Lágrimas en la Lluvia

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por freak sakura, 26 Agosto 2008.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    freak sakura

    freak sakura Guest

    Título:
    Lágrimas en la Lluvia
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    3438
    Lágrimas en la Lluvia

    Hola soy nueva por aqui, una amiga me recomendó la página para publicar una de mis historias y bueno espero que a ustedes también les guste. Lágrimas, la lluvia es como las lágrimas del cielo... llora conmigo... llora mis tristezas... ¿¿¿este corazón esta destinado a sufrir???
    ¿¿¿Sabes porque me gusta la lluvia??? porque con ella se van todas mis penas y mis lágrimas se pierden con ella

    CAP 1 “LÁGRIMAS EN LA LLUVIA”​

    Aquella joven capaz de atravesar el tiempo y el espacio salía del pozo que conectaba su época con aquella 500 años más antigua a la suya, vistiendo el uniforme verde tipo marinero de la secundaria en la que estudiaba se dispuso a salir al encuentro de sus amigos.

    -Vaya esta lloviendo- murmuraba la joven dejando su mochila en el pasto y de ella sacó un paraguas color rosa –con esto bastará no estoy demasiado lejos de la casa de la anciana Kaede- levantó aquel pesado cargamento y se dispuso a marcharse, pero una presencia extraña llamó su atención, volteó su cuerpo para encontrarse con la persona que menos esperaba, al abrigo de un frondoso árbol cerca del pozo se encontraba el youkai más poderoso y el medio hermano de Inuyasha.

    Con decisión caminó hacía él, al parecer mantenía los ojos cerrados y la lluvia disipaba todo olor por lo que pudo acercarse sin ser detectada por aquel ser, con valentía extendió su paraguas para cubrir a aquel youki que tantas veces le había dado problemas pero a pesar de todo ella no le guardaba rencor; nunca había intentado nada contra ella salvo aquella vez con el incidente de Tessaiga, pero no más no tenía motivos para negarle su ayuda.

    -Sesshoumaru-sama- lo llamó suavemente –por favor use esto para resguardarse de la lluvia- le dijo mientras le extendía el mango de aquel artefacto para cubrirse de las inclemencias del clima
    -No necesito de tu ayuda humana- bufo molesto
    -No importa, hay alguien que se preocuparía si a usted le pasará algo así que tómelo por favor- le explicó la chica mientras sonreía amablemente

    A la mente del youkia acudió el recuerdo de una pequeña niña con una enorme sonrisa agitando su mano en señal de saludo, imperceptiblemente sonrió ante aquel recuerdo.

    -No soy tan débil como tu humana-
    -Tiene razón de todas formas tómelo- se lo volvió a extender
    -Eres muy molesta ¿sabes?- con algo de molestia tomó el paraguas siendo recompensado por una radiante sonrisa de la chica
    -Hasta luego Sesshoumaru-sama- hizo una reverencia y corrió camino a la aldea en busca de sus amigos

    El youkai la observó marcharse, colocó el paraguas sobre su cabeza y se levantó de aquel sitio donde reposaba en espera de que la lluvia terminara, recordó las palabras de la chica “hay alguien que se preocuparía si a usted le pasará algo malo” acompañadas de aquella cálida sonrisa y esos ojos dotados de inocencia, caminó al rencuentro de su sirviente y aquella pequeña que a pesar de toda la frialdad y los malos tratos que alguna vez le proporciono le seguía fielmente.

    oOoOoOoOoOoOoOoOo​

    -he vuelto- anunciaba alegremente la chica mientras entraba a la cabaña donde se encontraban sus amigos reunidos entorno al fuego para calentarse, la noche había caído cuando llegó con sus amigos
    -bienvenida Kagome- saltaba los brazos de la joven un pequeño zorrito
    -que bueno que volviste Kagome-chan- saludaba la exterminadora
    -señorita Kagome viene empapada- expresaba el monje observando la ropa de la chica
    -si es que la lluvia me tomó desprevenida jejejeje- se rascaba la nuca mientras sonreía y sacaba la punta de su lengua
    -eres una tonta- expresaba cierto hanyou de cabellos plateados entrando a la caballa. Por unos instantes la mirada de la chica se lleno de tristeza aquellas palabras le habían hecho daño pero no lo demostraría, mantendría su sonrisa aunque sintiera su corazón estrujarse al hacerlo
    -como sea, vamos a que te cambies amiga- sentenció Sango al ver la mirada de su amiga, volteo a ver al monje que mantenía un silencio que la alarmó, sacó a su amiga y la llevó a la habitación contigua para que se cambiara y descansará.
    -Inuyasha deberías de aprender a coordinar tu cerebro con tu boca- decía el pequeño zorro
    -no me digas que hacer Shipo- bufaba molesto mientras se sentaba y agitaba su cabellera cual can para sacar el exceso de agua
    -Inuyasha estuviste con la señorita Kykio ¿verdad?- preguntaba el monje con total seriedad
    -y de ser así que es lo que harás, ya les dije que yo amo a Kykio y no me van a cambiar de parecer- sentenciaba con firmeza el hanyou
    -pues entonces no le des más esperanzas a Kagome- regañaba Shipo
    -yo no hago nada ella es la que esta a mi lado por decisión propia yo nunca la he obligado a nada-

    Mientras en la otra habitación Sango sacaba una toalla de la mochila de su amiga y comenzaba a secar el cabello de la misma con ternura.

    -Kagome-chan- la llamó suavemente
    -¿qué sucede Sango-chan?-
    -¿te encuentras bien? ya sabes como es Inuyasha habla sin pensar-
    -no te preocupes ya estoy acostumbrada a ello- sonreía mientras detenía las manos de su amiga –me puedes pasar una muda de ropa que tengo en la mochila por favor-
    -claro- dejo aquel trozo de tela en la cabeza de su amiga para que continuara secándose mientras ella sacaba la ropa de la mochila, se encontró con un lindo vestido azul celeste y unas lindas sandalias blancas.
    -aquí tienes amiga- le extendió la ropa mientras salía para que la chica se pudiera cambiar
    -madre- susurro al ver aquellas prendas –esta ropa no me sirve de nada en esta época, aunque mi uniforme tampoco- murmuraba mientras comenzaba a quitarse la ropa y dejándola caer sobre el piso de madera, se colocó aquella ropa no quería que la anciana Kaede le prestará alguna de las vestimentas de sacerdotisa que ella usaba puesto que a su amado hanyou le recordaban tanto a su amada Kykio.

    Se quedó sola un poco más en aquella habitación contemplando las gotas de lluvia caer, quería estar sola, no quería que sus amigos se preocuparan sin razón mejor dejar que sus sentimientos y pensamientos se tranquilizaran un poco, mejor sería dormir a volver a encontrarse con la mirada dorada de su amado hanyou.

    -siempre es lo mismo, me voy un par de días y corres a sus brazos ¿verdad Inuyasha? Acaso crees que me engañas pude percibir el aroma a flores de Kykio en tu ropa- suspiraba la chica –me engaño yo sola diciéndome que algún día me amará… lo único que ama de mí es el recuerdo de su “amada Kykio” ya basta de auto compadecerte Kagome, tu eres tu y ella es ella- se dijo así misma con determinación y se recostó a descansar, no lloraría por lo menos esa noche el cielo lloraba por ella.

    oOoOoOoOoOoOoOoOo​

    La mañana llegó rápido y el olor de la humedad de la noche lluviosa se percibía en el ambiente, el sol se colaba por la ventana despertando a los moradores de aquella cabaña, ya era hora de levantarse, Kagome peinó su larga cabellera y salió para pasear un poco no quería compañía solamente un poco de paz y tranquilidad para pensar. Llegó hasta el pozo que conectaba con su época y suspiró ella no pertenecía a ese tiempo

    -no eres para mi verdad Inuyasha- susurraba a la nada acariciando la madera húmeda del pozo –soy una tonta debería de darme por vencida y aceptar mi realidad para ti no soy nada más que una herramienta- pronto gruesas lágrimas se deslizaban por sus mejillas

    Oculto entre la maleza del bosque un poderoso youkai observaba aquella escena había ido solo con la intención de devolver aquel paraguas a la chica, no pensaba encontrarse con ella y además de verla llorar tan amargamente, con rapidez se retiró de aquel lugar hasta llegar a un hermoso prado lleno de flores donde se encontraba la pequeña Rin jugando con ellas y haciendo una corona de flores para aquel demonio verde que era su “compañero” de juegos.

    -Sesshoumaru-sama- gritaba la pequeña agitando sus manos llenas de flores, el mayor acarició con cariño paternal la cabeza de la niña arrancando una hermosa sonrisa de los labios de la pequeña –mire que lindas flores- le enseñaba un pequeño ramillete de flores silvestres
    -puedes cortar algunas para mi- pedía el youkai con tono frío
    -claro que sí- la pequeña corrió en busca de las flores más hermosas de aquel prado y las llevó de regreso con su señor –estas son las más bonitas de todas-
    -gracias Rin- las tomo –Jaken cuida a Rin- ordenó
    -como usted diga amo bonito- acataba el sirviente con temor a su amo

    Con velocidad se alejó de sus acompañantes para volver a aquel pozo, donde la chica aún se encontraba pero ahora estaba mal sentada y con la cabeza apoyada entre sus brazos sobre aquel pozo de madera, al parecer había llorado tanto que se había cansado quedándose dormida, sigiloso se acercó a aquella humana, tomó la parte de arriba de su kimono y la cubrió con él, dejó a un lado el ramillete que había hecho Rin junto al paraguas que le había prestado y se alejó.

    Kagome se despertó al sentir algo cálido rodear su cuerpo, se incorporó y aquella prenda cayó al pasto, delatando su existencia y la de los objetos que le acompañaban.

    -¿y esto?- tomo la prenda entre sus manos y reconoció, no había duda era parte de las ropas que usaba el medio hermano de Inuyasha, pronto se dio cuenta de que el paraguas rosa que le había prestado estaba de regreso además de un hermoso ramo de flores silvestres –arigato Sesshoumaru-sama- murmuro la chica apretando contra su pecho la prenda y las flores con una enorme sonrisa, tomó las cosas y regreso a la cabaña con renovados bríos.
    -que linda te vez Kagome- piropeo el zorrito mientras subía al hombro de la chica depositando un cálido beso en su mejilla
    -arigato Shippo-chan-
    -es verdad ese color le sienta muy bien señorita- continuaba Miroku –¿no vas a decir nada Inuyasha?- preguntaba el monje a sabiendas de la respuesta
    -va no es la gran cosa- decía mientras volteaba su rostro algo sonrojado por aquel atuendo que resaltaba la hermosa figura de la miko
    -gracias chicos, miren la lluvia a parado comamos a fuera he traído comida que yo misma preparé- decía orgullosa
    -si es una buena idea después de la lluvia el cielo despejado es hermoso- comentaba animada Sango – ¿y esas cosas Kagome-chan?- preguntaba señalando los objetos que llevaba entre las mano la chica
    -no son nada- contestó con una sonrisa apretando un poco más la prenda contra su pecho
    -esa es la parte superior del kimono del maldito de Sesshoumaru- gritaba molesto el hanyou arrancando la prenda de las manos de la miko
    -devuélvemela- gritaba molesta Kagome
    Los demás contemplaban aquella escena estupefactos, ¿qué hacía Kagome con aquella prenda? Ninguno se atrevía a preguntar, pero Sango notó la sonrisa de su amiga cuando llegó a la aldea se veía realmente feliz entonces no había motivo para cuestionarla
    -ABAJO- grito molesta la chica, el conjuro surtió efecto estampando al hanyou contra el suelo mientras ella le arrebataba la prenda de las manos –no te metas en donde no te llaman- amenazo mientras guardaba la prenda en su mochila –entonces desayunamos fuera-
    -claro- contestaban todos mientras una gota resbalaba por sus cabezas

    oOoOoOoOoOoOoOoOo​

    El poderoso Sesshoumaru contemplaba el atardecer sentado en una roca a su memoria acudió la imagen de aquella joven bañada en lágrimas, su frío corazón latió un poco más aprisa al recordar la hermosa sonrisa que le había regalado la chica cuando le presto aquel paraguas tan extraño.

    -es una simple humana- se repetía una y otra vez
    -Sesshoumaru-sama- gritaba la pequeña corriendo a su encuentro –miré el enorme pez que atrapé en el río con ayuda de Jaken-san- decía la pequeña mostrando al animal
    -bien hecho Rin, come ya es tarde, busca refugio que se aproxima una tormenta- se levantó de aquella roca y comenzó alejarse de sus compañeros
    -Jaken-san, Sesshoumaru-sama dice que busquemos refugio para la noche- corría la pequeña azabache

    Se cercioró de que la pequeña se refugiara en una cueva para comenzar a caminar de nuevo necesitaba despejar su mente un poco y las frías gotas de lluvia cayendo eran como un bálsamo.

    oOoOoOoOoOoOoOoOo​

    La noche cayó y con ella la aparición de las serpientes cazadoras de almas se hicieron presentes, Inuyasha salió en dirección a ellas, su amada Kykio lo esperaba como todas las noches en aquel lugar solo de ellos dos. Kagome lo siguió de cerca tenía que comprobar con sus propios ojos, tenía que desengañarse de una buena vez, llegó al lugar donde los amantes se encontraban abrazándose, se oculto tras un enorme árbol para escucharlos.

    -veniste Inuyasha- susurraba aquel cadáver
    -Kykio sabes que siempre estaré cuando me llames-
    -dime y esa niña-
    -ella no es nada para mi, una amiga nada más, tu eres mi único y verdadero amor-
    -irás conmigo al infierno-
    -a donde tu me ordenes que vaya mi vida te pertenece- prometió el hanyou y sellando su promesa la beso apasionadamente, retirando las prendas de aquel frió cuerpo que lo recibía.

    Kagome sintió las primeras gotas de lluvia sobre su piel y las lágrimas se confundían con aquellas gotas, corrió a todo lo que sus piernas le permitían, corría para llorar, corría para alejarse, corría simplemente por correr ya no había motivo ya no había nada solo dolor. Con dolor llegó hasta el pozo que conectaba con su época y se dejo caer de rodillas mientras recordaba aquella canción, se ajustaba a ella como ninguna otra, simplemente invisible para él, con penar dejó que sus lágrimas se combinaran con aquella melodía para aliviar un poco su dolor. [1]

    What he’s doing tonight? (¿qué estarás haciendo esta noche?)
    I wish I could be a butterfly on that tree (desearía ser una mariposa en ese árbol)
    Are you really alone… (estas realmente solo)
    Who's stealing your dreams (quién roba tus sueños)
    Why can't I bring you into my life? (¿por qué no puedo tenerte en mi vida?)
    What would it take to make you see that I'm alive ( qué tengo que hacer para que veas que estoy viva)

    If I was invisible (si fuera invisible)
    Then I could just watch you in that woods (entonces podría verte en aquellos bosques)
    If I was invincible (si fuera invencible)
    I'd make you mine tonight (te haría mío esta noche)
    If hearts were unbreakable (si el corazón fuera irrompible)
    Then I could just tell you where I stand (entonces te podría decir donde estoy)
    I would be the smartest girl (sería la chica más inteligente)
    If I was invisible (si fuera invisible)
    Wait…I already am (espera… ya lo soy)

    Saw your face in the crowd (vi tu cara en la multitud)
    I call out your name (grite tu nombre)
    You don't hear a sound (tu no escuchas ningún sonido)
    I keep tracing your steps (sigo tus pasos)
    Each move that you make (cada movimiento que haces)
    Wish I could read what goes through your mind (desearía poder leer que pasa por tu mente)
    Wish you could touch me with the colors of your life (desearía que me tocáras con los colores de tu vida)

    If I was invisible (si fuera invisible)
    Then I could just watch you in that woods (entonces podría verte en aquellos bosques)
    If I was invincible (si fuera invencible)
    I'd make you mine tonight (te haría mío esta noche)
    If hearts were unbreakable (si el corazón fuera irrompible)
    Then I could just tell you where I stand (entonces te podría decir donde estoy)
    I would be the smartest girl (sería la chica más inteligente)
    If I was invisible (si fuera invisible)
    Wait…I already am (espera… ya lo soy)

    I reach out (te alcanzó afuera)
    But you don't even see me (pero tu ni siquiera me ves)
    Even when I'm scream out (aún cuando grito)
    Baby, you don't hear me (baby no me escuchas)
    I am nothing without you (no soy nada sin ti)
    Just a shadow passing through... (solo una sombra pasando)
    If I was invisible (si fuera invisible)
    Then I could just watch you in that woods (entonces podría verte en aquellos bosques)
    If I was invincible (si fuera invencible)
    I'd make you mine tonight (te haría mío esta noche)
    If hearts were unbreakable (si el corazón fuera irrompible)
    Then I could just tell you where I stand (entonces te podría decir donde estoy)
    I would be the smartest girl (sería la chica más inteligente)
    If I was invisible (si fuera invisible)
    Wait…I already am (espera… ya lo soy)

    If I was invisible... (Si fuera invisible)
    If I was invisible... (Si fuera invisible)

    Terminó de cantar y se puso de pie levantó su vista al cielo en busca de la luna, mientras las lágrimas seguían cayendo por sus mejillas confundidas con el agua que empapaba su frágil cuerpo, sus ropas manchadas por el fango al igual que sus rodillas se había caído varias veces pero la necesidad de alejarse era más fuerte que cualquier dolor físico que pudiera tener.
    Caminó sin rumbo fijo, no se dio cuenta que sus pies lo llevaron hasta aquel lugar donde se había encontrado con la joven miko, y frente a él una imagen simplemente desgarradora aquella chica llevaba un hermoso vestido azul cielo cubierto por el fango, sus pies descalzos igual o peor de cubiertos por el lodo, su rostro totalmente empapado y sus ojos mirando al cielo en espera de que se llevara el dolor. Cauteloso se acerco a ella, para observarla mejor, toco su hombro para hacer notar su presencia.

    -Sesshoumaru-sama- dijo su nombre en un susurro mientras se lanza a su pecho y llora desconsoladamente

    [1] Nota de la autora: La canción se llama “Invisible” de Clay Aiken, esta ligeramente modificada para adaptarla a la historia, se las recomiendo mucho. La traducción es mía.
     
  2.  
    PERVERSUS

    PERVERSUS Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    26 Agosto 2008
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritor
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Te quedo excelente, eres una gran escritora!!! felicidades, seguiré de cerca tu fic, me encanta la pareja Sesshoumaru-Kagome!!!
    Aunque termine de leer el manga y pues ya se el final verdadero de Inuyasha de parte de Rumiko. :saltarin:
     
  3.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Este fanfic se me hizo conocido en un inicio, con lo la lluvia, paraguas, las primeras lineas. Y es que en un pasado lei un fanfic que iniciaba parecido (segun yo, sacaron la idea de una mini historieta que circula por ahi). Conforme lo iba leyendo, me di cuenta de que era MUY diferente y pues me ha gustado.

    Me gusta la narracion y como se ve el trabajo, limpio. El desarrollo de los sentimientos de Kagome... Dios, casi lloro junto con ella (xD). Y sinceramente no se que rumbo exacto tomara la historia, aunque me ha agrada a donde se dirige o.o

    La cancion es muy bella, no sabia que Kagome la estaba cantando hasta que termino xD! Pero la adaptacion fue muy buena y ha quedado perfecta con la historia.

    No tengo mas que agregar, solo que espero la continuacion pronto, y talvez, agregue mas en ese entonces ^^

    Cuidate =)
     
  4.  
    *Lady Midori*

    *Lady Midori* Guest

    Re: Lágrimas en la Lluvia

    :rosa: Hola amiga del alma veo que te decidiste publicar aquí
    Tu historia aunque Te demoraste un poco Pero bueno xD
    Tu fic esta excelente eres una escritora genial ^^
    Espero tu conti con ansias ya que me quede muy
    Metida No te dejes entristecer por las críticas
    Ves que foro cemzoo es mucho mejor aquí las
    Chicas te acogieron con los brazos abiertos ^^
    Bueno cuídate Mucho y note demores con la
    Continuación Besos:rosa:

    ATT: Lady Midori
     
  5.  
    freak sakura

    freak sakura Guest

    Título:
    Lágrimas en la Lluvia
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    4030
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Bueno chicas aqui les traigo el segundo cap de mi fic, muchas gracias a las que pasaron a leer y dejar un mensajito se les agradece de todo corazón ^^ por cierto hay tres tipos de narradores: Sesshoumaru, Kagome y el narrador en tercera persona si tienen algún problema para leer con gusto lo modificó; sin más preámbulos la conti que espero les guste. Kisses de chocolate sakura-chan

    CAP 2 “CORAZÓN ROTO”

    La dejó llorar no se que más hacer, es la primera vez que veo a alguien llorar definitivamente los humanos son criaturas muy débiles. Siento como se aferra a mi cuerpo en busca de consuelo, lo lamento pero el gran Sesshoumaru no es paño de lágrimas de nadie y te lo voy a hacer saber… humana…

    -gomenasai Sesshoumaru-sama- te alejas de mí limpiando con el dorso de la muñeca las lágrimas confundidas con la lluvia –siento mucho todo esto- hace una reverencia y comienza a caminar hacia el bosque pero no en dirección a la aldea donde siempre se reúne con el imbécil de Inuyasha
    -humana si entras a ese bosque te mataran- le advierto
    -no importa- me sonríe con tristeza y se encamina ignorando mi advertencia

    Maldita sea no debería de preocuparme por ella, le pagaré el favor que le debo y listo mi conciencia me dejará de molestar, me apresuro no debe de estar muy lejos de aquí la maldita lluvia afecta el rastro que deja, aquella extraña fragancia a flores que tanto la caracteriza. La veo caer nuevamente, llorar amargamente, se levanta apoyándose en un árbol y sigue caminando, es fuerte por lo menos, no como los demás humanos que conozco.

    -detente- le ordeno, voltea su rostro y me sonríe con tristeza
    -no se preocupe Sesshoumaru-sama solamente buscaré un refugio para pasar la noche, mañana regreso a mi época-
    -¿quién dice que me preocupo por ti?- le reprendo, yo no me preocupo por nadie más que por mi… vaya que es orgullosa esta humana
    -disculpe no fue mi intención, de todas formas solo busco donde resguardarme de la lluvia-
    -ven conmigo humana- camino delante de ella para mostrarle el camino hay una cueva cerca y ahí podrá descansar ella y mi conciencia

    ¿Por qué me ayuda Sesshoumaru-sama? No lo haga por favor… déjeme sola, quiero estar sola, llorar mi soledad, mi amor no correspondido, mi inutilidad… pero de todas formas le sigo al menos por esta noche quiero un lugar donde descansar ya mañana iré a casa a llorar en las piernas de mi madre para recuperar mis fuerzas y poder seguir adelante.

    Llegamos hasta un claro donde puedo ver una pequeña cueva, toda la madera esta mojada así que no podré hacer una fogata ya veré como me las arreglo para pasar la noche sin morir de frío, veo que Sesshoumaru entra primero y lo sigo estoy cansada, mi cuerpo me pesa pero tengo que seguir, vamos Kagome solo un poco más.

    -aquí podrás descansar humana- me dice fríamente
    -arigato- suspiro mientras me desplomo mis ojos me pesan, no los quiero cerrar pero estoy tan cansada…
    -humana, reacciona- diablos se ha desmayado, esta ardiendo en fiebre con esa escasa vestimenta que usa no me sorprende que se enferme, maldita sea debería dejarla morir “hay alguien que se pondría muy triste si le pasara algo malo” recuerdo sus palabras, sus amigos se preocuparan por ella, -solo por esta noche te ayudaré… Kagome…- murmuro mientras te acercó a mi cuerpo para que lo frio de mi armadura baje un poco la fiebre, tus ropas húmedas no van a ayudar, te recuesto en el suelo de aquella cueva estamos en total oscuridad pero mi visión es más aguda después de todo soy el más poderoso youkai, el príncipe de las tierras del este, retiro mi armadura y saco la parte superior de mi traje, retiró tus ropas húmedas tienes un cuerpo muy hermoso para ser una simple humana, las cuervas definidas y algo aniñadas, noto que llevas más prendas debajo de ese extraño vestido que usas creo que esas las dejaré; te colocó el traje y te queda enorme después de todo eres muy pequeña, logro que se adapte a tu cuerpo.
    -doishite Inuyasha- deliras producto de la fiebre –ai shiteru- mientras lloras en sueños
    -duerme, no pienses en ese imbécil- murmuro a tu oído y calmas tus lágrimas aferrándote a mi cuerpo en busca de refugio, tu respiración cálida y agitada pega sobre mi pecho, de apoco siento como se va normalizando, definitivamente eres fuerte para ser una humana, cualquier otro ya hubiera muerte, eres muy interesante. Me pregunto que es lo que sucedió para que terminaras así, seguramente tiene algo que ver con el imbécil de mi medio hermano, ese hanyou no trae más que problemas mira a lo que te ha reducido y tú se lo permites. Tengo que descansar, la calidez que desprendes me embriaga y descontrola mis sentido siento mi cuerpo pesado y algo adormilado será mejor descansar.

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    -Excelencia Kagome no ha regresado- decía preocupada Sango
    -espero que se encuentre bien-
    -Kagome- sollozaba el pequeño zorrito
    -¿dónde demonios está Inuyasha?- exclama molesta la exterminadora –todo es por su culpa-
    -tranquila Sango-
    -no me pida que me tranquilice Excelencia, no ha visto el rostro de Kagome-chan últimamente su corazón se rompe en pedazos y él es tan insensible que no lo nota, cada frase, cada insulto, cada desplante, cada escape que tiene con ese cadáver le rompe un poco más el corazón- sollozaba la chica
    -Sango- la abrazó intentando tranquilizarla
    -voy a buscar a Kagome- decía decidido el zorrito
    -no salgas Shippo, ella estará bien y tu solo no te puedes defender- regañaba Miroku
    -pero…-
    -pero nada ve a dormir, mañana temprano saldremos a buscar a la señorita Kagome, Sango tu también ve a descansar yo haré guardia-
    -si Excelencia- la chica tomó entre sus manos al pequeño y se fue a acostar junto a él

    Mientras en alguna parte del bosque dos cuerpos danzaban en sincronía, Inuyasha arremetía salvajemente contra aquel cuerpo de barro y huesos que era su amada, ambos cuerpos mojados por la lluvia no se detenían ¿qué les iba a suceder? Ella era un cadáver viviente y el un hanyou ambos eran resistentes, aquellos encuentros se habían dado desde hacía ya varios meses, la noche los abrigaba mientras se demostraban físicamente cuanto se amaban. Las embestidas se hacían cada vez más rápidas, aquella mujer se revolvía de placer acostada en aquel lecho improvisado hecho con las ropas de ambos, pronto Inuyasha culminó con un sonoro gemido dejando toda su semilla en el interior de aquella figura.

    -Ky-kio- murmuraba mientras la besaba de nuevo
    -tienes que irte tus amigos estarán preocupados- decía la sacerdotisa mientras se levantaba y se colocaba sus ropas
    -¿vendrás mañana?- preguntaba el hanyou mientras se vestía
    -aún no lo sé- decía dándole la espalda
    -ven mañana por favor- pedía abrazándola fuertemente
    -de acuerdo mañana vendré- se volteo y lo besó salvajemente mientras sus serpientes la envolvían elevándola lejos del hanyou
    -kykio te lo prometo estaremos juntos- se encaminó de regreso a la cabaña con sus amigos ya se había ausentado mucho tiempo y eso los haría sospechar… entró a la cabaña sacudió su cabello quitando el exceso de agua su mirada se posó en las figuras que descansaban, dormida se encontraba Sango abrazando a Shippo y Miroku estaba sentado frente a la puerta recargando su espalda contra la pared
    -ya has terminado Inuyasha- hablaba el monje en un tono frío, muy inusual en él
    -¿dónde está Kagome?- preguntó el peli plateado al no ver a la chica
    -salió casi al mismo tiempo que tu y no ha regresado- contestó cortante
    -y no la han salido a buscar- gritaba enojado, su grito despertó a la exterminadora que lo miró con reproche.
    -CALLATÉ TÚ MENOS QUE NADIE NOS PUEDE REPROCHAR ALGO- gritó molesta ante la actitud del muchacho
    -Sango-
    -no podemos salir a buscarla con esta tormenta ni si quiera tu podrías encontrar su rastro- regaño la chica mientras se volvía a acostar, el peli plateado no dijo nada más se sentó junto a la puerta y se dispuso a descansar, Sango tenía razón no había forma de encontrar a Kagome durante aquella tormenta.

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    Es cálido… su cuerpo es cálido de a poco voy abriendo mis ojos, ya ha amanecido tocó su frente al parecer la fiebre ya bajó, la veo acomodarse en mi pecho y restregar su rostro contra él como si fuera un cachorro o algo parecido… esta humana es muy curiosa… con la luz que se cuela en la cueva puedo verla, sus facciones sus hermosas, piel blanca, nariz pequeña y afilada, ojos grandes no recuerdo el color, sus labios son rojos y carnosos como una cereza. Siento como te remueves seguro estas a punto de despertar

    -¿dónde estoy?- preguntas confundida mientras te separas de mí y siento como si todo mi ser se enfriara por la lejanía de tu cuerpo
    -ya despertaste-
    -Se-se-Sesshoumaru-sama- dices cohibida mientras tus mejillas se cubren de rubor al descubrir que no llevo la parte superior de mi traje, acercó mi mano a tu frente para ver si no es a causa de la fiebre que tengas las mejillas rojas
    -la fiebre ha bajado- te digo mientras mantienes la mirada fija en el suelo
    -gomenasai, siento mucho que haya tenido que cuidar de mí- dices apenada y recién notas que no llevas la misma ropa que anoche –¡¡¡kyyyyyyyyyyyyyaaaaaaaaaa!!!- gritas estruendosamente
    -quieres callarte humana-
    -mi ropa…-
    -la tuve que cambiar estaba completamente empapada y eso solo empeoraba la fiebre, además estaba toda sucia- que bajo he caído dando explicaciones a una simple humana
    -usted- murmuras – ¿usted me cambió?- preguntas cohibida, quien más sino yo
    -si- contesto escuetamente
    -arigato- dices mientras levantas la mirada y me sonríes, ahora soy yo quien se sonroja
    -no fue nada te debía un favor ya estamos a mano- te digo mientras volteo mi cara
    -tengo que irme mis amigos deben de estar preocupado, prometo devolverle ambas prendas- me dices mientras te levantas con dificultad
    -como sea-
    -de nuevo muchas gracias- me dices mientras sales de la cueva apoyándote en la pared, te veo salir y no te sigo… eres fuerte muy interesante… has dejado tu extraño vestido lo recojo y lo olfateo un poco a pesar del fango ese inconfundible olor a flores sigue presente lo llevaré conmigo tu tienes dos de mis prendas creo que es un intercambio justo, salgo de la cueva un poco después que tú y me dirijo en busca de Rin y Jaken.

    Camino con dificultad apoyándome en los árboles, su cuerpo era cálido… tan cálido… entre sus brazos me sentía tan protegida, ahora que lo pienso su ropa me queda sumamente grande debió costarle trabajo atarla jejejeje muchas gracias Sesshoumaru-sama sonrió mientras camino un poco más erguida veo el pozo ya no estoy muy lejos sigo caminando hasta llegar a la cabaña.

    -Kagome-chan- me grita Sango-chan mientras corre a abrazarme –estaba tan preocupada- me dice llorando
    -tranquila amiga estoy bien- le digo mientras sonrió
    -Kagome- detrás de ella viene Shippo y se cuelga de mi cuello
    -tranquilos solo estoy algo cansada- intento tranquilizarlos
    -señorita Kagome me alegro que se encuentre bien-
    -gracias Miroku- creo que los preocupé mucho –lamento haberlos preocupado-
    -hueles igual que Sesshoumaru- reclamas antes sin siquiera saludar –llevas su ropa, TE ENTREGASTE A ESE DESGRACIADO ¿VERDAD?- me gritas molesto al ver mi ropa
    -no es de tu incumbencia el como venga vestida, y si huelo o no como Sesshoumaru no debería de importarte- respondo mordaz y algo triste como es posible que pienses eso de mí
    -Kagome-chan- dice Sango al verme vestida con aquella prenda –te sienta bien- me dice sonriendo –parece un kimono de verdad, se nota que Sesshoumaru es grande por como te queda la prenda- comenta con una sonrisa picara en sus labios mi amiga y yo solo puedo sonrojarme
    -ese maldito puso sus manos en tu cuerpo y se lo permitiste, ¿eres estúpida?-
    -NO, NO ME TOCO, ÉL ME CUIDO TODA LA NOCHE, EL CAMBIO DE MI ROPA ES PORQUE ESTABA MOJADA Y TENÍA FIEBRE- grito molesta – solamente me prestó su ropa yo sola me la coloqué el no me tocó- miento para no provocar más problemas pero estoy muy enojada -ABAJO… ABAJO… ABAJO…-
    -KAGOME- siseas molesto te ignoró mientras entro a la cabaña tomo mis cosas y salgo sin voltear a verte
    -solamente voy a ir a mi casa por ropa y regresó tengo un deber que cumplir- digo un poco más tranquila –después de todo fue mi culpa que la perla se rompiera-
    -Kagome-chan- escucho a mi amiga –vuelve pronto- me dice agitando su mano en señal de despedida
    -esa Kagome mira que andar con mi hermano que no sabe que la pudo haber matado- decía preocupado el hanyou
    -claro que lo sabe no es tonta Inuyasha, pero si Sesshoumaru la hubiera querido matar lo hubiera hecho- responde Miroku
    -como sea- el hanyou se levanta, sacude sus ropas y sube a uno de los árboles cercanos

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    -Sesshoumaru-sama- gritaba la pequeña Rin
    -amo bonito- seguida del pequeño demonio verde –amo ¿que paso de nuevo con su ropa?- preguntaba curioso aquel ser
    -nada que te interese, vamos al castillo Naraku no se ha movido y quiero descansar un poco- dice mientras se convierte en una pequeña esfera de luz y emprende la marcha
    -espérenos Sesshoumaru-sama- grita la pequeña montando rápidamente al dragón de dos cabezas seguido por Jaken
    -el amo está muy extraño, no es normal que vayamos al castillo solo por que Naraku no se mueve… ¿tendrá que ver con la perdida de su ropa?- meditaba Jaken
    -Jaken-sama ¿a quién cree que Sesshoumaru-sama le haya regalado las flores?- preguntaba curiosa la pequeña
    -no lo sé Rin… no lo sé-
    -espero que hayan sido para una linda chica- decía ilusionada la pequeña
    -el amo no es de los que se enamora- regañaba el demonio –tal vez las quería para él-
    -pero Jaken-sama después de que se llevó las flores el amo regresó sin la parte de arriba de su traje- expresaba algo sonrojada la pequeña recordando aquel día
    -ya basta de preguntas tontas, hay que darnos prisa-

    En cuestión de un par de horas llegaron al castillo del príncipe del este, la pequeña desmontó del dragón y corrió a la entrada donde un gran número de sirvientes le daban la bienvenida todos ellos youkais al servicio de Sesshoumaru, algunos la veían con repulsión pero no se atrevían a contradecir las órdenes de su señor, si el la mantenía cerca debía ser por algo

    -preparen mi baño- ordenaba el youkai
    -hai- contestaba una de las chicas haciendo una reverencia
    -también necesito mi ropa lista, Rin ve a tu habitación y descansa comeremos dentro de poco, no te quiero usando esos harapos dentro del castillo-
    -Hai Sesshoumaru-sama- contestaba la pequeña con una enorme sonrisa mientras dos de las chicas la llevaban a su habitación

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    Salió del pozo llevando nuevamente su uniforme además de que entre sus manos llevaba un paquete con las prendas de Sesshoumaru limpias además de una pequeña cajita, había tardado más de lo previsto pero seguro Inuyasha ya estaba más tranquilo y tal vez podrían hablar. Abrió su paraguas rosa de nuevo estaba lloviendo pronto comenzaría el frío debía de prepararse.
    -ya volví, lamento a ver tardado-
    -no te preocupes- decía su amiga
    -¿dónde está Inuyasha?-
    -salió desde que te fuiste no ha regresado- explicaba el zorrito –ha estado lloviendo mucho y estamos preocupados por él-
    -no te preocupes se donde esta ahora vuelvo-

    Salgo corriendo de la cabaña, al lugar donde había visto a Inuyasha con Kykio tal vez ahí era donde se encontraba Inuyasha, lo veo a la sombra de un árbol cubriéndose de la lluvia me acercó a él sigilosamente, esta empapado seguro ha estado esperando a Kykio desde que yo me fui han pasado tres días, tocó su frente esta ardiendo tengo que llevarlo a la cabaña pero no podré yo sola.

    -Inuyasha… vamos despierta- lo llamo suavemente
    -Ka-go-me-
    -Inuyasha voy a buscar a los demás no puedo llevarte yo sola y tu casi no puedes caminar tranquilo vuelvo en un minuto-

    Corro tan rápido como puedo para llegar con los demás, tan pronto les explico Miroku y Sango me acompañan a recoger a Inuyasha lo llevamos rápido de regreso a la cabaña, tomó el botiquín que mi madre me dio para casos de emergencia y busco medicina para bajar la fiebre.

    -Sango-chan necesito agua fría y un trapo por favor- le pido a mi amiga que corre para traerme lo que necesito lo deja junto a Inuyasha mientras Shippo comienza a mojar el trapo y ponerlo sobre la frente de Inuyasha –Miroku por favor calienta un poco de agua y vacía el contenido de este sobre por favor- le pido mientras le entrego el pequeño sobre, no tarda mucho en volver con un vaso de barro y con el té listo
    -señorita Kagome aquí tiene la infusión que me pidió preparara- me entrega un vaso con un té especial para la gripe
    -vamos Inuyasha bebe el té- levantó su cabeza y lo obligo a beber –se que es amargo pero tienes que tomarlo- le explico mientras bebe otro poco
    -Kykio- aún enfermo la llamas… ¿¿¿tanto la amas???
    -voy a salir un momento a buscar unas hierbas ya vuelvo- le digo al pequeño Shippo que vuelve a humedecer el trapo poniéndolo sobre la frente de Inuyasha

    Salgo y dejo que la lluvia moje mi cuerpo, camino rumbo al pozo… quiero verlo aunque sea solo un minuto, escucho pisadas, tal vez Sango vino a buscarme… sin voltearme le hablo a mi amiga

    -¿sabes por qué me gusta la lluvia? Porque ella se lleva todos mis problemas- me volteo para verla, mi rostro esta mojado bañado por la lluvia y las lágrimas pero no es mi amiga quien está ahí un par de ojos dorados me examinan, no me muevo solo sonrío suavemente mientras él se acerca a mí y me cubre con aquella sombrilla. Sonrió solo puedo sonreír de verdad quería verlo, recargo mi frente sobre su fría armadura y solo sollozo en silencio.

    Nuevamente te ha hecho llorar… ¿tanto lo amas que eres capaz de soportar que te trate así? Eres fuerte sobreponte a esto vamos demuestra la valentía que tienes en el campo de batalla, comienzas a dejar de llorar poco a poco.

    -gracias de nuevo Sesshoumaru-sama- sonríes otra vez –esperé aquí un momento por favor-

    Sales debajo de la sombrilla y corres en dirección a aquella choza que en estos momentos considero indigna de ti, mereces mucho más, espero por unos minutos y te veo volver con dos paquetes apretados a tu pecho impidiendo que se mojen te diriges al árbol bajo el cual me cobijo con una gran sonrisa en tu rostro como si fuera una travesura o un secreto entre nosotros.

    -aquí tienes- me extiendes uno de los paquetes –son las dos prendas que me prestó hace unos días-
    -mhm- contesto escuetamente, pero te veo apretar el otro paquete con más fuerza y tus mejillas están sonrosadas ¿será acaso que estas enferma de nuevo?
    -este otro es para agradecerle lo que hizo por mi- me entregas el otro paquete envuelto en un extraño papel dorado con un listón –espero le guste-
    -¿eh?- mi cara demuestra confusión -¿de que me va a servir una caja con papel dorado?- pregunto algo extrañado y tu solamente sonríes más
    -no el regalo es lo que está dentro de la caja- me explicas mientras tomas el primer paquete entre tus manos –ábralo- me dices y comienzo a rasgar el papel y abro aquella caja al ver el contenido la miro extrañado
    -¿qué es esto?-
    -son unos guantes, una bufanda y un gorro, como ya viene el frío me pareció adecuado- me explica pero sigo sin comprender –miré la bufanda va alrededor del cuello- toma aquel trozo de tela y lo coloca en mi cuello –los guantes en las manos- poniéndomelo –y el gorro va en la cabeza- pero como soy mucho más alto se lo pone ella para enseñarme –pero ahora que lo pienso usted siempre carga con esa enorme estola así que no creo que le sean de mucha utilidad- sonríe mientras se quita el gorro que es de distintos tonos de rojo al igual que la ¿bufanda? Creo así se llama y ¿los guantes?
    -gracias- tienes razón no me servirán de mucho pero no voy a decepcionarte es un gesto amable de tu parte y es la segunda vez que recibo uno, la primera fue la pequeña Rin y ahora tú.
    -tal vez la pequeña Rin los pueda usar o el señor Jaken-

    Antes de que puedas continuar me acerco a ti y uno mis labios con los tuyos, dulce tan dulce como la miel, tal y como había imaginado que serían tus labios.
     
  6.  
    SARITZ

    SARITZ Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    23 Noviembre 2007
    Mensajes:
    287
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    HOLA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    OMG!!! HACE MUCHO QUE NO VEÍA A UNA HISTORIA QUE ME EMOCIONARA
    TANTO COMO LA TUYA!!! .*.*., WOW....SORRY, SOY NUEVA EN TU FIC PERO
    TENGO QUE DECIRTE QUE ES REALMENTE MUYYY BUENO!!!!, ME ENCANTA LA
    FORMA EN QUE SESSHOMARU AYUDA A KAGOME, ES MUY LINDO DE SU PARTE
    ...AUNQUE SIEMPRE DIGA QUE LO HACE PORQUE ESTA EN DEUDA CON ELLA ¬¬,
    DE TODAS FORMAS, ME ENCANTA!! .*.*., POR OTRA PARTE INUYASHA SIGUE IGUAL
    DE PATAN QUE SIEMPRE!!!! .furiosa., ME DA MUCHA RABIA PERO PS CREO QUE ES ALGO
    COMPRENSIBLE...CUANDO UNO SE ENAMORA DE ALGUIEN SUELE SUCEDER ESO...
    PERO ESO NO QUITA EL HECHO DE QUE SIEMPRE LASTIMA A LA POBRE DE KAGOME
    CON SUS PALABRAS, ACTOS, ETC...VOLVIENDO A LA PAREJA PRINCIPAL
    (sexymaru y kagome), ME DA ALGO DE RISA LA FORMA EN LA QUE SANGO
    ACEPTA DE FORMA UN TANTO PICARA EL HECHO DE QUE KAGOME ESTE CON
    SESSHOMARU ASI NO LE HAYA DICHO NADA AUN, ESO DEMUESTRA QUE ES
    UNA MUY BUENA AMIGA,............PERO LO MAS IMPORTANTE DE TODO
    .........................COMO SE TE OCURRE DEJAR EL CAPITULO EN ESA PARTE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!???????,
    WOW YA QUIERO SABER COMO REACCIONARA KAGOME CON ESE BESO,
    NO SOLO ELLA, TAMBIEN SESSHOMARU!!!! .suspiro. CREO QUE YA ME
    EMOCIONE DEMACIADO ¬¬, POR AHORA SOLO ESPERO QUE PONGAS
    PRONTO LA CONTINUACION!!!! .plz *.*.

    TE DESEO SUERTE Y MUCHOOOOO ANIMO!!!! .cool.

    .bye.
     
  7.  
    PERVERSUS

    PERVERSUS Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    26 Agosto 2008
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritor
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Oye te quedo excelentísima la continuación, cuando la leí aparte de que me quede O.o por lo genial que esta, lo bien narrada y atrapadora la historia, me di cuenta que la parte donde están en la cueva se parece a una partecita que tengo en mi fic, jajaja, fue una linda coincidencia y se me hizo simpática, más porque justo acabo de escribir y publicar esa parte del fic y después leí tu historia.

    TENGO QUE FELICITARTE, TU FIC ES UNO DE MIS FAVORITOS EN EL FORO, ES UNA MONADA Y ME ENCANTA, PERO RETECONTRA ENCANTA COMO ESCRIBES.

    ¡¡¡¡CONTINUA PRONTO!!!!
     
  8.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Que caray o.oUU

    No sabia que los encuentros de Inuyasha y Kikyo eran de ese tipo. Que abusado resulto el hibrido, nada tonto por lo que veo, hasta reclama a lo que no tiene derecho.
    Sango es la buena, ella pondra en su perrera a ese medio demonio y le pondra un bosal xDDD. Todo sea por proteger a su gran y mejor amiga u.u
    La relacion de Kagome y Sesshoumaru es algo extraña, no es que fuera normal desde un inicio, pero Sesshoumaru como que si la piensa demasiado, y al final se dejo llevar por el momento/instinto. La verdadera pregunta sera; ¿como reaccionara Sesshy? podria rechazarla, decirle que todo fue un error. Tambien podria decirle que empieza a sentir algo por ella y asdf xD... lo que sea!

    Estare atenta esperando el siguiente capitulo ^^
     
  9.  
    *Lady Midori*

    *Lady Midori* Guest

    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Amiga perdón x no pasarme :(
    Antes pero estaba ocupada estudiando
    xD y paliando con unas amigas jejeje
    Pero bueno tu fic esta súper-mega-iper-Genial :P
    Pero como se te ocurre dejarlo en la
    Mejor parte casi te asesino ¬¬
    Espero que lo continúes pronto
    O aquí correrá sangre Muajajaj *perverso*
    No es broma xD y el tonto de
    Inuyasha reprochando a Kagome
    Después que el se acostó con Kikyo
    Como lo odio -.- y x tonto se enfermo
    Lo tenía bien merecido bueno
    Amiga me voy continua pronto tu fic
    Es que me dejaste bien metida
    Bueno cuídate mucho Sayonara :P
     
  10.  
    freak sakura

    freak sakura Guest

    Título:
    Lágrimas en la Lluvia
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    5517
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    HOLA DE NUEVO CHICAS MUCHAS GRACIAS POR LOS POST QUE ME HAN DEJADO SON TODOS MUY LINDOS SE LOS AGRADEZCO MUCHO, PERVERSUS, KOTONO, SARITZ, LADY MIDORI (amiga ^^) MUCHAS GRACIAS ESPERO QUE LES SIGA GUSTANDO MI HISTORIA Y YA SABEN QUE CUALQUIER DUDA ACLARACIÓN O SUGERENCIA ES BIEN RECIBIDA.

    Nota: en Italica es un flash back
    Por cierto si quieren conocer la canción de "Invisible" de Clay Aiken que apareció en el capítulo pasado pasen a mi Blog y en mi radio lo escucharán ^^ Blogs - All You Need Is Love

    CAPÍTULO 3 “MÍA”

    Después de la precipitada entrada de Kagome a la cabaña para revisar su mochila, en su rostro bailaba una sonrisa que hacía mucho tiempo sus compañeros creyeron perdida pero ahí estaba de nuevo y con la misma rapidez con la que entro a la cabaña volvió a salir con dos pequeños paquetes apretados a su cuerpo para evitar que las gotas de lluvia llegaran a mojarle más de lo necesario.

    -la fiebre ya bajo- murmuraba Shippo tocando la frente de su amigo
    -Kagome-chan aún no ha regresado-
    -no te preocupes Sango, ella esta bien-
    -Miroku tu sabes algo ¿verdad?- cuestionaba el zorrito
    -hehehehe es un se-cre-to- decía infantilmente –bueno descansemos un poco sin la señorita Kagome y con Inuyasha enfermo no hay mucho que podamos hacer-
    -tiene razón Excelencia-
    -Ka-go-me- murmuraba el peli plateado mientras intentaba levantarse
    -tranquilo Inuyasha, la señorita Kagome salió un momento no debe de tardar- decía el monje mientras lo acostaba de nuevo
    -quiero verla-
    -¿quieres ver a Kagome o el reflejo de Kykio en ella?- preguntaba la castaña
    -no quiero ver a Kagome… Kykio… ella me traicionó- explicaba el hanyou recordando lo ocurrido

    Veo las serpientes de Kykio, me llama, salgo corriendo de la casa de la anciana Kaede hasta perderme en el bosque en aquel lugar donde siempre nos hemos encontrado desde hace un par de meses, desde aquella vez en la que la hice mía por primera vez. La veo parada junto a un gran árbol, tan hermosa a pesar de que su cuerpo ya no es el de un humano.

    -Kykio- murmuro al acercarme a ella
    -Inuyasha- me abrazas y besas con pasión y yo te correspondo de la misma forma es como si mi cuerpo no pudiera estar lejos del tuyo
    -viniste-
    -esto se termina Inuyasha-
    -¿qué? ¿por qué?- no juegues conmigo Kykio
    -Inuyasha lo nuestro no es nada más que un recuerdo, tu sigues existiendo pero yo solo soy un alma atrapada en un cuerpo de barro y huesos-
    -no me importa en cuanto tengamos la perla y Naraku muera tu y yo podremos estar juntos-
    -ya no puedo más Inuyasha, mi alma esta desgastándose en este cuerpo de barro, necesito a Kagome-
    -¿para que la necesitas?-
    -ella puede ser mi nuevo contenedor, un contenedor vivo que pueda experimentar más cuando tu y yo estemos juntos, la necesito para que mi alma vuelva a su cuerpo y yo pueda tomar control de el-
    -no puedes hacer eso-
    -¿es que acaso no me amas? De esa forma yo podría volver a vivir-
    -pero no a costa de la vida de Kagome-
    -es ella o yo-
    -no puedo decidir, sabes que te amo pero no voy a permitir que le hagas eso a Kagome-
    -no me importa si me ayudas o no, quiero un cuerpo humano de nuevo y ella me lo va a dar- una sonrisa macabra se forma en su rostro –tal vez Naraku quiera ayudarme- sus serpientes envuelven su cuerpo levantándola
    -KYKIO- grito mientras la veo alejarse

    No tengo cara para ver a mis amigos, solamente puedo descargar mi furia golpeando el suelo, como pude ser tan estúpido ella solo me utilizó para que le entregara a Kagome… Kagome cuantas veces te he tratado mal y todas ellas vuelves a mi con una sonrisa, es ahora cuando me doy cuenta de lo importante que eres para mi, no voy a dejar que ella te haga daño, es una promesa.

    -esa maldita mujer que se piensa- apretaba los puños la exterminadora
    -ya veo, pues entonces hay que proteger a la señorita Kagome porque es seguro que Kykio no se detendrá-
    -hay que decirle a Kagome- regañaba el zorrito -tiene derecho a saber-
    -es verdad tiene que cuidarse- decía Sango

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    Sesshoumaru dejó caer aquella sombrilla mientras rodeaba con sus brazos el cuerpo de la joven miko, aquel contacto entre sus labios sorprendió a la chica sus hermosos ojos cafés estaban totalmente abiertos aquel youkai que detestaba a los humanos la estaba besando, sin más se rindió ante aquella caricia sus manos apretaban fuertemente el paquete donde estaban las prendas del ojidorado, cuando sintió que su cuerpo era sometido a un agarre un poco más fuerte un pequeño gemidito rompió momentáneamente el beso cosa que el youkai aprovecho para colar su lengua en aquella cavidad recorriéndola, memorizándola, quería dejar plasmado en su memoria aquel dulce sabor de los labios de la chica. El aire comenzaba a escasear y con lentitud se separaron.

    -¿por qué?- preguntó la chica en un susurro
    -me gustas humana- contestó fríamente el youkai
    -mi nombre es Kagome- dijo con firmeza y una mirada desafiante –Sesshoumaru-sama-
    -me gusta esa mirada fiera y desafiante, no eres como los demás humanos eres fuerte eso me gusta- le hablaba al oído a la chica haciéndola sonrojar notablemente –mía… es una promesa-
    -¿eh?- La cara de la chica mostraba completa confusión ¿acaso había escuchado bien? Él había dicho “mía” pero en que sentido, la sangre en sus venas comenzaba a correr cada vez más rápido acelerando su pulso y el corazón parecía querer salir de su corazón.

    El mayor tomó el paquete de las manos de la chica, junto con el gorrito que tenía la chica entre sus manos y volvió a acercar su rostro al de la sonrojada miko que no entendía lo que sucedía
    -mía… mi mujer- dijo a su oído, acercó su boca al cuello de la chica e hizo una ligera presión en la zona cuando sus colmillos se clavaron arrancando un gemido de dolor de la boca de la chica, el youkai sintió el sabor metálico tan característico de la sangre y lamió aquel corte –mía- murmuro de nuevo, beso su cuello y desapareció.

    -qué fue eso- tocó su cuello y sintió algo cálido emanar de aquella herida pero lo ignoró todo y regreso a la cabaña tenía que atender a Inuyasha.

    De nuevo sus ropas estaban totalmente empapadas pero poco le importaba realmente tenía la cabeza hecho un desastre ¿por qué la había besado? ¿qué significaba aquella mordida? La única persona que podía responder a sus preguntas estaba enfermo y en cuanto le contará seguro se enojaría y armaría un alboroto mejor esperar tal vez no era nada y ella se estaba preocupando por nada, recogió algunas hierbas medicinales y regresó donde sus amigos.

    -ya regresé- decía con una sonrisa
    -Kagome tenemos que hablar- decía Inuyasha sentado frente al fuego
    -¿qué sucede?- preguntaba la chica sentándose frente a él
    -Kagome ¿qué es eso que tienes en el cuello?- preguntó el zorrito subiendo a su hombro para observar la marca
    -¿¿¿ehhh???-
    -si es verdad- Sango se acerco para ver la marca –Kagome-chan siempre has tenido ese media luna-
    -¿qué media luna?- preguntaba el hanyou
    -es verdad señorita Kagome, hay una marca con forma de media luna en su la zona entre su cuello y la clavícula- exponía el monje junto a Sango y Shippo que veían curiosos la marca
    -es… esa es la marca de Sesshoumaru- murmuro la chica
    -ese maldito te marco… te marco como su hembra y tu te dejaste- decía molesto Inuyasha
    -¿¿¿¿QUUUUUEEEEEE????- gritaron todos los chicos asustando a la anciana que entraba a su morada, regresando de un encarga como sacerdotisa en una de las villas aledañas.
    -chicos que sucede- preguntaba asustada la anciana
    -te marco, te marco, TE MARCO- gritaba fuera de sus cabales el hanyou –ese maldito te quiere como su mujer- se levantó con rapidez y la tomo por los hombros asustando a todos los presentes –¿TE HIZO ALGO MÁS?- mientras apretaba más el agarre
    -no me hizo nada- decía la chica asustada –me lastimas-
    -Inuyasha suéltala- Miroku y Sango intentaban apartar al peli plateado de la pobre chica que estaba asustada
    -te has vuelto loco- hasta el pequeño shippo intentaba ayudar sin mucho éxito
    -maldición- el hanyou libero a la chica que corrió a refugiarse a los brazos de la anciana –esa marca es de propiedad, le perteneces a Sesshoumaru-
    -en que sentido- preguntaba el monje
    -la ha elegido como su mujer-
    -pero Kagome es una humana- analizaba Shippo a sabiendas de la repulsión del príncipe de las tierras del este por los humanos
    -no lo se, yo no lo se- decía la joven mientras sobaba sus lastimados brazos
    -pues no se como pero la ha elegido- decía la anciana –bueno mañana lo hablaremos con más calma, Inuyasha ve a descansar tienes que cuidar ese resfriado, Kagome cámbiate de ropa y los demás a dormir- ordenaba la anciana sacerdotisa.

    La cabeza de todos estaba totalmente revuelta, Inuyasha maldecía por lo bajo que su hermano se atreviera si quiera a pensar en Kagome de esa forma, él era el único que tenía derecho a protegerla solo él y nadie más, maldita la hora en la que su hermano posó sus ojos sobre Kagome, tal vez y solo tal vez si ella le perteneciera en cuerpo a otro Sesshoumaru la rechazaría…

    -no es tan mala idea- murmuraba el chico esbozando una sonrisa maliciosa –solo tengo que convencerla de que se entregue a mi para borrar esa marca-

    Quiero dormir pero solo he estado dando vueltas y vueltas intentando encontrar una posición para poder descansar, pero solamente puedo pensar en los labios de Sesshoumaru, la fuerza de su abrazo, el solo pensarlo hace que mis mejillas ardan… estoy confundida pero de una cosa estoy segura ya no amo a Inuyasha me ha traicionado tantas veces, a veces me ve como amiga a veces como herramienta pero no más, tengo que ser fuerte y salir adelante por mi misma, dejar de auto compadecerme, nunca más volveré a ser una carga para nadie.

    -Kagome- escuchó como alguien me llama –Kagome sígueme- suena como la voz de Kykio

    Me levantó y comienzo a caminar, siguiendo aquella voz tal vez Kykio esta en problemas y necesita de mi ayuda a pesar de todo lo que ha hecho no puedo abandonarla ella es muy importante para Inuyasha, mis pasos me guían hasta la parte del bosque donde siempre se reunían Kykio e Inuyasha, la veo parada frente a un gran árbol recargada mientras sus serpientes le dan almas para que pueda moverse se ve muy mal.

    -Kykio ¿qué sucede?- le pregunto mientras me acerco a ella
    -Kagome necesito que me ayudes-
    -claro, después de todo tu eres muy importante para Inuyasha-
    -“así que no te ha contado mejor para mi”- se queda calla por un momento mientras me mira de arriba abajo, seguramente esta pensando porque la ayudo
    -y bien…-
    -acompáñame hay una cascada cerca de aquí-

    La ayudó a levantarse y comenzamos a caminar en dirección a la cascada que ella mencionó realmente no se que quiere de mi no creo que sea de mucha ayuda, no la veo lastimada ni nada solamente algo cansada, tal vez las almas ya no son suficientes para mantener su cuerpo hecho de barro y necesite que haga algo para ayudarle.

    -necesito que purifiques tu cuerpo, colócate bajo la cascada por favor pero con la menor cantidad de ropa por favor-
    -de acuerdo- retiró mis ropas para quedar solo en ropa interior y me meto a la cascada no se para que pero bueno ella es la sacerdotisa experimentada –está fría- digo mientras el agua cae sobre mi cuerpo y me estremece, hoy hay luna llena y se encuentra en su cenit supongo que tendrá alguna clase de relevancia que haga esto
    -es suficiente- veo como se mete al agua igual que yo y se coloca frente a mi –quiero un cuerpo nuevo y el tuyo es perfecto-
    -¿a qué te refieres Kykio?- esto no me gusta
    -Inuyasha no te lo dijo- sus manos rodean mi cuello cortándome la respiración –este cuerpo hecho de barro se esta descomponiendo y mi alma necesita un nuevo contenedor y como tu eres mi reencarnación eres la mejor opción-
    -au-xi-li-o- pido con la poca fuerza que me queda antes de caer en la inconciencia, siento como mi cuello palpita
    -gracias Kagome no te preocupes gozaré de tu cuerpo a conciencia con Inuyasha y el nunca lo sabrá-
    -quita tus manos de mi hembra, cadáver- grita Sesshoumaru
    -no te interpongas en mi camino-
    -no me gusta repetir las cosas-

    Kykio deja caer el cuerpo de Kagome al agua mientras sus ojos se afilan escudriñando al youkai que interrumpió aquel ritual.

    -así que el Príncipe de las Tierras del Este escogió como compañera a una simple humana- se burlaba la miko –y peor aún que esta enamorada de su medio hermano que gracioso-
    -largo de aquí si no quieres que te elimine-
    -esto no se va a quedar así ella me dará su cuerpo, quiero su cuerpo- grita Kykio mientras coloca sus manos sobre el pecho de la chica que se encontraba sumergida en el agua, el youkai se adelanta a ella y con un golpe de uno de sus látigos golpea a la mujer alejándola Kagome.
    -te lo advertí- antes de que la batalla se prolongará Sesshoumaru tomó a Kagome en sus brazos y desapareció en una pequeña esfera de luz
    -MALDITA SEA ESTUVE TAN CERCA- gritaba colérica la miko –me las pagarás Sesshoumaru tendré ese cuerpo y morirás viendo el rostro de la mujer que amas traicionándote- juraba la chica mientras sus serpientes la envolvían desapareciendo en la oscuridad de la noche.

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    Ese estúpido permitió que ese cadáver se acercará a ti para sustituir su cuerpo por el tuyo, estas completamente empapada y no llevas nada más que esa ropa pequeña cubriendo parte de tu cuerpo aunque es tentadora y de un color rosa que hace juego con tu piel, llegamos por fin a mi castillo no pienso dejarte de nuevo con ese inútil.

    -tu eres mía- murmuro a tu oído mientras abren las puertas del castillo –Necesito ropa-
    -¿para usted amo?- pregunta una joven youkai que mira recelosa el cuerpo de mi hembra
    -no ¿acaso eres ciega o estúpida?- pregunto molesto mientras la veo hacer una reverencia para disculparse -es para ella-
    -enseguida mi señor-
    -llévala a mi habitación, rápido-

    Me adentro en los pasillos contigo en mis brazos, puedo sentir tu respiración al menos no has muerto pero sigues inconciente, es la segunda vez que te veo así con tan escasa vestimenta tal vez la siguiente sea mientras gritas mi nombre envuelta en placer, sonrió de solo pensarlo, quién lo diría el Gran Sesshoumaru enamorado y de una simple humana, abro la puerta de mi habitación con algo de dificultad te recuesto en la mullida cama mientras mi sirviente me entrega un hermoso kimono negro con algunos detalles en plateado y un obi color azul cielo con plateado excelente se te verá hermoso además de uno más sencillo para que puedas dormir vestida

    -fuera de aquí no quiero que nadie me moleste-
    -si mi señor- sale haciendo una mueca de asco al verte, ya me encargaré de hacerle ver su lugar ahora solamente me encargaré de ti, comienzas a removerte en la cama en busca de calor, te coloco la yukata me quito mi armadura y me acuesto a tu lado mientras te abrazo, tu cabello esta húmedo todavía al parecer no se ha secado del todo supuse que con el viento al llegar hasta aquí lo haría en fin te abrazo y escondes tu cabeza en mi pecho.

    La mañana llego rápido, en aquella cama se podían ver dos figuras entrelazadas cubiertas por las
    colchas, el youkai comenzó a abrir sus ojos, de nuevo entre sus brazos Kagome dormía profundamente.

    -vamos despierta- la llamaba suavemente observando como se removía y apretaba más a su cuerpo para no despertar, una sonrisa casi imperceptible se formó en los labios del peliplateado –vamos tienes que comer-
    -5 minutos más- murmuraba la chica sin abrir los ojos y abrazando más al youkai
    -nada de eso despierta ahora- le regañaba
    -abajo- dijo la chica semi dormida suponiendo que se trataba de Inuyasha
    -no se que pretendes con eso- fue entonces que la chica despertó totalmente aún abrazando al youkai
    -¿Sesshoumaru?- preguntaba cohibida mientras intentaba separarse
    -así es Ka-go-me- deletreo su nombre para demostrarle que lo recuerdo
    -¿qué fue lo que sucedió?- preguntaba mientras intentaba separarse del ojidorado que no la soltaba haciéndola sonrojar
    -esa mujer llamada Kykio te ataco- le recordó el youkai
    -es verdad dijo algo sobre querer mi cuerpo y que Inuyasha estaba de acuerdo con ella- la veo morderse el labio para contener las lágrimas –pero no les voy a dar el gusto- dices mientras secas tus ojos que no derramaron ni una gota salada por ese inútil hanyou
    -¿qué piensas hacer?- pregunto, ella es mía tengo que saber que planea hacer
    -me volveré más fuerte, entrenaré y no les permitiré que se aprovechen de mí- dices decidida mientras aprietas tu mano alrededor de la tela de mi traje –arigato por salvarme Sesshoumaru-sama- dicen sonrojada provocando que te apriete más contra mi cuerpo, acerco mis labios a tu oído
    -eres mía- susurro y por primera vez te miro a los ojos, son de un hermoso color café
    -no puedes decidir por mi- me dices algo enojada –solo yo puedo decidir- me dices desafiándome
    -eso me gusta- le digo mientras rompiendo el contacto entre nuestros ojos, tu libero de mis brazos y me levanto –vístete para desayunar, saliendo de esta habitación al final del pasillo se encuentra el baño, cuando te encontré no llevabas nada encima- veo como te cubres con la colcha en señal de pudor con ello logras arrancar una sonrisa maliciosa de mis labios –así que te volví a vestir- mi voz suena sensual mientras te explico y tu rostro se ha puesto tan rojo eres muy graciosa, tomó el kimono que trajeron para ti y te lo entrego -deprisa Rin ya debe estar lista te esperaré aquí-
    -hai- contestas retirando las colchas de tu cuerpo y saliendo para asearte, mi elección ha sido la indicada, me recuesto otra vez en espera de que regreses, la cama aún guarda eres aroma a flores que desprendes y me embriaga cierro los ojos para disfrutar un poco de ese suave olor.

    No se que estará pensando Sesshoumaru pero no pienso volver a caer, nunca más me enamoraré de nadie solo me ha traído desgracias, pero si lo pienso me ha ayudado mucho estando cerca de él me siento protegida, llego hasta una gran puerta supongo que es el baño, hay varios youkais caminando por los pasillos muchos me miran extrañados y con repulsión, pero no me interesa abro las puertas y me topo con un lujoso baño, el agua esta caliente sin más retiro la yukata que me puso Sesshoumaru y me sonrojo de pensar que me ha visto solo en ropa interior. Me apresuró para bañarme, escucho la puerta abrirse y una joven youkai tiene una toalla.

    -salga del agua- me ordena, pero que se ha creído, salgo del agua y le arrebato la toalla y me cubro con ella –date prisa inmunda humana, tengo que vestirte no creo que puedas atar el obi tu sola- se burla de mi
    -no necesito de su ayuda, puede retirarse- le digo mientras comienzo a tomar la prenda interior del kimono junto con mi ropa interior
    -como quieras- sale del baño azotando la puerta
    -huuuuyyyy ¿quién se ha creído que es?- me coloco la prenda interior del kimono que es de un lindo color azul marino, me coloco el kimono es simplemente hermoso es negro con pequeñas flores de cerezo en color plateado doy gracias a que mi madre me enseño desde pequeña a atar un obi sino sería un verdadero problema, terminó de vestirme nunca había usado una prenda tan fina la seda y hermosa. Me dirijo a la habitación de Sesshoumaru y lo veo acostado en la cama con los ojos cerrados, la respiración pausada su cabellera plateada esparcida por la almohada simplemente hermoso el reflejo de un demonio que puede ponerte de rodillas con solo su presencia, con paso silenciosos me acerco hasta él y me siento en la cama a su lado.
    -Sesshoumaru-sama despierte por favor-lo llama suavemente y siento como una de sus manos jala mi cuello hasta quedar muy cerca de su rostro
    -¿ya estas lista?- siento su cálido aliento chocar contra mi rostro y solo atino a sonrojarme
    -hai-
    -bien vamos- me suelta y se levanta comienza a caminar a la puerta y yo solo lo sigo con la mirada baja aún siento mis mejillas arder.

    El youkai camina por los pasillos de su palacio seguido de la chica hasta llegar a un lujoso comedor donde se encontraba la pequeña Rin y Jaken en espera de su amo

    -buenos días Sesshoumaru-sama- la pequeña volteo a ver al invitado que seguía de cerca de su señor solo para encontrarse con la chica que la había salvado un par de veces -señorita Kagome- la pequeña corrió a abrazar a la miko –¿ha venido a visitarme?- preguntaba curiosa con una enorme sonrisa en su rostro
    -algo así pequeña- sonreía la azabache acariciando maternalmente a la pequeña
    -venga vamos a desayunar- tomó la mano de la mayor y la dirigió a la mesa para que se sentara a su lado.

    Los sirvientes veían con repulsión a las humanas, pero ninguno se atrevía a contradecir a su amo sabían que eso significaría la muerte y muchos apreciaban su vida, o por lo menos casi todos. La joven youkai que había visto la llegada de Kagome estaba perdidamente enamorada del príncipe de las tierras del este y no se detendría hasta conseguir el amor del mayor, veía con odio a aquella humana que se había atrevido a acercarse a su amo.

    -sirvan- ordenó Sesshoumaru, sacando de sus pensamientos a la joven youkai

    Comenzaron a comer, Kagome algo cohibida nunca había visto tanto comida junta a pesar de que estaba muy hambrienta mostró sus mejores modales para no molestar a su anfitrión y causar toda una conmoción que sería más que innecesaria, se levantó con gracia luciendo hermosamente el kimono y se sirvió un poco más de aquella comida por miedo a pedir que si le servían y provocara alguna clase de problema lo mejor era hacer las cosas ella y evitar situaciones bochornosas. La mirada de muchos se posó sobre ella se veía hermosa, cosa que no pasó desapercibida para la youkai que veía celosa la escena, cuando Kagome regresaba a su asiento le metió el pie provocando que la chica cayera de bruces frente a Sesshoumaru.

    -GOMENASAI- se disculpaba la miko intentando levantarse
    -si querías abrazarme solo bastaba con que me lo pidieras- decía coqueto el príncipe haciendo sonrojar a
    la miko y enfurecer a la joven youkai que perdió los estribos lanzándose a atacar a Kagome

    La arrancó de los brazos de Sesshoumaru quien no pudo reaccionar, la youkai comenzó a de destrozar el hermoso kimono de la chica dejándola expuesta frente a todos, los hombres se sonrojaron ante la desnudez de la chica repuesto de la sorpresa cubrió el cuerpo de su mujer abrazándola posesivamente.

    -LARGO TODOS, FUERA DE AQUÍ A EXCEPCIÓN DE YUKINARI- gritaba molesto el príncipe y la joven youkai cayó en cuenta de su error, el comedor se despejo Jaken jaló a la pequeña Rin para sacarla, su amo estaba muy molesto
    -gomensai Sesshoumaru-sama- pedía la chica haciendo una reverencia hincada en el piso
    -fuera de mi vista y de mis tierras si valoras tu vida-
    -pe pe pero Sesshoumaru-sama-
    -nada de pero te atreviste a tocar a mi hembra atente a las consecuencias-
    -Sesshoumaru-sama no es posible que haya elegido a una simple humana como su compañera- retaba la joven
    -no te importa a quien elija como mi mujer-

    Kagome veía la escena cobijada en los brazos del youkai, la estaba defendiendo no podía creerlo, Inuyasha la celaba si era cierto pero nunca la había defendido como su mujer, sus mejillas se tiñeron de rojo pero se atrevió a hablar despegándose un poco del mayor.

    -Yukinari-san a usted le gusta Sesshoumaru-sama ¿verdad?- preguntó la miko viendo la cara de sorpresa de la joven –es difícil aceptar que la persona que uno ama prefiera estar con alguien más, pero si en verdad amas a esa persona tienes que dejarla ser feliz- decía con una sonrisa algo triste –yo mejor que nadie puedo comprender como te sientes-
    -vamos Kagome hay que ponerte ropa- decía el youkai levantándose y levantando a la chica
    -¿qué sucederá con ella?-
    -tu decide-
    -Yukinari-san ¿desea quedarse?- preguntó Kagome
    -hai- decía entre sollozos la chica
    -bien entonces quédate- la joven miko sonrió mientras Sesshoumaru veía como se resolvía el problema, no era la primera vez que alguna de las youkais a su servicio decían amarle.
    -arigato Kagome-sama- decía la chica limpiando sus lágrimas y haciendo una reverencia
    -ehhhh no hay nada que agradecer-
    -Yukinari trae un nuevo kimono para Kagome, andando no quiero que más de mis hombres te vean casi desnuda -
    -sip- con una sonrisa en su rostro se abrazó al youkai y comenzaron a caminar hasta perderse en los pasillos del palacio
    -ella es una buena mujer para mi señor- murmuró la chica con una sonrisa, fue a recoger otro kimono para Kagome este era de color rojo como la sangre con un paisaje del bosque, las hojas cayendo eran en tonos naranjas, el obi era de color verde seco con algunos labrado en color dorado sin duda otra magnifica pieza que luciría genial en la miko.
     
    • Creativo Creativo x 1
  11.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Jhojhojho... nunca habia visto tension tras tension en una continuacion xD.

    Y yo que crei que Kikyo era buena, pero resulto ser una desquiciada por el cuerpo de Kagome u.ù. Lo bueno que la joven miko cuenta con la proteccion de Sesshoumaru, por que si nos atenemos a Inuyasha, pues... Kagome ya no seria Kagome, seria Kikyo con apariencia de su reencarnacion xD.
    Vaya, Sesshy es muy popular entre sus sivientes y todo un rompezacorazones, lo bueno es que Kagome tine un corazon TAN enorme, que todo perdona.

    Por ahi lei a Naraku, ¿este magnifico, hermoso, sadico y cruel villano saldra a escena? :*-*:

    Espero la continuacion pronto, que estes bien ^^
     
  12.  
    Damaia

    Damaia Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    23 Marzo 2008
    Mensajes:
    289
    Pluma de
    Escritora
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Koto, ya saldra Naraku ¿Creo? calmada

    Uhi, despues dicen que Kikyo es una Santa...pero mira que es bien macabra...
    Inuyasha es ciego o nose como se puede fijar en una @€~$%


    Sin animos de Ofender a sus Fan´s

    Yo reo que es Primera vez (Que yo e leido) que una Sirvienta ataca a la Mujer de Sessh, pero, como Siempre Kagome tan bondadosa la dejo quedarse

    Espero conti!!
     
  13.  
    PERVERSUS

    PERVERSUS Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    26 Agosto 2008
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritor
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Me hizo reír mucho la parte de que destroza su kimono, se me figuro que se lanzo como una gata salvaje jajajaja.
    Si es cierto lo que dice Kotono, falta el sexy de Naraku, el hermoso, el pechocho, el mero mero de la maldad jajaja, (Kotono gracias por compartirlo :))

    Pero ese Sexymaru me encanta eso de "su hembra" jajaja que chistoso y posesivo.
     
  14.  
    freak sakura

    freak sakura Guest

    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Muchas gracias por el apoyo que le han dado a mi historia, espero que les siga gustando como hasta ahora, quisiera pedirles de favor que si tienen alguna clase de duda me lo digan o si tienen algo que criticar con mucho gusto para que lo pueda corregir ^^

    saludos sakura-chan
     
  15.  
    freak sakura

    freak sakura Guest

    Título:
    Lágrimas en la Lluvia
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    8
     
    Palabras:
    4690
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Hola de nuevo chicas y bueno ya casi va a aparecer el malo maloso de la historia, no te desesperes Kotono que Dani tiene razón en este cap hace su aparición Naraku muajajajaja ya verán espero que este cap también les guste. Muchisimas gracias a Pervesus, Kotono y a Dani que siempre me dejan un lindo mensajito. Nos vemos en la continuación, kisses de chocolate para que se les endulce el día.

    CAP 4 “PACTO DE SANGRE”

    La mañana llegó a la cabaña, Inuyasha fue el primero en despertar, su fiebre había cedido y se sentía mucho mejor pondría en marcha su plan de conquistar de una vez por todas a Kagome, lograría borrar la asquerosa marca de su hermano del cuerpo de la miko aunque tuviera que recurrir a métodos sucios.

    -Kagome- llamo el hanyou a la chica buscándola por la cabaña, hizo tanto ruido que despertó a los demás moradores
    -¿qué sucede Inuyasha?- preguntaba el monje
    -no encuentro a Kagome-
    -tal vez salió- decía Sango
    -vamos a buscarlo- decía el zorrito

    Los chicos salieron de la cabaña para buscar a la joven maiko, Sango montó a Kirara para buscar desde el cielo a la chica mientras los chicos buscaban por el bosque, pero no había rastros de Kagome; el desarrollado olfato de Inuyasha lo guió hasta la cascada donde se percibía más fuerte el aroma de Kagome.

    -esta es la ropa de Kagome- decía el hanyou recogiendo la blusa de la chica y olfateándola –KAGOME- gritaba con todas sus fuerzas
    -Inuyasha ¿encontraste a la señorita Kagome?- preguntaba el azabache
    -no pero esta es su ropa no puede estar muy lejos-
    -seguramente tomó un baño- decía el zorrito desde el hombro del monje
    -pero no hay rastros de ella- decía Sango bajando de Kirara –tal vez le sucedió algo- decía preocupada la castaña
    -esto debe ser obra de Kykio- decía el peliplateado
    -espera, si la ropa de Kagome está aquí quiere decir que Kykio intentó el intercambio de cuerpo- decía el monje –esto sucedió ayer en la noche como no me di cuenta antes-
    -¿qué quiere decir Hoshi-sama?- preguntaba la castaña
    -ayer hubo luna llena, Kykio probablemente llamó a la señorita Kagome y la engaño para que entrara a la cascada y purificara su cuerpo- explicaba el monje –pero se necesita que el cuerpo este con el mínimo de prendas para que la purificación sea total, si la llamó debió haber sido cuando la luna se encontraba en su punto más alto-
    -¿eso quiere decir que tomó el cuerpo de Kagome?- preguntaba el zorrito preocupado
    -espero que Kagome se haya defendido- decía Inuyasha igual de preocupado que sus amigos
    -tal vez-
    -tenemos que buscar a Kagome corre peligro- decía Shippo
    -ese maldito cadáver no se detendrá- decía Sango molesta
    -pero no siento el aroma de Kagome cerca de aquí, alguien la debió haber ayudado- decía el hanyou –la marca- susurraba
    -que tiene que ver la marca- decía Miroku
    -la marca, cuando Kagome se encuentre en peligro si ella pide por auxilio se activa la marca y llama a Sesshoumaru- explicaba Inuyasha
    -¿tú marcaste a la señorita Kykio?- preguntaba Miroku
    -claro que no, yo sabía que ella me pertenecía a mí y a nadie más por eso no me vi en la necesidad de marcarla, pero en el caso de Kagome, Sesshoumaru no solo la marco en contra de su voluntad sino que también para evidenciar que era suya y aquel que osará a tocarla sufriría las consecuencias de su atrevimiento-
    -¿se puede borrar la marca?- preguntaba Sango
    -la marca puede ser sustituida si la mujer se entrega a otro youkai, pero eso provocaría un duelo por la hembra en cuestión o que alguno de los dos desistiera de ella- explicaba Inuyasha mientras caminaban de regreso a la cabaña

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    Kagome se había puesto el kimono que Yukinari le había traído, era igual de hermoso que el anterior, este era de color rojo como la sangre con un paisaje del bosque, las hojas cayendo eran en tonos naranjas, el obi era de color verde seco con algunos labrado en color dorado, pero sentía que era demasiado para ella, no se merecía que la trataran de esa manera solamente era una humana que había sido ayudada por Sesshoumaru, mientras ella se cambiaba el youkai se encontraba en la habitación dándole la espalda a la chica para darle un poco de privacidad no iba a dejarla sola en un castillo lleno de hombres que la veían lujuriosamente y como si fuera un juguete.

    -Sesshoumaru-sama- hablaba la chica
    -¿sucede algo?- volteándose para ver a la chica con aquel atuendo y realmente le quedaba mejor que anterior
    -quería pedirle un favor-
    -escucho-
    -podría entrenarme- pedía la chica mientras hacía una reverencia
    -¿por qué?- preguntaba curioso
    -deseo dejar de ser una carga, quiero ser más fuerte, no dejaré que Kykio se apoderé de mi cuerpo- decía decidida –además no pienso volver con Inuyasha, me traicionó de la peor manera- decía con la mirada baja y algunas lágrimas en sus ojos
    -Kagome- la llamó Sesshoumaru mientras levantaba la cara de la chica para verla a los ojos –te entrenaré para que te hagas más fuerte, recuerda que eres mi mujer- decía acercando su rostro al de la maiko
    -yo… no volveré a amar a nadie- decía la chica viendo fijamente los ojos dorados del mayor, mientras por sus mejillas resbalaban algunas lágrimas
    -eso ya lo veremos- contestaba secando las lágrimas y guardaba la distancia entre sus labios y los de la chica, nuevamente Kagome estaba sorprendida ante aquella caricia más sin embargo su cuerpo la traicionaba y disfrutaba de aquel contacto con los labios del youkai, le permitió el paso dentro de su boca, las lenguas danzaban en armonía con tal pasión contenida por parte de ambos. Se separaron lentamente sin decir nada más solo se miraban, la chica estaba totalmente confundida su corazón latía acelerado como si hubiera corrido un maratón, llevó sus dedos a sus labios los sentía calientes, los besos de Sesshoumaru sin duda alguna quemaban.
    -¿por qué?- volvió a preguntar la chica
    -ya te lo dije, me gustas no eres como los demás humanos que he conocido, eres fuerte y aguerrida en el campo de batalla no te dejas intimidar fácilmente, eso me gusta, pero al mismo tiempo eres amable con los demás incluso conmigo, no temes a mis reacciones-

    La chica se mantenía callada y con la mirada en el suelo, sus mejillas estaban completamente rojas, ofreciendo una imagen realmente seductora a los ojos del youkai, los labios ligeramente más rojos por el beso anterior, las mejillas sonrosadas por la vergüenza y su respiración agitada sumando a esos encantadores ojos color chocolate que destilaban inocencia y confusión en esos instantes, el cuerpo cubierto por aquel kimono rojo sangre ocultando aquella hermosa figura que un par de veces había podido admirar.

    -¿me entrenará?- preguntaba cohibida la chica
    -ya te dije que si, mi hembra tiene que poder valerse por si sola- decía con decisión mientras acercaba su rostro al de la chica –andando, necesito que cambies esas ropas, no pensarás entrenar así, solamente entorpecería tus movimientos-
    -arigato Sesshoumaru-sama- decía la chica con una sonrisa radiante
    -Sesshoumaru-
    -¿¿¿ehhh???-
    -solo Sesshoumaru, eres mi mujer no mi esclava- decía sin verla a la cara ocultando su sonrojo ante la sonrisa que le había regalado la joven miko
    -de acuerdo Sesshoumaru- decía la chica con una sonrisa

    La chica cambió sus ropas por unas parecidas a las de Sesshoumaru, unos pantalones ceñidos al cuerpo y una blusa de mangas anchas, llevaba una armadura con la imagen de un enorme perro lobo en el pecho, y para completar unos cómodos zapatos. Sesshoumaru veía embobado el cuerpo de la chica con aquellas prendas

    -¿es que acaso todo le queda bien?- se preguntaba el youkai mientras contenía las ganas de lanzarse sobre la chica y reclamarla como suya, esperaría hasta que ella se entregara a él por propia convicción.

    Estuvieron practicando, Sesshoumaru veía las habilidades de Kagome con el arco realmente era buena y la energía espiritual era muy pura tal y como la miko pero era lenta, tardaba en reaccionar pero era buena tomando decisiones bajo presión.

    -bien eres buena con el arco, pero te hace falta agilidad, reaccionas bien bajo presión y eso es bueno en el campo de batalla-
    -hai- decía la chica de rodillas en la grama respirando agitadamente por el ejercicio anterior
    -tengo algo que proponerte- decía el peliplateado acercándose a la chica
    -¿de que se trata?-
    -hay una forma en la que puedes mejorar tus habilidades, igualarlas a las de un youkai- explicaba Sesshoumaru de forma seria –pero para eso tendrías que hacer un pacto conmigo y tu existencia quedaría atada a la mía-
    -no entiendo-
    -tu vida estará ligada a la mía y a mis deseos, es decir si yo resulto herido de muerte la misma herida aparecerá en tu cuerpo si deseo que seas mía lo serás aunque tu mente no quiera tu cuerpo me obedecerá, si yo muero lo mismo te sucederá pero a cambio de ello recibirás los poderes que yo tengo-
    -de acuerdo- decía Kagome decidida
    -¿estas segura? ya no habrá vuelta atrás una vez que hagamos esto- sentenciaba el youkai como última advertencia
    -no me voy a arrepentir, prefiero entregarte mi vida a ti que a Kykio o peor aún a Inuyasha, ¿qué es lo que tengo que hacer?- Sesshoumaru tomó su muñeca e hizo un corte
    -bebe- le ordenó, Kagome tenía los ojos abiertos de la impresión pero hizo lo que le ordenaban y acercó sus labios a la herida y comenzó a beber de a poco la sangre que de ella emanaba, de pronto su cuerpo comenzó a palpitar y dejo de beber –esto dolerá un poco pero tengo que hacerlo- decía suavemente al oído de la chica mientras mordía el lugar donde estaba su marca pero ahora de forma más salvaje arrancando un grito de dolor de la chica.

    El cuerpo de Kagome comenzó a temblar en los brazos del youkai, su corazón palpitaba a mil por hora, sentía su cuello arder y aquella sensación se extendía por todo su cuerpo, Sesshoumaru la sostuvo fuertemente sabiendo lo que se venía, las mejillas de la chica comenzaron a sangrar dos cortes en cada una se hicieron presentes, su frente comenzó a sangrar también y una media luna se hizo presente, sus uñas se alargaron cual garras para después volver a su forma original y sus ojos se abrieron de sobremanera al sentir su cuerpo rasgarse de tal forma pronto sus ojos ardían de la misma forma se volvieron rojos como la sangre y cayó en la inconciencia.

    -eres fuerte- murmuró Sesshoumaru cargándola para llevarla dentro del castillo.

    Yukinari había visto todo desde una de las ventanas estaba asombrada de que aquella joven humana aceptara el atar su vida de tal forma a la de su amo, en definitiva no era cualquier humana, se apresuró a llevar una vasija con agua y vendas para limpiar las heridas sería una larga noche.

    Con cuidado retiro la armadura que usaste durante el entrenamiento, siento que hayas tenido que tomar esta decisión pero es lo mejor con ello podrás mejorar más rápido pero ahora no solo tendré que cuidar mi vida por mi sino también por ti, no quiero que nada te pase, se que es tonto pero despiertas ese instinto de protección del que mi padre hablaba cuando conoció a la madre de Inuyasha. Te veo revolverte en la cama gimiendo de dolor veo como Yukinari limpia tus heridas las cuales han dejado de sangrar pero eso es solo la mitad del proceso.

    -amo ya he limpiado todas las heridas de la señora Kagome- dice mientras recoge la vasija con agua mezclada con sangre… tu sangre
    -gracias puedes retirarte, que todos se alejen del castillo por esta noche, encárgate de informar a Jaken que se lleve a Rin lejos, no volverán hasta mañana en la mañana- le ordeno
    -entendido mi señor- hace una reverencia y sale del cuarto

    Me quito mi armadura y me acuesto a tu lado, te abrazo con fuerza para que no te muevas eso solo incrementa el dolor de tu cuerpo cambiando –tranquila todo estará bien aquí estoy- susurro a tu oído para calmarte y lo consigo respiras agitadamente pero ya no te mueves solo te aferras a mi –eres fuerte resiste solo un poco más-

    Es ahora, siento como tu energía espiritual emana de todo tu cuerpo y solo consigo abrazarte más, abres tus ojos por el dolor y gritas al sentir como todo tu cuerpo cambia con rapidez expulsas toda la maldad que absorbiste al beber mi sangre la estas purificando y soy consiente de que me puedes dañar pero no me voy a alejar te aferras a mi y lloras del dolor que eso te causa pero ya casi termina solo un poco más aguanta se que puedes hacerlo, tus ojos que antes eran marrones se tornan de color morado oscuro y las marcas en tus mejillas y frente adquieren el mismo color, en tu cabello aparecen mechones del mismo color.

    -Se-sshou-ma-ru- dicen entrecortadamente respirando agitada
    -tranquila ya todo terminó- te digo mientras acaricio tu cabello –ahora descansa-
    -no te vayas… por favor… no me abandones- murmuras mientras de tus ojos salen incontables lágrimas por el dolor
    -no me iré-
    -arigato- murmuras mientras duermes, estoy igual de cansado que tú, purificaste parte de mi energía durante tu transformación y al poco tiempo caigo presa del sueño contigo abrazada a mí.

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    -Naraku- llamaba Kykio entrando a una enorme cueva
    -mi querida Kykio ¿qué te trae por aquí?- preguntaba aquel extraño híbrido
    -vengo a ofrecer mi ayuda- decía la maiko
    -¿qué es lo que quieres a cambio?- cuestionaba Hakudoshi
    -un cuerpo de carne y hueso, quiero el cuerpo de Kagome- decía con una sonrisa sádica en los labios
    -ya veo, así que ese cuerpo de barro se está descomponiendo- comentaba Naraku mientras acariciaba la mejilla de la sacerdotisa de forma lasciva
    -así es por eso necesito un nuevo contenedor y que mejor que mi reencarnación- comentaba Kykio –puedo ayudarte a localizar los fragmentos que hacen falta y ayudarte a vencer al estúpido de Inuyasha y todos sus patéticos amiguitos-
    -muy bien, tenemos un trato, tu me ayudarás a librarme de esos estorbos y yo te ayudaré a conseguir el cuerpo de esa chica el cual espero también me dejes disfrutar- decía Naraku besando a la maiko
    -me parece muy buena idea-
    -fuera de aquí- decía Naraku a Kagura que observaba escondida al igual que Kana –Kykio y yo vamos a sellar nuestro pacto- decía con una mirada llena de lujuria
    -entendido- contestaban las extensiones mientras salían de aquella cueva seguidos por el pequeño Kohaku

    Aquella sociedad estaba sellada desde la primera vez que Naraku beso a la miko, sacaría provecho de esa sociedad necesitaba a Kykio para controlar a Inuyasha y controlando al hanyou controlaría a la otra chica y conseguiría los fragmentos que le faltaban y tendría completa la perla.

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    Inuyasha observaba la luna, no habían encontrado rastro de Kagome en todo el día, estaba preocupado por ella, tal vez Kykio había conseguido su propósito y había conseguido el cuerpo de Kagome puesto que desde entonces no había visto las serpientes cazadoras de almas de la miko.

    -espero que estés bien Kagome- susurraba el ojidorado
    -tienes que descansar Inuyasha- decía el monje posando su mano sobre el hombro del chico
    -no puedo dormir-
    -si estas agotado no nos sirves de nada- decía Sango junto a la fogata –Kagome-chan te necesita al 100%-
    -ya verás que ella está bien, si lo que dijiste de la marca es verdad, seguramente Sesshoumaru la salvó- exponía Miroku intentando tranquilizar al chico
    -eso es lo que me preocupa, tal vez le haya hecho algo- decía molesto el hanyou sintiendo una opresión en el pecho –sino hubiera sido tan estúpido para haberme dejado engatusar por Kykio nada de esto habría ocurrido-
    -el hubiera no existe Inuyasha, ahora descansa- decía el monje recostándose en la hierba junto a Sango y Shippo.

    OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

    La mañana llegó Sesshoumaru fue el primero en despertar, sentía su cuerpo adolorido por la noche anterior pero había valido la pena, observó que Kagome aún dormía con cuidado soltó el cuerpo de la chica e hizo por apartarse de ella para ir a buscar algo de comer seguramente despertaría con hambre después de todo no había comido nada el día anterior, pero no pudo separarse la joven miko se aferraba con tal fuerza a su cuerpo como si temiera quedarse sola.

    -despierta Kagome- la llamaba suavemente
    -no me dejes por favor- pedía la chica entre sueños
    -no me voy a ir a ningún lado vamos despierta ya es hora tienes que comer-

    Comenzó a abrir sus ojos sin soltar el agarre del cuerpo del youkai, sentía el cuerpo pesado y algo distinto pero no estaba segura de que

    -buenos días- saludo con una sonrisa la chica
    -¿cómo te sientes?- preguntó el peliplata algo preocupado
    -mi cuerpo me duele, ¿qué fue lo que sucedió?-
    -tu cuerpo se transformo, lo que hicimos se conoce como Pacto de Sangre, yo ofrezco mi sangre para que tu cuerpo posea las habilidades que yo poseo pero a cambio de eso tu vida estará atada a la mía y a mis deseos no podrás huir de mí a menos que yo lo desee-
    -entiendo- decía la chica con una sonrisa –arigato Sesshoumaru- con suavidad besó la mejilla del youkai haciéndolo sonrojar ligeramente
    -espera aquí mandaré por comida, tienes que descansar un poco más hasta que tu cuerpo se acostumbre-
    -hai- decía la chica con una sonrisa y sus ojos morados destellando de alegría por las atenciones recibidas
    -bueno pero para ello necesito que me sueltes- decía coqueto el youkai al oído de la miko
    -go-gomenasai- se disculpaba soltando al mayor con un sonrojo cubriendo sus mejillas

    El ojidorado salió de la habitación dejando a una desconcertada Kagome, ella había elegido ese destino se había atado a Sesshoumaru, pero había algo que le molestaba siempre que estaba junto a él su corazón latía rápidamente, entre sus brazos se sentía protegida y dudaba de su cuerpo estando junto a él, las dos veces que la había besado ella le había correspondido,

    -¿cuál es el misterioso poder que ejerce Sesshoumaru en mi?- pensaba la chica mientras entraba a la habitación Yukinari con una bandeja de comida y tras ella venía otra youkai con un kimono.
    -mi señora buenos días- saludaba Yukinari con una sonrisa –le traje el desayuno mi señor esta con Rin en el comedor- explicaba la chica colocando la bandeja en las piernas de Kagome
    -pensé que desayunaría conmigo- murmuraba triste la chica
    -el amo me pidió que le ayudará a asearse y a cambiarse puesto que esta débil por la transformación- explicaba la chica –mi señora es muy fuerte- decía con una sonrisa
    -¿por qué lo dices Yukinari-san?-
    -no había visto nunca que algún humano resistiera el Pacto de Sangre con mi amo-

    Kagome comía su desayuno mientras la youkai le explicaba todo acerca del pacto, le mencionó los cambios que había sufrido su cuerpo no solo físicamente sino también en sus habilidades de combate, con un pequeño espejo le mostró las marcas moradas en sus mejillas y la media luna en su frente, los hermosos ojos color morado que tenía ahora y hasta los reflejos en le cabello. La ayudó a ponerse de pie para que se aseará y con cuidado la vistió con un kimono color morado este tenía unos hermosos narcisos blancos en la parte baja, el obi era de color negro sin ninguna clase de grabados sin duda el más serio de los tres kimonos que había usado, Yukinari ató su cabello en una coleta alta y colocó un hermoso prendedor en forma de narciso.

    -Yukinari-san muchas grcias-
    -no hay de qué mi señora- decía la chica haciendo una reverencia –mi señor vendrá en un momento- saliendo de la habitación
    -arigato- decía la joven miko esperando la llegada del mayor, se sentó en el borde de la ventana admirando el paisaje que ofrecían las tierras del este.
    -¿te sientes bien?- preguntaba el youkai al ver a la chica viendo el paisaje
    -si, mejor que nunca- dijo con una sonrisa enmarcada por aquellas marcas en sus mejillas
    -lo siento- se disculpó el peliplata para asombro de la miko, mientras acariciaba las mejillas de la chica y aquellas marcas, Kagome cerró los ojos y dejó descansar su cabeza sobre aquella cálida mano.
    -no hay nada de que disculparse, yo sola elegí este camino y no me importa atar mi vida a ti- confesaba sonrojada la chica
    -veras que haré que te enamores de mi, juro que te haré olvidar todo el daño que te causó el imbécil de Inuyasha-
    -arigato Sesshoumaru- con delicadeza se levantó del marco de la ventana y acarició el rostro del youkai, se paro en la punta de sus pies y beso suavemente aquellos labios, sin duda los besos de Sesshoumaru quemaban pero era un fuego en el que ella quería consumirse.
     
  16.  
    Kotono

    Kotono Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Julio 2006
    Mensajes:
    1,069
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Shit O.O!

    Me ha encantado el asunto del "pacto" (aunque medio vampirezco x'D), es intersante ver que Sesshoumaru se comporta un tanto raro owo y que gracias al pacto, ya no habran violaciones... ToT Ok, no xD. Me imagino a Kagome y de seguro chorrea belleza hasta por los codos :envidia:

    Naraku... :*-*:! Aunque parece que tuvo una noche mata pasiones con Kikyo... pero, no importa, el sigue siendo genial y esta usando a la Miko Jhojhojho.

    Inuyasha... te o-d-i-o ¬¬. Seria buena idea, que cuando la encuentre, se libre una batalla contra ella y lo haga comer polvito :cosita:

    En fin, continua pronto y asi =)
     
  17.  
    PERVERSUS

    PERVERSUS Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    26 Agosto 2008
    Mensajes:
    115
    Pluma de
    Escritor
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Muy lindo final para esta continuación.
    Bueno que puedo decir "me encanto" O.o jamás creí que todo esto fuera a pasar, no sabes el gusto que me dio que quedará ligada a Sexymaru, Kagome.

    Mua ja ja ja of cof ja ja ja ja ja *pudrete Perversus y deja de joder.

    como te decía estuvo excelente y ahora si que sufra Inuyasha.

    ¡OH NARAKU! Señor de la noche y mis tentaciones, al fin apareciste y seguro que tendrás maldad para rato. *O*

    Bueno freak sakura linda, ojala continues muuuy pronto, te seguiré ToT

    ¡Au revoir!
     
  18.  
    Damaia

    Damaia Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    23 Marzo 2008
    Mensajes:
    289
    Pluma de
    Escritora
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Ves que no es Santa la Kikyo esa...:>_<:
    No digo que entregarse a Naraku sea malo (Mas bien quien no quisiera)
    Y el tarado de Inuyasha que no la marca...
    Que bonito, los dos estan atados :dindo: (Sessh y Kag)
    No quiero esperar una Semana para tener conti ::L:
    Tiene Razon Kotono...

    PD: Sin animos de Ofender a los Fan´s de Kikyo e Inuyasha
     
  19.  
    silvy sama

    silvy sama Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    5 Agosto 2008
    Mensajes:
    211
    Pluma de
    Escritora
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    Mala Kikyo es muy mala ToTToT mira que hacer daño a Kagome de esa manera
    Inu un consejo la proxima vez no te fies tanto mira lo que te ha pasado por fiarte xDxD
    Kagome has hecho una decisón más que correcta :P:P
    Es estúpendo a mi si me gustaria estar atada a mi Sessho 4ever de verdad ¡ahh! si es que de solo imaguinarme eso no se me da algo :P
    Besos
     
  20.  
    SARITZ

    SARITZ Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    23 Noviembre 2007
    Mensajes:
    287
    Re: Lágrimas en la Lluvia

    HOLA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    AMIGA!!! ESTOS CAPÍTULOS TUYOS ESTÁN DEMASIADO BUENOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! .*.*.,
    OMG!!! COMO SE TE OCURRE DEJARNOS EN ESA PARTE??? POR KAMI QUE ESTE
    FIC ESTA QUE ARDE!!! .jojojo., ME GUSTA MUCHO QUE KAGOME QUIERA SER
    MAS FUERTE, SOBRE TODO AHORA QUE KIKYO Y NARAKU SE ALIARON PARA
    ROBAR SU CUERPO, PERO LO QUE NO SE VAN A ESPERAR ES QUE KAGOME Y
    SESSHOMARU HAYAN HECHO EN PACTO DE SANGRE!!! .*.*. WOW ESO ESTUVO
    SUPER EMOCIONANTE, ADEMAS ME PARECIO MUY ORIGINAL QUE TU DIJERAS
    QUE KAGOME QUEDO DEMASIADO DELBIL POR LA TRANSFORMACIÓN, PUES POR
    LO GENERAL EN LOS FICS QUE YO HE LEÍDO, KAGOME SIMPLEMENTE CAMBIA
    COMO SI NADA .cool.....AMIGA!!!! NO SABES LO EMOCIONADA QUE QUEDE CUANDO
    LEI "
    -veras que haré que te enamores de mi, juro que te haré olvidar todo el daño que
    te causó el imbécil de Inuyasha-
    -arigato Sesshoumaru- con delicadeza se levantó del marco de la ventana y acarició el
    rostro del youkai, se paro en la punta de sus pies y beso suavemente aquellos labios, sin
    duda los besos de Sesshoumaru quemaban pero era un fuego en el que ella quería
    consumirse."
    .*.*., SESSHOMARU SE NOTA QUE DE VERDAD LA QUIERE
    MUCHOOO, DE NO SER ASI NO CREO QUE SE HUBIERA TOMADO TANTAS
    MOLESTIAS CON UNA HUMANA ¬¬, SIN EMBARGO LO HA HECHO, Y AL PARECER A
    KAGOME NO SE LE HACE PARA NADAAAA INDIFERENTE (ufff y es que quien se
    puede resistir a los encantos de sexymaru??? .n u n.), BUENOOO~ POR AHORA SOLO
    ME QUEDA ESPERAR QUE PUEDAS PONER LE PRÓXIMO CAPITULO!!!!! .plz *.*.

    TE DESEO SUERTE Y MUCHOOOOO ANIMO!!! .cool.

    .bye.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso