(IV Ciudad) Disneyworld (Zona)

Tema en 'Ciudad' iniciado por Tarsis, 4 Marzo 2020.

  1.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,075
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]


    ¿Conoces Disney? Es un parque de diversiones que se encuentra en el país de Estados Unidos. Disney es la compañía de medios de comunicación y entretenimiento más grande del mundo. Seguramente a más de un personaje reconoces, sean princesas, superhéroes o al emblemático Mickey Mouse.

    Pues estos grandes personajes cobran vida en un parque lleno de magia y diversión. Quédate para conocer más sobre este maravilloso lugar.


    La ciudad está dividida en 3 zonas:

    1. Rueda de la fortuna.
    2. Atracciones varias (Tazas, montaña rusa, etc)
    3. Castillo Disney.

    Reglas:

    -Necesitas 3 post para moverte de una zona a otra.

    -Recuerda que los servants sólo son visibles a los demás durante batallas.

    -Nunca pueden salir de los límites de la cúpula o son incinerados automáticamente (fuera de las 3 zonas).

    -Coloquen su ubicación en cada post. Para que no haya confusiones.

    Recuerden qué:

    -Cada día que pasa pierden 10 de vida. Por cada día que pasen sin que nadie muera todos van perdiendo 10 de vida que son mermados por la marca en su mano, se van sintiendo cada vez más cansados, débiles, hambrientos y adoloridos. (Deben colocar su barra de vida en cada post)

    -Cada 3 días el GM les obligará a actuar y a acercarse.
     
    • Adorable Adorable x 2
  2.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,075
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Dia I: Noche.
    [​IMG]

    Vestida como una hermosa hada madrina, la preciosa chica de cabellos etéreos les sonrió.

    —Esta es una competencia a muerte, el último en pie gana.

    Sus tétricas palabras, suaves y profundas se filtraron en sus mentes. Las luces artificiales los escandilaron trayéndolos nuevamente a la conciencia, junto con los constantes estallidos de los fuegos artificiales iluminando el cielo. Había comenzado la última pesadilla.


    Jezebel ha despertado sentada en una de las tazas en lo alto de la montaña rusa (la misma está apagada) Balam

    Joey ha despertado atrapado en la torre más alta del castillo, prisionero tal como una princesa encantada, pero hay una ventana que muestra el exterior, puedes ver todo el parque desde allí. Gigi Blanche


    ...
    Importante:

    —Las atracciones están en un constante prende y apaga, no hay nadie operándolas, parece ser un parque fantasma.
    —En éste último escenario, el GM intervenirá mucho, dándole distintas opciones depende de donde estén.
    —Y por último, diviértanse. :)
     
    Última edición: 4 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
    • Borrashooo Borrashooo x 1
  3.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Pocket Pals

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    888
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Joey Wickham
    100/100
    Zona: Castillo Disney


    Lo primero que notó al despertar fueron las espinas del aloe vera clavándose en la palma de su mano. Abrió los dedos en un pequeño sobresalto, chequeando que no se hubiera lastimado, y repasó entonces su entorno. Oscuro, estaba muy oscuro. No sentía frío ni calor, el clima parecía ser... normal. Qué milagro. Cuando su vista se acostumbró mejor, notó la construcción en piedra, casi romántica de aquella habitación, y decidió reparar en la única y pequeña ventana sobre la pared a su izquierda. Se incorporó de un modesto sillón y arrastró los pies, aún algo mareado, hasta la abertura. El paisaje le quitó el aliento.

    —¿Disney? —murmuró sin darle crédito, y cuando fue plenamente consciente del lugar donde estaba soltó un bufido—. ¿Estamos en Disney? ¿Es en serio?

    ¿Qué era esto? ¿Quién mierda se encargaba de tomar estas decisiones? Porque le parecía sumamente cruel, una broma de mal gusto, ¡una falta de respeto!

    —¿De verdad conoceré Disney así? Dios debe odiarme.

    Aún molesto por la situación, se dio la vuelta para analizar la habitación; aunque, siendo exactos, era su forma de negar un poco la realidad, supuso. Como si así pudiera fingir que, cuando vio por la ventana, sus ojos no peinaron el parque con el agobio y la expectativa de reconocer, en algún lado, la silueta de Jez.

    —Muy bien, ¿ahora soy la princesa encerrada en lo alto de la torre? ¿Y mi vestido bonito? ¿Y mi príncipe?

    ¿Qué hacía hablando tanto? Joder, ¿tan nervioso estaba?
     
    • Adorable Adorable x 3
  4.  
    Wilson

    Wilson Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Golden Heart Ribbon Queen Erratic Heart Pocket Pals

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    2,125
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov
    Vida: 100/100.
    Zona: Montaña Rusa.

    La verdad es que el malestar que sentía ahora no se comparaba con el de las veces anteriores que había sido transportada a otro lugar, la cabeza la daba vueltas, mezcla de mareo y el principio de una migraña. Soltó un pesado suspiro, mientras se frotaba los ojos con fuerza y luego reparó por fin en el paisaje que la rodeaba.
    Encerrada... ¿En una montaña rusa? Pero bueno, ¿quién decidía estos lugares? Tan siquiera le hubieran dado el derecho de morir en un espacio natural no en... ¿En dónde?
    Examinó de nuevo la vista frente a ella y a lo lejos, divisó un castillo. No, no era cualquier castillo, era el jodido castillo Disney.

    —Qué retorcido eso de enviar a dos a morir al parque de atracciones que todo niño ha soñado con visitar —murmuró para sí misma—. Además, ¿cómo se supone que baje de esta porquería?
     
    • Adorable Adorable x 2
  5.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,075
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Tablero de Opciones.

    En la torre: Gigi Blanche

    1. Tienes un montón de cortinas en uno de los closets, puedes atarlos para bajar escalando por la ventana cual princesa. Sólo debes lanzar el dado una vez, si sacas menos de 5 resultas herida. Si sacas 5 o más, llegas a salvo a tierra.
    2. Golpear con un mazo que se encuentra en la pared de decoración. (Lanza un dado de 10 caras, cinco veces) Necesitas obtener 3 números impares, y lograras derribar la puerta. Sino, debes realizar la opción 1.

    En la montaña rusa: Balam

    1. Hay un paracaídas en el piso de la tasa, sólo debes lanzar el dado una vez, si sacas menos de 5 resultas herida. Si sacas 5 o más, llegas a salvo a tierra.

    2. En el centro de la montaña rusa hay una escalera, puedes abrir la taza, y con mucho equilibrio alcanzarla. (Lanza un dado de 10 caras, cinco veces) necesitas obtener 3 números pares para llegar a ella. Sino, debes realizar la opción 1.


    Nota: En cualquiera de los casos, van a escuchar los gritos del otro, el parque está vacío y el eco vuela rápido.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Espeluznante Espeluznante x 1
  6.  
    Wilson

    Wilson Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Golden Heart Ribbon Queen Erratic Heart Pocket Pals

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    2,125
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov
    Vida: 100/100.
    Zona: Montaña Rusa.

    Revisó sus alrededores, ¿cuáles, de por sí, si estaba en una taza de una montaña rusa? Afuera, divisó una pequeña escalera central, que permitía bajar de esa cosa, y dentro un paracaídas. Vaya chiste de mal gusto.
    ¿No le quedaba de otra? Suspiró con pesadez; una, dos, tres veces intentando regular el palpitar enloquecido de su corazón, que se había acelerado de solo imaginar la estupidez que estaba por hacer.

    Abrió la taza y el viento se coló de inmediato, agitando su cabello en direcciones aleatorias. Inhaló con fuerza y extendió su mano temblorosa hacia uno de los gruesos tubos metálicos del exterior y luego, apoyó su pierna en el de abajo, sin dejar de sostenerse de la puerta que acababa de abrir.
    La dolorosa punzada de dolor que el terror arrojó a su cabeza cuando su pie resbaló, la hizo prácticamente rebotar como un resorte de regreso a la taza, luego de haberse esforzado por no caer y estallar contra el suelo, metros abajo.

    No podía bajar así, pero tenía que hacerlo, al parecer. ¿A esa altura no era un suicidio usar un paracaídas? Era alto, sí, pero quizás no lo suficiente.
    Se sentó de nuevo, con el cuerpo temblando violentamente, y tardó lo que le pareció una eternidad en tomar su decisión final. Agarró el paracaídas, lo revisó y se lo colocó en la espalda, con la mano bien sujeta en la cuerda que lo activaría y nuevamente, se acercó al borde de la taza, con los ojos cerrados.

    Si se estrellaba contra el suelo no tendría que matarlo, ¿cierto?

    Uno.

    Dos.

    Tres.


    Apenas había comenzado a caer cuando abrió el paracaídas, pero mientras el mecanismo abría la tela, sintió el horrendo vacío en su estómago, que le heló todo el cuerpo y la hizo soltar un grito que le rasgó la garganta.
    Abrió los ojos cuando estaba prácticamente por estamparse contra el suelo, apenas pudo detener su impacto y aún así, rodó por el suelo, haciéndose raspones en las rodillas y los codos.
    Se levantó a tropezones, quitándose el paracaídas de la espalda y lo arrojó lejos, como si le quemara, antes de dejarse caer en el suelo una vez más, con la respiración agitada y se retiró el cabello del rostro con la mano izquierda.
     
    Wilson ha tirado dados de 10 caras para aiuda Total: 35 $dice $dice $dice $dice $dice
    Wilson ha tirado dados de 10 caras para Me parto la madre o nel? Total: 8 $dice
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  7.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Pocket Pals

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    888
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Joey Wickham
    100/100
    Zona: Castillo Disney


    La habitación no lucía muy prometedora para idear un plan de escape, a decir verdad. Joey frunció el ceño mientras escudriñaba cada detalle y acabó por suspirar, resignándose a que sólo aquellas dos posibilidades podrían llegar a funcionar. Y como no era un suicida, mejor comenzó por la segura. Caminó hasta la pared contraria, donde yacía un extraño y amplio mazo de madera con diseños tribales. ¿Esa era decoración para la alcoba de una princesa? Chasqueó la lengua al descolgarlo de los clavos que lo mantenían suspendido en el aire y darse cuenta de lo pesado que era. Mierda, ¿estaba hecho de bronce o algo? Lo llevó, casi arrastró, hasta la puerta. Se la veía cerrada a cal y canto y, por si fuera poco, aquellas cerraduras y armazón metálico parecían contar con el poder de resistir hasta el golpe de un coloso.

    —Assassin —se quejó, casi haciendo un puchero—, ¿por qué eres tan inútil? ¡Se supone que eres un espíritu heroico legendario! Comenzaré a dudar de tus hazañas, lo juro, porque no te veo de la talla. No lo sé, tendrás que convencerme de alguna forma.

    Por supuesto, estaba hablando solo. Aquella panda de siluetas oscuras eran extremadamente parcas y hurañas; si no contabas, claro, con el pequeño detalle de que a todos les habían cosido los labios.

    —Muy bien... ¡Aquí voy!

    Se llevó el mazo detrás de la espalda, sobre el hombro, y utilizó toda la fuerza de sus brazos para empuñarlo con ambas manos, como si de un mandoble se tratase, para estrellarlo con la fuerza de su peso sobre la puerta. El plan venía bien, de hecho, pero se veía mejor en su cabeza. Porque cuando Joey intentó elevar el arma por sobre el nivel de su cabeza, sin importar cuánto lo intentara, el maldito mazo no se despegaba del suelo. Intentó e intentó, y al final, sus bracitos de enclenque se rindieron y el mango se le deslizó entre los dedos, sudados por el esfuerzo físico. El armatoste cayó con un golpe seco y ruidoso sobre el piso de piedra y Joey se inclinó hacia adelante, ambas manos sobre las rodillas, respirando.

    —Mierda —masculló, enjugándose el sudor de la frente—, al menos nadie me vio hacer el ridículo.

    Luego de eso le siguió un breve episodio de rabia, donde pateó y golpeó la puerta un par de segundos; claramente, sin éxito. Frustrado y algo nervioso, se giró en cámara lenta hacia la única opción que le quedaba. Y tragó saliva.

    —¿En serio? ¿Tan empeñados están en convertirme en una princesa?

    Procedió sin más, bastante a desgano. Le llevó un par de minutos descolgar todas las cortinas de la habitación y luego se sentó en medio de ella, sobre el suelo, para comenzar a trenzarlas y atarlas. Vaya, realmente se sentía Rapunzel. Tanto, que comenzó a tararear una melodía.


    La pequeña hija de sus vecinos, Polly, era super fanática de esas películas y se la había pasado cantando sus canciones cada mañana, cada vez que Joey aún iba a la secundaria y se tomaban el bus escolar, o caminaban juntos hasta el colegio. No recordaba la letra, a decir verdad, pero el simple ritmo de la música fue llegando a su memoria de a poco, como una larga cadena de eslabones engarzados, trayendo consigo al siguiente. No pensaba al respecto, no realmente; de haberlo hecho, lo más probable sería que el esfuerzo consciente hubiera acabado bloqueándolo. De haberlo hecho, además, habría comenzado a preguntarse cosas. ¿Cómo habría sido la infancia de Jez? ¿Le habrían gustado esas películas, como a Polly, y habría cantado sus canciones casi sin notarlo? ¿Recordaría, acaso, sus tiempos de niña con felicidad? ¿O le traería malos recuerdos?

    Cuando quiso acordar, había acabado de atar las cortinas. Se incorporó, entregándose a la divina providencia por que el largo alcanzara hasta el suelo, y tuvo una idea. Bueno, si el mazo era demasiado pesado como para usarlo de arma, quizá le sirviera su resistencia. Lo arrastró hacia la ventana, comprobando que su largo era bastante mayor al ancho de la ventana, y ató un extremo de las cortinas a la parte más alta del mango, allí donde poseía una ligera disminución en el diámetro. Agarró la soga del otro lado, entonces, y luego de respirar la lanzó al vacío. Casi que no quiso mirar, pero —por supuesto— miró de todos modos, y se encogió de hombros.

    —Bueno, podría estar mejor. Pero también podría estar peor.

    Muy bien, ahora venía la verdadera diversión. Decidió ignorar su corazón, que cada vez se agolpaba más y más contra su pecho, y realizó los preparativos. Envolvió el aloe alrededor de un trozo de tela y lo guardó en el bolsillo de su chaqueta, con cuidado, y cerró la cremallera. Colocó el mazo lo más pegado a la pared posible, exactamente debajo de la ventana, y escaló entonces hasta el alféizar de la misma. El viento le azotó el rostro, agitando su cabello, y pensó que quizá debería haberse recortado el flequillo. La situación era una mierda, pero a decir verdad, no pudo evitar permanecer algunos segundos prendado a la belleza del parque extendiéndose frente a sus ojos. Las construcciones antiguas, de cuento de hadas, las luces violetas y rosas alternándose aquí y allá, las atracciones enormes, inmóviles, como congeladas en el tiempo. El viento aullando, la oscuridad imperturbable de la noche, y el sutil conocimiento de que Jez estaba allí, en alguna parte. Era ilógico, ¿verdad? Querer verla, a sabiendas de lo que tendrían que hacer. Era estúpido, era inútil y era ilógico. La canción, sin embargo, seguía sonando en su mente.

    Pero bueno, él lo había dicho, ¿no? Ahora que estaba cantando canciones de Disney en un parque encantado, a punto de bajar de una torre con una soga para reencontrarse con la chica que por allí lo esperaba, no tenía forma de refutarlo. Era un romántico.

    —Muy bien, Bellabel —susurró, contra el rugido del viento—. Aquí voy.

    Cuando se dio la vuelta, luego de envolver su cintura con una vuelta simple de soga, y sus pies abandonaron la superficie horizontal del alféizar, creyó que el corazón se le saldría por la boca y soltó un grito ahogado. ¡¿Pero qué mierda estaba haciendo?! Dios, se iba a morir, ¡se iba a morir! Sus manos se aferraron a la tela con un ímpetu desconocido y le llevó algunos segundos atreverse a abrir los ojos. Vio, primero, la extensión de sus botas sobre la pared de piedra. Luego, comenzó a acostumbrarse a los alrededores; al final, hizo lo que no debería haber hecho: mirar hacia abajo.

    —Mierda —masculló, con la respiración acelerada—. Mierda, mierda, mierda.

    Tenía que sacar valentía de donde no la tenía, y de alguna forma consiguió descender un paso. La acción se le antojó heroica y, de repente, soltó una exclamación de victoria.

    —Muy bien, Joey. ¡Tú puedes hacerlo! ¡Vamos! ¡Eres una princesa en apuros pero con pantalones... literalmente!

    Había comenzado a agarrarle el ritmo, y llevaba más o menos medio camino cuando un grito navegó el espacio oscuro hasta él y lo obligó a detenerse. Intentó ver hacia atrás, aunque sabía que sería imposible, y chasqueó la lengua. Apretar el paso quizá era mala idea, pero surgió en él la auténtica necesidad de llegar a suelo firme lo antes posible. Eso, sumado a un extraño espíritu heroico que mantenía sus ánimos arriba.

    —¡Bellabel! —exclamó, con toda la fuerza de sus pulmones—. ¡Voy a por ti, ¿me oyes?! ¡Y no precisamente para matarte, así que descuida!

    Con algunas resbaladas y otros improperios de por medio, Joey finalmente llegó a tierra. La caída resultó bastante limpia y casi se sintió un deportista olímpico; hasta se concedió el lujo de arribar con ambos pies en simultáneo y los brazos extendidos hacia los lados, y quién le hubiera visto la sonrisa fanfarrona de éxito que llevaba encima. Tenía talento ese muchacho, porque mira que conservar la dignidad incluso luego de tropezarse tras habérselas dado de atleta olímpico...

    —Muy bien —dijo, girándose hacia el parque frente a él como si nada hubiera pasado, y se rodeó la boca con las manos para amplificar el sonido de su voz—. ¡Bellabel! ¿Me oyes? ¡Bellabel!
     
    Gigi Blanche ha tirado dados de 10 caras para Opción 2 Total: 14 $dice $dice $dice $dice $dice
    Gigi Blanche ha tirado dados de 10 caras para Y necesitaba impar memeo Total: 5 $dice
    Última edición: 6 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  8.  
    Wilson

    Wilson Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Golden Heart Ribbon Queen Erratic Heart Pocket Pals

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    2,125
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov
    Vida: 100/100.
    Zona: Montaña Rusa.


    Le había costado muchísimo oírlo por encima del palpitar de sus oídos, pero había llegado a ella a duras penas... Joey buscándola.
    Siguió avanzando, aún atontada, pero su voz parecía venir de todas partes y de ninguna a la vez, haciendo eco a su alrededor. ¿Así se había escuchado su grito?

    Le dolía la garganta y creyó sentir cierto gusto a sangre al final, muy sutil, pero esa era la menor de sus preocupaciones, porque no estaban allí para tener una bonita cita, si no todo lo contrario.

    —¡Joey! —alzó la voz lo más que pudo, a pesar de que casi le dolía—. ¡¿Dónde demonios te metiste?!


    Estaba esperando indicaciones de Tarsis, pero bueno (?)
    Que no se note que hoy no tenía la capacidad mental para aventarme los tochos de siempre.
     
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Pocket Pals

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    888
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Joey Wickham
    100/100
    Zona: Castillo Disney


    Aguardó unos segundos por su respuesta, y sintió una ligera presión en su garganta al recibirla. Giró la cabeza en varias direcciones, notando cuán difícil era definir el origen del sonido. ¿Sería alguna artimaña mágica? Chasqueó la lengua y se rodeó la boca con las manos otra vez.

    —¡Estoy en el castillo! —gritó, hacia adelante—. ¡Ya sabes, el de las torres y los fuegos artificiales!

    Carraspeó luego, acomodándose la voz luego de haberla alzado tanto. Joder, ¡ahora entendía a los profesores y sus problemas crónicos! Imagina tener que lidiar con una panda de adolescentes rebeldes con tus órdenes como única herramienta de trabajo. De repente se arrepentía un poco, tan sólo un poco, de haberles hecho la vida imposible en secundaria.

    —¡¿Estás bien?! —agregó, pues no olvidaba aún el grito que había oído hacía un rato—. ¡¿Dónde estás?!
     
    • Adorable Adorable x 1
  10.  
    Wilson

    Wilson Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Golden Heart Ribbon Queen Erratic Heart Pocket Pals

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    2,125
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov
    Vida: 100/100.
    Zona: Montaña Rusa.

    De nuevo su voz viniendo de todas partes la detuvo en seco y buscó con la mirada el castillo, teniendo en cuenta que había quedado bastante desorientada luego de haber tenido que saltar una maldita montaña rusa.
    Empezó a caminar despacio hacia allí, rodeándose el cuerpo con los brazos.

    ¿El castillo? Se le escapó una risa ronca. Vaya chiste era todo.

    Detuvo sus pasos de nuevo cuando volvió a escuchar la voz del moreno, ¿qué si estaba bien? Lo de bueno quizás también lo tenía de idiota, porque no había manera de que ninguno de los estuviera bien realmente.
    Suspiró para sí misma, tragó grueso y finalmente respondió, una sola palabra, porque no podía gritar más.

    —¡Sí!


    tan siquiera dime si tengo mínimo de posts para llegar (???)
     
    • Adorable Adorable x 1
  11.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Pocket Pals

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    888
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Joey Wickham
    100/100
    Zona: Castillo Disney


    Decidió empezar a caminar, pues no tenía nada mejor que hacer y la idea de sentarse y esperar no le apetecía. Le echó un vistazo a sus alrededores, buscando algún punto alto al cual escalarse. Desde la ventana de la torre podría haber identificado a Jez de inmediato para ir a su encuentro, pero el castillo parecía cerrado a cal y canto y, además, no le apetecía deshacer todo su arduo esfuerzo escapando de allí cual Rapunzel.

    Al final, optó por subirse a una repisa que conectaba con una columna más o menos alta, encargada de sostener el intrincado enrejado que rodeaba el castillo. Su superficie era pequeña, pero se las arregló para sentarse allí y echar un vistazo. No vio nada. Comenzó a balancear las piernas, algo ansioso, mientras se mordisqueaba el interior de la mejilla. ¿Para qué mierda se estaban reuniendo, de cualquier forma? Al menos podrían charlar, intercambiar ideas, establecer un plan de acción o algo. Después de todo, había cosas que quería decirle.

    ¡Ah, pero esperar era tan difícil! ¡Maldición!

    —¿Te falta mucho? —exclamó con cierto mohín impreso en su voz, como un niño pequeño que necesita ir al baño.


    No sé cuántos posts hacen falta para pasar de zona, podemos establecer tres y ya(???)
    EDIT: ah, que pone que son tres, sí. No lo había visto ahí JAJAJAJA
     
    Última edición: 21 Marzo 2020
    • Adorable Adorable x 1
  12.  
    Wilson

    Wilson Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Golden Heart Ribbon Queen Erratic Heart Pocket Pals

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    2,125
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov
    Vida: 100/100.
    Zona: Castillo Disney (I guess, tengo los tres posts)

    Continuó caminando, abrazándose a sí misma, sin saber muy bien qué era lo que se suponía que hacían. ¿Juntarse para matarse? Qué par de idiotas.
    Empezó a notar la cercanía del castillo por fin y el enrejado que lo rodeaba; escuchó la voz de Joey aún más cerca y logró distinguir su silueta.

    —Supongo que no, no me falta mucho —dijo, sonriendo al estar lo suficientemente cerca para no gritar—. ¿Qué opinas tú? No pienso subir allí, eso sí.
     
    • Adorable Adorable x 1
  13.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Pocket Pals

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    888
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Joey Wickham
    100/100
    Zona: Castillo Disney


    Su sonrisa le llegó de oreja a oreja cuando la vio, a pesar de las circunstancias. Qué decir, le alegraba mucho verla en una pieza.

    —¡Bienvenida a mi castillo, Bellabel! —exclamó Joey, poniéndose de pie sobre la columna de piedra y ejecutando una reverencia lo mejor que pudo dentro de los espacios limitados—. Lo lamento, pero en este cuento de hadas me toca ser la princesa, ¡y tú, el valiente caballero que acude a su rescate! ¡Oh, Sir Jezebel! —Se llevó una mano a la frente, agudizando la voz—. ¡Muchas gracias por venir tras mi llamado! ¡Es usted mi héroe!

    Parecía, a juzgar por su cara, que había tenido las intenciones de seguir con el espectáculo, pero nuevas ideas no acudieron a su cerebro y acabó por rendirse, soltando una risa mientras se revolvía el cabello. Entonces bajó de la columna y se acercó a Jez, desenvolviendo algo de su bolsillo.

    —Tienes las rodillas algo raspadas, ¿no? —Soltó una risa socarrona, orgulloso de sí mismo, y presentó la planta entre ellos—. ¡Ta-dá! Qué bueno que casualmente andaba por aquí con mi hoja usual de aloe vera dentro del bolsillo.

    Poco a poco se fue calmando, y tras decir todo aquello, tanto su sonrisa como su voz se suavizaron.

    —Úsala si quieres, o déjala por ahí, o lo que sea. Sé que no tiene mucho sentido, pero... la traje para ti.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  14.  
    Wilson

    Wilson Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Golden Heart Ribbon Queen Erratic Heart Pocket Pals

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    2,125
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jezebel Vólkov
    Vida: 100/100.
    Zona: Castillo Disney.

    La forma en que la recibió el moreno la tomó por sorpresa, haciendo que se sobresaltara un poco, pero en cuanto dijo que era la princesa de inmediato se le escapó una sonora risa, la más genuina que había soltado en ya no sabía cuánto tiempo.

    —Disculpe usted, princesa mía, por haberla hecho esperar —dijo mientras hacía una reverencia también, mientras el muchacho bajaba de donde se encontraba.

    Cuando se incorporó, notó que extendía algo entre ellos.
    ¿Aloe? Pero bueno, ¿dónde había andado metido? Tomó la hoja con cuidado, a la vez que unió sus manos un instante y le dedicó una sonrisa.

    —Gracias, cielo —respondió mientras abría la hoja de la planta para poder frotar su interior sobre sus rodillas raspadas, dado que incluso el pantalón se había roto. En otras circunstancias hubiera tirado el resto, pero ahora, porque él la había traído para ella, la conservó entre sus manos.

    Estuvo por abrir la boca de nuevo, preguntarle que qué era lo que iba a suceder pero guardó silencio y solo lo observó, no había temor en sus ojos dorados, a pesar de la situación, lo miraba con cariño... porque eso era lo único siempre tendría dentro de sí.
     
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso