I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Alesia, 17 Julio 2009.

Cargando...
  1.  
    itzia

    itzia Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    2 Junio 2009
    Mensajes:
    16
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    k como k k, espera creo k acabo de escupir el corazon!!!!!!!!!!!
    no manches, como k embarazada, pero no de Sesshoumaru verdad, verdad?????
    pobre Kagome....

    me encanto este capitulo sin duda es el mas emocionante, de verdad me encanto
    escribes maravillosamente heeeeee bueno me voy, mm creo k al hospital
    por otro corazon jejeje (como si fuera tan facil)
    bye me encatado suerte y felicidades!!!!!!!
     
  2.  
    anllely

    anllely Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    16 Junio 2009
    Mensajes:
    67
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    debio ser muy doloroso para kagome enterarse que el amor de su vida sera papá es algo horrible.
    odio a kagura por ser una......... espero que se hijo que espera no se de sesshomaru o que lo pierda. por otro lado creo que naraku y kagura han hecho un plan para separarlos.
     
  3.  
    Devil kiss

    Devil kiss Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    31 Julio 2009
    Mensajes:
    65
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Horale te quedo fasinante la conti aunque un poco triste ya que para Kagome dibio ser demaciado duro haberle dicho adios a Sesshoumaru despues de saber que seria padre. Y me alegro por Sango despues de muchas dudas, te quedo facinante este capitulo me encanto, estare al pendiente de la conti, ya que encio por saber lo que vendra jeje nos lemos luego bye.
     
  4.  
    xkagomex

    xkagomex Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Agosto 2009
    Mensajes:
    86
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Ohh! Miroku que lindo xD pobre de sango estaba tan asustada pensó que la iba a dejar
    pero bueno fue tan hermoso lo que le dijo:...!quieres casarte conmigo?:rosa:.. hermoso ufff
    mmmm esa Kagura es una bruja , de verdad que ese bebe es de Sesshomaru , mmm no se
    no me lo creo algo está tramando.Estubo genial el capitulo , increible ^^.Nos vemos!!!
    Cuidate!!!


    Att.: xKagomex
     
  5.  
    Neila chan

    Neila chan Iniciado

    Leo
    Miembro desde:
    29 Octubre 2008
    Mensajes:
    41
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    WOOOOOOOOOWW !!
    Este fic si que me atrajo... esta padrisimo. Me hiciste llorar >o< haha.. esta muuy lindo y romantico, mucha drama pero uff! De lo mejor. UUYY >_< esta maldita de Kagura (aunque esta guapa xD) con ganas de haberle arrancado esa carita "linda" que tiene. Pobre Kagome, como debe de estar sufriendo. HA!! Ya casi me moria cuando Miroku le pidio matrimonio a Sango, de veras pense que hiba a cortar con ella xD... muuuy buena eh. Porfavor siguelo me encanta ^_^ sere tu nueva admiradora. Asi que ANIMOOOOSS
    C
    O
    N
    T
    I
    !!!!
    xD
     
  6.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2239
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola! Siento demasiado la tardanza pero he estado con demasiados trabajos y lecturas. En fin, espero que les guste la conti. Voy a tratar de poner otra pronto. Ale.

    Magia

    Amanecía y los rayos de un tímido sol de primavera comenzaban a filtrarse entre las cortinas de mi habitación. El despertador había estado sonando por más de media hora y, sin embargo lo había ignorado. Tendida en mi cama como estaba no podía hacer más que mirar al techo mientras pensaba en tantas cosas que habían ocurrido en las últimas dos semanas.
    La casa estaba vacía pues Miroku había viajado con Sango a la casa de sus padres para darles la gran noticia. Ahora me encontraba de vacaciones y no podían haber llegado en el peor de los momentos. Lo menos que quería era estar sola y sin nada que hacer porque comenzaba a pensar en todo.
    Luego de aquél día, Inuyasha había tratado de preguntarme lo que me había ocurrido en el restaurante y si no hubiera sido por Kykio él hubiera insistido hasta obtener la respuesta. Miroku no dijo nada al respecto porque sabía que era mejor no recordar lo doloroso y Sango… ¡bueno! A ella sí le conté la mayoría de lo ocurrido. Le dije lo de mi encuentro con Sesshomaru y nuestra “despedida” pero algo me impidió mencionar a Kagura y el hecho de que ella pronto sería madre.
    Me levanté a apagar el despertador de mala gana. Eran las 9 de la mañana y no tenía ningún plan para el día. Los resultados del examen nos los harían llegar dentro de una semana más. Suspiré al ver el desorden de mi habitación, en las últimas semanas no había tenido el más mínimo interés por ordenar o limpiar nada.

    -Será mejor que empiece – dije suspirando nuevamente.

    Y así comenzó mi mañana. Cuando finalmente terminé 2 horas después me sentí bastante satisfecha con los resultados.

    -Bien, - dije mientras observaba la habitación limpia y ordenada

    Tomé unos jeans y el primer suéter que encontré en un cajón y me fui a dar un baño. Entré en la bañera llena de agua caliente y trate de olvidarme de todo. Cerré mis ojos y comencé a cantar suavemente una antigua canción que no podía sacar de mi mente desde hacía semanas. De repente escuché el sonido lejano del timbre que tocaba la puerta pero no le hice caso. Me sumergí en el agua caliente para dejar de escuchar aquél sonido que interrumpía el flujo de mis pensamientos pero este se hacía cada vez más insistente. Salí de la bañera maldiciendo a quien fuera que estaba interrumpiendo mi momento de paz. Estaba tan enojada que simplemente me envolví con una toalla y salí hacia la puerta. Al llegar a ella la abrí sin pensar en nada más que decirle a esa persona que se fuera porque pensaba que era uno de esos vendedores que siempre iban por la casa pero me llevé una sorpresa.

    -¿Kagome?

    Ahí frente a mi estaba Naraku mirándome sin saber qué hacer y rojo de la vergüenza.

    -Eh…Naraku… - dije tratando de ocultar la mayor parte posible de mi cuerpo con la toalla – eh, ¿qué haces aquí?
    -Pues, - dijo él mirando al suelo – te he estado llamando desde hace 2 semanas y no respondes. Estaba preocupado.

    Era verdad, no sólo mis amigos se habían preocupado por mí sino que él me había llamado cada día pero yo lo había ignorado.

    -Creo que… mejor hablamos en otro momento…
    -Eh… no, pasa. Yo… en 5 minutos estaré lista – dije sintiendo que mi rostro me ardía de la vergüenza.
    -Está bien. – dijo mientras entraba y me seguía manteniendo una distancia notoria entre nosotros.

    Lo dejé en la sala y volví a la bañera para terminar mi baño. Luego de 5 minutos estuve lista y me dirigí a la sala. Él se encontraba ahí observando las fotos que tenía sobre un pequeño estante. Se sobresaltó un poco cuando sintió que lo estaba observando desde el otro lado de la habitación.

    -Lo siento – dije sentándome en un sillón al frente de donde él estaba.
    -¿Por sorprenderme o por la bienvenida que me diste? – dijo mirándome con una sonrisa.
    -¡Oh! Pues, por ambas supongo… - dije sonriendo también.
    -Enserio Kagome, si así es como te propones espantar a los vendedores a domicilio no creo que lo logres…
    -Naraku…
    -Bien, cambiemos de tema antes de que te pongas más roja de lo que ya estas. – dijo el sonriendo ampliamente.

    Nos miramos por unos minutos sin decir nada hasta que finalmente él habló.

    -¿Me dirás por qué no has querido hablar conmigo estas 2 semanas?

    En realidad no podía pensar en ninguna razón en especial por la cual yo no hubiera querido hablar con él, simplemente yo había perdido el interés por hablar con los demás. De hecho, Sango casi pospone su viaje con mi causa.

    -No hay ninguna razón en especial – dije mirándolo con seriedad.

    El me observaba detenidamente, luego dio un largo suspiro.

    -Kagome, no te entiendo pero en tus ojos veo que es verdad lo que me dices.

    Lo miré fijamente sin decir una palabra. Observé cada detalle de su hermoso rostro, me gustaba la manera en que su cabello, que lo tenía largo, caía sobre sus hombros. Sin pensarlo una sonrisa apareció en mi rostro.

    -Naraku.
    -¿Kagome?
    -Qué te parece si te invito el café que te debía.
    -Um… es una oferta tentadora. Pero, me temo que tengo que negarme.

    Un extraño sentimiento apareció dentro de mí. ¿Era tristeza? No lo sabía pero tampoco quería averiguarlo. Después de todo pasaría mi tarde en casa y sola.

    -Kagome…
    -¿Sí?
    -Estaba pensando en que un café a esta hora no es lo apropiado. ¿Qué te parece si te invito a almorzar y paseamos un rato. Por la tarde tomaremos el café.

    No sabía por qué pero estaba sonriendo como tonta. Me puse de pie y le dije que me esperara un momento para arreglarme un poco. A pesar de que él dijo que no era necesario yo insistí. Una vez que estuve lista salí. Nuestras miradas se cruzaron y yo me sentí aún más tonta.

    -¡Vaya! Aunque dije que no necesitabas el maquillaje debo aceptar que te queda genial.
    -Gracias… - dije más avergonzada que nunca
    -Bueno, entonces vamos.

    Entramos en su auto y nos dirigimos al centro de la ciudad, o eso es lo que yo pensaba. Pasamos entre callecitas antiguas llenas de jardines y de árboles, realmente estaba disfrutando el paisaje. Me había dado cuenta que ese no era el camino para ir a la ciudad pero ya no tenía miedo como aquella vez en la que fuimos al mar. Abrí un poco la ventana para poder sentir la brisa primaveral que parecía vivir eternamente entre aquellas casitas.

    -¿Te gusta?

    Me volví a mirar a Naraku. Los rayos de sol le daban justo en el rostro y todo él parecía ser de otro mundo.

    -Si, – dije sintiendo un extraño hormigueo dentro de mi – no conocía esta parte de la ciudad.
    -Mi padre y yo solíamos venir aquí siempre cuando era pequeño. Cada vez que regreso a este lugar siento que el mundo se ha quedado estático. Que vuelvo a recuperar un poco del pasado y que puedo sentir a mi padre conmigo.
    -Naraku…
    -No me malentiendas. Me encanta estar aquí. Siento mucho si te pareció mucha melancolía.
    -Gracias por traerme aquí.
    -No tienes porqué agradecerme. Quería compartir esto contigo.

    Yo no sabía que responderle así preferí callar y seguir observando. Finalmente estacionó el auto y bajamos.

    -Almorzaremos en casa de una conocida mía. Ella trabajaba antes en casa de mi padre.
    -¿Por qué ya no trabaja para ti?
    -Pues, desde que mi padre murió todo ha cambiado. Me fui al extranjero a estudiar y ya no había razón para tener en casa tantos empleados.
    -Entiendo. La casa de tu padre seguro fue inmensa.
    -En realidad lo sigue siendo. Fue parte de mi herencia y la verdad es que no pienso venderla.
    -Pero, no vas para allá con mucha frecuencia ¿verdad?
    -No voy desde hace un par de años. Pero, estaba pensando… bueno, luego te lo diré. Ya llegamos

    No me había dado cuenta de que ya estábamos al frente de una rustica casita. Naraku tocó la puerta y se escucharon unos pasos del otro lado. Luego, abrieron la puerta.

    -¡Joven Naraku! ¡Sabía que vendría!
    -Hola Kaede. Veo que sigues teniendo la misma alegría de siempre.
    -Creo que de eso me sobra joven.

    Yo la observaba detenidamente. Era una señora entrada en años pero de una fortaleza increíble. Tenía una sonrisa cálida en el rostro y una mirada que daba confianza. Esos ojos se posaron en mí luego de que terminó de saludar a Naraku.

    -Kaede. Ella es Kagome.
    -¡Oh! ¡Joven Naraku que linda es su novia!

    ¡Novia! Apenas escuché esa palabra m puse roja.

    -Em… es una vieja amiga. – Dijo el sonriendo y luciendo un poco avergonzado también.
    -Oh… lo siento joven.
    -Es un placer conocerla señora Kaede. – dije sonriéndole.
    -Bueno. ¡Pasen! En un momento serviré el almuerzo.

    Debo admitir que esa tarde fue una de las mejores que he tenido en mi vida. Reí a más no poder de las historias que la señora Kaede contó acerca de la niñez de Naraku. Disfruté cada instante que pasé en aquella acogedora casa y de la compañía de ambos.
    Alrededor de las 5 de la tarde nos despedimos. Caminaba lentamente a su lado sin hablar, de pronto el tomo mi mano. Lo miré desconcertada.

    -Tengo que mostrarte algo, creo que te gustará.
    -Está bien. – dije mirándolo directamente a los ojos como el hacía.
    -Aún podemos llegar, tenemos menos de 1 hora.

    Hice un ademán de ir al auto pero él me jaló para la dirección contraria. Íbamos a caminar. Caminamos sin hablar tomados de la mano. No me incomodaba en absoluto, es más creo que lo disfrutaba. El cielo se iba tornando rojizo y las calles parecían de fantasía. Seguimos caminando hasta llegar a un pequeño parque. Él sonrió al llegar, al parecer era el lugar. Caminamos un poco más y lo que vi me impresionó.

    -¡Esto es increíble!

    Realmente estaba extasiada. Era lo más lindo y fuera de lo común que nunca antes hubiera visto. El parque estaba situado en una parte alta de la ciudad por lo tanto desde ahí se podía ver claramente el mar, el sol ocultándose poco a poco y el cielo con su colores cambiantes.

    -Este es otro de mis lugares favoritos siempre que vengo a Japón.
    -Es tan lindo.
    -Sabía que te gustaría.

    Nos quedamos apreciando el horizonte hasta que el cielo se oscureció y comenzó la noche.

    -Ha sido un día diferente Naraku. Gracias.
    -Ya te dije que no tienes que agradecerme nada. Para mí también ha sido diferente, la he pasado muy bien a tu lado Kagome.
    -Ojalá y todos los días fueran así… - dije más para mí que para él, pero él lo escuchó.
    -A mí también me gustaría.

    Lo miré de reojo, el me miraba fijamente con esa mirada que hacía que cada parte de mi se sintiera bien.

    -Eso me lleva a preguntarte algo que te iba a decir por la tarde.
    -¿Así? – dije mirándolo.
    -Si. Pensaba que como estás de vacaciones podrías venir conmigo a la casa de mi padre…bueno, mi casa. Claro, si quieres. Sólo serán unos días.

    Ni siquiera tuve que pensar en la respuesta.

    -¡Claro que quiero!
    -Entonces, creo que serán las mejores vacaciones de mi vida. – dijo el sonriendo.

    Me sonroje un poco pero también sonreí.

    -Bueno, creo que debemos regresar. Tengo que adelantar algunos papeles de la compañía para estar libre.

    Caminamos lentamente calle abajo hasta que llegamos al auto. El me soltó la mano, que habíamos tenido juntas desde la tarde, y entramos al auto. El camino de regreso se me hizo muy corto y luego de acordar el día de nuestra partida nos despedimos en la puerta de mi casa. Cuando sentí el auto arrancar un extraño vacio me invadió por dentro.

    -No puede ser que realmente me este pasando esto. – dije tristemente acurrucándome en uno de los sillones.

    Era difícil aceptar este nuevo y aterrador sentimiento que se estaba formando dentro de mí sin embargo, tenía que continuar. Esa noche me quede dormida ahí pensando en callecitas antiguas, magia y hormigueos. Pero sobretodo pensé en Naraku.
     
  7.  
    ShInDeRu got

    ShInDeRu got Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Enero 2009
    Mensajes:
    102
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    lindo me encanto esta conti, me gusta la forma en que narras la historia ¡¡FELICIDADES!!. Bueno solo me pregunto una cosa ¿como se le ocurre a Kagome sali media desnuda? AHHHH!!! pero bueno almenos fue una gran bienvenida para Naraku :P, ¿sera posible que Kagome este empezando a sentir algo por el? mmm ok me aguanto al proximo capitulo jejejeje, uy Kaede solo hace que estos dos se incomodaran, y pues bueno se me izo algo tierno por parte de el que la llebara a ese lugar, espero con ancias el proximo conti quiero saber que es lo que pasara jejeje ¡¡SUERTE!! te mando mil besos bie.
     
  8.  
    itzia

    itzia Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    2 Junio 2009
    Mensajes:
    16
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    hay no, no me digas que ahora se va a enamorar de Naracu, deseguro es malo, como siempre, nooooooo, no lo permitas jejeje
    y mi hermoso Sesshoumaru donde anda?
    me encanto tu fic deverdad, siguelo sale, adios
    suerte y felicidades!!!!!!!!
     
  9.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    44
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola a todas!
    Les escribo para decirles que voy a poner continuación en estos días. No he podido hacrlo por exámenes y bueno...
    Ya tengo la mitad del capi escrito.

    Lo siento.

    Alejandra.
     
  10.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    waaaaaaaaaaw!!!!!!!!!!!
    mira que en verdad estas haciendo que caiga completamente
    a los pies de Naraku jajajaja ((no debo caer por mi lindo Shessh))
    te juro que jamas me habia enamorado un 20% de naraku siempre el malo
    pero no se a un no puedo amarlo como a mi sesshi... jajaja
    yo quiero un novio asiiiiiiiiiii que me lleve a un lugar lleno de magia
    hay pero que suerte tiene esa Kagome deveras jajaj :D
     
  11.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    3000
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Aquí les dejo la conti. Espero tener la próxima pronto y no hacerlas esperar tanto. Cuídense.
    Ale.

    Sinceridad

    Regresar a la normalidad es difícil pero no se puede escapar de ella. Me encontraba pensando en esto luego de bajar del avión, sola.
    Me dirigí a recoger mi equipaje, que no era mucho, recordando los acontecimientos que hicieron que mi lindo fin de semana largo se volviera uno de los peores de todos. Esperé un poco hasta que divisé mi pequeña maleta negra aparecer. La tome y di media vuelta para salir del aeropuerto. No había avisado a nadie acerca de mi regreso, como tampoco les había dicho nada acerca de mi “huida”. Sonreí al pensar en ese término para catalogar mi extraño y apresurado viaje a la antigua casa de Naraku.
    Seguí caminando entre la multitud de personas que entraban y salían. Cuando logré estar lejos del tumulto sentí unos tímidos rayos de sol sobre mi piel. No me había dado cuenta de cuanto frío sentía hasta que el sol fue calentándome. Al salir del aeropuerto no tomé un taxi, sino que seguí caminando con mi maleta en la mano. No era muy pesada así que no representaba ninguna dificultad caminar con ella. Pronto, me fui alejando de la bulla y caminé entre calles desiertas en donde me pude sentir libre de un extraño sentimiento de incomodidad que tenía desde la noche pasada. No le quería hacer caso, es más lo estaba ignorando desde el mismo momento en que apareció dentro de mí.
    Llegué a una parte comercial no muy lejos de una estación de tren. Decidí tomar algo antes de irme a casa. Decidí ir por algo para refrescarme, entré en una cafetería y pedí una bebida fría, me senté cerca a la ventana y mientras tomaba la bebida comencé a recordar los acontecimientos.

    Me había levantado la mañana de nuestro último día en casa de los padres de Naraku con un sentimiento raro. No le hice caso y decidí disfrutar del día al máximo.
    Estos últimos días había estado observando de cerca las actitudes de Naraku. Él siempre me pareció misterioso y creo que eso es lo que me tenía sintiendo todas estas confusas cosas dentro de mí por él. Él me había mostrado cada parte de su casa, los retratos de su familia y hasta sus álbumes de fotos.

    - ¡Esa foto está lindísima! – dije al ver una fotos de él cuando tenía alrededor de 8 años junto a una hermosa niña.
    - Si, es bonita. – dijo en tono cortante.

    Me sorprendió esa manera en que me respondió. Habíamos estado ahí cerca de una hora revisando fotos y todo parecía estar bien. Sin embargo, desde que quise ver ese álbum él me daba respuestas cortas. Era como si no quisiera ver ese en especial. Volví a mirar la imagen, algo se me hacía familiar con respecto a esa niña pero no podía recordar en dónde había visto ese rostro con anterioridad.

    - Creo que han sido demasiadas fotografías. – dijo el guardando los álbumes en un cajón cercano.

    Yo no sabía que decirle o hacer, el pareció notarlo porque al finalizar lo que estaba haciendo volteó a mirarme y me sonrió aunque su mirada aún tenía ese matiz melancólico de hacía algunos instantes. Y así fue como comenzó el día de una extraña manera…

    Suspiré mientras esos recuerdos invadían mi mente. ¡Qué ciega al no ver que esa niña era…! Ya no valía la pena recordar, sin embargo seguían viniendo a mi mente momentos específicos que me entristecían. De repente, me sentí observada. Miré a mi alrededor pero las pocas personas que estaban ahí dentro se encontraban teniendo amenas conversaciones, sonriendo. Estaban felices. Debo admitir que sentí algo de envidia ya que hacía mucho tiempo que en realidad no sentía verdadera felicidad. Terminé mi bebida, pagué la cuenta y me retiré con el deseo de estar en casa ya. De repente, me sentía muy cansada. Ahora que lo pensaba no había dormido durante toda la noche, simplemente recordar lo que había pasado hacía que mantuviera los ojos abiertos para no tener pesadillas.

    Sin darme cuenta ya había caminado una cuadra entera y la estación estaba a dos cuadras de distancia. Fue en ese momento cuando volví a sentir la sensación de que alguien me estaba mirando. Me detuve, di media vuelta y casi se me sale el corazón del pecho. Era Sesshomaru.

    Lo miré y pensé que era una alucinación producto de mi falta de sueño. Respiré hondo tratando de recobrar el control de mis sentidos. Cerré mis ojos porque al abrirlos pensaba que no lo iba a encontrar. Comencé a recordar que durante ese último día con Naraku también habíamos hablado de Sesshomaru…

    Estábamos dando un paseo entre los jardines que se encontraban un poco más lejos de la casa. Íbamos riendo y contando anécdotas de nuestra niñez, de cuando no teníamos que preocuparnos demasiado por la vida.

    - Esta tarde me hace acordar a… - callé, tal vez no debía de mencionar esos sucesos.
    - ¿A qué, Kagome? – Dijo Naraku mirándome con curiosidad.
    - Al cumpleaños de Sesshomaru…
    - ¿Cuál de todos?
    - Cuando cumplió la mayoría de edad… era una tarde hermosa como esta. El sol se ocultaba y el salón de baile lucía tan bonito mientras los rayos de sol rojizos lo iluminaban…
    - Si, recuerdo esa tarde. También recuerdo que no querías bajar en un principio. Yo no entendía porque…
    - No quería verlo. Pero, quería verla a ella…

    El me miró de una manera extraña, luego fijó su mirada al horizonte y habló...

    - Si, sè a lo que te refieres. Tal vez no debí obligar a Sesshomaru a aceptar esa apuesta… pero yo también necesitaba saber…

    Yo no entendía nada de lo que estaba diciendo. La apuesta había sido propiciada por èl para que en el primer baile que tuviera con ella la besara. Eso había destrozado mi corazón pero, ¿qué tenía que ver él con todo eso?

    - No pensé que te fuera a afectar tanto esa tonta broma. – dijo él mirándome de una manera indescriptible – Sin pensarlo, yo también salí dañado, ¿sabes?

    Yo no sabía que decirle. ¿Esto se trataba acerca de lo que yo sentía? ¿Entonces, Naraku…? ¡No! Eso no podía ser. ¿Y yo no lo había notado?

    - Creo que ya es hora de regresar a casa. Pronto oscurecerá y nos están esperando para tomar el té.
    - Está bien. – dije sonriéndole tímidamente.

    Juntos caminamos de la mano de regreso a la casa.


    Era extraño, pero aún podía sentir ese cosquilleo que me produjo pensar que Naraku sintió algo por mí cuando era una adolescente. Al finalizar ese pequeño recuerdo abrí los ojos segura de que él ya no estaría ahí pero, al contrario, se encontraba muy quieto observándome fijamente con sus profundos ojos ámbar. Sin pensarlo di un paso para atrás. No sabía porqué de pronto sentía miedo. Él no hizo ningún movimiento sin embargo su mirada inexpresiva poco a poco fue cambiando a una ya conocida por mí, una llena de sentimientos. Comenzó dando pasos lentos para ver cuál era mi reacción. Yo no me moví, así que siguió avanzando hasta quedarse frente a mí. Los dos nos mirábamos a los ojos tratando de decirnos miles de cosas y de repente sentís sus brazos rodeándome. Lo abracé como si nunca lo hubiera tocado antes y pude sentir que él hacía lo mismo. Sin embargo, ese abrazo me hizo recordar aquél otro que había recibido departe de una persona muy diferente a él y que me había decepcionado profundamente.

    Luego de tomar el té nos quedamos un rato más en la sala conversando de sus viajes y de cosas que ya olvidé. Sin embargo, aunque él ponía mucho empeño en sonreír y mostrarse alegre no podía quitar de su mirada la melancolía que llevaba por dentro. Nos quedamos en silencio sintiendo el ruido de los arboles, de las flores, de la naturaleza que circundaba la casa. Era un sonido que daba paz.
    De pronto, el se paró del sillón en donde había permanecido sumergido en sus pensamientos. Me miró profundamente por unos minutos y luego me pidió que lo siguiera. Aún extrañada por su actitud lo seguí sin decir palabra alguna. Caminamos por largos corredores, subimos varias escaleras hasta que llegamos a un lugar que quedaba al otro lado de la casa.

    - Entra. – dijo haciéndose a un lado para que yo pasara primero.

    Entrè lentamente y lo que me encontré fue una habitación bastante sobria. Tenía lo necesario, una cama, un escritorio, una biblioteca que, como pude reconocer, tenía varios libros que yo ya había leído, y lo que más me impresiono que es que tenía una enorme ventana que daba a un gran balcón. Es decir, tenía una gran vista al exterior. Me dediqué a admirar esos detalles por largo tiempo cuando el sonido de un “click” me sacó de mi ensueño. Al parecer había cerrado la puerta con cerrojo. Sentí que me tensionaba y me puse en guardia. El no se inmutó. Se dirigió lentamente al ventanal y fijó su vita en la lejanía. No sabía porqué me había traído a este lugar pero tampoco quería averiguarlo.

    - Este lugar solía ser mi favorito cuando era niño. – dijo aún sin mirarme – Tanto me gustaba que lo convertí en mi habitación y me pasaba horas de horas mirando a la nada y pensando… ¿Tú tienes un lugar así Kagome?

    Algo no cuadraba en todo esto, no parecía que me fuera a hacer nada. Baje la guardia y le respondí.

    - Solía tener un lugar en la casa del señor Inutaisho. Un jardín de rosas alejado de la casa. Era mi favorito.

    El sonrió, pude ver su reflejo en el espejo.

    - Si, ese era tu lugar favorito. Siempre te refugiabas ahí cuando ella llegaba a la casa.

    Yo no decía nada. Era verdad, yo siempre me ocultaba ahí para evitar toparme con Kagura y pensé que nadie lo sabía.

    - Pero, ese lugar ya no fue tu lugar favorito los últimos años que viviste ahí.

    - No, no lo fue. – Dije con una amargura que ni yo misma pude evitar sentir.

    - Lo recuerdo bien. Yo me estaba quedando con ustedes por esa semana y ella llegó con su padre. Su padre iba a hablar con Inutaisho y ella había aprovechado la oportunidad… Se había puesto un delicado vestido color rosa que el viento ondeaba como si estuviera feliz con su visita…


    Cada palabra de Naraku me parecía más dolorosa que la anterior. Yo no quería recordar esos momentos. Este fin de semana no era para eso… Él prosiguió…

    - Noté que te asomabas por la puerta de la sala para verla y luego desapareciste. Yo sabía hacia donde te dirigías y te envidié por tener un lugar cercano y tuyo para que pudieras refugiarte. Yo necesitaba uno en ese momento. Sesshomaru entró en la sala y saludó a Kagura con un rápido beso que ella correspondió. Se miraron y luego salieron tomados de las manos hacia los jardines.

    Yo escuchaba atentamente la historia. Al haber huido de la casa hacia mi refugio ignoraba los detalles de la visita y, no sabía por qué razón, ahora quería saberlos.

    - No quise seguirlos. – dijo con un tono extraño mientras apoyaba una mano en el vidrio de la ventana- pero algo en mi me decía que tenía que hacerlo asì que me dirigí a mi habitación para poder verlo todo por la ventana. Vi que se acercaban a tu refugio, vi que tú estabas llorando encogida entre las flores y pude sentir lo que estabas sintiendo.

    Mi corazón se encogió de repente. En efecto, ese día había ido a llorar porque había aceptado que en realidad amaba a Sesshomaru y que nunca sería para mí.

    - Observé como Kagura se burlaba de ti y como tú los mirabas a ambos con desconcierto. Ellos estaban ahí invadiendo aquel lugar en el que encontrabas paz y consuelo. Y cuando te alejaste corriendo de ahí ella lo beso, sin razón alguna. Sólo para sentirse mejor de lo que estaba, para coronar su victoria.

    Si, lo recordaba claramente. Había volteado y lo había visto. Y la odie, desde ese momento.


    - Y, sin embargo yo la amé desde ese momento. – dijo él con una voz llena de melancolía.

    Ambos nos quedamos sin decir nada. Yo no entendía. ¿Había dicho que la amaba?

    - Kagome, he amado a Kagura desde mucho antes que Sesshomaru supiera de su existencia. He esperado todos estos años… he añorado estar lejos… ha sido difícil vivir sintiendo que amaba a una mujer que era capaz de tanto…

    - Naraku…

    - Y, cuando pensaba que ya no había oportunidad ella vino a mí. Y yo le prometí… pero ahora que estoy aquí… no puedo hacerlo.

    - No entiendo Naraku. ¿Qué fue lo que le prometiste?

    - Ella quiere vengarse de ti Kagome.

    - Lo sé… pero...

    De repente todo estaba claro. La aparición repentina de Naraku en mi vida. Estos meses… las invitaciones, los besos…

    - Naraku…! No serías capaz!
    - Lo siento Kagome. He tratado de herirte de mil formas. Ninguna he podido concretarla porque cada vez que te quería hacer daño te miraba a los ojos y veía tanta bondad, tanta pureza en ti que…
    - Naraku, ¡Cómo pudiste! ¿Acaso planeabas hacerme algo aquí? ¿Esa siempre fue tu intención no? De seguro Kagura planeo todo. Ella planeo cada invitación, cada movimiento tuyo. ¡Fuiste su marioneta!
    - ¡No! No fue así.
    - ¡No te creo!
    - En un principio, trate de seguir el plan de Kagura. Pero, con el tiempo fue cambiando. Ella quería que te hiciera daño rápidamente. Ella quería verte desesperada, dolorida, vencida. Trate, soy culpable por eso, pero no pude.
    Se fue acercando lentamente y se paro justo frente a mí.

    - ¿Qué haces?
    - Kagome. Sólo quiero que sepas que te he tratado de proteger de Kagura siendo una marioneta como tú dices. No quiero que ella te dañe más. Me di cuenta que amaba a alguien que no merecía amor y cada día tu estuviste en mi mente y me diste esperanzas para poder cambiar.
    - ¿Qué? No, esto debe ser otro de tus engaños…
    - Kagome, me he enamorado de ti. Estas últimas semanas he pensado mucho en ti. He maldecido no poder verte, he odiado haber querido dañarte. Quizá ya no quieras volver a verme y me lo merezco…
    - Naraku… yo, debo irme. No puedo estar aquí un minuto más dije dando media vuelta.

    El me abrazó antes de que yo pudiera irme y me dijo en un susurro…

    - El beso que te di aquél día. El paseo de aquella tarde. Nuestra visita al mar… eso no fue un engaño Kagome.

    No lo miré al salir de la habitación. No lloré, no dije nada. Lo único que supe después es que estaba en un avión de regreso, sola y con mil cosas rondando por mi mente.


    Y ahora estaba aquí, ahora, en los brazos de Sesshomaru. Sentía que había traicionado su amor por un tonto sentimiento generado por la mentira. Sentía que había sido manipulada. Y lo peor, sentía que aunque había sido de esa manera, aún tenía sentimientos por el manipulador.
     
  12.  
    Shaka_Virgo

    Shaka_Virgo Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    19 Septiembre 2004
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Realmente ya me sospechaba que todo era un farsa
    pero no puedo creer que de esa farsa nasca el amor mutuo.
    ¿Y ahora que va a pasar con mi Sesshy?
    Aunque acepto que Naraku no se da a odiar
    ya quiero saber que va a pasar ahora que Sesshy esta en frente de ella
    espero ansiosa el siguiente capitulo.
    Saludos
     
  13.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    hola!
    bueno este capitulo estubo melancolicos, valla quien se imaginaria que
    naraku terminaria enamorandose de kagome, que pasara con ella y el?
    en que situacion terminaria sesshomaru? y k pasa con kagura?
    lo unico que tengo claro es que me muero de ansias por leer el proximo
    capitulo.
    bessos
    sesshogriss
     
  14.  
    ISYLU

    ISYLU Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Octubre 2008
    Mensajes:
    151
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola!!
    Que bueno estuvo el capi,
    muy interesante, ya sospechaba que
    todo fue planeado por kagura, pero
    no me imagine que
    Naraku se terminara enamorando
    de kagome :)
    ahora tengo mas ganas de saber que va a pasar!!!
    Espero la conti!!
    besos!!
     
  15.  
    Inuyany

    Inuyany Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    30 Septiembre 2009
    Mensajes:
    40
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    HI!!!
    No puedo creer que Naraku se haya enamorado de Kagome... Que bueno que no lo pusiste como el tipico chico malo...Me gusta mucho eso...
    Me encanta que Sessho este enamorado de Kagome,n///n, pero su deber pudo mas, espero que pase algo que haga que los casados se separen...como un accidente (que mala que soy ¿no?) o que la lleven presa por algo que haya hecho en el pasado, entonces se divorcien y pueda estar con Kagomecita...
    Me fascino la historia...tanto que la lei de corrido en una tarde...
    Bueno me despido!!!
    Adios...
    Inuyany
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso