Drabble Impuro [Hamilton]

Tema en 'Personas Reales' iniciado por Arleet, 8 Septiembre 2018.

  1.  
    Arleet

    Arleet Fanático

    Aries
    Miembro desde:
    9 Julio 2010
    Mensajes:
    1,113
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Impuro [Hamilton]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    357


    Impuro



    Sabía que los deseos que cruzaban por su mente no eran aceptados, tenía grabado en su cuerpo las palabras con las que el mundo describía a todos los que tenían los mismos pensamientos y repetía internamente todos los gritos que escaparon de los labios de su padre cuando a la corta edad de diez años aquellas ideas encontraron el camino hacia su boca.

    Sabía que no era lo correcto, no era ni el lugar ni el tiempo. No era el momento, rodeado de cientos de hombres en medio de una guerra; ni tampoco era la lucha más importante, primero iba todo el batallón de soldados esclavos que tenía a su cuidado.

    Pero eso no le impidió observar más de lo estrictamente necesario a uno de sus amigos, compañeros, hermanos ante todo. No le negó ese roce de manos, el choque de miradas o los secretos revelados entre sonrisas mutuas. Aquellos pensamientos impuros no le frenaron a la hora de desear un cuerpo musculoso contra el suyo, labios resecos que parecían no querer callarse nunca o manos lastimadas por el trabajo recorriendo su cuerpo por la noche.

    Nada les frenaba por la noche, cuando las tiendas se cerraban y las velas se apagaban. El miedo corría por sus venas al desabotonar la camisa de Alexander y rozar su piel con sus manos, al quitar la cinta de su cabello y besar sus mejillas mientras jugaba con sus hebras. La ansiedad bailaba en su pecho al juntar sus caderas, al acariciar lo prohibido y callar cualquier ruido con un beso que parecía no terminar.

    Tenía presente que en algún momento todo eso acabaría, que los jadeos camuflados en el viento y aquellos moretones escondidos bajo sus pantalones no serían para siempre. Las mordidas bajo su chaqueta y los arañazos en su espalda eran temporales, eran secretas y un tesoro mutuo entre los dos.

    Era impuro, asqueroso y totalmente repudiable, pero como anhelaba que la oscuridad tomara el campo y las voces callaran. Que el mundo cerrara sus ojos para ellos poder abrir sus corazones.



    Mis bebés merecían vivir mil años juntos </3
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso