Historia larga Héroe Falso

Tema en 'Novelas' iniciado por Monpoke, 11 Mayo 2019.

  1.  
    Monpoke

    Monpoke Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    6 Julio 2016
    Mensajes:
    47
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Héroe Falso
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1497
    Resumen:

    Todos tenemos sueños, algunos sueños son imposibles y otros parecen ser fáciles. Un sueño que para muchos es una meta a alcanzar, una razón para seguir luchando. Sin rendirse.


    En estos tiempos de guerra la mayor parte de los jóvenes comparten un sueño en común: "Voy a convertirme en el héroe".

    Derrotare miles de enemigos si es necesario, traeré paz a estas tierras Lo digo en serio. Se los demostrare... no soy soy un debilucho. ¡No lo soy!.


    ...

    Esta es la historia de un joven corriente que difícilmente lograría algo en su vida. El tipo de persona que solo le espera la muerte al ir de aventuras. Pero a él no le importa, él tiene un sueño que está dispuesto a cumplir, y cree que es su destino... convertirse en un héroe.

    Lo que es imposible... es imposible...



    Prólogo


    Yo soy un simple soñador... y, como todo soñador, sueño en grande. Aplastar el mal con una gran demostración de fuerza y valor, ser quien guiará a los humanos a la salvación, proteger a las personas inocentes, ser un símbolo de justicia; en otras palabras, un héroe. Ese ese el propósito por el cual yo vivo.


    Haaa. Sueño infantil del que nunca fui capaz de despegarme, por favor, abandona mi mente y déjame descansar. Mi corazón no lo tolera más, por favor... tantos errores y fracasos e una incontable cantidad de lágrimas derramadas en la tierra. Ayúdenme a encontrar entre todo eso una razón para seguir viviendo... por favor...


    Ojalá en el descanso eterno me libere de la maldición provocada por este imposible sueño. Jamás voy a ser el héroe... jamás...


    Nueve años antes


    Levantando con una mano la sagrada espada claymore que llevaba, apuntando al brillante cielo y mostrando su espléndido brillo a todos los soldados, doy comienzo a mi breve discurso. "¡Vamos, compañeros! Con la batalla de hoy termina el reinado de los demonios". Llenando mis pulmones de tanto aire como me es posible me preparo para soltar el grito que dará inicio a esta última batalla. Bajando la espada hasta quedar a la altura de mi pecho, con el brazo bien extendido, apunto la punta de la claymore hacia adelante. "¡Aaaa laaa caaargaaaa!".


    En respuesta a mi grito todos los soldados detrás de mi sueltan un fuerte grito de batalla. Gritando a todo pulmón con una gran sincronía, muchas veces diferentes se unieron para así formas un único grito capaz de hacer temblar la tierra. "¡Por la humanidad!". Hoy todos somos compañeros, de una manera de la cual nunca fuimos antes. Juntos, lucharemos por una misma causa.


    Con todos nuestros miedos alejados, y dejándonos guiar por la adrenalina que despertó en todos nosotros en tan solo un momento, nos lanzamos a toda velocidad al campo enemigo. Siendo seguido de cerca por mis compañeros, e inseparables amigos, encabezamos este imparable ejército de tres mil hombres.


    Cuando faltaban unos trecientos o cuatrocientos metros para colisionar con el ejército enemigo, el cual también acortaba la distancia entre nosotros, yo y mi grupo fuimos bajando gradualmente la velocidad. Los soldados de élite que nos seguían de cerca respondieron de la manera contraria, aceleraron hasta que nos rebasaron. Estando delante, los soldados de élite tomaron una formación de flecha con nosotros en medio.


    Esta estrategia es parte del plan que discutimos antes. Consiste en dejarles el frente a los soldados de élite para que abran un camino a través de las líneas enemigas, protegiéndonos de esta manera de los enemigos para que nosotros no resultemos heridos y conservemos tanta energía posible. Yo me opuse a esta táctica, pero mi pedido no fue escuchado.


    Los soldados normales se encargarán del ejército enemigo, mientras que nosotros iremos por los peces gordos. El pez más gordo es, para mí, el Rey Demonio, el enemigo jurado de todos los héroes. Según nuestro informante se encuentra dirigiendo sus tropas desde la retaguardia.


    Faltando unos pocos segundos para la colisión, en este momento, es donde retroceder es imposible y donde mostraremos más valor. Nuestro destino nos aguarda, en...


    Cinco


    Cuatro


    Tres


    ...


    "¡Cuidado con la carreta!".


    ¿Eh? Antes de siquiera ser capaz de entender el significado del grito, comenzando desde mi cabeza, todo mi cuerpo impacta contra una dura superficie.


    A pesar del dolor que recorre mi cuerpo trato de mantenerme estable. No puedo conseguirlo. Debido al impacto mientras corría a gran velocidad fui expulsado para atrás, teniendo apenas los dos pies en contacto con el suelo, retrocedia sin detenerme.

    Todo a mi alrededor gira, complicándome entender qué me pasó. Después de quién sabe cuánto, quizás unos segundos, pierdo por completo la fuerza de las piernas y la poca estabilidad que poseía, dando como resultado a mi cara colisionando contra el suelo, mejor dicho, en el frio lodo.


    "Haaa". Con barro en la boca, todo lo que puedo hacer es soltar un pequeño gemido. Cada estremida de mi cuerpo pesa y arde. Careciendo de fuerzas para levantarme o de moverme, ante semejante agotamiento el barro sobre el cual estoy tirado se siente como si fuera mi cama.

    "¡Álvaaaro!". Déjenme, siete minutos más.


    Escucho a mis amigos gritar fuertemente por mi nombre. A pesar de estar con la cara enterrada en el suelo puedo sentir su presencia a mi lado.


    "Está muerto". Dice Nicolás con voz desinteresada mientras me pica la espalda con la punta de su espada, una rama.


    ¿Quién está muerto? No me digas.... Utilizo ambas manos para sacar mi cara del barro y miro con enojo a Nicolás."¿¡Mataron al Rey demonio!?". Rápidamente llegué a esa conclusión, una bastante errónea. "¡Se supone que ese es mi trabajo! ¡Sigan el guión!".


    "Bien, bien, hagamos lo siguiente". Cuando Irene empieza hablar dejo de mirar con enojo a Nicolás y la miro confundido a ella. "El Graaan Héroe Álvaro encontró su fin después de tropezar con una roca y ser arrollado por la estampida de soldados aliados. Ante su pérdida sus compañeros no derramaron ninguna lagrima y fueron por el Rey Demonio, derrotándolo con facilidad. Y todos vivieron felices".


    "Me gusta, hagámoslo”. Nicolás está de acuerdo mientras choca los puños con ella. Ambos con una sonrisa tonta en el rostro por aguantar la risa.


    ¡Qué final es este! Hay un guion para algo. No permitiré que se burlen de mis héroes así. Justo cuando estaba por echarle mi bronca a Irene la voz apenas audible de Alessia se me adelanta.


    "Miren". Con el dedo índice temblando apunta hacia una dirección. No perdí el tiempo y comprobé a donde apuntaba... valí verga


    La supuesta carreta con la cual acabo de chocarme, noto de un solo vistazo la razón de su temblor, la caja de madera de la carreta estaba dañada. Cerca del centro de la caja había una notable abolladura y, lo peor, una grieta se empezaba a hacer visible originando en ella.


    Nicolás e Irene, apenas vieron el daño provocado por mí, reaccionaron rápidamente. Agarrando de ambos brazos a la petrificada Alessia se la llevanron cargando mientras corren en dirección opuesta de la ubicación de la carreta.


    ... ¡No me dejen! ¡Esta vez de seguro el castigo va a ser duro!


    Sin importarme que hasta hace unos segundos mi cuerpo pesa y se encuetra debilitado, pegando algunos resbalones en el barro, me pongo rápidamente de pie y corro para tratar de alcanzar a mis amigos. Mientras corro siento una punzadas de dolor en la parte detrás del cuello, pero, al menos por estos minutos, voy a ignorarlo. Creyendo que se curaría con el tiempo.


    ...


    Fue un terrible error creer que se iría con el tiempo. Poco yo sabía que ese sería el primero de los tres 'dolores' que me causarían grandes molestias mientras viva.


    ...


    Mi nombre es Álvaro y actualmente tengo nueve años. No soy proveniente de una familia noble o de grandes comerciantes, pero soy feliz estando con mi familia. Esta pequeña aldea es mi hogar, donde disfruto jugar con mis amigos: Nicolás, Irene y Alessia.


    Mi momento favorito del día es cuando mi madre me cuenta las aventuras de los héroes anteriores al actual. Suele hacerlo para que me duerma, pero difícilmente cierro los ojos cuando escucho esas fantásticas historias.


    Hay ciertas dudas al respecto de cómo uno puede volverse un héroe. Las condiciones para ser elegido por los Dioses nunca se ha divulgado, permaneciendo en misterio hasta ahora. Entre los héroes hay algo que suelen tener en común antes de ser elegido, ninguno era proveniente de una familia noble, poseedores de una gran fuerza o alguien de grandes hazañas. O eso se sabe por lo que los mismo héroes decían de ellos.


    En el futuro me convertiré en un héroe, el héroe más fabuloso y poderoso de todos los tiempos. Salvaré el mundo, lo sé, ese es mi destino.





    Qué infantil e inocente era de niño, tengo gran asco al recodar estas memorias, aun así, deseo volver a esos tiempo de felicidad.


    Es difícil creer que todo empezó ir cuesta abajo tan solo unos años después…
     
    Última edición: 14 Mayo 2019
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Lady Azulina

    Lady Azulina Demonic Goddess

    Sagitario
    Miembro desde:
    5 Octubre 2018
    Mensajes:
    45
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    ¡Héroes! Al parecer estoy atrayendo muchos de ellos en esta temporada, me siento algo afortunada (?).

    No debes hacer eso para ser un héroe, niño QwQ

    Bueno, el prólogo no es suficiente como para hacerme una idea del hilo de la historia... Se supone que Álvaro no es un héroe, y que todo lo que creí que era una guerra el roleplay que hacía con sus amigos es puro entretenimiento... hasta que una carreta random se metió en el medio y casi lo mató (?). Muy interesante plot xD Bueno... no entendí qué pasó. Álvaro abolló la carreta, ¿pero por qué huyeron de ésta al verla agrietarse? Creí que se quedarían de piedra porque... bueno... el nené abolló la carreta en realidad creí que ése sería el comienzo de todo, del nuevo héroe (?) o que saldrían criaturas del infierno -monstruos- o algo por el estilo... pero nada, no sé qué pasó.

    Con las frases del Álvaro del futuro sospecho que su tan deseado sueño infantil se cumplió... pero no era nada de lo que había esperado... sobre todo porque los Dioses no lo escogieron y no tiene grandes dotes para luchar contra el mal ni nada de eso... Otra vez, el prólogo no me da suficiente para exprimir, pero ahora tengo curiosidad xD ¿Qué tan mal puede ser el futuro para que... alguien no quiera ser un héroe? (?) U know... I wanna be a hero~! ♡~

    Lo siento, ahora viene lo pesado... Soy un tanto quisquillosa con los detalles, pero sólo son un consejo, puedes tomarlos o no.

    - Me parece que queda mejor la exprresión si se le añade algo: "algunos sueños son imposibles", sobre todo porque luego pones que parecen ser. Es más para mantener... digamos... la misma 'estructura'.
    - Supongo quee se te escapó el dedo con esa 's' de más.
    - No estás empleando el verbo haber, así que la 'a' va sin h.
    - La oración está plenamente generalizada, por lo que el empleo de un posesivo "su" no me parece correcto. En su lugar, considero que es mejor utilizar "una" o "la". Una razón de seguir luchando. O la razón de seguir luchando... No sé.
    - Sobresalir es un verbo compuesto, por lo que va junto. Y, al estar en pasado, lleva acento en la i.
    - Está va acentuado.
    - Me parece más... impactante si la expresión cambia de ser el héroe a convertirse en un héroe.
    Como comentario extra, para mí la primera oración pierde significado con "sobresalir en un área". Entiendo que quieras referirte a algo en específico, pero al menos yo siento que le quita la magia.
    Es una palabra esdrújula, lleva acento. Prólogo.
    - Guiará, lleva acento.
    - Ojalá, lleva acento.
    Creo que suena mejor si no lo cortas: "¡Vamos, compañeros!". Además, luego de signos de exclamación "¡!" o de interrogación "¿?" no va ningún otro signo de puntuación como puntos o comas. La oración simplemente termina con el cierre del signo utilizado, no hay que remarcarlo con otro punto, es un error.
    Supongo que aquí se te fueron los dedos, por "voces" y "formar".
    Me parece que si lees la oración completa en voz alta, te darás cuenta de que no suena muy bien, porque antes de esta parte anuncias que lo son, pero lo estás negando con esta pedazo. Así que yo te sugiero añadirle algo. ¿Qué te parece "de una manera de la cual nunca fuimos antes"?
    Otra palabra que supongo error de dedos. Oponerse, opuse.
    - Encargarán, con acento.
    - Ejército, con acento.
    - Peces, se escribe con c.
    - El pez más gordo es, para mí,
    - Según nuestro informante, se
    ^ Aquí te recalco comas y letras comidas (?)
    No cerraste el signo de interrogación. Y, sólo creo, que la forma correcta de escribir la pregunta tiene las letras al revés. "Eh".
    - Traté.
    De resto... uh. Oye, entendí que por el impacto de la velocidad que tenía y el golpe contra la carreta salió impulsado hacia atrás, pero te juro que de resto no sé qué fue lo que pasó.
    - Qué.
    - Pasó.
    - Quién.
    ^ Acentos.
    Es más fluida la lectura si, en lugar de la 'y', colocas una coma. El primer verbo, 'utilizando', lo escribiste de esa forma conjugada, lo que da a entender que después hubo una acción inmediata, lo que no requiere el uso de un conector 'y'.
    - Llegué, con acento.
    - Aquí te señalo cómo colocas una coma entre las expresiones exclamativas. El cierre del signo es suficiente como para dar por terminada una oración, comenzando otra luego.
    - El, siendo artículo, no lleva acento. Lo requiere cuando te refieres a una persona del género masculino sin ninguna otra implicación de su persona acompañándolo. Quiero decir, estaría correcto si la oración fuera "él encontró su fin después de tropezar con una roca..."
    - Héroe.
    Personalmente, considero que la oración queda mejor si dice "Nicolás está de acuerdo mientras choca los puños con ella."
    Dudo, muchísimo, que ella lo esté preguntando.
    - Verbo en pasado, lleva acento. Noté.
    Además, siento que falta algo en esa oración.
    Ante nombres y palabras que empiezan con 'I' o 'Y', no se escribe una 'y' sino una 'e'. Nicolás e Irene.
    Fallo de tipeo, supongo. Momento.
    Cuenta, sin s.
    - En esta ocasión, sí se trata del verbo haber, por lo que la 'a' lleva h.
    - Verbo en pasado, con acento. Habló.
    - "Esas condiciones" ya fueron mencionadas antes, puedes sustituirlas por otra cosa para no caer en la repetición / redundancia. Por ejemplo, ningún héroe habló de ellas antes. Se sobreentiende que ellas son las condiciones, porque ya las mencionaste.
    Verbo en pasado, con acento. Salvaré.
    Es una exclamación sin signos, pero igualmente lleva el acento. Qué.

    * Quiero recomendarte que escojas un tiempo verbal para narrar la historia. Presente o pasado. El Álvaro del futuro habla en pasado, pero en los recuerdos combinas oraciones en pasado con oraciones en presente y, bueno, corta mucho...

    Si tienes alguna duda, puedes escribirme.
     
    • Ganador Ganador x 1
  3.  
    Monpoke

    Monpoke Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    6 Julio 2016
    Mensajes:
    47
    Pluma de
    Escritor
    ———
    Muchas gracias. Me as dicho lo que esperé recibir por años.

    Primero responderé al contenido oculto ¿La critica?

    Incluso dijiste donde debo poner los acentos, en vez de solo decir: "te faltaron unos acentos por ahí". Lo aprecio y tratare de aprender.

    Resfalones de dedo... sin comentarios. Cuando releo los notó y corrijo, pero como que algunos de ellos no se guardan.

    voy a tomar en cuenta lo de los signos.

    eh o he, lo buscare luego.

    Respecto al tiempo verbal, es un problema mío. Prestaré más atención.

    Lo siento si soy medio vago en dar mi opinión por las correcciones, tengo ciertos problemas en digerirlo. Cuando este más cómodo iré con más calma.

    Ahora respondere a lo que no esta oculto, la cual veo como un comentario.

    En realidad, el punto de este prologo es algo así para introducir a los personajes, contar un poco del sueño de la niñes del prota
    el cual se ira desvaneciendo al crecer
    y hablar de cierto "dolor" que le jodera en el futuro.

    Entiendo tu punto, están los que corren o los que se quedan como piedras. Tres de los personajes corrieron (debería especificar que no seria la primera vez que rompen algo) mientras que uno, Irene, se quedo congelada en el lugar.

    Álbaro, el prota, choca contra una carreta por no prestar atención mientras jugaba. Del impacto fue mandado para atrás y, despues de dar un par de pasos y vueltas, cae al barro. Bueno, el caso es que ni él entendía que pasaba, más alla de saber que choco contra "algo" y parecer que hacia un baile mientras caminaba para atrás tratando de evitar caerse.

    Fuaaa. Los niños tranca jugando y aparece un titan colosal de la nada... historia equivocada. Estaría bien hacer eso, que toda la felicidad se arruine de un momento a otro, pero quiero lograr algo diferente. Primero, tranquilidad; segundo, alboroto; tercero, caos (o lograr eso es la idea).

    El titulo rebela un poco en lo que se convertirá, no en un héroe verdadero (o lo que según él son los héroes) sino en uno del que nadie hablara...

    De nuevo, gracias por aceptar el dejar tu critica. Chau y buena suerte.

    pd: A los errores los corregire luego.
     
    Última edición: 12 Mayo 2019
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  4.  
    Gigavehl

    Gigavehl Orientador Crítico Aura Disciple

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2019
    Mensajes:
    213
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Vaya, vaya! Me he leído todo, la historia e inclusive la crítica de mi compañera... ¿Qué puedo decir? Si Azulina lo ha dicho todo xD

    Pero bueno al punto, ha lo que me has convocado... Mi Crítica

    Veamos, para no repetir lo de Lady. En primera, me ha gustado bastante la historia. Se ve interesante, no eres tan extenso en el aspecto de que no necesitas tanto palabedrío para que des a entender algo. El resumen junto su Prólogo no están mal. Y para ser franco, es interesante ver cómo son relatos de dos tiempos distintos... Pero he aquí un detalle.

    (Y es aquí donde me odian (?)) Para empezar, creo deberías ser un poco más claro en cuanto tiempos, los plot ni los menciono. Están excelentes... Pero de momentos se siente un poco confusa la lectura. Tal vez porque quieres dar tan poco detalle en algo que hasta yo mismo me pierdo. Otra cosa (Aunque ojo, aquí no estoy seguro si es una forma de escribir) es sobre los diálogos. Más allá de los errores ortográficos y gramaticales que presentaste (Que ni los menciono pues ya están resaltados) Poner diálogos entre comillas "" me resulta un poco confuso. Más que el roleo, es al momento de salir de él. Ya que cuando hablan entre ellos es un poco confuso (Para mí) De quién esta hablando. (Pero reitero, no sé si sea una forma de escribir a como yo la hago).

    Meter un poco más de detalle a los alrededores, como para poner un ejemplo. El roleo, en qué hora (mas que nada si esta amaneciendo, es de mañana, tarde, atardeciendo, noche) se esta desarrollando, si es un campo abierto o están rodeados de montañas, etc. Esto es mas que nada para darle vida al relato y bueno, poner en un buen contexto espacio/tiempo al lector sobre en dónde se encuentra. No te pido hagas una minuciosa descripción del sitio. Pero con que detalles lo suficiente basta...

    Ah, sí. Otra cosa... Creí que estaba corriendo a Caballo, pero me parece esta corriendo a Pie. Es algo que también me gustaría que detallaras ya que me fui con la finta de que estaba a Caballo e.e

    Si bien tengo entendido. Los relatos son en tiempo pasado, osease. Un Álvaro más grande, que alcanzó a ser un Héroe o lo que él entiende como un Héroe... Arrepintiéndose toda su vida por haberlo... ¿Alcanzado? ¿Intentado? Mira, te seré franco. Acá no tengo pega en que detalles si lo consiguió o no, de hecho. Veo que es parte de la gracia de la historia, como yo (aunque tal vez no se entienda) Que en el título mismo de mi fic de Pokémon doy una pista de lo que sucederá, pero es tan vago que es muy difícil acertar. Y no es hasta que se desarrolla la historia, que se entiende. Espero comprenderme, mi punto es que por mi, deja así como esta esa parte de que se arrepiente y de que prefiere morir antes que nada. Ya que bien o mal sí genera un aura de incertidumbre y al menos por mi parte, me ha dejado intrigado...

    Vaya, a como va la cosa... Creo que de verdad se va a desatar una guerra aca a la de Señor de los Anillos y el deseo de Álvaro no va a hacer otra cosa mas que condenarlo (? O bueno no sé, me llegó la teoría e.e

    Siento que me falta algo más, supongo que me daré cuenta más tarde (?

    Al final... ¿Resumen? Nada, te felicito. Si es tu primera historia seria que comienzas no esta mal... Tienes que practicar esos dedazos y saber más o menos cómo van los acentos... Tranquilo, que yo estuve en las mismas en mis comienzos >.< y si puedes decorarle un poco más a tus escenarios, uf. Verás como cambia la cosa...

    Al texto en general para mí esta decente, un poco bajo pero tampoco es nefasto... (He visto peores, créeme) Pero de resto si mejoras en esos puntos seguro te llevas varios halagos en lugar de negativas Críticas de nuestra parte, de Lady y de este molesto Lucario hablando brutalmente en serio y sinceros... (? Pero como sea. ¡No esta nada mal!

    No te desanimes amigo, al menos yo (creo) te he resaltado detalles que Lady se ha saltado... ¡Espero haberte sido de ayuda! Y no dudes en enviarme otra ficha o porque no. A Lady si necesitas algo más, o probar la brutalidad de otro Crítico (? Como sea... Por mí, esto es todo...

    Ah, sí. Creo no deberías decir spoilers antes de revelarlos... O será que malinterpreto tu respuesta a Lady...

    ¡Saludo Aural Monpoke! ¡Ánimo!

    P.D: Recién me doy cuenta que tu nombre es la palabra Pokémon pero con el "Mon" al principio y el "Poke" al final lol.
     
  5.  
    Monpoke

    Monpoke Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    6 Julio 2016
    Mensajes:
    47
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Héroe Falso
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    3536
    Hola

    Quisiera aclarar tres cosas:


    1: Este capitulo lo escribí desde antes que publicara el prólogo, osea, antes de recibir las criticas. He echo modificaciones a lo escrito, no una re-escritura, tratando de aplicar lo aprendido. Así que, por favor, no crean que lo aprendido entro por un ojo(?) y salio por otro... y bueno, también voy a pasos pequeños.

    2: Respecto a la confusión del prólogo de si el prota se convirtió en el héroe y se lamento o fue por el camino del anti-héroe .. o lo que se te ocurra, lo dejare a sus pensamientos...

    3. Este cap es, a su manera, importante. Lo digo para así no es considerado relleno. En el siguiente empieza de empezar la historia.

    Pd: Espero dejar en claro en este cap la razón por la cual esta clasificado para adolescentes maduros.
    ...


    Parte 1: El nacer de un nuevo héroe

    Capítulo 1: Si es por ti

    Hoy, como es costumbre en los últimos años, me encuentro trabajando en el arrozal del pueblo. El radiante sol brillaba en el despejado cielo, irritándome los ojos cada vez que levantaba la mirada. Con suerte, al estar vistiendo un simple chaleco, y un sombrero de paja puesto en la cabeza, el calor es un poco soportable.

    Este arrozal no ocupa un gran terreno, tiene el tamaño suficiente para proveer de arroz a todos los de la aldea, alrededor de doscientas personas, y hacer trueques por otros alimentos o herramientas con aldeas vecinas. En la aldea se siembra y cosecha el arroz, el trigo y el maíz. De todos, el arrozal es el más alejado de la aldea, estando cerca del rio.

    El agua del arrozal llegaba casi a mi rodilla, apenas mojando mis pantalones de cuero remangados, me movía con lentitud y cierta dificulta e inestabilidad por el arrozal. El agua era fría y, a simple vista, parece estar sucia, pero no por eso caminó lento. Se debe a cierto accidente que tuve en la cosecha anterior, por caminar apurado y sin cuidado me clave una piedra con punta filosa en la planta del pie. Aun hasta día de hoy siento el dolor.

    No pasara nada, me digo. Simplemente fue mala suerte, me dicen. A pesar de la pocas probabilidades no logro librar mi mente de esa preocupación.

    Con pasos cuidados compruebo la firmeza de la apenas visible tierra bajo mis pies. Habiendo asegurado un lugar firme detengo mi caminata. Inclinó un poco la espalda para alcanzar, usando la mano derecha, los brotes de arroz frente a mí. Tirando del tallo saco de uno en uno de la tierra los brotes a mí alcance.

    Sacaba brotes hasta que en mi mano derecha se dificultaba el sujetarlos, o cuando recoja todos los brotes cercanos, lo que suceda primero. Luego, moviendo el brazo por sobre mi hombro, los depósito en la canasta de paja en mi espalda. Así, repito la misma acción hasta que termine con la parte que se me fue confiada... aunque...

    Levanto la vista del agua y miro alrededor, observando a las personas trabando en el arrozal, como me suponía, quedamos unos pocos trabajando. Es de esperarse, hace dos días empezó la recolección. Los adultos sí que tienen experiencia en esto, y su resistencia no es cosa de chiste, los únicos que quedan trabajando son niños cerca de mi edad.

    Enfoco mi atención a uno en especial, frustrándome un poco al notar lo que ya ha trabajado; específicamente, en lo poco que le faltaba por trabajar. Nicolás, uno de mis mejores amigos. Nuevamente he sido derrotado por él en esta competencia silenciosa que se origina en mi mente.

    Se me escapa un pequeño gruñido al notar lo lento que trabajo comparado con él. Aun teniendo en cuenta este malestar, una gran sonrisa se fue formado en mi rostro mientras levanto la vista al cielo. Por lo que se ha movido el sol desde que empezamos, y recordando la cosecha del mes pasado, puedo asegurar que su ritmo se elevó grandemente.

    Los adultos lo consideran alguien capaz de lograr mucho si le das el tiempo. Por supuesto, creo en esa teoría y en la posibilidad de que consiga un gran futuro. Y claro, como su amigo, me alegra eso.

    Algún día lo lograré. Estoy decidido al cien por ciento a superarlo.

    "¡Vaaaamos! ¡A-a-a-a-Áaaalvaro!". Una voz chillona me saca de mis pensamientos. De forma lenta, para efecto dramático, volteo la mirada a dirección a la voz. Entre cierro los ojos, arrugo la nariz y curvo mis labios a una aparente sonrisa malvada, todo en un intento para parecer enojado.

    Inmediatamente después de voltearme una fuerte risa es producida por ella, consiguiendo, bastante para mal, conseguí la reacción apuesto de lo esperado. Haciéndome cambiar mi rostro de enojado falso a una de total decepción. "Pagaría incluso una moneda de plata para verte hacer esa expresión de nuevo". Decía ella entre risas, agarrándose el estómago con ambas manos, burlándose de mí. "Solo quería animarte, trabajas muy lento ¿Sabes?".

    Ella, Irene, también, una de mis mejores amigos. Una chica de pelo morocho corto, sujetado en una cola de caballo y unos ojos café. Con una altura normal para las chicas de su edad (12), y sin rastro de ir consiguiendo atributos femeninos, aunque eso no me interesa. Piel media bronceada y una cara normal, sin rasgos negativos o positivos. Si destaco algo serían sus lindas pecas. Vestía rompa indicada para trabajar, no muy diferente a la que yo llevaba, claro, del tipo femenino.

    Irene continúa hablando sin dejarme tiempo para discutir. "Aún nos falta mucho por trabajar, trata de mejorar un poco tu ritmo, a este paso nuestro sueño se demorara un año más". Mueve el dedo de un lado a otro y hacia chasquidos con la boca. "Y odiaría que eso pasara. Entonces, aprovechando el descanso, estaré aquí animándote". Se cruza de brazos y entrecierra los ojos. "Tienes tres segundos para volver a trabajar". Dice lo último con una voz fría y seria.

    … ¡Entendido jefa! Careciendo del espíritu para oponerme a ella, sin rechistar, me preparo para cumplir su orden. Es inútil discutir con ella cuando se pone así, como siempre, le seguiré el juego.

    Tensando los brazos y doblando las rodillas me preparo para recolectar el arroz. En mi mente, suelto un feroz grito de guerra. Tirando del brazo voy a por los brotes más alejados...

    "¡Kyaaaaaaaaaaaaaa!".

    Me golgelo en el lugar. Mis oídos se mueven al escuchar el grito, rastreando la ubicación de donde proviene... y relacionando ese grito con las voces que conozco.

    "Alessia". Al reconocer la voz un pequeño murmullo escapa de mis labios, casi ni la reconocía, ella si apenas habla, es probable que esta fuera la primera vez que la oigo gritar. Enfoco mi atención de donde creo que provino el grito, y pienso en profundidad los lugares de lo que podría venir.

    Cerca de las afueras de la aldea, por la entrada del bosque. Es el lugar más probable.

    Me demorando un segundo en percatarme del significado detrás de ese grito, semejante hecho se demoró en iluminar mi mente, eliminando todos aquellos pensamientos insignificantes, salgo a correr al bosque deseando no encontrarme con un mal escenario.

    Mi cuerpo pesa, la canasta, con un rápido movimiento me la quito y la dejo caer al suelo. Por la velocidad al correr el sombrero de paja se vuela de mi cabeza. Habiéndome desecho del peso, acelere mi correr.

    Escucho unas fuertes pisadas siguiéndome desde atrás, curioso, y siguiendo corriendo, reviso quien provoca tal ruido. Toda ayuda puede ser útil. A un par de metros, Irene me sigue tratando de alcanzarme, pero le cuesta igualar mi velocidad. Lo más probable es que corra por el mismo motivo que yo.

    Si somos Irene y yo podremos resolver... ¡No! Las probabilidades de que solo nosotros escucháramos el grito son nulas, algún adulto debe estar en camino. Debemos mantener a raya el problema hasta recibir ayuda o, a menos de que seamos capaces de resolverlo solos, hacernos cargo nosotros.

    ... Pero ¿Por qué grito?, las posibilidades no son pocas, ¿Bandidos? ¿Monstruos? ¿Se lastimo? Por ahora esas tres me vienen a la mente, las con mayor grado de ocurrir. Si son las primera dos opciones, si podemos lograr algo variara dependiendo de la habilidad del enemigo, pero, como una contra medida...

    "¡Ve al almacén más cercano y consigue un arma!". Luego de mi breve pensamiento, y sin quitar la vista del frente, le grito una orden a Irene. El ruido de pasos que me seguían se fueron a alejando cada vez más. Hasta que fui incapaz de escucharlo. Confirmando que ella cumplirá con lo que le pedí, aunque no escuche su respuesta.

    Te lo encargo. Pienso para mí mismo. Mientras tanto yo... Fijo mi mirada a los arboles del bosque que tengo adelante, ubicando a Alessia en lo que llego. Trataré de hacerme cargo.

    ¿He?

    En lo que miraba el bosque, dos sombras pasan corriendo entre los grandes árboles. Por la poca iluminación dentro del bosque soy incapaz de ver bien dentro el, los grandes y gruesos árboles impedían la entrada de la mayor parte de la luz solar. Las sombras corrían, siguiendo una a la otra, dándome la sensación de que se trataba de una persecución…

    Un malestar fue invadiendo en mi pecho, oprimiendo mi corazón, con simplemente considerar de qué se trata de una persecución. Sobre todo teniendo en cuanta al perseguido, a la perseguida.

    Las sombras zigzagueaban entre los árboles, yendo más adentro y fuera del bosque continuamente. La primera sombra era incapaz de salir del bosque, y cada vez más pequeña era la distancia que los separaba a los dos.

    "¡Alessiaaaa!". Al ver la escena inconscientemente grito a todo pulmon por el nombre de mi amiga. Debo salvarla, protegerla, aun a costa de mi vida. Ella es una amiga la cual trato con respecto, por lo cual, esta es la primera vez que despierto semejante emociones. En un momento en que su vida se encuentra en peligro pienso de esta manera. ¿Por qué no antes? ¿Por qué ahora? Es tan profunda está preocupación.

    Mi grito pareció llegar a sus oídos y probando, para mal, que se trataba de Alessia. Por un segundo sentí como alguien me miraba, inmediatamente después la primera sombra, la perseguida, se las arregla para burlar a su perseguidor y salir del bosque.

    ... Latido. Un latido que recorrió todo mi cuerpo, sacudiendo mi cerebro y congelando mi sangre.

    Al alejarse de la oscuridad del bosque los rayos del sol finalmente iluminan su cuerpo. Desde mi perspectiva, el mundo perdió su luz, bloqueando ver todo aquello que considere de poca importancia. En esta oscuridad, en la cual ni el sol podía entrar, el cuerpo de una niña resplandecía como el diamante. La fuente de luz que se robó toda mi atención. Una vista demasiado angustiante que me destrozo...

    La niña, Alessia, corría hacia mí al escapar de su perseguidor...

    La misma Alessia de siempre. Alguien de cara dulce, que se preocupa por los demás y es de poco hablar. Su pequeña estatura ha hecho que a veces la trate como si fuera mi hermanita. Ella es una de las personas que le tengo más cariño, por eso, en mi mente, prefiero que esta imagen de ella se mantenga igual...

    ... Tan hermosa y tan frágil...

    De forma inconsciente, me aferre tanto a esa imagen que se acabó destruyendo. Partiéndose en pedazos como si fuera cristal. Y como remplazo, lo veo y no lo acepto, una nueva imagen de ella lastimada se cernía sobre los pedazos del cristal.

    Su largo cabello marrón fue arrancado dejando unos pocos mechones, largos y costos, y varios puntos semi-calvos. Su rostro, antes carente de heridas o cicatrices, desde la frente, una línea de sangre se deslizaba por sombre el ojo y la mejilla hasta su mentón, acaparando la mayor parte derecha del rostro. Su color de piel había cambiado a un blanco pálido, mostrando un estado debilitado. El vestido de una pieza, con bordados de flores, que suele usar desde ya varios años estaba casi destruido, sujetándose apenas de una tira en su hombro.

    La sangre, antes fría, en mi cuerpo empezó a hervir. Elevando la temperatura de mi interior. Esté incontrolable enojo altero mis pensamientos, arrebatándome cada pisca de racionalidad y cordura. Un deseo, no, un desquiciado anhelo de condenar a muerte al causante de ponerle un dedo encima exploto desde lo profundo de mí ser.

    "Lo matare". Por primera vez suelto tales palabras con la intención de hacerlas cumplir. Mi correr se hizo pesado, dejando marcas de mis pies en la tierra, pero, al contrario, mi cuerpo se sentía lijero. Como si me hubiera liberado de unas pesas invisibles que me limitaban todo este tiempo.

    Con el desenfoque yéndose de mis ojos , con gran pesar, dejo de mirar a Alessia y fijo mi vista al que corría desesperadamente tras ella. Un sucio, huesudo, asqueroso, mugriento, pestilente, tonto, descerebrado, porquería y excoria de este mundo; un MALDITO GOBLIN, la criatura más odiada de las pequeñas aldeas.

    A segundos de hacer contacto con Alessia, en plena corrida, inclino la espalda y recojo una roca del suelo, del tamaño de mi mano. Esta acción apresurada provoco que casi perdiera el equilibrio al chocar mis pies.

    Con la cabeza baja, y tapándose con los brazos, Alessia pasa corriendo por mi derecha. No lo perdonare.

    "Busca a Irene". Le susurro con el tono más calmado posible. El goblin la seguía siguiendo, y estábamos por cruzarnos, le pondré fin a esta persecución.

    Agarrando con firmeza la roca con mi mano hábil, la derecha. Salto con un pie, separándome a una buena distancia del suelo.

    "Muérete".

    En el aire, muevo el brazo en el que sujeto la roca hacia atrás y después lo muevo con fuerza hacia adelante, entonces, le parto la roca al goblin en la cabeza.

    El goblin fue empujado hacia atrás por la fuerza del impacto, pero no fue lo suficiente fuerte como para derribarlo. Se agarraba la cabeza mientras soltaba gritos de dolor. Yo no desaprovecha está oportunidad.

    Inmediatamente de a ver regresado a mis pies, vuelvo a correr y tecleo al goblin, que gritaba de dolor, golpeando con los brazos cruzados contra su pecho expuesto. Siendo lo suficiente fuerte para derribarlo.

    Importándome una mierda el estar en contacto con su asquerosa piel, estando sobre él, trato de romperle la cara a base de puñetazos. Sin contenerme, sin detenerme y controlando sus extremidades para no recibir contrataque.

    Cada vez que levantaba el puño se escuchaban los sollozos del goblin, los cuales frenaban cuando volvía a pegarle. Sus grito me llegaban, me tocaban, pero no tocaba donde se encontraba mi compasión. Sus gritos me animaban, me estimulaba mientras más los escuchaba. Que no paren sus gritos, debe sufrir; hoy, mañana, toda su vida... que pague por lo que hizo.

    Mi cuerpo se fue cubriendo de la asquerosa y pegajosa sangre del goblin, mis labios se van curvando en una sonrisa, su rostro se fue desfigurando e hinchando de a poco. Su larga nariz ya estaba rota, se encontraba incapaz de abrir los ojos y uno por uno su boca se quedaba con menos dientes. Aunque la mayor parte de esto lo hice con la roca. Si gritos se fueron convirtiendo en quejidos, unos ruidos apenas reconocibles.

    Seguir golpeando su horrendo rostro era todo que cruza por mi mente, al cabo de un rato repito esta acción con un rostro neutral. Perdido totalmente en la realidad. Confundido al respecto de cómo llegue a esto, porque seguía. Continuar por que sí, golpearlo porque se lo merece.

    Pe...

    Fui descuidado.

    A pesar de sus heridas en la cara, y del hecho de dar una apariencia de derrotado, no está dispuesto a morir. En el momento en que me distraje, aprovecho y sacudió su cuerpo violentamente. Obligándome a separarme de él al empujarme con sus piernas.

    Me tambaleó un poco, tratando de no caerme.

    Esto fue lo último que logro entender. Tan rápido, tan violento, el goblin me empezó a atacar usando sus garras.

    Reaccione a sus golpees tratando de darle un derechazo, lo esquivó con facilidad, pero logre hacer que se alejara de mí. Con sus ataques me había arrancado el chaleco, dejando expuesto totalmente mi parte superior. Varios cortes fueron hechos en mi estómago y pecho, y la sucia sangre bordo fue saliendo de esas heridas poco profundas.

    Odio el color de mi sangre, preferiría nunca volver a verlo; no es roja como la sangre normal o azul como la de los nobles... el mismo color de sangre que de la criatura que tengo adelante, bordo.

    Lo miro con odio, y él hacía lo mismo. Un deseo de venganza se veía en sus ojos, uno incluyó más grande que en los míos. Preparo sus garras, con la intención de arrancarme la piel con ellas, y se lanza hacia mí a una gran velocidad.

    Su ataque va dirigido a mi cabeza, reaccionando a tiempo, lo esquivo agachándome un poco. Luego contrataco golpeando su mentón con mi brazo derecho. Un golpe más débil y lento de lo normal.

    En vez de tirarlo, como esperaba, lo resiste y con su brazo libre me ataca el pecho. Hundiendo sus garras en él. Sangre sale disparada de mi boca y un dolor terrible recorrió todo mi cuerpo. Dejándome paralizado.

    El goblin estaba con una gran sonrisa, mostrando sus pocos dientes. Mis ojos se abren como platos al notar que sus heridas del rostro están sanando a una velocidad increíble. No es un goblin normal.

    "¡Sueeeltaloooo!". Quitando la vista del goblin, lentamente, dirijo mi atención al grito. Y lo que sucede a continuación me es difícil de creer.

    Alessia, habiéndose limpiado la sangre y remplazando su vestido por una manta, corre apresurada a mi dirección... cargando en sus brazos un pesado rastrillo de hierro.

    El goblin se percata de su llegada y, al verla armada, trata de escapar. Leyendo su intención le sujeto con fuerza el brazo, impidiendo su escape.

    "Aquí te mueres". Susurro débilmente esas palabras.

    Desesperado, trato de librarse de mi agarre, le sujete con más aun sin estar dispuesto a dejarlo escapar. Aguantare. Tú perecerás.

    "¡Haaaaaa". Gritando a todo pulmón, Alessia balancea el rastrillo horizontalmente, clavándole las púas en las costillas del goblin.

    Teniendo el rastrillo clavado en las costillas el goblin retrocede gritando de dolor. Aguantando el dolor, echa un vistazo al bosque. Antes de que pensara que podía escapar, un zapato lo golpeo en el costado de la cabeza. Miro en la dirección en la que llego el zapato y veo a Irene, teniendo preparado otro zapato para lanzar.

    El goblin se tambaleaba, apenas manteniéndose consiente, aun con el rastrillo pesado en las costillas. Teniendo una muerte segura si continuaba luchando, lo más lógico es tratar de huir, la ira segó al goblin. Estaba dispuesto a luchar hasta morir, o eso consideraba yo.

    Se sacó el rastrillo de las costillas, e inmediatamente la herida de las púas se fueron cerrando, sujetando el rastrillo se prepara para atacarnos.

    Las chicas se ponen alertas, tomando posición delante de mí. Irene con un zapato y Alessia con una paleta metálica.

    Antes de que el goblin atacara… su cabeza se despega de su cuerpo y cae al suelo. Sangre salió disparada como fuente de lo que quedaba del cuello, rociando los alrededores con esa fea sangre bordo. Y, finalmente, sus piernas se doblan y el cuerpo sin vida cae al suelo.

    Detrás del cadáver del goblin estaba parado Nicolás, sosteniendo en sus manos una guadaña que goteaba sangre desde la hoja.

    Me tome mi tiempo en comprender que había sucedido. Nicolás mato el goblin desde la espalda con una guadaña. Mato al goblin. El goblin… está muerto.

    Al entender la situación actual, dejo escapar un suspiro, relajando mi tenso cuerpo. La fuerza que mantenía mis piernas rectas se esfuma, obligadome a ponerme de rodilla.

    El dolor en mi cuerpo se intensifica. Todos mis músculos se pusieron rígidos, no solo era incapaz de moverlos sino también de sentirlos.

    Sangre va subiendo por mi garganta buscando salir, careciendo de fuerza para espulzarla la sangre se acumula en ella, ahogándome. Recibo una fuertes, y amistosas, palmadas en la espalda y escupo la sangre atorada.

    "Tranquilo Álvaro, vas a estar bien". Palabras amistosas fueron dichas por mi amigo Nicolás mientras palmeaba mi espalda.

    Los tres se habían agachado delante de mí, con la vista borrosa, veía los rostros amistosos de mis tres mejores amigos.

    El dolor seguía presente, pero… como ahora es un poco más soportable. Me siento cálido. Relajado.

    Estaré bien, creeré en sus palabras.

    Les doy una confirmación sonriendo. Una sonrisa de felicidad. Si tengo a mis amigos…soy feliz.

    "Eres mis héroe, Álvaro". Susurra la tímida Alessia en mi oído, luego de eso me abraza con fuerza y cariño. Unas palabras que puede ser falzas y aun así me las dices, eres una persona tan amable.

    Si hoy moría por ti, Alessia, no me importa. Si mañana muero por los tres, no me importaría. Por ustedes… estoy dispuesto a dar mi vida. Vivan y yo viviré, estaremos siempre juntos. Nuestro sueño se ara realidad.

    "Sí… soy… un héroe". Le regreso con cariño el abrazo.

    Tu héroe.
     
    Última edición: 16 Junio 2019
  6.  
    Alex King

    Alex King Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    28 Febrero 2018
    Mensajes:
    11
    Pluma de
    Escritor
    Me ha gustado, aunque no era alvaro? Me confundo por que ahora lo colocar con b grande pero no obstante me ha encantado, tienes una buena narrativa. No eh notado muchos errores de ortografía. Y bueno. Sólo espero que actualíces pronto bye :)
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso