Boku no Hero Academia Hatred (AU)

Tema en 'Fanfics de Anime y Manga' iniciado por Boris Alekseveych, 11 Marzo 2019.

  1.  
    Boris Alekseveych

    Boris Alekseveych Si es hostil, mátalo.

    Géminis
    Miembro desde:
    18 Julio 2017
    Mensajes:
    56
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Hatred (AU)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    930
    “Lo siento chico, pero sin un quirk no puedes ser un héroe. Nosotros ponemos nuestra vida en peligro todos los días, no es algo que una persona sin quirk pueda hacer. Intenta ser policía, no es el trabajo más glamuroso, pero sigue siendo un noble trabajo.”

    Esas fueron las palabras del número 1, de aquel cuya palabra consideraba como una autoridad, quien había sido su inspiración y la razón por la que no se había rendido, ahora eso ya no importaba.

    Midoriya Izuku había nacido en un mundo donde nadie es igual, donde algunos son concebidos con quirks, poderes que pueden ir más allá de la imaginación de cualquier persona. Con estos poderes muchos habían comenzado el trabajo más soñado e increíble: ser héroes. Tristemente, el joven cabello esmeralda fue diagnosticado sin un quirk, cosa que le imposibilitaba tener un poder y, a opinión de la sociedad, ser un héroe.

    La suerte o el infortunio hizo que una tarde fuera atacado por un villano, una persona que utiliza sus poderes para cometer crímenes, y fuera salvado por no otro más que All Might, el héroe más grande de esta sociedad basada en estos personajes. Con miedo, angustia y nerviosismo había hecho la pregunta, quería saber si en realidad todo estaba perdido para él, si era posible cumplir su sueño aún con todo en contra.

    No le importo el escándalo por el camino que siguió para regresar a casa ni las palabras de preocupación de su madre que, al ver las noticias de como un villano atacaba la zona y había capturado a un estudiante, había estado ansiosa porque llegara su hijo sano y salvo. Simplemente entró silenciosamente a su habitación y se tiró en su cama, con el abrazo de su almohada se permitió llorar su frustración, decepción e ira consigo mismo.

    Aunque su madre lo había llamado ya para cenar él no contesto, estaba aún procesando todo. Miró primero el autógrafo recién obtenido de All Might, aún quedaba en su mente las palabras que este le dio, la cruda realidad en la situación de su inspiración: una simple carcasa vacía que estaba perdiendo su poder debido a que no había sido suficiente… exacto, no había sido suficiente, si realmente fuera tan grande no hubiera sufrido esa herida, no estaría perdiendo su poder. Eso no importaba, no cambiaba en nada la situación del estudiante, aún seguía siendo una patética persona sin poderes pero creía que no debía ser así, sabía que la misión de los héroes era el inspirar a las personas a ser mejores que ellos así que esa era la solución: ser mejor que All Might, ¿pero cómo?

    La desesperación ante esa situación le desbordo, si la sociedad de héroes perdía a su símbolo ¿Qué sucedería? Su mente corrió un montón de escenarios, los resultados solo lo deprimieron aún más, ya no estaba pensando con claridad. Quería ser mejor que el héroe numero uno, pero eso era imposible sin un poder, él mismo se lo había dicho. El cansancio mental, la tristeza y toda la situación hizo que recordara unas palabras de su amigo de la infancia, el bully que lo acompañaba desde la niñez.

    “Deberías suicidarte, así tal vez resucites como alguien con un quirk.”

    El frío viento entró por la ventana de su habitación, el edificio de apartamentos era pequeño pero el suyo estaba a una altura adecuada, si caía en su cabeza la muerte era algo seguro con certeza… si, eso era.

    No había un balcón ni nada parecido, subió sus piernas y cruzo, sentándose en el borde mirando hacia abajo, tenía miedo, ¿realmente quería hacerlo? “¿Qué sentido tiene ahora?” Se preguntó a sí mismo, había hecho de su vida el objetivo de convertirse en héroe, ahora que sus sueños estaban rotos, ¿Qué le quedaba?

    Se deslizo poco a poco, parándose en el borde, estaba agachado para que la cabeza no golpeara con la parte superior, además así sería más fácil dar una vuelta en el aire y caer sobre el cráneo de esta manera. Dejo resbalar sus pies al momento que su puerta se abría, ya no tenía soporte cuando vio a su madre entrar y era imposible sujetarse a nada cuando sus ojos se cruzaron con los de ella, que entendió la situación de inmediato.


    La caída duro unos cuantos segundos y, justo después de un breve momento del dolor más intenso que haya vivido y tras escuchar el grito de su nombre tras la voz de su madre, todo fue completamente oscuro.

    ______________________________________________________________
    UFF, BUENO, COMIENZA ESTO QUE SE ME OCURRIÓ TRAS PONERME AL DÍA CON EL MANGA DE BNHA. LA VERDAD ES QUE LA INSPIRACIÓN PARA ESTA HISTORIA LA OBTUVE DE UNA IMAGEN DE DEKU VILLANO QUE HAY POR INTERNET Y LA HISTORIA "APOTHEOSIS" LA CUAL NO SE SI ESTE TRADUCIDA PERO VALE LA PENA LEER (PEQUEÑO SPOILER: ES BÁSICAMENTE DEKU CON LAS GEMAS DEL INFINITO, SI, ESAS MISMAS).

    VEAMOS, DEKU VILLANO, AUNQUE ES ALGO QUE HE VISTO EN VARIOS FANARTS NO ME HE ENCONTRADO CON MUCHAS HISTORIAS DE ELLO, ASÍ QUE DECIDÍ ESCRIBIR UNA PROPIA.

    NO SOY NADA BUENO ESCRIBIENDO ESCENAS DE ACCION Y ETERNUM ME DA FLASHABCKS DE MI IRREGULARIDAD PARA LA ACTUALIZACION DE HISTORIAS PERO INTENTARÉ TRABAJAR EN ESO.


    ASÍ QUE ESO, ESTOY ALGO EMOCIONADO PORQUE CREO QUE AL TENER UNA HISTORIA QUE SEGUIR PUEDO TRABAJAR MEJOR Y ESPERO QUE ESE SEA EL CASO, CON TODO, AQUÍ DEJO ESTA PEQUEÑA EXPLICACIÓN, ME DESENVOLVERÉ MÁS ADELANTE.
     
    • Creativo Creativo x 1
  2.  
    Temarii Juuzou

    Temarii Juuzou Orientador

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,192
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Soy súper nueva en el fandom, por lo que desconocía esos fanarts, sin embargo creo que esta es una grandiosa idea, ya que conociendo la actitud que Deku tiene, creo que como villano sería grandioso. Me intriga saber cómo lo conseguirá sin un Quirk, así que aquí me tendrás cada vez que actualices UwU

    Saludos.~

    Pd: esto me recordó a cuando Syndrome explica porque se hizo villano & no se, creo que es gracioso & triste, porque se lo que significa que alguien que admiras te diga lo que no quieres escuchar, ah.
     
  3.  
    Boris Alekseveych

    Boris Alekseveych Si es hostil, mátalo.

    Géminis
    Miembro desde:
    18 Julio 2017
    Mensajes:
    56
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Hatred (AU)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    1686
    Un ruido blanco lo despertó, la luz era demasiado intensa para sus ojos y le dolía la cabeza. Su voz se quebró por dolor cuando intento decir algo, haciendo que solo exhalara aire que le quemo la garganta, sintió como algo se movía, le dolía un poco pero no demasiado.

    “Oh gracias a dios que despiertas” Algo se abalanzaba sobre él, de forma gentil pero de lleno. Cuando sus ojos se acostumbraron a la luz comenzó a distinguir una figura esmeralda, unos momentos después era una persona difusa, no tuvo que esperar a completar la imagen completa, sabía quién era ya antes de que pudiera ver a su madre, con ojos enrojecidos e hinchados y lágrimas cayendo de ellos por todas sus mejillas. “Oh, Izuku me tenías tan preocupada.”

    El abrazo le dolió, no a nivel físico, que también, sino a nivel emocional, aun le dolía la cabeza y le faltaba identificar bien su situación pero se hacía una idea, recordaba la última vez que su madre lloro con tanta intensidad y lo abrazo con tanto sentimiento, la primera grieta emocional en su sueño de ser héroe.

    Cuando llegaron los doctores no le importo lo que le dijeron respecto al impulso de supervivencia, lo referente a como giró su cuerpo para caer en su brazo y sobrevivir de milagro. La ayuda psicológica que le ofrecían y el montón de pláticas referentes a su salud, solo era importante la realidad del asunto: en su egoísmo, en sus deseos idiotas de ser un héroe se había olvidado de quien en realidad importaba, quien a pesar de haber aceptado con tristeza la realidad siempre lo apoyo cuando decidió no rendirse, lo estúpido que había sido al no considerar los sentimientos de su madre… eso era lo que importaba y lo que debía solucionar.

    Fueron un par de semanas de recuperación, había racionalizado bien frente al psicólogo y estaba listo para darse de alta, en ningún momento su madre le pregunto por qué lo hizo, en ningún momento vio rabia o enojo, únicamente calma porque todo haya terminado y porque él estaba bien.

    Cuando cruzo por la puerta de su casa después de bastante sin haber estado ahí comenzó a sollozar, lentamente el llanto lleno su cuerpo.

    “Lo siento, lo siento” Es lo que le decía a la persona que ahora lo abrazaba “Perdóname por favor, te lastime sin pensar en lo que hacía, por favor perdóname.” Esos eran sus pensamientos sinceros, ahora la rabia estaba dirigida hacia él, por haber sido tan patético como para rendirse por su situación, por haber sido tan estúpido y egoísta por no pensar en su madre.

    “Izuku, Izuku, no te preocupes, todo está bien, todo está bien ahora que estas aquí.” Fueron las palabras de consuelo que le dio su madre, al mismo tiempo que ambos se abrazaban y dejaban hablar a su llanto.

    Durante la cena el ambiente era amargo, ninguno de los dos había hablado para nada más que dar un comentario relativo a la comida. En la mente del muchacho de cabello esmeralda se había plantado una idea, una que deseaba lo redimiera frente a su madre y para sí mismo.

    “He tomado mi decisión” Dijo tomando por sorpresa a su madre “No puedo dejar de desear ser un héroe, a pesar de que es un sueño inalcanzable, mis deseos están en ayudar y proteger a las personas, en mejorar el mundo… pero eso es imposible para mí.”

    Su madre trago saliva, sin tener palabras para poder apoyarlo y con miedo de que lo que dijera lo regresara a una situación anterior o peor.

    “Aun así,” continuo el muchacho “hay una solución, apareció de repente y creo que en mi mente siempre estuvo ahí: El Instituto ProLab, solamente aceptan a estudiantes que muestren niveles IQ dentro de sus parámetros y los exámenes de admisión son difíciles, pero estar ahí significa trabajar para desarrollar tecnología de soporte a héroes y no solo eso, sino que también tecnología para mejorar la sociedad… yo, yo quiero intentarlo, hacer un cambio de la forma que me sea posible.”

    Una sonrisa llego al rostro de su madre, una de felicidad y alegría, unas pequeñas lagrimas salieron de sus ojos pero estas eran diferentes a las ya habituales desde hace un tiempo.

    “Te apoyaré en todo lo que necesites, recuerda eso siempre hijo: Tu madre siempre estará detrás de ti, orgullosa de lo que hagas.”

    Con esta nueva resolución el ambiente mejoro para bien, la alegría había regresado a ese comedor.

    El proceso no era ni fácil ni rápido, pero Midoriya Inko aplico la presión y las palabras correctas para que la escuela a la que acudía su hijo le permitiera tomar clases regularizadoras por el tiempo perdido, también solicitaba cursos especiales para poder cumplir con el perfil académico del Instituto ProLab. Para el joven estudiante no fue fácil, la noticia de su intento de suicidio había sido propagada por toda la escuela pero eso no detuvo el abuso que había estado recibiendo desde hace tiempo.

    Cuando se enteró de que el monstruo slime que lo atacó a él, atacó a Bakugo al escapar, no pudo evitar sentirse culpable y con un gran sentimiento de ironía pues ese ataque solo afecto la seguridad autorpoclamada del rubio, que para poder restaurarla intimidaba en mayor medida al chico sin poderes. Y aunque en los ojos de Midoriya aún se veía el miedo ante lo que su compañero de clases pudiera hacerle, dentro de su mirada había otro sentimiento, uno que había renacido al no quererle fallar otra vez a su madre: Determinación, así que aguanto durante los meses siguientes, estudiando en vela, esforzándose todos los días por recuperar el tiempo perdido y, cuando lo hizo, solo duplico su trabajo para estar listo en los exámenes de admisión a ProLab.

    Los meses pasaron, la decepción y desesperanza habían desaparecido, la vida del alegre chico cabello esmeralda había regresado y los oscuros pensamientos que había tenido ese día ya no eran visibles. El día del examen de admisión su madre lo acompaño hacia el edificio sede, al norte de la ciudad, le había comprado ropa nueva, preparado amorosamente un desayuno adecuado y se le veía igual o más nerviosa que su hijo.

    En el edificio había otros aspirantes y personas que los acompañaban, se sentía una tensión y preocupación en el ambiente pues quienes estaban ahí sabían la importancia de ese momento para sus vidas.

    “Sabes que te apoyaré en todo lo que sea hijo.” Dijo la señora Midoriya, dándole aliento a su hijo cuando llego un representante informando el comienzo de los exámenes.

    “Lo sé, gracias.” Con esa dosis de determinación por parte de los dos el joven entro a lo inesperado.

    El examen duró 4 horas seguidas, con varios estudiantes tirando la toalla por el cansancio mental o por la frustración. Esa era solo la primera piedra en el camino, pues consistía únicamente el perfil académico, la aceptación a partir de ahí sería más difícil.

    El cansado Izuku salió del aula cuando a la hora programada, se notaba que estaba exhausto pero no se veía preocupación en su rostro. Eso hizo que el nerviosismo de su madre desapareciera casi por completo.

    Decidieron ir a comer algo, para que el joven recuperara sus energías y celebrar, aunque aún no recibía los resultados el chico estaba confiado, a pesar de haber sido difícil, lo había afrontado. En el camino al lugar que escogieron Izuku mostró un rostro que hace tiempo su madre no veía.

    “¡Acid sculptor!” Cruzando la calle, con menos consideración de la que debería tener, el muchacho corrió hacia una persona vistiendo un traje de héroe. “El gran héroe capaz de deformar la materia, con un quirk que atraviesa todo lo que tenga enfrente, ¡increíble!”

    Aunque el héroe, algo mayor y de musculatura marcada, se había extrañado un momento ahora mostraba rastros de vergüenza y sonrojo. Alegremente le dio un autógrafo al muchacho y dejo tomarse una fotografía con madre e hijo.

    “Me alegra que vuelvas a ser tú mismo” Dijo la ama de casa cuando continuaron su camino. “Hace mucho que habías dejado de hablar de los héroes, me alegra que regresaras Izuku.”

    El rostro del muchacho se ensombreció un poco, recordando la farsa que él sabía era All Might, recordando las palabras desconsoladoras que le dio y cómo eso lo había marcado. Su fe y admiración en los héroes había disminuido, pero cuando su mente se esclareció vio más allá: El mundo de los héroes no solo era All Might, había muchos otros que día con día se esforzaban por dar lo mejor de sí para la sociedad, no era correcto dejarle todo a una sola persona.

    “Si, había perdido la fe y realmente no sabía qué hacer, pero gracias a tu apoyo supe que no me debía rendir, que no debía dejar de creer en lo que creo por lo que sea que me haya pasado, solamente podía mejorar a partir de ahora” Expresó sus verdaderos sentimientos y su nueva realización, sincerándose finalmente “Además, no podía permitirme fallarte, ni una sola vez por el resto de mi vida puedo fallarte.”

    Aunque la sorpresa iniciar de la mujer pasó rápidamente por la tristeza del recuerdo, esto fue momentáneo, eso había quedado en el pasado y se sentía agradecida con la vida por lo que estaba pasando. Seguían sonriendo y riendo cuando llegaron a un pequeño restaurante, no muy concurrido, estaban compartiendo unas cuantas bromas cuando llegó el resplandor de luz y ninguno pudo verse cuando los edificios a los alrededores cayeron sobre ellos.

    Las explosiones a la distancia despertaron al muchacho, le dolían sus oídos y su pecho, todo estaba oscuro y pensó que era de noche, fue solo cuando intento mover su brazo derecho, aquel que ya se había roto una vez, que se dio cuenta que estaba aplastado. La tierra y polvo se habían mezclado con su cabello y su ropa tenía rasgaduras y manchas, había escombros por todos lados pero lo más importante para él no fue la situación, sino el que no podía ver a su madre en ningún lado.
     
  4.  
    Boris Alekseveych

    Boris Alekseveych Si es hostil, mátalo.

    Géminis
    Miembro desde:
    18 Julio 2017
    Mensajes:
    56
    Pluma de
    Escritor
    Muchas gracias por el apoyo, espero poder cumplir las expectativas respecto a este Deku villano ya que pienso dejarlo sin Quirk. Ahora que se menciona a Syndrome creo que es algo parecido, aunque intentaré no hacer una copia pero sería un aproximado.
    Saludos.
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Boris Alekseveych

    Boris Alekseveych Si es hostil, mátalo.

    Géminis
    Miembro desde:
    18 Julio 2017
    Mensajes:
    56
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Hatred (AU)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    4856
    El pánico se apoderó del cuerpo del muchacho, el sonido de las sirenas, los gritos, más escombros cayendo no le llegaban, solamente giraba buscando cualquier rastro de su madre. ¿Qué había pasado? Donde se encontraba el edificio con el restaurante ahora había solo escombros rodeados de más escombros, ¿Cuánto tiempo había pasado? El dolor que sentía en el cuerpo lo regresaban a la realidad, se dio cuenta que se había desplazado varios metros del lugar donde estaba parado, las explosiones que escuchaba eran generadas por fugas de gas en los edificios cercanos, ¿Qué había ocurrido?

    El polvo se estaba disipando, dejando ver más claramente a los alrededores, de las sombras aparecieron dos figuras. “Héroes” Fue lo que esperaba el muchacho, pero el atuendo de los mismos le hizo cambiar de opinión.

    Solamente con gabardinas blancas y máscaras baratas tapando la totalidad de su rostro, daban ya la impresión de ser tenebrosos y un peligro, cargaban unas bolsas deportivas y parecían estar llenas de algo. La mente del chico procesaba tan rápido como le permitía la situación, solamente pudo sacar una conclusión que salió de su boca solo al llegar la misma.

    “Vi.. ¡¿Villanos?!” Las dos personas, que no se habían dado cuenta de la presencia del muchacho giraron a verlo. Este colocó ambas manos en su boca, arrepintiéndose de haber dicho una palabra, era tarde, los criminales ya lo tenían a la vista.

    “Hey hermano, ese chico de ahí, ya nos vio, ¿sin testigos cierto?” Sin esperar una respuesta el sujeto extendió su brazo, una ola de presión y aire caliente llegó al muchacho, lanzándolo hacia el otro lado de la calle contra una pared. El chico creyó que el impacto lo mataría y parecía que esa era idea, pero solamente le dolió tanto como para llevarlo al borde de la inconsciencia. “Mal cálculo, se ve tan frágil que creí que eso sería suficiente.” Se burlo el atacante.

    “Déjalo, el efecto del ‘jugo’ se acabará dentro de poco, no tenemos tiempo para esto.” Dijo el compañero, un poco más calmado y atento a las sirenas que se aproximaban.

    “Ohh, vamos, déjame jugar un poco.” Cuando levanto el brazo para una segunda onda de presión una plasta llego a su brazo, liberando vapores por el calor. “Gah”

    Los villanos se pusieron en guardia ante su atacante, que no era ningún otro más que Acid Sculptor. “Villanos” Comenzó a decir el héroe en una pose que daba la impresión de haber sido ensayada. “Sus malicias terminan aquí, Acid Sulptor llegó” Esto lo dijo en un tono muy alto y coreografiado, volteando ligeramente, como si buscara algo.

    “Tch, llegó un héroe, eso para por no darnos prisa” El villano parecía irritado, culpa de su compañero que se puso a hacer espectáculo. Este también extendió su brazo, su mano tenía unos guantes sin dedos, y de estos sus uñas crecieron como si fueran garras, pero en lugar de detenerse en una longitud determinada estas siguieron creciendo, moviéndose en ocasiones en ángulos rectos, por su aspecto parecían ser muy duras y filosas.

    El héroe las detuvo con sus manos, y estas comenzaron a derretirse en su superficie, formando una esfera. Giro sobre sí mismo y con el impulso lanzó la esfera de regreso que fue detenida por las garras, derritiéndolas y separándolas en el punto.

    “Así que derretidas, ¿uh? Puede derretir cosas con sus manos y lanzar el resultado como si fuera ácido” Dijo el villano viendo sus garras, que volvieron a crecer.

    “Así es villanos, ustedes no son rivales para el gran Acid Sculptor” Nuevamente declaró en un tono igual de forzado. Seguía mirando a sus alrededores y sonrió victoriosamente con una mirada que parecía decir “finalmente”.

    Para la decepción de Izuku, que veía la escena aterrorizado y en pánico por no saber de su madre, no eran héroes o refuerzos lo que llegaba, sino un helicóptero de noticias. “¿Esta queriendo hacer un espectáculo de esto?” Se preguntó. El helicóptero despejo un poco la escena, disipando el humo e hizo que el estudiante se diera cuenta de algo importante: El lugar donde sucedió la pelea era el sitio más probable donde estaba su madre, si estaba bajo los escombros. “Mamá...”

    El villano, aquel que atacó primero al chico, ahora se preparaba atacar al villano, este desplazo un material de sus muñecas a sus palmas y comenzó a derretirlo, el sonido del suelo rompiéndose y el metal cediendo en algunos edificios lo distrajo y preparó para lo que sucedía. Una gran onda de presión invadió el ambiente, el héroe sintió como si estuviera debajo de un tren en movimiento, de igual forma que el chico.

    Una capa densa de polvo se creó nuevamente, las diversas ondas expansivas habían movido al chico como si fuera un muñeco de trapo, sin que estos se dieran cuenta, había caído a cercanías de los villanos.

    “Vaya, ese jugo si que es bueno, sin él no podría hacer estas cosas” Se reía de forma emocionada, dueño del mundo y de la situación.

    “Listo, ya, vayámonos, no quiero que lleguen más héroes” Todos los movimientos habían hecho que los escombros se movieran de lugar, revelando que justo debajo de donde los dos sujetos se encontraban sobresalía una mano, una que el joven identificó de inmediato.

    “¡Mama!” No podía darse el lujo de ser silencioso, si seguía con vida cada segundo era importante. Su cuerpo se movió de la forma más patética, levantándose sin ninguna misión, únicamente la de sacar a su madre de donde estaba atrapada.

    “Hey, parece que tenemos otro héroe.” El villano con la capacidad de alargar sus uñas estaba irritado por la actitud de su compañero, en serio tenían que irse y no había tiempo para que se pusiera a jugar.

    Midoriya se abalanzó contra los atacantes que no pudieron reaccionar por la sorpresa, el terreno no era estable así que ambos cayeron, las bolsas que tenían consigo solo los desestabilizaron. El chico ahora estaba escarbando entre las piedras y restos, intentando con todas sus fuerzas hacerlos a un lado.

    “Tch, listo, ya me canse, terminamos esto ahora”. El vilano se preparó para lanzar sus uñas, con la idea de atravesar al chico que ya les había hecho perder mucho tiempo.

    La mente del joven trabajo lo más rápido que pudo, dándose cuenta de la situación y actuando por impulso lanzo una de las rocas que tenía en sus manos en dirección a su atacante, esta no le dio en la cabeza ni desvió las garras que se aproximaban, pero al golpearlo desvió el cuerpo del villano y con esto cambió la trayectoria de sus armas, pasaron rozando la mejilla izquierda del estudiante y se detuvieron al impactar en el hombro del segundo villano.

    “Aghh” Gritó, de su hombro salía sangre y las uñas, que regresaban rápidamente a su usuario, estaban manchadas en sus puntas. “Apunta bien esas cosas maldita sea… bien chico, ya estoy cansado de esto, ¿quieres a tu madre? Te mandaré con ella.” Intentó levantar su brazo para generar una onda de presión nueva, pero ya sea por la inexperiencia, dolor, pánico o preocupación intentó hacerlo con el brazo del hombro lastimado. Su cuerpo no resistió la energía y no fue lo suficientemente firme para lanzar la presión, que chocó en su lugar a los pies de su secuaz, mandándolo a varios metros en el aire y que cayó sobre su cabeza, dejándose de mover.

    La fuerza de la activación de su poder fue tanta que su brazo no pudo soportarlo, el cuerpo de aquel hombre se arrodillo por el dolor llevando su brazo intacto a su hombro para calmar el dolor. El chico aprovechó esto para tomar un tubo cercano que se desprendió debido a las explosiones y cargó con todas sus fuerzas contra el criminal, golpeándolo en su punto dañado, desmayándose por el dolor en el mismo.

    Todo esto había pasado en cuestión de segundos, tan rápido que Izuku no se había dado cuenta, había actuado por instinto, al aclarar sus pensamientos recordó que tenia una tarea pendiente y siguió en la oscuridad que le daba la capa de polvo y tierra que se había levantado por todas las ondas de presión. No pasaron muchos segundos hasta que una mano tomó el hombro del chico, entrando en pánico se giro para ver quien era pero fue levantado, cuando se dio cuenta estaba en los brazos de Acid Sculptor.

    “Chico, venga, tenemos que salir de aquí es peligroso.” Seguía hablando en un tono demasiado alto. Tanto que no podía escuchar las sirenas, personas y reporteros que se habían formado alrededor del suceso.

    “No puedo, mi madre, esta atrapada.” Respondió el chico luchando con todo su esfuerzo por liberarse, parecía que el momento de adrenalina se había ido ya pues la musculatura del héroe era gran resistencia. “Tengo que regresar a sacarla”

    “Chico, cálmate, nos encargaremos de eso, ahora tienes que ir a una ambulancia, tal vez te entrevisten pero mantén la calma y recuerda quien te rescato.” El héroe estaba algo irritado y se esforzaba por mantener al chico, lo estaba cargando en sus brazos y era seguro que daba una imagen muy extraordinaria para una fotografía. “Chico, cálmate, a nadie le gustan los revoltosos.” Aplico presión en el pecho de Izuku y este sentía como le faltaba el aire, había sufrido daños internos debido a todo lo que había sucedido y le dolió mucho esa acción, dejo de moverse no por haberse calmado, sino que por el dolor.

    “¿Porque?” Fue lo último que pensó antes de desmayarse por la fatiga física y mental, sus ojos antes de cerrarse vieron al héroe, ahora mostrando una sonrisa que intentaba asemejarse a la de All Might, eso de alguna forma lo enfureció.

    +++++

    Un ruido blanco conocido lo estaba despertando, poco a poco, por impulso se encorvó sobre si mismo cosa que le dolió, no en una zona especifica, sino que en todo el interior de su pecho. Una mano se posó en su hombro, recostándolo nuevamente.

    “Hey, tranquilo vaquero, tienes varias heridas internas” La persona que lo recibía estaba vestido de traje, le quedaba grande y parecía que no se alimentaba bien, Izuku nunca lo había visto.

    “¿Donde estoy?” La garganta del muchacho estaba seca y su voz se cortaba.

    “Estás en el hospital general de Musutafu, cuando llegaste tenias la mayoría de tus capilares sanguíneos rotos y tus pulmones, corazón y estomago estaban muy estresados, afortunadamente pudimos estabilizarte.” Comenzó a relatar de una forma seria. “Dos villanos, don nadie en realidad, intentaron robar la caja fuerte de su antigua oficina, el que hizo todo el problema tenía un quirk que le permitía expandir gases diferentes al aire, creemos que lo utilizo para expandir el aire de los tanques de gas y generar explosiones, eso casi licua tus órganos internos.”

    “Mamá…” Dijo el muchacho, en realidad no le importaban los villanos, su hobby de reunir información de quirks ya había terminado, en su mente el recuerdo de su madre solo se hacía más fuerte. “¿Donde esta mi mama?"

    “Ahhh, Inko Midoriya…” El hombre se pasó su mano por su cabello, su rostro no traía buenas noticias. “Su cuerpo se encontró entre los escombros del edificio donde se realizó el robo… murió al instante debido a la onda de presión… lo siento.” Sin duda era una noticia que debía esperar, pero el hombre sabía que el chico se daría cuenta más pronto que tarde así que decidió contarle toda la verdad.

    Midoriya se recostó en su totalidad en la cama, su corazón latía fuerte y sentía como todo su cuerpo temblaba, quería llorar, sabía que debía llorar, pero no parecía que fuera a hacerlo, ¿porqué?

    “Y ahora esta con nosotros el heroe Acid Sculptor, quién controló él solo una situación de villanos antes de que escalara la desgracia.”

    El televisor emitió las noticias al volumen suficiente para que el estudiante las escuchara, se trataba de una entrevista hacia el héroe que se había encontrado, el héroe que él sabía y recordaba lo había puesto al borde del desmayo y que se negó a regresar por su madre, ¿porque? Sus pensamientos habían ignorado todo lo que decían hasta que escucho algo que respondía sus preguntas.

    “Y ahora piensas abrir tu propia oficina de héroes, ¿cierto?”

    “Si, con el comienzo de los exámenes de admisión a todos los cursos de héroes de la nación creo que este es el mejor momento para prepararme y llegar a ofrecer una oportunidad a los recién graduados, héroes que trabajaran por proteger a la sociedad.”

    “Muchos dicen que fue gracias a este incidente que lograras ese objetivo.”

    “No negaré que mi popularidad ha aumentado, pero lo cierto es que tenía la idea desde hace un tiempo, la de darle a jóvenes con deseos de hacer una mejor sociedad la oportunidad de lograrlo, mi participación en este evento solo acelero las cosas.”

    Los puños del muchacho se cerraron con rabia y furia, ahora entendía todo: cuando un héroe abre su propia oficina tiene derecho a más prestaciones por parte del gobierno, más beneficios por su comisión en detener actividades criminales, más fama, más fortuna, ahora Izuku sabía lo que sucedía con ese héroe y con todos en realidad. All Might era igual, ¿limite de tiempo? Valiente héroe que es incapaz de ir más allá de las barreras, ¿no era el lema de la U.A. el siempre sobrepasar los limites? Si tuviera un quirk no sería igual a ellos… no, esa no es la situación, puedo hacer cosas sin necesidad de un quirk, todos ellos son solo farsas, inútiles incapaces de hacer algo si se les quita su poder.

    “Fue una fortuna que te haya rescatado, quien sabe cuanto hubieras aguantado si no te hubiera traído de inmediato. Él solo detuvo a dos villanos, ¿increíble no?”

    En la mente del chico se había sembrado una idea, él ni siquiera era consciente de eso, pero estaba ahí, solo faltaba que germinara, que se alimentara y que el chico tomará la decisión. “Si” Fue lo que respondió en el tono más vació y alienado.

    *****

    La alarma del muchacho lo despertó, no es que hubiera tenido un sueño muy profundo o que no hubiera dormido lo suficiente, pero desde hace varias semanas se sentía igual: enfermo, desenfocado, sin propósito. En realidad si que tenía uno, pero era mucho más a largo plazo que otra cosa. Lo que importaba de inmediato era ese día, finalmente comenzarán las clases, su mente nunca dejo de pensar en la ironía de la situación, en la vuelta que la vida le dio a él por todo lo que vivió en estos meses, pero él sabía que todo se había posicionado de tal manera para permitirle avanzar en sus propósitos.

    Aún no los tenía claro, pero mientras se vestía con su nuevo uniforme, mientras se arreglaba su corbata roja y arreglaba su saco gris tenia muy presente cuál era el problema: Los quirks.

    3 semanas antes.

    “¿Emancipación?” El trabajador social estaba sorprendido. Era la compañía de Izuku tras lo sucedido con los villanos, era el enlace entre él y las casas de atención: con su madre fallecida y su padre muriendo cuando el niño era muy joven, no tenía familia que pudiera hacerse cargo de él, así que el gobierno lo había asignado para cuidar de él mientras le dan una casa de acogida.

    “Si, me gustaría solicitar mi emancipación y declararme legalmente como adulto.” Habian pasado pocos días desde que había despertado, parecía llevar la noticia de la muerte de su madre con calma pero aun estaba en duelo por lo sucedido, aun así hablaba con una tranquilidad y seriedad que solo tenia uno que sorprenderse. “No tengo familiares o alguien que pueda hacerse cargo de mi, el Departamento de Control de Casualidades hizo suficiente al preparar el funeral de mi madre y tengo el dinero del seguro. Creo… no, quiero hacerme cargo de mi propia vida.”

    “Aún así, emancipación, digo, la ley no se lo prohíbe a alguien de tu edad pero en tu caso no hay vuelta atrás de esto: una vez que seas declarado legalmente adulto te encontrarás solo contra la vida.” Izuku no podía saber si las palabras del trabajador eran sinceras o tenían una segunda intención al obtener una comisión por trabajar su caso.

    “Si, lo entiendo, y estoy dispuesto a aplicar cualquier entrevista o examen que sea necesario, si no se concluye que sea apto para cuidar de mi mismo aceptaré ese resultado.” Al chico no le preocupaba estar solo, durante su rehabilitación psicológica tras su intento de suicidio se dio cuenta que siempre había estado solo: Kacchan, sus compañeros de clase, profesores, otros adultos, inclusive los héroes que él tanto admiraba, a ninguno le importaba en lo más mínimo un chico sin quirk, solo había tenido una persona que estuvo a su lado para él desde el comienzo, pero inclusive el destino se la quito.

    “Bueno, puedo traerte los documentos de solicitud esta tarde y en pocos días asignar entrevistas, creo que no habrá problema.”

    “Gracias,” El joven recordó algo que hubiera parecido insignificante en comparación pero para él era vital. “por cierto, ¿puedo irme ya a casa? Debo prepararme para la segunda etapa del proceso de admisión en el Instituto ProLab.”

    “Ahhh, bueno, si, se supone que te darían de alta en un par de días mas pero los médicos dicen que no es necesario, es una formalidad para bueno, que no estés en tu casa solo.”

    “Puedo tolerar algo de soledad.”

    +++++

    Izuku se despidió del trabajador social, recordándole que tenia su numero y se comunicaría con él si necesitaba algo. Ahora estaba completamente solo, el departamento se le hacia muy grande y mucho más oscuro de como lo recordaba, por lo demás estaba tal cual lo habían dejado él y su madre antes de irse. La garganta del muchacho le dolía, quería llorar, en verdad quería llorar. “¿Porqué no puedo?” Se preguntaba, pero aun así las lágrimas ni siquiera humedecían sus ojos.

    “Aún no es tiempo.” Recordó la supuesta mentira que se había dicho para regresar: debía prepararse para la segunda etapa del proceso de admisión.

    Era la “verdadera” etapa de admisión, donde se veía el desempeño del candidato y en base a eso se decidía si entraba, solamente aquellos que habían pasado los exámenes académicos podían llegar a esta etapa y consiste en algo vital para lo que representaba la empresa: Diseñar, construir y probar de forma satisfactoria un instrumento, dispositivo o equipamiento que tuviera alguna especie de uso. El Instituto ProLab principalmente trabajaba con instrumentos de soporte para héroes pero abarcaban los campos de seguridad gubernamental e ingeniería aplicaba a mejorar la sociedad en general, era la mente innovadora y la capacidad de llevar al mundo real las ideas lo que valía para ellos.

    Fue inmediatamente a su habitación, ignorando la ahora vacía de su madre, varios años de recolección de datos de quirk le serían útiles, también estaban las ideas que había tenido en su vida sobre instrumentos que podrían simular quirks, claro que nada de eso podía funcionar en realidad, demasiado rebuscado y en comparación con un verdadero poder sería completamente inutil, pero entre esas notas podía haber algo que pudiera utilizar o le de una idea.

    ¿Guantes de escalada adhesivos? Poco práctico. ¿Botas cohete? Muy ficticio e inservible frente a poderes reales. ¿Lentes de análisis biométrico? Interesantes pero algo complicados para un examen. La lista seguía y seguía, algunas ideas era útiles pero demasiado ficticias, algunas eran un intento desesperado que se le ocurrió a un Midoriya mas esperanzado en convertirse en héroe sin un poder, otras simplemente eran basura solamente para verse increíble.

    Ya caía la tarde y al chico le dio hambre, no había comido nada desde la mañana. Reviso su billetera, tenia algo de dinero y el trabajador social estaba encargado de administrar con él el bono de victima que recibió por el CdC. Seguía pensando en el invento para realizar que se había olvidado que la casa estaba sola, su mente se había abstraído de la realidad y se había olvidado del mundo, tanto que no se dio cuenta que dejo su llave dentro de la casa. Cuando regreso pudo abrir gracias a que había una de repuesto escondida en la campana eléctrica, sino tal vez hubiera tenido que tirar la puerta o llamar a un cerrajero, eso le dio una idea para su invento.

    La mañana estaba por la mitad de su tiempo, el laboratorio-salón en el que el chico se encontraba tenia 8 mesas llenas de herramientas y equipo eléctrico y electrónico, él junto con otros 7 aspirantes tenían su propio espacio de trabajo. No sabía si esos eran todos los aspirantes que habían pasado la etapa académica pero no le importaba, ahora él debía de concentrarse.

    La boca le dio un sabor amargo al recordar que ahora no tenia el apoyo de su madre, que si fallaba esto su futuro era incierto o patético, no podía decidirse cuál era peor para él.

    Aunque se había desvelado toda la noche preparando el diseño y los planos, era algo simple que él creía podía ser muy útil. En cuando les dieron la luz verde se puso manos a la obra. Algunos de sus competidores usaban sus poderes para ayudarse, ninguno espectacular, de hecho no había mucha diferencia entre su poder y no tener ninguno, pero era un apoyo que ellos tienen y él no.

    Las paredes blancas de la habitación tenían en la parte superior, mucho más alta, ventanas negras donde Izuku sabia había personas evaluando o interesándose en los candidatos, se preguntaba cuantos se interesaban en un chico sin poderes que trabajaba normalmente.

    Hubo unos cuantos sonidos extraños y de vez en cuando se escuchaba un “demonios” o alguna ligera explosión o corto circuito. Tenia 6 horas para poder terminar su producto, y cuando vio que aun tenia 2 horas restantes se puso nervioso, ¿debía probarlo antes de declararse concluido? Sin pensarlo presiono el botón que indicaba había terminado, una luz se encendió en su mesa y los instrumentos electrónicos se apagaron, no parecía que podían volver a encenderse, ahora solo quedaba demostrar lo que había hecho.

    Ninguno de los asistentes que había visto de acercaron, en su lugar fue un señor algo mayor, tal vez 60 años con una calva y un bigote blanco grueso y arreglado. Su traje marrón ya era viejo pero aun así arreglado, parecía un abuelo amigable que llega en la temporada de fiestas, si se podía describir de una forma sería “bonachón”.

    “Veamos, ¿que tenemos aquí joven aspirante?” Su voz era la que se esperaba de él, daba una sensación de calma y tranquilidad.

    “Es una cortadora láser de mano señor.” El diseño era semejante al de una pistola de clavos, era muy ligera y tenia un aspecto futurista, aunque del tipo apocalíptico. “Esta diseñada para atravesar cualquier metal hasta donde se le permita, en lugar de ir por un efecto instantáneo que pudiera ser inseguro para su propósito es algo más lenta, pero dándole el tiempo puede atravesar casi cualquier cosa.”

    “Mhhh, es muy ligera, dime, ¿es segura?” La tenia en su mano y medio jugueteaba con ella, aun así la inspeccionaba con su mirada y se intentaba imaginar el diseño interno.

    “Tiene integrado un sensor de temperatura programado para detectar 10% menos de su temperatura de daño, su material y arquitectura le permite enfriarse rápidamente. Creo que la frase anterior no esta bien complementada: Dándole tiempo y energía puede atravesar casi cualquier cosa.”

    “¿Puedo?” El señor apuntaba a unas placas metálicas que el chico había preparado con antelación.

    “Adelante.”

    Ninguna placa fue rival para el láser, no era visible, pero sus efectos eran innegables, atravesaba los metales más blandos como si fuera mantequilla y aunque aleaciones y metales más fuertes le dieron batalla el estudiante tuvo razón: Dándole tiempo y energía atravesó todas las placas en su totalidad.

    “Puedo ver lo que intentas, rescate en vehículos dañados, edificios caídos, materiales peligrosos, es bueno, muy bueno.” Debajo de la mesa en la que trabajo el chico sacó un maletín metálico, removió lo que acertó era la fuente de alimentación del dispositivo y lo puso en el maletín. Para sorpresa del muchacho, se lo entregó. “Bueno, nosotros nos quedamos con tus planos aquí, nosotros te contactaremos para informarte su resultado. Puedes quedarte esto como recuerdo.”

    “¿Era realmente posible?” Se trataba de un láser funcional que asemejaba a aquellos que cortaban metal en las fábricas, tal vez no era tan poderoso pero parecía que no era muy adecuado, aún así lo recibió.

    La emoción y falta de estrés le hizo darse cuenta que necesitaba con urgencia ir al baño, cuando salió escucho por equivocación una conversación que él sabía no debía haber escuchado.

    “Entonces, ¿que opinan de ese muchacho?” La voz era del anciano que había estudiado su dispositivo.

    “Muy trivial, ademas, ya hay héroes que tienen algún poder parecido o mejor, no veo que sea algo innovador”.

    “Bueno, dices eso, ¿pero que dirían nuestros contactos en el departamento de policías y bomberos?”

    “Aunque a ellos les puede interesar hay otras soluciones, como las garras mecánicas, son mucho más baratas.”

    “Además,” Esta era otra voz que hablaba. ”¿Has visto el expediente del chico? No tiene quirk, ¿que clase de trabajos podemos esperar de él? Le faltaría imaginación y percepción para saber como trabajar, no puede hacer buenos productos para usuarios de quirk si no tiene ninguno.”

    El chico decidió no seguir escuchando, mejor salió del edificio y caminó sin prestar atención a nada hasta su apartamento. Al cerrar la puerta tiró con todas su fuerzas el maletín y se derrumbo sobre el suelo, aun no podía llorar pero no quería hacerlo, estaba furioso, ¿cómo podían etiquetarlo así sin conocerlo? ¿su trabajo realmente era malo? ¿realmente era inútil si no podía comprender lo que era utilizar un quirk? Aunque su rabia era grande, se recompuso ante el sonido de su estomago.

    Todo ese tiempo había estado comiendo comida instantánea o de tiendas de autoservicio y aunque aun le quedaba el dinero administrado por el trabajador social quería guardarlo para una emergencia pues tampoco era lo suficiente para estarlo gastando a ciegas. En una mesita también había recibos, no vencidos pero los había, de gas, electricidad y agua. Su mente aun siendo tan inteligente solo llego a una conclusión seca: Necesito dinero. Y con el brillo del maletín en su campo de visión tomó una decisión que realmente ya no le importaba.


    _____
    Bueno, eso concluye esta parte, no sé si es muy larga o muy corta y la verdad tengo dificultades para poder decidir que tan larga es una parte, creo que las terminare cuando crea que deba terminarlas, pero no estoy muy seguro.
    Respecto al punto central de esta parte, les comparto mis notas de donde saqué la idea, notas que transcribí de una conversación con unos amigos al hablarles sobre esta historia:

    La madre debe desaparecer, me cae bien Inko y en la historia principal juega uno de los papeles pilares en mi opinión, pero para que este Midoriya funcione debe de desaparecer, aun no sé si como un catalizador de la mentalidad vil de Izuku o como su detonante, pero lo seguro es que debe de morir.


    Así que eso, es algo que ya tenia decidido cuando se me ocurrió la historia y realmente no podía imaginarme un Deku villano con Inko viva, es algo que me duele, en serio. También me gustaría poder mejorar como escribo peleas, al momento de escribir esta estaba super emocionado y creí que lo hice bien, pero al releerla me dio vergüenza, espero mejorar y "llevarlos" directo a la acción.
    ProLab no tomará un papel importante en la historia, solamente necesitaba algo para hacer relleno, aunque quien sabe, mientras escribo esto me llega a la mente una que otra idea. En esta parte también hago un presagio respecto al tema central y propósito de este Deku, creo que solamente si sigues el manga podrás darte cuenta pero tampoco es que lo grite, aun así, aquí ya hay una pista.
    Respecto al héroe de esta parte, invención propia, tendrá otra participación, lo imagino como un idiota creído y el tipo de héroes que Stain mataría sin pestañear. Y en cuanto a los villanos, aunque sus quirks son claros permitanme mencionarlos: "Gas Chamber" Capacidad de manipular gases diferentes al aire para expandirlos o contraerlos, imagínense una persona que puede hacer un tanque de gas a voluntad; "Keratin Blades" Capacidad de alargar sus uñas a cuchillos filosos (como Wolverine pero mucho mucho mucho peor). La razón por la que son tan poderosos es por una droga amplificadora de quirks (Ups, spoiler de esta historia y del manga).
    Listo, ya esta, dejo de aburrirlos y me voy para que puedan continuar con su cibernavegación, saludos.
     
  6.  
    Boris Alekseveych

    Boris Alekseveych Si es hostil, mátalo.

    Géminis
    Miembro desde:
    18 Julio 2017
    Mensajes:
    56
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Hatred (AU)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    4921
    Era de noche, muy de noche, ya no había nadie en las calles y era sospechosa la presencia de un joven en vestimenta deportiva, botas de trabajo, guantes de trabajo, con un gorro de lana y gafas de invierno de lente roja cargando una mochila negra y con algo parecido a una pistola en su mano izquierda.

    “¿Que demonios estoy haciendo?” Decía su parte lógica, aunque su cuerpo seguía sin hacerle caso. Con su dispositivo se le había ocurrido una cosa y, buscando algo de información en Internet, encontró justo el plano que necesitaba. A unas pocas cuadras quedaba uno, casi siempre sin presencia de nadie y bien escondido.

    La sorpresa fue mayúscula al ver su objetivo y cómo otras personas, tal vez igual o más sospechosas que él acercarse al cajero automático de un callejón.

    “Venga, hazlo rápido”

    “¿Estas seguro que no hay ninguna alarma?”

    “Claro que si, solamente sigue mis indicaciones, yo solía rellenarlos antes.”

    Una persona observaba, la que daba indicaciones, mientras que otra buscaba un punto donde colocar una palanca metálica, se les veía nerviosos.

    “Esto es difícil”

    “Rápido, la cámara puede detectarte.”

    “Buenas noches.”

    Los dos hombres se giraron ante la voz del muchacho, estaban asustados y parecían relajarse al darse cuenta que parecía ser solo un chico.

    “Oye niño, es muy tarde para estar en la calle, vete a casa.” Dijo el hombre que vigilaba en el tono mas serio que podía.

    “Si tiene alarma.”

    “¿Qué?”

    “Ese modelo de cajero, tiene una alarma integrada, si detecta que ser rompen las uniones de la puerta frontal mandará una alarma a la policía.” Los dos hombres estaban sorprendidos y algo asustados, ¿que decía este chico? “Quieren robar ese cajero, ¿les importa si los ayudo? Una tercera parte sigue siendo algo.”

    El atuendo de Midoriya escondía lo asustado y nervioso que estaba, realmente, ¿que estaba haciendo? ¿Su solución en serio había sido ir y robar un cajero? Aun podía irse, no era tarde para ello y simplemente olvidar todo, pero algo le impedía hacerlo.

    “Chico, ¿que puedes saber tu de esto?” Dijo quien era el observador, algo enojado e irritado dándose cuenta que habían puesto en duda su conocimiento.

    “Este cajero fue cambiado hace 4 meses, el modelo antiguo no tenia alarma interna, pero este si lo tiene. Tengo una forma de abrirlo sin activar la alarma, honestamente no esperaba que alguien mas quisiera robar el mismo cajero, pero no quiero buscar otro, demasiadas variables que pueden salir mal.” Estaba hablado muy rápido, como si estuviera repitiendo algo que tenia ensayado.

    Los dos hombres se miraron entre ellos, si algo salia mal podían simplemente correr y dejar encerrado al chico, esa cosa en su mano parecía lo suficiente como para poder llevarlo a interrogatorio. El sujeto de la palanca fue el primero en hablar.

    “Bueno chico, tienes un trato, sin trampas ni juegos.” Parecía gracioso como 3 ladrones principiantes se habían encontrado, todos ellos igual de nerviosos y todos ellos tratando de utilizar la carta de la seriedad para parecer menos nerviosos.

    Ahora los dos hombres eran observadores mientras el estudiante encendía el dispositivo, un sonido cortante y constante se escucho.

    “¿Que es eso?” Dijo un hombre ante la curiosidad.

    “Una pistola láser.” Claro que en un mundo con superpoderes, héroes y villanos esa respuesta no era algo particularmente extraña pero la tranquilidad con la que lo dijo solo era evidencia o de la confianza de que se tenia o del nerviosismo que intentaba esconder. Con algo de técnica y después de haberse memorizado en su mente la arquitectura del cajero, el chico hizo un agujero cuadrado y con ayuda de una pequeña lengüeta metálica sacó la placa, técnicamente no había cortado la puerta, simplemente le hizo un agujero.

    Comenzó a sacar a puños el contenido, poniéndolo en su mochila para envidia, sorpresa y sospecha de los otros hombres, una vez que lo hubo vaciado simplemente concluyo. “Vayámonos.”

    Por decisión de los otros delincuentes se fueron debajo de un puente. La adrenalina controlaba al muchacho y ahora, siendo consciente de lo que había hecho y de la situación en la que estaba, esa adrenalina dejo entrar el pánico: Se encontraba frente a dos hombres que fácilmente podrían darle una paliza, quitarle el dinero y quitarle su dispositivo, eso sin parpadear. Mientras esos pensamientos entraban en la mente del chico que se había sentado para que sus piernas no cedieran ante el miedo, los dos hombres contaban el dinero sin ser conscientes que el chico frente a ellos tenia pensamientos semejantes: “¿Que demonios estamos haciendo?”

    “Dime chico, ¿como te llamas?” Llevaban un tiempo contando el dinero y lo estaban dividiendo en tres partes diferentes. Estaban a punto de terminar su trabajo en medio de un ambiente de incomodidad y rareza cuando uno decidió hacer una pregunta muy casual, demasiado para el contexto.

    “¿Ehh?... Ahh… Tecno.” Respondió el joven tras pensar un rato, era lo primero que se le había ocurrido, tomo la primera palabra que llego a su mente ,'Tecnología' y la abrevió.

    “Vaya, un nombre falso, bien… yo soy Ganzúa y él es… ¿Binoculares? ¿Ojos? No se realmente.”

    “Cámara, eso estaría mejor creo.” Replicó el otro hombre, terminando de dividir el último paquete de billetes en tres partes. “60,200 yen para cada quien… 60200 yen, eso son 180,600 yen en total, ¡DIOS!”

    “No es mucho en realidad.” Contesto Ganzúa.

    “Pero son 60,200 para cada quien, no es despreciable.” Dijo Midoriya algo sorprendido. “Para lo que se hizo es mucho en realidad, eso pagará el consumo de energía y dará para sobras.”

    “Diablos, no esperaba que nuestra primera vez resultara tan fructífera, creo que... gracias Tecno.”

    La mente del chico colapso ante esa declaración, sin saber porqué comenzó a reírse, cosa que se traslado a los otros dos, el trío rió durante unos minutos a sus anchas. “Esta también es mi primera vez.” Declaro finalmente el muchacho, cosa que solo hizo que siguieran las risas.

    Cuando se hubieron calmado y cada quien con su parte Ganzúa reafirmó. “Aún así, no es mucho, digo, es algo, pero para mi no es mucho, tengo gastos.”

    “Igualmente, tengo gastos que hacer, este dinero apenas me durará unos cuantos días.”

    Midoriya se dio cuenta del problema, era cierto, ese dinero aun para él duraría pocos días , un par de semanas si lo administraba bien, y si sus temores de no quedar en ProLab se cumplían, sin un objetivo que cumplir o alguien que , su situación solo empeoraría.

    “Cargar esta cosa no es difícil, ¿que tal si lo hacemos en otra ocasión?”

    *****

    “¿Cuál es el problema?” Preguntó Izuku al llegar a la base que habían conseguido para sus operaciones, un viejo gimnasio abandonado. Más que una base era solamente el lugar donde su grupo llegaba a prepararse para un “golpe”, regresar para contar el dinero y dividirlo. Habían pasado un par de semanas desde que el chico cometió su primer crimen y aunque aun no estaba acostumbrado, Ganzúa y Cámara estuvieron de acuerdo en continuar con los robos, fueron tan fructíferos y la confianza entre ladrones principiantes creció a un nivel que Izuku no tuvo problema en permitir el ingreso de otros 2 integrantes, una chica universitaria apodada Tijeras y un chico también universitario llamado Smoke.

    “Lo que sucede, este que este mozalbete metió la maldita pata.” Comenzó un enfurecido Cámara dirigiéndose a Smoke. “El robo salió bien, nada fuera de lo común, pero cuando la persona a la que le rentamos la camioneta vio tu pistola láser y preguntó su precio, a este idiota no se le ocurre otra cosa más que venderla sin consultarnos.”

    “¿Quien usa la palabra ‘mozalbete’ estos días? Viejo, estas exagerando, juntamos buen dinero de ella y estoy seguro que nuestro cerebrito Tecno puede hacer otra, no parecía difícil de hacer.” Replico el ofendido en un tono igual de fuerte.

    “Eso no importa, lo que importa aquí es que hiciste un movimiento con una pertenencia de alguien que no se encontraba presente, con un instrumento importante, y además sin preguntarle a los demás afectados. Recuerda lo que acordamos cuando Ganzúa te metió, recuerda que tenemos reglas.”

    Algo que tenían en común Tecno, Ganzúa y Cámara era el hecho de ser marginados sociales de alguna manera; Tecno, Izuku, había sufrido durante toda su vida por ser una persona sin quirk, ‘un invalido’ como algunos lo llamaban en un tono discriminatorio; Cámara había sido trabajador de seguridad en un banco, había trabajado diligentemente hasta que un día hubo un robo contable del contenido de una camioneta, él fue el chivo expiatorio que su oficina lanzó hacia los jefes, perdiendo su trabajo, además de que era, al igual que Izuku, una persona sin quirk; mientras que Ganzúa tenía algo parecido a un superoído, nada extraordinario, solamente podía escuchar mejor que otros y era imposible para él marearse, pero era un inmigrante que se hizo amigo de Cámara, estaba siendo acusado de robo a transeúnte y enfrentaba deportación en caso de ser detenido, los tres encontraron irónico que a pesar de declararse inocente había terminado cometiendo asalto verdadero.

    Esa empatía que sentían los 3 por ser miserables al sufrir las consecuencias de una sociedad basada en quirks les hizo poner algunas normas a esta ‘pandilla’. Principalmente un integrante debe ser un marginado social por motivo de no tener un quirk o tener un quirk inadecuado para su uso en sociedad; debía de ser aprobado por todos, no se podían permitir tener miembros realmente peligrosos; nada de nombres reales, solo apodos; y tal vez la más importante, siempre confiar y respetar a tus compañeros, porque estaban juntos luchando contra esta sociedad.

    “Yo digo que debes salir.” Participó finalmente Tijeras, su quirk era precisamente eso, podía transformar sus dedos índice y medio en un par de tijeras que, aunque duras y filosas, solamente llegaban al nivel de filo para cortar de trabajo, lo suficiente para mallas de seguridad y cables comunes, además de que solo podía hacerlo en una mano a la vez. “Acordamos las reglas, tu y yo las aceptamos, es algo innegable, como dice el dicho, hasta en ladrones hay confianza.”

    “Chicos, yo.. Tecno… Perdón, no quería enserio, creí que con el dinero podrías hacerte otro, en serio, no quería tomar nada de eso, solamente hacer algo por mi mismo.” De la nariz y oídos de Smoke salía humo, su poder, que se estaba activando por el estrés, era generar humo a través de sus orificios craneales. Parecería útil de no ser que dicho humo se disipa rápidamente en el aire y no le daba inmunidad a sus daños, así que le irritaba la nariz, los ojos, oídos y laringe, cosa que era más un problema.

    “¿Cuánto te dieron por ella?” Preguntó el más joven de ahí. En ese día habían pasado ya unas cosas que ocupaban su mente y no se esperaba recibir una llamada de sus compañeros después de un golpe, solamente tenían planificado robar en otro cajero y pedían su cooperación pero como lo habían citado para otro asunto se negó y les presto el instrumento. Aunque un poco irritado por la situación, intentaba calmarse por varios motivos, siendo los principales que no era rival físico para ninguno de los ahí presentes y evitaba problemas, el segundo era más lógico por algo que de todas formas ya les iba a comunicar.

    “85,000 yen, míralos, aquí los tengo, ten, en serio perdón no iba a robarlos en serio.” El humo comenzaba a salir de sus ojos, haciéndolo lagrimar.

    “Cálmate, esto es suficiente como para poder hacer otra. Lo que me preocupa es que el diseño aunque es mío no solo lo tengo yo.” La gente en ProLab tenía uno parecido, y aunque el prototipo que presento en su examen estaba guardado bajo su cama en su maletín metálico, le preocupaba que la policía, de llegar a los nuevos propietarios, encontrará las vagas semejanzas en el diseño de su prototipo y esa versión ‘0.2’. “No es un perdón completo, creo que todos aquí podemos acordar que nuestra confianza en ti ha disminuido un poco, pero trabajaremos en ello.”

    Al chico le costaba trabajo hacer contacto visual, se sentía muy extraño diciendo esas palabras y actuando como un líder, simplemente no se sentía como él mismo y tenía miedo de lo que sucedería si alguno de los ahí presentes le plantara cara. Aunque su grupo no tenía un líder establecido, la capacidad de Midoriya por planificar los robos le gano el respeto de todos los integrantes, además su clave del éxito, la pistola láser, era de su invención.

    “Si, lo siento.”

    “Bueno, creo que un buen castigo sería que el 40% de tu parte se divida entre el resto de nosotros.” Tijeras y Ganzúa asintieron, mientras el otro aceptaba su castigo e Izuku pensaba en lo siguiente que les debía decir.

    “Pero creo que ha sido positivo que te hubieras desecho de esa cosa.” Todos voltearon a ver al chico cabello de esmeralda algo sorprendidos, aunque pudiera construir otra deshacerse de una perfectamente funcional no tenía sentido. “¿Ninguno de ustedes lee las noticias?” En su teléfono tecleo unas cuantas cosas y cuando encontró lo que buscaba comenzó a leer.

    'Robo a cajeros automáticos se incrementa en la región.'

    'Cajeros automáticos comienzan a verse vandalizados por criminales desconocidos.'

    'Policía tras la investigación de los robos a cajeros automáticos.'

    “Y así en otras pocas noticias, al parecer ya comenzamos a llamar la atención, creo que debemos cambiar de enfoque.”

    “¿Y que si se han dado cuenta? No es como si fuéramos tan peligrosos como para que nos tomen en serio.” Opinó Tijeras sin entender el proceso mental detrás de la propuesta de Izuku.

    “¿Sabes cuál ha sido el mayor tiempo que un criminal sin quirk ha durado en la calle en los últimos 5 años? Un mes. ¿Sabes cuanto lo ha hecho uno que tenga un quirk poco conveniente? Un mes y una semana.” Todos parecían entender a lo que se refiere, aunque los robos llevaban poco más de unas semanas ya habían comenzado a llamar la atención. “Fue bueno el deshacerse de esa cosa porque ahora nosotros no seremos culpables de esos robos.” Nuevamente todos lo voltearon a ver, seguían sin entender, el chico suspiro en tono algo cansado y comenzó a explicar. “Digamos que la policía no nos persigue a nosotros, porque no sabe quienes somos, en su lugar persigue a un grupo que tiene la capacidad de hacer agujeros en los cajeros automáticos. Ahora, nosotros dejamos de hacer eso, pero alguien más, gracias a nosotros, comienza a hacerlo (lo cual creo que la razón para que compraran la pistola lasér, alguien quiere subirse a nuestro sistema) la policía les echa el guante y, voila, ellos son culpables por la ola de robos en la región.”

    Todos debieron prestarle atención con cuidado, aun no se acostumbraban a los ataques verbales que tenía cuando su cerebro trabajaba tan rápido, Tijeras y Ganzúa muchas veces se habían rendido de intentar comprenderlos, y la verdad todos estaban igual, el primero en hablar fue un recompuesto Smoke.

    “Entonces, dices que ellos serán culpados por nuestros robos.”

    “Probablemente, de todas formas si dejamos de hacer esta clase de robos da igual si les creen o no, pues la situación se acomodará a apuntarlos a ellos.”

    “Pero, ¿y nosotros? ¿De dónde sacaremos dinero? Digo, un trabajo digno y honesto no suena mal, pero con mis antecedentes… y creo que todos estamos en este mismo asunto debido a eso.”

    Smoke era un estudiante universitario normal, no destacado pero se podía mantener en la escuela, graduarse, buscar un trabajo y vivir una tranquila y cómoda vida normal, pero cuando una compañera lo acusó de violación su vida se desmoronó. A pesar de haberse concluido su inocencia, la vida del chico ya estaba destruida, la escuela lo había expulsado y todos lo veían con disgusto, una persona desagradable en esta sociedad aparentemente perfecta.

    “Eso es cierto, bueno, ustedes saben que tengo familia y aunque he podido ahorrar algo mis antecedentes también serían un problema para conseguir un buen trabajo, que este haciendo esto es prueba de ello.” Cámara tenia familia, nunca nadie le preguntaba nada más que eso, pero parecía que no estaban en una buena posición económica.

    “Creo que no me entendieron cuando dije que debemos cambiar de enfoque.” Declaro con algo de entusiasmo y nerviosismo el estudiante. De su mochila sacó una libreta, estaba algo vieja pero bien cuidada, era algo que se le había ocurrido en algún momento para poder continuar con su deseo de ser un héroe, pero ahora creía que un ingreso de dinero sería necesario para el nuevo propósito que tenia, aunque aun no estaba bien definido. Tenia la capacidad para hacer lo que ahí estaba en una forma material, una buena manera de poder trabajar más cómodamente. En la cubierta de la libreta solamente se leía ‘Instrumentos e Invenciones que simulan un quirk’. Con una leve sonrisa solamente dijo “A esto es a lo que me refiero.”

    Mas temprano ese mismo día.

    Estaba cansado y con mucho sueño, robar el dinero de los cajeros no dejaba mucha ganancia en realidad, menos cuando tuvo que comprar materiales y herramientas para construir la versión 0.2 de su pistola láser. Tenía que hacer eso cada noche y aunque ese dispositivo lo facilitaba, el tener que dividir las ganancias entre 5 en lugar de 3 le dejaba con menos dinero, pero ganaba la seguridad de que alguien le estaba cuidando la espalda.

    El lugar al que lo habían citado era el mismo edificio para presentar el examen de admisión al Instituto ProLab, aunque se había dejado llevar por la negatividad de la conversación que alcanzó a escuchar, después de pensarlo se tranquilizó y cuando recibió una llamada citándolo ese día su positividad había regresado. Un sentimiento de culpa lo acompañaba ahora por los crímenes que había cometido, pero creía que un simple “Chicos, debo dejarlos, les dejo la pistola láser e indicaciones de como utilizarla” podría bastar, esas personas no eran malas personas según Izuku.

    El chico fue con la recepcionista y tras informarle quien y la cita que tenía lo guió hacia una oficina de juntas, la luz entraba por el gran ventanal y se sentía un ambiente mucho más profesional. En la habitación solo había una sola persona, el señor bonachón que había probado el dispositivo del muchacho.

    “Buenas tardes joven, por favor, tome asiento.” Tenia una sonrisa en su cara, pero sus ojos mostraban algún tipo de conflicto. “¿Cómo le ha ido estos días?”

    La memoria del chico regreso a los robos que había cometido, más allá de eso estaba el mejorar la pistola láser y después de eso solamente soledad acompañada de algo de lectura en su casa. “No mucho, realmente no esperaba una llamada.”

    El señor dejo escapar algo parecido a un bufido. “Si, esto es más una formalidad, verás, cuando se admite un estudiante lo que queda generalmente es una entrevista con el consejo escolar, que nos comparta sus ideas y opiniones de forma libre, nuevamente es más una formalidad.” Dejo caer sus palabras, para que el chico entendiera la situación, cosa que parecía hacer.

    “Pero solo estamos usted y yo aquí.” Los ojos de Midoriya reflejaban la tristeza con la que estaba diciendo esas palabras, aparentemente sus miedos si se habían cumplido.

    “Si, lo siento muchacho, el consejo no te admitió al instituto, disculpa.” El rostro de esa persona en verdad mostraba tristeza, una decepciona por la situación.

    “Si, no hay problema…”

    “¿Qué no hay problema?” Interrumpió algo enojado el administrativo. “Chico, eres demasiado inteligente como para saber que sí hay un problema: El consejo te negó la admisión a pesar de haber entrado entre los mejores 5 del examen académico, eso es un logro en si mismo para muchos estudiantes, si, tu dispositivo tal vez no era la gran innovación que se esperaba, pero demonios, tan metidas sus cabezas en la idea que debemos educarlos para ser los jugueteros de los héroes, basura, basura y más basura. Son unos imbéciles eso es lo que te digo.”

    El muchacho estaba más sorprendido por lo que estaba escuchando más que triste por la decisión que se había tomado de su futuro, ¿que le sucedía a esta persona?

    “Lo siento, me descontrolé un poco.” Dijo arreglándose la corbata y el bigote. “La verdad chico es que lo normal sería simplemente mandar una carta a los alumnos no aceptados comunicándoles eso, no te traje aquí para que escuches mis rabietas.”

    Sacó de una carpeta cercana un sobre, mismo que entrego al chico.

    “Verás, al igual que existe en los cursos de héroes, para los cursos de desarrollo y tecnología también se pueden recomendar estudiantes.” Puso una mirada espectadora, para ver la expresión del chico.

    Midoriya abrió el sobre que le entregó, su sorpresa, asombro, estupefacción no podía describirse de ninguna manera, lo primero que observó fueron las letras doradas, letras que en esta sociedad significaban mucho a pesar de ser únicamente dos: U. A.

    “Es una carta de recomendación para la U.A., en este caso para su Departamento de Soporte, todo está hecho, solamente debes de presentarte ante el Director y sus administrativos, mostrar eso para hacerlo oficial, toda tu papelería de inscripción a ProLab ya ha sido enviada a la U.A. Siempre y cuando no pierdas esta carta entre hoy y la próxima semana todo saldrá bien, felicidades.”

    La mente del muchacho no podía creerlo, estaba ahí, la oportunidad que él siempre había querido, que anhelaba con toda su vida estaba ahí, claro que no era como se la había imaginado pero eso no importaba, entrar en la U.A. Y a pesar del asombro, a pesar de la felicidad que sentía, a pesar de la memoria de su madre que llegaba a su mente solo una cosa salió de su boca: “¿Porqué?”

    “¿Uhh?”

    “Ehh, estoy muy agradecido, en verdad, esta es una oportunidad de una en un millón y la tomaré de inmediato, pero ¿porque me ayuda? No es su deber, así que, ¿porque?”

    El rostro de aquel hombre se lleno de melancolía, busco otra cosa entre la carpeta, una hoja que Izuku identificó de inmediato como aquella donde puso sus datos básicos al entrar a los exámenes académicos. Un recuadro estaba marcado con tinta permanente, era el espacio donde se debía anotar como se encontraba registrado el quirk que se poseía.

    “Una persona sin quirk, nos dicen inválidos, así es, yo tampoco tengo un quirk, mi vida ha sido y sigue siendo un constante menosprecio por eso, he luchado por mantener mi estatus y llegar a donde estoy. Sé como te sientes, se lo que es luchar por algo y no tener la capacidad de obtenerlo, así que decidí que debía ayudar. Muchos estudiantes solamente aplican para una sola escuela, si este era tu caso habrías perdido un año de estudios hasta que se abrieran otras inscripciones, además, supe lo de tu madre, no te investigue en tu vida privada pero la superficie fue suficiente, no podía quedarme de brazos cruzados. Así que utilice mi autoridad para que el Instituto firmará esta recomendación para la U.A.”

    Los bigotes de aquella persona estaba humedecidos por lagrimas que aunque no eran constantes si tenían un gran volumen, puso una mano sobre el hombro del muchacho. “Demuéstrales Izuku Midoriya, que las personas sin quirk somos capaces de la grandeza, ese es el destino de cualquiera que vaya más allá de su limites.”

    “Sí.”

    Así había terminado su reunión en el Instituto ProLab, el sobre que había recibido estaba en su bolsillo, fue una fortuna que no le pidieran su dispositivo, él llevaba el maletín metálico en caso de que lo quisieran “Quedatelo de recuerdo, de todas formas tengo entendido que es inútil sin su fuente de alimentación.” No tenía ni idea de que tan inteligente podía ser Izuku.

    Decidió ir lentamente hacia su apartamento para darse tiempo de asimilar las cosas, de meditar la realidad en la que se encontraba, pensando mejor las cosas, solo había llegado a una conclusión: Nada cambiaba, seguía siendo una persona invalida frente a la sociedad, seguiría siendo ridiculizado y menospreciado por los demás. Recordando el lema de la escuela a la que ahora tenía la oportunidad de ir ‘Plus Ultra’, si los rumores eran correctos All Might, el patético héroe farsante era ahora un profesor de esa institución, ¿que debía de hacer?

    Heroes farsantes que solo buscan fama y fortuna, seguramente la U.A. estaba repleto de ellos entre sus profesores, ¿cuantos alumnos entraban también en esta categoría? Si no recordaba mal, Kacchan tenia las intenciones de entrar, con su quirk era probable que lo hubieran aceptado, sería el colmo: que un acosador escolar, uno que metió en su cabeza la idea del suicidio y que trataba a todos como basura fuera aceptado como aspirante a héroe, no, no podía aceptar eso. Ahora sus esfuerzos estaban enfocados en cambiar la sociedad y al pensarlo mejor se dio cuenta que estar en la U.A. solo le abría el camino de mejor manera para hacerlo.

    Sus ideales podían resumirse a la simpleza de ‘Hay que cambiar la sociedad’ y estaba dispuesto a poner sus esfuerzos en ello, pero no podía determinar cómo. Claro, el señor en ProLab se lo dijo: 'Demuestrales que una persona sin quirk es capaz de la grandeza.' Claro que podía hacerlo, no solo eso, sino que podía demostrar que no necesitaba un quirk para ser mucho mejor que cualquier héroe, ¿pero cómo?

    Su tren de pensamiento fue interrumpido cuando se cruzo en las escaleras del edificio donde vivía con una cara conocida, era el trabajador social. Saludos aparte, el chico sabía la razón por la que estaba ahí, días atrás había pasado por exámenes psicológicos y entrevistas para determinar si se le concedía la emancipación legal, ahora llegaría el resultado.

    “Bueno, no fue tan difícil en realidad, a los encargados les sorprendió lo estable de tu salud mental considerando lo sucedido.” Aparto la mirada para evitar el cruce de emociones y sacó una carpeta con las conclusiones. “Ahí se encuentra todo, tanto la declarativa legal como los documentos que te dan acceso al bono de víctima de parte del CdC, y bueno, listo, ya esta hecho.”

    Se dieron la mano en despedida, ahí terminaba su trabajo con el chico.

    “Solamente recuerda, mantente lejos de problemas, ahora tu eres responsable de tus acciones… suerte.”

    La mente del chico pudo haber ido a pensar en sus acciones, en recapacitar y considerar bien el punto en el que se encontraba, la oportunidad que se le había dado, pero cuando terminaba de comer curry instantaneo y debía darle mas tiempo para pensar en el asunto, el teléfono que había comprado para contactarse con su grupo sonó.

    Ahora.

    Cámara se acerco al muchacho, habían decidió que hacer a partir de ahora, algo que necesitaba parte de los ahorros de todos y la totalidad del dinero que obtuvieron en el robo de ese día. El hombre de familia se llevaba bien con el muchacho, además de comprender mejor su palabrería intelectual parecía que su instinto paterno intentaba protegerlo.

    “Esa mirada es diferente, ¿algo bueno sucedió?”

    “Nada que pueda mencionar ahora” Respondió con tranquilidad el muchacho, su mente estaba planificando exactamente lo que debían hacer. “Solamente un cambio de enfoque.”



    ___________​

    Bueno, y ahora comienza formalmente esta historia. Principalmente quiero hacer algo de relleno narrativo para hacer espacio entre este punto y el ataque de los villanos a U.A., a partir de ese momento la historia seguirá completamente el rumbo del anime (bueno, tal vez el arco del festival deportivo sea también diferente).

    El grupo con el que trabaja Izuku no son malas personas, simplemente personas que sufren de discriminación por sus antecedentes o por su historia, no creo que agregue a ningún otro integrante en algún momento, también decir que este grupo no será eterno, ya tengo pensado el punto de la historia en el que Izuku tendrá que ser independiente. Si tuviera que describir la personalidad de este Midoriya sería el de una persona que sigue pensando en la existencia de los héroes pero que estos no necesariamente deben ser poderosos y que el poder te ciega y te hace egocéntrico y arrogante, algo de ese estilo.

    A partir de aquí tengo pensados dos desarrollos hasta llegar al climax, no me decido por cuál hacer aunque veo con más lógica y más original a uno que a otro, probablemente Stain aparezca en las siguientes partes, es mi segundo villano favorito y creo que la mentalidad de Stain puede ayudar a que este Midoriya decida en realidad cuales son sus objetivos. Toda esta historia hasta ahora por cierto correspondería a el entrenamiento de Izuku con All Might y su aceptación en la U.A., que otra cosa, desde el principio quería que Midoriya entrara, una pequeña idea que tengo, ya la verán, no hay ninguna regla que prohiba a personas sin quirk a entrar a U.A., al menos no declarada oficial, pero para resolver el tema, era una regla que cambio hace 2 años y aun así es casi imposible a una persona sin quirk entrar, listo, esto cubre la narrativa que no estoy contando, no se si lo este haciendo bien pero espero que al menos entretenga un poco.

    Y bueno, eso es todo, muchas gracias por leer y nos vemos en la siguiente actualización, gracias.
     
    Última edición: 26 Marzo 2019 a las 9:44 AM

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso