1. ¡FFL TE DESEA UNA FELIZ NAVIDAD!
    Descartar aviso

HORA AZUL

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por REHiroshi, 11 Julio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    REHiroshi

    REHiroshi Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    11 Julio 2012
    Mensajes:
    4
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    HORA AZUL
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    4675
    Hola!! Deseo compartir esta historia que escribi, se trata de un chico lamado Alex que conoce un a un vampiro frances de nombre Nathaniel.

    Quiero decir que lo he escrito por que, sin ofender, espero no lo tomen a mal, en verdad se los ruego, pero siempre leo fics que terminan siendo continuacion de la historia principal de crepusuculo, ademas de incluir vampiros de ojos dorados, cuando se explica que los cullen y los del clan denali son los unicos conocidos dentro del universo de la saga. Asi que pense en romper paradigmas y tambien escribir una historia de dos hombres. :)

    La llame Hora Azul por que es un momento en el crepusculo cuando no hay suficiente luz y el cielo tiene un intenso color azul, ademas de otras cosas que veran dentro de la historia. Ademas la imagen que use como portada refleja el tema principal de la historia, espero logren captar el mensaje de la flor, el color y el reflejo. Jeje.

    Una ultima cosa, perdonen la ortografia, esta historia la escribo en iPad y es imposible colocar acentos!! T_T

    Espero les agrade!!! :D


    [​IMG]

    CAP. 1 - EL PRIMER ENCUENTRO

    Mire a mi alrededor, completamente aburrido. La cafeteria estaba casi vacia, solo quedaban tres clientes; uno de ellos en su computadora y los otros dos en una cita romatica. Estaba seguro que al final se irian juntos y pasarian la noche divirtiendose. Exhale, un poco cansado ya que era tarde y queria regresar a mi apartamento. Estaba seguro que Lauren estaria ahi, sin hacer nada como es costumbre de ella. Tome unas tazas y las acomode mientras me quite el delantal. Mientras hacia esto, veia al señor Knight, el dueño, hablar con alguien por telefono. Seguramente era su esposa ya que parecia algo molesto. Colgo y camino hacia mi.

    -Alex, podrias quedarte y cerrar? - me dijo mientras extendio su mano con las llaves de la cafeteria.
    -Por supuesto - sonrei aunque no tenia muchas ganas de hacerlo, preferia mil veces irme ya, pero no queria importunarlo, ademas que el habia sido amable varias veces conmigo. El me habia adelantado el pago mas de un par de veces cuando me encontraba en problemas con el alquiler. Tome las llaves.
    -Muchas gracias muchacho! Y disculpame por las molestias!

    Salio antes de que pudiera decir algo. Me sente tras la barra y observe por la ventana. Debia estar agradecido por trabajar ahi, ya que era la unica cafeteria en todo Pittsburgh que pagaba bien, era bastante popular por la universidad que se encontraba cerca. Ademas de todo, no me quedaba tan lejos de mi apartamento.
    Sabia que la extrañaria el proximo año cuando ya no trabajara ahi. Habia estado ahorrando por bastante tiempo para poder entrar en la universidad.
    Desde que fallecieron mis padres tuve que valerme por mi mismo, eso ocurrio hace 6 años cuando tan solo tenia 18. Vivi con mis tios un tiempo, pero ellos no tenian muchos recursos, ademas que tenian que encargarse ya de sus hijas como para tambien cuidarme a mi. Ojala mama y papa no me hubieran dejado tan repentinamente y con tantas deudas.
    Hice una mueca al darme cuenta de lo que estaba pensando. No fue mi intencion pensarlo de esa manera; nunca me he fijado en el dinero, pero en verdad era mi sueño estudiar arquitectura.
    Alce la mirada y vi a la pareja llamarme, le lleve la cuenta en la bandeja y regrese un momento a la barra, disimulando que limpiaba mientras pagaban, con la esperanza de que dejaran una generosa propina.
    Espere unos segundos mas y voltee, el otro cliente en su laptop tambien pidio la cuenta asi que se la lleve.
    La pareja se levanto y salio, fui a recojer la bandeja y los vasos que dejaron. La ultima persona del lugar tambien dejo la cuenta y salio. Tome el dinero y lo lleve hasta la caja.
    Revise la propina esperando que dejaran cientos de dolares pero sabia que eso jamas sucederia. Guarde lo demas.
    Camine a la puerta y cambie el letrero a "Cerrado". Comence a subir las sillas a las mesas mientras tarareaba "You can start all over again", despues acomode las tazas y demas cosas que se usaron durante el dia. Apague las luces y mire al rededor, asegurandome que no olvidara algo mas.
    Todo estaba listo, tome las llave y sali, cerre muy bien.
    Comence a caminar, era una noche fria, asi que meti las manos en mis bolsillos y avance con mas rapidez. Las calles estaban solitarias debido a que era muy tarde, solo uno que otro carro pasaba ocacionalmente.Senti un poco de miedo sin en verdad saber por que.
    Llegue hasta la esquina y voltee para poder cruzar, note a un hombre que se encontraba a unos 20 metros de mi. Pase a la otra acera y el hizo lo mismo.
    Continue caminando, esperando llegar pronto y poder acostarme tranquilamente, casi podia sentir lo calido de mis sabanas y almohadas. Sonrei.
    Pare nuevamente para cruzar hacia la siguiente acera y me di cuenta que esa persona que habia visto antes seguia detras de mi.
    Parecia sospechoso, habia algo en el que no me daba confianza. Trate de no pensar en ello ya que seguramente estaba siendo paranoico.
    Mientras continuaba avazando, aparecio otro hombre que venia frente a mi, el miro detras mio y asintio.Mi corazon se acelero y pase saliva. Por que habia hecho eso? A caso estaba esperando a la persona que iba detras mio?
    Temi por mi seguridad, pero estaba demasiado nervioso para pensar con claridad. Gire rapidamente y entre un callejon. No queria toparme con la persona que venia frente a mi. Acelere aun mas.

    -Oye, tu!! - grito alguien detras de mi pero no quise voltear, continue, pero desafortunadamente habia alguien mas al final del callejon, que tenia el mismo aspecto que las otras dos personas, camine un poco mas lento. Estaba atrapado, no podia dar vuelta por que me toparia con quien venia siguiendome. Rogue que la persona que estaba frente mio no estuviera con los otros dos. Avance hasta que la persona que estaba al final del callejon se puso frente a mi. Me detuve en seco. Mi corazon se acelero aun mas.
    -A donde vas? - me dijo. No respondi. Mire sobre mi hombro y confirme que esos dos hombres estaban detras mio.
    -No tengo mucho dinero... - confese con la voz temblorosa. Me rodearon, asegurandose que no escapara.
    -Eso dicen todos... - la tercera persona hablo. Saque mi cartera y se las di.
    -Por favor dejenme ir, es todo lo que tengo... - mi voz continuaba temblando, al igual que mis rodillas. Uno de ellos reviso lo que traia y saco mi dinero. Me miro enfadado.
    -No creo que eso sea todo lo que tengas... - me dijo y se acerco a mi - dame todo lo demas - me empujo a la pared. Puse mi espalda contra ella - No me escuchaste?
    -Dannos tu dinero!
    -En verdad no tengo nada mas... - dije con dificltad, estaba totalmente asutado. El mas grande de los tres me golpeo en el rostro con bastante fuerza, cai mal sobre el piso y me lastime los nudillos. Empece a sangrar, alce la mirada asustado - lo juro no tengo nada mas... - agregue pero era inutil. Me sujetaron y me alzaron. Dos de ellos me pusieron contra la pared viendo hacia el frente. Quien me golpeo saco un cuchillo de su bolsillo. Sabia que ya no habria nada mas. Esto habia llegado a su fin, todo paso en camara lenta. Nunca pense que terminaria asi. Aun tenia la esperanza de realizar mis sueños, incluso despues de que mis padres murieron, pero parecia que todo habia estado en mi contra. Vi la navaja acercarse, estaba dirigida hacia mi abdomen.
    Jale aire con fuerza, viendo mi inminente fin acercarse, pero de pronto un rafaga de viento soplo y el hombre mas alto salio disparado. No entendi que fue, pero estaba agradecido. Mire a un lado y estaba tirado en el piso, parecia haberse desmayado. Los otros dos que me tenian sujetado, me soltaron. Tenian una expresion de terror total, voltee hacia donde dirigian su mirada. Habia alguien ahi. Un hombre de complexion mediana, era mas alto que yo, pero no mas que el otro asaltante. No podia verlo bien ya que estaba en la parte que no iluminaba la lampara del callejon. Hizo un movimiento de brazos y los otros dos hombres salieron lanzados. Cai sentado al piso mientras continuaba observando al hombre que me habia ayudado. El dio unos pasos y se agacho frente a mi. La luz lo ilumino.
    Quede paralizado por su belleza. Era un hombre muy atractivo, podria decir que era un modelo, pero esa descripcion no le hacia justicia. Su cuerpo era atletico y su rostro perfecto, delgado y su mandibula era cuadrada, le daba una apariencia fuerte; tenia cabello corto color negro y lacio, pero su piel era muy blanca. Demasiado. Se veia muy tersa y no tenia ninguna imperfeccion. Sus labios eran rosas y contrastaban con su tez. Mire sus ojos cautivantes, los cuales tenian un tono muy extraño, eran rojos, o mejor dicho de un color vino muy intenso. El me miro atento. No pude asegurar con certeza pero parecio sonreir mientras me veia.

    -Te encuentras bien? - dijo con una voz suave pero masculina, con un marcado acento frances. Solo pude asentir. El tomo mi mano, su piel era helada y muy dura, parecia marmol. Recorde que mi mano estaba sangrando al verla de nuevo y despues observe su rostro. Tenia la quijada apretada como si estuviera conteniendose por alguna razon. Aparto con difultad la vista de mi mano herida y me miro nuevamente a los ojos - por favor vete, ellos querian lastimarte pero ahora estaras bien - su voz sonaba tranquila y me dio confianza. Mientras sujetaba mi mano me ayudo a levantarme. No queria soltarlo, su tacto frio era extrañamente atrayente, pero queria huir de ahi. Lo solte y di unos pasos pero sin despegar la mirada. De pronto vi que los hombres se levantaron y se lanzaron sobre el.
    -Cuidado!! - grite pero el no se movio ni un centimetro cuando lo golpearon. Hizo un movimiento rapido con su brazo y de nuevo cayeron al piso.
    -Huye!! - me ordeno. No pude pensar en nada mas que en lo que dijo. Se levantaron una vez mas y comenzarn a golpearlo de nuevo -Vete ya!! - repitio.

    Comence a correr sin mirar atras. Me senti mal por haberlo dejado ahi, pero parecia que se encontraba en control de la situacion. Creo que mas bien debia preocuparme por los asaltantes, ya que iban a ser golpeados por mi salvador misterioso.
    Un millon de preguntas surgieron en mi cabeza, Por que me ayudo? Por que era tan fuerte? Por que su piel era fria y dura? Y porque sus ojos tenian ese extraño y peculiar color?
    Varias hipotesis vinieron a mi, desde un alienigena hasta un super heroe mutante, de esos que lees en los comics. Cual fuera la respuesta, estaba agradecido que me salvara.
    No supe ni en que momento llegue hasta mi apartamento, ni recuerdo subir las escaleras, estaba demasiado asustado.
    Lauren se encontraba en la sala, cuando entre me miro y avanzo preocupada hacia mi.

    -Alex?? Que sucede? Estas bien?! - miro mi mano, sus ojos se abrieron grandes como platos - Por dios estas sangrando!! - me jalo y me sento en el sillon. Corrio por un trapo y alchol del botiquin del baño para limpiarme.
    -Lauren... Fui asaltado... - dije aun en shock.
    -Alex!! Por dios.... - comenzo a pasar la prenda sobre mis nudillos, me ardio bastante.
    -Me quitaron mi cartera y como no tenia dinero, sacaron una navaja y luego... - no pude decir nada mas, mi voz se quebro.
    -Los golpeaste? Como lograste huir? Los perdiste? - me pregunto desconcertada, solo la mire. Trate de aclarar mi mente. Que se supone que diria? Que un super heroe me rescato? Sonaba muy tonto.
    -Un hombre...
    -Un hombre que?
    -Un hombre aparecio y me salvo... Los detuvo antes de que me hicieran daño... Me salvo... El solo... - las palabras salian atropelladas de mi boca.
    -Era un policia? Los sujetos se fueron? Explicame - dejo el trapo a un lado y me sujeto mi otra mano. Note que yo estaba frio por el miedo ya que el tacto de ella era calido.
    -No, no era un policia... Era un hombre... - iba a decir comun, pero no habia nada comun en el - era... El era muy fuerte, demasiado, el solo se encargo de ellos... Me dijo que huyera...
    -Lo dejaste ahi? Podria estar herido...
    -No - asegure. No se como lo sabia pero simplemente era asi - el esta bien... Si lo hubieras visto lo sabrias, no era como nadie que conociera o hubiera visto antes...
    -Alex, estas seguro de lo que viste? no habras imaginado cosas por el miedo?
    -Yo... - pense por un segundo si lo que paso no fue solo una alusinacion por el golpe, pero no era asi, alguien tan perfecto y hermoso no pudo haber salido de mi imaginacion - estoy seguro de lo que vi...
    -Esta bien - me dijo y luego me abrazo con fuerza - me alegra que estes bien!! No podria estar sin mi mejor amigo!! - correspondi su abrazo. Ella se separo y me tomo de nuevo la mano, me deje llevar hasta mi cuarto. Ella alzo las sabanas y me metio en la cama, luego se acosto a mi lado. Aun no estaba totalmente conciente de lo que ocurria. No podia creer mi maravillosa suerte. Recargue la cabeza sobre la almohada y mire fijo a Lauren- descansa... Estas muy alterado...
    -Es cierto, debo descansar! Mañana tengo que trabajar...
    -Alex!! No deberias ir asi.
    -Debo hacerlo, el señor Knight me necesita...
    -Nunca cambiaras! - rio. Me dio un beso en la frente y acaricio mi cabello revuelto. Cerre los ojos y me concentre en su mano tibia.
    Estar ahi acostado me hizo sentir mucho mejor. Estar en mi apartamento, a salvo, con mi amiga de toda una vida a mi lado, apoyandome como siempre. Ella fue quien me ayudo a seguir adelante despues que me quede solo, tambien me ofrecio vivir junto con ella. Lauren me ha apoyado mas de lo que otras personas lo han hecho.
    Mi respiracion y corazon se normalizaron y poco a poco me fui quedando dormido.
    Durante toda la noche, soñe con el hombre que me salvo, desee volverlo a ver para poder agradecerle pero sabia que no lo veria nunca jamas. Quedaria simplemente en mis recuerdos.

    A la mañana siguiente, me desperte y Lauren no estaba a mi lado, solo habia una nota sobre mi mesa de noche, la tome y la lei. " Fui a la universidad, por favor ten mucho cuidado. Te quiero!". Me sente en mi cama y me estire. No me di cuenta que no me puse la pijama, habia dormido con la ropa puesta. Rote el cuello un poco y despues me levante. Vi el reloj, aun faltaba mas de una hora para que debiera ir a trabajar asi que entre al baño a darme una ducha. Disfrute cada segundo mientras el agua me refrescaba, se sentia tan bien que me quede unos minutos mas de lo que acostumbro.
    Sali y mi seque. Me pare frente al lavabo y me lave los dientes, me mire en el espejo. Se notaban un poco mis ojeras ya que me acoste muy tarde. Suspire.
    Pase mi mano por mi cabello, siempre ondulado y siempre rebelde. Muchos decian que me parecia a mi madre en varios aspectos, pero ella no tenia el cabello tan ensortijado como el mio, supongo que lo decian por el color, ambos lo teniamos castaño oscuro. Sonrei al recordarla y entonces vi mi barbilla.
    Lo mas parecido a ella en mi, era el lunar cerca de mi menton de lado derecho. Ese era un razgo familiar, mi tio tambien lo tenia. Era una tonteria, pero sentia que en esa pequeña mancha, ella aun estaba ahi conmigo.
    Sali del baño y me vesti. No repare mucho en lo que me puse, simplemente una playera verde de mangas largas y unos jeans.
    Tome las llaves y mi celular, busque mi cartera y recorde que ya no la tenia, frunci el ceño. Sali del apartamento asegurandome que estuviera muy bien cerrado.
    Camine con cautela, a pesar de que era de dia y habia muchas personas en la calle. Evite el callejon por donde habia pasado la noche anterior, simplemente continue hasta que llegue al "Day & Knight Cafe".
    Abri la puerta y sono la campanita. Mi compañera ya estaba ahi, era su turno de abrir.

    -Hola Alex!! - me saludo.
    -Como estas Vanessa? - sonrei.
    -Muy bien!! Como siempre! - camine hasta el otro lado del mostrador donde estaba ella y tome un delantal, ella vio mi mano lastimada - Que te paso? - me pregunto preocupada.
    - Pues... - no tenia muchos animos en volver a contar lo que me ocurrio, pero era la unica forma de mantener a esa persona en mis recuerdos - ayer cuando me fui, intentaron robarme, me golpearon, pero afortunamente alguien me rescato... Pero no supe su nombre...
    -Ah? Alguien te rescato? - me miro con una sonrisa picara - era un hombre misterioso y atractivo?
    -Que cosas dices? - ambos reimos. Seguramente me sonroje por su pregunta pero voltee el rostro por unos segundos para que no lo notara - si, fue un hombre, era alto y bastante fuerte... - sono tan tonta mi voz, como cuando alguien habla con total admiracion.
    -Ya veo... - sonrio aun mas - eres tan afortunado!
    -Por que? Por que me asaltaron... - la campana sono, era un cliente.
    -No tonto!! Por el hombre misterioso!!
    -Basta! - me rei - hay clientes que atender!!

    Vanessa se acerco a la mujer que entro y que ya se habia sentado en una mesa. Volvi a reir, ella siempre tan soñadora y emocionada. Es la persona mas romatica que conozco.
    Me dispuse a acomodar todas las cosas y prepararme para recibir mas clientes.
    El dia paso sin ninguna novedad, fue como cualquier otro, gente ocupada, entrando y saliendo, pidiendo varios cafes, bebidas e incluso alguno que otro bocadillo.
    Ocupe mi mente en varias cosas durante ese tiempo, leyendo en cada momento que podia un libro que me habia prestado Lauren y que dejaba en la cafeteria por si alguan vez me aburria. De vez en cuando Vanessa se acercaba a mi para molestarme y platicar un rato.
    Continue trabajando hasta que se acerco la hora de mi salida. Esta vez me toco el turno de la mañana y tarde asi que me podia ir apenas dieran las 6. Aun faltaba media hora por lo que veia impaciente el reloj. Encendi las luces ya que habia oscurecido fuera. Llego mi otro compañero, Carlos. Pocas veces habia platicado con el pero parecia ser una persona muy simple. No llevaba mucho tiempo trabajando con nosotros.
    Sono la campana nuevamente, no quise alzar la mirada, esperando a que Vanessa o Carlos atendieran al nuevo cliente, pero note que se acerco al mostrador donde estaba. Seguro pediria un cafe para llevar. Deje el libro que estaba leyendo otra vez y alze la mirada. Mi corazon brinco. Era el, mi misterioso protector.
    Esta vez lo mire con mas detenimiento y detalle ya que estaba ilumiando por las luces del lugar. Era aun mas hermoso de lo que recordaba, su piel blanca, su cabello negro, sus labios llenos de color y esos ojos burdeos tan misterios. Vi sobre su hombro a Vanessa que nos observaba fijamente.

    -Alexander Perry? - me dijo.
    -Alex... - lo corregi instintivamente, no me agradaba mucho mi nombre completo, pero debia admitir que en sus labios sonaba tan bien.
    - Alex - repitio con su melodiosa voz que casi cantaba y que con ese acento frances hacia que repicara con mas gracia aun. Me sonrio con sus dientes blancos y perfectos - creo que esto es tuyo - saco de su chaqueta mi cartera y me la dio. No lo podia creer, se habia tomado la molestia de traermela. La tome y la revise instintivamente, todo el dinero se encontraba ahi. No faltaba ni un penny. Sonrei. Si el hubiera tomado un billete y mintiera que los ladrones lo tomaron no me hubiera molestado, incluso si se quedara con todo y solo me regresara mi identificacion y mi gafete de trabajo, estaria mas que feliz - Disculpame - me dijo y alze la mirada extrañado - pense en llevarla a tu casa, a la direccion que aparece en tu ID, pero me parecio de mala educacion. Dedicidi mejor venir aqui.
    -Muchas gracias... - respondi con torpeza.
    -Como esta tu mano?
    -Ah... Mucho mejor... Gracias de nuevo...
    -No tienes por que agradecerlo - sonrio una vez mas - cuidate - dio media vuelta y avanzo a la puerta. Vanessa me hizo señas que no lo dejara ir, hizo mimica dandome a entender que le invitara un cafe, seguramente escucho toda nuestra conversacion.
    -Espera... - dije con fuerza, creo que mas de la necesaria. El volteo con elegancia y me miro - Me salvaste... Supongo... Que - aclare mi garganta, estaba muy nervioso - supongo que eso merece un cafe, dejame invitarte...
    -Muchas gracias, no tomo cafe - me rechazo con gran amabilidad.
    -Ah... - mi rostro cambio. Seguramente el lo noto por que avanzo de nuevo al mostrador.
    -Pero aceptaria platicar contigo - me sonrio de nuevo. Recupere el animo y asenti.
    -Estoy apunto de salir, por que no me esperas uno momento - dije apenado.
    -De acuerdo - respondio y se sento en una mesa. Vanessa corrio al mostrador con una enrome sonrisa.
    -Oh por dios!! Es el verdad? El que te salvo? - me dio un golpecito en el hombro - es bastante guapo!! - Voltee a mirarlo, el estaba riendo como si hubiera escuchado lo que ella dijo, pero eso era imposible, Vanessa hablo muy despacio.
    -Si es el...
    -Vete!! Yo me encargo de lo demas!! Anda!!
    -De acuerdo... - le dije, guarde el delantal y avance adonde el estaba. Podia jurar que me sonroje - eh... Te gustaria acompañarme?
    -Por supuesto, eso me encantaria. Se levanto y acomodo la silla. Salimos del lugar y empezamos a caminar, muy despacio. Me encontraba muy nervioso y no sabia que decir. De seguro pensaba que era un tonto ya que por un par de minutos no dije nada. Junte todo el valor que pude y finalmente dije:
    -Me salvaste y ni si quiera se tu nombre... - rei torpemente.
    -Nathaniel Lefevre - se presento. Era tan formal y amable.
    -Nathaniel, es un buen nombre...
    -Muchas gracias, a mi me agrada tu nombre tambien, Alex - quede nuevamente en silencio, no sabia que decir. Seguiamos caminando. La gente lo observaba, seguro estaban tan deslumbrados por su belleza como yo.
    -Perdoname si me comporte extraño anoche - como podia disculparse por algo asi? Me habia salvado!
    -No tienes por que disculparte - le dije - hiciste demasiado por mi; me salvaste y ademas de todo, te tomas la molestia de venir a traerme mi cartera! - el rio como si hubiera contado un chiste.
    -No he sido completamente honesto.
    -A que te refieres? - lo mire extrañado. Rogue por que no me confesara que el habia sido el que mando a golpear y fingio salvarme.
    -No te entregue tu cartera solo por amabilidad. Queria verte de nuevo - me quede mudo. Por que queria verme de nuevo? Que habia tan maravilloso en mi como para que le causara esa impresion? Como alguien tan atractivo como el querria conocer a alguien tan comun como yo?
    -No entiendo...
    -Disculpa mi indiscrecion, pero tu no eres como las demas personas.
    -Supongo, seguro no soy nada interesante.
    -Al contrario eres excepcional, tan... Azul... - rio. No pude entender lo que dijo pero estaba casi seguro que era un expresion francesa que desconocia.
    -Azul? Eso es bueno? - arquee una ceja.
    -Lo es, en realidad lo es - afirmo - es por eso que queria verte de nuevo. Eres un misterio para mi.
    -Yo soy un misterio? - rei - Tu fuiste quien lanzo a los asaltantes! Eres muy fuerte!- queria hablar tambien del color de sus ojos pero tenia miedo de mencionarlo y que fuera algun defecto o una enfermedad congenita y lo hiciera sentir incomodo.
    -Ellos eran malas personas. Han matado a varios inocentes - dijo con odio.
    -Como lo sabes? A caso eres una especie de super heroe y lees las mentes?
    -Super heroe? Por supuesto que no lo soy - recupero su tranquilidad - Soy comun, tan comun como alguien como yo puede ser - no comprendi mucho lo que dijo, pero estaba seguro que habia un contexto detras de ello. Estabamos llegando al edificio de mi apartamento. Camine aun mas lento, no queria despedirme de el.
    -En verdad agradezco que me hayas salvado. Y no tengo como compensarte
    -Yo tambien agradezco el haberte salvado - lo mire fijo a sus ojos color vino - me permitio conocerte. Y el platicar contigo es suficiente compensacion para mi - sonrio una vez mas. Podia perderme en su sonrisa.
    -Eres tan amable! Tan maravilloso... - se me escapo decir. Me sonroje otra vez, estoy seguro. Llegamos hasta la entrada. El me miro de nuevo, no pude entender claramente su expresion, pero se le veia algo decepsionado. Quise invitarlo a pasar pero me avergonzaba que alguien tan refinado como el viera el desorden de mi apartamento.
    -Nathaniel - pronuncie su nombre con admiracion - crees que podamos vernos de nuevo?
    -En verdad? - sonrio. Su expresion no cambio mucho pero parecia estar emocionado - quieres platicar de nuevo conmigo?
    -Si, claro, si tu tambien quieres... - hablaba un poco atropellado debido a los nervios.
    -Por supuesto que si - respondio con esa melodiosa voz - te parece bien si mañana en la tarde paso a tu trabajo?
    -Mañana en la tarde no puedo, salgo hasta en la noche, si gustas puede ser otro dia.
    -No, mañana en la noche sera perfecto.
    -De acuerdo, entonces mañana te veo... - quede en silencio. Queria abrazarlo pero tenia miedo que me rechazara. Avance con cautela, pero el no hizo nada simplemente continuo observandome. Me acerque un poco mas y pase mis brazos al rededor de el, su cuerpo era delgado pero fuerte y atletico - gracias por todo - dije despacio. El correspondio mi abrazo, acercando mi cuerpo aun mas al suyo, senti su mejilla fria y dura como marmol sobre la mia. Percibi un olor muy agradable, muy dulce, que venia de el, era intoxicanemente atractivo.
    -Ha sido un placer, Alex - su acento frances me cautivaba. Nos separamos, ambos estabamos sonriendo. Mire una vez mas esos ojos como rubi liquido, queria grabarlos en mi mente - te vere mañana.
    -Hasta mañana - me despedi y entre al edificio.

    Subi las escaleras hasta el tercer piso donde se encontraba mi apartamento. Abri la puerta y entre, Lauren no se encontraba en casa. Me senti un poco aliviado, ya que de seguro me veria con mi tonta sonrisa y me preguntaria por que estaba asi.
    Fui hasta mi cuarto y me acoste en la cama, mire al techo. Aun me encontraba sonriendo.
    Me sentia extraño al estar frente a Nathaniel, el era tan atractivo y misterioso, atrapaba toda mi atencion. Jamas habia visto a alguien tan perfecto.
    Repase un momento en mi mente, acaso me sentia atraido hacia el? Nunca jamas me habia fijado en nadie, nunca me habia gustado nadie. Esto era mas de lo que podia entender asi que no repare mucho en ello.
    Decidi mejor que deberia conocerlo un poco mas para entender por que me sentia asi. Me recoste de lado sobre mi cama, ansioso por nuestro proximo encuentro.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso