Jueves por la tarde

Tema en 'Relatos' iniciado por Glenda Garson, 14 Octubre 2010.

  1.  
    Glenda Garson

    Glenda Garson Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Enero 2004
    Mensajes:
    232
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Jueves por la tarde
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    587
    Jueves por la tarde

    Para el concurso We <3 Drabbles.
    Esta vez andaba más ligera. Descripciones más livianas.
    Espero se entienda, andaba con esta idea hace unos días y por fin tuve tiempo para concretarla.

    Palabras: 496 + Título


    ---

    Jueves por la tarde.

    —Cariño, ¿dónde dejaste el cenicero?
    —Donde siempre.
    —No está ahí, Martín, no está.
    —¿No está? ¿Segura?
    —Claro que estoy segura —revisó nuevamente con las manos en caso de que efectivamente estuviese equivocada—, más que nunca.
    —¿Qué hacemos entonces? ¿Cómo se lo diremos a los niños? Carmen, esto es grave.
    —Lo sé, lo sé. Quizá se lo llevó el perro.
    —¿Cómo que se lo llevó el perro? ¿Para qué le sirve un cenicero al perro?
    —No sé, no sé, no me preguntes a mí, pregúntale a él si tanto te interesa. Ni idea si fuma o no, pero si es así más le vale que lo devuelva ahora mismo.


    Martín se levanta del sofá enfurecido, se dirige hasta la escalera y sube uno por uno cada escalón pronunciando un estruendo con cada potente paso. Una vez arriba, estira sus manos empujando la puerta que se hallaba frente suyo.


    —El cenicero —exclamó cortante, esperando la respuesta del animal que yacía recostado boca arriba sobre la cama, con los audífonos en sus oídos emitiendo aquella musiquita infernal a más no poder.


    Impaciente, Martín se le acerca y le arrebata aquella cosita metálica que parecía ser la fuente de todo aquel caos que consumía los pensamientos de aquel.


    —¿Qué haces? ¿Por qué…? —inquirió desesperado al ser desconectado de aquella maquinita de sonidos.
    —¡El cenicero!
    —Sí, sí, lo tengo, no es necesario gritar. No soy sordo —mencionó con disgusto, sumido mentalmente en la repetición constante de esa melodía pegajosa, a modo de consuelo.


    El perro se incorporó y murmurando aquel ritmo incesante, se dirigió a un cajón de dónde sacó tan preciado artefacto.


    —Aquí tienes tu cenicero. De nada.


    En tanto Martín se marchó, se recostó nuevamente sobre su lecho, esta vez con una pantallita y varias teclas al alcance de sus patas. Ahora la música se escuchaba libremente y llegaba sin mayor intermediario hasta sus oídos.


    Carmen esperaba angustiada en la sala. Todo su tiempo, trabajo, toda su vida invertida en aquello, y ahora desaparecía sin más. Qué desgracia más grande. Oh, Dios, por qué os castigáis de esa manera… Por qué.


    Martín llegó a su lado con el cenicero entre las manos. Los ojos de Carmen volvieron a brillar, sintiendo su corazón latir nuevamente. Sin pensarlo dos veces, llamó a los niños. Martín los vio arrastrándose con dificultad. Se les acercó conmovido y los empujó hasta dejarlos justo enfrente del sofá, para luego sentarse junto a su esposa con una sonrisa satisfecha.


    Carmen encendió un cigarrillo al igual que Martín. Ambos, finalmente, se hallaban listos para compartir en familia. Con la mano desocupada, Carmen extendió un pequeño cuadrado plástico y con el dedo pulgar marcó una protuberancia en la superficie, provocando que una secuencia de imágenes desfilara ante sus ojos. Ambos observaban con sumo interés a su cuadrado, plano e impecable hijo, transmitir junto a su hermano la perfecta realidad de Antonio y Paola, aquella que desearían para ellos, pero que de todos modos sabían, no poseerían nunca.
     
  2.  
    Vintage Bomb

    Vintage Bomb Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    5 Noviembre 2006
    Mensajes:
    823
    Pluma de
    Escritor
    Re: Jueves por la tarde

    Uh, tengo que competir contra esto? OTL
    A riesgo de sonar spamera, me pareció sumamente copado, tal vez habría puesto ese "Por qué" entre signos de pregunta, o tal vez admiración. Pero en serio, muy muy muy copado.

    Ah, y en "—Claro que estoy segura —revisó nuevamente con las manos en caso de que efectivamente estuviese equivocada—, más que nunca." cuando no describen la forma en la que se emite lo dicho, la primera palabra de la aclaración va con mayúscula, así que acá ese "revisó" debería haber sido "Revisó".
    Si no me expliqué bien, hay un señor topic mucho más claro en el taller.
     
  3.  
    Lady Kyros

    Lady Kyros Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    5 Julio 2005
    Mensajes:
    986
    Pluma de
    Escritora
    Re: Jueves por la tarde

    Mmm no lo entendí. x,D

    Pero la lectura me resultó fluída y el hecho de que el mundo parezca estar de cabeza me hizo gracia, lástima que no alcancé a comprender del todo lo que ocurría.

    Creo que tienes un error en los tiempos verbales de la narración y de los diálogos. =/ Porque describes en presente y "hablan" en pasado.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso