1.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Jefe de mi corazon
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    5174
    Inuyasha es jefe y propietario de una empresa, es un joven de 23 años viudo con una hijita chiquita de 24 meses, la cual solo tiene ojos para ella; es un rompecorazones pero el solo quiere una mujer que lo ame tanto a el como a su hija. Kagome es una joven hermosa prodigio con un iq de 300 puntos de dieciocho años que termino la escuela desde antes por su ingenio; siempre le hace caso a la logica cerebral. Ella entra a trabajar en las empresas de inuyasha. El quiere que ella se fije en el y sea su mujer y nueva madre de su hija; pero ella dice que no tiene interes; pero descubrira que la verdad es lo contrario.

    Capítulo 1.-

    Empezaba un día nuevo en la vida de Inuyasha Taisho; un joven de 23 años de edad; guapo, con cuerpo musculoso y atlético, ojos dorados y cabello largo color negro, estuvo casado antes por un año a sus veintiuno con una mujer llamada Kikio Satsumoto; pero su esposa lo engañó pues ella le mostro una faceta dulce y tierna que lo engatuso, pero al tiempo de casarse se dio cuenta que eso era una pantalla; pues la faceta real de Kikio era de una fría, soberbia, ambiciosa y codiciosa mujer capaz de hacer lo que sea por conseguir lo que quiere sin importar si afecta a los demás, que solo se fijó en el por dinero; el en cuanto se dio cuenta de su engañó inicio trámites de divorcio; pero no pudo separarse de ella en su tiempo porque se embarazo de su hija.

    Él estaba feliz de la noticia pues creía que con un bebe se resolverían sus problemas; pero Kikio no, ya que consideraba a la criatura un estorbo y una ruina a su figura; incluso amenazaba y chantajeaba a Inuyasha con abortar al bebe si no le daba lo que quería; pero el inicio unos trámites con su abogado de ponerla bajo arresto si se atrevía a ir a un hospital para abortar a su bebe, además de que le dieron el permiso de divorciarse de Kikio en cuanto él bebe naciera y el tuviese su custodia. Cuando ya casi era tiempo de que su bebe naciera; Kikio se había escapado con un amante, pero tuvieron un accidente automovilístico y ambos fueron heridos; los médicos le practicaron cesárea a Kikio para salvar al bebe, que resultó ser una hermosa niña que nombro Shiori Taisho, quien era viva imagen de él, tenía su mismo cabello negro y ojos dorados, pero no pudieron hacer más por Kikio; pues perdió tanta sangre que acabo por fallecer al igual que su amante.

    Desde entonces, solo se dedicó cuerpo y alma a criar a Shiori el solo, siendo padre soltero y viudo. Las mujeres se fijaban en el por su dinero; pero las rechazaba firmemente. Pero a veces pensaba que su pequeña necesitaba una buena madre y él una esposa mejor, pero en ese tiempo fue imposible hallarla.

    -Buenos días papi, despierta.- dijo la pequeña Shiori al entrar a la habitación de su padre en la mañana; se sube a la cama de Inuyasha y se pone a brincar en ella, despertando por completo a su papa. Ella era una pequeña muy alegre de dos años; era la luz y alegría de Inuyasha.

    -Buenos días, mi pequeña Shiori.- dijo Inuyasha al levantarse medio adormilado, con sus ojos dorados a medio abrir y su cabello negro revuelto. La pequeña Shiori solo se rio de él.

    -De que te ríes Shiori?.- pregunta Inuyasha confundido.

    -Te ves chistoso papi.- dijo Shiori al estar sentada a un lado de Inuyasha.

    -Bueno; ve a cambiarte para desayunar e irnos al trabajo.- dijo Inuyasha al besar su cabecita; Shiori se va a su habitación, mientras que él se levanta de la cama; demostrando que solo estaba en bóxer negro, mostrando su cuerpo bien formado con un vientre a cuadros y pecho fuerte. Se baña y se pone un traje negro con camisa blanca y corbata negra. Va a la cocina donde Shiori lo estaba esperando mientras sacaba unas cosas de la alacena; ella tenía un vestidito rosa y zapatos negros; se dejó su cabello negro suelto.

    -Podemos desayunar panqueques, papi?.- pregunta Shiori al verlo con ojos dorados bastante ilusionados y alegres.

    -Claro pequeña.- dijo Inuyasha al cargarla y besarle su mejilla.

    -Maldita Kikio; no te perdono tus engaños. Lo único bueno que hiciste en tu vida fue darme a mi hija Shiori.- pensó Inuyasha de inmediato. Se pone a hacer el desayuno tranquilamente; cuando termino sirvió el desayuno en la mesa, pone a Shiori en su sillita especial y desayunan tranquilamente.

    Cuando acaban, se preparan para ir al trabajo de Inuyasha; él trabajaba en las empresas “Shikon”, la cual fue herencia de su padre; él era uno de los dueños y vicepresidente; ya que su hermano mayor Sesshomaru era el presidente de la empresa.

    -Que hacen esos señores, papi?.- dijo Shiori al apuntar a la casa vecina; ellos vivían en un lujoso residencial; y a lado de su casa había movimiento de mudanza.

    -Es que alguien va a vivir en esa casa Shiori; mejor metete al auto para irnos; porque si no, tu tío Sesshomaru me llamara la atención por llegar tarde.- dijo Inuyasha al ponerla en su asiento de seguridad en la parte de atrás y abrocharle su cinturón.

    ////////////////////////////////////////////////////

    Llegan a tiempo a la empresa de Inuyasha; y después de dejar a Shiori en la guardería y aguantar las insinuaciones de las mujeres se va a su oficina a trabajar tranquilamente; a la hora de almorzar fue por su hija para comer fuera. Cuando regresaron fue llamado a juntas por Sesshomaru. Su hermano era parecido a él; con cabello negro y largo, ojos dorados; solo que era más frio y le llevaba tres años más; así que él tenía 26. Era felizmente casado con Rin Kido y tenían un hijo de la edad de Shiori llamado Ryu.

    -En un momento voy; solo deja que lleve a Shiori a la guardería.- le responde Inuyasha.

    -No será necesario Inuyasha; puede quedarse con nosotros; ahí estará también mi pequeño para que jueguen.- le responde Sesshomaru frio; aunque no lo mostraba, apoyaba bastante a su hermano con Shiori, y estuvo para el cuándo sucedió lo de los engaños de Kikio y cuando nació Shiori; él quería mucho a su sobrina.

    -En serio ahí esta Ryu, tío?.- dijo Shiori muy feliz.

    -Así es pequeña; ve a jugar con el.- dijo Sesshoumaru.

    -Mi pequeña tan feliz; a pesar de que la pario una malvada mujer.- dijo Inuyasha.

    -Pero eso fue hace dos años; eres viudo y padre soltero. No crees que sea tiempo que busques a una mujer diferente para que sea tu esposa y a la vez madre de Shiori?.- le dice su hermano al entrar a juntas.

    -Sabes que me interesa una mujer que quiera a mi hijita y a mí a la vez; no una que solo me busque por dinero. Si no la encuentro y tengo que seguir siendo padre soltero así será.- dijo Inuyasha; entran a juntas, donde estaban los demas ejecutivos: Miroku y Kouga Higurashi; Miroku era ejecutivo encargado de producción. Tenía cabello negro y ojos azules, era el mejor amigo de Inuyasha. Kouga es ejecutivo encargado de Ventas; tenía cabello negro en una coleta alta y ojos verdes, a diferencia de Miroku, no se llevaba bien con Inuyasha. El y Miroku son primos de la misma edad de Inuyasha.

    -Y bien para que nos convocaron?.- pregunta Kouga.

    -Pues sabrán; el puesto de diseñadora esta vacío desde hace tres semanas y ya nos urge una empleada que lo ocupe de inmediato; pero saben que ella debe ser inteligente, capaz de hacer su trabajo y saber del tema, además de ser comprometida con el trabajo. Si no contratamos una pronto, nos iremos abajo; así que acepto sugerencias.- dijo Sesshomaru. Cuando Sesshomaru dijo las características; Miroku y Kouga se les ilumino el rostro y hablaron algo entre sí.

    -Si conocen a alguien díganlo; no lo guarden en secreto.- dijo Inuyasha.

    -Verán; aquí Miroku y yo conocemos a la diseñadora perfecta; ella es mi hermana menor; pero es una buena diseñadora muy seria y cumplidora con sus deberes; ella seria quien buscan para el puesto.- dijo Kouga de repente.

    -Se puede saber su nombre?.- pregunta Sesshomaru.

    -Claro; el nombre de mi prima es Kagome Higurashi.- dijo Miroku.

    -Te refieres a Kagome Higurashi; la mujer más inteligente de Japón?.- dijo Sesshomaru asombrado.

    -La misma; tiene dieciocho años; pero hace tres que termino la universidad con honores.-

    -Entonces díganle que se presente mañana a primera hora; yo mismo sabré si es ella.- dijo Sesshomaru. Salen de juntas para seguir con su trabajo; a la hora de salir; Inuyasha y Shiori se van a su casa; entran y cenan tranquilamente. Inuyasha acuesta a Shiori en su cama después de bañarla; la arropa con cuidado y amor. Después él se va para prepararse a dormir. Pero escucha algo raro en la casa de a lado; y se pone a investigar; resulta que alguien se había metido a esa casa con malas intenciones y él de inmediato va a ayudar a su vecino.

    ///////////////////////////////////////////////////////

    La vecina que se mudó a lado de la casa de Inuyasha era una joven hermosa llamada Kagome Higurashi tenía cuerpo hermoso con curvas definidas y envidiables, ojos verdes como su hermano Kouga y cabello negro largo; tenía dieciocho años pero tenía un enorme ingenio de 300 puntos; y por lo mismo acabo la universidad a los quince años; y a los dieciséis años se independizo. Al graduarse; todas las mejores empresas la solicitaban, pues querían a alguien con su ingenio. Trabajo tres años de diseñadora en una gran empresa llamada “TAKEKUA”; pero el jefe de ella el señor Takekua poco a poco la empezó a acosar hasta casi intentar sobrepasarse con ella. Pero Kagome usando su genio lo demando logrando ganar su demanda, a pesar de que el jefe acosador quiso sobornar al juez y jurado; pero ella fue más lista y lo venció. Pero además de ser acusado de intento de violación y acoso sexual; resulta que Takekua tenía contratos fraudulentos y estafadores. Muchos de los afectados lo querían ver en la cárcel por ser estafados por él, pero jamás pudieron hacerlo. Pero Kagome con su inteligencia si pudo. Ella y los afectados recibieron cincuenta millones de dólares y el jefe estafador estaba en rejas por lo menos toda su vida; su empresa fue vendida y comprada por otro negociador.

    Con el dinero ganado, se compró una casa en el lujoso residencial donde vivía Inuyasha; justo al lado de su casa. Además de un buen guardarropa; zapatos y un coche; pero como le quedaba más dinero, dono un millón de dólares a una organización que ayuda a niños con cáncer. Estaba apenas arreglándose para dormir; pero antes le había hablado Kouga sobre una nueva oportunidad de trabajo en la empresa “Shikon” como diseñadora.

    -Hablas en serio hermano?.- pregunto Kagome mientras preparaba leche para un café.

    -Así es hermanita; mañana a primera hora quieren que te presentes. Pero estoy seguro que te aceptaran porque eres bien inteligente.- dijo Kouga por teléfono.

    -De acuerdo ahí estaré mañana; nos vemos.- dijo Kagome; cuelga el teléfono y se pone a preparar su café; pero en eso escucha unos ruidos raros; agarra el cuchillo más filoso que tiene y se pone a investigar; pero mientras caminaba con sigilo; alguien le tapa de inmediato la boca.

    -Quieta hermosura; que no quiero dañarte antes de divertirme contigo.- dijo ese mal hombre al quitarle el cuchillo y aventarlo a otro lugar.

    -Largo de aquí, si no quieres que llame a la policía.- dijo Kagome mientras se soltaba de él. Ella jamás se asustaba, debido a que su cerebro le decía que el miedo no ayudaba para nada. Siempre le hacía caso a su lógica.

    -Llamar a la policía; si como no, acaso no sabes quién soy?.- dijo el hombre amenazadoramente con intención de asustarla.

    -Un tipo sin suerte que holgazanea y para pagar sus vicios les roba a los demás; además que le gusta hacerse el macho fuerte y rudo frente a las mujeres, pero siempre falla.- dijo Kagome fríamente.

    -Maldita; ya verás.- dijo ese hombre enojado, pero en eso es golpeado por alguien.

    -Que no entiendes que ella dijo que no molestes?.- dijo Inuyasha de repente al golpear al maleante en la cabeza, dejándolo inconsciente y en eso se acerca a Kagome para ver cómo estaba quien llamo a la policía, pero ella agarra el cuchillo y lo amenaza.

    -Atrás si no quieres ser lastimado.- dijo Kagome al tener el cuchillo en la mano. Inuyasha estaba sorprendido de su actitud, pues creyó que estaría asustada o algo, pero era todo lo contrario. La recorre con la vista, observo que tenía un buen cuerpo delgado; hermoso rostro con bonitos ojos verdes que no denotaban miedo; cabello negro largo. En fin era hermosa.

    -Calma muchacha; no vine con este maleante, vine para ayudarte.- dijo Inuyasha tratando de que baje el cuchillo.

    -Como sé que no mientes?.- dijo Kagome mientras aún tenía el cuchillo en su mano amenazándolo; como toda genio desconfiaba de los demás.

    -Si me hubiese venido con este; te habría amenazado con el.- dijo Inuyasha. Kagome observo sus ojos y vio que decían la verdad; así que bajo el cuchillo y lo dejo a un lado; discretamente volvió a observar a ese hombre. Vio que tenía cuerpo atlético y sus músculos y cuadros del vientre se le notaban en la camisa que llevaba al igual que unos hombros anchos; piel bronceada, ojos dorados como el oro fundido y una cabellera larga y negra que le llegaba a la cintura; sin duda era guapo.

    -Calma Kagome, solo es una superficialidad lo que ves, no te dejes llevar por tus sentimientos.- dijo de repente la lógica cerebral de Kagome; haciendo que se calme, por suerte ella sabía esconder sus sentimientos, así que Inuyasha no noto nada.

    -Te encuentras bien?.- pregunta Inuyasha.

    -Sí; quieres tomar algo?.- ofrece Kagome de repente al caminar a su cocina nueva.

    -Un café estaría bien.- dijo Inuyasha mientras la acompañaba a la cocina, en el trayecto nadie dijo nada; pero Inuyasha la vuelve observar, sin duda esa mujer era muy hermosa; y por lo que mostro hace rato, ella no se dejaba vencer por nada; quería decir que sabía pensar las cosas. En ese momento llega la policía y se llevan al maleante, que últimamente estaba haciendo estragos en ese residencial.

    -Cuál es tu nombre?.- dijo Inuyasha al estar en la cocina.

    -Kagome Higurashi, y el tuyo?.- dijo Kagome mientras le daba una taza de café termogénico; ese que ayudaba a quemar grasa naturalmente y sobres de substituto de azúcar. Inuyasha se sorprende de su nombre; pues así se llamaba la mujer más inteligente de Japón; pero pensó que debía ser coincidencia; pues ella no debía ser la única mujer con ese nombre.

    -Soy Inuyasha Taisho.- dijo Inuyasha al beber de su café.

    -Un gusto.- dijo Kagome al beber el suyo.

    -Que café es este?.- pregunta Inuyasha al beberlo extrañado.

    -Es café natural termogénico; ayuda a quemar grasas difíciles, no es diurético.- dijo Kagome sin preocuparse. Después de un rato, Inuyasha se retira a su casa para dormir; solo que cuando entra, Shiori corre a él llorando.

    -Que tienes Shiori, porque lloras princesa?.- pregunta Inuyasha al agacharse a la altura de su hijita.

    -Me despertaron unos ruidos raros y no te vi papi; creí que te hicieron algo y te llevaron.- dijo Shiori al mostrarle sus ojitos dorados llenos de lagrimitas.

    -No pasa nada pequeña todo está bien; jamás me separaran de ti Shiori; te lo prometo.- dijo Inuyasha mientras abrazaba a Shiori; jamás se perdonaría si le pasaba algo a ella. Shiori era su todo en esta vida.

    -En serio papi?.- dijo Shiori sonriendo.

    -Así es pequeña; ven a dormir.- dijo Inuyasha tranquilizando a su pequeña de dos años; mientras la arropo de nuevo en su cama él se va a la suya; pero seguía pensando en esa nueva vecina que conoció; no podía dejar de pensar en ella. Era hermosa, no había que dudarlo; pero cuando él le dijo su nombre, ella actuó indiferente; no como otras mujeres que intentan seducirlo cuando saben quién es. Tal pareciera que a ella no le importaba su estatus social.

    //////////////////////////////////////////

    Kagome estaba en su cama tratando de dormir; pero cuando cerraba los ojos; en su mente aparecía la imagen de su vecino, con esos inconfundibles ojos dorados y larga cabellera negra; se sentía diferente cuando estuvo con él al salvarle la vida de ese maleante y cuando le invito un café como cortesía por su ayuda; no negaba que él era muy guapo.

    -Calma Kagome; solo fue un hombre común como para que estés pensando en él; así que mejor duerme que mañana tienes entrevista de trabajo. Las metas de la vida son importantes que nada.- dijo Kagome al escuchar de nuevo a su cerebro y se pone a dormir.

    /////////////////////////////////////////////////

    A la mañana siguiente Inuyasha junto con su pequeña se van al trabajo como siempre; pero de inmediato es llamado por Sesshomaru a la sala de juntas.

    -Que sucede esta vez hermano?.- pregunta Inuyasha algo fastidiado.

    -Te recuerdo que hoy es el dia que llegara una candidata al puesto de disenadora que falta; y como el vicepresidente y uno de los dueños de la empresa debes estar presente.- dijo Sesshomaru muy frio; en ese momento entra Miroku a juntas.

    -Ya pronto llega tu prima Miroku?.- pregunta Sesshomaru; a él no le gustaba la impuntualidad de los empleados ni candidatos a entrevistar.

    -Calma que solo faltan ocho minutos para su entrevista; y no te preocupes que ya está llegando, ella tampoco gusta de la impuntualidad, Kouga ahorita la está recibiendo abajo para guiarla.- dijo Miroku; en ese momento entra Kouga con la candidata. Inuyasha se sorprende que la candidata solicitada era nada menos que su vecina, la que salvo ayer; entonces su nueva vecina si era Kagome Higurashi, la más inteligente del país. Se emboba al verla vestida de manera formal pero le daba un toque sexy; tenía una falda corta negra dejando ver sus largas piernas que estaba cubiertas por medias negras, camisa blanca y un saco ajustado a su cuerpo, tenía puestos zapatos de tacones de aguja altos color negro; además se dejó su cabello suelto. Kagome no se sorprende de ver a su vecino ahí; pues ya sabía que él era uno de los dueños de la empresa, pero veía que se veía guapo con su impecable traje negro; su cabello lo tenía atado en una coleta alta.

    -Bueno; usted es Kagome Higurashi, me imagino.- dijo Sesshomaru al verla.

    -La misma.-

    -Yo soy Sesshomaru Taisho; y él es mi hermano Inuyasha; somos los dueños de esta empresa.-

    -Ya lo conocí ayer.- dijo Kagome de repente sorprendiendo a todos.

    -En serio?.- pregunta Sesshomaru.

    -Así es hermano; ella es mi vecina de al lado; y ayer la conocí cuando un maleante entro a su casa tratando de hacerle daño; le salve la vida.- dijo Inuyasha arrogantemente.

    -Te hicieron daño Kagome; estas bien hermanita?.- dijo Kouga exageradamente preocupado por Kagome.

    -No te preocupes Kouga; estoy bien. Ahora empecemos con la entrevista de trabajo; que para eso fui solicitada.- dijo Kagome. Sesshomaru empieza con las preguntas, las cuales Kagome respondió con gran inteligencia sorprendiendo a todos; Sesshomaru también le hizo un test de IQ para saber si era cierto lo que decían de ella sobre ser la más inteligente de la nación, lo cual Kagome hizo con facilidad; cuando los dueños ven el resultado se sorprenden.

    -En verdad si es ella; tiene un IQ de 300 puntos; es impresionante.- dijo Inuyasha al ver los papeles.-Solo que edad tiene?- pregunta Inuyasha curioso.

    -Tengo dieciocho años; pero por mi inteligencia, termine la universidad a los quince.- dijo Kagome muy tranquila

    -Entonces señorita Higurashi; queda contratada para diseñadora; ahora mismo la llevan a su oficina.- dijo Sesshomaru. Salen de juntas; y de repente Miroku y Kouga se acercan a Kagome.

    -Que tal te fue Kagome?.- dijo Miroku de repente.

    -Me contrataron.- dijo Kagome tranquilamente.

    -Era lógico; pues tienes un gran genio hermanita.- dijo Kouga triunfante. En ese momento Inuyasha llama a Kagome para llevarla a su nueva oficina; al llegar Kagome pudo observar que su oficina era espaciosa, un gran escritorio con computadora; una mesa de dibujo, baño propio y una pared de vidrio que daba a la calle.

    -Bueno Kagome aquí estas; siéntete cómoda.- dijo Inuyasha al entrar a la nueva oficina; Kagome sonrió de lo bonita que es su oficina, y los planes que tenía para sentirla suya.

    -Es hermosa.- dijo Kagome al darle un recorrido visual.

    -Sí que lo es.- dijo Inuyasha de repente; pero no se refería a la oficina, se refería a Kagome precisamente. Pero Kagome noto su tono de voz enseguida, pero no dijo nada.

    -Bueno; gracias por todo señor Taisho, es mejor que empiece a trabajar.- dijo Kagome de repente, como queriendo correrlo de ahí.

    -Si necesitas algo, estaré en la oficina de enfrente.- dijo Inuyasha de repente, queriendo estar más tiempo con ella.

    -Gracias por la oferta.- dijo Kagome bastante seria.

    -En serio para lo que sea.-

    -Señor Taisho; que no tiene trabajo por hacer?.- dijo Kagome de repente.

    -Sí, pero como dueño de esta empresa lo puedo hacer después.- dijo Inuyasha tratando de quedarse un poco más con ella; se sentía diferente cuando estaba con Kagome.

    -Pero como dueño; debe dar el ejemplo así que vaya a trabajar.- dijo Kagome sin seguirle nada.

    -Entonces como el vicepresidente, dictare que nos quedemos un rato más platicando en este lugar.- dijo Inuyasha como adoptando un tono presidencial.

    -Y yo seré la rebelde empleada que dice que quiere trabajar de una vez.- dijo Kagome sin dejar su voz seria.

    -Que genio; no te vayan a salir arrugas y canas por cascarrabias.- dijo Inuyasha en tono de broma, queriendo hacerla reír un rato, pero no funciono.

    -Señor Taisho; de una vez le diré que no tolero las bromas, las detesto.- dijo Kagome sorprendiéndolo; Inuyasha solo sale de ahí sorprendido.

    -Vaya que es seria; pero bueno así son los grandes genios del mundo; no les gustan las bromas y son bastante serios; solo que a ella no le queda esa seria y fría personalidad. Si Sesshomaru no fuese mi hermano; diría que es hermano de ella; pero no es así, ella es la hermana de ese lobo.- dijo Inuyasha en voz baja al estar en su escritorio trabajando.

    -Buenos días señor Taisho; le traigo su café.- dijo de repente una secretaria con voz seductora al entrar con una bandeja que tenía una taza y tetera llena de café; además de un azucarero. Ella tenía puesta ropa muy provocativa y ajustada, tratando de llamar la atención de Inuyasha, pero sin éxito.

    -Déjalo en ese mueble y retírate.- dijo Inuyasha sin siquiera voltear a verla. A la secretaria no le gusto eso.

    -Porque mejor no lo tomamos juntos y después almorzamos?.- dice de nuevo la mujer, queriendo sentarse en el escritorio, solo que Inuyasha se lo impide.

    -Misuki; te pagamos para que hagas trabajo de secretaria, no trabajo de una vulgar cualquiera. Si quieres seguir en este empleo, te sugiero que te vayas y comiences con el trabajo por el cual fuiste contratada.- dijo Inuyasha amenazador; haciendo que Misuki se asuste y se retire de ahí.

    Inuyasha se la pasa la mañana trabajando; solo que de vez en cuando iba a la guardería a ver como seguía su pequeña Shiori; cuando estaba de nuevo en su oficina, escucha pasos de unos tacones en el pasillo. Sale para ver que era y resulta que era Kagome que salía del cuarto donde tenían la cafetera; en su mano izquierda tenía una taza humeante de café, y en la derecha tenía unos papeles.

    -Señor Taisho; aquí están los dibujos que me pidieron que le entregue.- dijo Kagome al verlo de repente.

    -Quien me los manda?.-

    -El señor Sesshomaru, dijo que usted se encargaba de revisión de bocetos.-

    -Y los terminaste ya?.- pregunta Inuyasha sorprendido. La antigua diseñadora era floja y tardaba horas para hacer un solo dibujo, y por eso fue despedida. Pero Kagome, trabajaba cinco veces más rápido.

    -Así es; yo no flojeo cuando se trata de labores.-

    -Entonces déjamelos en mi escritorio para revisarlos.- dijo Inuyasha; Kagome hace lo que le pide, pero rápido se va de ahí, antes que el intentara algo. Se acercaba la hora de comer; e Inuyasha va por la pequeña Shiori a comer pizza en su oficina.

    -De qué quieres la pizza, princesa?.- dijo Inuyasha al tener el teléfono en la mano.

    -De pepperoni, papi.- dijo Shiori mientras jugaba con sus muñecas. Inuyasha hace el pedido; pero mientras la esperaba va con Kagome para invitarla a almorzar con él y su hija.

    -Quieres comer conmigo y mi hija, Kagome?.- pregunta Inuyasha al entrar a la oficina de Kagome; ella solo voltea a verlo cuando dijo “mi hija”.

    -Tiene una hija, señor Inuyasha?.- pregunta Kagome al verlo.

    -Así es; quieres venir a comer?.-

    -Mejor pregúntele a su esposa eso; no estaría bien que invite a otra mujer a comer con usted; más aún cuando tiene una hija acompañándolo; eso es una vergüenza.- dijo Kagome bastante seria. Inuyasha se va sorprendido, al parecer nadie le había dicho que era viudo.

    /////////////////////////////////////////////////////////////

    Los siguientes días; Inuyasha trataba de tener trato informal con Kagome. No sabía exactamente qué, pero había algo en ella que a él le gustaba. Pero Kagome ponía una muralla entre los dos cuando el intentaba eso; al parecer solo quería un trato de jefe y empleada; no un trato más allá del trabajo.

    -No quieres salir a cenar Kagome?.- pregunto Inuyasha un día cuando salieron de trabajar.

    -Tengo cosas que hacer señor Taisho; mejor preocúpese por su hija.- dijo Kagome al subir a su auto y retirarse a quien sabe dónde.

    -Nos vamos a casa, papi?.-

    -Así es pequeña, sube a tu silla del auto.- dijo Inuyasha a su hija mientras observaba a Kagome retirarse a un rumbo diferente, que no era el acostumbrado para llegar a su casa.

    -Vaya, esto es diferente. Pero de todos modos no me rendiré hasta hacer que dejes tu seriedad Kagome, y empieces a tener un trato informal conmigo.- pensó el moreno al subir a su auto y conducir a su hogar. Había algo que lo quería unir a Kagome.

    CONTINUARA………………..

    HOLA CHICAS; SE QUE DIJE QUE LA PUBLICARIA AL ACABAR LA OTRA HISTORIA, PERO NO PUDE MAS. ASI QUE AQUÍ LES TRAIGO LA HISTORIA GANADORA.
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  2.  
    Idaly

    Idaly Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Me agrada tu idea, no había visto a Kagome con este caracter y ademas a Sesshoumaru mostrandose como un buen hermano con Inuyasha y además un cariñoso tio, veamos como conquistara Inuyasha a Kagome, me intriga saber como lo hará, espero continuación.
     
  3.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Jefe de mi corazon
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    3882
    Capítulo 2.-

    Ya en la noche, después de que Inuyasha arropó a su pequeña Shiori para que duerma; él se dirigió a su estudio para hacer unos trabajos pendientes de la compañía. Al terminar se va dar una ducha en el baño de su habitación, después de salir y ponerse nada más unos bóxer para dormir; ya que a él solo le gustaba dormir así; y cuando hacia frio entonces se ponía una pijama, se peinaba su largo cabello negro y se lo ato en una coleta baja. Por la noche se despierta al escuchar su puerta abrirse; creyó que era Shiori quien le pediría dormir con él porque tuvo pesadillas de nuevo, pero resulta que quien entró fue Kagome quien estaba envuelta en una larga bata blanca y se dirigía lentamente a él.

    -Kagome, ¿Qué sucede; necesitas algo?.- pregunta Inuyasha confuso, pero ella solo le calla poniéndole un dedo en sus labios; Inuyasha alcanza a ver en sus ojos verdes un brillo de deseo y pasión.

    -No sabes cuánto te deseo Inuyasha, desde que te vi por primera vez.- dijo Kagome mientras se ponía encima de él y empezaba a besarle por todo su pecho, sube hasta su cuello y finalmente le da un largo y apasionado beso en sus labios, Inuyasha no se resiste y le corresponde de igual manera; lleva sus manos en el nudo de la bata y resulta que Kagome estaba usando un camisón de seda, de esos que son para seducir.

    -Yo también te deseo de igual manera Kagome; hay que ser discretos o mi hijita se despertará.- dijo Inuyasha al besarla de nuevo; la coloca debajo de él pero en ese momento ella desaparece y el despierta todo agitado y sudado. Resulta que todo era un sueño, pero era uno que lo dejaba agitado y cierta parte de su anatomía estaba bastante excitada.

    -¿Pero que me sucede al estar soñando a Kagome así?; jamás me ha sucedido algo así.- dijo Inuyasha al acomodarse de nuevo en su cama. Era cierto, el jamás había soñado con mujeres, ni siquiera cuando estaba casado con Kikio le sucedió algo así; podía atraer mujeres sin querer hacerlo, pero el solo tenía ojos para su Shiori.

    ///////////////////////////////////////

    Al día siguiente estaba apenas entrando al elevador de la compañía que lo llevaría a su oficina; la cual estaba cerca de la guardería donde dejaba a Shiori.

    -Espere un momento, señor Taisho también quiero entrar en el elevador.- dijo una voz femenina, el voltea y ve que era nada más y nada menos que Kagome, la mujer que estaba anoche soñando; ve que se había puesto un pantalón de vestir negro con botas del mismo color con tacón de aguja, pero tenía una blusa morada estilo halter de seda con un poco de escote por enfrente, sin mencionar que tenía su cabello amarrado en coleta alta se veía bonita.

    -Ah, si pasa Kagome.- dijo Inuyasha mientras se hacia un lado, junto con Shiori que estaba agarrada de su mano. Los tres pasan al elevador; Inuyasha trataba de controlarse pues al estar con Kagome y recordar lo que soñó anoche no ayudaba mucho a mantenerse controlado.

    -¿Tú vives a lado de mi casa verdad?.- pregunta Shiori inocentemente mientras sonreía; Kagome la ve y de inmediato le pareció una pequeña niña tierna y hermosa; pensó de inmediato que es la viva imagen de su padre debido a su cabello negro y ojos dorados.

    -No molestes Shiori.- dijo Inuyasha de repente.

    -No se preocupe señor Taisho. Así es pequeña vivo a lado de tu casa y también trabajo aquí con tu papa, ¿Cómo te llamas pequeña?.- pregunta Kagome tiernamente mientras se agachaba con cuidado y le sonreía a Shiori; Inuyasha se sorprende de ese gesto. Con él y los demás miembros del trabajo ella es muy seria y reservada, pero con su hija es una ternura.

    -Me llamo Shiori y tengo dos años, según dice mi papi. ¿Y tú cómo te llamas?.- dijo Shiori mientras le sonreía con toda su alegría e inocencia infantil. Inuyasha se sorprende de eso, pues su hija no era así con gente extraña, ella los evitaba normalmente, pero con Kagome se comportaba como si la hubiese conocido desde siempre.

    -Yo soy Kagome.-

    -¿Papi, no es ella a quien estabas buscando anoche?.- pregunta Shiori de repente sorprendiendo tanto a su padre como a Kagome.

    -¿A qué te refieres princesa?.- pregunta Inuyasha sorprendido.

    -Es que anoche me desperté papi, y te escuche decir: Kagome no te vayas, por favor no me dejes y Kagome quédate conmigo.- dijo Shiori con toda su inocencia; provocando que su padre y Kagome se pongan tensos, por suerte el elevador se detuvo en el piso indicado y Kagome se fue velozmente a su oficina.

    -Chaparra indiscreta.- pensó Inuyasha de inmediato; va hacia el cuarto de guardería y deja a Shiori ahí, pero lo curioso es que Shiori le pedía que se quede un poco más con ella, que no quería estar allí, eso lo tuvo pensativo durante todo el rato que estaba trabajando en su oficina. En ese momento entra Miroku con unos reportes.

    -Hola amigo, aquí te traje unos papeles del área de producción para que los revises.- dijo Miroku con su habitual buen humor, pero observo que Inuyasha no le prestaba atención ya que se encontraba sumergido en sus pensamiento.

    -Si, gracias.- dijo Inuyasha pensativo.

    -Y sabes; acabo de pasar a la oficina de Kagome y ella me dijo que está enamorada del rey de Francia, y de hecho planean una boda pronto.- dijo Miroku para ver si Inuyasha le prestaba atención a sus tonterías.

    -¿Qué cómo dices?.- dijo Inuyasha de repente al ver a Miroku, pero observo que este solo reía.

    -Lo dije para ver si me escuchabas lo que te estaba diciendo, es que como sé cuánto te atrae mi prima, se me ocurrió decirte eso.- dijo Miroku al ponerse de frente.

    -Ella no me atrae; solo me interesa su forma de ser.- dijo Inuyasha tratando de ocultar aquello.

    -Bueno ya; ¿Y porque andabas tan pensativo?.-

    -Es que cuando deje a mi pequeña en la guardería, ella lloró y suplicó que no la deje ahí, que mejor me la lleve conmigo.- dijo Inuyasha repasando las palabras de su pequeña Shiori.

    -Eso es de preocuparse; las últimas semanas hemos tenido reportes y quejas de que los infantes de los empleados no quieren estar en la guardería ya que les asusta algo de ahí.- dijo Miroku, poniendo a Inuyasha tenso.

    -Debo ver las grabaciones de estos días para saber que sucede ahí.-

    ////////////////////////////////

    Después de un rato de platicar con Miroku sobre los reportes que le dio; entra Kagome con unos bocetos de diseño que acababa de hacer; Inuyasha se pone tenso por lo que paso hace un momento.

    -Señor Taisho, aquí le traigo los dibujos que necesitan revisar en la siguiente junta.- dijo Kagome con su habitual seriedad.

    -Gracias Kagome; y perdona lo que paso con mi pequeña.- dijo Inuyasha al recordar ese hecho.

    -No se preocupe; ella no sabía nada. ¿Pero no cree que su esposa se haya sentido mal que usted piense en otra mujer?.- dijo Kagome de repente; ella todavía no sabía que Inuyasha era viudo y padre soltero.

    -Kagome; quiero que sepas de una vez por todas que no estoy casado; enviude cuando nació mi pequeña y desde entonces no tengo relación sentimental alguna, porque solo me ocupo cuerpo y alma a criar a Shiori yo solo.- dijo Inuyasha para que Kagome la sepa como todo mundo.

    -¿No cree que eso es poco convincente para intentar tener algo conmigo?.- dijo Kagome seria, sorprendiendo a Inuyasha, al parecer no le creyó.

    -Kagome; yo no miento cuando es asunto serio como esto. Mi esposa murió cuando Shiori nació, si no me crees observa.- dijo Inuyasha sacando un certificado de defunción. Kagome lo observa con cuidado, y como le ensenaron en la universidad a distinguir documentos falsificados; pudo comprobar que lo que dijo Inuyasha es cierto, su esposa murió por un accidente de auto y perdió mucha sangre.

    -¿Cómo fue eso del accidente; un borracho se les atravesó en su camino mientras iba al hospital?.-

    -No fue así; es algo que no me gusta recordar.- dijo Inuyasha conteniendo su furia al recordar como ese día, Kikio se escapó con su amante a otro lugar para alejarlo de su hija, pero ellos tuvieron ese accidente del cual no salieron vivos, solo su hijita sobrevivió. En ese momento siente una mano en su hombro; que resulto ser de Kagome mientras ella dejaba esos papeles en el escritorio.

    -No le estoy pidiendo que me cuente todo de una vez; creo que eso fue algo que no debí entrometerme. Si quiere contarme todo después; está bien.- dijo Kagome con voz de apoyo incondicional; lo cual le resulto sorprendente a Inuyasha, pero no se queja y se lleva la mano libre de ella a sus labios para besarla.

    -Gracias por entenderlo Kagome.- dijo Inuyasha mientras besaba su mano.

    -No te dejes llevar Kagome; solo fue un gesto de amabilidad común; no es para tanto.- pensó de inmediato la lógica de Kagome; la cual le resultaba más difícil escuchar cuando estaba cerca de Inuyasha. –Señor Taisho ¿me devuelve mi mano?.- dijo Kagome de repente; haciendo que Inuyasha recupere el sentido; es que se quedó embelesado de la suavidad de su piel y la amabilidad que mostraba los verdes ojos de Kagome.

    -No hasta que empieces a tutearme.- dijo Inuyasha de repente.

    -No es momento para eso señor Taisho; mejor déjeme ir porque tengo trabajo que hacer.- dijo Kagome sin ceder a su petición, estar cerca de él era un peligro para su control emocional.

    -Entonces no te dejo ir.- dijo Inuyasha sin soltarle la mano; pero de repente sin que ella se dé cuenta; Inuyasha la jala a él y la sienta en sus piernas.

    -Que poco profesional de su parte; mas siendo usted un dueño de esta empresa.- dijo Kagome con toda seriedad y frialdad.

    -Es para asegurarme de que me tutees como quiero Kagome.- dijo Inuyasha queriéndola rodear con sus brazos pero ella se lo impide. Seguían forcejeando, Kagome quería salir de esa prisión de brazos, pero Inuyasha no quería soltarla hasta que ella lo trate informalmente, en ese momento entra alguien que al ver la escena se pone molesto.

    -Suelta de una vez a mí hermana bestia.- dijo Kouga de repente al atraer de repente a Kagome a él. Estaba buscando a Kagome por unas cosas; pero al estar en el pasillo escuchó la discusión y entró de repente.

    -Gracias Kouga.- dijo Kagome al irse de ahí.

    -De nada hermanita.-

    -No tienes por qué estar sobreprotegiéndola todo el tiempo; ella ya es adulta.- dijo Inuyasha molesto porque Kouga lo separó de Kagome.

    -Soy su hermano mayor; mi deber es protegerla de tipos como tu.- dijo Kouga enfrentándolo.

    -Yo no le hare nada que ella no quiera.-

    -¿Ah sí, y lo que acaba de suceder; que no querías soltarla hasta que ella te tuteara?.-dijo Kouga burlonamente.

    -Eso es asunto mío; entiende de una vez que ella ya es mayor de edad; deja de protegerla tanto como si fuese una bebe.-

    -No dejare de hacerlo si hay tipos que se quieren aprovechar de ella; debo proteger a mi hermana para que su inteligencia no se pierda por esa causa.- dijo Kouga sin ceder; desde que su madre murió, él se prometió proteger siempre a Kagome. Seguían discutiendo y todos en el piso los podían escuchar.

    -Basta ustedes dos; esto es una empresa no una prisión para que estén con ese comportamiento.- dijo Sesshomaru al entrar de repente; él era uno de los pocos que los podían separar.

    /////////////////////////////////////////////////

    A la hora del almuerzo; Kagome va almorzar afuera con su hermano Kouga y su primo Miroku; mientras que Inuyasha fue por Shiori para comer algo en su oficina. Cuando acabo la hora de comer, Inuyasha quiso regresar a Shiori a la guardería, ya que fue llamado a una junta, pero Shiori no quería volver allá.

    -Por favor papi, me quiero quedar contigo.- dijo Shiori aferrándose a su pierna.

    -Princesa Shiori, debo estar en juntas con tu tío.- dijo Inuyasha mientras intentaba hacer que se suelte.

    -Pero papi no quiero estar ahí, me da miedo.- dijo Shiori llorando mientras se aferraba de su pantalón. En eso Inuyasha observa unas marcas rojas en sus brazos y rostro como golpes pequeños; tal vez por eso su hija no quería estar en la guardería; en eso recuerda que Miroku le dijo que había quejas de los pequeños que no querían estar en guardería, después revisaría las cámaras con su hermano.

    -Señor Taisho; si quiere le puedo cuidar a su hija mientras esta en juntas; no tengo trabajo por hacer.- dijo Kagome de repente; Shiori se suelta de la pierna de su padre y se va con Kagome.

    -Si papi, me quiero quedar con Kagome mientras estas con tío Sesshomaru.- dijo Shiori más calmada.

    -Bueno; si no hay inconvenientes está bien; en una hora vendré por ella.- dijo Inuyasha al retirarse a sala de juntas; él y su hermano estaban haciendo tratos y negocios con otros empresarios. Cuando aprovechó para ir al baño, discretamente fue a la oficina de Kagome para ver como seguía su hija; y resultaba que ellas se estaban llevando bien, así que se sentía más tranquilo y regresa a la junta.

    //////////////////////////////////////

    -¿Qué vestido le queda mejor a mi muñeca?.- pregunta Shiori mientras jugaba con Kagome a las muñecas.

    -Mmmhhh; el verde.- dijo Kagome mientras peinaba una de las muñecas de Shiori; estaban jugando sentadas en el piso.

    -Si, se le ve bonito.- dijo Shiori feliz mientras vestía su muñeca. A Kagome le parecía tan tierna y feliz la pequeña, a pesar de que no tiene mama y su padre la crio solo.

    -Kagome, ¿me podías acomodar mi cabello por favor?.- pidió Shiori acercándose a Kagome; mostrándole una coleta deshecha.

    -Claro pequeña, y dime ¿Quieres mucho a tu papa?.- pregunta Kagome al peinarla de una forma cuidadosa.

    -Sí quiero mucho a mi papi, él me quiere mucho, me da de comer, me cuida y cuando estoy triste o asustada el me consuela diciéndome que jamás me separaran de el.- dijo Shiori con su inocencia infantil, mientras a su vez peinaba una de sus muñecas; Kagome casi le salen lágrimas de ternura por la forma en que la pequeña hablaba de su papa; se notaba que Inuyasha era un padre devoto.

    -Ya esta pequeña.- dijo Kagome al terminar de arreglarle el cabello.

    -Oye Shiori, ¿Por qué esta muñeca tiene un circulo pintado de negro en su frente?.- pregunta Kagome curiosa al ver una muñeca bebe con esa marca.

    -Es que se me cayó de las escaleras y se le hizo un chipote.- dijo Shiori tranquilamente; Kagome se aguantó la risa de escuchar eso; de verdad que ella era muy tierna. Seguían jugando mientras esperaban a que Inuyasha llegara por Shiori; juegan con las muñecas de Shiori, colorean, etc. en eso Shiori le da sueño y Kagome la acomoda en su sofá y le cuenta un cuento para que pueda dormir.

    En cuanto Shiori esta cómodamente dormida en el sofá, Inuyasha entra para llevarse a Shiori, pero cuanto entra se sorprende de ver lo cómodamente dormida que está su pequeña hija; ella jamás lograba estar así de tranquila con nadie que no fuese él.

    -Señor Taisho, aquí esta Shiori; tenga cuidado ya que está dormida.- dijo Kagome al cargar a Shiori con cuidado de no despertarla y entregársela a Inuyasha.

    -Eehhh si, muchas gracias por cuidar a mi pequeña, Kagome.- dijo Inuyasha al cargar con sumo cuidado a su hija.

    -Fue un placer, es una buena niña.- dijo Kagome al sonreír; Inuyasha se sorprende de eso y alcanza ver que sus ojos estaban brillando de alegría, eso le encanto demasiado.

    -Y me gustaría que después tú fueses la madre perfecta.- pensó Inuyasha al retirarse de ahí, para ir a su auto y descansar en su casa.

    ////////////////////////////////////////

    En la mañana siguiente, Inuyasha va con Sesshomaru a comentarle la situación de la guardería, ya que Shiori no quiso estar ahí de nuevo.

    -Te entiendo Inuyasha; tampoco Ryu quiere estar ahí cuando me lo traigo, es por eso que siempre está conmigo. También he escuchado quejas de nuestros empleados sobre lo que sus hijos comentan, la situación es preocupante.- dijo Sesshomaru mientras estaba sentado en su escritorio frente a Inuyasha; y sus hijos jugaban tranquilamente.

    -Lo sé, por eso te sugiero que echemos un vistazo a las grabaciones de las últimas semanas.- dijo Inuyasha preocupado.

    -Vayamos entonces a vigilancia a pedir las grabaciones.- dijo Sesshomaru poniéndose de pie con su hermano; y llevándose con ellos a Ryu y Shiori.

    -Hola señores Taisho, hoy no me llevaron a sus pequeños.- dijo Yura seductoramente al verlos; en ese momento Shiori se pone nerviosa al igual que su primo; lo cual sus padres notan de inmediato. Yura es la encargada de guardería, y era una de tantas mujeres que se les insinuaban.

    -Es que hoy queremos estar con ellos.- dijo Sesshomaru frio, caminando con su hermano hacia su objetivo. Van a vigilancia y le piden al guardia las cintas que necesitaban, las cuales le son entregadas con gusto. Después se dirigen a la oficina de Sesshomaru para revisarlas cuidadosamente.

    -Creo que Yura tiene que ver bastante con la situación de la guardería.- dijo Inuyasha al poner las grabaciones en su computadora.

    -También creo lo mismo, pero mejor cerciorémonos.- le responde su hermano; al ver las grabaciones se horrorizan de lo que están viendo. Con razón los pequenos no quieren estar en guardería.

    CONTINUARA…..
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  4.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador Comentarista destacado Morir es nada cuando por la patria se muere Patrocinador Nº1

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    2,967
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Ternurita ahhhh, Sesshomaru e Inuyasha padres amorosos y buenos hermanos ahhhh...Que bonita historia, aunque Kagome esta un poco chocantita por dejarse llevar por la fría lógica... vas bien, y Koga un hermano celoso, me gusta porque asi solo discutira con Inu porque no le vaya a hacer maldades a su hermana, no por ella. Y en cuanto a Miroku... a que hora sale Sango??? no lo vas a dejar asi, verdad? Pobre Kikyo, la llamaste zorra y encima la mataste... bueno, tenia que irse para no estorbar en la relacion de Inu y Kagome... y Sesshomaru con Rin, me gusta aunque reitero que ellos no son mi pareja favorita sentimentalmente hablando. Continua y nos leemos. Sayo
     
  5.  
    Idaly

    Idaly Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Aqui Kagome me recuerda mucho a Temperance Brenan de la serie Bones jeje me agrada, tambien me gusta ver que Inuyasha es un papi responsable y cariñoso aunque creo que la pequeña niña esta usando su ternura para acercar a Kagome e Inuyasha jaja, me gusto mucho la continuación, gracias por avisarme, espero la proxima.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,469
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola!!!!
    Tan lindo...me encanta el ritmo que tiene la historia...estaba tan impaciente por saber lo que venia y lo que venia y lo que venia Kyaaaaa
    Que emoción.....
    Vi algo de Ooc tanto en Kag como en Inu, en Kag por el iq (mas comprensible) en Inu cuando la sento en sus piernas, Inu es mas tímido digo yo...
    Me provoca agarrar a Shiori y abrazarla y comermela a besos, es tan linda, tan mona una ternurita andante...
    Espero con ansia en siguiente capi, nos vemos..
    Sayo.
     
  7.  
    STELL ROSSE

    STELL ROSSE Guest

    me encanto amix por fas ya kiero la conti mmmm aunq pobre inu tan joven y viudo aunq con una esposa como kikio pues mejor viudo jejejejeje y a su kagome super inteligente jajajajaja si faltab much a clases jejejejeje okas okas eso es en la historia jejejejeje
    bien bueno amix pronto contin ok bye
     
  8.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Jefe de mi corazon
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    4874
    Capítulo 3.-

    Ambos hermanos se enojaban y horrorizaban de ver en los videos como Yura maltrataba horriblemente a los pequeños niños, les gritaba feo, los golpeaba terriblemente si lloraban o hacían algo que a ella no le gustaba y hasta a veces los castigaba con dejarlos sin comer, pero sin importarle quienes sean sus padres, ella también se descargaba con los hijos de Inuyasha y Sesshomaru.

    Ellos lo pasaban peor ya que Yura les estaba obligando a que le digan “Mama” porque según ella, algún día será la señora Taisho con Sesshomaru o Inuyasha como esposa, como ellos le decían que no era su mami y Ryu decía que ya tenía una mami que quería mucho, les pegaba fuerte y hasta a veces con un palo grueso llevaba tan crueles actos. Lo más descarado es que consumía alcohol enfrente de los pequeños.

    -CALLATE YA BASTARDA; DEJA DE ESTAR LLORANDO!!!.- le grita Yura a una pequeña niña que estaba llorando porque Yura le pegó, solo por derramar sin querer un poco de jugo en su vestido.

    -Shiori, si me dices “mama”, te daré más comida, también va contigo Ryu, a ambos les daré mas comida y un poco de esta agua mágica si me empiezan a decir mama de una vez.- dijo Yura cínicamente al mostrarles una botella de vino tinto.

    -Tú no eres mi mama, yo ya tengo mami que quiero mucho, al igual que papi.- dijo Ryu, oponiéndose a la proposición de la mala niñera.

    -Papi dice que esa agua mágica es para los grandes y que los niños no la debemos tomar; además yo no tengo mami; y no quiero que seas tú.- le enfrenta Shiori; pero ambos pequeños la pasaron mal, ya que Yura les dio unas buenas bofetadas y nalgadas crueles a los primitos.

    -Y ustedes que saben mocoso consentidos?; algún día seré la madre de uno de ustedes cuando tenga a uno de sus padres bajo mi encanto.- les dijo Yura al golpearlos.

    Todas esas cosas crueles estaban presenciando ambos hermanos, pero se enfurecían aún más cuando veían como Yura les pegaba a Ryu y Shiori, solo porque ambos no le quieren decir mama, y también cuando le contestaban que no la querían como una.

    -Ahora entiendo porque mi hijita Shiori tenía esas marcas de golpes. Maldita mujer- dijo Inuyasha furioso, al recordar cuando le veía a Shiori marcas rojas de golpes en su cuerpo.

    -Lo se Inuyasha, entiendo tu enojo porque me siento igual al ver como trataba a mi pequeño también, pero lo mejor es que ahorita llamemos a la policía y les presentemos esto como evidencia para encarcelar a esa mujer.- le dice Sesshomaru; ambos llaman a la policía y les piden que vayan directamente a su empresa “Shikon” para una denuncia.

    -Kagome, tienes pendientes por hacer?.- pregunta Inuyasha cuando entro a la oficina de Kagome.

    -Ya los termine, porque la pregunta señor Taisho?.- le contesta Kagome al levantar la mirada de la computadora para ver los ojos de Inuyasha.

    -Es que mi hermano y yo debemos resolver unas cosas con guardería, y me preguntaba si tu quisieras…?.- decía Inuyasha nervioso; ya que los profundos y hermosos ojos verdes de Kagome lo estremecían; además que no estaba seguro si ella aceptaría su propuesta.

    -Quiere que cuide a su hija y el hijo del señor Sesshomaru?.- dice Kagome al terminar la pregunta por él.

    -Así es; si no es molestia.- le dice Inuyasha esperando su respuesta.

    -Claro que no lo es; con confianza déjemelos.- le dice Kagome al sonreír; Inuyasha se asombraba cada vez que hacia eso; solamente deseaba que ella también sonriera cuando estaba con él y sin Shiori. Inuyasha se retira y regresa casi al instante con su pequeña y su sobrino acompañado de Sesshomaru. Shiori fue corriendo a los brazos de Kagome, contenta de verla de nuevo.

    -En unos momentos vendremos por ellos; señorita Higurashi.- le dice Sesshomaru fríamente como siempre.

    -No se preocupen, vayan tranquilos.- les contesta Kagome; ambos hermanos se retiran de ahí, para recibir a la policía.

    -Kagome, jugamos a las atrapadas?. Pregunta Shiori contenta.

    -Si quieres pequeña; y tú que dices Ryu?.- dijo Kagome sonriendo.

    -Sí, pero tú debes caminar en tus rodillas, estas grande y nos ganaras fácilmente, no se vale.- dijo Ryu haciendo carita de reproche; Kagome solo ríe y se agacha quedando sobre sus rodillas y moviéndose así; ambos pequeños ríen y juegan con ella.

    ///////////////////////////////

    Mientras tanto Sesshomaru e Inuyasha estaban en la sala de juntas con el cuerpo policiaco, mostrando los videos que incriminan a Yura por maltrato y negligencia infantil e ingerir alcohol en lugares públicos; y más aún ofrecerlo a niños.

    -Usted es Yura Sakasagami?.- pregunta uno de los policías al dirigirse con ambos hermanos a guardería.

    -Así es; que se les ofrece?.- pregunta Yura con voz coqueta; pero en ese momento siente que sus manos son esposadas por detrás.

    -Esta arrestada por maltrato y negligencia infantil; además de consumo de alcohol en lugar público y ofrecerlo a menores de edad.- dijo el comandante al llevarla esposada afuera.

    -No es verdad; los señores Taisho me tendieron una trampa.- dijo Yura enloqueciendo por ser descubierta.

    -No necesitamos eso para encerrarte tras las rejas Yura.- dijo Sesshomaru fríamente.

    -Pequeños angelitos, verdad que la tía Yura los trata bien?.- dijo Yura desesperadamente al ver a los niños, tratando de salvarse.

    -No es cierto; ella es mala.- dijo una niña de dos años.

    -Es cierto, ella nos pega con un palo y nos grita.- dijo otro niño de la edad de la otra pequeña.

    -Además que quiere que bebamos vino y cerveza, y muchas veces nos deja sin comer.- dijo otra pequeña de cinco años.

    -Ya vez Yura?; los niños no mienten.- dijo Inuyasha burlón.

    -Malditos mocosos; debí acabar con ustedes cuando tenía oportunidad.- dijo Yura fuera de sí misma, al ser arrastrada por la policía hasta la comisaria; donde estaría muchísimos años.

    -Pondré un anuncio en el periódico, solicitando una niñera para guardería.- dijo Inuyasha cuando se dirigió con su hermano a su oficina.

    -Después nos preocuparemos de eso; ahora vayamos por nuestros pequeños.- le contesta Sesshomaru; pasan a la oficina de Kagome, donde encuentran a sus hijos coloreando en el piso con ella.

    -Papi!!.- dijeron Shiori y Ryu al ver a su respectivo padre.

    -Te la pasaste bien Ryu?.- le pregunta Sesshomaru al cargar a su hijo.

    -Si papi; Kagome es buena con nosotros.- le dice Ryu sonriente con sus ojitos grises brillándole de inocencia; algo que a Sesshomaru le gustaba porque así eran los ojos de su amada esposa Rin.

    -Que tanto hicieron, princesa?.- pregunta Inuyasha al cargar a Shiori, observo que a cada lado de su copete tenía un pequeño moño azul cielo, Kagome debió habérselos puesto en ese rato.

    -Jugamos a las atrapadas, después Kagome nos contó el cuento de “Las habichuelas mágicas”, y después nos pusimos a dibujar y colorear.- dijo Shiori contenta. En eso ambos pequeños se ponen a recoger sus dibujos y retirarse con sus padres.

    -Muchas gracias por cuidar a nuestros pequeños, señorita Higurashi.- dijo Sesshomaru cordialmente antes de retirarse a su oficina con Ryu.

    -Hasta luego Kagome.- dijo Ryu al despedirse de ella con un abrazo.

    -Adiós pequeño.- le dice Kagome sonriendo. En ese momento Sesshomaru y su hijo se van de la oficina de Kagome a la suya.

    -Gracias por cuidar de nuevo a mi pequeña, Kagome.- dijo Inuyasha amablemente, sin que Kagome se dé cuenta a tiempo, Inuyasha le besa una mejilla haciéndole sentir cosas que jamás experimentó, pero hizo lo posible por ocultarlo.

    -Fue un placer ayudar señor Taisho.- dijo Kagome tratando de controlarse, lo cual logra a pesar de que aún se sentía nerviosa por ese contacto de su mejilla izquierda con los labios de Inuyasha en ella. Cada vez se le hacía difícil controlar sus emociones cuando estaba cerca de su jefe, el no hacía mucho para ayudarla que digamos, al contrario, Inuyasha se la pasaba intentando llamar su atención con invitaciones a citas.

    - Papi, porque no mejor que sea Kagome, la niñera de guardería?.- pregunta Shiori inocentemente al dirigirse a Inuyasha.

    Es que ella ya tiene otro trabajo, para el cual la necesitamos.- le contesta Inuyasha mientras la carga en brazos.

    -Pero puedes estar conmigo cuando quieras pequeña.- le dice Kagome sonriéndole.

    -Bueno, nos retiramos Kagome y gracias.- dijo Inuyasha al irse a su oficina con Shiori.

    ////////////////////////////////

    -Y que harás con lo de guardería, Inuyasha?.- pregunta Miroku cuando estaba en la oficina de Inuyasha al llevarle unos documentos.

    -Estamos mi hermano y yo con eso; se nos presentaron varias candidatas, pero hasta ahora ninguna tiene lo que requerimos, casi todas son novatas.- le dice Inuyasha mientras bebía café.

    -Y de seguro hubieses querido que mi prima, se quede con el puesto no es así?.- pregunta Miroku pícaramente; el ya sospechaba que a su mejor amigo le gustaba Kagome, más que solo una trabajadora o una amiga.

    -La verdad es que sí; trata a mi princesa con una gran ternura, la que ni su madre le dio cuando estaba embarazada de ella. Pero bueno; Kagome ya fue contratada para ser diseñadora.- le contesta Inuyasha, tratando de sonar normal para que Miroku no sospeche nada, aunque eso no servía ya de mucho.

    -Es hermosa mi prima Kagome, no es así?.- dijo Miroku tratando de sacarle información a Inuyasha.

    -La más bella de todas.- dijo Inuyasha sin pensarlo dos veces, pero en ese momento dijo algo crucial al chismoso de Miroku.-No me preguntes eso, es privado.- le reprocha Inuyasha, haciendo que Miroku suelte risas.

    -Por favor amigo; es muy notorio que andas tras de los huesitos de mi prima; siempre veo que tratas de llamar su atención; eso no es nada de qué avergonzarse, es perfectamente normal.- le dice Miroku sin inmutarse, haciendo que Inuyasha se sonroje al máximo.

    -Pero ella se nota que no quiere nada conmigo más que un trato formal de jefe y empleada, no creo que ella piense lo mismo que yo.-

    -Porque dices eso?.-

    -Siempre es muy seria y reservada conmigo, además no demuestra emociones hacia mí.-

    -Puede que sea verdad; pero te diré que mi prima es experta en esconder lo que siente desde pequeña; así que te puedo decir que probablemente ella siente lo mismo que tu.- le dice Miroku; haciendo que a Inuyasha se le ilumine el rostro de felicidad, y en su interior se le encienda una llama de esperanza.

    -Y porque ella es muy fría y seria? Parece más una mujer mayor de cincuenta años, que una mujer joven de dieciocho años.- pregunta Inuyasha curioso; él ya sabía que los genios normalmente eran así, pero sabía que también había genios superdotados que tenían sentido del humor.

    -Desde que empezó a mostrar su inteligencia y avanzo seis grados antes; mi querido primo Kouga le enseñó a ser así con los demás, para que no se aprovechen de ella solo por ser pequeña e inteligente; y le ha funcionado, pues jamás se ha dejado de nadie, ni de sus compañeros que eran seis años mayores que ella, así que su seriedad es gracias a su hermano.- le explica Miroku tranquilamente. Ahora Inuyasha lo entendía, ese rabioso de Kouga le enseñó a Kagome a ser fría y seria con las personas por protección propia; eso no estaba bien pues una mujer debe expresar lo que siente y no ocultarse bajo un disfraz de seriedad, eso sin dejar de ser cuidadosa. El hará que Kagome se quite esa personalidad seria, y empiece a mostrar lo que realmente siente.

    //////////////////////////////////////////////

    Tres días pasaron y aun los hermanos Taisho no encontraban a una niñera perfecta para guardería; pues las mujeres que les llegaban eran novatas sin experiencia; o solo querían conquistarlos insinuándoseles descaradamente en la entrevista, pero ellos las intimidaban, provocando que ellas mismas se vayan o ellos mismos las sacaban de la empresa.

    -Miroku, Kouga; estaba pensando si llamamos a Ayame y Sango para que se presenten a entrevista por el puesto en guardería.- dijo Kagome cuando era la hora de comer; ella estaba con su hermano mayor y primo en la cafetería de la empresa. Ayame era esposa de Kouga, y Sango era la esposa de Miroku. Ambas tenían la edad de ellos; trabajaban en una guardería común desde hace tres años, ya que adoraban a los niños.

    -Te refieres Kagome; a que nuestras amadas esposas, sean las nuevas niñeras de aquí?.- pregunta Kouga sorprendido de la propuesta de su hermana; jamás se le ocurrió eso.

    -Buena idea primita; así podre ver a mi Sanguito más seguido.- dijo Miroku con ojos ilusionados; el en verdad amaba a su esposa.

    -Pues en la tarde les diremos.- dijo Kouga al terminar su comida.

    ////////////////////////////////////////////

    -Hablas en serio Kouga?.- pregunta Ayame emocionada. Ella tenía buen cuerpo, piel blanca, cabello rojo y ojos verdes, era bonita, pero lo que le atrajo a Kouga de ella era su personalidad inocente, alegre y bondadosa.

    -Así es Ayame; mañana te puedes presentar a la empresa para saber si te darán el puesto en guardería. Aunque es seguro que sí te lo darán, pues eres un ángel con los pequeños.- le dice su esposo Kouga tranquilamente; Ayame grita de la emoción y besa a Kouga de felicidad.

    -Soy tan feliz Kouga.-

    -Igual yo, bello angelito.- dijo Kouga mientras la abrazaba tranquilamente en sus brazos; pensaba que lo único que le faltaba para completar su felicidad era un pequeñito de ambos; parecido a su madre.

    -Por cierto; cómo le va a Kagome en la empresa?, tengo entendido que lleva ahí tres semanas.-

    -Muy bien; gracias a su enorme inteligencia, la empresa mejora notablemente. Solo que ese rabioso de su jefe Inuyasha se la pasa pidiéndole citas a cada rato.- dijo Kouga reaccionando con los celos de hermano mayor.

    -Cielo, deberías entender que Kagome ya es mayor de edad y puede cuidarse sola. Además con esa inteligencia con la que fue dotada; puede ingeniárselas para salir de cualquier situación; como lo hizo con ese jefe estafador de Takekua.- le dice Ayame tratando de calmarlo.

    -Lo sé, pero Kagome es mi hermanita menor, solo tiene dieciocho años. Como su hermano mayor debo protegerla, tal como me prometí cuando mama falleció.- dijo Kouga mientras estaba en brazos de su esposa.

    -Sé que debes protegerla como su hermano mayor de 23 años; pero ella debe saber protegerse sola en varias situaciones que no podrás estar presente. Mejor ven conmigo.- dijo Ayame arrastrándolo a la habitación, donde estarían un buen tiempo trabajando en un bebe.

    /////////////////////////////////////////////

    -En serio Miroku?.- dijo Sango al ser informada de la noticia. Ella tenía cabello castaño y ojos del mismo color, cuerpo esbelto y formadito. Era una mujer dulce, pero de carácter perseverante y fuerte.

    -Así es, mi Sanguito mañana preséntate a la empresa para que te entrevisten para el puesto de guardería; sé que lo lograras como muchas cosas.- dijo Miroku mientras la abrazaba por detrás y le besaba el cuello.

    -Y a Kagome, como le va?.- pregunta Sango al voltearlo a ver.

    -Muy bien, gracias a su cerebro y desempeño la empresa sube.-

    -Y no han intentado nada con ella, como le paso en su anterior trabajo?.-

    -Hasta ahora no; pero sucede algo parecido con Inuyasha al igual que el anterior jefe que tenía. El babea por mi prima y se la pasa intentando robarle su atención. Pero él lo hace de buenas intenciones; no como el otro.- dijo Miroku riendo, al recordar que Inuyasha le fascinaba Kagome.

    -Como esta eso de Inuyasha?.- pregunta Sango curiosa, mientras estaba cómodamente sentada en el sofá, en brazos de su esposo.

    -Desde que Kagome entró a la empresa a trabajar, el anda tras ella queriendo una cita; pero como Kagome es una genio le hace más caso a la lógica, y por tanto lo rechaza; pero algo me dice que su corazón dicta lo contrario. Y lo mejor, es que los dos son vecinos del mismo residencial.-

    -Y tú que piensas de eso; que tu mejor amigo y jefe ande tras de tu prima?.-

    -Pues es bueno que Inuyasha intente darse otra oportunidad más en el amor, después de un matrimonio problemático, y un nacimiento de Shiori que terminó en tragedia; es mejor que se dé esa oportunidad; y Kagome debería empezar a encontrar al hombre perfecto.-

    -Que te hace pensar que ellos son perfectos para el otro?.-

    -Inuyasha no actúa así jamás; además que es muy centrado y solo existe Shiori para él; Kagome es muy seria y no se fija en un hombre, porque le hace caso a su cerebro. Pero Inuyasha desde que la vio, intenta robar su atención cada vez que puede; y empiezo a notar que Kagome está empezando a dudar de su lógica cuando está cerca de él.- dijo Miroku bastante tranquilo.

    -Jeje, para encontrar parejas ideales eres un experto.-

    -Así fue como te encontré.- dijo Miroku besándola amorosamente.

    -Por cierto, hace rato hacia limpieza y encontré un brillante traje de lentejuelas anaranjadas en tu estudio.- dijo Sango, mostrando recelo.

    -No te pongas así cielo; es para Kagome; acaso olvidaste lo que ella hace por las tardes tres días a la semana?.-

    -Ya lo sé; pero que tiene que ver?.-

    -Como soy jefe de producción, se cómo hacer ropa, y yo como buen primo le hago sus trajes cuando hay eventos.-

    -De acuerdo, pero no me ocultes nada.- dijo Sango al fin, creyendo en su esposo. El para calmarla la lleva entre sus brazos a su alcoba, donde él sabe cómo hacerla feliz.

    ////////////////////////////////////

    -En serio, ya no podrías venir más en los siguientes semestres Kagome?.- pregunta una muchacha sorprendida. Era una de las amigas de Kagome, que conocía hace cinco años en ese lugar.

    -Así es Eri; mi nuevo trabajo me tiene ocupada; y mi jefe no ayuda mucho.- dijo Kagome mientras estaba sentada en el piso con sus amigas; todas vestían de traje de malla negra.

    -Porque dices que tu jefe no ayuda mucho?.- pregunta Yuca.

    -Se la pasa atrás de mí, pidiéndome citas para cenar o comer cuando hay descanso en la empresa o en donde vivo ya que somos vecinos; quiere que lo tutee; además que dos veces me agarró desprevenida y me besó en mi mano y en la mejilla.-

    -Que suerte la tuya amiga; como se llama tu jefe?.- pregunta Ayumi curiosa.

    -Es el empresario Inuyasha Taisho.- dijo Kagome, haciendo que sus amigas se sorprendan.

    -Te refieres a Inuyasha Taisho; el soltero más codiciado, y padre soltero de una pequeña niña?.- pregunta Yuca sorprendida.

    Que suerte tienes; muchas mujeres lo intentan conquistar; pero tu sin hacer esfuerzo lo tienes atrás de ti; anda acéptalo y te convertirás en la madre de su hija.- dijo Eri pícaramente; dándole codazos.

    -Dejen de hablar y muévanse que el descanso terminó, pronto tendremos un evento.- dijo de repente la encargada de ese lugar; haciendo que se pongan las cuatro en sus lugares y hagan los movimientos que la encargada les enseñó.

    ///////////////////////////////////////

    Inuyasha llega a su casa después de una jornada de trabajo, pero antes se fue a cenar con su pequeña hija Shiori a una hamburguesería donde se la pasó de lo más tranquilo. Llega a su casa y con cuidado baja a Shiori del auto ya que estaba dormida; pero en eso ve que un mercedes plateado se estaciona en la casa de a lado; era Kagome que llegó de unas cosas que ella hace por las tardes; la cual la dejaban agotada físicamente; Inuyasha se extraña de su ropa que llevaba, pues ella siempre vestía muy formal, pero esta vez estaba vistiendo para hacer deporte.

    -Buenas tardes señor Taisho.- dijo Kagome al verlo.

    -Hola Kagome; quieres pasar un rato?.-

    -No puedo ahora señor Taisho; estoy cansada, mejor después.- dijo Kagome al dirigirse a abrir su puerta; estaba cojeando un poco ya que su pie derecho le dolía por una torcedura de hace tiempo, y le dolía de vez en cuando por frio o ejercicio mal hecho. Inuyasha entra a su casa y deja a Shiori en su cama, y vuelve de nuevo donde estaba Kagome, quien apenas había entrado a su casa. Kagome se sorprende de la velocidad de su jefe para arropar a su hijita y volver donde estaba ella.

    -Que haces por las tardes Kagome, para que estés tan cansada como si corrieras un maratón?.- le pregunta Inuyasha, queriendo indagar eso; desde siempre Kagome sale de la empresa y se va a otro rumbo a quien sabe dónde; y después regresa bastante exhausta.

    -Eso es mi vida privada, no debe meterse donde no le concierne señor Taisho.- le dice Kagome bastante seria. Lo que haga fuera de la empresa no importaba.

    -Lo sé , pero..-

    -Pero nada, lo que haga fuera de la empresa no afecta ahí.- dijo Kagome antes de meterse a su casa; dejando fuera a Inuyasha sorprendido.

    -Creo que no debí meterme en sus asuntos; pero quisiera saber qué es lo que ella hace por las tardes.- se dijo Inuyasha mientras entraba a su propia casa para cenar y descansar; lo que no sabría, es que tiempo después ya sabría el secreto de Kagome.

    CONTINUARA…
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  9.  
    maFFer susin

    maFFer susin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2010
    Mensajes:
    223
    Pluma de
    Escritora
    ay por dios que ni se haga del rogar con inu por que bien que quiere caray¡¡¡¡¡ si ella no quiere nada yo si me voy con mi adonis lawl XDDDDDD pero buehhh quiero que kagome se abra mas ): es que es tan ash¡¡¡¡ si quiere con inu por que no lo pela, lo unico que va a causar es que el se harte y ni la pele...y para eso estoy yo¡¡¡¡ (ok no seria tan mala idea) dejala como esta¡¡¡ hahahaha XDDD ok me callo o.o
    Pero en verdad es molesto que sea tan fria, espero que pronto se abra con el y se de cuenta de lo que siente, no se si fue corto el capi o se me paso volando por que lo adoro lol espero actualizes pronto. Nos vemos...besos
    bye¡¡
     
  10.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,469
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola!!!!!
    Que emoción...esos niños son unas ternuras andantes. Juro que de mas grandes seran muy traviesos.
    Bien hecho con esa Yura "Sacalapiedra", nunca la quice ni de loca, enemiga o niñera mucho menos.
    Ya me preguntaba yo donde estaban Sango y Ayame....De niñeras que lindo....
    ¿Que hará Kagome por las tardes? ¡Descubranlo en el proximo capitulo!
    ---No, enserio. Quiero saber que hace Kagome---
    Sayo...me gusto mucho tu capi y adoro el rumbo de la historia...
     
  11.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador Comentarista destacado Morir es nada cuando por la patria se muere Patrocinador Nº1

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    2,967
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Sango esposa de miroku!!!! me encanta tu idea, y ayame con koga!!!! lo maximo, que bueno que no los vas a meter en broncas problematicas y tu asunto solo es la relacion de inu y kagome, espero que no lo enredes mas que en los esfuerzos de inuyasha por conquistar a esa chican tan ... irritantemente inteligente, y no porque me desagrade pero se me hace demasiado creida a veces... que ya ceda un poco y se abra tantito por lo que siente. Sayo
     
  12.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Jefe de mi corazon
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    3409
    Capítulo 4.-

    En la mañana siguiente, en la empresa estaban los hermanos Taisho entrevistando a Sango y Ayame por el puesto de guardería; ellos estaban revisando sus currículos y veían que si tenían suficiente experiencia en ese trabajo, además que se estaban tomando la entrevista muy en serio.

    -Como les fue dulzuras?.- dijeron al mismo tiempo Miroku y Kouga cuando salieron de entrevista sus esposas.

    -Nos contrataron, empezamos hoy mismo.- dijo Ayame feliz al abrazar a su esposo.

    -Lo sabía; era lógico que las contrataran, tienen lo necesario y más, para llevarlo a cabo aquí.- dijo Kagome al sonreírle a su cuñada y prima política. Ella como siempre, estaba vestida despampanantemente; pero lo que la diferenciaba de las demás mujeres, es que si estaba con las piernas descubiertas por minifaldas; no llevaba blusas escotadas ni nada de eso, sino más bien blusas sin escote; cuando tenía escote en el pecho; siempre vestía de pantalón. Siempre estaba así cubierta de un lado, cuando estaba descubierta del otro; nada provocativa, porque no quería dar malas impresiones. Ese días estaba vestida con un pantalón de mezclilla azul, sandalias de tacón alto; y una blusa rosa fuerte strapless; el cabello lo tenía suelto, dándole un toque sensual, pero sin caer en lo vulgar.

    -Entonces tú fuiste de la idea de recomendarnos?.- pregunta Ayame sorprendida.

    -Así es Ayame, ella fue quien dio la idea de que ustedes se presenten aquí; adore la idea pues así estaré con mi Sanguito más tiempo.- dijo Miroku al abrazar a Sango por la espalda.

    -Solo que deben ser discretos con sus muestras románticas en esta empresa. Por cierto, ustedes dos empiezan a trabajar ahora mismo.- dijo Inuyasha de repente al salir de la sala de juntas, donde se llevó a cabo la entrevista para Ayame y Sango.

    -Como digas Inuyasha.- dijo Sango al ir a guardería con Ayame y cada quien va a su respectiva oficina para seguir trabajando.

    /

    Inuyasha estaba tranquilamente en su oficina trabajando en unos documentos para saber si se harán negocios con otras empresas, y así reunirse en el próximo evento en Sapporo, solo que de vez en cuando iba a guardería a dar un vistazo para saber cómo iba Shiori, pero al comprobar que las nuevas niñeras eran excelentes con los niños, se quedó más tranquilo y vuelve a su oficina para seguir trabajando. En ese momento escucha a alguien entrar; voltea creyendo que es la diseñadora que lo vuelve loco; pero solo era una secretaria común de la empresa.

    -Señor Taisho, quiere relajarse mejor un rato conmigo, después de tanto trabajo?.- dijo esa muchacha seductoramente al querer masajearle los hombros; pero Inuyasha le retira sin cuidado sus manos de él.

    -Lo único que necesito Rioko, es que me dejes tranquilo y te pongas a trabajar.- dijo Inuyasha algo molesto e impaciente.

    -Porque ese genio señor Inuyasha?; venga conmigo que yo lo relajare y lo dejare satisfecho.- dijo esa mujer tratando descaradamente de besarlo y sentarse en sus piernas; pero el de inmediato se levanta y pone una expresión sombría, aterrándola.

    -Mira Rioko; si tanto te importa tu trabajo compórtate como una mujer de verdad, y no como una cualquiera; porque si no te iras patitas a la calle donde pertenecen las de tu tipo; así que si no tienes algo que informarme o entregarme de la empresa; vete de aquí.- le dice Inuyasha fríamente; asustando tanto a Rioko, que salió de inmediato de ahí.

    Después de un rato, la puerta de su oficina se vuelve a abrir, Inuyasha ya estaba preparado por si era una de las mujeres que querían insinuárseles, pero bajó la guardia al ver que solo era Kagome quien entró a su oficina con unos papeles en la mano.

    -Señor Taisho, le mando estos bocetos de diseño; además Miroku y Kouga le mandan estos papeles que necesitara en su próxima junta.- dijo Kagome al dejarle unas carpetas en su escritorio, ya se iba a retirar, pero siente que Inuyasha le atrapa su mano con la suya, haciendo que se detenga.

    -Espera Kagome.- dijo Inuyasha al levantarse de inmediato, sin soltarla.

    -Señor Taisho, que pretende?.-

    -Solo quiero invitarte conmigo a cenar esta noche; prometo que no será como crees; yo no me sobrepasare contigo.- dijo Inuyasha anhelante.

    -No está bien que salga con usted señor Taisho; los demás creerán que salgo con usted por conveniencia monetaria.- dijo Kagome tratando de evadirlo.

    -No será así; no todos los jefes somos como ese Takekua. Sé que trabajabas para él cuando te graduaste de la universidad, e intento sobrepasarse contigo, pero lo demandaste y metiste a prisión. Hay jefes que somos honestos.- dijo Inuyasha tratando de convencerla, él ya sabía por el periódico de la noticia de que el anterior jefe de Kagome, trato de sobrepasarse con ella, pero Kagome con su inteligencia lo demando metiéndolo a la cárcel; además que le descubrió contratos con estafas y fraudes hacia las empresas con las que hacia negocio; acabando con él y su imperio estafador y fraudulento. Kagome y los afectados recibieron cincuenta millones de dólares por indemnización.

    -No lo sé.- dijo Kagome dudosa, aunque esa tarde no estaría ocupada con sus actividades, no quería involucrarse en algo peligroso para su estabilidad emocional, que poco a poco se extinguía.

    -Anda, acepta.- dijo Inuyasha tratando de convencerla, poniendo carita de borrego degollado.

    -Solo que no me ponga esa cara.- dijo Kagome riendo. Estaba caminando de un lado a otro tratando de pensar, pero en eso tropieza con sus zapatos, cayendo encima de Inuyasha, tumbados en el suelo.

    -Lo siento.- dijo Kagome tratando de levantarse, poniendo sus manos en el pecho de Inuyasha; pero siente como su cintura es atrapada por unos fuertes brazos; cuando quería protestar, siente como es besada en sus labios por Inuyasha. No podía creerlo, ese era su primer beso, y su jefe se lo estaba dando.

    -No te escaparas de mí, hasta que aceptes salir conmigo.- dijo Inuyasha al voltearse, estando encima de ella, y besándola de nuevo en sus labios; era mucho mejor de lo que había soñado hace días. Jamás había sentido algo así cuando besaba a alguien; ese era un beso supremo, del que ahora no quería separarse jamás.

    Kagome por primera vez, no siente que debe quejarse, así que se deja llevar, le rodea su cuello con sus brazos y le corresponde el beso, haciendo a Inuyasha feliz. Se siguen besando sin preocupación alguna, hasta que alguien abre la puerta y se enoja de lo que está viendo.

    -Deja a Kagome en este momento.- grita Kouga molesto de la escena, ellos se separan de su beso, volteándolo a ver, Inuyasha estaba manchado del labial rojo que Kagome estaba usando en esos momentos. Kouga agarra a Inuyasha por la camisa y lo lanza a otra parte; mientras que Kagome por la vergüenza, sale de inmediato de ahí.

    -Deja de meterte donde no te importa lobucho.- dijo Inuyasha molesto porque lo interrumpieron del beso más dulce que ha tenido en su vida.

    -No lo hare, sabiendo que has querido aprovecharte de mi hermana.- dijo Kouga molesto, mostrando típicos celos de hermano mayor.

    -No me estaba aprovechando de ella; también Kagome me correspondía con gusto.- dijo Inuyasha furioso.

    -Eres un maldito bastardo!.- dijo Kouga furioso; casi lo golpea, pero siente que es detenido por alguien.

    -Hermano detente; él no se aprovechaba de mí; yo también coopere con gusto y voluntad.- dijo Kagome de repente; deteniendo la posible pelea.

    -Lo ves lobucho?; no me aproveche de ella.- dijo Inuyasha arrogantemente.

    /

    -Oye Kagome, me puedes ayudar en algo?.- pregunta Inuyasha al entrar a la oficina de Kagome.

    -Que ocurre señor Taisho?.- pregunta Kagome al dejar a un lado unos documentos que estaba ordenando.

    -Veras, necesito que me ayudes a resolver esto; ya he pedido ayuda a casi todos y nadie puede resolver estas cuentas.- dijo Inuyasha al mostrarle una hoja donde estaban unas cuentas. Kagome como toda gran genio, los mira cuidadosamente para determinar el problema.

    -Mire señor Taisho, el problema son los signos que tienen. Muchas veces se descuidan esos minúsculos detalles, y por eso no se sabe que sale mal.- dijo Kagome al mostrarle esos detalles en las hojas.

    -Muchas gracias Kagome.- dijo Inuyasha tomándola desprevenida en una abrazo y un beso en su mejilla. El plan de él era tratar de ruborizarla lo más que podía con esos afectos que le estaba otorgando, y así que ella deje de ser seria, y en un futuro no lejano, convertirla en su esposa y madre de Shiori. El beso que se dieron hace rato era uno que dio efecto en ella.

    -Señor Taisho, que hace?.- dijo Kagome nerviosa por el abrazo y beso repentinos; e Inuyasha no tenía planeado soltarla pronto.

    -Mostrándote mi aprecio, y mejor empieza a tutearme de una vez Kagome, después de lo que pasamos hace rato en mi oficina.- dijo Inuyasha bastante tranquilo mientras seguía abrazándola entre sus fuertes brazos; le gustaba estar así y por primera vez sintió una gran paz.

    -No te quejes Kagome, bien que te gusta estar así con tu jefe; así que deja de seguir negando lo que sientes por Inuyasha.-dijo una voz en el interior de Kagome, que no era su lógica.

    -Mejor calla molesta vocecita; ella debe concentrarse en sus metas de la vida, no en sus sentimientos.- dijo de repente la lógica cerebral de Kagome, mientras que ella ya no sabía por primera vez a quien hacerle caso; si a su confiable lógica, o a sus sentimientos del corazón, estaba teniendo una batalla interna de vocecitas.

    -Pero Kagome debe dejar llevarse por los sentimientos que le tiene guardados a su jefe Inuyasha. Que no me vayas a negar que es muy guapo, tiene un cuerpo y sonrisa de infarto; y además es un padre amoroso y responsable con su hija. Se siente tan bien estar rodeada de sus musculosos
    brazos, además besa delicioso.- dijo la voz del corazón de Kagome

    -Pero es más importante su trabajo y metas profesionales de su vida.- dijo la lógica cerebral; y por primera vez gano la voz del corazón de Kagome; así que la dueña se deja llevar por primera vez lo que en realidad siente, no en lo que piensa.

    -Me alegra haber ayudado Inuyasha.- dijo Kagome al corresponder su abrazo, haciendo a Inuyasha muy feliz de que ella por fin se esté abriendo con él.

    -Hasta que por fin me hablas informalmente, pequeña.- dijo Inuyasha al verla, pero sin apartar su fuertes brazos de ella.

    -Eso hice?.- dijo Kagome sorprendida, de repente siente calor en sus mejillas, se toca ahí y descubre que por primera vez en sus dieciocho años se ha sonrojado, ahora no pudo controlar sus emociones.

    -Así es, y no dudaste un momento en hacerlo; eso me alegra porque, por fin te estas abriendo conmigo.- dijo Inuyasha al besarle la mejilla varias veces.

    -Por primera vez, no puedo pensar con claridad en esta situación.- dijo Kagome desviando la
    mirada, sonrojada por la situación, jamás le ha pasado algo así, pero con Inuyasha es diferente.

    -Hay cosas y situaciones Kagome, en que el cerebro no es el mejor consejero.- dijo Inuyasha al levantarle el mentón con una mano, obligándola a verlo. En ese momento los ojos dorados de Inuyasha se desvían de los ojos verdes de Kagome, bajando lentamente hasta sus finos, rosados y
    hermoso labios.

    -Inuyasha, que haces?.- pregunta Kagome asombrada del peligroso acercamiento de su jefe hacia ella.

    -No te muevas Kagome; es algo que he querido hacer de nuevo.- dijo Inuyasha besándola otra vez; ya no podía vivir sin esos besos, que únicamente Kagome le otorgaba.

    -Pasa por mí dos horas después al acabar la jornada de trabajo; y para que lo sepas, me gusta la comida italiana.- dijo Kagome al separarse de Inuyasha.

    -Eso significa que aceptas salir a cenar conmigo?.- dijo Inuyasha feliz.

    -Así es; lleva a Shiori para que cenemos los tres.- dijo Kagome sonriendo sinceramente al fin; poniendo a Inuyasha más feliz que nunca.

    -Pero porque dos horas después debo pasar por ti?; mejor vayamos a cenar al acabar el trabajo.- dijo Inuyasha confundido.

    -Necesito arreglarme bien para una cita; no pienso ir así a cenar con esta ropa. Y usted también lo necesita y Shiori igual.- dijo Kagome, haciendo que Inuyasha lo comprenda.

    /

    -Oye Miroku; sabes qué tipo de flores le gustan a Kagome?.- pregunta Inuyasha al pasar a la oficina de Miroku para esa importante información.

    -Le gustan las rosas de todos colores, sobre todo si el ramo es combinado con rosas blancas y rojas. Porque amigo?.- pregunta Miroku curioso.

    -Es que la invite a salir conmigo esta noche, y quisiera darle un regalo.- dijo Inuyasha muy tranquilo, haciendo que Miroku se sorprenda de felicidad.

    -Ya era hora que mi prima, por fin se abra con un hombre.- dijo Miroku feliz.

    -Que quieres decir?.-

    -Que tú eres el primer hombre, con quien ella sale. Jamás ha tenido citas con hombres que no sean Kouga y yo. Y dime como la convenciste, si ella es una roca?.- dijo Miroku con curiosidad; Inuyasha le explico cómo fue todo eso; hasta el beso que se dieron.

    -Vaya, tu eres el que le ha dado el primer beso a Kagome; siempre supe que necesitaba algo para que estalle por fin sus emociones.- dijo Miroku feliz por su amiga y su prima.

    -Lo fue; pero luego el fastidioso de tu primo llego e interrumpió.-

    -Calma Inuyasha; Kouga solo quiere proteger a Kagome, si sigues demostrando que en verdad quieres a Kagome, y jamás le harás daño, el cedería.- le dijo Miroku sabiamente; después Inuyasha al terminar el trabajo se va por Shiori a guardería; y camino a su casa le comento del plan de esa noche, sobre salir con Kagome a cenar en un restaurante.

    -En serio Kagome cenara con nosotros, papi?.- pregunta Shiori contenta; ella ya quería mucho a Kagome.

    -Así es princesita; mejor ven a bañarte y vestirte para que estés lista.- dijo Inuyasha al llevarla a su habitación, donde le dio un baño y le puso un vestidito rojo, que la hacía verse encantadora, y la peino amarrándole su cabello en una coleta alta. Él se va a su habitación para bañarse y se pone un traje completamente negro, con camisa y corbata negras. Se peinó amarrándose su cabello negro en una coleta alta también, mira el reloj y ve que casi era hora de ir por Kagome.

    -Recuerda Shiori, cuando Kagome salga de su casa, tú vas con ella y le entregas este ramo de rosas.- dijo Inuyasha dándole a su pequeña un ramo de rosas que compro hace momentos, al estar frente a la casa de Kagome.

    -Si papi; sé que le gustara.- dijo Shiori sonriendo. En ese tocan la puerta; y en ese momento se abre dejando salir a Kagome. Inuyasha se emboba al ver como estaba vestida; tenía un bonito vestido azul fuerte strapless que le llegaba a las rodillas y se amarraba a la cintura; además que se dejó su cabello suelto, agarrado de una diadema roja; estaba maquillada ligeramente, destacando nada mas sus ojos verdes.

    -Buenas noches Inuyasha, Shiori.- dijo Kagome al sonreír; en ese momento ve que la pequeña se acerca a ella con un ramo de flores.

    -Kagome, mi papi y yo queremos darte estas rosas bonitas.- dijo Shiori al entregarle el ramo, tal como su padre le dijo que hiciera, Kagome le parecio tan tierna la pequeña dando así el regalo.

    -Gracias pequeña.- dijo Kagome enternecida de la pequeña Shiori, se veía tan tierna y bonita con su vestidito rojo.

    -Lista para irnos?.- dijo Inuyasha al acercarse a ella y llevarla a su auto. Pone a Shiori en la parte de atrás en su asiento de seguridad, mientras que Kagome iba enfrente, en el asiento de copiloto.

    -Qué bonito lugar.- dijo Kagome cuando llegaron a un restaurante elegante de comida italiana.

    -Dijiste que te gustaba la comida italiana, así que te traje al mejor restaurante italiano, para que podamos cenar los tres.- dijo Inuyasha al sacar a Shiori y caminar con ella y Kagome al interior del restaurante.

    -Mesa para tres?.- pregunta el gerente que estaba en la entrada recibiendo a los demás.

    -Así es, una mesa para tres en un lugar apartado.- dijo Inuyasha al gerente, quien de inmediato los llevo a su mesa. Inuyasha noto que los hombres miraban con descaro a Kagome, y el por celos la agarró posesivamente.

    -Inuyasha, dijiste que no te sobrepasarías.- le dice Kagome molesta.

    -No me gustan que te vean así; solo yo puedo hacerlo.- dijo Inuyasha sin soltarle la cintura con su brazo. Kagome ya no protesta y siguen al gerente, quien los llevo a una mesa que estaba afuera en un balcón, se veía hermoso. Pero antes Inuyasha pidió un asiento de bebe para Shiori, el cual le entregan de inmediato.

    -Que bonitas estrellas, papi.- dijo Shiori al estar sentada en el asiento que le llevaron.

    -Más hermosa es la estrella que nos acompaña.- pensó Inuyasha al ver a Kagome sentarse y jugar con Shiori.

    -Que van a querer ordenar?.- pregunta el mesero con una libretita en su mano. Shiori pidió un espagueti, Inuyasha pidió pollo a la plancha y Kagome quiso ravioles con hongos y salsa de tomate. Se la estaban pasando de lo mejor, y Kagome se pudo abrir con alguien por primera vez en su vida; e Inuyasha sintió una gran paz que jamás ha sentido antes.

    -Podemos pedir postre, papi?.- pregunta Shiori sonriendo, con salsa embarrada en su carita, la cual Inuyasha le limpia de inmediato.

    -Después de que termines de comer tu comida, pequeña.- le contesta Inuyasha.

    -El postre sabe mejor, si te lo comes después de terminar tu comida Shiori.- dijo Kagome sonriéndole, haciendo a Shiori feliz.

    -Sí que sabes tranquilizar a los niños, Kagome.- dijo Inuyasha sorprendido de ver la escena.

    -Solo hay que saber manejar la situación.- dijo Kagome tranquilamente. Un rato más terminan de cenar, y llevan a Kagome a su casa para descansar; Inuyasha tenía en sus brazos a Shiori ya que la pequeña estaba dormida.

    -Gracias por acompañarnos Kagome.- dijo Inuyasha al estar frente a la puerta de la casa de Kagome.

    -Fue un placer, me la pase de lo mejor.- dijo Kagome sin dejar de sonreír.

    -Hasta luego, Kagome.- dijo Inuyasha, besándola fugazmente en sus labios, Kagome no se queja y le corresponde. Ambos se van a sus casas; se sentían tan llenos de gozo de que por fin sientan la paz que jamás habían sentido.

    /

    Un sábado, Inuyasha invitó a Kagome a salir con él y Shiori al parque de diversiones. Inuyasha no pudo evitar enternecerse al ver a Kagome y Shiori divertirse juntas como si fuesen madre e hija; algo que siempre anhela que suceda pronto. Se divierten en las atracciones y se van a comer algo en un restaurante cercano, cuando era hora se van a sus casa, donde se despiden de Kagome.

    -Papi, ya sé que quiero para mi cumpleaños.- dijo Shiori cuando Inuyasha le ponía su pijama rosada, al terminar de ponerle un pañal limpio.

    -Princesa, faltan ocho meses para tu cumpleaños.- le dice Inuyasha riendo al ponerle su pijamita.

    -Mejor, así puedes conseguir mi regalo a tiempo.- dijo Shiori riendo.

    -Y que vas a querer, una muñeca?.-

    -No.-

    -Una casita de muñecas?.- dijo Inuyasha en tono juguetón.

    -Tampoco papi.-

    -Entonces que vas a querer?.- dijo Inuyasha curioso.

    -Quiero para mi cumpleaños papi; que Kagome sea mi nueva mami.- dijo Shiori sonriéndole a su papa. Quien no se esperó esa respuesta.

    -Que dijiste que quieres?.- dijo Inuyasha asombrado.

    -Que Kagome sea mi nueva mami; para mí cumpleaños.- dijo Shiori sonriéndole a su padre. Inuyasha estaba sorprendido de lo que su hijita quería; no es que no lo quisiera, pero primero tendría que convencer a Kagome para que sea su nueva mujer, y así que sea la madre que Shiori quiere.

    CONTINUARA…
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  13.  
    maFFer susin

    maFFer susin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2010
    Mensajes:
    223
    Pluma de
    Escritora
    ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh como que ya le paro a mi grito o si no sera spam XDDDD es que que conmenasai kagome ya se abrio con inu ahhh amiga te adoro me cumpliste mi deseo, lol estoy taaaan feliz que ahh tengo ganas de no se gritar saltar, y mas por lo que dijo shirori esa niña si que es un amor (; la adoro y espero que si sea su nueva mami para su cumple eso seria tan kawai que ay si gritaria como una mugre histerica XDDD pero lo valdra, como siempre agradeciendote y esperando la continuacion ansiosa nos vemos bye
     
  14.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,469
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ahhhhhhh *suspiro* que ternura tan tierna...si me vieras tengo ojos de borreguito a medio morrir -la misma cara que puso Inu para convencer a Kag-
    ¡aleluya, alabado sea Kami!
    Kagome al fin dejó salir sus emociones, espero que de verdad sea la chica tierna y comprensiva que conocemos...
    Dios si Shiori quiere una mami a si yo quiero a su pai tierno por mil...
    Te juró que pondre un cartel que diga ¡supero ternura, ha excedido el limite de lindura en un fic! en serio lo adoro, te felicito me encanta como va la historia veo que no has puesto a Kouga como en tus otras historias y eso me gusta mucho....Sayo.
     
  15.  
    MzzMuñeQuitaInu

    MzzMuñeQuitaInu Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    7 Julio 2010
    Mensajes:
    162
    ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy
    que lindooo!!!!!!!!! me gusto muxisimo tu finc
    por fin kagome le abre sus sentimientos a inuyasha y shiori la quiere
    como su mami ay que lindoooo
    conti pronto que ia no em aguanto de la curiosidad ^^
     
  16.  
    SARA BUTLER

    SARA BUTLER Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    11 Enero 2009
    Mensajes:
    79
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Jefe de mi corazon
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    7596
    Capítulo 5.-

    En la empresa Sesshomaru e Inuyasha estaban algo ajetreados, debido a que en tres semanas más se iban ellos y los ejecutivos como Miroku, Kouga y Kagome a un congreso en Sapporo por dos semanas ya que, estaban planeando hacer negocios con otras empresas de moda importantes y todo debía salir bien para que la empresa siga exitosamente de pie en los negocios. Aunque Kagome tenía también algo importante en esas fechas, que tenía que ver con lo que hacía en las tardes.

    -Cariño ven a dormir, ya es tarde.- dijo Rin, la esposa de Sesshomaru al entrar al estudio de su esposo, y masajearle los hombros. Era una joven de su edad, esbelta, alta, cabello negro y ojos grises; era muy amable y bondadosa, por eso Sesshomaru se fijó en ella, trabajaba de publicista.

    -En un minuto más Rin.- dijo Sesshomaru al desviar la mirada de su computadora; el planear el próximo congreso de Sapporo lo cansaba bastante.

    -Sesshomaru, es tarde y es mejor que descanses un buen rato.-

    -¿Sabes qué?; tienes razón Rin; necesitare que me ayudes a relajarme, y de paso le damos un hermanito a Ryu.- dijo Sesshomaru mientras se levantaba de su silla, la cargaba en brazos besándola también, yendo directamente a su habitación.

    -Y bien dicen que los serios son los peores.- dijo Rin bromeando mientras Sesshomaru la besaba en el cuello y la depositaba en su cama.

    -Ya verás, cómo te demostrare que eso es cierto.- dijo Sesshomaru mientras le quitaba su ropa para hacerle el amor, durante unas largas y dulces horas, amaba tanto a su esposa y a su pequeño.

    ////////////////////////////////////

    -Lo sé, estoy también emocionada por la presentación que presentaremos en Sapporo.- dijo Kagome mientras hablaba con una de sus amigas por teléfono; Inuyasha pasaba cerca de su oficina y escucho un poco de su conversación; se preguntaba qué era lo que ella hacia tres veces por semana en las tardes. Escucha que Kagome cuelga su teléfono; y el aprovecha para entrar, pero lo hace de forma que ella no sospeche nada, aunque no sabía si funcionaria debido a su inteligencia.

    -Oye Kagome, venía a decirte que necesitaremos que estés en juntas con los demás ejecutivos de la empresa, para discutir sobre el congreso a Sapporo.-

    -Gracias Inuyasha por avisarme y esperar por varios minutos mientras hablaba por teléfono.- dijo Kagome al caminar a lado de él, sorprendiéndolo de lo que dijo al último.

    -Pero si estaba en mi oficina, y justamente acababa de salir de ahí para darte el recado.- dijo Inuyasha tratando de justificarse, pero Kagome solo ríe.

    -¿Se te olvida que por algo soy muy inteligente?; no es fácil engañar a un genio.- dijo Kagome riendo; dejando a Inuyasha perplejo.

    -Cambiando de tema; ¿quieres comer conmigo y Shiori en la tarde?.- pregunta Inuyasha ansioso. Más que solo cumplir el deseo de su hija de que Kagome sea su mami nueva; lo hacía también porque la quería como la mujer que lo acompañe en su vida, ya sabía que ya no solo le gustaba Kagome, sino desde que ella empezó a abrirse con él y salir unas cuantas veces juntos, se enamoró completamente de ella. Solo esperaba que ella sintiera lo mismo por él.

    -Estaré ocupada en la tarde Inuyasha; ¿te parece si mejor mañana?.- dijo Kagome proponiendo otro día para no desanimar a Inuyasha; había algo en el que la hacía sentirse diferente; algo que la hacía querer estar con él toda su vida.

    -De acuerdo, mañana saldremos los tres a comer; tú, yo y mi pequeña Shiori. Por cierto -Kagome, ¿Qué haces por las tardes?.-

    -No te lo puedo decir ahorita Inuyasha.- dijo Kagome seria, sorprendiendo a Inuyasha.

    -¿Por qué no?.-

    -Las cosas muchas veces, son mejores y gratas cuando uno mismo las descubre por su cuenta; algo que tu harás muy pronto al descubrir lo que hago.- dijo Kagome sonriendo, dejando perplejo a Inuyasha; esa mujer era un enigma, algo que le gustaba mucho de ella.

    /////////////////////////////////////////////

    -¿Cómo te sientes para tu primer viaje de negocios?.- pregunta Kouga a Kagome al estar con Ayame comiendo en un restaurante a la hora de almuerzo.

    -Muy bien.- contesta Kagome tranquila.

    -Tengo entendido que el primer día de viaje tienes tu presentación.- dijo Ayame curiosa.

    -Así es, pero no me siento nerviosa, ya lo he hecho varias veces.- dijo Kagome tranquilamente.

    -Esa seria tu ultima vez, ¿no es así?.- pregunta Kouga mientras terminaba su comida.

    -Así es hermanito; necesito organizar mi tiempo.- dijo Kagome mientras seguía comiendo su ensalada.

    ///////////////////////////////////////

    -Te extrañaremos mucho Kagome.- dijo Eri mientras caminaban de ese lugar que iba en las tardes con Kagome, Yuca y Ayumi, iban al auto de Kagome para ir a cenar juntas.

    -Quisiera que volvieras el próximo semestre.- dijo Yuca triste; Kagome siempre estuvo con ellas en esa actividad desde que todas tenían trece años.

    -También yo, pero me organizare primero para poder volver, si es que puedo.- dijo Kagome mientras entraban a una hamburguesería cercana.

    -¿Y por cierto, como van las cosas con tu jefe, ya salieron en una cita?.- pregunta Ayumi picara.

    -Ya hemos salido en varias citas.- dijo Kagome tranquilamente.

    -¿En serio, porque no nos lo dijiste antes?, que mala eres.- dijo Yuca fingiendo reproche.

    -Es parte de su vida privada, no deben meterse tanto en ella, si Kagome no quiere decirlo está bien.- dijo Ayumi reprochándole a Yuca.

    -¿Y su hijita que tal?.- pregunta Eri curiosa.

    -Es un encanto de niña, ella me quiere mucho.- dijo Kagome sonriendo al recordar a la pequeña Shiori.

    -Con eso; ganas ventaja con tu jefe.- dijo Yuca pícaramente, codeándole las costillas. Kagome solo se sonroja al ponerse a pensar en una vida con Inuyasha, criando a Shiori juntos y a otros bebes que tendría con él. Ella solo se calma como sabe y recupera su estabilidad emocional.

    ///////////////////////////////////

    Un sábado, Inuyasha estaba en el centro comercial con Shiori comprando ropa y cosas indispensables para el viaje a Sapporo; a pesar de ser viaje de negocios, el planeaba pasar tiempo de calidad con Shiori, no sería de esos padres que solo ven a sus hijos cuando es hora de dormir.

    -Mira papi.- dijo Shiori apuntando a una tienda.

    -¿Qué es princesita?.- dijo Inuyasha al ver a donde ella apunto, creyendo que sería una tienda de juguetes que Shiori quería ver; pero se asombra que haya apuntado a una tienda de ropa de mujer, ve un poco más para saber que apunto Shiori; y se da cuenta que Kagome estaba ahí probándose y viéndose un vestido en un espejo.

    -Es Kagome.- dijo Shiori al arrastrar a su padre a esa tienda.

    -Hola Kagome.- dijo Inuyasha de repente al ponerse a lado del espejo donde Kagome se veía el vestido para saber si le quedaba bien.

    -Hola Inuyasha, pequeña Shiori.- dijo Kagome sorprendida de verlos ahí en esa tienda.

    -¿Quieres comer con nosotros Kagome?.- pregunta Shiori sonriente, con sus ojitos dorados llenos de ilusión y dulzura; a Kagome y a Inuyasha les fue tierno ese gesto de la pequeña.

    -Claro, si no hay problema con tu papa.- dijo Kagome al ver a Inuyasha para saber su respuesta.

    -Claro que no lo hay, sería un gusto que nos acompañes.- dijo Inuyasha anhelante; de verdad que quería estar junto a Kagome todo el tiempo, además le hacía falta uno de sus besos que lo llevaban a la gloria.

    -En ese caso, solo iré a probadores a ponerme mi ropa y pagar por estas ropas.- dijo Kagome al retirarse de ahí.

    -Papi, ¿ya le puedo decir mami a Kagome?.- pregunta Shiori al ver a Inuyasha cuando Kagome se retiró.

    -Todavía no Shiori; aun no sabemos si quiere serlo.- dijo Inuyasha al cargarla en brazos.

    -¿Por qué no papi?, ella me quiere mucho; y también te quiere a ti.- dijo Shiori triste.

    -Es que todavía falta saber si quiere ser mi pareja; cuando te diga que pronto nos casaremos ella y yo es cuando ya le puedes decir mama; te prometo que tendrás a Kagome como mama para tu cumpleaños.- dijo Inuyasha calmándola, poniendo a su hija feliz. El hacia lo posible para conquistar a Kagome y así cumplir con el deseo de su hija y el suyo; ya que sintió que Kagome es la mujer que reúne los requisitos de quererlo tanto a él como a su hijita desinteresadamente; solo necesitaba que ella saque lo que siente por él.

    -Ya estoy lista.- dijo Kagome al llegar a ellos, con unas bolsas en la mano.

    -Claro Kagome, ven con nosotros.- dijo Inuyasha al salir de la tienda con ella y su pequeña. En ese momento le quita las bolsas que Kagome tenía en sus manos.

    -Yo puedo con esas bolsas Inuyasha, no te preocupes.- dijo Kagome tratando de quitarle sus bolsas, pero él se lo impide.

    -No estaría bien de mi parte que no te ayude a cargar cosas pesadas Kagome; a mí me enseñaron a ser amable.- dijo Inuyasha sin inmutarse.

    -Solo las iba a llevar a mi auto para no tener que cargarlas a la mano todo el tiempo.-

    -En ese caso deja que te acompañe a llevarlas.- dijo Inuyasha dirigiéndose al estacionamiento; dejan las cosas de Kagome en su auto y después se dirigen de nuevo al centro comercial donde pasean un rato, comen y se la pasan de lo mejor.

    -Dime algo Kagome, ¿si ya eres millonaria, porque sigues trabajando en una empresa?.- le pregunta Inuyasha cuando estaban los tres en un restaurante cercano.

    -Es que a mí me enseñaron que el dinero no es para siempre, además necesito sentirme útil para todos, ¿Qué caso tiene tener un gran intelecto si no lo usaras para bien?.- le contesta Kagome tranquilamente.

    -¿Y con lo que recibiste, que hiciste con eso?.-

    -Pues compre mi casa, un nuevo guardarropa y zapatos, el auto y done un millón a una fundación que ayuda a niños con cáncer; con eso se me fueron tres millones de dólares.- dijo Kagome muy tranquila.

    -Que admirable el que hayas donado a una fundación filantrópica.- dijo Inuyasha admirado; cada vez más amaba más a Kagome; tenía planeado por medio de una sorpresa decirle lo que siente y proponerle que sean novios.

    -Esos niños necesitaban mi ayuda y yo se las di con gusto.- dijo Kagome tranquila.

    -Me sorprende de que aún no llegas a los veinte y ya tienes tu futuro bien planeado.- dijo Inuyasha contento; él sabía que a esa edad muchos quieren divertirse sin preocupaciones. Aunque él no fue así a esa edad, no le gustaba mucho pensar en su futuro; pero eso cambio cuando murieron sus padres en un accidente a sus diecinueve años, y más aún cuando nació Shiori.

    -Siempre hay que pensar en un buen futuro para ser alguien en la vida.- dijo Kagome sonriéndole. Después de un rato de pasarla bien, se van a sus casas; Inuyasha va a su casa a arropar a Shiori ya que se encontraba dormida, después sale un poco a su jardín trasero para tomar el fresco de la noche, en eso ve a lado de su casa que Kagome estaba trabajando en unas flores que tenía en su jardín. Observo que ella tenía rosas rojas y blancas, un árbol de manzanas rojas y otro de manzanas verdes; un duraznero, un peral, un naranjo y un limonero de limones verdes y otro de limones amarillos. Además de un arbusto de fresas.

    -Linda la flor del jardín.- dijo Inuyasha de repente sorprendiendo a Kagome.

    -Gracias, las cuido mucho; adoro estas flores y mis árboles frutales.- dijo Kagome al ponerse de pie.

    -También son lindas esas flores y arboles.- dijo Inuyasha sonriente; Kagome se sonrojo al comprender que Inuyasha no elogiaba a sus flores precisamente, sino a ella. Si no hubiese explotado sus emociones lo mandaría al diablo como su lógica le estaba diciendo, pero su corazón le decía que acepte el cumplido.

    -¿Y qué haciendo ahorita Inuyasha?.- dijo Kagome al acercarse al barandal que la separaba de Inuyasha.

    -Me vine a relajar un rato afuera. ¿Y tú?.-

    -Vine a atender mis plantas un poco.-

    -¿No es algo tarde para hacer jardinería?.- pregunta Inuyasha extrañado.

    -Lo sé, pero en el día no me da tiempo, así que lo hago de noche; además ayuda a relajarme un poco.-

    -Se nota cuanto cariño le tienes a tus flores.- dijo Inuyasha al ver las plantas de Kagome bien cuidadas y hermosas.

    -Gracias.- dijo Kagome sonriente; después de un rato ambos debían ir a dormir; pero antes Kagome le regalo a Inuyasha una canasta llena de frutas de los árboles que ella cultivaba; Inuyasha probo una manzana de la canasta y le pareció deliciosa, además podía notar cuanto cariño Kagome le tenía a sus árboles y flores. Era oficial, esa mujer lo tenía bien cautivado y algo en su corazón le decía que ella también le correspondía, pero su lógica no le dejaba decírselo.

    ////////////////////////////////////////

    Ya había llegado por fin el día en que viajarían los ejecutivos de las grandes empresas a Sapporo; Sesshomaru, Miroku y Kouga habían llevado a sus familias para pasar tiempo con ellas en ese lugar. Muchas mujeres se le insinuaron y se arrastraron a Inuyasha para que lleve a una de ellas como acompañante, pero el cruelmente dijo que si quería avergonzar y destruir la empresa que a su padre le costó levantar, llevaría a una de ellas; haciendo que ellas se asombren y molesten.

    A Inuyasha no le gustaba ser así con las mujeres, pero a veces no le dejaban opción alguna. Solo se preocupaba en ser un buen padre para Shiori, así que su atención se centraba en ella; además pensaba que si no fuese padre, de todos modos no andaría con mujeres de ese tipo que solo se divierten un rato y ya como un trapo usado, a él le enseñaron que las mujeres se les respeta en todos los sentidos, y eso incluía fidelidad e igualdad. Él pensaba que si fuese uno de esos mujeriegos, lo que sucedería es que después nadie lo tomaría en serio cuando quisiera tener una relación seria con alguien, pues una reputación así es imposible borrar; así que solo haría una buena reputación para ganar respeto.

    -¿Y Kagome, no va a venir?; se perderá la función.- dijo Inuyasha al estar en un salón del hotel que se hospedaban; ahí verían una presentación de danza árabe.

    -Estará presente, pero no como crees.- dijo Miroku sonriendo con travesura.

    -No le digas nada a ese perrucho Miroku.- dijo Kouga molesto.

    -De todos modos se enterara.- dijo Miroku tranquilo, Inuyasha no sabía a qué se referían, Shiori estaba a su lado jugando con Ryu felizmente. En ese momento se dio el anuncio para dar inicio al festival de danza árabe; Inuyasha solo estaba ahí porque Miroku le insistió en que fuera y porque sabía que una hora más se daría la cena de bienvenida. En ese momento abre el telón y en el escenario había muchas muchachas vestidas con trajes brillantes color rojo, una falda con vuelo y un top del mismo color, algunas lo tenían adornado exageradamente y otras muy sencillamente, además de una falda de monedas roja y un pandero, las mira sin mucho interés hasta que ve que en una hilera estaba Kagome con el mismo traje que las demás chicas; eso fue sorpresa.

    -¿Y Kagome, que hace ahí?.- pregunta Inuyasha sorprendido.

    -Práctica danza árabe desde los trece, Inuyasha y esa es una de sus tantas presentaciones. Esta es la danza de los gitanos.- dijo Miroku tranquilo; Inuyasha solo vuelve a observar a Kagome que estaba concentrada en su lugar, esperando a que de la música para iniciar.

    -Miren chicas, en esa mesa están mi hermano, mi primo y mi jefe insistente.- dijo Kagome a sus amigas, viendo a Inuyasha desde el escenario.

    -A ver cómo se pone cuando te vea bailar de una forma tan sexy, como tú sabes hacerlo Kagome.- dijo Yuca picara.

    -Tal vez hasta te ascienda de puesto después de esta noche.- dijo Eri con la misma actitud de Yuca; la música inicia y las chicas empiezan a bailar. Inuyasha solo observaba desde su asiento como Kagome bailaba danza árabe; el pobre estaba nervioso tratando de no imaginarla en situaciones poco decentes para su gusto; es que Kagome movía las caderas tan sensual y sugerente que no ayudaba mucho. Fue una gran sorpresa descubrir que lo que hacía Kagome por las tardes era practicar danza árabe.

    -Se nota que practica mucho.- dijo Inuyasha a Miroku.

    -Así es, ella siempre se esfuerza y con una maestra tan perfeccionista y estricta, eso conviene.- dijo Miroku al abrazar a Sango y seguir viendo la función, así pasaron como tres coreografías; y ahora Kagome bailaba la danza de las espadas, como simulando una batalla.

    -Deja de ver a Kagome como si fuese un bocadillo.- reclama Kouga muy molesto al ver como Inuyasha miraba a Kagome derramando baba.

    -Tranquilo Kouga, solo es un festival.- dijo Ayame calmándolo y llevándolo a su asiento de nuevo, lo cual Inuyasha agradece. Siguen las danzas pasando tranquilamente; hasta que solo empezaron a dar números, donde solo unas bailarinas daban presentaciones individuales.

    -Aquí es donde solo hay danzas individuales, la maestra solo le permite a sus mejores bailarinas hacer estas presentaciones.- le explica Miroku a Inuyasha.

    -¿Y Kagome participara en un numero individual?.- pregunta Inuyasha mientras cruzaba sus piernas; aunque lo hacía para disimular discretamente su excitada erección que se le mostraba al ver a Kagome bailar así

    -Mejor velo tú mismo.- le contesta simplemente Miroku con su habitual tranquilidad. En ese momento, después de que se termine un número de una chica con rastas en el cabello llega el turno de Kagome. Ella estaba vestida de un traje rojo sencillo con unos bordados de hilos plateados en su top rojo al igual que la cadera de su falda, la cual tenía una apertura en cada pierna hasta llegar a su cadera; empieza a tocar la música que al inicio empezó suave como los movimientos de Kagome, pero después adquirió mas ritmo, provocando que Kagome baile más rápido, Inuyasha otra vez tuvo que cruzar las piernas y apretar lo que lo delataba en medio de sus piernas.

    -Este es una coreografía de tambores, el estilo se llama Maksum; si escuchas con atención hay un tambor en los instrumentos que indica los pasos de Kagome.- dijo Miroku tranquilamente a su amigo, sin saber lo que Inuyasha estaba pasando en esos momentos al ver a Kagome bailar tan seductoramente, y más aún cuando movía sus caderas rápidamente.

    -Es una coreografía linda.- dijo Inuyasha tratando de disimular su situación. En ese momento Kagome termina de bailar haciendo que todos aplaudan. En ese momento se empezaba a dar la coreografía final, donde todas las chicas con los diferentes trajes pasaban al escenario con un paso que indicaba de que coreografía venían, Kagome estaba con el traje rojo y pandero que uso en la danza de gitanos y se puso enfrente de las demás chicas, sentándose de forma elegante.

    En ese momento pasa su maestra, que era una mujer morena, cabello negro y ojos marrones; parecía de veinte, pero tenía el doble de edad, la cual estaba presentando a todas sus alumnas. Inuyasha aprovecho ese momento para tomar una foto con su celular y otra con una cámara digital. Después de que las chicas se retiran del escenario; los espectadores también hacen lo mismo, solo que Inuyasha aprovecho ese momento para ir atrás del escenario donde se encontraban los camerinos para ver a Kagome.

    -Sesshomaru ¿te encargo por favor, a Shiori? Debo ir al baño.- dijo Inuyasha intentando inventar una excusa para que no descubran lo que iba a hacer.

    -Claro hermano, te espero en el salón donde se dará la cena de bienvenida.- dijo Sesshomaru fríamente como siempre.

    -Ahorita vengo, princesa.- dijo Inuyasha al agacharse y besar a Shiori en su cabecita.

    -Si papi.- dijo Shiori feliz mientras se iba a jugar con Ryu. En ese momento Inuyasha se va a camerinos, donde ve a varias muchachas platicar y divertirse juntas, pero no ve a Kagome ahí.

    -¿Disculpen, donde se encuentra Kagome?.- pregunta Inuyasha al dirigirse a las tres amigas de Kagome.

    -Está en su camerino, el cual es el primero de la izquierda.- dijo Yuca al verlo ahí.

    -Gracias.- dijo Inuyasha yendo para allá, solo que siente en ese momento que le agarran un brazo.

    -Espere señor Taisho.- dijo Eri al detenerlo.

    -No puede ver a Kagome, luciendo así.- dijo Ayumi al pasarle una toalla para limpiarle el sudor de su frente, Yuca le arreglo su corbata y Eri le peino su larga cabellera negra.

    -Muchachas locas.- pensó Inuyasha al sentirse como maniquí, pero en el fondo se los agradece, pues ellas se veían que lo apoyaban con Kagome.

    -Dele este ramo de rosas a Kagome, son sus favoritas.- dijo Yuca al entregarle un ramo de rosas rojas; Inuyasha les agradece todo y se dirige dónde estaba Kagome; entra a su camerino y ve a Kagome de espaldas con el traje rojo; estaba quitándose unos adornos del cuerpo; a un lado estaba colgado un vestido rosa.

    -Debiste decirme que practicabas danza árabe por las tardes; no es nada del otro mundo.- dijo Inuyasha al entrar de repente, Kagome se asombra y se pone encima una bata porque estaba solo en traje sin nada que la cubra.

    -No te ocultes Kagome, ya te vi descubierta con esos trajes allá afuera.- le dice Inuyasha al darle el ramo de rosas.

    -¿Qué haces, por aquí?.- le pregunta Kagome al fin.

    -Vine a felicitarte por el buen trabajo que demostraste; ahora ya sé a dónde te dirigirás los siguientes días al volver a Tokio.- dijo Inuyasha al sentarse en un sofá que estaba ahí, a un lado de Kagome.

    -Temo que no será así; ya no volveré más, esta fue mi última presentación.-

    -¿Pero, porque?.- pregunta Inuyasha asombrado.

    -Es por el trabajo de la empresa, apenas podía mantener mis actividades, solo necesito tiempo para organizarme y ver si puedo volver.-

    -No debes dejar lo que te fascina así nada más.-

    -A veces, para lograr algo debes sacrificar una cosa que quieres.-

    -Mientras no sea nada que te agrave tu dignidad, no importa.- dijo Inuyasha al besarla de nuevo en sus labios, que tanta falta le hacía. En un abrir y cerrar de ojos estaban en el sofá besándose, Inuyasha estando encima de Kagome el cuello y rostro, mientras que Kagome le besaba el rostro y le pasaba sus manos en la espalda.

    -Cuanto te quiero Kagome.- dijo Inuyasha en su oído al besarle de nuevo el cuello de terciopelo.

    -Yo también Inuyasha.- dijo Kagome sintiéndose en las nubes. Ese hombre le hacía perder la cabeza con facilidad, Inuyasha cuando escucho eso se sintió tan feliz que la besa de nuevo con fuerza en sus labios. Seguían besándose con pasión y tranquilidad hasta que escuchan algo afuera.

    -Kagome, ven que nos tomaremos unas fotos.- dijo Ayumi afuera de su camerino, interrumpiéndolos de inmediato; Inuyasha gruñe de enojo por haber sido interrumpido en su momento de gloria.

    -No vayas, mejor quédate conmigo.- dijo Inuyasha al ver que Kagome se levanta.

    -Es mejor que vaya o si no van a sospechar que estas aquí.- dijo Kagome al terminar de arreglarse.

    -No será así.- dijo Inuyasha al abrazarla por detrás y besarle el cuello.

    -Mi maestra es muy impaciente cuando alguien no se presenta a tiempo, es capaz de venir aquí y descubrir lo que estábamos haciendo, y no quisiera que estuvieras en problemas. Además siempre he pensado que mejor es un lugar privado para entregarse por primera vez a la persona que quieres.- dijo Kagome sonriente haciendo que el corazón de Inuyasha latiera con fuerza.

    -¿Hablas en serio?.- dijo Inuyasha sintiéndose feliz de saber que Kagome le correspondía.

    -Así es, ahora mejor sal de aquí sin que te descubran y espérame en la cena de bienvenida.- le dice Kagome al terminar de arreglarse, Inuyasha antes de irse besa de nuevo a Kagome y se va de ahí muy feliz.

    ////////////////////////////////////////////////////

    La cena estaba elegante, llena de empresarios ricos y poderosos, acompañados de mujeres hermosas que portaban finos vestidos y joyas elegantes. Inuyasha tenía su traje negro de marca muy elegante y Shiori se veía tierna y bonita con su vestidito blanco que su padre le puso.

    -¿Y Kagome?.- pregunta Ayame al estar al lado de su esposo.

    -Debe estar despidiéndose de sus amigas; debe ser duro que esta sea su última presentación.- dijo Kouga tranquilo, Inuyasha solo estaba impaciente de que ella llegara. Pero en ese momento, ve que en la puerta entraba Kagome vestida para la ocasión, tenía puesto un largo vestido rosa brillante con escote en el pecho pero sin exagerar, la espalda estaba descubierta en su totalidad, llegando el escote hasta el inicio de sus caderas, abajo del busto tenía una cadena de plata como adorno que la rodeaba por completo, adornando su espalda. Se veía hermosa y más con su buen porte, no como otras mujeres que vestían así pero exageradamente, pareciendo vulgares que solo querían llamar la atención.

    En ese momento Kagome va a la mesa de comida para servirse algo, ya que tenía varias horas sin comer; en ese momento se le acerca un hombre, voltea pero resulta que no era Inuyasha quien llego, sino un hombre alto, con ojos azules y cabello amarrado en una trenza.

    -Buenas noches hermosura, me llamo Bankotsu; y tienes el gran honor de que me haya fijado en ti.- dijo ese hombre arrogantemente, creyéndose la octava maravilla.

    -Y tú tienes el gran honor de que te ignore en este momento.- dijo Kagome fría sin mostrar sus sentimientos, haciéndole caso a su lógica; ese hombre no le causaba lo que Inuyasha le hacía. A Bankotsu no le gusto eso, ninguna mujer lo rechazaba.

    -¿Quieres bailar esta pieza conmigo; o mejor nos vamos a otro lugar para que me hagas un privado?.- dijo Bankotsu con cara de pervertido. A Kagome le enfureció eso, que el crea que se estaba vendiendo como una nudista bailarina, cuando lo que hacía era demostrar el antiguo arte de la danza del vientre, así que solo se retira de ahí para seguir comiendo.

    -Bankotsu, deja a la muchacha en paz, no quiere estar contigo.- dijo Renkotsu, el hermano gemelo de él, que a diferencia de Bankotsu, era más tranquilo y respetuoso con las mujeres.

    -Que va hermano, ella ya caerá.- dijo Bankotsu sin hacerle caso, intenta de nuevo conquistarla, pero de nuevo Kagome lo ignora, Bankotsu se molesta por eso y sin su consentimiento la toma entre sus brazos y empieza a bailar con ella, pero en una de esas Kagome le da una patada entre sus piernas, dejándolo adolorido.

    -Cuando no quiero, es que no quiero.- dijo Kagome fríamente al soltarse de él. En ese momento llegan los jefes de Kagome y su hermano para saber que sucedía.

    -¿Qué paso aquí?.- dijo Kouga molesto al abrazar a Kagome.

    -Que esta zorra se molestó porque la ignore y me agredió.- dijo Bankotsu mintiendo cínicamente para humillar a Kagome por rechazarlo; él podía hacer que la despidan, a cabo que Sesshomaru es socio de su empresa, y puede despedir a Kagome si se lo pide.

    -Si claro y yo soy el gran emperador de China; yo vi como la estabas molestando sin su consentimiento.- dijo Inuyasha furioso de las mentiras de Bankotsu.

    -Si algo no toleramos, es que le falten al respeto a nuestros trabajadores; así que la deja en paz o no hay negocios.- dijo Sesshomaru cruelmente.

    -Lamento la conducta de mi hermano; no volverá a suceder.- dijo Renkotsu disculpándose por su gemelo. Los demás se retiran de ahí a otra parte.

    -¿Qué te sucede hermano, porque me traicionas poniéndose de su lado?.- dijo Bankotsu enojado.

    -Porque avergonzaste a la empresa con tu conducta, y además la mujer que molestaste es Kagome Higurashi, la mujer más inteligente de Japón, y quien acabo en un santiamén con el estafador de Takekua, cuando otros no han podido hacerlo en mucho tiempo. Si ella quiere puede destruir a la empresa en un abrir y cerrar de ojos usando el poder de su intelecto; solo porque tu saliste con las tuyas. Así que espero que te comportes por el bien de la empresa.- dijo Renkotsu enojado.

    ///////////////////////////////////////

    -¿Estás bien hermanita, no te hizo nada más?.- dijo Kouga exagerado.

    -Estoy bien Kouga.- dijo Kagome tranquila.

    -Ya la oíste Kouga, ella ya no es una bebe para que la cuides tanto.-dijo Ayame al retirarse de ahí con a la pista de baile con su esposo.

    -Kagome esto es para ti.- dijo Shiori al darle una rosa blanca.

    -Gracias pequeña.- dijo Kagome al recibirla.

    -Shiori ¿Por qué no vas a jugar con Ryu?.- le dice Inuyasha de repente.

    -Si papi.-dijo Shiori feliz al jugar en un rincón con su primo. Sesshomaru y Rin bailaban en la pista; Miroku se desapareció con Sango, conociéndolo estaría más que ocupado con ella, y el hermano de Kagome bailaba con Ayame.

    -¿Me concedes esta pieza?.- dijo Inuyasha al ofrecerle la mano a Kagome; ella acepta gustosa y ambos se dirigen a la pista a bailar, se perdían tanto en el uno y el otro que no se fijaban en su alrededor.

    -Inuyasha, mejor vayamos a otro lugar de la pista.- dijo Kagome de repente.

    -¿Por qué?.- pregunta Inuyasha, sin soltarla, ella señala atrás de su hombro, el voltea y ve que Kouga tenía ganas de hacerlo papilla por estar con Kagome.

    -Mi hermano te quiere hacer trizas.- dijo Kagome sin soltarse de él.

    -Ya debe entender que eres adulta, y no debe ya protegerte tanto.- dijo Inuyasha al dirigirse a una esquina donde estaban lejos de Kouga. Se la pasaban de lo mejor en su compañía como nunca antes; querían que el tiempo pase lentamente para que ese mágico momento no se acabe jamás.

    ////////////////////////////////////////////

    Pasaron apenas dos días en Sapporo los cuales estuvieron llenos de trabajo, lo único bueno es que los fines de semana solo seria de relajación. Una noche Kagome estaba en sus pijamas en su habitación, en eso sale para ir a la máquina de hielo, porque los suyos se acabaron. Su pijama era una camisa de tirantes con letras doradas que decía “Rocawear”, y unos shorts cortitos rojos con cuadros negros. Sin que lo sepa Inuyasha estaba cerca de ahí esperando el momento para darle un regalo; Kagome llena su contenedor de hielos y se va a su habitación de hotel; Inuyasha la sigue cuidadosamente. En el momento que Kagome se para frente a su puerta, escucha unos ladridos de perrito cerca de ella, voltea y ve que era un hermoso cachorro szchnauzer color blanco, se veía tierno y en su collar tenía una nota enrollada.

    -Veamos quien es tu dueño para llevarte con él, lindo perrito.- dijo Kagome al cargar al cachorrito, desenrolla la nota y decía así:

    Hola Kagome
    Me llamo Nomi, soy una cachorrita de dos meses apenas. Necesito una persona que me quiera mucho y esa eres tú. Inuyasha me adopto hace días y quiere que tú seas la persona que me otorgue ese cariño que necesito, no te preocupes, que me dieron mis vacunas que me duelen mucho en la pompita. E Inuyasha solo quiere saber algo.
    ¿Quieres ser su novia?
    Posdata: soy de raza miniatura, así que no tendrás problemas para recibirme en tu casa. E Inuyasha está cerca de ti para saber tu respuesta.
    Con cariño
    Nomi.

    Kagome termina de leer esa nota, asombrándose de la pregunta que estaba ahí. No sabía que pensar en ese momento.

    -¿Entonces qué dices Kagome?.- dijo Inuyasha al ponerse cerca de ahí.

    -Inuyasha.-

    -¿Quieres tu Kagome Higurashi, ser mi novia?, conmigo jamás sufrirás, te lo prometo, te amo tanto como para hacer eso.- dijo Inuyasha al agarrarle su mano libre, ya que en otra tenia agarrada a Nomi.

    -¿Me amas?.- dijo Kagome nerviosa.

    -Así es, solo quiero saber si aceptas ser mi novia; y si me amas como yo a ti.- dijo Inuyasha esperando su respuesta.

    CONTINUARA…..


    Bueno chicas aquí esta el nuevo capi; espero que se la hayan pasado bien en navidad, y tambien les deseo un feliz 2011. Quienes no leyeron mi oneshot “filantropia de amor”, les invito a hacerlo. Abajo les dejo el video de la coreografia de kagome, es de su respectivo autor, no pretendo pasarlo como mio.


    Http://www.youtube.com/watch?V=utt49sd-7yq
     

    Archivos adjuntos:

    • Me gusta Me gusta x 6
  17.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador Comentarista destacado Morir es nada cuando por la patria se muere Patrocinador Nº1

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    2,967
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    kyaaaaaaaaaaaaaaaa que bien q todo ya se este realizando espero q aome acepte sus sentimientos y le de el si a inuyasha y ese mugre de bankotsu espero q no le haga nada malo a aome despues nooooo yo quiero q shiori tenga una mama tan linda comoella estuvo linda y luego nos vemos
     
  18.  
    Idaly

    Idaly Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    Al fín pude leer tu capitulo!!, anoche lo intente pero estaba muy mareada y esta mañana tambien lo intente y no dejaban de pedirme cosas, estuvo buenisimo, que bueno que Kagome sepa defenderse de las porquerias de hombres que se quieres propasar y tambien me da gusto que Kagome alfín aceptara sus sentimientos hacia Inuyasha, espero ansiosa la proxima continuación y no se porque razon no pude ver el video de la danza arabe .
     
  19.  
    maFFer susin

    maFFer susin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2010
    Mensajes:
    223
    Pluma de
    Escritora
    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyy voy a llorar te lo juro es tan lindo, es decir quien no quisiera ese perro???? XDDD no claro que no si estoy asi es por tu capi (yo tengo un perrito asi pero gris con blaco es identico¡¡¡¡ ni al caso mejor le sigo o me borraran el post o.o) en fin amiga me hiciste esperar demasiado diario me pasaba a ffl a ver si ya estaba la conti lo juro...... pero bueno la espera valio la pena, ya se confesaron muchos secretos y mas a parte llego la etapa deciciba el si o el no de kag en verdad linda no seas cruel conmigo y me dejes con la intriga continualo pronto si???????? es que en verdad hoy tuve un mal dia y tu conty me lo alegro (: por fa. Bueno sabes que te sigo apoyando incondicionalmente y si tambien lei tu oneshot y me gusto pero no me acuerdo si comente..... en fin todos tus escritos los he leido y los proximos no seran la exepcion. Espero nos leamos pronto bye
     
  20.  
    luna sahara

    luna sahara Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Agosto 2009
    Mensajes:
    114
    Pluma de
    Escritora
    haaa!! OoO todo es o me perdiiii!!
    como me afecta no poder entrar T-T
    ok ok ok, en primera muchas gracias por invitarme a leer este fic ;)
    desde qe lei un peqeño prologo la ves pasada me intereso mucho.
    Ahora si,
    aaaaaaaaaaaaaaaahhhh!!!!! qe emociooon!! pero qe forma mas linda de pedir ser su novia n//n
    me encanta la situacion qe le diste al comienso, me encanta la historia qe tiene asta ahora,
    esta llevando un exelente fic aqi mi qerida tocayita n .n,
    me interesa saber qe pasara con la inteligete Kagome, algo medice qe abra mas problemas en su
    relacion con Inu, pero la verdad no se qe pase ams delanete xD.
    pliss, mantenme informada, no podre pasar muy seguido o qisa no llege a postear pero prometo qe no em perdere tu fic ;) bay bay cuidate muchisisisisimo, asta la proxima :)
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso