One-shot Inpakuto (RintoxKaikoxMikuo)

Tema en 'Vocaloid' iniciado por Akashiroko Ai, 13 Marzo 2015.

  1.  
    Akashiroko Ai

    Akashiroko Ai Vive en la realidad y vivirás en la fantasía

    Capricornio
    Miembro desde:
    13 Marzo 2015
    Mensajes:
    1
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Inpakuto (RintoxKaikoxMikuo)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2059
    Bien aquí les traigo otro onee-shot ahora de vocaloid, espero los disfruten. :'3 pues bien ya no los aburro y lean. (Mañana subiré un fanfic de vocaloid, espero alguien lo lea. x3)

    ———————————————————

    Inpakuto

    _ Kaiko ya basta! _ replicó molesto Rinto _ Sabes que yo no te quiero. No te amo. Ni siquiera me gustas. Solo te veo como mi mejor amiga, no más de eso _



    _ Lo siento _ se disculpó la joven, bajando su cabeza arrepentida, como si confesarse a alguien fuera tan malo _ Debía hacerlo….



    _ Esto es tan humillante. ¿Qué dirán mis amigos? _ sonó alarmado, como si importase mucho lo que los demás dijeran _ Te pediré que no me busques más. Es mejor que no hablemos más. Eso será lo mejor



    _ Pero…



    _ Nuestra amistad de años acaba aquí. No quiero que me sigan viendo contigo. Ya me cansé de que me digan “Mira ahí va tu amiguita pordiosera”. Lo detesto _ la miró por última vez, la tristeza se apoderaba de su corazón, la culpa que sentía al tratarla así, no era justo, pero era lo mejor.


    Kaiko lo vió alejarse, el tiempo para ella se detuvo por completo, su corazón y su alma se fueron con él, su amistad fue el mejor regalo, pero su amor sería su mayor felicidad



    _ Qué cruel eres _ susurró, su ojos se humedecieron _ No me arrepiento de haberme enamorado de ti. Pero no lo soportaré. Eres muy especial para mi _ tomó una rosa marchita de aquel rosal que adornaba la vereda _ Desearía no habernos conocido nunca _ besó la rosa, sus lágrimas dejaron sus ojos para rodar por sus mejillas y caer en el frío y duro pavimento _

    Caminó cabizbaja, sin darse cuento de lo que sucedía a su alrededor, no le importaba nada, ya no tenía nada que perder, su corazón había sido pulverizado por él, por quien creyó nunca la dejaría, por quien juró quererla, aunque fuera solo por amistad, sin importarle el estatuto social. Rinto, su mejor amigo, su primer amor, cabe recalcar, no correspondido, un simple apretón de manos dió inicio a una amistad de años, todos juzgaron a él, por aceptar en su círculo social a una niña de la calle, pero solo lo hizo por el simple hecho de que algo en ella le llamó la atención. Verla en el suelo, con su ropa rasgada, titiritando de frío, dándole a su muñeca su abrigo para que no sintiera frío, un alma que se preocupaba por lo demás a costa del suyo, aún así en momentos de dolor, ella jamás dejó de sonreír, ese era su mayor regalo, su sonrisa.



    Se detuvo en frente de una pastelería, observó a través del vidrio y vio un hermoso pastel de tres leches blanco y con figuras de dulce color anaranjadas en forma de rodajas de naranja._ sus favoritas _ sonrió, lo conocía muy bien, volvió a llorar, es normal, un desamor traerá ese sufrimiento como respuesta. Pero, simplemente, ella no estaba hecha para eso. No. Cruzó la calle, a paso lento, perdida entre la realidad y mente, no prestó atención a su alrededor, sus ojos estaban fijos en la rosa marchita que cargaba. No se dió cuenta que el semáforo cambió a verde y tampoco se dió cuenta del carro que venía a gran velocidad. El auto se estampó contra ella alzándola por los aires chocando contra el frío pavimento. Lo último que vio fue al hombre que se acercó a ella, sus manos ensangrentadas, una leve sonrisa apareció en sus labios



    _ Rin..to..t-te..a..m-mo.. _ pronunció esas palabras con el último aliento de vida que le quedaba.



    ***



    Rinto miraba entretenido a su cita, jugaba nerviosamente con el sorbete de su vaso, de vez en cuando la joven lo miraba pero rápidamente esquivaba sus penetrantes ojos y se sonrojaba al instante.



    _ ¿Quieres que te deje en tu casa? _ preguntó el rubio Rinto, la chica asintió tímida. Ambos se levantaron de sus asientos y salieron del restaurante. Llevaba dos semanas saliendo con ella. Esa joven le recordaba mucho a Kaiko , le dolía mucho pensar en ese día, de cómo la trató, de cómo hizo que se alejara de él. Se tomó muy en serio sus palabras, no la volvió a ver, ya nadie sabía de ella, era como si la tierra se la hubiera tragado. No había día que no la buscara, tenía un gran resentimiento creciendo en su pecho, esa pena que no lo dejaba avanzar, quería disculparse, pedirle perdón, decirle lo mucho que la amaba y de lo equivocado que estaba por haberla rechazado.




    Llegaron hasta la casa de la joven, tomó su rostro entre sus manos y besó su frente. La chica se sonrojó y se despidió. Metió sus manos en los bolsillos del saco y siguió su camino hasta su casa. Entró en su departamento, quitó su saco y lo dejó colgado, se tumbó en el mueble mirando hacia el techo. Poco a poco recuerdos de Kaiko llegaban a su cabeza. Como el día en que se conocieron.


    _ ¿Por qué tan sola? _ preguntó un niño de ocho años de edad que paseaba por ese parque rumbo a su escuela _ Quieres compañía? _


    La niña lo miró encantada, nunca nadie le había dirigido a palabra, le sonrió al instante y asintió. El pequeño dejó caer su maleta al suelo y se sentó junto a la niña, ambos se miraban fijamente perdidos en la mirada del otro.



    _ ¿quieres un sandwich? Mi mami me lo preparó _ dijo el niño buscando en el fondo de la maleta un emparedado envuelto en una servilleta _ Es de mantequilla con jamón ¿Quieres? _ la pequeña asintió, abrió su boca por completo recibiendo el alimento de las manos del niño. Como agradecimiento, la niña besó la mejilla del niño del cual este se sonrojó _ ¿Por que me besastes? _ le preguntó pero lo único que obtuvo como respuesta fue una tierna e inocente risa _ Sabes hablar? _ preguntó de nuevo, ella negó, ahora entendía todo


    Rinto miraba su álbum de fotos, a cada página soltaba un suspiro, deseando cada vez más volver al pasado, y evitar decirle esas crueles palabras. Sus recuerdos fueron interrumpidos por un castaño, que entró en su departamento, que al verlo viendo de nuevo ese álbum su alegría se transformó en molestia



    _ ¿Hasta cuando con lo mismo? _ en su voz se notaba claramente la molestia que cargaba encima _ Ya han sido tres meses que no la ves. No puedes solo seguir y olvidarla? _



    _ Imposible _ dijo este _ No hay día que no me arrepienta de lo que hice



    _ Si. Si. Si… perdiste al amor de tu vida. Lo sé, lo has dicho millones de veces _ comentó fastidiado _



    _ Kiyoteru. No entiendes. La necesito. La amo.



    _ No. Tu eres el que no entiende. Ella desapareció. Se fue. Se esfumó. Ya olvídala. Hay millones de chicas que quieren salir contigo.



    _ Pero no como ella…



    Kiyoteru suspiró resignado, sabía que debía haberla eliminado, pero cuando tuvo la oportunidad no lo hizo, su conciencia le dijo que no lo haga pero ahora se arrepiente de haberle hecho caso, tomó su celular de su bolsillo, buscó en su buzón de mensaje en la opción “Mensajes guardados”, al abrirlo vio un único mensaje



    “ Kaiko sufrió un accidente. Avisale a Rinto para que la vaya a ver al hospital. Está muy grave. Puede que muera. Mikuo”



    Su luz de esperanza, estaba al tanto de todo lo que le sucedía, porque el mismo se encargó de ella, él la atropelló, él fue el que se acercó a ella y la escuchó decir sus últimas palabras, él fue quien la dejó tirada en ese pavimento desangrada, él fue quien le arrebató la vida.



    Rinto se levantó del mueble, viendo la distracción de su amigo, salió del departamento, quería estar solo, eso lo hacía sentir bien, permitía sumergirse en sus recuerdos, permitía verla de nuevo. Kiyoteru reaccionó vió como su amigo salía del departamento y lo siguió, un tanto alejado de él, viendo a donde se dirigía. Llegaron hasta un parque en donde el rubio se sentó en una de las bancas mirando el hermoso rosal que florecía en la pared del lugar, ahí fue donde la vió por última vez.



    _ ¡Mikuo! ¡Apúrate! _ la voz de esa joven resonó en los oídos de los dos jóvenes. Los dos se voltearon a ver de donde provenía. Y si, efectivamente, era ella, su amiga, su hermana, su única mujer, el amor de su vida, Kaiko.



    _ ¡Espera Amor! _ contestó el joven al llamado de la joven. Rinto quedó en shock, sabía quien era ese chico, se topó varias veces con él, sabía lo muy enamorado que estaba de su amiga, pero jamás le tomó importancia ya que Kaiko nunca le llamó la atención, pero ahora, estaba equivocado



    _ ¡ Kaiko ! _ gritó Rinto, llamando la atención de la joven, ambos se miraron fijamente, ninguno dijo nada, sus miradas lo decían todo _ ¿Por qué? _



    _ ¿Te conozco? _ Kaiko estaba confundida, al ver a ese muchacho algo en su corazón se encendió, algo que nunca había sentido _ Sabes mi nombre ¿Por qué? _



    De sus ojos descendieron las lágrimas _ Este es mi castigo… _ Kaiko aún más confundida por la reacción de ese chico, se acercó a él, con sus manos limpió cada una de sus lágrimas. Rinto cerró sus ojos, se dejó llevar por su contacto _



    _ Creo que te equivocaste de persona. _ dijo Kaiko _ ¿Quieres que llame a alguien? _



    Rinto negó _ Creí que eras mi novia _ su tristeza y agonía se notaba, su corazón simplemente había dejado de latir _



    _ Entonces no llores. No sacaras nada llorando. Si ella te ama y tu tambien. Volverán. Te lo aseguro _ Esas palabras dichas por Kaiko destruyeron la última esperanza que le quedaba de recuperarla



    _ ¡ Kaiko ! _ gritó a la lejanía Mikuo, Kaiko sonrió al escucharlo - Ahora hay alguien más a quien le sonríes. Ese era mi lugar. Y lo eché a perder. - _ Lo siento. Me tengo que ir. No te desanimes. La felicidad llega a su tiempo _ dicho esto, Kaiko se fue de su lado para entrar en otros brazos, siendo recibida por unos labios, de ahora su actual pareja. Kiyoteru que había visto toda la escena, se acercó a su amigo, colocó su mano en su hombro pero este se derrumbó.



    Lloró al cual un niño pierde su juguete favorito. Cuando recibes el regaño de tu madre por haberte portado mal. Cuando recibes esa mala noticia que cambiará tu vida. Cuando pierdes a ese ser que tanto amas. Ese dolor fue el que se hizo presente en su cuerpo, inmovilizando su cuerpo, obligándolo a derrumbarse, a admitir su derrota, admitir su realidad.



    _ Hace tres mese fue atropellada. Entró en un estado de coma. La estabilizaron. Pero ya no era la misma… Perdió la memoria… permanentemente…



    Kaiko caminaba de la mano de su novio, ambos se detuvieron en una tienda cerca del parque, miró a través del vidrio, se sentía mal de haberlo dejado solo, vió como se derrumbó y era abrazado por ese extraño. Su corazón se removía por la culpa, cuando estuvo frente a él quiso abrazarlo, decirle “Te quiero”, besarlo, algo que nunca jamás sintió, ni con su novio Mikuo. Cuando lo vio sintió una gran alegría pero a la vez una gran tristeza



    _ Te encuentras bien Kaiko? _ cuestionó una joven _



    _ Mikuo-kun. ¿Tu conoces a ese chico de allá? _ señaló a Rinto _ Me llamó por mi nombre. _


    Esta le sonrió, tocó su mejilla _ Puede haber muchas Kaiko en esta ciudad _ le contestó pero ella no estaba conforme con su respuesta _ No pequeña. No lo conozco. No le tomes importante y sigue con lo tuyo _ Kaiko asintió, Mikuo tenía razón, era algo sin importancia.



    Rinto miró de nuevo a ese joven, mintió, sabía quien era, ella también presenció el encuentro entre los dos, quiso intervenir pero al ver que su amiga no lo recordó se quedó tranquila, era lo mejor, su destino no era estar juntos



    _ Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde _ dijo sin quitarle la mirada _ Yo me encargaré de tenerlos lo más alejados posibles. Ahora sabrás lo que es sufrir...

    ———————————————————

    ¡Gracias por leer!

    Espero les haya gustado y por cierto, si los nombres de mis escritos son tan raros es por que son en japonés. El nombre de este onee-shot es "consecuencias", por si las dudas. x3

    Acepto tomatazos, correcciones, criticas y ect...^-^

    Por cierto...
    ¡Oyasuminasai!
     
    Última edición: 7 Julio 2015
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,418
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ¡Buenas~! Antes de nada, me gustó mucho este escrito, la verdad. Lograste hacerme sentir varias emociones mientras leía y esa es una de las cosas que más me gusta de las historias. Con tu forma de narrar no se me hizo difícil de entender, y fue cómodo ver como alternaste diálogo y narración para no hacerlo pesado. Hay quien no lo hace, pero ese no es tu caso c:

    La historia en sí me gustó, pero no pude evitar sentir pena por Kaiko y por el mal trato que tuvo de Rinto. Fue muy cruel el distanciarse de ella por su confesión y hacer caso de lo que los demás pensasen de su relación u-u Lo del accidente me entristeció aún más pero al ver que pudo salvarse, a pesar de perder la memoria, me alivió. Al menos sigue viva y con personas a su lado que la cuidarán mejor. Aquí puede reflejarse perfectamente la frase de "nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde", lástima que sea así.

    Pasando ahora a lo técnico, fue un tanto incómodo leer con barras bajas ( _ ) en vez del guión largo, que es el que se ha de usar (—). Es mejor que uses este último, hace que se vea mejor n.n También en algunas partes noté que usaste demasiadas comas, debes tener cuidado con eso a la hora de escribir, porque parece que la frase no se acaba nunca xD Por lo demás no vi ningún problema, tampoco faltas de ortografía ni acentuación. ^^

    Y bueno, eso es todo. Espero que sigas escribiendo y mejorando cada día como escritora :3 ¡Nos leemos!

    Liza White
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso