Mitología Gyep y Cawska.

Tema en 'Otros Fanfiction' iniciado por Yáahl, 1 Agosto 2017.

  1.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico Talco's Crew Tsundere ♡ Babe ♡ The Trickster Duende bloguero

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,835
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Gyep y Cawska.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    759
    Vengo con la segunda parte de los mitos, esta vez el de la hierba.
    1. Matahari.
    3. Jég.

    Again, no se spoileen de puro gusto.

    • Tomé menos bases que en el primero.
    • Hay bases básicas de astronomía.
    • Tellus (Terra): nombre romano de Gea/Gaia/Gaya.
    • Gyep (húngaro) y Cawska (somalí): césped. No encontré una traducción de hierba que me gustara.
    • Del manga de Soul Eater proviene la idea de la fragmentación de un "dios" y la visión de estos fragmentos como sus hijos.




    Gyep y Cawska








    Lo que Matahari había omitido de su relato era el porqué amaba tantísimo a este planeta y lo había privilegiado de tal manera.

    Hace millones de años la entidad solar se había fragmentado en otras dos de naturaleza distinta pero que dependían de él para prosperar.

    Gyep y Cawska eran dos preciosas hermanas, materializadas como Matahari en la figura de extraños felinos ancestrales, las verdaderas madres del león de sabana actual.
    Su pelaje poseía las difusas manchas que John Altan había apreciado en Matahari, sin embargo, estaban sobre una base más oscura aún haciendo que parecieran ser de un sólido marrón oscuro. Cawska había heredado del felino solar aquellos brillantes ojos ámbar mientras que Gyep había adquirido unos orbes de un profundo tono verdoso.

    Matahari, al comprender que aquellos dos fragmentos de su ser eran incapaces de sobrevivir tan cerca de su atmósfera, las sumió en un profundo sueño mientras moldeaba las órbitas de los planetas y experimentaba con los elementos de sus atmósferas, se materializó en cada uno de ellos haciéndolos girar sin lograr mayor éxito. Fue entonces que llegó al tercer planeta en órbita y luego de ajustar su atmósfera supo que sería allí donde sus fragmentos, sus hijas, serían capaces de prosperar.
    Las despertó de su sueño y les dio la libertad de vagar por aquel nuevo planeta, al que empezó a llamar Tellus.

    A pesar del empeño que la entidad solar había puesto en crear un hogar para sus hijas, cuando experimentó con el planeta dio nacimiento a otro ente y después perdió poder ante él.
    La glaciación no estaba en los planes de Matahari.

    Cawska supo adaptarse a la adversidad que se avecinaba y, como había hecho su padre, esta vez la hibernación que comenzó fue por voluntad propia, cerca del ecuador del nuevo planeta. Por desgracia, Gyep fue incapaz de adaptarse como su hermana, era terca y temperamental. Permaneció en los polos de Tellus y pronto las bajas temperaturas acabaron con ella, sepultándola bajo gruesas capas de hielo.

    Millones de años tuvieron que pasar nuevamente para que el padre de las hermanas empezara a recuperar el control sobre Tellus, y muchos más para Cawska despertara y recuperara terreno.

    La muerte de su hermana destrozó a Cawska, la hierba era incapaz de crecer. Debían estar juntas para traer de regreso la vida al planeta. El felino solar hizo todo lo posible por acabar con lo que restaba de la glaciación, para que su preciada hija pudiese cubrir de nuevo el planeta, pero no había nada que pudiese hacer respecto a su profunda tristeza.
    Cawska pereció, su cuerpo echó raíces y su sangre fluyó, junto con la de Gyep, por las venas de Tellus. Sangre verde esmeralda, diluida en todos los tonos imaginables.

    Tellus recuperó su verdor, la vida volvió a cubrir el planeta, porque las hermanas nuevamente se habían unido, y ahora, como una sola entidad, colocaban sus colores en todo aquel lugar en el que su padre alcanzara a llegar.

    Por eso el felino solar continuó velando por Tellus durante tantos años y seguiría haciéndolo hasta extinguirse del universo, porque el verde brillante de la hierba y toda la vegetación que había en el planeta, eran indicio de que sus amadas hijas seguían allí a pesar de que habían perdido su forma tangible.
    Gyep y Cawska vivirían más que cualquier otra criatura que había existido o existiría en ese planeta.






    Oye, ¿de nuevo te vas tan pronto? Ve a leer el spoiler y empieza a escribir un comentario. ( ͡° ͜ʖ ͡° )
     
    Última edición: 3 Diciembre 2017
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso