I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Alesia, 17 Julio 2009.

Cargando...
  1.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Kyaaaaaaaaaaaaaaaaa!
    Niña me muero de nuevo, no me imagino a naraku siendo bueno!!
    O sera una trampa?, esperemos que no. Pero me pregunto que paso con sesshomaru y kagura?
    Que pasara en la cita de kagome y naraku?, esto no me lo puedo perder, estoi que me como las uñas
    por los nervios. Este capitulo estubo rebueno. Asi que adelante caminante que esperaré con gusto tu continuacion.
    Bessos.
    Tu fiel lectora sesshogriss.
     
  2.  
    ISYLU

    ISYLU Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Octubre 2008
    Mensajes:
    151
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    uyyyy!!
    que bueno!! jeje me gusto la conti,
    parece que no soy la unica a la que
    le sorprendio la actitud de cierto personaje, bueno es que ¡¿naraku sale de bueno?! ja eso me cuesta creer ;), pero en fin jaja :)
    ¿que ira a pasar ahora??
    bueno... Espero el proximo capi!!
    Nos vemos!!!
    Bye
     
  3.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2235
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola chicas. Siento mucho no haber puesto nada en estos días pero he estado algo ocupada. Mis clases en la universidad ya están por comenzar...!ah! Un nuevo ciclo. En fin, aquí les va la conti. Gracias por la espera.

    Cita

    Por más que mi miraba en el espejo no podía creer lo que un poco de maquillaje y un vestido bien elegido podían hacer por mi. La mujer que tenía frente a mi era una extraña, una aparición…

    -Esa no soy yo… - dije tocando el espejo con mis dedos temblorosos.
    -Claro que eres tu – dijo Sango entrando en la habitación – lo único que te hacía falta era caer en mis manos.
    -Muchas gracias Sango.
    -De nada. Ya no debe tardar mucho… es casi la hora.

    Ella lo decía por ambos. Miroku iba a llegar media hora después que Naraku y yo me quedaría esa noche en casa de Kykio pues ella se había ido con Inuyasha a pasar el fin de semana. De repente el timbre sonó. Yo me exalté, ¡no podía creer que en realidad si estuviera nerviosa!

    -Iré a abrir – dijo Sango.

    Yo asentí. No podía pronunciar palabra alguna. Me dirigí hacia la ventana de mi habitación desde la cual se podía ver el exterior. Ahí estaba él, lo veía a lo lejos. Estaba vestido con ropa bastante informal. De repente me sentí mal por haberme vestido de esa manera.

    -Vaya, ¡que tonta! – Dije dirigiéndome a mi guardarropa para buscar algo diferente.
    -Kagome, ¿Qué haces? – Dijo Sango entrando de improviso a mi habitación.
    -Creo que esto fue una mala idea – dije señalando mi atuendo.
    -No, no lo fue. ¡Te ves genial!
    -Pero él…
    -¡Oh! Tú no lo has visto Kagome…
    -Pero, por la ventana…
    -No seas tonta. Toma esto, – dijo entregándome un abrigo- afuera esta haciendo mucho frío.

    Salí de la habitación aún no muy convencida de mi misma pero cuando lo vi me quede paralizada.

    -Hola Kagome – dijo el sonriéndome.

    El estaba parado junto a la ventana y la luna Iluminaba tenuemente su rostro. No pude evitar sonrojarme un poco.

    -Hola. – dije sonriéndole nerviosamente.

    El me miraba con interés. Recordé mi imagen en el espejo y eso hizo que me sonrojara mucho más. Para distraer mi atención de esos pensamientos me dedique a observarlo mejor. Ahora que lo tenía frente a mí me podía dar cuenta que a pesar de que su atuendo parecía ser bastante informal, no lo era. Ese era el estilo de Naraku, sofisticado pero cómodo. Después de todo no había hecho una mala elección para esa noche. Suspiré aliviada y poco a poco me fui calmando. Lo miré nuevamente y noté que el había estado observando como lo examinaba con la mirada. Ninguno de los dos hablaba y Sango comenzó a desesperarse un poco.

    -Em… chicos, no es por interrumpir pero Miroku estará aquí en menos de 15 minutos y…
    -Tienes razón Sango – dije, feliz de tener algo que decir – es mejor que nos marchemos.
    -Con gusto – dijo el mirándome fijamente – Señorita Sango
    -¡Oh! Sólo Sango – dijo ella extrañada por el comportamiento de Naraku.
    -Nos vemos mañana Sango

    El me abrió la puerta y salimos. Afuera hacia un frío que sólo hacía que me arrepintiera más de mi elección del vestuario. Él se apresuró a abrirme la puerta de su auto y luego el entró. Miré hacía mi casa mientras nos alejábamos. Sango estaba en la ventana muy quieta observándonos. El auto doblo por una calle y me dispuse a mirar por la ventana como siempre solía hacer.

    -Es una vieja costumbre tuya, ¿no?
    -¿Qué? – Dije volviendo a mi realidad.
    -Eso de mirar por la ventana. Mayormente lo haces para no tener que hablar.
    -Lo siento… - dije avergonzada.
    -No tienes porqué. Te conozco demasiado como para que algo así me moleste.

    Le sonreí y lo miré con curiosidad. Ahora lo tenía incluso más cerca y podía sentir la colonia que había usado. Sus ojos me observaban meticulosamente por el retrovisor.

    -Te ves diferente hoy.

    Yo no supe que decir. Me sonrojé al instante.

    -No debí dejar que Sango me ayudara… sabía que no debía hacerlo.
    -Um… No, yo pienso que luces hermosa. – dijo el mirándome seriamente.

    Lo miré sorprendida. Nunca pensé que Naraku me fuese a decir nada así.

    -No se por qué te sorprendes Kagome. Es algo que cualquier hombre notaría. Debo ser cuidadoso hoy. – dijo sonriendo.
    -Yo…
    -Kagome, no te sientas mal por lo que te he dicho. Pero debes acostumbrarte a los cumplidos. Después de todo alguien como tu es difícil de encontrar.

    Tenía que cambiar el sentido de la conversación. No me gustaba recibir tantos halagos a la vez.

    -Em… lindo atuendo.
    -¡Oh! Gracias. Pensé que sería el apropiado para hoy.
    -¿Hacia donde nos dirigimos?
    -Pues, vamos a cenar en un lugar que es uno de mis preferidos en Tokio. Ya veras, ¡te encantará!

    Yo le sonreí. Realmente creía en su juicio para elegir lugares insospechados. Recorrimos unas cuantas millas más y llegamos frente a un lujoso hotel. Yo estaba un poco confundida.

    -¿Qué hacemos aquí?
    -Pues, aquí cenaremos.
    -¿Qué? Debes estar bromeando.
    -Espera, no malinterpretes las cosas. El lugar al que vamos está en el último piso.

    Aunque no estaba muy segura confiaba en él así que dejé que me guiara. Entramos en el hotel y nos dirigimos al ascensor.

    -Nunca me dejas de sorprender Naraku. – dije mirando su reflejo en el espejo del ascensor.

    El me devolvió una sonrisa justo antes de que el ascensor marcara el último piso. Salimos a un lindo lugar, era amplio y con muchos detalles de flores, parecía una terraza.

    -Bienvenidos. Señor Naraku, señorita, Por aquí.

    Nos guiaron hasta una mesa al otro extremo del lugar. Yo aún estaba observando todo a mí alrededor.

    -Es precioso.
    -Si, lo es – dijo el mirándome.
    -Muchas gracias por traerme aquí.
    -No, gracias por haber aceptado mi invitación.

    El me tomo la mano. Yo temblé inconscientemente.

    -Aún no has visto la mejor parte. Hay una razón para que esté en el último piso.
    -¿Cuál es? – Dije mirándolo a los ojos.
    -Mira al techo. – Dijo el sonriendo.

    Miré y lo que encontré me encantó. No había techo, en su lugar estaban ventanas que dejaban entrar los rayos de luna y se podían vislumbrar estrellas.

    -Es una suerte que hoy hubiera luna llena – dijo el mirando hacia arriba también.
    -Es tan hermoso… - dije suspirando.
    -Si, lo es. Vengo aquí seguido. Me encanta.
    -Ya entiendo porqué.

    Un mozo se nos acercó y pidió nuestra orden. Cómo yo no estaba segura de que ordenar le pedí a Naraku que lo hiciera. Disfrutamos de una grandiosa cena. La pasamos bien, nos reímos de tantas cosas de las que conversamos. Ni siquiera sabía por qué había estado tan nerviosa e insegura al principio.

    -Me alegro que estés pasándola tan bien Kagome. Me gusta verte feliz.
    -Me parece raro… - dije mirándolo sonreír.
    -¿Qué te parece raro?
    -Verte sonreír tantas veces en una noche. No solías reír mucho cuando éramos niños.
    -Eran otros tiempos… - dijo poniendo una mirada melancólica.
    -Si, lo eran.
    -Será mejor marcharnos. – Dijo el llamando al mesero para que le trajera la cuenta.

    Y luego sucedieron tantas cosas al mismo tiempo que no supe como fue que el lindo traje de Naraku quedo estropeado por una botella de Champagne.

    -¡Lo siento tanto señor Naraku!– se disculpaba el mozo repetidas veces.
    Naraku respiraba hondo para controlarse. Se tomó s tiempo.

    -Naraku, ¿Estás bien?
    -Si… maldita Kagura…
    -¿Kagura? – dije automáticamente mirando a mi alrededor.
    -¿Qué? No…no es nada Kagome.
    -Señor Naraku no tendrá que pagar nada... – dijo el mozo entregándole algo para que se secara.
    -¿Por qué no hablamos un momento? – dijo él señalándole un lugar al mozo. Ambos se dirigieron hacia allá.

    Yo estaba nerviosa. ¿Qué querría hablar Naraku con el pobre chico? Luego de unos minutos salieron, Naraku parecía estar bastante relajado y el mozo no parecía estar en estado de shock.

    -Bueno, hora de irnos. – dijo él sonriendo – Lamento lo ocurrido.
    -No te preocupes Naraku. Los accidentes suceden.
    -Si, lo sé. Kagome, me temo que antes de llevarte a tu casa tendré que pasar por la mía para cambiarme. Esperaba que pudiéramos dar un paseo antes, pero creo que ya es un poco tarde.
    -Creo que puedo legar tarde hoy. – dije sonriéndole mientras bajábamos por el ascensor. Hoy no iré a casa.

    El me miró algo raro.

    -Quiero decir, me quedaré en casa de Kykio. ¡No pienses mal! – dije totalmente sonrojada.
    -Jajajaj. Eres tan inocente Kagome.

    Salimos y el auto ya estaba afuera. Subimos y nos dirigimos hacia el departamento de Naraku. Las calles por las que pasábamos se me hacían bastante conocidas…

    -Naraku…
    -¿Dime?
    -Por aquí vive Sesshomaru, ¿verdad?

    El me miró atentamente unos minutos antes de responder.

    -Así es. Pero yo vivo unas cuadras más adelante.

    Puse cara de no querer cruzarme con él…

    -No te preocupes. Está de luna de miel. No lo veremos.
    -Está bien.

    El auto se detuvo frente a un edificio bastante lujoso.

    -Te esperaré aquí.
    -Kagome. No dejaré que te quedes sola aquí. ¡Vamos! No demoraremos.

    ¿Cómo me podía negar a esa mirada? Acepte.

    -Está bien. Subamos.

    Mientras subíamos por el elevador un sentimiento raro invadió mi interior. ¿Y si esto no era lo correcto?
     
  4.  
    StarAcua

    StarAcua Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Abril 2008
    Mensajes:
    466
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Wuauuuu me encanto la descripcion del restaurante del hotel, ya me lo imaginaba y era HERMOSO jajajaja...me pregunto por que Naraku dijo maldita kagura??...eso es algo raro.

    Aunque no solo eso me extraña, naraku esta demaciado bueno y atento con Kagome, creo que es raro (no estoy acostumbrada) pero como Kagome yo creo que ya es demaciado perfecto para ser cierto. Que sucedera ahora con Naraku y Kagome?, pasara algo que Kagome no quiera?, por que tiene ese presentimiento?

    Bueno espero que lo continues pronto. Besosss y Animos!!!

    Atte:.StarAcua.
     
  5.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Demonios...!!!..>.<
    mira que leer como es Naraku con Kagome
    hace que sientas cosas por el pero no....yo soy fiel a Sesshomaru (creo que estoy callendo... :D )
    mira que todo fue extraño lo de la botella que haya caido encima de Naraku y el haya pronunciado el nombre de KAgura aqui ahi gato enerrado....pero Kagome en que esta pensado para subir ala habitacion de Naraku, me temo que esto tal vez complique las cosas para los protagonistas... :S
     
  6.  
    ISYLU

    ISYLU Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Octubre 2008
    Mensajes:
    151
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Mmmmm, que raro, aqui pasa algo, a ver rebobinemos;
    primero Naraku galante y caballeroso con Kagome
    segundo la cita, (que estuvo bonita jaja) y el accidente de la botella... Kagura...
    y tercero, ¡Oh! casualidad tienen que ir a la casa de él para que se cambie, pero resulta que la casa queda CERCA de donde vive sesshoumaru, que supuestamente esta de luna de miel... mmmm
    ¡Que bueno que se esta poniendo!!! ^.^
    Espero que no la hagas sufrir a kagome de nuevo (que no se vaya a encontrar con algo raro que la haga llorar ¿he?) y que Naraku no me decepcione ahora que lo empece a querer un poquito por el buen comportamiento...
    ¿es mucho pedir? jaja
    Mejor siguelo como quieras que te esta quedando genial!!!
    nos vemos !!!!
     
  7.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2026
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    !Hola! Primero que nada quería agradecerles por los comentarios y sobretodo por la paciencia. En segundo lugar, quería decirles que como desde el lunes comenzaran mis clases en la universidad tendré que poner los capítulos al menos 2 veces por semanas así que podría demorar algunos días con las continuaciones. Finalmente, aquí les dejo la continuación, se que es corta pero esta no ha sido una gran semana para mi, lo siento. Aquí va la conti.

    Primera llamada

    Apenas entramos al departamento me pude dar cuenta de que el particular estilo que tenía Naraku para vestirse también lo había plasmado en la decoración. Todo el lugar tenía un estilo contemporáneo con un toque casi imperceptible a simple vista de estilo clásico.

    -Kagome, espérame un momento. Iré a cambiarme.

    Yo asentí en silencio y me dirigí al balcón a observar la bella luna que iluminaba toda la ciudad. El departamento de Naraku se encontraba en el sexto piso del edificio así que abrí la puerta de vidrio que comunicaba al balcón para sentir la brisa fría de aquella noche de invierno. Cerré mis ojos y me apoyé en la baranda.

    -Sesshomaru…

    Sabía que esto de salir con Naraku había sido un error. Ahora me sentía más culpable que nunca. ¿Es que acaso nunca iba a poder sentirme tranquila conmigo misma? ¿Acaso no podía seguir con mi vida como él lo había hecho? ¿Acaso yo no podía mentirme como Sesshomaru se había mentido al casarse con Kagura?

    -Tengo que hacerlo. – dije en un susurro – Debo seguir por mí y por él…

    Abrí los ojos y me encontré con los de alguien que me estaba observando desde la acera opuesta, sus ojos me recordaban tanto a los de Sesshomaru… y, ¿si era él?

    -¿Sesshomaru? – dije mientras me apoyaba con más fuerza en la baranda.

    No podía distinguir bien. Aquella persona estaba con una casaca deportiva negra y la chalina que traía cubría la mayor parte de su rostro. Es más, ni siquiera podía ver el color de su cabello porque llevaba puesta la capucha.

    -Debo estar loca – dije desviando la vista hacía otro lugar – Sesshomaru debe estar muy lejos en su luna de miel con Kagura… ambos lo deben estar disfrutando. – Dije con un poco de rencor.

    Me encontraba un poco alterada, después de todo aún seguía muy dolida por lo de Sesshomaru y quería verlo con desesperación, aunque al mismo tiempo tenía miedo de cruzármelo y que me dijera que todo había sido una mentira.

    -¿Kagome?
    -¡Oh! Naraku. – dije tratando de sonar lo más casual posible.
    -La vista aquí es perfecta, ¿no lo crees?
    -Si, es… hermosa – dije dirigiendo la mirada hacía donde había estado aquella persona, ya no estaba.
    -Entremos. – dijo tomando mi mano con delicadeza.

    Lo seguí hacía el interior aún pensando en aquél extraño.

    -¿Quieres un poco de vino?
    -Eh… pensé que sólo… Oh, está bien.

    El sonrió y sirvió dos copas. Me alcanzó una y se sentó junto a mí.

    -¿Por qué brindaremos? – pregunté mirando mi copa aún con mis pensamientos a kilómetros de ahí.
    -Por la maravillosa noche que hemos tenido. – dijo el sonriendo.

    Comencé a tomar el vino despacio, sentí como poco a poco el calor volvía a mi cuerpo. No me había dado cuenta que estaba helada por el frío que había en el balcón.

    -Se en lo que estás pensando… - dijo él con la mirada distante…
    -Lo siento tanto Naraku.
    -No… yo lo siento.
    -Ha pasado tan poco tiempo desde…
    -Si, lo sé. Pero no puede durar para siempre, ¿verdad?
    -Creo que algunas cosas son imposibles de olvidar Naraku. – dije dejando mi copa vacía en una mesita al lado del sillón y parándome.
    -¿A dónde vas? – dijo el siguiéndome.
    -Debemos irnos. Es tarde, estoy cansada y… prometiste que sólo te cambiarias.

    Di media vuelta para decirle algo más y el estaba ahí… tan cerca de mi.

    -Naraku…

    Su mirada. Otra vez aquella mirada que había puesto aquél día que me ayudó a buscar el regalo de Sesshomaru.

    -Kagome… yo…

    Mi respiración se aceleró. ¿Qué estaba haciendo? No podía… no debía… ¡Era Naraku! Estábamos cada vez más cerca y en el momento menos indicado…

    -¿Es ese tu teléfono? – dije separándome de él y caminando hasta estar prudencialmente distante.

    Su rostro mostraba muchas cosas al mismo tiempo. Frustración, molestia, arrepentimiento…

    -Iré a contestar. – dijo en con un tono de voz que me hizo casi imposible identificar si estaba molesto o no.

    Me quede esperando. Pasaron 10 minutos y no regresaba. Estaba evaluando la opción de irme y tomar un taxi pero escuché un ruido en la habitación de Naraku así que fui a investigar. Caminé de puntitas para que los tacones no sonaran y me coloqué tras la puerta que esta entreabierta. El sonido de la voz de Naraku llegaba a mí como un leve eco pero aún así entendía sus palabras.

    -Así que estás nuevamente en Tokio. Creí que disfrutarías a tu nueva adquisición por unas semanas más querida.

    ¿Quién sería esa persona? Nunca había escuchado a Naraku hablar tan descaradamente con alguien, “nueva adquisición” ¿a qué se refería?

    -Bueno, estaba a punto de efectuar el primer paso sabes.

    ¿El primer paso? ¿A que se refería?

    -No fue nada gracioso lo que hiciste hoy Kagura. Si no fuera porque eres tu te enseñaría modales niña.

    De que era una mujer, de eso estaba segura, pero me intrigaba el tono y la forma en que le hablaba. Esa faceta de Naraku para mi era un misterio.

    -Si, si. Tú encárgate de tu parte y deja de decirme como hacer la mía. Se que pasos dar para conseguirlo. Créeme, te sorprenderás.

    De repente mi celular comenzó a sonar.

    -Demonios – pensé.

    Antes de salir corriendo de puntitas a la sala escuché claramente…

    -Tengo que colgar… algo está muy raro…

    Llegue a tiempo para no perder la llamada.

    -¿Kagome?
    -Eh…si...
    -Soy Inuyasha. ¿Te encuentras bien?
    -Si. Estoy perfectamente.
    -Qué extraño… recibí un mensaje de texto, decía que te llamara.
    -Eso si es extraño. – dije realmente confundida.
    -¿Ya estás en casa de Kykio?
    -Eh…no, pero dentro de poco llegaré.
    -Oh, está bien. Si te sientes… tu sabes, si tienes ganas de hablar llámame.
    -Si, no te preocupes Inuyasha. Nos vemos mañana por la tarde.
    -Es un hecho. Adiós Kagome.
    -Adiós.

    Eso si que era extraño. ¿Un mensaje? Pero, ¿de quien? Y, ¿Por qué?

    -¿Kagome?
    -Oh, Naraku… - dije nerviosa.
    -¿Te sientes bien?
    -Si…es solo que… quiero ir a casa.
    -Disculpa por lo de antes…
    -No te preocupes. Todo está bien.
    -¿Enserio?
    -¡Claro que si! Aún somos buenos amigos.
    -Claro que lo somos. Bueno, - dijo tomando las llaves de su auto – te llevaré a casa.

    Bajamos el elevador y volvimos al auto. Antes de doblar la calle fijé la mirada en aquel punto donde había visto al misterioso extraño. Esa noche había sido inolvidable en todos los sentidos. Luego de despedirme de Naraku y de repetirle muchas veces que todo estaba bien me fui al dormitorio de huéspedes de la casa de Kykio. Me tendí sobre la cama sin desvestirme, mi celular comenzó a sonar.

    -¿Kagome?
    -Si…
    -Soy yo.
    -Sesshomaru…
    -No tengo mucho tiempo. Debes escucharme.
    -Te escucho…

    Tenía tantas cosas que decirle, que preguntarle y ahora que escuchaba su voz no podía hacer más que oír lo que él tenía que decir.

    -Debes estar al lado de Inuyasha siempre. ¿Entiendes?
    -Pero… yo no puedo hacer eso… Kykio…
    -Haz lo que te pido Kagome. Es sólo una precaución…
    -¿Contra qué?
    -Tengo que irme… te llamaré luego…
    -Pero, ¿Sesshomaru?

    Ya no estaba. ¿Por qué razón quería que estuviera junto a Inuyasha en todo momento? No podía hacerlo, ni siquiera si Sesshomaru me lo pedía. Kykio podría malinterpretarlo…

    -No voy a hacerlo… no hay razón para hacerlo…

    Me levanté y me puse un pijama que Kykio había dejado fuera para mí. Mientras me acurrucaba en las sabanas no dejaba de pensar en el extraño día que había tenido, la cita con Naraku, nuestro cercano beso, aquella llamada misteriosa, el mensaje a Inuyasha y la llamada de Sesshomaru.

    -Parecía estar tan preocupado… - dije mientras cerraba mis ojos ya que el cansancio me ganaba.
    -Sesshomaru…

    Después de todo este tiempo temiendo saber de él había sido tan fácil escucharlo. Una sonrisa apareció en mi rostro mientras imágenes de ensueño aparecían ante mí y poco a poco me quede dormida.
     
  8.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    hello!!!!!!!
    de nuevo aqui, bueno lo primero que quiero decir que me fasina la historia, esta melancolia haaaaaaaaaa llega al corazon,
    pero me imagino que terminara sola kagome..bueno por el titulo se puede ver, pero esperemos que no...

    me dio demasiada tristeza ver como ella esta lastimada por la desicion que tomo sesshomaru, hasta ami me doleria, pero hay algo que me ha sacado de onda; como que naraku inesperadamente se acerca a kagome?, bueno pero aun no acab mi duda, que es lo que se trae entre manos? que plan venenoso estaran haciendo naraku y kagura?, que es lo que le trato de decir sesshomaru a kagome?y demonios quien fue el que le mando el mensaje a sesshomaru?..agrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr son demasiadas dudas..estoy que me muero de curiosidad..

    bueno por otra parte valla no me esperaba que inuyasha le llamara a kagome, todavia segura enamorado de ella? y que pasara con kikyo?, me hubiera gustado que el hombre de capucha fuera sesshomaru..pero bueno me tendre que aguantar a que actualises el ff.
    asi que esperaré con ansias aquí , nos leeremos pronto.
    bessos
    sesshogriss.
    pd. te deseo un buen dia en tu primer dia de escuela!
     
  9.  
    ShInDeRu got

    ShInDeRu got Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Enero 2009
    Mensajes:
    102
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola Ahh tengo un monton de dudas en mi cabeza, tu fic te esta saliendo buenisimo, al principio pense que Naraku trataba de quitarle la tristesa a Kagome pero ahora uy esta actuando muy raro. y ¿Quien era el encapuchado? Sesshoumaru? Espero la conti sin presiones jeje bie mil besos.
     
  10.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    1636
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola a todas. Aquí les dejo la conti. si, se que es cortita y que me he demorado mucho pero, esta semana ha sido pesada. Prometo que la próxima conti será más larga porque se me han ocurrido ciertas cosas para el fic. En fin, cuídense mucho. Ale.

    Interior

    -Aún no creo que tengas que dudar de él. – dije mientras me encontraba revisando algunos apuntes de la universidad.

    -Es que, ¿acaso no lo has observado? Esta demasiado raro.

    -Sango, no pasa nada con él. No estarás pensando que…

    -¿Que está viendo a alguien más? Claro que lo he pensado Kagome.

    -¡Oh! ¡Sango! Nunca he visto a Miroku enamorado – dije cerrando un libro y mirándola seriamente - no hasta ahora. El está tan diferente… deberías haberlo visto hace algunos años.

    -Kagome…

    -Miroku te ama Sango. Créeme, todo está bien.

    -Es solo que luego de esa noche el me está evitando. A pesar de que me pasamos muchas horas juntos he notado… vas a creer que estoy loca si te lo digo.

    -No lo sabrás hasta que no me lo cuentes – dije mirándola con impaciencia pues tenía mucho por leer.

    -Pues, lo he visto con Kykio la mayoría del tiempo que no está con nosotras…

    -Sango…

    -¡Sí! Lo sé. Es que no dejo de pensar… ¿Y si hice algo mal? ¿Y si se dio cuenta que en realidad no está enamorado de mi?

    Lo que Sango decía me parecía demasiado pero conforme lo iba pensando más era verdad. Miroku y Kykio habían estado muy unidos durante las semanas que pasaron. Sin querer en mi mente diversas teorías sobre el tema se estaban formulando y de la nada las llamadas que Inuyasha me hacía todas la noches me hicieron sentirme un poco culpable.

    -Sango, no debes preocuparte. Todo estará bien, hablaré con Kykio.
    -¡Oh! ¡Muchas gracias Kagome!

    No tenía por qué darme las gracias, después de todo si era por el motivo que yo estaba pensando, entonces yo tenía que arreglarlo.

    -Entonces, sigamos con estos libros. – Dije tratando de concentrarme, aunque fue en vano porque no dejaba de pensar-

    Eran casi las doce de la noche cuando Sango se fue a dormir. Yo me serví una taza de café y me preparé para comenzar a estudiar en serio pues las últimas tres horas lo único que había podido hacer era leer y leer sin entender nada. Me senté sobre el sofá y tomé algunos sorbos de café.

    -En cualquier momento llamará – pensé.

    En efecto, apenas dieron las doce de la noche mi celular comenzó a sonar.

    -¿Hola? – Dije insegura porque el número no estaba en mi lista de contactos.
    -Soy yo

    Me quedé helada apenas escuché esa voz. No podía ser…

    -¿Sesshomaru? – dije casi en un susurro.
    -Sé que todo esto te confunde, pero es por tu bien – fue lo primero que dijo.
    -Sesshomaru… no entiendo lo que pasa. No sé porqué quieres que esté al lado de Inuyasha la mayor parte del tiempo, o que deje que me llamé a toda hora, o que me lleve a todos lados…
    -Cosa que no se está llevando a cabo del todo – dijo él algo disgustado.
    -¡Claro que no! No voy a hacerle eso a Kykio… no quiero que nadie sienta lo que… - callé antes de decir lo último.

    Por algunos minutos ambos estuvimos callados. Sentía como mis lagrimas caían pero trate de no sollozar para que él no se diera cuenta.

    -Todo esto es por tu bien.
    -Te creo Sesshomaru pero no creo poder hacer esto por más tiempo. No quiero hacerlo. No puedo esperar por un milagro…
    -No es un milagro lo que está en juego. – Dijo él con una voz inexpresiva.
    -¿Entonces porque haces esto?
    -No puedo decírtelo. Debes confiar en mí

    Lo pensé por unos minutos, no sabía por qué lo pensaba ¡era Sesshomaru! Se suponía que ¿lo amaba? Pero, la imagen de Naraku también estaba en mi mente cuando le di mi respuesta.

    -Lo haré. Confiaré en ti.
    -Gracias. – Dijo él con un tono que me hizo pensar que estaba sonriendo.

    No sabía por qué, pero un extraño sentimiento me invadió. No sabía que decir…

    -Kagome…
    -¿Sí? – dije contestándole más rápido de lo normal.
    -¿Sigues… viendo a Naraku?

    No quería responder inmediatamente a esa pregunta.

    -No debo preguntarte este tipo de asuntos. Después de todo, no…
    -Si, – Dije interrumpiéndolo - hemos estado saliendo desde hace un par de meses.

    No sabía porque decirlo hacía que me sintiera peor , pero al mismo tiempo mi corazón latía a mil por hora.

    -Entiendo, - dijo el haciendo una pausa – Cuídate Kagome.

    Me quedé fría, esperando que continuara pero ya había colgado el teléfono. ¿Por qué le había dicho eso? No, esa no era la pregunta principal. ¿Por qué últimamente me sentía tan extraña?

    -No debo pensar en eso. – Me dije a mi misma dirigiendo mi vista hacia los libros- ¡Tengo tanto por leer!

    No sé cuanto tiempo leí pero recuerdo que era muy tarde cuando me fui a dormir.

    -Mañana es el gran día – pensé mirando hacía el calendario que estaba al lado de mi cama – “El último examen”.

    Cerré mis ojos, recordaba cada frase que había leído en los libros, toda la información estaba en mi mente. Repasaba cada cosa una y otra vez, así fue cómo me quede dormida.

    Amaneció mucho antes de lo esperado. Sango estaba alterada porque ya era demasiado tarde y teníamos que estar ahí en 2 horas.

    -Se me olvidó decirle que Naraku nos llevaría. – pensé levantándome – De seguro piensa que tomaremos el metro.

    Me dirigí al armario y tomé unos pantalones para vestir, una blusa que combinaba y un saco que deje al lado de mi cama. Luego de 15 minutos ya estaba lista, claro, las ojeras eran difíciles de ocultar pero ya no podía hacer más.

    -¡Kagome! ¡Qué bueno que estas levantada! ¿Te has dado cuenta de la hora?
    -Si, lo sé Sango.
    -¿Cómo puedes estar tan relajada? ¡Ya no alcanzaremos el metro!
    -No debes preocuparte por eso Sango. Naraku nos llevará. – Dije tranquilamente mientras salía de la habitación.
    -¿Cómo? ¿Por qué no lo dijiste antes?
    -Supongo que lo olvidé. Lo siento Sango.
    -No importa. – dijo sirviéndose una taza de café - ¿A qué hora estará aquí?
    -Pues, dentro de media hora.
    -Bien. – dijo ella sentándose en la sala para leer algo mientras terminaba su café.

    La media hora pasó y Naraku tocó la puerta a la hora indicada.

    -¡Qué bueno que estés aquí! – dije mientras lo saludaba – Sango està poniéndome nerviosa.
    -No te pongas nerviosa, lo harás bien. – dijo sonriéndome.
    Durante todo el camino Sango no dejó de repasar y de preguntarme cosas, realmente me estaba poniendo bastante nerviosa aunque yo trataba de mantener la calma. Cuando finalmente llegamos a la universidad nos dimos con la sorpresa de que Miroku estaba afuera esperándonos.

    -¿Miroku? – dije asombrada.
    -Hola Kagome.
    -¿Miroku? – dijo sango con una mezcla de emoción y de desconfianza en su voz.
    -Sango. – dijo el sonriéndole de una manera extraña.
    -Em, creo que yo me despediré de Naraku e iré avanzando al salón. – dije mientras me alejaba.

    Cuando me reuní con Naraku no pude evitar mirar hacia la dirección en que Sango y Miroku estaban. Parecía que hablaban de lo más normal y luego de la nada Miroku le dio algo y al segundo siguiente él se estaba alejando con su auto.

    -No puede ser… - dije sin pensarlo
    -¿Qué no puede ser? – dijo Naraku que me había estado observando.
    -Creo que han terminado. – dije mirando como Sango se alejaba lentamente.
    -¿Cómo puede alguien ser tan estúpido? – dijo Naraku mirando hacia la misma dirección que yo.
    -¿A qué te refieres?
    -A Miroku. Yo pensé que realmente le gustaba esa chica. Llevan meses juntos…
    -Lo sé. Yo también lo pensaba…

    Me sentía tan culpable. ¿y si era por mi causa? No podía evitar pensar en esa posibilidad.

    -Miroku siempre ha tenido comportamientos extraños. Creo que en eso se parece mucho a Sesshomaru y a mí.

    Lo quede mirando. ¿Había mencionado a Sesshomaru?

    -Será mejor que me vaya. – dijo sonriéndome - Tengo una junta dentro de unas horas. Espero que te vaya muy bien en el examen.
    -Muchas gracias. – dije sonriéndole también.

    El se dirigió a su auto lentamente pero luego volvió.

    -¿Qué pasa? – dije mirándolo preocupada.
    -Es que se me olvidó algo.
    -¿Qué cosa? – dije extrañada.
    -Esto.

    Se acercó lentamente y me besó. Me quedé impactada, nunca hubiera pensado que mi primer beso con Naraku iba a ser una mañana antes de un examen. Nos separamos lentamente, el volvió a sonreír y retiró un mecho de cabello que caìa por mi rostro.

    -Nos vemos más tarde.
    -E… si. – dije aún aturdida. Adiós.
    Entré al salón cinco minutos antes que comenzara la prueba pero tenía muchas cosas en mente. Realmente ese día iba a ser largo. ¿Qué habría pasado entre Sango y Miroku? ¿Cómo iba a enfrentar a Naraku después de esto? Y, ¿Sesshomaru? Realmente estaba demasiado confundida como para dar el examen pero, no tenía opción.
     
  11.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    hola!!!!!!!
    niña! kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me vas a matar con un infarto de lo peor!
    creo que esta vez me he quedado aut o.0, COMO que naraku a besado a kagome?, sera que naraku es bueno en este ff?,
    que pasara con sesshomaru?, que ocurrio entre sango y miroku?, pasara el examen kagome?( forma de noticieros >.<u)
    jajaja...la verdad este cap.me agrado demasiado asi que te queremos ver mas seguido ya que nos tenias muy olvidadas..
    bueno has de tener tus razones, pero no te olvides de las que tienes olvidadas..bueno proximamete nos estaremos leyendo pronto.
    bessos.
    sesshogriss
     
  12.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    wow amiga
    no puedo creer lo de las llamadas telefonias
    de las advertencias de Sesshomaru pero sin decirle nada
    siempre tan misterioso, pero me pregunto por que?
    que tieene que ver el comportamiento de kikyo y miroku?, Inuyasha sabe algo al respeco?,
    Cuando se veran de nuevo Sesshomaru y Kagome?
    espeor la continuacion con ansias... :D
     
  13.  
    xkagomex

    xkagomex Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Agosto 2009
    Mensajes:
    86
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola..
    Te quedo genial, quisiera saber por que tanto misterio con Sesshomaru, por que Kagome tiene
    que estar todo el día con Inuyasha? que es lo que estara pasando y Miroku que razones tiene
    para terminar con Sango?.Tengo el presentimiento de que algo malo va a suceder ¬¬... Naraku
    le dio un beso a Kagome mmm...y Miroku y Kikyo por que tanto misterio .Bueno solo decirte que
    te quedo genial el capitulo y espero ver pronto la continuación. Nos vemos ,cuidate.


    Att.: xKagomex
     
  14.  
    Devil kiss

    Devil kiss Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    31 Julio 2009
    Mensajes:
    65
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola sorprendente, me encanto este capitulo ¿Que pasa con Sango y Miroku? y ¿por que Sesshoumaru es tan misterioso? Miroku y Kikyo? mmm.
    Naraku beso a KAgome Ahhhh!! que enbidia me da jejeje. Espero que pronto pongas conti puesto a que me muero de ancias por ver que es lo que va a pasar.
    nos lemos luego bye saludos :P.
     
  15.  
    Lunatic pink

    Lunatic pink Guest

    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola Alesia!!!
    Acabo de unirme a este foro, pero ya hacía semanas qe leía tu ff y estoy completamente enganchada, me gussta muxo la historia y el papel de cada personaje, y por eso es una de mis preferidas jeje.
    Buenos ps voy a cometar...XD
    Ese Naraku no me da buena espina y mas desde esa conversacion qe tuvo cn Kagura por telf...no me fio ni un pelo jajaja
    Aiiis ojalá regrese pronto sessh y desvele tanto misterios qe nos tienes olcas jajaja!!
    Buenos ps aki tienes otra fan
    Un besito
     
  16.  
    ISYLU

    ISYLU Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Octubre 2008
    Mensajes:
    151
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    ¡¿que naraku besó a kagome!!?
    esa si que esta buena, que lindo.. ¿que lindo?
    hay ya me confundí, es que a veses parece taaan tierno u.u
    ¿que será lo que sesshoumaru no le quiere decir a kagome? y ¿porque quiere que este pegada a inu?...ayyy esta muy lindo!!
    super interesante!!!!
    espero muy muy ansiosa la conti!!!!!!
    besotes!!
     
  17.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2720
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hoy me pude dar un tiempito. Aquíles dejo conti.

    Peticiones


    Al salir del salón, sentía que mi cabeza daba vueltas, ¡todas esas preguntas! El miedo comenzó a apoderarse de mí, es que simplemente no podía fallar. Espere a Sango unos cuantos minutos. Cuando la vi salir del salón me acerqué a ella rápidamente, parecía un fantasma.

    -¿Te encuentras bien Sango? – dije preocupada al verla en ese estado.
    -Sí, estoy bien. Creo que lo aprobaremos, ¿verdad? – dijo sin mucho ánimo.
    -¡Claro que sí!

    Caminamos lentamente hacia la salida y antes de cruzar la puerta se detuvo.

    -Miroku quiere que vayamos a almorzar juntos. – dijo con el mismo animo fantasmal.
    -¡Eso es genial! – Ahora podrán hablar y solucionar sus problemas y…
    -No. Kagome, él quiere que tu también vayas conmigo.
    -¿Qué?

    Ahora si no entendía nada. ¿Por qué razón Miroku querría que yo fuera si el “problema” era entre ellos?

    -Yo… - simplemente no tenía palabras.
    -No tienes que decir nada. Tampoco se porqué quiere eso.
    -¿Tienes la dirección?
    -¡Oh! Si - dijo entregándome un papel que tenía algo anotado con la letra de Miroku – Pero, ¿estás segura que es en esta dirección? – dije anonadada.
    -Si, al menos eso fue lo que me dijo. Dijo que en el último piso.
    -¡Vaya!
    -¿Qué pasa? – dijo ella observándome con interés.
    -Es que… a este lugar fui con Naraku cuando me invitó a cenar…
    -A lo mejor le parece un buen lugar para…

    Ella no continuó hablando porque las lagrimas ya estaban apareciendo, su voz se fue apagando hasta que finalmente bajo la mirada.

    -Sango, no llores. Miroku te ama, él no podría…
    -Tú no lo escuchaste Kagome. Estaba tan distante conmigo esta mañana… tan frío… Ni siquiera me miró a los ojos.
    -Sango…
    -Será mejor que nos vayamos. – dijo de repente – dijo que había reservado una mesa.
    -Está bien.

    Tomamos un taxi. Ninguna de las dos habló durante el camino. Mientras miraba el reflejo de Sango por la ventana pensaba en todo lo que ella debía estar sintiendo ya que yo misma lo había sentido. Sin embargo, no me atrevía a decir una palabra para animarla. Ese sentimiento inexplicable que se siente cuando sabes que ya llegó el final y que tal vez no haya nada que se pueda hacer debía estar acabando con mi alegre amiga por dentro. Ahora que lo pensaba desde hacía semanas que ya había dejado de sonreír y, sin embargo yo no lo había percibido porque estaba siempre o con Naraku o con Inuyasha. ¡Pero qué buena amiga que era! Ella siempre se preocupaba por mí y yo ni siquiera lo había notado hasta que ella me lo dijo. Suspiré con pesadumbre, ya que a pesar de reflexionar acerca de mí amistad con Sango no podía dejar de pensar en el misterioso asunto de Inuyasha y Sesshomaru y en lo sucedido hace algunas horas con Naraku. La cabeza me comenzó a doler ¿Por qué tenía que ser todo tan complicado? ¿Por qué simplemente Sango, o yo no podíamos tener nuestro final feliz como en los cuentos de hadas?

    -Porque ninguna de esas historias es verdadera – musité mientras el auto entraba en una autopista que conducía al centro de la ciudad.

    En efecto, esas historias estaban fabricadas para que las niñas creyeran que al crecer encontrarían al tan ansiado príncipe azul que sentiría lo mismo por ellas y, como noo habría ningún impedimento, podrían amarse por siempre.

    -Tonterías – dije, esta vez un poco más alto que la vez anterior.

    Y, sin embargo siempre intentábamos ponernos en el papel central, crear nuestra propia historia y soñar con que nuestro amado príncipe azul aparecería.

    -Nunca podrá ser… - dije, esta vez en un volumen totalmente audible por Sango.

    No me di cuenta que al decir eso no me estaba refiriendo específicamente a Sesshomaru sino a Naraku. ¿Es que ya no estaba enamorada de Sesshomaru? ¿Acaso tanto dolor había hecho que finalmente lo olvidara? ¿O estaba utilizando a Naraku para olvidar a Sesshomaru?

    -¡Qué confusión! – dije volviendo a suspirar.

    Fue entonces cuando Sango interrumpió mis pensamientos.

    -Kagome, ¿Qué tanto estas pensando?
    -Solo en la fantástica vida sentimental que tenemos… o que tengo.

    Una sonrisa triste apareció en el rostro de mi amiga.

    -Sí, yo también me encontraba pensando en ello. Pero, sabes Kagome, pase lo que pase hoy con Miroku creo que yo siempre lo amaré. Tal y como tú siempre amarás a Sesshomaru.
    No tuve el valor suficiente como para decirle el dilema que estaba vivendo por dentro.

    -Sé que lo harás… - dije mirándola a los ojos esperando que ella misma descifrara mi mirada.

    De repente el taxista interrumpió nuestra conversación pues ya habíamos llegado. Le pagamos y salimos del taxi ayudadas por el personal del restaurante. Subimos por el ascensor en silencio y llegamos hasta el elegante restaurante.

    -Ustedes deben ser las señoritas Egami y Higurashi. – dijo un mozo quien estaba en la recepción.
    -Eh, si. El señor Miroku Kobayashi reservó una mesa…
    -Si, las están esperando.
    -Espere, dijo ¿“están”? – dije sorprendida.
    -Así es señorita Higurashi. Síganme, las llevaré a su mesa.

    El mozo nos llevó a una mesa que se encontraba en la zona más apartada del restaurante. Sango caminaba tomándome de la mano, yo sabía que el hecho de que Miroku hubiera invitado a otros le incomodaba.

    -No te preocupes – le dije bajito – yo estaré aquí y si es necesario pelearé con él.

    Una leve sonrisa apareció en el rostro de mi amiga. Pronto llegamos a la mesa y, para nuestra sorpresa todos estaban ahí. Inuyasha, Kykio y Miroku. Yo me senté al lado de Kykio lo cual me puso un poco nerviosa ya que me encontraba pensando en que ella podía estar moleta conmigo por pasar tiempo de más con Inuyasha.

    -Hola – escuche decir a Sango casi en un susurro. Su confianza se estaba acabando.

    Todos nos observábamos. Inuyasha pasaba la mirada de Sango a Miroku y definitivamente él también estaba perdiendo la paciencia. Finalmente habló para hacer que el hielo desapareciese.

    -Y, ya que estamos todos aquí, ¿nos dirás para que nos has citado hoy en este lugar?

    Todos los ojos se centraron en Miroku. Con cada minuto que pasaba sentía que Sango no podría aguantar mucho más así, que me decidí a hablar.

    -Miroku, en realidad eso es algo que todos queremos saber.

    El me miró con una mirada profunda que nunca había visto en él. Esto hizo que mis temores sólo aumentaran y que quisiera llevare a Sango lejos de ese lugar.

    -Lo sé Kagome. Aún estoy pensando en cómo decirlo. Pero, esto es algo que lo cambia todo.

    Sango levantó la mirada y lo observó con la misma profunda serenidad con la que él me había mirado hacía unos pocos minutos.
    -Miroku. – dijo ella sosteniendo la mirada – sólo dilo. Hay que acabar con esto pronto. No es muy saludable para ninguno de los dos esperar más…
    -Lo sé. – dijo el sonriendo de una forma extraña y nerviosa.
    -Entonces, dilo ya. No necesitamos esperar a que traigan nada.

    El miró a un punto fijo lejos de donde nosotros estábamos. Luego me miró a mí, a Inuyasha, a Kykio y, finalmente a Sango. Un mesero trajo dos botellas del mejor champagne y sirvió a cada uno de nosotros una copa del burbujeante licor. Miré al techo pero el cielo hoy no estaba tan despejado como ese inolvidable día en el que había venido con Naraku, además era de día y ese lugar era para disfrutarlo por la noche. Nadie habló por lo que me pareció más de cinco minutos, de repente una canción sonó a lo lejos y me hizo salir de mis pensamientos. Sin pensarlo comencé a cantar suavemente y en voz casi imperceptible ya que esa canción había sido una de las favoritas de la madre de Inuyasha y siempre la escuchaba en casa de los Taisho cuando era niña.

    -Bien, - dijo Miroku con una voz extraña – creo que ahora puedo decirlo.

    Todos estábamos a la expectativa. Yo estaba helada, siempre me ponía así cuando me iban a dar alguna noticia inesperada. Respiré hondo y lo miré con atención.

    -Sango, durante estos meses hemos vivido momentos inolvidables, otros no muy felices y otros que definitivamente no quisiéramos recordar jamás. He conocido en ti a alguien excepcional, a una mujer hermosa pero sobre todo que siempre es ella misma todo el tiempo. He sentido tu apoyo siempre que lo he necesitado, he amado cada instante que he pasado contigo. He soñado contigo cada noche desde que te conocí. He dicho tu nombre innumerablemente en sueños y sin embargo aún me siento incompleto.

    Yo sentía que quería llorar. ¡Vaya forma de terminar con alguien! No sabía como Sango podía soportarlo. Ella estaba sentada rígidamente en su silla y con los puños apretados. Su rostro estaba tenso y podía sentir que en cualquier momento iba a salir corriendo de ahí. Miroku continuó.

    -Me siento incompleto porque no puedo obtener suficiente de ti durante las horas que estamos juntos. Porque te extraño demasiado al ir a mi departamento y darme cuenta que en realidad quisiera estar donde tú estés siempre, y sabes, ya no puedo continuar así.

    En ese momento Sango ya no pudo aguantar más y se paró de la mesa. Todos la miramos sorprendidos.

    -Miroku, no tienes que decirme todo eso. – dijo ella con la voz entrecortada – simplemente dime que ya no me amas, que no puedes seguir, que ya no deseas estar conmigo, que estás saliendo con otra, que ya no me amas como antes.

    Él, se paró también y la tomó de las manos.

    -Tienes razón Sango.
    -Miroku… - dijo ella mirándolo a los ojos y con algunas lágrimas cayendo por el rostro.
    -No puedo seguir así porque lo que más anhelo es que estés conmigo por siempre…

    Ella lo miró confundida. En realidad todos lo estábamos.

    -Sango, - le dijo mientras se sacaba algo del bolsillo, ¿quieres hacerme el gran honor de casarte conmigo?

    A mi casi me da un infarto cuando escuché esas palabras de Miroku. Simplemente me paré y me fui corriendo al baño. Escuché que alguien de alguna otra mesa se paró detrás de mí y vi que Sango abrazaba a Miroku y que le decía ¡Sí!, antes de besarlo. Apenas entre al baño de mujeres comencé a llorar a mares.

    -¡Esa era la manera en que siempre había soñado que Sesshomaru me pidiera matrimonio! – pensé.

    Todo lo que había dicho Miroku sólo me había hecho recordar más sueños tontos del pasado. Traté de respirar para calmarme, no debía demorarme mucho si no quería que Sango se preocupara, viniera a buscarme, y me encontrara llorando en su día especial. Escuché que la puerta se abrió y ahí estaba la persona que más odiaba en ese momento, Kagura.

    -¡Oh! Veo que este restaurante está bajando su categoría al dejar entrar a gente como tu aquí.

    Me mojé el rostro y me dirigí a la puerta ya que en ese estado era capaz de hacer cualquier cosa.

    -Pero, necesitaba saber si realmente eras tú. ¿Emocionada por la petición de Miroku o, tal vez te hizo recordar ciertas cosas o personas que no puedes tener?
    -Kagura, quítate de mi camino. No quiero hacerte daño.
    -¡Oh! ¡No quieres hacerme daño! ¡Qué miedo! Recuerda que este es un lugar público y aquí no te puedes comportar como salvaje.

    Realmente tuve que hacer un gran esfuerzo para ignorar sus insultos. Intente quitarla del camino pero ella no se apartaba.

    -Sabes, Seshomaru me llevó a París por nuestra luna de miel. ¡Fue tan romántico! Pasamos noches infinitas diciéndonos cuanto nos amábamos el uno al otro. ¡Oh! Él es tan dulce. Fue tan tierno conmigo, tú sabes.

    La sangre me comenzó a hervir. No quería escuchar nada de sus intimidades con Sesshomaru. Ni ahora ni nunca.

    -Kagura, por última vez, sal de mi camino.
    -¡Oh! Pero no sabes la mejor noticia – dijo ignorando mi petición - ¡estoy embarazada!

    Fue como si mi mundo se desmoronada.

    -Embarazada… - repetí y en mi mente se reprodujo mil veces como un eco incesante.
    -Así es linda. Tendré un hijo de Sesshomaru algo que tu nunca tendrás.
    -Kagura….eres….
    -No me interesa tu opinión, ni comentarios. ¡Ah! Y ni creas que he olvidado el pequeño incidente en su oficina… ¡uhmm! Ya verás, te tengo una sorpresita. Ahora me voy, mi esposo espera por mi sabes. ¿Te espera alguien a ti querida?

    Cerró la puerta y sus carcajadas se apagaron.

    -Embarazada… - volví a repetir.

    Ya ni siquiera podía llorar, ni sentir nada. Estaba vacía. La puerta se volvió a abrir y está vez era Sango.

    -Kagome, ¿estás bien?
    -Si. ¡Felicitaciones! – dije con un tono monótono y sin sentimiento alguno.
    -Gracias… - dijo ella mirándome extrañada- Vamos a la mesa, Miroku ha ordenado algo delicioso.
    -Sango, – dije mirándola a los ojos – no quiero arruinarte la velada pero creo que iré a casa. ¿Puedes traerme mi cartera? En realidad no quiero que me vean así.
    -Kagome… - dijo con una mirada llena de comprensión- está bien, espera aquí.

    A los cinco minutos Sango volvió con mi cartera y yo salí del baño evitando mirar hacia la mesa en donde se encontraban todos. Realmente quería salir de ese lugar, ir a caminar y caminar para olvidar. De repente choque con alguien y súbitamente perdí el equilibrio, de no ser por aquella persona me habría caído.

    -Disculpe, soy una tonta. No me fijé. – dije con el mismo tono sin emociones.
    -¿Kagome? – dijo una voz que reconocí al instante.

    Levanté la mirada y ahí estaba. Era él… el futuro padre. Ni siquiera pude decir su nombre.

    -Adiós. – le dije saliendo de la recepción lo más rápido posible.

    El me siguió hasta el ascensor y antes de que la puerta se cerrara entró. Yo lo miraba fijamente y el hacía lo mismo.

    -Creo que ya lo sabes… - dijo él con un tono sereno.
    -Así es – dije mirándolo a los ojos.
    -Ayer me lo dijo.
    -No es necesario que me cuentes nada.
    -Si, si es necesario.
    -Regresa con tu esposa.
    -Kagome…
    -Olvídame. – dije repentinamente.

    Él me miró extrañado y se acercó a mí y sin aviso alguno me besó. Fue el beso más apasionado y lleno de desesperación que alguien me hubiera dado. Yo envolví mis brazos en su cuello, lo atraje hacia mí y lo besé en la misma forma desenfrenada. Al separarnos sentí que una avalancha de emociones volvía a correr por mis venas, que el alma había regresado a mi sólo que con muchas heridas que dolían.

    -Kagome…
    -No digas nada. – dije abrazándolo – no más.
    -No quiero que este sea el adiós…- dijo él acercándome a su cuerpo con fuerza.

    Vi que el ascensor marcaba el piso 3, luego el 2 y antes que diera el 1 yo ya me había separado de él. Antes de salir lo mire a los ojos firmemente y le dije un doloroso.

    -Adiós, Sesshomaru.

    El no dijo nada. La puerta del ascensor se cerró cuando yo estaba saliendo y ya no mirè atrás.
     
  18.  
    ISYLU

    ISYLU Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Octubre 2008
    Mensajes:
    151
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    ¿que? ¿kagura embarazada? ay no,
    fue muy triste... que ganas
    de llorar T.T... pero de
    todas formas te quedo
    muy bueno!! me alegra que Miroku y Sango se vallan a casar!!
    jeje muy lindo el capi, melancolico,pero lindo :)
    bueno... nos vemos y espero conti pronto!
    besos y te cuidas!!
     
  19.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    HELLO!!!
    hay no madre de dios alesia creo que esta vez si te pasastes, te juro que hare rodar tu cabeza por el foro!!!
    creo que ahora si conosras mi furia, como se te ocurre dicir kagura esta embarazada*-*, y con lo que le hiso a nuestra querida
    kagome, pido una recompenza por dos cabezas la de kagura y la de alesia...favor de comunicarse con migo a contrubcion de informacion del paradero de estas dos profugas de sesshogriss!!!


    pd. ya ni me despido que me has hecho que casi estrellara la computadora con la pared
     
  20.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    waw!!! ~.~
    pobresita de Kagome
    maldita Kagura ojala y todo sea una farza...*.*
    pero lo que me hizo llorar fue la proposicion de matrimonio
    que Miroku le dio a Sango.... yo quiero que me propongan matrimonio de esa manera...
    nada mas me acuerdo y me dan ganas de llorar *es encerio*
    mi ppobresito Sesshy, tenerce que separar de una manera muy cruel y despiadada, cuando seran felices...
    cuando?... jajajajaja ando sentimental ultimamente..
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso