IMAGINA DÁNDOLE ÁNIMOS EN VEZ DE HARLEY ES.... ¿DREW?
    ¿Y AHORA POR QUÉ NO HAS SUBIDO EL CAPÍTULO 6?
    ROJO Y NARANJA ¡CAMBIO Y FUERA!
     
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso