Inmortalidad

Tema en 'Novelas Terminadas' iniciado por Celas, 7 Agosto 2009.

Cargando...
?

Que os parece?

  1. Esta muy bien!

    11 voto(s)
    91.7%
  2. Normal

    1 voto(s)
    8.3%
  3. No me gusta nada!

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    Aven

    Aven Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Junio 2007
    Mensajes:
    19
    Pluma de
    Escritor
    Re: Inmortalidad

    ola Celas
    lamento mucho todo este retraso pero he tenido algún problemilla algo grave y no he podido entrar al foro antes, lo lamento.
    que puedo decirte que no halla dicho ya Saxor? xD
    este chico siempre me saca las palabras de la boca... ya le ganaré yo algún día y postearé primero, jejeje
    bueno, me ha gustado mucho la conti, sigue así
    cúidate mucho
    bye
    Aven^^
     
  2.  
    Celas

    Celas Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Agosto 2008
    Mensajes:
    270
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Inmortalidad
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    3158
    Re: Inmortalidad

    siento muxo la tardanza pero e estado todo este tiempo sin internet!!! lo siento de veras !
    Bueno aqi dejo el cap espero q os guste!

    Capitulo 15

    De nuevo vuelvo a esas cuatro paredes, intento pasar desapercibida entre las personas que viven en esa casa. Me encierro en mi habitación, poso en mis manos el único recuerdo que tengo de Sonia, su collar y me asomo por la ventana contemplando la radiante luna. Tarareo una canción..

    --

    Shila se ha encerrado en su cuarto, me tiene preocupado, actúa extraño, algo debe haberle pasado. Me apoyo en su puerta y de ella escucho una voz, una voz dulce como el almíbar.

    La fragancia de las flores…

    Que baila y se desprende, le esta susurrando a la luz dulcemente
    Se ha repetido sin fin.

    Incluso unas pequeñas heridas no se pueden curar
    El cielo de la tristeza ha vuelto a andar

    Aunque deseara buscar tus manos, tu voz, tus recuerdos…
    Esa lejana puerta se niega a abrirse.
    Grito absurdamente a ese cielo, preguntándome sobre el significado de la vida.
    Pero solo había un eco…

    Y un sueño eterno...


    Su canto es como el vuelo de los pájaros, lleno de sentimientos y emociones. Simplemente no se puede describir, algo que agita al corazón, realmente eres especial Asakura…
    Su canto alivia mis preocupaciones, “Puede que me haya preocupado demasiado, Shila sabe lo que hace…”

    -Parece un ángel.
    -¡¿Erika?!
    -No te sorprendas tanto. Creo que… tengo la guerra perdida.
    -Bueno…
    -Tú la quieres y a eso no le puedo hacer nada.
    -Si…
    -Al fin y al cabo yo había perdido la guerra des del principio. Ella tenía razón.
    ¿Por qué debería ponerme a pelear cuando tú ya has perdido des del principio?
    -Seré tonta…
    -¿A que te refieres con que ella tenía razón?
    -Nada, nada, cosas de chicas.
    -Realmente no os entiendo.
    -Ha, ha, ha es que somos muy complicadas.
    -Y nosotros muy simples, ¿no?
    -Exacto.

    Nos reíamos mientras Shila cantaba su bella canción des de la ventana. Echaba de menos esto, estos momentos divertidos con Erika, creo que fue por eso que me enamoré de ella, de su increíble humor, de su astucia y sobretodo de esos ojos, de esa sonrisa tan blanca como los copos de nieve y de esos cabellos dorados como el sol… eres única Erika. No me arrepiento para nada haber estado enamorado de ti.

    -Esto es para ti.
    -¿Y esto?
    -¡Feliz Navidad!

    Me quedé sin palabras, en mis manos poseía una caja envuelta por un envoltorio rojo. “Ábrela, ábrela” repetía constantemente como una cría caprichosa. Fui desempaquetando el regalo lentamente para contemplar más tiempo la cara de impaciencia de Erika y lo que contenía aquella caja era…

    -¡¿UN MÓVIL… TÁCTIL?!
    -He, he, he es que tu móvil es un tocho y sin cámara.
    -Perdona, mi móvil es ha color.
    -Si, si, si… y todo lo que tu quieras. Dime ¿te ha gustado?
    -Por supuesto que si, pero no puedo aceptarlo.
    -¿Por qué?
    -Por que este regalo no se puede comparar al mío.
    -¡Ah, vaya susto! ¿Así que es por eso? Y yo pensaba que lo rechazabas por que eres el único de esta ciudad que tiene un móvil de última generación.
    -La verdad es que en esta ciudad no se venden móviles así.
    -Por eso tienes que aceptarlo y no te preocupes de lo del regalo, por que no lo quiero. Dáselo a tu madre o hermana, seguro que les gustará.
    -¡¿Pero que dices?!
    -Por que yo me sirvo aquí y ahora.

    Erika se lanzó hacia mí robándome un beso en la mejilla que hizo que mi cuerpo flaqueara de la sorpresa. Cada vez estaba más seguro que Erika era una chica realmente increíble pero ahora mi corazón lo ocupa Asakura.

    -Lo siento mucho, de veras…
    -¿De que hablas? ¡Bah, da igual! Me voy al salón.
    -Sí…
    -Ojala hubiese tenido el número de Shila…-dijo al bajar por las escaleras con la mirada pérdida y una tímida sonrisa.

    No entendí lo que quiso decir Erika con esas últimas palabras hasta que encendí mi nuevo móvil y lo comprendí. Suspire…Serás tonta… En la agenda había puesto todos los números de nuestros amigos, familiares y conocidos.

    --

    El regalo de Saxor, no tengo ninguno para él y tampoco tengo tiempo para comprarle uno ahora. ¿Tan mala soy? He, he, he es gracioso que piense en otra persona que no sea yo.

    Una canción suena, viene del escritorio de la habitación, es el móvil de Erika. Sin poder evitarlo me quedo contemplando aquél aparatito ruidoso, donde ponía “Llamando Carlos”

    He ganado, pero he perdido. La decisión la tengo tomada, hoy al acabar la noche…

    --

    Subo por las escaleras hasta el cuarto de Shila, el idiota de mi hermano indeciso por abrir aquella frágil puerta. Tengo un hermano patético…

    -¿Qué haces?
    -Yo nada… solo iba a avisar a Asakura que bajase y eso.
    -¿Y por que tantos rodeos para abrir la puerta?
    -Es que… esta… cerrada de dentro.
    -¿Cerrada de dentro?- preguntó sin creérmelo, básicamente por que esa puerta no tiene cerrojo-¿Y por que no picas?
    -Bueno… es posible que esté durmiendo y ya sabes.
    -No tienes remedio. Ya voy yo.

    Abrí la puerta sin meros problemas y me encontré a Shila al lado del escritorio rozando con la gema de los dedos el móvil de Erika.

    -¿Bajas Shila?
    -Sí, claro… ya voy…

    Cerré la puerta para que el tonto de mi hermano no molestara y también, para que negarlo, para fastidiarle un poco.

    -¿Te pasa algo?
    -No, que va. Pero dentro de poco me tendré que acostar.
    -¡Pero si son las 9!¡Además siempre te acuestas muy pronto!
    -Es que soy muy dormilona.
    -Mentirosa. Siempre eres la primera que esta en pie a las 6 de la mañana.
    -¿Eres detective?
    -Hump, poco me falta.

    Nos reíamos a carcajadas limpias, quería estar con ella, pasármelo bien con ella como ahora, hacer cosas juntas como cuando cocinemos un pastel, demasiado dulce además de estar asqueroso, cuando me ayudaba con los deberes de Navidad, bueno en realidad los hacia ella sola, o cuando veíamos los dibujos juntas… todo eso para mi son momentos especiales…cosas que no he podido hacer con mi hermano… Shila para mí es como mi hermana mayor.

    -Toma, esto es para ti-dijo mientras se sacaba el collar que llevaba puesto.
    -¿Para mí?
    -Sí, claro. Es lo único que tengo de So… de mi madre y su último recuerdo. Cuídalo.
    -¡¿De tu madre?! Lo siento no puedo aceptarlo.
    -¿Pero que dices? Yo quiero que lo tengas tú, por que… yo seguro que lo perdería y además a ti te queda mucho mejor.
    -¡¡GRACIAS!! Lo cuidaré mucho, te lo prometo.
    -Así, Feliz Navidad, se me olvidaba.
    -Feliz Navidad. Ummm….
    -¿Qué pasa?
    -Es que no se que regalarte.
    -Pero si yo ya recibí tu regalo pro adelantado y me queda estupendamente-dijo Shila mientras se ponía el gorro negro con forma de gato que le regalé el primer día.
    -Si, si te queda muy bien.

    Después de eso salimos del cuarto, Jordi se hizo el disimulado haciendo ver que pasaba por el pasillo, pero la verdad es que había tenido la oreja enganchada en la puerta todo el rato.

    --

    La cena estuvo muy animada, con envoltorios para arriba y abajo, Shila tenía una sonrisa forzada, como si aquella situación le disgustase. ¿No tenía regalos? O… esperaba darlos más adelante… Erika le regalo a Claire un mp3 y ella por supuesto aceptó aunque parecía tener una sonrisa falsa. Yo por supuesto le regalé a Erika uno de los regalos que tenía para ella, ya que se negaba a recibir los tres y escogió uno. El collar de oro con una rosa, a mi hermana le di la pulsera de plata y a mi madre unos pendientes largos. A Shila… el collar plateado con el ying y el yang, por que en todo el bien hay algo de mal y en todo mal hay algo de bien… Su mirada rebosaba alegría y culpabilidad a la vez y con sus delicados labios besó el símbolo del ying y el yang “Gracias” susurró.

    DING DONG alguien picó en la puerta, eran Carlos y los demás. Ya no me acordaba de que habíamos quedado con ellos… y así terminaron mis Navidades con el recuerdo de una sonrisa de satisfacción de Asakura.

    --

    Es de noche y vigilo mi presa en la distancia. Esta noche es la mejor para los vampiros aunque en mi interior no estoy satisfecha, hay algo que me remueve la consciencia… la pelea que tuve con mi hermana menor. Pero eso ahora no importa, por que debo alimentarme de sangre humana para vivir como hasta ahora.

    Un nuevo grupo de cinco personas se reúne del cual voy detrás y entre ellos uno me resulta familiar, muy familiar…¡¿ JORDI ASAI?! Y no está solo, también esta la rubia esa del bosque.

    -Creo que esta noche paso del festín-suspiré irremediablemente.

    Me dirigí a casa pasando por el bosque y en él vi por un instante una silueta correr, aquella dirección que tomó… sin duda, no me puedo equivocar. El camino me lo sabía de memoria, hacia años que no me dirigía aquel edificio de incontables habitaciones “La residencia del instituto Dusk”

    -Hacía tiempo que no venía aquí-dije con una gran sonrisa y contemplando el gran edificio ahora abandonado.
    -¿Des de que la cerraron?
    -Más o menos.
    -Aquí empezó todo.
    -Sí, tienes razón.
    -Donde conocí a Andrea, a Álex, a Revy… a todos…-dijo derramando unas lágrimas cristalinas a la luz de la luna.
    -Era un sitio agradable.
    - Y muy ruidoso.
    -Y de broncas…
    -…que me lleve.
    -Y los dolores de cabeza que me hicisteis pasar vosotras dos.
    -Ha, ha, ha es lo que hay.

    Ya no hablemos más, nos adentremos por una de las ventanas rotas y Shila se dirigió a la habitación 155, el antiguo hogar de Andrea y ella. Me adelanté a ella y me colé al interior por una de las ventanas rotas, ella me siguió minutos más tarde. Por supuesto todas las habitaciones estaban cerradas con llave, llaves que se perdieron en los años pasados. Pero una cerradura no era un impedimento para mi, teniendo una orquilla en mi poder, un truco de lo más simple. Shila detrás mio entremos en la 115, la habitación que compartí con Ashe.

    -¡Cuánto polvo!-grité tosiendo bruscamente con los ojos entreabiertos.
    -¿Qué te creías? La verdad es que no ha cambiado nada-dijo con algunas carcajadas sordas.
    -Por supuesto que sí, esta igual al primer día que entré-
    -Y como la dejasteis.
    -Me preguntó como le irá a Ashe, la hecho de menos-dije asomándome por la ventana contemplando el paisaje del que disfrutaba años atrás.
    -Una chica guapa, lista, tímida, vergonzosa… creo que le está yendo bien-dijo con una leve sonrisa.
    -Sí, yo también lo creo.

    Shila parecía disfrutar de la visita aunque no fuese su habitación si no la habitación en la que yo estuve. Pasemos por la biblioteca que había en la residencia. Para mi hermana parecía algo desconocido, por que durante su estancia no puso un pie sobre ese suelo a cuadros.

    -¿Era tan grande?
    -¡Claro que sí! Lo que pasa es que tu no has estado nunca.
    -¡Pues sí que había estado! ¡Estuve el día que lleguemos!-dijo alterada y vergonzosa a la vez.

    Mi hermana nunca tuvo la necesidad de estar horas y horas estudiando, por que en realidad siempre fue una superdotada en todo, en todo menos en las relaciones sociales y ese es un motivo de su torpeza con las personas.

    Y nuestra próxima parada fue… la más especial de todas, la habitación 155. Shila se detuvo al principio del pasillo, intentando controlar sus emociones y sobretodo sus recuerdos. Era una habitación sin nada especial, con dos camas en los dos extremos de la pared, un escritorio, un tablón de corcho y una gran ventana de dos puertas. Pero esas cuatro paredes marcaron a mi hermana menor, no había secretos para ella, en la cabecera de la cama de Andrea posaba su firma y en la cabecera de su cama, su firma con permanente.

    -La bronca que nos llevemos por firmar en las cabeceras-dijo con unas risitas continuas sin fuerzas.
    -Erais unas gamberras.
    -Y con mucho honor.

    Shila se tumbó en su cama de un bote y todo el polvo acumulado se esparció por toda la habitación provocándome estornudos constantes mientras ella reía con inocencia. “Finalmente vuelves a ser tú, mi hermana pequeña” Me di cuenta de algo.

    -Shila mira, hay algo polvoriento enganchado en el corcho-
    -¿Así? Pero si nos lo llevemos todo.

    Lo que el corcho tenía enganchado era un sobre y en él contenía una carta y una fotografía en la que Andrea con una sonrisa traviesa pasaba su brazo derecho por el cuello de Shila y ella con una malhumorada. Mi hermana no pudo contener más las lágrimas al ver ese trozo de papel coloreado que reflejaba su relación y ese trozo blanco lleno de palabras. Intentaba contenerlas a marchas forzadas, pero algunas caían en contra de su voluntad y se posaban en la imagen de ellas dos.
    Ese momento fue tan emotivo, una lucha en su interior se desataba a cada segundo por el mensaje que yacía escrito el papel. No me moví, era como si me hubiese congelado. Fue un espectáculo tan espantoso, tan terrorífico…fue tan…hermoso…

    Desde que te quise, supe…que llegaría este día. No me hacían falta…unos ojos plateados como los tuyos. Lo supe porque soy una mujer. Al final…no hemos podido ganar… ni a nuestras…flaquezas…ni tampoco…al destino. Tenías razón. A menudo decías…que las personas no nacen desnudas. Pero por eso…cuando mueren, las personas se marchan dejándolo todo…para recibir la nueva vida que Dios va a darles. Pero…si lo haces en este mundo, algo de ti permanecerá en el corazón de alguien. Esa será la prueba de que has vivido. Y yo solo me llevaré una pequeña parte de eso que quede de ti. Hasta el final, tu corazón nunca me ha pertenecido… CONMIGO…ME LLEVARÉ…TU ALMA Y ESTAS LÁGRIMAS.

    Firmado: Andrea.



    Mis piernas temblaban y cayeron al suelo como si fuesen de plomo, las manos me temblaban que apenas podían sujetar firmemente la foto y la carta. Las lágrimas calientes recubrían mi rostro y mi llanto cubrió la habitación de culpabilidad y angustia. Por que ella sabía de mi, y hasta entonces no comprendí que lo que ella buscaba era morir en mis brazos, como si fuéramos amantes destinados a la desgracia. Ese fue mi error, ser tan transparente a sus ojos, por que en ella no podía ver lo que deseaba, lo que buscaba y lo que encontró. Deseaba estar en mi corazón, buscaba mi alma y todo mi ser y encontró en ella la muerte que yo le otorgué. No volveré a llorar más por ti, podrás descansar en paz, porque te estas llevando estas lágrimas que derramo por ti y pronto te llevaras esta alma que ha caído en la desgracia absoluta.

    --


    Esta noche donde las calles se llenan, niños correteando con sus padres, parejas paseando bajo la luz de la luna, ancianos encerrados en sus casas viendo los programas de la televisión, familias, amigos celebrando la Nochebuena pero yo…me siento solo. A pesar de estar en esta ahora inmensa ciudad para mi, yo me siento solo, a pesar de estar con todos mis amigos… yo me siento solo. En mi corazón yace un hueco vacío, uno que una chica puede rellenar con un simple gesto.

    -Perdonadme chicos, pero me vuelvo a casa. No estoy de humor.
    -¿Por qué?¡Si apenas la noche ha comenzado!

    No escuchaba las quejas de Carlos, no sentía la mirada penetrante de Erika, no presenciaba las caras de desaprobación de los otros. No sentía nada, ni siquiera los latidos de mi corazón, parecía haberse detenido. Tuve la esperanza de recibir algo por parte de Shila, creía que me había situado en un huequecito de su corazón, pero no, yo estaba equivocado. No estuve, no estoy y no estaré en su corazón…

    Llegué a casa, subí las escaleras y me adentre en el espacio que componía cuatro paredes idénticas, las cuatro paredes que formaban mi habitación. Como peso de plomo dejé caer mi cuerpo en la cómoda cama que cada noche me hace soñar. Apoyo mi cabeza en la almohada y mis parpados empiezan a cerrarse en contra de mi voluntad y allí me quedo sumido en el mundo de los sueños.

    --

    Me cuelo por la ventana que dejé entreabierta de mi cuarto temporal. Por supuesto Erika no se encontraba acostada en su respectiva cama. Faltaba dos días para su partida, desde que llegó la maldije, pero ahora deseo que el tiempo transcurra mas lentamente para así conocerla mejor.¿Quien lo diría, verdad? Aquella rubia a la que tanto he odiado ahora la considere una buena “amiga”.

    Al entrar a hurtadillas al cuarto de Saxor, no pude evitar soltar un grito, el que no debía estar allí se encontraba precisamente donde no tenia que estar.

    -Será niño caprichoso, este crío

    Me quedé contemplando el rostro tan dulce de ese pequeño demonio durante segundos, minutos y finalmente llega la hora signada, las doce.

    -Feliz Navidad, Jordi-dije posando mis labios en su mejilla derecha mientras agarro su mano dejando ir mi regalo- Espero que te guste.
     
  3.  
    Celas

    Celas Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Agosto 2008
    Mensajes:
    270
    Pluma de
    Escritora
    Re: Inmortalidad

    bueno e de decir que cada vez estamos mas cerca del final, no creo que llege a mas de 20 caps pero acabara entre el 19 o 20
    Bueno eso es todo lo que tengo que decir espero que os guste como a mi escribirlo!
     
  4.  
    Saxor

    Saxor Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    161
    Pluma de
    Escritor
    Re: Inmortalidad

    holaa Celas:D

    no pasa nada:) lo que impota es que por fin la has colgado:)

    que bonita la cancion:)

    jaja me hizo gracia cuando erika dijo: me lo cobro aquí mismoxd

    que disimulado que es Saxorxd menos mal que al abrir no tenia la oreja puestaxd

    Así que Andrea dejó una carta:) la verdad es que menuda despedida... es un momento muy bonito:)

    es extraño que lo mal que se llevaban Asakura y Erika y ahora Asakura quiera ser su amigaxd bueno mientras no se pelen y se matenxd

    pero el ultimo trozo es buenisimo. que soltó un grito y dice: sera niño caprichoso, este crioxd

    y a las 12 le da un beso en la mejilla, le da el regalo y le chilla en la oreja. Quiero ver como reacciona al susto de muertexd porque sobando y te hacen eso haber como reaccionaxd

    pero lo más importante... Que sera ese regalo si en teoria Asakura no había tenido tiempo de comprar nada? aaa que intriga!! Espero que ya que tardaste tanto en colgar este cuelgues el proximo rapido;)

    Cuidate mucho Celas! hasta pronto;)

    De:Un tal Saxor
     
  5.  
    Celas

    Celas Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Agosto 2008
    Mensajes:
    270
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Inmortalidad
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    2060
    Re: Inmortalidad

    Bueno aqui de nuevo despues d buff de tiempo lo siento de veras
    aqui os dejo el cap 16 q espero q os guste y he de mencionar q este fic en total sera de 18 caps! espero q os guste!!:)

    Capitulo 16

    Me poso de nuevo delante de aquella ventana donde horas he estado contemplando el paisaje que me muestra, pero esta vez únicamente no solo contemplo sino que intento memorizarlo por que se que esta vez será la última vez que lo pueda ver. La brisa nocturna me caricia el rostro llevándose estas últimas lágrimas derramadas. Estos pequeños instantes e insignificantes para cualquier ser humano, en mi son los más preciosos momentos de mi atormentada vida, deseo ser libre, libre como el viento.
    En lo alto del cielo, mis ojos se topan con la inmensa luna llena acompañada de lucecitas, grabate esta última imagen, pienso con una débil sonrisa en los labios, anhelando ser alguien diferente.”No nacemos donde queremos, pero si donde queremos. Esta es la respuesta que he estado buscando y siempre la he tenido enfrente de mi, pero no supe verla... hasta ahora...”


    -Puedo...
    -Claro que sí-dijo mostrándome una gran sonrisa.


    Me abalancé a aquella silueta que siempre me observaba desde la distancia y pude otra vez sentir aquel calor y aquellos brazos rodeando mi espalda con fuerza. “Volvamos... a casa”


    Los rayos de luz que atraviesan el ventanal de mi habitación se posan en mi mejilla perturbando el plácido sueño. Me levanto con torpeza a causa de estar aún dormido como si hubiese estado dormido durante un mes.


    -Finalmente te despiertas, dormilón-dijo una voz bastante animada.
    -¿Eh?-intentó reconocer aquella silueta negra que tapaba los rayos de sol mientras me protejo con el brazo de los rayos sueltos que me ciegan.
    -Holaaaaa...¿Aún sigues dormido?-dice pasándome la mano por delante de la cara.
    -Bhuaneo- musito palabras irracionables mientras me froto los ojos bostezando.
    -Si no cierras la boca, te entraran moscas-dijo entre risas aquella figura femenina que aún no le daba importancia.
    -Si, bueno...-dije volviéndome a tumbar.


    Aquella figura se levantó y se marchó de la habitación diciendo algunas cosas que no logré captar. Cerré los ojos pensativos...aquella chica quién era...su voz ya la había escuchado en alguna parte...


    -¡ERIKA!-grité levantándome de golpe y comencé a vestirme como podía. Bajé por las escaleras corriendo y efectivamente era Erika la que se encontraba en la cocina con mi madre y Claire. Al verme empezaron a reírse, era normal después de todo, estaba despeinado, con la camiseta al revés, el pantalón girado (no me preguntéis como me lo puse) y con las zapatillas. Fue un almuerzo agradable sin disputas ni momentos de tensión, a pesar de no tener noticias de Shila. Nadie parecía haberse dado cuenta de que ella no se encontraba en casa, pero yo tampoco estaba preocupado ella siempre era la primera en despertar y casi todas las mañanas se las pasaba fuera de casa.


    Eran la una, dentro de diez minutos salía el avión de Erika y los demás, todos estaban algo tristes de irse pero los ojos de Erika escondían algo más, algo mucho más profundo... sus ojos reflejaban culpabilidad y dolor.


    -¿Puedo hablar contigo en privado, Saxor?-dijo seria desviando la mirada.
    -Si...-dije confuso y nos apartemos del grupo-¿Que quieres decirme?
    -Shila... no ha venido...-dijo desviando la vista al suelo.
    -B...bueno eso será por...
    -¡No! No me refería a que no ha venido a despedirse aunque tampoco te negaré que me hubiese gustado volver a ver por última vez a mi gran enemiga-dijo con cierta ironía- Pero eso no es a lo que me refería.
    -Entonces ¿a que te refieres?
    -Ella... no volverá más a pisar tu casa-dijo con amargura.
    -¿Que quieres decir?
    -Jordi... ella esta cambiando. Quiere ser otra persona diferente, alguien de la que no tenga que depender de más personas, quiere ser fuerte, se esta aceptando a si misma para no ser una carga para ti... por eso no volverá a pisar tu casa-dijo con una sonrisa melancólica.
    -¿Y tu como sabes eso?-dije clavando mi mirada en la suya.
    -Me la encontré ayer noche y me dejó una parte suya-dijo mientras me mostró su desnudo cuello donde yacían unas marcas de colmillos.
    -No es posible... entonces tu...-dije señalando las marcas asustado.
    -Venga no dramatices tanto-dijo con una gran sonrisa.
    -Pero...
    -No todo el mundo es igual, ¿ o me equivoco?-dijo con una sonrisa sarcástica y se fue corriendo hacia los otros pero en media carrera se detuvo- Ah si me olvidaba, toma-dijo mientras me dio un sobre y seguidamente se despidió con un lo siento de veras. Aquellas palabras estaban cargadas de sentimiento y dolor, y esa expresión de culpabilidad en ella era la primera y última vez que la veía.
    -Adiós Erika...adiós...y... hasta....nunca....-susurré mientras veía su silueta perderse entre la multitud y mis ojos se hundieron entre un mar de lágrimas, por que no podía apartar mi vista de aquella espalda que tanto me dio.


    Hay veces que tienes que olvidar las cosas más importantes del pasado para poder vivir un futuro diferente e incierto...


    Ya son las cuatro y yo sigo sin poder irme de aquel recinto, a las afueras tendido sobre el césped contempló el cielo azul donde cierto avión volvería pero con tripulantes diferentes, imágenes del pasado cruzan mi mente como si se tratase de una película, ni siquiera ya puedo llorar por que esas lágrimas de antes se habían llevado todo sentimiento de Erika. Pero sigue habiendo algo que me sigue atormentando, sus últimas palabras...lo siento de veras... ¿que quieren decir? ¿De que se tenía que disculpar? La respuesta se encuentra en el sobre, pero tengo miedo de abrirlo, pero a pesar de todo es lo último que Erika me ha dado. Mi vista se pierde en el blanco del papel y en él distingo una única palabra “Shila”. Mi corazón se encogió de golpe al ver esa palabra escrita en la parte trasera del sobre y con cuidado abrí el sobre.


    Sabes, Jordi...¿ te acuerdas de cuando nos vimos por primera vez? La verdad es que yo ya te había visto antes, y mi corazón se aceleró como nunca antes. Pero tuve miedo, tengo miedo y tendré miedo. Tanto miedo que me paraliza el cuerpo, miedo de tener estos sentimientos. Y tu sonrisa es lo único que me apacigua el miedo de no ser aceptada por alguien como tu.


    He intentado miles de veces olvidarme de ti, pero sabes no soy tan fuerte como tu crees.


    Sabes Jordi... si desde entonces he conseguido levantarme cada vez que me he venido abajo ha sido por que sabía que tu estabas mirándome. Por eso te pido que esperes, un poco más... esperame un poco más... para así ser alguien mejor. No me busques por que no quiero que me encuentres, no quiero encontrarme contigo otra vez tan pronto.


    Pero... ya se que cuando algo nuevo aparece el capricho puede contigo, pero espero que guardes con cariño este collar que te regalo y cuando nos volvamos a ver espero ser otra de la cual estés orgulloso.


    Hasta... cuando nos volvamos a ver”


    Me coloqué el collar con un colmillo de colgante, probablemente este colmillo fuese de Shila, agarré fuertemente la carta y juré que la esperaría fuese lo que fuese por que estos sentimientos que tengo por ella son verdaderos y aunque fuesen diez, veinte, cincuenta años yo la esperaría siempre en el mismo lugar, donde la vi por primera vez. “Gracias Erika... te espero y te esperaré siempre Shila”


    Des de entonces ya ha pasado un año y sigo esperándola impaciente pero la espero.


    -¿Que miras Saxor? ¿Que tiene de especial ese árbol?
    -No, nada Sara , no es nada.


    Cada día observó el mismo árbol pero no te veo, cada vez que miró el colgante me acuerdo de tu sonrisa y de tus ojos, pero también tengo miedo, tu voz apenas la recuerdo ya. Y eso duele, por que no quiero olvidarme nada de ti, siempre presente en mi, pero cada vez más mi mente me juega malas pasadas. Pero sé que volverás por que yo te espero, y tu me esperas. Al fin y al cabo estamos unidos por un sentimiento, no un sentimiento cualquiera, es un sentimiento muy fuerte que va creciendo a cada instante.


    Tengo que explicarte varias cosas, Erik finalmente le pidió de salir a Leire y ella aceptó, Ángel es capitán del equipo de béisbol y Leire de atletismo ,Sara sigue siendo la misma con las mejores notas de clase, Alex... tiene novia, una chica muy maja y yo... me he unido al equipo de fútbol, soy el portero. Y a ti... ¿como te va? Espero que bien.


    Oye, Shila...


    El campo de atletismo rodea el campo de fútbol, y cada miércoles los dos equipo entrenan a la misma hora.

    -Chicas atentas, hoy os presentaré a una nueva deportista que entra en nuestro club-dijo la entrenadora casi gritando.
    -Chicas silencio-dijo la capitana del club de atletismo.
    -Gracias Leire- dijo la entrenadora con una pequeña sonrisa- Puedes pasar.


    Una chica de estatura mediana-alta, de cabello escalado sobre los hombros y la parte de atrás, la zona del cuello con una gran melena plateada. Unos ojos dorados y profundos con un aire de misterio y una pequeña pero atrevida sonrisa yacían en una tez pálida como la leche, como si al mínimo roce pudiese quebrarla y hacerla añicos en mil pedazos. Vestía como todas las otras, con una camiseta de tirantes y unos pantaloncillos cortos.


    -Encantada de conoceros chicas, mi nombre es Shila...Shila Celas.
    -Por fin regresas... Asakura...-susurró contenta Leire.


    -¡Estate más atento Erik!¡Vale que tu novia este en pantaloncillos cortos a unos metros de aquí pero da ejemplo como el nuevo capitán!-gritó uno del equipo.
    -¡Que no es eso, idiota!¡Mirad quién se ha unido al equipo de atletismo!-gritó enfadado señalando hacía el equipo de atletismo.


    Una fuerte brisa recorrió el campo y en ella traía un olor, un olor que antes ya había sentido, me giré lentamente con el corazón a cien, sin creer lo que mis ojos vieron. Ciertamente aquel olor tan peculiar de la flor del iris blanco, aquellos cabellos plateados, aquellos ojos dorados y aquella tez blanca... no cabía duda era ella y mis ojos no me estaban haciendo ninguna mala jugada, por que no solo yo la veía desde lejos, si no que también los otros. Cuando mis ojos se cruzaron con los suyos, mis ojos se inundaron de incontables lágrimas, mis piernas flaquearon y mi voz se ahogó en un letargo suspiro.


    -Bienvenida...Shila....
    -Ya he vuelto... Jordi...


    Suelen decir que después de la tormenta viene la calma, pero en nuestro caso fue todo lo contrario, después de la calma vino la tormenta...
     
  6.  
    Celas

    Celas Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Agosto 2008
    Mensajes:
    270
    Pluma de
    Escritora
    Re: Inmortalidad

    lo siento no se pk este cambio de letra en el post:(
     
  7.  
    Saxor

    Saxor Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    161
    Pluma de
    Escritor
    Re: Inmortalidad

    Hola Celas:)

    cuanto tiempo! esperaba desde hace mucho la coni y ha valido la pena:D

    Así que Asakura se fue, Erika se fue y Saxor se quedo solo... Pero Erika al ser mordida por Shila seria de verdad una vampira?:O

    Que bonito eso de que Saxor esperara a Asakura después de la carta:)

    pero finalmente a pesar de los cambios ella volvió. Pero como transcurrira la cosa ahora?

    uaaa que ganas de seguir leyendo!! Como siempre tus contis son geniales celas!

    cuidate y hasta la proxima:D que espero que sea pronto:D

    De:Un tal Saxor
     
  8.  
    Celas

    Celas Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Agosto 2008
    Mensajes:
    270
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Inmortalidad
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    7678
    Re: Inmortalidad

    Bueno aqui el ultimo capitulo de esta historia aunq aun falta el epílogo de la historia. Debo admitir que este capitulo se las trae pk es muy largo y pasan muxas cosas. Espero que os guste como a mi escribirlo
    Aqui va este cap dedicado a Saxor, un buen hermanito mio

    Capitulo 17


    Ya han pasado dos semanas desde que Shila llegó nuevamente al instituto. Rápidamente logró ser la estrella del equipo de atletismo, es verdad que ahora es mucho más popular, siempre se encuentra rodeada de gente, asiste a todas las clases y destaca en los estudios.
    Pero yo soy invisible a sus ojos dorados, mi voz no llega a alcanzarla, mi mano le atraviesa como si fuese etéreo... y cada vez está más lejos de mi. Pero a pesar de todo hay algo en mi que me da miedo...


    Ha cambiado cierto, pero... no sé... ella ya no... yo no... ya no la quiero...


    Me siento en unos de los bancos del jardín del instituto cansado de no hacer nada, cansado de esta soledad, de esta transparencia.... de esta existencia.


    Yo te esperaré... siempre” Que bonitas palabras, son palabras de amor y sentimiento... pero ¿que sucede si ese sentimiento desaparece? Yo... realmente no lo sé, no tengo el don de la palabra, no tengo tú palabra, esa palabra vacia, esa palabra que ya no tiene significado para ti....


    -¿Que haces aquí todo solo y pensativo? ¿No me digas que te han dado plantón?-se hecho a reír. Alcé la mirada, observé aquellos ojos y volví a contemplar el suelo bajo mis pies.
    -Esperando a una persona.
    -¿Una persona? Dejame pensar...¡Ah, estás esperando a tu novia!-No dije nada seguí con la mirada perdida-Venga hombre, ¡que estas hablando con la mismísima Shila Celas, no todos tienen la misma suerte que tú!-dijo con una sonrisa soberbia y los ojos medio cerrados.
    -¿Suerte? Yo no lo creo.
    -¿Que pretendes decir? ¡Que hablar conmigo es una pérdida de tiempo! ¡¿Que no valgo nada?!-gritó furiosa. Yo no dije nada-¡Mira niñato tú no vales nada, vales menos que cero!¡¿Me has entendido?!-dijo cogiéndome del cuello de la camisa y mirándome a lo ojos directamente.-¡TÚ SOLO TE PASAS EL DÍA SUSPIRANDO POR IDIOTECES!- me deja caer al suelo-No se ni por que me interesé en ti, si solo eres un criajo inútil que no te vales por ti mismo...-dijo mientras me daba la espalda- Que asco me das.


    Me quedé tendido en el suelo mientras ella se alejaba hecha toda una furia. Definitivamente esa chica que ahora se hacía llamar Shila Celas, ya no era la misma que antaño, la misma de la cuál yo me enamoré y sigo enamorada de aquella chica que me juró que volvería. Y yo aquí sigo esperandola en el lugar donde la vi por primera vez.





    -Ese idiota, ¿quién se cree quién es? Despreciarme de esa manera, si es que cada vez le odio más.
    -Hahahaha. ¿Y por que no le dejas?
    -¿A que te refieres? No te entiendo.
    -Sí, corta con él. ¿Para que sigues saliendo con él si tanto lo odias?
    -¿Perdona? ¡Yo no estoy saliendo con ese! ¡Es que ni loca!
    -¿Ah, no? Pues todos en el instituto piensan lo mismo que yo.
    -Por dios que tonterías dices...-dije cada vez más bajo con la mirada pérdida- si yo no... ese idiota...
    -Bueno chica, creo que tienes un problema-dijo tendiendo una mano sobre mi espalda.


    Marla, una chica que la conozco desde hace poco és en realidad mi único apoyo, la única que me entiende y no se el por que pero es como si la conociese de toda la vida.


    -Yo no puedo ayudarte si ni siquiera lo tienes claro aún. Dices que has cambiado, sí es cierto, ahora eres más conocida por todos, todos te veneran, pero a quién esperas que te venere es quién no lo hace y es la razón de tus suspiros.
    -Ya no sé ni lo que dijo...¿Soy rara, verdad?
    -¿Rara?¡Tú! Soy yo la rara teniendo heterocromía.¡Ni que fuera un perro!-dijo intentando parecer enojada.
    -Ha ha ha... pues no creas que eres la única que conozco con heterocromía-dije entre risas.
    -Shila, preparate que esta noche la pasaremos a lo grande-dijo con una cara maliciosa.
    -Miedo me das-dije con una sonrisa pícara.


    Marla, ¿que me está pasando?¿Quién soy yo? Necesito respuestas, ahora más que nunca. Estoy perdida... nuevamente. Tengo tanto miedo...


    **


    Ya era la hora de salir, se habían acabado las clases, otro día más había pasado y mi relación con Shila iba empeorando por momentos. Nuevamente Asakura estaba rodeada de estudiantes y a su lado estaba esa tal Marla la cual se pasaba las horas con ella. Me fui a casa sin decirle ni siquiera adiós.
    Esa noche fue el verdadero comienzo de la tormenta.


    Si hubiese sabido lo que hubiese pasado, las habría detenido...


    -Estas son las noticias de las nueve, yo Antonio Jiménez como presentador del canal 13. Ha habido otro asesinato en el distrito sur de la ciudad...
    -Otra vez con asesinatos-dije comiendo con desgana.
    -Hay mucha gente loca por el mundo, hijo-dijo mi madre desde la cocina.
    -Y que lo digas, mamá.


    Estuvimos cenando sin ningún problema como siempre aunque en la calle había un poco de movimiento, más de lo usual.


    -¡Reportando en directo, yo Matias Lauren desde el helicóptero! ¡Dos jovencitas de unos diecisiete años han robado unas motos y están corriendo por las carreteras a toda velocidad! ¡Aquí os ofrecemos unas imágenes!
    -No es posible...


    Las imágenes eran totalmente claras, aquellas dos jóvenes eran Shila y Marla cada una con una moto, cada una corriendo sin restringiones de velocidad. Coches y motos de policía les perseguían avisandolas con un megáfono.


    ***






    -¡Vamos Asakura! ¿Eso es todo lo que tienes?
    -Deberíamos detenernos, creen que hemos robado las motos-dije manteniendo una velocidad alta para que no me detuviesen, estaba preocupada pero realmente estaba disfrutando de este momento, por que podía sentir como hervía mi sangre.
    -¿Y quién dice que no lo hemos hecho? ¡¿No te parece divertido, una experiencia única?!
    -¡Estas loca!¡No debí haber cogido la moto que trajiste!
    -¡Si, es posible que este loca!¡¡PERO TÚ LO ESTAS CONMIGO!!


    Al rendirme... haré al lado mis sentimientos. ¿Estará bien hacer éso? ¿Acaso soy tan débil? No lo sé. Pero ahora, enfrente a mis ojos está...




    -¡Asakura, mirame! ¡Yo te puedo dar todo aquello que siempre has anhelado! ¡Yo te daré gloria y libertad de verdad!
    -¡SÍ... YO ESTOY CONTIGO!-grité motivada y emocionada. Mi sangre de vampiro se estaba despertando poco a poco, la oscuridad estaba corrompiendome nuevamente.
    -¡¡Yo te daré lo que nunca podrá darte Saxor... Y LO QUE NUNCA PUDO DARTE ANDREA!!-gritó Marla levantando la rueda de adelante con fuerza y seguridad.


    Aquellas palabras se clavaron en mi como espinas de rosas, aquella mujer cuyo nombre era Marla, era la viva imagen de la Andrea de mis recuerdos. Pequeñas lágrimas cayeron por mis mejillas cuando pude ver la sonrisa pícara y divertida de Marla y una gran luz se cernía sobre ella.


    Todo el año que estuve fuera... no servio de nada..


    -¡¡¡MARLA, DELANTE TUYO!!!


    **


    Lo vi, todo pasó muy rápido, un desvío de carril y a continuación un accidente. Miles de piezas salieron volando y un cuerpo con ellas, un cascaron con un sin fin de heridas yacía sin vida entre un gran charco carmesí. El segundo vehículo cayó por el precipicio sin dejar rastro. La policía tapó el cadáver entre unas cuantas mantas, pero lo más sorprendente de todo es que su marchitado rostro mostraba una gran sonrisa. Había cumplido con su propósito.


    -Está viva.
    -Lo sé, Álan, lo sé
    -Aún es demasiado temprano para que lo entienda.
    -Creo que... Shila no tendría que haber nacido.
    -¿Que insinúas, Natalie?
    -Este mundo no es apto para ella, es como un pájaro enjaulado que quiere salir de su jaula como sea-dije mirando las estrellas-Yo... también soy un pájaro enjaulado.


    **
    Lo que transmitían por las noticias no lo podía creer, no lo quería creer. Marla había muerto y Asakura había caído del precipicio, uno de los más grandes que había conocido en mi vida.


    Los vampiros son inmortales, no pueden morir” “Yo no puedo morir”


    Aquellas palabras cruzaron mi mente, pero por muy ciertas que fueran me costaba creerlas. Pasaron días y más días, nadie reclamó por Marla, no tenía familia y de Asakura no se sabía nada, había desaparecido por completo. Cada noche que pasaba me recogía en la cama como un bebé agarrando fuertemente el colgante que ella me regaló, suplicando por su existencia. Pero ella nunca apareció.


    Cuando pensé en rendirme recibí una carta que abrió mis esperanzas de nuevo. No era una carta cualquiera, era una carta suya, con su inigualable letra.


    Hola Jordi.
    Seguro que ahora que estás leyendo esta carta las lágrimas se te saltan. Menudo susto te habré dado, no te preocupes yo estoy bien, ya te lo dije ¿no? Los vampiros son inmortales, no mueren y yo tampoco moriré y menos por una caída como esa. Yo no soy buena en estas situaciones, pero lo siento por haberte preocupado, y también te pido perdón por haberte hecho tanto dolor, pero yo soy así necesito recibir al menos una paliza para entenderlo. Soy muy torpe y cabezona en todo, pero sabes que a mí me gusta ser la primera, pero para poder ser la primera, que es lo que a mí me gusta, hay cosas en las que es mejor no ser la primera.
    He tenido que renunciar ya tantas veces que ya me da igual, pero siempre quiero ser la primera
    y también quiero ser la primera en tu corazón y aunque tú me lo digas yo no podré creerte por que no vale de nada si yo no me siento la primera, ¿no crees? Por eso me da igual las veces que me derriben mientras me pueda levantar, me da igual las veces que me maten mientras pueda nacer de nuevo, me da igual si me olvidan si luego me recuerdan, me da igual que este mundo se destruya mientras haya otro, me da igual todo mientras tú... estés ahí.
    No he podido entenderlo hasta ahora, quise cambiar, ser otra persona, pero yo nunca podré ser Andrea, ni Marla, ni Natalie, ni Erika, ni Leire, ni Sara... yo solo puedo ser yo y aunque intente aceptarme se que nunca me aceptaré. Nunca me podre aceptar por que fui yo la causante de la muerte de Sonia, de la muerte de Andrea, de Marla, del sufrimiento de Natalie, del desamor de Erika, de la inferioridad de Leire, de los celos de Sara. Yo no quise matar a nadie ni que nadie sufriera por mi culpa, yo nunca debí haber nacido. Siempre he pensado así, para que nacer si no hago más que causar dolor y más dolor, ¿por que vivir en un mundo en el que no poder ser aceptada? Esa respuesta solo la tienes tú, si no me aceptas lo entenderé, es comprensible, al fin y al cabo a quién más daño he hecho has sido tú, a la persona que más quiero y a la que más hago daño, que mala soy.
    No te voy a pedir que me esperes de nuevo, por que no tendría resultados, por eso te pido que me olvides, no quiero verte más, por que tengo miedo de hacerte más daño todavía, pero recuerda esto por favor, vive por tu felicidad y yo anhelaré por la de los dos por siempre jamás.


    Hasta... que nos encontremos... en los sueños.


    -¡¡¡IDIOTA!!!¡¿COMO ME PUEDES PEDIR AHORA QUE TE OLVIDE, CUANDO NO PUEDO DEJAR DE PENSAR EN TI NI SIQUIERA UN SEGUNDO?! Todo menos eso...-gritaba entre sollozos hundidos en mis manos.


    Después de aquella carta no recibí ninguna más de ella, la llamé incontables veces, la llamé, pero ella las rechazaba, ya ni siquiera me dejaba escuchar su voz. Me hacías daño Shila, mucho daño.
    Pero a pesar de ello nunca dejé de llamarla esperando poder escuchar nuevamente su voz.


    **


    Veía sus llamadas, pero no las podía coger, sabía que le estaba haciendo daño, mucho daño, pero no quería causarle más dolor en un futuro próximo. Así que ignoré todos sus mensajes y llamadas.


    -¿Aun sigues recibiendo llamadas de ese idiota?-dijo un hombre de unos 23 años saliendo de la ducha con una toalla en la cabeza.
    -No es de tu incumbencia- dije cerrando el móvil bruscamente.
    -Lo que tu digas pero recuerda de quien es esta casa, Shila-dijo sentándose en la cama mientras se sacudía el pelo.


    Kuon uno de los ídolos más populares de estos tiempos fue quién me encontró después de caerme del precipicio y ahora estoy viviendo en su casa. Es el guitarrista de su grupo de música donde muchas jóvenes besan el suelo por donde pasa. Todo un gigoló.


    -Bah, deja ese móvil y hazme un poquito más de caso-susurró en mi oído con voz seductora acercándose por detrás- Sabes que yo soy mucho mejor que ese-susurró mordiéndome la oreja con delicadez.
    -Dejame, no estoy de humor-dije suspirando y me aparté de él.
    -¡Por dios, Shila!¡¿Que tiene ese crío que no tenga yo?!-gritó levantándose de la cama enojado. Yo no dije nada solo me limite a mirar por la ventana de la habitación-¡Contestame! ¡¿Por que te quedas callada todo el tiempo?!¡YO FUI QUIÉN TE PROTEGIÓ DE TODO EL ESCANDALO QUE MONTASTE, DURANTE TRES MESES TE HE ESTADO ESCONDIENDO!¡¿Sabes?! Fuera en la calle aun te buscan y ¿como me lo agradeces?¡Quedándote en silencio!


    Kuon no le faltaba razón, él me había proporcionado de todo, dinero, una casa donde vivir y comida ¿que más podía pedir? Yo ya estoy satisfecha...


    **


    Nuevamente Asakura no me coge las llamadas o me las rechaza, siempre igual, durante estos dos meses no ha cambiado. Pero yo seguiré conservando la esperanza, por que creo en ella. Pero a veces cuesta mucho mantener la esperanza... Des de entonces Sara ha estado a mi lado apoyándome, dándome el cariño que tanto me faltaba, animándome siempre que lo necesitaba. Sara se ha convertido en una persona muy importante para mi.


    Miro la luna des de mi habitación en silencio esperando que me de algunas respuestas de mis preguntas o alguna pista cerca de Asakura...


    -¿Que haces Jordi? Con esperar no es suficiente. Tienes que ir a buscarla...-me dijo a mi mismo con las manos en la cabeza-¡¿Quien hay ahí?!
    -Tranquilo, no vengo a comerte chico-dijo desde la sombra.
    -¿Q-quién eres?
    -¿Ya ni te acuerdas de mi?-dijo saliendo de la sombra.
    -¡Natalie!
    -Sí exacto.
    -¿Que haces aquí?
    -Solo observo. Y llevo observándote durante dos meses y en dos meses no has hecho nada de nada-dijo seria. Ella tenía razón yo no había hecho nada de nada, solo estaba esperando que Shila viniese como ya vino una vez-¿Tú la quieres, no?
    -¡C-claro que sí!
    -Entonces sal de estas cuatro paredes y ve a buscarla. La encontrarás si tus sentimientos son sinceros-dijo con un aire de nostalgia en su rostro.
    -¿Y por que no sales a buscarla tu?
    -Mis palabras ya no le llegarán más...-dijo bajando la mirada con pena. Sus ojos reflejaban la pena y el dolor que tenía contenido-Busca la luz...aunque las plegarias que exclamaste no sean contestadas...


    Natalie, la hermana mayor de Shila, la hermana que sacrificó todo para poder proteger la felicidad de su hermana menor, pero a pesar de todo no lo ha logrado por que ella no puede hacer nada más, le proporcionó todo y aún así no lo consiguió por que el verdadero deseo de Shila es...


    Salí corriendo de mi casa y a donde me dirigía, no lo sabía, simplemente salí corriendo sin tener las cosas claras del todo. Salí corriendo en busca de esa luz que buscaba Shila para poder aceptarse.


    **


    La buscaba día y noche sin parar, sin detenerme a pensar, yo sabía que estaba viva en algún lugar de este mundo y aunque estuviera en el mismísimo infierno yo la encontraría por que ella es mi...
    más preciado tesoro...


    -¿Que crees que estas haciendo?Nos tienes muy preocupados.
    -¿Nos tienes?¿Des de cuando se han preocupado mi familia de mi? La única que se ha preocupado por mi has sido siempre tú, Natalie.
    -Si lo sabes,...¿por que haces que me preocupe tanto por ti? No te entiendo.
    -¿Que por que? No me he puesto a pensar en ti, lo siento. He sido muy egoísta.
    -Estas pensando en él, ¿verdad?
    -Pienso solo en... cosas...
    -¿Por que... por que... dime...hermana....por que? ¡¿Por que no puedes volver conmigo y que todo vuelva a la normalidad como antes?! ¡Dime cual es tu verdadero deseo! ¡Ya no se ni siquiera en que estas pensando!-estaba perdida. Quería no solo cumplir con la promesa que le hice a Sonia, si no quería que mi único tesoro volviese estar cerca mio de nuevo.
    -Mi verdadero deseo...-dijo mirándose delante del espejo.
    -¡Lo que sea!¡Dime tu deseo!- tenía miedo no poder volverla a tener al lado mio. Estaba al borde del llanto.
    -Natalie... si vas a conceder mis deseos...¿Sabes cuál es mi verdadero deseo?-seguía con la mirada fija en su reflejo del espejo-Mi verdadero deseo... Mi verdadero deseo... es Saxor. Quiero protegerlo. Quiero protegerlo de cualquier dolor. Quiero protegerlo de cualquier desgracia. Los que lo lastimen... los que le pongan en peligro... los que le traigan desgracias... quiero eliminarlos a todos ellos-dijo acercando su mano derecha al reflejo de su rostro- Te lo ruego. Protégelo-dijo mientras acariciaba su rostro en el espejo-Borra su dolor. Borra sus desgracias. Incluso si...-dijo cerrando sus ojos y respirando profundamente- ¡YO SOY LA CULPABLE!-gritó furiosa golpeando el reflejo de su rostro en el espejo haciéndolo añicos provocándose profundos cortes.


    Caí de rodillas al suelo mientras hundía mi rostro entre mis manos y de mi boca salía un llanto desolador por que yo ya no podía ser la primera en su corazón, por que ya no pensará en mi, por que ya no me necesita, por que ya no me quiere a mi para que esté a su lado, por que ya no llorará por mi, por que ya no suplicará por mi, por que ya no me vendrá a pedir ayuda entre lágrimas, por que ya no dormirá conmigo las noches de pesadillas, por que ya no la veré todos los días con su gran sonrisa, por que ya no tendrá nada más que contarme a mi, por que luchará sin mi, por que se va alejándose de mi, por que yo ya no la puedo ayudar de su sufrimiento... por que se está olvidando de mi... y ahora... ha encontrado a la persona... más importante... de su vida... por que... ha encontrado su preciado... y único... tesoro...


    Y... esa persona... no soy... yo...


    -¡BUSCA LA LUZ AUNQUE LAS PLEGARIAS QUE EXCLAMASTE NO SEAN CONTESTADAS!-grité bajo la luna y el cielo estrellado con incontables lágrimas recorriendo mis mejillas sin poder detenerlas. Aquellas palabras no tan solo iban para Saxor si no también para mi pero lo que más rabia me daba era no tener el poder necesario para traer de vuelta a mi preciada hermana menor. Aquella joven por la cuál surcaba los vientos.


    **


    Petardos y fuegos artificiales, una noche larga y bastante ruidosa, se acababan las fiestas de la pequeña ciudad. Era la primera vez que veía a tanta gente reunida en un mismo punto, pero aquellos fuegos artificiales eran los más hermosos que podía a ver visto alguna vez. La imagen de Asakura travesó mi mente en un segundo. El móvil empezó a vibrar, no tenía ganas de ver quién me molestaba a estas horas, pero no paraba de sonar y lo cogí con mala gana. La persona que me estaba llamando era...


    -¡Shila, eres tú!-grité eufórico mientras intentaba salir del montón de gente.
    -Saxor... la verdad... es que... me he enamorado... de otro... chico.
    -¡¿Que?!¡¿Que dices?!¡No te escucho!¿Eh? ¿Shila, estas?-dije mirando al móvil y con una mano tapándome el oído-Ha colgado.


    **


    Esa noche estaban lanzando fuegos artificiales, me quedé contemplándolos des de la ventana del cuarto, Kuon tenía un concierto por lo que esta noche solo estábamos la noche y yo.
    Escuchar la voz de Jordi durante unos segundos fue agradable pero con mi llamada seguro que le habré dejado hecho polvo. Mi móvil estuvo sonando durante toda la noche y lo lancé a una cubata llena de agua.


    El timbre de aquél móvil se perdió... entre las ondas del agua...


    **


    Después de aquella llamada ya no recibí ninguna otra más, la llamé durante toda la noche pero nunca me respondió. Nuevamente me daba el caramelo y me lo sacaba de la boca. Esta situación no la aguantaba más. A la semana empecé a trabajar de camarero en un restaurante cerca de mi casa, tenía que despejarme un poco. De vez en cuando tenía bajones, a veces me sentía que podía conseguir cualquier cosa y otras me derrumbaba. Notaba que me estaban observando, seguro que era Natalie o alguno de sus familiares pero ahora que había dado mi palabra a Natalie no podía fallarle. Me prometí a mi mismo traer a Shila de vuelta, el problema era como encontrarla.


    -¿Como le va la vida camarero?¿Podría venir a servirme personalmente?-dijo una voz divertida.
    -¡Erika!¡¿Que haces aquí?!
    -¡Cuanto tiempo! Tú madre me dijo donde encontrarte.
    -Sí, ara cosa de un año y medio-dije ruborizado. Erika estaba mucho más guapa que el año anterior, se había convertido en una mujer de pies a cabeza. Toda una preciosidad.
    -¿Quién lo diría eh? Ya un año y medio...-dijo con aire de nostalgia- Dime estarás tristón por estar aquí currando mientras Shila se está de vacaciones, ¿Eh?
    -¿Vacaciones?¿Que estas diciendo?
    -Sí, ara cosa de dos días la vi, aunque no la pude saludar...-dijo pensativa.
    -¡Dime, donde!
    -Tranquilo...¿es que no lo sabías?-preguntó confusa-¿Os habéis peleado?-desvié la mirada hacia otro lado-¡Os habéis peleado!¡¿Pero estáis saliendo juntos, no?!-cerré fuertemente los ojos y apreté los dientes- No me lo puedo creer...-dijo apartándose lentamente de mi- ¿Dime entonces por que renuncié a ti!¡Mucha gente desea veros juntos!¡¿Me escuchas?!¡No soy solo yo!-gritó asustada casi llorando-Toma, aquí es donde la vi-dijo dándome un trozo de papel donde escribió una dirección- Ves y dile todo lo que tengas que decirle.
    -Pero no puedo dejar mi puesto-dije mirando al suelo.
    -Yo tomaré tu lugar, así que ahora sal por esa puerta a buscarla-dijo cogiéndome la bandeja y señalando la puerta.
    -¡Sí! ¡Gracias!-dije saliendo por la puerta.
    -Este niño no tiene remedio-dijo suspirando- Y ahora a trabajar... y yo que me había cogido vacaciones de mi restaurante...


    **


    Kuon hoy otra vez llega tarde aunque en realidad no me importe mucho, él tiene su vida y yo la mía, así que ya estoy bien como estoy. Su casa no están grande como la mía, pero aún así me siento muy cómoda aquí. Ojala no tuviese que irme de aquí...


    -Buenas, ¿como está mi princesita borde y orgullosa?-dijo entrando por la puerta.
    -Te crees muy gracioso, ¿no?
    -Jejejeje, o … ¿es que es mentira?
    -No.
    -Ves, yo siempre tengo la razón-dijo mientas se dejaba caer en la cama.
    -Lo que tu digas-dije des de al lado de la ventana.
    -Jejejejeje- de repente se puso serio y se sentó en la cama- Sabes hoy una discográfica ha hablado con nosotros.
    -Que suerte, ¿no?
    -Si, bueno... empezaremos a ser más famosos.
    -Grandes músicos, es lo que querías. Enhorabuena.
    -Si ya... pero nos iremos de aquí...-dijo pensativo. La continuación me la sabía-¿Te quieres venir conmigo?-me preguntó cogiéndome del brazo y un hilo de esperanza cruzaba sus ojos. Lo sabía.
    -Perdoname, pero no me puedo ir contigo...
    -Al menos debía intentarlo-dijo suspirando- La pequeña vampira sigue enamorada del chico...-me miró nuevamente- Sabes...creo que me he enamorado de ti de verdad.
    -Vaya, no era mi intención-dije desviando la mirada.
    -No es tu culpa.
    -¿Y... cuando os vais?
    -Pasado mañana.
    -Pues si que es pronto.
    -Shila... ¿a donde vas a ir?-preguntó preocupado.
    -Tendré que ir a casa-le dije con una gran sonrisa escondiendo los sentimientos desagradables. Kuon se lanzó y me abrazó fuertemente pidiéndome perdón. Sabía que esto iba a suceder tarde o temprano, Kuon y su grupo eran buenos, muy buenos era difícil creer que ninguna discográfica no se había fijado en ellos.


    El destino era cruel, no estaba a mi favor, quería que me encontrará otra vez con él... pero yo no tenía que permitirlo...entonces...¿que haría?


    **


    Era un día entero viajando hasta llegar al lugar donde Erika había visto a Asakura, era las tantas de la noche y llegaría sobre la primera hora de la mañana. Faltaba poco para llegar y empezar a buscarla de nuevo.


    Esperame Shila... ya llego.


    **


    Kuon me pidió un favor y yo no pude decirle que no. Salir un día juntos, incluida la noche, por que al día siguiente ya no le vería más, al menos en persona...


    -Hola.
    -Shila...-dijo asombrado con verme con ropa de campo.
    -Mira que están picando-dije señalando la caña de pescar.
    -¡Eh!¡Ah! Vaya-dijo tirando de la caña. Me puse a reír, me lo estaba pasando genial.
    -Ahora tu. Pon el gusano en el anzuelo-dijo acercándome el bicho a la cara y yo me aparté de seguida.
    -Quita eso de mi cara-nos echemos a reír.


    Fue una tarde tranquila pero muy divertida, aunque al final no pesquemos nada de nada.


    -Toma se ha levantado un poco de aire-dijo mientras me ponía su chaqueta. Yo no pude evitar ruborizarme.
    -Muchas gracias.


    Y ahora estamos aquí en un bar-restaurante tomando algo.


    -¿No bebes?
    -No. Tengo que conducir, y no quiero que la policía me multe por estar bebido.
    -Ah, es verdad.
    -¿Quieres que te enseñe otro sitio?
    -¿Eh?


    Cogimos el coche, ya era de noche. Durante todo el día que llevábamos juntos, Kuon fue especialmente amable y cariñoso. Tanto que me recordaba a ti...


    Aquella noche me vestí especialmente para Kuon, creo que me estaba enamorando por segunda vez...


    -¿Donde estamos?
    -Es un lugar con una vista increíble. Mira.


    En lo alto de la colina fuera la ciudad, bajo las estrellas, delante mio se encontraba unas de las vistas más hermosas que había visto antes. Las luces de la ciudad brillaban con una intensidad que parecían pequeñas velas acompañadas por el silencio de la noche. Y aquél paisaje lo estábamos observando nosotros dos solos.

    -Es un lugar muy importante para mi. Contemplando este paisaje... te olvidas de todas tus preocupaciones-dijo sin apartar la vista del paisaje. No me salía palabra alguna para describir aquél paisaje.
    -Que bonito.
    -Quería que disfrutaras de esto conmigo.
    -¿Contigo?-las lágrimas inundaron mis ojos sin yo querer.
    -S...Shila...-dijo asombrado.
    -Gracias. Gracias-susurré sin parar mientras me apoyé en su hombro sin poder detener las lágrimas.


    Kuon esperó en silencio sin tocarme, por que sabría que aquello me podía hacer mucho más daño del que ya tenía.


    -Kuon dime una cosa ¿has traído alguna vez a tu novia aquí?
    -No tu eres la primera chica que he traído aquí.
    -Si es eso verdad... me complace mucho-dije con una sonrisa placentera.


    Él me miró directamente a los ojos, no podía desviar la mirada de aquellos ojos color chocolate. Fuimos acercando lentamente nuestros rostros, ahí nadie podía vernos y nadie podía molestarnos...


    Mi nuevo móvil sonaba y sonada... no dejó de sonar... en aquella noche estrellada...


    ...aquella noche... empecé a tener dudas de mis sentimientos...


    Si no te hubiese conocido a ti... creo que me hubiese enamorado perdidamente de Kuon...


    -Te llevaré en coche.
    -No hace falta. No quiero que la gente rumoreé.
    -No le cuentes nada al chico, que si no se molestaría.
    -Si no hemos hecho nada. Solo hemos estado hablando hasta el amanecer ¿Que tiene eso de malo?
    -Precisamente por eso.
    -De acuerdo.
    -Ah y no vuelvas a tirar el móvil al agua. Menos mal que a la tarjeta no le pasó nada.
    -¿Por que lo dices?
    -¿Dime entonces como te podría llamar?
    -Vale, de acuerdo. No lo haré más.


    Me llevó hasta la estación en coche. El primer tren que llegaba faltaba un poco más de unos cinco minutos.


    -Me lo he pasado muy bien.
    -Yo también. Me alegro haberte conocido durante este tiempo.
    -Eres muy sensato-dije cerrando la puerta del coche.
    -No se trata de eso.
    -Si... la sensatez es buena consejera.
    -Quizá...-dijo pensativo mirándome mientras me iba.


    Noté como sus ojos se clavaban en mi espalda, algo en mi me decía que todo esto no estaba bien. Me giré nuevamente y con paso firme me dirigí otra vez a él. Juntemos nuestros labios en un beso dulce y apasionado, el viento de la mañana acariciaba nuestros rostros, el ruido de las hojas nos acompañaba en este pequeño pero agradable sueño.


    -Adiós.
    -Adiós-dijo con nostalgia, arrancó el coche y se fue.
    -Adiós...-susurré sin apartar la vista de aquél deportivo azul.


    Un ruido a mi espalda hizo que reaccionara.


    ...era Saxor … lo había visto... todo...


    Nos miramos sin decir nada, él había visto todo y yo sabía lo que había hecho. No habían escusas que contar, ni mentiras que decir.


    Un día de verano lleva consigo un pensamiento parecido a un fuerte viento. Des de ese día el verano se va terminando y la estación cambia poco a poco dando paso al otoño.

    Después de la locura del verano, las heridas de la pasada primavera nos asemeja un lejano y borroso sueño. La brisa otoñal teñida por la tristeza susurra contando penas... las penas que se esconden en el fondo de tu...corazón...




    **
    La noche estaba cayendo cuando llamaron a la puerta. Shila llamaba a la puerta, la puerta de su casa. Me miró y sonrío plácidamente y se fue sin preguntar.


    -Bienvenida a casa, hermana.
    -Ya he vuelto a casa... otra vez...


    Nuestros padres no estaban, como cada año en estas fechas se van y nos dejan a Álan y a mi cuidando de la casa. Nana hoy se ha quedado a dormir a casa de Claire. Shila se encerró en su cuarto y no salió durante el resto del día. Ni Álan ni yo preguntemos ni nada por que sabíamos su respuesta, silencio.


    La noche nuevamente está cayendo como cada día, después del día viene la noche y después de la noche viene el día. Un circulo vicioso como nuestras vidas.


    Pero esa noche fue diferente, en el comedor estaba Shila junto al piano con la ventana abierta, aquella noche fría donde soplaba un viento de otoño que penetraba en el interior de la casa , cada nota que tocaba transmitía un sentimiento diferente. La luz de la luna y las estrellas era el único foco que iluminaba aquella escena.


    Una escena que no quiero volver a ver, solo de pensarlo me entran ganas de llorar...


    La voz de Shila que cantaba atravesaba la noche. Era la misma canción que compuso Sonia antes de que muriera. Para mi esa es la canción más hermosa del mundo.


    *


    Un largo camino por recorrer, mientras bajaba andando por el largo camino susurré
    “Siento ser así”
    Una inocente mariposa
    Vuela hacia el cielo.

    Estoy perdida entre tanta tristeza, sola, y mis lágrimas se derraman.
    Hace frío,
    Una oscura noche demasiado larga
    Me hace abrir los ojos.

    Es demasiado triste, duele,
    Pero lo sacrifiqué todo
    Porque me amabas...

    Bésame y quédate conmigo,
    La flor que florece en la eternidad sigue adelante, moviéndose con rapidez y fuerza.
    ¿Cómo podías sonreír por mí?
    No importa si no haces nada,
    Quiero estar contigo para siempre,
    Siempre a mi lado, quédate a mi lado.

    Me acariciaste la mejilla con suavidad.
    Tu calor...
    Es tan dulce...
    Un amor silencioso de ilusiones
    Me hace abrir los ojos.

    Era una persona débil y cruel,
    Una imbécil...
    Pero tú me perdonaste...

    Bésame y dime adiós,
    Una cercana flor resuena débil y tristemente.
    ¿Cómo podías llorar por mí?
    No importa si no dices nada,
    Quiero estar contigo para siempre,
    Siempre a mi lado, sonríeme.

    Bésame y quédate conmigo,
    La flor que florece en la eternidad sigue adelante, moviéndose con rapidez y fuerza.
    ¿Cómo podías sonreír por mí?
    No importa si no haces nada,
    Quiero estar contigo para siempre,
    Siempre a mi lado, quédate a mi lado.

    Bésame y dime adiós,
    Una cercana flor resuena débil y tristemente.
    ¿Cómo podías llorar por mí?
    No importa si no dices nada,
    Quiero estar contigo para siempre,
    Siempre a mi lado, sonríeme.



    *


    Por aquél entonces me preguntaba que pretendía Shila en aquella noche cuando se puso a cantar la última canción que Sonia había compuesto cuando alzó su voz en el cielo para que llegará hasta mi. Ahora... por fin lo entiendo.


    -Has tocado la canción... de Sonia-dije al borde del llanto.
    -Sí... pero yo no la toco también como ella...
    -Pero que estas diciendo... has estado perfectamente...
    -Me hubiese gustado escucharla personalmente y en directo... pero me tendré que conformar escuchándola des del CD-dije mirando tiernamente la última obra de mi madre.
    -Yo... solo la escuché una vez. El día antes de que...-bajé la mirada con tristeza.
    -Pero sabes que, estoy orgullosa de que la sangre de Sonia corra por mis venas-dijo con una disimulada sonrisa.
    -Claro...


    Shila has cambiado... siempre te has odiado a ti misma, nunca antes habías reconocido tu sangre humana... has empezado a aceptarte. Y eso me alegra profundamente, por que ya no eres esa cría que se enfadada por todo y salía corriendo... ahora eres toda una mujer...


    -Esta noche será el comienzo del fin...-dijo con el móvil en la mano pulsando el botón de enviar.
    -¿Estás segura de lo que estás haciendo?
    -Más segura que nunca.
    -Entonces... no te detendré.
    -Gracias hermana.
    -Anda y ves.
    -¡Sí!-dijo con una inocencia en su sonrisa. Parecía mentira que esta nueva Shila anteriormente hubiese sido la persona más fría y sanguinaria de todos.


    Shila, estás en los corazones de todos, aunque muchos de ellos no puedan recordarte, por que aunque no estés siempre te podremos ver si echamos una mirada hacía atrás. Estarás ahí esperándonos con los brazos abiertos y una sonrisa cegadora. Por que así eres tú y siempre estaré repitiendo tu nombre, no una vez sino mil veces para que así tu me puedas oír cada día. Mi pequeña y preciosa hermanita tonta...


    **


    En lo alto de la pequeña ciudad hay una hermosa colina donde se ajuntan las luciérnagas las noches estrelladas como hoy. Cada noche me siento aquí a contemplar el gran cielo que se cierne sobre nosotros y cada noche Sara está a mi lado en silencio sin preguntar nada, solo sentada detrás mío contemplando mi espalda.


    -No se como lo haces, pero siempre me encuentras.
    -Eso es porque somo buenos amigos.
    -Sí... eso será.


    Mi móvil empieza a vibrar, me ha llegado un mensaje, un mensaje de Asakura. No tengo ganas de verlo. No tengo las fuerzas suficiente para hacerlo... Sara me abraza por detrás y abre el mensaje con mi mano...


    -Si no tienes las fuerzas suficientes... yo te daré las mías... pero no te hundas de esta manera... por favor...


    Su voz quebrada rozaba la suplica, sabía des de hacía ya mucho lo que sentía Sara por mi, pero yo no podía corresponder esos sentimientos, por que por difícil que creyera... mi corazón pertenecía a otra mujer.


    Te quiero ver, otra vez... en el lugar de siempre”

    Shila


    -Ve, ella te está esperando y un caballero no hace esperar a la dama- dijo dulcemente con la mano delante de sus labios.
    -Pero...
    -No te preocupes por mi... yo estaré bien-dijo con una gran sonrisa.


    Le devolví la sonrisa y me fui a mi encuentro con Asakura. La vista de Sara no se apartó de mi ni un segundo, estuvo contemplando todo el tiempo, mirándome como me alejaba de ella. Tuvo que ser muy duro para ella.


    En el lugar de siempre, ahí estaba ella apoyada en el gran árbol con su cabello plateado revoloteando a su alrededor. Lucía más hermosa que cualquier estrella, y sus finos labios de un rosado tenue como su tez de leche. Era perfecta en todos los sentidos... pero lo que más miedo me daba era... sus sentimientos.


    -Ya estoy aquí-dije sin mirarle a los ojos.
    -Es una noche preciosa, ¿no crees?-dijo mirando al cielo.
    -Sí...


    Nos quedemos en silencio sin decir nada, un silencio largo pero tranquilizador.


    Puede que nunca más me sonría como solía hacerlo y eso me mataba por dentro, que aquella sonrisa que era para mi como un tesoro se la dedicase a otro que no fuera yo...


    -La verdad es que te he llamado aquí para dejar claro lo nuestro.
    -¿Lo nuestro?- el miedo se acrecentaba en mi.
    -Esto no puede continuar así-yo no dije nada solo la observaba en silencio- la verdad es que yo...- se fue acercándose a mi lentamente con los ojos medio cerrados y yo ice lo mismo...pero el beso... nunca llegó...


    Grité de dolor, su mano en mi frente fuertemente me agarraba, caí de rodillas, me dolía la cabeza, me dolía mucho, miles de imágenes de nosotros dos juntos se me mostraban como una película, era como si me estuviesen borrando mis recuerdos.


    -¿Q...que... me estas... haciendo?-logré preguntar mirándola.
    -Lo siento... esto lo hago por ti y por mi.
    -¿Por...que?- la vista se me nublaba cada vez más.
    -Por tú bien.... cariño mío...-dijo acariciando mi rostro.
    -¿Que... estas diciendo? No... te entiendo...
    -No hace falta que lo entiendas...-dijo sonriéndome- dentro de poco ya no te acordaras de nada ni de mi...
    -No... digas estupideces... yo nunca me... olvidaría de ti...-articulé mientras intentaba mantenerme consciente.
    -Aunque se que te olvidarás de esto... tienes derecho a saberlo...-dijo mirando el suelo- Yo te amo y siempre te amaré. No importa el tiempo que pasé, yo nunca te olvidaré porque... siempre serás el amor de mi vida. Adiós... mi pequeño-ajuntó sus labios a los míos.


    Aquella última imagen de Shila con lágrimas cristalinas recorriendo sus mejillas y aquél llanto quebrado hizo trizas mi corazón en mil pedazos... me preguntó quién será la persona que recoja esos pedazos y los vuelva ajuntar en mi pecho.


    Los rayos de luz se posan en mi cara, alguien me está llamando, algo húmedo toca mis mejillas, abro lentamente mis parpados cansados y ahí está ella. Gritando con los ojos humedecidos y abrazándome fuertemente.


    La protagonista de mi historia se llama Sara, la chica más dulce, la más amble... y eres tú.

    Os espero en el épilogo!!
    hasta otra!
    chaoo!
     
  9.  
    Celas

    Celas Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Agosto 2008
    Mensajes:
    270
    Pluma de
    Escritora
    Re: Inmortalidad

    si os ha gustado este cap acermelo saber pk espero q el epilogo os guste mas
     
  10.  
    Celas

    Celas Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Agosto 2008
    Mensajes:
    270
    Pluma de
    Escritora
    Re: Inmortalidad

    Bueno ahora si que si el final de Inmortalidad!!
    Siento haberos echo tardar tanto para el final! Pero aqui sta !! El final de la historia de Saxor y Asakura, la historia del humano y del medio vampiro!!
    Espero que os haya gustado igual q a mi escribirla pk realmente he disfrutado con esta historia que se me ocurrio una tarde de aburrimiento y la qiso compartir cn todos ustedes.
    El final de Inmortalidad. Espero que os guste, me repito nuevamente, y mas importante q lo hayais pasado bien leyendo el fic entero.
    Espero que nos encontremos en un futuro proximo!!!
     
  11.  
    Celas

    Celas Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Agosto 2008
    Mensajes:
    270
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Inmortalidad
    Total de capítulos:
    19
     
    Palabras:
    4227
    Re: Inmortalidad

    Epílogo


    Finalmente tengo diecisiete años y este año entro en el instituto Dusk junto a Claire. Hay muchos profesores nuevos y otros de más viejos... pero ninguno se acuerda de ella, todos me dicen “¡eres la hermana pequeña de Natalie y Álan!”, me preguntan sobre ellos... pero ¿y Shila? Nadie se acuerda de ella, en los antiguos libros de ex-estudiantes su nombre también ha sido olvidado y su foto... no está. Pero yo sé donde encontrarla.


    -¡Hermana!
    -¿Que pasa, Nana?-dijo con una delicada sonrisa. Una sonrisa delicada pero con carencia de fuerza, el brillo en sus ojos era tenue, casi inexistente. Y yo lo sabía, sabía por lo que estaba pasando, lo que pasaba cuando el cielo se iluminaba por centelleantes estrellas, la soledad en que se hundía y nadie podía sacarle de allí.
    -¿Me ayudas con un trabajo?-pregunte tímidamente con miedo a su respuesta.
    -Lo siento, estoy ocupada escribiendo esto-dijo bajando la mirada. Lo sabía, no tendía que haber preguntado, por que ya me sabía la respuesta, me sabía su respuesta, siempre era la misma...
    -Oh, vaya lo siento.
    -Otra vez será-dijo con una sonrisa.


    ¡¿Por que?! ¿Por que te obligas a sonreír de esa manera? ¿No ves que te estas haciendo más daño? ¿O es que acaso has elegido recorrer ese camino...?


    Cierto yo se donde encontrarla pero siempre está ocupada, ocupada escribiendo no sé el que o observando al amor de su vida, como ella siempre dice. Pero yo no la entiendo, aquél hombre del cuál está enamorado está casado y tiene un hijo... entonces... ¿donde queda su amor? Nunca entenderé a los adultos. Nunca te podré entender hermana, si ese es el camino has que elegido. No te entiendo... de verdad... no te entiendo...


    -¡Nana!
    -Buenas Claire. Ven y sube a mi habitación.
    -¿Eh? ¿Y esa música?
    -Ah... es Natalie.


    Mi otra hermana mayor, Natalie es compositora y cantante. Sus canciones son simplemente preciosas, han venido muchas compañías discográficas pero ella les ha rechazado a todas, por que dice que estará con ella hasta el final. ¿Pero de que final habla? Tampoco la entiendo o mejor dicho no quiero entenderlo...


    Claire tampoco se acuerda de Shila a pesar de la admiración que tenía hacía ella. Todo el mundo se ha olvidado de ella, incluido Jordi. La puerta de su cuarto está cerrada ha este mundo... Este mundo es muy cruel...


    **


    La noche cae otra vez y las estrellas cubren el oscuro cielo y en la copa de aquél árbol se encuentran dos figuras femeninas observando la ventana de una pequeña casa de dos plantas.


    -¿Te arrepientes de haber echo lo que hiciste?
    -No que va. Mírale no podía estar más feliz ahora con su mujer y su hijo.
    -Cierto.
    -¿Sabes ahora sé lo que quiero hacer en mi futuro?
    -¿Y que es?- juré des de ese día que delante de ella mostraría la mejor de mis sonrisas, para que ella no se culpara nunca más y si así al menos pudiese aliviar su corazón... al menos un poco...
    -Quiero ser escritora profesional. Realmente amo escribir, poder describir emociones, sentimientos y que estas palabras que quedan reflejadas en hojas de papel puedan llegar al corazón de las demás personas, es... un sentimiento tan... agradable.¡Quiero que personas de todas partes conozcan diferentes historias, diferentes mundos, que puedan sentir toda clase de emociones, que pasen por diferentes situaciones...!¡Por eso amo escribir!
    Me eche a reí-¡Es un camino duro! Pero se que lo lograrás.
    -¿Tú crees...?¿Crees que llegaré a serlo algún día?-su voz era un hilo de agua. Sus ojos empañados, era como mirar de muy lejos, con la mirada triste sonreía. Con el alma en los ojos, sonreía, con unos labios temblorosos, sonreía. Y yo lo sentía de veras, lo sentía por sus ojos humedecidos, lo sentía de veras, pero nosotras lo sabíamos más que nadie en este mundo... Shila nunca llegaría hacer su sueño realidad...

    Tú sonrisa ha cambiado, tus ojos vidriosos, de canica de hielo ya nunca volvieron a ser los mismos... tus cabellos plateados ya no juegan con el viento, incluso has sido olvidada por aquello que no tiene vida propia...


    Cada noche que pasaba, cada noche estábamos ahí contemplando aquella pequeña familia feliz... y sus ojos perdían fuerza cada noche. Sus fuerzas flaqueaban. Lo sabía aunque ella no me lo dijese, su vida estaba siendo consumida poco a poco. Pero insistía en verlo a cada minuto, a cada segundo por que decía que quería grabar en su corazón cada gesto que él hiciese.


    Dicen que al morir ves tu vida pasar como si se tratase de una película... pero ella no quería ver su película sino la de él. La vida de Saxor, su gran amor. Verla así me destrozaba por dentro pero Shila lo decidió así y yo tenía que respetar su decisión aunque eso suponeiese su propio final. Nana no supo nada de esto, no supo el motivo del porqué nadie se acordaba de su hermana mayor y a ella le dolía. Pero nunca decía nada, se lo callaba todo.


    El pequeño Aitor, hijo de Saxor, es idéntico a él pero tiene el carácter de su madre, Sara. Él le llama ángel, el ángel plateado y aunque ella le diga que no lo es, el pequeño insiste en que sí.


    -¡Hola!
    -Hola pequeño. ¿Siempre me encuentras, eh?
    .¡Claro!¡Por que eres mi ángel guardián!
    -Yo no soy un ángel.
    -¡Sí que lo eres! ¡Los ángeles no envejecen y tú en tres años no has cambiado nada!
    -Cierto, no quiero ser una pasa arrugada-dijo cogiéndole de la nariz con una sonrisa.
    -Jajajajaja. Lo ves eres un ángel.
    -Ojala...fuese un ángel-dijo con melancolía.
    -¡Ah, lo siento! Se acabó el patio luego nos vemos.
    -Hasta luego...


    Se quedo ahí apoyada al árbol mirando el cielo sin decir nada. Su corazón lloraba, en estos diez años ha estado llorando en silencio sin querer que nos preocupemos por ti pero siempre te delatas tu misma...


    -¿Por que te haces esto, hermana? Hablando con el pequeño solo te estás haciendo más daño.
    -Lo sé... pero no puedo evitarlo-dijo con los ojos cerrados- Dejame... al menos una vez en la vida... ser el ángel de alguien y no ser el demonio que causa dolor y más dolor...


    No dije nada me quede contemplándola en silencio mientras ella caía en un profundo sueño.


    Sé que mi tiempo se agota dolorosamente y lentamente pero yo... a pesar de eso... soy feliz en mi situación. Soy feliz aunque sea transparente a los ojos de todos, aunque ellos no me recuerden... yo soy feliz... por que si tengo que ser recordada por algo... es por mi maldad... y yo no quiero que eso... sea recordado”.


    No diré que no que me gustaría estar al lado de Saxor, pero me tengo que conformar mirándolo desde la sombra, por que si él me viese ahora... todo por lo que aguantado y he luchado no valdría la pena y él caería en la más profunda tristeza. Y eso no lo aguantaría.

    **


    Natalie nunca tuvo claro de que viviría o que haría pero aquella noche, aquella noche en la que Natalie escuchó la canción de Sonia cantada y tocada por Shila le hizo decidirse. Por que para Natalie, Shila es más que una hermana pequeña es como si fuese su propia hija y la quiere tener lo más cerca posible de ella, por eso toca el piano, por eso canta, por eso compone canciones.... por eso todas las canciones que compone van dirigidas a Shila... por que ella es su más preciado tesoro. Siempre ha sido Shila y siempre lo será pero no siento envidia por que la entiendo, Shila es diferente a todos nosotros... ella tiene algo especial... algo que nos hace cambiar.


    Nunca he tenido la suerte de poder conocerla profundamente, nunca la dejé que se mostrara como es ella en realidad a mis ojos, por que sé que su luz me cegaría, por que tengo miedo a no ser como ella quiera que sea yo, por que tengo miedo a intentar ser como ella y no poder conseguirlo... por que tengo miedo a que algún día tenga que tomar la decisión que ella tomo... Pero lo que en realidad más miedo me da, es que cuando me despierte no vea aquella espalda cálida, por que siempre he estado contemplando aquella pequeña espalda repleta de heridas aún sin cicatrizar pero a pesar de ello, para mí aquella espalda es la más preciosa que he visto jamás...


    **


    Mi hijo lleva días esperando en el mismo lugar a la misma hora, espera en silencio y después vuelve a casa con la mirada triste. Aitor... está triste... y Sara se se encuentra en el hospital...


    -¿Que haces aquí, hijo?
    -¡Papá!
    -Espero... a mi ángel guardián-dijo con un pequeña sonrisa tímida.
    -¿Tú ángel guardián?-dije un poco confuso.
    -¡Sí!¡Ella hará que se ponga bien mamá!
    -¡Guau, entonces ya lo ha hecho!
    -¡¿Eh?!
    -Aitor mamá está bien... ¿y sabés que?
    -¡¿Que?!¡QUE!-dijo con una gran sonrisa y desesperado.
    -Dentro de poco tendrás una hermanita.
    -¡BIEN!-dijo saltando y gritando eufórico.
    -¿Como quieres que se llame?
    -Dejame pensar...¡ah quiero que se llame Shila!
    -¿Shila? ¿Y por que Shila?
    -Por que es el nombre que esta escrito en ese colgante en forma de colmillo que tienes tú, papá.
    -¡Oh, este! La verdad es que no se des de cuando lo tengo pero le tengo mucho cariño. ¿Me pregunto por que?-dije pensando. Realmente no sé quién me regalo este colgante, pero solo sé que me gusta mucho, me reconforta y me da las fuerzas suficientes para seguir adelante-Seas quien seas Shila, te agradezco de verás que me dieras este colgante. ¡Y gracias a ti también ángel guardián!-grite al cielo cogiendo a Aitor.


    Aquél grito me llegó, yo que estaba escondida en la espesura del bosque pude escuchar la voz de Saxor dándome las gracias, pero yo no las merecía. Aitor la pequeña viva imagen de su padre se iba detrás de él con una gran sonrisa, lo sonrisa que siempre deseé para él y su familia.


    -Este es el adiós, pequeño...-susurré asomándome por un lado de uno de los árboles.
    -Adiós, ángel-dijo girándose repentinamente a mi y se despidió de mi con la mano y una sonrisa que nunca olvidaré. Y le respondí de la misma manera.
    -¿Que haces Aitor?
    -Estaba despidiéndome de mi ángel, por que ya no le volveré a ver más.
    -Que pena, me hubiese gustado conocerlo.
    -Ya verás como la conocerás, algún día.
    -Eso espero...espero conocerla algún día-dije mirando el vasto cielo azul sobre nuestras cabezas.


    **


    Le quedaba poco, muy poco, seguía apoyada en aquél árbol sin apartar la mirada del horizonte, su mirada era triste pero su sonrisa decía todo lo contrario.


    -Que casualidad, ¿verdad?
    -Esa niña portará mi nombre, pero no mi destino y me alegro por eso-dijo sin girarse.
    -¿Sabes a quién me he encontrado hoy?
    -¿A quién?
    -A Erika y Carlos. La parejita feliz. Realmente no sé como la pobre aguanta al chico-dije suspirando y negando con la cabeza. Se echó a reír.
    -El amor lo aguanta todo. Me alegro por ellos, me alegro que Erika encontrara su amor verdadero.
    -Yo también.


    Reímos juntas durante unos minutos, olvidando todo, olvidando quienes somos y quienes seremos. Simplemente disfrutemos de ese momento, uno de nuestros últimos momentos juntas... es duro pensar esto...


    **


    Esta noche ni Natalie ni Shila han salido como cada noche, Natalie lleva toda la noche tocando el piano dando todo en cada techa que tocaba, como si cada nota que sonaba de aquel piano de púa derramase una lágrima, la melodía recorrió cada rincón de la casa. Álan esta noche no ha tocado ningún libro de estudio de genética, simplemente se encuentra en su cuarto echado en la cama escuchando la embriagadora melodía que Natalie tocaba. Y yo aquí en el salón escuchando a Natalie, siempre la he escuchado tocar, pero esta vez es diferente... ¿Shila donde estas? ¿Otra vez encerrada en tu habitación?¿Por que no bajas y escuchas a Natalie como solías hacerlo? ¡¿Que le pasa a todos esta noche...?!


    Subo las escaleras lentamente hacía el cuarto de Shila, el viento revolotea junto con la cortina de la ventana del pasillo y allí se encuentra la puerta donde esta ella. Donde pasa muchas horas sola en silencio. Donde esta su propio mundo, el único lugar que la recuerda y son aquellas cuatro paredes... Aquellas cuatro paredes no pueden apaciguar todas tus emociones, no pueden comprender tus sentimientos, pero a pesar de todo ellas siempre están en silencio observándote y escuchándote. Les tengo un poco de envidia... pero...¿como puedo tener envidia de cuatro paredes? Supongo por que ellas saben como eres tú en realidad...
    Me acerco al pomo de la puerta, no se escucha nada, parece que no hubiese nadie dentro pero el hilo de luz debajo la puerta lo desmiente. Respiro profundamente mientras sigo escuchando la melodía de Natalie cada vez más fuerte y me decido abrir.


    -¡Hermana!


    Todo... paso tan lentamente... que me duele...


    De aquel escritorio viejo de madera rústica, estaba Shila sentada delante con su cuerpo recostado, de su mano derecha resbaló aquella pluma negra que utilizaba para escribir, y siguió rodando por aquella lisa superficie hasta caer lentamente al suelo. Mientras aquella pluma estaba cayendo, lo escuché, escuché un suspiro, a pesar de la melodía de Natalie recorriendo la casa entera, pude escuchar su último suspiro. Aquella pluma realmente cayó al suelo muy lentamente...


    -¡HERMANAAAAAAAAAAA!-grité horrorizada cayendo al suelo, las lágrimas no dejaban de salir una detrás de otra, sin parar. Natalie pasó delante mio, no sé cuando dejó de tocar ni cuando apareció ahí. No podía parar de mirar aquél cuerpo que pertenecía a mi hermana mayor sin alma. Natalie abrazó a Shila sin moverla del sitio y hundió su rostro entre sus brazos, Álan cabizbajo detrás mio puso su mano en mi cabeza, era la primera vez que veía las lágrimas de mi hermano, pero no me importó realmente-¡Idiota!¡Idiota, idiota, idiota, idiota, idiota....!¡¡IDIOTAAAAAA!!-grité furiosa-¿Por que nos abandonas así?-dije golpeando el suelo con el puño. La pluma negra rodó hacía mi, la cogí y la aferré fuertemente contra mi pecho.


    Shila había muerto, aquél cuerpo ya no se movía, ni emitía cualquier sonido, por que el alma que lo contenía dentro se había consumido como una llama y lo único que quedaba era aquél cascarón vacío. No quería creerlo, aquello era una pesadilla.


    Natalie esbozó una sonrisa mientras acariciaba el cabello que se venía a su rostro. Aquél rostro sin vida que mostraba una clara sonrisa...


    -Al final has desaparecido-dijo Natalie acariciando la mejilla de Shila mientras sus lágrimas se posaban en el durmiente rostro. El llanto silencioso de mi hermana me decía que todo aquello no era una pesadilla, si no la verdad.
    Debajo del rostro de Shila había una carpeta, una carpeta que contenía innumerables folios, cada uno escrito por una cara y debajo de su mano derecha, yacía lo último escrito.


    Los vampiros mueren... por amor...”


    Shila encontró la respuesta por si misma, ella lo sabía des de hacía años, podía haber dejado de amar y así seguir viviendo pero ella no quiso en ningún momento renunciar a aquellos sentimientos a pesar de que aquello le suponiese la misma muerte.


    Natalie cogió aquella carpeta con sumo cuidado que contenía una historia, aquella historia que trataba de una relación amorosa entre un joven llamado Jordi del cuál muchos le llamaban Saxor y de una vampira con sangre humana de nombre Shila conocida también con el nombre de Asakura. El nombre de aquella historia era...


    -Inmortalidad. Es un nombre precioso...-dijo mirando al techo Natalie. Me acerqué ya más calmada con la pluma en la mano, ahora podía contemplar mejor el rostro sonriente sumido en un sueño eterno, me percaté de una carta encima del escritorio. Su propietario era Andrea.


    Esto bien, estoy segura de que regresará, hasta ahora siempre ha regresado. Echando la vista atrás,me doy cuenta de que...tú y yo...las dos hemos vivido con cicatrices que no se cerraban... como la cicatriz de tu espalda... Hermano me pregunto si puedo hacerlo, compartir el peso de su vida y sufrimiento. Juntas para siempre, las flores de cerezo son muy hermosas cuando florecen pero son igual de bellas al caer. No sonrías a la fuerza para mi, las cosas que ocurrieron en el pasado son como un sueño... desaparecerán algún tiempo... Estoy segura que algún día me mostraras una sonrisa de todo corazón y lo creo de verdad. Esta nueva época te necesita y no puedo cambiar la forma en la que has decidido vivir y lo sé... siempre lo he sabido...pero...”


    Gracias...por todo...Adiós Andrea


    Shila respondió aquella carta...


    -La fecha...¡es de hoy!
    -Andrea siempre ha estado observándola y cuidándola como prometió. Ahora ella cuidará de nuestra hermana, Nana.
    -¡Sí!-dije abrazando fuertemente a Natalie mientras mi llanto volvía a ser desolador de nuevo.
    -Nana toma, siempre quisiste saber lo que ella sentía, ¿no? Aquí está todo escrito, esta es la historia de nuestra hermana-dijo Natalie con una sonrisa temblorosa ofreciéndome la carpeta. La cogí y me lo juré a mi misma. Juré a mi misma que...

    Nunca pude tener algo realmente valioso de mi hermana, pero su último suspiro, me lo regalo a mi, a su hermana pequeña, estoy más que contenta por que es algo que nadie aparte de yo lo ha recibido. Es el mejor regalo que pudo hacerme...


    De aquél día ya han pasado siete años y ninguno de nosotros ha olvidado lo que sentimos. Natalie sigue componiendo canciones y sigue cantando... pero ahora en una buena compañía discográfica, tiene muchos fans, Álan está en los laboratorios de investigación genética, mis padres viajan alrededor del mundo visitando lugares diferentes. Jordi y Sara viven felices en el mismo pueblo des de entonces con Aitor y la pequeña Shila, Erika y Carlos tuvieron un hijo, el pequeño Adri y Carlos dice que en un futuro se casará con Shila, Carlos siempre con sus alocadas ideas, Leire y Erik se fueron de la pequeña ciudad ha estudiar a los Estados Unidos, pobre Erik lo que está pasando pero dice que para él todo es posible si a su lado está Leire, Ángel y Álex viven felices junto a sus respectivas parejas, Claire a pesar de haberse sacado el bachillerato científico está trabajando de modelo posando en revistas para adolescentes. Y yo aquí delante de toda la gente que me rodea, estoy cumpliendo la promesa que me hice.


    -Dinos Nana que pensaba cuando estaba escribiendo Inmortalidad, el libro que ha revolucionado a millones de lectores-dijo un periodista.
    -Te equivocas. Yo no escribí esté libro, es cierto que he escrito muchos otros y estoy contenta que tenga muchos lectores que me siguen, pero este libro no lo he escrito yo, si no mi difunta hermana mayor, Shila Celas.
    -Oh vaya veo. Lo sentimos.
    -No pasa nada.
    -Entonces...¿si no lo ha escrito usted por que lo ha publicado?
    -¿Que por que? Pues por que deseo que todo el mundo sepan la historia de mi hermana. La protagonista de Inmortalidad, Shila Celas y los sentimientos que tuvo por Jordi.
    -¿Eso quiere decir que este libro esta basado en hechos reales?
    -Eso es.
    -Pero todo no, ¿Verdad? Por que la protagonista de Inmortalidad es un medio vampiro y su familia son vampiros, todo eso es inventado, ¿no?
    -Eso depende si tu quieres creerlo o no. Pero lo que mi hermana sintió en todo momento esta escrito en el libro que usted tiene entre las manos.
    -Ah... bueno... la última pregunta. ¿Por que se convirtió en escritora profesional?¿Lo tenía claro de pequeña o algo?
    -¿Que por que me convertí en escritora profesional? Por que me lo juré a mi misma, me juré a mi misma que haría que Inmortalidad llegase al máximo de personas de este mundo y así que ella no fuese olvidada... otra vez... Por que heredé de mi hermana esta pluma con la que escribió su historia, por que ese era su sueño...y yo... lo estoy haciendo realidad con estas manos. Por que ella me enseño la magia de las palabras, su sueño... ahora es mi sueño también-dije extendiendo las manos abiertas al frente- Por que ella nos está observando a cada momento, por eso Natalie, Álan y yo estamos esforzándonos en hacer realidad nuestros sueños para que cuando nos encontremos de nuevo nos regale aquella sonrisa que tanto le caracterizaba, ¿verdad hermana?


    Des de ese entonces, ese mismo día, el día en que Saxor y Asakura se conocieron y se enamoraron que coincide con la muerte de Shila, Natalie, Álan, Damián, Jess y yo nos reunimos en casa, aquella casa en la que siempre hemos vivido, el único que día en que nuevamente nos reunimos todos otra vez y en la planta de arriba se encuentra su habitación, aquella habitación en la que el tiempo se paro des de entonces,des de que Shila estaba. Todo sigue igual, nadie la ha tocado, la posición de la silla, los libros de las estanterías, el color de las paredes, los bolígrafos escampados por el escritorio,la carta de Andrea, aquél móvil abierto en la mesita de noche, la ventana cerrada jamás abierta des de entonces, la puerta entre abierta, todo está como aquél día...nadie ha entrado des de entonces, solo las motas de polvo se adentran en aquella habitación donde tu siempre estabas, esperando por ti nuevamente. Esperando tu regreso...


    La historia son caminos que recorremos cada uno de nosotros. No importa el camino que escojas... tan sólo tienes que seguir adelante, sin temor ni dudas, mirando siempre al horizonte. Porque cuando te des cuenta, habrás dejado una huella única en ese camino.

    Aquí ha acabado la historia de Asakura y Saxor, espero que lo hayais disfrutado.
     
  12.  
    Sakurash

    Sakurash Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    4 Agosto 2008
    Mensajes:
    155
    Pluma de
    Escritora
    Re: Inmortalidad

    Me encanta Cel!! me e puesto a leerlo desde el principioo!!
    esta geniaaal!! *O*
    y ademas me gustaa muchisimo como narras
    no podia ser menos viniendo de ti ;)
    hehe
    es una historia realmente onitaa!!
    un beso amigaa!!
     
  13.  
    Saxor

    Saxor Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    161
    Pluma de
    Escritor
    Re: Inmortalidad

    Hola Celas.

    Después de seguir esta historia no puedo decir nada menos de que es genial.

    Es una historia realmente bonita y llena de sentimientos que no me arrepiento de haber leido y que me alegro de haberte estado comentando y apoyando para que siguieras cada capitulo.

    Este es el final, pero espero que sea un hasta luego. Ya que tienes capacidad para escribir grandes historias que me gustaria leer en un futuro.

    Me despido aquí y hasta pronto.

    De:Un tal Saxor
     
  14.  
    Naila

    Naila Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    16 Julio 2010
    Mensajes:
    65
    Pluma de
    Escritora
    Re: Inmortalidad

    Acabo de terminar de leer toda la historia como te dije.

    Está genial, se me han saltado las lágrimas y me he emocionado mucho.

    Es muy triste pero muy bonita a la vez.

    He disfrutado muchisimo con toda ella y con cada capitulo individualmente, pero eso ya lo sabes que te lo iba diciendo xd

    Bueno espero leer muchas más historias tuyas, porque eres una gran escritora.

    Un saludo gemela ^-^
     
  15.  
    Celas

    Celas Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    1 Agosto 2008
    Mensajes:
    270
    Pluma de
    Escritora
    Re: Inmortalidad

    Dejo claro una pequeña duda q la gente ha tenido sobre la relacion del titulo de la historia cn la historia
    "Inmortalidad" no tiene relacion con q Shila y su familia sean vampiros sino en q los sentimientos de Shila por Saxor son inmortales, eternos de hay el titulo.
    Es decir q el titulo de la novela de Shila es el significado de sus sentimientos q son inmortales, q murio por conservar esos sentimientos y no los abandono o fue a buscar otro amor, si no q luxo por conservarlos hasta el fin de sus dias!
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso