Long-fic Hechos tal para cual. [RinxLen]

Tema en 'Vocaloid' iniciado por IL-chan, 5 Octubre 2012.

?

¿Cual sería la pareja perfecta para ustedes?

Poll closed 23 Noviembre 2012.
  1. Len x Rin.

    64.3%
  2. Kaito x Miku.

    14.3%
  3. Len x Miku.

    7.1%
  4. Kaito x Luka.

    7.1%
  5. Alguno de los Vocaloids y tu. (JAJA, escriban en los comentarios)

    7.1%
Se permite votar por más de una opción.
  1.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    459
    Este es mi segundo Fic, pero el primero con "dos personajes existentes". Disfrútenlo.

    ♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦

    Capítulo 1: 'Hermanos'
    Lo único que se puede decir de estas dos personas es que son un par de hermanos, que se quieren, se cuentan cosas y disfrutan de su vida.
    Len y Rin eran la clase de hermanos que se tratan como si fueran mejores amigos. Se contaban todo; aunque pese a esto no se conocían tanto, ya que Rin había estado viviendo fuera de la ciudad unos años y no estuvieron conectados "psicológicamente".
    Rin tuvo que marcharse de la ciudad porque tenía una muy buena relación con su hermano. A lo que me refiero es que Len y Rin se amaban desde pequeños, pero a sus padres no les agradaba la idea. El día que Len, que en ese momento tenía trece años, besó a Rin, se produjo un desastre. Sus padres decidieron separarlos por su atracción, dado que era perjudicial para la reputación de la familia; eso pensaban ellos. Cuando los señores Kagamine les informaron al par de hermanos que iban a separarse, ellos se abrazaron y les gritaron que jamás se distanciarían. Dado ese grito de su parte, la señora Kagamine agarró a Rin del brazo y la corrió del cuerpo de Len. Por supuesto que el hermano no iba a quedarse sin hacer nada, y también la sostuvo del brazo. El señor Kagamine se enfureció; agarró su celular y comenzó a hablar con alguien. Ninguna de las tres personas presentes en la habitación entendía de lo que hablaba, hasta que sonó el timbre.
    — ¡No dejaré que toques a mi hermana! — Gritó Len apretándole la mano a Rin.
    — ¡Calla niño! — Le lijo el señor Kagamine a Len.
    — Madre, suéltame. — Gritaba Rin sin parar.
    — Cariño, lleva a Rin al auto que está en la puerta. Yo hago sus maleta. — Le dijo el señor Kagamine a su esposa en un tono muy serio.
    Por mas de que los dos hermanos trataron de luchar para no separarse, sus padres se interpusieron y Rin terminó en otra ciudad en la casa de su otra hermana, Lenka. Mientras que Len tuvo que quedarse en su casa con Rinto, su hermano, y con sus padres.
    Desde ese momento Len no les dirigió mas la palabra a sus progenitores, pero estos seguían interponiéndose con la relación de los hermanos. No dejaban que Len le escriba cartas o la llame y cuando ella quería hacer lo mismo, tampoco se lo permitían. Las cartas de Rin no las entregaban y las llamadas no las contestaban.
    Todo estaba mal en la vida de Len, hasta que sus padres fallecieron. Esto no lo alegraba, pero sabía que Rin iba a poder volver.

    Continuará♥
    Espero que les guste! Avísenme si tengo algo mal. ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  2.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    560
    Capítulo 2: 'Encuentro'
    Por supuesto que ninguno de los cuatro hermanos estaba contento por la muerte de sus padres, pero era la oportunidad de que las hermanas pudieran volver a su hogar.
    Ellas habían estado varios años fuera de la ciudad. Si hay que especificar Rin estuvo tres años y Lenka cuatro. Las hermanas ya tenían quince y diecisiete años, así que era un poco difícil reconocerlas.
    El día esperado había llegado, Rin y Lenka estaban bajando del ferrocarril y a punto de tomar un taxi. Rin Kagamine estaba completamente cambiada, ya era toda un señorita. Llevaba puesto un hermoso vestido de alta costura, un par de zapatos de un diseñador muy conocido y un bolso precioso. También Lenka estaba distinta, ella tenía puesto una hermosa blusa con una pollera que hacía una linda combinación, un par de tacos divinos y un bolso color azul noche.
    Al llegar a su hogar, estaban nerviosas por saber cómo serían sus hermanos. Querían saber si habían cambiado; pero por sobre todo, querían verlos. Por esto, decidieron tocar la puerta y esperar.
    —¿Quién es?— Preguntó un voz distinta a la que recordaban.
    —Somos un par de chicas que se han perdido.— Contestó Lenka.
    —¡Váyanse!— Gritó otra voz de adentro.
    Ellas estaban seguras de que eran sus hermanos, pero no tenían el valor para decir que eran ellas. Entonces decidieron seguir la broma.
    —Pero, necesitamos ayuda. Por favor, salgan.— Les replicó Rin.
    El par de hermanos abrió la puerta y se sorprendieron al ver a las chicas, aunque no las reconocieron. Ellos también estaban muy cambiados. Rinto llevaba puesto una camisa con un jean y un par de zapatos, y Len aún tenía puesto su pijama, con un par de pantuflas. Lo raro era que los dos hermanos tenían un anillo de plata en el dedo anular de la mano izquierda.
    —¿Qué quieren?— Preguntó Rinto, con una voz muy seria.
    —¿No sabes quién soy?— Le contestó Lenka con otra interrogación.
    —No, no sabemos. Si no tienen otra cosa que decir, váyanse.— Les dijo Len a las hermanas.
    Rin se dio media vuelta y le gritó a Len que era un tonto. Ella estaba enfurecida, ya que su hermano no la recordaba. Por más de que hubieran pasado tres años, debería recordarla. O eso esperaba ella.
    —¿Tu osas llamarme tonto?— Le preguntó Len a su hermana Rin.
    —¿Y tu te atreves a olvidarme?— Le replicó su hermana.
    Len la agarró del brazo y la arrastró adentro de la casa. Estaba muy enojado, pero Rin pensaba que era todo un juego y que él ya había notado que era su hermana.
    —Rinto, trae a esa chica también.— Le gritó Len a Rinto, desde adentro de la casa.
    Rinto agarró a Lenka y se la llevó junto con Rin.
    —¿Dónde planeas llevarme?— Preguntó Rin, muy tranquilamente.
    —A mi habitación.— Contestó Len muy decidido.
    —¿Ya sabes quién soy?— Siguió preguntando Rin.
    —No, realmente no se quién eres.— Le contestó Len.
    En ese momento, Rin sintió que Len no le estaba mintiendo. El se había olvidado de ella.
    —Len, yo soy t-t-tu— Le dijo Rin, pero él interrumpió.
    —¿Cómo sabes mi nombre?— Le preguntó Len mirándola a los ojos.
    —Lo se, porque yo soy Rin. Tu hermana.— Le contestó, con una mirada penetrante y una voz sumisa.
    —¿Q-Q-Q-Q-Q-QUÉ?— Gritó Len, muy exaltado.

    Continuará♥
    Espero que les haya gustado! Saludos. ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  3.  
    Aaz Scorpius

    Aaz Scorpius No pienses que soy bueno...

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Julio 2012
    Mensajes:
    23
    Pluma de
    Escritor
    ¡Primero en comentar! Hola, me gusta tu historia, no noté errores de ortografía los capítulos son cortos pero bueno, no vi ni un error (YO) eso bueno! ;) aun no se me viene a la cabeza a que llevará esto pero espero con ansias el próximo capítulo *¬*
    Sigue así, y nos estamos leyendo!
    ¡Hasta la próxima!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    787
    Capítulo 3: 'Escuela'
    Len estaba sentada en un escalón de la escalera que llevaba al segundo piso, donde estaban las habitaciones. Rinto trató de ir a ver a su hermano, pero Lenka lo detuvo. Tras dos largas horas de llanto entre Rin y Len, se pidieron disculpas por el mal trato y hablaron sobre cosas de su niñez. Mientras tanto, Lenka estaba explicándole a Rinto cómo habían sucedido las cosas, pero él no la dejó terminar de hablar y la besó. Rinto y Lenka también se amaban de pequeños, por esto Lenka vivía en otra ciudad.
    Len estaba muy triste sabiendo que su dulce hermanita estaba hecha toda un señorita, pero estaba contento de que esté con él. Ambos se fueron a la habitación de Len y demostraron el amor que no habían podido recibir en los últimos años.
    Los dos hermanos Kagamine pasaron por el mismo "caso de amor". Se enamoraron de su gemela y los terminaron separando. No fue fácil para los hermanos, pero lograron superarlo; sus padres los habían comprometido con otras dos chicas de una familia poderos, pero no podían contarles a Rin y Lenka, puesto que se pondrían muy mal. Entonces, decidieron guardarlo en secreto.
    Por otro lado, las dos hermanas estaban completamente felices de que sus hermanos eran sólo para ellas, y nadie iba a quitárselos.
    Al día siguiente, Len y Rin, amanecieron juntos. Ambos se habían quedado dormidos en el cuarto de Len. Mientras que Lenka y Rinto, hicieron lo mismo.
    —Buenos Días, hermanito.— Susurró Rin en el oído de Len.
    —Hola, princesita.— Le contestó Len con una voz muy tenue.
    Ambos hermanos se levantaron y bajaron a desayunar. Rin le preparó un rico desayuno a su hermano y le preguntó si iba a ir o no al colegio, ya que por más de que fuera de una familia adinerada debía ir a la escuela. Len le respondió que iría pero sólo si ella se anotaba para comenzar ese mismo día las clases. Entre suspiros ella aceptó. Al cabo de media hora, ambos hermanos fueron al colegio; dejando a Rinto y a Lenka solos en la casa.
    Rinto, al ser el hermano mayo, era el que trabajaba. Él se ocupaba de los asuntos de la empresa de sus padres y atendía los negocios más importantes. A pesar de esto, Rinto era un niño consentido; todo lo que quería, se lo daban y por supuesto que Lenka iba a aprovecharse de ésto.
    —¿Onii-chan, estás bien?— Le preguntó Lenka, con una voz muy dulce, a Rinto.
    —Si hermanita, estoy bien.— Contestó él, con una cara muy seria.
    —Tu no estás bien, a mi no me engañas. ¡Algo te ocurre!— Le replicó ella, haciendo mucho ruido.
    —Es que tengo algo muy importante que decirte. Si no te lo digo, no podré mirarte más a lo ojos.— Dijo Rinto en un tono demasiado serio.
    Rinto estaba decidido a contarle a su hermana sobre el compromiso, pero tenía miedo. Tenía miedo de que ella reaccione mal y se marche, por este motivo, decidió decirle otra verdad... pero menos dolorosa.
    —Tengo mucho trabajo en la empresa, ¿No me quieres ayudar?— Le preguntó, con una gran sonrisa, a Lenka.
    —¡Si! Me habías asustado, creí que había pasado algo malo.— Le respondió muy ingenuamente.
    Ambos hermanos se fueron hacia la empresa "Kagamine's", dejando la casa sola. Mientras que Len y Rin estaban en la escuela.
    De camino al colegio, Len le preguntó a Rin cómo había pasado los últimos año. Ella trató de evadir el tema y le contó que en la escuela le iba muy bien. Al llegar a la institución, fueron directamente a la secretaría para anotar a Rin. La directora aceptó su entrada y permitió que se quede. Ambos estaban en las mismas clases, así que decidieron ir juntos. Entraron al aula y todos de quedaron sorprendido por la belleza de Rin, tanto los chicos como las chicas. Al parecer, los chicos estaban muy contentos de que entre tan hermosa niña a su aula, pero las chicas estaban muy celosas; pero sobre todo Haku Yowane. Haku había sido la chica más linda del aula durante mucho tiempo y se sintió invadida cuando llegó Rin. Por supuesto que a ella siempre le había gustado Len, pero él nunca la tomó en cuenta y al ver entrar a Rin de la mano de él, se enfureció.
    —¿Quién eres tu, niñita?— Le dijo Haku, levantándose de su asiento, a Rin.

    Continuará♥
    Lamente que sea corto :'( y que se haya cambiado la letra a lo último, es que no se cuál es -.-
    Cualquier crítica constructiva es aceptada.
    Gracias por leer :D
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  5. Está muy linda tu historia me gusta mucho como va quedando aun que... Rin y Len no son hermanos como en tu fic lo hiciste pero no importa eso es en tu imaginación otra cosa son las personalidades, Haku es tímida no es una de esas chicas ''metidas'' como la escribiste en la ultima parte, me gusta que los personajes sean como son después todo lo demás está bien, jaja
    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Gracias, igual en mi mente pasan muchas cosas! Y no sabía a que personajes poner, por eso puse a Haku. Igual gracias!
    :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    1061
    Aclaración:
    En este Fic, los personajes no tienen la supuesta edad real, por ejemplo Kaito tiene 16, y Lenka tiene 17.
    ♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦♣♦
    Capítulo 4: 'Miedo'
    Haku estaba enfurecida, la chica nueva le había quitado las dos cosas que mas deseaba: ser la chica más linda y ser sólo de Len. Pero no estaba tan triste, ya que todas las chicas estaban un poco celosas de Rin, entonces la ayudarían a Haku a deshacerse de la chica nueva.
    Mientras tanto, Len estaba mirando a su alrededor como todos los chicos observaban a Rin. Aun estaban tomados de la mano, así que la jaló hasta el asiento al lado del suyo. Susurró que se siente y volvió a mirar alrededor.
    —Buenos Días alumnos, hoy tenemos en la clase a una alumna nueva. Preséntese señorita.— Dijo la profesora mirándola a Rin.
    —Hola, soy Rin Kagamine, un placer conocerlos. Espero que nos llevemos bien.— Dijo Rin, parada desde su asiento.
    —Bien, ya que ahora sabemos quién es, y si nadie tiene preguntas, continuemos.— Replicó la profesora.
    —Yo tengo una duda. ¿Por qué estás aquí?— Le preguntó Haku a Rin, interrumpiendo a la profesora.
    —Me mudé.— Le contestó Rin con una radiante sonrisa.
    —¿Sólo eso? ¿Nada más?— Siguió preguntando Haku.
    —Sólo eso.— Le respondió Rin con su hermosa sonrisa.
    No se habló mas durante la hora de clase, ya que la profesora estaba explicando unas difíciles fórmulas matemáticas. Todo marchaba bien, hasta que... llegó la hora del almuerzo.
    Todos habían salido del salón, sólo quedaron dos personas Len y Haku. Aunque ellos no sabían que había una tercera persona, estaba una chica escondida detrás de la puerta del aula.
    —Len, dime... ¿Quién es esa niña?— Le preguntó Haku a Len, tocándole la mejilla.
    —Es mi hermana Haku.— Contestó él con dulzura, tomándola de la mano.
    Esta tercera persona se quedó sin palabras y muda rompió en llanto. Estaba tan deprimida, sólo esperaba a que la "pareja", como ella los llamaba, se fuera para poder llorar en paz.
    —Y... ¿Ella sabe de lo nuestro?— Siguió preguntando Haku, acercándose a los labios de Len.
    La tercera persona ya estaba muerta, se sentía como en un circo. Creía que todos la miraban como una atracción para reírse, sobre todo Len, que se estuvo burlando de ella todo el tiempo. Tanto cariño que le dio, pero era falso, ese amor era falso; o eso pensaba Rin, la tercera persona. No soportó más de la conversación y salió corriendo sin que la vean. Se fue, con toda la cara mojada y el maquillaje corrido, hacia el baño; pero se topó con un grupo de chicos en el camino.
    —Hey chicos, ¿no es la chica nueva?— Les dijo Mikuo a Rei y a Kaito, al ver que Rin venía corriendo.
    —¡Cuidado!— Les gritó Rin a los chicos, pero ellos no la escucharon.
    Rin terminó en el suelo sobre el cuerpo de Kaito. El pobre chico tenía toda la camisa manchada del maquillaje que se le había salido a Rin tras los llantos. Ella se paró, agachó su cabeza y se disculpó. Pero Kaito le levantó la cara, colocando su mano en la mejilla de Rin y alzándola.
    —¿Qué te ocurrió?— Le preguntó Kaito muy confiado.
    —Nada, escuché una estúpida conversación y me largué a llorar.— Contestó ella con una voz tenue.
    —¿Una mala conversación?— Le preguntó Rei a Rin.
    —¡No, una tan linda que casi se muere de la diversión! ¡Si, tonto!— Le respondió Mikuo a Rei.
    —No los escuches. Pero, ¿segura que estás bien?— Le dijo Kaito a Rin, mirando su pierna.
    —Si, si los estoy.— Contestó Rin, con la mirada en el suelo, aunque sonrojada.
    Kaito le tocó el tobillo, se lo había doblado. Por lo cual, la alzó entre sus brazos, para llevarla a la enfermería.
    —Gracias, pero aun no se tu nombre.— Le dijo Rin a Kaito, muy sonrojada.
    —Me llamo Kaito Shion, un gusto.— Le contestó a Rin muy dulcemente.
    —Yo soy Rin-
    —Rin Kagamine, lo se. Estamos en la misma clase.— Dijo sin dejarla terminar de hablar. —Te llevaré a la enfermería—. Siguió diciendo.
    —Tengo miedo.— Le dijo Rin susurrando y abrazándolo a Kaito.
    No era normal que Rin abrazara a muchos chicos, ni que les susurrara o les dijera alguno de sus sentimientos. Pero al parecer, Kaito era una persona en la que ella podía confiar. Aunque él tampoco estaba acostumbrado a hablar con chicas, por más de que fuera un mujeriego, no era natural para él sonrojarse por algo que le diga una chica.
    —Me dan miedo, ellos me dan miedo.— Dijo Rin, aun es susurros y abrazando muy fuerte a Kaito.
    —¿Quiénes?— Le preguntó Kaito preocupado.
    —Ellos, ellos me dan miedo. Me van a llevar muy lejos.— Le respondió Rin y se desmayó en los brazos de Kaito.
    Kaito no entendía lo que ocurría, así que llevó lo más rápido posible a Rin a la enfermería. Ella se desmayó porque tenía baja la presión, pero según la enfermera, no le había bajado por la torcedura, sino por otro motivo.
    Sumándole a todos estos hechos, Haku y Len seguían hablando en el aula. Ninguno se había enterado de lo que le pasó a Rin.
    —Vamos Haku, ¡sabes que no tenemos nada! No sé cómo quieres que te lo explique.— Le dijo Len, resignado, a Haku.
    —Pero, estamos comprometidos.— Le replicó Haku a Len.
    —No fue decisión mía y lo sabes.— Contestó Len enojado.
    Haku sabía que el arreglo se había hecho de esa manera, sin el consentimiento de ambos; pero a ella le agradaba la idea y por más de que los señores Kagamine no estén vivos, su familia si lo estaba e iba a hacer cumplir el compromiso pase lo que pase.
    —¡Len ven rápido, la chica nueva se desmayó!— Gritó una voz desde afuera del aula.
    Len corrió lo más rápido que pudo hasta llegar a la enfermería. Y ahí estaba, su hermana recostada en la camilla y un chico sentado en la silla de al lado, con su cabeza apoyada sobre la camilla de Rin. Len no se llevaba muy bien con sus compañeros, y menos ahora que a todos les gustaba su hermana; pero los sabía reconocer, él sabía quién era ese chico recostado al lado de Rin, él sabía que era Kaito.

    Continuará♥
    Espero que les haya gustado y lean la aclaración de arriba! ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  8.  
    Aaz Scorpius

    Aaz Scorpius No pienses que soy bueno...

    Piscis
    Miembro desde:
    30 Julio 2012
    Mensajes:
    23
    Pluma de
    Escritor
    ¡¿Haku es la prometida de Len?! o eso es lo que acabo de entender...
    Pobre Rin que mal le hizo ojala que se quede con Kaito (?) xD
    Como siempre está impecable, espero tu próxima actualización.
    ¡Saludos y suerte!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    1063
    Capítulo 5: 'Las prometidas'
    Kaito al ver entrar a Len a la enfermería le contó lo que había pasado, aunque él no le creía mucho. Tras largas horas de espera, llegó la enfermera y les pidió si se podían retirar, ya que el horario de clase había terminado; pero Len no iba a irse sin su hermana y le gritó a la pobre enfermera hasta que Rin terminó despertándose. Ella no entendía lo que estaba pasando, sólo recordaba el haberse caído sobre Kaito. Hasta que notó que llevaba puesto el abrigo del chico.
    —¡Len!— Gritó Rin desesperadamente.
    Les se asustó al escuchar gritar a su hermana y corrió la cortina que dividía la parte en que estaban las camillas de la parte del consultorio. Preocupado, se arrodilló al lado de ella y le hizo millones de preguntas; hasta que Rin recordó el hecho clave.
    —Len, llévame a casa.— Le dijo Rin a Len, con una voz muy tenue.
    Ella se veía muy pálida, a pesar de ser de piel clara, estaba muy blanca. Len la alzó en sus brazos y le dijo a la enfermera que no necesitaba de su ayuda para curar a su hermana. Además, miró a Kaito frunciéndole el ceño, para indicarle que no se metiera más con su hermana.
    —¡Imperdonable!— Salió gritando Len de la enfermería, llevando Rin en sus brazos.
    Ambos hermanos se dirigieron a su casa. Len tenía la esperanza de que Rinto esté en la casa para poder contarle a las chicas lo del compromiso, aunque tenía un poco de miedo.
    Al llegar a la casa, los hermanos se sorprendieron conque Lenka y Rinto estaban sentados en el sillón de la entrada, como cuando los hijos llegan tarde, uno en cada punta.
    —¡Tenemos que hablar!— Exclamó Rinto de forma muy seria.
    Los cuatro hermanos, se dirigieron a la sala de estar para hablar sobre el tema tan importante que tenía Rinto. Todo estaba preparado, ningún obstáculo evitaba el paso de la puerta, quizás alguien quería salir corriendo. Se sentaron cada uno en un sillón y cuando Rinto iba a comenzar a hablar, alguien abrió la puerta de entrada.
    —¡Rinto-kun!— Dijo una voz desde el hall de la casa.
    El hermano mayor quería morir, no le había contado nada a sus hermanas de las prometidas y ya había llegado una. apareció ante ellos la hermosa prometida de Rinto junto con su hermano, quién también tenía una sorpresa.
    —Llegas en el momento menos esperado.— Le dijo Rinto a la bella chica.
    —Por favor, disculpa a mi hermano. Toma asiento.— Le sugirió Rin a la niña.
    La prometida de Rinto se sentó junto a su hermano y Rinto comenzó con su discurso. Pudo decir tan solo dos palabras que sonó el timbre. Lenka fue a abrir la puerta y se encontró con dos personas más: Haku Yowane y Dell Honne. Ambos chicos se sentaron en la sala de estar con los demás y Rinto continuó.
    —Antes que nada les pido perdón, Lenka y Rin. Lamento haberles mentido y no haberles contado. No es culpa de Len, yo le prohibí que les dijera. Me disculpo por haber sido tan egoísta, pero era un secreto el cual debería nunca haber existido; si no fuera por nuestros padres.— Dijo Rinto, con un poco de miedo. — Lo que no pudimos evitar con Len es nuestro afecto por ustedes, y por eso nos separaron; pero para que sintiéramos nada después... nos comprometieron. Tratamos de evitarlo, aunque no tuvo resultado lo que hicimos y perdimos; ahora estamos en manos de dos familias diferente y muy poderosas.
    —¿¡QUÉ!?— Gritaron Lenka y Rin al unísono.
    La bella pretendiente de Rinto se quedó en un estado de shock y Haku, la pretendiente de Len, estaba muy feliz de haberle ganado a Rin.
    —Esperen chicas, aun hay mas.— Dijo Len.
    —Ella es la pretendiente de Len.—Exclamó Rinto señalando a Haku.
    —Y ella es la de Rinto.— Dijo Len, apuntando con su dedo a la bella niña.
    Las hermanas estaban muriendo, no sabían que hacer o que sentir: los hermanos que tanto habían amado estaban comprometidos, y ellas estaban con sus corazones rotos. Ambas sabían que sus padres no les permitirían quedarse con sus hermanos a pesar de que ellos murieran, y lo consiguieron; comprometiéndolos no iban a poder estar juntos. Decidieron tomárselo con calma, ya que si ellos hubieran amado realmente a esas chicas, no hubieran hecho lo que hicieron cuando las hermanas llegaron.
    —Un placer.— Le dijo Lenka con una sonrisa falsa a la bella chica.
    —Mucho gusto, tu debes ser Lenka ¿no?— Le contestó la niña.
    —Si, te habrán hablado mucho de mi. ¿Y cómo te llamas tu?— Le preguntó Lenka con amabilidad falsa.
    —Hatsune, Hatsune Miku.— Le contestó estrechándole la mano.
    Lenka no se podía sentir peor, la prometida de la persona que amaba era mucho mas bella que ella, o eso pensaba, y su familia era más poderosa. La pobre hermana pensaba que no tenía oportunidad frente a Miku.
    En cambio, Rin se tomó la posibilidad de que a Len le gustara Haku de una forma muy graciosa. Ella comenzó a reírse cuando Rinto lo dijo, ya que tenía perfectamente sabido que a su hermano no le gustaban las chicas caprichosas que si no tienen lo que quieren son histéricas. La misma Rin, que era un buena chica, miraba de arriba hacia abajo a Haku, buscándole más defectos.
    —Vinimos a traerles esta invitación.— Le dijo Miku a Lenka de manera muy calmada.
    Les dejaron la carta y se fueron, los hermanos Hatsune junto con Haku y Dell. Rinto leyó la carta en frente de sus tres hermanos y les dijo que era obligatorio asistir.
    La carta invitaba a los cuatro hermanos a un baile en la residencia Hatsune. A la cual, nunca ninguno había asistido. Pero no podían faltar, sería una deshonra para su familia, o eso ellos creían.
    Este baile era al día siguiente, el sábado. Las hermanas necesitaban comprarse sus vestidos y los hermanos sus trajes. A pesar de que las chicas estuvieran enojadas, disimularon el odio y se divirtieron en la tienda un buen rato. Mientras que los hermanos, se sentían culpables y creían que ellas nunca los iban a perdonar.


    Continuará♥
    Espero que les haya gustado. Recuerden que los personajes no tienen la misma edad que se supone que tienen en los videos.
    Gracias por leer, dejen sus comentarios ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  10.  
    Kuroshi Lucifer

    Kuroshi Lucifer Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Junio 2012
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritora
    Kyaa!! Odio a Haku. Miku no me cae bien, pero se que es buena persona, hará feliz a Rinto. Aunque, se ve mejor con Kaito.
    Me gusto mucho el capitulo, es genial.
    Hasta la próxima!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    1030
    Capítulo 6: 'El chico'
    Las hermanas se fueron al centro para comprar sus vestidos, mientras que los chicos buscaban en el armario de sus padres algún traje para ponerse.
    Rin había encontrado un vestido perfecto para ella. Este vestido era largo por detrás y corto por delante, de color crema y con unas piedras preciosas en la cintura. Además, compró en la misma tienda un bolso del mismo color pero con perlas blancas. En cambio, Lenka eligió algo parecido pero diferente a la vez. Su vestido era azul, con una sola manga; pero también corto por delante y lar por detrás. Tal cual como Rin, encontró un bolso perfecto: azul, dorado y redondito.
    Después de una hora, cambiaron de tienda y fueron a una de alhajas. La hermana mayor había encontrado un par de aretes del mismo color que su vestido, los compró y luego de cinco minutos una empleada la mostró un anillo, un collar y una pulsera que hacían juego; compró todo. Rin tuvo la misma suerte, encontró unos hermosos aretes de cristal, un collar de perlas, un anillo de colores y una hermosa pulsera que combinaba con las piedras de su vestido.
    Al llegar a su casa, no les dirigieron la palabra a sus hermanos y subieron directamente a sus distintas habitaciones. Su suerte no se terminaba, encontraron un par de accesorios cada una para ponerse en el pelo, y combinaban perfectamente con sus vestidos. Además, fueron a la habitación de sus padres y tomaron "prestado" un par de zapatos (cada una) de su madre.
    Los hermanos también encontraron los trajes y al probárselos les quedaban muy bien. Pero seguían preocupados porque no sabía cómo habían reaccionado sus hermanas; ellas no les hablaban.
    Tras pasar un día entero sin dirigirse la palabra, se hizo el tan esperado sábado. Rin ya estaba preparada en su habitación y Lenka, junto con ella, se estaba preparando. Len se estaba poniendo el traje con ayuda de Rinto, quien ya lo tenía puesto. Al cabo de dos horas de preparación, Rinto encendió el auto y los llevó a la residencia Hatsune.
    Todos los hermanos estaban nerviosos, ya que tenían que comportarse de forma "refinada" al estar en presencia de la alta sociedad.
    Bajó Len de la parte delantera del auto junto con Rinto y les abrieron la puerta a las hermanas; ellos no las habían visto. Estaban hermosas, como un ángel y un demonio. Cuando llegó el momento de entrar, las hermanas pasaron primero; todas las miradas se posaron en ellas, desde los músicos hasta los invitados, todas las personas las miraban a ellas. Al pasar los hermanos, las miradas seguían en Rin y Lenka, puesto que decidieron tomarlas de las manos y llevarlas a saludar a los padres de Miku; aunque ellas les esquivaron sus manos y se fueron juntas a saludar a los Hatsune.
    Había mucha gente en la residencia, hasta los compañeros de colegio de Rin y Len. Antes de llegar a saludar a Miku, Lenka se desvió y fue a ver a una amiga, o eso le dijo a Rin y ella quedó sola, en medio del inmenso salón. Unos chicos la encerraron en una ronda y ella, sin hacer un gesto, les pidió que se separara un poco de su figura, porque no podía respirar. Un chico la tomó del brazo y se la llevó a otra habitación, estaban en el cuarto del hermano de Mikuo. Nadie vio cuando se llevaban a Rin porque los otros chicos que la habían encerrado en esa ronda, la cubrieron para que no se viera, y así se la llevaron.
    Lenka se olvidó por completo de su hermana y fue a saludar a Miku, quien llevaba puesto otro vestido hermoso. Era un vestido bastante corto, gris y también con una sola manga. La bella chica tenía un vincha de plata con flores, un hermoso anillo y una pulsera del mismo material; también tenía unos aretes de plumas y una gargantilla de tela negra con una campanilla. Sus sandalias era deslumbrantes y la hacían medir unos cuantos centímetros más que lo normal.
    Mientras tanto Rinto se sorprendió con Haku, quedó impactado por la belleza que ella provocaba. Al igual que todas las chicas y mujeres, ella llevaba un vestido. Era rojo y con lunares blancos, un poco corto y con un lazo delantero. Además, llevaba puestas muy lindas alhajas y al parecer tenía frío, porque poseía un pequeño saco blanco.
    En la otra habitación, estaban Rin y los chicos. El que la llevó hasta ese cuarto, el chico de cabello color marino, la empujó contra la pared y le tocó la mejilla; la acarició. Rin estaba resistiéndose, pero el chico no la dejaba moverse.
    —Eres un ángel.— Le dijo el chico a Rin.
    —No todos los ángeles son buenos.— Le respondió ella riéndose y quitándose de la pared.
    Rin había logrado moverse de la pared, pero el chico la agarró de las muñecas y la empujó nuevamente, pero con mucha fuerza. Ella gritó de dolor y el chico se acercó a su rostro, y le soltó las muñecas. La pobre Rin cayó al piso como una muñeca de porcelana.
    —Me gusta mucho la forma en que te marchitas, bella flor.— Dijo el chico, acercándose más a la boca de Rin.
    —No te acerques.— Le dijo ella con todo el aliento que pudo.
    Rin estaba muy débil, tanto que no podía hablar mucho, ni resistirse. Por lo cual, el chico se aprovechó al notar eso y se acercó mucho mas a sus labios, hasta que... la besó. Ella abrió los ojos de una forma repentina y trató de empujarlo, pero no pudo.

    Continuará♥
    Les dejo los vestidos para que los vean:
    http://www.polyvore.com/white_girl/set?id=60879966#stream_box Rin.
    http://www.polyvore.com/blue_girl/set?id=60882436#stream_box Lenka.
    http://www.polyvore.com/gray_girl/set?id=60884547#stream_box Miku.
    http://www.polyvore.com/red_white_girl/set?id=60883882#stream_box Haku.
    Espero que les haya gustado y lo disfruten. Yo, personalmente, amo la última parte. :3 Comenten y si tengo un poco de inspiración hoy o mañana subo el capítulo 7. ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    1096
    Capítulo 7: 'Matrimonios arreglados'
    Los acompañantes del chico, al ver que su amigo había besado a Rin, trataron de separarlo de la chica, ya que el trato que habían hecho era que Rin se iba a dividir entre todos ellos -un poco raro el trato-.
    —¡Mikuo! ¡Vamos!— Le gritó uno de los chicos a Mikuo, él había besado a Rin.
    Rin se quedó en un estado de coma al saber que la persona que la había besado era el hermano de la pretendiente de Rinto. De algún lado pudo conseguir fuerzas y empujó a Mikuo, tan fuerte que lo dejó tirado contra la cama. Él, enojado, trató de tomarla nuevamente de las muñecas; pero ella no se lo permitió. Los amigos de Mikuo, trataron de ayudarlo a levantarse, pero la chica tan hermosa que estaba parada frente a ellos no iba a dejar que lo hagan. Al parecer, Rin había aprendido algo de artes marciales en la otra ciudad.
    En la otra punta de la mansión, Len estaba buscándola a Rin desesperadamente. Recorrió todos los cuartos de la casa, los cuales el señor Hatsune le permitió, pero no la pudo hallar. Por supuesto que no iba a encontrarla, ya que el padre de Miku no permitió que vaya a las habitaciones de Miku y Mikuo. Al pasar una hora sin poder encontrarla, Len se desesperó mucho más de lo que ya estaba y decidió "romper la ley". A escondidas, fue a la habitación de Miku; pero no encontró nada. Entonces decidió ir a la de Mikuo.
    Len escuchó unos ruidos provenientes de la habitación del chico, así que decidió entrar rápidamente. Al abrir la puerta se encontró con Rin, tirada en la suelo, unos chicos inconscientes y a Mikuo apretándole las muñecas a su hermana. La reacción de Len fue evidente: entró corriendo, golpeó a Mikuo, alzó a su hermana entre sus brazos y se la llevó; aunque Len no sabía a dónde podría ir, porque si iba a el salón principal todos verían a la pobre Rin llena de tierra y con su vestido roto. Pero no sabía a que otro lugar ir, así que decidió salir de la casa por un puerta trasera. Los dos hermanos estaban solos en el jardín, con una noche estrellada y un bello aroma a rosas provenientes de las flores. Len se tiró al pasto y recostó a Rin sobre su regazo.
    —Gracias.— Le dijo Rin a Len, con una voz muy tenue.
    —No hay por qué, princesa.— Le contestó, con ternura.
    Ambos hermanos se quedaron mirando las estrellas. Hasta que de repente, un viento fuerte sacudió los árboles. Rin se estaba congelando, pero no quería decirle nada a su hermano, para no preocuparlo; aunque Len no era tan tonto y se dio cuenta de que su hermana tenía frío. Se recostó al lado de ella y la cubrió con su saco. Los dos amantes se quedaron abrazados bajo el saco de Len y mirando el hermoso cielo estrellado.
    Al cabo de dos horas, Rinto y Lenka ya estaban listos para volver, pero no encontraban a los otros dos hermanos. El método más fácil era llamar por celular a Len, puesto que Rinto lo hizo. Lo regañó un poco y le dijo que los esperaba en el auto, y que solo tenían cinco minutos para llegar a él. Rinto y Lenka se subieron al auto a esperar a los chicos.
    Len se levantó de un salto del suelo, agarró a Rin de la mano y se la llevó corriendo. Atravesaron todo el jardín de rosas, hasta llegar a el jardín delantero. Cuando vieron el auto, se detuvieron y observaron que Mikuo estaba ahí, parado al lado del auto de Rinto, hablando con Lenka.
    Rápidamente, los hermanos se escabulleron por detrás del auto y subieron, le gritaron a Lenka y finalmente se marcharon.
    —¿Dónde estaban chicos?— Les gritó Lenka a Rin y Len.
    —Lo siento onee-chan, fue todo mi culpa-
    —Fue culpa del idiota de Mikuo— Dijo Len, sin dejar terminar de hablar a Rin.
    Los hermanos mayores se quedaron boquiabiertos y les informaron a los chicos que debían contarles algo que había pasado ya hace tiempo, pero no dejaba de ser importante.
    Al llegar a la casa, Len y Rin fueron directamente a la sala de estar, y dos minutos después aparecieron Rinto y Lenka en ese mismo lugar.
    —Les tenemos que contar algo muy serio, que pasó hace ya mucho tiempo.— Les dijo Lenka a los hermanos menores.
    —Vamos nee-chan, siempre dices lo mismo.— Dijo Len con una voz de un infante.
    —Chicos, hace cinco años, cuando Rinto y yo teníamos doce; Mikuo estaba "enamorado" de mi. Él tiene la misma edad que nosotros, en ese entonces también tenía doce. El punto al que quiero llegar, es que yo nunca le dije nada a nuestros padres de que una vez Mikuo me "secuestró". No fue un secuestro de un ladrón, sino un supuesto secuestro por amor, según él. Además, era muy brusco, y en el momento en que me iba a besar, apareció Rinto y rescató. La coincidencia es que el hecho ocurrió en un baile también, pero en esta casa.— Les explicó Lenka a los hermanos.
    —¿Nee-chan, a ti te dijo que eras un ángel?— Le preguntó Rin, con una expresión dubitativa en el rostro.
    —Si, Rin; y además me dijo que era un flor marchita.— Le contestó la hermana mayor.
    —¿Entonces, nos dijo exactamente lo mismo? ¿Hizo lo mismo con nosotras? ¿Yo le gusto?— Preguntaba Rin sin parar.
    —Rin, tranquila.— Dijo Rinto. —Mikuo, es... tu prometido.—
    —¿¡QUÉ!? ¿¡POR QUÉ YO NO SABÍA!?— Gritó Len, furioso.
    —¿Cuándo arreglaron tal cosa? A mi no me gusta Mikuo.— Replicó Rin, intranquila.
    —Lenka, tu también tienes un prometido.— Dijo Rinto, con un tono triste,
    —Lo sé. Se que mi pretendiente es el estúpido de Dell.— Dijo Lenka furiosa.
    El pacto se había hecho desde el día en que nacieron Len y Rin. Los señores Kagamine hicieron un trato con la familia Hatsune: el hijo mayor de los Hatsune se casaría con la menor de los Kagamine, y el mayor de los Kagamine con la menor de los Hatsune. Además, Dell y Haku eran hijos adoptivos de los Hatsune, ya que sus padres habían muerto y la familia Hatsune los nombró sus hijos. Por este motivo, también se creó otro pacto: el hijo menor de los Kagamine se casaría con la hijastra de los Hatsune, y la hija mayor de los Kagamine se casaría con el hijastro mayor de los Hatsune.

    Continuará♥
    Espero que les haya gustado. :3 Dejen sus comentarios.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13.  
    Kuroshi Lucifer

    Kuroshi Lucifer Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Junio 2012
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritora
    Wow! Todo un circulo vicioso, interesante.
    Mikuo es un idiota! Se me vino una idea a la mente, pero no la diré.
    No tardes en actualizar!
    Matta ne
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    1079
    Perdón por tardar en subir el capítulo (tarde a comparación de que yo los subía por día). Espero que les guste; tomé un poco de inspiración de Romeo y Julieta, que lo leí la semana pasada.
    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Capítulo 8: 'Infame'
    Después de la dura noticia que habían recibido los Kagamine, los pactos de matrimonio, decidieron ir a cenar y luego dormir, para olvidar un poco el mal momento.
    Mientras que Lenka y Rinto cenaban, los pequeños gemelos subieron a sus habitaciones y se propusieron dormir. Al parecer, Len estaba enojado con sus hermanos porque no le habían contado del compromiso de su hermana menor; pero Rin también estaba enojada porque no le habían contado ni de la prometida de Len ni de su prometido psicópata.
    La pequeña niña de tan solo quince años, se dispuso a dormir y olvidarse de todos los horribles hechos que tuvo que vivir en el baile de los Hatsune. Cuando cerró los ojos, comenzó a pensar en la gente que había conocido desde que llegó a su ciudad natal. Primero pensó en Haku, describiéndola como una chica engreída que pensaba solo en si misma y se "llevaba el mundo por delante". Luego, pensó en Miku, lo que Rin notó en ella fue que parecía una chica muy tímida y seria, que sólo sonreiría si la ocasión fuese de vida o muerte; o debiera agradarle a alguien. Por último pensó en Mikuo: un tonto chico que solo quiere llamar la atención de las chicas, pero no lo hace de una buena forma.
    Rin recordó todo lo que pasó en la habitación del chico y saltó de la cama; como si hubiera tenído una pesadilla.
    Al despertar del mal sueño, decidió ir a tomar un poco de agua fría. Cuando bajó por las escaleras, notó que todo había cambiado completamente: las paredes tenían un papel tapiz diferente, la cocina parecía la de un restaurante, el piso estaba todo recubierto por alfombras. Al poner un pie dentro de la cocina, apareció un chico que a Rin le parecía muy conocido.
    —¿Ojou-sama, desea algo?— Le preguntó el chico a Rin, de una forma muy respetuosa.
    —¿Quién eres y que haces en mi casa?— Le gritó Rin al muchacho, tratando de agarrar algo para protegerse.
    —Ojou-sama, soy su sirviente ¿lo olvidó?— Le respondió el chico a Rin, manteniendo su tono formal.
    Rin sabía que no tenía un sirviente, pero al ver que todo había cambiado, no le importó.
    —Bueno, ¿cómo te llamas?— Le preguntó la llamada "señorita" a su joven sirviente.
    —¿Ojou-sama, se encuentra bien? Soy Kaito, su sirviente.— Le contestó el muchacho a Rin.
    La pobre niña se quedó sin palabras: el chico que la había ayudado en la escuela era ahora su sirviente, un completo disparate. Rin se dispuso a seguir el juego del chico y decidió ser toda una señorita, por lo cual le pidió un poco de agua. El joven sirviente le entregó su pedido y le pidió que volviera a su habitación porque ya era tarde. Rin no quería hacerle caso, aunque lo obedeció y volvió a su cuarto.
    Al pasar unas cuantas horas, llegó a la habitación de Rin el joven sirviente y la despertó. Tras Kaito, entró una chica que fue quien cambió a la señorita. Esta maid, le puso un vestido blanco, unas sandalias color crema con moños y le recogió el pelo con un accesorio. Además, Rin se colocó un par de aretes de oro que hacían juego con su anillo de moño.
    La chica quedó hecha una princesa, parecía salida de un cuento de hadas.
    Al descender por las escaleras, nuevamente, se encontró con un príncipe... un príncipe tonto. Era Mikuo, vestido como un príncipe; que al parecer estaba esperando a la bella Rin.
    —Os estaba esperando, bella dama.— Le dijo Mikuo a Rin, con un todo medieval.
    Rin se lo quedó mirando, pensando es si decirle que hable bien o preguntarle que hacía ahí. Optó por la segunda opción y le preguntó que hacía en su casa.
    —Os estaba esperando, ya se lo dije mi Lady. Estoy aquí para llevarla como acordamos con su padre.— Le respondió Mikuo a Rin, aun con su tono.
    —¿Mi padre? ¿Está vivo?— Siguió interrogando Rin al chico.
    —Si mi Lady, está vivo; aunque ya es anciano vuestro padre.— Le contestó el muchacho.
    Mientras que los dos chicos hablaban, bajó un hombre robusto la escalera y gritó el nombre de Rin. Cuando ella lo miró, notó que era su padre; pero en una versión diferente de la que recordaba.
    —¿Qué pasa Padre?— Le preguntó ella.
    —Ya sabéis que os vais a casar en un día, verdad.— Dijo el jefe Kagamine.
    La pobre Rin se quedó perpleja con la acotación de su padre. Y al instante gritó un largo "Qué". Luego, salió corriendo de la habitación y fue hasta el jardín. Nadie la persiguió y se encontró sola, o ese creía, en un jardín desconocido.
    —Oh bella señorita, no quiero que nuestro amor sea no correspondido; yo la amo. Mi deseo es tomar vuestra mano en matrimonio.— Se escuchó una voz, detrás de los rosales.
    —¿Quién anda ahí?— Preguntó Rin, esperando una buena respuesta.
    —Señorita, ¿Señorita Rin?— Dijo la misma voz.
    Al moverse detrás de los rosales, Rin se encontró con otro bello príncipe, que empuñaba una gran espada. Este caballero, era Len.
    —¡Len, te extrañé!— Gritó Rin desaforadamente.
    —¡Sabía que ibas a poder olvidarte de nuestro amor!— Le replicó el chico a Rin.
    Cuando el chico terminó de pronunciar esas palabras, una gota de sangre salpicó la mejilla de Rin. Al instante ella observó que alguien había herido a Len.
    —¡LEN! ¡LEN!— Gritó Rin muy asustada.
    Mikuo, le había clavado su espada al pobre Len, quién estaba tirado en el piso, ya muerto, dejando un camino carmesí.
    —¿QUÉ HACES IDIOTA?— Siguió gritándole Rin.
    La pobre Rin rompió en llanto, y antes de que Mikuo pudiera responderle, tomó la espada de Len y se la clavó.
    —Rin, Rin, Rin, Rin.— Se escuchaba una voz a lo lejos.
    Rin abrió los ojos y vio a Len.
    —¿Estás vivo? ¿Qué pasó?— Le preguntó Rin a su hermano sosteniéndolo de los brazos.
    —Creo, que tuviste una pesadilla. Tranquila hermana.— Le contestó su hermano.
    De alguna forma, los hermanos terminaron durmiendo juntos. Al final todo fue sueño para la pobre de Rin, que empezó bien y terminó como una tragedia.

    Continuará♥
    http://www.polyvore.com/white_beautiful/set?id=61336145#stream_box ► Este es el vestido.
     
  15.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    1123
    Capítulo 9: 'El paraíso no existe'
    Siendo ya el viernes, los hermanos decidieron tomar unas vacaciones; mejor dicho, Rin y Len convencieron a Rinto y a Lenka para irse de viaje. Su destino era una supuesta playa paradisíaca, que sus padres habían comprado hacía unos tres o cuatro años. Lo que los Kagamine no sabían, era que ese paraíso, no era solo de ellos; sino también de los Hatsune. ¿Por qué? Porque al hacer un pacto matrimonial, se dividen todos los bienes, estos inclusive.
    La hermosa Rin, decidió armar su valija un día antes. En ella guardó tantas cosas, que ni siquiera podía cerrarla. Además, no quería olvidarse su traje de baño preferido, por lo cual lo llevó puesto en el viaje. Este traje de baño era muy especial, ella creía que la hacía lucir bonita (aunque todo lo quedaba bien) e inclusive, Len nunca la vio con ese bañador; ya que ella lo compró en la otra ciudad.
    La hermana Mayor, Lenka, también estaba muy bien preparada; cargó millones de cosas en su valija, desde la ropa interior hasta el maquillaje. Además, ella estaba segura de que iba a poder pasar todos los días con Rinto, y que nadie los iba a interrumpir.
    Por otro lado, los "hombres", estaban cargando las cosas en el auto de Gakupo, uno de los amigos de Rinto. Él los llevaría hasta el aeropuerto, desde ahí los hermanos se irían en avión hasta la famosa playa.
    Las hermanas "acomodaron" la casa, se vistieron muy veraniegas y subieron al auto.
    Al cabo de media hora, ya habían llegado al aeropuerto y estaban esperando el avión. Este arribó al parque una hora después. Los hermanos se despidieron de Gakupo y subieron. Se acomodaron en los asiento 135-136 y 138-139. En una fila, en los asientos 135 y 136 se sentaron Lenka y Rinto; por la otra fila, se encontraban Rin y Len.
    Los pequeños hermanos menores, estuvieron abrazados todo el viaje; solamente se soltaron cuando llegó la comida del mediodía. Sirvieron la comida preferida de Rin, sándwiches de todo tipo y papas fritas. El pequeño Len se aprovechó de la situación, y simuló ser la pareja de Rin: le daba la comida en la boca.
    Por otro lado, los hermanos mayores disfrutaban de esta rica comida y unas caricias de parte de ambos. Por suerte para ellos, el asiento 140 estaba vacío; por lo cual podían hacer lo que querían.
    El viaje duró dos horas. Cuando llegaron por fin al destino esperado, se encontraron con un problema: los Hatsune. ¿Podía ser posible? ¿Se iban a entrometer en todas las salidas de los hermanos? Quien los sabe. Pero si, estaban allí.
    Los Kagamine trataron de evadirlos pero ocurrió otro inconveniente:
    —Leen~— Dijo una voz aguda a lo lejos.
    Rin miró hacia atrás y se golpeó la cara con la mano. Ella se dio cuenta de que todo lo que había hecho hasta ese momento para pasarla perfecto con Len, sería arruinado por esa persona. Esa persona que venía corriendo detrás suyo. Esa era Haku.
    —¡Mi amor!— Dijo Haku, abalanzándose sobre Len.
    Len miró a su hermana menor y le guiñó un ojo.
    —¡Haku!— Dijo Len, haciéndose el entusiasmado.
    Haku quedó sorprendida por la respuesta de Len, ella estaba feliz de que Len estuviera emocionado de verla.
    —¡Yo sabía que vendrías! ¿Vamos a pasear?— Dijo la chica, muy confiada.
    Rin agarró un brazo de Len y lo jaló. Puso cara de "perrito mojado" y le dijo:
    —Onii-chan, ¿No me acompañas a mi habitación?
    Len se quedó completamente asombrado con la actitud de Rin, ella estaba celosa, y Haku se sorprendió mas aun; pero a ella le salía humo por las orejas.
    —Porfaa~— Dijo Rin, con la cara de perrito y una voz de nena de cuatro años.
    Len no pudo resistirse, saludó a Haku, y se dirigió con Rin hacia la cabaña que estaba a unos pocos metros de ellos.
    Haku no soportó la impotencia y gritó "AAA". Tras eso, Mikuo la tomó de la mano y le dijo algo al oído. Quien sabe que fue lo que le dijo, pero la chica se fue en sentido contrario de la cabaña como un torbellino, junto a su hermanastro.
    Al parecer los únicos mayores de la familia Hatsune, eran Miku y Dell; a ellos no les importaba mucho que sus "prometidos" estén junto a la persona que amaban, ellos solo iban a casarse por el pacto, sino no lo harían.
    Ya en la cabaña, se encontraban Lenka y Rinto. Por un lado estaba la hermosa chica, poniéndose su traje de baño para ir a mojarse un poco a la playa. Por el otro lado, esta Rinto tratando de espiar a Lenka por la hendidura de la puerta; aunque por desgracia para él, Lenka lo descubrió y lo escarmentó un poco. Luego de todo el desastre que hicieron, los hermanos mayores se fueron a la playa; dejando a Rin y a Len... solos.
    Ambos hermanos, aprovecharon su estadía en pareja. Todo el tiempo que no estuvieron Lenka y Rinto en la cabaña, ellos la pasaron a los besos, a puro amor.
    Tras un "juego de niños", como dijo Len, Rin se quitó la playera. Ella llevaba su hermoso bañador, y el pobre Len quedó deslumbrado con lo hermosa que la chica se veía en el.
    —¡Estás Hermosa!— Le dijo Len a su hermana, mirándola asombrado.
    —¡No te quedes ahí, vamos a nadar!— Le contestó ella, sin haber escuchado lo que Len dijo anteriormente.
    —¡Voy, voy! No te apresures.— Respondió Len.
    En la parte de afuera de la casa, se encontraba una piscina. Esta estaba rodeada de plantas exóticas y flores. No pasó ni un segundo de la conversación que tuvieron los hermanos, que ya Rin se había tirado a la piscina y Len la aplaudía de afuera, por haberlo mojado todo.Entre salpicadas y guerras de agua, los hermanos revivieron su amor.
    Un ruido molesto apareció en el ambiente, junto con una persona que estaba empeñada en fastidiar la relación de los hermanos. ¿Quién más podía ser? Era la perfecta Haku, que les había sacado una foto, mejor dicho un par de fotos, a los hermanos; con el fin de mostrárselas a su padrastro y así destruir su amor.
    El plan de Haku era que su padrastro se enfurezca tanto, que castigue a Rin, enviándola devuelta a la otra ciudad y además que haga que Len, para pagar por su "infidelidad" y falta de palabra, sea su esclavo. Por supuesto que la chica estaba muy equivocada; o eso es lo que se esperaba.

    Continuará♥
    Espero que les haya gustado. Dejen sus comentarios!
    Y este es el conjunto que llevaba puesto Rin►
    http://www.polyvore.com/sunny_day_in_beach/set?id=61383149#stream_box
     
  16.  
    paulina bernal

    paulina bernal Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    27 Octubre 2012
    Mensajes:
    3
    Pluma de
    Escritora
    Bueno a mi no me importa las faltas de ortografía , mientras que se entienda esta bien :D y me ENCANTA TU HISTORIA *o*
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    753
    Capítulo 10: 'El secuestro'
    La cruel idea de Haku, era algo que ella veía muy posible en un futuro cercano. Su única intención era hacer que Rin y Len se separaran, y que ella se pudiera casar con Len.
    Mientras tanto, en la piscina se encontraban los dos hermanos jugando; hasta que notaron una planta extraña. Ésta estaba ubicada entre las demás, pero era de un color distinto: era gris. Len, muy interesado, salió de la piscina con un salto y se dirigió hacia la extraña planta. Rin, le preguntaba que estaba haciendo, pero él no respondía.
    —¿Sabes que si no sales de ahí, le voy a decir a tu hermano y se va a enojar mucho contigo?— Le dijo Len a la planta, con un tono de amenaza.
    La extraña planta se movió, al parecer la planta podía caminar, o mejor dicho: Haku estaba corriendo. Era cuestión de tiempo para que la descubrieran, pero ella seguía con su cámara en las manos.
    —Etto, ¿Qué pasa Len-kun?— Le dijo Haku, haciéndose la distraída.
    Len la miró con unos ojos petrificantes, como los de Medusa. Haku hizo una seña extraña y se escuchó un grito.
    —¡LEEEN!— Gritó una voz detrás de ellos.
    ¿Se imaginan lo que pasó? Con esa seña, Haku le indicó a unos guardias que estaban esperando para llevarse a Rin; quién sabe dónde, quién sabe por qué.
    —¡RIIN! ¡SUÉLTENLA!— Gritó Len, muy fastidiado.
    Al ver que los guardias no le hicieron caso, comenzó a perseguirlos; pero al salir ya de la cabaña, vio que la subieron a un auto negro y se fueron. Len, muy alterado comenzó a gritar los nombres de sus hermanos, pero ellos no le contestaban. Por consiguiente, decidió ir a buscar a Haku, pero cuando llegó al lugar donde ella estuvo antes, no la encontró.
    Pocos minutos después le llegó un mensaje de texto: "Si tu quieres que a ella no le pase nada, debes ir a la residencia Hatsune en la ciudad y solo, de lo contrario tu hermana sufrirá". Al terminar de leerlo, Len abrió sus ojos como dos melones y les dejó una nota a sus hermanos diciendo que se volvería a la casa de la ciudad porque no se sentía muy bien. Tomó el primer transporte que encontró y llegó a la ciudad.
    Sin mucho por qué buscar, fue directo a la residencia Hatsune, donde se encontró en la puerta con cinco guardias.
    —¿Len Kagamine?— Dijo un guardia con gafas negras.
    —¿Dónde está mi hermana?— Dijo él, apresurado y de mal humor.
    El guardia lo dejó pasar y Len entró a la mansión; aunque no se encontró con lo que esperaba: Haku estaba sentada en un sillón al estilo emperatriz, la pobre Rin tenía los ojos vendados y estaba atada a una silla.
    —Haku, quiero que sueltes a mi hermana.— Le dijo Len a la niña.
    —No haré que sufra, pero con una condición: tu serás mío.— Contestó Haku.
    —Bueno, ¿qué debo hacer?— Le dijo Len, con una falsa sonrisa.
    —Te debes quedar aquí para siempre.— Respondió ella, con una mirada sombría.
    Rin escuchó lo que Haku le dijo a su hermano y trató de gritarle que no acceda, comenzó a moverse, hasta que la silla se cayó, y ella quedó plasmada en el suelo.
    —Eso te pasa por ser mi enemiga.— Le dijo Haku a Rin, tirando de su cabello rubio.
    Len no duró ni un segundo ver la escena, y agarró de la mana a Haku, la miró a los ojos y le dijo algo al oído. Ella sonrió y Len la besó.
    Por suerte Rin no podía ver lo que sucedía, pero si luego se llegaba a enterar, debía saber que era por su bien; que Len la quería proteger.
    —¿Puedes hacerme un favor?— Le dijo Len a Haku, con una mirada enamorada.
    —Pídeme lo que desees.— Respondió ella.
    —Quiero que desates a Rin, y le hagas espacio en alguna habitación.— Le dijo él, con una voz dulce.
    Haku asintió con la cabeza y le dio la misma orden a los guardias. Pocos minutos después, Rin ya tenía una habitación, estaba desatada y no muy contenta; pero podía estar tranquila.
    En el cuarto principal, se encontraban Len y Haku. El niño estaba obedeciendo las ordenes dadas por la "emperatriz", pero no era por gusto propio. Len, estaba arrodillado en el suelo besando a Haku.

    Continuará♥
    Espero que les guste y perdónenme por que sea tan corto u.u
    Además, lo siento por no haber subido capítulos estos últimos días.
     
  18.  
    Rei Miyamoto

    Rei Miyamoto Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    3 Noviembre 2012
    Mensajes:
    10
    Aww ya no puedo esperar!! muero!! :eek: jeje genial tu historia el simple hecho de leer el titulo epero con nsias el siguiente capitulo xD sigue asi!! y aww yo kiero ke tambien me digan princesita como len le dice a rin :(
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  19.  
    IL-chan

    IL-chan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Septiembre 2012
    Mensajes:
    52
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Hechos tal para cual. [RinxLen]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    873
    Capítulo 11: Rin se volvió loca.
    No era coincidencia que la puerta de la habitación de Rin, justo estuviera abierta. Ella salió de su cuarto sin que la vieran y se dirigió a buscar a Len. Cuando llegó a la cocina, observó que había alguien familiar en ella: Mikuo. ¿Era necesario? ¿Justamente él tenía que estar? éstas eran algunas de las preguntas que se formulaba Rin en la mente.
    Trató de pasar sigilosamente por la puerta de la cocina, pero ocurrió un imprevisto: apareció un hermoso neko, delante de ella. La cuestión es que el gatito comenzó a maullar y Rin no podía esconderse. Lo peor fue que vio que venía Haku de la mano con Len, la pobre chica no sabía qué hacer. Al no poder dejarse ver por Haku, decidió entrar a la cocina; cerró la puerta y le tapó la boca a Mikuo.
    —¿Qué haces Rin?— Le preguntó Mikuo a la niña, con su mano sobre su boca.
    Ella hizo un gesto con el dedo en sus labios para que se calle, y el chico se logró soltar la boca. Se podría decir que la cocina es grande, pero ambos estaban muy juntos... tan juntos que el señor Mikuo se aprovechó de la situación y le robó un beso a la chica.
    —¿¡RIN!?— Dijo una voz desde la puerta.
    Por supuesto que Rin no se esperaba que fuera esta persona, era Len, de la mano con Haku. Rin sabía que Haku iba a hacer lo posible para que ellos no estuvieran juntos, así que se olvidó del principio de "lucha por tus sueños" y siguió besando a Mikuo.
    Len, muy enfadado, le gritó que no la quería ver nunca más y se retiró con Haku, quien, le hizo burlas a Rin cuando se iban.
    —¿Qué fue eso?— Le preguntó Mikuo a Rin, de una forma muy calmada.
    Ella movió la mano hacia atrás y lo siguió besando. ¿Por qué? ¿Le gusta? No lo sabemos, pero al parecer ella estaba muy empeñada en tocar los labios del chico.
    —¿Te gusto?— Le preguntó Rin al chico, entre beso y beso.
    Mikuo asintió con la cabeza y la siguió besando. A Rin no le gustaba Mikuo realmente, o por lo menos, eso pensaba ella.
    Mientras tanto, Len y Haku, se encontraba en el jardín principal, recorriendo los pasillos de rosales. Ya era de noche, y ellos seguían allí; hasta que se escuchó un grito. Todos corrieron hacia adentro a ver lo que pasaba, y se encontraron con el ama de llaves, y un cuchillo en su espalda.
    —¿Qué? ¿Qué pasó?— Gritaba Haku, al lado del cuerpo de la señora.
    Se notaba que había unas leves manchas de sangre en el suelo, por lo cual las siguieron. Éstas llegaban a la cocina, donde se encontraban dos jóvenes; aunque no se les veía la cara.
    —¿Quiénes son?— Gritó Len, hacia el interior de la cocina.
    —Yo soy...— Dijo una voz masculina.
    —Yo soy tu hermana.— Dijo una voz femenina, si dejar terminar de hablar a la otra voz.
    Len, corrió hacia adentro de la cocina y se encontró con un suceso catastrófico: toda la cocina cubierta de sangre.
    —¿¡Qué has hecho Rin!? ¿¡Te has vuelto loca!?— Preguntaba Len, sin cesar.
    Rin asintió con la cabeza y lanzó el cuchillo que tenía en su mano hacia los pies de Haku.
    —La próxima vez, no fallaré.— Dijo Rin, tomando otro cuchillo de la mesada.
    La pobre Haku, huyó despavorida, gritando "¡Esta chica está loca!" "¡No te quiero volver a ver Len!".
    Rin, contenta por escuchar a Haku, miró a Mikuo a los ojos y le dijo "Lo lamento, pero lo nuestro no funcionará", cuando terminó de pronunciar esas palabras le pegó con un plato en la cabeza y lo dejó inconsciente.
    Len la miró a Rin y le preguntó si realmente se había vuelto loca, y ella le contestó con una gran sonrisa que no. Le contó que todo era un plan, que el ama de llaves no estaba muerta, que la sangre no era real, y que si ella hubiera querido... habría matado a Haku mucho antes.
    El niño se sorprendió por lo que le dijo su hermana, la tomó de la mano y le hizo jurar que nunca más haría una cosa así.
    —¡Te lo juro!— Fue la respuesta de Rin, con voz angelical.
    Los hermanos volvieron a su casa en la ciudad y llamaron a sus otros hermanos, pero los mayores, para avisarles que estaban bien, pero que querían que volvieran.
    Poco tiempo después, los hermanos mayores regresaron, con regalos para los niños, y les preguntaron qué había sucedido. Rin les contó todo lo que pasó y pidió disculpas, pero Lenka le dijo que no debía pedir disculpar por cosas que ella misma no causó.
    Eran las diez de la noche y ninguno de los cuatro hermanos había comido, asi que decidieron ir a un restaurante.
    No estuvo tan mal el día de los Kagamine.

    Continuará♥
    ________________________________________________________________________
    Espero que les haya gustado, y gomen por no hacer los capitulos mas largos, es que no estoy con mucha inspiración. Si quieren pueden leer mi Drabbel en el foro de Vocaloid llamado "Cuchillos y tijeras", protagonizado por Miku y Luka.
    Hasta el próximo capítulo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    Hiroki

    Hiroki Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    26 Noviembre 2011
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritor
    Querida, Anniii Aiko déjame decirte que tu comentario ha sido borrado, y, te pido que te pases por este tema: "Comentarios en Vocaloid~." y leas el tema detenidamente, para que veas cómo se debe comentar, con qué puntos, y por qué se considera "Spam" o se borran los comentarios en caso de que estos que sean lo mismo: Spam.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Cargando...
Similar Threads - [RinxLen]
  1. Luix
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    1,024
  2. Kashey
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    1,810
  3. Larel Bisu
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    760
  4. Romantic Hero
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    1,349

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso