Juego de supersticiones

Tema en 'Relatos' iniciado por Heros, 23 Septiembre 2010.

  1.  
    Heros

    Heros Usuario VIP

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2005
    Mensajes:
    2,444
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Juego de supersticiones
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    716
    Juego de supersticiones

    Como todos los viernes, mi amiga me hablaba con su habitual tono para comentar las últimas obras y ensayos literarios que había leído durante aquél mes. Tras tomarnos el café de turno, la conversación se detuvo cuando vi con curiosidad a un pequeño grupo de personas saliendo de un bar, que se encontraba en el otro extremo de la calle.

    — ¿Te llama la atención, verdad? No es para menos, ese local es bastante conocido por cierta singularidad.

    —¿Cuál?

    — Ese lugar es conocido por las bebidas que te sirven. Tres camareros te sirven tres licores: una es la solicitada y las otras dos gratuitas; no obstante, y a pesar de saber que son diferentes, una vez servidas en el vaso son casi imposibles de diferenciar. Aunque parezca algo muy bueno para el cliente, no lo dudo, hay que tener mucho cuidado. Cada bebida representa un deseo y, dependiendo de la cantidad servida en los recipientes, tendrás suerte o desgracias. Nadie sabe lo que el azar ha decidido y no se puede cambiar.

    Observé con curiosidad la cervecería. No tenía nada de especial la fachada, no parecía destacar sobre los demás locales. No podría saber en qué tipo de negocio consistiría si no fuera por un viejo cartel con unas letras descoloridas, que recordaba los gloriosos años pasados, con el nombre del local. Según había oído, el antiguo propietario había muerto y se lo habían comprado unos extraños forasteros, que rara vez se dejaban ver.

    — Mira atentamente a aquel joven de cabellos dorados que acaba de salir de ahí. No ha tenido suerte con las bebidas elegidas, le dieron poca cantidad de todo. Sufre por todas las consecuencias que le ha perseguido el destino tras tomar esos tragos: fue despedido de su trabajo y ahora vive en la ruina; su coche y su casa fueron embargados, ya no tiene nada. Él estaba en vísperas de casarse pero descubrió que le era infiel con un viejo amigo. Antes era muy popular entre sus amigos, quienes esperaban que les invitara a cualquier divertimento, pero ahora le han abandonado por su sino. Ahora es una sombra de lo que era antes.

    — ¿Y no puede volver a intentarlo? –pregunté sorprendido por lo que me acababa de contar; no podía creer que no fuera más que casualidad.

    — No, no puede. Otra característica es que la misma persona no puede ingerir dos veces la bebida. Aunque he escuchado perversos rumores sobre la posibilidad de tentar a la suerte si les das algo no material y que sea muy personal, quién sabe de qué se trata y si es o no verdad.

    Mi imaginación voló al oír esta última frase. ¿A qué se refería exactamente? La historia había adquirido forma entre una leyenda urbana y una de terror. Si fuera así, pensé, lo más absurdo sería suponer que esa cosa personal no sería nada más ni nada menos que el alma, pero quizás habría otras posibilidades: ¿renunciar a un amor o quizás a un provechoso trabajo? Todo era demasiado absurdo para creer en tales posibilidades. ¿Cómo podía creer en esto?

    — Veo que eres bastante incrédulo con lo que te estoy diciendo. Ahora fija tu mirada en aquella otra persona de pelo canoso y que porta una chaqueta con amplias hombreras. Es el caso contrario del anterior. Su vida era muy mediocre, no destacó en nada ni tampoco era persona que fuera atractiva para los demás. Un día fue a ese sitio tras escuchar estos chismes que te he dicho antes para tentar a la suerte. Como puedes ver, su vida cambió radicalmente. Ahora posee todo lo que quiso y está orgulloso de ello.

    — Qué historia más curiosa, pero no creo que sea verdad – dije incrédulo.

    — Quién sabe, pero no es bueno tentar a la suerte. Es un alto precio a pagar si intentas beber sus licores conocidos por Deseos, y que se llaman por separado: Amor, Dinero y Amistad. Personalmente, creo que no es más que publicidad y que sus únicas bebidas se llaman Confianza y Superstición, ¿no crees?

    Sonreí por la ironía de mi interlocutor al burlarse de todo aquello que jugaba con las creencias ciegas de la gente y con la explotación de aquello. Ciertamente, todo consistía en la confianza y eso es lo que nos guiar nuestras vidas.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    Yin Meng Kikyo

    Yin Meng Kikyo Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    47
    Pluma de
    Escritora
    Re: Juego de supersticiones

    Me encanta su forma de escribir. Es como la brisa con aroma marino (?) que envuelve serenamente.
    Y tiene bastante razón el dicho de la historia.

    Sin más, sweet dreams.
     
  3.  
    Kobato

    Kobato Guest

    Re: Juego de supersticiones

    Muy buen escrito, estaré atenta a leerte seguido, y cuando públiques espero me mantengas al tanto :). Fue bastante entretenido.

    Saludos.
     
  4.  
    Quelconque

    Quelconque Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2004
    Mensajes:
    791
    Pluma de
    Escritor
    Re: Juego de supersticiones

    Hermosísima metáfora.

    Me agradó la aclaración de qué es lo que contienen las bebidas: a uno le puede tocar más confianza y así poder lograr lo que se propone aún teniendo los mismos o menores medios que otros que les toca pura superstición y nada hacen por llano temor a lo supuestamente predicho.

    Casualmente, quien nada tiene es quien se ve forzado a ser más creativo, más impulsivo y quien todo lo tiene simplemente se estanca, cosas que pasaron aquí.

    Me gustaría saber qué pasaría si: 1) alguien se atreve a desafiar a la cantidad de superstición servida 2) entra alguien que nada tiene, le sirven la confianza hasta desbordar el vaso y de todos modos se resigna a seguir igual.
    Mismo caso, pero polarizado.

    Muy entretenido, muy interesante, as always.
     
  5.  
    Lucy san

    Lucy san Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    4 Junio 2011
    Mensajes:
    51
    Pluma de
    Escritora
    Creo que dejas plasmada una buena burla hacía la superstición y el justificar las acciones y hechos con ella.

    El protagonista lo entiende, el beber cualquier tipo de sustancia no fue la verdadera causa de los males o bienes de los clientes, tan solo sus acciones pueden justificar el desenlace de su vida.

    Aunque la superstición también es una causa para atraer ciertas cosas; si bebes alguno de esos tragos y te dicen que fue bueno, inevitablemente vas a pensar que tienes una buena racha y por eso te vas a esforzar más pensando plenamente en que todo va a salir bien, es la fuerza de atracción del universo, si uno piensa positivamente las cosas buenas llegan no por que exista la suerte sino porque excusamos el esfuerzo con la mencionada.

    Del mismo modo la personas pesimistas no lo son porque les va mal, les va mal porque son pesimistas.
    Creo que lo mejor sería probar esas bebidas y si te sale algo bueno es ganancia y si no pues todo queda igual.

    Saludos.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso