Long-fic Indebidamente enamorada [Inu&Kago; Sessho&Kago; Kouga&Kago]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Aglicht, 8 Septiembre 2010.

  1.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    443
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Indebidamente enamorada [Inu&Kago; Sessho&Kago; Kouga&Kago]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    1519
    Ouh sandritah mil gracias por reabirlo TwT!!!!!! ueno gente perdon no keria demorar tanto pero tuve visitas y buenoa ki la conti ;)

    Cap.16 Noche de celebración.
    Narrado por Aome.

    Los días por fin pasaron y llegó mi graduación, de técnico claro. Tal y como dijo, Sesshomaru estaba ahí y su familia también, bien por primera vez en mi vida me sentía realmente apoyada, no por que mis padres no me apoyaran sino que, envidiaba a los chicos que usaban hasta dos mesas por llevar a su familia, al menos en secundaria.

    Lo que sí, es que no vi por ningún lado a Inuyasha, a Kikyo sí, que extraño, pero no me incomodaría entonces.

    — ¡Hola!—Los saludé.— ¡Que gusto que hayan podido asistir!—Sonreí.

    —Claro no nos lo íbamos a perder—Dijeron mis suegros.

    —Cariño ¿Y tu hermano?—Pregunté a Sesshomaru.

    —No asistirá—Me dijo Kikyo seria.

    —Que lástima—Contesté—Pero al menos tú sí estás aquí.

    —Seguro, no me lo iba a perder tampoco.

    Comenzaron a llamarnos para tomar nuestro lugar en la entrega de papeles.
    --
    (Narrado por Inuyasha)

    La ceremonia había comenzado, y nadie notó mi presencia, vi a los padres de Aome, mis padres, mi hermano y a Kikyo sentados en la mesa que les correspondía. Yo simplemente me mantuve de pie, escondiéndome de la mirada de ellos, dirigiendo mi vista al frente para ver como cada alumno iba por su reconocimiento.

    —Y tenemos el gusto de presentar a quién fue una alumna excepcional, tanto que llegó a convertirse en mi mano derecha dentro de la materia de armado—Decía el profesor—La Srta. Aome Higurashi, para quién les pido un caluroso aplauso.

    Me sentí orgulloso de ella, supongo que todos lo estaríamos, sin duda. Después vi que le dieron otros papeles. Luego de eso decidí retirarme, lo más importante ya lo había visto, si no fuera porque…

    — ¡Hijo que tarde has llegado!—Me dijo una voz, mi padre—Te perdiste el título de Aome…

    —Ah…eh…este…

    —Vamos no importa, seguro el trabajo se te juntó de más, como estamos en fechas…

    —Sí, eso fue…pero ya estoy aquí padre…

    —Sí, vamos hijo Kikyo también te espera.

    ¡Ay no! ¿Por qué tenía que pasar esto? En fin, tuve que inventarme una excusa. Pero lo sorprendente fue que Kikyo me recibió igual de amorosa estando mi familia presente.

    —No importa mi amor, lo bueno es que llegaste aunque sea al final—Me dijo y me abrazó. Y en eso llegó Aome.

    —Inuyasha que bueno que viniste, aunque tarde—Sonrió.

    —Sí, de hecho creo que últimamente llego tarde para todo—Dije con sarcasmo.

    —Vaya parece que tuviste un día pesado en la oficina, ya será hora de darte vacaciones antes de que nos demandes—Bromeó mi padre—Sesshomaru espero puedas adaptarle unos días a tu hermano.

    Él sólo se limitó a asentir.—No necesito vacaciones, estoy bien—Dije, creo que notaron mi molestia, así que me limité a felicitar a Aome.

    Después de la ceremonia mi familia tenía planeado cenar, total era fin de semana.

    —¿Estás molesto?—Me preguntó Aome, en lo que los demás elegían un sitio.

    —¿Debería?

    —No sé…pero lo parece…

    —No, no lo estoy, exceptuando mi mala suerte no lo creo.

    —Puedes confiar en mí—Me dijo.

    —Olvídalo, sabemos bien que si volvemos a nuestra amistad terminaré mal contigo, y con él…—Me referí a mi hermano.

    Me dio una palmada en el hombro—Sabes que siempre estaré para escucharte, sin importar lo que suceda…

    Después de eso, la vi alinearse con los demás.

    —¿No vienes?—Preguntó mi padre.

    —No, gracias, debo hacer otras cosas…—Ni siquiera me despedí de Kikyo. Al menos ella estaba en el auto con los padres de Aome, así que no la vería.
    --
    (Narrado por Sesshomaru)

    —Tu hermano no se ve bien ¿No sabes qué le sucede?—Me preguntó Aome.

    —No, tal vez un día malo, cualquiera lo tiene ¿No crees?

    —Supongo.

    —Deja de preocuparte, hoy es tu día, ya verás como más tarde mejora—La tomé de la mano.

    —Ojalá—Le oí decir en un leve susurro.

    No la vi concentrada en el pequeño festejo. Aome se preocupaba de más por mi hermano, seguro era por la amistad que tenían, aunque yo ya los notaba distantes, ese tonto me escucharía, tal vez estaba mal por lo de su novia, pero no debió llevar su mala cara hasta nosotros.

    Aparte a Aome de la mesa, sólo por unos minutos quería hablar con ella—¿Qué pasa no te noto feliz?—Le dije serio.

    —Sólo estoy preocupada por tu hermano, es que no lo había visto así antes.

    —Eso lo sé—Suspiré con pesadez—Pero vamos, mi hermano sabrá arreglar sus asuntos, tú te tienes que concentrar en que hoy fue tu graduación, ¡Estabas bien, hasta que llegó él!

    —No te molestes mi amor pero, es mi amigo también y cuñado…

    —Lo sé, pero todo tiene su razón, y el punto es que él y Kikyo andan separados, por eso creo que anda así—Le dije.

    —Pero si…

    —La familia no debe saberlo por ahora…—Le dije antes de que me dijera, sobre aquel recibimiento de Kikyo en la fiesta.

    — ¿Has hablado con él?—Me preguntó angustiada.

    —Sí, y créeme estará bien...

    — ¿Estás molesto conmigo?

    —Si sigues con tu cara de pocos ánimos si lo estaré—Le dije, me abrazó y sonrió, después volvimos al restaurant.
    --
    (Narrado por Aome)

    Durante el transcurso de la noche, no pude dejar de pensar lo que Sesshomaru me había dicho, Inuyasha y Kikyo separados… parecía una broma, Kikyo estaba muy tranquila brindando con los padres de Inuyasha.

    Después de que acabara la cena, e ir a casa no pude dormir, mi cabeza comenzó a crear ideas, soñando que tal vez pudiera ser que…

    —¡Ni loca!—Me dije mentalmente al formular la idea de intentar luchar por Inuyasha. ¿Cómo podría, si Sesshomaru había sido tan lindo conmigo?

    Se me fue la noche pensando todas estas cosas hasta que pude dormir, me desperté temprano y le llamé a su celular. Claro desde un teléfono publico, sino despertaría a mi familia.

    —¿Diga?

    —Hola Inu, ¿Cómo sigues?

    — ¿Aome? ¿Qué haces llamándome a estás horas?

    —Sólo quería saber ¿Cómo seguías? Eso era todo—Respondí—Además no es tan tarde, son las siete en punto.

    —Lo sé… ¿No te molestas si te cito para un café?

    —No…—Y apunté la dirección, lo vería en una hora. Y colgué.

    —Vaya, vaya, ¿así que ahora ya sabes engañar a tu pareja?—Me dijo una voz que no reconocí.

    — ¿Quién demonios eres?—Le dije con brusquedad. Pero al verlo…

    — ¿Y también has olvidado a la persona que tanto decías amar?

    —Kouga…—Dije sin ánimo— ¿Qué haces aquí?

    —Vine porque quiero recuperarte…sólo eso…

    Me quedé totalmente congelada, de todas las cosas posibles, jamás habría esperado encontrarlo, de nuevo…

    — ¿Es broma verdad?—Le dije.

    —No lo es, te he buscado, y te quiero llevar conmigo, quiero recuperarte Aome.
    --
    N.A: bueno por el momento es todo y mas tarde continuo el de reinos de camelot y los otros ^^ gracias midorico por comentar :) y a sandrith por reabrir mi ff :')
     
  2.  
    Kuro Neko

    Kuro Neko Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    26 Agosto 2009
    Mensajes:
    185
    Pluma de
    Escritora
    Wow te quedo chulo solo un consejo más… jeje después de los puntos suspensivos debes de dejar un espacio y te comiste una letra
    La de rojo te falto y de ahí en fuera me encanto el suspenso que dejaste con la aparición de Kouga y la repentina cita de Inuyasha.
    Me alegro de que ya este abierto de nuevo tu fic y espero tu continuación y si me avisas mucho mejor, bye bye.
    Nos leemos luego.

    TQM:Midorico
     
  3.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    443
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Indebidamente enamorada [Inu&Kago; Sessho&Kago; Kouga&Kago]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    2268
    Hola a todos, bueno primera me disculpo por ausentarme tanto tuve varias complicaciones, primero se me fue la inspiracion a vacacionar quin sabe dónde jeje, y después otros problemas de familia...pero bueno aquí ando de regreso y pues una cosa sí lo he seguido escribiendo y ya estoy por darle fin a la historia, espero haber ido mejorando en este tiempo Gracias a todas ^^

    Ahm por cierto decidí cambiar mi nombre por este q es el más actual q me he puesto pero sigo siendo inudanny xP bye

    Cap.17 Un beso…
    (Narrado por Kouga.)

    Aome se rió con ganas al escuchar lo que dije, y realmente me sorprendió.

    — ¿Qué pasa porqué te ríes?— dije consternado.

    —Kouga ¡Debes estar bromeando!—me dijo seria.

    —No es broma, hablo muy en serio Aome… —recalqué.

    —Ok—dijo tranquilamente— ¿Y esperas que yo salte a tus brazos y diga amor cuánto he esperado este momento, adelante llévame?—noté sarcasmo en su última oración.

    —Pudiera ser—sonreí.

    —Eres un completo idiota—molesta—Escucha Kouga, todo este tiempo esperé por ti, pero ya no, si soñé con tu regreso pero ya no, ya eres sólo un recuerdo entiéndelo.

    —No me salgas con que amas a tu prometido el ricachón—me burlé, vi que se molestó más, tal vez no estaba diciendo las palabras correctas… la estaba perdiendo…

    —Escucha Kouga, no te importa si es a mi “prometido el ricachón”—hizo énfasis en esas dos palabras—O si es a un pobre diablo, tuviste tu oportunidad, te fuiste, te esperé, no volvías, y al final alguien logró curar el vacío en mi corazón, así es esto, te quiero como a un recuerdo y nada más, no esperes que regrese a ti… no lo haré.

    — ¡Aome al menos déjame explicarte!—dije desesperado, cada frase me partía el corazón, tal vez me lo merecía.

    —Nada va a cambiar ¡Entiende!

    — ¡No, no lo entenderé! ¡Deja que te explique!—grité.

    Aome me miró con tristeza y enfado a la vez, se quedó en silencio, creí escucharle susurrar que ya era tarde, pero yo no podía rendirme sin luchar, no así, no lo haría…

    —Kouga ya no me hagas más difícil la existencia, ¿De qué serviría escucharte? ¿Crees acaso que eso me hará volver a ti y perdonarte? ¿Lo crees realmente?—me miró con un aire que jamás había percibido en ella, no era enojo ni tristeza, era un aire seguro, decisivo, comprendí que había perdido.

    —Creo que tienes razón, veo que te he perdido en definitiva—me resigné aún muy en contra de mi voluntad, bajé la mirada al suelo, y sentí que ella tomaba mi cara con sus manos, me hizo verla.

    —Siempre te recordaré—sonrió—Fuiste al primer chico que amé, con el que aprendí lo que era el amor, pero ya sabes que nada dura para siempre…

    —Y yo a ti pequeña, también me enseñaste demasiado…—sonreí, y de repente me torné serio—Sólo déjame decirte algo ¿sí?

    —Está bien, escucho…

    —Aome, no te veo muy enamorada de tu novio, y sabes a él sí, y sólo como amigos te digo, no se hagan más daño, si él no es a quien amas, déjalo libre, y lucha por ese “alguien” que si ocupa tu corazón, aún si la gente lo tacha como malo—me detuve a ver su semblante, estaba sorprendida por lo que le decía, era obvio que no lo esperaba.

    —Kouga yo…

    —Te conozco bien, tal vez me he perdido algunos cambios, pero tú Aome Higurashi no estás enamorada al cien de tu prometido, y una cosa más—hice una pausa—No permitiré que te cases por obligación, y no porque vuelvas a mí, simplemente te quiero ver feliz… y antes de que te enojes y me grites que no me concierne, medita lo que he dicho, te volveré a buscar y créeme te ayudaré a ser feliz ¡te quiero Aome!—le di un beso en la mejilla y me marché, me ha dolido decirle todo esto, pero quiero su felicidad aún si yo no estoy en ella…
    --
    (Narrado por Aome.)

    Al marcharse Kouga, todo me pareció tan confuso, primero armado a que yo volviera con él y ahora dándome consejos sobre ¿Cómo llevar mi vida personal? En el ámbito amoroso claro está. Llegué ala cita con Inuyasha un poco tarde…

    —Cariño llegas un poco tarde—sonrió al verme.

    —Tuve un inconveniente—suspiré con pesadez al recordar a Kouga.

    —Y bien nena ¿De qué querías charlar?

    —Ah ya cierto, ¿Cómo estás? Me acabo de enterar que tú y Kikyo se han dado un tiempo—dije haciendo a un lado mi incidente mañanero.

    —Ah es eso…—dijo como si no pasara nada y eso me intrigó un poco—Escucha, hablarte de esto sería dos cosas o una te alejo de mí o te acerco ¿Realmente quieres que te diga lo que pasa?

    Asentí sin darme cuenta, ¿Tan grave sería?

    —Bien, comenzaré…
    --
    (Narrado por Sesshomaru.)

    — ¿Te vas tan temprano hijo?—dijo mi padre al verme casi salir de la casa, ya iba a ver a Aome, quería pasar el día con ella.

    — ¿Pasa algo padre?—dije.

    —Vas a ver a tu novia, verdad—afirmó y asentí—Bien, espero me permitas robarme algo de tu tiempo, debo decirte algo importante.

    —Adelante—dije y lo seguí a la sala, aguantándome las ganas de decirle que me urgía salir, aunque parecería muy inmaduro y necesitado, realmente necesitado de la compañía de Aome.

    —Bien hijo, como verás inicia la temporada en que nos saturamos de trabajo en la empresa—dijo tranquilamente—Al igual que inician los viajes al extranjero para hablar con nuestros socios, comprendes.

    —Sí lo sé, a renovar contratos y acuerdos, ¿a qué va todo esto papá?—dije entreviendo lo que me daba a entender.

    —El año pasado tu hermano se hizo cargo de todo eso, y bueno hijo este año se supone que debería ir yo pero acabo de ir a checarme al medico y me ha sugerido que no debo viajar al menos por un tiempo—me dijo serio.

    — ¿Te has sentido mal y no nos lo has dicho?—dije un poco molesto, pues él tenía problemas con su presión.

    —No es grave, sólo que me lo ha sugerido por que mi presión no ha estado estable, y bueno si tuviera veinte años menos, me iría sin pensarlo, pero ya a esta edad…

    —Entiendo padre, ¿Y esperas que yo ocupe tu lugar, que yo sea quien de la cara a tus socios?

    —Así es hijo, se lo pediría a tu hermano pero tiene muy cerca la fecha de la boda—me recordó, pero igual pensé que Inu debería solucionar su problema—Y bueno yo sé que estas muy enamorado, y que extrañarás a Aome, serán dos largas semanas…

    —Descuida padre, estaré pendiente de mi novia, si pudiera la llevaría pero no tiene caso, todos mis días estarán muy ocupados…—dije recordando mis viajes pasados— ¿Y cuando debo partir?

    —Mañana mismo a primera hora, así que aprovecha hoy para despedirte, y en la noche te doy la agenda para que sepas a que destinos llegar y que días…—finalizó.

    Me sorprendió que fuera tan rápido, pero por un lado entre más pronto mejor, aún así trataría de adelantar las citas y llegar pronto. Alistaría mi equipaje antes de irme, así tendría tiempo libre con Aome.
    --
    (Narrado por Inuyasha.)

    —Y ese es en sí mi problema Aome—le dije al concluir mi relato de los hechos.

    —Inuyasha tú…—nerviosa— ¿Sabes lo que significaría que…?

    —Lo sé por eso te dije, o te alejo o te acerco, ya no puedo Aome—dije desesperado—Desde que te vi me llamaste la atención, y bueno no lo tomes como excusa, a Kikyo la dejé de querer desde hace tiempo, sólo que no lo veía, y cuando tu apareciste y empecé a tratarte yo… supe que te quería a ti, pero mi hermano me ha ganado y…—interrumpí mi relato al verla llorar— Aome perdóname yo…

    —No Inuyasha—me dijo sollozando—No tienes la culpa, yo…

    No la dejé terminar— Aome desde aquella vez que confesaste que me amabas a mí, quisiera preguntar ¿Estarías dispuesta a intentar algo conmigo?—le pregunté nervioso prediciendo otra vez su enojo, o la posible contestación de un rotundo no…

    —Inuyasha, aunque intentara, no podría, tu hermano se merece mi respeto y mucho más, como para hacerle tal cosa…—dijo afligida—Me ha apoyado tanto, me ama, y le he llegado a querer aunque tal vez no como él espera, pero lo intento y trato de que así sea.

    Suspiré, eso era un sí…—Aome—la miré con ternura—No puedes obligarte a sentir algo que no sientes, tú me amas ¿no es así?

    Ella sólo asintió y desvió su mirada—Mírame cariño—le dije—Todo tiene solución—le dije sonriendo.

    — ¿Ah sí cuál?—dijo sin ganas.

    —Simple yo cancelo todo con Kikyo, y hablamos con mi hermano, yo sé que entenderá, y que querrá lo mejor para ti, yo lo sé…

    Aome abrió los ojos desmesuradamente, ya adivinaba que pensaría que soy de lo peor, pero a veces si nos quedamos haciendo lo correcto para los demás, nos morimos en la amargura renunciando a lo que realmente deseamos, y yo no quería que eso nos pasara a los dos.

    — ¡Estás loco! ¿Qué va a pensar tu familia de mí?—asustada—No Inu, que termines tú con Kikyo y yo con Sessh es fácil, toda relación termina, pero de eso a presentarme como tu novia ante los demás… ¿No crees que…?—la interrumpí una vez más.

    —Aome ¿Hasta cuando viviremos del que dirán?—dije molesto—Aome me importa poco lo que digan, sé que medio mundo se infartará, pero no podré soportar perderte así, además sólo eres su novia no su esposa.

    —Pero estoy comprometida y eso es importante—dijo.

    — ¡Pero no lo amas!—refuté.

    Ella salió de la cafetería, salí corriendo tras ella, y la alcancé en un parque—Escúchame Aome, ¡Te amo! No puedo perderte entiende…—le tome de los hombros con ambos brazos, viendo que seguía llorando, la abracé contra mí, vi sus labios entreabiertos y su mirada desconcertada, en ese instante me atreví a besarla, por suerte ella no me apartó y correspondió mi beso, jamás probaría nada igual, besar sus labios era único en ese momento, no podía creerlo…

    —Ah ahm—escuchamos una tercera voz—Disculpe joven si le interrumpo pero ¿sería tan amable de pagar la cuenta? —dijo un mesero de la cafetería, nos reímos con ganas, me disculpé y le pagué la cuenta al hombre.

    —Quédese con el cambio—le dije al joven.

    — ¿De verdad?—sorprendido, pues le dejé cerca de cien pesos de cambio, asentí—Gracias y suerte—se alejó contento.

    Abracé a Aome y la besé de nuevo, quiso apartarse más no lo permití—Inuyasha…—susurró contra mi boca.

    —Te amo—le dije y la besé de nuevo.

    —Dime que esto es un sueño…—susurró— ¡Oye!—se quejó al sentir un dolor en su brazo, la había pellizcado.

    —Ves que no es un sueño—dije divertido y caminamos abrazados, sin decir palabra.
    -------
    N.A: Bueno esto fue todo por el momento Midorico gracias por tus observaciones ojalá ya en los demás capis muestre mejoría jeje y a las que se les ocultó el post gracias por comentar :) bye
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  4.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Me gusto el capítulo y verdaderamente se encuentran en una situación complicada en la cual hay dos personas de por medio que van a sufrir, pero bueno que se le puede hacer cuando no amas de verdad a esa persona, en fin no noté faltas, pero no soy muy buena detectándolas, espero el próximo capítulo. Adiós.
     
  5.  
    Fernandha

    Fernandha Maestre Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,169
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gracias por la invitación gefecitha mía =''33

    Veamos, en sí no encontré muchos errores, al parecer. Sólo te diría que en algunas ocaciones te faltaron signos de puntuación; y esto:
    Se supone que si lo vas a escribir así, debería ir un punto entre el guión largo y "B" y el 'verdad' lo utilizaste en forma de pregunta.
    Fuera de eso, me gustó la trama. Me gusta como escribes y bien lo sabes, esperaré el próximo.

    Adiós y buen día.

    At: Fer-chan.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    443
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Indebidamente enamorada [Inu&Kago; Sessho&Kago; Kouga&Kago]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    1622
    Hola a todas y bueno mil gracias por sus comentarios, espero al final lo que planee con este fic no me salga tan mal x) uhm, perdon la demora pero practicamente tengo un niño en casa, y bueh...al menos ya me keda claro q no kiero ser madre por largo tiempo o-o en fin aqui les traigo la continuación y pues uhm puse lime en dos capis pero los modificaré ya que aquí no se permite, pero de ahí en fuera no se perdera la trama tal vez hasta quede mejor x) bueno a leer.

    Cap.18 Viaje de negocios.
    (Narrado por Aome.)

    ¡No puede ser! Decía para mis adentros al recordar lo sucedido, Inuyasha y yo nos habíamos besado, y no sólo una, cuatro veces me besó, la última fue antes de dejarme en casa, eso sí no cerca, por los vecinos… unas risas interrumpieron mis pensamientos.

    — ¡Sesshomaru!—dije al verlo con mis padres conversando en la cocina y participando en la comida.

    —Amor que bueno que llegaste, te estaba esperando…

    — ¿A dónde fuiste?—dijo mi padre.

    —Salí a tomar algo de aire, y me seguí por el centro, lo siento…—mentí.

    —No importa lo bueno es que llegas a tiempo para comer—dijo mi madre.

    —Ok…

    Terminada la comida, Sesshomaru me pidió salir y accedí, nos fuimos a una plaza cercana de donde vivía.

    —Cariño debo decirte algo importante—me dijo.

    —Sí, dime…

    —Estaré fuera del país por dos semanas aproximadamente.

    — ¿Qué?—dije sorprendida.

    —Asuntos de trabajo, cada año hacemos un recorrido a ver a nuestros socios, el año pasado Inuyasha hizo este recorrido y éste año le tocaba a mi padre, pero como anda delicado de salud, lo haré yo, cosa que no me ha gustado del todo porque no quisiera estar tanto tiempo sin ti pero Inuyasha debe solucionar su situación con Kikyo y mi padre su salud—explicó—que no es grave solo tiene la presión inestable. Y bueno sólo quedé yo, en fin te extrañaré…

    —Ay cariño, lo siento—lo abracé.

    —No, no lo sientas—me dijo—son cosas del trabajo, eso me pasa por no encontrar buenas excusas—bromeó.

    —Eso sí, aunque no te preocupes lo haces por tu padre y la empresa, así que ya después te compensarán…

    —Lo único que espero es que hoy tú me compenses con tu compañía, hasta tarde—Me rodeo con un brazo la espalda.

    Y así quedamos ese día conversando y él disfrutando de mi compañía, no es que no me agradara estar con él pero estaba intranquila por lo sucedido en la mañana.

    —Trataré de llegar antes—dijo antes de despedirse.

    —Sólo son quince días Sessh…—dije riendo.

    —Lo sé pero no dejan de parecer una eternidad, en fin la próxima vez que viaje me aseguraré de que no me separen de ti—me abrazó y me besó detenidamente, casi queriendo que el momento no se acabara, en ese momento me dejé llevar. Hasta que segundos después la culpa volvió a mí y lo aparté con cuidado.

    —Se te hará tarde—le dije como excusa.

    —Cierto pequeña, nos vemos en dos semanas…

    Minutos después ya Sesshomaru se despedía de mi familia pidiéndole a mi padre que me cuidara, y haciendo una que otra broma.
    --
    (Narrado por Inuyasha)

    Al llegar a casa mi padre me había dicho que Sesshomaru se iría al famoso viaje de negocios, recalcó que no me había enviado a mí por los preparativos de la boda, y me explicó un poco sobre el porque él no se hizo cargo. “Bien” pensé para mis adentros al menos así podría estar un tiempo con Aome.

    Me metí a mi habitación, pensando en ¿Cómo aprovechar estos días con Aome? Hasta que alguien llamó a mi puerta, era mi hermano.

    —Sesshomaru ¿Qué haces aquí?

    —Vivo aquí—dijo mientras entraba a la habitación.

    —Ya sé, bueno más bien debí decir ¿Pasa algo? Ya que tú nunca…

    —Lo sé, y tampoco creas que vine a despedirme, sólo vengo para decirte que espero en estos quince días hagas lo que habíamos dicho sobre tu rutina y tu capricho—me miró con seriedad.

    —Espera ¿Por eso accediste a lo del viaje?—dije confundido.

    —En parte—dijo tranquilamente—Piensa bien las cosas antes de atarte por deber, pero tampoco vayas a perder a alguien que sí vale la pena. Se te acaba el tiempo hermano, los días pasan y la fecha se acerca, ojalá estos días te sirvan para decidirte.

    —Gracias…—dije un tanto perturbado.

    —No lo agradezcas, ya después veré que noticia me das a mi regreso, ya sea que sea una muy mala noticia o una muy buena.

    —Ya lo veremos…

    —Una cosa más—dijo antes de irse—Por favor cuida de Aome, me he enterado que volvió alguien de su pasado y no quiero que le hagan daño, así que Inuyasha la dejo en tus manos por estos días…

    — ¿Te refieres a su ex?—pregunté.

    —Así es, en fin suerte con tu capricho. —dijo y se fue.

    Claro hermano, no permitiré que le pase nada a Aome, aunque supongo que has cometido un error en encargármela, pensé mientras lo veía irse.
    --
    (Narrado por Sesshomaru)

    Al día siguiente, ya estaba en camino al aeropuerto, Myoga el chofer de la familia era quien me acompañaba.

    —Mi Sr. ¿Aún querrá que cumpla con la orden que me dio sobre la srta Higurashi?—me preguntó en el camino.

    —Myoga ¿Qué pregunta es esa?—dije molesto—Claro que sí, quiero que en estas dos semanas tú seas su chofer.

    —No se moleste Sr. Solo que usted me dijo que me confirmaría.

    —Lo sé, y ahora mismo te lo confirmo—dije con sequedad.

    Llegamos al aeropuerto, mi primer destino sería a España donde me vería con Jaken para tratar los contratos y firmas legalmente con cada empresa asociada a la nuestra. Durante el viaje me puse a estudiar los documentos, mientras por un lado pensaba que debía prepararme para lo peor cuando regresara de mis viajes…
    --
    (Narrado por Inuyasha)
    Esa mañana busqué a Aome, para mi suerte vi el auto de nuestro chofer en su casa.

    —Myoga ¿Qué hace usted aquí?—pregunté.

    —Sr. Su hermano me pidió ser el chofer de su prometida.

    —Oh ya, buena idea Myoga pero por éste día yo me encargo de llevarla a su destino—dije.

    —Bien Sr. Como ordene—Myoga jamás me contradiría ya que sabía que tanto las ordenes de mi hermano como las mías debía seguirlas.

    Pronto salió Aome y se sorprendió de vernos—Srta. —Dijo Myoga—El Sr. Sesshomaru me ha pedido que sea su chofer en estas semanas que ande fuera, pero por esta vez el joven Inuyasha se ha ofrecido llevarla a su destino, de cualquier modo puede contactarme cuando me necesite—dijo mientras le daba una tarjeta.

    —Muchas gracias Sr. Myoga—dijo Aome mientras Myoga se iba.

    —Bien Srta. Es hora de irnos—le dije.

    —Ok, vamos a la empresa—dijo sonriente.

    —Y váyase acostumbrando que a partir de hoy yo seré su chofer personal, así que no necesita llamar a Myoga—le dije cuando estuvimos dentro del auto.

    —Por favor Inuyasha—se rió—Son ordenes de tu hermano, no olvides que estoy comprometida con él.

    —Veremos si las cosas cambian en estos días.

    —Ya veremos…
    --
    N.A: Bien por el momento es todo, y espero sea de su agrado :) mi querida fer gracia spor el coment y la observación, seguiré viendo q me falta modificar por aquí y Saori que bueno que te agrade la historia =) y bueno al final espero salga algo muy bueno de este fic. Gracias y nos vemos pronto ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  7.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Me ha gustado el capítulo, así que Sesshomaru ya debe de estar imaginándose el hecho de que ocurre algo extraño entre su Kagome e Inuyasha, esto se pondrá muy interesante, en cuanto a las observaciones, pues no tengo nada que decir, así que sólo comento, espero el próximo capítulo. Adiós.
     
  8.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    443
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Indebidamente enamorada [Inu&Kago; Sessho&Kago; Kouga&Kago]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    1755
    Muy bien vamos con el cap 19, Saori me alegra que te haya gustado, y sí sessh ya sabe algo jaja creoo (a) :) y de nuevo reitero mi invitación a No te preocupes por mí, y Remembranzas, espero se den una vuelta por ahi plis :) bueno menos charla y a leer jeje:

    Advertencias un par de malas palabras nomas pero las taché. Ahora si continuamos...

    Cap.19 Conversaciones.
    (Narrado por Sesshomaru)
    Al llegar a España el primero que me recibió en el aeropuerto fue Jaken.

    —Sesshomaru, ¿Qué tal tu viaje hermano?—me saludó.

    —No diré que bien, lo más que quiero es terminar con todo esto—fastidiado.

    —Supongo que sí, así que vamos entonces a firmar los papeles con Oropesa de una buena vez—dijo Jaken.

    —La junta es en dos horas ¿no?—dije extrañado ya que el de las prisas siempre he sido yo, y Jaken era mi contraparte.

    —Así es…

    —Vaya Jaken me sorprendes, el de las prisas soy yo siempre—me reí—Pero no, esta vez prefiero que vayamos a tomar algo en lo que la junta empieza.

    —Vaya que te ha cambiado esa chiquilla Sesshomaru—se rió.

    —Podría ser, pero ya me voy haciendo a la idea que no duraré mucho—dije tranquilo.

    — ¿Cómo? Si hace días tú…—lo interrumpí.

    —Vamos Jaken, no soy un adolescente que se ciegue fácilmente, y no tanto por que no me importe, ella es mi prioridad ahora, pero hay detalles que no son imposibles de ver, por más que lo intente.

    —Definitivamente esto amerita un trago, vamos hay un club cercano a la empresa de Oropesa—me dijo mi amigo.

    —Perfecto—dije y lo seguí a su auto, con Jaken era el único con el que podría desahogarme abiertamente, con o sin efectos de alcohol, pero ya necesitaba sacar este pensamiento que me iba matando.
    --
    (Narrado por Inuyasha)
    Hasta este día todo había salido bien, Aome y yo ya teníamos citas para la semana, así que no tenía nada más que pensar, pronto buscaría a Kikyo para anular el compromiso, y dar una explicación a mis padres y claro a mi hermano.

    Por un lado la consciencia me decía que estaba en mal camino, pero por otro lado, estaba dispuesto a conseguir mi felicidad al precio que fuera. Al final de cuentas sólo tengo una vida, y no habrá más oportunidades, me dije internamente, es ahora o nunca.
    --
    (Narrado por Sesshomaru)

    —Amigo ¿Y aún así le pediste a tu hermano que la cuidara? ¿Acaso te has vuelto loco?—me decía mi amigo, consternado por lo que le conté.

    —Sí, aún así lo he hecho…

    —Estarías loco si piensas que los dos te serán leales ¿me crees?

    —No necesitas decírmelo, me imagino que en este momento aprovecharan ambos mi ausencia, así que no me sorprenderá si Myoga no cumple con lo que le pedí—dije lo más calmado que pude.

    —Me sorprende tu actitud, y más que intuyéndolo le hayas dado consejos, Sesshomaru yo en tu lugar le rompo la madre aunque fuera mi hermano—dijo Jaken.

    Me reí un poco, Jaken era muy expresivo, yo por mi parte no me lo permitiría, no ganaba nada sabiendo que ya todo estaba en mi contra, de nuevo sería traicionado.

    — ¡Y lo peor es que la dejaste sola, a merced de él! Mínimo un guardaespaldas ¿No crees?—exaltado— ¿O me dirás que aún crees que esa niña te guarde fidelidad?

    —Jaken lo sé y créeme me gustaría poder pensar que lo que creo no es real, no tengo pruebas físicas pero lo sé, sé que Aome en este tiempo ha luchado por amarme y darme mi lugar, por eso siempre se pelea con mi hermano—dije—Y todo esto debí pararlo antes, pero no me resigno a perderla…

    —Pues amigo estás dejando que se vaya—me recriminó.

    — ¿Serviría de algo retenerla?—dije sin más.

    —Has cambiado demasiado amigo, tú no eres de esos a los que permiten que su orgullo les sea herido—dijo Jaken— ¿Y qué piensas hacer ahora que regreses?

    —Darle su libertad, ¿Qué más puedo hacer?

    —Amigo realmente eres un completo pendejo y con perdón de la expresión, pero lo eres—dijo Jaken, yo simplemente me limité a sonreír.

    —La charla terminó, es hora de firmar los papeles con Oropesa y de ahí nos vamos con Jean Paul a Francia—le dije.

    —Por el momento, pero en el camino seguiré, al menos hasta que quieras hacer algo para lavar tu orgullo amigo—me dio una palmada en la espalda.
    --
    (Narrado por Aome)
    Ya habían pasado cinco días desde que Sesshomaru se había ido, y aún no me llamaba ni nada por el estilo, tal vez estaría muy ocupado pensaba, aunque ¿Para qué pensar en él? Si por el momento esos cinco días con Inuyasha me los había pasado bastante bien, no podíamos andar por las calles como si fuéramos pareja, pero ya nos la habíamos arreglado para estar juntos sin que nadie nos viera.

    —Aome debemos hablar seriamente—dijo mi padre cuando entró a mi habitación.

    Su tono no me gustaba—Dime papá.

    —A ver hija—dijo y se sentó en la silla del computador—explícame ¿Por qué es que sales tanto con Inuyasha? Que yo sepa tu novio dejó un chofer para ti, pero hasta ahora siempre Inuyasha viene por ti.

    —Inuyasha es un buen amigo padre, se ofreció por que también los Sres. Taisho necesitan quien los lleve—mentí.

    —Hija no hagas cosas buenas que parezcan malas—me miró fijamente—Ya sabes que yo nunca fui del tipo fiel en mi juventud, pero tú hija, no quisiera que sufrieras y peor por que son hermanos…

    —Padre yo no soy como tú—me defendí, sabiendo que podría herirlo y que tenía toda la razón.

    —Ya sé que no eres como yo—alzó la voz—Pero no quisiera que pasaras por lo mismo que yo pasé, que por un lado para un hombre es normal ser mujeriego pero tú hija eres mujer…

    —Ya sé papá no me bajaran de puta si me ven con varios chicos mientras que ustedes los varones solo reciben elogios por las chicas que tienen—dije dolida.

    —Sé que siempre te dije que te dejaras llevar por tus deseos y que te valiera lo demás mientras ganabas experiencias con chicos, y me alegra que siempre me dijeras que no—dijo mi padre—Pero veo que andas cambiando, tal vez esté equivocado pero por favor si lo vas a engañar no lo hagas con alguien de su misma raza, no repitas el error…

    Sabía a que se refería con repetir el error, dos de mis tíos se habían peleado por la misma mujer, primero la había conocido mi tío Gael y se casó con ella y tuvieron dos hijos, pero después mi tío Akago se fijó en ella y hubo muchos problemas en la familia, yo era una niña cuando eso pasó pero con el tiempo me di cuenta de el impacto que tuvo ese suceso.

    —No padre, no repetiré el error—dije llorando—Lo siento…

    Mi padre me abrazó, y me pidió que con calma le explicara que era lo que pasaba ¿Qué era lo que yo sentía? Fue algo difícil por que en cierta forma ya quería a Sesshomaru, y con Inuyasha estaba segura de quererlo pero a la vez no me lo permitía.

    —Aún no sabes lo que quieres hija—dijo mi padre al escucharme—Pero no permitiré que te cases con Sesshomaru, no hasta que sepas que quieres y si decides que es casarte con él créeme que te ayudaré, y si decides algo con Inuyasha será mejor que de una buena vez arregles eso antes que se complique más…

    — ¿Y que sugieres?—pregunté.

    —Sugiero que te des un tiempo a solas contigo, sin buscarlos a los dos y pienses las cosas, aún eres joven para enredarte en estas cosas…

    —Supongo que será lo mejor—dije resignada. Paramos la conversación al escuchar que Lizbeth regresaba de hacer sus compras, quedamos en no decirle nada aún.

    —Ánimo hija—Me abrazó de nuevo mi padre.

    — ¿Andamos sensibles verdad?—dijo Lizbeth sonriendo al vernos.

    —Si ya ves, pinche chamaca extraña al novio—dijo mi padre cubriendo el tema—Y ya le dije que falta una semana.

    —Cariño son asuntos de trabajo, ya regresara—me dijo Lizbeth.

    Ojalá sólo fuera eso, que sólo lo extrañara, pensaba…

    --
    N.A: Bueno hasta aquí fue todo, y esos consejitos, jem los he sacado del baúl de papá. Te amo Papi! Gracias por todas tus enseñanzas n.n bueno es todo.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  9.  
    Blood Dupre

    Blood Dupre Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Abril 2010
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Buen capítulo, no puedo creer que Kagome e Inuyasha sigan traicionando al pobre de Sesshomaru y él lo acepte tan tranquilamente, pero bueno que más da es su vida, no noté errores, pero no soy buena remarcandolos, espero traigas pronto la continuación, claro si tienes tiempo. Adiós.
     
  10.  
    ivana

    ivana Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    14 Julio 2011
    Mensajes:
    105
    Pluma de
    Escritora
    esto no se valeeeeee!!!!!!!el pereto ese dice que son 21 capitulos T_T
    y van 19... no valeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
    DIOS SANTO! y ¿este arroz con mango?
    yo no quiero opinar nadaaaaaa........ por que si opino dire que kag esta tostada y que se debe quedar con sessho y que inu lo que tiene es un laguna mental y que aun ama a kikio, pero viendo las circunstancias inu tiene mucha razon de romper el compromiso con kikio y kag esta demente por haberle dado alas a mi sesshomaru, si el caso fuera que estuviera ¡YO! metida en la historia lo seduciría en su viaje de negocios y asunto arreglado y me caso con PERO NO! asi que bueno mejor no digo nada ^^

    bueno espero el proximo capitulo, slaudos
     
  11.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    443
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Indebidamente enamorada [Inu&Kago; Sessho&Kago; Kouga&Kago]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    2271
    Bueno chicas aqui la conti :) uhm no sé q les vaya pareciendo pero espero salga algo bueno xD ok conti ;)

    Cap.20 Apariencias.
    (Narrado por Inuyasha)

    Era ya viernes y Aome no me había llamado en todo el día, incluso cuando llegué a su casa me dijeron que el chofer había pasado por ella, no entendí de momento ya que tampoco me había contestado las llamadas ni los mensajes, al final la vi en la oficina y se mostró seria conmigo.

    — Cariño ¿Estás molesta conmigo?—pregunté al entrar.

    —No Inuyasha en absoluto—me dijo sonriendo.

    —Entonces ¿Por qué no me esperaste?

    —Esta vez quise que Myoga me trajera, ya fue demasiado abuso de confianza de mi parte hacia a ti.

    —Debes estar de broma—me reí—Para mí nunca será demasiado yo te amo—le dije, intenté acercarme pero se levantó.

    —Estamos en horas de trabajo, y lo único que tengo pendiente de entregarte son unos balances de ésta semana, pero te los tendré en unos minutos más—me dijo con tono profesional.

    —Vaya forma de correrme—bromeé.

    —No te corro, sólo te informo, aunque si me harías un favor si me dejaras terminar el trabajo.

    —Rayos, cuando hablas así pareciera que estoy viendo a Sesshomaru—le dije sorprendido.

    —En algo nos parecemos—sonrió.

    —Bien Sra. Ejecutiva, espero ese balance pero no te salvas a la salida, quiero invitarte a cenar.

    — ¿Qué?—me dijo sorprendida.

    —No acepto un no.

    —Ya veremos—me dijo y se volvió a concentrar en sus asuntos, definitivamente algo no andaba bien.

    (Narrado por Aome)
    Definitivamente mi padre tenía razón, necesitaba darme un tiempo y alejarme, sé que Inuyasha se ha confundido por mi forma de tratarlo ésta mañana, y también en el transcurso del día intentó acercarse a mí, pero de alguna forma lo fui evadiendo, aún en la hora de la comida.

    Le pedí a Myoga que pasara por mí de regreso, y ya a la salida estuve a punto de irme, cuando.

    —Dije que no te escaparías a la salida corazón—susurró en mi oído Inuyasha mientras sentía unas manos sobre mi cintura, sorprendiéndome totalmente. Lo alejé de inmediato aunque me costó un poco reaccionar su cercanía me encantaba aunque fuera prohibida.

    —Tengo algo de prisa—le dije.

    —Puedo llevarte—insistió.

    —Le pedí a Myoga que me recogiera y ya llegó.

    Me miró extrañado, y al final sólo sentí que me jalaba de la mano derecha, metiéndome a su oficina.

    —A ver Srta. —Dijo usando un tono de voz serio— ¿A qué estamos jugando muñeca? Todavía ayer me buscabas y ahora no quieres ni hablarme ¿Hice algo mal o qué?—me preguntó.

    Suspiré con pesadez, me dolía tener que hacer eso, pero bien sabíamos que no era adecuado, y bien sabía en lo que me metía, sólo esperaba salir bien de esto antes de traer consecuencias peores.

    — ¿O es acaso que ya te has arrepentido de nuestra relación?—me dijo Inuyasha al ver que no le contestaba nada.

    No hubo tiempo de responder, pues justo en ese momento se abrió la puerta de la oficina.

    —Kikyo—dijo Inuyasha sorprendido—No esperaba verte…

    —Lo siento querido, pero tenía que hablar contigo—dijo excusándose— ¡Hola Aome! No esperaba verte aquí—dijo al verme.

    —Ni yo esperaba encontrarme aquí—bromeé—Pero se me hizo algo tarde checando unos papeles y vine a que mi “cuñado”—hice énfasis en cuñado, mientras Inuyasha hacía una mueca de disgusto—Me firmara esos papeles pero me da gusto verte Kikyo, aún así ya me retiro.

    —Cariño espero que no sobreexplotes a Aome, ahora que tu hermano anda de viaje, que sino cuando él regrese no te la acabarás—lo bromeó.

    — ¡Feh! El sobreexplotado soy yo mi vida, me duele la mano de tantas firmas, ya hasta pareciera que soy artista dando autógrafos…—le dio un beso rápido en la boca, y claro obviamente me incomodé…así que me resultaste vengativo…

    —Bien, par de melosos, ya los dejo que sino andan antojando nada más y yo sin quien me cumpla mi antojo—fingí lamentarme y Kikyo se rió. Inuyasha frunció el entrecejo, pero cuando Kikyo lo miró sólo sonrió.

    —Ya que tanto falta cuñada, sólo una semana más y estarás igual de melosa que nosotros—me dijo Inuyasha y Kikyo le siguió el juego mientras se abrazaba a él de su espalda y él le correspondía el abrazo.

    —Ok ya, me retiro, un gusto saludarte Kikyo y hasta mañana cuñado sobre explotador con complejos de artista—dije para despedirme viéndolos abrazados, y por un momento comprendía lo que mi padre quería evitarme…

    (Narrado por Inuyasha)
    Cuando Aome se fue y cerró la puerta, Kikyo se separó de mí de inmediato y me miró seriamente.

    —Tenemos que hablar—me dijo en un tono que no me gustaba mucho que digamos.

    —De acuerdo, ¿Aquí está bien o prefieres que salgamos?

    —Aquí—dijo mientras se iba a sentar en la silla que estaba frente a mi escritorio, y yo imité su acción sentándome quedando de frente los dos.

    —Soy todo oídos…—le dije.

    (Narrado por Sesshomaru)
    Mis contratos en el viejo mundo por fin se habían acabado, ahora me dirigía a Estados Unidos, donde tendría que renovar acuerdos con empresas de varias ciudades, mi destino era New York. Jaken había ido a reservar los boletos cuando mi celular comenzó a timbrar. Aome…

    Dudé en contestarle, me había aguantado esos seis infernales días en no hablarle ni mandarle un mensaje, y suponía que no me buscaría, después de todo se suponía que debía estar pasando tiempo con mi hermano…cuando timbró por cuarta vez contesté.

    —Taisho—contesté.

    —Se-Sesshomaru, so-soy yo Aome…—me dijo con voz entrecortada.

    —Preciosa ¿Pasa algo?—pregunté, pues me preocupaba su tono de voz.

    —No…nada…sólo quería escucharte—me dijo.

    —Perdona que no haya marcado, he tenido demasiado trabajo, y tal parece que no podré llegar antes—mentí.

    —No te preocupes—me dijo— ¿Cómo has estado? ¿Dónde estás?

    —He estado bien, con demasiado trabajo, y por ahora estoy por viajar a China—esto de China era porque así debía ser según el itinerario pero ya había terminado los contratos en oriente ahora—Apenas acabé de visitar las compañías europeas. ¿Y tú cómo estás? ¿No te trata mal mi hermano?—pregunté.

    —Todo va bien aquí, hoy vino Kikyo a ver a Inuyasha, supongo que siguen con los preparativos de su boda, espero puedas llegar a tiempo ese día—me dijo.

    —Trataré de que así sea, cariño te marcaré después ya debo tomar mi vuelo, cuídate—colgué.

    Fue una muy corta conversación, sabía que se extrañaría de mi actitud siendo que al menos me habría despedido con un te amo, y le hubiese dejado despedirse, pero ya tendríamos tiempo para hablar, aunque ahora me extrañaba el que Kikyo e Inuyasha siguieran sus planes…

    —Sesshomaru ya salimos—dijo Jaken—Puerta once—me dijo al darme mi boleto.

    (Narrado por Aome)
    Perfecto, tanto que me costó decidirme para marcarle para lo poco que duró, bufé. Por un lado lo entendería ya me había dicho que tenía mucho trabajo, pero internamente me molestaba el haber hablado tan poco con él…me regañé mentalmente, y me dispuse a marcar otro número.

    —Hojo—dije cuando me contestaron—Sólo hablé para confirmar lo que acordamos, sí en unos diez días más andaré por allá, si ya hablé con ellos y están de acuerdo…Igual me alegra pasar un tiempo con ustedes, bien en diez días llego, pienso salir de noche pero yo les hablo cuando llegue, nos vemos, cuídense los quiero.

    — ¿Realmente estás segura?—preguntó mi padre cuando colgué.

    —Más que nunca, si no lo hago así no podré aclarar todo lo que siento papá, porque si sigo aquí dudo mucho que pueda lograrlo, igual es una de mis metas vivir allá un tiempo—lo abracé.

    —Con puro escuincle desconocido, ya di que acepté porque tu primo me prometió que estaría vigilándote—dijo mi padre en tono celoso.

    —No voy con esas intenciones, Hojo es un hermano para mí, y pues también quiero ver a mi primo Souta, tiene años que no le veo desde que se mudó allá, además…—sonreí triunfalmente— ¡Al fin se me hará conocer la nieve!

    — ¿Y la escuela?—me preguntó.

    —Mmm digamos que teniendo mi titulo de técnico ya es ganancia, descuida trataré de establecerme en un trabajo y después veré lo demás—lo abracé—Verás que lograré salir adelante allá, y los llevaré después conmigo.

    —Ehm no cuentes conmigo, yo no me moveré de mi México lindo y querido—dijo mi padre—Y eso sí no me salgas con que tu “hermano” se terminó volviendo de nuevo mi yerno—me fulminó con la mirada.

    Me reí de golpe ocasionando más su molestia.

    —No voy en ese plan, y además eso ya pasó Hojo tiene su pareja en quien sabe donde y piensa reunirse con ella acabando su carrera de chef—expliqué— ¡Vamos papá! Además eso de que fue tu yerno no es cierto, yo tenía tres años, y ustedes decían que era mi novio más yo no recuerdo haberlo aceptado—dije recordando esa etapa de mi no muy grata infancia.

    —Sí tus mulas tías te lo pusieron como novio, menos mal que se lo llevaron muy lejos cuando tenía seis años—celoso—Que sino ya me hubieran hecho abuelo.

    Sonreí negando con la cabeza, realmente me sorprendía que mi papá de momentos sacara su lado extremadamente celoso…menos con Sesshomaru y eso que no estuvo muy de acuerdo que fuera tan mayor…pero sabiendo que mi padre siempre fue asalta cunas y que mi madre biológica era ocho años menor que él…en fin tal vez sólo lo aceptó porque son iguales…

    (Narrado por Inuyasha)
    Cuando terminé de hablar con Kikyo, fui a dejarla al lugar donde se hospedaba, había comprado un departamento en una residencial de lujo, pasé a su departamento, y de ahí decidí retirarme, necesitaba buscar a Aome.

    —Descuida yo te llamaré cuando lo confirme—me dijo Kikyo.

    —Me gustaría más acompañarte, eso si no te molesta—le dije.

    —En lo absoluto, pero preferiría llamarte cuando lo sepa, después de todo tú tienes tus ocupaciones y no quiero interferir en ellas.

    —No lo harás—dije de inmediato— ¿Quieres que me quede?

    —No, no es necesario Dinora está siempre al pendiente de mí—me sonrió.

    —Bien sólo por está vez no me quedaré, cuídate y recuerda que no estás sola y de igual modo te buscaré temprano para acompañarte—me despedí dándole un beso en la frente

    Cuando salí, puse mi carro en marcha, intentaría hablar con Aome, tenía que hacerlo, aunque en mi mente no estaba seguro de que fuera lo mejor y menos ahora…en fin no tenía porqué saberlo nadie aún…
    --
    N.A: Jajaja de veras debería irme a hacer novelas a la tv xD (es k las complikan mucho xD) en fin Saori e ivana mil gracias por sus preciados comentarios :) espero pronto poner conti y me voy tengo q trabajar en el otro fic T.T por cierto les hago la invitacio a k pasen a mi fic remembranzas, ;) xau!
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  12.  
    ivana

    ivana Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    14 Julio 2011
    Mensajes:
    105
    Pluma de
    Escritora
    primeroooo: ya te lei el otro fic :3
    y segundo: ammm ammm... -aclaro garganta- ¿COMO? eso de acompañarte y de que noe staras solaaaa mmmjmmm .... kikio esta embarazadaaa.... BUENAAAA!!! ¬¬
    ahora si que no se!... kagome se va para otro lado, sessho esta para la conchinchina e inuyasha no esta muy bien que digamos!..... esto es impredecibleeeeeeeee!!!!!
    awww T_T mi sessho penso que kagome mas nunca le hablaria por que estaba con mi inu... aahh viste sessho que si te quiereeee bobito

    bueno espero el proximo capitulo, saludos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Puntitoazul

    Puntitoazul Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    23 Julio 2011
    Mensajes:
    55
    Pluma de
    Me dejaste con la intriga en los huesos ché T-T sospecho que Kikyo esta embarazada, pobre inuyasha, cada vez se le complica mas la vida! . Espero que sesshomaru vuelva y se quede con Kagome, sino me vas a matar de un infarto T-T
    ME ENCANTA ESTE FIC ♥ Espero tu continuación pronto :oops:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Misaky-chan

    Misaky-chan Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Junio 2011
    Mensajes:
    171
    Pluma de
    Escritora
    Hola!!
    soy nueva en tu historia y realmetne me gusta mucho es muy interesante tiene una trama genial!!! desde el primer capitulo he quedado prendada me gusta mucho ver como kagome se ve enredada en varios amorios y su amor prohivido con inuyasha, kikyo me parecio muy dulce al querer que inu fuera feliz porencima de todo y koga volvio, pero kagome le dejo en claro que ya no lo quiere resulto dando buenos consejos el hombre, y que decir de sesshomaru nos salio mujeriego y pasional pero se nota que quiere mucho a kagome y esos es lo importante aunque me va a dar mucha pena cuando kagome e inu le digajn que se quieren (si eso llega a pasar) y kagome se va a dar un tiempo con ambos hombres espero que tome la desicion correcta y no sufra, bueno en fin tu historia esta muy interesante y hermosa espero que me asepten en esta historia!!!
    besos y cuidate!

    PD: ONEGAI AVISAME CUANDO SUBAS LA CONTINUACION!

    By:lovemile
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    443
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Indebidamente enamorada [Inu&Kago; Sessho&Kago; Kouga&Kago]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    2454
    Cap.21 Fin de nuestra historia.
    (Narrado por Aome)
    Habían pasado dos días desde que empecé a alejarme de Inuyasha, y no sólo eso también él estaba distante…además que desde ayer lo veía que entraba y salía de la oficina sin decir nada.

    Me fui resignando imaginando que sus planes con Kikyo los renovó y en parte estaba feliz de ello, al final de cuentas ella también era una gran mujer, y era una relación de mucho tiempo. Sesshomaru seguía sin llamar y eso me preocupaba, pero no insistiría más.

    Esa tarde al salir de trabajar quedé de verme con Kouga, después de todo ya habíamos aprendido a llevarnos sólo como amigos, además él quería despedirse de mí, pues regresaría a Saltillo con su madre, y quizás…terminaría regresando a España.

    —Es una lástima que no me hayas permitido ayudarte—me decía Kouga, habíamos quedado de vernos en una heladería que estaba a veinte minutos de mi casa. Llevábamos una hora hablando.

    —Y te agradezco la intención—sonreí—Pero la decisión está tomada, al igual que tú me iré al extranjero para cumplir mis metas y aclarar mi mente, pues al final de cuentas no supe ¿Qué quería realmente?

    —Sabes…creo que me veo en ti hace casi tres años…

    — ¿Tampoco sabías lo que querías?—pregunté.

    —Pensaba que sí lo sabía, pero al llegar allá me perdí…

    —No entiendo…

    —Llegué imaginando que podría cumplir mi sueño y regresar pronto para recuperarte y cumplir nuestros sueños, pero…—en ese momento el brillo de sus ojos se perdió—Hubo un momento en que no pude con la situación y terminé aceptando algo que…bueno…algo de lo que siempre me arrepentiré…

    —Kouga ¿De qué hablas?—me asusté al ver su semblante apagado.

    —Me arrepentiré por dos cosas una te perdí a ti y dos perdí mi vida—dijo ignorando lo que pregunté.

    —Kouga quedamos en no tocar nuestra historia…—advertí.

    —No lo hago por incomodarte, en fin tienes razón…—dijo haciendo a un lado el tema—Prométeme que disfrutarás la nieve por mí—me tomó de la muñeca izquierda, pues estábamos sentados de frente en una pequeña mesa, él con su helado de café y yo con uno de galleta.

    No dije nada, recordé de momento cuando hablábamos de viajar juntos y más específicamente al lugar al que me iría, nos visualizábamos disfrutando de las típicas nevadas de ese país, incluso habíamos investigado el costo de una casa allá, y qué trabajos podríamos encontrar.

    —Lo haré—dije al fin—Pero ¿Por qué no vienes Kouga? Al fin de cuentas era algo que también soñabas…

    Se rió quedamente y me miró con ternura, nunca antes me había mirado así.

    —Aunque quisiera no puedo—me dijo—Ya estuve mucho tiempo de vago y quiero cuidar de mamá—sonrió.

    —Podrías llevártela contigo.

    —Mi madre es igual que tu papá, en fin prométeme que disfrutaras de la nieve y cumplirás todo eso que soñamos alguna vez—al decir eso me miró con una seriedad, y a la vez como si me lo implorara…

    —Kouga…

    —Aome promételo.

    —Lo prometo…—asustada.

    —Y prométeme también…—me miró fijamente a los ojos—Prométeme que vivirás tu vida como si no hubiese mañana, que no te quedaras haciendo cosas que no quieres sólo por el bien de los demás, harás lo que te haga feliz, y Aome…prométeme que encontrarás un amor por el cual luchar, y que te corresponda, un amor aún más fuerte del que yo te tuve alguna vez y una cosa más…trata de no experimentar demasiado, y si lo haces trata de hacerlo con cuidado…

    —Kouga me estás asustando—le dije riéndome nerviosamente—Sólo me iré por un tiempo, además espero visitarte y seguir en contacto contigo.

    —Aome trata de fijarte bien en la persona que te ame, no te vayas tras un deseo, desear y amar no son lo mismo…recuerda eso siempre, ¿Me prometerás que lucharás por ser feliz sin importar lo que suceda?

    —Kouga…—me miró de forma penetrante, eso me asustó más aún—Lo prometo, prometo que haré lo que mi corazón dicte…pero vamos deja de asustarme ¿Por qué todo éste rollo?

    —Porque no quiero que pases por lo mismo que pasé—dijo con un tono serio, me notó asustada— ¿Y bien que tal me oigo hablando como un padre?—me sonrió.

    Le di un zape— ¡No vuelvas a asustarme!—le dije—Y por cierto menos mal que sólo quedamos como amigos sino mis pobres hijos habrían tenido un padre muy raro—bromeé y se rió, recordé cuando planeábamos tener dos hijos…

    —Seré el tío estricto, así que no hay problema—me dijo.

    —Kouga—lo llamé y me miró— ¿Podría pedirte que me despidieras en el aeropuerto?

    —No sólo eso, te ayudaré con las maletas—sonrió.

    Le devolví la sonrisa y le agradecí, seguimos hablando por un buen rato, por un lado me preocupaba sentía que había algo que no quería decirme aún…pero no insistiría, tal vez fuera algo sobre nuestro pasado y eso desde hace tiempo quedamos que era tema cerrado.
    (Narrado por Inuyasha)
    Ya era el tercer día en que no hablaba con Aome, últimamente estaba muy ocupado en otras cosas, decidiendo lo que haría en poco tiempo. Esa mañana entré a la oficina de Aome, ella aún no llegaba y le dejé una nota sobre su escritorio.

    “Te espero en mi oficina a las 10: am, es urgente Atte. Inuyasha”.

    Salí de su oficina y minutos más tarde la vi llegar, entró a su oficina, yo entré a la mía, ya sólo quedaba esperar un par de horas más.

    (Narrado por Aome)
    Vi una nota sobre mi escritorio, me extrañé al ver lo que decía, vaya así que al fin se decidió a romper la ley del hielo. Igual sería un asunto del trabajo, así que le resté importancia y me puse a trabajar. Luego de que faltaba media hora para ir a la oficina de Inuyasha, lo vi entrar a mi oficina.

    Estaba alterado…

    —Sí adelante, pase, muchas gracias, de nada, buenos días Srta. Higurashi, buenos días Sr. Taisho ¿Qué se le ofrece?—dije burlona.

    —Ahm lamento entrar así, sé que te cité a las diez, pero en verdad es urgente hablar, así que no preguntes y vámonos—me dijo.

    — ¿Perdón?—confundida.

    —Vamos necesito hablar pero no aquí…—vi que estaba desesperado.

    —Bien, vamos…

    Me llevó a una cafetería un poco alejada de las oficinas, pidió dos cafés americanos para cada quien, me molesté un poco de que no me haya dejado elegir.

    — ¿Qué sucede? Te noto alterado—le pregunté.

    —Me fastidia tu actitud de ahora—bufó—Te pareces a él—se refería a Sesshomaru.

    —Es mi actitud de trabajo y no olvides que soy su asistente.

    — ¡Basta!—alzó la voz, la gente se nos quedó viendo— ¿Qué demonios miran?—dijo.

    —Cálmate Inuyasha ¿Qué sucede? ¿Por qué estás tan molesto?—le dije tratando de no enojarme por su actitud.

    — ¿Qué pasa? ¡Tres malditos días en los que no me hablas ni nada, eso pasa!

    —Tú tienes dos días sin buscarme—le dije—Además si te enojaste con alguien antes ve y desquítate con alguien más porque no pienso soportarte.

    —Aome ya dime ¿Qué somos?—me preguntó.

    —Inuyasha no podemos ser nada—le contesté—Sé que hace una semana quise dar todo por el todo, sin importarme nada más pero…—Le conté lo que hablé con mi padre, excepto el plan de mudarme—Y sinceramente creo que tiene razón, además todo quedó claro cuando vino Kikyo…tu boda ya es la siguiente semana.

    Lo vi pasarse ambas manos por su cabello, en señal de desesperación.

    — ¿Es definitivo que no quieres que luchemos?—me preguntó.

    —Es lo mejor para nosotros—le dije, y me sorprendí de que no intentara convencerme con argumentos muy buenos que hacían que aceptara luchar con él, por él…

    —Perdóname…—me dijo de repente. Lo miré extrañada.

    — ¿De qué?

    —Confundirte más y arruinar tu relación con mi hermano.

    —Sigo con tu hermano, aunque quizá cambien algunas cosas con su regreso—le dije—Además yo también tuve la culpa por no ser clara desde un principio…

    —Aome, Kikyo está embarazada—me soltó de repente.

    La noticia me cayó como balde de agua fría, por esa razón no insistía y se desesperaba, me dolió saberlo pero no le permitiría verme mal.

    — ¡Felicidades!—dije secamente— ¿Para cuando nace?

    —Tiene dos meses…

    —Bien, al menos tu padre no se quejara tanto de que Sesshomaru aún no le de nietos—dije tratando de aligerar el peso de la conversación.

    —Aome yo puedo hacerme cargo de lo que el bebé necesite, Kikyo sabe que no por que me de un hijo me puede atar como se acostumbraba años atrás—me tomó de la mano derecha, estábamos sentados de frente, mientras me miraba con profundidad.

    — ¿Te has vuelto loco?—le dije, haciendo que soltara mi mano.

    —Eso Aome, yo puedo hacerme cargo de mi hijo, nada le faltará, pero tú y yo podemos continuar, podemos luchar por nuestro amor, sé que ellos lo entenderían…

    —Inuyasha no me alejé de ti por el bebé—lo miré con seriedad—Cometí un error al darte ilusiones, sé que te amo, pero cometí el error de enredarme con tu hermano, y él de enamorarse de mí, no me arrepiento de haber sido su novia, sólo de no haberle correspondido y de paso de haberle sido infiel contigo una semana.

    —No fuimos infieles—me dijo—Él sabe que tú no lo amas, y Kikyo y yo estamos separados.

    — ¿Ah no? Entonces explícame ¿Por qué anduvimos a escondidas esa semana?

    —Aome…nos amamos, podemos hacerles entender que simplemente fue algo que pasó…

    — ¿Y le harás entender a tu hijo lo mismo? ¿No crees que él desearía tener una familia como tú la tuviste? ¿Y qué hay de Kikyo?

    Discutimos, y terminé saliendo de ahí furiosa, y dolida por dentro, sé que mi actitud no era entendible, pero con esta noticia comprendía que debía seguir con mis planes sin importar más…me fui caminando a la empresa, cuando pasé por un parque vi el auto de Inuyasha detenerse y salió corriendo hasta alcanzarme, me abrazó sin importar que yo intentara alejarlo de mí…

    Le golpeé débilmente el pecho con mis puños, y él siguió abrazándome con fuerza, pronto empecé a calmarme, y me sorprendí llorando en su pecho, lo miré a los ojos y acercó sus labios a los míos…nos besamos primero lentamente, hasta que el beso se volvió uno más apasionado…Poco después por falta de aire nos separamos…

    —Te amo Aome…—me dijo Inuyasha.

    —También te amo Inuyasha—le dije—Pero aquí se acaba esta historia, tu mujer y tu hijo merecen mi respeto, si tú no se los tienes lo siento por ti…pero no pienso destruir la familia de ese inocente.

    —Perdóname…—me abrazó.

    Perdóname tú a mí por haberte destruido tu mundo, me dije cuando lo abracé…

    (Narrado por Sesshomaru)
    Al fin estaba pisando de nuevo la ciudad, mi viaje de negocios había terminado tal y como lo había planeado. Me dirigí a un apartamento que yo tenía, no quería que supieran de mi llegada. Jaken se había quedado a disfrutar un poco su estadía en Estados Unidos, a fin de alcanzarme una vez que se cumplieran los quince días y faltaban todavía siete días.
    Después de todo citar a los empresarios de ciudades y países aledaños a una junta grupal no fue tan mala idea, pensé. Sí así fue cómo aceleré el proceso de mi viaje, tanto a ellos como a mí nos convenía renovar los contratos cuanto antes.

    Miré mi reloj, eran las ocho de la noche, iría a buscar a la única persona que quería que supiera de mi llegada…
    --
    N.A: Y esta es la conti jaja -.- sinceramente no tengo muchos animos de decir mas pero gracias a todas por comentar y dar me gusta ^^ gracias no saben lo feliz q me hacen n.n y bueno pronto pongo conti xauu
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  16.  
    ivana

    ivana Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    14 Julio 2011
    Mensajes:
    105
    Pluma de
    Escritora
    WTF!!!!!
    YA LLEGO!!!!!! oh my god!!!!
    lo sabia!.... kikio esta embarazada, ahy tan lindo inu sera papa ^^. BOBO es lo que es! como se le ocurre hacer semajante peticion? esta loco o que? kagome asi es que es, firme en lo decidio tienes que despejar la mente fuera de esos bellos hermanos. y a todo esto, ¿que habra hecho kouga? ¿tan grave es? ¿te metiste a mafioso involuntario? ¡el colmo!

    bueno espero el proximo capitulo, saludos
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    443
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Indebidamente enamorada [Inu&Kago; Sessho&Kago; Kouga&Kago]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    2962
    Ok, ok mil disculpas, la inspiracion no me llega u.u, pero aki contijejeje y sobre mis otris fics esperenme un poco mas sip?? GRACIAS!

    Cap.22 Indebidamente enamorada.
    (Narrado por Sesshomaru)
    Supuse que Aome estaría ya en casa de sus padres, y no me equivoqué, llamé a Jaken y le pedí que se hiciera pasar por un empleado de mi empresa para decirle a Aome que mi padre quería que lo viera en la empresa en unos minutos.

    Después mi amigo me llamó y me dijo que ya estaba listo, la notó sorprendida pues nunca le pedíamos que fuera a la empresa tan tarde. Acerqué mi auto más a su casa y la vi salir con su padre, de suerte ese día decidí vestirme como un chofer, y llevaba lentes oscuros.

    —Srta. Higurashi—dije usando un tono de voz más suave que la mía. Ambos me vieron con algo de desconfianza—El amo Inutaisho me pidió que la llevara a la empresa.

    — ¿Quién es usted?—me dijo su padre con desconfianza.

    —Soy Hakudoshi, chofer de los Sres. Taisho, me han pedido llevarla ya que Myoga tuvo que llevar a la Sra. Taisho A una reunión.

    —Oh bueno, si le recuerdo Hakudoshi—dijo Aome—Bueno papá, nos vemos más tarde—se despidió y se subió al asiento trasero del auto.

    Su padre suspiró…y se despidió—Cuídate hija.

    Seguí conduciendo mientras la veía preocupada, pronto vi que hizo un gesto de confusión.

    —Disculpe está no es la dirección de la empresa, ¡ya nos pasamos!—me dijo aterrada. No le contesté y eso la hizo enojar— ¡Detente! Está no es la dirección—me gritó, sin duda estaba enojada pues me había tuteado y regularmente eso sólo lo hacía cuando se enojaba o a menos que tuviera confianza con alguien, pero realmente estaba enojada, sonreí con malicia.

    —Nunca dije que te llevaría a la empresa—dije usando mi voz normal, me quité las gafas…

    — ¡Sesshomaru!—sonrió al verme, y sentí que me rodeó el cuello con sus brazos, recargando su cabeza en el asiento. Detuve el auto en un parque. Salí y le abrí la puerta. Al salir me abrazó fuertemente, y me tomé el atrevimiento de besarla…

    Me correspondió el beso, que primero empezó de forma lenta pero al poco rato se había vuelto apasionado, mis manos comenzaron a rodear su espalda pegándola más hacia mí… mientras metía mi lengua en su boca como aquella primer vez en que la besé…El aire nos faltaba, pero pudimos soportar un poco más hasta que al fin nos separamos.

    — ¿Querrás irte a lavar la boca después de esto?—bromeé recordando lo que me dijo aquella vez. Me abrazó de nuevo.

    —No, ésta vez no—me sonrió coquetamente.

    —Bien Srta. No son horas para que esté fuera de casa—le dije.

    —No se le olvide que usted me sacó Sr. Taisho—me siguió el juego.

    —Bien entonces permítame llevarla a su destino—dije y nos dirigimos al auto, le abrí la puerta y la cerré cuando entró.

    —Debo suponer que eso de que tu padre me esperaba ¿Lo planeaste para verme no es así?—me preguntó.

    —Me alegra que ya me estés conociendo—sonreí.

    — ¿A dónde vamos?

    —Ya lo verás, además necesito que hablemos largo y tendido, espero que le des una buena excusa a tu padre para que te de permiso de faltar una semana completa a tu casa—al decirle esto la vi con los ojos muy abiertos.

    — ¿Qué?

    —Yo arreglaré el que faltes una semana al trabajo y escuela, así que despreocúpate—dije mientras estacionaba el auto, pues ya habíamos llegado a mi departamento.

    (Narrado por Aome)
    Me sorprendía lo que me pedía, una semana fuera de mi casa, ¿Qué inventaría? ¿Por qué me lo pide? Era lo único que pensaba.

    —Sólo quiero pasar unos días contigo—me dijo cuando noté que habíamos llegado a un edificio residencial—Eres la única que sabe que ya llegué de mi viaje.

    —Bien, yo también quiero pasar tiempo contigo, pero igual quiero que hablemos, si al hablar decides seguir con el plan yo me inventaré un viaje de negocios para estar a tu lado, si decides lo contrario y alejarme de tu vida, igual lo aceptaré—le dije con miedo y él me miró serio.

    —Tal vez cambie algunas ideas, pero no cambiaré el hecho de quererte a mi lado por una semana—me dijo con seguridad, se bajó y me abrió la puerta del auto, después me tomó del brazo y nos dirigimos a su apartamento. Subimos al tercer piso, y en el número 307-B se detuvo y abrió la puerta, me hizo pasar primero, prendió las luces.

    Vi de inmediato una sala con dos sillones medianos de piel color negro, elegantes, y un comedor moderno pero bonito, de cuatro sillas, después él mismo me mostró la cocina, tenía cocina integral, refrigerador, el lavaplatos, y había una puerta donde estaba la lavadora todo era muy elegante pero con un toque hogareño, a pesar de ser muebles modernos, no tan ostentosos como los de época victoriana, luego me mostró las recámaras, eran cuatro, tres tenían baño integrado, y eran las que estaban en el segundo piso, igual había un baño completo arriba, y la habitación de abajo estaba junto a otro baño completo también. De las cuatro recamaras sólo una que era la más grande al tener un baño con jacuzzi, era la que estaba amueblada. Las demás estaban vacías.

    — ¿A esto le llamas departamento?—dije quedamente, sorprendida—Mi casa sí sería considerado departamento, comparado con esto, esto es una casa no departamento.

    —Una casa para nosotros es como la que tienen mis padres—me dijo. Me lo imaginé, no dije más y me llevó a la sala— ¿Gustas un café o té?

    —Café, por favor.

    Ya al tener nuestros cafés listos. Nos sentamos cada quien en los extremos de un sillón quedando ni tan cerca ni muy lejos.

    —Ahora sí, escucho atentamente lo que quieras decirme pequeña—dijo mientras se acomodaba en el sillón.

    —Bien no sé por dónde empezar—dije tragando un poco de saliva—Por favor prométeme que me dejarás terminar, y que no te pondrás como loco cuando termine—lo miré fijamente.

    —Lo prometo, no perderé la calma—me sonrió.

    Inhalé profundamente y exhalé, realmente estaba nerviosa—Todo empieza desde el momento en que te conocí…—comencé—Realmente cuando te conocí te consideraba un patán—se rió por lo que dije más no dijo nada—Por algo siempre me peleaba contigo, pero también ese día conocí a tu hermano y me pareció un chico lindo, me gustó—me detuve para ver su reacción, pero vi que seguía tranquilo—El caso es que en la pasarela de modas de tu madre supe que estaba comprometido, y pues Inuyasha no pasaba de gustarme, y tú estabas muy atento conmigo, no era mi intención enamorarme debido a la desilusión que había pasado, pero imaginé que contigo podría olvidar y tratar de darme una nueva oportunidad, tú siempre has sabido que te quiero, y lamento que a pesar del tiempo mis sentimientos hallan crecido pero hacia tu hermano…

    (Narrado por Sesshomaru)
    Escuchaba atentamente cada una de sus palabras sin inmutarme, ya desde antes me había preparado para esto, imaginé que escondería algo peor, pero al parecer lo único relevante fue cuando me contó que ambos habían acordado intentar algo en la primer semana que me fui, sentí rabia contra ambos, pero más con mi hermano al saber que él le insistía, claro ella también se admitía como culpable potencial. Internamente me reí de saber que a lo más que llegaron fue a besos, y sentí pena por ellos cuando me contó lo que había pasado en la mañana. Así que el baka de mi hermano olvidó usar protección y ahora se tendrá que casar a la de a fuerza.

    Me sentí orgulloso al saber que Aome no aceptó el que Inuyasha abandonara a su hijo, agradecí a Dios internamente por las palabras que mi suegro le dijo a Aome, porque seguramente de no ser por eso, si habría sido capaz de irse con mi hermano sin importar nada; La historia de sus tíos Akago y Gael ya me la había contado, sé que resultaba vergonzoso para ella que le hicieran ver que estaba siguiendo el mismo camino.

    —Entonces, Sesshomaru sabiendo todo esto, ¿Qué piensas, qué sientes?—me preguntó al finalizar—Sé que te he traicionado, y en verdad lo lamento yo no hubiera querido…

    —Pero lo hiciste Aome—le dije con tranquilidad y bajó la mirada, tomé su barbilla y la obligué a verme—Además…me habría molestado más si me hubieras salido con que pasaste la noche con él, o que tú eras la embarazada—le dije— ¿Realmente no sé de que te preocupas? Ustedes dos son un par de indecisos que sólo llegaron a los besitos y ya…—Sonó muy cruel, lo sé pero así era para mí…

    —Aún así fue traición, y con tu sangre.

    —Escucha, no soy nadie para juzgarte, yo ya lo sabía desde un principio, pero llámalo obsesión si quieres, sabiendo todo eso pensé que con el tiempo me corresponderías, y acepté el riesgo de que no fuera así—seguí con mi semblante tranquilo—La pregunta aquí es ¿Tú que has decidido? ¿Qué quieres que hagamos?

    —Renuncié a tu hermano Sesshomaru—me dijo seriamente—Y no tanto por que sepa lo de su hijo en camino, simplemente siempre supe que estaba indebidamente enamorada de una persona prohibida…así que por ese lado, ya hemos quedado en que esto se acabó, no lo buscaré más…y él tampoco lo hará—noté dolor en sus ojos al decir eso, pero también convicción.

    — ¿Realmente es lo que deseas?—pregunté.

    —Así es…

    —Bien—dije tomando un poco de aire—Me alegra saber de tu boca esto, aunque ya lo haya intuido antes y descuida sí, estoy molesto pero en parte me alivia el saber que has reconocido el error, ahora mi pregunta es ¿Qué quieres que pase con nosotros?—la miré fijamente, intentó decirme algo pero no lo hizo—Independientemente de tu respuesta, espero convencerte para que pases toda una semana a mi lado—le dije.

    — Esa pregunta yo te la haría a ti—me dijo con seriedad.

    —Yo te amo, me duele el que casi me hayas cuerneado y con mi hermano, pero me alegra ver que no pasó a más—le dije—Pero ahora que admites no sentir amor por mí, más que un cariño que en verdad agradezco, sólo puedo proponerte dos cosas—me miró expectante—Una que te quedes una semana a mi lado, y dos que me permitas al menos ser el primer hombre en tu vida…

    Me miró extrañada, sabía que no aceptaría, era cierto que nuestra relación siempre fue discreta ante los demás, pero tuvimos nuestros momentos fogosos, en los que siempre tanto ella y yo nos limitábamos a llegar a más de caricias y besos intensos, por ese lado me sentía orgulloso, el idiota de mi hermano nunca intentó hacerla sentir más, y pudo haberlo hecho al grado de que ella se entregara a él por amor como se debía, aún así internamente estaba feliz de que fuera tan idiota.
    Y aunque ella no aceptara de momento poco a poco la convencería…

    —Ok olvida la segunda, pero si quiero la primera—le dije al verla sin decirme nada, la conocía no sabía qué decirme, estaba nerviosa y asombrada— ¿Entonces pasarías una semana entera a mi lado?

    Asintió con algo de torpeza, me pasé al otro sillón y me senté junto a ella y la abracé, fui besando con delicadeza su frente y mejillas, sin morbo simplemente era una caricia y ya.

    — ¿Y después?—me dijo un tanto fuera de lugar.

    — ¿Y después qué?—pregunté, sabía qué punto quería tocar, pero quería escucharlo de su boca.

    —Que si acepto la segunda propuesta ¿Qué pasará?—me miró con algo de miedo y ansiosa de una respuesta quizá un poco cursi pero en éste punto dependía todo de ella.

    —La segunda propuesta es para mí casi el hecho de marcarte como mi mujer—me miró interrogante—No, no lo tomes por el lado machista, te amo y quiero todo de ti, pero igual acepto
    y entiendo que querrás dar ese paso con la persona adecuada y que ames, no te usaré como juguete sexual eso ni lo pienses—le dije—Siempre que me busques aquí estaré, siempre disponible para ti, y lo que quieras que se haga serán órdenes para mí, aún si sólo aceptas pasar conmigo una semana nada más siempre te amaré.

    Me miró sin saber qué decir o mostrar. La abracé.

    —No pensaremos en esto ahora, has aceptado pasar la semana conmigo y eso me alegra—le besé la frente—Es un poco tarde y sugiero que vayamos a dormir, sólo dormir—enfaticé esto último—Eso sí márcale a tu padre, y de paso avísale lo del viaje, todo estará pagado y de ropa que no se preocupe, es más ya estás en el aeropuerto—sonreí.

    Asintió y me pidió permiso de hacer la llamada, asentí después de todo está también sería su casa, si ella quiere lo sería pensaba. Mientras llamaba a su familia, me dirigí a la habitación y saqué un pijama femenino de color verde claro, sabía que no le gustaba el rosa y que cualquier color era preferible a ese, al menos la blusa del pijama era blanca con sus bordes en verde, era un pijama linda y sexy…

    Aproveché para ponerme también la mía de color azul marino, la vi entrar a la habitación y le pasé su pijama.

    — ¿Compraste ropa para mí?—Incrédula.

    —Obvio, sino ¿Por qué te diría que no te preocuparas por la vestimenta? —sonreí.

    —Ehem…iré a cambiarme al…—la interrumpí.

    —Hazlo aquí—me miró con los ojos muy abiertos—Descuida no muerdo—sonreí con malicia, me encantaba su lado inocente, pero también era encantador ver su lado perverso.

    —Pero…

    La miré fijamente y comenzó a desvestirse, echando una que otra maldición ya que por el nerviosismo le costaba desvestirse y vestirse como lo haría normalmente, sin que yo la viera.

    —Pervertido—me reprochó al estar ya a mi lado en la cama.

    —Lo acepto, además acostúmbrate, en estos siete días tanto tú como yo actuaremos tal cual somos sin pena—la abracé e hice que se recargara en mi pecho.

    Vi que palideció al escuchar que tendría que vestirse y desvestirse delante de mí en esa semana, y seguro por su cabeza pasaron más cosas, pegó más su rostro a mi pecho, sonreí ligeramente, realmente el pasar esa semana sería más que satisfactorio.

    —Tú no te desvestiste y vestiste delante de mí—me miró con reproche.

    —Ah eso, ahorita lo arreglamos—me quise parar de la cama pero me abrazó con fuerza, la miré interrogante.

    —Mejor mañana…—la vi sonrojarse totalmente. Y me acomodé de nuevo a como estaba antes—Buenas noches—dijo quedándose dormida.

    —Buenas noches pequeña—le besé la sien, mientras la miraba dormir plácidamente, hasta que poco a poco me fue venciendo el sueño.
    --
    Fue todo, ya se mucho OOCC jeje, pero digamos q hay gente con la k somos de un modo y gente con la k sólo somos lo q aparentamos jejeje. Y bueno hasta pronto, espero mis focos se vayan encendiendo pronto T_T
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  18.  
    Misaky-chan

    Misaky-chan Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Junio 2011
    Mensajes:
    171
    Pluma de
    Escritora
    Genial espero que subas la continuacion pronto que esta muy interesante que emocion como sessho trata a kagome y la acepto aun sabiendo que lo havia traicionado con inu pero en fin esta muy interesante pero te digo algo aqui entre nos me huviera gustado que kagome quedara con inuyasha pero en fin!! si haci es tu historia hasta la proxima besos y cuidate gali-chan!!​

    PD: onegai avisame cuando subas la continuacion.1​

    By: Misaky-chan​
     
  19.  
    ivana

    ivana Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    14 Julio 2011
    Mensajes:
    105
    Pluma de
    Escritora
    noooo!!!!!! ¡esta buenisimo!
    yo me desvisto cuando tu quieras y si no quieres no me vistooooo, ¡dios santo! ese hombre tan varonil, tan sexyyy ¿¡desnudo!? dioxx... caramba si me tengo que desvestir y vestir frente de el y el no lo hace hasta yo me quejo, ¿que te pasa? ese sex symbol me lo como con la mirada con crema batida con lo que sea *¬*

    bueno espero el proximo capitulo, saludos
     
  20.  
    Aglicht

    Aglicht Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    10 Octubre 2008
    Mensajes:
    443
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Indebidamente enamorada [Inu&Kago; Sessho&Kago; Kouga&Kago]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    3386
    Ok perdon la demora la verdad es que he tenido mas problemas de lo esperado pero bueno, aki la conti ehm este cap y el otro tienen lime asi k se lo corte aunke el de este es muy leve ok..., si kieren ver lo faltante lo pondre en el blog. Bueno basta de charlas xP conti.

    Cap.23 Comienzan los siete días.
    Baño.

    (Narrado por Inuyasha)
    Justo en la madrugada recibí una llamada de parte de mi hermano, vi mi reloj, apenas las cuatro de la mañana, contesté adormilado.

    —Sesshomaru ¿Pasa algo? Son las cuatro de la mañana en México hermano—le reclamé.

    —Lo siento Inuyasha—me dijo con su habitual tono frío—Aquí en Oriente se pierde la cuenta, en fin sólo llamo para decirte que desde ayer le dije a Aome que tomara sus vacaciones.

    — ¿Cómo? ¿Pasó algo?—pregunté.

    —Sí, de hecho tiene que ir a ver a un familiar lejano por una celebración, y desde ayer se fue.

    —No me dijo nada.

    —Olvidé mencionarlo, pero bueno ya estás avisado—cortante.

    —Bien, ¡Hey! Ya que me has desvelado ¿Cómo has estado?—traté de sacar conversación.

    —Tengo algo de prisa sólo llamaba para avisarte eso—me sorprendí, ¿Estaría molesto? Deshice la idea pues recordé lo presionado que se está en ese viajecito—Ya en unos minutos tendré la junta con Fa Shan, pero estoy bien y por cierto creo que llegaré después de tu misa de boda, eso si aún sigues en el plan de casarte.

    Me incomodé cuando recordé ese asunto—Descuida hermano, nos veremos en la fiesta.

    —Así que has decidido casarte en definitiva—afirmó.

    —Sí, al final de cuentas me di cuenta que Kikyo es la mujer de mi vida, y no puedo darme el lujo de perderla por un capricho—le dije recordando la última plática que tuvimos.

    —Espero que en verdad quieras eso hermano—me dijo—Bien, ya es hora de irme, disculpa la molestia y nos vemos cuídate, salúdame a los demás—se despidió.

    —Definitivamente no eres un capricho Aome…—susurré guardando mi celular. Pero era cierto, tenía que hacerme a la idea de quitármela de la mente, y hacerme cargo de lo que ahora sucedía, me habría gustado hablar con ella, pero recordé lo de su viaje ¿Por qué no me dijiste nada Aome?

    (Narrado por Aome)
    Me desperté sintiéndome algo extraña, ya que recordaba tener un sueño muy raro, en el que escuchaba a Sesshomaru hablar con Inuyasha, donde Sesshomaru le anunciaba que me ausentaría una semana, y después hablaban sobre si se casaría, la ultima frase que se me quedó fue en que Inuyasha dijo que Kikyo era la mujer de su vida, y no se podía atrever a perderla por un capricho. Hice a un lado mi sueño, y vi a mí alrededor, recordando que estaba en casa de Sesshomaru, después sentí que unas manos me rodeaban de la cintura, y al poco rato me atraían más hacia su cuerpo, volteé a verlo.

    Seguía con los ojos cerrados, se veía muy bien así durmiendo plácidamente, me volteé hacia él y lo abracé, después puse mi mano izquierda en su cabeza, y con mis dedos jugué un poco con su cabello rubio, casi blanco…estuve así por unos instantes, hasta que bajé mi mirada a su rostro y lo vi con sus ojos color ámbar mirándome fijamente, me nació besarle en ese momento y así lo hice. Él sonrió correspondiéndome el beso.

    —No cabe duda que éste es un perfecto amanecer—me dijo, al separarnos— ¿Descansaste bien?

    Asentí, y me sonrojé de momento, era la primera vez que había dormido con un hombre, y dormir en el buen sentido de la palabra…me puse a pensar en que así se sentiría el estar casado, al menos un recién casado sí…

    —Hablé en la madrugada con Inuyasha para avisarle sobre que te ausentarías en la semana—me dijo—Me reclamó por desvelarle pero le hice creer que estaba en China, así que somos libres una semana—me sonrió.

    Sonreí de momento, pero a la vez recordé mi supuesto sueño, y me sentí triste, ¿Y si en verdad escuché la conversación? Ya que recordaba haberlo escuchado lejanamente.

    —Espero no haberte despertado, ya que Inuyasha habla demasiado alto aún semidormido—me dijo.

    —Ah no, yo caigo como roca—le sonreí.

    —Me di cuenta.

    —Bien, entonces tenemos una semana libre—le dije— ¿Qué planeas que hagamos?—pregunté—Antes que me digas que yo ponga los planes, te recuerdo que ha sido tu idea y ya que fue tu idea, dejaré que me guíes—le sonreí.

    —Espero no te arrepientas de decir eso, ¿Estás segura que quieres que yo te guíe?—preguntó mostrándome una sonrisa traviesa.

    —Claro—dije muy segura—Ya te dije fue tu idea, y planeo darte gusto.

    —No te gustara que te guíe—me sonrió con malicia y lo miré confundida—Bien, el plan es quedarnos toda la semana en cama—sonrió.

    — ¿Qué?—protesté— ¡Ni que estuviera enferma!

    —Lo sé, además dijiste que me complacerías en lo que planeara ¿no?

    Lo fulminé con la mirada, de saber que sólo pasaría toda una semana en cama, mejor me hospitalizo, aunque pensándolo bien y en su compañía…me deshice de las ideas que llegaban a mi mente.

    —Arregla tu ropa, nos bañaremos y saldremos—ordenó.

    — ¿Nos?—pregunté con miedo al imaginar el tener que bañarme frente a él.

    —Sí, nos bañaremos y juntos—sonrió, y yo me enrojecí más—Te dije que estos días actuaríamos sin pena, así que anda y alista tu ropa.

    —Creo que mejor me baño más tarde—dije.

    —Cariño no me hagas llevarte en brazos hasta el baño—amenazó—Por cierto, no es para nada una mala idea, al contrario—sonrió de forma seductora. Y cuando menos lo sentí ya se había decidido a llevarme cargando hacia la regadera.

    — ¡No! ¿Qué haces? ¡Bájame!!—grité cuando me cargó como si fuera un costal, le golpeé la espalda y pataleé. Pero claro su fuerza fue superior a la mía…

    (Narrado por Sesshomaru)
    Me miraba con enojo y apenada a la vez, con enojo al hacer que se bañara conmigo y apenada por ser la primer vez que se encontraba pasando por éstas situaciones con un hombre, y me alegraba que yo fuera el primero. Sonreía satisfactoriamente recordando lo que había pasado ahí dentro, mientras la miraba arreglándose para salir, y yo abrochándome una camisa.

    Flash back.
    — ¡No! ¿Qué haces? ¡Bájame!!—Me gritó cuando decididamente la cargué para llevarla al baño— ¡Mi ropa, no la he escogido!—parecía que se había resignado.

    —No la necesitaras adentro—dije arrogantemente, mientras abría la puerta del baño, al fin había dejado de patalear, y golpearme la espalda, sonreí divertido.

    La bajé y rápidamente aseguré la puerta y me puse en la puerta evitando que escapara.

    —Desvístete—ordené y me miró con terror—Es sólo un baño nada más—al decirle eso, decidí quitarme la camisa del pijama y su mirada de miedo pasó a sorpresa al verme con el pecho descubierto, se sonrojó—Anda, que sino se nos hará tarde y no saldremos de aquí…

    Tomó algo de aire y apretó sus puños para darse valor, y empezó a desvestirse, al igual que anoche la noté nerviosa, se desvestía con rapidez y bufando molesta ya que por sus nervios batallaba más para desvestirse, sonreí ligeramente observando de nuevo su cuerpo, conteniéndome de momento para no mirarla con lujuria y terminar tomándola en ese momento. No exageraré diciendo que tenía cuerpo de modelo escultural, pero realmente era hermosa, su cuerpo tenía complexión normal, ni muy delgada ni muy obesa, y en cuanto a sus atributos a mi parecer estaban bien, no exagerado y no escaso, al ver que la miraba se sonrojó y se metió de inmediatamente a la tina del baño, obviamente acción de que no la viera más, sonreí y me acerqué para abrir las llaves de agua.

    — ¿Así o más fría o caliente?—pregunté.

    —Así está bien—dijo con rapidez.

    Decidí meterme con ella a la tina y cuando me quité lo que quedaba de ropa, vi que se volteó, mirando hacia la pared.

    —Espero que trates de acostumbrarte querida, al menos en lo que restan de estos siete días—dije cuando ya me había metido en la tina, quedando de frente con ella.

    Sonreí triunfante al ver su cara, totalmente roja, y qué decir cuando comenzamos a bañarnos, sus manos temblaban al tratar de enjabonarse la cabeza y después el cuerpo, me reí internamente. Le quité la esponja de las manos y terminé de bañarla, sé que estaba nerviosa, pero a los pocos minutos me sorprendió enjabonándome la cabeza, y pidiéndome que me volteara para tallarme la espalda, sin duda se acostumbraría más pronto de lo que pensaba, sonreí.
    Fin del flash back.
    Y sí, ahora que se vestía no la vi tan nerviosa como antes, por un lado me gustaba verla nerviosa, pero igual me gustaba que se acostumbrara.

    Vi que había terminado de arreglarse, había elegido un pantalón de mezclilla color verde azul, unos tenis blancos y una camisa de vestir blanca de tres cuartos de manga, dejando el primer botón sin abrochar, con el cabello suelto bien alisado, no le gustaba maquillarse, así que lo único que hizo fue encremarse bien, perfumarse y ponerse brillo en los labios. Se veía muy bien, así que después felicitaría a Jaken por la experta en modas que me consiguió para comprar la ropa.

    Por mi parte había optado por un pantalón de mezclilla negro, zapatos negros, y una camisa de vestir color vino, manga corta.

    —Vámonos—le dije al ver que ya estaba lista. Mientras yo ya había acabado de tender la cama.

    (Narrado por Inuyasha)
    Me encontraba esperando a Kikyo en mi oficina, la llevaría a comer, también debíamos platicar. La vi llegar puntualmente como siempre, y decidí llevarla un poco más lejos de la empresa, paramos en un restaurant de comida italiana, pues era lo que se le antojaba en ese momento.

    Después de haber pedido espagueti a la boloñesa y yo una lasaña. Me miró fijamente, y sonrió.

    — ¿No crees que sea malo hacer que el cachorro se vuelva adicto a la comida italiana?—pregunté recordando que igual ayer en casa tuvo antojo de espagueti, y era lo que más le daba por comer…

    —Inu no le llames cachorro, no es un animal—rió suavemente—Y bueno déjame decir que a mi no me gusta mucho el espagueti y lo sabes pero es lo que tu hijo pide—sonrió.

    Cierto, a pesar de que era algo típico de Italia y que venía de allá, a ella no le gustaba mucho el espagueti, pero tenía razón era lo que mi hijo pedía más. Mi hijo, vaya, si había planeado con ella tener hijos, y recordaba que se enojaba por que yo decía tener cachorros, crías, y ella me corregía diciendo que no eran animales. Pero me gustaba más llamarlos así…

    —Eso y aparte que le fascina el pastel de chocolate—dije recordando los antojos de esos días. Sonrió, se veía muy bien, en definitiva el embarazo le sentaba muy bien. Pronto traté de tomar las palabras adecuadas y me atreví a preguntar—Kikyo ¿Qué has decidido en estos días? ¿Quieres que nos casemos?

    Me miró con tranquilidad— ¿Qué has decidido tú?—me contestó con una pregunta.

    —Me haré cargo del bebé, eso no lo dudes—le dije seriamente—Pero también quiero estar presente en su desarrollo.

    —Cancelemos la boda—me dijo de inmediato y la miré confundido—Debemos tomar un tiempo Inu…

    —Pero…—me interrumpió.

    —Escucha nada en el mundo deseo más que nuestro hijo tenga una familia como se debe, con papá y mamá—me dijo—Pero también he pensado que no quiero para él una actuación, donde papá y mamá sólo se sobrelleven porque él está de por medio.

    —Nos llevamos bien, y no es actuado—le dije.

    —Me refiero a que quiero un ambiente sano para mi hijo, que tenga una familia unida y no sólo por él, sino porque en verdad sus padres se aman—me miraba fijamente y yo entendía ¿Por qué le decía? Ella vivió en un ambiente de apariencias y no lo quería para el bebé y yo tampoco—Así es Inu, no me importa criarlo sola siempre y cuando me asegure que mi bebé crecerá lleno de amor, prefiero eso a hacerle vivir lo que yo ya viví y lo sabes…

    —Yo tampoco quiero eso para él—le dije. Recordé el amor que le tuve años atrás, si ese bebé hubiese llegado hace quizá un par de años antes, no dudaría en ofrecerle esa familia llena de amor que ambos querían para él, ahora no quería comprometerse de más, no quería afectarla.

    —Respecto a lo de la boda, hay que hablar ya con tus padres—me dijo—Se ha hecho el gasto con los arreglos lo sé, pero creo que entenderán que buscamos lo mejor para el bebé—me sonrió.

    Desvié mi vista al ver una pequeña familia de tres, en una mesa que estaba al fondo, una pareja de jóvenes de unos veinte o un poco más, disfrutando el ver comer espagueti a su bebé de un año, sonreí al ver a la pequeñita tratando de comer por su propia cuenta. Me imaginé de momento a mí mismo con mi hijo así, volví la vista a Kikyo al oír que lejanamente me llamaba.

    —Inuyasha ¿Qué opinas?—me preguntó, y no supe ni ¿Por qué lo decía? En mi mente seguía la escena viéndome a mí con mi hijo, miré a Kikyo y lo decidí…

    —Nos casamos el fin de semana que viene—le dije y me miró asombrada.

    — ¿No escuchaste nada de lo que dije?—preguntó.

    —Lo escuché, pero ¿sabes? Si tú y yo nos amamos intensamente en el pasado, y no me refiero sólo a que fuimos novios, besos y cosas así, sino que hicimos planes, crecimos como pareja—decía—Podemos volver a serlo, podemos volver a recuperar el amor que tuvimos, bueno puedo volver a amarte, sé que tú me amas—me corregí.

    —No quiero forzarte a nada.

    —Dame la oportunidad ¿sí? Quiero darle esa familia llena de amor, tal y como lo fue la mía, y te juro no haré que ni tú ni él pasen por lo que viviste. Casémonos sigamos con el plan—sonreí, tal vez me había vuelto loco, pero no podía negarle a mi hijo algo tan vital como lo era el amor de una familia completa como yo la tuve.

    Al final de cuentas, aunque amaba a Aome, era un imposible y ahora lo que importaba era mi hijo, él no tenía la culpa de mis estupideces, miré a Kikyo fijamente y asintió.

    —Está bien, vamos a intentarlo—sonrió mientras unas cuantas lagrimas resbalaban de sus ojos, eran de alegría supuse y la abracé, sería un duro camino pero estaba seguro de lograrlo. Lo haría por mi hijo.
    (Narrado por Sesshomaru)
    Llegamos a casa algo tarde, todo el día lo pasamos en la calle, veníamos de un antro, ya que habíamos quedado en hacer cosas que alguno o ninguno de los dos hubiera hecho antes, y el antro era algo que Aome nunca había pisado en su vida, así que decidimos ir a uno. Nos la habíamos pasado bien, pero no había contado con que también era novata en alcohol…

    —Con cuidado—dije mientras le ayudaba a caminar.

    A tropiezos y mareos, subimos hasta la habitación, ella venía diciendo cosas y riéndose, definitivamente se había emborrachado. La dirigí al baño, me reclamó cuando empecé a desvestirla, pero la ignoré y llené el jacuzzi con agua fría, la cargué y la metí.

    —Es para que se te baje la borrachera—le dije cuando se quejó de lo frío del agua.

    — ¡Está heladísima!—siguió quejándose. Mientras tiritaba de frío, la enjaboné y enjuagué, al terminar la dejé un rato en la tina, con el cabello enjabonado nada más.

    —Iré por un café, no tardo—Salí y me dirigí a la cocina, calenté el agua y a los pocos minutos ya iba subiendo con un café bien cargado, entré y la vi enjuagándose el cabello—Toma—le di la taza.

    — ¿Qué es?—dijo al agarrar la taza y sorber un poco.

    —Café—Le dije al ver que hacía gestos por haberse quemado la lengua—Está caliente…

    —Si no me lo dices no lo noto—me reclamó, me dio la taza— ¿No me acompañas?—me sorprendió su pregunta.

    — ¿Qué?

    —Vamos me toca bañarte—dijo de forma coqueta. Supuse que serían los efectos del alcohol

    —Bueno si no quieres no—se molestó.

    La miré extrañado, suspiré con pesadez y me desvestí para hacerle compañía, en fin sólo sería otro baño. La vi aplaudir contenta al verme junto a ella, y con torpeza intentó enjabonarme la cabeza, así que le fui ayudando. Una vez ya enjabonado, trató de enjuagarme, por un lado me gustaba verla así menos cohibida, lastima que fuera por el alcohol, pensé.

    link: http://blogs.cemzoo.com/laura-al/blog/u94882/156429-lime-de-indebidamente-enamorada-cap-23-18.html

    Bueno puse desde donde inicio la narracioon de sessh para q no fuera tan corto xD en fin ahi el k kiera verlo ^^U
     
    • Me gusta Me gusta x 2

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso