I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Alesia, 17 Julio 2009.

Cargando...
  1.  
    Bananón

    Bananón Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Mayo 2007
    Mensajes:
    368
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Sabes hace mucho tiempo deje esta parte del foro olvidada, por alguna razón sentí la necesidad de regresar y pues la primera historia que me llamó la atención fue la tuya. Me trajo recuerdos de cuando publicaba y me ha incitado a escribir fanfics nuevamente.
    Es una gran historia, tienes un gran talento para la escritura, la trata que atrapa totalmente (yo me quedé con las ganas de saber que va a pasar en el próximo capítulo >.<). Leyendo me di cuenta que tienes unos pequeños errores, no te olvides que el lleva tilde cuando es un pronombre y también trata de usar la tilde correcta que es ´ no `.
    Espero que tomes mis consejos a bien ;)
     
  2.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    hola!!
    bueno perdon por no haber pasado antes a tu ff, ya que me encontraba fuera y estaba de viaje, me apena no haber posteado antes como te lo vuelvo a decir, perolo que te puedo comentar en que tarde un poco en leer los demas capitulos y dejame decirte que me facinaron de masiado!!=).me quede con las ansias de seguir leeyendo pero me dejstes tan picada que ya no aguanto mas!!
    asi que quisiera ver pronto tu actualizacion !!.
    bueno a falta de mas comentarios, me retiro..
    bessos.
    sesshogriss.
     
  3.  
    Maya Natsume

    Maya Natsume Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Noviembre 2007
    Mensajes:
    340
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola
    La verdad es que hace ya un tiempo que no estraba a Cemzoo, pero en un momento de ocio me encontré tu fan fic.
    La verdad es que es muy bueno, la historia es original, y aun siendo basada en la actualidad no es ilógica como la mayoría lo son.
    Me encantaría seguir este Fic, así que creo que me pasare seguido para leer tus continuaciones.
    Suerte!
     
  4.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2159
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola a todos! Primero que nada muchas gracias por los consejos. Si, se que lo de las tildes es un problema pero por una extraña razón mi teclado esta fallando..o tal vez sea la configuración pero a veces no sale la tilde sino sale el otro símbolo (`). En fin, trataré de revisar bien antes de subir nada. En realidad lo siento.
    En segundo lugar, me alegra mucho de que les guste la historia. Honestamente yo no pensé que sería así. Yo simplemente escribo y dejo que la trama aparezca conforme las ideas vienen a mi.
    Finalmente, sólo quiero decirles que muy pronto pondré la continuación. Tal vez me demore algunos días porque en mi país hay feriado largo e iré a ver a mis familiares. Pero prometo continuación antes del sábado.
    Cuídense mucho y aquí va la conti.


    Confusión

    No se exactamente como regresé a mi casa. Llegué respirando agitadamente, no podía acertar en abrir la puerta con ninguna de las llaves. Estaba temblando de arriba para abajo. Respiré un par de veces profundamente, eso me ayudó un poco a calmarme. Entré tratando de no hacer mucho ruido pero con lo despistada que era deje caer unos libros que estaban en la mesa.

    -¡Demonios!

    No quería despertar a Sango. Quería este momento para mí y sólo para mí. Sabía que no se volvería a repetir y por lo tanto no deseaba compartirlo con nadie. Lamentablemente el destino parecía no querer lo mismo porque Sango no estaba dormida como yo pensaba sino que estaba en la cocina pues había ido por algo para beber.

    - ¿Kagome?
    - Eh…! Sango! Pensé que estabas dormida…
    - No tengo sueño. Miroku acaba de llamarme.
    - ¿Enserio? – Dije poniendo bastante interés en lo que estaba diciendo.
    - Si. Quiere que lo acompañe al viaje que va a hacer a Osaka…
    - Pero, si no recuerdo mal ahí es donde viven sus padres…
    - Así es. – Dijo ella poniendo cara de querer llorar.
    - Sango…

    No entendía porqué ella estaba triste. Miroku quería llevarla a conocer a sus padres y esa, a mi parecer, era la señal que estaba esperando.

    - Se lo que estás pensando Kagome. ¿Por qué no estoy feliz?
    - Pues…si, eso estaba pensando.
    - El me pidió que lo acompañara sólo porque Ayame no puede ir con el.
    - ¿Ayame Akimoto? ¿Qué tiene que ver ella con Miroku?
    - Pues, mucho. El estaba saliendo con ella.
    - No puede ser… ¿Salía contigo y con ella al mismo tiempo?
    - Eso parece. No le pedí ninguna explicación ya que no tengo porqué.
    - Sango…

    Me sentía tan mal por mi amiga. ¡No era justo lo que Miroku había hecho con ella! Su rostro reflejaba una tristeza insuperable y sus ojos ya no tenían la luz que siempre solían tener.

    - No te preocupes Kagome. No es nada que no pueda manejar.

    Yo sabía que ella podía manejar situaciones peores pero no me gustaba sentirme de esa manera. Tener que verla así y no poder hacer nada era algo que me disgustaba demasiado.


    - Kagome… Tú estabas muy feliz hace unos instantes. ¿Algo pasó en el camino?

    Me tomó desprevenida la pregunta y pude sentir como mis mejillas enrojecían y ese extraño hormigueo en el estomago aparecía nuevamente. Me volví a sentir nerviosa y comenzaba a perder el control sobre mí.

    - ¡Vaya! Si que pasó algo. ¡Mírate! Estas roja y temblando al mismo tiempo.

    ¡Pero que observadora podía ser Sango! Pero, por alguna razón el hecho de que ella lo haya descubierto por su propia cuenta me hacía sentir mejor.

    - ¿Quieres hablar sobre eso? – Dijo ella sonriéndome amigablemente.
    - Pues…
    - Sabes que puedes confiar en mi Kagome.
    - Lo se Sango pero es tan complicado…
    - ¿Fue Inuyasha nuevamente? ¿Pasó algo?
    - ¡No! No fue Inuyasha…

    Estaba bastante cerca y sentía que este interrogatorio acabaría conmigo así que decidí mejor hablar.

    - Fue…Sesshomaru.

    Luego de decirlo sentí que el hormigueo tomaba posesión de todo mi cuerpo. Me sentía mareada. Sentía que era la mujer más feliz del mundo, tenía ganas de que una risita estúpida se apoderara de mí pero la mirada de Sango que examinaba cada uno de mis sentimientos me lo impidió.

    - ¿Qué hacía Sesshomaru por aquí? – Dijo ella finalmente sonriéndome.
    - No lo se…
    - ¡Oh Kagome! ¡Debes contármelo todo!

    Le conté exactamente lo que pasó. Cada detalle con que lo recordaba…cada sentimiento y sensación que experimenté cuando el posó sus dulces labios sobre los míos. Sólo de revivir el momento sentí que me iba a desmayar en el sofá.

    - ¡Kagome! Creo que Sesshomaru siente algo por ti. ¡Eso es evidente!
    - No lo creo… tal vez lo hizo por otra razón…
    - ¡Kagome! ¿Tu crees que Sesshomaru Taisho besaría a cualquier chica por gusto?
    - A decir verdad…- dije cambiando el semblante por uno tétrico- una vez lo hizo.
    - ¿Cómo? – Dijo ella escéptica.
    - Fue hace 5 años… Sesshomaru iba a cumplir los 18 años. Sus pocos amigos iban a visitarlo constantemente a la casa del señor Inutaisho. Uno de sus amigos, Naraku Tadeshi, le dijo una vez mientras estábamos almorzando que una amiga de la infancia vendría para saludarlo por su decimoctavo cumpleaños. El no le dijo de quien se trataba.
    - Y, ¿Qué fue lo que pasó? – Dijo Sango mostrándose interesada por la historia.
    - Pues. El lo molestaba constantemente. La mayoría de veces era en mi presencia. Un día, Sesshomaru se hartó de las insinuaciones de Naraku y éste aprovechó para proponerle algo.
    - Y, ¿qué le propuso?
    - Fue una apuesta estúpida. Supongo que no habrá sido de los días más afortunados de Sesshomaru. La apuesta era que le diera un beso luego de que terminaran el primer baile juntos.
    - Espera… Primero, ¿en qué estaba pensando Sesshomaru? Y, segundo ¿Tenían bailes en la casa de los Taisho?

    El tono que empleó para preguntar lo segundo me hizo reír y por un momento olvidé lo que estaba diciendo y el dolor que me producía recordarlo.

    - Lo siento Kagome. Es que todo eso me parece de cuento de hadas. Yo nunca asistí a un baile…
    - Lo siento Sango.
    - No te preocupes. Sigue contándome…
    - ¡Oh! Si. La apuesta.
    - ¿La cumplió?
    - ¡Oh! ¡Claro que la cumplió! Ese día el estaba tan apuesto. Recuerdo que la señora Izayoi me había ayudado a elegir un lindo vestido celeste. Yo observaba a Sesshomaru a lo lejos… Tenía sólo 15 años así que el Señor Inutaisho le había dicho a Inuyasha que no se despegara de mí en ningún momento.
    - De seguro el cumplió esa petición al pie de la letra.
    - De hecho… me las arreglé para escapar. – Dije aguantando una risita.
    - Y, ¿Qué paso? ¿Quién era aquella chica?
    - Pues, mucha gente había sido invitada. Yo también tenía mucha curiosidad por conocerla y por ver si Sesshomaru realmente cumpliría aquella apuesta. Inuyasha me seguía a todas partes así que eso me dificultaba las cosas. De pronto llegó una mujer muy hermosa acompañada de un señor alto, delgado y de tez muy pálida. Ambos iban al lado de una chica de cabellos oscuros muy bella. Sin embargo, sus ojos no mostraban ninguna expresión. Eso fue lo que me hizo acordar mucho a Sesshomaru. Noté que ella buscaba a alguien entre la multitud con la mirada pero nunca pensé que ella fuera la persona de la apuesta.
    - ¡Vaya! Esa mujer si que dejaba una gran impresión.
    - Si, su presencia hizo que muchos de los amigos de Inuyasha y Sesshomaru voltearan a observarla. El señor Inutaisho y la señora Izayoi fueron a su encuentro, ella agradeció la cortesía pero se alejó de ellos pues, al parecer, ya había encontrado a la persona que buscaba.
    - Entonces…- Dijo Sango quien me escuchaba atentamente.
    - Entonces, fue ahí cuando me pude escapar de Inuyasha. El quería saber porque razón su padre trataba de esa manera a unas personas que el nunca había visto en su vida. Entonces, yo aproveché la oportunidad para escabullirme entre la gente.
    - Y, ¿Llegaste hasta donde ellos estaban?
    - Si. Mantuve mi distancia pero los observaba atentamente. Ella se presentó y el tomo su mano y la besó. Es una antigua costumbre en la familia – dije al ver la cara de confusión de Sango.
    - Y, ¿fue ahí cuando ocurrió?
    - No. De repente la música comenzó a sonar. Era una de las melodías favoritas del señor Inutaisho. El la invitó a bailar y ella aceptó.

    En ese momento sentía que estaba reviviendo cada sentimiento que sentí aquel día. Las ganas de ir a separarlos. ¿Por qué tenía que hacer algo tan estúpido? Pero ella era tan hermosa. Ambos lo eran.
    - Bailaron la pieza de una manera tan perfecta que parecía que no había mejor pareja que ambos. Todos los observaban ¡admiraban la química que ambos tenían! Cuando la melodía acabó sentía que ya no podría quedarme escondida pero mis piernas no respondían. El la miró directamente a los ojos. Ella se sonrojó un poco. Ambos se fueron acercando… y finalmente ocurrió. – Dije sintiendo que se me quebraba la voz.
    - No sabes cuanto siento que me hayas tenido que contar esto Kagome…
    - No te preocupes Sango. Puedo manejarlo. – Dije citando lo que ella había dicho con anterioridad – Además, esa misma noche se conoció que ambos estaban comprometidos. Fue una sorpresa para todos.
    - No me digas que esa mujer es…
    - Así es. Aquella hermosa chica era Kagura.
    - Kagome…
    - Por eso te digo Sango. No se porqué Sesshomaru hizo lo que hizo hoy, pero no siempre la razón tiene que ser un sentimiento. Para el eso es irrelevante.
    - Kagome, mejor ya no pienses en eso. Duerme, quédate con el recuerdo de ese beso y piensa lo que tú quieras pensar. Es una buena terapia, créeme.
    - Lo intentaré Sango. – Dije dirigiéndome a mi habitación.

    Una vez que entré me tumbé en mi cama. Tenía en mi interior millones de sentimientos en lucha. Una parte de mi quería creer que ese beso realmente había sido por una buena razón. Pero, por otra parte las evidencias lo único que me habían hecho pensar que no había sido más que otro de sus juegos.
    Poco a poco me fui quedando dormida. Mientras la inconciencia se apoderaba de mi comencé a recordar…

    El voleo a mirarme, sus ojos reflejaban esa fusión de sentimientos iguales a la de aquella vez… Se acerco lentamente hacia mí. Me acaricio el rostro con su cálida mano..

    - Finalmente… lo entiendo… - dijo acercándose más a mi.
    - No puede ser – pensé - ¿Acaso este es el momento que he esperado por 14 años?

    El me sonrió y me tomo por la cintura. Su respiración era irregular, yo estaba congelada. Sus labios tocaron los míos con una suavidad que nunca antes había experimentado. ¿Quién iba a pensar que mi primer beso me lo iba a dar Sesshomaru Taisho? Me deje llevar por el. Sentía que sus brazos me rodeaban y, sin darme cuenta, sentí que yo misma estaba rodeando su cuello con los míos. Nos separamos pues la falta de aire era evidente. El me observaba pasmado, parecía no creer lo que había hecho. Yo, lo miraba asustada pues de seguro con ese beso yo había manifestado todo lo que sentía por el. No quería que el momento se arruinara. No quería que el dijera nada. Sin pensarlo salí corriendo dejándolo ahí en aquel parque solitario. Corrí y corrí sin detenerme hasta llegar a casa con una mezcla de sentimientos que sólo el podía hacerme sentir.

    -Sesshomaru – susurré antes de quedarme profundamente dormida.

    Esa noche en mis sueños repetí una y otra vez aquel momento que yo sólo había podido disfrutar hasta ahora cuando dormía.


     
  5.  
    StarAcua

    StarAcua Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Abril 2008
    Mensajes:
    466
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    KYAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!! que divinooooooo, me encanto la conti!!, que lindo que sesshomaru haya besado a Kagome, conti conti!!!...Pero lo que me da rabia es Kagura.
    Pobre Kagome entiendo lo que sufrio al ver al amor de su vida, besando a otra:( pobre!!!

    Por fa Sesshomaru termina ese tonto compromiso y ve con Kagome!!!

    Estuvo increible la conti felicidades;)
     
  6.  
    Maya Natsume

    Maya Natsume Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Noviembre 2007
    Mensajes:
    340
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola

    Me agrado bastante la continuación, aunque más corta de lo que imaginaba, pero fue muy buena.

    Espero poder leer la continuación ya que tu habilidad para escribir hace que quede completamente picada con la historia... Ojala y la continues rápido.

    Finalmente solo me queda por decir que me ha encantado el hecho del beso de Sesshomaru con Kagome, espero que proximamente haya un encuentro similar.

    Suerte!
     
  7.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Ohayo!!!!!
    mira que estoy de vuelta jejeje si que si
    me lei los capitulos enteros de nuevo hasta el ultimo que has puesto
    mira que yo me hubiera desmayado despues el beso.... :D
    aaaaaaaaaaaaaa.... yo quiero ser Kagome jejeje lo bueno es que mi Sessho ya se dio cuenta que siempre la amo
    aunque parece que esta un poco confundido jejeje pero es normal... xD pero... QUE NO SE CASE....!!!!
     
  8.  
    ISYLU

    ISYLU Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Octubre 2008
    Mensajes:
    151
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Holaaaa!!!!!!!
    ayyy que lindo,
    fue muy romantico
    me encanto :)
    sesshoumaru TIENE que dejar a kagura
    y estar con kagome ;)
    jaja me encanto el capi, estuvo muy tierno...
    bueno.. nos vemos !!!!
    BYE!!!
     
  9.  
    Bananón

    Bananón Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Mayo 2007
    Mensajes:
    368
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Estuvo muy bueno, muy tierna la parte del beso, me hubiera gustado que pasara algo más entre Sesshomaru y Kagome antes de que ella saliera huyendo.
    Ha mejorado mucho lo de las tildes, me alegra que hayas tomado mi consejo y bueno si es un error de la computadora ya nada se puede hacer.
    Te recalco algo que te dije en el post anterior:

    Debería ser Él.
    Esa palabra lleva tilde cuando es pronombre.
    Bueno sólo eso, lo demás está muy bien.
    Cuidate mucho y nos estamos leyendo ;)
     
  10.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2396
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola a todos! Perdon por la demora!! Aquì va la conti. Ojalà no tenga ningùn error. Si lo tiene, mil disculpas. Pronto pondrè la continuaciòn.

    Verdad

    - Kagome, ¿Estàs bien?

    Esa era la décimo novena vez que Kykio, Miroku o Sango me lo preguntaban.

    - Si, estoy bien. – Dije cansada de que se preocuparan tanto por mi.
    - Kagome, Miroku te puede dar el día libre si lo prefieres… - dijo Sango quien me estaba ayudando a clasificar unos documentos.
    - No será necesario. Me siento perfectamente bien.
    - Pero, Kagome…
    - ¡Oh! ¡Iré por un café! – Dije saliendo de la oficina dejando a Sango totalmente desconcertada.

    ¡Era realmente increíble! ¿Por qué no me podían dejar tranquila? El hecho de que Sesshomaru se casara ese mismo día no tenía por qué afectarme. Si ellos no pusieran tanto énfasis en recordármelo con sus muestras de apoyo…

    - ¡Ni que me fuera a morir! – Dije entrando en el baño de mujeres.
    - Bueno, al menos eso parece – escuché a una voz dirigiéndose a mi – te vez realmente pálida.

    Di media vuelta para saber quien era aquella persona y me encontré con una niña que aparentaba los 7 años.

    - Soy Kana. – Dijo al ver que yo sólo la observaba y no decía nada.
    - Hola Kana. Soy…
    - Se quien eres. Kagome Higurashi.

    Esta niña me parecía demasiado misteriosa. Su mirada era fría y tan sólo de tenerla cerca hacía que quisiera salir de ahí.

    - ¿Cómo lo sabes?
    - Bueno, tu estas relacionada con los Taisho. Todo el mundo sabe de ti.
    - Supongo que no debí hacer esa pregunta – dije apenada – y, ¿tu mamá trabaja aquí? – dije tratando de sonreír.
    - No. Ellos no viven en Japón. Estoy aquí con mi tío.
    - ¿No crees que podría estar preocupado por ti?
    - No se como regresar. Este edificio es enorme.

    Aunque parecía decirlo sinceramente tenía un mal presentimiento. Su mirada. Algo había en ella que me hacía desconfiar pero aún así me ofrecí a acompañarla.

    - Yo te puedo acompañar. ¿Dónde lo dejaste?
    - En la cafetería. Dijo que regresara en 10 minutos.
    - Y, ¿Cuánto tiempo ha pasado ya?
    - 15 minutos. De seguro debe estar molesto.
    - Yo hablaré con él. Ahora vamos.

    Caminamos juntas por los corredores llenos de gente. Llegamos al ascensor y una vez dentro marqué el número 1. Kana parecía estar perdida en su mundo. Yo la observaba con el rabillo del ojo. Ella era como un témpano de hielo. Fue un gran alivio que las puertas del elevador se abrieran y pudiéramos salir de ahí.

    - Es por aquí. – Dije haciéndole una seña para que me siguiera.

    Ella no decía nada, simplemente caminaba a mi lado. Una vez que entramos en la cafetería busque a alguien mayor parecido a ella. Pero no había nadie.

    - No está aquí. – dijo con una voz inexpresiva.
    - Lo encontraremos. No te preocupes Kana.
    - Debe estar muy molesto. Lo estoy retrazando.
    - ¿Retrazando?
    - Tenemos que estar a las 7 de la noche en la boda de unos amigos de la familia.
    - La boda de Sessshomaru. – Dije sin pensar.
    - Así es Kagome.
    - ¿Quién es tu tío Kana?

    En ese momento alguien posó una mano en mi hombro, di media vuelta y me encontré con un rostro familia y perfecto.

    - Me parece que has conocido a mi sobrina.
    - Naraku.

    Me quede sin palabras al verlo. ¡Había cambiado tanto! Si no fuera por ese color de ojos y piel… y esa sonrisa única no lo hubiera reconocido. Era lo único que no había cambiado.

    - Has cambiado mucho Kagome. – Dijo el mirándome fijamente.
    - Eh… tu, tu también Naraku. - ¡diablos! ¿Por qué tartamudeaba? – hace tiempo que no te veía.
    - Si, tuve que irme con mi hermana y mis padres a Inglaterra. ¡Pero no hay nada como Japón!

    Sonreí. Me sentía un poco tonta porque no se me ocurría que más decir. Miré el reloj, ya casi eran las 5 de la tarde.

    - ¿Irás a la boda?
    - ¿Eh?
    - A la boda de Sesshomaru y Kagura.
    - Oh. ¡No! No iré.
    - Es una lástima. Pensé que estabas invitada.
    - Lo estoy.
    - Entonces por qué…
    - No estoy de humor para salir hoy. Es todo.
    - Entiendo.
    - Creo que debes irte ya. Kana dijo que estaban retrazados.
    - Si… bueno, nos vemos Kagome. Ten – dijo entregándome su tarjeta – si cambias de opinión sólo llámame. Sería un honor ir contigo.
    Su comentario hizo que mis mejillas se sintieran súbitamente acaloradas.

    - Em…claro. Si cambio de opinión te llamaré. No me gustaría ir sola.
    - Entonces… nos vemos. – dijo sonriéndome.
    - Nos vemos. Adiós Kana.
    - Adiós Kagome.


    Me quede ahí parada al menos por los siguientes 10 minutos.

    - Tonta. Regresa al trabajo. – me dije a mi misma.

    Tomé el elevador nuevamente. Mientras subía no podía dejar de pensar en aquel extraño encuentro. Justo ahora…

    - Naraku…

    El elevador se detuvo un piso antes del que yo tuviera que bajar. No le presté la más mínima atención ya que seguía inmersa en mis pensamientos. Suspiré y di media vuelta para apoyarme en el ascensor y fue ahí cuando lo vi. ¡Era Sesshomaru!
    Mi sangre se heló, mi respiración se entrecorto y lo miré desconcertada. Él me observaba tranquilamente desde el otro extremo del ascensor. En mi mente lo único que pensaba era que la puerta se abriera para poder correr y no verlo. ¿Por qué tenía miedo? No quería que mencionara nuestro beso… no quería que lo arruinara.
    Apenas la puerta se abrió salí corriendo y me metí en la primera puerta que encontré. Era un cuarto donde se guardaban los archivos por lo tanto no había nadie. Respiré profundamente tratando de calmarme. No pasaron ni 5 minutos cuando la puerta se abrió de nuevo. Con gran asombro vi que era él.

    - ¿Qué haces? – Dije nerviosa… no sabía que hacer.
    - Tenemos que hablar.
    - ¿Qué? ¡No! Yo no quiero hablar. Deja todo como está Sesshomaru.
    - No, yo tengo que hablar y tú me escucharas.
    - No tengo porque escucharte. Me voy de aquí.- Dije avanzando hasta la puerta pero me detuvo y me miró fijamente. No pude dar un paso más.
    - Escúchame. No tengo mucho tiempo.
    - Habla entonces. – Dije separándome un poco de él.

    La habitación ahora se me hacía bastante estrecha. No había ventanas así que pronto sentí que me faltaba el aire. Me recosté en el escritorio y lo mire fijamente. Por otro lado, el observaba cada uno de mis movimientos, su mirada me seguía y sentía que tenerlo ahí iba a ser bastante difícil

    - Primero quiero saber por qué saliste corriendo ese día.

    Primer error. No quería hablar de ese asunto. Lo había estado analizando y debió ser bastante tonto. Haberlo dejado ahí después de eso, ¡Que tontería! Debí decir algo, ¡lo que sea!

    - Yo… ¿Es necesario que te lo diga?
    - Kagome – dijo el acercándose más a mi – por 14 años he guardado un secreto muy grande dentro de mi. Traté de evitar sentir… traté de seguir las ordenes de mi padre. ¡Él sólo quería lo mejor para la familia! ¡Yo quiero lo mejor para la familia! ¡para nosotros!
    - Sesshomaru, ¿De que hablas?
    - De que tú no eres lo indicado para la familia Kagome.

    En ese momento lo comprendí todo. Había venido otra vez a burlarse y a herirme.

    - Sesshomaru, ¿Para eso quieres hablar conmigo? ¿Qué no es suficiente que…?
    - Kagome, escucha. Tu no eres lo que la sociedad quiere para nuestra familia pero eso a mi no me importa. Nunca me ha importado. ¿Entiendes? – Dijo el tomando una de mis manos entre las suyas – cuando me enteré de mi compromiso con Kagura no por mi padre, sino por Naraku, lo único que me mantuvo fue el hecho de que yo era el responsable de la familia. La unión entre Kagura y yo sólo es un negocio.
    - Sesshomaru…
    - Espera. Yo se todo lo que hace Kagura. Se quien es en realidad aquella mujer que dentro de un par de horas será mi esposa pero, no puedo anteponerme a los deseos de mi padre.
    - Sesshomaru, nunca pensé que el señor Inutaisho…
    - No, él me preguntó si en realidad quería hacer esto. Yo lo acepté. Tú sabes, tradiciones que recaen en el primer hijo de la familia.
    - Sesshomaru, no lo hagas.
    - Kagome…- dijo acercándose más a mi y poniendo uno de sus brazos alrededor de mi cintura – te amo. Te he amado desde la primera vez que te vi cuando éramos unos niños.

    Las lágrimas corrían por mi rostro. ¿Me amaba? Y me lo decía justo ahora…cuando no había nada por hacer…

    - Sesshomaru, yo también te amo.
    - Era todo lo que necesitaba oír – dijo mientras acercaba su rostro al mío y nos besábamos.

    Sentí mariposas en el estomago. Sentí todas esas emociones que había sentido durante nuestro primer beso. Al separarnos me miro dulcemente, nunca lo había visto de esa manera. Me sonrió y acarició mi rostro delicadamente.

    - Ahora, tengo que irme.
    - No lo hagas Sesshomaru.
    - No tengo opción. Si no lo hago todo por lo que trabajó mi padre se hundirá. Él confió en mí.
    - Y, ¿Qué pasa con lo que sientes? ¿con lo que yo siento?
    - Siento mucho habértelo dicho Kagome, yo no lo había planeado así. Yo te he alejado toda mi vida. Nunca funcionó ya que siempre estabas en mi mente. Me alegraré de verte dentro de unos años casada y con un hermoso bebe. Se feliz Kagome.
    - Sesshomaru, ¡No te casaras! ¡No te voy a dejar salir de aquí!
    - Kagome…
    - No quería que fuera así Sesshomaru. – dije parándome frente a la puerta – en mis sueños era diferente… era un final feliz…
    - Kagome – dijo el limpiándome algunas lágrimas – en mis sueños también era así.

    Note que sus ojos estaban vidriosos y que su voz se entrecortaba. Yo no quería que se casara pero eso era egoísta. La prioridad era su familia…

    - Ve. – Dije saliendo de la puerta.
    - Kagome…
    - Ya. ¡Anda!
    -
    Me miró por última vez con esa mirada tan profunda y sinceramente dulce y salió apresuradamente. Yo cerré la puerta y poco a poco me fui deslizando hasta llegar al piso. Ahora estaba segura que mi final feliz nunca llegaría y dolía demasiado.

    Estuve ahí pensando en tantas cosas durante la siguiente hora. Salí y me arreglé un poco para que los chicos no notaran lo que había pasado. Fue en vano porque pude ver sus expresiones en cuanto me vieron.

    - Inuyasha se acaba de ir con Kykio. – dijo Sango mirándome desde el otro lado del escritorio.
    - Aja… - dije firmando algunos documentos.
    - Kagome…
    - Sabes Sango. Después de todo si quiero tomarme el día mañana. – dije mirando por la ventana.
    - Eso es…!genial! Miroku no te dirá que no.
    - Si, lo sé. Es más creo que mejor me voy o llegaré tarde.
    - ¿Tarde?
    - Sólo quiero irme a casa.
    - Te puedo acompañar, si quieres…
    - ¡Claro que quiero! – dije sonriéndole.
    - Chicas, ¿puedo acompañarlas?
    - Claro Miroku – dije parándome y abrazándolo- ¡cocinaré algo delicioso!

    Esa noche nos quedamos hasta la madrugada conversando de cosas dolorosas y alegres de nuestras vidas. Reímos, lloramos, nos burlamos de algunas cosas sin sentido que decía Miroku. ¡Tantas experiencias! Casi entran en shock cuando les conté lo que había pasado hacía un par de horas…

    - No puedo creerlo Kagome…- dijo Sango que parecía bastante impactada.
    - Sesshomaru… - dijo Miroku mirando hacia las llamas casi extintas de la chimenea – siempre será un misterio para mí. Me pregunto como hace para guardarse tantos sentimientos…
    - Lo haré bien. – Dije sonriendo tristemente...
    - Kagome… - dijo Sango acercándoseme.
    - Estaré bien… - dije sintiendo que las lagrimas se asomaban apresuradamente…
    - Kagome… - dijo Miroku abrazándome.
    - Estaré bien…. Yo se que lo estaré. Soporté la muerte de mis padres. Soporte que nadie me aceptara por lo que soy sino por las relaciones que una vez tuve. Soporte que me trataran mal muchas veces. Soportaré esto…
    - Kagome, está bien que te desahogues – decía Miroku mientras me abrazaba.
    - ¿Por qué justo hoy? Hoy, ¡cuando nada podía cambiarse! ¡No había posibilidad! Y el me dijo todo lo que yo había soñado…
    - Kagome. Llora todo lo que quieras… estoy aquí.
    - Miroku, ¡lo amo! Y no pude hacer nada… yo misma le dije que fuera. Yo misma me resigné a perderlo. Lo supe cuando vi en sus ojos que la decisión era mía. Que si yo se lo pedía 1 vez más el se quedaría conmigo. No podía ser tan egoísta…!es su familia! No puedo hacerle eso a los Taisho…yo…
    - Calma Kagome…Calma…

    No se cuanto tiempo lloré pero Miroku y Sango estuvieron allí para apoyarme. Todo lo que había estado guardando por tanto tiempo finalmente salía. Miroku me aferraba a él, yo sabía que no me dejaría. Sango sujetaba mi mano con fuerza. Finalmente me quede dormida y en mis sueños volví a soñar con mi final feliz. Ese que nunca llegaría.
     
  11.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    amiga!!!!!!
    en verdad que tu fic lo amo como no tienes idea...
    solo de imaginarme a Naraku amistoso con Kagome..me hizo sentir la protagonista jejeje :D
    solo de ver como paso Kagome su ultimo momento con Sesshomaru en el cuarto de los archivos
    me hizo llorar... en verdad este fic es uno muy bueno y te lo digo de corazon...espero la siguiente continuecion de un grandioso fic... :D
     
  12.  
    Hikari Azura

    Hikari Azura Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Abril 2009
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    hola!!!!!!!!!
    valla la verdad niña me has dejado lllorando T-T como se le ocurre a sesshomaru decirle eso a kagome el mismi dia de la boda y con la impotencia de no poder hacer nada! hijo te pasas la verdad, se me rompio el corazon..pero la verdad me gusta como escribes y tienes mi apoyo para tu ff, que es bellisimo aunque la trama sea de algo melancolica hace falta debes en cuando por aqui en el foro. bueno me retiro y estare ansiosa de leer el proximo capitulo. nos estamos leeyendo.
    bessos.
    tu fiel lectora sesshogriss.
     
  13.  
    StarAcua

    StarAcua Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Abril 2008
    Mensajes:
    466
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    T.T Pobre kagome T.T ella quiere estar con sesshomaru y el con ella, pero por tontas tradiciones no se puede T.T odio cuando las tradiciones complican la felicidad de los demas!!!

    Espero que de alguna manera esto se solucione

    ¡FUERZA KAGOME! ¡FUERZA SESSHOMARU! el amor lo vence todo

    Espero la conti;)
     
  14.  
    anllely

    anllely Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    16 Junio 2009
    Mensajes:
    67
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    sabes me dejaste llorando con este capitulo por que sesshumaro se casara nos es justo casarse porque tus padres quieran o por conveniencia y donde va el amor. pero hoy en dia de eso no nos preocupamos solo nos preocupamos por el dinero o si nos conviene o no.
     
  15.  
    Inu Girl

    Inu Girl Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Julio 2005
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Esto esta que arde!! jaja esta genial!! me tienes picada con tu fanfic!! jaja WOW en serio!! esta super increible... si tienes algunos errorcillos gramaticos pero nada que no se pueda arreglar super... tu fanfic esta genial, espero saber como termina todo esto jaja y obvio tmb espero ansiosa la cotinuacion :wtf: hasta entonces, sayonara prrrmiau
     
  16.  
    Zimba Mustaine

    Zimba Mustaine Sweet Room

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Enero 2008
    Mensajes:
    717
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    SUGOII¡¡¡¡¡¡¡¡
    Me encantaron estos dos
    capitulos y perdon por no postear
    antes.
    Bueno amiga te quedo super la conti
    Espero con ansias la que sigue
    Bueno cuidate :Bye:

    Saludos
    GhotikcSasa :rosa: :rosa:
     
  17.  
    Devil kiss

    Devil kiss Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    31 Julio 2009
    Mensajes:
    65
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    Hola soy nueva aqui, e leido todo desde el principio y me a gustado mucho, pobre Kagome, Sesshoumaru le confieza toco cuando ya no se puede aser nada es muy triste, pero me gusta, espero pronto la conti quiero ver lo que pasa bye.
     
  18.  
    ISYLU

    ISYLU Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Octubre 2008
    Mensajes:
    151
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    wow!! realmente sin palabras!!
    me encantó, pobre kagome.. y cuando al
    fin sus sueños parecen haberse vuelto realidad...
    ella que tanto queria que Sesshoumaru
    correspondiera a sus sentimientos y ahora que lo hace hay algo que
    les impide estar juntos...
    Me emocionó este capi, es que pobre kagome, se debio sentir horrible!!
    Bueno, bueno basta o me voy a largar a llorar!! jeje
    como ya dije ¡me encanto el capi!!!
    espero la proxima conti con ansias!!!
    jeje besos y te cuidas!!! :)
     
  19.  
    Alesia

    Alesia Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Noviembre 2007
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    I walk alone (Sesshomaru - Kagome)
    Total de capítulos:
    17
     
    Palabras:
    2923
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    !Hola a todas! Muchas gracias por los post. Enserio me alegra que les este gustando la historia. SESSHOGRISS es cierto, tal vez esta historia sea muy melancólica pero desde hace algún tiempo soy incapaz de escribir cosas alegres pero, me esforzaré por darle un gran final a este fic. Aquí va la continuación. Cuídense.

    Naraku

    Es difícil creer que puedes continuar cuando todo a tú alrededor te indica lo contrario. Los amigos están siempre ahí para apoyarte y, por un momento, te hacen olvidar todo lo malo que te rodea. A veces, lo único que nos queda es continuar y resignarnos. Seguir y sonreír como me dijo Kykio mientras charlábamos una tarde mientras caminábamos hacia su casa. Tenía razón era inútil pensar en lo que pudo ser. Tenía que enterrar todos esos sentimientos dentro de mí. Eso no era huir, eso era protegerme.

    - Es aquí Kagome.
    - ¿Eh? Oh, claro. Ya llegamos.
    - ¿Quieres tomar algo? Tal vez un café. Hace frío.
    - No, yo iré a casa. Nos veremos el lunes.- Dije sonriéndole amigablemente.
    - ¡Kagome!
    - ¿si?
    - Inuyasha esta preocupado por ti. No quiere llamarte porque no sabe cual será tu reacción…y…
    - Yo lo llamaré. Dile eso.

    Sabía que Inuyasha estaba preocupado. Estaba segura de que ni Sango ni Miroku habían mencionado algo acerca de lo acontecido aquél día pero, ¡era Inuyasha! El me conocía muy bien.

    - Está bien, se lo diré. – Dijo ella sonriéndome dulcemente y entrando abriendo la puerta de su casa.
    - Y, Kykio – dije sin voltear – felicitaciones, Inuyasha y tu hacen una linda pareja.
    - ¿Cómo lo supiste?
    - Lo sospechaba…
    - Kagome… Lo siento, debí decirte…
    - No te preocupes. Sé porque no me dijiste nada – dije sonriéndole- ahora sí, tengo que irme.
    - Nos vemos. – Dijo ella sonriendo y entrando a su casa.

    Caminé mucho rato sin rumbo fijo. No tenía que ir a ningún lado y era viernes, sin embargo no estaba de ánimos para nada. Se podría decir que era un cuerpo que funcionaba porque tenía que funcionar no porque quisiera.
    Sentí frío luego de haber estado caminando cerca de 1 hora. Vi una cafetería cruzando la calle así que decidí entrar y tomar algo. La mayoría de personas que estaban ahí eran parejas o grupos de amigos que pasaban una linda tarde. Repentinamente volví a sentirme sola. Me senté en un rincón alejado del café, necesitaba un poco de tranquilidad para pensar.

    - ¿Qué va a ordenar? – me preguntó una voz sacándome de mis pensamientos.
    - ¡Oh! Un capuchino por favor.
    - Enseguida se lo traigo.

    Había estado evitando a la gente desde el día que lloré y lloré hasta detenerme en brazos de Miroku. El mismo me había pedido que me tomara la semana libre pero yo había rehusado su ofrecimiento. No quería dejar de trabajar, no quería dejar de ir a la universidad pero, no quería hablar con nadie y sabía que los estaba dañando.

    - Aquí está su capuchino. ¿Se le ofrece algo más?
    - No. Está bien.

    Mientras observaba como el mesero se alejaba y volví a sumergirme en mis pensamientos. Di un largo suspiro. No quería pensar en nada de eso ya.
    Sentí que la puerta del café se abría ya que un viendo helado me hizo temblar. Tomé mi café y sentí como poco a poco me calentaba. Cerré mis ojos para sentir el aroma con más precisión… De repente escuche alguien pronunciando mi nombre.

    - ¿Kagome?

    Levanté la vista y me quede paralizada.

    - ¿Naraku? ¿Qué haces aquí?
    - Pues, lo mismo que tu. Vine por un café.

    Me volví a sentir tonta por hacer preguntas tan obvias…

    - ¿Puedo acompañarte?
    - Claro que si. – Dije sonriéndole.
    - Gracias – dijo correspondiendo mi sonrisa – Por cierto, tienes algo de capuchino en tu mejilla…

    Apenas lo menciono me llevé la mano al rostro. ¡Qué vergüenza!


    - Em… es del otro lado. Déjame ayudarte – dijo agarrando una servilleta.
    - Gracias… - dije roja de la vergüenza.

    El mesero vino y el pidió otro capuchino. Cuando el café se acabo nos quedamos conversando y sin darnos cuenta la hora pasó…

    - Es tarde. – Dije observando el cielo oscuro afuera del café.
    - Tienes razón. Son casi las 8.
    - Será mejor que me vaya…
    - ¿Tienes prisa? – Dijo mientras ponía dinero sobre la mesa…
    - No tienes que pagar el mío…
    - Supongo que no. Hagamos un trato, hoy yo invito y la próxima vez tu lo harás.
    - Supongo que es algo justo. – Dije sonriendo.
    - Bien, entonces ¿quieres dar una vuelta por ahí?
    - Yo…
    - A menos que tengas algo que hacer, claro…

    No sabía que hacer. Tenía dos opciones, la primera era poner cualquier excusa e irme a casa y pasar sola, como siempre, mi viernes por la noche. Miroku y Sango habían salido y de seguro no llegarían hasta muy tarde. La otra opción era aceptar la invitación de Naraku.

    - No, - dije después de reflexionar un momento – estoy libre hoy.
    - ¡Perfecto! Entonces, eres mía por hoy – dijo sonriendo ampliamente-
    - Yo...
    - ¡Oh! Es sólo una manera de expresarse…
    - Lo sé…
    - Bien, salgamos de aquí.

    Al salir de la acogedora cafetería sentí frío. El viento helado sobre mi piel hizo que me pusiera a temblar. Me aproxime a Naraku y caminamos hasta su auto.

    - Aquí estarás caliente. Entra.

    El me abrió la puerta y yo entré rápidamente. En efecto, la calefacción del auto le devolvió el calor a mi cuerpo. El entro y pronto comenzó a conducir.

    - Es raro… - dijo sorpresivamente luego de 5 minutos sin hablar.
    - ¿Qué es raro?
    - Las dos veces que nos hemos encontrado han sido en una cafetería…
    - Oh. Es cierto – dije sonriendo mientras miraba por la ventana.
    - Te gustará el lugar a donde iremos… Tal vez te haga sentir mejor.

    Simplemente lo observé. El no podía saber…

    - Naraku…tu…
    - Simplemente quiero ayudarte Kagome. Después de todo, te conozco hace 14 años.
    - No tienes porque ayudarme. Estoy bien.
    - No, no lo estás. Necesitas recuperar algo Kagome.


    Yo no sabía de qué estaba hablando pero no quise preguntarle. Dejé que el condujera y me dediqué a mirar por la ventana. El auto siguió avanzando y nos alejábamos de la ciudad.

    - Naraku, ¿A dónde me llevas?
    - Es un lugar que tu misma escogiste.
    - ¡Yo no sugerí que saliéramos de la ciudad!
    - No es una decisión que hayas tomado ahora.
    - Detente. ¡Quiero regresar! Fue una mala idea haber aceptado venir…

    El auto se detuvo.

    - Ya llegamos. Ahora, ¡encontrémoslo!
    - No entiendo de qué hablas.
    - Ya recordarás. – Dijo saliendo del auto.

    Salí del auto desconfiada. Trataba de recordar alguna de mis lecciones de Karate para poder defenderme si… ¡No! ¡Era Naraku! El no me haría daño, ¿o si?

    - Ven, es por aquí dijo conduciéndome por un camino.
    - Huele como a… ¿El mar?
    - Así es Kagome. ¿Ya recuerdas?

    El parecía tan seguro que yo recordaría algo… ¿qué cosa quería que recordara?
    Caminamos por 10 minutos sin detenernos hasta que llegamos a una formación rocosa frente a un muelle. En ese momento un pequeño recuerdo vino a mí...

    - Este lugar…
    - Si. Definitivamente ya estás recordando. – Dijo el sonriendo y arrodillándose frente a las rocas. Lentamente comenzó a sacar la arena de un lado.
    - Ya habíamos venido aquí, ¿verdad?
    - Así es. Ambos, hace años …
    - Tanto tiempo…

    El comenzó a sacar cada vez menos arena hasta que llegó al fondo.

    - Bueno. Es todo lo que puedo hacer. Ahora es tu turno.

    Me acerque lentamente. Me arrodillé a su lado y metí mi mano en el agujero que Naraku había formado. Saqué una pequeña caja del fondo. Ahora lo recordaba… Pero, ¿Podría ser?

    - ¡Ábrela! Te ayudará. O eso creo…

    Lentamente abrí la pequeña caja de madera y encontré un cofre aún más pequeño que la caja.

    - Esto me lo regaló…
    - Nunca lo supimos. No quisiste abrirlo esa navidad cuando cumpliste 15 años.
    - Tenía miedo.
    - Tenías tus sospechas de quien podía haber sido. Nunca lo aceptaste.
    - No quería esperanzas…
    - Necesitas saber lo que hay dentro de ahí hoy.
    - Lo se…

    Comencé a abrir el cofrecillo con lentitud. Dentro había una pequeña hoja doblada en cuatro. Necesito saber que es lo que dice – pensé – pero, no puedo… tengo miedo.

    - No tengas miedo Kagome. – Dijo Naraku quien me observaba detenidamente.
    - Lo haré…

    Abrí el pequeño papel y me encontré con una letra que era conocida por mí.

    “Querida Kagome. Se que cuando leas esto tal vez yo ya haya tomado una de las más difíciles decisiones de mi vida. No ha sido fácil. Lo que más lamento es haber tenido miedo”
    Sesshomaru.

    PD. Si das dos vueltas a la cuerda del cofre tal vez encuentres algo que te guste.


    Sin pensarlo dos veces hice lo que la nota decía y comenzó a sonar una débil melodía…

    - Esa es…
    - La canción que la madre de Seshomaru le enseñó cuando era un niño. – completó Naraku.
    - Naraku, ¿Por qué enterré esto?
    - No estoy seguro. Unos días después de navidad tu te acercaste a mi y me pediste que te llevará a un sitio lejano porque querías esconder algo. Yo accedí. Pero, tú ya habías escogido este lugar… Me pregunto por qué.
    - Aquí murieron mis padres. – Dije mirándolo fijamente – Justo aquí encontraron sus cadáveres… Supongo que era un sitio especial para mí.
    - ¿Ya no lo es?
    - Ya recupere lo que me faltaba. Todo este tiempo pude saberlo pero me negué. Supongo que en el fondo sabía que esto pasaría. Me resigné desde el día en que…
    - Se besaron en aquél baile.
    - Así es.
    - Lamento haber hecho esa estúpida apuesta.
    - De cualquier modo hubiera ocurrido algo así… Naraku, gracias.
    - No entiendo por qué.
    - Me has ayudado a recuperar una parte de mí que había perdido justamente en este lugar. Te lo agradezco mucho.
    - Haría cualquier cosa por ti Kagome. Eres muy valiosa…
    - También te quiero Naraku. – dije abrazándolo- ahora, ¡hay que irnos! Hace un frío espantoso.
    - Bien – dijo sacudiendo su pantalón ya que la arena se había quedado pegada a él – hay que irnos ya.

    El camino de regreso fue bastante mejor que el de ida. Conversamos acerca de recuerdos de la infancia. ¡Habíamos compartido tantos momentos juntos!

    - ¡Yo ya había olvidado eso! – dije riendo acerca de una broma que le habíamos hecho a Inuyasha cuando éramos pequeños.
    - ¡Oh! Él estaba tan enfadado.
    - Pobre Inuyasha.

    El estacionó el auto frente a mi casa. Me acompañó hasta la puerta.

    - Bueno, ha sido un día…diferente. – dije sonriéndole.
    - Si. Debemos de hacer esto más seguido Kagome…
    - ¿Qué?, ¿Ir a las playas a buscar cofres con verdades ocultas por años?
    - No me refería a eso…
    - ¡Lo sé! Estaba bromeando.
    - Entonces, ¿aceptarías salir conmigo?
    - Pues… - no sabía que decir, ¡era Naraku! Aunque, precisamente porque era él sentía esta cosa rara por dentro – Esta bien.
    - ¿Enserio? ¡Genial! Eh...El próximo sábado.
    - Eh...
    - Iremos a Cenar. ¿Qué te parece?
    - Pues…
    - ¡Oh! ¡Di que si! – Dijo tomándome de las manos y mirándome fijamente.
    - Perfecto. – Dije riéndome de su actitud. Nos veremos el próximo sábado.
    - Vendré por ti a las 8.
    - Entonces, nos vemos. – Dije sonriéndole.
    - Nos vemos…

    Entre a mi casa entre carcajadas. ¡Ese no era el Naraku que yo conocía! ¡Parecía un niño feliz!

    - ¿Kagome? – Me llamó una voz en la oscuridad.
    - ¡Sango! Pensé que demorarías más.
    - Son la 1 de la mañana. ¿Dónde estabas?
    - Recuperando una parte mía que había olvidado – dije sonriéndole.
    - ¿Qué es eso que traes en tus manos?
    - ¡Oh! Es un regalo que recibí hace mucho tiempo pero recién ahora tuve el suficiente valor para abrirlo…
    - No lo entiendo.
    - Es difícil de explicar.
    - ¿Quién te trajo? Escuché el sonido de un auto alejarse.
    - Me encontré con Naraku en la tarde.
    - Oh…entonces… ¿estuviste con él todo este tiempo?
    - Em, si.

    Ella suspiro y luego me sonrió. Me gusta este chico Naraku, sabes.

    - ¿Qué?
    - No pienses mal Kagome. Me agrada porque ha hecho lo que ninguno de nosotros ha podido hacer por semanas.
    - No te entiendo Sango.
    - Estas sonriendo de verdad Kagome. ¡Escuché tu risa y eso fue lo que me despertó! No hacías eso desde que te enteraste de… bueno, no tiene importancia.

    Ahora que me detenía a pensarlo ella tenía razón. Una sonrisa apareció en mi rostro.

    - Tienes razón Sango.
    - Me alegro mucho Kagome. Bueno, me voy a dormir.
    - Sango. ¿Por qué estas aquí? Pensé que Miroku y tu irían a su departamento.
    - Oh – dijo sonrojándose un poco – si fuimos. Preparó una cena deliciosa. Fue un lindo detalle.
    - Y, ¿qué pasó?
    - No quiero ir tan rápido. No es que no confíe en él pero, no lo sé…
    - Te entiendo.
    - Me gustaría hacer algo parecido por él pero…
    - No te preocupes por mi Sango. Umm… ¿Qué te parece el próximo fin de semana?
    - ¿Por qué tan pronto?
    - Estaré fuera esa noche. – dije sonriéndole.
    - No me digas que…
    - Sólo saldré a cenar con un amigo. Te dejaré la casa para ti.
    - ¡Oh! ¡Muchas gracias Kagome!
    - No tienes por qué agradecerme. Ahora, vamos a dormir.

    Al encontrarme en la soledad de mi habitación puse la cajita en el cajón al lado de mi velador. Me acosté sobre la cama sin pensar en nada. Había sido un largo día. De repente recordé lo que le había dicho a Kykio. Tenía que llamar a Inuyasha y ahora estaba preparada para hacerlo. Marqué el número y esperé a que el contestara.

    - ¿Hola? – Me contestó una voz somnolienta.
    - Inuyasha, soy yo… Kagome.

    Escuché el sonido de algo cayendo al piso y luego un sonoro “!ouch!”.

    - Inuyasha, ¿Estás bien?
    - Si, estoy bien. Se me cayó algo… Kagome, quería llamarte. – dijo adoptando un tono serio y pausado en la voz.
    - Si. Y se por qué no lo hiciste y lo siento mucho.
    - No tienes por qué disculparte Kagome.
    - Si, tengo que disculparme no sólo contigo sino con todos. He dejado que lo que siento sea una barrera entre nosotros. He sido egoísta y de eso no se trata la amistad. He despreciado su ayuda cuando ustedes me la ofrecían con la mejor de las intenciones.
    - Kagome…
    - Escucha Inuyasha, siento mucho mi comportamiento de los últimos días. Por fin he comprendido que de mis miedos debo de aprender. No puedo cambiar lo que he hecho o lo que he dejado de hacer. Simplemente ya está. No quiero que te sientas mal por eso. Estaré bien y sé que ustedes estarán allí para apoyarme. Ahora si me dejaré ayudar.
    - No sabes cuanto me alegra oírte decir eso Kagome. Pensé que estaba perdiendo a mi hermanita.
    - No pienses en eso. No podrías perderme.
    - Te quiero Kagome.
    - Y yo también Inuyasha.
    - Por cierto, ¡felicidades!
    - ¿Y eso?
    - Me refiero a Kykio…
    - ¿Te lo dijo?
    - Bueno, lo supuse. Después de todo la llevaste a la boda y se van juntos diariamente…
    - ¿Fui tan obvio?
    - Siempre lo has sido…
    - Me siento como un tonto.
    - Me alegro mucho por ustedes. Hacen una linda pareja.
    - Gracias…
    - Bueno, es tarde.
    - Es cierto. ¿Por qué llamas tan tarde?
    - Estuve fuera recuperando algo…
    - ¿Recuperando algo? ¿Qué cosa?
    - Un regalo que recibí cuando tenía 15 años.
    - ¡Wow! Un muy antiguo regalo…
    - Inuyasha….
    - ¿Qué?
    - ¿Me estás diciendo vieja?
    - ¿Qué? ¡No! Sólo bromeaba Kagome…
    - ¡Uyyy! Mejor me voy a dormir. Buenas noches.

    Me metí a la cama y comencé a reír. “antiguo regalo”…

    - Tonto. – Dije acurrucándome en las sábanas.

    Pronto me quede dormida y aquella dulce melodía contenida en la cajita me acompañó en sueños.
     
  20.  
    LadyWitheRose

    LadyWitheRose Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Enero 2009
    Mensajes:
    410
    Pluma de
    Escritora
    Re: I walk alone (Sesshomaru - Kagome)

    WOW!!!!!!!!!
    en verdad que me acabo de leer el capitulo
    yo no tienes idea de la sorpresa que me dia al enterarme
    que Naraku parece bueno en este fic y que le gusta Kagome jejeje
    ademas que Kagome aceptara salir con el jejeje eso si es de sorpresa en fin
    te vere en el siguiente capitulo :D por cierto te espero en mi nuevo Fic ;D
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso